Está en la página 1de 7

I.

INTRODUCCIÓN

El estudio del flujo de fluidos en un sistema integrado de tuberías es una de las


aplicaciones experimentales más comunes de la mecánica de fluidos, puesto
que la aplicación de este ensayo hace posible realizar estudios y análisis
pertinentes a las pérdidas de energía generadas a partir de la fricción que genera
el fluido al estar en contacto con las paredes rugosas del tubo por el cual es
transportado y por las pérdidas ocasionadas por la presencia de accesorios
como tes, codos, válvulas, entre otros.

Es por eso que un aspecto importante a tener en cuenta es precisamente las


pérdidas de energía ocasionadas en un sistema de tuberías, ya sea un fluido
laminar cuando las partículas se mueven en direcciones
paralelas formando capas o láminas, caracterizado por qué fluido es uniforme y
regular o turbulento cuando las partículas se mueven de forma desordenada en
todas las direcciones; y se es imposible conocer la trayectoria individual de cada
partícula, puesto que de este modo se estudia el comportamiento del flujo
transportado. [1]Generalmente las tuberías están sujetas mediante la unión de
una serie de accesorios, los cuales dan origen a ensanchamientos o
contracciones, que dependiendo del tipo de tubería pueden ser bruscas o
suaves, siendo estas últimas las que producen menor pérdida de carga.
II. MARCO TEÓRICO

A medida que un fluido fluye por un conducto, tubo o algún otro dispositivo,
ocurren pérdidas de energía debido a la fricción que hay entre el liquido y la
pared de la tubería; tales energías traen como resultado una disminución de la
presión entre dos puntos del sistema de flujo.

En estructuras largas, las pérdidas por fricción son muy importantes, por lo que
ha sido objeto de investigaciones teórico experimental para llegar a soluciones
satisfactorias de fácil aplicación.

El flujo es la cantidad de fluido que se suele transportar en un tiempo


determinado. Muchos sistemas de tuberías están constituidos por muchas
tuberías conectadas de forma compleja con muchos puntos con caudales
entrantes y salientes y realmente es un complejo conjunto de tuberías en serie y
paralelo.

Originalmente, Poiseville (1842) observó y propuso que la pérdida de presión


debido al flujo de agua por tubos de diámetros pequeños (capilares) era
directamente proporcional a la velocidad e indirectamente proporcional al
cuadrado del diámetro interno de la tubería.

Darcy (1857) experimentó con tubos de mayor diámetro y observó que la pérdida
de presión era, aproximadamente, directamente proporcional a la velocidad al
cuadrado e indirectamente proporcional al diámetro interno de la tubería. A
medida que un flujo fluye por un conducto, tubo o algún otro dispositivo, ocurren
perdidas de energía a la fricción interna en el fluido.

La viscosidad es la propiedad de un fluido que tiende a oponerse a su flujo


cuando se le aplica una fuerza. Los fluidos de alta viscosidad presentan una
cierta resistencia a fluir; los fluidos de baja viscosidad fluyen con facilidad. La
fuerza con la que una capa de fluido en movimiento arrastra consigo a las capas
adyacentes de fluido determina su viscosidad.

Según la información suministrada si se llegara a aumentar la viscosidad del


fluido utilizado 20 veces en este caso el agua, el experimento no podría ser
realizado, ya que cuando ocurre un aumento de viscosidad ocurre una
disminución de su velocidad, debido a su relación inversa, por lo tanto existirá
una mayor fricción del fluido en la paredes de la tubería, y por ende una mayor
utilización y perdida de energía a lo largo del sistema de tubería utilizada,
también influenciaría en el tiempo de realización del ejercicio al igual que un
desgaste en los materiales utilizados y por lo anterior, un costo adicional.

Los flujos viscosos pueden ser de movimiento laminar o turbulento a velocidades


bajas, las partículas del fluido siguen las líneas de corriente (flujo laminar), y los
resultados experimentales coinciden con las predicciones analíticas. A
velocidades más elevadas, surgen fluctuaciones en la velocidad del flujo, o
remolinos (flujo turbulento).
DETERMINACIÓN DE LAS PÉRDIDAS DE ENERGIA EN TUBERIAS POR
FRICCIÓN Y ACCESORIOS

Los de comportamiento plásticos son aquellos fenómenos que muestran ciertos


materiales que se comportan como sólidos elásticos, almacenando una cierta
cantidad de energía, cuando estos materiales son sometidos a esfuerzos
menores que cierto valor umbral (esfuerzo de rendimiento); mientras que con un
esfuerzo superior al umbral se deforman continuamente como un fluido, siendo
el esfuerzo una función, lineal o no, de la velocidad de deformación.

Los pseudoplásticos son materiales que ven reducida su viscosidad al aumentar


la velocidad de deformación. Muchos materiales muestran este tipo de
comportamiento en mayor o menor grado y es el comportamiento más común.
Así por ejemplo, numerosas sustancias que se encuentran en emulsiones,
suspensiones, o dispersiones son ejemplos de este tipo de fluidos.

Las tuberías se construyen en diversos materiales en función de consideraciones


técnicas y económicas. Suele usarse el poliéster Reforzado con fibra de vidrio
(PRFV), hierro fundido, acero, latón, cobre, plomo, hormigón, polipropileno, PVC,
polietileno de alta densidad (PEAD), etcétera.

En caso que se utilice otro tipo de tubería contraria a la del PVC, por ejemplo
acero inoxidable, la perdidas por accesorios no se verían influenciadas
totalmente debido que para el cálculo de dichas pérdidas se tienen en cuenta
como su nombre lo indica, los accesorios y una constante llamada K debido que
para adquirir se tienen en cuenta variables como el tipo de accesorio, la longitud,
el diámetro, el área y otras, por lo tanto no cambiarían, caso contrario serian si
se utilizara este tipo de tuberías de acero inoxidable para el cálculo de pérdidas
por fricción debido a que en este caso si se tendría en cuenta el factor de fricción
de la tubería que en este caso es menor que la PVC, debido a lo anterior el fluido
que transcurre por la tubería se deslizaría más rápido (tendría mayor velocidad).

 PERDIDAS POR FRICCION


Ecuación Darcy-Weisbach

Alrededor de 1850, Darcy, Weisbach y otros dedujeron una fórmula para


determinar la pérdida de carga por rozamiento en conducciones a partir
de los resultados de experimentos efectuados con diversas tuberías.

𝐿𝑉 2 8𝑓 ∗ 𝐿𝑄 2
ℎ𝑓 = 𝑓 = 2 5
2𝑔𝐷 𝜋 𝑔𝐷

Donde:

ℎ𝑓 : Perdida por fricción

f: factor de fricción de Darcy- Weisbach

L: Longitud del tubo.


D. diámetro.
V: velocidad media.
g: aceleración de la gravedad
Q. caudal

Paralelamente se calcula el factor de fricción de Darcy- Weisbach con la


siguiente ecuación:
Ecuación de Colebrook

𝟏 𝜺 𝟓𝟏
= −𝟐𝒍𝒐𝒈 ( + 𝟐. )
√𝒇 𝟑. 𝟕𝑫 𝑹𝒆√𝒇

f: factor de fricción de Darcy- Weisbach

Re= Numero de Reynolds


D: diámetro
𝜺: Coeficiente de rugosidad

Además el número de Reynolds se determina con la siguiente formula:


𝒱𝐷
𝑅𝑒 =
𝛾
Donde:
Re= Numero de Reynolds
𝒱: Velocidad
𝐷: Diametro
𝛾: Viscosidad del flujo

Ecuación de Hazen y Willians


La ecuación de Hazen-Williams, se utiliza particularmente para
determinar la velocidad del agua en tuberías circulares llenas, o
conductos cerrados es decir, que trabajan a presión.

𝟏𝟎. 𝟕𝑳𝑸𝟏.𝟖𝟓
𝒉𝒇 = 𝟏.𝟖𝟓 𝟒.𝟖𝟕
𝑪 𝑫

Donde:
L: longitud de la tubería (m)
Q: Caudal (m^3 /s)
D: diámetro (cm)
C: coeficiente

 PERDIDAS LOCALES

1. PÉRDIDAS MENORES
El flujo a través de una tubería pasa a través de una serie de
acoplamientos, codos o cambios abruptos del área. Las pérdidas en
estos tramos constituyen pérdidas menores. La pérdida de carga menor
puede expresarse como
𝑉2
ℎ𝐿𝑚 = 𝐾
2
Dónde el coeficiente de pérdida, K, debe determinarse experimentalmente
para cada situación. La pérdida de carga menor también puede
expresarse como
𝐿 𝑉2
ℎ𝐿𝑚 =𝑓
𝐷 2
Dónde Le es una longitud equivalente de tubería recta.
Los datos experimentales para las pérdidas menores son abundantes,
pero se dispersan entre una variedad de fuentes. Diferentes fuentes
pueden dar valores distintos para la misma configuración de flujo.

Las pérdidas locales dependen de dos parámetros: la velocidad con la que


circula el fluido y el elemento puntual en cuestión que cause la pérdida
(por su coeficiente K)… así para el cálculo de las pérdidas locales la expresión
que se utiliza es la siguiente:

Cuando hay que calcular la piezométrica de una instalación, es decir conocer las
pérdidas de carga, primero se obtienen las pérdidas lineales, ya sea por Darcy,
Colebrook o Hazen… pero al definir las pérdidas locales la metodología, su
método de obtención se divide en dos tipos:
 Como buenos ingenieros: la aproximación. Según la bibliografía que
consultes, las pérdidas locales suelen ser de entre un 5% y un 20% de las lineales…
con lo que una vez calculadas las pérdidas lineales, las multiplicas por 1’125 y ya
tienes las pérdidas totales de la instalación.
 Como buenos ingenieros: la precisión. Cada elemento puntual se caracteriza
por poseer su coeficiente de pérdidas locales K, el cual tiene una influencia directa en
la obtención del valor de la pérdida… con lo que no hay más que inventariar todos los
elementos puntuales, calcular su pérdida y sumarlas todas para conocer el total de
pérdidas locales de la instalación.
¿Qué cuál método es el mejor? Depende de tres condiciones:
1. el nivel de desarrollo del proyecto (no es lo mismo un estudio de alternativas
que un proyecto constructivo)
2. el nivel de compromiso de la instalación (no es lo mismo una instalación para
regar unos jardines de un complejo hotelero que una arteria en alta para abastecer a 4
millones de personas)
3. el tiempo que disponga el técnico (no es lo mismo disponer de una semana que
tener que calcular la piezométrica con el teléfono en la oreja y el cliente al otro lado de
la línea achuchándote)

El recurso para el cálculo de las pérdidas locales


Uno de los inconvenientes más acuciantes en lo que al cálculo de las pérdidas
locales se refiere es que, según la publicación que consultes, al mismo
elemento puntual se le asigna un coeficiente K distinto… lo cual a veces
puede convertirse en una quebradero de cabeza ya que siempre piensas:
¿estaré usando el coeficiente correcto?
Mi respuesta es que sí… por algo está publicado, ¿no? ¿Y quién te va a discutir por
qué has usado un coeficiente u otro? Siempre y cuando el valor sea razonable y no
uses un coeficiente de 0’02 para un codo a 90º… Con lo que te recomiendo que no
te agobies por ello…
Y con este objetivo, he montado una pequeña aplicación en Excel para que
puedas realizar el cálculo de las pérdidas de carga locales en entrada y
salida de tubería, cambios de alineación por codos y curvas, cambios de dirección
en derivaciones, válvulas y cambios de sección suaves y bruscos… con unos
coeficientes locales ya definidos (te he hecho el trabajo sucio de tener
que buscarlos)… prácticamente sólo tendrás que determinar qué elementos
tienes presentes en tu instalación (y en qué número) y obtendrás las pérdidas
locales totales!!!
Si quieres obtenerlo sólo tienes que hacer lo siguiente:
[box type=”download” style=”rounded” icon=”none”]Suscribirte a la newsletter
del blog mediante el formulario que encontrarás justo al final del post…
no sólo podrás descargarte este Excel, si no que también podrás obtener las
otras aplicaciones que se encuentran disponibles… Además de estar al día y
no perderte ningún artículo del blog…[/box]
Además también te agradeceré que:[box type=”note” style=”rounded”
icon=”none”]
1. Compartas este artículo mediante los enlaces sociales que tienes en la barra
de tu izquierda…
2. Aportes tus comentarios y opiniones sobre el cálculo de pérdidas, en el
campo que encontrarás después de la propuesta de artículos relacionados.

[/box]