Está en la página 1de 3

Servicio Torcido (2)

Por Su Divina Gracia, Oṁ Viṣṇupād

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

Vijayawada, Andhra Pradesh

4 de Enero 2019, parte 6

Recuerdo una vez que fui a Midnapore para predicar. El programa se realizó por la noche, pero
el camino era muy malo y hubo algún problema en el camino, y cuando llegamos tuvimos que
caminar tres o cuatro kilómetros hasta el lugar, y no había camino, tuvimos que caminar a través
de un campo. Entonces, cuando llegamos al lugar ya era muy tarde, quizás las ocho de la noche.
Me dijeron que había mil personas al atardecer, pero como llegamos tarde, muchas personas se
habían ido y solo se habían quedado doscientas personas. Cuando nos vieron venir, comenzaron
un kīrtan y me dieron una silla. Yo me senté. Como había estado caminando, estaba muy cansado
y les pedí: “Por favor, denme un vaso de agua”—pero ellos ya estaban haciendo colas con potes
de agua, querían lavarme los pies. Estuve esperando durante media hora pensando: “Mi vaso de
agua no llega...” Estaba muy molesto, les dije: “¿Qué es la devoción? ¿Qué es lo que quieren,
quieren complacerse? ¿Es esta devoción? ¡Esto es su propio disfrute!” Sólo muestran tanto
externamente. Además, más tarde, estaba a punto de tomar prasādam, y antes de comenzar a
tomar la comida, me pidieron: “Mahārāj, por favor, danos algo de tu prasād”. Me disgusté mucho,
les dije: “¿Qué es esto? ¿Quién les enseñó todo esto? Yo no me considero un Vaiṣṇava, pero
ustedes me están pidiendo mi prasād. Esto es devoción externa, no interna”.

También pueden recordar los pasatiempos de Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj—pueden ver
sus fotografías en nuestro Guru-paramparā, él es el que está a la derecha. Podrán ver lo que se
llama vaiṣṇavatā (las cualidades de un Vaiṣṇava) y cómo se practica el Vaiṣṇavismo. Cuando Śrīla
Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj vino desde Vṛndāvan (fue traído desde allí en una canasta por su
sirviente llamado Bihārī Dās), él era muy viejo—abandonó su cuerpo cuando tenía 132 años, por
lo que en ese momento debe haber tenido 128 o 129 años de edad. Entonces, una vez una dama
invitó a Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj a su casa, ella quería darle un poco de prasādam.
Bihārī Dās hizo los arreglos para que Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj vaya allí.

En esa época, no había transporte desde Nabadwīp, solo podían llegar allí a pie, y eran como 20
km. desde su lugar hasta la casa de esa señora. Entonces, Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj
partió con su sirviente temprano en la mañana—le dijo: “De acuerdo, hay una invitación para
hoy, debemos salir temprano en la mañana porque tenemos que caminar durante muchas horas”.
Ya saben que Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj usaba solo un dhotī corto y nunca usaba
una kurta, solo una uttarīya. En el camino, un hombre rico vio a Śrīla Jagannāth Dās Bābājī
Mahārāj desde el techo de su casa y pensó: “Oh, este sādhu no tiene dinero. Si lo ayudo con algo,
será bueno”. Estaba muy orgulloso de su dinero. Entonces, el hombre bajó del techo de su casa y
le dio una rupia a Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj. Bābājī Mahārāj tomó ese dinero, lo ató en
su ropa y siguió caminando. Habiendo caminado un poco más, Bābājī Mahārāj le dijo a su
sirviente Bihārī Dās: “Regresa. Vuelve con ese hombre”. Bābājī Mahārāj era viejo y no podía
hablar en voz alta, así que le pidió a su sirviente que llamara a ese hombre. Cuando el hombre
bajó de nuevo, pensó: “¿Qué ha pasado? ¡Probablemente va a pedir dinero otra vez!” Él
preguntó: “¿Qué quieres? Dime”. Bābājī Mahārāj no dijo nada—tomó el dinero y se lo devolvió al
hombre. El hombre se sorprendió: “Tú has aceptado este dinero, ¿por qué ahora lo devuelves?”
Entonces Bābājī Mahārāj dijo: “Es demasiado dinero, no puedo tolerarlo. Cuando recibí este
dinero, estuve caminando y pensando qué compraría con este dinero, qué haría con este dinero y
no podía cantar apropiadamente el Santo Nombre en mis cuentas. Por favor, tómalo de vuelta y
dame alivio”.

Después de eso, Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj continuó caminando y finalmente llegaron a
la casa de la dama, ya era un poco tarde. La señora dijo: “Oh, has llegado. Te estaba esperando.
El prasādam está listo”. Bābājī Mahārāj dijo: “No hay problema, Bihārī Dās puede ofrecer el bhog a
las Deidades, después de eso podemos tomar prasād”. Después de que se ofreció el bhog, la dama
comenzó a servir prasādam tanto a Śrīla Jagannāth Dās Bābājī Mahārāj como a Bihārī Dās. Bābājī
Mahārāj aceptó un poco, pero se terminó lo que ella le dio. Al ver esto, la dama pensó: “Lo he
traído a mi casa, él es un gran Vaiṣṇava y yo quería su prasādam, ¡pero se lo ha acabado todo!”
Ella no dijo nada, pero de nuevo comenzó a servirle prasādam. Bābājī Mahārāj dijo: “¡No, no. No
es necesario, no es necesario!” Pero ella insistió, “¡No, toma, toma!”—ella nuevamente le sirvió
un poco de arroz, dāl, etc. Luego, Bābājī Mahārāj tomó nuevamente el prasādam y esta vez él no
solo tomó todo, él se comió también el plato de hoja de plátano (kola-pata). Bihārī Dās se asustó
mucho y dijo: “¡Nunca más volveré a aceptar tales invitaciones!”

Así es el deseo material. Gurudev dijo que esto no es correcto—si quieren servir a su Guru, y
quieren tomar un poco de prasādam de su Guru, no deben servir demasiado en su plato para su
propio disfrute. Si su Guru deja prasādam en el plato, entonces podrán tomar un poco cuando
estén limpiando el plato—en ese momento, pueden tomarlo, pero no deben forzar a su Guru:
“Dame, dame”. Esto es verdadero Vaiṣṇavismo—nosotros queremos aprender de los grandes
Vaiṣṇavas.

—:•:—

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2019/190104-


CrookedService2.php

Traducido por: Mohita Kṛṣṇa dās


Corregido por: Rāmānuja dās