Está en la página 1de 9

ROCAS: Son los componentes básicos de la parte sólida de la Tierra.

Están
constituidas por uno o varios minerales y se han originado en procesos geológicos
ocurridos en millones de años.

Los componentes que forman la corteza terrestre son muy variadas.se diferencian
según su origen

Según el número de minerales, se distinguen:

Rocas homogéneas: Formadas por un solo mineral. Por ejemplo, la caliza es una roca
constituida por el mineral calcita y la roca cuarcita posee solo cuarzo.

Rocas heterogéneas: Contienen varios minerales. Son el tipo de rocas más abundante.
Por ejemplo, el granito está compuesto por tres minerales: cuarzo, feldespato y mica.

Clasificación de las rocas

Atendiendo a su origen, las rocas pueden clasificarse en dos


grupos: endógenas y exógenas.

 Rocas endógenas: Son aquellas cuyo proceso de formación se inicia a cierta


profundidad en el interior terrestre, donde la presión y la temperatura son
elevadas. Existen dos tipos:
 Rocas magmáticas o ígneas: Originadas a partir de la consolidación
de una masa de materiales fundidos denominada magma. Si el magma
enfría por debajo de la superficie se forman las rocas plutónicas, y si lo
hace en el exterior, las rocas volcánicas.
 Rocas metamórficas: Se obtienen de otras rocas de la corteza
sometidas a un aumento de presión y temperatura.
 Rocas exógenas o sedimentarias: Se forman en la superficie terrestre por
la acción de los procesos geológicos externos (meteorización, erosión,
transporte y sedimentación) sobre materiales de otras rocas.
Estos materiales sueltos se acumulan en zonas de depósito, cuencas de
sedimentación, donde sufren fenómenos de compactación y cementación que
los convierten en rocas sedimentarias. Este proceso se denomina diagénesis.

El ciclo de las rocas


Los materiales terrestres están sometidos a la acción constante de los procesos
geológicos externos e internos, que provocan cambios en su composición y estructura.
Las transformaciones que suceden en la corteza y convierten a unos tipos de rocas en
otros distintos, constituyen el ciclo de las rocas.

Las rocas de la superficie sufren los efectos de los procesos geológicos externos. La
erosión genera fragmentos que son transportados a las cuencas de sedimentación,
donde se compactan y se transforman en rocas sedimentarias.

El ciclo de las rocas se resume en los pasos siguientes:

 Formación de una cordillera por el choque de dos placas tectónicas, produciendo


la elevación de rocas plutónicas, metamórficas y sedimentarias.
 Las altas temperaturas generan magmas.
 Los magmas se enfrían y solidifican originando las rocas magmáticas.
 Las aguas superficiales, las aguas marinas, el hielo, el viento, etc., erosionan los
relieves terrestres.
 Los productos de la erosión son transportados hasta el océano, forman las
cuencas sedimentarias.
 Se depositan capas de sedimentos.
 En zonas profundas, los sedimentos se transforman en rocas sedimentarias.
 La convergencia de placas genera fuertes presiones y temperaturas que
transforman las rocas magmáticas y sedimentarias en rocas metamórficas.
 El choque de placas origina una nueva cordillera con rocas de todos los tipos.
Las rocas magmáticas

Las rocas magmáticas o ígneas, se forman tras la consolidación o enfriamiento del


magma. Son las rocas más abundantes de la corteza terrestre.

El magma es una compleja mezcla de rocas sólidas, fundidas y de gases situada bajo
la corteza terrestre o en la parte superior del manto, donde alcanza temperaturas que
oscilan entre los 700 °C y los 1 200 °C.

Si el magma enfría súbitamente se forman vidrios volcánicos, como la obsidiana y rocas


con huecos, por los que escaparon los gases, como la piedra pómez o pumita.

2.1. El origen de las rocas magmáticas

La clasificación de las rocas magmáticas tiene en cuenta su origen. Según este criterio
se dividen en volcánicas, plutónicas y filonianas.

 Rocas volcánicas: Proceden del enfriamiento y consolidación de magmas que


llegaron a la superficie terrestre. El rápido enfriamiento del magma dificulta la
formación de cristales, por lo que la mayoría de rocas volcánicas poseen
cristales muy pequeños, y algunas carecen de ellos.
 Rocas plutónicas: Se originan a partir de magmas que han enfriado en
zonas profundas de la corteza. Forman grandes masas que pueden
ocupar varios kilómetros en el interior terrestre. El lento enfriamiento del
magma permite la formación de grandes cristales visibles a simple
vista en estas rocas. Algunas rocas plutónicas muy abundantes son
el granito, la diorita, el gabro y la sienita.
 Rocas filonianas: Se forman al enfriar el magma en el interior de
grietas o fracturas, forman rocas con cristales grandes o con cristales
grandes incluidos en masas vítreas, como la pegmatita y
el pórfido, respectivamente.

2.2. Las características de las rocas magmáticas

Las propiedades de las rocas magmáticas están estrechamente relacionadas con las
condiciones en las que se originaron. Los elementos químicos que forman los
minerales necesitan ciertas condiciones para unirse y formar las estructuras
ordenadas que caracterizan a los cristales. Según la velocidad de enfriamiento del
magma se originan unas u otras rocas magmáticas.

Si el magma enfría rápidamente tras una erupción en la superficie terrestre,


los elementos químicos no pueden ordenarse y los minerales no se forman o, si lo
hacen, alcanzan tamaños muy reducidos. La presencia de cristales muy pequeños
inmersos en una masa amorfa es una característica de las rocas volcánicas.

Si el enfriamiento del magma es lento y en capas profundas, se favorece la formación


de minerales que pueden alcanzar tamaños considerables. Los grandes cristales
visibles a simple vista que poseen los minerales de muchas de las rocas magmáticas
son uno de sus rasgos más distintivos.

3. Las rocas metamórficas


El metamorfismo es un proceso
de transformación en la estructura de los
minerales de cualquier roca de la superficie
terrestre cuando es sometida a un aumento
de presión y/o temperatura.
Muchas rocas metamórficas presentan los
minerales en capas o bandas, esto se
denomina "estructura foliada" o " foliación".

3.1. La formación de las rocas metamórficas

Las transformaciones experimentadas por cualquier roca hasta convertirse en una roca
metamórfica se producen sin que la roca original pierda su estado sólido. Esos cambios
son debidos a la acción, conjunta o de cada una por separado, de la presión y la
temperatura.

Una roca puede estar sometida a dos tipos de presiones; una es la que soportan las
rocas profundas debido al peso de los materiales que tienen encima y la otra se produce
en las zonas de contacto entre dos placas litosféricas. El aumento de presión suele
provocar una disposición de los minerales en bandas o capas paralelas, muy típico de
algunas rocas metamórficas.

Metamorfismo por presión ejercida por el choque de placas


En la zona de contacto (3) entre las dos placas (A) y (B) se genera una gran presión
que, junto al aumento de temperatura, provoca cambios en la estructura de las rocas

sedimentarias y las transforma en metamórficas.

El aumento de temperatura puede deberse al enterramiento de la roca (la temperatura


aumenta con la profundidad), como el que
sufren las rocas en las cuencas sedimentarias,
o a la proximidad de una masa de magma en
ascenso con las rocas que tiene a su alrededor

1. Calizas (se transforma en mármol).


2. Areniscas (se transforman en cuarcitas)
3. Arcillas (producen pizarras, pero por
presión, no únicamente por
calentamiento)
4. Cuarcita
5. Mármol
6. Aureola de contacto
7. La elevada temperatura de la zona más próxima al magma provoca que rocas
sedimentarias como las calizas y las areniscas se transformen en rocas
metamórficas como el mármol y la cuarcita.
8. Magma.

3.2. Los tipos de rocas metamórficas

Cualquier tipo de roca puede sufrir metamorfismo. Los cambios asociados a este
proceso producen que los minerales de una roca que ya existía se ordenen de otra forma
para adaptarse a las nuevas condiciones. La roca metamórfica resultante presenta una
apariencia y unas propiedades diferentes a las de la roca original.

Roca original Roca metamórfica


Arcilla (roca sedimentaria) Pizarra
Arcilla (roca sedimentaria) Esquisto
Arenisca (roca sedimentaria) Cuarcita
Caliza (roca sedimentaria) Mármol
Granito (roca plutónica) Gneis

4. Las placas litosféricas y el relieve

El relieve es el conjunto de formas y estructuras geológicas que constituyen la parte


exterior de la corteza terrestre. La energía interna de la Tierra es el motor de los
procesos geológicos que originan el relieve.

Los fenómenos geológicos que más contribuyen a la formación del relieve terrestre son
los relacionados con el movimiento de las placas litosféricas. Las zonas de contacto
entre placas son las regiones con mayor actividad geológica del planeta. Mucha de esa
actividad genera nuevo relieve, tanto oceánico como continental.

5. El relieve continental

El relieve continental está formado por las zonas de la litosfera que no se encuentran
sumergidas por las aguas de mares y océanos. Las principales formaciones del relieve
continental se muestran en la Figura 35.
Cordillera: Grupo de montañas jóvenes con relieve escarpado y gran altitud.
Pico.
Meseta: Terreno llano muy extenso y situado a gran altura sobre el nivel del mar.
Garganta: Valle o paso estrecho encajado entre montañas.
Precipicio.
Cañón: Valle de un río muy estrecho
y con paredes verticales.
Montaña: Zona elevada con un
punto de máxima altitud (pico o
cima) y fuerte pendiente en sus
laderas
Valle: Depresión del terreno situado
entre dos montañas.
Depresión: Zona de muy poca
altitud o incluso por debajo del nivel
del mar, generalmente formada por
un valle (depresiones del Ebro o del
Guadalquivir) u ocupada por un lago,
por ejemplo el Mar Muerto, (400 m
por debajo del nivel del mar).
Sierra: Grupo alineado de montañas sin demasiada altitud y pocos kilómetros de
extensión.
Llanura: Terreno plano de gran extensión y escasa altitud.
Cerro: Elevación aislada del terreno de escasa altitud.
Ladera: Pie de montaña.

5.1. El relieve oceánico


El relieve oceánico comprende las formaciones existentes en la litosfera cubierta por el
agua de mares y océanos. Incluye zonas de litosfera continental (la zona de los
continentes cubierta por el agua) y oceánica.

La litosfera oceánica se forma a partir del magma expulsado en las erupciones


volcánicas de las dorsales oceánicas.
Plataforma continental
Prolongación del continente bajo el mar. Es una zona de pendiente suave donde se
acumulan los sedimentos procedentes de la erosión continental. Su profundidad
abarca desde los 0 a los 300 m.

Llanuras abisales

Región muy extensa del fondo oceánico que puede alcanzar entre 3 000 y 4000 m de
profundidad.

Fosas marinas

Zonas muy profundas originadas por el hundimiento de la litosfera oceánica bajo la


continental. Pueden alcanzar los 11.000 m de profundidad.

Cañón submarino
Valle profundo situado entre la plataforma y el talud continental, por el que se
transportan los sedimentos al fondo oceánico.
Talud continental
Zona en la que termina la plataforma continental. Presenta una gran pendiente y
constituye el límite entre la corteza continental y la oceánica.
Dorsales oceánicos
Cordilleras submarinas que se
extienden por los principales
océanos. En su parte media
presenta una profunda grieta
(rift) por la que sale el magma al
exterior.

Guyot
Montaña submarina con forma
de cono truncado debido a la
erosión de su cima y de origen volcánico.