Está en la página 1de 16

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

EN SU NOMBRE
TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA
CIRCUITO JUDICIAL PENAL MILITAR
CONSEJO DE GUERRA DE MATURIN
MATURÍN, 02 DE AGOSTO 2018
208° Y 159°

CAUSA N°: CJPM-TM5J-017-18

PONENTE: CORONEL. JESÚS ENRIQUE URDANETA ESPINA

MAGISTRADOS: CORONEL JESUS ENRIQUE URDANETA ESPINA, JUEZ


PRESIDENTE; TENIENTE CORONEL DELVIS GERMAN
ROMAN BLANCO, JUEZ CANCILLER; MAYOR ANDREINA
CASTILLO SANCHEZ, JUEZA RELATOR.
FISCAL MILITAR: MAYOR NAZARETH PADRON MARCANO, Fiscal Militar
Sexagésima, con Competencia Nacional.

DEFENSA PUBLICA SARGENTO SUPERVISOR LEXANDER RAMIREZ


MILITAR: RODRIGUEZ, Defensor Público Militar

ACUSADA: SARGENTO SEGUNDO. SARGENTO SEGUNDO JHOANNA


CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de
identidad N° V- 23.817.724, acusada por el delito militar de
DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527, numeral 1°, en
concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora
conforme al artículo 389 numeral 1°, en concordada relación
con el articulo 390 numeral 1°, todos del Código de Justicia
Militar, plaza del 497. Grupo Misilistico de Defensa antiaérea
Portátil IGLAS, la referida profesional militar se encontraba
destacada en la BDAOR en la realización del PAIS del
Contingente de Enero 2016
SECRETARIO SARGENTO SUPERVISOR CESAR EDUARDO BUCARITO
JUDICIAL: MARTINEZ

ALGUACIL: SARGENTO AYUDANTE. MARIO RIOS RIVERO.


CAPÍTULO I

MENCIÓN DE LOS JUECES INTEGRANTES DEL CONSEJO DE GUERRA DE


MATURIN QUE DICTAN LA SENTENCIA. IDENTIFICACIÓN DEL ACUSADO Y SU
DEFENSOR.

Los Magistrados que integran el Consejo de Guerra de Maturín, CORONEL


JESÚS ENRIQUE URDANETA ESPINA, JUEZ PRESIDENTE; CORONEL DELVIS
GERMÁN ROMÁN BLANCO, JUEZ CANCILLER; MAYOR ANDREÍNA CASTILLO
SÁNCHEZ, JUEZA RELATOR; procedieron a dictar sentencia definitiva y Publicarla en
esta misma fecha, después de que el día dos de agosto del año dos mil dieciocho, se
efectuara por parte del Juez Militar Presidente de este Tribunal Militar en funciones de
juicio, la exposición oral a las partes y público presentes en la Sala de Audiencias, de
manera sintética, los fundamentos de hecho y de derecho que motivaron la presente
decisión, así como la lectura de la parte dispositiva del fallo en cuestión, todo de
conformidad con lo establecido en el párrafo segundo del artículo 347 del Código
Orgánico Procesal Penal.

La acusada en el juicio oral y público desarrollado en relación a la presente


causa, fue la ciudadana acusada SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA
QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, por la
presunta comisión del Delito Militar DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527
numeral 1° y sancionado en el artículo 528, ambos del Código Orgánico de Justicia
Militar.

La Defensa del acusado ut supra identificado, correspondió ejercerla durante el


desarrollo del Juicio Oral y Público, el Ciudadano SARGENTO SUPERVISOR.
ALEXANDER RAMIREZ RODRIGUEZ, Defensor Público Militar, con sede en Maturín,
Estado Monagas.

En tal sentido, la Ciudadana MAYOR NAZARETH PADRON MARCANO, Fiscal


Militar, con Competencia Nacional, Estado Monagas, expuso la acusación que fue
presentada ante el Tribunal Militar Décimo Quinto de Control de Maturín, Estado
Monagas; de la cual se infiere que la referida representante del Ministerio Público
Militar acusó a la ciudadana acusada Nº FM60-077-15, de fecha 30Sep16, la Causa
Nro. CJPM-TM5J-015-16, emanada del Tribunal Militar Décimo Quinto de Control con
sede en Maturín, que admitió junto a las pruebas presentadas por la representación
fiscal y la defensa pública, decretando el auto de apertura a juicio correspondiente.
Posteriormente, se recibió ante el Consejo de Guerra de Maturín, actuando en
funciones de Tribunal Militar Quinto de Juicio y procedente del Nº FM60-077-15, de
fecha treinta (30) de septiembre del 2016, la Causa Nro. CJPM-TM5J-015-16,
emanada del Tribunal Militar Décimo Quinto de Control con sede en Maturín , la
documentación de las actuaciones contentivas del proceso penal, seguido en contra
de la mencionada acusada; y posteriormente fueron nombrados y juramentados el
CORONEL JESÚS ENRIQUE URDANETA ESPINA, JUEZ PRESIDENTE; CORONEL
DELVIS GERMÁN ROMÁN BLANCO, JUEZ CANCILLER; MAYOR ANDREÍNA
CASTILLO SÁNCHEZ, JUEZA RELATORA; según Resolución Interna N° CJPM-
00317 de Fecha Veinticinco (25) de Enero de (2017), quienes se avocaron al
conocimiento de la presente causa fijando y dando inicio a la audiencia del juicio oral y
público en el presente proceso penal el día dos (02) de agosto del año dos mil
dieciocho (2018) y culminando en esa misma fecha, habiéndose dictado la
correspondiente decisión; es por ello que este Consejo de Guerra de Maturín como
Tribunal Militar Quinto de Juicio pasa de seguidas a dictar la Sentencia correspondiente
en extenso, en los siguientes términos:

CAPÍTULO II

DE LOS HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS


OBJETO DEL JUICIO

El presente proceso, se inició con ocasión a los hechos ocurridos el día veinte y
uno (21) de marzo del 2016, momento en que la ciudadana acusada SARGENTO
SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de
identidad N° V- 23.817.724, por la presunta comisión del Delito Militar DESERCIÓN,
previsto en los artículos 523, 527 numeral 1° y sancionado en el artículo 528, ambos
del Código Orgánico de Justicia Militar, se encontraba ocupando palza en el 497. Grupo
Misilistico de Defensa antiaérea Portátil IGLAS, la referida profesional militar se
encontraba destacada en la BDAOR en la realización del PAIS del Contingente de
Enero 2016, cuando se retardó de permiso, y una vez activado el respectivo plan de
localización resultando infructuoso el mismo y cumplido los plazos respectivos fue
pasada como presunta desertora sin haber sido puesta por algún organismo auxiliar de
seguridad, a la orden de la fiscalia militar y posteriormente presentada al tribunal
Décimo Quinto de Control, a falta de los trámites respectivos para cumplir con el debido
proceso, se procede por la unidad adscrita a realizar los trámites administrativos, de
retardo el día 27 de marzo de 2016.
Siendo el día y hora fijados para que tuviera lugar el inicio de la audiencia oral y
pública, el dos (02) de agosto del año dos mil dieciocho (2018), a las nueve (09:00)
horas, antes de procederse al formal inicio de la audiencia de Juicio Oral, se verificó la
presencia de las partes a través de la Secretaría Judicial del Consejo de Guerra de
Maturín y acto seguido el Juez Militar Presidente declaró abierto el debate oral y
público, advirtiéndole al acusado de autos y a las partes presentes en la sala de
audiencias, sobre la importancia y el significado del acto llevado a tal efecto, el cual
estaba relacionado con la causa signada por la nomenclatura de este Tribunal Militar
con el CJPM-TM5J-015-16, proveniente del Tribunal Militar Décimo Quinto de Control
con sede en Maturín, Estado Monagas, en relación a los hechos donde se encontraría
presuntamente involucrada la ciudadana acusada SARGENTO SEGUNDO JHOANNA
CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724,
por la presunta comisión del Delito Militar de DESERCIÓN, previsto en los artículos
523, 527, numeral 1°, en concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora
conforme al artículo 389 numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390
numeral 1°, todos del Código de Justicia Militar.

Ahora bien, al concedérsele el derecho de palabra a la Ciudadana MAYOR


NAZARETH PADRON MARCANO, Fiscal Militar Sexagésima (60º), de Competencia
Nacional, con sede en Maturín, Estado Monagas, para que expusiera su acusación en
la oportunidad legal correspondiente, esta señaló entre otras cosas lo siguiente:

“…Buenas tardes a todos los presentes en sala, esta representación del


Ministerio Público procede a explanar los hechos que dieron origen a la
presente investigación donde se verifica la circunstancias de modo,
tiempo y lugar donde ocurrieron los hechos, la ciudadana hoy acusada
SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA,
titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, plaza para el momento
en que ocurrieron los hechos del 497. Grupo Misilistico de Defensa
antiaérea Portátil IGLAS, la referida profesional militar se encontraba
destacada en la BDAOR en la realización del PAIS del Contingente de
Enero 2016, el 21 de Marzo se retardó de permiso, y una vez activado el
respectivo plan de localización resultando infructuoso el mismo y cumplido
los plazos respectivos fue pasada como presunta desertora sin capturar el
día 27MAR16. Este hecho lo subsumimos en la presunta comisión del
delito de DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527 numeral 1° y
sancionado en el artículo 528, ambos del Código Orgánico de Justicia
Militar, donde se encuentra como presunta autora la ciudadana
SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA,
titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, plaza para el momento
en que ocurrieron los hechos del 497. Grupo Misilistico de Defensa
antiaérea Portátil IGLAS, con sede en el Fuerte Paramaconi Estado
Monagas, es por ello que este Ministerio Público en su oportunidad fue
presentado formalmente a la ciudadana como imputada por el delito de
DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527, numeral 1°, en
concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora conforme al
artículo 389 numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390
numeral 1°, todos del Código de Justicia Militar. Es por ello que esta
representación del Ministerio Público procede a ratificar formalmente la
acusación presentada en la fase preliminar ante el órgano jurisdiccional
con funciones de control, donde se promovieron todas las pruebas
documentales y testimoniales que dilucidan que efectivamente la
ciudadana hoy acusada cometió el delito que le fue imputado en la
primera fase de este proceso, igualmente estas pruebas nos llevan a
demostrar la culpabilidad de la misma para obtener una sentencia
condenatoria…”.

Consecutivamente, el Juez Militar Presidente le cedió el derecho de palabra a la


DEFENSA PUBLICA MILITAR, el Ciudadano SARGENTO SUPERVISOR.
ALEXANDER RAMIREZ RODRIGUEZ, Defensor Público Militar, con sede en Maturín,
Estado Monagas, para que expusiera los alegatos de defensa señalando entre otras
cosas lo siguiente:

“…Buenas tardes a todos los presentes en sala, en mi condición de


defensor público militar una vez escuchado los alegatos que expone la
vindicta publica solicito para mi defendido que se le aplique la formula
de la prosecución del proceso en cuanto a la admisión de hechos
basado en el artículo 375 del Código Orgánico Procesal Penal…”.

Acto seguido el Juez Presidente se dirigió la ciudadana SARGENTO


SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de
identidad N° V- 23.817.724, informándole que la representación fiscal la acusa por la
comisión del delito militar de DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527, numeral
1°, en concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora conforme al artículo
389 numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390 numeral 1°, todos del
Código de Justicia Militar, y el Juez Presidente le explica el hecho que se le atribuye
manifestándole que el artículo 375, del Código Orgánico Procesal Penal, establece el
procedimiento por Admisión de los Hechos, procediendo a dar lectura a dicho artículo, y
que la acusada al admitir los hechos el mismo podría ser beneficiado con una
Sentencia Inmediata, en la cual se le podría rebajar la pena desde un tercio hasta la
mitad, además advirtiéndole sobre su derecho a declarar o no, sin que su silencio lo
perjudique, solicitando al Secretario leer el ordinal 5º del Artículo 49 de la Constitución
de la República Bolivariana de Venezuela que dice:

“Ninguna persona podrá ser obligada a confesarse culpable o declarar contra sí


misma, su cónyuge, concubino o concubina, o pariente dentro del cuarto grado
de consanguinidad y segundo de afinidad, la confesión solamente será válida si
fuere hecha sin coacción de ninguna naturaleza”.

Seguidamente el Juez Militar Presidente del Consejo de Guerra de Maturín


dirigió su atención a la acusada de marras, a quien le informó y explicó claramente, que
de conformidad con lo dispuesto en el artículo 375 del Código Orgánico Procesal
Penal, podían optar por solicitar expresamente la aplicación del procedimiento
especial de admisión de los hechos y les impuso del contenido del numeral 5° del
artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, norma ésta
que le exime de declarar en causa propia o en contra de sus familiares, dentro del
cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad, y en caso de consentirlo a no
hacerlo bajo juramento, asimismo, les instruyó que sus declaraciones eran un medio
para su defensa y que podrían declarar en el momento que lo desearan, siempre y
cuando la misma guardara relación con los hechos objeto del presente proceso penal,
asimismo les explicó a los acusados los hechos que se les atribuyen, los cuales son a
su vez objeto del Juicio Oral y Público, advirtiéndole asimismo que podía abstenerse de
declarar sin que su silencio le perjudicara y que el debate continuaría aunque no
declararan. Al ser interrogada la acusada, si estaba dispuesta a rendir declaración, éste
manifestó que deseaban hacerla y entre otras cosas expuso lo siguiente:

“quien manifestó a viva voz e inteligible que estaba clara en su


derecho y deseaba acogerse al procedimiento por admisión de
los hechos, de conformidad con lo establecido en el artículo
375 del Código Orgánico Procesal Penal y que no deseaba
declarar, es todo”.
Los integrantes de este tribunal militar colegiado, después de haber
presenciado el hecho controvertido del cual se considera probado, donde el análisis y
la participación de la acusada, se denota en el retardo de la presentación a la unidad
militar donde se encontraba adscrita desde el 21 de marzo del 2016 al 27 de marzo del
2016, sin ningún tipo de justificación o permiso por parte del jefe inmediato o superior
militar jefe de la unidad militar donde se encontraba sentando plaza, la ciudadana
SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la
cedula de identidad N° V- 23.817.724, llegando a una decisión unánime, y observado
el principio de contradicción entre las partes, donde después de haber leído el artículo
49 numeral 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, manifestado
y solicitada por la acusada en auto sobre la admisión de hecho conforme a lo
establecido en el artículo 405 del Código Orgánico Procesal Penal, y ratificado petición
de la representación de la defensa pública militar, así mismo oída la acusación
ratificada de la representación de la fiscalía militar, se admite mencionada acusación en
el auto de apertura a juicio oral y público en la audiencia de juicio del día dos (02) de
agosto, por cuanto los que aquí decidimos, se llega al tema decidendun, ya que la
petición por admisión de hecho por parte de la acusada sin coacción alguna, nos llevó
a una decisión condenatoria donde se estableció la pena principal.

Artículo 405 del Código Orgánico Procesal Penal. Procedimiento por


Admisión de hechos: “En caso de que el acusado solicite la
aplicación del procedimiento por admisión de hechos, el Juez o
Jueza procederá conforme a lo establecido en este código”.

Los jueces integrantes del tribunal militar de juicio, nos pronunciamos al


respecto, por medio del cual en este artículo se contempla la posibilidad de que en este
caso la acusada plenamente identificada ut supra, solicite el procedimiento por
admisión de hecho, para obtener del mismo sus consecuenciales beneficios, el juez
impone inmediatamente la pena rebajada desde un tercio a la mitad tomando en
cuenta el bien jurídico afectado y el daño social causado.

El Juez Presidente, el Juez Canciller y la Juez Relatora oída la exposición del


acusado; donde el Juez Presidente manifestó y deja constancia de la solicitud que
realizo la acusada la ciudadana SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA
QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, y procede a
Condenar por la aplicación del Procedimiento Especial de Admisión de los Hechos, en
la comisión del delito militar de DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527,
numeral 1°, en concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora conforme al
artículo 389 numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390 numeral 1°, todos
del Código de Justicia Militar; donde establece una pena de NUEVE (09) MESES DE
PRISION, y atendiendo a lo previsto en el artículo 414 y 428 del mismo Código. Ahora
bien por cuanto el acusado y su Defensa solicitaron la aplicación del procedimiento
especial por admisión de los hechos, conforme a lo dispuesto en el primer y segundo
aparte del Artículo 375 del Código Orgánico Procesal Penal, se procede a rebajar la
mitad de la pena antes mencionada, por lo que al realizar nuevamente la operación
dosimétrica obtenemos como resultante de dicha rebaja una penalidad de CUATRO
(04) MESES y QUINCE (15) DIAS de acuerdo a lo establecido en el Código Orgánico
de Justicia Militar, por la atenuante establecido en el artículo 399 ordinal 5° todos del
Código Orgánico de Justicia Militar, quedando un total de penalidad a cumplir de
CUATRO (04) MESES PRISION la cual deberá cumplir conforme lo determine el Juez
de Ejecución de Sentencia correspondiente, el Juez Presidente declaró cerrado el
Debate del Juicio Oral y Público de la Causa Nro. CJPM-TM5J-017-2018. ASÍ SE
DECIDE.

CAPÍTULO III

FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO

El procedimiento especial por admisión de los hechos constituye una de las


formas de auto composición procesal, a través de la cual el legislador patrio creó una
manera especial de conclusión anticipada del proceso penal, a través de la cual se le
impondrá una condena al imputado con prescindencia del juicio oral y público,este
procedimiento se encuentra establecido en el artículo 375 del Código Orgánico
Procesal Penal, el cual puede ser solicitado por los acusados desde la audiencia
preliminar una vez admitida la acusación, hasta antes de la recepción de pruebas. En el
caso que nos ocupa los imputados de manera voluntaria, personalmente, sin
juramento, libre de coacción y apremio, de forma total, clara y no condicionada
admitieron los hechos imputados por la representación fiscal, solicitando la imposición
inmediata de la pena.

Artículo 375. Del Código Orgánico Procesal Penal. Titulo IV. Del
procedimiento por admisión de los hechos. Procedimiento. “El
procedimiento por admisión de los hechos tendrá lugar desde la
audiencia preliminar una vez admitida la acusación, hasta antes de
la recepción de pruebas.
El Juez o Jueza deberá informar al acusado o acusada respecto al
procedimiento por admisión de los hechos, concediéndole la palabra.
El acusado o ocusada podrá solicitar la aplicación del presente
procedimiento, para lo cual admitirá los hechos objeto del proceso
en su totalidad y solicitará al tribunal la imposición inmediata de la
pena respectiva.
En estos casos; el Juez o Jueza podrá rebajar la pena aplicable al
delito desde un tercio a la mitad de la pena que haya debido
imponerse, pudiendo cambiar la calificación jurídica del delito,
atendidas todas las circunstancias, tomando en consideración el
bien jurídico afectado y el daño social causado y motivando
adecuadamente la pena impuesta.
Si se trata de delitos en los cuales haya habido violencia contra las
personas cuya pena exceda de ocho años en su límite máximo, y en
los casos de delitos de: homicidio intencional, violación; delitos que
atenten contra la libertad, integridad e indemnidad sexual de niños,
niñas y adolescentes; secuestro, delito de corrupción, delitos que
causen grave daño al patrimonio público y la administración pública;
tráfico de drogas de mayor cuantía, legitimación de capitales, contra
el sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad de
víctimas, delincuencia organizada, violaciones graves a los derechos
humanos, lesa humanidad, delitos graves contra la independencia y
seguridad de la nación y crímenes de guerra, el Juez o Jueza sólo
podrá rebajar hasta un tercio de la pena aplicable.

El artículo in comento se presenta como una norma indicadora del beneficio o


rebaja que beneficiará a la acusada en este caso en cuanto a la pena, ya que fue
admitido el hecho punible en la Audiencia Oral y pública del la Audiencia de apertura a
juicio del día 02 de Agosto del 2018, donde la ciudadana SARGENTO SEGUNDO
JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V-
23.817.724, manifiesta despues de haber escuchado su derecho y haberle impuesto
del precepto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 49
numeral 9, a viva voz sin ninguna coacción.
La Sala de Casación Penal del máximo Tribunal, en sentencia N° 0075/2001.
Señaló:
“…La admisión de los hechos’, es un procedimiento especial
que procede cuando el imputado consiente en ello, reconoce
su participación en el hecho que se le atribuye, lo cual
conlleva a la imposición inmediata de la pena con una rebaja
desde un tercio de la mitad, atendidas todas las
circunstancias y considerando el bien jurídico afectado y el
daño social causado. La admisión de los hechos supone una
renuncia voluntaria al derecho a un juicio, principio
garantizado no sólo por el Código Orgánico Procesal Penal
sino por instrumentos internacionales ratificados por la
República; y al mismo tiempo, tal admisión evita al Estado el
desarrollo de un proceso judicial que siempre resultará
costoso”.

A mayor abundamiento, debe señalarse que la admisión de los hechos, cuyos


orígenes se remontan al plea guilty -figura propia del Derecho anglosajón-, constituye
un reconocimiento que realiza el imputado de su culpabilidad en los hechos que se le
atribuyen, cuya consecuencia es la imposición de una pena con prescindencia del juicio
oral y público. Pero es el caso, que dicha institución trae aparejado como beneficio para
el sujeto una rebaja en la pena correspondiente al delito que le ha sido atribuido, toda
vez que para que esta renuncia del imputado al juicio tenga algún sentido, resulta
necesario que el mismo obtenga algo a su favor (ver Sentencias 4.278/2005, del 12 de
diciembre y 227/2006, del 17 de febrero). (TSJ-SC, Sentencia Nº 1114 de fecha 25-05-
2006).

Ahora bien, estos Juzgadores y sentenciadores observan que la


representación fiscal al principio del debate imputó a la SARGENTO SEGUNDO
JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V-
23.817.724, por la presunta comisión del Delito Militar de DESERCIÓN, previsto en los
artículos 523, 527, numeral 1°, en concordada relación con el artículo 528, en grado de
Autora conforme al artículo 389 numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390
numeral 1°, todos del Código de Justicia Militar, por retardo injustificado de la tropa
profesional en mención, que afecta la aprestación operacional, ya que a la falta de la
presencia laboral en las instalaciones que se encuentra sentando plaza, altera la
progresión del cumplimiento del servicio, para la cual se destina e igualmente en los
compromisos para la cooperación el buen mantenimiento del orden interno, que implica
en una de las funciones del servicio militar entre otras, ya que ocupaba un cargo de
organo auxiliar de investigación y/o multiples funciones para la cual se requiere una
preparación mínima, donde el estado a través de la institución armada invierte en una
educación a los hombres y mujeres que posteriormente ocupan cargo dentro de la
institución de la Fuerza Armada Nacional, la falta de uno de los integrantes de esta
institución debilita la defensa militar, donde se contribuye a garantizar la independencia,
la soberanía de la nación y asegura la integridad del espacio geográfico; al analizar las
circunstancias nos damos cuenta que al no cumplirse la progresión que venía
cumpliendo SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA,
titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, nos damos cuenta que ocasiona un
perjuicio irreparable por la falta del cumplimiento de las misiones asignadas donde le
fue impuesta previamente para el desarrollo de la nación en el ambito de la unidad
militar 497. Grupo Misilistico de Defensa antiaérea Portátil IGLAS, con sede en el
Fuerte Paramaconi Estado Monagas, donde el cumplimiento de las funciones de un
profesional militar del deber es un honor.

De lo anteriormente expuesto, se trae colación La Ley Orgánica de las


Fuerzas Armadas del 27 de Enero del 2015, en lo siguiente donde esta fundamentado
el apresto operacional de la Fuerza Armada Nacional, de los deberes de los militares y
de los pilares fundamentales:

Artículo 3. De La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas del 27 de


Enero del 2015, Misión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,
de La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas del 27 de Enero del
2015: " La Fuerza armada Nacional Bolivariana tiene como misión
fundamental, garantizar la independencia y soberanía de la
Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante
la defensa militar, la cooperación y mantenimiento del orden
interno y la participación activa en el desarrollo nacional”.

Artículo 6, De La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas del 27 de


Enero del 2015, Capitulo II de los Deberes de los Militares, Pilares
Fundamentales: “La obediencia, la subordinación y la disciplina son
pilares fundamentales en que descansa la organización, unidad de
mando, moralidad y empleo útil de la fuerza Armada Nacional
Bolivariana”.

Artículo 7, De La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas del 27 de


Enero del 2015, Capitulo II de los Deberes de los Militares,
Cumplimiento de las leyes: “El militar en situación de actividad esta
obligado a obedecer las órdenes de sus superiores en todo lo
relativo al servicio y a cumplir estrictamente lo prescrito en las leyes
y Reglamentos que rigen a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

Con lo anteriormente expueste los que integran este tribunal militar de juicio, nos
da las ideas básicas, de la importancia en el apresto operacional, que cumplen los
profesionales militares en su jerarquía de tropa y que complementan el trabajo en
equipo para lograr en bien comun, que debe cumplir ante la ciudadanía, y garantizar la
soberanía e independencia de la nación, la participación en la cooperación en orden
interno, la defensa militar.

Los que aquí decidimos nos acogemos al argumento del autor Hernando
Grisanti Aveledo, en su texto Lecciones de Derecho penal, Parte General, pág. 85,
expresa:
“La clasificación de los delitos: Delitos Comunes, Políticos,
Sociales y Militares: ….(omisis)…4. Los delitos militares son
aquellos que estan constituidos por infracciones o violaciones del
orden, disciplina o deberes militares. Estos delitos no están
tipificados en el Código Penal, sino en la Justicia Militar, y quienes
lo cometan serán juzgados por Tribunales Militares, según lo
previsto en el Código citado. Un delito militar sería, por ejemplo el
de deserción que comete una persona que no cumple el deber de
luchar frente al enemigo, o elude el cumplimiento del servicio en
tiempo de paz” (subrayado nuestra)

Para analizar el contenido de dichas normas, al delito militar de Deserción, los que
aquí deciden, nos acogemos

El delito militar de DESERCION está expresamente definido en el artículo 523


del Código Orgánico de Justicia Militar, en los términos siguientes:

Artículo 523.- Comete delito de deserción el militar que se separe


ilegalmente del servicio activo; y para su determinación será
suficiente que de los actos practicados se desprenda la intención de
cometer el delito.

Al respecto se observa que en dicha definición no se distingue, si el profesional


militar que se separa ilegalmente del servicio es un Oficial, Tropa Profesional o
individuo de tropa. Es por ello, que en el caso de la presunta comisión del mencionado
delito militar, por parte de un efectivo militar de la categoría Tropa Alistada, como
sucede en la presente Causa, se debe recurrir a los artículos 527 ordinal 1° y 528 del
Código Orgánico de Justicia Militar, que expresamente disponen:

Artículo 527.- La presunción a que se refiere el artículo 524, se


establece para los individuos de tropa o marinería que:

1°- Dejen de presentarse al cuartel, buque o establecimiento militar o


naval donde sirvan, o pasen ausentes de él, mas de tres días de
vencido el término de su permiso.

Artículo 528.- Los individuos de tropa o marinería que incurran en el


delito de deserción en tiempo de paz, serán castigados con pena de
prisión de seis meses a dos años; y en tiempo de guerra, con prisión
de dos a seis años.

Al comentar este artículo, el tratadista venezolano JOSE RAFAEL MENDOZA


TROCONIS, refiere que este delito lo comete todo individuo que abandone de un modo
ilegal y sin ánimo de retorno, la Unidad Militar donde se encontraba destinado, y agrega
dicho autor, que este delito se considera grave, porque atenta contra el honor militar y
viola el juramento patriótico de fidelidad a la bandera nacional, tiene por fundamento el
quebranto de una ley que afecta directamente a la organización de la institución
armada del Estado, y descansa en la necesidad de mantener la disciplina, criterios
estos que deben ser observados por los Tribunales Militares, al momento de
pronunciarse en sus decisiones y sentencias.

Artículo 346 del Código Orgánico Procesal Penal. Requisitos de la


sentencia: “ La sentencia contendrá: 1. … (omissis)…2. … (omissis)
…3. … (omissis) …4. … (omissis) …5. La decisión expresa sobre ….
(omissis)… condena del acusado o acusada, especificándose en
este caso con claridad las sanciones que se impugnan. 5. …
(omissis) …”.

Artículo 349 del Código Orgánico Procesal Penal. Condena: “La


sentencia condenatoria fijará las penas y medidas de seguridad que
corresponda y, de ser procedente, las obligaciones que deberá
cumplir el condenado o condenada … (omissis) …”

Conforme a lo establecido en el artículo 346 numeral 5 del Código Orgánico


Procesal Penal en concordancia con el artículo 349. Se advierte que para que se
produzca condena debe existir en el caso prueba suficiente de cargo, de manera que
haya certeza de la culpabilidad del acusado.

Sentencia Nº C10-149 de 14 de Julio de 2010. Sala penal.


Magistrado Ponente Hector Coronado Flores: “Como es sabido,
para condenar a un acusado se hace necesaria la certeza de la
culpabilidad, sin ningún tipo de duda racional, obtenida en la
valoración de la prueba de cargo con todas las garantías y
conforme a la sana crítica. De manera que, cuando las pruebas
no reúnan las condiciones necesarias (mínima actividad
probatoria), para la obtención de la convicción judicial ese
convencimiento se tornaría irrelevante y por tanto insuficiente para
desvirtuar la presunción de inocencia”. Vid. Sentencia Nº 247, de
30 de mayo de 2005, expediente Nº 06-210: “ En este sentido los
tribunales de justicia, al momento de emitir un fallo condenatorio
deben tener en consideración aquellas disposiciones legales que
conducen al juzgador a ponderar la sanción a aplicar”.

CAPÍTULO IV
DISPOSITIVA

Con fuerza en la motivación precedente este TRIBUNAL MILITAR QUINTO DE


JUICIO (Consejo de Guerra de Maturín), Administrando Justicia en Nombre de la
República Bolivariana de Venezuela por Autoridad de la Ley, DECRETA: Con fuerza
en la motivación precedente este Tribunal Militar Quinto de Juicio (Consejo de Guerra
de Maturín), Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de
Venezuela por Autoridad de la Ley, DECRETA: PRIMERO: Se admite la solicitud de la
aplicación del Procedimiento Especial de Admisión de los Hechos, formulada por la
acusada SARGENTO SEGUNDO JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA,
titular de la cedula de identidad N° V- 23.817.724, acusada por la presunta comisión
del delito militar de DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527, numeral 1°, en
concordada relación con el artículo 528, en grado de Autora conforme al artículo 389
numeral 1°, en concordada relación con el articulo 390 numeral 1°, todos del Código
de Justicia Militar; SEGUNDO: Se CONDENA a la ciudadana SARGENTO SEGUNDO
JHOANNA CAROLINA QUINTERO MONTOYA, titular de la cedula de identidad N° V-
23.817.724; quien se encuentra en estado de libertad; por la aplicación del
Procedimiento Especial de Admisión de los Hechos, en la comisión del delito militar de
DESERCIÓN, previsto en los artículos 523, 527, numeral 1°, en concordada relación
con el artículo 528, en grado de Autora conforme al artículo 389 numeral 1°, en
concordada relación con el articulo 390 numeral 1°, todos del Código de Justicia
Militar; donde establece una pena de NUEVE (09) MESES DE PRISION, y
atendiendo a lo previsto en el artículo 414 y 428 del mismo Código. Ahora bien por
cuanto el acusado y su Defensa solicitaron la aplicación del procedimiento especial por
admisión de los hechos, conforme a lo dispuesto en el primer y segundo aparte del
Artículo 375 del Código Orgánico Procesal Penal, se procede a rebajar la mitad de la
pena antes mencionada, por lo que al realizar nuevamente la operación dosimétrica
obtenemos como resultante de dicha rebaja una penalidad de CUATRO (04 MESES
QUINCE (15) DIAS de acuerdo a lo establecido en el Código Orgánico de Justicia
Militar, por la atenuante establecido en el articulo 399 ordinal 5° todos del Código
Orgánico de Justicia Militar, quedando un total de penalidad a cumplir de CUATRO
(04) MESES PRISION la cual deberá cumplir conforme lo determine el Juez de
Ejecución de Sentencia correspondiente. Asimismo se DICTA LA MEDIDA
CAUTELAR SUSTITUTIVA DE LIBERTAD prevista en el artículo 242 numeral 3° del
Código Orgánico Procesal Penal, presentación periódica cada treinta (30) ante ese
Tribunal Militar Quinto de Ejecución de Sentencia, hasta que el ut supra decida lo
conducente; TERCERO: La publicación del extenso del presente fallo se llevará a cabo
a más tardar dentro de los diez (10) días siguientes posteriores a éste Acto judicial.
ASI SE DECIDE. Regístrese, publíquese y expídase copia certificada de la presente
decisión en su oportunidad legal. Años 209º de la Independencia y 159º de la
Federación. Maturín, a los Dos (02) días del Mes de Agosto de año 2018. Es todo.
Terminó, se leyó y conformes firman:

El texto de la presente sentencia, cuyos fundamentos de hecho y de derecho


fueron expuestos sintéticamente y leída solo su parte dispositiva, en audiencia pública
de fecha primero de febrero del año dos mil diecisiete, habiendo quedando las partes
debidamente notificadas con la lectura de dicha decisión, conforme a lo previsto en el
segundo aparte del artículo 347 del Código Orgánico Procesal Penal; se procede a
publicar la sentencia definitiva en la presente fecha, de conformidad con lo dispuesto
en la norma adjetiva anteriormente señalada.

Contra la presente sentencia procede recurso de apelación por ante la Corte


Marcial de la República Bolivariana de Venezuela, actuando como Corte de
Apelaciones, en los términos indicados en los artículos 347 parte in fine, 348 y 443 y
siguientes del Código Orgánico Procesal Penal.

Regístrese, publíquese, y particípese por Oficio a la Presidencia del Circuito


Judicial Penal Militar, asimismo, déjese nota y copia certificada de la presente decisión
para el copiador de Sentencias del Consejo de Guerra de Maturín. Hágase como se
ordena.-

Dada, leída, firmada, sellada y refrendada, en la Sala de Audiencias del Consejo de


Guerra de Maturín, a los catorce (14) días del mes de agosto del año 2018.- Años 208°
de la Independencia y 159° de la Federación.

EL JUEZ MILITAR PRESIDENTE,

JESÚS ENRIQUE URDANETA ESPINA


CORONEL
EL JUEZ MILITAR CANCILLER, LA JUEZA MILITAR RELATOR,

DELVIS GERMAN ROMAN BLANCO ANDREINA CASTILLO SANCHEZ


CORONEL MAYOR

EL SECRETARIO JUDICIAL,

CESAR EDUARDO BUCARITO MARTÍNEZ


SARGENTO SUPERVISOR