Está en la página 1de 2

El crecimiento económico de las regiones en Colombia y los países latinoamericanos está

directamente ligado con el desarrollo vial de las regiones sobre todo en el ámbito rural.

Las vías terciarias en una difícil tarea para los entes territoriales a cargo de estas, debido a
que las alternativas ofrecidas en el medio son escasas, y por lo general se termina aplicando
la misma solución en gran parte de las ocasiones. Se hace necesario así una evaluación de
nuevas alternativas para el mantenimiento de esta red vial, que permitan una solución más
durable en el tiempo, optimizando el uso y aprovechamiento de los recursos existentes, y la
creación de otros nuevos, generando conocimientos y tecnologías que permitan un ahorro
económico, y un crecimiento técnico, industrial y un bienestar ambiental sostenible.

Dadas las características de la red vial de la mayoría de países latinos incluida Colombia, el
crecimiento del transporte y la necesidad de encontrar nuevos métodos y tecnologías que
permitan una evolución y mejoramiento del estado de las vías de bajos volúmenes de tránsito;
diferentes entidades se han dedicado a la investigación de tecnologías y elaboración de
productos que buscan soluciones efectivas y a bajo costo, para la protección de las capas de
rodadura de las vías de tercer nivel, incorporando en dichas soluciones factores de economía,
aprovechamiento de recursos renovables y amigables con el medio ambiente y el aumento de
la calidad y la resistencia de la superficie vial.

Ibañez (2015) afirma que “Lamentablemente, debido a la fuerte crisis económica y financiera
que hemos sufrido durante estos últimos años, más de los que deberían ser (más de seis van
a ser), y que las Administraciones públicas se encontraran con menos ingresos, se han
aplicado recortes muy fuertes en la inversión en infraestructuras, y no solo en la
construcción de nuevas, no siempre tan importante como a veces se quiere hacer ver, sino
también en el mantenimiento y conservación de las ya existentes (…)”.

Hay que tener presente algo muy importante, el dinero que se emplea en conservación y
mantenimiento de las carreteras no es un gasto, es una inversión ya que como podemos
observar día a día nuestro país o bueno en general Latinoamérica son muy visitados y por
ello traería tanto beneficios para los lugares turísticos como para la economía del país, El
mantenimiento de infraestructura vial en una sociedad impacta distintos entornos de la
misma, los efectos de dicha manutención vial se pueden ver relacionados al ámbito, social,
económico y político del país.

En Colombia, desde el punto de vista de las áreas rurales, que son precisamente las que menor
infraestructura de transporte poseen, la carencia de vías de comunicación hace que sea muy
difícil, y por lo tanto muy costoso, llevar sus productos de un lado a otro para su
comercialización. En el caso de las áreas urbanas, son los barrios con más bajos recursos los
que sufren por la carencia no sólo de vías de comunicación adecuadas sino de los servicios
de transporte necesarios que les permita una movilización rápida y económica, causando en
muchos casos la aparición de los servicios de transporte informal.

Es realmente sorprendente la manera en que manejamos mal los recursos del país y
ignoramos tanto la importancia de la maya vial: Según, Leonardo Villar ( presidente de
fedesarrollo), indica que se deben invertir $20 millones anuales para reducir el atraso de la
infraestructura colombiana, y que el 87% de los países en Latinoamérica; cuentan con los
mejores indicadores de desarrollo. A lo que deberíamos preguntarnos ¿ Que se está haciendo
mal? ¿Se está utilizando mal el dinero de recaudo?, podríamos decir que con las ultimas
eventualidades en Colombia con el tema de las concesiones publicas entendeos que hay un
dilema entre calidad y cantidad.

En donde, no dándole mucha importancia a la calidad de la maya vial por obtener resultados
en poco tiempo, se incurren en gastos innecesarios, según el (DNT) los mas alarmante es que
el total de los 187.432.89 Km de red vial, solo un poco mas de 16.000 km están pavimentados,
en su mayoría por el instituto de vías, el cual tiene mas de 10.000 km otros cerca de 2.000
km pavimentados por concesionarios contratados por el instituto nacional de concesiones
(INCO) y los 4.000 km restantes por los gobernadores y alcaldes.