Está en la página 1de 5

Discriminación Sexual

La discriminación por sexo consiste en tratar a una persona (empleado o


solicitante de empleo) de manera no favorable por el sexo de esa persona.
La discriminación por sexo también puede hacer referencia a tratar a una
persona de manera menos favorable por su relación con una organización o
grupo que, generalmente, está asociado con personas de un determinado
sexo.
La discriminación contra una persona por ser transgénero constituye una
discriminación por sexo que infringe el Título VII. También se conoce como
discriminación por identidad de género. Además, las lesbianas, los
homosexuales y las personas bisexuales pueden entablar reclamaciones por
discriminación sexual. Tales reclamaciones pueden incluir, por ejemplo,
alegaciones de acoso sexual u otros tipos de discriminación por sexo, como
medidas negativas tomadas debido a que la persona no se ajusta a los
estereotipos sexuales.

Discriminación por sexo y situaciones laborales


La ley prohíbe la discriminación cuando se trata de cualquier aspecto del
empleo, como la contratación, el despido, la remuneración, las asignaciones
laborales, los ascensos, el despido temporal, la capacitación, los beneficios
complementarios y cualquier otro término o condición de empleo.

Discriminación por sexo y acoso


Es ilegal acosar a una persona por el sexo de esa persona. El acoso puede
incluir "acoso sexual" o avances sexuales indeseados, solicitudes de favores
sexuales y otro tipo de acoso verbal o físico de naturaleza sexual. El acoso no
tiene que ser exclusivamente de naturaleza sexual, sino que también puede
incluir comentarios ofensivos sobre el sexo de una persona. Por ejemplo, es
ilegal acosar a una mujer al hacer comentarios ofensivos sobre las mujeres en
general.
Tanto la víctima como la persona acosadora pueden ser una mujer o un
hombre, y la víctima y la persona acosadora pueden ser del mismo sexo.
Si bien la ley no prohíbe las bromas simples, los comentarios displicentes ni los
incidentes esporádicos que no son muy graves, el acoso es ilegal en los casos
en los que es tan frecuente o grave que genera un ambiente laboral hostil u
ofensivo, o cuando da lugar a una decisión laboral negativa (p. ej., que la
víctima sea despedida o asignada a un puesto inferior).
La persona acosadora puede ser el supervisor de la víctima, un supervisor de
otra área, un compañero de trabajo o una persona que no trabaje para el
empleador, como un cliente.
Discriminación por sexo y prácticas/políticas de
empleo
Una práctica o política de empleo que se aplica a todos, independientemente
del sexo, puede ser ilegal si esta tiene un impacto negativo en el empleo de
personas de un determinado sexo y si no está relacionada con el trabajo o no
es necesaria para el funcionamiento de la empresa.
Diferencias individuales en la sexualidad.
La orientación sexual se refiere al patrón persistente de atracción física o emocional de un
individuo, clasificándolos en “orientación heterosexual “(atracción por miembros del
género opuesto ) y “ orientación homosexual (atracción por miembros del mismo género ).

Las diferencias sexuales dentro de cada sexo son muy amplias, se conocen una gran
variedad de las diferencias de conducta entre un hombre y una mujer dentro de una cultura
en particular, en determinado momento.

No existe una superioridad o inferioridad entre ambos sexos, si diferencias específicas en


aptitudes y personalidad dadas a través de la actuación de factores biológicos y culturales
en su desarrollo.

HETEROSEXUAL:
La mayoría de las personas tienen una orientación heterosexual, es decir, se da por hecho
que a las chicas van a sentir atracción por los chicos y viceversa. Esta orientación educativa
esta íntimamente ligada a la creencia de que los niños y las niñas seguirán una vía natural
de comportamiento típicamente masculino o típicamente femenino, como si estos patrones
de comportamiento estuvieran biológicamente determinados por el sexo.

Por otra parte, la familia es la unidad social por excelencia, y para que se cree una familia y
puedan tener descendencia de una forma natural, la pareja deberá estar constituida por un
hombre y una mujer. Esto ha llevado a determinar la unión heterosexual, de hombre y
mujer, como una unión “normal” sexualmente hablando, pero las personas que sienten otras
inclinaciones no pueden ser consideradas “raras” o “anormales”.

HOMOSEXUALIDAD

La homosexualidad puede definirse como la atracción sexual o interacción entre personas


del mismo sexo.El comportamiento homosexual ha sido descrito en el arte, literatura e
historia de las más antiguas civilizaciones; su aceptación social y legal ha variado con el
tiempo, cultura y circunstancias.

La palabra homosexual se puede usar para describir la orientación de los hombres y


mujeres que prefieren parejas del mismo sexo. No debe, sin embargo, utilizarse para
describir a dichas personas. La mayoría de las personas son heterosexuales, porque
prefieren a parejas de su mismo sexo, y las describimos como “personas”, no como
“heterosexuales”, a no ser que estemos hablando específicamente de su orientación sexual.
Hay personas heterosexuales y personas homosexuales, de la misma manera que hay ricos y
pobres, gordos y delgados, altos y bajos, negros y blancos, etc. El elemento común es que
son “personas”; las características secundarias que pueden tener, son simplemente esto:
secundarias. El identificar a la gente que es homosexual por su elección de pareja implica
reducir las complejas dimensiones de su humanidad a un mero interés sexual.
BISEXUALIDAD

La bisexualidad es la orientación mediante la cual la persona consigue satisfacción sexual y


emocional con miembros de ambos sexos. La bisexualidad es una orientación permanente,
si bien el relacionarse con ambos sexos puede estar limitado a un periodo en particular.
Tanto los hombres como las mujeres pueden ser bisexuales.

Muchos sexólogos aceptan hoy día la bisexualidad como una orientación tan genuina como
la heterosexualidad y la homosexualidad. Los bisexuales no son personas cuya orientación
primordial sea la homosexualidad pero que tienen alguna actividad heterosexual; tampoco
son personas con orientación heterosexual pero que tienen alguna actividad homosexual.
Dicho esto, es importante reconocer que hay pocos estudios científicos sobre bisexualidad y
que las descripciones de bisexualidad se basan mucho en generalizaciones y
aproximaciones

OPINIÓN PERSONAL:

Respetar a si mismo y a los demás es uno de los valores que mas considero importante en la
educación. Si paras para observar a los niños, te das cuenta de que ellos, por si mismos, no
ven las diferencias. Cuando juegan, ellos no pierden tiempo en mirar o analizar el color de
piel, el tipo de idioma, o la clase social de los demás niños. Ellos juegan. Las diferencias
están en las actitudes de sus padres. En como ellos reaccionan ante la diversidad. El respeto
a las diferencias, a lo diverso, a las distintas culturas y razas, debe y puede ser enseñado a
los niños desde que son muy pequeños.

La diversidad existe, y debemos aceptarla y respetarla, en lugar de criticarla. Podemos


aprender mucho con las diferencias. Es una tarea muy importante principalmente en un
mundo en que las realidades se mezclan.