Está en la página 1de 4

REFLEXIÓN SOBRE LA EPISTEMOLOGÍA RUPTURISTA PARTIR DEL AUTOR

RIGOBERTO MARTÍNEZ

A continuación, se establecerán por medio de un texto sostenido la respuesta a los


interrogantes ¿cuál es la diferencia entre lo oculto y lo invisible?, ¿qué es un obstáculo
epistemológico?, ¿qué es una ruptura epistemológica? Y ¿qué es un desplazamiento
epistemológico? desde una revisión crítica del libro “La epistemología rupturista.
Reflexiones sobre un psicoanálisis del objeto” de Martínez Escárcega (2011).

¿Cuál es la diferencia entre lo oculto y lo invisible?

Para dar respuesta al interrogante anterior, partimos desde los planteamientos de


Martínez (2012), donde afirma que “un interrogador novicio siempre pregunta por una
palabra pequeña definiendo la complejidad epistemológica de la búsqueda en función del
tamaño. En cambio, un jugador experimentado pregunta por la palabra más evidente, lo cual
dificulta su visualización por el desplazamiento epistemológico llevado a cabo”. Demasiada
evidencia empírica sobre el objeto de estudio lo vuelve epistemológicamente invisible. Lo
anterior, es un ejemplo de lo podría ser lo oculto, lo cual hace referencia a un “procedimiento
empírico de búsqueda”, en cambio, lo invisible hace imprescindible un cambio de terreno,
un desplazamiento epistemológico.

La categoría de lo oculto pertenece al terreno del materialismo ingenuo, que identifica


la realidad con el dato empírico. Por el contrario, lo invisible implica una actitud racional de
la ciencia, que demanda un desplazamiento epistemológico capaz de alumbrar nuevas facetas
de lo real. El materialismo ingenuo, que considera los datos empíricos proporcionados por
los sentidos el fundamento del conocimiento científico, resulta tan enceguecedor como el
idealismo filosófico, que desconoce la existencia material del mundo.

¿Qué es un obstáculo epistemológico?

En primera instancia, el obstáculo epistemológico no tiene como tal una definición


precisa dentro del documento de Martínez (2012), pero sí permite su interpretación, de la
cual podemos inferir que, son accesos directos que invisibilizan el objeto científico. Así pues,
dentro de este proceso, la visión es un esfuerzo teórico que incursiona en nuevas facetas del
mundo circundante, mientras que la observación es un registro de datos empíricos, que se
puede llegar a convertir en uno de los principales obstáculos epistemológicos del
conocimiento científico. Dentro de estos obstáculos se encuentran: experiencia básica u
observación; por tanto, el texto invita a reflexionar sobre la visión y lo visible. Lo que hace
visible a un objeto invisible está en la propia mirada. Un objeto no es invisible porque esté
sustraído a la mirada, sino que su acceso directo a la observación lo convierte en un obstáculo
para la visión. Por tanto, es importante señalar que la exactitud puede llegar a convertirse en
un obstáculo del conocimiento científico.

Lecourt (2013:26)1 afirma que, aunque el obstáculo epistemológico es “polimorfo”,


funciona en un solo sentido, en un «sentido contrario al “No”, rellenando los espacios rotos
que se abren entre conocimiento común y conocimiento científico, y revitalizando a “la
continuidad amenazada por el progreso del conocimiento científico.” Así pues, el dato
empírico dado a través de la observación, la experiencia ingenua, el lenguaje, la lógica y la
razón establecida como consenso social, se presentan como otros tantos obstáculos
epistemológicos al conocimiento científico. Para concluir, el obstáculo epistemológico
identifica y pone de manifiesto elementos psicológicos que impiden o dificultan el
aprendizaje de conceptos revolucionarios al interior de las ciencias; estos se presentan en
todos los sujetos que se enfrentan a nuevas realidades las cuales se caracterizan por no tener
una referencia directa a experiencias directas.

¿Qué es una ruptura epistemológica?

La idea de la ruptura epistemológica posee un origen intrincado a lo largo del siglo XX.
Este concepto no fue planteado estrictamente por Bachelard2, aunque suele atribuírsele a este
filósofo de la ciencia y la literatura, una especie de paternidad conceptual. Este término,
puede definirse desde conceptos como: “romper”, “ruptura”, “revolución”, “novedad total”,
“brusca mutación espiritual”, “división en el campo del espíritu científico”, etc. Para
Bachelard, la idea de la “ruptura” en el campo de la epistemología científica, está

1
Lecourt, D. (2013). Para una crítica de la epistemología. Siglo Veintiuno Editores: México.
2
Bachelard, G. (2000). La formación del espíritu científico. Contribución a un psicoanálisis del conocimiento
objetivo. Siglo Veintiuno Editores: México.
íntimamente conectada con el concepto de “obstáculo epistemológico”. Uno de los
mecanismos a través de los cuales la ciencia puede luchar en contra de los obstáculos
epistemológicos es el rupturismo.

La ruptura epistemológica es un mecanismo de defensa que le resulta sustantivo al


quehacer científico, es una especie de vitalismo que acompaña a la constante restauración de
esta actividad. Para Bachelard, la ruptura epistemológica es parte de la formación del espíritu
científico, como un mecanismo de renovación inagotable. En este caso, la observación es una
actividad centrada en la acumulación de datos empíricos, mientras que la mirada implica una
ruptura con la realidad que permite poner un objeto científico en el horizonte epistemológico.
Así pues, una ruptura epistemológica no es producida por la acumulación de datos, más bien
es obstaculizada por ellos, en tanto que son una mediación ideológica entre el sujeto sujetado
y el objeto pensado.

¿Qué es un desplazamiento epistemológico?

Durante este recorrido, se puede notar que cada uno de los conceptos van estrechamente
ligado a otros, como es el caso del desplazamiento epistemológico. Al respaldo, el autor
Martínez (2012), afirma que el sujeto construye al objeto revolucionándolo, y el objeto se
construye al generar un desplazamiento epistemológico en el sujeto. Entre el objeto empírico
y el objeto científico hay una relación de ruptura epistemológica. Vemos que aquí hay una
unión en la conformación de términos y cómo estos van concaminados al siguiente, es decir,
no tienen una definición por sí mismos. El mismo autor, plantea que un conocimiento
científico no se construye al realizar mediciones empíricas exactas o al recolectar de forma
meticulosa información empírica, sino mediante un esfuerzo teórico, de un cambio de
terreno, de un desplazamiento epistemológico capaz de generar una ruptura con el
conocimiento de sentido común.

Para este término, se generan incluso diferencias, ya que resulta ser confundido con el
de perspectiva. No obstante, la noción de desplazamiento epistemológico toma al
psicoanálisis como fundamento cognitivo de la actividad científica, ya que es el referente
psicológico que mejor ilustra una mutación de problemática teórica. Una problemática
teórica se define como un sistema de conceptos que dan forma a una totalidad compleja de
pensamiento, donde las partes adquieren sentido en función del todo y el todo en función de
las partes. La totalidad es, a su vez, parte de otras series ilimitadas de totalidades y las partes
forman, al mismo tiempo, totalidades complejas de pensamiento, en una noción ecológica de
recursividad (Morín, 2006). En resumen, una mutación de problemática teórica hace posible
un desplazamiento epistemológico. Y es el término de desplazamiento el que nos remite al
psicoanálisis como fundamento de la actividad científica, ya que el objeto de conocimiento
nunca se presenta de forma directa a la conciencia, sino deformado por una serie de
obstáculos epistemológicos presentes en el sentido común.

El objeto científico, al igual que la emergencia del contenido de lo inconsciente a la


conciencia cotidiana, sufre un proceso de desplazamiento epistemológico que es necesario
dilucidar. En conclusión, el desplazamiento epistemológico, es un mecanismo de censura que
provoca que el contenido inconsciente adquiera un carácter invisible, extraño y esotérico.
Otro mecanismo de censura que sufre el inconsciente en el sueño es la figuración, es decir,
el proceso por el cual los pensamientos oníricos latentes se transforman en imágenes al
momento de pasar al contenido manifiesto.