Está en la página 1de 6

Una breve historia del mito - Karen Armstrong 

 
Capítulo 1: ¿Qué es un mito? 
 
Los  seres  humanos  siempre  han  sido  creadores  de  mitos.  Los  arqueólogos  han 
desenterrado  tumbas  de  neandertales  que  contienen  armas,  herramientas  y  los  huesos  de 
un  animal  sacrificado,  todo  lo  cual  sugiere  algún  tipo  de  creencia  en  un  mundo  futuro 
similar  al  suyo.  Los  neandertales  puede  que  se  hayan  contado  historias  sobre  la  vida  que 
ahora  disfrutaba  su  compañero  muerto.  Ciertamente,  estaban  reflexionando  sobre  la 
muerte  de  una manera que las otras criaturas no hacían. Los animales se ven morir unos a 
otros  pero,  hasta  donde  sabemos,  no  le  dan  más  importancia  al  asunto.  Pero  las  tumbas 
neandertales  muestran  que  cuando  estas  primeras  personas  se  dieron  cuenta  de  su 
mortalidad,  crearon  una  especie  de  contra-narrativa  que  les  permitió  llegar  a  un  acuerdo 
con  ella.  Los  neandertales  que  enterraron  a  sus  compañeros  con  tanto  cuidado  parecen 
haber  imaginado  que  el  mundo  visible  y  material  no  era  la  única  realidad.  Desde  una 
fecha  muy  temprana,  por  lo  tanto,  parece  que  los  seres  humanos  se  distinguieron  por su 
capacidad para tener ideas que iban más allá de su experiencia cotidiana. 
Somos  criaturas  que  buscadoras  de  sentido.  Los  perros,  por  lo  que  sabemos,  no 
agonizan  por  la  condición  canina,  ni  se preocupan por la difícil situación de los perros en 
otras  partes  del  mundo,  ni  tratan  de  ver  sus  vidas  desde  una  perspectiva  diferente.  Pero 
los  seres  humanos  caen  fácilmente  en  la  desesperación,  y  desde  el  principio  inventamos 
historias  que  nos  permitieron  ubicar  nuestras  vidas  en  un  entorno  más  amplio,  que 
revelaron  un  patrón  subyacente,  y  nos  dieron  la  sensación  de  que,  contra toda evidencia, 
la vida tenía sentido y valor. 
Otra  característica  peculiar  de  la  mente  humana  es  su capacidad para tener ideas y 
experiencias  que  no podemos explicar racionalmente. Tenemos imaginación, una facultad 
que  nos  permite  pensar  en  algo  que  no  está  inmediatamente  presente  y  que,  cuando  lo 
concebimos  por  primera  vez,  no  tiene  una  existencia  objetiva.  La  imaginación  es  la 
facultad  que  produce  la  religión  y  la  mitología.  Hoy  el  pensamiento  mítico  ha  caído  en 
mala  reputación;  a  menudo  lo  descartamos  como  irracional  y  autoindulgente.  Pero  la 
imaginación  es  también  la  facultad  que  ha  permitido  a  los  científicos  traer  nuevos 
conocimientos  a  la  luz  e  inventar  tecnología  que  nos  ha  hecho  enormemente  más 
efectivos.  La  imaginación  de  los  científicos  nos  ha  permitido  viajar  a  través  del  espacio 
exterior  y  caminar  en  la  luna,  hazañas  que  antes  solo  eran  posibles  en  el  reino  de  los 
mitos.  La  mitología  y  la  ciencia  amplían  el  alcance  de  los  seres  humanos.  Al  igual  que  la 
ciencia  y  la  tecnología,  la  mitología,  como  veremos,  no  se  trata  de  optar  por  salir  de este 
mundo, sino de permitirnos vivir más intensamente en él. 
Las  tumbas  neandertales  nos  cuentan  cinco  cosas  importantes  sobre  el  mito. 
Primero,  casi  siempre  está  enraizado  en  la  experiencia  de  la  muerte  y  el  miedo  a  la 
extinción.  Segundo,  los  huesos  de  los  animales  indican  que  el  entierro  fue  acompañado 
por  un  sacrificio.  La  mitología  suele  ser  inseparable  del  ritual.  Muchos  mitos  no  tienen 
sentido  fuera de un drama litúrgico que les dé vida, y son incomprensibles en un contexto 
profano.  En  tercer  lugar,  el  mito  neandertal  se  recordaba  de  alguna  manera  junto  a  una 
tumba,  en  el  límite  de  la  vida  humana.  Los  mitos  más  poderosos  son  sobre  lo  extremo; 
nos  obligan  a  ir  más  allá  de  nuestra  experiencia.  Hay  momentos  en  que  todos,  de  una  u 
otra  manera,  tenemos  que  ir  a  un  lugar  que  nunca  hemos  visto  y  hacer  lo  que  nunca 
hemos  hecho  antes.  El  mito  es  sobre  lo  desconocido;  se  trata  de  aquello  para  lo  que 
inicialmente  no  tenemos  palabras.  El  mito,  por  lo  tanto,  mira  al  corazón  de  un  gran 
silencio.  Cuarto,  el  mito  no  es  una  historia  contada  por  la  historia  en  sí.  Nos  muestra 
cómo  debemos  comportarnos.  En  las  tumbas  neandertales,  el  cadáver  a  veces  era 
colocado  en  posición  fetal,  como  para  renacer:  el  difunto  tenía  que  dar  el  siguiente  paso 
por  sí  mismo.  Correctamente  entendida,  la mitología nos coloca en la postura espiritual o 
psicológica correcta para la acción correcta, en este mundo o en el siguiente. 
Finalmente,  toda  mitología  habla  de  otro  plano  que  existe  junto  a  nuestro  propio 
mundo,  y  que  en  cierto  sentido  lo  apoya.  La  creencia  en  esta  realidad  invisible  pero  más 
poderosa,  a  veces  llamada el mundo de los dioses, es un tema básico de la mitología. Se la 
ha  llamado  "filosofía  perenne"  porque  dio  forma a la mitología, el ritual y la organización 
social  de  todas  las  sociedades  antes  del  advenimiento  de  nuestra modernidad científica, y 
continúa  influyendo  en  las  sociedades  más  tradicionales  de  hoy.  De  acuerdo  con  la 
filosofía perenne, todo lo que sucede en este mundo, todo lo que podemos escuchar y ver 
aquí  abajo  tiene  su  contraparte  en  el  reino  divino,  que  es  más  rico,  más  fuerte  y  más 
duradero  que  el  nuestro.  Y  toda  realidad  terrenal  es  solo  una  sombra  pálida  de  su 
arquetipo, el patrón original, del cual es simplemente una copia imperfecta. Solo mediante 
la  participación  en  esta  vida  divina,  los  seres  humanos  mortales  y  frágiles  alcanzan  su 
potencial.  Los  mitos  moldearon  y  dieron  forma  explícita  a  una  realidad  que  las  personas 
percibían  intuitivamente.  Les  contaban  cómo  se  comportaban  los  dioses,  no  por 
curiosidad  ociosa  o  porque  estos  relatos  eran  entretenidos,  sino  para  permitirle  a  los 
hombres  y  mujeres  imitar  a  estos  seres  poderosos  y  experimentar  la  divinidad  ellos 
mismos. 
En  nuestra  cultura  científica,  a  menudo  tenemos  nociones  bastante  simplistas  de 
lo  divino.  En  el  mundo  antiguo,  los  "dioses"  rara  vez  eran  considerados  como  seres 
sobrenaturales con personalidades discretas, viviendo una existencia metafísica totalmente 
separada.  La  mitología  no  se  refería  a  la  teología,  en  el  sentido  moderno,  sino  a  la 
experiencia humana. La gente pensaba que los dioses, los seres humanos, los animales y la 
naturaleza  estaban  unidos  de  forma  inextricable,  sujetos  a  las mismas leyes y compuestos 
de  la  misma  sustancia  divina.  Inicialmente  no  existía  un  abismo  ontológico  entre  el 
mundo  de los dioses y el mundo de hombres y mujeres. Cuando las personas hablaban de 
lo  divino,  solían  hablar  de  un  aspecto  de  lo  mundano.  La  existencia  misma  de  los  dioses 
era  inseparable  de  la  de  una  tormenta,  un  mar,  un  río  o  esas  poderosas  emociones 
humanas  (amor,  rabia  o  pasión  sexual)  que  parecían  llevar momentáneamente a hombres 
y mujeres a un plano diferente de existencia para que vieran el mundo con nuevos ojos. 
Por  lo  tanto,  la  mitología  fue  diseñada  para  ayudarnos  a enfrentar la problemática 
condición  humana.  Ayudó a las personas a encontrar su lugar en el mundo y su verdadera 
orientación.  Todos  queremos  saber  de  dónde  venimos,  pero  como  nuestros  primeros 
comienzos  se  pierden  en  la  neblina  de  la  prehistoria,  hemos  creado mitos sobre nuestros 
antepasados  ​que  no  son  históricos,  pero  ayudan  a  explicar  las  actitudes  actuales  sobre 
nuestro  entorno,  vecinos  y  costumbres.  También  queremos  saber  a  dónde vamos, por lo 
que  hemos  ideado  historias  que  hablan  de  una  existencia  póstuma,  aunque,  como 
veremos,  no  hay  muchos  mitos  que  prevean  la  inmortalidad  para  los  seres  humanos.  Y 
queremos  explicar  esos  momentos  sublimes,  cuando  parece  que  nos  transportamos  más 
allá  de  nuestras  preocupaciones  ordinarias.  Los  dioses  ayudaron  a  explicar  la  experiencia 
de  la  trascendencia.  La  filosofía  perenne  expresa  nuestro  sentido  innato  de  que  hay  más 
para los seres humanos y para el mundo material de lo que se ve a simple vista. 
Hoy  en  día,  la  palabra  "mito"  se  usa  a  menudo  para  describir  algo  que 
simplemente  no  es  cierto.  Un  político  acusado de un pecadillo dirá que es un "mito", que 
nunca  sucedió.  Cuando  escuchamos  que  los  dioses  caminan  por  la  tierra,  los  hombres 
muertos  que salen de las tumbas o los mares que se separan milagrosamente para permitir 
que  las  personas  favorecidas  escapen  de  sus  enemigos,  descartamos  estas  historias  como 
increíbles  y  demostrablemente  falsas.  Desde  el  siglo  XVIII,  hemos  desarrollado  una 
visión  científica de la historia; nos preocupa sobre todo lo que realmente sucedió. Pero en 
el  mundo  premoderno,  cuando  las  personas  escribían  sobre  el  pasado,  estaban  más 
preocupadas  por  lo  que  significaba  un  evento.  Un  mito  era  un  evento  que,  en  cierto 
sentido,  había  ocurrido  una  vez,  pero  que  también  sucedía  todo  el  tiempo.  Debido  a 
nuestra  visión  estrictamente  cronológica  de  la  historia,  no  tenemos  palabras  para  tal 
ocurrencia,  pero  la  mitología  es  una  forma  de  arte  que  apunta  más  allá  de  la  historia a lo 
que  es  atemporal  en  la  existencia  humana,  ayudándonos  a  ir  más  allá  del  flujo caótico de 
eventos aleatorios, y vislumbrar el núcleo de la realidad. 
La  experiencia  de la trascendencia siempre ha sido parte de la experiencia humana. 
Buscamos  momentos  de  éxtasis,  cuando  nos  sentimos  profundamente  conmovidos  y 
elevados  momentáneamente  más  allá  de  nosotros  mismos.  En  esos  momentos,  parece 
que  estamos  viviendo  más  intensamente  de  lo  habitual,  funcionando  a  toda  máquina  y 
habitando  la  totalidad  de  nuestra  humanidad.  La  religión  ha  sido  una  de  las  formas  más 
tradicionales  de  alcanzar  el  éxtasis,  pero  si  la  gente  ya  no  la  encuentra  en  templos, 
sinagogas,  iglesias  o  mezquitas,  la  busca  en  otra  parte: en arte, música, poesía, rock, baile, 
drogas,  sexo  o  deporte.  Al  igual  que  la  poesía  y  la  música,  la  mitología  debería 
despertarnos  al  éxtasis,  incluso  frente  a  la  muerte  y  la  desesperación  que  podemos  sentir 
ante  la  perspectiva  de  la aniquilación. Si un mito deja de hacer eso, ha muerto y ha dejado 
de ser útil. 
Por  lo  tanto,  es  un  error  considerar  al  mito  como  un  modo  de  pensamiento 
inferior,  que  puede  ser  dejado  de  lado  cuando  los  seres  humanos  han  alcanzado  la  edad 
de  la  razón.  La  mitología  no  es  un  primer  intento  de  hacer  historia  y  no  afirma  que  sus 
historias  sean  un  hecho  objetivo.  Como  una  novela, una ópera o un ballet, el mito es una 
fantasía;  es  un  juego  que  transfigura  nuestro mundo trágico y fragmentado, y nos ayuda a 
vislumbrar  nuevas  posibilidades  preguntando  "¿qué  pasaría  si?",  una  pregunta  que 
también  ha provocado algunos de nuestros descubrimientos más importantes en filosofía, 
ciencia  y  tecnología.  Los  neandertales  que  prepararon  a  su  compañero  muerto  para  una 
nueva  vida,  tal vez, se involucraron en el mismo juego de fantasía espiritual que es común 
a  todos  los  creadores  de  mitos:  "¿Y  si  este  mundo  no  fuera  todo  lo  que  hay?  ¿Cómo 
afectaría  esto  a  nuestras  vidas,  psicológica,  práctica  o  socialmente?  ¿Seríamos  diferentes? 
¿Más  completos?  Y,  si  efectivamente  descubriéramos  que  estábamos  transformados,  ¿no 
demostraría  eso  que  nuestra  creencia  mítica  era  cierta  de  alguna  manera,  que  nos  estaba 
diciendo  algo  importante acerca de nuestra humanidad, aunque no pudiéramos demostrar 
esto racionalmente? 
Los  seres  humanos  son  únicos  en  retener  la  capacidad  parajugar.  A  menos  que 
estén  viviendo  en  las  condiciones  artificiales  de  cautiverio,  otros  animales  pierden  su 
sentido  inicial  de  diversión  cuando  se  encuentran  con  las duras realidades de la vida en la 
naturaleza.  Los  adultos  humanos,  sin  embargo,  continúan  disfrutando  jugar  con 
diferentes  posibilidades  y,  como  los  niños,  seguimos  creando  mundos  imaginarios.  En el 
arte,  liberados  de  las  limitaciones  de  la  razón  y  la  lógica,  concebimos  y  combinamos 
nuevas  formas  que  enriquecen  nuestras  vidas,  y que creemos nos dicen algo importante y 
profundamente  "verdadero".  También  en  la  mitología,  tenemos  una hipótesis, la traemos 
a  la  vida por medio de un ritual, actuamos sobre ella, contemplamos su efecto en nuestras 
vidas  y  descubrimos  que  hemos  logrado  una  nueva  visión  del  desconcertante 
rompecabezas de nuestro mundo. 
Un  mito,  por  lo  tanto,  es  verdadero  porque  es  efectivo,  no  porque  nos  da 
información  objetiva.  Sin  embargo,  si  no  nos  da  una  nueva  perspectiva  del  significado 
más  profundo  de  la  vida,  ha  fracasado.  Si  funciona,  es  decir,  si  nos  obliga  a  cambiar 
nuestras  mentes  y  corazones,  nos  da  nuevas  esperanzas  y  nos  obliga  a  vivir  más 
plenamente,  es  un  mito  válido.  La  mitología  solo  nos  transformará  si  seguimos  sus 
directivas.  Un  mito  es  esencialmente  una  guía;  nos  dice  lo  que  debemos  hacer  para  vivir 
más  plenamente.  Si  no  lo  aplicamos  a  nuestra  propia  situación  y  hacemos  del  mito  una 
realidad  en  nuestras  propias  vidas,  seguirá  siendo  tan  incomprensible  y  remoto  como  las 
reglas  de  un  juego  de  mesa,  que  a  menudo  parece  confuso  y  aburrido  hasta  que 
empezamos a jugar. 
Nuestra  alienación  moderna  del  mito  no  tiene  precedentes.  En  el  mundo 
premoderno,  la  mitología  era  indispensable.  No  solo  ayudó  a las personas a dar sentido a 
sus  vidas,  sino  que  también  reveló  regiones  de  la  mente  humana  que  de  otra  manera 
habrían  permanecido  inaccesibles.  Fue  una  forma  temprana  de  psicología.  Las  historias 
de  dioses  o  héroes  que  descienden  al  inframundo, atravesando laberintos y luchando con 
monstruos,  sacaron  a  la  luz  los  misteriosos  trabajos  de  la  psique,  mostrando  a  las 
personas  cómo  hacer  frente  a  sus  propias  crisis  interiores.  Cuando  Freud  y  Jung 
comenzaron  a  trazar  la  búsqueda  moderna  del  alma,  recurrieron  instintivamente  a  la 
mitología  clásica  para  explicar  sus  ideas,  y  le  dieron  a  los  viejos  mitos  una  nueva 
interpretación. 
No  había  nada  nuevo  en  esto.  Nunca  hay  una  versión  única  y  ortodoxa  de  un 
mito.  A  medida  que  nuestras  circunstancias  cambian,  necesitamos  contar  nuestras 
historias  de  manera  diferente  para  poder  revelar  su  verdad  eterna.  En  esta  breve  historia 
de  la  mitología,  veremos  que  cada  vez  que  hombres  y  mujeres  dieron  un  gran  paso 
adelante,  revisaron  su  mitología  y  la  hicieron  hablar  de  las  nuevas  condiciones.  Pero 
también  veremos  que  la  naturaleza  humana  no  cambia  mucho,  y  que  muchos  de  estos 
mitos,  ideados  en  sociedades  que  no  podrían  ser  más  diferentes  de  los  nuestros,  aún 
abordan nuestros miedos y deseos más esenciales. 
 
Diferencia entre ​logos​ y mito 
 
El  primer  gran  florecimiento  de  la  mitología,  por  lo  tanto,  nació  en  un  momento 
en  que  el  homo  sapiens  se  convirtió  en  homo  necans,  "el  hombre  asesino",  y  encontró 
muy  difícil  aceptar  las  condiciones  de  su existencia en un mundo violento. La mitología a 
menudo  surge  de  una  profunda  ansiedad  por  los  problemas esencialmente prácticos, que 
no  pueden  ser  resueltos  por  argumentos  puramente  lógicos.  Los  seres  humanos  habían 
podido  compensar  sus  desventajas  físicas  desarrollando  los  poderes  racionales  de  sus 
cerebros  extraordinariamente  grandes  cuando  desarrollaron  sus  habilidades  de  caza. 
Inventaron  armas  y  aprendieron  a  organizar  su  sociedad  con  la  máxima  eficiencia  y  a 
trabajar  en  equipo.  Incluso  en  esta  etapa  temprana,  el homo sapiens estaba desarrollando 
lo  que  los  griegos  llamarían  ​logos,​   el  modo  de  pensamiento lógico, pragmático y científico 
que les permitía funcionar con éxito en el mundo. 
El  logos  es  bastante  diferente  del  pensamiento  mítico.  A  diferencia  del  mito,  el 
logos  debe  corresponder  con  precisión  a  los hechos objetivos. Es la actividad mental que 
usamos  cuando  queremos  que  las  cosas  sucedan  en  el  mundo  externo:  cuando 
organizamos  nuestra  sociedad  o  desarrollamos  tecnología.  A  diferencia  del  mito,  es 
esencialmente  pragmático.  Donde  los  mitos  se  remontan  al  mundo  imaginario  del 
arquetipo  sagrado  o  a  un  paraíso  perdido,  el  logos  avanza,  constantemente  tratando  de 
descubrir algo nuevo, para refinar ideas antiguas, crear invenciones sorprendentes y lograr 
un  mayor  control  sobre  el  medio  ambiente.  Sin  embargo,  tanto  el  mito  como  el  logos 
tienen  sus  limitaciones.  En  el  mundo  premoderno,  la  mayoría  de  las  personas  se  dieron 
cuenta  de  que el mito y la razón eran complementarios; cada uno tenía su esfera separada, 
su  área  particular  de  competencia  y  los  seres  humanos  necesitaban  ambos  modos  de 
pensamiento.  Un  mito  no  podía  decirle  a  un  cazador  cómo  matar  a  su  presa  o  cómo 
organizar  una  expedición  de  manera  eficiente,  pero  le  ayudó  a lidiar con sus complicadas 
emociones  sobre  la  matanza  de animales. Logos era eficiente, práctico y racional, pero no 
podía  responder  preguntas  sobre  el  valor  último  de  la  vida  humana  ni  podía  mitigar  el 
dolor  y  la  tristeza humanos. Por lo tanto, desde el principio, el homo sapiens comprendió 
instintivamente  que  el  mito  y  el  logos  tenían  tareas  separadas  que  hacer.  Utilizó  el  logos 
para  desarrollar  nuevas  armas  y  el  mito, con sus rituales acompañantes, para reconciliarse 
con  los  trágicos  hechos  de  la  vida  que  amenazaban  con  abrumarlo  y  evitar  que  actuara 
con eficacia.