Está en la página 1de 2

INMUNIDAD ESPECIALIZADA EN LAS BARRERAS EPITELIALES

El sistema inmunitario ha desarrollado propiedades especializadas en diferentes partes del


cuerpo, especialmente en los tejidos barrera epiteliales. Estas características son
esenciales en la protección contra los tipos de microbios que más suelen encontrarse en
esas localizaciones, y además aseguran que vivamos en armonía con los microorganismos
comensales no patógenos que colonizan las superficies epiteliales y las luces de los
órganos mucosos.
Al conjunto de componentes de células y moléculas inmunitarias que sirven a funciones
especializadas en una localización anatómica particular se le llama sistema inmunitario
regional.
Los sistemas inmunitarios regionales abarcan el sistema inmunitario mucoso, que protege
a las barreras mucosas digestiva, broncopulmonar y genitourinaria, y el sistema inmunitario
cutáneo (piel)

Características generales de la inmunidad en las barreras epiteliales

 Los sistemas inmunitarios en las barreras epiteliales comparten una organización


anatómica básica, con una capa epitelial externa que impide la invasión microbiana,
un tejido conjuntivo subyacente que contiene células de varios tipos que median las
respuestas inmunitarias, y ganglios linfáticos.
 Los sistemas inmunitarios regionales contienen tipos celulares y moléculas
especializadas que pueden no abundar en otros lugares.
 Los linfocitos efectores que se generan en los ganglios linfáticos de drenaje o en
los MALT de un sistema inmunitario regional particular entrarán y se alojarán de
forma preferente en el mismo órgano.
 Los sistemas inmunitarios regionales tienen importantes funciones reguladoras, que
sirven para impedir respuestas no deseadas a microbios no patógenos y a
sustancias extrañas que probablemente estén presentes en diferentes barreras.

Inmunidad en el tubo digestivo

El tubo digestivo, como otros tejidos mucosos, está compuesto de una estructura tubular
recubierta de una capa continua de células epiteliales asentada sobre una membrana basal
que sirve de barrera física al ambiente externo. Por debajo del epitelio hay una capa de
tejido conjuntivo laxo, llamada lámina propia en el intestino, que contiene vasos sanguíneos,
vasos linfáticos y tejido linfático asociado a la mucosa.
Aunque los microorganismos
comensales son beneficiosos cuando
están contenidos en el exterior de la
barrera mucosa intestinal, pueden ser
mortales si la atraviesan y entran en la
circulación o atraviesan la pared
intestinal, especialmente en sujetos
inmunodeprimidos.
Además, microorganismos patógenos
no comensales pueden llegar a
convertirse en parte de la mezcla
diversa de microorganismos que
componen la flora del intestino en
cualquier momento si se ingieren en alimentos o agua contaminados.

INMUNIDAD ADAPTATIVA EN EL TUBO DIGESTI VO


El sistema inmunitario adaptativo en el tubo digestivo tiene características que son
diferentes de las funciones inmunitarias adaptativas de otros sistemas orgánicos.

 La principal forma de inmunidad adaptativa en el intestino es la inmunidad humoral


dirigida contra los microbios de la luz, que impide que los microorganismos
comensales y patógenos colonicen e invadan la barrera epitelial mucosa. Esta
función está mediada por anticuerpos IgA diméricos que se secretan a la luz
intestinal o, en el caso de los niños alimentados con leche materna, por la IgA
secretada en el calostro y la leche materna e ingerida por el lactante. También hay
cantidades significativas de anticuerpos IgG e IgM en la luz del intestino que
contribuyen a la inmunidad humoral en esta localización.
 La respuesta inmunitaria celular protectora dominante consta de linfocitos TH17
efectores.
 El sistema inmunitario adaptativo en el intestino debe suprimir continuamente
posibles respuestas inmunitarias frente a antígenos alimentarios y antígenos de
microbios comensales para impedir reacciones inflamatorias que afectarían a la
barrera mucosa. En ningún otro lugar del cuerpo hay un compromiso tan extenso
del sistema inmunitario para mantener la tolerancia frente a los antígenos extraños.
Un mecanismo importante para controlar las respuestas en el intestino es la
activación de los linfocitos T reguladores (Treg), y algunos subgrupos de Treg son
más abundantes en los tejidos linfáticos asociados a las mucosas (MALT) que en
otros órganos linfáticos.