Está en la página 1de 164

www.freelibros.

org
GEOLOGÍA
PARA INGENIEROS
GEOTÉCNICOS
J.C. HARVEY
Profesor de Ingeniería Geoticnica
en d Politécnico de Plymouth, lnglalerra

NORIEGA EDITORES

EDITORIAL LIMUSA
MÉXICO • ESPAÑA • VENEZUELA • ARGENTINA
COLOMBIA PUERTO RICO
Vnsión1UIOrindaenesplAol
dc1"obflpublicldleaU!glápor
Carnbrid¡c Urñversity1'rc$SC(lnel 1111110
OEOLOOY FOR OEOTECHNICAL ENOINEERS
[I Cambrid¡c Univcnitv Prcu
ISBN05ll 246296cell
ISBNOS2 1 288622nbticl

OIONISIO VAU>EZ MENOOZA


lngenieroOeólogoydc Mina$dcbiUni..aiidaddc M~

LUIS ALBEATO DELGADO ARIJOTE


Ingeniero Oe:ólogo de 11 F.cullld de lnguicñl de La Univnsidad
N11eionalA11iónoin.dcMbico.

Elabotnclón: SISTEMAS EDITORJALE.S rto11cos. S.A. tk c. v.

laprntfllDC"l4ft y d/1pOJldó<I tfl ""'Í""'° tk


OEOLOOIA. PARA INOENIEJtOS OEOTtcNICOS
.IOll propinlad tkl tdi.filf". NU.,- pa1"1t Muro obra
pwtk ur n1produci4o o f~mitilla, mtdi1U11t !UngW. 1is1tma
º""'°""· tkcrr6nicoomttdliico (incluytl'ldot/ /ol«opi;JÓo,
ta1rabodónoClllJÚ/IUu1/&ftlflClikr«Mptradónyolmoct1t011tit1110
tkinfonrtati/M),IÜ<COl&St~portlCriloMlnii'°',

© 1981,EDITORIALLIMUSA.,S.A. dcC. V.
S.lden.t 9~. Primer piso, 06040, Wúko. D.F.

MiembrodellOnwlNac>on.ldclt
lnduslria Edi!orial. Rq;i,troNU111 . 121

f'rimenc6:1ón:l917
/11fPrt10t11MWco
(~38')

ISBN-968-18-2429-6
Prólogo

Este libro presenta 1os principiOI fundamentales de geologia que se necesitan en


el estudio de la geote<:nia, una ciencia que IC ocupa de las propiedades físicas
de los materiales que se encuentran en los terrenos en que los ingenieros civiles
realizan sus construcciones. Un breve examen de este terreno revela que se com-
pone de materiales duros y blandos, a veces sepan.dos a veces unidos. En geotec-
nil se define el material duro como roca y el blando como suelo. La ciei.:ias
que estudian el comportamiento de estos materiales se denominan mecánica de
rocas y mecánica de suelos, respectivamente. La geotecnia es la aplicación de e1-
tas citncias pan. predecir el comportamiento del suelo cuando 1e constnlye sobte
~ste o se hacen túneles en su interior.
Para entender el comportamiento del terreno, los ingenieros gcotécnicos de-
ben conocer los procesos geol6gicos básicos. Se estudian las rocas y los suelos
que provienen de las mismas, analiz.indose especialmente las propiedades asocia-
das a su comportamiento bajo presión mecútica y ante las fuerzas quimkas que
actúan en la superficie terrestre, las cuales producen la desintegración de la roca
sólida y la convierten en suelo. En el estudio científico sobre el origen y clasifi-
caci6n de las rocas, el estudiante debe aprender vuios nombres de diversas sub5-
tancias químicas de los materiales que fonnan W rocas, los nombres de muchas
clases de htas y sus estructuras in temu, así como los oríar:nes y d.istribuci6n de
las mismas en todo el mundo. Si bien un estudio detallado de la historia de la
Tierra y Jos materiales que la componen les podría resultar de gran interl!s,
los ingenieros civiles tendían a evitar en el pasado el estUdio de esta ciencia por
so terminología tan complicad.a. Pre!erian concentnrse en el suelo, y su traba·
jo en esta úea dwante io1 últimos SO anos dio origen a una nueva rama de la
ciencia; la mecánica de suelos. Las rocu eran el material duro encontrado en
aJgunu excavaciones. ~ww veces se utilizaban como una bue sólida para
lo1 cimiento• de Ju CONtrucciones; en otl'll, C1usaban molestW por lo difícil
y caro de excavar, o por su comportamiento impredecible cuando se les encon-
traba en las exC1vacione1. Antes de 1950 los ingenieros civiles, en general, desea-
ban que Ju rocas no les causaran problemu. Cuando los había, los t0lucionaban
lo mtjor que podían y, en ocasiones, consulta.ban a los geólogos. La uesoríaque
recibí.In, era insatisfactoria con frecuetlcia debido a que a los gc61.ogo111: les pre.
paraba princip&]mente pan estudiar la historia de la Tttrn y sus procesos, así
como para describir y clasificar las rocas y la vasta gama de subltlncia1 que
contienen, induyendo fósiles y minerales (itiles. Lol geólogo• no estiban real-
mente intereadot en predecir eJ comportamiento de las rocu, ni en el estudio
de las ya fragmentadas y desi.ntegradu que forman los sudas. Sin embu¡o, du-
rante el periodo de 1950 a 1970, muchos geóloaos centraron su atención en la
propiedades ~ de 1u rocas cuando ae obltrvó la demanda creciente de
predicciones confiables t0bre eJ oomportamiento de J.u milmu, pues J.u cou.
trucciones 1e hacían mú grandes y aumentaban las dificultades con las rocas. así
como lo1 coitos, i.ncluaive llevando a la quiebra a a]gunas companíu construc-
toru ya sea por no cumplir con d plazo de entrega de la obra o por acumular
costos que excedlan lo estipulado en el contn.to. Esta aplicación de la ciencia
a problemas prictk:ot de la induatria de la oonstrucción Dtg6 a cooocene como
tnaeruerfa geol6gica. Los especialistas de esta nuna rama de la aeología M ocu-
~ prüx:ipllmente de las rocas mlentru los ingenieros ciYilel teg11ían estu-
diando el suelo y pronosticando el comportamiento dd mi11no, pero estos do1
no pueden Htudiane sep1111damente, ya que con frecuencia 1e pn:1entan jun-
tOI y se necesita tratarlot como wt todo para que un tolo grupo de penonas
los mmet.an a prueba. &itonces, al aumentar d intenh de los geólogos en la
irceniería aeolósica y el de los ingenieros chiles en las rocas, nació una nueva
ctencU: laaeotecnia.
Como el tema de este libro se ttlaciona más con el comportantiento mecá-
nico de lu rocas y no con su origen y divel'SOI componentes qufmicos, la canti-
dad de tfoninos geológicos se lirnit6 a aquellos absolutamente necesarios para
entender los principios geológicos y los conceptos básicos de la geotecnia. Mayor
información IObre geología se puede encontrar en las public1cione1 especialiu-
du que se citan en el bibliografía.
Me gustaría dar bs gracias a mi colega John Clatworthy del Oepanamento
de Ingeniería Civil del Polit6cnico de Plymouth por sus coo.1ejos y el aliento al
e1eribit este libro y por IU colaboraci6n en la preparación geológica de los estu-
diantes de lntp:nierf1Civildesdehace20anos.
JohnHarvey
Plymouth
Contenido

1 La r.em.. su atruenan y .. fuerus que act6an e:a d inlcrior y la

~-
El interior de la Tierra y lu fucnas dintmicas
lntcmperismo y desin tegración de la superficie terrestre 13
Histori.adclaTicrra IS

2 Minenles fonmdora de rocas y plOCO)S de formad6n


y dacompolki6n de lu rocas 19

Minerales formadores de rocas 19


Procesos de formacKl n de l.u rocas 24
Densidad relativa de lu rocas 26
lntcmperismo y eroli6n 26

3 Tipos de '°'* 29

Rocasfgneu 33
Rocas sedimentuias 43
Rocas metamórficas
Depósitos 1upeñ'teWes ,."
Conclusión 73
Conr~nfdo

4 Eltntctwu aeol6Pca, inatabilict.d de Ju rocm


y rDO'rimknlo. a lo 1mJo de plano. indinados 75

Buzamiento 76
Pliegues 80
Fallas 83
Dacluu 85
Dbcordanciu 86
Estructura de tu rocas ígneu 88
Rugos topogrifieo1 89
Inestabilidad de las rocu y movimiento a k> lafJO de planos
inclinados 93

5 Mapu geol6gicol y potkaicos 107

Mapas geológicos l 07
Mapugeotknkos 131

6 Dncripd6Jt litoi6pca utilluda ea aeotecaia 135

Deacripción del material n>COIO 136


Índices pua el material rocolO 136
De1eripci6n de la mua rocosa 144
Índices de la mua rocosa 146

BlbUopafla IS 1

1ndice 153
l. La Tierra, su estructura y las fuerzas
que actúan en el interior y la
superficie

EL INTERIOR DE LA TIERRA Y LAS FUERZAS DINÁMICAS

La Tierra no es un cuerpo rígido y estátioo, se encuentra en continuo estado


de cambio, tanto en el interior como en la supeñrie. Fuerzas internas actúan
creando rocas nuevu, mientru que en la 1uperficie otru fuerzas destruyen las
fonnadas en el pasado. E1 producto de estas fuerzas destructivas se conoce co.
mo suelo, que de hecho es un nuevo material, de tal modo que dichos procesos
destructivos también se pueden considerar corno constructivos. En geotecnia, la
palabra suelo significa cualquier material sin consolidar en la superficie, pero no
se utiliza en el mismo sentido que le dan los edafólogos que lo estudian como
elemento ese ncial para la vida. En la actualidad, se calcula que la Tierra tiene
una edad de por lo menos 4 500 millones de anos. La edad de algunu rocas de
la superficie tenestre es de cuando menos 3 500 millones de aflos, según se ha
dctcnninado usando los métodos basados en la desintegración radiactiva de los
isótopos naturales, encontrados en los minerales de las rocas.
Se considera que el interior de la Tierra está compuesto de capas concén-
tricu de material rocoso, la cortez.a y el manto, que envuelven un núcleo cen-
tral (figura !). Se cree que el movimiento de este material en el interior de la
Tierra es la causa de algunos de los procesos ·que se observan en Ja superficie.
Los movimientos telúricos pueden representar una de las Ultimas fases de los ca-
taclismos asociados con la formación de los planetas del sistema solar.
Los geofísicos calculan que la densidad re lativa profficdio de la Tierra es
S.$, pero la densidad relativa de las rocas de la superficie es aproximadamente
sólo de la mitad de dicho valor: 2.7. En consccuCncia, el interior debe ser mú
denso. La existencia de una estructura constituida por diversas capas de dife·
rente densidad relativa, como se puede ver en la figura 1, se infiere de las me-
10

diciones de la velocidad a !~que viajan, a traYl!s de la Tierra, las distintas ondas


de choque producidas por los terremotos. Hay diferentes clases de ondas que
se desplazan en complicadas trayectoria s por el interior de Ja Tiern. Los resulta-
dos obtenidos con eJ estudio de dichas ondas (sismología) indican que hay cam-
bios relativamente rápidos en la densidad relativa a profundidades de 35 700 m
y 2 900 km. Los geofúicoa llaman a estos cambios discontinuidades; este témti-
oo también se utiliza en geoteenia, pero con difa-cnte significado, pan seftalar
fracturas ycavidadesenlasrocas. Estoscambiosrelativamentcbrusoosdel1den·
sidad relativa originan que las ondas sísmicas sean reflejadas y refractadas; las
trayectorias posteriores que sigue n las ondas se pueden detectar, y su estudio
constituye la base de nuestros co nocim ientos sobre el interior de la Tierra. Los
métodos de exploradón geotécnica pueden dctenninar las densidades relativas
de las rocas bajo la superficie como parte de un programa de investipcion para
predecir el comportamiento de las rocas debajo del lugar en el que se va a cons-
truir. Con es te fin, se produce n ondu de choque generadas por la caída de ob.ie·
tos pesados o por pequenas cargas explosivas. El mismo método, pero a escala
mayor,seutilil:a enla cxploraciónpetrolcrL
Los últimos cincuenta allos de estudio sobre la estructura e historia de Jos
continentes pennite suponer a los geofiAcos que dichos oontinentes, como

Fleuni 1 El interior de \1 TierrL LI coneu estidibuj1daconunespesoreuge-


rado para mostrar m ensanch11J1icnto bajo tos continentes. Se indic1nludensi-
dadesrel1tivu.
Elt11krlordek Tfemiy /azfuer:udlnintfcu 11

los océanos, no tienen una posición enteramente fija, sino que se deslizan con
suma lentitud por la &Upcñicie terrestre, un proceso que se denomina deriva
continental. Los lechoe oceánicos tampoco son pcnnanentea. Este hecho lo
comprueba el estudio .de las edades que tienen las rocas extraídas de los fon-
dos oceánicos, ya que las rocas mis jó~nea se localizan en las franjas más pró-
xima al sistem a de cordilkru meso-ooeinicas de los Oeeanos Atlántico Norte
y Sur, Pacífico y entre el Ociano Indico y la Antártida. Lu rocu mis alejad as
de dicha cordilleras son de mayor antigiledad que las conti¡uu, de donde se
infiere que la roe1 sube y se desplaza hacia los lados de la cordillera a medida
que la empuja el material que sube del manto a la supcñ1eie. Para que manten-
p. el equilibrio en la forma de Ja Tierra, deben existir regiones donde !u rocas
deadenden al manlo. De esta manera, el lecho ooeánico se en5.tllcha lentamen te
y a este proceso se le conoce como expansión del fondo oceánico. Se supone
que el mecanismo que orienta este proceso consiste en un sistema de corrientes
de convección que forma celdas en la parte superior del manto, como se puede
ver en la figura 2. En consecuencia, el material rocoso en dicha parte de l man-
to debe encontruse en estado plástico con un grado 1umarnente alto de visco-
sidad; el total de la distancia recorrida a lo largo de decenas y centenu de anos
puede ser del orden de mjk, de kilómetros. Lu regiones donde las corrientes
de roca en celdas de convección son divergrntes. forman cordillera sobre el
nive l medio de la capa ocrinica. Por ejemplo, la Cordillera Meso- AtlántiCI;
donde éstas conYCrgtn, se fonnm trinch"eru que alcanzan profundkbdes de
cerca de 10 000 m. La trinchera de lu Aleutianu es un ejemplo de ello. Lot
continentes t&lnbi~n se mueven impulsados por un movimiento de convección
del material bajo los mismos. Estos movimientos de las zonas exte riores de
la Tierra explican por qué algunas partes de la su perficie se elevan y otru se
hunden, mientru otru te desplazan en fonna horizontal. Los movimientos as-
cendentes fonnan montaflu, pero mientras á tas se desarrollan, lu fuerzas ex-
terio~s. como la ener¡ía del Sol, vienlo y Uuvia atacan las rocu s6lidas y las
desintegran pm convertirlas en fngmen tos y partículas de roca suelta que son
transportados por la erosió n y depositados en niveles más bajos. lntempcrismo
es el ~nnino usado para describir el proceso de desintegración de las rocas; ero-
sión es el proceso por el cual las rocas intempcriudas son transportadas por rios,

Filura 1 Lu corrien1e1 de convección en el manto fonnan trinchera en las mir-


1enes de los cot1ti.nente1 y coniillens m los ocbnos.
12 La Tltmi y ltl1 [uerz111 que •crium tn d Ulterior

viento e hielo a otros lugares de nivel inferior o al océano. F.n con1eeuencia, el


material rocoso está en continuo movimiento y durante este proceso sufre cam-
bios que se describirán en el capítuJo 2. Los movimientos que dan lugar a la for-
mación de montaftas no son procesos constantes, sino que ocurren a intervalos
irregu]ms de tiempo. Los esfuerzos que se originan en las rocas ocasionan dc-
fonnaciones e ii:icremeotos ~ la energía que la produce. Cu.ando la roca alcanza
el límite elástico se produce una fractura y una súbita libcrw:i6n de energía en
forma de ondas sísmicas. La fractura en las rocas se llama falla. El movimien.
to durante un terremoto simple puede ser de un centímetro, pero en uno más
fuerte puede ser huta de un metro. Buena parte de la enetgia libeiada se pro-
paga hacia afuera, desde la fractura, en forma de onda mperficial, como una
ola en el mu, por esta razón se derrumban los edifkios durante un terremoto.
AJgunas zonu de la Tierra se catalogan como áreas sísmicas porque ahí actúan
fuerzas de formación de montaftas y los temblores son comunes. Hay otras Meas
montaftosas, pero las fuerzas que las produjeron se encuentran en proceso de
extinción, por lo tanto, los terremotot son raros, o bien, no ocurren. Grandes
áreas del interior de loo continentes son tierras bajas, o zonas elevadas conoci-
das como planicies. Cualquier montana que hubiera habido en estu áreas ya ha-
bría desaparecido y 1e habría extinguido toda actividad sí!llDk:a.
Todos estos procesoo de formación, moWnientu y deaintegración de las
rocas hicieron que las que se encuentran en la supeñicie (afloramientos), sean
de diferentes tipos y tengan propiedades físicas definidu. Las propiedades geo-
técnicas importantes son: densidad relativa, penneabilidad, resistencia, com-
presibilidad y grado de intemperismo. Ette último es muy importante porque
las otras propiedades dependen de él. Las diversas propiedades son también in-
terdependientes. Las mediciones de estas propiedades se hacen en los sitios de
construcción (pruebas in situ) y sobre las muestras llevadas para el laboratorio
geot6cnko, con la. esperanza de predecir el comportamienlo mecánico de la roca
o suelo y proyectar una construcción adecuada
Los movimientos descritos aquí generan fuerzas de comprni6n y tensión
dentro de las grandes masas rocosas. El movimiento ascendente produce frac-
turas de temión en las rocas duras y como la acción de !u fuenas es radial di-
chas fracturas se fonnan donde la longitud del arco es mayor, es decir, en la
supeñicie y cerca de ella (figuni 3). Las fracturas abiertas, por lo general, s6-

lo1esfue1201
Fiaura 3 Fracturas de tensión formadas en rocu que se elevan y e111.panden.
"
lo se aprecian en los últimos 10 m de la roca, pero la roca que sirve de apoyo
puede tener muchos planos ~biles, que sólo se convierten en discontinuida-
des cuando la roca se encuentn. cerca de la superficie y tiene la libertad de ex-
pandirse. La liberación de la fuerza de compresión provocada por el peso de
las rocas de las capas superiores, tambil!n hace que la roca se expanda en forma
radial hacia afuera, cuando alcanza la cima de la superficie, formando mú rotu-
ras con dirección predominantemente horizontal A estas roturu los geólogos
las llaman juntas, pero en el lenguaje geotknico son discontinuidades. Muchas
de las rocas duras que están en la superficie a menudo se rompen con facilidad
en fragmentos de formas geomtitricas reguJares, cubos y romboedros, por efec-
to de !u fuerzu que actúan sobre las rocas. Algunas rocas se rompen en frag-
mentos muy irregulares porque en varias t:pocas del pasado fueron sometidas a
una fuerte presión aplicada en diferentes tiempos y direcciones, que han deja-
do sus huellas sobre la roca. Las discontinuidades mencionadas están detalladas
en la sección sobre la descripción litológica utilizad.a en geotecnia, capítulo 6.
El examen de las rocas observadas en una excavación profunda muestra que
la cantidad de discontinu.idades por unidad de volumen decrece con la profun-
didad y la roca más profunda parece ser más sólida. La única excepción es la
caliza, que puede ser disuelta ficilinente por el agua de la superficie y que, por
lo común, contiene muchas fisuru, a menudo grandes.

INTEMPERJSMO Y DESINTEGRACIÓN DE LA SUPERFICIE


TERRESl1tE

La tendencia natural de las rocas a fragmentarse cerca de la supeñICie es a cau·


sa de que tengan una mayor área por unidad de volumen expuesta a la intempe-
rie y el agua puede penetrar en las discontinuidades. En climas húmedos esto
acelera el grado de descomposición de las rocas de la superficie. El intemperil-
mo es básicamente un proceso químico en climas húmedos. El agua de lluvia es
ligeramente ácida ~bido al bióxido de carbono de la atmósfera disuelto en eUa.
Las plantas liberan bióxido de carbono por las raíces, que tambil!n producen
ácidos húmicos y la interacción de éstos con la roca produce soluciones nutrien-
tes para las plantas como: fósforo, potasio, calcio y microel~entos. que son
necesarios para las plantas. El agua actúa como disolvente en estos procesos por
los cuaJes las plantas desintegran las rocas y las convierten en suelo. La remo-
ción de estos elementos del cuerpo de roca deja pequenos espacios por donde
el agua penetra y acelera el proceso de desintegración. La roca se hace primero
porosa, después, se descompone en fragmentos cada vez más pequenos, huta
que la roca se convierte en suelo. Los procesos químicos son complejos y de-
penden de Jos diversos minerales que constituyen las rocas. La silice (Si0 1 ) en
fonna de cuarzo es estable en climas templados, pero en los ecuatoriales, lu
altas temperaturas contribuyen a su descomposición. Los minerales que contie-
nen hierro se descomponen en hidróxidos de este elemento, lo que da a Ja roca
14

un color café, el cual indka un reciente intempcrismo; excepto cuando se Ira·


11 de una roca inalterada y el café es su color natural. Las raíces de las plantas
ensanchan lu discontinuidades hendiendo la supeñicie de las rocas con lo que
aumentae l procesodeintcmpcrismo.
En dim as fríos o de altas latitudes, y en las montanas, la alte rnancia del
congelamiento y el deshielo del agua rompe la roca debido a la expansió n de
ffta al congelane. El procao "puede ter estacional, la roca húmeda, después del
verano, puede congelane durante todo el invierno, un ciclo por afio; el proceso
puede ser cotidiano, cu.ando la roca se expande al calentarse por el sol y se con-
gela durante la noche.
La íuena del viento puede ser tan grande como para transportar partícu-
las de roca producidas por otros procesos de in tcmperismo. Los mayores efec-
tos de la erosión eólica se observan en dimas donde e l viento puede soplar tao
fue rte como para uansportar partículas finas de roca, granos de arena o polvo.
Este transporte, denominado deflación, tiene un efect o abrasivo, cuando el
viento arrastr~ grandes cantidades de roca en fonna de partículas y polvo. En
climas desé rticos, la erosión eólica produce fonnu espectaculares en algunas
rocas, por ejemplo, el Monument í-'allcy en Estados Unid05.
El ruultado de todos estos procesos es la creación de una masa rocosa suel-
ta que se deposita to bre Ja supeñteie de una roca 161ida (roca madre). El limite
entre las dos diíerentes masas se llama cabecera de Ja roca, figura 4. La capa su-
perior se denomina tona intemperiuda o superficial o cobertura. La profundi-
dad de ésta puede ser de gran importancia en !u obras de constru cción. Cerca.
de Ja cabecera de la roca, por lo general, hay un a mayor pro~rción de frag-
mentos de la roca que sirve de apoyo, incrustados en el suelo con el cual fonna
una sola masa. El material de la superficie no es siempre originario del lugar don-
de se encuentra (in situ). Dicho material pudo ser transportado desde otru wnas
por ríos. glaciares o el viento, formando depósitos fluviales, glaciales o eólicos,
respec tivamente. El ma terial debajo de la cabecera de la roca madre no es nccc-

Fip.ra 4 Zona superficial intemperizada sobre la roca en la que se muestran dia-


clasas de cxpans.ibn.
HUtorliJdtlll Tit"" 15

sariamente roca, pe ro tendrá propiedades meci.nicas diferentes de tu que tiene


la roca intemperizada de la capa superior.
Esta zona superficia1 de roca fragmentada y parcialmente delintegr.ada es
donde, por Jo comün, los ingenieros civiles tiene n que hacer sus construccio-
nes. El material encontrado en esta iona se describe con más detalle en el ca-
pítuki 3.
Esta descripción de los procesos terrestres explica a grandes rasgos el ori-
gen del material rocoso y la estructura de las rocas que el ingeniero civil encon-
trará en el curso de su trabajo en el sitio de corutrucck)n.

HISTORIA DE LA TIERRA

La historia de la Tierra se remonta a tiempos lejanos que abarcan periodos del


orden de millones de anos, periodo durante el cual ocurrieron eventos que deja-
ron su huellaenlaestructu rade lascapassuperiorcsde lacorteute rrcstre. Estas
hue llas aún pueden verse hoy en día y abarcan la actual distribucion de los con-
tinentes, mon tanas, restos de antiguas montanas que han s.ido desgastadas por
la erosión, discordancias y el registro de la e.volución y extinción de ciertas for-
mas de vida animal y vegetal preservadas en las rocas como f6siles.

Pttiodos polóp:os y escala de tiempo

Los geólogos dividen la historia de la Tie rra en eras, cuyas divisiones se conocen
como periodos. Las denominaciones usadas pan dt5eribir a lstos se o riginan en
nombres de rocas, lugarn o ireas y clases de fósiles que contienen las rocu. La
tecuencia de todas las etapas evolutivas de Ja vida y de la form ación de rocas ha
sido compilada por geólogos que han trabajado durante más de un siglo en todas
partes de l mundo, principalmente en Europa, después en Estados Unidos y el
resto de los continentes. La división en periodos intemadonalmente aceptada
se presenta en la tabla l , ..Columna geológica •ertical", con Ju rocu mú antt.
guas en la parte inferior de la columna. Esta es la forma habitual de presentu
la información geológica. Laa rocas más anti¡u• de una iom estudiada se co-
locan en el extremo inferior. Esta columna se puede comparar con una muestra
de roca ex1raída de una peñon.ción, donde las rocas que se fonnaron primero
n tin en la parte inferior y las mis recientes n tán en un plano wpcrior a las mis
antiguas. Es posible que, durante los movimientos de la corteza terrestre, el or-
denamiento de todos los grupos de roca haya sido cambiado e invertido; por Jo
tanto, no es una regla invariable que las rocas del fondo de un sondeo sean mú
an tiguas que las de la cima. La columna geol ógica~ es un mode lo convencional
de la historia de la Tierra representada por grupos IE roca que recibe n el nom-
bre de formaciones. Las rocas de todos los periodos geológicos no necesariamen-
te se encuentr111 en cualq uier zen.; es posible que este lugar haya estado 10bre
el nivel de l mar durante un periodo en puticular y no se formaban roas nuc•as
16 Lo Tkrra y /lU futrt(lll que achÍGn t n ti tnterWr

Tabla 1 Pertodo1 ~olóttcor y e1ca1" del tWmpo. (Con permiso, lxiMld4 en The
Phanerozoic Time Selle. Geologtcal Soc~ty of Lond,,n , 196.f.)
Edad
(mUlof!t11de 11Ro1
Perifldo 11nte1dt lprt1t ntt}

Rccienu~
Cuaternario
Pleistoceno

Ceno:i:olca Plioceno
Mioceno
Terciario Oligoceno
Eoceno
Paleoceno
66
Crctícico
Mesozoica Jwúico
Triúico
226
Pérmico
Carbonífero
Devónlco
Paleozoica
Silúrico
Ordovícico
Cámbrico

Precim.brica "º
en dicho lugar durante ese tiempo, sino que habría un estado de desintegración
y erosión de Ju existentet que aportaban material pan la formación de nuevas
rocu en otra ir&a, probablemente a cientos de kilómetros de distancia.
El es tudio de los movimientos o cataclismos de la corteza tem:stn:, levanta·
mientoa de montanas o intrusiones de grandes masas de roca ígnea bajo las mis-
mas, indica que las intensidades de estos movimientos llegan a un mhimo para
Juego decrecer hmta desaparecer, dejando cadenas de montanas y restos de vol-
canes que, posteriormente, son Cr«'!ionados hasta llegar aLnivel del mu. En la
columna geológica que se presenta aquí se indican las edades aproximadas de
los límites entre períodos. Las eras reciben los siguientes nombres: Precámbrica,
Paleozoica (vida antigua), Mesozoica (vida media) y Cenozoica (vida reciente).
El término Terciario proviene de una clasificaci6n histórica anterior que dividía
a lu formaciones de rocas en grupos: primuios,"'lecundarios y terciarios. La era
Precámbrica se denomina así por el grupo de rocas que se encontró en Gales
(Wales, Cambril), rocas que contienen Ju primeras formas de animales marinos
relativamente grandes. Subsecuentes investigaciones han mostrado que las for-
mas de vida más primitivas son abundantes en rocas anteriores al Cámbrico.
Hiltorfadt laTitma 17

Los periodos geológicos se subdivide n en etapas y por zonas de acuerdo a


los diferentes fósiles que se encuentran en las rocas. Es1as subdivisiones del tiem-
po geológico no son de mucha importancia para el ingeniero civil, a menos que
las rocas de los planos· superiores e inferiores de un mismo terre no tengan ca-
racterísticas muy diferentes entre si lo que afect aria su comportamknto du-
ran te los trabajos de ingc n1ería. Estas divisiones por periodos se utilizan en
mapas geol6gicos en todas partes del mundo, mientras que los mapas con sub-
divisiones llevan nombres relacionados con zo nas locales y varían de un país
a ot ro. El ingeniero civil puede encon trar estos términos en mapas geológicos
de la zona donde esté trabajando, pero él se interesa más bkn en el tipo de roca
y su estructura que en Ja edad precisa determinada pOr los fósiles que ésta
contenga. Los nombres de los periodos se utilizan ampliamente y pueden tener
c ierta importancia en geotecnia. Las rocas más antiguas, las precámbricas, pue-
den haber es tado sometidas a varios movimientos de la Tkrra, por lo que se les
puede encontrar en un estado de completa deformación, con abundantes dis-
continuidades, con modelos muy irregulares de distribución espacial. Las ro-
cas paleozoicas son duras por lo común, pero, a partir del Mesozoico, algunas
rocas (arenas y arcillas) existen aún en su est ado original no consolidado. Las ro-
cas más jóvenes de los periodos Te rciario y Cua tern ario son , con mucha frecuen-
cia, formaciones no consolidadas de grava, arena y arcilla, exceptuando las rocas
que fueron cemen tadas duran te su formación por material cementante precipi-
tado, como calcita y silice, que ha formado los tipos de rocas duras; arenisca
y caliza. El término "consolidado" se emplea aquí en el 5CJ1tido amplio, refi-
riéndose a la roca sólida y no a la roca blanda; ot ro término es compacto. FJ
térm ino "consolidado" tiene un significado particular en la ciencia de la me-
cánica de suelos. La arcilla puede ser normalmente consolidada o sobrecon-
solidada.
Las rocas igneas son producidas por Java que fluye en las erupciones vol-
cánicas y que, al enfriarse, se convierten en rocas duras. Se les encuentra en for-
maciones rocosas de todas las edades desde el Precámbrico hasta el reciente, e
inclusoselespuede encontrar enlos procesosdefonnaciónactuales.
2. Minerales formadores de rocas y
procesos de formación y descomposición
de las rocas

MINERALES FORMADORES DE ROCAS

El término mineral se defin e como una substancia de origen natural y composición


qu(mica definida, que se encuentra en la superficie oenlacortez.aterrestre . L.nro-
casestán formadas por diversas clases de minerales, principahncnte por compuestos
de sílice (silicatos) y carbonatos. En el lenguaje común, el tirmino mineral signi-
fica algo que se extrae de l subsuelo por contener minerales valiosos. En Geología
el uso de esta palabra abarca todas las substancias. formadas por procesos natura-
les, que constituyen las rocas. Esta últimas pueden estar compuestas por uno o
varios tipos de mineral. Por Jo general, aproximadamente el 953 de una roca
lo constituyen tres o cuatro minerales y el 53 restante puede contener hasta 20.
Los principales minerales son los que tienen importancia en ingerúería. Se co-
nocen miles de minerales., pero en Ja práctica de la geotecnia se requiere sólo del
conocimiento de minerales formadores de rocas. Estos se deben estudiar desde
el punto de vista de la inestabilidad química y mecánica, porque la resistencia
de u.na masa de roca depende de estas propiedades. El principio que establece la
resistencia de la fu.ena total de una estructura se dctennina por la resistencia de
sus elementos más débiles, también es válido para las rocas. Algunos minerales,
en especial los que son ricos en hierro, magnesio y carbonatos se desintegran con
mayor rapidez cuando estén expuestos a la atmbsfera y al agua, en la superficie
terrestre, qu e dentrc- de la roca. Los minerales que son estables en un clima tem-
plado y húmedo, pueden ser inestables en un clima ecuatOrial. Su desintegración
reduce la resistencia de la roca, au.n cuando otros minerales no se hayan desinte-
grado. El cuarzo (Si01) es un mineral formador de roca muy común, altamente
resistente a la desintegración, excepto en clima ecuatorial. El comportamiento
químico de los minerales de una roca que se utilizan en el concreto, pueden ser

"
20 Minerales formadores de rocas

de gran importancia debkl.o a la existencia de una reacción química, la reacción


alcaliagregado, que dai'ia el concreto al formane un nuevo mineral que ocupa un
volumen mayor que el material de origen, provocando fisuras en el concreto.
La densidad relativa o peso específico relativo de una roca se detennina por
los pesos espedfieOS de los minerales que la constituyen. El peso específico
relativo de IC?S minerales. fonnadores de rocas varía de 2.3 a S. Los m.inerales de
metales pesados, como Ja casiterita (Sn0 2 - P.E.rel. 6.9), son más densos.

Mineiales fonnadores de rocas

La tabla 2 muestra los principales tipos de minerales formadores de rocas. Los


minerales tienen una estructura interna definida, compuesta por la combinación
en grupos de átomos. El arreglo atómico de los átomos dentro de los grupos
tiene un efecto importante sobre la resistencia mec.lnita de los minerales de las
rocas. Cuando la estructura eslaminar, el mineral se rompe con facilidad.Otrosmi-
nerales tienen una estructura interna que sólo les permite romperse en forma
irregular. En los minerales carbonatados, la estructura molecular es de forma rorn-
boédrica y un fragmenio del mineral tend erá a romperse en formas simila-
res. Como los principales minerales formadores de rocas son silicatos (excepto
los carbonatos), su estructura molecular se explica en base a la estructura (red
cristalina o celda unitaria) de los átomos de silicio y oxígeno. Las cargas con
exceso de iones se equilibran con cationes de otros elementos formadores de
rocas. La composición química de algunos minerales es variable, debido a que
determinados elementos pueden se r sustituidos por otros en la est ru ctura, por
ejemplo: silicio y aluminio, magnesio e hierro. Esta sustitución se indica en la
fórmula: (Si , al); (Mg, Fe).

Olivino (Mg, FehSiO,

El magnesio y el hierro son intercambiables en la celda unitaria. Es de color


verde claro, pero es más obscuro con mayor contenido de hierro.P.E.rel. 3.2a-3.6.

T1bl12.Mineralesformadoresderocas

Olivino Grupos aisladcwtle~O, Si O,


Piroxenos Cadenas simples Si106
Anfíbolas Cadenas dobles Si,011
Micas Uminas Si,010
Feldespatos Reticulada (Al,Si)nOln
Cuarzo Reticulada SiOl
Arcillas Capas Si10s/X(OH)6
Carbonatos RomboMricos XC03
(X=unp01lbleelemen10)
Minerale1 formadoru de roctu ll

Se encuentra en rocas básicas y ult rabásicas, como el basalto de olivino y la pen.


dotita. Se descompone co n facilidad .

PlroxtnoJ

Ortopironno: (Mg, Fe)iSii0 6 .Ensttttita: MgiSi l0 6 . Hipentma:conl ieneaprl>'


ximadamente iguales canliJades de magnesio y hierro; P.E.rel. J.2. Piroxeno
monoclínico (augita) : (Ca, Mg, Fe, Alh(Si, Alh0 6 • Esta es la forma común
del pi roxeno que se encuentra en rocas ígneas básicas y ultrabásicas. El color
ve rde oscuro da a estas rocas un tono gris oscuro; P.E .rcl. J.J a J.S . DiOpsido:
CaMgSil O~ . Verde claro.

An/iboflls

La hornbfenda es el tipo común : (Ca, Mg, Fe, Na, Al) 3 _ 6 (Al, Si) 4 0 11 (0H).
Color verde: es común en rocas ígneas y metamórficas. Es intltable. Los cristales
son ala rgados y en las rocas metamórficas, con frecuencia, se ob9ervan alineados,
como en el esquisto de homblenda. El asbesto es una fonna de anfíbola .

Micas

Muxovita: K A'1 !(Si.1 Al)0 10 J (OH): . P.E.rel. 2.9. Incolora . Minera] hexagonal,
de forma plana. Reíleja muy bien la luz y a menudo se ven sus destellos en las
rocas, principalmente en las arenas, donde se le encuentra como mineral detri·
tico. Blotita: K(Mg, Feh ( (SilA1)0 1 0 ] (OHh ; P.E.rel. 2.8 a J .I. CafC oscuro a
negro. Las micas son comunes en granitos y e~¡uistos de mica. La biotita es
menos estable que la muscovita y no es un mineral de rocas sedimentarias.

Ffldespatos

Son silicoaluminatos de potasio, sodio y calck>. Hay tresclasesprincipales :afbita:


NaAISi 3 0~; orroclasa: KA!Sil Ob y anortita: CaA12 Si 1 0 8 . La albita y ortoclasa
pueden formar mezclas, conocidas como frldespatos alcali nos o perlitas. Son muy
comunes en rocas icidas y constituyen aproximadame nte d 75% de la composi-
ción mineral del granito. Son de color blanco. pero pueden tenu variu tonalidades.
P.E.rel. 2.56 a 2.76. La mez.cla de albita y anortita forma la plagioclasa , ésta
se compone de una serk de minerales: albita·oligoclasa-andesina·labradorita-bi-
towni ta-ano rtita. La andesina se ubica enmedio de la serie y se compone apro-
ximadamente de 50% de albita y 50% de anortita. La plagioclasa conSlituye
aproximadamente el 50% de la mayor parte de In rocas bá!ius como el basalto
y la dolcrita. Los cristales de feldespato se fraccionan con facilidad a lo largo de
planos suavt:s y, en consecuencia, se observan flicilmente en las roe.as debido a
<1uc estas superficies rcílejan la lu z.. Los fcldespatoides son minerales similues
a los fe ldespatos, que cristalizan a partir de magmas con contenido relativamente
Min1m1/.e1 form•dore1de1octu
"
b1jo en sílice. Si no hay suficiente sílice para saturar las bues (magnesio, potasio,
sodio, calcio, etc.) se fonnarán feldespatoides. Neftlilla: Na(AISi)0 4 ; leucita:
K(AISiz)0 6 • P.E. aproir.imJdamente 2.5. Estos dos feldespatoides x encuentran
enlamysoninestablu.

Es un mineral duro y quimicamente resistente. No x raya con una navaja, la


prueba común para este tipo de mineral. Fonna henno10s racimos de cristales
en cavidades de r0<:as y se presenta en muy divenos colores: muchos de estos
conjuntos son transparentes y fonnan las gemas. Es el principal constituyente
de rocu igneas, sedimentarias y metamórtk:as. Durante los procesos de cristaliu-
ck'.:ln , los elementos x combinan con la 111.iee huta ubicar11e en la red cristalina; la
s11ice restante forma el cuarzo. Lu rocas ricas en cuarzo se denominan silfocas.
P.E.rel. 2.65. El cuano x observa con frecuencia en vetas de color blanc.o, con-
tenido en las rocas como minenil detritioo, por ejemplo, las areniscas. Co mo es
re lativamente duro, companido con ot ros mintrales y rocu, a menudo se le en·
cuentra como grano de arena en las playas coste ras. Nótese que el minen.! bbnoo
que fonna vetas en calizas, por Jo común es calcita. Una roca que esté compuesta
cui por completo de cU1rzo se Uama cuarcita.

Millmzlnarcillo10s

Se forman en capas sobrc puestu. l)C1pasque son del tipotet111éd1icoSi04 que se


originan como múltiplos de SiOl o Si¡ OJ(OHh. 2) O que se presentan en for ·
ma de octaedro que consta de un i6n met,lico (a luminio o manganeso) dentro de
un grupo de .eb hidroxilos (OW ); acomodldos en las esquiN1 de un octaedro.
Estas capas se pueden combinar de dos maneras: unidades de dos capas, por
ejemplo, caolinita compuesta de capas alternadas de silicio y al uminio; o en uni-
d1des de tres capas, por ejemplo, montmorillonita, eñ donde una capa de octaedros
seencuentn.entredoscapasdetetraedros. P. E.rel. 2.6.a 2.9.
Los minen.les arcillo90s tienen propiedades que son de gran importancia para
los ingenieros geotécnicos. Algunos se ensancha n cuando humedecen (arcillas
'vidas de agua) y se contraen cuando están secos. Tales arcillas pueden causar
problemas en los cimientos Paf3 la construcción . Otros minerales arcillosos pue·
den intercambiar ationes en su estructura (prooesos bbicos de intercambio) y
se les puede utiliza r para la extracci6o de Ja cal de los abulecimieotos de agua.
Los tipos de minerales de arcilla en una mas• de 1rcilla detenninan las propiedades
mednicas de ésta, las cu1lcs pueden ser muy varia.O les. Los tipos m's importan-
tes son: caolinita, haloisita, ilita, smectita (grupo de la montmorllooita), ver-
mkulita y glauconila. Caolinita: Al1Si10s(Ot1 )... Rita: Kt\1 1(AISIJ)Ü1o(O H)1 .
Mintrillu farmadanJ dt roctJJ
"
Carbonatm

La calcita (CaCOl) es el principal mineral en cali.zu, en donde se encuentra mez-


clado con arcilla. La.calcita reacciona con ácido clorhídrico dWido, producien-
do burbujas de C0 1 . La prueba de l ácido se utiliza en general para la identificación
de calizas. P.E.rel. 2.71. Do/omi1a: CaCOl ·MgCOl . Este mineral se encuentra en
calizas dolomíticas. P.E.re!. 2.8 a 2.9. Reacciona con ácido clorhídrico caliente.
Siderita: (FeCOl); se Je puede eneootrar en combinación con arcilla y en este caso
se le conoce como arcilla ferroginosa. P.E.rel. 3.7 a 3 .9 .

Otros minerales comunes en lu rocas

Clorita

(Mg, Al. Fe) 11(Si,Al)s010(0H) 16 • Es un mineral verdc,laminarcomolasmicas


y relacionado con las mismas. P.E.rel. 2.65 a 3.0. La clorita escomün en pizarras,
esquistos, vetas hidrotennales y como mineral de descomposición de roc;u
ígneas básicas.

'""
CaS04 -2H10. Blanco y cristalino. Abunda en depósitos de arcilla de climas áridos
y se encuentra disperso en la ucilb o en finas capas dentro de la fonnación arci-
llosa. La anhidrita es CaS0 4 y no tiene agua en su estructura cristalina. Ambos
tienen importancia econó~ y se extraen y procesan para su cmplw en la in-
dustria de la construcción como material para enyesar y en el cartón enyesado.

Minerafesdehiem>

Magnetita. Fe JO •. Se encuentran pequenos cristales negros de este mineral en


rocas ígneas básicas, constituyendo aproximadamente un 5%de la composición
min eral. Cuando se descubren grandes volúmenes, se extrae por ser un mineral
ferrosode altovaJor.

Hematita. Fe10 3 . Es de color rojo brill~nte cuando se encuentra en fonna de


polvo en las rocas, dando a las mismas una tonalidad rosa o rojiza. En grandes
masases decolorcasi negro, conlustre briUante y,enestecaso,recibcelnombre
deespecularita.

Limooita. FeO·OH · nHiO. Es el nombre genérico-que se emplea para óxidos hi·


dratados de hierro, muy comunes en las rocas a las cuales, en muchos casos, Un-
primen su rolor. La limonita se fonna romo producto de la descomposición de
Minera/eJ formadore1 de rocas

minerales que contienen hierro, particularmente el o livino, piroxeno y anfíbola.


Los colores son: café, caft amarillo, amarillo y cuando se obsel"'lln rayas de ma-
terial de estos colores. en las rocas es indicio de que su descomposiciOO se ha
iniciado. Algunas rocas son de color cafe cuando están frescas, en consecuencia
su examen visual. requiere de alguien experimentado para que sea confiable. Las
arcillas de color café contienen Jimonita.

Pirita. FeS 2 • Cuando se encuentra en fonna de cristal es un mineral color latón y


se le conoce como el oro de los tontos, pero es neiP.O cuando se presenta disperso
en la roca en forma de polvo . La pirita, a menudo, es causa del color negro de las
rocas, particularmente de las arcillas. Se forma bajo condiciones químieas de
reducción, como precipitado en ambientes con carencia de oxígeno. Cuando la
pirita se expone a la atmósfera se oxida fonnando sulfatos de hierro y cxpan-
dllndose. Esto puede conducir a la inestabilidad de las masas arciHous.
El análisis químico de las rocas que se encuent ran en las capas superiores
de la corteza terrestre indica que casi todas se componen de los siguientes elemen-
tos y se presentan según su importancia: oxígeno >sílice >aluminio> hierro>
potasio > sodio > calcio > magnesio > titanio :> fósforo . Los primeros cu.atro
constituyen aproximadamente el 80% de la composición media de las rocas, f!l-
lativamente. Los otros metales: plomo, zinc, cobre, manganeso, estai'lo, oro,
plata y platino son en general elementos raros y son comercialmente explotables
sólo cuando se concentran en forma natural en depósitos minerales. El agua
es un importante agente concentrador de estos metales, particularmente cuando
se encuentra a una temperatura mayor que la de l punto de ebullición, entonces,
disuelve los metales y los transporta a regiones mlis frías de la corteza, donde
se satura de metales y estos"se precipitan para formar vetas de minerales hidro-
termales.

PROC~ DE FORMACIÓN DE LAS ROCAS

Tres procesos distintos intervíenen en la formación de rocas a partir del conjunto


de los minerales formadores de rocas, reunidos en diferentes proporciones. Se les
conoce como procesos ígneos, sedimentarios y metamórficos .
Las rocas ígneas se fonnan por la cristaliudón del material fundido de sili-
catos en la corteza o bien en la superficie terrestre, anojado ahí porunaerupción
volcánica. El nombre se deriva de la palabra latina fuego , debido a que los volca·
nes activos parecen arder, aunque este efecto se debe a rocas incandescentes a
muy altas temperaturas, hasta de 2(M)()ºC. y no por la combustión. Esta roca
fundida se conoce co mo magma; se forma en el interio r de la corteza y en el
manto superior por Jos mismos procesos que caÜsan el levantamient o de la co r-
teza y la formación de cadenas montai'losas. El origen de este calor aún es un
tema debatible entre los geólogos. La roca fundida puede penetrar a regiones
donde se están forma ndo montai'las y, al enfriarse y cristalizarse, constituir su
Procews de formacidn de lat rocat 2S

basamento de roca ígnea sólida. Este proceso genera la formadón de grandes


masas de rocas ígneas, de cientos o miles de kilómetros de longitud que siguen las
líneas de lascadenasmontanosas, sierras o cordilleras. A lolargodelascadcnasde
montanas activas como las del oeste de Norteamérica y Sudamérica existen vol-
canes activos. Los Volcanes se originan en el punto donde el magma puede salir
a la Sllperficie dL1rante ,llna erupción. La fuerza activadora es el vapor superea-
Jentado. Alguna parte del magma puede permanecer en forma líquida y salir del
vokán como flujo de lava; de otra manera se convertiría en polvo por la fuena
expkisiva del vapor al liberar súbitamente la presión y escapar por la cima del
volcán. El polvo volcánico se asienta en QIPIS y puede encontrarse a cientos
de kilómetros del centro de la erupción. El polvo volcánico fino se transporta
alrededor del globo terrestre y. finalmente, se deposita en el suelo. El testlmonio
de antiguas erupciones volcánicas se puede obtener mediante el examen de Jos
núcleos de sedimentos extraídos por perforación de las capas oceánicas..
Después de muchos millones de afios, las fuerzas de formación de montanas
se extinguen y las áreas permanecen tranquilas, pero sometidas al intemperismo
y la erosión, hasta convertirse en superficies planas, casi al nivel del mar. El ma-
terial erosionado se transporta y forma sedimentos en otros lugares.
Las rocas sedimentarias se fonnan bajo el agua, en mares y lagos y en de·
pósitos de arena y polvo transportados por el viento. Cuando se fonnan bajo
el agua, estos sedimentos tienen cantidades variables de dos componentes:
1) detritus, el producto de erosión transportado al mar por los ríos; este material
se compone principalmente de cuarzo, arcilla, mica y fragmentos de roca; y
2) minerales precipitados a partir de soluciones en el agua, primordialmente
ca!bonatos de calcio y magnesio, sulfuros y óxidos e hidróxidos de hierro y
sílic:e en forma de cuarzo. Los sedimentos se d epositan hundiéndose lentamen-
te en cuencas sedimentarias, que son áreas de aguas someras de la superficie
terrestre. Los sedimentos también se acumulan en las zonas más profundas del
océano y en las cuencas adyacentes a algunas partes de los continentes. Por
regla general, el material de grano mfs grueso se acumula en zonas cercanas a
tierra y, el de grano más fino, más hacia el interior del mar. El agua salada de
los estuarios provoca la floculación de la arcilla suspendida en aguas fluviale s
y se deposita como lodo en los depósitos de estuario. Las rocas sedimentarias
comunes incluyen capas de arcilla. lodo, arena y grava que cuando se convierten
en rocas dur.is, después de rellenar los espacios con material eementante, fonnan
lutitas, limolitas, areniscas y conglomerados, respectivamente. La caliza es otra
roca sedimentaria mu)' comUn. Las clases de roca se describen en detaUc en el
capitulo J.
Las rucas metamórficas han sido afectadas por el calor y la presión , después
de haber sido originalmente rocas ígneas o sedimcnt~rias. Inclusive las mismas
rocas metamórficas pueden ser de nuevo alteradas por ultcrioores procesos meta-
mórficos. El nombre de estas rocas se deriva del griego "cambio de forma" . Cuando
sólo la presión ha sido el agente metamórfico, el proceso recibe el nombre de me·
tamorfismo dinámico, que es el resultado de las intensas fuerzas cortantes que S!l
/tlinerak1 formadon1 de rocai

generan dentro de una masa de roca que es empujada hacia amba formando las
montanas. Como resu ltado de la fricción durante este proceso te puede generar
algo de calor. Se produce lentamente una recristaJá.acibn y aline11niento de los
minera.In en la roca; se forman clorita y mica, con un crecimiento paralelo de
cristales, de tal mane ra que la roca se puede rompe r con facilidad en pequetlos
fragmentos planos. Este proceso da origen a la roca denominada pizarra. El
metamorfismo térmico · se produce por e l calentamiento de la roca cercan.a a
una intrusión ígnea que ha penetrado en rocas formadas con anterioridad. El
calor emitido por ei magma en crisl:aJización al tera bs rocas adyacentes y se
forman nuevos minerales. La nuew roca es por lo comUn muy duni y se deno-
mina roca co meana.
El me tamorfismo dinamote rmal , también conocido como metamorfismo re-
gional, se debe a In altas temperaturas y presiones que actúa n sobre la roca
madre. Las presiones son por Jo general anisotrópicas, es decir, no de igual
magni tud en todas direcc iones, y las máximas temperaturas alcanzadas pueden
ser de unos 700°C, no tan elevadas como para fundir la roca por completo y
convertirla en magma. Estos procesos pueden durar millones de al\os y causar
una transformación gradual de los minerales formadores de roca madre. Las
formas y el acomodo de los nuevos minerales son taks que la masa de roca ocupa
un ttpacio menor en respuesta a tan elevadas presionn (arriba de SOOO bares}
que se han ejercido sobre ella . Los minerales con frecuencia tienen forma plana o
alargada, de tal manera que se acomodan fácihnente para ocupar menos espacio;
i8ua1 que unos ladrillos apilados de modo cualquiera. las rocas formadas de esta
manera se llaman gneiss o esquistos. Se fonnan a varios kilómetros dentro de la
corteza, pero pueden encontrarse en la aupeñJCie por levantamiento y erosión.

DENSIDAD RELATIVA DE LAS ROCAS

Esta propiedad varfa desde 2.6 en las rocas con abundante sllice y que, por
lo tanto, contienen cuano y feldespatos corno minerales primarios o principal«
hasta 3.4 en las rocas bisicas y ultrabb.icas que contienen men os silice pero más
magnesio y hierro. Las rocas con intenticios, resu ltado de los prousos en que se
formó orig.inalmente la roca o de su desgaste posterior en la supeñicie, t ie nen
una densidad relativa menor. Estos in tenticios har;;cn que la roca sea mednica·
men te débil, de modo que Ja densidad relativa de una roca y la comparací6n
con el valor ttperado para una muestra del mismo tipo, pero no intemperi1.ada,
indican la resiste neia de la misma . Esta es una de las pruebas gcotC:cnk:as están-
dar que se hacen con muestras de roca .

fNTEMPERISMO Y EROSIÓN

La roca en la superficie sufre un continuo estado de desint eg rac ión . Los minerales
se descomponen por la accK:m de kn elementos disueltos en el agua de la lluv1&
/ntemperismo y erosión 27

que se filtra en la roca a uavés de las discontinuidades. El proceso se llama


lixiviación y el producto de estos procesos es arrastrado a los ríos y devuelto a
los océanos que constitu yen un depósito de substancias quimicas. Este desgaste
de las rocas se conoce como intemperismo y el producto se denomina suelo. Las
rocas que se descomponen fonnando cuarzo y arcillas producen zonas de suelos
de gran espesor. Las c:allias, por lo común , están cubiertas por una delgada
capa de suelo que se compone principalmente de calcita, porque es un mineral
que se disuelve totalmente en el agua dejando muy poco material de roca. La forma-
ción de suelo sobre una roca intemperizada es un proceso muy complicado y
depe nde de la clase de roca y el clima. En rocas de la misma clase se fonnan
distintos suelos en climas difere ntes.
Debido a la pérdida, en la superficie, de mate rial de roca internperizada ésta
se hace más débil mecánicamente que la roca nueva y, por lo tanto, es menos
adecuada para Jos cimientos de una construcción. La zona internperizada se debe
eitc:avar cuando se proyecten grandes constmcciones; la misma puede tener unos
20 m de profundidad desde el nivel del suelo. Si la roca se encuentra en un área
que haya sido afectada por una falla puede estar rota y mu y intemperiz.ada, a una
profundidad aún mayor. El (ndice del desgaste es u na medida de l estado de in·
ternperización de la roca, basado en inspección ocular. Hay sie te grados desde la
roca nueva hasta el suelo residual(tabla 6).
La remoción de suelo y partículas de roca por el viento, ríos y hielo recibe
el nombre de erosión. El material erosionado es arrastrado al mar y se acumula
sobre el Jecho oceánico formando depósitos de grava, arena, limo o an:illa, origi·
nando lechos de nuevas rocas sedimentarias. B ~.i<> el peso del material que se
deposita después y se acu mula sobre el existente, presiona y fuerza la ~lid.a del
agua del sedimento, y de las capas profundas, de tal manera que fuialmente éstas
se compactar.in y endurecerán. Estas capas pueden continuar hundiéndose en la
corteza terrestre hasta alcanz.ar altas temperatu ras que las funden para formar
magma. ror otra parte, pueden ascender da ndo origen a nuevasmoncai'lasderocas
sedimentarias. Todos estos procesos de formac ión de rocas, levantamiento , e ro-
sión y depositación son etapas de un continuo ciclo de fenómenos geológicos, y
los resultados tienen im portantes efectos sobre el comportamiento de las rocas
cuando se encuentran en trabajos de ingenie ría civil .
www.freelibros.org
J, Tipos de rocas

Los tipos de rocas que se definen y describen aquí se han tomado de 'The des-
cription o{ rock masses for engincering purposes'' (Anon., 1977) (Descripción
de masas rocosas para ingeniería). En la tabla 3 se clasifican ta.s rocas según su
origen, estructura, ¡;omposición mineral y tamailo del grano. Estructura es el
término usado para describir la masa de una roca en base a su aspet: to general.
Las rocas sedimentarias forman capas o estratos y se dice que su estructura es
estratificada. Otro tipo de roca se presenta en mantos que también tienen esta
apariencia, debido a que su contenido mineral varía y se repite cm capas, din-
dole un aspecto de roca estratificada, aunque no lo es realmente. Las amplias
capas de rocas cerca de la superficie sujetas a un rompimiento o fracturamien-
to a lo largo de planos horizontales (figura 3) también dan la impresión de
estratificación, aunque dichas rocas puedan ser ígneas o me tamórficas. En mu-
chas rocas metamórficas se observan diferentes bandas debido a la alineación
y separación de las capas de distintos minerales. Este proceso se conoce como
exfoliación y es uno de los indicadores que utilizan los geólogos para identifi-
car las rocas metam6ñicas. Una roca cuya estructura interna, ya sea foliada o
estratificada, no se puede apreciar a simple vista, pero que parezca ser homo-
génea, se le llama roca masiva. La palabra masiva no tiene aquí su significado
usual "de muy grande", sino el de compacto; se le apijca a rocas que debido a
su estructura interna se componen de bloques que no presentan exfoliación ni
fracturas.
El tamaflo del grano se mide en milímetros y se clasifica en tres categorías
principales. Las rocas de grano grueso tienen cristales de más de 1 mm y es fácil
observar que están compuestas de minerales de diferentes colores. El tamaf'io

"
'º TfpOldf!,0(01

T-)~·-St_ _ ...
·-u.~-----·-- m--•
,,_ ..
.... - -..

- - - --- --·-""
_ ,,.,_
G-

,.,,,., _
~~-
&_,,,,..,_,,,
Gr_.,.,._~ ,.,,,,,,,.._,, ...
~,,., ... $0"1.drb J01. d~lat
_......_

:•rr.-...
-:-:- "'--
j ....__ -;:::::::::
e-
. ...,__(JI)

-
~(10)
e-• llndui(ll) """*""
olto{ll )
"" ·-
.......

!
..... _........._
::=""',._.,...
~•-(12):~
=~)
~!
(4l)

! ¡ ::.:(~::::. i
...
e-•
¡¡

]
~
--""'º-
--~1,lllf...._ll>t;

..
.......... -....(14): 151.
==~'l+ imw
!
~
!
-
""
~ Tobo(l4) Silo•C44J
:.:-
~
F.....,Oto(IJ)
Ptum..-.(H):

.. .............
u
r....,.i;.talWblo

-
Ulnolila(l7): JO'I.
i-rtb!ao•-- ~
r-...c•,,

-·-
,\:Jilii.{11): 50'4

"" T - C"ldo
e-
-~-
f'_..i;ta.-a...(t9)

-
""""
( M)
-••rl!M c.rtilm(4')

o-<•1>
7lpo1dtroca1 31

--··~
·-
-(61)
l'!ro.oi-(0 1)
;
hrldolito(Ol)

--
0
Cmbo(Sl) Minnol(U)

~....=-
,.....,_
~-(Ol)

Etq..i.tc>(SJJ

0b&ldiouuo(14)JRctinl.. (8.S)
32 Tfpo1drroctU

de l grano de algun as rocas igncas puede ser de varios centímetros y estos gnn-
des cris1ales, llamados fenocrista/es, pueden estar encajados en una matriz de
c ristales mis pequenos; a esta estructura los geólogos la denom inan porfírica.
El !amano medio de l grano es inferior a los 60 µm, que es aproximadame nte el
límite de la capacidad de l ojo humano para detectar cristales sin ayuda de len-
tes de aumento. Las' rocas de grlllo fino tienen por lo general una superficie
opaca que se puede comparar con el acabado ma te que se usa en fotografia .
Las rocH igneas que se han enfriado lentamente en las capas profund as de la
corteza terrestre, contaron con el tiempo necesario para formar grandes cm.
tales, a diferencia de aq uellas fonnad as por lava cerca de la supeñ icie, donde
el rápido enfriamiento y crist aliución sólo permitieron la formación de crista-
les muy pcquenos. Estos cristales se pueden ve r cuando Ja ro<:a se estudia bajo
el mic roscopio. Con algo de prict ica se puede determ inar si una roca es de grano
medio, observando bajo una luz brillante los destellos de la luz reflejada por Ja
superficicde los cris1alesrotos.
La composición qu ímica de tas rocas ígneas es otro criterio para clasificar.
Hay cuatro grupos: ácido, intennedio, básico y ul trabásico. Los ténni nos que
se ut ilizan lo detennina la cantidad de Si0 2 de la roca. El Si0 2 se combina con
otros clcmen los y forma los minerales silicatados (o s.implemen1e silicatos); el
proceso es similar a aqm! I en el que se airega ácido a una base formándose sal
y agua. En la química de las rocas, las partes fundamen1al es son los elementos
magnesio, hierro, calcio. wdio y potasio. Cuando hay suficiente Si0 2 pllll com-
binarse con dichos elementos, la roca se llama intermedia y estari compuesta
principalmente de feldespatos y algunos minerales ferromagnesianos, primor-
dialmente homblenda. Si hay una cantidad suficiente de Si0 2 para combinar-
se con otros elementos, se fonnarán cristales de cuano y la roca se clasificará
como ácida, aunque esta de_n ominac ión no significa que sea ácida en el sentido
usual del térm ino. Las rocas ígneas básicas cont ienen más magnesio y hie rro y
menos Si0 2 , pero éste puede estar presente en una cantidad mayo r de la que
se requiere para combinarse con otros elementos y este mínimo excedente pue-
de fonnar cuarzo en una cantidad aproximada al 53 de la composid6n mineral
total. Lu rocas ult rab&sicas contienen menos de l 45% de Si0 2 y los minerales
que las fonnan tienen un bajo contenklo del mismo. El olivino es uno de estos mi-
nerales y es el constituyente comlin de las rocas ultrabásicas. A causa del alto
contenido de magnesio y hierro, los minerales son de coloc verde obscuro, po r-
que su contenido de feldespat os es menor del 303 y la roca adquiere un color
Qbscuro. El color no es un buen indicador de la composición quimlca de la r~
ca, 1 menos que sea de grano grueso o de tamano mediano. En tanto que las
rocas ígneas ácidas de grano grueso o tamafto mediano son de color claro debi-
do al alto contenido de minerales claros, como Cuano y fel despato, el mismo
material químico cuando cristali1.a muy rápido adquiere un color muy obscu-
ro; laobsidia na y la retinita pueden ser casi negros.
Rocas(gneas 33

ROCAS ÍGNEAS

Granito

El granito es una roca ignea-4cida de grano grueso, oompuesta esencialmente por


otros minerales: cuarzo (10 a 253), feldespato (60 a 803), mica (2 a 5%) y
algunos otros componentes secUndari os, presentándose con frecuencia el mi·
neral de boro, turmalina. Les feldespatos son principalmente del tipo Na- K,
o rt odasa y perlita, pero por lo general hay cierta can tidad de plagioclasa, el
feldespato de Na-Ca. Si hay más plagioclasa y menos feldespato de Na-K, la
roca se clasifica como granodiorita. Con menos cuano, en cuyo caso Ja roca se
compone casi por completo de feldespato, hay una transición a sienita. La mi-
ca del granito puede ser la incolora, pero brillante muscovita o la biotita de co-
lo r café oscuro o negro. La turmalina por lo general es de color azul oscuro y
se presenta en n cimo1 de cristales de fonna acicular o en vetas.
El granito se fonna por la crirt&lización lenta del magma, debajo de las
cadenas montaflosas que se encuent ran en proceso de elevación ocasionado por
los intensos movimien tos e!~ la corteza terrestre y eJ manto superior. El magma
que se escapa a la superficie y el arrojado en ella por los volcanes forma riolitas
y tobas, que en realidad es granito, pero de grano fino. El proceso de formación
del granito puede durar varios millones de afias, tiempo en el cual el material
rocoso permanece caliente; su lenta cristalitación principia cuando se agota la
fuente de calor, existiendo el tiempo suficiente para el desarrollo de grandes
cristales y , en consecuencia, la formación de una roca de grano grueso. Durante
las últimas etapas de evolución de las intrusiones graníticas, pequeflas porciones
del líquido granítico residual penetran en las rocas formadas con anterioridad
y dan lugar a las vetas, que se enfrían relativamente rápido produciendo micro-
granito, el cual, en ocasiones, se denomina felsita. Este granitoide de gran o me-
dio está constituido por cristales cuyo tamaflo varía de 0 .005 a 1 mm, pero
puede con tener también cristales de feldespatos de un tamaflo superior a ¡cm;
en este caso, se dice que es de estructura poñírica. La pegmatita es una clase
de granito con cristales de cuarzo y fe ldespato muy grandes, de hasta 5 cm de
longitud, encajados en el centrodelaveta(figura5).
Después de la elevación y erosión de las montanas, sus núcleos paníti-
cos quedan expuestos en la superficie, en forma de aflo ramientos, Jos cuales
pueden tener miles de kilómetros de longilud por cientos de ancho; son masas
alargadas que siguen las líneas de antiguas cadenas montaí'losas. Estas pandes
masas gran íticas se llaman batolitos, término derivado del griego qu e significa
"roca profunda". La roca que circunda al granito se denomina roca encajonan-
te. Debido a las enormes fuerzas que acompañan a la intrusión, incluyend r> ias
fuerzas co rtantes, la roca encajonante se encuentra bastinte deformada, con
excesivos pliegues, grandes y abunda ntes fracturas (fallas) y diaclasas y se puede
Ttpo1dtrOC11I

==~=s~~_{~
'------' VbllenpilnU.
"""'

"'
(d)

~Fe!deqiito ...
Flp.n S Granito: a) batolito de ¡ranito; b) aección vertical de lln complejo cirell-
lu de granito ; e) pegmatita: ti) annito; t} microgranito.
Tipo1dtrocai

==~~{~~~
'--------' Vistaenplanta
'"'""'

"' "'
'20cm
--'

~Feldespato... ...
Fipn S Granito: a) batolito de granito; b) seccibn vertical de un complejo circu-
lar de granito; e) pegmatita; d) granito; t ) microgranito.
Rocr11ígn r 1U
"
fonnar clivaje pizarroso en alguna1 rocas de grano fino adyac:entesalaintrusión. El
calor liberado por el enfriamiento y cristalización del magma granítico, modi-
fica Ju rocas contiguas mediante el proceso denominado metamorfismo térmico
(o de contacto). Se fonnan minerales nuevos y la roca encajonan te se hace muy du-
ra, debido a las altas-temperaturas, recibiendo el nombre de comcana. La zona de
metamorfismo térmico puede tener un radio de varios kilómetros a partir del
margen granítico o sólci' unos cientos de metros, dependiendo de la cantidad
de calor proveniente del magma. Algunos magmas graníticos debie ron ser tan
calientes y activos que la zona de contacto con la roca encajonante no está bien
definida, por ello las dos clases de roca estan muy mezcladas, Jo cual da origen a
una nueva roca Uamada migmatita. Cuando el contacto entre el granito y la roca
encajonante es abrupto y sólo se origina una estrecha zona de metamorfismo
ténnico, la energía que transmitió el granito fue poca. Las rocas de lu zonas
fuera del área del metamoñismo ténnico a menudo contienen manchas de 1 a
3 mm de tamafto, que inclican Jos sitios de un nuevo crecimiento de minerales
que ya no pueden convertine en cristales de gran tamatio, fonnando un nuevo
tipo de roca, debido a que el calor disponible no fue suficiente para comp1etar
su transformación. La zona que circunda el área de metamorfismo por contacto
se denomina aureola del metamorfismo.
Los elementos metálicos como estano, cobre, plomo y zinc, que pueden
estar presentes en el magma granítico, no e ntran en la estructura cristalina de
los minerales del granito (cuarzo, feldespatos, etc.) , sino que permanecen en la
solución hidrotérmica que escapa desde la masa en proceso de enfriamiento
hacia la roca encajonante contigua. Cuando estas soluciones mineralizantes se
enfrían, se precipitan los minerales metálicos formando vetas en la parte exte·
rior del granito y en la roca encajonan te. La figura S muestra las estructuras de
roca asociadu con el granito.
fJ agua, a6n como vapor 10brecalentado, si queda atrapada y no puede es-
capar, produce un efecto destructivo sobre el feldespato del granito, disuelve
el sodio y potasio del feldespato y lo convierte en caolinita. Grandes masas de
granito pueden Er caolinizadas y cambiar de roca dura a un estado de roca sua·
ve y deleznable, en donde el cuarzo, algo de feldespato sin descomponer y la
mica, pennanecen unidos por una areilla blanca y suave, la cual puede consti·
tuir arriba del 20% del volumen total de la roca. La caolini:zación también se
produce por intemperismo superficial del granito bajo ciertas condiciones cli·
máticas, pero en un clima tropical húmedo la descomposición del granito es to-
tal, incluyendo el cuarzo, debido a que los componentes minerales se lixivian
por la continua acción de la lluvia. Como resultado de este proceso, se f0nt1a un
material café rojizo compuesto principalmente de hidróxidos de hierro y alu·
minio qu e recibe el nombre de laterita. En la profundidad de las montafias, el
granito se encuentra sometido a muy alta presiórt". Debido a los procesos de ele·
vación y erosión, el granito que se ubique a una profundidad de 10 m, se hbe·
ra de la presión, se expande y, al hacerlo, se fractura. Estas fuuras fonnan un
patrón geométrico regular de discontinuidades dentro de la roca; un conjunto
36 Tipo1 de rocas

más o menos horizontal, como la5 rocas sedimentarias estratificadas; otros con
tendencia vertical e intersecciones mutuamente perpendiculares, dando como
resultado que el granito en la superficie tiende a romperse en bloques de fonna
rectangular.
El agua se fütra" en la roca a través de las discontinuidades y la intcmperi·
za, de tal mane ra que los, bloques de granito se elevan por encima de la superfi-
cie en fonna de columnas. En las lsJas Británicas estas fonnas topográficas se
llaman ton. Afloramientos graníticos aún más espectaculares se localizan en
África, donde se les llamainselbergs (''montanas insulares") .
Las características del granito que interesan al ingeniero son : el estado de
caolinizaci6n y la distribución, uí como la frecuencia y orientación de fractu -
ras. El grado de inte mperismo del granito entre S y !O m de profundidad puede
ser elevado y, en consecuencia, no se de ben levantar ahí cimientos para grandes
construcciones o estructuras. Su parte superior intemperizada se compone de
fragmentos residuales de roca en proceso de descomposición , me zclados con
cuarzo y feldespato e n forma de arena , así como arcilla que, por lo general , es
de color café debido a Ja presencia de compuestos de hierro. En climas templa-
dos y hUmedos, la roca madre puede estar a unos cuantos me tros bajo la super-
ficie, pero esta profundidad puede ser variable. En climas tropicales el espesor
del depósito superficial de laterita puede ser tan grueso que los cimientos para
construcciones se deben disenar como si estuvieran sobre una base de arcilla,
pues el costo de excavación hasta alcanzar la roca madre sería muy alto.
A mayor profundidad es posible encontrar lentes de granito muy caolini-
zado, inclusive abajo de un granito de buena calidad . Esta ha sido la eXperien-
cia que sucedió con algunas presas construidas sobre basámento de gr.mito en
el suroeste de Inglaterra. En lugar de mejorar Ja calidad a profundidad, COfTIO
se podría esperar, se ha encontrado que disminuye la consistencia del granito;
por lo tanto, hacer excavaciones más profundas para detectar un granito más
sólido es una falsa esperanza. En estas condiciones, lo apropiado es inyectar se-
lladores en la roca porosa con objeto de hacerla sólida. Aunque habitualmente
se considera al granito como una roca muy dura, y por esta caracterislica del
granito es que se le emplea como bloques de construcción y como q;repdo en
el concreto, se debería tene r presente que los valles fluviales tienden a abrir su
lecho en las partes donde la roca es más débil. La ubicación de un ....ale fluvial
en detenninado lugar puede ser establecida probablemente por la precncia de
una roca débil debajo del mismo. Po r lo tanto , un sitio que en todos b apcc-
tos parece ideal para construir una presa, puede presenta r característicm muy
inadecuadas, no obstante que la capa superficial de las partes más altal y a los
lado s tengan rocadebuenacalidad(figura6).
La riolita es el correspondiente e.x trosivo , de grano fino, del maena gnní-
tico que escapó a la superficie a trav~ s de una l:rupción volcánica. La nx:a lí·
quida puede emerger como flujo de lava, formando una masa de riolita cumdo
se enfría y solidifica, o puede e xplotar a causa de la fuena expanlÍff. de• con-
tenido de vapor sobrecalentado y convertirse rápidamente en panícWa ,de poi-
Rocuíg11ea1 37

Fi(ur1 6 Malas condiciones para construir una pre$1 sobre granito.

vo que caen a la superficie y se acumulan en capas de tobas. Los fragmentos


de mayor tamano fonnan un tipo de roca denominado aglome rado. La lluvia de
nubes de vapor formadas sobre un volcán en erupc:i6n se condensa y, al caer,
se mezcla con el polvo y se convie rte en una corriente de Jodo. Estas se cono-
cen como rocas piroclásticas y son de composición muy variable debido a los
violentos y múlt iples fenómenos asociados con las e rupciones volcánicas.

Diorita

Li diorita es una roca ignea intermedia de grano grueso, compuesta principal·


mente de feldespato blanco, feldespato Na·K y plagioclasa, asi como homblen·
da, que es un mineral ferromagnesiano de color verde. El contenido de cuano
puede llegar a alcanzar hasta el JOo/o.. La roca tiene un color que varia de blanco
verdoso, cuando consiste principalmente de feldespato, a verde, cuando tiene un
contenido mayor de homblenda. Es un tipo de roca de transición entre et gra·
nito ácido y la dolerita básica; se convierte a dolerita cuando contiene mayor
cantidad de calcio, magnesio o hierro; también se encue ntra en forma de augl·
ta y homblenda. Cuando contiene mayor cantidad de sodio, potasio y SiOl la
roca varia de granodiorita a granito. La microdiorita es la variedad de grano me·
dio de la diorita y se presenta en pcquenas masas en forma de diques y diques-

Andesita

La andesita es una roca ígnea común, producto del vulcanismo y recibe su nom·
bre de la cordillera de los Andes en América de l Sur. Tiene básicamente la misma
composi::i6n química que la diorita, pero es de grano fino y puede contener
algunos cristales nítidos y rectangulares de plagloclasa, de más de 3 mm de
largo.
38 Ttpordtrocu

Obsidianayretinita

La obsidiana y la retinita son rocas ígneas de grano muy fino, solidificadas in·
mediatamente después de una erupción. Ambas son parecidas a1 vidrio, de co-
lor obscuro u opaco, muy dpras y quebradizas. La retinita es similar a la escoria
que produce la fundición de metales. La obsidiana es una fonna natural de vi-
drio, tiene la misma superficie brillante, pero es de color gris obscuro o negro.

Gabro, dolerita y basalto

Estas son tres rocas ígneas del grupo denominado básico , por el alto contenido
de magnesio, calcio o sodio en su composición química, en comparación con
la de las rocas ígneas ilcidas. Dichas rocas tienen mayor cantidad de hierro que
las leidas y es este elemento, contenido en los minerales silicatados denomina·
dos ferromagnesianos, el que da el color verde a las rocas. Aproximadamente,
la mitad de la composición mineral está constituida por los ferromagnesianos
olivino, piroxeno (augita) y homblenda; la olra milad es el feldespato plagio-
clasa, el feldespato de Na·K puede estar presente, y el cuarzo, si no hay olivino
en la roca. Los óxidos de hierro y titanio, por lo común, son componenles se·
cundarios, se encuentran en un porcenlaje de l 2 al 33. De esto !IC desprende que
hay muchu variedades: gabro de olivino, dolerita de olivino, dolerila de cuarzo
y muchos otros.
El tamal!o del grano de estas rocas varía desde el gahro de grano grueso, con
cristales mayores de O.OS mm, seguido de la dolerita de grano medio (O.OS a O.S
mm) huta el bas.aJto de grano fino(menosde O.OS mm). En EE. UU.,el nombre
para Ja dolerila es diabasa, pero en la terminología británica esta denominación
se usa para designar rocas ígneas b.isicas que han sido afectadas por metamorfis.
mo térmico, y que presentan cambios en el contenido del feldespato, plagioclasa
y de otros minerales.
Todas estas rocas presentan divenas tonalidades del verde. principalmente
del ve rde grisiceo al verde obscuro. El color mú obscuro indica un contenido
mayor de hierro. El intemperismo de los minerales ferromagnesianos produce
hidróxidos de hierro y arcilla de color café, y cualquier coloración de este tipo
es indicio de desintegración de la roca. Una roca básica sometida a un intem·
perismo extremo produce una masa de material café obscuro. Las fracturas
de la roca generalmente tienen la misma alineación que los minerales color marrón.
Estas rocas son muy resistentes porque su estructura cristalina (figura 7e)
se compone de cristales de feldespato, de forma tubular y orientados al azar,
incrustados entre otros minerales, principalmente au¡jta; de modo que toda
la masa se .puede comparar con un pl3stico reforz.ado por fibra de vidrio. De·
bido a su gran resistencia, estas rocas se utilizan como agregados en la mezcla
de concreto. El gabro y la dolerita se presentan en forma de diguestratos y di·
ques (f¡gura 7); las masas más grandes presentan granos de mayor tamai'lo, ya
que su enfriamiento ha sido más lento debido a su mayor volumen y, por lo tan·
RocaJ(gntaJ
"
(•)
Cuclkivolc;ínico

~B~ to liilJA¡Jommdo
E'::'.J Dolcrita [:;;]i-·
~ Gabro [illRon cncajo nante dearc niM:a

"'

Fiaun. 7 Secuencia gabro-dolerita-basalto: a) sección a tiavés de un volcán; b)


diquestratos y diqueJ intrusi.onllrldocalizas;c) tobas estratificadas y bandas de
aglom erados; d) complejo volcinico compuesto de cuello, dique1trat0& y diques;
t)secci6n micr0$C6pica de una dolcritaconaugita,cristalcsrectangularesdefcl-
despatosymagnetitancgra;flbasaltocolumnarcon diaclasas.
•• Tipo1deroct11

to, mayor energía calorífica almacenada. A menudo, las discontinuidades tienen


densidad y orientación irregulares, a diferencia del arreglo habitualmente regu·
lar que se observa en los granitos. Los planos de las diaclasu son irregulares y
es difícil excavar en la roca por lo que es M«Urio dinamitv {figura 8). Algu-
nos cuerpos de dolerita que se encuentran en los diquestratos tienen una es-
tructura columnar nítida (fiiura 7/), cauud1 por el proceso de con tracción
durante el enfriamiento de la roca liquida.
El material liquido (magma) proviene de las zonas profundas de la corte-
za terrestre, escapa a la superficie y mediante la ex trusión de lava de las erup-
ciones volcánicas fonna basalto.
El basal to es una roca ígnea de grano fino, de l mismo origen que la doleri-
ta y el pbro, pero que dcsp~s de alcanzar la superficie a invés de Ja erupción
volcánica, cristaliz.11 durante un rápldo enfriamiento en minutos u horas y los
cristales no tienen suficiente tiempo para alcanw un tarnaflo tal, como para
se r vistos a simple vista sin microscopio. El tamallo de cate g11mo es menor a
0.05 mm, límite del tamlflo de grano que se puede observar sin nece1idad de
micros.copio. Puede haber algunos cristales mí.s grandes que se desarrollaron
cuando el magma estaba aún bajo la superficie, antes de la erupción. La compo-
sición mine ral del basalto es aproximadamente mitad pi ro:ii:eno y mitad plagio-
clua, hasta coo 5% de 6:ii:ido de hierro, generalmente magnetita, Fe 10 •. Puede
estar presente el olivino (basalto de olivino), así como algo de cuino, pe ro sin
olivino, en cristales sumamente pequenos o bien, en form a de vidrio entre los
cristales de otros minerales. El vapor atrapado en Ja roca líquida despu~s de la

Ff¡pra 8 Zona intemperiuda sobre un diquestJato doleritico: o) dolerita nueva;


b) zona intemperizada; e) pizarra; d) zona de falla; e) apOfisis menor dtl diques.-
trato; f) cabecera de Ja roca. Se observa un modelo tipico de fracturamiento
incgular; Ja zona inlempcriuda pasa gradualmente de bloque$ sueltos de dole-
rita hasta arcilla cafe en la cima. los pozos de so ndeo para determinar Ja pro-
fundidad hasta 11 cabecera de la roca, podrlaencontrltf'Un gran bloquc g) que
por error podría ser considerado como !a c.becera. En h ) 11 dolerita esti 5 m
a~o de la superficie; aquí las txtaYlciones para cimenllciones, alcantarillado,
etc., podrían encont rar un cambio repentino de la pizlllTI blanda a la doleri ta
dUfa, que serla necesario dinamitar. No hay indicios superficiales de esla mua
rOCOS1$Cpdt1da.
Roca1ipmu ..
erupción se expande y fonna burbuju de gas, las cuales despul!s de condensar-
se pueden reaccionar con la roca caliente y fonnar otros minerales dentro de
los poros. dando a la roca un aspecto moteado. Cuando los poros se rellenan
tienen un aspecto ami8:daloide.
El basalto x encucn'1a en conos volcánicos; durante la erupción nuye co-
mo lava hacia los vallct, se cristalil.a y fonna grandes depósitos. La lava tam bH!n
puede escapar a la superficie por extensas fr.cturr; de la corteza terrestre, fe-
nómeno que se conoce como erupcionCJ de fisura; este derrame cubre amplias
zonas debido a su gran movilidad . El basa lto de esta clase de erupc ió n se depo-
sita en fonna de mantos y, en algunos lugares, se le puede ver como una capa
de roca muy obscura sobre la cima de los montes sirviendo como una cubier·
ta protectora que disminuye la erosión. La Java de basalto tambil! n puede ser
lanzada por la explosión de vapor sobrccale ntado que la convierte en una den-
sa nube de gotu. Estu se solidifican en el aire, mientras caen, y constit uyen
depósi tos de ceniza volcánica. Los bloq ues mlis grandes fonnan las llamadas
bombas volcánicu. Est os depósitos piroclisticos se denominan tobas, cuando
son de grano fino, y aglomerados si son de grano grueso. Figura 7c .
Po r regla general, el colo r del basalto es neg rozco o verde obscuro, pero
puede ser rojizo o marrón, debido a que mediante la oxidación los minerales
se convierten en óxidos de hierro. que son de color rojo. La textura puede ser
muy rugosa y puede haber muchos poros que los geólogos llaman vesiculas.
Esto hace a la roca muy pcnneable y el agua puede penetra r con facilidad y
transformarla en suelo. El basalto intempcrizado se denomina laterita fósil. La
razó n por la cual la gen te elige para vivir las peligrosas cercanías a los volca nes
es que el suelo fonnado por estas rocas volcánicas es muy rico en nutrien1es pa·
ra las plantas, como el potasio y el fósforo , así como elementos traza y, por lo
tanto, es muy fértil.
La contracción de la lava basáltica durante el enfriamie nto, en ocasiones,
da lugar a un espectacular patrón de discontinuidades, como son las columnas
1n
vert icales (figu ra de fo rm a hexagonal . Los ejemplos más conocidos son: la
Calzada de los Gigantes (the Giant's CauSt'way) en el noreste de Irlanda y en
la Caverna de Fingal (Fingal's Calle) en la Isla de Staffa, en las fübridas, frente
a la costa noroeste de Escocia.
El basa.lto es duro y dificil de excavar, requiere del uso de dinamita (explo-
sivos). Se puede esperar que durante las excavaciones se encuen tren lentes de
ba.saho muy intempc rizado. Los fren tes de rocas escarpadas son por lo general
es1ables debido a La naturaleza irregular de las discontinuidades, pero pueden
desprenderse pcquenos bloques del frent e que pondrían en peligro la vida de
las personas que se encuentre n abajo. La composición de la masa total de la ro·
ca puede varia r mucho a causa de las capas de toba y aglomerado dentro del
basalto; tambié n puede haber grandes bloques de otras clases de roca en las
proximidades del cuello volcinico. El inge niero geot«: nico debe estar prepa-
rado para encontra r condiciones muy variables ianto en las rocas como en el
subsuelo de la zona íniemperizada localizada debajo de la cabecera de la roca.
TfpOldtfOCIU

El bualto fresco (gris verdoso obscuro) hace muy buena mezcla para el con·
creto.
La taquilita es una fonna de basa1to de grano muy fino, de textura cui ví·
trea y con frecuencia es vesicular.
Las rocas pirodisticu están compuestu por rocu voltanicu constituidas
por partículas sólidas o fragmentos que han sido \anz.ados al aire (piroclastos),
1 diferencia de las que pennanecieron como mua liquida huta cristalizar. Las
tobas y aglomerados pertenecen a este grupo. Inicialmente estin sin consolidar,
pero a medida que se acumulan las capas, el material se endurece y forma una
roca sólida. Las rocas con piroclastos de mayor tamallo se localizan mb cerca
del volcán, pero cuando hay erupciones de gn.n magnitud el polvo fino puede
desplazane a grandes distanc ias, inclusive alrededor del mundo y permanecer
en Ja parte superior de la atmósfera duran te muchos anos. Debido a que Ju
erupciones volcfnicu precipitan fuertei lluvias causadu por el vapor conden-
sado, el material pirodútico cerca del volcin a menudo se convierte en una
corriente de lodo, que se extiende hacia el exterior y, finalm ente, se solidifica
a medida que se ev1por1 el agua de la masa. Las corrientes de lodos volcinicos
se caracterizan por su composición muy variada. Con frecue ncia se prese n·
tan paquetes de roc.s muy descompuestas dentro de una roca ligeramente
intemperizada. Es muy probable que este tipo de roca ocasione diftcultades
debido a su naturaleza irregular, no homogfoea y a la distribución de los
poros.
Las rocas ultrabásicas t ienen bajo contenido de smce, menos de 45% y un
mayor contenido de magnesio, hierro o calcio, los cuales se combinan con el
silicio para formar los minerales ferromagnesianos de color verde obscuro: o li·
vino, piroxeno y homblenda, que son una variedad común de este grupo de
rocas. Los minerales obscuros comtituyen mis del 703 de esta roca que tiene
un color que va del verde obscuro huta el negruzco. El resto de la composición
mineral es primordialmente plagioclas.a rica en calcio y óxidos de hierro que pue-
den conte ner titanio.
Estas rocas se fonnan en las profundidades de la corteza terrestre , median·
te una lenta cristalir.ación de l material que procede desde el manto superior.
Posteriorm en te pueden emerger a la superficie, después de un movimiento que
provoque la elevación de la corteza. Las rocu ultrabásicas también se pueden
originar en las grandes intrusiones ígneas, cuando los primeros cristales de los
mineniles fe rromagnesianos. por su mayor densidad, se hunden huta el fondo
de la masa que se encuentra en proceso de enfriamie nto y concentración.
La piroxenita es un tipo de roca que se compone básicamente de piroxeno,
tam bién denominada augita. -
. La peridotita es una roca cuyo principal componente es el olivino; también
se le Uama peridota cuando tiene la calidad de gema. Las serpentinitas se c:om·
ponen de silicatos de m1&11tsio hidra tados, serpentina y talco. La serpentina es
un mineral GhIOIO, semejante 1 un tipo de asbelto; el taJc:o es un mineral muy
suave, jabon0$0 al tacto. La sensación rnbalosa de la supeñ lCie de estas rocas
Rou1sedlmentariJJ1 43

se debe a los cristales aplanados. Se supone que el grupo de rocas de la serpen·


tina se forma por la reacción de un magma ultrabás.ico con el agua.
Como las rocas vltrabásicas están compuestas principalmente por minerales
ferromagnesianos, cuya superficie no es estable bajo condiciones de intemperis-
mo, todas originan problimas geotécnicos cuando se encuentran cerca de la su·
perficie.

ROCAS SEDIMENTARIAS

Estas rocas pueden clasificarse en dos grandes grupos. Uno se compone de ma-
terial que ha sido transportado por el agua, viento o hielo al área de deposición.
Este material se denomina detritus y las rocas que forma reciben el nombre de
rocas detríticas sedimentarias. El otro grupo se compone de material fonnado
por la precipitación química de minerales por medio del agua, o por la acumu·
lación de residuos orgánicos de plantas y animales. Como en los lagos y mares
donde se formaron estos depósitos pudo haber ríos que desembocaran ahí y
transportaran material detrítico, en muchos de ellos se encuentra una mezcla
de detritus y diversos materiales formados químicamente que debieron haber
actuado como cementantes del detritus transportado desde otros lugares, para
convertirlo todo en una masa sólida. Por lo tanto, hay muchos tipos intennedios
entre rocas sedimentarias detríticas y el grupo orgánico de origen quimico.
Las rocas salinas se forman de sales disueltas que se preCipitan en aguas que
desembocan en lagos o mares interiores de climas áridos. La alta evaporación
del agua, provoca que las condiciones químicas del lago estén cerca o sean supe-
riores al nivel de saturación de las sales del agua. Entonces, la sal se precipita y
forma un depósito en el fondo del lago. Cuando la entrada de agua que contie·
ne las sales disueltas es igua1 al grado de evaporación, hay un proceso continuo
de precipitación y, por Jo tanto , se forman grandes depósitos salinos (evapori-
tas). La halita es cloruro de sodio (NaCI), a la que comúnmente se llama sal de
roca o sal de cocina, ya que se utiliz.a en los alimentos, así como para derretir
la nieve de carreteras y calles. La anhidrita (CaS0 4 ) y el yeso (CaSO, · 2H 2 0)
son sulfatos; se emplean en las industrias química y de la construcción. Hay mu-
chas otras variedades de rocas salinas; todas se componen de minerales en fonna
de carbonatos, sulfatos, cloruros y boratos; todas tienen igualmente usos im·
portantes en la industria química. Los depósitos salinos, por lo común, se en-
cuentran intercalados entre los sedimentos de grano fino como la arcilla, marga
yfangolitas.
El sílex y el pedernal son variedades hidratada! de s11ice (Si0 2 ), que se for·
man bajo el agua. El primero se presenta en capas delgadas que no alcanzan 10
cm de espesor, mientras que el segundo se presenta como nódulos de formas
muy irregulares (figura 9h). El pedernal se encuentra en la creta, una roca car·
bonatada de edad cretácica, pero el sílex se encuentra en todas las formaciones
sedimentarias de todas las edades remontándose hasta el Precámbrico.
« Tipol d t fOClll

"' '"

!<)

"'

.,

'"

Fiaura 9 Variedades de rocas sedi mentarias: o ) conglomerado; b) brc1:h1 ; e)


1rauv1ca de &rano srucso ; d) arenisca con esuatificación Ourill; e) pizarra
arcillon; /) fangolill ; 1) lile.o:; h) pcdemal; i) are nisca angulow (xrit) al mi<:ros-
copio;j) caliu fosiliíera.
Roct11xdiment11ria1

Ambas rocu son muy duru y no lu raya el acero (que es 11 prueba más
fácil para su identificación). Son poco resístentes a las fuerzu de choque; el pe·
demal se astilla cuando se le golpea con un martillo de geólogo . E1 similar al
vidrio cuando se le golpea c:on martillo y se rompe en cuftas o astillas muy fi.
losas, propiedad que dunnte Ja Edad de Piedra se aprovechó para raspar, ela·
boru puntas de flechu, así como para fabricar o tros artefactos. El pedernal es
de color gris a gris obscufo cuando está fresco, pero bajo la acción del intempe·
rismo se toma caf~ claro o casi blanco (pátina); el silex es, con frecuencia, de
este último color o caf~ obscuro hasta casi alcanzar el negro. El color es varia-
ble y depende de lu condiciones químicas del agua en la cual se formó la capa
de sllex. La mejor manera de identificar este material no es por el color, sino
por la prueba de la raya. En la figura 9g se muestran bandu de sílex.
Gracias a su dureza, estu rocas resisten el intemperismo y la erosión, y for·
man depósi tos de grava y arena de grano grueso en valles fl uviales y a lo largo
de costas, de donde se les extrae y emplea como mezcla de concreto. En una
zona donde exista s11ex en capas delgadu y nódulos de pedernal se pueden ex-
cavar con fac ilidad, pero las capas gruesas de sflex requieren del uso de explo.
sivos. Por ser una roca dura, fnigil e inflexible, el silex presenta por lo común
muchas fracturas , especialmente cuando 11 formación de la roca ha sido some-
tida a un plegamiento. La fonnación Oialk, donde se encoentra el pedernal es
una variedad de caliza blanda, que se puede romper·si.n dificultad con un ras-
pador y los nódulos de pedernal saldrán de la masa de roca fácilm ente .
El carbón fonna depósi tos en capas que reciben el nombre de mantos, in·
terestratificados con pizarras arcillosas y areniscas que se encuentran en forma-
ciones del carbonífero superior. Este material se formó inicialimnte en un gran
depósi to de turba, una masa de res tos de plantas preservadas de la descompo-
sición, por haberse acumulado en cuencas en descenso de la corteza terrestre,
en condiciones de estancamiento y ambiente químico reductor. Un depósi to
tipico de carbón contiene una mezcla de sedimentos porque las condiciones
de deposición fueron variables. Después que el depósito fonn6 una gruesa ca·
pa de tu rba, el mar invadió la zona y la sepultó bajo una capa de lodo; entonces,
las condiciones cambiaron de nuevo y se depositó la arena. CambiOI posteriores
en el nivel del mar perm itieron a la zona convertirse de nuevo en tie rra, lo que
facilitó una nueva formación de t urba. Esta secuencia de procesos se repitió
varias veces, dando como rewltado la aparición del carbón fonn ado por la des-
hid ratación y compresión de todo el cúmulo de sedimentoa. Al perder el agua
la gruesa capa de turba, el espesor se redujo considenr.blemente, pero el mate-
rial aú n contenía muchos h.idrocarburos y, en este estado, se le conoce como
lignito. La compresión posterior expulsó los hidrocuburos volátiles, convirtien-
do al lignito en carbón. Los procesos que fonnan la roca comprimida pueden
continuar en presencia del calor hasta que aproxiritadamente el 97% de lama-
sa se componga de carbón puro, que entonces recibe el nombre de antracita.
Durante la compresión, el lodo y Ja arena del depósito original se endurecen y
convienen en pizarras arcillosas y areniscas. Como todas las capas son delgadas,
•• TiPo1deroca1

del orden de SO cm, la masa total de la roca se puede excavar con facilidad. La
extracción de capas de carbón no es redituable si no tienen por Jo menos 1 m
de espesor, a menos que influyan otros factores, como la ausencia total de man·
tos de carbón en una zona donde hay demanda, pero para satisfacerla habrá que
recurrir a depósitos sit~dos a miles de kilómetros de distancia.
Las variedades de plantas que fonnan el depósito original de turba apare-
cieron sobre la tierra hasta después del periodo Devónico, por lo tanto, no es
posible encontrar carbón en rocas de edad anterior al Carbonífero.
EJ conglomerado y la brecha son dos variedades de rocas sedimentarias de
grano grueso. Se componen de guijarros cementados por material de grano fino
como arcilla, lodo, arena, cuarzo, óx.ido de hierro (rojo) e hidróxido de hierro
(café). El nombre de estas rocas depende de la fonna de los guijarros: los redon-
deados se presentan en los conglomerados y los angulosos en las brechas (f"¡gura
9a, b). Muchas rocas contienen material tanto redondeado como anguloso; en
este caso se emplea el ténnino conglomerado o el de rudita, un término general
que abarca ambos tipos. Estas rocas se forman por la acci6n de la erosión y la
sedimentación. La roca fragmentada por intemperismo es transportada por el
agua, y como las particulas se rozan unas con otras, el tamano o diámetro del
material disminuye, los bloques se reducen a fragmentos o guijarros, estos úl-
timos se convierten en vena y durante el proceso todas las partes filosas del
material se redondean. El material que se depositó ripidamente en gruesas
capas, sin pasar por periodos prolongados de trituración, pennanecen angulo-
sos y forman la biecha. Si hay un proceso largo de rodamiento y trituración,
se forman capas de conglomerado. los fragmentos se acumulan en mantos en
los valles fluviales, formando depósitos de grava. También se les encuentra
en playas adyacentes a las e<ntas de roca dura. Cuando los depósitos logran un
espesor considerable, cualquier cantidad de agua que se filtre entre las partícu-
las tiende a lavar el material de grano fino o precipitar minerales que actúan co-
rno cementante, y uniendo toda la masa para formar una roca dura. Entre los
cementante.!I comunes se encuentran varios compuestos de hierro. Los espacios
entre los guijarros finalmente se rellenan de material cementante y la roca se en-
durece a tal grado que parece concreto. Como los procesos naturales son de efi-
ciencia variable, dependiendo del tiempo y condiciones locales, hay una secuencia
continua desde grava sin consolidar hasta conglomerado duro. Este grado de con-
solidación es de importancia en ingeniería geotécnica, p ues determina el grado
de resistencia de la roca, u í como Ja permeabilidad, que es otro factor muy im-
portante. La porosidad de la roca puede ser alta, así como su contenido de agua,
en cuyo caso será un acuífero. La porosidad varia con frecuencia, tanto en sentido
horizontal como vertical de una capa a otra, por lo tanto, se pueden esperar
cambios en las condiciones del agua subterrinea durante las excavaciones y
.los cortes. Estas rocas, a menudo, son bastante estables en cortes abruptos de
carreteras porque tienen buen drenaje, lo cual evita que se acumule la presión
del agua y las desintegre. El material de grano grueso también parece tener un efec-
to de refuerzo sobre toda la masa de roca. Estos factores se ilustran en la figura 10.
Roc:u 1tdimtntt1rUu

Pleura 10 Varl1cl6n del tamai\o del grano en )1 brcch.1debido1 cambios en las


condiciones de xdimentaci6n. El qua subterránea surge en Jos límites entre
las capas penne1ble e impermeable. Filia pequeil.1 en X . Los productm de 11
erosión forrnan 1banicos lluv:illcs.

La arenisca es una fonna endurecida de la are na. Se compone de granos


de cuarzo, mica y fragmentos de rocu de grano fino, cuyo tamano varía de 60
p.rn a 2 mm, cementados por otros animales, con frccuenc:ia por el cuarzo pre-
cipitado. El depfuito se fonna del material de rocas intemperi zadu depositado
por Jos ríos en los mares o lagos. A medida que las zonas de scdimentaci6n se
hunden, los dep6s.itos se acumulan y el peso de toda Ja masa extrae el agua y
la hace desplazar hacia capas superiores y comprime las capas mú antiguas. Se
produce gradualmente una deshidratación y endurecimiento del sedimento, inl·
cialmente húmedo, y durante este proceso los minerales se depositan entre los
granos cementando toda la masa hasta llenar todos Jos poros. t.. eficiencia del
proceso cementante varía de una a otra parte de la roca, de tal manera que la
porosidad de ésta no es igual en tod u partes.. El material cementante es, por
lo general, cuarzo (Si01 ), calcita (CaC0 3 ). óxidos e hidróxidos de hierro y ar·
cilla . Los granos de detritus varían poco, a diferencia de los demás, cuyo ta-
mafto puede ser pequeno o grande, variando desde la arena, hasta el limo (4
a 60 µm). y arcilla (menos de 4 µm) . El resultada.de esto es que las areniscas
varían en sus propiedades mecánicas, porosidad y color, dependiendo de cómo
se hayan originado, y pueden existir desde arenisca sin consolidar hasta la are-
nisca sólida, prácticamente sin espacios vacíos. El posterior comportamiento
de Ja arenisca bajo condicjones de intemperismo depcnderi. de la clase de ce-
•• Tiposdrrocas

mento; el de calcita se disuelve con mayo r facilidad que el de sflice, por lo


que la roca se hace porosa. Arenita es otro nombre de la arenisca y si Jos gra-
nos de cuarzo son grandes y angulosos, la roca con frecuencia es denom inada
grit (arenisca angulosa) , en Inglaterra. Las areniscas calc&reas contienen ce-
mento de calcita. El cemento de la arenisca ferruginosa contiene minerales de
hierro. El 6x.ido de hierro fé(rico da un color rojo a la roca, el hidróx ido de hie-
rro da marrón o amarillo marrón . Muchas areniscas son de color verde grisáceo.
Debido a cambios ligeros en la composición química y tarnano del grano, las
distintas capas que iban formando la roca (laminación), aparecen atravesadas
por bandas de varios colores, lo cual indica que su origen es sedimentario. Las
areniscas formadas en wnn desérticas son de colores brillantes: rojo, anaranja-
do y amarillo. Con la disminución del tarna.11.o del grano, Ja roca se convierte
a limolita y si hay más de l J 53 de arcilla. se denomina arenisca arcillosa. Si
contiene material fmo y grueso a la vez, la roca se llama grauvaca. La arenisca
compuesta casi de puro cuarzo ge denomina cuarcita.
Las variaciones en la porosidad de la roca causadas por el grado de cernen·
!ación son de importancia en ingeniería geotécnica. Las areniscas porosas son
buenos acuíferos, pero su rendimiento de agua puede variar bastante según su
grado de porosidad. Estos factores influyen en la cantidad de agua subterránea
del Jugar de construcción. Los cambios en la porosidad también afectan Ja re·
sistencia de la roca y la estabilidad de las pendientes donde se hayan hecho cor·
tes. Estas variaciones en las propiedades de la are nisca se encuentran tanto en
sentido vertical como horizontal.
En afloramientos, las areniscas están a menudo intemperi41das, de manera
que la estratificación se aprecia claramente. Las capas de lgadas de material más
fino , que puede ser arcilla o pizarra arcillosa, se intemperi1.81l y desgastan más rá·
pidarnentc exponiendo los planos de la estratificación. Cualquier material arci-
lloso que se encuentre entre las capas de arenisca tendrá un importante efecto
~bre la resistencia de toda la roca. Los planos de estratificación pueden ser de
forma regular o muy variada, presentando curvas e intersecciones; a es1a estruc-
tura se Je denomina estratificación cruzada (figura 9d). Se debe a cambios en la
dirección de las corrientes de agua en la zona de depósito. El agua de los ma res
someros se mueve continuamente en diferentes direcciones, dependiendo de las
mareas y el viento;con lo cual se agitan los sedimentos al ser depositados, dando
como resultado que los estratos no presenten superficies planas. Similares efec-
tos se observan en areniscas de origen desértico. Los planos de estratificación
ondulados de estas rocas son fácilmente perceptibles; a esta estructura se le
llama estratificación en duna (estratificación cruzada).
La fangolita es un sedimento de grano fino que originalmente fue una ca·
pa de lodo en un lago o un mar. La roca se compone je las particulas de arci·
lla, carbón de grano fino y sulfuros de hierro. Las dos últimas determinan el
color de la fangolita, que puede ser casi negro cuando es alto el contenido de és.
tas. Los densos lodos que se acumulan en capas sobre el fondo oceánico y el
agua intersticial contienen minerales disuel tos u otros elementos que posterior·
Rocas sedimentarias .
mente se precipitan, como el carbonato de calcio o el sulfuro de hierro. Al
igual que en otras clases de rocas sedimentarias, el peso del material de arriba
comprime al de abajo y expulsa el agua hacia arriba, de tal manera que final·
mente endurece el sedimento. La compresión no lleva a la formación de una
estructura laminar, como en el caso de las rocas arcillosas; y cuando la roca se
fractura forma superficies onduladas (figura 9/). Si el hierro de la fangolita
se presenta como óxido férrico, el color será rojo. Los afloramientos de este
tipo de roca sujetos a Ja acción del agua de lluvia, rápidamente vuelven a su es-
tado original convirtiéndose en lodo. Los bloques de fangolita al caer tienden
a expanderse al liberarse de la presión y se rompen en pequenos fragmentos con
lo que aumenta su superficie total, así como la velocidad de su descomposición.
Los sulfuros de hierro en una fangolita tienden a oxidarse y expanderse; esta
expansión rompe la roca en fragmentos muy pequefios y acelera·su conversión
en lodo. Algunas fangolitas se convierten en un tipo de pizarra arcillosa (figura
9e) mediante un proceso de laminación particular y, por lo tanto, el compor-
tamiento de la masa rocosa variará de una parte a otra. La íangolita cercana a
la superficie, por lo general, puede excavane fácilmente por la tendencia natu-
ral que tiende a fracturarse a lo largo de las fisuras curvas de la superficie.
La fangolita es impermeable por ser de grano fmo y sus capas que xparan
las rocas permeables pueden impedir el movimiento del agua subterránea. Enton-
ces, el agua se concentra en el límite de Ja fangolita y puede causar dificultades
en las excavaciones o provocar desprendimientos de rocas y, en general, pro-
blemas en los frentes de Jos escarpes y los acantilados costeros. La argilita es
una variedad de la fangol ita, compuesta principalmente de arcilla muy compri-
mida y cementada por otros minerales, pero no tiene la estructura fisible de la
roca arcillosa.
La pizarra arcillosa se formó de un sedimento de grano fino constituido por
arcilla, a veces calcita y compuestos de hierro que le dan su color. La pizarra ar·
cillosa se fonna en el limo o lodo de los lagos y ríos, donde la ausencia de co-
rrientes de agua permiten la espesa acumulación de Jos sedimentos de grano fino
(con menos de 4 µ.m de tamallo) . El estado químico del agua determina el tipo
de compuesto de hierro, otro mine ral que se precipitará en la capa de lodo. La
ausencia de oxígeno en el agua estancada provoca la precipitación del sulfuro
de hierro, el cual da un color negro al lodo. En aguas bien oxigenadas se forma·
rá un lodo de color más claro, pero el estado de las aguas tranquilas donde el
sedimento pennanece inmóvil en el fondo del mar o de lagos, por lo general
prevalecen condiciones de estancamiento por la falu de corrientes de agua que
suministren oxígeno fresco al entorno de deposición . A medida que aumenta
el espesor del depósito, ~sic pierde agua y el limo se endurece. Aún se investiga
para descubri r la razón por la cual el limo se puede tnuufonnar en dos varieda-
des diferentes de roca: pizarra arcillosa y fangolita . Se piensa que en la pizarra
arcillosa Jos minerales de arcilla y los cristales de mica muy finos se orientan
paralelamente a los planos de estratificación, por lo que la roca se rompe con
facilidad en esas direccio nes. La microestructura de la fangolita no muestra esa
50 Tiposderocai

alineación de los minerales y, por lo tanto, la roca no se rompe con mayor faci-
lidad en determinada dirección, sino en forma irregular. Las causas precisas de
estas diferencias en los procesos de sedimentación aún están siendo investigadas
por los sedimentólogos.
Todos los procCsos de sedimentación están sujetos a cambios si el acarreo
de arcilla al entorno del depósito disminuye debido a una menor precipitación
pluvial en el sitio de origen de ésta; por lo tanto, habni una mayor proporción de
minerales precipitados en Ja roca que se está formando . Si Ja calcita se precipita
in Jitu , el sedimento se convertirá en una caliza que puede contener cantidades
muy variables de arcilla en su composición. Las capas alternadas de pizarra ar·
cillosa y caliza son conjuntos muy comunes de rocas sedimentarias; son de gran
importancia en geotecnia y, con frecuencia, causan problemas en las rocas. Por
otro lado. si hay una mayor precipitación pluvial, las corrientes de agua se ele-
van hacia el mar con mayo r rapidez, arrast rando material de grano groero; de
esta manera se fonnarán depósitos de limo o arena y, lmahn.ente, se transfor-
marán en limolitas y areniscas. El resu ltado es una gran variación en los tipos
derocadeunacapaaotra.
Al levantarse el fondo oceánico queda una extensión al descubierto con
capas de lutitas en la superficie. A medida que las capas suben a la superficie,
disminuye la presión y se rompen en pedazos pequeflos con superiicies planas
paralelas. Esto permite que el agua penetre con mayor facilidad, por lo que la
roca se descompone y vuelve a su estado original de lodo. Cuando la pizarra
arcillosa está seca, tiende a ser impermeable y el agua que fluye a través de ro.
cas más permeables, como las areniscas o las calizas fracturadas, encuentra una
barrera y tiende a concentrarse en el límite entre los dos tipos de roca. En cli·
mas húmedos, las pizarras arcillosas pierden esta tendencia y pueden identificar-
se fácilmente por un suelo lodoso y, a veces, por el surgimiento de manantiales
que brotan del mismo. Aun cuando la superficie esti temporalmente seca debf.
do a un corto periodo sin lluvias, la condición del suelo húmedo la indica Ja
presencia de ciertas clases de plantas que sólo echan raíces en tierras muy hú-
medas.
La pizarra arcillosa se descompone y erosiona con mayor rapidez que las
rocas duras, como las calizas y areniscas con las cuales se le encuentra a menu-
do. El resultado es que la topografía del suelo que cubre a la pizarra es cónca-
va en contraste con las superficies convexas de los afloramientos adyacentes de
roca más dura. La presencia de pizarras arcillosas y otras rocas en una región
da lugar a un paisaje ondulado con valles que alternan con lomas y colinas.
La estructura laminar e impermeabilidad de las pizarras arcillosas son las
propiedades importantes para la geotecnia. La primera permite que se puedan
cortar y excavar con facilidad, sin necesidad de.recurrir a los explosivos; pero
la segunda altera el flujo del agua tanto subterráneo como superficial, afloran-
do en el terreno de construcción. La pizarra arcillosa esta constituida por una
roca sólida debajo de una capa superficial intemperiz.ada, por lo que es apro-
piada para !os cimientos de construcción. Las capas de pizarra arcillosa que se
RocoJ1tdfmentoria1

encuentran entre otras rocu pueden ocasionar problemas cuya naturaleza de·
"
pende del tipo de arcilla que contiene Ja roca. Cuando llueve, algunas de estas
arcillas se hinchan y ocasionan la expansión del macizo rocoso; debajo de la
superficie, la pizarra puede estar relativamente seca gracias a su impenneabili·
dad, entonces, el agua de la lluvia tiende a correr por la superficie en su camino
hacia Jos ríos en Jugar de penetrar en la tierra y saturarla. Debido a la tenden-
cia de la pizarra arcillosa a 'Ja intemperización y a convertim rápidamente en
Jodo, se debe cubrir cualquier pizarra arcillosa que se encuentre en las excava·
ciones para protegerla de la lluvia. hasta que la roca sea sellada con conctt!to
que la proteja de influencias externas. Las capas de pizartas arcillosas situadas
entre capas de calizas provocan con frecuencia deslizamientos. El agua corre
hacia abajo a través de las frac turas de la caliza, y al encontrar la pizarra, Ja con-
vierte en lodo. La capa de lodo actúa como lubricante entre las capas de caliza
y si éstas buzan hacia la excavación de la roca, pueden deslizane con facilidad y
producir un desplome. El grado de echado de las capas es un factor determinan-
te bajo estas circunstancias. Como el agua es la causa directa de los problemas
con las JOCa$ que contienen pizarra arcillosa, en casos severos, la mejor medida de
prevenirlos es conservar seco el lugar mediante drenajes superficiales o tUnelt!
de desagüe. El bombeo tambifo se puede usar para desaguar la masa de roca.
La arcilla y las margas no se incluyen en el esquema de clasificación de los
tipos de roca importantes para los ingenieros geoté<:nicos, porq ue no pertene-
cen a las rocas compactas y, por lo tanto, se estudian en Ja mecánica de suelos.
No obstante , serán descritas aquí brevemente porque son rocas importantes en
el campo de la geotecnia. Ambas son rocas sedimentarias no consolidadas, de
grano fino , que se encuentran originalmente en fonna de lodp depositado en el
fondo de los lagos o el mar. Estos lodos pierden agua gradualmente a medida
que el peso del sedimento x acwnula en esta zona, se reduce su humedad y,
al secanc, se compactan, pero no en el mismo grado que Jo hacen las piz&.rras
arcillosas y las fangolitas. Las margas son una mezcla de arcilla con una peque-
na cantidad de carbonatos o sulfatos.
Arcilla es un nombre genérico de distintas variedades de minerales ya dCJCri-
tos en la sección robre mine rales fonnadott!s de rocas. Estos minerales arcillosos
se estructuran en fonna de cristales exttt!madamente pequenos y planos, los cua·
les sólo se pueden ver con ayuda de un microscopio electrónico. La arcilla que
se presenta en .el agua turbia, generalmente fonna racimos de ciertos cristales
que se mantienen unidos por fuerzas electrostáticas; a esta arcilla se le llama
íloculada. Los cristales de estos racimos se pueden romper y dispersar, agregan-
do detergente o algún agente que disperse el agua, procedimjento necesario en
las pruebas de mecánica de suelos donde se requie re conocer no tanto el tamano
de Jos racimos, sino el de los cristales. El ténnino "arcilla" se aplica ge neralmen-
te a cualquier sedimento de grano fino que conterila los verdaderos minerales
arcillosos además de can tidades variables de sílice , ya sea en estado coloidal o
como lodo muy fino. El carbón, la mica, así como sulfuros, óxidos e hidróxi-
ios de hierro, también pueden estar ptt!senies y darle a Ja arcilla muy variadas
"
Tfpo1dt,OC4I

tonalidad.ea. Si aumenta la proporción de grano grueso, la ucilla se convierte


en limo.
Al igual que en lu rocas duras, la arcilla seca qu e se expone en excavacio-
nes, túneles y cortes presenta una alineación bien marcada de fracturas. Lu
Hneu de fracturas aumentan cerca de la superficie donde una arcilla an terior·
mente sobrcconsolidadi está sujet1 a men or presión y tiende a expand erse des-
p~s de que se reducen las pres.iones. El comportamiento de las arcillas es objeto
dec1tudiode lacienciadelame<:án.ica de suelos.
La arcilla hlimcda causa con frecuencia problemas a Jos ingenieros civiles.
Durante la construcción, cualquier an:illa expuesta en el terreno debe mante-
nerse seca, cubriéndose adecuadamente. El movim iento de maquinaria pesada
y vehículos de tracción sobre un terre no arcilloso reducirá inmediatamente el
drenaje natural de la arcilla, que se debe a las fracturas y en ~poca de ll uvias
toda la zona de construcción se saturari de agua, causando demoras en los tra-
bajos.
Las capas de arcilla que sepann las capas permeables de Jodo y arena im-
piden el flujo del agua subterránea y Ja concentran e n la zona de contacto en·
tre las capas permeables superiores y las capas impermeables inferiores. La zona
de contacto se satura de agua y cuando esto ocurre en un corte o acantilado,
la resistencia de la masa rocosa se reduce conside rablemente. dando lugar a des-
liwnicntos, en especial después de un periodo de abundantes lluvias. Por Jo
común, tales condiciones provocan continuos deslizamien tos y la Unic.a J01u-
d6n satisfacturia es mantener fuen el a¡ua de Ja zona me4ian te un sistema de
drenaje eficaL Tal vez esto resuhe demasiado costoso o aun imposible, porq ue
quiú el agua subterrinea provenga de una zona lejana, en cuyo ca.so la única
sol uci6n pr.M:tica puede ser la costosa cons trucción de muros de contención .
Sólo las rocas caJclireas que contienen más de 50'3 de cubonat o de cal-
cio, son significativas en el estudio de Ja geotccnia. Alg\Jnas tambien contienen
carbonato de magnesio. Este grupo de rocas abarca las calizas y otras rocas de
transición se dimentarias como el conglome rado, arenisca, limolita y pizarra ar-
cillosa. Las rocas de grano grueso con cemento de carbonato se llaman calcirru-
ditu; la calcarenita es una arenisca cementada con carbonatos y la calcilimolita
es similar pero de grano fino. Lutita, es un té rmin o general que se aplica a cual·
quier roca sedimen taria de grano fi no, como la pizarra arcillosa y la fangolita,
micnt1as que el ténnino calciluti ta se em pica cuando la roca contiene más de
50% de calcita en su composici6n mine ral.
La caliza es una roca sedimentaria muy importante, tie ne numerosos usos,
especialmente en la industria de la construcci6n. Esta roca, por lo ge neral, es
dura, compac ta, pero con frecuencia ca usa problemas a los ingenieros civiles por
las siguientes razones: •
La caliza está compuesta principalmente por CaCOJ y una can tid ad menor
de otros minerales como: arcilla, cuuzo, dolomita, sulfuros u 6xidos de hierro,
carb6n, asfalto y, con mucha frecue ncia, conchas de animales como: caracoles.
almejas, estrellas de mar, e tc. Muchos renos de organismos son 1an peq ue!\os
Roca11edimentarl4s
"
que para observarlos se requieren potentes microscopios; a dichos restos de or-
ganismos se les denomina microfósiles y son un elemento clave para determinar
la edad de algunas calizas. El precipitado de CaC0 3 se acumula en el fondo de
mares o lagos de aguas cálidas, simultáneamente con el material detrítico co-
mo: arcilla, limo o arena, producto de la intemperización de las rocu en regio-
nes cercanas. Para identificÜ las calizas, los geólogos pueden recurrir a una
prueba de uso muy extendido que consiste en aplicar unas gotas de Ha diluido
a la roca que si reacciona con carbonato de calcio, producini C0 2 en forma de
burbujas de gas. La presencia de asfalto u otros hidrocarburos puede ser detec-
tada por el olor característico que despide un trozo de caliza, segundos despu~
deque se ha partido.
Debldo a los muy diversos minerales que pueden estar presentes en las cali-
zas, existen muchas variedades de estas rocas: la caliz.a argilica (c.alcilutita) tiene
un alto contenido de arcilla; la caliza arenácea (calcarenita) contiene detritus
de cuarzo; la caliza de conchas (fosilifera) contiene abundantes conchas de ani-
males marinos (figura 9¡); la caliza dolomítica tiene cristales de dolomita en-
cajados en la calcita; y la caliza oolitica u oolita, que tiene una consistencia
parecida a la de la huevera de pescado.
Muchas calizas son blancas cuando no ha actuado en ellas el intemperismo
y a ello se debe el aspecto característico en Ja arquitectura de la ciudad donde
se utilizan las calizas como material de construcción. Las calizas obscuras de-
ben su color a hidrocarburos o sulfuros de hierro existentes en su composición,
pero intemperizadas son por lo común de color blanco debido a] crecimiento
de capas intemperizadas de sulfato de calcio (yeso) de color blanco, especial-
mente en zonas donde los ácidos de la atmósfera aceleran el proceso. La mayo-
ría de las calizas se clasifican como rocas duras, pero la oolita es una variedad
blanda que se puede cortar con sierra fácilmente y, por lo tanto, es un buen
material para la construcción de paredes o muros; en Inglaterra se le conoce
como freestone. El intemperismo se debe a la disolución de la calcita, atacada
por los ácidos del agua de lluvia perco\ante, la cual es ligeramente ácida por
contener dióxido de carbono proveniente de la atmósfera o al gas de Jos ici-
dos húmicos despedidos por las raices de las plan1as. El calcio de la roca es
lixiviado en forma de bicarbonato, que disuelto en el agua subterránea es trans-
portado por los ríos hu.ta que finalmente regresa al mar. Los residuos no solu-
bles se acumulan en la superficie de Ja caliza intemperizada. En los trópicos
forman depósitos de arcilla y compuestos de hierro o hidróxidos de aluminio
(bauxita). La caliza se disuelve con gran facilidad, de modo que el agua de llu-
via que cae sobre la misma se filtra rápidamente hacia abajo de la superficie
donde abre canales de solución, cavidades y cavernas, los cuales paulatinamen-
. te son agrandados por la acción del agua subterráneit~ La escasez de agua su-
perficial con arroyos y ríos es un rasgo característico de las regiones donde
abundan calizas. Los canales formados por la acción del agua debajo de la su-
perficie son de tamaf'io, forma y distribución irregulares y, a menudo, causan
problemas durante los trabajos de construcción porque rio se localizan en for-
Tipo1d11rota1

ma fácil durante el levantamiento y su localización no es definitiva. Durante las


excavaciones uno puede encontrar grandes cavernas que deben ser rellenadas,
con lo cual aumentan los costos de operación. Puede haber cavidades justo
abajo de los cimientos de una construcción, pos.iblemente bajo una autopista,
las cuales pennanecen sin detectar huta que ocurre un colapso, resultado de las
vibraciones que producin los vehículos pesados. Las presas para almacenar agua
que se construye n en calizas pueden oca.donar problemas después de unos cuan-
tos aflos de servicio cuando el agua almacenada se filtra en la roca madre, debido
a la enonne presión de la carga hidráulica. A menos que el lecho del depósito se
impermeabil ice mediante algún procedimiento, por ejemplo, con inyecciones de
selladores, Ja filtración debajo del depós.ito alcanza tal magnitud que el agua no
se puede retener por mú tiempo. Capas de pizarra arcillosa se encuentran con
frecuencia entre estratos de calizas, entonCCJ la pizarra arciUosa regresa a su n·
tado original de lodo y lubrica la bue de cualquier bloque de caliu que se en-
cuentre en la pendiente del corte de la roca o de un acantilado. Esta es la causa
que por lo común ocasionan los deslizamientos o desprendimientos de rocas
en terrenos de calizas. La mayoría de las calizas contienen arcillas insoh.ibles
que se quedan en In fracturas y en Jos huecos fonnados en Ja superficie de
ta capa de caliza parcialmente disuelta, ésta :te convierte en lodo resbaloso
facilitando el deslizamiento de los bloques, especialme nte dura nte las esta-
ciones lluviosas del ano. Las capas de caliza son masas duras y rígidas, por
lo tanto, cuando 11 roca ha sido deform ada por la presió n de la corte:u te-
rrestre , se rompe y se puede ver atravesada por muchu fracturas. las cuales,
con frecuencia, son perpendiculares a los estratos. Este modelo de disconti-
nuidad es muy característico de las calizas y por ello el angulo recto es el sim·
bolo que se usa para npresc ntar capas de calizas en los esquemas de formaciones

La denudación de las rocas calizas ocasionada por la filtración del agua de


lluvia confonna un tipo de topografía cántica. Los valles fluviales no son an-
chos, pero tienen altas paredes escarpadas y los ríos sólo son pennanentes si
por erosión fluvial su lecho ha alcanzado una capa de roca impcnneable, como
lutita abajo de la caliza. En una zona cárstica, cualquiu precipitación pluvial
desapa re<:e inmediatamente bajo la superficie a través de las fracturas y caver·
nas. Cuando esa zona ha sido erosionada durante mucho tiempo, sólo quedan
aislados bloques de caliza, a menudo muy prom inentes, debido a sus aristas ca-
si ve rticales, que pcnnaneeen en pie, como si fu eran torres. La superficie de un
terreno cámico tiene un aspecto muy irregular, como resultado de estos factores.
Al final del proceso, toda la caliza podB ser removida y se formará una topo-
grafía distinta sobre otra clase de roca abajo de la caliza, pero el proceso puede
ser interrumpido por un cambio de clima, por ejem°plo, ante condiciones áridas.
Si esto sucede, los divel"SOs procesos de intemperismo y erosión pueden cubrir
el antiguo terreno cántico con depósitos de tipo desértico y sepultarlo en su
totalidad. Cuando se realizan excavaciones en terrenos con carst sepultado o
paleocant, se pueden presentar dificultades cuando la capa de roca suave repcn-
R0Ct111 mttam6r/1cu
"
tinamente cambia a caliza dura. La excavación será mas cara y dificil cuando Ja
rocasuaveesseparadadeladuraporun plano vertical.
Aunque la caliza es una roca dura y, por consiguiente, se podría suponer
que es un tipo de roca f¡Ue ofrece pocos problemas, la experiencia de los inge-
nieros civiles con calizas, indica que, en realidad, estas pueden originar consi-
derables dificultades. •

ROCAS METAMÓRFICAS

Las rocas metamórficas se fonnan a partir de otras clases de roca por la acción
del calo r y 11 presión , por separado o actuando en fonna simultánea. En Ja fi-
guni 11 se aprecian algunos lipes de roc as metamórficas. Presentan las carac-
terísticas estructuras internas originadas por la alineación de los minerales, por
efecto de las presiones anisot rópk:as a las rocas, mie ntras estaban siendo some-
tidas durante la modificación de su estado original . La composición química
de la roca no se altera durante el proceso de metamorfismo, pero los ciernen·
tos se vuelven a combinar de manera distinta pan formar nuevos minerales y, •
menudo, al aplicar presiones mu y altas a la roca, ésta reduce su volumen.
Existen dos grupos de rocas metamóñicas: J) las foliadas , que se caracleri·
un porque }os mine rales no se distribuyen al azar, sino presentan determinada
orientación y algunas veces se separan en grupos de diferentes clases, formando
bandas contras tantes; un buen ejemplo es el gneis:f donde se alternan bandas de
cuan:o, con otras de feldespato de color claro y mica obscura; 2) las masivas
o no foliadas, con una t extura en donde Jos minera les están orienrados al azu , a
diferencia de las rocas conformadas por presiones cor tantes por haber sklo some-
tidas a campos de presjón uniforme.
Las roc as metamórficas tienen una composición química y mineral 1imi-
lar a la de varias clases de rocas ig.neas, pero los minerales están distribuidos se-
gún ciertos patrones que dan la clave para distinguir las rocas metamórficas de
las ígneas. A menudo la roca tiene vetas bien marcadas que en cierta forma de·
term inan las propiedades mecánicas de la masa rocou; a veces, la presencia
de estas vew es muy im portante, por ejemplo. el clivaje de las pizarras deter·
mina la resisteneia deesta roca.
El gneiss tiene una composición mineral similar a la del granito, por lo ge-
neral se compone de : cuarzo, feldespa to , mica y homblcnda, pero estos mine-
rales no están distribuidos al aza r como en el granito, sino que se agrupan en
bandas de un solo tipo de minerales (figura l la); en este caso la estructura es
foliada . Así se forma la veta característica que puede influir enlaresist enciade
la mas1deroca.
La migmatita se forma por metamorfismo a partir de la mezcla de rocas de
diferentes tipos de compos.ición química, por ejemplo: las rocas ricas en sílice
o rocas ácidas que se combinan con las rocas bisicas ricas en Mg y Fe. En la for-
mac ión de estas dos rocas interviene el agente calor a temperaturas que no al·
Tfposdtrocu
"
(•)
'"

(<)

(•)

'----'
'mm

'"
l?UH@Wfil
Flpr1 11 Variedades de rocas metam6rficu: o) peiJs, con bandas obscuras de
biotita; b) esquisto de ¡nnale-m ka; e) piz.ami; d) Jllinucibn de minerales en
u quisto de homblend a (anfibolill); e) cuan:ita. lncrustaci6 n de gran os de cuar-
zo recristali:tado: /) milonita. Putículas finas de roca endurecida en Ja supc rfi·
cie; r) tr1n1íonnación de Ja arcilla en pizlll'Ta; l) particulu de an;ilb. o rie ntadas
al u.ar; f/} íuerus cortantes, ¡enendas po r plegamiento de hu capas; iii) cliv~
paraleloa1planoaxi&l(x -y )dclplit&ue.
RoclU metamórfktu
"
canzan a fundirlas completamente ni a fonnar una mezcla homogénea, pero
sí provoca la recris1alización de modo que fonnan bandas de minerales obs-
curos que provienen de los oomponentcs búicos, homblenda y biotita, alte-
rando otras bandas que se componen básicamente de cuarzo, feldespato y
de la mica muscoviti, que proviene de un componente ácido. Esta roca es
una forma de gneiss, pero el bandeamiento es más grueso y los tamanos de
masas de un solo tipo de mineral pueden ser del orden de metros y no de cen-
tímetros, a diferencia del gneiss foli ado. Por lo tanto, las diferentes zonas cla-
ras y obscuras, pueden apreciarse claramente a cierta dis1ancia del frente de
la roca.
El esquisto es una roca me1amórfica que se compone de cristales planos de
mica o de clorita verde, homblenda de hibito y de otros minerales, por loco-
mún, cuarzo. El granate es un mineral común en algunas variedades de esquisto
(figura J Jb); se presenta en forma de pequenos cristales esféricos. Los cristales
tubulares y los tubulados del granate se alinean de tal manera que las rocas se
rompen con facilidad en fragmentos planos o tubularu. La alineación de los
minerales se presenta a una temperatura de hasta 700°C en un campo de esfuer-
zos marcadamente anisotrópicos. Los minerales se ordenan con mayor facilidad
en las direcciones de menor esfuerzo y la alineación resultante da lugar a la for-
mación de planos de menor resistencia; por lo tanto, esta roca es fisiblc, se parte
dando formas definidas: planas, rectangulares o en forma de barra. A diferencia
de la pizarra, que es una roca formada bajo condiciones similares, pero a tem-
peraturas menores, las superficies de las fracturas del esquisto son menos lisas
porque los cristales que componen esta roca son más grandes. Los esquistos se
forman a partir de rocas arcillosas, como: pizarras, etc., de rocas ígneas grani·
ticas y básicas. La arcilla pura se transfonna en esquisto de mica, pero si hay
impurew como magnesio y hierro, en esta arcilla se formará granate (esquisto
de granate y mica). El hecho de que el granate se presente en forma de trozos de
cristales aislados indica que ocurrió algún desplazamiento de las impurezas que
habían sido atraídas a las zonas de cristalización del granate, separadas unas
de otras por una distancia de hasta un centímetro. Los cristales de mica son
la causa de que Ja roca brille ante el reflejo de la luz. El esquisto de hornblen-
da se fonna a partir del metamorfismo de pequenos trozos de roca ígnea bi·
sica como la dolerita o el basalto (figu ra 1 Ja'). Como en el caso del gneiss, los
minerales recién formados se pueden separar fonnando bandas de minerales
de diferente composición química, dando a Ja roca un aspecto veteado.
La composición mineral y la alineación del esquisto son las características
significativas para la ingeniería. Puede variaren la resistencia de una masa de
roca debido a las diferentes clases de esquisto que se encuentren en su compo-
sición. Por lo tanto, la homblenda se intemperi7.a con mayor rapidez que los
agregadosde cuarwymica.
La filita y la pizarra son rocas similares; se componen principalmente de
muscovita y clorita, con un poco de cuan:o. La clorita es un mine ral de color
verde, que tiene cristales laminares, similar a Ja mica, pero se forma a 1empe·
Tipo1de roca1
"
raturas menores (hasta los 400°C) en campos anisotrópicos de esfuerzo muy in-
tenso. El material de la clorita también es rico en Mg y Fe, pero a diferencia de
la mica, sus cristales no se forman de arcilla pura. De hecho, las condiciones
en que se forman los diferentes tipos de pizarra y esquistos son muy similares;
pero las pizarras se formaron a temperaturas menores que a las que estuvo so-
metido el esquisto. La existe'ncia de cristales más pequenos en estas rocas se
debe a que se sometieron a temperaturas más bajas y, posiblemente , pasaron
por un proceso metamórfico de más breve duración, originándose que estas
rocas sean de grano fino y puedan partirse fácilmente en fragmentos planos.
Cuando la roca es muy dura y tiene muchos planos de clivaje, de tal mane ra
que se pueda romper fácilmente con un cincel ancho para formar piezas pla-
nas, el material se puede utilizar para cubrir los techos de las construcciones
(figura lle). La filita o pizarra tegular es una variedad de las rocas pizarrosas
cuya textura se compone de cristales planos ovalados, como hojas de árbol,
que dan a los planos de clivaje una textura carac1erística. Los planos de clivaje
paralelos de las pizarras se deben a la alta presión generada durante la compac-
tación de las sucesivas capas de sedimentos de grano fino (figura 1 lg). Estos
planos están cruzados por fracturas que a menudo presentan un dibujo geo-
mé trico regular, ocasionando que la roca se rompa en formas romboédricas o
rectangulares definidas. Si existe una gran cantidad de fracturasen el frente de
la roca, los trozos de roca que se puedan extrae r resultarán demasiado peque-
1"\os para construir techos de pizarra. En las canteras de pizarra, el material de
desecho se puede triturar en fragmentos más pequenos que se utilizan en la fa-
bricación de láminas de asbesto para techos, dándoles un "acabado de pizarra".
También se puede moler hasta convertirlo en polvo fino para rellenar numerosos
productos de plástico.
La pizarra es una roca dura, resistente al in1emperismo, por lo cual se des·
tina para recubrir techos. La dirección de los patrones del crucero y de fractu-
ramiento son los factores geotécnicos más importantes, ya que estos factores
determinarán la forma en que el macizo rocoso se resq uebrajará, así como la
estabilidad de los frentes de la roca du rante los cortes y ouas excavaciones
La estabilidad del frente de la roca depende biisicamente del ángulo formado
por el sistema de crucero y de fracturamiento . Estos factores se describen de·
talladamente en el siguiente capítulo. La pizarra arcillosa que se encuentra ce r-
ca de la superficie, se resquebraja fácilmente al liberarse de la presión a la que
estaba sometida por una capa superio r. Esta zona intemperizada se compone
de una masa de pequeftos fragmentos de pi1.arra en una matriz de arcilla, el
material original a partir del cual se formó y en el cual se volverá a convertir
du rante su descomposición. Este proceso se caracteriza por la transición gra-
_dual de suelo arcilloso a lecho rocoso que se efectúa mCdiante una serie de cam-
bios continuos que se evidencian por una cantidad mayor de los fragmentos de
pizarra y cantidades cada vez menores de arcilla. La zona intemperizada, por lo
general, tiene una profundidad variable debido a factores locales y, en muchos
sitios de construccción, aquélla tiene qu e determinarse durante los estudios pre-
Dep01ito1 ruper[lclalt1
"
liminares mediante sondeos o zanjas. Habitualmente, se utilizan herramientas
mecánicas en la excavación de la pizarra, pero si la excavación es profunda, ser.i
necesario el uso de explosivos. En la mayoría de los casos, las e:i1cavaciones pa-
ra la cimentación de" un edificio sólo Llega hasta la roca madre, excepto cuando
el nivel requiera de una profundidad. Como la pizarra es una roca de gran resis.
tencia, sólo se necesita remover la sobrecapa intemperizada. Si el grosor de ésta
implica un gran aumento en los costos, el mate rial intemperizado deberá ser
analizado mediante los métodos convencionales de la mecánica de suelos y la
cimentación se proyectar.i de acuerdo a los resultados. Si las necesidades de
la obra requieren que se exponga el frente rocoso, como en los cortes de ca-
rreteras, los estudios preliminares del terreno deberán incluir mediciones de
la dirección y cantidad de discontinuidades causadas por el crucero y el plano
de fracturamiento. Hasta en tanto no se conozcan estos factores, no se puede
proceder al diseno preciso de los cortes de las pendientes. Por lo tanto, es ne-
cesario sondear el terreno; el material también gira con la barrena de perfora-
ción y, por lo tanto, se pierde la orientación original de las discontinuidades
de un núcleo muestra. Existen métodos para obtener núcleos que presenten
dicha orientación, pero son má.s cu os que los métodos usuales.
La milonita (figura 11n es un ejemplo de dinamometamorfismo extremo.
La roca se encuentra a lo largo de grandes zonas ubicadas sobre una falla , debi-
do a esta dislocación la roca fue fuiamente triturada, sin que el calor generado
por la fricción modifique la composición de la misma, como ocurre en la for-
mación del esquisto y el gn eiss en donde interviene el calor procedente de una
fuente externa y más profunda. La roca es de grano fino y no tiene estructu-
ra interna definida, pero puede tener vetas debido a pequef'las diferencias en
la composición de las rocas originales que han sido convertidas en fino polvo
compactado. Cualquier clase de roca puede ser convertida en milonita, térmi-
no que proviene de la palabra griega que significa molino. El proceso es similar
a la molienda entre dos muelas de molino, pero dura millones de anos, hasta
que oesen los movimientos tectónicos que se iniciaron a lo largo de la falla en
cuestión.

DEPÓSITOS SUPERFICIALES

En un sentido amplio, los depósitos superficiales son todo el material no con-


solidado formado por los diversos procesos de intemperismo y erosión y que
en la actualidad se acumulan en ta superficie terrestre o enel fondo del mar.
Estos depósitos difieren de los materiales no q:msolidados corno las arcillas,
las cuales se formaron con mucha anterioridad en la historia de la Tierra y
se estima que pertenecen al periodo Cuaternario o Reciente. En los levanta-
mientos geológicos, por lo general, se consideran sólo depósitos naturales y se
pasan por alto los depósitos hechos por el hombre, mientras que en un levan-
tamiento geotCcnko se debe indicar cualquier depósito hecho por el hombre,
•• Tipo1 de roctzt

como los desperdicios o desechos que se tiran en una cantera abandonada u


otras oquedades del terreno. El material de desecho tamb~n se utiliza en Ja
construcción para nivelar el terreno o rellenar pisos y, cuando se trata de tra-
bajos de reconstruociÓfl en un sitio anterionnente ocupado, dicho material,
que en Inglaterra se conoce como made-groun.d (terreno de rtlleno), se debe
incluir en los levantamieñtos. A lo largo de los siglos, las ·ciudades han crecido
hacia arriba y hacia los lados y las zonas utilizadas como basureros durante una
centuria, se convierte n en zonas de construcción en la siguiente.
Los procesos del intemperismo y erosión descritos con anterioridad, arras-
tran por la superficie material rocoso de cualquier tarnaf'lo, desde bloques de
un metro hasta el más fmo polvo de roca. Los depósitos superficiales se pue-
den haber fonnado en cualquier tiempo en los últimos dos ·millones de anos
y son de origen relativamente rccienrc, comparados con otros materiales roco-
sos. Muchos de estos depósitos aún están en proc:eso de formaciOn, mientras
otros ya están siendo erosionados. El material de la supe rfic ie puede ser pro-
dw::to de la intemperiz.ación de la roca que se encuentra debajo de Ja capa su·
perficial, o tal ve:.r.: fue transportado desde algún otro lugar por el viento, el agua
o por los glaciares. A las formaciones de rocas más antiguas que se encuentran
debajo de los depósitos superficiales, Jos geólogos britinicos las califican como
"sólidas", pe ro el uso de esta palabra no implica que las rocas sean sólidas en
el sentido usual del término, sino únicamente que son las de las superficies
más antiguas, por ejemplo, pueden estar compuestas de arcilla y arena, ambas
Mn consolidar. El 1énnino se refiere únicamente a una diferencia cronológica.
"Drift" (arrastrado) es otro ténnino geológico britinico que se utiliza en el sen·
tido de "depósito superficial". Cas.i todos los depós.itos superficiales son no
consolidados, con excepción de aqueJlos lugares donde se habían precipitado
minerales como sílice (geiserita silícea) que provienen de una fuente tennal
o donde se habían formado capas superficiales de materiales duros como la cal·
cita. En depósitos salinos, donde hay largas temporadas de "secas" se fonnan
depósitos salinos. Cualquier capa de materiales cementados en la superficie o
cerca de ella se le denomina tepetate o htudpan en inglés. El límite entre un
depós.ito superficial y cualquier roca dura se conoce corno cabecera de roca.
Las figuras 4 y 8 muestran depósitos superficiales típicos.
Las características más significativas de los depósitos superficiales para los
ingenieros geotécnicos son: 1) amplias variaciones en el tamafto de las partí-
culas que componen el material, de Jo que depende la penneabilidad de la capa
superficial,laestabilidadde laspendienteshechasenl.a rocaylaresistenci.a
del terreno debajo de las construcciones. La distribución del tarnafto delaspar-
ticulas, calculada de acuerdo a la curva acumulativa de porcentaje, puede variar
ampliamente, tanto en sentido vertical como hori:iOntal ; 2) las variadones en
el área de determinados depós.itos pueden extcndene sobre una :.r.:ona muy am-
plia, por ejemplo, decenas de kilómetros cuadrados, o bien, pueden presentarse
en fonna de pequenos manchones aislados; y 3) variaciones en el espesor de la
capa de los depósitos.
{Xpósitos supt r{ldalitl
"
La mayorfa de lu investigaciones in Jitu de esta clase de material deberá
tener en cuenta lu características an tes citadas. El límite que divide Jos depó-
sitos superficiales y el lecho rocoso ea importante; puede ser hori1.0ntal, de for-
ma m uy in"egular o variar desde inclinado 1 vertical.
Hay muchas ciases de depósi tos superficiales; los siguie ntes son los más co-

Aluvión

Nombre gen~rico que comprende los dcp6s.itos de arcilla, limo, arena, grava
y cantos rodados que se depositan en el fondo y a los 11do1 de Jos valles flu-
viales (figura 12). Este material es producto de los procesos de intemperis-
mo, erosión y 1ransporte de las rocas. FJ material aluvial es arrastrado muy
lentamen te hacia el mar. Cuando cambian las es taciones y aumentan las llu-
vias, Jos r íos fluyen con mayor rapidel, erosionan el aluvión, arras trándolo río
abajo hasta llegar al mar o a un lago. Si el clima se toma mis seco, el material
tiende a acumul arse en el valle e incre menta el espesor del depósito. El valle
de un río grande, de varios kilóme tros de ancho y cien tos de kilómetros de
largo, existe desde muchos millones de allos atris, ha experimentado grandes
variaciones climiticas, puede haber cambiado de desé rtico a húmedo o aun
polar. Lu vuiacioDCJ del nivel del mu pueden haber sido del orden de ± JOOm
durante esle largo periodo y esle factor detemúna el perfil de la sección trans-
versal y el pe rfil longitudinal del valle. l:J G ran Cúlón, e n Jos Estados Unidos
de Norteam~rica, y el valle del río Amazonas, so n ejemplos de valles espectacu-
lares. La amplia zona plana, cercana al nivel del mar, Ml d enomina planicie de
inundación. Se aproxima al nivel med io del mu, en el estuario donde el nivel ·
del río se aproxim a al nivel medio del mar o está apenas unos metros sobre CI.
Al correr una nivelacióa precisa a través del valle de un rio, muestra que su per-
fil no sigue una curva suave, ni lineal, sino escalonada (figura l 2a). Las lonas
planas que se encuentran a k>s lados del vaDc se llaman terraus o bancos. Puede
haber varias y se les debe n asignar nombres, no.meros o marcas que las ide ntifi-
que n, de acuerdo con Jos datos registrados.
La natural eza de los depósi tos de aluvión es muy importan te para los in-
gen ieros civiles, los valles fluviale s siempre han sido w nas importantes para los
asentamientos humanos. La composición de los depós.i tos varía : pueden es1ar
compuestos por arcilla hasta cantos rodados y. por k> ge nera l, se puede decir
que en las zonas mas distan tes de 11 fuente o cabecera de l r ío, el sedimento
será de grano mis fin o; sin embargo, puede haber importan tes excepciones, por
ejemplo, cuando un valle ha s.ido ocupado po r un glaciar que se ha fundido y
dejado grandes canti dades de mate ri al rocoso, i.llcluyendo grandes can tos roda-
dos arrastrados desde el lugar de orige n del glacial en arcas mon1 anosas. Se
tendrán que realizar algunos sondeos para detenninar la profundidad de la ca-
becera de la roca. Esta puede se r muy irregular, algunos valles tienen una gran
c1p1 de aluvión, porque al subir el nivel del mar han sido inu ndados, lo cual
" (o)
npo1deroca1

,.,
Llanura de
inundación

~-~ ~~~~~~~¿;~,~~_;~~--~-~
------
~
S-Om
(<)

"'

Actual ninldcl mar _ ___ __ _ --"-"-~


-=-----

Fi¡ura 12 Valles fluviales. Escala vertical IO veces mayor que la hori:zontal. 11)
Perfil transversal de un valle fluvial. b) Detalles de depósitos aluviales. Lentes
de grava y arena en limo arcilloso. En x, la lente muestra una sección transve r-
sal de un antiguo cauce sepultado. Bancos: parcialmente naturales, parcialmente
hechos por el hombre, en losextrem011del rio. e) Mean dros del rioenlap\ani-
cie de inundación. El lago en forma de lunacreciente(y)esparte de un antiguo
meandro que fue estrangulado. d) El do corta un banco en el extremo opuesto
del meandro. La grava se acumula sobre ta pendiente de desliz11I11ie nto en el la-
do opuesto al cauce del río. e) Perfil longitudinal del valle. Los antiguos nive-
les del mar se indican con los números 1 y2.
!kpósilos ruperficiale1 63

ha ocasio11ado que la capa de sedime11tos que se depositó en el fondo del valle


original se eleve varias decenas de metros por encima del antiguo nivel del mar.
También se requiere efectuar un análisis del tamaf'lo de Las partículas del aluvión,
especialmente si se considera que el tamaf'lo del grano del material determina la
permeabilidad y las Condiciones hidráulicas del terreno que son factores muy
importantes en las obras .de ingeniería civil que se realizan en los valles fluvia-
les. En estos valles, el terreno contiene a menudo grandes volúmenes de agua
subteminea, parte de la cual baja hada el rio por cauces superficiales, en tanto
el resto percola de manera "invisible" a través del aluvión. El curso de este flu-
jo de agua subterráneo esta detenninado por la permeabilidad del aluvión. Las
excavaciones que se hacen en estos valles pueden llenarse de agua que asciende
casi hasta la superficie, indicando que debajo del aluvión el terreno está satura-
do de agua. Después de un largo periodo de lluvia, aun cuando no se desborde
el mismo río, puede estar bajo el agua gran parte de la planicie de inundación
debido a la elevación del nivel freático. El agua asciende desde abajo a través
del aluvión penneabte, indicando dónde tiene éste mayor penneabilidad. Por
lo tanto, los registros que se lleven de este tipo de inu11dación proporcionan
infonnación muy Util para el levantamiento preliminar de la zona donde se
proyecte una obra. Si se proyectan cimentaciones con pilotes, se requiere co-
nocer la profundidad del lwho rocoso. Esta se detennina mediante sondeos,
considerando que es posible encontrar grandes bloques bajo la superficie que
por error se pueden confundir con el lecho rocoso. Durante las obras de cons-
trucción será necesario desaguar el lugar recurriendo al bombeo, a las galerías
de filtración o a cortinas cubiertas de concreto.
El estudio de los depósitos aluviales debe basarse en el conocimiento de
Jos principios fundamentales de los procesos que operan en los valles fluviales .
Lo primero que hay que destacar es que Jos valles se fonnan en climas muy
diversos: áridos, húmedos y glaciales. El agua es el principal agente en la for-
mación de estos valles. Puede presentarse en estado sólido, en forma de gla-
ciar, que desciende desde las montaflas y se desliza río abajo, profundizando el
cauce del río mediante el proceso mecánico de la erosión causada por la abra-
sión entre las superficies de la roca y el hielo. En Jos valles con ríos permanen·
tes, los procesos de erosión y sedimentación son continuos, pero en un clima
árido las precipitaciones pluviales pueden ser estacionales en forma de trombas,
provocando inundaciones repentinas de naturaleza muy erosiva.
En un estudio del cauce se obtendrán secciones transversales muy diver-
sas. Cerca de la cabecera, el cauce del río fluye por un valle angosto; el río
cambia su curso formando recodos muy pronunciados. El agua corre con gra n
rapidez debido a la acentuada pendiente. Cerca del extremo opuesto del rio,
donde desemboca al mar, el gradiente hidráulico e¡ pequeflo y el rio sigue un
curso serpenteante , formando grandes curvas (figura 12c). Estas curvas se lla-
man meandros, cuyos radios pueden ser muy grandes cuando el gradiente hidráu-
lico es muy pequei'ío: del orden de l : J 000. El canal del meandro se despli!.7.a
lentamente río abajo; en una fotografía aérea del río, por lo general, se pueden
. TiposderocaJ

identificar las antiguas posiciones de los meandros, que se han desplazado co-
rriente abajo. Estas posiciones se indican por la presencia de pequenos lagos en
forma de media luna o arco. Como aquí el agua no corre tan r.ipido, la erosión
sobre el fondo del cauce es menor. La acción erosiva del río es más poderosa fue-
ra de la zona de los meandros, donde el movimiento del.agua es helicoidal (figura
J2d). En la planicie de inuñdación, el río ensancha su cauce por la acción erosiva
lateral y forma una extensa planicie, contrastando con la topografía de la región
de la cabecera, donde el flujo avanza mú rápido y erosiona más hacia abajo que
a los lados. Si el gradiente hldriulico es menor, provoca que el río se desborde
durante los periodos de alta precipitación pluvial formando varios ríos que flu·
yen por otros cauces, que continuamente cambian de posición. Se dice entonces
queelríoformacorrientestrcnzadas.
El material erosionado de todo el sistema fluvial , incluyendo las corrientes
tributarias y afluentes o arroyos, cuyo conjunto se denomina cuenca de drena-
je, se clasifica de acuerdo a su tamano por la acción del agua en movim~nto. A
mayor velocidad del agua, mayor será la capacidad de amstre y el tarnano de
Ju partículas que se desplaz.an en suspensión. La re lación matemática entre el
tamaño de la partícula transportada y su velocidad se expresa como una función
a la sexta potencia. Al doble de la velocidad , aproximadamente 60 veces, el ta-
mafto de las paJtículas puede ser transportado, debido a lo cual aumenta con-
siderablemente la capacidad de arrastre y erosión del río durante las inundacio-
nes. El río, en condiciones normales, parece no tener capacidad de erosión y
parece imposible que algún día haya podido erosionar el valle. Cambian mucho
las condiciones en t~rnpo de las avenidas cuando el río puede transportar blo-
ques hasta de 3 m de espe!Or.
Debido a estos factores los depósitos aluviales muestran grandes variacio-
nes en el tamai'io del grano, así como en su extensión y espesor(figura 12b). El
material se acumula en form a de masas planas o lenticulares de granos de dife-
rente tamaflo. Los levantamientos geológicos registran el área que ocupa el alu-
vión como unazonade supeñteieplanaentreelcauce delríoylasladerasdel
valle. La unión entre el aluvión y el lecho rocoso se marca po r un cambio re-
pentino en la pendiente del terreno; esto es lo que normalmente se considera
como límite cuando la falta de tiempo no permite hace r un levantamiento más
preciso con sondeos, para obtener una muestra del material que está debajo de la
superficie. Entonces, la presencia de este material se registra en un mapa geoló-
gico como aluvión , sin indicar el tamaflo del grano, excepto cuando hay man-
chones de grava bien definidos.
La infonnación que el ingeniero civil necesita saber acerca de un depósi-
10 de aluvión abarca la profundidad a la cabecera de la roca que puede variar
mucho, siendo generalmente mayor en el ce ntro del valle; y el área superficial
de Jos materiales clasificados de acuerdo con el tamaflo de las particulas. Las
muestras para análisis se obtienen mediante sondeos y se estudian en el labora·
torio. El tamafto de las partículas determina las condiciones hidrológicas del
valle; también es necesa rio obtener infonnación, mediante un levantamiento
Depó1i101 mper/1cl4/t1
"
local, sobre la profundidad del nivel freático, debajo del cual el material del
valle está saturado de agua. El nivel freático asciende y desciende, conforme
a los cambios del cauda] del rio. Por lo general, existe una gran cantidad de
agua que flu ye hacia el mar a través del aluvión, además de la que corTe por la
superficie, lo cual causa yaves problemas durante las excavaciones. Esta agua
se puede concentrar en Jos cauces sepultados de los rios o en el que tenía antes,
los cuales fueron obstruidos Posteriormente por la acumulación de los depósi·
tos de aluvión. Los paleocanales pueden ser bastante profundos, hasta decenas
de metros debajo de la superficie; pueden ocasionar graves problemas durante
la excavación de un túnel a través de los valles. En los casos en que se requiera
de trabajos subterráneos, la práctica común para evitar la inundación del área
excavada consiste en el bombeo de aire comprimido.

Depósitos glaciales

También se denominan depósitos de transporte glacial, están formados por


material erosionado y transportado en el hielo, en forma de glaciales (ríos de
hielo) o como grandes casquetes que se extienden a partir de la base de las man·
tanas, cubriendo grandes áreas de terTenos mis bajos. El material fragmentado
que transportan los glaciares se denomina morrena. Cuando el hielo se funde,
en un exuemo del glaciar, este material se deposita en grandes promontorios
de forma irregular, los cuales reciben el nombre de morrenas terminales. Estas
pueden tener un espesor de decenas de metros y una extensión de cientos de
kilómetros cuadrados. El material del extremo del glaciar que se funde es re-
movido y seleccionado de acuerdo al tamafio de sus particulas por la acción
de las corrientes de agua, formándose depósitos de grava, uena, limo y arcilla,
los cuales, a veces, presentan una clara estratificación en capas compuestas por
partículas de diferentes tamanos, que reciben el nombre de varvas. Esta estra-
tificación se debe a los cambios estacionales de temperatura en las regiones gla-
ciales, con hielo en invierno y deshielo en verano, lo que da lugar a variaciones
en la velocidad de flujo del agua procedente del hielo derTetido y a las forma·
ciones de capas alternadas de particulas de tamano distinto.
Cada una de las diferentes clases de acumulaciones de los depósitos g.l.a-
ciaJes recibe un nombre: esken y kames, son montículos alargados; dnunlins,
son masas semielípticas que forman un paisaje de colinas (figura 13á). Quie-
nl!s se especializan en estudiar los depósitos glaciaJes disponen de una amplia
terminología para clasificar la gran variedad de fonnas topográficas de zonas
glaciales, pero el ingeniero civil basta que sepa distinguir entre dos grupos fun-
damentales: aquel que se fonna de la erosión de In rocas en zonn montafto-
sas, donde nacen los glaciares, y aquellos depósitos cuya extensión y tamano
de particulas indica que se trata de material depositaáo al fundirse el glacial.
Sólo se estudiará el segundo grupo que pertenece a los depósitos superficia-
les, pero es importante seftalar que los canales profundos erosionados por los
glaciares en las zonas montanosa.s se convierten en buenos lugares para la cons-
.. Tfpoi dtroca1
fkpódto1 su,nr/lclalu 67

trucción de presas, posteriormente, cuando todo el hielo se ha fundido debido


a un cambio de clima de nuestro planeta.
La tilita es una arcilla glacial muy común e importante, cuyas partículas
no han sido calibradas por la corriente del río. Está compuesta por material
que varia mucho de tarnano, desde arciUa hasta bloques de roca. La distribu-
ción de tamanos, al representarse, da una curva plana de acumulación porcen-
tual. Si bien, los depósitos d~ arena y grava que dejaron los glaciares pueden ser
fuentes importantes de material para construcción, la tillta se necesita lavar y
clasificar por tamal'lo de grano antes de utilizarse. La tilita tambil! n puede ser
calibn.da por un río que co111 por un antiguo glaciar, convirtiendo la tiliu. en
un depósito útil de gn.va. El tamal'lo del material de tales depósitos aparente-
mente contradice Jo establecido con anterioridad, en relación al tamano del
grano y la distancia a la cabecera del río, pero el fenómeno se explica por el
cambio de clima. Como los grandes valles fluviales tienen orígenes muy anti-
guos, han sido testigos de grandes cambios climáticos.

hcieseluvial

Es el nombre genérico con el que se designa al material de roca intemperizada


que se acumuló in situ en las regiones periglaciales. El tamano de sus partícu-
las varía ampliamente y va desde arcilla hasta bloques. Hay una mayor propor-
ción de partículas mis gruesas cerca del contacto con rocas semiintemperizadas
debajo de la cabecera de la roca. La profundidad de estos depósitos es muy va-
riable; cuando se realizan perforaciones para localizar la profundidad de la cabe-
cera de la roca, es necesario tener en cuenta que el pozo de sondeo puede topane
con un gran bloque de roca, que fácilmente puede confundirse con la cabecera
dela roca(figura8g).

Late rila

Es!e material se encuentra en la zona de rocas intemperizadas en las regiones


lropicales de clima htlmedo, dond e abundan las lluvias cálidas y ligeramente
8cidas, que disuelven el s11ice y otros minerales. Como producto de este pro-
ceso queda una mezcla de arcilla, hidróxido de aluminio y los compuestos de
hierro que le imparten al depósito un color rojizo. La laterita es un buen mate-
rial en la cons1rucción y, a menudo, se emplea para pavimentar caminos, don-
de fonna una superficie firme e impenneable, si se ha compactado.

Las dunas están formadas por arenas transportadas p"°or el vienlo y presentan
varias fonnas. Los vientos dominantes que soplan en una dirección fonnan
depósitos de arena que alcanzan decenas de metros de altura en las zonas de-
sérticas. Los cúmulos de arena suelen tener fonnas regulares, por ejemplo, de
. Tipo1de rocai

~ :

~~;;;;_
.:

(b)
lkpósf/os superflcUi/u .
luna creciente (figura 14o) o médanos. La arena es producto de la erosión eólica
de la superficie rocosaenregionescálidasyáridasqueseencuentran a cientos de
kilómetros de distancia. La arena seca es transportada mediante un proceso de-
nominado soltación.. Un viento que alcanu una velocidad crítk:a para determi-
nado tamano de grano de ai'ena, puede levantarlos desde la superficie y fonnar
tolvaneras. Por ello es que las dunas y los médanos son depósitos de arena de
unespesorvariable.
Las dunas de arena se pueden formar también en climas hfunedos ce rcanos
a la costa. La arena es acarreada por los vientos costeros de las playas durante
las horas de marea baja cuando se seca la playa y, a menudo causa problemas
por su acción erosiva sobre las carreteras y techos de edificios en las regiones
coste ras. La arena transportada por el viento destruye también la vegetación.
La hierba denominada ammophila tuenaria crece bien en el terreno inestable
de las dunas de arena porque tiene largas raíces que se ex tienden hasta alcan-
zar el agua. Estas raíces retienen los granos de arena. Esta planta se utiliza arn·
pliarncnte como compactador de arenas movedizas a lo largo de Jiu costas.

Arcilla con pedernal

Es un depósito residual de arcilla roja (figura 1S) muy común en Inglaterra,


sobrepuesto en la formación Otalk. Es1a es una caliz.a del periodo Cretácioo
que contiene pedemal y sílex insoluble, así como pequel'ias cantidades de otras
impure1.as como arcilla y minerales de hierro. Al igual que en otros terrenos de
calizas, el agua de lluvia desaparece ráp idamente debajo de la superficie y disuel·
ve la calcita, dejando en su lugar una arciUa color marrón mezclada con el pe-
dernal. Es tos depósitos superficiales se encuentran por lo general en fonna de
lentes en las cavidades de las cimas de las colinas o rellenando chimeneas volcá-
nicas de disolución. Estas chimenen volcánicas sirven como canales de drenaje
subterráneo, por donde el agua de lluvia se fihra desde la superficie y llena las
masas de material no consolidado. Tienen un diám etro qu e oscila entre 3 y JO
m y pueden alcanz.ar una profundidad hasta de 20 m. Pueden ocasionar obvios
problemas al inge niero civil, particularmente cuando se construye una canete·
ra sobre un terreno de creta. Sin excavación es difícil detectar la existencia de

Fia:ura IS Depósito residual. Bolsas de arcilla con pedernal (A) y chimeneas o


conduclosde disolución {B).
'º Yrpos " ' FOC#I

este material desde la superficie, aunque puede dcducinc por el tipo de wgc-
taci6n que es característico de los sucios de poca penncabilidad debido a su
11to contenido de areilla. Los problema surgen debido a las variaciones en la
profundidad y a la utcnsión late...I de estas lentes, ya que la an::illa rojiza tie-
ne propiedades muy distintas a las de la creu circundante.

Et material que se compone de grano fino, transportado por los vientos domi-
nantes que soplan desde los deliertos, situados a miles de kilómetros de distan-
cia, pero cuando la velocidad del viento disminuye el polvo cae a la superficie
y, con el paso del tiempo. se acumularin formando depósitos de cientos de
metros de espesor. Algunas regiones de Chin1 tienen depósitos de gran eipesor
fonnados por material procedente de Asia Central. El material de los nive les
inferiores de los depósitos se consolida por el peso del material ubicado en las
capas superiores.

Estos depósitos cubren grandes áreas que 1e extienden sobre c1cn1os de kiló-
metros cuadrados. Están compuestos por capu de grava que se acumulaban en
terrenos planos a medida que se derretían los glaciares. Qua forma en que se
presentan n como abanicos aluvialet, que se extienden al fondo de cadenas
montanosas, en lugares donde los ríos de curso muy rápido bajan por los fren-
tet de la roca (figura 14b). Como la corriente fluye rápidamente, el Unk:o de-
trito que no es urutrado es el de tamr.no menor, mientras que todo el material
de grano más fino et transportado y se acumula en sitios donde disminuye la
pendiente. El depósito queda formado por partículas gruesas, de modo que
muchas de estu formaciones dan lugar a importantes acuifcros. Las variacio-
nes en el tam r.rio del grano y el espesor del depósito pueden causar problemas
durante los traba_ios de ingeniería en las zonas de abanicos aluviales.

Turba

Son depósitos formados por la acumulacion de una masa de vege1ación parcial-


mente descompuesta. La turba se forma en climas fríos y Mmedos, en donde
el proceso de conveni6n del tejido vegetal en bióxido de carbono y agua se re-
tarda debido a la escuez de oxigeno. La turba se encuentra principalmente en
terrenos hUmedos o pantanosos, donde el drenaje l:lel terreno es deficiente por·
que gran parte de la masa vegetal esta saturada. En algunos de estos terrenos la
roca dura sobti!sale a la superficie, altemando ésta bruscamente con depósitos
de turba. Las zonas de contacto entre ambas suelen ser empinadas y la distri-
bución de los depósitos de tu rba es irregular, porque ésta se forma tanto en las
pequenas cavidades de la roca como en las grandes planicies anegadas. La cons-
70 '/'ipoi de roca1

este materia] desde la superficie, aunque puede deducirse por el tipo lle vege-
tación que es característico de Jos suelos de poca permeabilidad debido a su
alto contenido .de arcilla. Los problemas surgen debido a las variaciones en la
profundidad y a la extensión lateral de estas lentes, ya que la arcilla rojiza tic·
ne propiedades muy'distintas a las de la creta circundante.

Es material que se compone de grano fino, transportado por los vie ntos domi-
nantes que soplan desde los desiertos, situados a miles de kilómetros de distan-
cia, pero cuando la velocidad del viento disminuye el polvo cae a la superficie
y, con el paso del tiempo, se acumularán formando depósitos de cientos de
metros de espesor. Algunas regiones de China tienen depósitos de gran espesor
formados por material procedente de Asia Central. El material de los niveles
inferiores de los depósitos se consolida por el peso del material ubicado en las
capas superiores.

Mesetas de grava

Estos depósitos cubren grandes ireas qu e se extienden sobre cientos de kiló-


metros cuadrados. Estin compuestos por capas de grava que se acumulaban en
terrenos planos a medida que se derretían los glaciares . Otra forma en que se
presentan es como abanicos aluviales, que se extienden al fondo de cadenas
montanosas, en lugares donde los ríos de cuno muy rápido bajan por los fren-
tes de la roca (figura 14b). Como la corriente fluye rápidamente, e l único de-
trito que no es arrastrado es el de tamaf'lo menor, mientras que todo el material
de grano más fino es transportado y se acumula en sitios donde disminuye la
pendiente. El depósito queda fonnado por partículas gruesas, de modo que
muchas de estas formaciones dan lugar a importantes acuíferos. Las variacic;
nes en el tamaf'lo del grano y el espesor del depósito pueden causar problemas
durante los trabajos de ingeniería en las zonas de abanicos aluviales.

Turba

Son depósitos formados por Ja acumulacion de una masa de vegetación parcial-


mente descompuesta. La turba se forma en climas fríos y hUmedos, en donde
el proceso de conversión del tejido vegetal en bióxido de carbono y agua se re·
tarda debido a la escasez de oxígeno. La turba se encuentra principalmente en
terrenos húmedos o pantanosos, donde el drenaje del terreno es deficiente por-
que gran parte de la masa vegetal está saturada. En algunos de estos terrenos Ja
roca dura sobresale a la supeñicie, alternando ésta bruscamente con depósitos
de turba. Las zonas de contacto entre ambas suelen ser empinadas y la distri-
bución de los depósitos de turba es irregular, porque ésta se iorma tanto en las
pequel'ias cavidades de la roca como en las grandes planicies anegadas. La cons-
Dtpó.tlro1111~rfld•~1 71

trucción de caminos en terrenos pan:ialmcatc cubiertos de turba es dificil. Se


debe conocer la profundidad de la cabcccni de la roca y si por medio de los son·
deos no se llega a la roe~ madre, se debe recurrir a la cimentación coo pilotes.

Transporte por ¡ravai.d, dctliimaicntos de titms


y corrientes de lodo

Existen dcpóáto• formados por roca intcmpcrizada cuya mua elti atunida de
agua y , por lo tanto, inestable ae dcsplaz.a hacia 1b1jo del terreno. A este proce-
IO se le da el nombre de uanspone por gravedad. Por medio de este procc11> se
pueden fonnu, en las montafl u, wa serie de pequenas t errazas.
Cuando la masa de material desplazado por este proceso es muy grande,
se habla de un d«lizamicnto de tierra o deslave. Los dcpódtos formados por
este procno 9C estudian en el capítulo 4 , en la sección de obru en tcrre~ ines-
tables.

Zonas de relleno

El t4!rmino se refiere al material que se acumuló en lugares como antiguas can·


leras y excavaciones, y otras oquedades del terreno que se utillz.aron como ti-
raderos pat1 los desechos urbanos y material de demolición. Este material 1C
utiliza mnpl.iamcate para nivelu terrenos. Además, muchu de lu ciudades &n·
liguas se fonnuon debido a la práctica de nivelu terrenos huta una cierta lltu-
ra y a la acumulación de capu de desechos. Esta práctica ha originado que las
ciudades crctcan hacia arriba. En estas ciudades, para cullquier obni de infra-
CJtnlctuni urbana ac necesita realizar levantmnicntos topogrificos muy preci-
sos, porque la superficie de contacto entre el relleno y la roca madre puede ser
muy pronunciada, hasta vertical, y el material puede ser poco consolidado.

Depósitos costeros, ICll'ftO costero, Jengum y hincos

Estos depósitos 9C forman de gl'IVll y ucna que provienen de la erosión mari·


na o fueron transportados por los ríos que vie rten sus aguu en el mar. Cuan·
do los vientos dominantes soplan a lo largo de la costa y las marcas van ca la
misma dirección, estos agentes se combinan pUlll mantener el material en mo-
vimiento, desplazándose en ll misma dirca:ión, a la vez que aumenta su volu-
men como p roducto de la erosión costera. En estas condiciones, la ucaa y la
grav1 de lu playu tienden a fonnar lenguas que obstruyen las desembocaduras
de los ríos, bancos costeros y grandes play u mar adentro, que obligan al mar
· a retroceder (figura 16). Por lo general, estos depósit~ tienen poco espesor y
su supeñicie apenas llcanza unos cuantos metros sobre el nivel del mar; en di·
mas húmedos, esta superficie está colonizada por plantu que estin adaptadas
a vivir en lu extremas condkioncs de los ambientes costeros. Estos depósitos
pueden ocasionar los siguientes problemu a los ingenieros civiles: obstrucción
" Tipos d e roca

Direo::i6n del•mue1
yvirntodomirm1te

"'

Tmnportedcmatcrlal
1 lolat¡o dcl1play1

"'

_ Tcrraudelfondodcl1 playa
Tcriaudcln!Yel
alto del mu

Ficwl 16 lkpbsitos costeros: a) rugos topo¡rUicos coSleros, lcn¡uu, barreru


de m:na y punta; b) diques hech os pan impedir el acarreo de mllc rial a lo lar·
10 de la playa; e) perftl de Ja playa. Terrazas o bermas íonnadu Po• la cncrgia
de las o las.
Concturló n 73

de las desembocaduras de los ríos, lo qu e, a su vez, provoca inundaciones río


arriba, u i como algún desequilibrio de las fuerzas por cuyo efecto una masa
de arena que había permanecido estable durante siglos empieza a erosionar-
se. Entonces, por la acción combinada de los vientos huracanados y la marea
a lta, se inicia u n proceso de desplazamiento continuo del material y al cabo de
pocas horas puede desaparecer una gran masa de arena y, por lo tanto, cam biar
considerablemente los perfiles de la costa. Tan pronto como cesa el meteo ro, las
fuerzas naturales tienden a rest ablecer el patrón de d istri bución de la arena.
Las obras de ingenie ría que se construyen en la costa pueden modificar
los proce30s de arrastre a lo largo del lito ral y ocasionar efectos inespe rados,
cuya rectificación puede ser muy coslosa. El uso de diques (figura 16") para
detene r el arrastre a lo largo de la costa al bloquear los ríos ocasiona con fre-
cuencia graves problemas ya que reduce 11 cantidad de material de la playa
que va a las zo nas costeras cercanas. Los depósitos de la playa son desplazados
po r las co rrientes marinas, dejando un sector de la costa sin la protección que
proporciona una capa de grava (figura l 6c), y continüa la erosión rápida de los
acantilados o de la línea costera. Se deben hacer consideraciones muy cuida-
dosas con respecto a los efectos colaterales qu e puede originar cualquier obra
de ingeniería, cuando se intenta con ellas prevenir o evitar cualquier proble-
ma existe nte o cuando forman parte de una nueva construcción tal como los
muelles.

CONCLUSIÓN

Todos los factores qu ímicos, mine ralógicos y estructurales de las rocas, descri-
tos anteriormente, son aplicables a todas las clases de roca y determinan el com-
portamiento mecinico de grandes masas de roca en el terreno. Los geólogos
disponen de numerosos ~rminru técnicos para describir con detalle todas las
propiedades de las rocas; el inge niero civil encuentradificil entender la 1ermino-
Jogía y, por lo tanto, tiende a evadir el estudio de la geología. No obstante, debe
tomar en cuenta que las propiedades mecinicas de las rocas son las caracteris-
ticas que más le deben interesar. Las propiedades de las rocas se deben estudiar
para entender las causas del cornpon amiento mecinico de las mismas. Este no
es un proceso fonuito, sino dependiente de la composición química y minera-
lógica de las rocas. En las obras, algunas clases de roca tienden a causar mis p ro-
blemas que otras. Que una roca sea dura, po r ejemplo caliza, no es garantía de
que no causará problemas.
4, Estructuras geológicas, inestabilidad
de las rocas y movimientos
a lo largo de planos inclinados

El ténnino estruct ura geológica te emplea parade9Cribirlumuasrocosasconside-


r&ndo las tres dimensiones. La corteza terrestre csti constitukla por una gran
diversidad de estructuras geo~gieas, las cuales varían desde estructuras de grandes
dimensiones como, por ejemplo, un a placa conti nental o una cuenca ocdnic1,
hasta elementos pequenos como un plano de estratificación en un fragmen to de
roc:a que pueda sostcnerie en la mano. Las estl\lcturas principales están compuet·
tas por un conjunto de otras pequcftas, las cuales han sido formadas por los pro-
cesos de scd.imentaci6n, int rusión magmitica, deriva continental, así como por
el asoenso y descenso del nivel de la supeñicic te rrestre en difuenles lugares. Las
estru ctu ras puede n tener lfmiles bie n defin idos entre si o puede n pasar gradual-
men te de un tipo a otro.
La unidad est ructural fundamental de las rocas sedimentarias se denomina
capa o estrato. Es un estrato una clase partkular de" roca, pero aunque el tlfr·
mino se aplica estrictamente a las rocas sedimentarias, a vei:es se utiliza pan
cualqu ier tipo de roca con estructura en forma de estratificación. Por lo pmenJ,
los sedimen tos se acomoda n en fonna de capas horizontales sob re el lecho
océanico. Un gro po de tales capas se llama formación y , 1 menudo, csU com-
puesta de distintos tipos de roca como lutitas, areniscas y calizas. La palabra
secuencia también se utiliza para designar un &l\lpo de rocas que guarda n una re-
lación entre si. Despuls de millones de anos de sedimentación el mav imicnlo as-
cendente del lec ho occ:inko eleva las rocas, dando lugar a la fonnación de In
· características topogr.lfi cas; este movim iento provoca que las fonnaciones de roca
sobresalgan del plano horizontal, como las estructuras en fonna de domo (figura
l 7c). Ento occs, se dice que las capas buzan , es deci r, lienen echadn o inclina-
cM>n hacia abajo de la horizontal. En un domo, las capas bll7.an radialmente hacia
afue ra de la cima. La eompresi6n de la corteza terres1re pl'01loca que las capas

1S
76 Euruct11ras geo/Ogica.1, inestabilidad de U/.s rocas

se plieguen fonnando estructuras denominadas anticlinales y sinclinales (figura


17e,/).

BUZAMIENTO

Es una de las esiructuras geológicas fundamentales. Se define romo el ángu lo que


fonna con la horizontal : la dirección de esta pendiente con respecto al norte

(a) (b)

'~ ~Q~.,_~.~~t~ t"Í

Fic\n• 17. Estructuras geológicas de plegamiento: a) cuenca de deposita ción ;


b) sección uansver5al de la cuenca; e) domo; d) sección transveual del domo ; t')
anticlinal;J}sinclinal.
Buzamiento 77

también se debe medir. El echado, también llamado buzamiento, se mide con un


clisfrnetro, el cual se coloca sobre el plano de estratificación de un afloramiento
de roca dura; con la bnijula se mide el rumbo. Para las rocas suaves, que no tienen
una superficie dura sobre la cual apoyar el clisímetro, se utiliza el método de la
alineación visual a cierta distancia, haciendo coincidir Ja orilla del instrumento
con los planos de estratificai;,ión. Asimismo, se pueden medir los niveles con un
nhoel fijo corriendo un itinerario que abarque el afloramiento completo y, luego,
calcular la pendiente promedio. Un ejemplo de echadopuede ser 40° NO 45°,
cuyo significado es que las capas forman un ángulo de 40° hacia abajo de la
horizontal y un azimut de 45° {rombo noreste). La línea que forma un ángulo
recto con la máxima pendiente de la capa de roca se llama rumbo. Es la línea ho·
rizontal sobre la superficie de la roca de la figura l 8a. El rombo también es la
di rección de los bordes de las capas;se puede comparar también con las vetas de
madem por la semejanza que tiene ésta con una estructura estratificada, como las
rocas sedimentarias. Los geólogos hablan del grano de las fonnaciones rocosas de
la misma manera que los carpinteros hablan del grano o veta de Ja madera. Los
dos conceptos están tan íntimamente relacionados que la mejor manera de enten-
der las estruc1uras de los pliegues rocosos es estudiar los bloques de madera
cortados en varias direcdones con respecto a las vetas. El echado se define como
el ángulo máximo de inclinación de la capa rocosa , pero hay valores menores de
echado en otras direcciones, donde la inclinación decrece a medida que la direc·
ción considerada se dirige hacia Ja de l rombo, a lo largo del cual el echado, por
definición, es por supuesto igual a cero (figura ! Be). Cualquiera de estos pequei\os
ángulos de echado recibe e l nombre de echado aparente en la dirección respecti-
va. El término se refiere a la apariencia de buzamiento en las capas al hacer un
corte vertical. A distancia es imposible estar seguros de que la inclinacK>n ob-
servada representa el valor máximo de la pendiente. Las capas con inclinación
hacia el observador o en dirección opuesta parecerán horizontales (figura 18a).
Desde otras direcciones, la pendiente tendrá un valor entre el máximo y cero. Las
capas muestran su máxima inclinación cuando la visual es paralela a la dirección
del rumbo.
El objeto de medir el echado es obtener infonnación total sobre la posición
tridimensional de las formaciones rocosas que se encuentran bajo la supeñicie,
as( como de aquellas partes de las mismas que son visibles. Los afloramientos
aislados de un tipo de roca en particular pueden estar conectados bajo la super-
ficie o pueden ser partes de diferentes capas. La figura 19 muestra una de las
posibilidades de la fonna en que los afloramientos pueden tener continuidad bajo
la superficie como parte de la combinación de un anticlinal y sinclinal. El arco del
anliclinal se erosionó y ya no exist e, pero e l sector sinclinal se encuentra bajo
la superficie. Este es un ejemplo del aniilisis estroctural~ue los geólogos hacen
después que se ha llevado a cabo e l levantamiento d e una zona, identificando
las clases de roca y tomando lecturas de rumbos y echados. Si las capas desapa-
recen bajo Ja superficie, el análisis estructural se llevará a cabo mediante la esti-
mación de la profundidad de las capas en otros lugares. El análisis puede tener
78

' · . _ - . Rumbo

\
Bu.u.mk:nlo •

,,,

Flpua 18. Buzamiento. a) Rumbo y echado. Si se observa el afloramicn10 por


enfrente de las capas hcn parecen ho rizont ales, pero el án gulo vudadero de l
echado se ve desde Jt. b) El clisfmetro marca 30°. c)Cilcuk>dclecbadoaparcntc.
d) La indinaci6n de las capas parece di sminuir si el observador se mueTe en el
aentidox -y-:.
81.uam ll:nto 79

(o)

"'

(d)

~: 1
Lti;ap1xKl.lll1

CN11dl!sotaz1daporfaUamlento

· Ficuni 19 . Buzamiento. a) Afloramientos. b) Estructura proba ble: el 1nticlin1l


(izquierda) cambia 1 sinclinal (derecha) c.on untlancoccntralyverticel. c)Cilculo
de lt profundidad de una capa en el subsuelo. d) Tres razones para no encontrar
un1cap11 la profundidad esperada.
•• E1truchmll geo /óglcu, Inestabilidad de l4s rocat

la finalidad de estudio científico o económico, por ejemplo, cuando la capa es


un manto de carbón. Para determinar si es económicamente expkitable será ne-
cesario caJcular Ja profundidad del manto en otros lugares, con el objeto de
conocer su extensión bajo la superficie. La profundidad de un depósito mineral
bajo la superficie es un factor critico en el análisis de costos de un proyecto de
explotación minera. La figura 191'.' indica cómo se calculan las profundidades
cuando se conoce el echado. Obviamente se supone, que la estructura es plana;
si la capa es curva, el echado varía en la zona en estudio y los cálculos no serán
precisos. La precisión se comprueba mediante sondeos en diferentes lugares, con
lo cual se obtienen las diferentes profundidades del manto de carbón, por ejemplo.
Hay varias razones por las cuales un manto específtco no se localiza a la profun-
didad esperada. La figura 19d ilustra t res de ellas: el echado puede haber cam-
biado; el manto de carbón pudo haber adelgazado hasta cero;o fallas o rracturas
pudieron haber desplazado las capas en varias di recciones, situación que se
describirá más adelante.
Es común que las lecturas de los echados no sean constantes en todo el aflo-
ramiento ya que las capas no son planos peñectos, sino superfides curvase irre-
gulares. Se puede obtener un valor promedio a partir de varias lecturas. Este no
es un cálculo simple del promedio de los ángulos del echado porque incluye la
dirección azimutal del eehado en cada caso. Los detalles de estos cá lculos se in-
cluyen en los libros de texto sobre geología estructural.
El echado verdadero también se puede calcular a partir del echado aparente
medido en distintas direcciones. Un mínimo de dos lecturas dará. la solución, pero
será mejor hacer varias mediciones en frentes de exposición vertical como cantiles
o en excavaciones como los cortes de carreteras a pulir de los resultados de
so ndeos. Hay varios métodos para calcular el echado a partir de lecturas del
echado aparente. El método gráfico de la cotangente se recomienda a los estudian-
tes porque ayuda a desarrollar el sentido tridimensional de las masas rocosas en
el subsuelo y sobre la superfidc. Habiendo hecho estos cálculos, por lo regular,
es más fácil elaborar un programa simple para una computadora, basado en ecua-
ciones que relacionen la trigonometría de las lecturas de los echados. La figura 20
explica el método de la cotangente, el cual es útil porque refleja inmediatamente
cualquier lectura anómala o imprecisa que no se detectaría mediante los métodos
basados en ecuaciones.

PU EGUES
Las estructuras plegadas se deben a la compresión dentro de la corteza t errestre
generada Por el movimienlo lateral de l!)S co ntinenles. Los eslratos en ta zona
de compresión se pliegan en forma de eslructuras corrugadas (figura 21). Los
plegamientos 90n provocados por esfuerzos que va1I: de ligeros hasta muy fuertes.
Cuando Ja intensidad es muy aha, las formaciones de roca se someten a esfuerzos
superiores al límite eláslico y se rompen. Este proceso se llama fallamiento y,
también. cuJndo tas rocas se cizallan debido a la compresión y o curre un traslape.
Cuando todos Jos planos axfoles del pliegue son paralelos entre sí, el plegamiento
81

miento se denomina isoclinal. El plegamiento es una de las causas de las disoon·


tinuidades en las rocas. Un material plástico como la arcilla puede ajustarse por
sí mismo 1 las distorsion es que se originan durante el plegamiento, se expandcri
en las crestas de los pliegues y se ade)gauirá como resu hado de la compresión en
!os ílallCOS. La causa fundamental de la distorsión es que la longitud del arco
au menta gradualmente conforme se aleja del centro del pliegue. Si el volumen
del material permanece constante, la capa se debe hacer mas delgada o se debe des-
plazar una cantidad mayor de material desde los flancos hacia arriba. Finalmente, si
actüan intensas fuenas de compresi6n durante millones de afias, Ja arcilla puede

6°N 100°
SºN 116º
12 °N 130°
IOºN 171°
8°N 196 º

Método:
Dibuja r OAoonazimutdc IOOºylongi1udpropo1ckmal a 9.S (oot 6°)
Dibujaroeconnimutdc 116ºYlongitudproporcionala 7. 1 (col 8°)
Dibujar oc ron uimut de 130º>' longitud proporcional a 4.7 (cot 12")
Dibujar DDconnimutdc ¡7¡ºytongitudproporcionala 5.7{cof10°)
Dibuj• rOE:conazirnutde 196ºylongitudproporcional • 7.1 (col 8°)

Dibujar la línuXYque mejor.., ,.ju~te 1A B CD E.


Cparccc se runa lccturaerri:>nea,porlotan1o no tetom1encuenta.
Dibuju OZ perpendlcular • XY.
cot-1 (0Z)• cot -1 S.4 • 10°30'.
AzimutdcOZ • N 156°
Respucst a:echadol0°30'N 156°.

Fisura lO. Mftodo de la cotangente para calcular el echado.


(<)

~~~~
Pllep J'lkcve l'Uepa reeum- Plepmlento
recwnbente benteconfllla bocllnal

~ Planou.ialinclinlldo
deunplieguelm:linlodo

Mlorimkntodcmateri.iplist>cc
cleJotflancoshót.Cfe9ta
(d)

- í
·~~
1- Gravedad
p . F11eniilatcnldecontellclóa
q . Fucn:alatenlactin.
r. FniCt\lru de tensión, Se forman
cuando1etupera lafucn.1p

fleura 21 . Pkpmien1os: •)intensidad PJO&rC.li'fl de l plepmie nto;b)clcmentos


cstructurale1 de los plicgues: c) sistema de diacluas en un p6cruc;d) fuerzas que
operan durante el plegamiento.
"
convertirse e n pizarra (figura l lf). las rocas d\b"ascomo las calizas o las areniscas
tienen un comportamiento diferente. Como son cuerpos rígidos se fraciuran ,
dando Jugar a una gran cantidad de diM:ontinuidades, lirnilares a Ju que se obser-
van en la figUia 3. Sumando todo1 los anchos de las discontinuidades darán una
cantidad aproximadamente igual al excedente de la kmgilud del azco. La figura
2lc ilustra los detallet deme moddo de fracturunicnto.
El análisis de las rocas 90metidas a compresión indica que están sujetas a un
campo de nfuenos, el cual puede representarse por tres componentes: la fuerz.a
lateral ICtiva, que es la que causa la distonión; la fuena de confinamiento lateral,
debida a la rigidez de Ja corteza terrestre en el lugar correspondiente; y la fuerza
de gravedad, con direccibn vertical hacia el centro dela Tierr.11. Estafuerz.a incluye
el peso de la roca, desde donde se produce el fenómeno hasta la supeñicie.Cuando
la fuerza lateral activa supera Ju otias dos, la ma• total de roca es fonada o
empujada hacia arriba , formando pliegues y expandiéndose lateralmente (figura
2 1d). Este movimiento laten.1 provoca la formación de fisuras perpendiculares a
101 ejes d e los pliegues; por esta ruón, te observan a menudo superficies de
roca suave cortando traruversalmente los ejes de Jos pliegues y haciéndolos apa·
recer exactamente como se muestran e n los dibujos. El anilis:is de los modelos de
fracturamiento y plegamiento de las rocas pennite a los especialistas en Geología
Estructural deducir la historia deJ plegamiento de las rocai en una región. Esto
generalmente indica que eJ proctto no ha sido un evento único en el tiempo , sino
que ha habido una serie de movim ientos esp1ciados y, con frecuencia , en diferen·
tes direcciones. Una serie de tales movimientos queda registrada en las rocas en
forma de conjunto s de modelos de fracturamiento. Los fragmentos de rocas rotas
en fonna natura] m uestran formas geométricas definidas: planas, rectangulares o
romboédricas. Las estructuras de pliegues y fallas que se fonnan al mismo tiem·
po son las principales causas de las discontinuidades que estudian los ingenieros
especializados en geotecnia.

FALLAS

Cuando las rocas se pliegan por compresión o cuando se estiran por tensión pue·
den soportar una cierta cantidad de distorsión, pero finalmente se rompen. Las
grietas de las rocas se llaman faJlas. La figura 22 muestra las principales clases
de fallas. El movimiento total de u na falla puede llegar a ser de miles de metros
en fallas muy grandes o del orden de milímetros; e n este caso recibe el nombre
de microfalla. Las fallas tienen estrechos vínculos con las fracturas y, con fre-
cuencia, son paraleJas. En una falla ha habido rompimiento y desplazamiento,
mientras qu e en una fractura no ha habido movimieñto a tra~s del plano de
discontinuidad (figura 22{).
La figura 2 la muestra cómo el incremento de Ja compresión provoca el rom-
pimiento de la roca, dando origen a una falla inversa (figura 22b). El ángulo (8}
del buzamiento del plano de la falla es bastante pequeflo para una falla inversa,
. E1tTUctuTa1 .reol-Offcas, tnr:1t11blltdad de ill1 rocu

l•I

(o')

AA' - De~pluamicnto 10111


.. (resultante)
· AB - Componente ver1lcal,
despl12.amlcn!ofcrtin.l,
despbmc
8C - Componente horizonbl.
dc!lplaumicnto horilorr-
tal,tepouacibn
CAl' - Componentehorizontal
latenl,desplazamlcnto
l11cnl

~r
~
Fifu r1 ll. Fa Du: 11) secci6o vertical a trav~s de Ü~a faUa normal; 11) scccibn ver-
tie1I a tru& de una falla in vena ; r) componente$ vectoriales de un movimiento
de falla ; d) 11ecci6n vertical a travhde una f1U1 ; c) una falla de lonión «iusa dcs-
plu.amic nto de k>1 estratos;/) f1lbs mcnore1 y fracturas paralelas a la rana prin·
cipal;.r) brecha de f1llae11 zona de falla.
Di1u:kua1
"
por lo geoen.I, menos de 45°. La tensión en una formación de roca también
puede producir fallas, concretamente nonnales (figura 22a). Estas fallas, por
lo general, tienen un ángulo grande, mayor de 45° El plano por donde se
rompe la roca, denominado plano de falla, aveces tieneestriaciones(figura 22c:)
que indican la dirección del movimiento de las dos masas de roca. Dichas estriacio-
nes dd plano de falla son una ?le las propiedades de lu rocas que sirven parad~
cribir las que se utilizan en ingeniería (tabla JO). El plano de falla se puede
describir mediante geometrfa tridimensional; el movimiento totaJ se puede con-
siderar como la resultante de tres vectores mutuamente perpendiculares. La fi.
gura 22c muestra estos vectores. El mOYimiento vertical (vector AB) se llama
desplome, el vector horizontal frontal (BC), separación, y el vector horizontal
latero (CA'), desplazamiento horizontal lateral. El ca:so general se ilustra con
componentes de movimiento a lo largo de cada una de las tres direcciones. Las
fallas también pueden tener movimientos simples; una falla vertical no tiene
desplazamiento horizontal ni sepanción y el plano de falla es vertical. Si el
movimiento ha tenido lugar casi por completo en una t0la dire<:eión hori·
zontal, se producinl una falla de toWón (tambi6n llamada de!gaD"e o tran.scu-
rrente). Todas las fallas cauean desplazamiento de las capas y se les puede
detectar con facilidad en el terreno. Este aspecto del faRamiento se describe
con detalle en el capftuJo 5, referente a los m1pas geoJógicos.
cuando se estudia de cerca una roca que está a punto de producir una falla,
se observan con frecuencia numero•s fallas pequenascoaorientación similar, pero
con calda vertical de s.ólo unos cuanlos metros o ccntJ"metros. Estas estructu-
ras con sistemas paralelos y, con fiecuencia, tambi6n las fracturas '"igura 22/), afec-
tan considerablemente la estabaidad de las rocas cuando se hacen excavaciones en
las mismas o cuando la erosión ha dejado pendientes pronunciadas. Los diagra-
mas de las fallas sugieren que los planos de falla son suaves. Por lo general, sólo
las fallas menores son suaves con un plano de falla pulido y con estriaciones; la
zona donde se ha producido el movimiento principal es a menudo una masa de
roca triturada que recíbe el nombre de polvo de roca; dicha zona puede tener
hasta unos cien metros de ancho. Esta masa rocosa, fragmentada y triturada
en la zona de fa.lla, se intemperiza con facilidad y contiene comúnmente muchos
poros o espacios, lru cuales se rellenan con agua durante la temporada de lluvias
o con agua wbterránea si Ja zona es profunda. El agua en estas zonas de falla
puede fluir con mucha rapidez debido a J,a alta penneabilidad de la roca tritu-
rada. Esto ha provocado muchos desastres en las minas cuando los túneles
atraviesan estas zonas de falla . Un pozo piloto en el frente de la excavaci6n
del túnel indicará si hay peligro de inundación. Las fallas pueden provocar
también desprendimientos de rocas en los túneles.

DI A O.ASAS

Las diaclasas so n planos de debilidad en las rocas duras; también se pueden en-
oo ntrar en rocas suaves muy comprimidas como la arcilla (arcilla sobreoonsoü-
. EstruchU'tu fl!!OllJgica, lnutabilldlld de liu roca

dada). Estoa planos generan, comtírunente modelos geométricos regulares (figwa


22/), de tal manen que cuando la roca se rompe en el frente , los fragmentos pro.
ducen formas distintivas que pueden ser: rectangulares, prismas con secdón trian-
gular, romboédricas. y piramidales. la diferencia entre una diaclau y una fa.lb es
que en la primera no ha habido mOYimiento 1 lo largo del plano de debilidad.
Cuando bis rocas se someten a esfuenos se generan modelo• o sistemas de
fracturas y, fuulmente, ocurre algún movimiento a lo larao de las mismas dando
o~n a una &u.. f.sto es el reai.ltado de la concentración de los esfuerzos a lo
largo de un IOio plano, el cual se convierte en un plano de falla. El proeelO es
limilar a lo que sucede cuando los metales se tometen a esfuerzos superiores al
límiteelistiro.
Las rocas estúi sometidas a elfuer7.01 ducmte millones de aHos y ti se ex·
panden, se forman diaclasu que permiten que el agua se mueva a travk de la
roca, transportando y depositando minerales en solución y rellenando las frac-
turas. B cuan:o es un minen.1 de relleno que se encuentra comúnmente en lu
diaclasu de arenitcas; ·la calcita en las de lu calil.u. Ambol minerales desarrollan
vetat de color blanco "'cholO, lu cuales presentan frecuentemente modelos o
ailtemu geo~tricos i:egulares en relación con los campos de esfuerzo que han
sido activos en el pasado. Estos sistemas de diaclasas permiten a los geólogos re-
construir los eventos puados que han deformado las rocu. En ocadone1 quedan
registrados varios evento1 aillados, en los que los esfuerzos han opera.do desde
distintas direcciones.

DISCORDANCIAS

Una discordancill es una estructuJ'I geológica en la cual un conjunto de capas


yace sobre k>s bordes inclinados de otro conjunto (figura 23). Hay una discor-
dancill angular entre la• dos fonnaciones o cuerpos de roca. La historia de esta
estructura es la aedirnentaci6n de las capas e a la n, seguida por un levantamien-
to dd lecho oceánico, erosión de la superficie A - B y , luqo, eJ hundimiento
de la zona abajo del nivel del mar, seguido por más aedimentación , k> cual dio
origen al grupo superior de roe.u (w, :x, y). Cuando se usan letra s para designar
estratos, se pone por lo general un guión en las mismas si hay dos grupos de rocas
separados por una ditcordancil en el área de trabajo. las discordancias 90n de
interb en las ciencias geológicas ¡x>rque marcan una importante interrupción en
la historia geológica de la zona en cuestión. Tuvieron lugar dos fases de sedi-
mentación, separadas probablemente por decenas o, incluso , centenares de millo-
nes de af'los. Cualqu ie r fósil conservado en la secu? ncia superior se ría diferen1 e
de cualquiera de la se<:uencia inferior debido a los cambios evolutivos de las
fomw de vida. Lu principales divisiones de la ltistoria geológica, los periodos
nombrado• en la tabla I, se basan en discordancias de diversas partes del mundo
que han sido tomadas corno divisiones esllindar del tiempo geológico.
Discordancitls 87

,.,

(<)

.~-,_,..¿;._----===---= º. -, --"""'~ r
Fisura 23 . Oi5COrdancia.s. 11) Discordancia muy pronunciada. La sucesión superior
empieza oon un conglomerado basal (w), seguido por arenisca angulosa (x) y
arenisca de grano fino(.)'). La inferior es una sucesi6n sedimentaria d e pi:z.arn1.
arcillosa, arenisca angulosa, arenisca y caliza estratificada (e-n) que ha sido in-
clinada, erosionada y cubierta por la capa superior. Los conglomerados basales
U>nticnen a menudo fragmenros de rocas de las sucesiones que cubren.A-Bes
Ja .superficie de erosión. b) mapa geológico de una discordancia. Las flechas in-
dican Ja dirección de los echados de tu dos formaciones. e) Discordancia de poca
inclinación, como se ve en los acantilados de las rostas. En P, la capa (t) de la
sueesi.6n superior y1ce sobre la Clpa (k), pero en Q esti sobn: el estrato (l); en
Ry1cesobre(m).
88 Eurucnm11 geológictu, ine1tabilid•d de la1 rocas

La importancia eA la geotccnil de las discordancias ed:á relacionada con las


notables discontinu;dades que coñtienen; dichas discontinuidades 10n causadas
por dos clases de roca muy distintas entre sí, pero que están depositadas juntas.
Pueden tener disijnta permeabilidad y d plano de discordancia estar saturado
con agua. la capa del fondo de la secuencia superior es a menudo, pero no
siempre, un conglomerado que se denomina conglomerado basal . La razón de
eno es que cuando se levanta una superficie de tiem, el mar ataca sus mitge-
nes y la erosiona hacia el interior. Los primerm; depósitos se formarán a lo lugo
de la playa original fragmentos, como los descritos en la sección IObre depósi-
tos de playa. A medida que el mar avanza sobre los continentes, los primeros
depóritot de fragmentos se locali:z.an mar adentro, en una zona que recibe de-
pósitos de grano más fino como arena o limo. Con frecuencia, se observa una
gradación bien marcada de material de grano grueso a grano fmo , hacia arriba en
una discordancia. Sobre el terreno, una discordancia se distingue por la inter-
sección de los límites de dos distintas variedades de roca. FJ modeJo es similar
al que se obaerva en una sección vertical de rocas que contienen una discordan-
cia (figura 23b).

ESTRUCTURA DE LAS ROCAS ÍGNEAS

Las intrusiones ígneas constituyen otro grupo de estructuras de rocas con dfilen-
siones que varía n desde miles de kilómetros hasta centímetros, desde batolitos
hasta pequenas vetas en otras rocas. Las masas muy grandes se llaman batolitos o
plutones (figura S), formados en los núcleos de cadenas montatlosas y que ahOfll.
son visíbles porque la erosión los dejó al descubierto. Esta estructura se descríbió
en !a sección sobre el granito del capítulo 3. Las intrusiones menores que deriYan
de los batolitos se denominanMocks o cúpulas(figura Sb); son el!. ten siones sobre
lamasaprincipaldelbatolito.
Las rocas lgneas qu e ocupan posiciones verticales se llama n diqu es; son como
muros. Sus dimensiones también son muy variadas, hasta centenares de kilómetros
de longitud y decenas de kilómetros de ancho. Los diques se han formado por la
intrusión de magma en ¡nndes fracturas de Ja coneza terrestre. Los diquestratos
son estructuras ígneas predominantemente horizontales, pero no hay un ángulo
definido, bajo el cual un dique se convierte en diquestrato. El ángulo de cambio
se puede considerar el ángulo de 45° con respecto a la horizontal. Los diquestra-
tos y diques se ilustran detalladamente en Ja figura 7 y se describen en Ja sección
sobre el gabro, la dolerita y el basalto. El basaho fonna también montes amplios
que cubren inmensas eJttensiones planas de cientos de miles de kilómetros cua·
drados. La meseta denominada Plateau Deccan ~n la India ·es un ejemplo. Se
supone que el basalto se derramó por una fisura enorme de la corten. La impor-
tancia de estas est ru cturas para el ingeniero geoiécnico radica en la posibilidad de
que haya cambios repentinos en las propiedades de las rocas. Las rocas (gneas
son generalmente muy duras y resistentes debido a que no tienen planos de estra-
R"tl1go1 topop4[1co1 ..
tificación como las rocas sedimentarias, lu cuales, a menudo, se rompen con
facilidad a lo largo de estos planos de debilidad o de las superficies de diaclasas
regulares. La dolerita desarrolla por lo general patrones irregulares de diacla-
sas(figura 8). A lgunos cuerpos de granito, por lo contrario,poseen una estructura
de seudoestratificación cerca de la supcñlCie debido a la fonnad6n de diaclasas
al haber dilatación. Se pueden obtener agregados de los diquestratos y los diques
de todas las clases de rocas ígneas.
Lo patrones geométricos de la estratificación y el fracturamiento en las
estructuras grandes se continúan generalmente en la microestructura de un frag·
mento de roca tomado para el análisis de laboratorio. La misma puede ser visible
cuando la roca se estudia en secciones delgadas (30 ~ de espesor) con la luz
de un microscopio diseí'lado para investigaciones gcol6gicas. La microestructura
detennina la resistencia de las muestras de núdeos que se prueban a la compre-
sión. La resistencia puede ser igual e n todas direcciones (isotr6pica) o, debido a
la alineactón de los minerales o a los cambios microscópicos en el tamaf!o del
grano, puede ser diferente a lo largo de tres ejes perpendiculares entre sí, en
cuyo caso se denomina anisotrópica. La piza.na es un buen ejemplo de roca
con propiedades Misotrópicas de resistencia.
las macroestructuras detenninan generalmente la consistencia de las masas
rocosas. Los planos de estratificaciOn y fracturamicnto, así como las lentes de
roca muy intemperizada son los factores que controlan la consistencia de la roca
en su superficie o cerca de eUa.

RASGOS TOPOGRÁFICOS

Se defü-.en como unidades de fonna notable de la superficie tenestre, comomon-


taflas y valles, cantiles, estuarios, etc. Un conjunto de rasgos· topográficos recibe
el nombre de paisaje o fisiograffa. Hay una relación muy estrecha entre la forma
de aqu~tlos, Ja estructura de las rocas y las propiedades de intemperismo de las
rocas que se encuentran bajo la superficie. El clima también es un factor muy im-
portante en la determinación del tipo de rasgos topográficos que surgirán de un
conjunto de rocas y para sus condiciones estructurales. Durante los últimos 10
aflos los ingenieros geotécnicos han utilizado más los estudios que se han hecho
sobre las fonnas topográficas para estimar las propied"ades geot~cnicas de un sitio
que se investiga antes de emprender la construcción. Dichas propiedades se refieren
parliculannente a Ja estabilidad del terreno bajo los sitios de construcción y a la
prevención o control de deslizarnienlos. por ejemplo. Las grandes construcciones
lineales, por ejemplo las carreteras, requieren de un reconocimiento previo del te-
rreno con el linde elegir la ruta. Las aplicaciones de los m¡¡pas geomorfológicosy
· los levantamien tos de las formas topográficas se describen en el capítulo 5. La cien·
cía que estudia cuantitativamente los rasgos topográficos se llama geomorfología.
Las variedades de rasgos topográficos se describen brevemente en relación
con los procesos de intemperismo, erosiOn y. en e l capítulo 3, en cuanto a la
..
dcs:ripc;ón de Lu clatH de roca. Algunos tipos de éltaS dan lupr 1 mgos topo-
gráficos muy cancten"sticos, por ejemplo, la caliza x intemperiza formando un
paisaje cántico.
El ingeniero geotécnico dotado de un buen conocimiento Xlbre los procc90s
de intemperismo y erot.ión, relacioN1dos con el clima y el tipo de roca, estará en
posibilidad de obxrvar importantes detalles en el paisaje, en especial los que in-
dican inestabilidad de las rocas, xnaJes de movimtento lento de los sucios que le
pareeerian eúabie'S 1. un ob1ervador no experimentado. Hay muchas cla~s que
advierten 10bre futuros deslizamientos. La roca que sirve de 90porte puede estar
oculta en su tot.aJidad por una cubierta de suelo producto del intcmperismo y
será necesario hacer sondeos para detenninar el tipo de roca que x encuentra
abajo. En climas áridos y húmedos, b consistencAa de la roca dcb:nnina el ángulo
de la pendiente de la wpeñJCie y, por consiguiente, la fonna supeñJCial del
terreno. Las rocas duras como las calizas y areniscas resisten y desarrollan curvas
convexas, en contraste·con las curvas cóncavas que originan las rocas suaves como
la arcilla o las pitam1s arcillosn. La consistencia relativa y la resistencia al intem-
perismo y erosión son los factores importantes. En climas húmedo1., el pcñtl
consiste de curvas suaves que cambian de cóncavU a convexas en puntos de in-
flexión (figura 24a); pero, en dimas .iridos, el perfil es generalmente muy pro-
nunciado, con inte necdones angubsas entre los distintos ángulos de la pendiente
(figura 24b). Los rasgos topográficos de regiones glaciadas también presentan
abruptos cambios angulosos entre los diferentes ángulos de la pendiente, pero de·
penden en mayor grado del lugar donde se haya acumulado e l hielo que de la clase
de roca, porque el hielo puede eiosiona r con facilidad rocas duras, especialmente
cuando las rocas se han fragmentado notablemente pOJ la fuena de expansión
del agua al congelarse. Cuando el hielo se funde y fluye hacia las zonas más bajas
a medida que el clima se hace más templado y húmedo, los perfiles angubsos
tienden a hacerse más redondeados.
Los ángulos de la pendiente que se forman en rocas suaves, no co nsolidadas,
dependen del tamaflo del grano del material, la permeabilidad y el contenido
promedio de humedad durante todo el ano. Aunque esto puede variar con las
estaciones, es el promedio lo que importa. Para cada conjunto de parámetros hay
un fogulo de máxima pendiente que es esta ble. Para un determinado tamaño de
grano y permeabilidad, la variable con respecto al tiempo ese! contenido de agua
de la roca. Cuando el terreno está saturado tiene un ángulo de reposo menor
(figura 24c) que cuando está seco, pero Ja relación exacta entre Jos factores va-
riables es compleja y !a tensión supeñicial entre liquido y sólido es crítica.
Cualquier rasgo topogr.ifico en particular sufre un continuo proceso de
cambio, aun cuando éste puede ser extremadamente lento. El periodo total de la
historia de la erosión de los continentes puede ser-descrita como una sucesión
de juventud, madurez y senectud. En un paisaje joven los agentes erosivos hlm
actuado durante un tiempo relativamente corto sobre una masa de tierra que se
ha elevado recientemente. La superficie nueva puede ser un antiguo lecho oceánico
o un terreno volcánico. Este tipo de paisaje tiene superficies planas cortadas por
"
ríos con valles estrechos y en fonna de can:ón (figura 2Sa). Como las pendientes
son muy pronunciadas, la erosión actúa primordialmente hacia abajo. Con el
transcuno de millones de af\os los valles se ensanchan y se encuentran con
los vecinos, de ahí que·sólo queden pequenas partes planas del terreno original
que se elevó. Esta es b etapa de madurez en el ciclo de erosión. El paisaje en la
etapa de senectud es casi plino de nuevo, con lomas o cerros aislados que sobre-
salen por encima de un plano que se cncucntn11 casi al nivel del mar; losgeomor-
f61ogos denominan pcneplanicie este paisaje (figura 2Sa). La erosión marina
tiende a dngastar toda la roca que se encuentra por encima del nivel del mar. El
poder erosivo de los ríos se restringe notablemente cuando su gradiente hidnlulico
disminuye en la etapa de senectud; el trabajo, entonces, se restringe casi en su
totalidad a arrastrar el material de RflllO fino producto del intcmperino. Final-
mcnie, todas las masas de tierra se red ucirofo hasta el nivel del mar y des.aparecerían
si el proceso continuara indefmidamente; el material clásico se dispemr<a sobre
el fondo oceánico en forma de limo y arcilla o formaría una solución con el agua

,., c~upe Pendiente

---~MIR:=:~·-
Caliza
Lutiu

fipra 24 . Perfiles producidos por la erosión y variedades de roca. a) Perfil pro-


ducido por la erosión de rocas duras y suaves con buzamiento ligero. Clima húme-
do. b) Perfil típico producido por la erosión en un clima árido. e) An~ulo de
reposo de fa arena.
" Eitructurat ftt:1lófica:, inutabilidlld de liu ro cas

de mar. Estos procesos no guardan una relación lineal con respecto al tiempo;
sino que se rigen por una función exponencial dcJ tiempo; en la etapa final, el
grado de erosión es tan hajo que intervienen los movimientos corticales antes
de alca nzar la asíntota (nivel del mar) : las porciones terrestres o se hunden bajo
el mar o se elevan de nuevo (rejuvenecen) y el ciclo comienza otra vez sobre una
superficie casi plana, derivada de l antiguo nivel del mar, pero en esta ocasión pro-
bablemente, 100 m más arriba. Cuando se estudian con detalles losnivelesde la
topografía a menudo se observan claramenteextensasplanicies(figura 2Sb). Estas
antiguas superficies erosionadas pueden ser no continuas en el terreno, sino estv
aisladas en tre sí. La correspondencia de las cimas de los cerros y montanas recíbe
el nombre de cimas concordantes (figura 2Sc).
Parecería que el proceso rejuvenecedor del terreno que se eleva no se efectúa
en fonna gradual cuando disminuye la erosión, pero hay evidencias que sugie ren
periodos eo, los que se elevan cipida y aisladamenre grandes zonas separadas por

t•)

~ Vejez l'co cpl~nic ic

'"
----...__ ~-~'.vcldcba>e2

Niveldclm~r---------~
-----'
Niv::,cl-de~·b_•~_•

"' Anti&uonivel dcbuo::


-------

Fisura 15. Perfiles del paisaje. cr) Etapas de erosi6n en ta superficie. Escala ver-
lical exagerada. b) Antiguos niveles de n:ferencia en un perfil del paisaje. e)Climas
concordantes.
lne1tabilidad d~ .lu l'OCGI y mo1imitnto

intervalos prokmgados de estabilidad, los cuales, en Inglaterra, se denominan


"
1tilhtond (periodos de caln'11). Algunas partes del mundo muestran movimientos
ripidos, otras h l mucho más estables. Las zonas montanosas IOn 1ctivu; hay
regiones gr1ndes y planas dentro de los continentes que son el.tibies, pero aun
éstas pueden presentar algún movi'1liento. Durante la última edad de hielo (Pleis-
toceno), e l norte de Europa quedó cubierto por una gran masa de hielo, cuyo
espesor 1lcant.ó probablemente miles de metros en algunos lugares como Groen-
landia. El peso de esta masa de hielo comprimió ligeramente el terreno empu-
jindolo contni la corteza y a partir de que el hielo se fundió ha habido un
movimiento gradual hacil arriba, el cua.I se ha medido por medio de instrumen-
tos de medici6n en estaciones de obsernción de las mareas. El Mar Báltico, en
el norte de Europa, ha esuido ~trocediendo de sus costas. Este proceso ha que-
dado registrado por las posiciones de antiguos postes de amarre para los botes
que se localizan a una considerable dist1ncia hacia tierra a partir de la presente
línea de costa.
Por supuesto que el nivel del mar se reduce con las edades de hielo, debido
a la cantidad de agua del octano que se utili za en la fonnaci&i de las capas de
hielo. Los c.ílclllos indican que si todo el hielo que se encuentra en las zonas
de nieves eternas se fundiera, el nivel del mar, a escala mundial, se elevaría aproxi-
madamente SO m , inundando much11 de las zo nas habitadas en todo el mundo.
Estos aspectos de la gcomorfologfa no son exclusivamente de inte réscicnlfft-
co, sino que tienen importantes aplicaciones geoU:cnicas. La velocidad de un río
varí1 a lo lafF de su curso, detde la fuente o cabecera hasta el estuario o desem-
bocldun. El volumen de &gUI y la forma del cauce detenninan la vdocidad ;en
algunos tramM 1ngostos de l rio puede haber mayor Yek>cidad , ahí donde el perfil
es la unión entre dos niveles de erosión (figura I 2e). Para que sean claros los
diagramas de estos perfiles, se deben hacer con una escala vertical muy exage-
rada . Los c1mbios abruptos de pendiente, denominados puntos de inflexión son
ruón suficiente para que el do fluya con mayor rapidez en esos tramos y pan
que el grado de erosión :tea supe rior. El rfo elimina esos puntos de inflexi6n en
su pendiente, mediante su trabajo, convirtiendo graduahllente su pendiente a
una curva exponencial simple. cuy1 asíntota es el actual nivel(de base) del mar.
Est05 son los antecedentes en reladón con el con1 ro1 de los rios pan cualquier
problema con el que podría estar trab1jando el ingeniero civil para preYe nir b.
erosió n o inundaciones. !:in Londres. en un proyecto de grandes dimensiones
como es la const rucció n de un1 presa sobre el río TámeSis, se intenta enoontnr
la posibilidad de inundación de la ciudad indicada, debido a que Ja zon1 se hunde
lentamente con relación al nivel del Mar de l Norte.

INEST ABlLIDAD DE LAS ROCAS Y


MOVIMIENTO A W LARGO DE
PLANOS INCUNAOOS
Las condiciones de inestabilidad son de dife rente grado desde el colapso en un
terreno provocando un agujero de aproximadamente S m de diámetro bajo una
.
edificación o un pequeno desprendimiento de roca de una aaintilado o de la
orilla de un río, hasta un cnonnc deslilamiento en el que gnn parte de un1 mon-
tana e1ip 10brc un nlle. Las causas de inestabilidad pueden ser inherentcsa la na·
turakza o al hombre. Los terremotos pueden cau.w de'Sliumi:ntos de grandes
proporciones en las montarlas. Las excavaciones hechas por el hombre, por ejem-
plo, los cortes para carreteras, !00 diseftadudc tal manera que el talud(pendXRte)
pennanezca estable. El ditefto x baa en el estado de intrmperismo y estructura
de la roca, por lo que el ingeniero rcspons.ble del mi1mo debe elegir entre un
ingulo pequcno en el que la inestabilidad, si ocurre, no ocasione probkmu y
un .ingulo que no reqWcra mucho moYimiento de tierras, el cual 1umentaria los
costos de opención.
La mstabilidad puede x r continua y gradual o puede prexnt.ane en fenó-
menos aislados, 1eparados por- 100 anos o más. l.OI cortes que hace el hombre
pueden pennancoer durante mú de SO aflos sin presentar diOcull:ades, luego, re.
pentinamcnte, IC colapsan. La inestabilidad naturaJ del terreno depende en
grado sumo de las condiciones del agua del subsuelo. Cuando la masa rocosa está
seca, la fricción a lo largo de las discontinuidades es aJta y la masa 1e hace ines-
table. En ca.so de aguaceros toTTenciales, el nivel freitico sube y apairece una
fuerza modificado ra que actúa en xntido opuesto a las discontinuidades. Si
algún movimiento x iniciara en rocas durn como resultado de b fuerza de
gravedad, x producirían desliz.amientos a lo largo de discontinuidades abiertas,
las que podrían ser rellenadas con arcilla húmeda, producida por el intemperillno
de la roca. En las rocu suavelhay un movim.iento gradual de material por la pen-
diente, mis r.ipido cuando el terreno está mojado, mb lento cuando esti seco.
Cuando la arcilla está saturada se puede comportar como Hquido, de ahí que se
prexntan corrientes de lodo que se desplu.an a gran velocidad . Un perfil de est•
bilidad se oonfonna por estos procesos naturales; por lo tanto, un corte realizado
en esta pendiente natuTII es inherentemente inestable, ya que las fuerzas naturales
comienzan a trabajar ínmediatamentc pan suavizar el perfil de tal manera que se
adapte al tipo de roca y clima (figura 26). El proceso puede durar cientos de anos
o sólo unos din. Cualquier estimación geotknica para cortes de un tipo debe in-
cluir mediciones de las pendientes natu rales de la zona y notas sobre cómo éstas
varían con la clase de roca. La zona se debe investigar buscando signos de inesta·
bilidad, posiblemente mediante el uso de fotografías aéreas y precisos itinerarios

Fl¡fUni 26. Efec1os de la erosihn en una uca.vaciobn, suponiendo que no se k: ha


dado mantenimiento durante un periodo de aproximadamente 200 a/los.
lntltobflúl-1 dt 1'11 rocu y mo•lmknto
"
de niYelación para obtener planos con curvas de nivel a intervalos pequefios que
se puedan incluir en los mapas que se tengan de la zona. Ha aumentado la nece.
sidad de especialistas en geomorfok>g{a que obtengan las estimaciones de la ines-
tabilidad de la.s pend~ntes y el disel\o de cortes y cimentaciones en terrenos
rocosos que son inherentemente inesta ble&. La figura 1:10 muestra un plano de
curvas de nivel con intervalos de 1 m, en donde se observan BULGES de la
superficie terrestre hacia el interior de un valle. TaEs áreas convexas son muy
caracterlsticu de desliz.amiento lento de material por la pendiente. Pueden ser
causados por otros factores como cambios en la clue de roca, pero este tipo de
perfil debe adYerti:r al ingeniero geotknioo sobre la posibilidad de un terreno
inestable. La inestabilidad generalmente te presenta en un terreno con contenido

"'
- -
---~-:
-21 - -
_______
--------
--- ----------
_______- _
......

,.,
/ --~---
/
...... --~--
Círc11lodcdcOlliz:imienlo

"'

Pendlcntcnaturalc .tabk: Pc ndicnrc inc•tabk:de!i:nrtc

Fipna 27. Terreno inestable: o) curvas de nivel; b} pequeñas elevaciones en la


pendiente debido a desliumientos; e) arenas permeables cubriendo margas
impermeables.
. E1tructurtU geológicai, fn.:sta.bt/fdad de /;u roctU

de agua mayor que el promedio, lo cual frecuentemente queda indicado por un


cambio en las variedades de plantas que se desarrollan en e1e luga r o por un cre-
cimiento más rápido de las mismas en regiones húmedas, comparadas con las de
áreas cercanas mis secas. A su vez, las variaciones en el contenido de agua del te·
rrcno dependen 1 menudo de cambios en el tipo de roca (cambios litol6glcos) o
de discontinuidades mayOres como fallas. Las zonas mojadas pueden ocasionar
problemas durante los trabajos de construcción, pudiendo causar intermitentes
dificultades al h .cer los cort es, elev.ndo los gastos de manterlimiento, a menos que
se resuelvan las dfficultades en el lugar de origen del agua.. La figura 27b muestra
el meca nismo de estos deslizamientos meno~s en un temno mojado compuesto
de roca sualll! de grano fino. La figura 27c ilustra una causa común de problemas,
donde una capa de arena permeable cu bre a una roca menos penneable o imper-
meable como arc illa o fangolita. El agua que drena hacia abajo a trav4!s de la
arena se concentra en los límites entre las distintas clases de roca, provocando
el desplazamiento de la arena y un lento arrastre cuesta abajo sobre la arcilla , que
es un proceso conocido como erosión por manantiales. El agua que corre sobre
una supcñ1cle arenosa de un corte tambi4!n erosiona y produce canales que se
van profundizando, con lo que se genera erosión lateral y la formación de peque-
i\os deltas de arena en la base del co rte (figura 10). Una solución a estos probk:-
mas es excavar pcquenos canales de drenaje en forma de V 6 Y y rellenarlos con
fragmen tos de roca de aproximadamente 20 cm de diámetro. También es proba-
ble que tenga lugar un asentamiento rápido a lo largo del corte, pero depende de
la posibilidad de que las arenas penllCableS queden saturadas d urante una tempo-
rada de aguaceros torrenciales sin precedente.
La arcilla es un material cohesivo y posee la capac)dad de soportar ángulos
muy pronunciados, a veces casi verticales si esti seca y la altura del con e es tal que
la carga de ta base es mayor que la fuerza deciullamicntode la arcilla. Ot ras masas
de arcilla 90n muy inestables. Las razones de esta diferencia se encuentran en la
m k:roestructura de la arcilla, en sus fracturas o las variaciones de permeabilidad
de diferentes partes de la masa rocosa total. Es necesario encontrar el o rigen del
agua que hace que se desplace la arcilla; puede ser el agua subternlnea que viene
desde varios ki1ómetros fluyendo hacia abajo con un ángulo de inclinación muy
pequeno en las capas que constituyen el total de la formlc;ón rocosa.
En ocasiones hay diversidad de opiniones entre los que hacen los levanta-
mientos geológicos con respecto al nombre de la roca para este tipo de material
de grano fo10. Algunas capas de arcillas calcáreas se presentan tan e ndurecidas
que se describen como fangolitas.. Estas pueden ser casi impermeables cuando
están en el subsuelo y. al excavar, se rompen en grandes bk>quesde material duro,
pero después de un corto periodo de exposición a una atmósfera húmeda absor-
benln agua y se fragmentari.n en pequenas piezas:" Esto muestra lo que se puede
esperar que suceda sobre la superficie de un corte como un proceso de lenta, pero
continua deterioración. Las variaciones en el grado de endurecimiento de las
arcillas calcáreas pueden ser causadas cuando los compuestos de hierro o el sul-
fato de calcio provocan una cementación parcial. Tales variaciones debidas a las
Jnettabilldad de la1 roca.J y mo~imfento 97

causas naturales en el momento del depósito no se consideran por lo general


durante el levantamiento geológico normal, en el cual se indica que el aflora-
miento completo está compuesto por margas. Este es un tjemplo que ilustra
cómo el trabajo del geólogo difiere del ingeniero geott!cn.ico.
Las arcillas negras tambi6n han creado problemas en climas húmedos despu6s
de 50 ó más anos de estar e~estas en cortes sin ninguna inestabilidad. Una
po&ible causa que origine problenw es la gradual oxidación del sulfuro de hierro
(el cual da a la arcilla su color) a sulfato, con la expansión consecuente y la pét·
dida gradual, muy lenta, de arcilla hacia el interior de la superficie expuesta, la
que a su vez pennite que··e1 agua superficial penetre a mayor profundidad y sumi-
nistre el oxígeno requerido para los procesos qu{micos. F.ntonces la masa total
de arcilla que está en corte se puede volver inestable. Pequenasvariacionesdimá-
ticas también pueden ser la causa de problemas en las arcillas y en todas las clases
de rocas. Las zonas de clima templado tienen cambios lentos de temperatura y
precipitación; en ocasiones, dunnte varios anm son mú fríos o lluviosos, o ambos
casos a la vez, que el promedio. Tales condiciones poco usuales pueden generar
problemas en un terreno qui nunca se había sabido que fuera inestable.
Los factores fundamentales que controlan la estabilidad de las rocas, el
coeficiente de fricción, la resistencia al cortante, la resolución de fueri..as en com-
ponentes vectoriales y los momentos de fuerzas con respecto a un punto o linea,
se encuentran en Jos libros de texto sobre ciencias de la ingeniería, por lo que no
se ex plicarán aquí. La aplicación de estos principios a los problemas de la esta-
bilidad de rocas se describen adecuadamente en los libros de texto :iobre roca5 y
mecánica de suelos citados en la bibliografía . Los hechos básicos sOn los siguien-
tes. La aplicación de la teoría de la fricción estática y de deslizamiento basada
sobre un bloque de material bien conocido, en una supeñK:ie inclinada u hori·
zontal, y la deducci6n del coeficiente de fricción (JJ) y el lingulo de fricción(~).
donde µ. = tan r;, al análisis de todas las fuerzas que operan dentro de una masa
de roca es complicada por la naturaleza del material, a menudo variable, de Ja
superficie en cuestión. El simple plano supeñicial de contacto su pu en o en la ecua-
ción básica, es sustituido por un gran número de contactos separados en el material
real. El tamafto del grano es muy importante en la determinación del comporta-
miento posterior. Se especifican dos categorías principales de material no con:io·
lidado: suelo granular, de grano· grueso (también denominado suelo de fricción)
y el suelo cohesivo de grano fino como la arcilla. U consistencia del suelo granu·
lar se desarrolla por la"s fuerzas de fricción entre los granos donde se tocan mutua·
mente, lo cual depende d'e la forma de cada grano, la distribución por tamanos
y el arreglo de los granos o compactación. El arreglo depende de las condkiones
de sedimentación en el momento de la formación y en algún grado, por la presión
a que se sometió posterionnente la capa. El comportaiñi.ento de la arcilla es
diferente debido a otras fuerzas, por ejempkl, las electrostáticas y las de tensión
superficial que unen los crinales individuales de arcilla. La microestructura de las
arcillas es muy importante aquí. Comoelmaterialesde origen natural y el grano ha
sldo clasif'x:ado según su tamano por proce90S controlados, hay una tercera pos>
.. E1tn1cnuu 1cohilfa11, lnt1tobilld4d de 141 roes:

bilidad de tener un tipo de suelo que sea importante en la ingeniería, en el


cual 1u fuerzu, la de fricción y la de coheUón, actúan juntas; de hecho, hay un
pa.:> gradual y continuo de una a la otra. La figur11 28 mueatra algunas variedades.
El conc.epto de bloque de deslizamiento sobre una superficie inclinada es
aplicable a rocas duras que contienen est ructuras de estntifieación y fractura-
mk nto. La figura 29a rCpresenta una caliz.a fracturada con echado de aproxima-
damente 20• U rna• permanece estable incrementando los inguku del echado
(9) hu ta alcanzar (t'I), el i~lo de fric ción, en donde se produciri un desliza·
miento debido a su propio peso (figun 29b). El coeficiente de fricción (µ)de-
pende de la natunleza de la superficie qu e se encuentra bajo la capa. Un estrato
e.U separado de otro por una c1p1 fma de al¡Un otro material de roca, de otra
manera sería iodistlngulbk de la roca que se encuent ra abajo y formarían en
conjunto una solri eapa o algo similar. Estas capas delgadas que separan una capa
clanmente Vilible df: otra .e llam&n juntas y consisten de •ua, aiJe y sólidos,
que pueden ser arcilla1 o algún otro matuial mineral sin con10lidar, depolitado1
du~nte airtos periodos en condiciones de sedimentación distintas a las que

(1) (b)

• (e) {d)

Fi.Jw• 28. Vuiacionu de Ja tutura en arenu: cr) granos redondeados. mala dis-
tribucl6n de l tamaflo de lu partículas ; b) ¡ranos angulosos. m•la distribución
del tamafto de lu ~nfculu; r) snnos redondeados, buena distribuc;6n del ta-
mai'lo de 111 partícul11; d) granos 1nsuk>101, buena distribución del tamaflo de
lH partfculas.
ltttltllbflidMI de las roc.s y mo•lmknto

(•)
.
1 : Angulodclcch1do
fll : Pcsodelbloque
A: Area de 11 b111e del bloqucXY.
O : Esf1.1enonorm1l
: Wuen.ocort1ntc
t : Cohe1ión

,.,

·~
Fuen.uqueac!ÚlnAObreunbloque lncllnado dcpe90 flly ireaA de 11 baile.
Esfuerzo normal

l::Jfucn.onormal 1 tr11Vé~ dcl1blse•O ~ ~


Latuen.1 fll.enf h1ceque1ede.iiceel bloque. A rstafuen1,eoponel1íucn.1 R •..-A.

La re5l•tend1 1I corllnte de ll JUperílcic de contacto XY • e+ ~u'*


.-A• cA + Wco!Bunf¡

l:l bJoqucestíencondlclonesdccquilibriD limit adocuando Woenfl=R.


W.:nB• cA+ lt'cosfltan;

Sitacollesi6nc• O, W.enll • Wcos8tan4!

...
Unt• llM~

El erecto de 11 prcJión hldrí ulica en el pllllO de estratiíicaci6n XY e1 reducir e y oponcne al


esfuen.ononnalo.

Fitura 2'. Es11bilid1d de una roca dun y fracturad-;.11) Fuenas que1c10an sobre
u:i bloque XY potencialmente inest1ble. b) Prueba de conanie. Los valores de
1, esfuerzo oonante/esfueno normal, causan el desliumiento de un bloque
10bre btro, al aume ntar el esfueno normll o. e) Grifica de los resu.lt1dosob1e-
nidos en b). e (eohesibn); se obtiene proyect1ndo sobre los eje1. 1 = e+ o 1111 ; .
100 Eltnuturtu 1n111>gtcu~lne1t11blfldo4 de la1 rocu

dieron lugar a la m1yor parte de la roca. Las fr.cturas Que cruun la capa tam·
bi&t pueden estar rellenas con la mezcla sólidos-1gua-airc, la cual ejerce en
algunas ocasiones un1 fuerza adhesiv1 a trav~s del plano de fn11ctura, pero
en 011111, el contenido de agua puede 1er aho y podrían surgir fue rus de rcpuWón.
El bloque permanecerá tmble mientns bs fuerzas que impiden el deslizamienlo
sean mayores que la componente gravitacional (W sen O}, descompuesta a lo Wgo
del plano de estratificeci6n, pero si el qua entra a lasfracturuy a los planos de
cstratif1:1ción, las fuerzas de fricción y cohesión decreoenysc deslizará el bloque .
Teóricamente, el bloque te oonsidera como una pieu simple, pero en b pr9:tk:a
se puede romper a través de discontinuidades que se intenecan, Jo que hace que
sea difícil el anilisis teórico de Lu condiciones para lograr un equilibrio limitado.
En la aplicación práctica de la tcoria a las condiciones actuales de la roca si la
excaY1.ción propuesta se realizara en una masa compuesta por distintas varieda-
des de roca como arcilla, caliza, arenisca, arena parcialmente endurecida y en
proceso de convtnine a arenisca dura, resulta con frecuencia que se debe usar
un factor de seguridad muy alto y, en ocasiones. la pendiente aconsejable es
menor que la pendiente natural del terreno de la zona. El ingeniero geólogo o
el ingeniero gcotb::nico tienen b responsabilidad en esu cin:unstancias; cn este
cuo, el factor de 1eguridad especificado puede conducir a un costo innecesario.
Us condiciones del agua subterrinca, que ejercen el control tobrc la esta-
bilidad, la cual IC determinaría por otro lado mediante las condiciones de la
roca, pueden cambiar como rcw1tado de los trabajos de ingenier<a. Un ejem-
plo es el efecto sobre el qua subterránea en k>S cenos o montanas ccl'Clnos 1
valles profundos en los que :1e han construido presas pan el abnlccnamiento de
qua. La presencia de u.n cuerpo de lgUI en el fondo del valle tendcri a elcv11 el
nivel fre, tico, debido a que se ha reducido el dren1je libre hacil el vaUe desde
la ba1e de la montal'la. Se supone que esto fue lo que provocó el desastre en la
presa de Vaiont, ltali1, en 1963. En el lugar donde 11e intersecaban las diadaas
por dilatación del fo ndo del valle, con otro sistema de diaclasas paralelas a k>S
lados del valle, hubo un gran desprendimiento de rocu.
El desplome es un tipo de colaps'.o que puede ocurrir en rocas con ertrati-
fit1ción o diVllje verticales. La í•ura 30.:r muest11 la condición para que se
produzca la caida de un bloque, es decir, cu1ndo la líne1 vertical que pasa por
el centro de gravedad pasa 1 un lado de la base. Pira que esto wccda en condi-
ciones reales, la fuerza perturbadora lateral debe provenir de una cuna de suelo de
la roca intemperiuda, 11 cual 1e acumuló en el fondo de una discontinuidad ver-
tical como si fuera un plano de estratificación (figun. 30b). Esta ejerce u~
fuerza literal que 1wnenta su efectividad a medida que 1e incrementa la m111
o cuna de suelo. El agua del suelo suministra 11 presión hasta que el bloque 1e
desploma y el procuo se repite con la capa siguiente.que ha perdido su apoyo
" !ateta!.
La roca con clivaje '1:rtical taml>Un puede caer de esta maoe11, cuando la
reliJtencia de la bue no IOporta el pelO de la roca de arriba despu4!s qUI se ha
realiudo un corte. La figW'I 30c llllltnl el proceso de este tipo de colapsos. El
fnt11t11bilfd11d dt k11roco1y mo~fmitnto I OI

-
- "
'_E-
-

"c 1
......
iJ '1 •i '
o<Oo•udo .

~'
l'tmos ....
\ .
.!~~ . ·.: 1• ••

Ancbjcdclamca Red11a;ióndelapendien1e

Fi¡ura 30 . Inestabilidad en enructunu de m eas verticales: 11) bloque a punto de


cae r ; b) desplo me por la acci6n de acuilamknto ; e) cot.pso del frente de roca
despuh de una excav1ci6n; d) Medidas plTI prevenir col1p10E.
101 Estnu:t11.r1111tol6tica1, iltt1lt1bllld.d de ltls roou

agua que se filtra desde la supeñ1tie, entrando 1 los planos de clivaje por la cKna,
con el tiempo penetruí en toda la mua rocosa y lenta, pero gnduaJmente em-
pujari las ca pu exteriores hacia afuera, reduciendo la resistencia total. El proceso
es acumulativo Nsta que ocu~ el desplome. Como medida preventiva sed
preferible un dren1je efacaz pm d 1gua wpeñiciaJ que escurre del lado de la
pendiente, y Ja aplicacióñ de inyecciones de 1elladores en el clivaje a cierta dis-
lanci2 hacia atrú del corte, en lugar de quit11 UJ\I grao masa de roca para reducir
el úgulo de la pendiente (figura 30d). Tambim se pueden utiliur pernos de
anclaje.
Es un error suponer que las capas que buzan en sentido opuesto 1 la pen-
diente o son horiwntales serán siempre estables. Esta supoiici6n puede .ser
errónea. La figuia 3111 mueSlra cap11 con 161o a)gun.H diacll•s bien espaciadas
y discontinuas, muy est1bln, 1unque no es posible estar seguro1de esto a partir
de una observación poco rigurosa de la superficie del corte. Las figuras 31 b y e
muestran cómo una de tales estructuras puede ser potencialmente muy inesta-
ble. Las fracturas verticales pueden estar alineadas o puede ser que no se haya
detectado una faDa en la roca del lado de la pendiente o detrí1 del corte, lo que
puede convertirle en supeñJCie de deslizamiento.
La bue que sirve para clasificar los de&lil.lmicntos es la manera en la que se
mueve el material tooOIO. EJ deslizamiento de tnnslaci6n o en un plano es aqueJ
en el que el movimiento de la masa rocosa x realiZI a lo largo de una superficie
esencialmente plana (figura 32a,} aun cuando puede presentar irregularidades
por fracturamiento intenso, estratificación crullda o clivaje . Inversamente , cuando
el plano de desplome es una falla, isla puede estar cruzada por planos de estrati-
ficación. La Wrccci6n de los movimiento• de mua se realiz.a a lo largo de una
línea recta (movímiento de translación). Este esel típico deslizamiento en rocas
duras. fJ movimiento rotacional es C1111Cleristica del material plistico de grano
fino ,como la wcilb . La supeñicic curva Q'I movimiento et parte de un1superfJCie
esfl!rica o posiblcmmte cilíndrica o, incluso, eliptica; por lo tanto, visto en planta
el deslizamiento es UNI línea curva o recta si la superficie de deslizamiento es
cilíndrica. La figura 32b ~presenta un típico deslizamiento esfirico, vibldose un
corte vertical como arco de circulo. El movimiento de la masa tiene un centro
de rotación (O). El análisis mis simple de este deslizamiento circular se hace to-
mando moment05 con respecto a la linea vertical que pasa por el centro de gra-

,~.,
· · '" ~.. . · '~''
. . ..
. . ·.·.
... .
.·•
- ~- · .·.·..

Fifun .JI . Variadones en la estabilidad de la roca: 11) establc ; b) diacluasalinea-


das: en potencia, muy inestable ; t) falla no detectada: potcncilllmente muy incs-
labk.
lntstabUidtid de Úl1 rocu y movtm~nto ..,

'"
Círculodedealil.amien10

. ; :... Resistencia al e.•fuerzo cortante

Momcnlodcpcrturl>aciOn - l!ld
~umcnto de r~~tencl• • rcm.tcncia al csfuc~o ~-ortante X arco PQ('""'J )( 1adio..,,.i1·
l·. nctríml1c .d ccqurnbrl0Wd • rrlll '

"'

FiFra 12. Tipos de deslizamiento ; o) deslizamiento con lrulaci6n a lo largo de


planos; b) deslizamiento rotacional;c) desli1.amiento ro1acional a lo largo de pla-
nos: d) deslizamiento de regresibn múltipk.
104 E1tructuru 1eol6tf¡:u, ine1tirbUl41d de liU rocu

vedad de la mua. El producto del puo de la masa del sucio (W) por la distancia
a esa línea (d) es el momento de la íueru gravitacional que tiende a provocar el
deslizamiento. A esto se opone la resistencia al cortante del 11.1elo que actüa a lo
lugo dd arco (PQ). La .resistencia total del sucio c1 la resistencia al esfuerzo cor·
tante multiplicada por la longitud del U'C(l (PQ) y el radio (r). En el ){milc del
equilibrio estos dos momentOs son igu1les.
la figu ra 32c muestra cómo los planos de estratificación dentro de una masa
de suelo pueden modjficar eJ peñll de b superficie de deslizamiento cuando una
capa de roca nds dura o de grano mh grue1e se convierte en un plano superficial
sobre parte del desprendimiento.

"'

Fipn 33. Comente de lodo. a) Corte ~rtica l de una conicnte de lodo. b)Conien-
tc dc l<>dorisiocn planu .
fneltabflldad de las rocas JI movim~nto 105

Un conjunto de desliiamientos rotacionaks pueden dar lugar a un d~sliza·


miento de regresión múltiple, como el de la figura 32d. Cuando esto sucede en
un acantilado, la inclinación hacia atrás de la superficie de tie rra que se ha sepa·
rado senala el movimiento rotacional con mucha cla ridad.
El tipo de deslizamiento r-' pido de suelos, que dura sólo unos cuantos minu·
tos u horas, se denomina corriente de lodo. Esto tiene lugar cuando el contenido de
agua de una masa de arcilla es tan alto que ésta se comporta como líquido, por
Jo tanto , fluye hacia abajo y a los lados como se ve en Ja figura 33 . Este tipo de
deslizamiento se presenta con frecuencia en zonas donde las estructuras geolb-
gicas y la topograHa permiten al agua penetrar en la arcilla, causando permanen-
tes problemas. Probablemente no hay solución satbfactoria debido a la gran masa
de arcilla en movimiento. Los muros de contención pueden detener temporal-
mente el proceso, pero con el tiempo serán vencidos y derrwnbados.
Las rocas de algunos lugares tienen condiciones que generabnente las hacen
poco satisfactorias para cualquier clase de trabajo de construcción, ya sea para
casa habitación o para una industria. Por ejemplo, las rocascreticicas del sureste
de Inglaterra contienen una sucesión arcilla-arenisca-caliza (figura 34) y cuando
es1as capas afloran en un escarpe o acantilado, como el de Folkestone en Kent y
a lo largo de la costa sureste de la Isla Wight, hay continuos problemas de desli-
iamientos. El agua que percola en las formaciones Chalk y Greensand es forzada
a girar a un lado cuando encuentra la arcilla Gault , por lo que emerge en la base
del acantilado. La arcilla se socava y como queda húmeda y en estado plJstico
la comprime e l peso de la roca superior, dura y fracturada, lo que provoca el
colapso del frente del escarpe a intervalos regu lares. Hay rompimiento y desti-
iamiento continuos en los bloques 9:lbre el Jodo arcillo9:1. La erosión marina
est-' continuamente removiendo el material det rítico y el acan1ilado retrocede.
Si no hubiera erosión marina al pie del deslizamiento, el proceso suavizaría con
el tiempo el abrupto perfil vertical, formando una pendiente de fog1.1lo peque·
ilo sobre una masa compuesta por una mezcla de Jos tres tipos de rocas presen·
tesen la zona de deslizamiento.
Es muy diHcil la aplicación de l anlilisis matemático a las condiciones que se
presentan en un desprendimiento real de las rocas.

Fiaura 34. Inestabilidad en un acantilado de rocas crctkicas. Isla WWit.


) , Mapas geológicos y geotécnicos

MAPAS GEOLÓGICO.S

En los ma pas geológk:os se registra la infonnación acerca de las clases de roa de


una m na; en los mapas geotécnicos, las propiedades íísicas de las mismls y, en
general, son nW útiles pan el ingeniero civil que se interesa mú por el com-
pcrtuniento mecl.nico de 1u rocu que por su denominación cientfüca. En los
mapH geológicos, usuaJmente, se senalan lu rocas superficialea, pero con ftnes
espec((icos como la minería, exploración petrolera y construcciones subterrineas,
es mejor registrar la infonnación de los 10ndeos con la finalidad de hacer mapas
del subsuelo. En muchos países están a la dispoJ.ición del público mapasgeol6gi·
cos comunes en una amplia gama de escalas; por ejemplo, desde 1 :10 000 000
que cubre todo el continente Africano y el Oriente Medio en una sola hoja, hasta
!:SO 000 que es lo mejor para cuestiones geológicas en general. Pa ra la ingeniería
de la construcción, estos mapas publicados 10n insatisfactorios normabnente, do-
bido a que la escala no es lo suficientemente gra nde como para incluir muchos
datol geológ.icos. El ingeniero civil se interesa por b geología del lugar de cons.
lrucción, pero no tanto por las rocas de b zona circundante. En consecuencia, se
hacen levantamientos geotknicos especiales, con la finalidad de registrar todos
los deta lles que pueden ser útiles cuando se diselle el proyecto y cuando los tn-
bajos se encuenrren ya endesirrollo.
El terreno se encuentra cubierto por una capa superficial de roca lntemperi-
u da, con espesor variable, depósitos fluv iales y derrites de roca producidos por
la acción del hielo o el viento ; que en conjunto k>sgc6logos británicos denominan
"drift", depósito superficial. Los espedalistn en levantamientos geológicos saben
distinguir entre los depOs.itos fonn1dos por material transportado y las fo rniacio·
nes de roca "sólida" que se localizan a b~jo . Estas formaciones pueden estar com-

107
108

puestu realmente por material rocoso sin consolidar como arc illa o arena, pe ro
son de edad mucho más antigua con relación al marerial transportado supeñicial,
el cual se ha venido produciendo durante los últimos 'los míllones de anos apro-
ximadamente.
Las personas que ~alizan los leva ntamientos geológicos inician su irabajo en
un mapa topográfico 1: to 000, en donde vacían todos los datos referentes a los
afloramientos, empleando símbolos para las diferentes clases de roca . L.os aflo ra·
mientos en regiones de roe1s intemperizadas son por lo general disconlinuos; los
espacios entre los mismos estfo cubiertos por nuterial transportado("dTifr"). En
su mayor parte so n rocas intemperiu dasexceptodonde ha habido mucha depo-
sitación por la fusión de glaciares. Despu~s de un levantamiento preliminar de la
zona para estudiar la topografía y muestrea r los aíloramien!Oi se toma una ded·
sión 110bre los tipos de roca que deben incluirse en el mapa final , es decir, una de·
cisión basada en la clasificac;ón de las roca s. No es fácil separar 111 rocas en
distintos tipos, ya que cada uno Hende a pasar gradualmente a la siguiente similar ;
hay mayor cantidad de h1bridos que en los sistemas de clasificación de plantas y
animales. Por ejemplo, la arenisca de cuarzo puro es el elemento final de una
serie que pasar.i a ser arenisca cak.irca cua ndo aumente el conte nido J e calcita
y, luego, a caliza arenkea (calcarenit1) y, finalmente, a caliza pura cua ndo la
composición es casi en su to1alidad calcita y no cuarzo. Ot:ru variedades de cali-
za contienen arcilla y a medida que la proporción de ésla se incremenle co n res.
pecto a la calcita, la roca se convierte a lutita o arcilla con impurezas..
Una vez tomada Ja decisión sobre Ju variedades de roca que se deben rcgis.
uar en el mapa, se hace el Jevantamic n10 general de toda Ja zona, se ind ican
todos los afloramientos, se mid en los rumbos y echados de las rocas estratifica-
das y toda la información releva nt e de cada afloramil!nto se anota en una libreta
de campo. El buzamiento se indica con una flecha apuntando en dirección del
mism o (hacia abajo), con un valor que representa el fo.gulo de buzamiento. Se
usan letras o símbolos para indicu 110bre este mapa de campo el tipo de roc a, de
acuerdo con el sistema preestablecido. También se mide el espesor de las capas.
El siguienle paso es marcar los límites o contactos entre los diferentci tipos
de roca. Un límite geológico es una superficie que separa rocas de diferente clase,
sobre un mapa aparece como un a línea. Cuando se observa con claridad el lupr
donde una roca tennina y otra comicnz.a, el límite se indica en el mapa con una
linea con1inu a. Si no se ve claramente Ja sepanición entre las diferentes clases de
roca, debido con frecuencia a la cubierta de sedimentossupeñicialc1,pa.ra mosUll'
el Umitc se utiliz.a una línea disconlinua. En caso necesario, se hacen zanjas o po-
1.os en toda la superficie cubierta si se requiere que se localicen los límites con
precisión. La precisión del levantamiento depende del tiemp o y el dinero dispo -
nible para el trabajo. Si estos factores excluyen el uso de excavaciones, el geólogo
debe confiar en la experiencia que tenga sobre la manera en que se relacionan las
pequenas variaciones en la pendiente del terreno co n Ja variedad de roca que se
localiza abajo;Jas rocas duras t ienden a producir supeñx:ies convexas,, las blandas
como la piza rra arcillosa o las arcillas, al intemperiz.arse, forma supcñx:ies cónca-
109

+,

'\
'I ' I

., H \ l +L

1,,
l/ / l l.

1
I
I
/ '
/
/

_ 300 - C11rv~1 de nivel en me1ro1 S~ ; ~~~ca tN ~


5 ~1ichado engudos Sh : h.11111
Cu ; co111 lomcr11do -~
+ Ca pu holiiontale~ D : dolerlt1

Ffaw'a 35 Levantamiento geolbgico. Et1pa 1, infonnación de 1floramiento1, ~


¡istrada en el mapa de campo (los lfmbolo1 toposrificos se omiten pua mayor
clarid1d).
110 Mapa1geol6tlco1y1coticnico1

vu. Se considera el lfnúte entre ambu a la línea a lo largo de la cual la supeñ.x:ie


cambia de convexa a cóncava. Esta 16cnica se conoce como levantamiento de ras-
gos, debido a que las partes bajas y elevada• de la superficie, como los valles y las
sienas, se denominan ra11os topográficos. Un ejemplo de rugo podría ser una
pequen a unidad topogrifica como lo es una prominencia de 1O m de ancho. con-
formada a lo largo de U A cerro, causada por Uf'lil banda de roca dura que se locali-
7.a abajo. El Jímile entre un tipo de roca y otro se determina caminando a lo
largo del borde del rasgo topográfico que se lllpone está relacion¡do con Ja roca
en cuestión y localiundo esta línea en el mapa de trabajo . Las figuras 35, 36 y
37 muestran las etapas en la elaboración de un mapa geológico.
Hay mdtodos para hacer mapas geológicos. posiblemente menos precisos pe-
ro más ripidos. basados en fotognfías a6reu y dibujo estereoscópico. También
se usan peliculas de infrarrojo porque las distintas clases de roca poseen diferentes
propiedades térmkas y , por consiguiente, presentan variaciones en la radiadón
térmica. Asimismo se pueden hacer mapas geológicos globales mediante levanta·
mlentos por imágenes de aatilite. Jguabnente te hat:e un minuciolO estudio de las
variedrides de plantas y animales, como árboles y plantas mú pequen.., ya que aJ..
¡wwton ten.sibles a lucondicionesdelquasubtertinea,oindicanlaprescncia de
ciertos elementos en el sue\o;estas propiedades se re lacionan a su vez con la claE
de roca. El campo magnético terrestre y la fuerza de gravitación tienen pequenas
wriaciones causadas por el tipo de roca, lo cual se puede detectar mediante ins-
trume ntos muy sensibles disel'lados para este trabajo. Si se requieren más dela ·
lJes se envían brigadas de ge6hgos a la zona de tnbajo y &i la finalidad es )ocalizar
yacimientos minerales o metálicos, se requiere el uso de equipo de perforación.
Los resultados del levantamiento se publica n en forma de mapas geológicos,
que por lo común, so n mapas topográ r.cos a los cuales se les ha sobrepuesto
color mediante reimp resión para sel'lala r Jos d iferentes lipos de roca. Para marcar
bi poaiCX.n de falla.s se utilizan líneas continuu y discontinuu cuando la misma
no se conoce bien o es supu«ta, igual que con los limites geológicos. La escala
que se usa normalmente es J :SO 000. Por regla ge neral, se publica ta mb ién una
memoria o monograffa geológica de la zona incluida en el mapa; esto com prende
mucho material descriptivo acerca de las rocas, como variaciones en li!o logfa, fó-
siles y minerales, y, frecue ntemente, fotografías y esquenw de afloramientos
importantes. Cuando se requiere un levantamiento geotknico, el primer paso es
conw. ltar los mapas geológicos disponibles y las memorias o informes sobre la 1.0-
na. También,ae puede encontrar mucha informació n geológica en las publicaciones
de las sociedades geológicas del mundo.
Las escalas de J: JO 0006 J:SO 000 so n generalmente muy pequel'las para fi-
nes gcotécnicos, ya que en los mismos no se pueden indicar los detaUes requeri-
dos; hs caminos se deben representar mú anclk>s de lo que 10n, pan mayor
claridad. Por lo tan to, se hacen levantamientos de sitios especia les so ndeando,
haciendo calicatas (catas) y zanjas para obiener deia!Jes de las condiciones de las
rocas en el subsuelo. Los resultados se dibujan en planos a escalas de 1 :2 500 6
l :l 250.
111

1<:
1

+,

·- '
1 '
' \ l '·1 1J
1 l+l

l; r1 1. 1
°' I
1
l/ 1
1
1

- 300 - CUfYH de nivel en mctro1


S-+&-h•docn1rMlos
,,
L : c;il~D

·~'"''
Sh: lutila
Co: conglometfdo
D : dolerf11
-
t
N L___......I

1000•

Flpn. :U Levantamiento geológico. Etapa 2, se ln1ertan los limites o contactos.


~C•llu f~
Dconglomerado - + ~:~::~orl-
Di5CC!rdancla a- Echad o

~Dolcrita - -F•ll•

11 2
113

Cuando se observa un mapa gcol6gko impreso, el estudiante debe tomar no·


tadeklssiguiente1detallei:

l . Título y número de tcrie. El título para el mapa se elige de entre Jos


nombres de las ciudades o pueblos de la zona levantada ; el número de
serie se localiu e11 una retícula que, por regla general, cubre toda b.
zona en cuestión.
2. En el mapa, cerca del título, se indicl si es "depósito lllperficia.l" o~
cas6lida.
3. La columna geol6gica y la clase del oódigo de color para las clases de

4 . El sistema con bue en letras para designar las formaciones rocosauegún


su edad. Cada organtuci6n del servk:lo geol6gico de una zona en parti-
cular establece su sistema. Estas letras y los índices o suprafnclices se
imprimen en la hoja. Por lo tanto, hasta personas que no distinguen los
colores pueden usar los mapas geológicos.
S. El echado !iC representa con una flecha indicando la dirección y con nú·
meros el ángulo en grados. El punto de la flecha indica el punto de ob-
servación del echado.
6. Fallas.
7. Discordancias angulares ; se determina n por los límites geológicos que se
encuentn n a cierto irrgulo.
8. Intrusiones ígneas: plutones, diquestratos, dlques, cuellos volcánicos,
etc. Las roe.as ígneas se indican con una simbología diferente a la de las
rocas sedimentarias y se designan con letras.
~- Se pueden incluir cortes pan ayudara la interpretación de las estructu-
ras rocosas. Lu líneas de los cortes se dibujan en el mapa.
JO. Los depósitos superficiales transportados 1e agrupan y 1e 1eparan de las
demás rocas de la simbología.
11. Interpretación de las es1ructuns geológku del área mediante el estudio
de los modelos de afloramientos de las distintas rocas.

Probablemente, el ingeniero civil tólo necesita información tobre la clase de


roca que se presenta en el lugar de con strucción, pero la interpre1aci6n de la es-
1ructura geológica de la zo11.1 es útil e interesante. La estructura geo16gic1 de la
zo ni es muy importante par1 mudios tobre el agu1 subterninea. Si la zona con-
tiene rocas con fa Uas, se deber ía estudiar Ja geometría de l!stas. Generalmente, hay
una relación muy estrecha entre las d.ireccEne1 de las faJl11 de la zona y las djs..

f'ilu.n )7 Levantamiento geolbgico. Etapa ), map1 tenninado. Los mapu p ubli-


cados p1r1. uso general ae imprimen por lo eomCin en colores p1ra indic1r !u
•aried1desderoc1.
cordancias de las roe.u en el lugar. La razón de esto se explicó en Ja secci6n que
tnU las frxturu y fallas.
Los modelos de los límites geológicos en los mapas se detenninan por dos
factores:: la estructura geológica y la topografía de la zona . EJ mapa es una pro·
yccción de un conjunio de superficies cuJVas y planas que cortan la masa tridi-
mensional de las rocn El. amplio patrón que se obscl"\la, por ejemplo , en un
mapa geológico 1: SO CK>O. se detenninó mediante la estructura de las rocas, plie-
gues, fallu, diseordanc.ia.s e intrusiones. pero un estudio minucia., de lol ümites
muestra que la trayectoria que siguen presenta pequenas divergenci.n de la direc-
ción general Esta variación de segundo orden en la forma se origina por la inter·
sección de dos superficies: una es el pl~no del límite superficial de la roca, la
otra es la variación en el terreno, que consiste de montanas, sierras y valles. Si el
terreno fuera perfectamente plano, el patrón se detenninada únicamente con la
estructura de la roca, como se ve en las figuras 38a, b, e en planta y en cortes.
Los aíloramientos en fonna de U indican anticlinales y sincUnales buzantes
y pan encontrar cuál de 6ato1 genera el patrón, te aplica el prine.ipio de que las
rocas ma:s an tigu as yacen bajo las ma:s jóvenes (a no ser que la estructura sea un
pliegue recu mbente o acostado). Las edades relativas de In roen se encuentran
en la columna geológica, a un lado del mapa. La figura 38 da las edades rela-
tivas en números. 1 es la núsantigua, 2 le sigue en antigüedad, etc.
Las rocas con estratos horizontales en Una zona de montanas y valles desa·
rrollan patrones en los cuales los Umites de las rocas o contactos !IOn paralelos
a las curvas de nivel. Como cada límite superficiJll es un plano horizontal, su afio..
ramiento en la supeñw:ie será una curv·a de nivel, pero no neéesariamente tiene
que coincidir con losinte1Valo11 losque se haya dibujado el mapa. La figura 38e
muestra esta estructura; los cambios menores en la dirección del límite, cuando
la superficie.del terreno no es plana, se indican en la figura 39c. Estos cambios
de dirección, cuando los límites atraviesan un cerro o un valle, se muestran con
detalle a escala exagerada en las figuras 39b, c, d. Si la capa buz.a hacia la cabece-
ra del valle, el afloramiento se desarrolla en forma de V apuntando hacia arriba
del valle. Si la capa buza hacia abajo del valle con una inclinaci6n menor que la
pendiente del valle, ta V apunta hacia abajo del mismo(figura 39d). Si la capa es
vertical, el afloramiento cruza el valle sin cambio alguno de dirección (figura 39b ).
Lo antes expuesto se puede resumir estableciendo que si las capas son verti-
cales, los afloramientos cruzan la montana y el valle topográficamente q>mo
líneas rectas, pero si no ton verticales, los afloramientos se desvían al cruzar Jos
valles o las montanas, con mayor intensidad cada vez a medida que disminuye e l
ángu lo de buzamiento, hasta llegar a cero, en que las capas son paralelas a las
curvasdeniveldelmapa.
Algunas tablas pequenas de madera suave de IS cm de anc ho son muy útiles
para explicar la interpretación de las estru cturas plegadas. Siselespudieravera
tra~s del centro del tronco del úbol las vetas serian líneas paralelas, casi recus,
pero si no pasan a través del centro, es decir, que el corte se"a·en otra dirección, se
desarrollarán modelos de vetas similares a anticlinales y sinclinales buzantes.
Buumienlo . , _ _ "'
íl~ r;r~
~~·¡i~·
¡~ 1 ·--sG'

FIFra 38 Modelo• de m1pu ,eol6¡lco1. a) Buumi.mto uniforme de 30°. El


ancho del afioramknto estl controlado por el buum.iento y el cspctor de I•
c1pa. 6) Sincllnal limi&trico. e) Sinclinal buuntc hacia. la izquierdL d) Anticlinal
bur.111\le hacia la dereehL e) Capa horiiootales. La anchura <Id afloramiento.,
c1trech1 en lu pendientu mb lncllnadu.
Mapas geológico1 y geotécnico1
'"
Véanse detenidamente los extremos y los lados más largos (figura 40). Se obtiene
mejor efecto cuando la madera es plana. Se pueden obiiervar m's similitudes con
Jos mapas y las estrocturasgeológicascuando la madera se talla con un instrumento
adecuado para simular va.Des.
Las fallas ocasionan ·el desplazamiento lateral de las capas, figura 41. Un pla-
no vertical de falla aflora en (onna de línea recta, como un limite geológico ; por
otro Lado, las falla s no verticales muestran cambios de dirw:ión a traves de la

"' "'

(d)

Flp&n 39 El modelo de afloramiento depende del buzamiento y la topograífa.


a) Afloramiento wntrolado por la esaucwra (anticlinal '!Juurue) y Ja toposraffa
be omiten las curvu de nivel). b} Capa vertical que atravieuun valle. e) Aflora-
miento de un a capa con echado hacia arriba del valle. d) Afloramiento de una
capa que buza hacia ab~o de un valle. EJ ancho del afloramiento depende en
forma critica del útgulo de interxe<:i()n entre la capa y la pendiente del valle.
117

zona, a menos que el terreno sea plano. La figura 4 la ilustra el efecto de una fa.
lla que atraviesa el eje de un anticlinal buzante. En las fa llH, el bloque que sube
y el que baja se pueden encontrar en un mapa aplicando la reg.La de que los estra·
tos mhjóvenes se localizan en el bloque caído y losestratosmisantiguosen el
bloque que sube, como se Pl!'de ver en la figura 4lb.
Las fal las con frecuencia se presentan en sistemas más o mmos paralelos
entre sí y puede haber dos o más de direcciones de fallas en una zona. Es muy
flicil encontrar la dirección relativa del movimiento de las fallas mediante el uso
del método de ob1ervar, en la dirección del buzamiento del mapa. Girar el ma pa
de tal manera que los estratos más antiguos est&I más cerca del ojo y Jos más
jóvenes, más alejados, es decir, con el buzamie nto en dirección opuesta a1 punto
de observación. La figura 41c muestra la aplicación de este método a una serie de
fallas y si la f1gura 38c se observa de nuevo, pero se gira laterabnente, de manera
que la parte redondeada en forma de U quede hacia el ojo, se veri la estructura
hacia abajo de un s.incUnal. Si la visual hace con el plano del mapa un 4ngulo igual
al del buzamiento de los estratos, la apariencia. de la estructura será aproximada·
men te similar a la que se observa en un corte verticar a través de las rocas. La
práctica de este método, girar el mapa geológico de tal manera que se vea en el
sentido del echado en varios Jugares, será de gnm ayuda para identificar estructu-
ras como anticlinales o sinclinales, asi como p1ra observar los desplazamientos
del terreno afallado, como si fuera una sección verrical. Uno tiende naturalmente
a mirar d mapa de tal manera que las palabr11 impresas queden hacia arriba, pero
esto no ayuda a la interptctación de la estructura geológica. Con alguna pnictica,
se puede lograr b ito y observar las estructuras en tres dimensiones inmediata·
mente, sin necesidad de girar el mapa. Este método supone, obviamente, que se
conocen las edades relativas de las rocas y se aplican a los modelos de afloramien-
to de estructura controlada.

Ffav.n 40 Lu capas obscuru del crecimiento anual, en un bloque de madera


suave, simulan lu estructuras de plegamiento de las roe u.
11B

Fipra 41 Eíecto de l fallamiento s:>brc un modelo de afloramiento. a) Falla


vertical normal (FF) dctplaz.11 afloramientos de un ~ticlinal buiantc. Lll marca
sobre la falla seiiala hacia el bloque caído. b) Falla vertical dcsplu11floramicntos
de capu inclinadas. e) Fallas escalonadas que buzan alcjin dose del pun to de
observacibn. Los movimientos relativos hacia arriba y hacia abl,jo se ven en tal
sentido.
"'
Las formas de las estructuras ígneas vistu en plan U se indicaron en las figu-
ras S y 7. Nótese que las líneu de contacto de las intrusiones ígneas intcneean
rocas más antiguas que lu mismas intrusionn y que se puede inferir del mapa
una xric de intrusioaes !fe diferentes edades segUn Ja manera como se intenecan
los límites o contactos entre sí, como se puede ver en la figura 42.
El mejo r ~todo pm cORJprcndcr lu estructuras geológicas es practicar me. ·
diantc el dibujo de secciones transversales en losmapasp:ológicos, luegodescribir
Jos procesos por Jos que ha pasado la zona en ténninos de Jos pcrfodos de sedi-
mentación, levantamiento, erosión, intrwión ígnea y la secuencia de falJamjento.
Es muy útil practicar en mapas geológicos publicados o en los que aparecen en
los libros. diseftadot cspecilhncntc para que sirvan cano ejercicios.
Los eones a tnvb de mapas con problemas geológicos se construyen en una
sucesión de etapas como sigue:

l . Identificarlos tipos de rocas de la zona mediante el u!IO de la simbología


utilizada. Esta puede o no indicu la secuencia de rocas desde las mú
antiguas hasta las m.tis jóvenes como en la figura 43. Observar las curvas
de nivel y representarse mentalmente la topografía de montanas y
valles. Los modelos de afloramientos de rocas con el resultado de la
intersección enlre una superficie terrestre curva y capas inclinadas u
horizontales. l..11 estratificación horizontal x representa mediante límites
geológkos paralelos a las curvas de nivel. Mientras mayo r xa el buza-
miento o inclinacibn de las capas. menor senl el control de la topografía
sobre el modelo de afloramiento, los estratos atraviesan el mapa sin
muchos cambios de dirccc1ón. Los límites de capas verticales cruzan el
mapa en fonna de líneas rectas paralelu xparadas por distancias iguaJes
al espesor de cada capa (f.gura 39b). Los modelos curvos tambh! n pueden

Fi,w. 42 Serie de intrusiones ígneas. Un diquettnto ( J) balido cortado por dos


dique1 (l), que, a su vez, están cort1dos por una serie de diques mis pequeiios
(3).

N

FIFra 43 Mapa con problcmu geol6gico1.


121

ser c1usados por anticlinales y sinclinales buuntes (figura 38c, d). Los
l<mites de rocas sedimentarias que se cortan indican una discordancia.
Las fallas causan desplazamiento de los afloramientos en los lados
opuestos de la falla (figura 41) o 11 desaparición de una capa en un blo·
que de la falla. Las intrusiones ígneu intenecan limites geológicos, a
menos que sean Cliquestratos que se encuentran dentro de simples
capas de roca. Este estudio de clases de rocas y afloramientos deben
conducir a ta reconstrucción de la historia geológica de la zona.
2. La aplicación de las instrucciones mencionad.u en el párrafo anterior al
mapa de problemu (f1gura 43) muestra k>s siguientes hechos:
Hay un grupo superior o series de J'OQS(congk>mendo y caliz.u) que
no 30fl paralelos y yacen sobre una serie inferior (piZUTa arciDosa , are·
Nzca infeñ>r, caliza, areNsca superior). Hly un terreno ekvado al oeste
del mapa y un valle que corre Clsi diagonalmente a través del centro del
mapa y una parte del mismo terreno elevado en el noroeste. La estratifi·
cación hórizontal de la serie superior se deduce por el hecho de que los
l(mites geológicos o contactos com:n paralelos a las curvas de nivel; la
di11eordancia se infiere por la intersección del fondo de la capa de con·
glomerado con los limites de las series inferiores, Ja mitad entre las cu r·
vas de nivel 700 m y 800 m.
La manera en que las líneas de contacto de la secuencia inferior cor·
tan las curvas de nivel demuestra que esas capas están inclinadas. Cual·
quiera de estas líneas de con11ctn corta las curvas de nivel con elevación
docrociente en una dirección sureste. Esto indica que el echado VI hacia
el sureste.
La falla sigue la l{nea del vaJle. Es una falla vertical porque su aílo ra·
miento es una línea recta. El desplazamiento vertical de la falla se
encuentra mediante el preciso análisis estructural que se describe
después, pero la dirección de la misma se observa en el extremo nor·
te de la falla por e l cambio de la arenisca inferior {capa mú antigua) a
caliza {capa mis joven) a través de la falla. Las rocas mis jóvenes se
desplazaron hacia abajo con relación a las mis antiguas que lo hicieron
hacia arriba (figura 41). Por consiguiente, el bloque caído está al este .
La falla afecta la serie inferior, pero no la superior. El fallamiento OCU·
rri6 despub de la formación de la serie inferior, pero antes de que se
hubiera depositado la 1ecuencia superior.
Hay una intrusión {gnea dolerítK:a en el sur. Nótese cómo ha causado
que las curvas de nivel se desvíen hacia el valle. La dolerita resiste la
erosión mis que las rocas sedimentarias cir_cundantes y forma una pe-
quefta elevación que cruza aquí la pend ient; del terttno, generalmente
suave, de oeste a este. Los bordes de la dolerita son dos líneas casi rec-
tas que cortan e intenecan las curvas de nivel en un punto. Esto demuestra
que la dolerita es un dique , se adelgaza y acuna hasta cero hacia el nor-
este y que la intrusión ocurrió después de que se hab1'a form ado la
122 M'1pat grológlco1y1roticnlco1

serie inferior, pero antes de la secuencia ai.pcrior, porque el límite de


la discordancia corta al djque.
3. El buzamiento de la secuencia inferior se determina mediante la e.la·
boración de iXllfneas estructutales (tambien llamadas contornos estruc-
turale!). Una iSolínea est ructural es una línea que une dos puntos de
igua1 elevación por ,encima de un plano de referencia del levantamiento,
sobre el plano definido por una.capa, generalmente, la cima o el fondo
de la misma. Dos puntos de igual elevación y un tercero, no sobre la iio-
lfnea estructural que une los dot primeros, 1e>n suficientu pan obtener
el buzamiento. La isolínea estructural representa una línea horizontal
sobre el plano de estratificación y una línea perpendicular a éste da la
dirección del buz.amiento. La figura 4Sa muestra esta etapa de la solu-
ción. F.n algún punto de la ilolinea estructural AB el plano limítrofe
entre la areni11C1. superior y la caliza estl a 600 m de elevación. En C el
límite estia SOOm. DibujarCDperpendicularaAB. La escala del mapa
da CD= 1 000 m. Entre D y Ce! límite arenisca superior/caliza ha dis-
minuido en 100 m de elevación, una caída de 100 m en 1 000 m, o un
echado de l en ID (5°42'). La direcdón del echado con respecto al
norte es igual a 130° mediante el UIO de un transportador.
4. Ahora márquese en un mapa con distintos puntos todas las intersecciones
de los límites y curvas de nivel de la capa. Dibujar lineas qu e interco-
nectan éstos, como se ve en la figura 44. Si el echado es constante y el
espesor de las capas es el mismo en la zona que abuca d mapa, estas
líneas serán paralelas. Mucar cada isolínea estructural con la apropiada
elevación, por ejemplo: A.S/C 500, utilizando iniciales para mayor simpli-
cidad. A algunas isolíneas estructurales se les puede asignu más de una
muca, por ejemplo: en la figwa 4Sa se tiene A.S/C 6CXlmyC/A.1. 500m
para AB. La razón de esto es que, en tres dimeiuiones, A.S/C 600m
está verticalmente arriba de C/A.I. 500m y, por consiguiente, en el
mapa se proyectan como una líne. recta. En la figura 45b se tiene una
representación de punta de estas isolíneas estructurales a través de la
línea o sección AB . La f..¡ura 45ces un diagrama ampliado delo mismo,
exagerando el echado para mostrar el principio con mayor claridad. Py Q
representan las dos isol.íneas estructurales vistas de punta, P esti ver·
ticalmente arriba de Q. La diferencia de elevack'>n de las dos isolíneas
estructurales (100 m) da el espesor aproximado de la capa entre las mis-
mas. El verdadero espesor es QR, pero para echados menores que 1 en 5,
se considera por lo general precisión suficiente tomar la diferencia de
alturas. Esto da un espesor de 100 m para la caliza. Similarmente, la
isollnea estructural a través del centro del mapa. mucada como A.S/C
600, C/A. l 500, A.l/L 400m da IOOm como el espesor de la arenisca
inferior.
Es ese ncial entender el método; es una ayuda si las isolineas estruc·
tuniles se representa n mentalmente como alambres rectos que yacen
Mapu ttol/J1lco.1 123

~
0conglomerado
C.O
a•
Discordu1cfa
L .
1.·. :·:·.:·.:·.·:··:···
Clliza, L
A""°"'"P'"º '· U.S.
;.:-:.;.;.:.::. A~nlscalnfcrlor.L.S:"
EJoolcrit~ ',~~: Lu1ita,Sh - f'alla

fltut1 44 Mapa con problemas gcol6r;icos. Etapa 1, con isolíneas estructurales.


12' Mopu geolóflco:i y 1eoticnlco1

sobre los límlte1 entre ca pu Por supuesto que son sólo lfncu auxiliare.
y no existen en la realidad.
Dibujar todu las isolíneas estructunles como 1e muestra en la figuR
44, y marculu en forma adecuada. Lo. espesores de la arenisca superior
y la pizam arcilloa en el fondo de esta lerie no se pueden detemtinac
mediante loa razonamientos recién descritos, debkl.o a que no son IUnt.
tes Rlperior e inferior de estas capas. Es posible hacer una estimación

~<P;~
~~~~~~~~~-~~~~~ .

· Fifura 45 Detalles del mUodo pan elaborar m1pu con problemas. 11) ObtenciOn
de isollncu estructuralci para conocer el limite o contacto a 600 m de la arcni•
ca 1Uperior/cali:r.L b) Vista de puntl de las isollneas estructurales. e ) Vista en e•
cala 1Umcnt1dt. de b). con incn:mento dd bu:r.amiento pan mayor claridad..
125

del espesor considerando que el ancho del afloramiento es la caliza, de


100 m de espetor, al norte del dique de dolerita. Aquí tien e aproximada-
mente 600 m de ancho, pan un espesor de lOO mdelacapa. El ancho
del afloramiento de la arenisca lllperior hasta la discordancia, ea aprox).
madunente de 1 000 m; por consiguiente, el cspet0r debe ter por lo
menos de 120 m ; de otra manera tendr ía que habtt otro límite y otra
capa de diferente roca en esta parte del mapa. Un raumamiento similar
indica que 11 pizam arcaJosa debe tener por lo menos 70 m de espesor,
medKlos hacil la falla. En esta et11pa obMrvese que el ancho del afio·
ramiento de ur11 ca119 de espnor constante depende del ángulo de
intenección de la capa y de la pendiente de la superficie del terreno.
Mientn1 menor Je. el ángulo de intenecciOn , mayor .terá el ancho del
afloramiento , suponiendo constante el espesor (figun.s 38e, 39 y 46).
Ahora se puede ver la causa de la variación del ancho de la arenisca
inferior a lo largo del afloramiento en b parte 1Uroeste de la falla.
la capa tiene espesor y echado constantes, pero la dirección de la
pendiente del terreno cambia dd este en la parte sur del mapa a sureste
(con el echado) en el extremo noroeste de la falla . Los cambios de
echado o del espesor de la capa afectan obviamente el 1ncho del aflo-
ramiento, pero en mapas de problema• geol6gicos simpks se supone que
estosfactoresdeoontrol son const.antcs.
El espesor de la capa de corcJomerado en Ja serie superior se puede
encontrar por interpolación entre las curvas de nivel. La base de esta
capa, el pbno de Ja discordancia, aflora a la mitad entre 111 curvas de
nivel 700 y 800 m , H decir, a 750 m (suponiendo aquí una pendiente
lineal). El nivel 850 m también m1r'CI Ja cbna del conglomerado y la
base de la caliza;por conDguiente, el cong.lomerado tiene IOOm de espe-

,.,
"' (<)

T
Fiaun 46 Relación entre el ancho del aflonmiento de.un a cap a (W), el echado
.(9) y la pendiente superficial para un espesor coost111te de la capa (T). (W') es el
ancho del afloram iento proyectado sobre un mapa. Mientru mb pequeño sea
el in¡ulo de inteneccibn entre la superfide y la capa, mayor aert el ancho del
aflora miento. a) Capa vertical b) Buzamiento hacia una colina. e) Buzamiento
desde el lado de la colina.
M11pa11eotó1icot y 1eoricnlco1

sor. Las cimas de las montallas aquí tienen arriba de 1 000 m; y por lo
tanto, .e estima que la caliza tiene un espetOr de por lo menos ISO rn.
S. Ahon consi.d~re1e la falla. Su aflomniento es una línea ~ta; por con-
siguie nte, el plano.de falla es vertical. El desplome, movimiento relativo
en cad; lado de la falla, 1e detennina mediante el razonamiento siguien-
te: la iJoUnea estructutal en el suroeste de la falla estl marcada como
C/A. J SOO m para el límite arenisca inferior/uliza, pero del otro lado
de la falla es 400 m. La tuón es que todu las capas en la parte no.
reste de la falla tuvieron un desplomeodespllzamie ntoverticalde IOOm
compru6beM: que do es cierto con el limite caliza/arenisca IUpCrior.
Esto completa el análisis de la estructura geol6gica, que puede resu·
mine como sigue:

Serietuperiot
"""'
Cona:lomendo
m'5dclSOm
IOOm
ClpU horiwntaJes

Di.:onlaneia

Serie inferior ArenilcaJUperior misdel20m edladol1IO

ª""
Arenltr.llJ'lferior
IOOm
IOOm ~~~J
Pium.ucill.ou múde 70m
0
F1UL Vertical,dilcceión33S ,eondaplome del00malNf.
Dique de dolerita. Ancho mix.imo 500 m, nimbo NE, poste--
rior 1 ll xrie Inferior y anterior 1 ll serir.11.1perior.

6. Historia geológica. Formación de Ja :terie sedimentaria inferior en el


orden pizarra arcillosa, arenisca inferior, caliu, arenisca superior. Le-
vantamiento de esta serie, inclinación al sureste, fallamiento e intrusión
del djque de dolerita. (No hay evidenc:iu para demostrar que esta inlru·
sión ocurrió antes o después del faUanúento). Asentamiento de la for-
mación sedimentaria inclinada acompanada por erosión; luego, un
período posterior de sedimentación, durante el cual se fonna ron el
conglomerado y la caliza. La ulterior etapa de levantamiento, sin incli-
nación, formó tierra, siguió la erosión, la cual produjo la actual superficie
del teneno.
7. La geología de la zona se ilustra ahora mediante el dJbujo de un corte, o
m.ts si es necesario, pan11 mostrar las formaciones de roca en una pcrspec-
tin vertical. El dibujo del corte o perfil requiere un lf.piz con punta
muy fma; el corte se entinta sólo cu111do todulaslínendeconstrucci6n
estin tenninada.s y comprobada su preciai6n. La dilección del corte 1e
debe escoger de tal manera que inlerseque todos los afloramientos de
los distintos tipos o variedades de roca. Puede su Ceder que un solo corte
lineal no logre esto, en tal caso, son necesarios dos o más cortes. La linea
de corte XY se escoge porque interseca todas las rocas sedimentarias., el
dique de dolerita y la falla. Esta línea se puede ver en el mapa (figun11
47).
m

1000111

~ C• l•o, L
0:on¡lomcndo. C
, .•. :··.·.'. •.·,·. A~ob<owpori<,., U.S.
. Caliza, L
lnf~rior. L.S~
<<
Dbootdancla ·:\:/:: AN:nl!c:a
§ Doltrilll, Do Lutita, Sh - - F1ll1, F

flFra 47 Mapa con problemuaeol61icot. Etapa 2, Jínea del corte XY.


128 Mopt11geolóK(coty1eotlcntco1

8. Dibujar una línea recta X Y de iguaJ longitud en el centro de una hoja de


papel, luego, escoger y díbujar una escala vertical adecuada Con fre.
cuencia, se hace tres veas mayor que la horizontal para hacer que
aparezcan con mayor claridad la topogn.fia y las capas, pero este proe&-
dimiento obviamente introduce errores en el buzamiento, cuando se au.
menta aproximadamente tres veces. El echado sólo se puede mostrar
con precisión cuando la escala vertical es iguaJ a la horizontal, como en
la figura 48a.
9. Sobre el mapa se miden las distancias a partir de X a lo largo de la línea
de sección, en donde interseca las curvas de nivel. Transferir estas dis-
tancias al corte y medir hacia aniba a partir de la línea tomada como
referencia (generalmente el nivel del mar). Las distancias pueden trans-
ferirse rápidamente utilizando la orilla de una tira de papel donde se
marcan las distancias. indicando las a1turas (figura 48b ). Dibujar d~bil·
mente el peñtl de la superficie por los puntos .de las alturas. EJ perfil
exacto entre los puntos de las alturas no es conocido; puede ser conve-
xo, lineal o cóncavo (figura 4&), lo cual tiene un efecto importante
sobre la precisión del corte cuando se dibujan las capas en la fonn.a des-
crita abajo.
l O. Dibujar los limites geológicos entre las capas. Sus posiciones se transfie·
ren del mapa, en la misma fomt.1 que se hizo para las alturas, marcando
sobre la tira de papel los puntos de intersección de los limites con la
línea del corte. Marcar a la vez la posición de la falla. Con un poco de
práctica, toda la infonnación sobre alturas, límites y fallas se puede
marcar sobre Ja tira de papel al mismo tiempo (figura 480 ). Es mejor in·
dicar las diferentes rocas entre los límites para evitar errores al terminar
el corte. Las posiciones de los afloramientos de Jos límites se marcan con
una lfnea vertical muy fina. A menos que un límite de afloramiento
coincida con el punto de altura, habrá incertidumbre acerca de Ja loca-
lización exacta del punto debido a la carencia de infonnación sobre la
fonna del peñil de la superficie entre los puntos de alturu, como ya se
indicó. Estas lineas verticales son en realidad lugares de las distancias
correctas a partir del extremo del corte.
11. Utilizar la tira de papel para localizar con exactitud en el corte la posición
de un límite de capa en cada serie. Para la serie superior (horizontal), en
este mapa el límite puede ser el plano de la discordancia, que es el fon-
do de la capa de conglomerado. Dibujar una línea horizontal a través
del punto que in1erseque el peñiJ de la superficie. Para la serie inferior
marcar dos puntos a diferentes alturas, en las cuales las isolíneas estruc-
turales para esas alturas atraviesan la linea de corte (figura 48b). Cuando
ya se han transíerido al corte estos puntos, quedará localizado con
precisión el límite geológico, siempre que no estén muy cercanos entre
sí. Si es necesario se dibujan .m:b isolíneas estructurales en el mapa; las
mismas pueden estar arriba del nivel del terreno de la zona; son simple-
"''
loJ X

,.,

(<)

'"'

Fipn 48 M1p1con problemu ¡eolb¡icoL Etapa 3, dibujo de un corte. a) El1bo-


111ci6n del perfü superficial mediante las alturu. b) Tin' de papel utiliuda pan
localizar altu.ru, limites geolb¡icos, ilollneu estructurlllu y falln e) Clusa del
error vertical i;uando te localizan contactOl 100lb¡ico1 de afloramicntOI (1umen-
t1do). Tres posibles posiciones nrticalc1 dd limite. L/L.S. partiendo toda de la
distancia correcta del límite de ll lteci6n. d) Localizacibn preCÍlll del limite geo-
lólico del afloramiento. e) Seeci6n tennintdL
130 Mapa 1eológlco1 y geotic11lco1

nente el medio pani dibujar con precisión la pendiente. La pendiente


del limite es el echado aparente de las capas a lo largo de la dirección del
corte. Dibujar todos los otros límites de le capa usando los cspetorcs
verticales de las capas.. como se indica en las bolineas estructurales, em-
pezando oon la línea vertical de puntos de posición (figura 4&/). No
importa S: dicho$ puntps están arriba del peñ11 de la superficie, sólo son
puntos auxiliares dibujados para localizar con precisión las posiciones
verticaks de !os limites. Las intersecciones de estos límites con el perfil
superficial deben coincidir con los puntos de afloramiento de los Hmites
ya marcados en el corte. Si los puntos no coinciden, la razón es que el
perfil entre los puntos de altura mh cercanos no estaba dibujado con
precisión, se est imó mediante el dibujo de una curva suave y el aflora-
miento del límite puede haber sido muy alto o muy bajo, como se ve
enlafigura4&.
12. Para tenninar el perfil superficial con precisión, usando toda la informa-
ción, es necesario localizar con exactitud el límite del afloramiento. El
punto e~ el corte donde aflora un determinado límite de capa está lo-
calitado exactamente por dos líneas: i) la linea vertical a trav6: de H,
donde XH es la distancia medkla en el mapa desde el extremo del corte
en X hasta el límite del aflorunicnto (el lugar mencionado arriba); y
ii) la otra línea que sen.ala la posición vertical exacta del límite. El
punto de i:ntenecci6n se representa por J en la fJ.gW114&i. Como el aflo-
ramiento del límite al;lora está establecklo por estas dos líneas auxilia-
res, el perfil superficial debe pasar por el punto de inte™'Cción (J), el
cual propon:iona otro pu.nto de altura o elevación ,para el perfil wper-
ficial. Localizu los demás afloramientos de límites. Luego, se puede
mejorar finalmente el perfil superficial, suponiendo que las rocas duras
(dolerita, areniscas y calizas en este mapa) tienden a desarrollar en el
teneno supeñK:ies convexas y las rocas suaves (pizarras arcillosas) su·
peñ1c:iescilneavu.
13. Pa~ bosquejos de cortes menos pre::isos es suficiente inferir el peñLI
superficial entre los puntos de elevaci6n. Dibujar un perfil suave, luego,
marcar los puntos del Hmite del afloramiento a las distancias correctas
desde el extremo del corte. Enseguida, dibujar los límites en el ánguJo
del echado calculado para la dirección del corte. Puede haber enores
verticales en las posiciones de los límites, pero s61o causan p1oblemas
cuando el ech.to de las capas u casi paralelo a la pendiente del terreno;
entonces, resulta que los afloramientos se di>ujaron por encima dd
niwl del teneno y no sobre el mismo.para las distancias correctas desde
el extremo del corte. Un ajuste de ahuras puede corregir este error.

El ~todo aquí descrito se puede emplear pua resol\<er mapas con


problemas en general. Los libros publicados sobre mapas con problemas
contienen una variedad de mapas de dificultad creciente, incluyendo la
variación del echado a triwb dd mapa. causado poi el plegamiento de
las capu y buzamiento inverso a tnwfs de lo& tjes de pkgamiento.

MAPAS GEOTÉCMCOS •

También se les denomina mapas geoiócicos de ingenieña. Los mapas a escala pe-
quefl.a se ulilizan pan los levan tamiHtos superftc~ o de zonas: los phmos
hechos a escalas de 1: 1 250 y l :SOOsonpor locomíl.n usados pera levantamien-
tos de Wl lugu.
Las propied.cies mednicas de las rocas y aaclos son mitrs importantes pan el
ift&eniero clri! que las dexripciooes y cl.tsificaciones científicas basadas en pfin.
cipios químicos y mineral6gicos. Los mapas geológicos dan illformaci6n. sobre el.
tipo de roca, pero no induym infonnlción sobre los aspectos fisicol y mecánicog
como el intemperisrno, fracturamiento, a1111quc r: inctuyen en ocasioCles el c~
veje: y otns estructuras lineales para zonu rocosas sometidas a esfuerzos y defor·
mad6o altos, como los esquistos. Desde 1970 se ha incrementado la dsnanda
en b producción de mapas especiaJes que indiquen aquellas propiedades de ro-
cas y suelos que 10n de fnter& especial pwa bt ingieftieros civiles.
Una o más variables se rmestran en un mapa o en una cubierta tra.nq:.rente
para coloc:arlos !Obre un mapa topográf.:o ooml1n. Se puede dibujar un gran nU.-
mero de variables: el estudiante debe leer la lista de publicaciones de la Bibliogr.
fía. La siguiente lista de propiedades de rocas y suelos que se pueden incluir en
los mapas no esU completa, pero muestra el amplio nngo de posibilidadell:

• Hidrología: mapa hidrológicos.


• Grado y profundidad del tntemperi.smo.
• Profundidad de la cabecera de la roca.
• Requisitos pan cimentaciones: placu rígidas, excavación refonada, a.
mcDtacionCl nonnales con excavación.
• Riesgos geológicos: por ejemplo, la probabilidad de deslizamientos o
terremotos.
• lneñabilidad de pendientes. deslizamientos en desarrollo, abundamiento,
susceptibilidad a los desprendimientos.
• :zonas de alto esfue rzo tectónico, causado por movimjentos orogénic:os.
• Dbc:ontinuid.cies..
• Resistencia, deformabílidad, porosid.ci, pcrmeabilid.cl.
• Distribución del tamdo de partlc:ula (suelos).
• Limites de Atterbe rg e índ~ de pluticidad. •
• Descripciones litol6gicas de las 10ClS, depósitos tupcñiciales de origen
glacial y de otros tip<ll, incluyendo 1 veces espesores de los depósitos.
• M.apa.s FQmorfol6gicos: top>grafía y origen, edad de wlicbdn iodmdu.ales
geomóñicas con mayor detalle que en los mapas topogrificos publicados.
• Factom geodinámk:os; rapidez de erosión y sediment aci6n, y otros pro-
132 Mapa1 geológfco1 y geotét:nico1

ce sos como deslizamientos, sismicidad, cambios en volumen de los suelos


(factor de abundamiento)y movimiento de dunas de arena.
• Relleno; particularmente en zonu urbanas donde se estin haciendo nuc--
vas construcciones. Crecimiento vertical y lateral de ciudades a lo largo
de su vida. Cavidades naturales del terreno, ~teras fuera de uso y ban-
cos de p~ stamo de arcilfa que se rellenan con desechos y material de de-
molición. La edad del relleno se debe indicar cuando se conozca; lu
zonas de relleno reciente se prefieren pan nuevos uentamientoshumanos
y requieren dixllos especiales, por ejemplo, placa de cimentación hasta
pan casa habitación.
• Mapas de doeumcntación: registro de las fuentes de infonnaci6n gcotéc-
nica de la zona, di.stribuci6n de pozos para sondeos y tipo, fechas, tiros
de minas, regUtros de extr&eei6n de minerales.
• Mapas de isopacas: líneas de unión de puntos de igual espesor de de~ito
o tipo de roca.
• Categorlas de pendientes: bigulos de pendiente, O asº, mayores de Sº y
menores de 10°, cte. La1 pendientes inversas tambiEn se deberían regis.
trar. La unidad de peso y el contenido de humedad natural se pueden
registraren los mapas de pendientes debido a su estrecha relación.
• Hundimientos de minas: para zonas donde ha habido minas de carbón o
de metalu durante largos periodos. Las antiguas zonas mineras están
llenas de pequenos tajos, pozos de muestreo, rellenados de nuevo o no.
tajos de campan.a, galerías superficiales, etc. Tambifo puede haber tirade-
ros de desechos, algunos pueden cubrir 111liguos tiros y no hay.clave alguna
que indique su presencia en la supeñick.
• Trazado estereográfico (red esterogréfica) del buzamiento de planos de
diaclasu, fallas y otros elementos que forman planos en las masas roco-
sas. Los polos de los planos se dibujan igual que el ingulo de buzamiento
y el azimut.
• Zoneamiento geológico de ingeniería: Jos mapas de estabilidad son un
ejemplo. Se hacen en escalas pequellas para un tipo particular de tnbajo
de ingeniería, por ejemplo, carreteras. tílneles. presas, nuevas ciudades.
para ayudar a e1c:oger el s.itio o ruta, de tal manera que las zonas donde se
esperan problemas de rocas se puedan evitar en lo posi.ble.

la. gran cantidad de variables que se pueden medir y traur en mapasypl.anos


requiere que se haga una cluificad6n de mapas geot!cnicos. La publicación de la
UNESCO citada en la Bibliografía (Anon., I976a) incluye dicha clasificación.
Una dificultad mayor en la preparación de mapas geotEcnicos es lademcstra-
ción de eapeaore1 variables de depósitos multiestratificldos ~bre un tipo variable
de iecho rocoso, con una supeñicie ondulada de la cabecera delaroca(figura49).
Debido a las numerosas propiedades geotécnicaS que se miden durante un
levantamiento, hay el peligro de incluir demasiadas en un solo mapa, por lo que
el usuario se .confunde con tanta infonnaci6n. Hay muchas maneras de registrar
M11pa11eoticnicoJ 133

la información en mapas. Monkhouse y W-llkinson (1971),citadosen la bibliografia,


tntan muy bien este tema. Varios sistemas de símbolos után en uso, aunque ha
habido intentos de estandarización. El usuario puede ttner poca expericn¿ia en
la interpretación de los mapas, mientras que el compilador (el ingeniero o geólogo
investigador local) puede pasar todo su mmpo en este tipodeJeyantamientos, h•
ciendo mapas a partir de lot- resultados. La claridad de la presentacibn de la
iníonnaciónesesencial.
Los símbolos utiliz.ados en los mapas geot6cnicos incluyen coloración, som-
breado, líneas paralelas, asciurado, letras y námeros pan dar valores de medici6n
realeL También, hay símbolos especiales para indicar la localización de pozos de
perforación, dirección de clivaje, echado, etc. Una lista detallada se incluye en
"The pffpamtion of maps and plaru in temu of mgineerins geology " (A non.,
1972), citado en la Bibliografía. En la figura 50 se muestran algunos de los sím-
bolos usados en mapas geoticnicos. El estudiante debería exiurllnar este mapa en
fonna crítica y decidir si tiene o no mucha información y cómo se podría mejorar
la claridad.

fitura 49 Depósito superficial complejo sobre una superficie irregular de la roca


madre.
...

®» - · -
\-
--- :::::.-
~ -· 111 1-
?~~~-=:-- ?~:'.,:· - .·..... _
I "-·-·
-$ "--·
{-) - ~ ·- -
Q ::::
e :-=...-
,._. -
e~:.\--
M ···-

....,. 51 Napt. aeotkftioo. (Buado en " 71le preparation of m.p1 tmd pltu11 in
t1r1P11 -ofmrf11enitl11eolov", Anon. 197 2).
6. Descripción litológica utilizada
en geotécnica

Par11 fines científicos, las rocas x pueden descnbir en términos de la composición,


textura química y origen mineral. La cLasificaciOO de las rocas según su origen
conduce a los grupos ya bien conocidos: rocas sedimentarias, ígneas y m etamórfi.
cas. Esta clasificación científica es mb adecuada para los fines de la geologia,
pero no ha dado resultados satisfactorios cualldo el principal objetivo es conocer
la resistencia mecánica de la roca a partir de la clasificación y descripción. Las
descripcK>nes geológkas no consideran el estado de intemperismo de las rocas; de
hecho, es difícil detennínar la mineralogía y la química de rocas muy fntempert-
z.adas y los geólogos tienden a co.n centrane en la b1bqueda de espedmtttes o
muestrunuevu.
B primer requerimiento para fines geot6:.:nk:oa es un informe aobre la re-
sistencia y comportamiento mecinico de \u masas rocosas; el verdadero nombre
geológico de la roca no tiene gran importancil., pero aún se asienta en la s dexrip-
ciones geotécnicas porque la compoñci6n quím k:a y mineralógica de la roca de-
tenninl su comportamiento frente al intemperimno bajo diferentes condiciones
cliniticaa. La masa rocosa se describe en tertninos de índices. Algunos de l!sto1
son puramente descriptivos, por ejemplo, el color, la textura, el estado de intem-
perismo, etc. ; los demú se miden in siru o mediante pruebas de laboratorio, POf
ejemplo: la porosidad, re&istencia, densidad ~latiVa, o ae basan en lascaracterísticu
a granescala dentro de la masa rocosa como 1an el fracturamiento, clivaje,panos
de debilidad, 11í como los planos de estratiricación en las.rocas ledimentarias. La

•ta infonnación vertida en es«: eo,pítu!o csú "9.•d• llll "Thr dncriptlon o/rock nwsrri for
rnxin«rfrl« /'lll1p1:n~''. (D<.:acripcli>n OC las mHU rocow en ptccnia). TCYistl trlmeitr1I
dcl':"f(inrtrtnx<~lou- 1977, Vol IO,J55 - 388(i11formcdc lio brisllda detn.bajodcl
Gcnlogical Socicty l::ngi.nct:ri11gGroup).

13S
136 De1crlpción /tto/6gfca utill111da en 1eottcnlll

mecánica de rocas es la ciencia que intenta describir y predecir lat propiedades y


el comportamiento de Ju maas rocoas. La mecínka de sueJoseitudia las arcillas
y el material granular, que se le conoce generalmente como ..roca suave" entre
los geólogo1.
Para la geotecnia, la descripción se divide en dt» pU1e1: deacripción del ma·
teriaJ dela roca y descripción de la m&M. rocosa.

DESCRIPCIÓN DEL MATERIAL ROCm<l

La roca es una mezcla de ciertas especies mineraJes, fonnada por la ~turaleza. En


una roca dura estos minerales están fumemente unidos; las fonnas, tamallos y
orientación (determinada o irregular), establecen la relistencia o consistencia de
la roca. La roca fragmentada, no consolidada, está constituida tambien por dis-
tintos minerales, principalmente variedades de minen.les arcillolOs., hidróxidos
de hierro y cantidades variables de minerales originales parcialmente fragmenta·
dos. Algunos IDO muy resistentes a la desintegración en detenninados climas,
otros se desintegran con relativa facilidad . La masa total rocosa es una mezcla de
minerales originales (primarios) no descompuestos y minerales secundarios pro-
ducidos por los procesos quúnico1 de descomposición o alteración.
Los siguientes parámetros se pueden utiliur para la descripción dd material
que fonna la roca: color, tamallo de grano, textura, densidad relativa, dureza,
grado de intemperismo, rcWtencia, permeabilidad primaria, velocidad sísmica,
módulo de elasticidad, coeficiente de expansión, resistencia al deleznamiento y
nombre de la roca.
La ma• rocosa se describe anotando lu siguientes propiedadesestructuniles:
rupturas (discontinuidades), planos de estratificación en rocu sedimentarias y
laminación en otras, resistencia, módulo de deformación, permeabilidad secunda-
ria (conductividad hidráulica) y velocidad sísmica.

iNDICES PARA EL MATERIAL ROCOSO

Muchos de estos índices son descripciones cualitativas, por Jo que es necesario


defmir las propiedades con detalle para obtener unifonnidad.

Indices descriptivos
Variedad de roca (especie pe"ológica)

La descripción que se sugiere para varios tipos de rocas se incluye en la tabla3. Las
rOca.s se han defmido y descrito brevemente en el capítulo 2. Los números entre
par~ntesis, despu~s de cada variedad de roca de la tabla, son números de un código
que se basa en la posición de una serie de columnas (primer dígito del nfunero)
de(referencia)
f11dlct1 pua ti mattrlal rocow 137

Color

Con!iste de tres componentes: matiz, intensidad y valor, es lo generahnente co-


nocido (por ejemplo, rojo), intensidad es el calificador (por ejemplo, rojizo),
agregado a1 matiz y el wJor es un parámetro muy amplio (claro u obscuro). La
tabla 4 senala los t6nninoumpleados.

Dimensioner del grano


E& el mismo concepto que se utiliza en Ja descripción de suelot y otro a materia-
les no con10lidados. El m6todo empleado para la clasificación de tarnanos se ba111.
en una serie de mallas o cribaaestándar,pero parapoderdeacribir la rocuólida,
hta se del>e cortu en secciones delgadas y transparentes para examinarlas bajo
la luz de 101 microscopios utilizados en Petrología. E& muy difícil obtener las
dimensiones de un grano a partir de una sección delga.da, porque al cortu dicha
sección se puede haber cortado una parte del cristal y, por lo tanto, 6ste noapa·
rece completo en la sección. Las secciones transversales de cristales alargados no
muestran su longitud real. Se utilizan m6todo1 estadísticos para medir el tamaflo
del grano de rocas en secciones delgadas. Los cristales mayores de 60 µm de
tamaflo se pueden ver sin la ayuda del microscopio. La roca que contiene granos
menores que este tamaflo se clasifica como de grano fmo. Algunas rocas están
compuestas claramente por minerales de dM tamanos diferentes de grano. Dichas
rocas se denominan porfiríticu. La tabla S explica lostamanosdegrano estíndar.

Textura, factor de textura y esrructura

Estos t6nninos se utilizan de diferentes maneras en los libros de texto de geologia,


por lo que es necesario defutir cada uno de eUos para su uso en geotecnia. La
t ex tura se refiere a ku granos individuales de minerales, su tamaf'lo, forma y
grado de cristalización. El factor de textura es la relación entre los granos, la

Tabla '4. Color dt fa rom.(Tomado de ''The dtscriptüm o/rock ma11t1forengi-


11eering purpo1e1" (A11011., 1977)) .

Yolor /11tt n1idad Matiz

claro rosado
obscuro rojizo
amarilllento amarillo
momm ~"
wrdeolivo verde olivo
verdoso wn!o
azu lado u.ul
grisáceo blanco
gris

"""
De1erfpción litolófic. uttUudo en pottcrrM
"'
T1bl.1 5. Tamoflo dri f1ll'nO. ( Tomado de "Jllt dt1criptimt of rock m.11e1 for
tn&fneerlngpwpo1u" (Anon., 1977))

Thmino Tamdodel gr'1111o Gnldo equiHlenk de suelos

granomuysrueso >60mm bloques y cantos rodados


grano grueso 2a6omm .,.w
grano medio 60µma2mm
grano fino 2a60µm ~··
limo
grano muy rmo arcilla
º"'"
( lot snnot > 60 pm de dli mttro .., pu...tm Ytt •simple Yist•)

manera como est•n arreglados o distribuidos dentro de la roca. En algunas rocas


Jos minerales están orientados en forma irregular, pero en las metamórficas los
cristales planos o alargados pretentan un arreglo con orientación paralela (píu-
nas y esquisto1). La estructura se refim a una escala. mayor de raagos de las
rocas, por ejemplo, algun11 tienen 111 misma apariencil en toda la masa rocoa.
(son homogéneas), otras poseen capas de diferente composición mineral, lo que
da a la roca un aspet10 bandeado, lo cual se llllenomina exfoliación.

1-extura. Cristalina, criptocristalina(cristalina ya cuando ae ve con el microlOOpio),


granular (corno el azUcar), arnoña (no tiene forma defmida) y vitrea.

Foctor de to: tura. Minerales con orientación variable, esquistosklad. (orientación


paralela). La orientación de los cristales o gra noa se puede determinar mediante
la identificación y medición de las posiciones de lo1 tje1 cristalográfJCOa con la
ayuda de un microtcopio petrol6gico. El procedimiento requiere de mucho
tiempo por lo que e1 poco frecuente su empleo en geotecnia. No obstante, la
orientadón de los minerale1e1 un factor detenninante de la consistencia de la roca.
Los granos de minerales con orientación irregular hacen qu e la roca tenga una
consistencia o resistencia isotrópica ;la anisotrópica se debe a la orientai;ión regular
de loa minerales planos o alargados o exfoliación . Hay varios grados de alineación
en los mineral es, cuya fluctuación Ya desde muy obvia, pudiindose medir con
ttantpOrtador y bníjuk, lt..C. una alin•ción parcial poco notable, la cual sólo
se puede detectar con la ayuda de un microllCOpio para petrologfa.
Inremperismo
Es el resultado de procesos meclnicos y químicos en o cerca de la superficie te-
rrestre, cuand o los minerales o~inales (primarios) se descomponen y se fonnan
otro s (secundarlos). los procesos de disoluci6il puedeTI Nmover el material del
cDetpn de la roca, hacféndolo portl:!J'). La descomposición de las r~ s que contie-
nen hierro ptnducc inñletales X'C\R'l'darios de color rojo, amarillo o café, cuya
presencia en u·na r~ indica su estado de intemperismo. las rocasintempcrizadas
tienen menor resistencia mecánica que tu nuevas. Los últimos IOtn de roca del
terreftO, prftefttan normalmente divenasestadm de intemperlsmo,disminuyendo
"'
en intensidld hacia abajo, genecahnente, pelO no IÍempre. Puede haber nódulos
de roca altamente in~a, circundada por toca ligeramente intempcriz.ada.
Las muas de gtan.ito caolit\izado a tnenudo presentan esta estruct\lra irregular
de iAtemperiimo. La tibia 6 define el etqUema de claSifw:adón dd intemperismo.
Alteración es el tfamino que te utilit.a para describircambiosmineralógico5defini·
tOOI a usados por el intemperilmo, por qemplo: la ttaruformación del feldespato
en minerales an::illokls como 1a caollnita, etc. Al estudiar b.s rocas en sec<:iones
delgadas con ayuda del. micro!ICOpío revela las prrneras etapas de delCOITlposi-
ción mineratógiea que no te observan en los fn·gmentos. El estudiante debe
notar la importante relación entre b. deacomposiclón mineral y la resistencia
dela roca.

RESISTENCIA

Es importante di!tinguifentre la resistencia de un fra¡metitoyla delamasatotalde


la roca, b cual está determinada principalme·n te por la frecuencia y orienta<:ión
de las discontinuidades. La resistencia se mide mediante pruebas in :riru y de la-
boratorio. las prutbas comunes 90n : resistencia a )a compresión nocoofmad1,de
carga de punto, Schmidt de rebote y del cono dentado. En la tabla 7 se presenta
una clasificación de la resistencia del materi.tl TOCQ90 . Nótese que la orien tación
de los minerales hace que varíe la resistencia con la dirección de la medición, por
Jo que la roca se describe como ani90trópica . Las rocas con grano bien defmido,
como las vetas de la madera, se pueden romper con mayor facilidad a ki largo de
los granos minerales que transversalmente a los mismos. Esta propiedad se llama
clivaje cuando kis minerales orientados son cristales de mica y clorita de forma
plana. La resistencia al cortante de las mueshu se puede encontrar introducien-
do éstas por medios mednioos en una caja estándar para medir el cortante que se
emplea para pruebas de sue.los. También E puede medir la resistencia al esfuerzo
cortante a lo latgo de planos de discontinuidades.
la dureza de la roca , mencionada en la tabla 7, no debe confundirse con la
escala de dureza de Mohs ( 1 a 10) que se emplea en la descripción de minerales.
EA~~ con dureza superficial elevada (pgr ~.la obsi~a o
vidrio natural) no se puede hacer ranuras, pero pueden ser muy fnlgil es y asti-
llane cuando se les golpea con un martillo de geólogo debido a que su resistencia
al impacto es baja.

l:adioes que pueden acr detcrmm.dos med.Ílnle pn&eblls


que requieren poca o wa. ~n de L. muest:n

Duraa

Se mide por el grado de rebote de un martillo de acero en una superficie preparada


de roca. La prueba Schmidt de rebok de martillo da una cifra de rebote que se
140 ~1crlpcl6n litoliJfi.cll utillud• 1m weotecnfll

j - i':

§ fl.é-3
o 8 • H~~ ~~§-a iii~
.~~.E
• o~" ¡¡
·~ ~~ ~E~
~:;¡ ~a:~~
.. .., !.

fH
8. .se-¡ E
.. .... ~.2 j !
Et ·~E..,~ ~]¡]~ li~ ~ ¡j
~ ~

.5 ~

i
Ht
• • º Ee

,.
~ ·~ ;~ .2
!
~ .;! .; o .. :; 11 ~.; ·á.; g
:; ti~~?
=.2.;
f¡ §

~~g;~
~-¡ ~ ! ~i ~ §
s
~
-".
l,
E
~
~
¡¡:e i j 1~ :e~~
ia~~
~-¡; i ;
o.., .g.:;
.;
.5
~ i~ ~ ~
.g ~ .Q ~ ·~
.5
~ ~-¡;e ~ f~; ~5~.E~ ; .; aaa
i... ~

j
:6

.~ ~
·C .g
~
l
3 ll
~t
•• •
.5
E ~
i' ~ .i: H • 13
.E • ]~
i
.li
~ ~
.lli ~ &~ ~ ~
-:.!i ·~ l
~ea~~ .st~:e Po
il~~
• ~ .g .2
·~ e -~ ~!~i~
:~ · ~;i~
~15 ! i-::3.;
'¡j

"'~ , ~ ~
lh§ 2 ~ .§ • .

~ i• ~ iH¡~~ l!i~I E: -~~~


~a·§~e :s~~~
,
s i!• ,. .i
E
~i!s; -~ ·:!1 ~j tJ ~ 8 ü 8.
i ,ll ~5;:~1~ g] ~ .,~ e: ::: ~

~~- 1~~
~
e
E
.5~ f
~ ~ -i~!i ; l~ ii :3 a·ó
~

~?:

." j
'¡¡
~

.
¡;
i
,; ] o •
! ' .i:•
~
~
& 1
-~
Q
/11dku p11W tlm1ttrltll roco1a 141

l~
'"
• E
~ 8
,.,
Tabla 7. ReJIJttnd11 de la 1oct1. (Tonwda dt "111e ducrlption ofroc:l ntllUtl /01
tflKi,,uriltg pw'poJtJ'~ (,hon., 1977))

Tlr.U.0

muy 11:1is1ente
--
R~il
llMCOMpwrióll

MN111 ~1

(Mh)

> 100 mea -r d11n, .e.iuiitie "* de un


JOolpe con martillo pan tot11p11r el
CJpéd-11.
so.100 rocack.ra,sepuedl:1D111per•1 mun-

mod«1damenkrui'11tnt11:: 12..$a50
....
lndcmmooon..,10loaolPeck.,u·

ioca1uaw:,•baa::11.,ujtrosckS1111n
oondn:tn:rnoalloldolk11111n111iillo
moderadamente d&bil S.O a 12.5 10cadtmasiado oho1apar1eort.uilc<lll
la m.sio p:ira lognr ... espkimen tria-
•1.
dibil l .2S a5.0 ronmurswo-.:,clm;stcria.l :i.:desme-
nllZlltNijoklc'°"'"del-dllo.
1UQ.1!:111ydibi l o 0.60al.2:5 ffÍllilok!iaz.-=rompcenbmano
111dod11ro ccaltiíku:llld.

..
muy oompleb O.JO a 0.60- cl s..elo1epuedemuurC011llulla
compacti 0.15a0.JO oo•pwlk~arcls<Rlo~la!
,~

0.08a0.IS cl111eloscpuedelfM)IQe1111Ólomedlan-
sf""'rtcp11:sióndeklldcdul.
0.04a0.08 el sudo ""~· fídi-llC coo ka

i:modo1epresiomo- llmmo.
•1.e1res1ot~a1-com,..e1iónp ... k>l-m•da...ao1urill110 n elclobl9 d•la•ais-
l1""'.ll alconurenoeonna.d.a.

puede correlacionar con la resistencia a Lt compresión uniaxial cuando se toma


en cuenta 11 densidad en 11:co.
Durabi/idllti

la prueba de duraci6n mkle 11 resistmcil de b roa 11 debili.tuniento y desisite-


graci6n cuando se sumerge en 1gu1.
Poro>idad
Eua se defme como el porcentaje de espmcios vacíos de un• roa: (volumen de
espacio/vokimm total) X J 00

n= ~X 100
v,
indker plll'tl el l7Ulttria/ rocow 143

Relación de poros

Se define como ta relación (volumen de los poros/volumen de sólidos) X 100.

e=~
Y,

Densidad

la densidad del material rocoso se define como la masa por unidad de volumen,
g cm· 3 o Mg m~ 3 . Depende de la densidad relativa, también Uamadopesoespe·
cífico relativo, de los diferentes constituyentes minerales de la roca o del suelo. El
ma1eriat no consolidado como aren.a, limo, arcilla, etc., consiste principahnente
de cuan.o (P.E. re!. 2.65), arcilla (aproximadamente 2.70), mica (2.80 a 3.20) y
óxidos o hidróxidos de hierro (3.60 a 4.0), así como de los poros del material,
llenos con aire. agua o ambos. La consideración de estos factores conduce a
cuatrodiíerentesespccificacionesdedensidad:

1. la densidad del m•terial mineral sólido, su masa por unidad de volumen.


2. lknOOad en seco. Los poros de la mua de los sólidosestÍJJ ocupados só-
lo por ain:, por unidad de volwnen.
3. Densidad de saturación. La masa del material con los poros llenos de agua,
por unidad de volumen.
4. Densidad volumétrica. Esta es Ja masa por unidad de volwnen para el
caso general, cuando los porosestln llenos parcialmenteconaireyparciaJ.
mente con agua. Para esta especificación, el contenido de humedad(agua)
delamuestratambiénsedebemediryregistrar.

Una prueba diferente se utiliza para grava y aren.a, ma!Cria.I granular qu e puede
ser compactado para obtener una densidad mayor que en su estado na1ural. La
magnitud mínima de densidad se encuentra introduciendo una éantidad cono·
cida de material mediante un embudo a WJ cilindro de medición para encontrar
el volumen que ocupa en su estado mb suelto. La misma muestra se introduce
luego por etapas en el cilindro, cada una 11egukla por compactación con tm marti llo
o ariete, de acuerdo con un procedimiento específico. Esta prueba d1 la magn¡.
tudmáximadedensidad.
El peso específico relativo en seco aparente de una roca se encuentra de la
siguiente manera: un espécimen se seca al horno y se pesa, se cubre con parafina,
}uegosc sumergeenaguaysemidelacantidaddeéstaqutesdesplazada,locual
da el volumen. El peso y la densidad de la cera utiliuda se toman en cuenta para
elcálculodelvolumenrealdelamuestra.
Ouncan (1969) y Ackroyd (1957) han descrito pruebas deraDadas para obte-
ner el peso específico relativo y la densidad.
,.. De1crlpclón lftof61klf utlliztul11H1wtecnta

Velocidad del sonido

Esta es una medición de Ja velocidad del sonido en las rocas. Se puede hacer en el
laboratorio mediante un generado r ultrasónico, acoplado al espécimen mediante
conductores para transmitir el temido hacia adentro y afuera de la roca, la cual
ha sido m aquinada hasta darle una forma rectangular o cilíndrica, con extremos
planos para lograr un buen contacto del sonido. La velocidad de éste a través
de una roca depende primordialmente del módulo de elasticidad de Youngy de
la porosidad. En general, mientras mis sólida sea la roca mayor seni la velocidad
del sonido en la misma. No obstante, las discontinuidades reducen conside rable·
mente ta velocidad en la masa rocosa, tanto en los especímenes de pruebas de
laboratorio como en la roca del terreno. Las pruCbas de campo de la velocidad
de las ondas sísmicas en Ja masa rocosa se hacen con la ayuda de una carga
explosiva o dejando caer un peto como fuente de energía sónica y de la técnica
geofísica común que utiliza geófonos y registro electrónico de lu sdlales.
Para medir el módulo de Young y la relación de Poisson, el espc!cimen se
debe preparar especialmente a partir de núcleos a los que se les fonnan extremos
planos paralelos por medios mecútloos. El espécimen se comprime en una má-
quina tudráulica de compresión triaxial Las mediciones se pueden hacer sobre
la muestra sin confina m iento, a la presión atmosfé rica nonnal; o de confina-
miento, introduciendo el espécimen en un cilindro de acero conectado a un
suministro de presión hidráulica. La deformación se regbtra a medida que el
esfuerzo a la compresión se incrementa; el proceso puede ser cíclico.

Permeabilidad primarlil

Esta es una medida de la cantidad y tamano de los espacios vacíos de la roca. Las
rocas porosas pueden contener poros muy pequenos; el agua no se puede mowr
por ellos debido a fos efectos de la ten»ón supeñicial elevada, cuacterística de
los pasajf:S muy estrechos que se pueden encontrar en el cuerpo rocoso. Si los
poros son mú grandes la tensión supeñdaJ entre el agua y 1o$ granos minerales
es menor, por lo qu e la roca es mis permeable. No hay una relación directa entre
la porosidad y la permeabilidad. La penncabitidad secundaria se refx:re al total
de la masa rocosa y está controlada por la cantKlad de las 4iscontinuidades..

DESCRIPCIÓN DE LA MASA ROCOSA

La masa o cuerpo rocoJO, e n iodo el sitio de construcción, puede consislir de una


o más variedades de roca. Estas y las estructuras geológicas (fracturas, estratifi-
cación, etc . ) se miden y describen mediante los procedimientos nonnales.. Las
mediciones se reportan como índices de la masa rocosa .
!H1crlpd6n dt lo me111 roco• ,.,
(•) (/¡)

~RlZ
,,,
(<)

(<)

1/)

-Movillliento
~ -:-:-:.:;:;xp~:.:;~ - diferenclaldlflcQ

..... :-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:·:.;.:-:.:-·-·. ---warimlen10


-diferendalracil

~)

"'
:,tfi~~:9N~'~?
?~~~~~;f:~~~;
Flaura st. Dioonlinuid1desde lasrocu: a) pllno1deestratific1ci6nyfracturas;
b) zon1 de f11!1rellen1d1 con brechade f11!1yarcill1;c)Yetudecumoque
represent1nd iscontinuid1des1isl1dasenlaareniSC1;d) discontinuidadcsin1erco-
nettadas; e) detalle• de discontinuidades o nduladas en lis c1pa1;J)rugosidad:
perfil escalonado;1)ru¡widad angularen Ulll discontinuidad au111d1 por los
1r1nos de los minen1les; h) capa de este11i1a formada del oliTino por cizalla-
miento.
...
ÍNDICES DE LA MASA ROCOSA

las discontinuidades 1e registran como sigue:

Tipo
Frecuencia de orientación.de las discontinuidades
LocaHz.aciónyorientad6n
Frecuencia del espaciamiento entre las discontinuidades
SeparacKMI de las aipeñJCies de discontinuidad
Persistencia y exténsión
Relleno
Naturalcu de lu superficies

Una discontinuidad es un plano de debilidad dentro de la masa rocosa, a tn'lts


deJ cual la roca tiene una baja resistencia a la tcnOOn, o a lo largo del cual hay
una baja resistencia al cortante. Algunos de estos planos pueden cst1r aepandos,
como en las fn1ctunu, pero pueden estar muy juntos (no se puede distinguir la
fr.ctura hasta que 1e detecta en b roca somcti6ndola a pruebas). Los planos in-
cluyen juntas, clivaje, csquistosidad, foli..::ión, vetas, planos de cstnitificación,
fallas o fracturu abierbs cau•du por la di10luci6n de minerales fonmdores de
roca 10lubk:s(po r cjempki,la calcita). La figura SI muestra a)gwtos liposdc discon-
tinuidad. Las pocicione1 tridimensionales de ellas discontinWdades te obtienen
midiendo el echado y la dirección con un clisímctro y una brújula ;los re5Ultados
se trazan en una proyección estereográfica. Esto revelaní al¡unas direcciones bien
definidasdeladebilid1destructural.
Se obtiene un índice de la frecuencia de las discontinuid1des, contan.do las
que intenecan una Une1 de longitud ldecu1dl medid• del esp1cilmiento me-
dio. Lu mediciones 1e hacen a lo largo de tres ejes perpendiculares entre s(. El
espaciamiento de lu discontinu.idadcs se puede descnbir de acuerdo con la libia 8.
La magnitud de la separación en lasdiscontinuidadeseswi importante control
de la estabilidld de la mua rocosa. Lu fracturas pueden estar muy cerradas (es-

Tabla 8. Espacl4mfmto dt 1111 disconrinuldadei. (Tom1d1 de " British Stand111


Code of Prlctice for Site ln vestiption," BSS930: 1981).

Tirmitto

espaciamiento muy amplio mayord e2m


espaciamiento amplio 600mm a2m
UP4Ciamientomedio 2001 600 mm
espaciamiento estrecho 60 a 200mm
esp1ciamiento muy estrecho 20a60mm
esp1ciamiento CJ[tremadamentc csttecbo meno t de 20mm
..,
trechas) o JMJtden estar abiertas. El espacio entre bloques adyacentes puede estar
o no ocupado con roca descompuest a (relleno), b cual con frecuencia CJ arcilla o
una me:r.cla de bta y fragmentos de roca o minerales de veta. El relleno se debe
detallar tegún la descripción de la roc1 y el suelo que se ha dado en la• tabl11
correspondientes. La tabla 9 define la de las superficies de discontinuidad. la
resistencia 1 la comprHi6n no mnfinada dd relleno puede estimar.e visualmente
(tabla 7) o medirse con un penetrómetro de bobillo o un probador de veleta p1n1
suelos, o un probador de punto de a up para material duro.
El úea total de una dilcontinuidad en lo particular se conou por su pems.
tencil; y es un factor importante de la resistencia de una m1• de roca. Es difícil
medirla; algunas discontinuidades de gnn tamano como fallu y fractura mayo-
res (maestnis), pueden persistir a b brgo de todo d lugar o atnivesar parte del
mismo. Se puede regiltnr la penistencia de estos planos de diJCOntinuidad mi-
diendo las distanciasen diferentes direcciones a lo largo de sus planos. Lasdiacon·
tinuidades se pueden dernnecer dentro de la roca l6üda (fi¡ura S le) o terminar
frente a otru dilcontinuJdades (figura Sld). La superficie de una discontinuidad
es importante y puede ter dncrit1 en témtinos de ondW.ciones, irregularid9dea
y condición de Ju paredes. Todos influyen en la resistencia al cortante a lo largo
del plano de dilcontlnuidad, junto con la c.ntidad de agua en el plano o en el
relleno.
La ondulad6n es un1 irregularidad de primer orden en el plano, ton ondu
en la supeñicie de Ja roca que no se separaron durante el movimiento a lo largo del
p\1no. La ondulación se mide en tinninos de amplitud y longitud de onda, em-
pleando un1 cint1 (figu ra Sle).
La ru¡osidad es un fenómeno de aegundo orden cau•do por la textun inhe·
rente de la roCI , dimensiones del grano de los minenles y Ja detcomposición de
sólo l)guoos minerales. Si han existido morimieotos continuos 1 lo largo de los
planos de discontinuidld (por ejemplo, fall111) dunnte millones de 11'\os bajo
4
altas temperaturu (mayores de 200 C) y a la presión exiuente a nrios ldlóme·
tros de profundidad se pueden fomw varios minerales a lo IUIO de loa mismoi.

Tabh 9. Stparat:lón de ku IN¡Mrficki de diicontinuidad. (Tomada de •'The des--


cripdon oí rock mU1C1 íor engineering purposes" (Anon., 1977)).

StpaT11dón (diJcontinuid'"1eiJ
Ti rmfno Eipaor (-..e tu. fallai)

amplia mis de 200 mm


moderadamente amplia 60a200mm
moderadamente eUrecha 20aó0mm
estrecha 6120 mm
muy estrecha 2a6mm
extremadamente esmcha maYor que O- 2 mm
cernda
148

Tllbla 10. Catesorúu de 111: ru8(Jtidlld. (Tomada de '"l'he de1eription ofrock maues
foren¡ineeringpurposes"(Anon., 1977)).

Grado de ruso1tdod

pulida

...
espejo de falla

úpera
~

prominenciudefinidu
pequeñosescakmea
muyúpera

Dichos minerales tienen fonna plana (con freci.encia esteatita o minerales


arcillosos) y orientación panlela al plano de la discontinuidad. Cuando la roca
se rompe, estos plano5 se sienten suaves y lle dice que susupcrficieesunespejo
de falla o que est' pulida. La tabla IOdefme los grados de rugosidad. Las imgu-
laridades superficiales presentan en ocasiones una alineación notable, donde el
grado de rugosidad varia con il dirección, por ejempk>, cuando las superficies
son esca1onadas (fJ8uni SI/). Este efecto se produoe cuando el movimiento en
una di~«:ión es más f'cil que en la opuesta. Si la rugosidad varía con la direc-
ción.~sta se debe medir y registr11.
Es muy bnporunte el contenido de agua dentro de las discontinuidades o en
el relleno para determinar la estabilidad de la masa rocosa.
Forma natural en bloques; si se toman en consideración los aspectos tridi-
mensionales de la masa rocosa, ~sta presenta con frecuencia la tendencia a rom-
perse en bloques de formas regulares o irre¡ulares dependiendo del patrón de
intersección de los planos de discontinuidad. Se debe registrar el tamano y la
fonna de los Moques con la ayuda de las tablas como sigue: la clasificación por
tamanos se encuentra en la tabla J J. También se deben anotar las orientaciones
pequenas o grandes. La clasificación según la forma, es la siguiente :

Tabla 11 . Tomolfo de bloques. (Tomada de "The description ofrock mnses for


en¡inecring purposes" (Anon., 1977)).

Etptu:iomit nto tquilia/ente de


di1contfnui4od en el bloque
Tb mfno de lo roca

muy grande mayorde 8mJ e;1;uemada1nente1mplio


grande 0.2a8mJ muy amplio
mediano 0.008 a 0.2 m 3 amplio
pequeilo 0.002 a 0.008 m3 moderadamente amplio.
muy pequeño menos de 0.002 m 3 menos que moderadamente amplio
/ndfctl de t. m111a roco1a ...

I
.
.

t:nbloque Tabular Columnu

Fisura 52. Formu nllurales de fragmentos de roca, desarrolladas despub de la


expansi6n ocasionada por la liberaci6n de esfuerzos.

en bloques aproximadamente equidimensional.


tabular una dimensión mucho mis corta q ue las otras dos.
columnar una dimensión mucho más larga que las o tras dos.

Estas formu se representan en la figu ra 52.


Todu estas mediciones y la descripción de la masa rocosa se registran en hojas
especialment e impresas para procesamiento de datos. Las desc ripciones y magni-
tudes se pueden convertir en índices p¡ra shnpllficarlos datos que ae almacenen.
La publicación briti nic.a .sobre normas c.ode of practicr {OT site inuuigation
(BS 5930 :1981) (Nonnas pni.cticas para sitios de investigación) ha reemplazado
la anterio r edición CP 2001 e incluye todas las pruebas estanda r hechu para de-
terminBT las propiedades mecinicas de las rocu duras y suaves.
www.freelibros.org
Bibliografía

Aclcroyd, T. N. W. (1957). Laboratory testinglnsoi/enginttring. 233 pp. Londres:


SoilMechanicsLtd.
A non. ( 1972). The preparation o! maps and plans in temuof engineering geology.
Quartoly Joumal o{ Enginttring Geology, 5, 293-381.
Anon. (l976a). Engineering geo/ogical map1. A guide to theirprepgration.19pp.
Parls: The UNESCO Press.
A non. (1976b}. Manual of app/led geology fo r civil tngíflttrs. 378 pp. Londres:
Institution of Civil Engincers.
Anon. ( 1977). The description oí rock masses forengineering purposes. Quarterly
Journal of Eng in ecring Gtology, JO, 355 - 388.
Attewell, P. B. y Fmner, 1. W. (1976).Prillr:ipfesofenginttringgMlogy. 1045 pp.
Londres: Chapman and Hall.
Bell , f . G. (1978) (Ed.). Foundation engineering in difficult ground. 604 pp.
Londres: Butterwonh.
Bell, F. G. (1980). Engineering geology and geotuhnics. 497 pp. Londres:
Butterwonh.
Bennison, G. M. (J 975). An introduction to gtologiailmap:and 1tructrJrt1. 64 pp.
Londres: Edward Amold.
Blyth, F. G. H. y de Freitas, M. H. (1974). A gto/ogy for t ngiJlttTS. (6a. Ed.)
557 pp. Londres: Edward Amold.
British Standards (1981). Codt of practict for sitt invtstigation (fo rmerly CP
2001) BS5930:l98l.
Capper, P. L. y Cassie. W. F. (1966). The m r:chanic1oftngint:trill.gwiú. 298 pp.
Londres: Spon.
Carso n, M. A. (1971). Tht: mt:chanicsofr:rosion. 174 pp. Londres: Pion.
Coates, D. R. ( 197 6) (Ed.). Gttomorphologyand enginttttring. 360 pp. Stroudsburg,
Pa.: Dowden , Hutchinson and Ross..

"'
8iblfo1,,,fio
"'
Duncan, N. (1969). Enfi11ttrlnt ieo/011 ond rock muhanici. 2 Vol. Londres:
LconanlHill.
Fookes, P. G. (1969). Geo1echnical m•ppin¡ oí soib and sedimcntuy rocks for
engineering purposes, with cxamplcsof practi oe from thc Mangla Dam Projcct.
Gio techniquc, 19(1),52-74.
Hails, J . R. (1977) (Ed.). App(IM 1eomorpho1"1)'. 418 pp. Amsterdam : ElseTier
SdcntificPublishin¡.
Hoek , E. (1973). Mcthods for rapid asee11mcnt of thc stability of thn:c dimen-
sional roclc. sJopes. Quarttrly Joumal of Enrtnurilig <kolo1)'. 6, 243 - 2SS.
Hoek, E. and Bray, J. W. (1974). RockS/ope En,uiurint. 231 pp. Lo ndre1: Thc
lnstitutionofMlninaandMct&lluqy.
heacr, J . C. y Cook, N. G. W. (1976). Funit.mcnr.h of rock mcd11mia. (21. &l.)
S8S pp. Londres: Chapman and Hall.
Monthouse, F. J. and Willtin90n, H. R. (1971). No/U t111d diqrams, 522 pp.
Londres: Mcthuen.
Moseky, F. (1979). Advonctd ieolofical mt1p intcrprdotion. 80 pp. Lon~i:
EdwardAmotd.
Ollier, C. D. (1969). Wtathtrint. 304 pp. Edimburgo: Oliver and Boyd.
Read , H. H. y Wauon , J. (1968). /ntTodu ction to gtolo1;r. l'rin dp lt1. Vol l .
(la. Ed.). Londres: Macmillan.
Roberts, A. (1977). Ctottchnolou. An introductory ttx t for studtnfs and
tnrinttrs. 364 pp. Odord: Pergamon Preu.
SimptOn, B.( 1968). Cto/Qliaú map1. 11 2 pp. Odord: Pergamon Preu.
Way, D. S. (1973). Ttrtain antúyliJ. A tuldt tositt u ltction 11nn1urUllphoto·
graphic inttrprttation. 392 pp. Stroudsbur¡, Pa. Dowden, Hulchinson • nd
Rosslnc.
Zarubl, Q. y Mencl, V. (1976). }.;,1gint trif1f 1tolo1y. (De'Hlopmtntl fn gtottch-
nictú mginttrinf. Vol. J 0.) Amslerdam : EJlevier.
Indice

buoliio.33,88
t.uxita,Sl
afloramimio.ll H. 107 biod ... 21
qlomcndo. 37, 41, 42 bloqueidcfonnaciónna111nl
albita,21 148,149
alu~iOn, 61 brcchl,46
ammophilaucn:ui;a,69
ancl*dcroca,\100
andesita,37
anfíbolll cabi:ccr1clc laroca,l4,61,67
in¡\lloclcfria:jÓn,97 nlcan:n.ita,Sl
anhidrita,23,43 calcilimotiis,S 3
anortita, 21 ~'lik:ir flldita,
!i2
anticlina~ 76 cak:ita,23
anuacita,4.S enfractu,.._.,,U
an:illa.Sl.%,97 lilculo del cch~o porclm~!odod.; laco-
m:.ill:as:Md~11 dc1111111,22 tan¡entc, 81
ardUaoonpcdernal 69 calir.a,S2
an::illa flocubda, Sl <:a1.lr.1dolomftia.,Sl
~lha.49 cambiolenrinivcldclmar,
t rcnOca.47 9)-94
llfl!niE:O.;ui¡llloJa,48 canales dcsolucióncnuli1.u,Sl
aronita,48 caolinita.22
aab.:stos, 21 ~•olini7'adón. lS
~ugiui. 21 eapa.7S
:illl'l,.'Cllametam6rfka.34 a rbÓn.4S •
carst •·rultad•~ S4
c:llloerlfíadcrac0&,J08
cuc.d#.97-101
barn:ra.&an:n:i.71 CIYCTll:ll c nc..1#.u,.Sl
ba~lio.3& 88 c::ividad1:1,S}
.. Índict!

C&ICl,.'llt."PUltados,6S desliumientomtacional 105


ceniuvok:ánka, 41 dc.pluamiento~crticaldcu111flla,81
cimu"-oni:ordanlCll, 92 dcsplome, 100
clisímeuo, 7.5 dc:trllos,24,43
cli\lljccnpiunu,43, 58 diab&q,38
cloriu,23,57 dir.dasu, 1),85, 89
cocf.cien11.:dcfricciOn,97 ctique1tn10,38,88
colordelas rocat,ll7 diópsido,20
columnagcológica. IS, 16 diorita,37
..ompoiliclOn químic•dclacorteutcm:1tre, dique.38,86
dUcon tinuidadcs,9,13,40.55,8 1,136,
"
conglol'llCrado,46
e<>nalomcnidob;iDl,88
144 ·148
espxlamientodc lu, 146
i;orricntcdclodo,71,94 ondula<ioncsenla.\147
con1.~1superfri:lldur1.60 peui11enciadc lu, 146, 147, 148
cn:ta,4S,69 rugolidaddctu. 127. 148
cuan:íta,22,48 acparaciOn,144.146
cuano, 19 diseorda.nci&,S&-88
cnfracturas,85 doluita,38
vctaidc.22 dolomita,22
cubierta.14 domo. 75
cucl'IClldcdn:najc,63 di'Mmlitf,6S
cúpula,88 duna1,67
dunudearena,67
durcudeJiLlrocu. 139

chimcnca1dc wludón,67

ech.Oo,76,101
echadoapanmte. n
dcfonnadón dclrsrocu83 cdaddehidodcl l'lcl11oc:cno.93
dcnsidaddchisroéas, 143 en1ta1i1a,21
dcnsidllddcslrura:ión. •143 era C'enuzoica. 16
dcnsidadcnscco.143 u1Meoozoiea, 16
er3Paleozoica, 16
li<.-rra,9 u;is~ l6gku, 16
coc:i.,25 erosibn,26
dcnsidadvoluméuica,J43 ck:Jodcla,91
dcpfuitoo aluviah:.,14 cro,iónpormwanti.akl,96
dcp6si1oscos1crCK.7 1 eiür,65
depósito:sdelransportcpnrP"avcdad.7 1 csmcclita, 22
dcpó$itosglaci:iles(tr.ansponcglaciall,14,64 espejo defalla,85
de'P laz;amicntohorizontaldeunafaDa,83 csquisto,57
depbsilosrcsiduales,69 C5<1ulstodchombk:nda.SS
depósitoss;i lil'I0$, 4) cmaio,75
depósito 1upc1íicia~ 60 estratiflcacióndedunai.,48
dcpósl!OiS supcrfici:ilcs, ~9 cstr~t i fic;o.:ibn fluvt:tl. 48
derivaoontlrn:ntal,11 estructuracolumnar,40
dcrivadcplaya.7 1 cstructu ragculOgh:a, 75
dcscomposicióndcl:lllrocas. l l.138 rocasignca1'.88
dcslii.amicnloolulalJ')dcp lanos.100 estructunln tcrnade l1Ticrra,9
dcsliz:nnientucontrulación, 102 exfoliaciOn,29.54,55,138
dcslinmientocnclpl~nodcfall•. 83 cxpansiOndc!lcdmocdinico, 11
Ílfdiu

'"
f1cit1e luvial 67 illta,21
factocde1ex1w1deluJOC:11,IJI inc$Wbilidaddclur11Ca1,90,9)
fac:loretq11ímloo1enl1dellinte¡raclbnde l11 il'wlbt!J"(montatla iruulu). )6
"""13 intemperilmo, 14,26
fallu,12,83.15 da.<ifk.dóndel 140.141
duplaumknlo holizontal ll intemperismodclalrotu.138
dupl.uamierlto~ tlc:al,83 isolinea•"uuc11111le1, 122
planode,IJ
polvoderoc:a,15

_.,
-=pandón,IS
bme, 6S
fall1dede1p1te,83
falJ1de1orU6n,8l
failllnvcia.U
falla normal, 83 ].O$C11nrados. 64
faUatrantcurn:nlc,IJ laminaciiln,48
falluinverSiL\U latc1ita.JS,67
fangolil&,48 la1cr:h1fÓtJJ.,41
felde:ipato,21 lav:o,40
fcilit&,JJ f\ujode,25
filill,57 lCllJUH,71
fisiografia,19 ndi.,22
focmación1000-.H lignito, · ~
f.»ilesencaliia.\52 llmítegeolóeioo. IO&. lll
n11jodctodosvok:án.ico1,42 limo.SI
flancode11npllc111e,I0,83 llmofüa,41
fnctunn\leQ1odilalllcion1l 89
f~el(OM,53
,_,.
limonlta,2)

Jutita , 52

pbro,38
mqma,24. 88
geomorfolasia.89
ml¡netit:i, 2J
sJauoonita,22
manto, 9
cnciss,$5
granatecncsquimn,57
¡ranito,ll
granodctaroca,77
IJ'IUYICl,48
....
mapasconprobkmn, 11 9·130
mapasdciftgenieriagco1ógica. lll

JCOlóafoos,IOHlO
po1éc:nloos,1JHJJ
mapH ¡cal6gi«>1 de dcpOslto1 1up:rficWu.
107, 11 0
m~u1colbgico1,l07·1l1
mapu 1cológicusM.ólidosM. 107. ll O
hlllits(Wderoca),0
mapasgeotknlcos, l ll- 1))
.haloisita,22
nuupi. 5 1 •
hidró1tidoi dchicrro, l l
mc:1111dros, 6J
hiclo~-omo11¡cntccrOllvo. 13
rncseta1dc1rrva.70
hbtolUdelaTíi:rn, 15
~l:lmorlismo
hornblcnda,21
dc~onbcto, 34
liornfeh.Jl
dinámiro, 25
Índiu
'" dinamotcrm•~ 26 petldotita.42
!IÍnnico, 26,34 perfodocuaicmario,11
miaoíóliles,H pcríodoprimario, 16
mk:rog1nito, 3l perfodorcciontc,17
migmatill.,34, SS periodo111X:Undario,J6
miloni ta,59 pc1iodoterciario,l6
minera le• pcrfodo5goológiws,15
dcfinl~~ón. 19 pcsoespecíflcorelativoaparenteen1eco.l4l
denlidadl't'lati\'a, 19 pirita,24
dew;i mpollcióndclos, 19 piroxenita,42
fo1madoro1dc1oca1, \9,20-23 piroxcno,21
mincnk:san:iU1,1"°"' 22 pinrn,SI
aumcntodcvulumcn, 22 pizarra arciUos:i. 49
minc.ralellcarbonatado1,23 plagioclua,2 1
mincralc1dchierro, 23 pb nicicdcioundadón.63
minaalc:sfcldc"Patoidcs, 21 pk:pmicntoi<Odinal,SO
mineralcsfcrrum11gm:stinos, 38 plie¡u.c bu.zantc, 114, 117
minera.lc• mctilk:os, 23 pliqu.es.lo.33
minc11lcJmk:icco" 21 cje11,83
modelo1 en los mapa., l l) flanooL81
montmorilonita, 22 plutón,88
ITIOlrcna.65 potvovolcinico,25
mu••:oYilll., 21 porosidad,142
pn:ci.mbrico,16
procesosdc formaciÓndc
montallas, 11
ncfclina,22 prucbadcllcido,S2
prucbauiaxi.al, 143
prucblulnsiru.12

obi.idia111..l8
oUvino.20
ondultcioncscndiaoontinuidadcs,147
ooLilll(calizaoolít lcaJ.53 r:ugostopogr:iriw..,89
ortoclilSll.21 llistotia,90
ortopiroxcno.21 re•cdóndcasrcpo;lo•ak:llinoa,20
rejuvcnccimicn todc losrasgo11opográrioos.
92
1cbdóndcporo11, 143
p:itina,45 rellcnu,71
pcdcrna~ 43 rcsistcnci.;ianisouópic:a, 89
pegmatita,33 rcsistcncilldc las roc;u.139
permeabilidad rcsi1tcnciaisouóplca.8 9
primaria. 136, l.44 relinita,38
sccuncb~l36.144 rlolita,33.36
pendiente r!o1 trenudo1,64
~nsuloi., 90 roe; cn~':ljon:.intc, 33
dcl~elo.89 r0C2 m:odre, 14 •
cn1cl:oo;ióna l tiµoJcroa,90
movimic:n1oalolaJJUdcpl:ano1inclina. i¡tncas.25,32,43
do,.90.93 me1amórficu,25,SS-58
pencp lanide,90 ~-dimcma rias,25, 43-H
l"'fÍodO~dt:lticmpO!lCOló~.16 n.cas1,3k:.in:as.52
Índice

1ocul¡nea1,24,))-43 l1quili1a,42
"'
roc11igneasícida1,3] letnl.Hde río1,6l
rocasígneasbíslcas,)l tu~motos,9
IOCU ipeH intermc:d iu, )l tcrn::rKndcrclleno..S9,71
•OC11•met1mórlicas,.SS..S9 1eJCturadel111oca1., l ll
JOC:Hpiroctísticu,)7,0 IUIW'lpUrÍ1JÍ!ic1,29, )]
tOe1111Cd:i mmtari11,l.S.43-.S4 textu11ve,ic:ulu,41
roc11 .. dimc:n llril1 c11¡inicl~O tlttta,
roi:usilíoeu.21 cdaddela,9
t0<;U ultta bcbie.i1,ll.42 e!tlUC!Ur1inlemldel1,9,12
rudit1,46 his101i1deLa, l .S
ru1<.»idid.14 .S, 147 m011imitntosintuno1dcla, llS
zumbo,17 lllila,61
tipouluoea(tlbla). 30. J I
tot.,ll,37,4 1. 42
'°'·)6
IUrba,70
.ocdlmentoendum;ido, 48 1urm1lin1, Jl
sepataclónmlasf~Un, SJ
1C1icsderoca¡,7.S
.wpen1ini11,4l
.v
iidctita.23 nLl«,61-64
Me nita.33 ••llninundados,61
s(lc.•Jt,43
1Uiea1os,20 odocidaddel .:>n idocnla1rocu. 14-4
sillce,ll,19,ll vumiculita,2 2
1inclin1~ 7.S
vcsiaila.\4 1
tdnter,60 vetudemiJK:Jalelhidrotermalc1, 24
1uelo..9
vkm1ocomo1gcntcuo1lvo.. 13
desliu.mlenlodcl 7 1
voklnes.,24
fonnaciónde~ 27
sueloco~iYo,97
suelogranular,97
11ock,86
yao,ll,43

tilco,42 wnaintcmperiz.ad1, 13.14


tamlllosde Lpanomroca1ywclo1,29,IJ6, IOl11 IUPetÍlcia~ 14

"' 1onu1ismlcu,, 12
www.freelibros.org
www.freelibros.org
ESTA OBAASE TERMINQDE IMPRIMIR EL D1A 18 DE JUNIO DE 1987
EN LOS TALLERES DE IMPRESIONES EDITORIALES, S. A .
LAGO CHALCO 230, COL. ANAHUAC
MEXICO, D. F.

LA EDlCION CONSTA DE 2,000 EJEMPLARES


Y SOBRANTES PAAA REPOSICION

"'
Otros libroe relacionadm con el tema:
INTRODUCCION A LA MECANICA
DE SUELOS Y CIMENTACIONES
George B. Sowers y George F. Sowers

TRABAJOS DE CONSTRUCCION EN
ROCA
Robert Crimmins, Reuben Samuels y
Bernard P. Monahan

MECANICA DE SUELOS
Eulalia Juárez Badillo y Alfonso Rico
Rodrlguez
MECANlCA DE SUELOS Y CIMENTA-
CIONES
Carlos Crespo Viltalaz
INTERACCION SUELO-ESTRUCTURA
DE C1MENTACION
Leonardo Zeevaert
FUNDAMENTOS DE MINERALOGIA
PARA GEOLOGOS
W. J. Phil1ips y N. Phillips