Está en la página 1de 185

D.

Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

CADA SEGUNDO CUENTA


(EVERY SECOND COUNTS)
POR D. JACKSON LEIGH

TRADUCIDO POR: MARTHA LO 2018

www.xwpcoleccion.com

XWPColección: Página y Facebook 2


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Sinopsis

El éxito para Marc Ryder significa aguantar ocho segundos en el lomo de un enojado toro
de rodeo. Ella es exactamente el tipo de persona salvaje e imprudente que la artista
Bridgette LeRoy ha evitado desde la absurda muerte de su hermano. Pero las
circunstancias las unen y Bridgette se ve arrastrada en una tumultuosa aventura de
atracción, pasión y negación. Cuando se da cuenta de que es la única forma de proteger
su corazón maltratado, la desesperada misión de Bridgette para detener el regreso suicida
de Marc al rodeo se convierte en una carrera en la que cada segundo cuenta.

XWPColección: Página y Facebook 3


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Prólogo

Mi nombre es Marc Ryder. Monto caballos por dinero.

Empecé a competir en el circuito de doma clásica en el Grand Prix, pero la doma parecía
demasiado tranquila, demasiado controlada. Así que monté caballos en Devon durante
dos temporadas, luego deambulé hacia el sur y encontré un breve respiro de mi inquietud
en los campos de polo de Wellington. El dinero era bueno y la competencia divertida,
pero me cansé rápidamente del calor de Florida y decidí probar la carrera de obstáculos en
Europa.

La carrera de obstáculos era estimulante e imprudente. Pero soy demasiado alta y tenía
que matarme de hambre para ser lo suficientemente ligera como para obtener los mejores
recorridos a la cabeza en las carreras. Y, después de algunos años, el correr-subir-correr-
subir también se volvió repetitivo.

Entonces, parada en Gatwick un día esperando un vuelo a una carrera en Grecia, vi a un


verdadero vaquero estadounidense. Lo tomé como una señal porque soy una jinete
profesional. A veces monto aviones para mi próxima aventura.

Así que, cambié mi boleto y conseguí un asiento al lado del chico. Él era un jinete de
rodeo, y nos dirigíamos a Texas.

Necesitaba poner trece kilos de músculo para montar caballos broncos y toros, así que me
sentí aliviada de poder volver a comer. La novedad de una mujer quien podía competir y
ganar contra los muchachos me llamó mucho la atención y a varios patrocinadores. Pensé
que finalmente había encontrado mi vocación hasta que un toro particularmente malvado
me ganó una larga estadía en el hospital y una pierna llena de clavos de metal.

Así fue como terminé en el aeropuerto de Dallas-Fort Worth, apoyándome en un bastón e


intentando decidir si realmente quería subir al avión a Cherokee Falls, Virginia. El hogar
no había estado en mi itinerario durante los últimos doce años, pero mi antiguo mentor,
Skyler Reese, llamó para insistir en que regrese al centro ecuestre para recuperarme.

Tenía mucho tiempo, así que agarré mi bolso de lona y me instalé en un banco para
observar a la gente.

Fue entonces cuando la vi. Rubia y de ojos azules, vestía el uniforme de la TSA
(Administración de Seguridad en el Transporte) como si estuviera hecho a medida para
ella. Su cabello largo hasta los hombros y sus uñas cuidadas le impedían de ser obvia,
pero algo sobre la forma en que se movía hizo sonar a mi gaydar. La vi dirigir a los otros

XWPColección: Página y Facebook 4


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

agentes de seguridad mientras escaneaban las filas de personas en busca de posibles


terroristas y las bolsas de mano para dispositivos explosivos.

Ella obviamente estaba a cargo. Me gusta eso en una mujer.

Voladora veterana que soy, sé lo que desencadenan las sospechas de la TSA. Compré mi
boleto en el último minuto. Y, cuando me uní a la impaciente multitud que se filtraba por
el puesto de control, me jalé la gorra de béisbol sobre los ojos y mantuve puestos mis
lentes de sol. Además, me detuve varias veces para dejar que otras personas me
precedieran.

Incluso un novato podría decir que estaba maniobrando por el escáner operado por un
empleado que pasa más tiempo hablando que prestando atención a su trabajo. Pude
sentirla mirando.

Puse mi bolsa de lona en la cinta transportadora, arrojé mi cambio y las llaves en una
bandeja de plástico, luego cojeé hacia adelante. Ella estuvo instantáneamente a mi lado.

"¿Podrías por favor quitarte los zapatos y ponerlos en la cinta transportadora?"

Me quedé mirando hacia mis botas de Tony Lama como desconcertada y luego la
miré. Sus ojos eran tan azules como el Mar Egeo. Me encogí de hombros. "No puedo."

"Todos deben quitarse los zapatos para pasar por seguridad."

"¿No puedes simplemente hacerles una radiografía a mis pies? Los subiré en la cinta y los
colocaré debajo del escáner."

Esperaba una sonrisa, pero su expresión permaneció estoica. "No, me temo que no
podemos."

Golpeé mi bastón contra la rodillera que rodeaba mi rodilla izquierda. "Quitar esta bota es
un problema. Tengo una rodilla lesionada. No puedo doblarla.” No era exactamente
cierto, pero sonaba lo suficientemente bueno.

"Conseguiré a alguien que te ayude," dijo.

Maldita sea. Quería que ella me ayudara. En cambio, hizo señas a una bebé butch con una
placa sujeta que la identificaba como una aprendiz. Fui cojeando hasta un banco cercano
y la chica se arrodilló para quitarme cuidadosamente la bota.

Rubia y Hermosa tendió su mano. "¿Puedo ver su identificación, por favor?"

XWPColección: Página y Facebook 5


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Le entregué mi licencia de conducir. Ella la miró y luego a mí. Creí ver sus ojos crisparse.

Estaba teniendo dificultades para ocultar su impaciencia.

"¿Podría quitarse los lentes y la gorra, Srta. Ryder?"

Me quité la gorra y solté el cabello oscuro hasta los hombros que había estaba metido
debajo. Luego moví mis lentes de sol a la parte superior de mi cabeza y le di una sonrisa
que sabía que mostraría mis hoyuelos. Las mujeres aman mis hoyuelos.

Su actitud cambió de desafiante a curiosa. "Me disculpo. Su licencia dice Marc Ryder."

"Mi madre me puso un nombre algo horrible, así que legalmente lo acorté a Marc cuando
cumplí los dieciocho. Pero todos simplemente me llaman Ryder."

" ¡ Guau! ¿ Eres Marc Ryder?” La bebé Butch había regresado de poner mis botas en la
cinta transportadora.

"Hombre, ESPN mostró ese toro pisoteándote un millón de veces. Cuando te lanzó al aire
... ¡guau! ¿Me darías tu autógrafo? Mis amigos nunca creerán que he hablado contigo."

La chica obviamente aún no había sido entrenada en cómo mantener a ese distante
profesional de la TSA, así que le tendí la mano. "¿Tienes un lapicero?"

Ella se dio unas palmaditas en los bolsillos pero estaban vacíos. Rubia y Hermosa estaba
usando un bonito marcador negro de punto fino para escribir el número de mi licencia de
conducir en su portapapeles y bebé Butch miró esperanzada hacía él.

"¿Puedo, Srta. ...?" Miré su placa con los ojos entrecerrados. "Srta. Claire Simone?”

De mala gana entregó el lapicero, y yo escribí mi nombre a través de la visera de mi gorra


que decía CADA SEGUNDO CUENTA y se lo entregué a la bebé Butch. "Aquí
tienes. Obtengo estas cosas gratis de uno de mis patrocinadores."

"¡Guau! Gracias."

La mirada de la Sra. Simone definitivamente se contrajo en ese momento. "Si me


acompaña por aquí, Srta. Ryder." Agitó la mano hacia el detector de metales. " ¿ Puede
manejarse sin el bastón? Tiene que ir en la cinta transportadora."

"Me las arreglaré si me ayudas un poco." Yo era varios centímetros más alta, y ella
pareció sobresaltada cuando felizmente pasé mi brazo sobre sus hombros y me apoyé

XWPColección: Página y Facebook 6


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

fuertemente en ella. La verdad es que podía caminar muy bien sin el bastón, pero ella no
lo sabía. Cristo, olía tan bien. "¿Cuál es ese perfume que llevas puesto?"

"No es un perfume. Es mi crema hidratante."

Hicimos una pausa para permitir que otras personas pasaran primero por el detector. No
tenía prisa por irme de su compañía.

" ¿ De verdad? ¿ Dónde la compraste? Necesito comprar un regalo de Navidad para mi


hermana." Yo, por supuesto, no tenía una hermana.

Ella vaciló. "Victoria’s Secret."

Le mostré mis hoyuelos de nuevo. "Amo a una mujer que sabe dónde comprar. ¿Cuál es
el nombre de la loción?”

Carraspeó y murmuró, "Pure Seduction (Seducción pura)."

Si mi sonrisa fuera más grande, mi cara se habría dividido. "Hace honor a su nombre,"
murmuré en su oído antes de soltarla y saltar por el detector de metales.

Las alarmas sonaron cadenciosas con el palpitar feliz de mi clítoris y asumí amablemente
la postura, mis brazos extendidos a un lado mientras el oficial de seguridad movía su
varita sobre mi cuerpo. Sonó ante la vieja placa de acero en mi antebrazo y los nuevos
clavos de metal en mi pierna.

La Srta. Simone alzó una elegante ceja. Maldición, eso fue sexy. Me encogí de hombros y
ella me entregó mi bastón cuando salí del escáner. "Me temo que tendré que pedirte que
vengas conmigo para un escáner corporal completo."

Oh, si. Me hubiera encantado un escaneo de cuerpo completo por ella, pero tenía planes
aún más grandes. La seguí hasta el nuevo escáner que había estado causando tanto
revuelo en los medios pero me detuve cerca de pisar la pantalla.

"Me temo que tengo que rehusarme."

"La máquina es perfectamente segura. Recibirás más radiación de —“

"Estoy segura de que estoy muy por encima de mi límite por el año." Golpeé mi bastón
contra mi pierna de nuevo para enfatizar. "He tenido más rayos X en los últimos dos
meses que la mayoría de las personas durante toda su vida."

XWPColección: Página y Facebook 7


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella pareció considerar mi punto. "Entonces tendrás que someterte a una búsqueda
corporal o no podremos dejarte subir al avión."

Miré sobre su hombro. "Una mujer oficial lo hará, ¿verdad?"

"Sí, por supuesto —" se giró para mirar a los oficiales actualmente de servicio. Todos
hombres. Miró hacia bebé Butch, que se ruborizó y se lamió los labios. La Srta. Simone
se volvió hacia mí. "Supongo que puedo hacerlo, ya que soy la única mujer calificada
aquí."

Suspiré dramáticamente. "Está bien, pero sé gentil conmigo."

Una mirada penetrante de la Srta. Simone cortó la risa de bebé Butch.

Las tres nos atestamos en una habitación pequeña y ella cerró la puerta. "¿Podrías quitarte
tu sudadera, por favor?"

La gruesa sudadera con capucha me cubría las caderas y era lo suficientemente


voluminosa como para ocultar una Uzi. Así que, era más que adecuado para lo que estaba
ocultando. Cuando me la quité y la dejé caer al suelo, me sentí inmensamente complacido
de detectar un leve tirón en su respiración.

Su mirada recorrió mi ajustada camiseta negra de tirantes de espalda cruzada, y mis


pezones en posición de firmes, su saludo más que obvio bajo el fino algodón
acanalado. Levantó la vista y le dediqué una sonrisa avergonzada y levanté los brazos por
el tanteo anticipado. No me dolió que la posición mostrara los músculos definidos en mis
brazos y hombros. Podría decir que ella los notó.

Dio un paso atrás y me miró a los ojos por un momento antes de bajar su mirada
lentamente por mi magro torso. Incliné mis caderas ligeramente hacia adelante cuando
alcanzó el bulto en mis Wranglers sueltos. Sus ojos volvieron a mi rostro y su expresión
cambió de divertida a voraz. Oh si. Interpreté a está bien.

Se giró para sacar dos guantes de látex de una caja en la mesa. "Ve a la sala de
suministros y trae otra caja de guantes," le dijo a bebé Butch. "Se nos están acabando."

Bebé Butch vaciló, mirando el letrero en la pared que decía: "DOS OFICIALES DEBEN
ESTAR PRESENTES DURANTE LOS REGISTROS CORPORALES."

Aprovechando la aparente fascinación de Simone por contar los guantes restantes, moví
mi barbilla en dirección a la puerta. Bebé Butch captó la indirecta y sonrió. "Sí,
señora. Iré al que está en el Vestíbulo B. Acaba de ser reabastecido."

XWPColección: Página y Facebook 8


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Estábamos en el Vestíbulo C y le di un guiño de aprobación mientras ella salía.

"¿Puedo llamarte Claire? Me gusta hablarme con el nombre de pila con las mujeres que
me hacen sentir bien."

Ella no respondió, pero pude ver el indicio de una sonrisa.

Comenzó con mi cabello, deslizando suavemente sus dedos sobre mi cuero cabelludo,
luego sobre mis hombros y hacia abajo por mis brazos. Creo que podría haber estado
escondiendo un cuchillo o algo explosivo debajo de mi piel desnuda. La miré a la cara y
deseé que no llevará guantes. Imaginé sus manos suaves y cálidas sobre mí.

Se acercó para buscar en mi espalda baja. Cuando se movió hacia mi frente, ni siquiera
traté de reprimir el gemido mientras recorría con sus manos varias veces arriba y abajo,
presionando firmemente sobre mis pezones duros como requería. Ella se sonrojó de un
rosa atractivo.

Sentí que un rubor de respuesta subía por mi cuello, también, cuando se arrodilló y
palmeó mis nalgas. Estoy segura de que ese pequeño apretón no es un protocolo
estándar. Sus manos se movieron rápidamente por la parte posterior y afuera de mis
piernas, y luego lentamente por el interior de mis muslos. Amplié mi postura y me
pregunté si ella podría oler lo húmedo que estaba.

Miré hacia abajo para sostener su mirada mientras sus nudillos rozaban mi entrepierna y
tropezaban contra el contrabando oculto allí.

"¿Tiene algo en el bolsillo, Srta. Ryder?"

"No está en mi bolsillo." No pude evitar que mi voz se redujera a un ronroneo bajo. Ella
tuvo ese efecto en mí.

Se puso de pie y mi clítoris saltó de nuevo cuando sus dedos agarraron mi pretina y
gentilmente jalaron hacia arriba como si midieran el peso de ello.

"Es una ... prótesis," expliqué. "No hay ningún metal, así que la forma más fácil de
pasarlo a través de seguridad es llevándolo. Es algo que disfruto cuando encuentro a la
persona adecuada para compartirlo."

Sus ojos se oscurecieron y ella palmeó la cresta dura, empujándolo contra mi sexo
pulsante. "Me temo que tendré que confirmar lo que es, por supuesto."

XWPColección: Página y Facebook 9


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

No pude detener el espasmo que corrió por mi interior y empuje mi pelvis en sus
manos. "Entiendo," susurré roncamente.

Ella lentamente bajó mi cremallera y envolvió sus dedos alrededor de la circunferencia


del consolador, bombeando suavemente. Cerré los ojos y gimoteé, arruinando
completamente mi suave acto. No estoy segura de cómo ella había dado vuelta a las cosas
con tanta facilidad, pero recé para no avergonzarme teniendo sexo allí mismo. Yo estaba
tan cerca. Solté un suspiro cuando ella se retiró y levantó mi cremallera.

"Parece inofensivo," dijo, abrochando el botón de mis jeans pero manteniendo sus dedos
metidos en mi pretina.

Luché contra un repentino deseo de besarla, de hundir mi lengua más allá de sus perfectos
labios. En cambio, confesé.

"Puedo garantizar que no es inofensivo," dije. "De hecho, se sabe que provoca ...
explosiones."

El dorso de su mano frotó sutilmente contra mi duro vientre.

"Entonces esta ... prótesis ... podría ser algo que a la TSA le gustaría investigar
más. ¿Vive en el área, Srta. Ryder?”

"Estaba yéndome. Voy a Virginia por un corto plazo. No significa que no volveré. ¿Vives
aquí, Claire?”

Ella negó con la cabeza tristemente. "No. Vivo en D.C. Estoy en la ciudad por una
semana más para capacitar al personal sobre cómo usar los nuevos escáneres corporales.”
Dio un paso atrás, soltándome. "Disfruta tu vuelo."

Me encogí de hombros. "Me temo que he perdido mi avión. Podrían pasar varios días
antes de que pueda coger otro."

Ella me miró, sus ojos azules entrecerrados. "Puedo recomendar el hotel justo al final de
la calle. Ahí es donde me estoy quedando."

Me incliné tan cerca que nuestros labios casi se tocaban. Podía sentir su aliento en mi
cara. "Parece perfecto, si cenas conmigo después de que salgas del trabajo."

"Supongo que podría. Hay esa investigación —“

"Y estaré encantado de ayudarte."

XWPColección: Página y Facebook 10


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

¿Mencioné que soy una jinete profesional? A veces viajo simplemente por placer.

XWPColección: Página y Facebook 11


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Uno

“A continuación, Marc Ryder, actualmente en segundo lugar. Lanzará una pierna sobre el
número 575, Funeral Wagon, para su tercera y última carrera del día.”

La voz del locutor se elevó sobre los excitados gritos de la audiencia y resonó a través del
sistema de sonido del coliseo interior.

El sudor goteaba por la mandíbula de Ryder y en su cuello. Ella bajó por las barras de
acero de la rampa y rozó suavemente su bota contra la columna del completamente negro
toro de 907 kilos para hacerle saber que estaba allí. El toro rugió y arrojó su cuerpo contra
los costados del estrecho puesto, haciendo crujir furiosamente su cuerno a lo largo del
metal.

El animal ya estaba empapado de sudor y su olor acre se combinaba con el polvo de la


arena para cubrirle sus senos nasales y su garganta. Ella tosió y escupió en la tierra, luego
respiró todo de nuevo.

Dios, amaba el rodeo — cada olor fundamental, cada montar bombeando adrenalina y
cada bella fanática en ajustados Wranglers y botas elegantes.

"Tómate tu tiempo," dijo el mozo ganadero, interrumpiendo sus pensamientos.

Ella jaló de su Stetson (Marca de sombrero) con fuerza y ladeó la cabeza para guiñarle un
ojo. "Pan comido, Randy."

Él sacudió la cabeza. "Creo que este se levantó en el lado equivocado del corral hoy,
Ryder. Ni siquiera pudimos meterlo en la rampa antes."

Ella ya lo sabía. Podría estar montando a Bushwhacker. Tenía la opción de solicitar que
este toro fuera enviado al corral y toda la alineación desplazarse hacia adelante. Pero ser
la única mujer en la competencia significaba que incluso después de cuatro años y ganar
una clasificación entre los diez primeros, todavía tenía que demostrar su valía.

"Este grandulón va a llevarme al dinero," ella dijo.

Estaba segura de que este toro negro y enojado con su cuerno de poco más de un metro de
largo y su siniestro nombre podría darle la cabalgada que necesitaba para conseguir el
segundo lugar, su mejor marca personal, y su boleto a la Final Nacional de Rodeo.

XWPColección: Página y Facebook 12


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Te va a romper el cuello. Se supone que las mujeres montan caballos, no toros," Randy
murmuró.

Ella no estaba ofendida. Randy era uno de los pocos hombres que le dieron el respeto que
merecía en el circuito. Su comentario fue solo su forma incómoda de expresar su
frustración por la despreocupación de ella.

El se encontró con los ojos con ella. "Solo digo, cuando te caigas de este, será mejor que
salgas de allí porque va a estar buscando problemas."

"Ese es el plan."

Ella respiró hondo y se deslizó suavemente sobre el amplio lomo. Esta vez, el toro se
quedó quieto, tensándose como un resorte en espiral. Su asiento era la única parte de sus
jeans no protegidos por sus chaparreras de cuero, y el calor húmedo del cuerpo de la
bestia empapaba su piel. Luchó contra el instinto de tensar sus piernas mientras hacía su
ritual de jalar la cuerda del toro tensa, colocando su mano derecha en su mango, y
envolviendo firmemente su lazo de cuero trenzado alrededor de su palma. Ella usó su
mano izquierda para golpear sus dedos enguantados en el trenzado revestido de colofonia
para un agarre más firme.

El toro resopló pero se mantuvo firme mientras avanzaba hacia adelante hasta que su
entrepierna tocó el dorso de su mano y sus piernas quedaron de forma segura en frente de
la cuerda de toro. Ella sacó un protector bucal de goma del bolsillo y se lo metió entre los
dientes.

Miró fijamente la parte posterior de la enorme cabeza del toro durante un largo momento
mientras el ruido de la multitud, anticipando la señal para soltarlo, alcanzó un
ensordecedor crescendo.

Una respiración profunda y ella asintió rápidamente.

Funeral Wagon saltó por la puerta, girando y pateando las patas traseras en alto y hacia la
derecha en un movimiento de pez luna de alta puntuación.

Un segundo.

Él saltó con fuerza sobre sus patas delanteras en un esfuerzo discordante para arrojarla
hacia adelante, y luego volvió al pez luna en la otra dirección. Era un truco que podía
quitar a un hombre de hombros anchos, pero, como mujer, su centro de gravedad era más
bajo y se movía fácilmente con el animal.

XWPColección: Página y Facebook 13


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Tres segundos.

Ella pasó sus espuelas desafiladas por la dura piel del toro para obtener puntos extra
mientras esquivaba varias patadas altas.

Cuatro segundos.

Él se lanzó en un giro prolongado, pero ella evitó cuidadosamente la tentación de


inclinarse demasiado hacia adentro y ‘succionarse en el pozo’.

Seis segundos.

Un cambio abrupto de dirección, luego un tercer movimiento de pez luna casi la


lanzó. Cristo, sentía que su hombro se estaba separando, y los músculos en su antebrazo
estaban estirados lo suficiente como para romperse. Aun así, apretó los dientes y tensó su
agarre.

Siete segundos.

Los siguientes pocos corcoveos fueron directos arriba y abajo, por lo que se reclinó y
volvió a trabajar sus espuelas.

Ocho segundos!

El timbre sonó fuerte a través de la arena cuando el toro juntó sus pies debajo de él para
dar un último gran jalón. Ella aflojó su agarre y esperó el momento adecuado para
liberarse. En lugar de retroceder cuando él pateó con los talones en el aire, ella se inclinó
adelante para empujarse de los enormes hombros.

Miró hacia abajo para confirmar que su mano se había liberado de la cuerda de toro, y
cuando levantó la vista otra vez, la enorme cabeza coronada del cuerno de Funeral Wagon
llenó su visión.

Ella se dio cuenta de su error una fracción de segundo demasiado tarde.

Ryder se despertó bruscamente, su corazón latiendo con fuerza. Se sentó y parpadeó en su


entorno, luego frotó sus manos húmedas y temblorosas a lo largo de sus muslos cubiertos
de mezclilla.

XWPColección: Página y Facebook 14


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella no estaba en la arena. No estaba despertando en un hospital. Estaba en un avión. Eso


no era el pitido del monitor cardíaco. Era Claire golpeando sus uñas en el reposabrazos
mientras leía su revista.

Se tragó el miedo nauseabundo que amenazaba con vaciar el contenido de su estómago y


se concentró en tomar respiraciones lentas y profundas.

Claire levantó la vista de su revista. "Buen sueño, ¿ eh? La última vez que te escuché
respirar tan fuerte fue, hace unas cinco horas ... en la ducha, antes de que tuviéramos que
irnos al aeropuerto."

Ryder se lamió los labios secos. "Sí. Estaba, reviviendo la escena de la ducha."

El letrero del cinturón de seguridad se encendió y la azafata anunció su llegada inminente


a Richmond, Virginia, para que se abrocharan y se prepararan para el aterrizaje. Claire se
giró, su boca cerca de la oreja de Ryder.

"Ciertamente convertiste una tarea aburrida en Dallas en una semana que no olvidaré
pronto." Le mordió el lóbulo de la oreja a Ryder. "Ya que llegamos temprano, tengo unos
cuarenta y cinco minutos antes de abordar mi próximo vuelo. Conozco un lugar agradable
y apartado en este aeropuerto para una despedida más.”

Perfecto. Necesitaba sacar su cabeza de esa arena y volver a donde debería estar — entre
un par de piernas sexys.

Capítulo Dos

"¿Dónde demonios está?" Skyler Reese, directora del Programa Ecuestre de Jóvenes de
Cherokee Falls, se apoyó contra la pared y miraba el equipaje moviéndose a lo largo de la
cinta transportadora, mientras la veterinaria Tory Greyson escaneaba a la muchedumbre
cada vez más escasa en el área de reclamo de equipaje del Aeropuerto Internacional
Richmond.

"No lo sé. Pero si esta vez no se presenta, puede alquilar un maldito auto para regresar a
Cherokee Falls," Tory dijo. "No estoy reorganizando mi agenda por tercera vez por su
lamentable culo."

"Tuviste que recoger ese envío de semen de todos modos."

XWPColección: Página y Facebook 15


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Tory miró hacia abajo a la nevera protectoramente escondida entre sus pies. "Podría haber
enviado a mi pasante a recoger esto. Demonios, es para criar yeguas en tu granero.
Debería haber dejado que lo recogieras tú."

Skyler le dio un codazo. "Admítelo. No puedes esperar a verla tampoco."

Habían sido una pandilla de tres cuando adolescentes, las jinetes más prometedoras en el
Centro Ecuestre de Cherokee Falls y las más propensas a buscar problemas.

A menudo confundidas como hermanas, Skyler y Tory eran altas y rubias, con cortes de
pelo cortos y similares. Sus ojos contaban sus diferencias. Los de Skyler eran en tono
salvia y meditabundos, los de Tory eran verde bosque de pinos y acogedores.

Sus pasados fueron todo lo contrario.

Skyler venía de un hogar abusivo y saltó a la fama como una jinete medallista de oro, solo
para ser incluida en la lista negra del circuito de pruebas por acostarse con la mujer
equivocada. Ella restableció su carrera como entrenadora y encontró su salvación en su
socia, Jessica Parker-Reese, heredera del centro ecuestre y la fortuna de Parker que
financió el programa que Skyler dirigía para chicos problemáticos.

Tory creció en una familia católica amorosa y siguió un camino de vida tradicional de
asistir a la universidad y a la escuela de veterinaria, y luego establecer su propio
negocio. Había sido la voz de la razón en los planes de Skyler y Ryder, la que se hizo a un
lado cuando Jessica le explicó que solo podía ser amiga porque — como muchas de las
antiguas novias de Tory — se había enamorado de Skyler. Ella había sido la que siempre
perdonaba y olvidaba. Eso fue, hasta que conoció a Leah Montgomery y encontró la voz
para luchar por lo que quería, a quien necesitaba.

Ryder era la impuntual del grupo. Varios años más joven, era de pelo oscuro y más
físicamente compacta, sociable, volátil y aventurera. Fue quien se alejó de Cherokee Falls
para encontrar su fortuna.

Sin embargo, con todas sus diferencias, pasar sus años formativos juntas había forjado un
vínculo irrompible.

Tory frunció el ceño, luego sonrió y negó con la cabeza. "Tienes razón. Ya es hora de que
el tercer mosquetero regrese a casa."

"Toda la razón. Eso es exactamente lo que dije cuando la llamé y le dije que trajera su
trasero aquí."

XWPColección: Página y Facebook 16


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Tory estuvo en silencio por un minuto. "Vi el video de YouTube de ese toro corneándola
y pisándola. Me asustó muchísimo."

"Sí, yo también, Tor." Skyler entrecerró los ojos. Se dirigió rápidamente hacia la cinta
transportadora y agarró una gran bolsa de lona negra bordada con parches de rodeo y
costuras rojas en cursiva que proclamaban: CADA SEGUNDO CUENTA.

"Ese es el logo de su patrocinador. Tiene que ser su bolso," Tory dijo.

Skyler comprobó la etiqueta de identificación pegada al mango por un trozo de cuero


trenzado. "Sí. Es de ella.” Se reacomodaron contra la pared. "No significa que se subió al
avión."

Esperaron unos minutos más.

"Subamos y veamos si pueden confirmar que estaba a bordo," Tory dijo. "Si está aquí, no
irá a ningún lado sin esto."

Skyler estaba a punto de estar de acuerdo cuando sonaron varios fuertes golpes. Se
volvieron para mirar la pared detrás de ellas. Silencio. Skyler desestimó el ruido
encogiéndose de hombros.

"Podríamos ir a la sala VIP. Con tantos viajes que hace, tiene que ser miembro," Tory
dijo.

"Buena idea. Probablemente esté allá arriba, haciendo movimientos con una mujer
mientras esperamos aquí. Voy a matarla.” Skyler se inclinó para recoger la bolsa de lona
y otro ruido se filtró a través de la pared. Esta vez fue un gemido bajo, seguido de un “Sí,
bebé”. Respondido por un gemido agudo. “Adentro, te quiero adentro.” Una pausa, luego
un golpe fuerte.

Maldita sea, esa pared era delgada.

"Me encanta lo húmeda que te pones por mi. Se desliza justo adentro."

Skyler parpadeó. Esa voz sonaba extrañamente familiar.

"Envuelve tus piernas alrededor de mis caderas. Puedo sostenerte."

"Pero tu rodilla — "

"Está bien. Solo relájate, cariño, y disfruta la montada."

XWPColección: Página y Facebook 17


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Oh Dios. Oh si. Eso está bien. Dame una cogida que no olvidaré."

Los ruidos de forcejeo cambiaron al sonido más suave de algo topando suavemente contra
la pared en una cadencia constante. Otro gemido.

Skyler negó con la cabeza y le indicó a Tory que la siguiera. Un letrero prohibía a todos
excepto al personal autorizado, pero la puerta no estaba cerrada. Se deslizaron dentro,
cerrándola silenciosamente detrás de ellas.

El pasillo largo y ancho estaba vacío y una puerta a su izquierda inmediata estaba
marcada como ALMACENAMIENTO. Skyler se puso de guardia en un lado e indicó a
Tory que hiciera lo mismo en el otro.

Espera, Skyler murmuró en silencio.

Ryder se dejó caer sobre una rodilla y con impaciencia deslizó sus manos hacia los suaves
muslos de Claire. Empujó la falda ajustada hasta la cintura de Claire y gruñó. "Amo a una
mujer que no usa pantimedias ... o cualquier otra cosa debajo."

Su boca se humedeció ante el aroma embriagador de la excitación de Claire, y hundió su


lengua en los rizos pulcramente recortados sin ceremonia. Después de todo, pasaron casi
toda la última semana conociendo íntimamente cada parte del cuerpo de la otra.

Ella había esperado un viaje tranquilo y solitario en avión desde Dallas, pero no protestó
cuando Claire anunció que había logrado encaminar su viaje de regreso a D.C. a través de
Richmond para poder tener un poco más de tiempo juntas. Después de una semana de
sexo ardiente sin parar, Ryder se lo debía. ¿Cierto?

En el momento en que despegaron de la pista de aterrizaje de Dallas, la mano de Claire


encontró el muslo de Ryder, sus largas uñas rojas arañaron la costura interior de los jeans
sueltos de Ryder y se arrastraron bajo el dobladillo de su holgada sudadera para agarrar y
acariciar el consolador. Para cuando aterrizaron, Ryder estaba resbaladiza, dura y
palpitante.

Así que ella la siguió con entusiasmo cuando Claire la condujo a través del laberinto de
corredores interiores a esta sala de almacenamiento y susurró, "Una última montada,
semental."

Con el aroma de Claire llenando su nariz y sus jugos recubriendo su lengua, se puso de
pie y Claire se puso de rodillas, buscando abrir los jeans de Ryder y deslizarlos hacia

XWPColección: Página y Facebook 18


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

abajo de sus caderas. Ryder también estaba sin ropa interior, excepto por el arnés y el
consolador, y sus muslos estaban goteando con su propia excitación. Claire miró hacia
arriba y lamió el consolador. Ryder gimió. Claire deslizó su mano entre los duros muslos
de Ryder y hundió sus dedos en ella, profunda y duramente.

"Si, bebé."

Claire lamió el consolador otra vez pero se retiró y se levantó. "Dentro. Te quiero
adentro."

Ryder inmovilizó a Claire contra la pared y le apartó las piernas. Se negó a reconocer el
dolor que le recorrió la pierna izquierda mientras doblaba las rodillas y empujaba la
longitud completa de su pene adentro.

"Me encanta lo mojada que te pones por mi." Levantó los muslos de Claire. "Envuelve tus
piernas a mi alrededor. Puedo sostenerte."

"Pero tu rodilla —"

"Está bien. Solo relájate, bebé, y disfruta la montada."

"Oh, Dios. Oh, si. Eso está bien. Dame una cogida que no olvidaré."

Ella retrocedió y se adelantó para establecer un ritmo constante que sabía que las llevaría
a ambas a un clímax rápido. Claire tenía que tomar un avión y ella tenía amigas con las
cuales reunirse. Ryder rodó sus caderas con cada empuje hacia arriba para frotarse contra
el sexo de Claire y frotar la base del consolador a lo largo de su propio clítoris duro. Los
brazos de Claire se apretaron alrededor de su cuello y sus talones se clavaron en el trasero
de Ryder como si no pudiera tenerla lo suficiente profundo, lo suficientemente fuerte
adentro.

"Así es, bebé. Móntame bien."

"Oh, oh. Voy a venirme."

Ryder gimió cuando Claire pasó una mano debajo de la sudadera con capucha y encontró
su pecho. El duro, retorcido pellizco le envió una sacudida eléctrica a la entrepierna. Ella
apretó los dientes y luchó por contener su orgasmo.

Los gemidos de Claire se convirtieron en un quejidos y se arqueó contra la pared. Se


estremeció a través de su clímax, pero antes de que los temblores se detuvieran, Ryder se
retiró y la hizo darse la vuelta.

XWPColección: Página y Facebook 19


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Dios, tienes un gran culo." Mordió una suave nalga, sus dientes provocaron un chillido
de sorpresa. Luego presionó su pecho contra la espalda de Claire para inclinarla y puso las
manos de Claire contra la pared. "Prepárate, cariño, esta cabalgada no ha terminado."

Agarró las caderas de Claire y nuevamente se sumergió dentro. Esta posición era mucho
más fácil para su pierna lesionada y empujó su pene implacablemente, saboreando el
chocar de su carne contra el culo de Claire.

"Oh, Dios." Claire abrió más sus piernas y se arqueó para encontrarse con las caderas de
Ryder. "Oh, Dios."

Lastimada o no, las piernas de Ryder eran como bandas de acero y, cuando su orgasmo se
acumuló, sus embestidas elevaron a Claire sobre los dedos de los pies con cada
empuje. Palpó el pecho de Claire y le apretó el pezón con fuerza. No podía contenerse
esta vez, así que deslizó sus dedos sobre el clítoris de Claire, distendido tenso por el pene
penetrándola y lo acarició con firmeza. Claire puso una mano sobre su propia boca y
gritó su clímax en ella.

Ryder gimió y se sacudió a través de su orgasmo. "Joder, sí. Oh si."

Jadearon durante un largo minuto, Claire todavía inclinada y Ryder presionada contra su
espalda. Cuando su respiración se redujo, Ryder sacó su pene y Claire gimió con el
movimiento.

Ryder echó un vistazo a los estantes de los alrededores. Nada más que galones de
limpiador industrial. Se quitó la sudadera con capucha y la camiseta sin mangas, y le
ofreció a Claire la suave camiseta para que se limpiara un poco. Pero Claire negó con la
cabeza y con delicadeza sacó un mini paquete de toallitas de su bolso para limpiarse antes
de enderezar su falda. Ryder se encogió de hombros y limpió con la camiseta entre sus
propias piernas y el consolador antes de subirse los jeans y ponerse la sudadera con
capucha. Enrolló la camiseta pegajosa y la metió en la bolsa de la sudadera con capucha.

Claire miró su reloj. "Maldita sea, tengo que darme prisa o voy a perder mi vuelo."

"Sí, y mis amigas probablemente estén buscando —" Ryder abrió la puerta y tropezó con
una barricada alta. "Oh, bueno, supongo que me encontraron." Le sonrió a Skyler. "Hola
chicas. Espero no haberlas hecho esperar mucho."

Claire miró a las dos mujeres, luego se volvió hacia Ryder. "Debería estar avergonzada,
pero no tengo tiempo." La atrajo hacia abajo para un beso largo, completo de
lengua. "Gracias por una semana inolvidable, semental. Tienes mis números si alguna vez

XWPColección: Página y Facebook 20


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

estás en DC." Un último beso en los labios y corría por el corredor tan rápido como sus
tacones de siete centímetros la llevarían.

Ryder sonrió a Skyler y a Tory, y se encogió de hombros. "Esa fue Claire. Es una oficial
de la FAA (Administración Federal de Aviación)."

Tory arrojó la bolsa de lona negra a los brazos de Ryder y arqueó una ceja.

" ¿ Creerían que nos conocimos cuando ella me hizo desnudarme para registrarme en
Dallas?" Ryder echó un vistazo al pasillo donde Claire había desaparecido. "Ella fue, eh,
la demora inesperada en mis planes de vuelo."

"Creería casi cualquier cosa con respecto a ti," Skyler dijo, agarrando el hombro de la
sudadera con capucha de Ryder y arrastrándola hacia la salida.

Las fosas nasales de Tory se ensancharon y arrugó la nariz. "Cristo, hueles como un
burdel. No subirás a mi camioneta hasta que pasemos a un baño y pongas esa cosa que
cargas en tu bolsa y te laves."

Ryder se rió. "Todavía haciendo campaña a favor del convento de monjas, ¿eh, Tory?"

Maldita sea, era bueno verlas de nuevo. Volvieron a sus roles familiares como si nunca
hubieran estado separadas — Skyler la alfa, Ryder la inquieta y Tory el corazón puro, que
era el pegamento que las mantenía unidas a las tres. "Está bien. Ustedes dos están
haciéndose mayores. No me importa encargarme de las guapas."

Skyler se carcajeó y agarró a Ryder en una llave de cabeza amistosa. "Veo que el cuerno
de toro no pinchó tu ego, enana."

"Basta, Neandertal." Ryder se liberó de las manos de Skyler. "No puedo creer que sigas
llamándome así. Ustedes son solo unos centímetros más altas que yo."

Skyler ladeó la cabeza hacia Tory. " ¿ Qué piensas? ¿ Deberíamos dejar que pruebe sus
habilidades en tu audaz de Tennessee?”

Tory sonrió ante la mención de su combativa compañera. "Ahora, eso es malo. La chica
ya está herida, Skyler. Leah la haría trizas."

Ryder se pavoneó entre ellas. "Tráela. Ninguna mujer viva puede resistir el viejo encanto
de Ryder."

XWPColección: Página y Facebook 21


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Skyler la empujó hacia la entrada del baño. "Sigue pensado eso, enana. Tory y yo
estaremos por aquí para recogerte cuando descubras tu trasero en la suelo con siete
segundos antes del timbre."

Capítulo Tres

Un canto determinado en un árbol cercano y el raspado del lápiz de carbón de Bridgette


LeRoy en su bloc de dibujo fueron los únicos sonidos mientras trabajaba para capturar las
travesuras de Sure Thing, un pony Chincoteague (Raza) medianoche, retozando con un
potro un año más grande en el pasto debajo de ella. La mañana ligeramente nublada
proporcionaba una iluminación perfecta mientras estaba sentada en la cajuela del auto y
observaba a los dos potros en su batalla simulada sobre una manada de yeguas
imaginarias.

El potro más grande se medio alzó torpemente y se adelantó para desequilibrar a Sure con
su mayor peso. Pero el Chincoteague fue rápido y ágil. Dio un salto hacia un lado y se
alzó para plantar sus pezuñas delanteras contra el hombro de su amigo.

Bridgette dibujó rápidamente, ignorando los detalles para esbozar un grupo de poses. Se
felicitó a sí misma. No podía esperar para mostrarle a Leah. Esto era bueno.

Su vida era buena. Había sido escéptica cuando su prima, Cheryl, la llamó por un puesto
de docente abierto en Earnhardt College. Siempre había sido una viajera del mundo, una
artista vagabunda, pero había llegado a un punto en su vida en el que necesitaba algo
constante, algo sólido. Entonces solicitó el trabajo y descubrió que amaba enseñar a
artistas en ciernes.

Cuando Bridgette se mudó a Cherokee Falls, Tory se convirtió en su primera amiga, una
amiga con beneficios íntimos. La naturaleza de su relación cambió, sin embargo, cuando
Leah capturó el corazón de Tory.

Aunque el sexo entre Tory y ella había sido cálido y maravilloso, Bridgette estaba bien
renunciando a eso por una amistad más tradicional porque no podía ofrecer su corazón
como Leah.

A pesar de su pasado con Tory, ella y Leah se hicieron amigas también. También fueron
socias comerciales en una exitosa serie de libros para niños con Sure como el tema. Leah,
la escritora, solía proponer las ideas y las palabras, pero Bridgette estaba encantada de
poder proporcionar el tema en su próxima historia. Ella podría fácilmente desarrollar las
figuras en su papel en una lección sobre el acoso escolar.

XWPColección: Página y Facebook 22


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La pelea de los potros duró unos minutos más antes de que se convirtiera en un juego de
pillar y desaparecieron en una colina a todo galope. Con los potros ausentes, Bridgette
comenzó a completar los detalles mientras su memoria aún estaba fresca. Estaba
completamente absorta cuando un silbido penetrante sacó su atención de su trabajo.

Las doce hectáreas detrás de East Barn se dividieron en tres pastizales, cada uno
extendiéndose hacia afuera del edificio para permitir un fácil acceso a diferentes grupos
de caballos. En el pastizal estrecho que corría hasta la parte posterior del establo, una
figura estaba dentro de la cerca.

Bridgette lo miró. El cabello oscuro solo tocando los hombros implicaba que la persona
era una mujer, pero los musculosos hombros envueltos en una camiseta negra ajustada a
la forma parecían pertenecer a un chico delgado y adolescente.

El chico se llevó la mano a la boca y lanzó otro agudo silbido.

Un árabe blanco apareció en la parte superior de la subida y se detuvo. El caballo miró


hacia abajo a la fuente de la convocatoria y luego levantó la nariz para probar el aire de la
mañana.

"¡Walker!"

El caballo tiró de sus orejas hacia adelante y luego cargó colina abajo a todo galope, con
su cola como una bandera sostenida por el viento.

Bridgette dio vuelta a una página limpia y comenzó a dibujar, alzando la vista entre trazos
de su lápiz para capturar la escena mientras se desarrollaba.

El semental era un testimonio de su ascendencia árabe, el más antiguo y puro linaje del
mundo y la raíz de muchas otras razas equinas. Una cruz (*) fuerte conducía a un cuello
elegante, y su amplia frente se reducía a un delicado hocico con grandes fosas nasales. Su
elegante cuerpo brilló cuando las nubes se separaron y el sol tocó su pelaje nevado.

Entonces, tan repentinamente como comenzó su carga, el semental se detuvo a varios


centímetros del chico, olfateando y resoplando para confirmar la identidad del intruso. Él
olfateó cautelosamente la mano ofrecida. Sus orejas trabajaron de ida y vuelta, y luego
soltó un bajo saludo y dio un paso adelante para golpear suavemente la cabeza contra el
pecho del chico.

(*) Es una prominencia situada en la porción anterior del espinazo.

XWPColección: Página y Facebook 23


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La brisa traía palabras bajas e indistinguibles. El chico acarició y luego envolvió sus
brazos alrededor del cuello arqueado del semental. Después de un momento, el chico dio
un paso atrás y pasó las manos sobre las mejillas. Agarrando un puñado de crine, saltó
sobre el lomo del semental.

El caballo giró y corrió tan rápido que Bridgette casi esperaba que desplegara las alas y
despegara hacia el cielo. Pero se quedó varado, su jinete encorvado contra su cuello,
instándolo más rápido hasta que de repente desaparecieron.

Fue tan mágico que Bridgette se maravilló de lo fácil que sería creer que, de hecho,
habían desaparecido en una nube en lugar de en la cresta del pastizal.

"Esa debe ser la amiga de Skyler y Tory."

Absorta en su dibujo, Bridgette saltó ante la voz pero sonrió cuando se volvió hacia su
fuente.

"Lo siento, pensé que me escuchaste llegar." Jessica apoyó la cadera contra el cálido
metal del automóvil. Hizo un gesto hacia uno de los vehículos utilitarios del tamaño de un
carrito de golf que solían viajar entre los cinco graneros en las instalaciones de
entrenamiento con clasificación nacional del Centro Ecuestre de Cherokee Falls. Ella y
Skyler eran socias en la vida y en los negocios. Jessica administraba el centro de
capacitación, y Skyler dedicaba su tiempo a su programa para chicos con problemas.

"Estaba demasiado absorta en lo que estaba dibujando." Bridgette apoyó su bloc de dibujo
en su regazo. "¿Qué dijiste?"

"Me preguntaba si esa era la amiga que Skyler y Tory fueron a buscar a
Richmond. ¿ Hablaste con ella?” Los ojos azul claro de Jessica escanearon la cresta en
busca del jinete.

" ¿ Esa era una mujer en el semental?" Hmmm. "No creo que me haya visto. ¿ No la
conoces?”

"No. Estaba tomando una siesta cuando volvieron del aeropuerto. Supongo que Sky no
quería despertarme."

Jessica suspiró y se frotó distraídamente el vientre, abultado de ocho meses con la hija
que ella y Skyler esperaban ansiosamente. "Esta pequeña necesita toda mi energía."

Aunque Bridgette nunca había contemplado el embarazo ella misma, Jessica realmente
resplandeció con eso. "Estoy sorprendida de que Skyler haya viajado hasta Richmond.
Leah dice que apenas te deja fuera de su vista en estos días."

XWPColección: Página y Facebook 24


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Jessica se rió. "Realmente quería ir, así que le prometí que descansaría mientras ellas no
estuvieran, y Leah juró que solo estaría a una llamada de distancia."

"¿Así que no conocías a su amiga de antes?" El físico de muchacho intrigó a Bridgette.

"No. Sky dijo que las tres eran compinches de escapadas cuando eran niñas, pero que no
había regresado a Cherokee Falls por más de diez años."

"Ese caballo parecía conocerla."

"Ese es su semental que ha estado alojado aquí todo el tiempo. Sky dice que ella lo crió
desde que era un bebé, pero me sorprende que él la recordara ya que ha estado fuera de la
ciudad por mucho tiempo."

Bridgette se protegió los ojos y miró hacia el pastizal. " ¿ Qué la trae de vuelta aquí
ahora? ¿El caballo?"

"Una herida. Es una jinete profesional." Jessica miró hacia la rodilla que Bridgette sabía
que tenía la articulación de titanio que había terminado con su carrera como jinete. "Sé lo
que es eso. No creo que tenga familia ni pareja, así que le dije a Sky que la llamara e
insistiera en que viniera aquí para su rehabilitación."

Bridgette frunció el ceño. No había notado una herida cuando la mujer se subió al caballo
y se alejó al galope.

"De todos modos, Sky dejó una nota diciendo que estarían en Creek Barn criando algunas
yeguas, y me dirigía hacia allí cuando te vi. Leah viene más tarde y estamos asando
bistecs para recibir a nuestra invitada. ¿Puedes unírtenos?"

Bridgette cerró su bloc de dibujo. "Me encantaría, pero tengo una reunión de profesores
en una hora y dar una clase esta noche."

"Qué lástima." Jessica movió sus cejas. "Entiendo que es una mujer encantadora."

La mujer había estado demasiado lejos para que Bridgette viera su rostro con claridad,
pero encontró a mujeres atléticas particularmente atractivas. " ¿ Cuánto tiempo estará
aquí?"

"No he hablado con ella todavía, pero estoy segura de que serán al menos un par de
meses."

XWPColección: Página y Facebook 25


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Bridgette arrojó su bloc y tizas en el coche. "Lamento no poder quedarme, pero tengo que
irme o voy a llegar tarde a la reunión."

Jessica dio un paso atrás del auto. "Ven a verme la próxima vez que estés aquí y te
presentaré. Ustedes dos podrían llevarse bien."

Ella se rió entre dientes. El emparejamiento era una carga que todas las lesbianas solteras
tenían que soportar. "Tal vez lo haga. Saluda a todas de mi parte."

Excepto por la razón detrás de esto, Bridgette se habría sentido agradecida por el tono
sombrío de la reunión de la facultad porque coincidía con su propio estado de
ánimo. Últimamente se había sentido extrañamente inquieta. Tal vez la incertidumbre
subyacente que había infundido el campus de la universidad en los últimos meses lo había
causado. Los rumores de recortes profundos en el departamento de arte de la universidad
habían estado circulando y eran el tema anticipado de esta reunión de emergencia.

William Blanchard, el jefe del departamento, se abrió paso entre sus colegas y se detuvo
al final de la larga mesa de conferencias. "Por favor, todos tomen asiento. No tardaré
mucho."

"Espero que hablemos de lo sofocantes que estuvieron los estudios este verano," la mujer
al lado de Bridgette dijo. "Sé que estamos teniendo una crisis presupuestaria, pero mis
estudiantes no podrán trabajar con el sudor goteando en sus bocetos, y no podrán hacer
nada este invierno si sus manos están entumecidas por el frío."

William la ignoró y carraspeó. "Acabo de llegar de una reunión con el rector y las noticias
no son buenas."

Esperó mientras los murmullos recorrían el grupo.

"La inscripción ha disminuido en los últimos dos años porque la ayuda financiera
estudiantil está disminuyendo a nivel federal y estatal. La recaudación de fondos
generales se ha reducido al menos en un veinte por ciento, y varias de nuestras
inversiones más agresivas en donaciones se desplomaron con el mercado."

"Sabía que contratar a ese joven idiota de rector sería nuestro fin."

Bridgette no estaba segura de quién hablaba, pero todos pensaban eso.

William levantó su mano. "El rector Waite arriesgó un poco, pero no estamos en peor
forma que la mayoría de las otras instituciones privadas. Todos estamos sufriendo."

XWPColección: Página y Facebook 26


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Solo danos el resultado final, William. ¿ Qué tan grande es el corte?" Wesley Grant
preguntó, un profesor titular cuyo trabajo estaba seguro a menos que todo el colegio
cerrara. Bridgette era una artista en residencia, un programa que, aunque valioso, estaría
en el degolladero mucho antes de una posición de titular. No estaba segura de querer
escuchar lo que venía.

"El próximo año, la universidad financiará los puestos de solo profesores titulares y un
administrador." Tuvo que alzar la voz en medio del estruendoso alboroto. "Y el resto del
presupuesto del departamento artístico se reducirá en un veinte por ciento."

"No podemos operar así."

"Eso es una locura."

"Perderemos más estudiantes."

Las protestas se calmaron cuando Jonathan Frank se levantó. Miembro de la facultad,


ampliamente respetado, el escultor alto y canoso tenía una presencia callada pero
autoritaria.

"El departamento de arte es la base de esta institución. Earnhardt College puede ser
pequeña, pero fue construida sobre nuestra reputación. Y este departamento ha disfrutado
de reconocimiento internacional debido a nuestro profesorado diverso." Hizo una pausa
para examinar las caras de sus compañeros de facultad. "No dijimos nada cuando este
nuevo rector reasignó nuestros recursos de arte a otros departamentos porque quería
'ampliar nuestra atractivo'. Cedimos un tercio de nuestro espacio de estudio a nuevos
laboratorios de ciencias. Ampliamos nuestras ofertas de clase para acomodar carreras no
artísticas." Él fijó una mirada mordaz en el pobre William. "Basta. Esto no es aceptable."

Todos miraron a William expectantes.

"Lo siento, Jon. Lo que dices es muy cierto, pero tengo las manos atadas. El consejo de
administración apoya al rector Waite. Los tiempos drásticos significan medidas
drásticas."

Bridgette frunció el ceño. Aunque sus ventas de arte e inversiones le proporcionaban la


mayor parte de sus ingresos, le encantaba enseñar. Podía encontrar un puesto de maestra
en otra institución, pero había hecho amigos y había encontrado un hogar aquí en
Cherokee Falls. Ella miró alrededor de la mesa. "Sin duda podemos hacer algo."

William se puso de pie para tomar la palabra nuevamente y Jonathan se hundió en su


asiento. "Sí, podemos aumentar nuestra propia donación, independientemente de la

XWPColección: Página y Facebook 27


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

universidad. Financiaremos nuestros propios puestos de docencia y pagaremos a nuestro


propio personal."

Alguien gruñó. "Es más fácil decirlo que hacerlo."

"El Dr. Blanchard tiene razón," Bridgette dijo. "Este departamento ha producido artistas
muy notables, de quienes algunos de ustedes sentados alrededor de esta mesa han sido
mentores." Empujó su silla hacia atrás y se levantó. "Seguramente no dejarían que su
alma mater sufra estos terribles recortes sin ofrecer ayuda."

Las caras de sus colegas mostraron una mezcla de emociones.

"¿Estás sugiriendo que le pidamos a nuestros antiguos alumnos?"

"Firme para enseñar arte, no para prostituirme para el Colegio Earnhardt."

"Pedir dinero es tan despreciativo."

Bridgette levantó su mano por silencio. "No tenemos que solicitar dinero. Podemos
solicitar donaciones de arte, realizar una subasta y prometer los ingresos a la nueva
donación. No será suficiente, por supuesto, pero es un comienzo."

"Esa es una excelente idea, Srta. LeRoy." William dio un aplauso. "Te estoy nombrando
presidenta. Jonathan, Amelia y Justin, también están en el comité para poner esto en
marcha. Ahora, tendrán que disculparme. Tengo una reunión en unos minutos con un
patrocinador de arte. En lugar de pedir dinero, tal vez le pida algo de su colección para
esta subasta."

Bridgette se abrió paso a través de los otros miembros de la facultad — dando vueltas y
quejándose del final abrupto de la reunión — y se apresuró a alcanzar a William.

"Dr. Blanchard, espere. Seguramente querrías nombrar a alguien con más experiencia en
el departamento. Solo llevo aquí un poco más de dos años. No quiero causar ningún
resentimiento."

Ella lo siguió hasta el elevador y las puertas se cerraron mientras él presionaba el botón
del primer piso.

"En caso de que no lo hayas notado, la mayoría de los miembros de la facultad consideran
que la recaudación de fondos es una tarea odiosa. Estarán encantados de dejarte hacer el
trabajo." Él suspiró. "Estoy más preocupado de que Jonathan y Justin te den muy poca
ayuda más allá de contactarte con los pocos ex alumnos de los que han sido mentores.

XWPColección: Página y Facebook 28


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Con suerte, Amelia te ayudará con los detalles. Las mujeres son mucho mejores que los
hombres en los eventos de planificación."

Bridgette se resistió a poner los ojos en blanco. Le irritaba que a los hombres les gustara
decir que los defectos masculinos eran una excusa para la pereza.

Las puertas del elevador se abrieron y entraron al largo vestíbulo donde se exhibía una
impresionante galería de obras de arte. William se detuvo y miró a su alrededor, como si
echara una última mirada.

"He pasado los últimos quince años, al igual que muchos jefes de departamento antes que
yo, recaudando la obra de arte que se muestra en este edificio. Lo considero el mayor
logro de mi vida."

Se frotó la sien. Por primera vez, Bridgette se dio cuenta del peso de la carga que este
hombre llevaba por todos ellos.

"Presionaría para vender cada maldita pieza preciosa si eso salvaría a esta escuela." Su
voz vaciló e hizo una pausa para aclararse la garganta. "Pero, técnicamente, pertenece a la
universidad, no a la escuela de arte. Es parte de nuestros activos institucionales que
aseguran la calificación crediticia de la universidad."

Se giró hacia Bridgette, su mirada decidida. "Tienes buenas ideas, contactos actuales en
Nueva York y, a pesar de tu poco tiempo aquí, el respeto de tus colegas artistas. Cuento
contigo para ayudarnos, Srta. LeRoy."

Bridgette se quedó mirando su espalda mientras él se alejaba. Él vaciló en la puerta


abierta y se volvió hacia ella.

"Tal vez le gustaría comenzar pintando o esculpiendo algo para la subasta. Prepara el
terreno, por así decirlo.” Él no esperó su respuesta.

Ella se dejó caer en un banco cercano y apoyó la cabeza en sus manos. Aparte de los
libros para niños que había estado ilustrando, no había producido ni una sola pieza
comercializable en los últimos dos años.

Salvar la escuela de arte podría ser más fácil que curar su reciente período de hacer nada.

XWPColección: Página y Facebook 29


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Cuatro

"Quizás quieras tomártelo con calma con la cerveza hasta que comas algo."

El sol de la tarde que había estado calentando a una casi cegada Ryder cuando abrió los
ojos, y los entrecerró para concentrarse en Tory parada sobre ella.

"Estoy bien. Solo cansada. Un día largo."

"La pierna está bien? Veo que te has vuelto a poner la rodillera."

"Sí. Probablemente no debería habérmela quitado para ese pequeño paseo en Wind
Walker, pero me tome una pastilla para el dolor hace un rato. Está funcionando ahora."

"Como he dicho, es posible que desees tomártelo con calma con la cerveza hasta que
comamos. Los filetes están listos. Estamos esperando que Leah llegue aquí con la
ensalada de papas."

Ryder se enderezó en la tumbona. "Si me desmayo, solo tírame una manta encima. Esta
silla es bastante cómoda."

Tory se dejó caer en la silla junto a la de ella. "No tengo ningún problema en hacer eso,
pero Jess me haría a mí o a Skyler cargar tu trasero lastimado hasta arriba."

"Sí, lo haría," Jessica dijo desde donde había estado descansando en la tumbona junto a la
de Ryder.

La puerta trasera se cerró de golpe y Skyler se unió a ellas, tendiéndole una camisa de
mezclilla a Jessica.

"El sol está bajando. No quería que te enfriaras," dijo.

Jessica le sonrió. "Gracias, cariño, pero entre los sofocos y este horno que se instaló en mi
vientre, no la necesito en este momento." Se sentó y se deslizó hacia adelante en la
silla. "Necesito una almohada humana ya que terminaste de asar los filetes."

Skyler dejó caer la camisa en una silla vacía y deslizó su largo cuerpo en el lugar
solicitado. Ryder las observó mientras Jessica se recostaba contra Skyler con un suspiro
de satisfacción, y Skyler envolvió sus brazos alrededor de su pareja muy embarazada para
acariciar su abdomen de gran tamaño.

XWPColección: Página y Facebook 30


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Está pateando mucho hoy?"

Jessica bufó. "Como una jugadora de fútbol. Un mes más."

"Te amo," Skyler murmuró, besando la mejilla de Jessica. "Te amo por hacer esto por
nosotras."

"¿Incluso cuando estoy gorda y de mal humor?"

"No estás gorda. Estás embarazada, y es un look muy sexy para ti."

Jessica se rió. "Sigues diciendo eso, pero estaré encantada de volver a mi ser anterior una
vez que esta pequeña niña decida debutar." Tiró de la mano de Skyler para besar la
palma. "¿Te acordaste de poner la ropa donde pueda alcanzarla?"

"Sí. Y las doblé por ti."

"No tienes que hacer eso, cariño. Yo podría haberlas doblado. Simplemente ya no puedo
inclinarme para sacarlas de la secadora. Pero gracias."

Ryder frunció el ceño. Esta no era la Skyler Reese que solía ser su compinche de
escapadas. Esa Skyler había hecho apuestas con ella sobre quién se podría acostar con la
mayoría de las mujeres en un espectáculo hípico de tres días. Era la única mujer que
Ryder sabía que tenía más muescas en su pata de la cama que ella. Esta era una extraña
que organizaba comidas al aire libre y, Dios todopoderoso, doblaba la ropa.

Tal vez fue un error regresar a Cherokee Falls para recuperarse. Las prioridades de sus
amigas obviamente habían cambiado, y se sentía muy fuera de lugar.

Pero cuando Skyler la llamó y la invitó, parecía una opción mucho mejor que sentarse en
su condominio de Dallas mirando a las paredes durante tres meses mientras completaba
su fisioterapia.

En este momento, no estaba tan segura de qué sería peor, mirar las paredes del
condominio o ver a su mentora leona comportarse como un gato doméstico.

Un BMW blanco se detuvo, y una pequeña morena salió y se inclinó sobre la puerta
trasera del convertible para levantar un cuenco grande del asiento trasero. Qué gran
culo. La mujer se volvió hacia ellas. Una belleza, también.

"La ensalada de papa está aquí." Tory se puso de pie.

XWPColección: Página y Facebook 31


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Más bien el postre." Ryder también se levantó. Esto era lo que necesitaba — algo de
diversión familiar. "¿Quién es esa?"

"Esa es Leah, mi —"

"Jess y Leah han sido amigas desde que eran niñas." Skyler interrumpió a Tory con un
movimiento de cabeza sutil. "Ella es la audaz de Texas que mencionamos en el
aeropuerto. ¿ Recuerdas? Entonces fue cuando dijiste que no había una mujer viva que
pudiera resistir tus encantos."

"Skyler." La voz de Jessica tenía una advertencia severa. "No deberías —"

Ryder se rió y extendió su mano. "Está bien. Puedo con esto."

Tory comenzó a protestar, también, luego se encogió de hombros y se recostó en su


tumbona. "Haz tu mejor esfuerzo, tigre."

Como la pastilla para el dolor la estaba volviendo un poco confusa, se dio unos segundos
para estabilizarse y luego comenzó a caminar hacia el automóvil.

Jessica dijo detrás de ella. "El bastón."

"Mierda." Ryder atrapó el ofensivo apoyo cuando Tory se lo arrojó y avanzó cojeando tan
despreocupadamente como le fue posible con una rodillera en su pierna.

"Me dijeron que alguien más se uniría a nosotras, pero no me advirtieron de lo hermosa
que sería," Ryder dijo mientras se acercaba. "Soy Marc Ryder, pero todos me llaman
Ryder."

"Bueno, no eres una monada? Soy Leah Montgomery.” Leah balanceó el pesado cuenco
en la parte superior de la puerta y extendió su mano.

Ryder la caló. Caliente como un asfalto de Texas con un acento tan espeso y suave como
un Southern Comfort (Licor). Se había sacado la lotería. Ella llevó la mano de Leah a sus
labios y le sonrió. "¿Puedo ayudarte con eso?"

"Eso es muy valiente, pero llevaré la ensalada de papas ya que solo tienes una mano
disponible. Es un poco pesado. Puedes agarrar el regalo del bebé del asiento trasero."

Ryder recogió fácilmente el cuenco con su mano libre. "No es un problema."

XWPColección: Página y Facebook 32


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Supongo que no lo es para una jinete de rodeo grande y dura." Leah pasó su mano por el
brazo de Ryder y apretó el duro bíceps. Su mirada era depredadora. A Ryder le gustó eso.

"¿Sabes sobre eso, eh?"

"Viví en Dallas por un tiempo antes de mudarme a Virginia. Además, es difícil vivir aquí
y no saber nada sobre la mujer de Cherokee Falls quién es la única famosa que monta
toros con éxito."

Era difícil pavonearse con la rodillera, pero Ryder hizo su mejor esfuerzo cuando
regresaron al grupo. Puso el cuenco en la mesa del patio y esperó a que Leah dejara el
regalo para el bebé al lado. Luego le ofreció su brazo y sonrió cuando Leah deslizó su
mano alrededor de su bíceps otra vez.

"Dios mío, debes ejercitarte mucho." Leah ronroneó como un gato.

Ryder la condujo a donde el resto del grupo estaba esperando e indicó la tumbona donde
ella había estado descansando. "¿Por qué no te sientas aquí y tomaré el extremo, para que
podamos conocernos la una a la otra?"

"Oh, lo haría, cariño, si no tuviera un asiento reservado." Le dio otro apretón al bíceps de
Ryder. "Eres tan linda, siendo todo un Romeo conmigo." Se volvió hacia Tory. "¿No es
así, bebé?" Se dejó caer en el regazo de Tory. "Pero tú, semental, eres a quien he
extrañado todo el día. Saliste de nuestra cama antes del amanecer esta mañana." Ahuecó
la cara de Tory en sus manos y le dio un beso largo y profundo.

Ryder bajó la barbilla hacia su pecho con resignación, dándose cuenta ahora de que le
habían hecho una jugada.

"Eres una chica mala," Leah le dijo a Tory cuando su beso terminó. "Enviando ese
cordero al matadero."

Tory le sonrió a Ryder. "Yo no. Fue idea de Skyler.” Le dio a Leah otro beso
rápido. "Pero gracias por no hacerle un daño permanente, cariño."

"Estoy dañada." Ryder dramáticamente presionó sus manos en su pecho.


"Rechazada. Herida."

Tory resopló. "Creo que tu ego puede estar un poco desinflado después de tu pequeño
encuentro esta mañana en el almacén del aeropuerto."

Ryder sonrió. "Claire definitivamente fue un jonrón ... esta mañana y toda la semana
pasada."

XWPColección: Página y Facebook 33


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Jessica se levantó, con un poco de ayuda de Skyler, e hizo señas con la mano hacia la
mesa. "Eso suena como una historia que a todas nos gustaría oír, pero sentémonos a
comer mientras hablamos." Se frotó el estómago. "Esta niña está hambrienta."

"¿En un almacén? Con una oficial de la FAA? Es bueno saber por lo que pagan nuestros
dólares en seguridad nacional.” Leah entrecerró los ojos. "Tal vez debería analizar esto
más de cerca."

Cuando Leah no estaba produciendo libros infantiles con Bridgette, era contratada como
reportera de investigación.

"Quieta, Sherlock," Tory dijo, riendo.

"No fue su culpa," Ryder dijo con aire de suficiencia. "Solo la entrenaron para resistir a
los terroristas, no el encanto patentado Ryder." Ella sonrió y movió las cejas a un coro de
gemidos alrededor de la mesa.

Sus primeras dudas sobre no encajar con sus amigas se evaporaron a medida que
avanzaba la noche.

Había extrañado la broma y la camaradería fácil. Solo tenía amistades temporales con los
mozos y jinetes que se movían en el negocio de los caballos como ella. Y, a diferencia de
la multitud de polo o carrera de obstáculos, los chicos del rodeo resintieron su intrusión en
su mundo exclusivo para hombres, por lo que las mujeres que recogía para una follada
rápida fueron en su mayoría su único contacto humano.

Se sintió bien estar aquí, casi como volver a casa con la familia. Corrección a eso. Mucho
mejor que estar con su familia. Al menos ella sintió un afecto genuino de sus amigas.

Skyler y Tory eran las dos personas en el mundo que realmente la conocían y siempre la
respaldarían, a pesar de que no había sido una gran amiga para ellas por un tiempo. Se
sintió un poco avergonzada por eso, pero obviamente habían estado ocupadas con sus
propias búsquedas personales.

A Ryder le gustaron al instante Jessica y Leah. Parecían ser complementos perfectas para
sus amigas.

Skyler era menos enojona con Jessica como su ancla silenciosa y solidaria, y Tory se
relajó y se rió mucho más con la ingeniosa y fieramente devota Leah en su brazo. Ella
estaba feliz por sus amigas, verdaderamente feliz. Y, tal vez, un poco triste.

XWPColección: Página y Facebook 34


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Lo siento. Me atrapaste papando moscas." Se dio cuenta de que todas la estaban mirando
en busca de una respuesta a una pregunta que no había escuchado mientras estaba sumida
en sus pensamientos.

Skyler la incitó. "Tory quería saber si te habías topado con nuestra notoria Alexandra
mientras estuvimos examinando caballos esta tarde."

"No sé. Cómo es ella?” Ryder examinó su memoria de las diversas personas con las que
se había topado alrededor de los graneros esa tarde.

"Una pelirroja con tetas grandes, el control impulsivo de un niño de dos años y el deseo
sexual de un adolescente," Leah dijo, sus ojos brillantes.

Jessica bufó. "No me digas que ella fue tras Tory, también. Tuve que amenazarla con
llamar a su marido si no dejaba de echarle los tejos a Skyler."

Leah miró hacia el recuerdo. "No volverá a intentarlo."

"Espera. ¿Quién es Alexandra?”

Tory apuntó con su tenedor a Ryder. "Alguien a quien no necesitas andar buscando. Esa
mujer puede oler carne nueva a 16 kilómetros de distancia. Apuesto a que te encontrará
antes de que termine la semana."

Skyler se rió. "Más bien como antes de que el sol se ponga mañana. Oye, deberíamos
establecer un grupo de apuestas sobre cuánto se tarda Ryder en atrapar a Alex. Clint
también querrá participar en la acción," dijo, refiriéndose a otro entrenador en el centro.

Ryder lanzó una bollo a la cabeza de Skyler. "No seas grosera. ¿ Puedo evitarlo si las
mujeres me disfrutan?" Ella se agachó cuando el bollo regresó volando. "Además, cómo
sabes que incluso estaré interesada?"

"Ustedes niñas dejen de jugar con la comida," Jessica dijo, agarrando un segundo bollo de
Skyler antes de que pudiera lanzarlo sobre la mesa, también.

"Es atractiva, sin inhibiciones y un marido para pagar sus cuentas. Exactamente tu tipo,"
Tory dijo, aceptando un puñetazo de Skyler por estar sobre el dinero.

"Tal vez quiero a alguien con un poco más de profundidad. ¿Qué hay con la artista que
Jessica dijo que no pudo llegar esta noche? Cuéntame sobre ella."

Skyler asintió. "Se parece a Amy Irving. Ya sabes, la actriz?”

XWPColección: Página y Facebook 35


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No es tu tipo, Ryder," Tory gruñó. "Déjalo."

"Yo digo que suelte al perro sabueso. Bridgette es una niña grande. No necesita que nadie
elija sus citas.” Leah arrojó su servilleta sobre la mesa. "Jess, ¿por qué no me muestras lo
que has hecho últimamente en el cuarto del bebé? La testosterona en esta habitación es
sofocante."

"Uh oh. Encendiste la mecha en la seductora ardiente seguro," Skyler dijo, mientras
observaban a Jessica y Leah entrar. "Parece que Leah todavía es sensible con las
'lecciones de arte' que tenías antes de que estuvieran juntas. Me alegro de no irme a casa
contigo."

"Cállate."

Ryder sonrió ante el ceño fruncido de Tory. Es por eso que ella no tenía relaciones. Sin
cadenas significaba sin disculpas. Obviamente, Tory tenía algo que tendría que suavizar
más tarde. "Entonces, Tor, vieja amiga. Cuéntame sobre la artista."

La mirada de Tory se detuvo un momento en la puerta trasera donde Leah se había ido, y
luego se encogió de hombros y se volvió hacia ellas. "Bridgette es genial. Una artista
increíble. Sus cosas se venden principalmente en algunas galerías de Nueva York y
Boston. También enseña en Earnhardt e ilustra una serie de libros infantiles para Leah
además."

Ryder agitó su mano para alentar por más detalles. "Quiero saber acerca de sus lecciones
de arte." A juzgar por el rubor ascendiendo por las mejillas de Tory, definitivamente
valdría la pena perseguir a Bridgette.

"Bridgette y yo salimos antes de que Leah y yo nos juntáramos. Las dos sabíamos que no
era nada serio, así que no había resentimientos cuando me enamoré de Leah. Todas somos
amigas ahora."

"La follaste, no?" Ryder se inclinó sobre la mesa y sonrió. "En una escala del uno al diez,
cuán caliente está?"

Tory la fulminó con la mirada. "Bridgette es una de las personas más maduras y centradas
que conozco. Ella nunca se enamorará de tus estúpidas frases de conquista.”

"Del uno al diez. ¿Como es ella?"

"No es asunto tuyo."

"Aw, vamos, T. sé que quieres contarme."

XWPColección: Página y Facebook 36


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Eres un perra." Tory se puso de pie y comenzó a apilar los platos y bandejas para
llevarlos a la cocina.

"Entonces, cuál es tu agenda?" Skyler preguntó, cambiando de tema. "¿Te relajarás con
nosotros por un tiempo?"

Ryder se encogió de hombros. "Uno de los doctores dice tres meses. Pero el médico del
rodeo dice que me autorizaran en la mitad de ese tiempo si prometo tirarme y rodar
cuando salte, en lugar de ponerme de pie para la multitud."

"No hay prisa, Ryder. Esta es tu casa todo el tiempo que lo necesites. A menos que
estuvieras planeando quedarte en la finca."

"No. Podría ir a ver qué hay que hacer para venderla, pero no quiero quedarme allí. No
quiero agotar mi bienvenida aquí tampoco."

"Imposible. Tenemos cuatro dormitorios vacíos arriba, y, francamente, con el bebé


llegando en un mes, me vendría bien la ayuda. Tengo un jinete para los caballos que estoy
entrenando, pero ella es joven. Necesito a alguien con experiencia supervisando mientras
estoy ocupada. Y cuando tenga que ausentarme para un espectáculo los Sábados, quiero
saber que alguien más está aquí con Jess."

Era un pequeño favor y Ryder le debía a Skyler muchos. Ella asintió. "Hasta que mi
pierna se cure lo suficiente como para regresar, ayudaré en cualquier forma que pueda."
Excepto por los contratos de patrocinador que firmó para el rodeo, esa promesa fue lo más
cercana posible a un compromiso.

Skyler pareció aliviada.

"Excepto que no cambio pañales."

Skyler se rió. "¿Crees que te dejaría tocar a mi hija? Probablemente conviertas el cambio
de pañales en un evento programado."

Tory se rió también, y le dio a Ryder un abrazo con un solo brazo. "Es bueno tenerte en
casa, Ryder. Ahora ayúdame con estos platos para que pueda desactivar a mi atractiva
audaz antes de llevarla a casa."

Ryder agarró algunos platos y cojeó detrás de Tory. "Los lavaré si me dices ... del uno al
diez. Apuesto a que ella es un diez, verdad? Es por eso que Leah todavía está celosa."

Tory negó con la cabeza. “ No, me preguntes eso frente a Leah o te romperé la otra
pierna.”

XWPColección: Página y Facebook 37


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Con los platos lavados y el recorrido por el cuarto del bebé hecho, el grupo salió sin
rumbo para despedirse de Tory y Leah. Cada vez que Leah le daba la espalda, Ryder
levantaba los dedos y pronunciaba silenciosamente los números correspondientes, "Del
uno al diez?" Bajaba las manos rápidamente cuando Leah se giraba hacia ella.

"Entonces, cuánto tiempo estarás aquí?"

"Un par de meses. Tres, a lo mucho. No puedo permanecer fuera del centro de atención
demasiado tiempo o mi patrocinador se pone ansioso por el dinero que todavía me
pagan."

Leah la miró, como evaluando su valía. "He hecho algunos artículos independientes para
revistas deportivas. Podría sacar algunos sondeos para ver quién podría estar interesado
en un artículo sobre ti mientras estés aquí para tu rehabilitación. Es decir, si estás
interesada."

"Por supuesto. Eso sería genial." Ryder vaciló. " ¿ Puedo leerlo antes de que lo
publiques? No quiero ser parte de una diatriba sobre los peligros del rodeo y cómo
debería prohibirse como deporte."

"Absolutamente no." Leah se cruzó de brazos. "Tendrá que contener un par de párrafos de
estadísticas sobre las lesiones del rodeo, o no estaría haciendo un buen trabajo. Tendrás
que confiar en mí para que el resto sea un perfil tuyo, no una diatriba en el negocio del
rodeo."

El asentimiento de Tory le dijo a Ryder que la palabra de Leah era buena.

"Puedo vivir con ello."

"Bueno. Te avisaré." Leah se volvió para deslizar su mano por el pecho de Tory y metió
sus dedos en la pretina de sus jeans. "Vamos, semental, vámonos a casa. Toda esta
conversación sobre echarle los tejos a las mujeres me ha puesto de buen humor para
recordarte por qué me elegiste a mí." Le guiñó un ojo a Ryder antes de soltar a Tory y
meterse en el BMW.

Tory le dio un manotazo a Ryder en la espalda y se metió en su camioneta veterinaria


para seguirla, pero se detuvo antes de que la camioneta rodara más de unos pocos
metros. Bajó la ventana y sonrió.

"Nueve, tal vez nueve y medio. Lea es la única diez que conozcó."

XWPColección: Página y Facebook 38


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Cinco

Bridgette maldijo la recepción sin personal en el vestíbulo del edificio de arte. Otra
víctima de los recortes presupuestarios, la recepcionista había sido despedida y solo los
voluntarios ahora manejaban la recepción — cuando podían encontrarlos.

El comité de subasta estaba programado para reunirse mañana, y necesitaba el folleto que
enlistaba el arte exhibido en el vestíbulo y la galería del edificio. Tal vez no podrían
vender esas pinturas, pero podrían comenzar comunicándose con los donantes y
preguntándoles si también contribuirían con algo más para la subasta.

El tercer cajón que abrió reveló una pila de trípticos brillantes. Tomó varios para el
comité y dejó el resto en el escritorio para que la gente se ayudaran a sí mismas.

Echó un vistazo a la lista de pinturas. ¿Tienen a una Eleanor White aquí? Se reprendió a
sí misma por nunca haber hecho un recorrido por la galería antes de ahora. Las pinturas
del vestíbulo eran lo suficientemente familiares, pero había hecho poco más que mirar
alrededor del cavernoso solarium donde se exhibía una impresionante colección en un
laberinto de paneles de dos metros y medio de alto, bañados en luz natural.

Avanzó lentamente por la galería, tomando notas de nombres de artistas y placas de


donantes.

Algunos obviamente podían ser contactados directamente. Otros requerirían alguna


búsqueda para encontrarlos. Había pocas personas en la galería, en su mayoría estudiantes
que ignoró mientras se movía a través de la exposición. Pero algo en la voz ronca que se
movió en su dirección la alzar la vista de tomar notas.

"Por supuesto que es arte. Puede ser generado por computadora, pero el mismo concepto
comenzó como una semilla en la mente del artista. Estoy seguro de que el artista comenzó
con un concepto, luego una visión. Darle vida a esto puede haber sido mucho más difícil
que poner capas de pintura sobre un lienzo."

Bridgette rodeó un panel donde dos figuras estaban sentadas en un banco bajo, mirando la
proyección digital de un árbol cornejo rosado mientras florecía, se desfloraba, le crecían
hojas, se balanceaba en el viento, bebía gotas de lluvia, se marchitaba y dejaba caer su
follaje veraniego, luego sostenía sus ramas larguiruchas para atrapar la nieve invernal
antes de comenzar la secuencia de nuevo.

"Es una combinación brillante de arte de visualización y presentación."

XWPColección: Página y Facebook 39


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ah. La voz ronca de nuevo. Ella miró los hombros bien formados moviéndose debajo de
una ajustada camiseta negra.

La voz y el cuerpo en forma de V podían confundirse fácilmente con el de un hombre


joven, pero el ligero estilo de las caderas en los jeans de cintura baja y el gesticular de las
manos mostraban un toque de feminidad.

Intrigada, Bridgette se acercó más.

El cabello grueso y liso estaba cortado en largos mechones que apenas rozaban los
hombros en un estilo actualmente popular entre los estudiantes de arte masculinos. El
brazo que se extendía hacia atrás para reforzar la figura en el banco lucía un tatuaje de
dragón negro que se asomaba por debajo de la manga corta para contener un bíceps bien
desarrollado. Pero el antebrazo desnudo era liso y el pelo fino, no áspero. La mano tenía
los dedos largos y, Bridgette decidió, los huesos finos para ser femenina.

Esta persona era deliciosamente andrógina y extrañamente familiar, pero conoció a mucha
gente nueva en su trabajo de docente y estaba segura de que habría recordado la gran
rodillera negra que rodeaba la rodilla izquierda de la mujer.

"Bueno, es bastante fascinante." La muy anciana cliente de arte se rió entre dientes y le
dio unas palmaditas en el brazo de su compañero mucho más joven. "Y tu entusiasmo por
esta pieza es igual de entretenido. Sin embargo, tengo que irme. Mi nieto probablemente
esté esperando con impaciencia. Estoy seguro de que su clase ya ha terminado."

La persona más joven se puso de pie y ayudó a la mujer a ponerse de pararse, y Bridgette
decidió que el contorno suave de la mejilla y los labios carnosos era definitivamente
femeninos, al igual que la falta de barba incipiente. Perfecto.

"¿Te gustaría que te acompañara para encontrar a tu nieto?"

"Gracias, no. Puede que sea vieja, pero todavía puedo moverme por mi cuenta.” La
anciana se enderezó tanto como su arqueada columna vertebral lo permitiría. "Al menos
no estoy usando uno de esos todavía," dijo, señalando el bastón negro todavía apoyado
contra el banco.

La risa de la mujer más joven vino desde lo más profundo de su pecho, baja y sexy. Ella
recuperó el bastón de donde descansaba y se llevó el dedo a los labios. "No se lo digas a
nadie, pero está hueco. Tan pronto como te vayas, voy a cortar esa pintura y sacarla del
marco, enrollarla y esconderla dentro del bastón. Debería conseguir un buen precio en el
mercado negro."

XWPColección: Página y Facebook 40


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La anciana agitó su mano con desdén. "Todavía una bromista, ya veo. Podría haberte
creído, pero estoy segura de que ya tienes una docena de ellos." Se volvió hacia la
puerta. "Encantada de verte de nuevo, cariño."

La anciana apenas se había ido cuando Bridgette dio un paso adelante. "Disculpe."

La mujer se volvió, sus divertidos ojos oscuros se movieron sobre Bridgette. "Hola." Una
sonrisa amplia formó hoyuelos en sus mejillas bronceadas mientras se miraban unos
segundos. Dio golpecitos con el bastón contra el banco. "No es realmente hueco, y aunque
lo fuera, no creo que pueda meter una pintura entera."

"Hubiera sido interesante verte intentarlo, estoy segura."

Ahora que estaba de frente a Bridgette, los atributos femeninos de la mujer eran
obvios. Su estatura superaba a la de Bridgette por unos centímetros, pero los pechos
pequeños y redondeados suavizaron su musculosa parte superior del cuerpo, y sus caderas
estrechas se ensancharon levemente desde la cintura.

"En realidad, quería ver si te interesaría una oportunidad bastante inusual."

La sonrisa se amplió a una sonrisa. "Siempre me interesan las oportunidades con mujeres
atractivas."

El calor se elevó a las mejillas de Bridgette, pero bajó la cabeza en reconocimiento del
cumplido.

"Intentémoslo otra vez." Extendió su mano. "Hola. Soy Bridgette LeRoy. Enseño arte y
escultura corporal aquí."

La sonrisa de la mujer se hizo más amplia. "Bridgette no es un nombre común en estos


lares." La mano que agarraba la de Bridgette era áspera pero cálida, y los labios que
presionaron contra sus nudillos suaves. "Marc Ryder. La mayoría de la gente simplemente
me llama Ryder."

Bridgette se divirtió con el gesto galante. La mujer parecía más madura que el alumnado
habitual, pero la universidad tenía inscritos a algunos estudiantes mayores. " ¿ Es
estudiante aquí, Srta. Ryder?"

"No, no lo soy. Pasé por allí para hablar con uno de sus profesores, pero su secretaria dijo
que estaba dando una clase, así que bajé las escaleras para examinar la galería."

XWPColección: Página y Facebook 41


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

" ¿ Eres una artista?" Bridgette dejó que sus ojos recorrieran el brazo bien definido de
Ryder hasta sus largos dedos. Volteó la mano que todavía sostenía la de ella y examinó
los gruesos callos. "¿Escultora?"

Los ojos oscuros brillaron. "Equivocado de nuevo. Solo aprecio la belleza ... en el arte y
las mujeres."

Bridgette se reunió con su mirada. "Bueno, no eres tímida, ¿ verdad? Eso está bien,
teniendo en cuenta lo que quiero proponer."

"Mi respuesta es sí."

Bridgette se rió. "No te he explicado nada todavía."

"¿Me perjudicará de alguna manera?"

"Cielos no."

"Entonces mi respuesta es sí." La mano de Ryder se apretó alrededor de la suya. "Pero tal
vez podríamos discutir los detalles durante la cena."

"Dijiste que estabas aquí para ver a alguien."

Ryder agitó su mano con desdén. "Nada es más importante que cenar con una mujer
hermosa."

Ella vaciló. Ryder era atlética, segura y exudaba sexualidad — sin duda el tipo andrógino
que encontraba atractivo. Además, los asesinos en serie eran casi siempre hombres. ¿Qué
daño podría hacer cenar? Miró el fuerte cuerpo de Ryder. Desde luego, tampoco se oponía
a una pequeña aventura después.

"¿Cómo te sientes acerca del sushi?"

"Me encanta."

Echó un vistazo a la rodillera izquierda de Ryder. "Yo manejaré."

Ryder sonrió. "Amo a una mujer que se hace cargo."

XWPColección: Página y Facebook 42


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Todavía era temprano y el restaurante estaba relativamente vacío, por lo que solo les llevó
unos minutos sentarse y hacer su pedido.

Muy consciente de que Bridgette revisaba continuamente su físico, Ryder no podía creer
su suerte.

¿Cuántos artistas llamados Bridgette vivían en Cherokee Falls? Esta mujer tenía que ser la
nueve y medio de Tory, y Ryder tenía la intención de confirmarlo.

"Entonces, lo que quería proponerte —"

Ryder levantó su mano. "A una mujer le gusta ser agasajada y llevada a cenar antes de
una propuesta."

La verdad era que Ryder quería beber y cenarse a Bridgette. Tenía la intención de
saborear a esta mujer bella, de suave voz sentada al otro lado de la mesa.

La expresión de Bridgette fue engreída. "Ya has dicho que sí. Iba a completar los
detalles."

"Hay mucho que me gustaría saber antes de llegar a eso. Crecí aquí y estoy bastante
segura de que tu no. Cuéntame sobre ti. ¿Dónde creciste?"

"En todos lados. Sobre todo al noreste cuando estábamos en el campo. Mi padre era
profesor de ciencias políticas. Trabajó mucho, enseñando en universidades en la costa este
y administrando una campaña política de vez en cuando. Más de una vez, aceptó un cargo
de embajador extranjero cuando su candidato ocupaba la sede del poder."

"Una mujer que ha visto mucho mundo. ¿Qué te trajo a Cherokee Falls?”

"Mi prima tuvo algo que ver." Bridgette bajó la mirada, sus dedos se entretuvieron con su
servilleta. "Estaba en un tipo de desocupada." Su sonrisa fue un poco forzada cuando
levantó la vista. "Entonces, mi prima Cheryl me convenció de solicitar el puesto de artista
residente aquí. La universidad puede ser pequeña, pero es bien conocida en algunos
círculos artísticos clave."

Hicieron una pausa mientras la camarera colocaba un plato de sushi entre ellas y les
servía el vino que Ryder había pedido. Al reconocer la incomodidad de Bridgette con su
pasado, dirigió la conversación hacia las preferencias en arte, música, libros y películas
mientras comían. Pero cada vez que Bridgette preguntaba por su carrera o por sus amigos
en Cherokee Falls, desviaba las preguntas y enviaba la conversación en una dirección

XWPColección: Página y Facebook 43


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

diferente. No quería arriesgarse a que Bridgette la relacionara con historias que Skyler o
Tory podrían haberle contado sobre ella.

"¿Puedo preguntar a quién querías ver hoy en la escuela de arte?" Bridgette preguntó.

"Jonathan Frank es un amigo de la familia. Quería tener alguna orientación sobre qué
hacer con algunas cosas de la finca de mi abuela."

"¿Tu abuela?"

"Ella murió hace unos años y soy su única heredera. Estoy tratando de decidir qué hacer
con su casa y las cosas que aún hay en ella."

"Lo siento por tu pérdida."

Ryder se encogió de hombros. "No éramos tan cercanas." Era hora de cambiar el
tema. "No vi a Bridgette LeRoy en la galería. ¿Pintas bajo un alias?”

"No." Bridgette masticó por un momento y empujó la comida en su plato. "El presidente
del departamento me ha estado presionando para contribuir con algo, pero, bueno, todavía
no lo he hecho."

"Estoy decepcionada. ¿No hay un lugar donde pueda ver tu trabajo?”

"Tengo algunas pinturas y una escultura o dos en galerías en Nueva York y Boston."

Bridgette tomó un sorbo de su vino, y Ryder le tomó la mano cuando dejó la copa.

" ¿ También esculpes?" Volteó la mano de Bridgette y ligeramente trazó la suave palma
con las puntas de los dedos, contenta por el débil temblor que evocó. "No lo hubiera
adivinado. Sin callos."

"Esculpo en arcilla, no en piedra."

"Ah, eso lo explica." Acarició la palma de Bridgette una vez más antes de soltarla,
contenta cuando Bridgette tomó su copa de vino y se tomó de un gran trago. Sospechaba
que no era solo el alcohol que coloreaba las mejillas de Bridgette.

"Si realmente estás interesada, puedo darte los nombres de las galerías. Ambas publican
sus ofertas en sus sitios web."

XWPColección: Página y Facebook 44


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Me gustaría eso, pero Internet es tan impersonal. Cada artista que he conocido tiene un
estudio lleno de su trabajo. Esperaba una presentación personal."

"No estoy segura de querer relacionarme con alguien de quien no sé nada. ¿ A qué te
dedicas?"

"Trabajo en el campo de deportes."

"Realmente no sigo los deportes."

"Entonces no te aburriré con los detalles."

Ryder notó que Bridgette era atraía hacia el atún picante, por lo que solo había tomado
una pieza y había dejado el resto para Bridgette. Cogió la última pieza con sus palillos y
la levantó. Observó a Bridgette vacilar, luego la tomó suavemente en su lengua y en su
boca para masticar lentamente. Cuando Ryder levantó la vista, una mirada ardiente la
capturó.

Ambas sonrieron, reconociendo la seducción mutua. Si no salían de ese restaurante


pronto, el calor entre ellas cocinaría cada pedazo de sushi en el lugar.

"Mi estudio personal está en mi departamento," Bridgette dijo.

"Si eso es una invitación, acepto." Ryder arrojó suficiente dinero sobre la mesa para la
comida y una generosa propina, luego se deslizó fuera de la mesa y tendió su mano para
ayudar a Bridgette. "Siempre he descubierto que el arte es muy ... inspirador."

Capítulo Seis

Su viaje al departamento fue un largo y ardiente coqueteo.

Durante su caminata hacia el automóvil, Bridgette unió su brazo al de Ryder,


aprovechando cada oportunidad para rozar su pezón tentadoramente erecto contra el
bíceps de Ryder mientras coqueteaban. Para cuando llegaron al estacionamiento, Ryder
deslizó su brazo alrededor de la cintura de Bridgette y deslizó su mano hacia el firme culo
de Bridgette. Devolvió la provocación, presionando a Ryder contra el auto mientras lo
desbloqueaba, luego se alejó justo cuando sus labios estaban a un pelo del primer
beso. Una vez en el automóvil, Ryder tomó su mano y la presionó contra su duro
muslo. Ella tomó represalias moviendo su mano hacia arriba hasta que su dedo meñique

XWPColección: Página y Facebook 45


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

apenas tocó el húmedo calor de la entrepierna de Ryder. Sonrió cuando Ryder gimió en
voz baja.

Corrió a su departamento en el segundo piso mientras el bastón de Ryder golpeaba


ruidosamente las escaleras detrás de ella.

Desenganchando la cerradura, agarró puñados de la camiseta de Ryder y jaló de ella hacia


adentro. Mientras estaban paradas pecho a pecho, el aliento de Ryder era caliente en su
rostro, sus ojos ardiendo. Ella rozó sus labios contra los de Ryder, esquivando su cabeza
mientras la boca de Ryder la perseguía.

"Pensé que querías una visita personal a mi estudio."

Ryder abandonó la búsqueda de sus labios y chupó el pulso palpitante en la base de su


cuello, luego lamió hacia arriba. "Me gustaría conocer a la artista primero."

Sus caderas se sacudieron cuando los dientes de Ryder mordieron su sensible lóbulo de la
oreja. Sacó la camisa de Ryder de sus jeans y le pasó las uñas por el abdomen.

Ryder gruñó. Tiró el bastón al suelo, empujó la puerta y se giró para clavarla contra
ella. El pesado roble era duro contra su espalda. La boca de Ryder era exigente, su lengua
buscaba. Sabía al bouquet leñoso del vino que habían tomado con la cena. Deslizó su
mano hasta el pequeño pecho de Ryder y retorció el pezón con fuerza. Las caderas de
Ryder chocaron contra las suyas, su muslo rodando contra la entrepierna de
Bridgette. Dulce Jesús.

Bridgette sintió que estaba en un caballo desbocado, galopando hacia una caída de 300
metros. Ninguna mujer la había puesto tan caliente, tan rápido. Necesitaba ir más
despacio. Necesitaba disminuir la velocidad. Empujó a Ryder y se quedaron jadeando,
mirándose la una a la otra.

"Acerca de esa propuesta."

La confusión se reflejó en la cara de Ryder, y luego entrecerró los ojos y una lenta sonrisa
con hoyuelo en una mejilla. "Estoy dispuesta a lo que sea, siempre y cuando no sea
demasiado perverso."

"Quiero que poses para mi clase de arte."

La confusión parpadeó nuevamente.

"¿Ahora?"

XWPColección: Página y Facebook 46


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"La próxima semana."

"Bien. Dije que lo haría.” Ryder estiró la mano hacia ella.

"Desnuda."

Ryder se congeló, luego dejó caer sus manos y se rió. "¿Pensaste que me pondrías toda
caliente para que aceptara cualquier cosa que quisieras?"

Dio un paso cerca otra vez y trazó su dedo a lo largo de la mejilla de Ryder. "Ya has
dicho que sí. ¿Recuerdas?"

"¿Y?"

Bajó su dedo por el cuello de Ryder para tirar del cuello de su camisa. "Y, quiero una,"
movió su dedo hacia abajo para rodear los pezones duros que tensaban la tela de algodón,
"vista anticipada de mi modelo."

Ryder se acercó para susurrarle al oído. "Te mostraré el mío si me enseñas el tuyo."

Ella se estremeció pero empujó a Ryder con cuidado. "Ya llegaremos a eso después."

La sonrisa de Ryder era engreída. Jaló de su camisa sobre su cabeza en un movimiento


rápido. El material ajustado había hecho poco para ocultar los hombros y los brazos bien
definidos, pero su respiración se detuvo al ver los pechos pequeños y suaves de Ryder y el
abdomen esculpido. Le picaban los dedos por tocarla, pero respiró hondo y se obligó a
centrarse con su ojo de artista en lugar del palpitar entre sus piernas.

Señaló la rodillera envuelta sobre los jeans de Ryder. "¿Puedes quitarte eso?"

Ryder no respondió, pero agarró las tiras de velcro y tiró la rodillera al suelo. Mientras sus
manos habían trabajado rápidamente en la rodillera, se movieron lentamente sobre los
botones de su bragueta. Los jeans sueltos cayeron al suelo, revelando shorts negros de
corte bajo y muslos gruesos y firmes.

Bridgette apenas tuvo tiempo de registrar el camino de cicatrices rojas a lo largo de su


pierna izquierda antes de que Ryder se diera la vuelta.

Las líneas musculosas se movían suavemente bajo la piel impecable de su espalda


mientras enganchaba sus pulgares bajo el material de lycra y lentamente lo bajaba para
revelar un apretado y compacto trasero. Las profundas hendiduras en los costados de las
nalgas redondeadas se flexionaron cuando cambió su peso.

XWPColección: Página y Facebook 47


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Bridgette dio un rodeo, evaluando el físico de chico dios, diosa guerrera. Bien definida y
bien musculosa, pero no voluminosa. Por la espalda, un ojo descuidado vería a un
hombre. Un ojo atento notaría la tenue gracia de la cadera, la falta de vello masculino y la
veta más de la piel.

"Perfecto," murmuró para sí misma.

"Gracias."

Perdida en sus observaciones, alzó su mirada a la cara de Ryder después de que la voz
ronca la sobresaltara.

Su expresión había pasado de presumida a curiosa.

Ella debería explicar. "Quiero que mis alumnos reconozcan los sutiles indicadores de
género cuando pintan y esculpen." Continuó dando vueltas, tomando nota, mientras Ryder
permanecía inmóvil como una piedra cincelada y la dejaba mirar. "Nuestras percepciones
en general están conformadas principalmente por el sexo dominante, por los hombres. Las
actitudes convencionales son que las mujeres son poco musculosas y tienen forma de reloj
de arena."

"A menudo me confunden con un hombre."

"Es por eso que me acerqué a ti en la galería."

"Estoy abatida. Pensé que tal vez estabas caliente por mí."

Ella ignoró la pregunta implícita por el momento. "Desde esta vista, es posible que te
confundan con un hombre. Pero un artista debería poder ver a la mujer."

Ryder cruzó los brazos sobre su pecho, flexionando la espalda en una amplia forma de
V. Bridgette deslizó sus dedos a lo largo del trapecio excesivamente desarrollado y el
dorsal ancho por encima y por debajo del omóplato. "Esto podría confundirse con
masculino, pero," pasó la mano por el centro de la espalda de Ryder, complacida por el
leve estremecimiento que sintió, "la curva lumbar de tu columna vertebral es
definitivamente femenina. Las mujeres son más hundidas que los hombres, inclinando su
pelvis hacia atrás."

De nuevo frente a Ryder, movió sus manos a lo largo de la clavícula y sobre los firmes
deltoides de los hombros. "Tus hombros en realidad probablemente no sean más anchos
que los míos, a pesar de que los músculos más grandes los hacen parecer más amplios."
Apretó los bíceps duros, luego tomó las manos de Ryder en las suyas.

XWPColección: Página y Facebook 48


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Interesante."

"¿Algo malo con mis manos?"

Ella las movió hacia arriba y los hizo coincidir con los de ella, palma con palma. Las
manos de Ryder eran más anchas, la de ella más largas. "En la mayoría de las mujeres, el
dedo índice y el dedo anular son generalmente del mismo largo ... como los míos. Los
hombres generalmente tienen un dedo índice más corto ... como el tuyo."

Entrelazó sus dedos y apretó brevemente antes de dejar caer sus manos a las caderas de
Ryder. "A pesar de que tienes las caderas muy estrechas para una mujer, el hueso de la
cadera aún se inclina ligeramente." Se agachó y apretó los gruesos cuádriceps de
Ryder. "Debido a que una mujer tiene una pelvis más ancha, sus fémures están en ángulo
hacia adentro, formando sus piernas en una ligera forma de X."

Ryder amplió su postura un poco. A la altura de los ojos, con los rizos cortos y oscuros,
respiró el aroma almizclado de la excitación de Ryder y levantó la vista. Con los ojos
oscuros como el chocolate y voraces, Ryder le tendió la mano y ella la tomó mientras se
paraba.

"Mi turno," Ryder dijo. "Te olvidaste de un par de cosas."

Ryder sostuvo su mirada y abrió su blusa de seda, botón por botón, luego la dejó caer al
piso de madera dura.

"La piel de una mujer es como el satén." Ryder le tocó la mejilla con el dorso de los
dedos.

Ryder soltó el broche delantero de su sujetador y apoyó su mejilla contra el pecho de


Bridgette. "Tus pechos son como las mejores almohadas de seda."

Deslizándose detrás de ella, Ryder se estiró alrededor para soltar el botón en sus jeans que
ceñían sus pierna y bajó la cremallera. Podía sentir los puntos duros de los pezones de
Ryder contra sus hombros y las callosidades de sus manos mientras se deslizaban debajo
del material para empujarlo hacia abajo.

"El cuerpo de una mujer tiene curvas como una carretera de montaña, en lugar de curvas
cerradas."

Ryder parecía no tener problemas para soportar el peso en su pierna sana, pero tenía
dificultades para doblarla, así que ayudó sacándose los botines y agachándose para
quitarse los jeans. Apenas se había enderezado cuando Ryder se amoldó a su espalda y la
sostuvo con firmeza.

XWPColección: Página y Facebook 49


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Pero no necesito ver para conocer a los hombres de las mujeres."

Su carne hormigueaba cuando Ryder acarició su cuello e inhaló profundamente. "Una


mujer huele a lilas," jadeó cuando Ryder ahuecó su sexo, luego levantó sus dedos
brillantes a su nariz, "y almizcle."

Ryder tenía la boca sobre su cuello ahora. "Una mujer sabe tanto dulce — " Contuvo la
respiración y miró por el rabillo del ojo mientras Ryder se chupaba los dedos que acababa
de oler. Ryder gimió y frotó sus caderas contra el culo de Bridgette. " — y salado."

Las últimas palabras, dichas roncamente, inundaron su entrepierna y gotearon por sus
muslos. Sus piernas temblaban con su necesidad de venirse. Se giró para agarrar a Ryder
detrás de su cuello y, cuando sus bocas se encontraron en una frenética fiesta devoradora,
se dio cuenta de que la necesidad de Ryder ardía tan caliente y brillante como la suya.

Las manos de Ryder estaban sobre sus nalgas, masajeándola y levantándola. Ella envolvió
sus piernas alrededor de la cintura y ambas gimieron mientras frotaba su resbaladizo
clítoris contra el vientre de Ryder. Ella apretó las piernas sin romper el beso, y Ryder la
llevó hacia la única puerta interior en el departamento abierto. Las sábanas de seda roja
eran una piscina revuelta en la cama tamaño king. Rebotó levemente cuando Ryder la
dejó caer sobre el colchón, finalmente rompiendo su beso. Los ojos de Ryder se clavaron
en los de ella, oscuros y salvajes. Su pecho estaba ruborizado, sus pezones rígidos
mientras se subía a la cama y se cernía sobre ella.

"Maldición, eres hermosa," Ryder dijo. "Espero que tengas toda la noche, porque tengo
una larga lista que quiero ir marcando contigo."

"Bien." Ella estaba un poco sin aliento. "Temía que fueras una de esas mujeres de una
sola vez y ya."

Ryder echó la cabeza hacia atrás y se rió. "Difícilmente. Cuando termine contigo,
hermosa, vas a saber lo que significa ser montada duro y mojada."

Antes de que pudiera responder, Ryder chupó el pecho en su boca caliente. Sus caderas se
sacudieron y sus muslos se abrieron cuando un mordisquear fuerte envió una ola de placer
hasta los dedos de sus pies. Ryder tomó la abertura y se movió entre sus piernas,
sosteniendo separados sus muslos con su peso.

"Amo a una mujer a la que le gusta un poco rudo," dijo.

Ella sgarró un puñado del cabello oscuro de Ryder y la jaló para otro beso violento. Sus
lenguas lucharon. Abrió más las piernas y clavó sus uñas en el culo de Ryder. Ryder se

XWPColección: Página y Facebook 50


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

sacudió, frotando sus clítoris juntos, y gruñeron en la boca de la otra cuando comenzaron
una cogida feroz.

Ambas estaban muy mojadas, muy calientes.

La presión deslizándose contra su clítoris era demasiado, y gimió cuando su orgasmo se


concentró en su vientre. Rompió el beso y gritó hacia el techo mientras la atravesaba,
convulsionando su cuerpo. Un segundo después, el cuerpo de Ryder se puso rígido y se
unió a ella con un gemido amortiguado.

Sus piernas todavía temblaban por las réplicas cuando Ryder se deslizó hacia abajo y puso
sus hombros debajo de sus muslos. Contuvo el aliento cuando Ryder la abrió con los
dedos y la bañó con su lengua con avidez.

Dios, ella era buena. La talentosa boca sondeó, giró, lamió y sondeó hasta que comenzó a
preguntarse si Ryder era un fenómeno médico con dos lenguas, al menos una de ellas
antinaturalmente larga. Su corazón no había ralentizado desde su primer orgasmo cuando
el segundo la atravesó.

Esta vez, cuando los puntos delante de sus ojos se aclararon, se acunó contra el suave
pecho de Ryder y unas manos cálidas le acariciaron la espalda.

"Guau."

"¿Estás bien? Creo que me has dejado por un minuto."

"Guau." No estaba segura, pero pensó que tal vez perdió el conocimiento por un segundo
o dos.

Ryder se rió entre dientes. "Debemos haber matado algunas células cerebrales. Sé que
definitivamente el mío se arruinó, y tú pareces reducida a un vocabulario de una sola
palabra."

Ella frotó su mejilla contra el pezón todavía duro de Ryder. Se sorprendió de que se
sintiera con energía en lugar de agotada.

"¿Todavía quieres ver mi estudio?"

"¿Tenemos que vestirnos?"

"No a menos que seas de naturaleza fría o modesta."

XWPColección: Página y Facebook 51


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Qué piensas?"

Bridgette la besó, probándose en los labios de Ryder antes de empujar dentro para
lánguidamente enrollar sus lenguas juntas, y luego terminar con un último roce de sus
labios. Estudió la cara ovalada de Ryder y su fuerte mandíbula. No se había dado cuenta
antes de cuán largas y espesas eran sus pestañas oscuras.

"Creo que eres de sangre caliente y completamente sin modestia," dijo. "¿Por qué no te
conocí antes?"

"¿Karma? ¿Destino? ¿Simplemente mala suerte?”

"No acabas de salir de la cárcel, ¿verdad?"

Ryder se rió. "No. Ni siquiera he pasado una noche en la cárcel." Parecía pensativa. "No,
espera. Eso no es cierto. Hubo una noche en Texas. Pero eso no fue mi culpa. La mujer no
me dijo que estaba casada y que el padre de su marido era el sheriff del condado."

Ella negó con la cabeza y se bajó de la cama. "¿Debo traer tu bastón?"

"Nah. Ya no uso el bastón ni la rodillera en la casa, a menos que tenga que hacer algo."

Sin embargo, no se perdió el cuidado que Ryder se tomó para ponerse de pie
gradualmente y el esfuerzo por ocultar su cojera mientras caminaban por el departamento
hasta su espacio de estudio detrás de la enorme chimenea de piedra.

El cuarto estaba lleno de lienzos a medio terminar, algunos colocados en caballetes y


otros apilados en la esquina. Los bocetos estaban fijados a la pared alrededor de una mesa
de arte inclinada llena de más dibujos. La parte delantera de un caballo estaba emergiendo
de un gran bloque de arcilla en una mesa pequeña y elevada en el centro de la habitación.

Bridgette se sintió repentinamente incómoda, viendo a Ryder examinar cuidadosamente


cada pintura. Ella la miró varias veces mientras rodeaba la habitación. Se dio cuenta de
que no había nada terminado? Ryder tocó la escultura de arcilla, luego alzó la mirada,
pareciendo desconcertada.

"Tu arcilla está seca. ¿No piensas terminar esto?” Ryder miró los bocetos dibujados en el
suelo alrededor de la escultura. "Los bocetos son geniales."

Bridgette se encogió de hombros. "Me desvié en otro proyecto y perdí interés en eso. He
tenido la intención de tirarlo."

XWPColección: Página y Facebook 52


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder frunció el ceño, su frente surcada, pero no respondió mientras continuaba alrededor
de la habitación. Ella parecía saber más que la persona promedio sobre el arte.

"Realmente no me has dicho lo que haces para ganarte la vida. Todo lo que dijiste fue que
implicaba deportes. ¿Eres fotógrafa o artista de deportes? Parece que tienes un buen ojo
para eso."

"No. Simplemente disfruto el arte." Caminó hacia el escritorio de dibujo y agarró una
copia de La certeza y la Marmota. "Leyendo un poco?"

Ella sonrió. "Un pequeño dibujo ligero. Es el tercero de una serie de libros infantiles que
ilustraré para una amiga escritor. Disfruto haciéndolo, y me he sorprendido de la cantidad
de dinero que puedo ganar de la exitosa literatura infantil."

Ryder hojeó las páginas. "Esto es realmente lindo. ¿Te gustan los niños?”

"Me gustan, pero no planeo tener ninguno. Disfruto de los hijos de mi prima y tengo
algunas amigas a punto de tener su primer bebé. Poseen un centro de entrenamiento
ecuestre en las afueras de la ciudad."

"¿Te gustan los caballos?"

"Son animales hermosos. He estado pensando en tomar algunas lecciones de equitación


para ver si me gusta."

Ryder asintió y se volvió hacia una caja grande, sin abrir, en el rincón más alejado de la
habitación.

"¿Qué hay en esto?"

Ella frunció el ceño. No le había molestado en absoluto que estuvieran merodeando por su
estudio desnudas, pero al ver a Ryder examinar la caja la hizo sentir repentinamente
expuesta.

"¿Tienes sed? Yo tengo." Caminó rápidamente hacia la parte principal del departamento y
sacó dos botellas de agua del refrigerador. Se bebió media botella y cogió un sacacorchos
y un merlot de frambuesa negra de su estante de vinos.

Ryder cojeaba alrededor de la chimenea, agitando un bloc de dibujo. "No ibas a


mostrarme esto, ¿o sí?"

XWPColección: Página y Facebook 53


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Bebe esto." Empujó la segunda botella de agua hacia Ryder, luego tomó la libreta y la
puso sobre la encimera. Descorchó el vino y sirvió dos copas.

Ryder vació su botella de agua en un trago largo y recogió el bloc de bocetos de nuevo y
el vino que le ofreció, sorbiendo mientras pasaba las páginas lentamente. Las figuras
estaban sin rostro, pero todas femeninas, ya sea eróticas o románticamente entrelazadas.
Bebió su vino y volvió a llenar la copa mientras miraba la cara de Ryder.

"Esto definitivamente no es para un libro infantil," Ryder murmuró, su mirada fija en un


dibujo de dos mujeres. La cabeza de la figura reclinada estaba echada hacia atrás, trenzas
onduladas cubrían sus hombros, mientras que la otra figura, apenas más que un contorno,
se arrodilló con la mano entre las piernas de la primera figura.

Ryder pasó al siguiente dibujo y se pasó la lengua por los labios. "Mierda."

¿Era la imagen o el vino lo que estaba enrojeciendo el pecho y las mejillas de Ryder? Le
agradó que sus dibujos excitaran a Ryder. Se movió para frotar sus pechos contra la
espalda desnuda de Ryder y susurrarle al oído. "Ese es uno de mis favoritos."

Ryder se tragó el resto del vino y luego volvió a mirar el boceto. La figura de cabello
largo estaba arrodillada, ajustando las correas de un arnés con consolador alrededor de las
caderas de una figura parada.

"¿Por qué no tienen rostros?"

Deslizó sus dedos por las costillas de Ryder, raspando sus uñas a través de las crestas que
temblaron bajo su toque.

"Sueño con ellas, pero nunca puedo ver sus caras. Aún así, me inspiran." Movió su mano
hacia abajo para rozar sus dedos a través de los rígidos rizos de Ryder. Ella estaba
húmeda. "Aparentemente, no soy la única que se siente inspirada."

Soltó a Ryder y vació lo último del vino en sus copas. Luego tomó su copa y regresó a la
habitación, dejando que Ryder la siguiera.

Apenas tuvo tiempo de dejar la copa y sentarse en la cama cuando Ryder estaba de pie
frente a ella.

"En el cajón," dijo, indicando la mesita de noche.

Ryder entró en el arnés de cuero oscuro y lo apretó con eficiencia alrededor de sus
delgadas caderas. Su mirada era penetrante mientras le entregaba silenciosamente una
pequeña botella. Extendió el lubricante a lo largo del consolador color carne, complacida

XWPColección: Página y Facebook 54


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

cuando las caderas de Ryder se sacudieron mientras lo bombeaba varias veces. Ella se
recostó sobre la cama y abrió sus piernas.

El cuerpo de Ryder estaba caliente mientras la cubría, el pene resbalaba entre sus
vientres. Su beso fue lento, profundo y completo. Ella tarareó al sentir la boca de Ryder
chupando su pulso palpitante, luego gimió cuando la mano callosa de Ryder le masajeó el
seno mientras sus dientes encontraban el pezón del otro.

Un intenso placer latía desde sus pechos hasta su clítoris. Se abrió más y levantó sus
rodillas. Estaba lista. Estaba goteando. Necesitaba que Ryder la llenara, que la tomara.

La cálida mano de Ryder abandonó su pecho, y la cabeza del consolador presionó contra
su entrada.

"Sí," dijo entre dientes. "Por favor, sí."

Ella presionó sus talones contra el culo de Ryder. Estaba tan abierta, tan resbaladiza, que
tomó el grueso pene con facilidad. Ambas gimieron. Ryder la besó de nuevo y luego se
alzó para apoyar su peso sobre los codos y la rodilla buena. Ella la miró fijamente, con los
ojos brillantes cuando comenzó a mover lentamente sus caderas.

Bien. Se sintió tan bien. Cerró los ojos cuando Ryder dio dos empujes breves, frotando la
cabeza del pene contra el punto que envió ondas de placer por sus piernas y en su
vientre. El siguiente golpe lo empujó profundamente para llenarla por completo. Un
oscilar de sus caderas rozó el arnés de cuero contra su clítoris hinchado.

"Dulce madre. Eres buena con eso."

Ryder deslizó sus antebrazos por debajo de su espalda para acercarla y juguetear con su
lengua mientras empujaba, estableciendo un ritmo constante que la alzaba hasta el borde
del éxtasis robándole el aliento, excitándola y manteniéndola allí.

"Debería serlo," Ryder murmuró contra el pezón en su boca. "Soy una jinete profesional."

Capítulo Siete

"Claro, conozco a algunos artistas que pueden estar dispuestos a donar algo para tu
subasta. Envíame los detalles por correo electrónico y haré algunas llamadas telefónicas."

XWPColección: Página y Facebook 55


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Gracias, Lydia. Eres un salvavidas. No estoy segura de cómo vine a caer en esto."
Bridgette acunó el teléfono contra su oreja con su hombro para que sus manos pudieran
mezclar las pinturas que había rociado sobre una paleta nueva.

"¿Quieres que envíe algo tuyo para la subasta?"

"Estaba pensando en pintar algo nuevo, pero qué te queda?"

El largo e incómodo silencio fue seguido por un profundo suspiro. "Todo."

Ella dejó su pincel de mezcla y se subió a la alta silla giratoria en su mesa de dibujo. "¿No
has vendido nada?"

"Hubiera enviado un cheque si lo hubiera hecho. Tú lo sabes."

Ella lo sabía. Pero había decidido no pensar en la ausencia de un cheque de las galerías de
Lydia o en una llamada que le rogaba que enviara más de su trabajo. Frunció el ceño y se
frotó la frente como si pudiera masajear esa persistente realidad detrás de la puerta que
mantenía bien cerrada.

"Tienes que salir de ese lugar, Bridge. No has pintado una sola cosa que pueda vender
desde que te mudaste allí."

"He encontrado la paz aquí, Lydia."

"Has perdido la pasión. Se nota en tu arte. Es por eso que no puedo venderlo. Bonitas
imágenes solo se venden en ferias callejeras. Mis clientes conocen la diferencia."

Su risa era amarga. "Ay. Dime lo que realmente piensas."

"Envíame la caja en tu estudio. Ni siquiera la has abierto, verdad?”

Ella no respondió.

"Es tu mejor trabajo y lo sabes."

Silencio.

La voz de Lydia se suavizó. "Stephan no querría esto. Él no querría que te escondieras y


embotellaras tu talento. Él te amaba demasiado."

"Stephan solo se amaba a sí mismo y la siguiente emoción que podía encontrar."

XWPColección: Página y Facebook 56


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Sabes que eso no es justo."

Cerró los ojos para evitar el dolor que amenazaba con dividir su pecho. Ella no lloraría.
"No puedo," susurró. "No puedo abrir esa caja y tampoco puedo vender lo que hay dentro.
Todavía duele demasiado."

"Oh cariño. Ven de visita. Saldremos, veremos un espectáculo, haremos algo divertido."

Ella respiró hondo. "Bueno. Quizás lo haga. Pero no hasta después de la subasta. No
tendré tiempo antes de eso."

"Voy a tener que recordarte eso. Mientras tanto, busca algo caliente para follar. Es decir,
si tienen algún tipo de botín atractivo allí en el quinto pino."

"Oh, créeme, no tenemos escasez de mujeres calientes aquí. Tal vez deberías venir a la
subasta y ver por ti misma."

"Tal vez lo haga, cariño. Estaré en contacto. Ciao."

"Adiós, Lydia."

Terminó la llamada, sorprendida de que un hormigueo en su vientre había reemplazado el


dolor en su pecho. Las lesbianas de Nueva York no tenían nada sobre el talento local en
Cherokee Falls. Habían pasado dos días y todavía estaba un poco adolorida por la
maratón de orgasmos grotescos que había tenido toda la noche con Ryder. Dos días desde
que se despertó para encontrar una nota en la almohada junto a la suya.

Cita de fisioterapia a primera hora de la mañana. Eras tan hermosa y dormías tan
profundamente que no quería despertarte. Eres fabulosa. Nos vemos en la clase de arte.

Ryder

No estaba segura de que Ryder realmente apareciera porque ni siquiera le había dicho
cuándo y dónde.

Pero pasar esa noche con Ryder la hizo mezclar pintura por primera vez en meses.
Levantó su paleta y se paró frente al lienzo en blanco. Las imágenes que centelleaban en
su mente definitivamente tendrían que ser vendidas en Nueva York, no localmente. Giró
el lienzo a una posición horizontal y comenzó a pintar.

Varias horas más tarde, el contorno de dos mujeres en una cama estaba tomando forma,
bañado en la luz cálida y apagada de una lámpara junto a la cama, con las piernas

XWPColección: Página y Facebook 57


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

entrelazadas. Una figura yacía con la espalda arqueada y los senos ofrecidos ha la
segunda, que estaba apoyada en un codo mientras se inclinaba sobre la mujer reclinada.

Su boca estaba en el pecho de la primera mujer, su mano se movía entre las piernas de su
amante.

Ella pintó rápidamente. Era buena. Sabía que era buena por la humedad de sus bragas.

La escena era muy clara en su cabeza y fluía libremente sobre el lienzo. Hizo una pausa
en su trabajo sobre las figuras para rellenar las sábanas de satén que cubrían la cama.

Después de exprimir pequeñas cantidades de azul, verde y ocre oscuro en una esquina
limpia de su paleta, frunció el ceño. Debería de usar su tubo de rojo cadmio. Ella dejó su
pincel y sacó uno nuevo de su gabinete de suministros. Su mirada regresó a las figuras
mientras lanzaba una generosa cantidad del tubo nuevo, los pensamientos saltando hacia
los colores carne que mezclaría a continuación. Cerró los ojos y se convirtió en la figura
tendida de espaldas con Ryder encima de ella — el rostro bronceado, el pecho enrojecido
y los pezones oscuros.

Primero, las sábanas.

Miró hacia abajo para mezclar los colores y su corazón tartamudeó.

Rojo, rojo carmesí. De repente estaba en ese balcón en Pamplona, España.

Los hombres con ropas blancas llevan fajines de vivido rojo atados alrededor de sus
cinturas. Corriendo. La calle está llena de hombres corriendo. Los espectadores están
colgando de las ventanas abiertas y vitorean desde los balcones que dan hacia la angosta
avenida. El estruendo se eleva mientras oscuras y corpulentas formas galopan tras los
corredores. Los toros balancean sus enormes cuernos, corneándose mutuamente y a los
hombres que alcanzan. Los cuerpos son lanzados como muñecos de trapo en el aire
mientras otros son pisoteados.

Los gritos se unen a la ovación frenética de la multitud mientras los corredores escalan
barreras, canalones, cualquier cosa para escapar de la carnicería. La sangre, fresca y
brillante, está en todas partes a medida que la masa hirviente de toros y hombres se
mueve hacia la siguiente cuadra.

Se han ido, pero una figura de pelo rubio permanece extendida en la calle, inmóvil
debajo de ella.

Sangre, sangre carmesí se acumula alrededor. Ella está entumecida. No. Ese no es
él. Ese no es ÉL. Stephan!

XWPColección: Página y Facebook 58


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Su pincel y su paleta cayeron al suelo mientras caía de rodillas, sollozando. No había


revivido esa pesadilla en años. ¿Por qué había regresado su tormento? ¿Porqué ahora?

"Entonces, por qué el rodeo?"

Ryder sonrió y se acomodó en una silla de cuero mullida en el estudio de la casa de


Skyler y Jessica. "Me siento sexy cuando me pongo mis chaparreras."

"Te citaré sobre eso, pero necesitas profundizar un poco más si valdrá la pena publicar
esta entrevista," Leah dijo, pulsando impacientemente con los dedos contra su
computadora portátil.

"¿Quieres que me exponga? ¿Qué tal si me desnudo para establecer el estado de ánimo?"

"Lo creas o no, esa no es la sugerencia más extraña que he recibido de alguien a quien
entrevisté."

La mirada de Leah se encontró con la de ella. "Así que, si eso te ayuda, adelante. No
cambiará las preguntas que voy a hacer. De hecho, podría tomar una foto o dos de las
cicatrices en tu pierna."

El mensaje de Leah fue fuerte y claro. Esto era un negocio. Cuando Ryder estaba
nerviosa, el coqueteo era su último recurso porque generalmente la ponía en control. Y
Leah la ponía nerviosa.

Ella era muy atractiva, con un cautivador acento meloso. No es de extrañar que Tory se
hubiera enamorado de ella. Su altura de 1.65 mts. era bastante promedio para una mujer,
pero era tan delgada que parecía físicamente más pequeña. Pequeña, pero no frágil.
Cuando Leah entró a la habitación, poseía una inteligencia aguda y una actitud de tamaño
alfa que hacía que la gente retrocediera. Ryder no estaba acostumbrada a alguien tan
directa, tan poco afectada por su encanto.

Leah pareció leer su incomodidad y se ablandó un poco. "Solo sé tú misma, Ryder. Así es
como prefieres que se dirijan a ti, ¿verdad?”

Ella se movió incómoda, pero soltó el coqueto acto. "Sí. Así es como mis amigos me
llaman."

Leah esperó por más, y finalmente asintió.

XWPColección: Página y Facebook 59


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno. Mis amigas comenzaron a llamarme por mi apellido cuando era adolescente
porque todo lo que quería hacer era ser una jinete profesional, desde la primera vez que
me subí a un caballo. Simplemente se me pegó y me acostumbré." Y usar su apellido la
ayudó a mantener a la gente a una distancia segura. Incluso a sus mejores amigas.

"¿Cómo te llaman tus padres?"

Ella frunció el ceño. "Ese tema está fuera de los límites. Mis padres me dejaron con mi
abuela cuando tenía seis años y prácticamente salieron de mi vida."

"¿Qué tal si solo digo que tu abuela te crió?"

"Bien."

" ¿ Cómo comenzaste a montar a caballo? O más específicamente, cuál fue tu primera
experiencia con un caballo?"

"Bueno, supongo que era difícil de cuidar cuando llegué a mis años de adolescencia. Mi
abuela era amiga de Leigh Parker, quien comenzó el Programa Ecuestre Juvenil para
chicos que necesitaban enfocar su energía en algo positivo. Entonces, un día cuando
estaba tratando de pintar y yo estaba bajo — "

"¿Pintura? ¿Estamos hablando de una imagen o una habitación?”

"Mi abuela, Eleanor White, era artista."

"No soy muy aficionado al arte, pero he escuchado el nombre." Leah lo tecleó en sus
notas. "La buscaré más tarde, y es posible que tenga algunas preguntas más después de
hacer eso."

"Está bien."

"Entonces cuéntame sobre tu primera vez a caballo."

Ella se calentó por el recuerdo. "Eleanor estaba desesperada conmigo, así que me puso en
el coche y fuimos hasta el centro ecuestre."

"Retrocede. ¿Qué estabas haciendo exactamente que irritaba a tu abuela?”

"Las cosas habituales de los adolescentes — poner música de rock a todo volumen con mi
estéreo, cerrar dando portazos, fumar marihuana en mi dormitorio y ni siquiera tratar de

XWPColección: Página y Facebook 60


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

ocultarlo." Le sonrió a Leah. "Creo que estaba sobre todo enfadada por haber encontrado
su alijo y servirme yo misma."

"Podría dejar fuera esa parte. No queremos molestar a la policía con la abuela."

Ella se encogió de hombros. "Eleanor murió hace unos cinco años. Sería difícil arrestarla
ahora."

Leah levantó la vista de tomar notas y arqueó una ceja, pero sostuvo su mirada desafiante.
¿ Qué esperaba Leah? ¿ Lágrimas por la mujer que no se atrevía a consolar a una niña
llorando por sus padres ausentes?

"¿Qué pasó cuando ella te trajo aquí?"

"Cuando llegamos aquí, Leigh estaba en el anillo al aire libre, viendo a su hija, Kate,
trabajar en un nuevo semental. Para entonces, Kate ya dirigía el programa para chicos, por
lo que Leigh le hizo señas para que participara de la discusión sobre qué hacer conmigo.”
Ryder se rió entre dientes. "Tenía trece años y — "

"Problemas con una T mayúscula." Tory estaba en la puerta, sonriendo a Leah. "Lo
siento, cariño. Estaba aquí para revisar algunas yeguas que están embarazadas y vi tu
auto. No quise interrumpir. Olvidé que estabas haciendo la entrevista."

"Tal vez deberías contar esta parte," Ryder dijo.

Leah extendió su mano para hacerle señas a Tory. "¿Tú estabas ahí?"

Tory entrelazó sus dedos con los de Leah y se inclinó para un beso rápido. "Sí. Skyler y
yo estábamos. Estábamos viendo a Kate montar a Dante por primera vez."

"Cada buen perfil requiere aportes de personas que conocen el tema. ¿Por qué no te unes a
nosotras por unos minutos?”

Se encogió de hombros otra vez y asintió con la cabeza cuando Tory la miró para
confirmar que no le importaba.

"Ryder, por qué no empiezas?" Leah, con las manos sobre el teclado de su laptop, se
deslizó para permitir que Tory se sentara junto a ella en el sofá.

"Bueno, Eleanor estaba hablando hasta por los oídos con Kate y Leigh por sus problemas
conmigo, así que me acerqué a Sky y Tory. Se veían muy importantes y engreídas porque
Kate les había entregado el semental para que lo cuidaran mientras hablaba."

XWPColección: Página y Facebook 61


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Tory intervino. "Tú eras la que trataba de verte toda dura y engreída."

Ella se rió. "Sky y Tory tenían dieciséis años, y Sky vestía pantalones de montar y botas
hasta la rodilla que pensé que eran geniales. Entonces, sí, estaba tratando de impresionar a
las chicas mayores."

Tory dijo, "Ella se acercó y dijo, 'Buen caballo'. Skyler siempre tenía mucho
resentimiento sobre los niños ricos que tenían caballos propios en el centro porque la
mayoría de ellos despreciaban a los niños problemáticos del programa de Kate. Y no
había pasado por alto que Ryder y Eleanor habían llegado en un Mercedes, así que —“

"Entonces Tory saltó antes de que Sky pudiera ser una listilla y dijo, '¿Montas?'" Ryder
sonrió, y Tory le devolvió la sonrisa mientras revivían la escena juntas. "Dije, 'No, pero
qué tan difícil puede ser?'"

"Eras tan mocosa," Tory dijo. "Skyler dio un resoplido y dijo, 'Mucho más difícil de lo
que piensas, chica'."

"Yo, por supuesto, tomé eso como una especie de desafío. No me gusta que me llamen
chica."

"Entonces Ryder le dijo a Skyler, '¿Así que lo montas?'."

"Ustedes dos eran tan fáciles de engañar."

"Eso dices."

"Es la verdad."

"Está bien, niñas, concéntrense en mí."

Ryder volvió a la historia. "Skyler se envanece y dice, 'Todavía no, pero montaré a este
tipo tan grande tan pronto como Kate diga que está bien'. No pude resistirme a tomarle el
pelo, así que le dije, ‘¿Crees que es grande? He visto caballos más grandes’."

Tory estiró la mano y le dio un ligero manotazo en la parte posterior de la cabeza. "Fue la
primera vez que esta instigadora nos metió a todas en problemas al provocar a Sky para
que hiciera algo que no debería hacer."

"De todos modos, Sky dice, 'Tú probablemente te mojes los pantalones si te pongo en esa
silla de montar'. Le dije, ‘Pruébame’."

XWPColección: Página y Facebook 62


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Lo siguiente que sé es que Skyler me pasa las riendas y levanta a esta idiota en la silla de
montar," Tory dijo. "Nunca olvidaré que ella nos sonrió, agarrando un puñado de la crin,
y diciendo ‘A la caza' justo antes de patear a ese semental duro en los costados y las
riendas escapárseme de las manos."

"¿Te caíste?"

Tory respondió por ella. "Diablos, no. Las riendas se arrastraban y los arciones eran
demasiado largos para que ella pudiera poner los pies en los estribos, pero se inclinó sobre
el cuello de Dante y se sostuvo de su melena como si le fuera la vida en ello.”

Ryder se rió entre dientes. "Sky gritaba como una loca y Kate salió corriendo. Asustó
tanto al caballo, que lo siguiente que supe fue que él estaba pasando sobre el barandal y
nos dirigimos hacia el camino de entrada."

"Skyler cruzó corriendo el camino hacia el anillo interior donde algunos chicos estaban en
medio de una lección," Tory dijo. "Le arrebató a uno de ellos un caballo, lo montó y fue a
perseguirla."

"En realidad, me alegré de ver a Sky aparecer, porque no tenía ni idea de cómo iba a
detener a ese semental."

"Puedo imaginar lo que ella debe haber dicho cuando te atrapó," Leah murmuró mientras
escribía.

"Lo raro fue que no dijo nada al principio. Ella simplemente agarró las riendas del
semental y nos ralentizó hasta un caminar, luego se dirigió de regreso.” Ryder agachó la
cabeza, sorprendida de que el recuerdo le atragantara la garganta y le humedeciera los
ojos. "Estábamos a mitad de camino antes — "

"Antes de girarme hacia ella y decirle, 'Tienes las pelotas más grandes que he visto en una
chica'."

Ahora, Skyler estaba de pie en la puerta, y Ryder se preguntó si sus dos amigas habían
aparecido porque tenían curiosidad o porque eran hermanas mayores protectoras. Ella
votó por lo último.

"Luego me preguntó si iba a subir a un caballo y tomar clases aquí. Le dije, 'Creo que eso
depende de la Sra. Parker. Creo que Eleanor me está abandonando aquí para que ya no
tenga que lidiar conmigo."

XWPColección: Página y Facebook 63


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Skyler asintió. "Eso me dijo que iba a ser uno de los hijos de Kate como el resto de
nosotros, no uno de esos ricos mocosos que siempre culpaban a sus caballos en lugar de a
sus pésimos jinetes cuando no ganaban cintas."

"Aún así, sé que debiste haberla regañado por haberse largado en ese semental," Leah le
dijo a Skyler.

"No. Le dije que el regaño que obtendría de Kate sería mucho peor que cualquier cosa que
se me ocurriera."

Ryder asintió. "Entonces ella me dijo que no me preocupara por eso. Solo mantén la boca
cerrada hasta que termine, y luego prometo que no volvería a hacerlo. Ella dijo que Kate
nunca se quedaba enojada, y tenía razón."

Leah tipeó otro minuto, luego miró a Skyler y Tory. "Esto es bueno, chicas, y me alegro
de que hayan venido, pero tengo que terminar la entrevista con Ryder a solas."

Tory se puso de pie. "Bueno. Recibimos el mensaje. Vamos, Sky, necesito repasar el
historial de los potros de las yeguas que acabo de revisar.” Le dio a Leah otro beso rápido
y las dos desaparecieron por el pasillo hacia la oficina de la granja.

"Tus antecedentes son — " Leah revisó sus notas. "Tus antecedentes son las carreras de
adiestramiento, eventos, polo y carreras de obstáculos en Europa. Esos son deportes
realmente caros, y las personas que participan no son exactamente de clase media.
Cuando cambiaste al rodeo y a la multitud que escupe tabaco, te resultó difícil encajar?"

Ryder se rió. "Parte de esa multitud puede tener un tabaco en sus mejillas, pero muchos
de ellos tampoco son exactamente de clase media. Hay grandes sumas de dinero detrás de
esto. Es solo una cultura diferente. Además, no estoy allí para encajar. Estoy allí para ser
notada.” Las palabras salieron de su boca antes de que tuviera tiempo de evaluarlas.

"¿Como el tipo de notoriedad que obtuviste al robar un semental cuando eres una niña?"

"Quise decir que tengo que destacar lo suficiente como para atraer patrocinadores y
fanáticos."

"Y has tenido éxito en atraer a varios patrocinadores importantes. ¿Fue difícil?”

"Realmente no. Respaldan a los jinetes que creen que tendrán su marca más frente al
público. Yo hago eso."

"¿Tienes tantos admiradores?"

XWPColección: Página y Facebook 64


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Algunas personas están allí animándome. Pero probablemente diez veces más están
mirando porque están esperando que la mujer sea pateada en el culo por un toro
enojado. A mis patrocinadores no les importa por qué están mirando, solo que ocho mil
personas están en sus asientos con los ojos pegados a la rampa donde saldré con una
camisa con su logotipo en ella."

Hablaron durante varios minutos sobre el equipo de protección que usaba, y luego Leah
volvió a la gran pregunta.

"¿Por qué montar caballos broncos y toros?"

Ryder se dio cuenta de que era la pepita de oro que Leah estaba buscando para aumentar
la apuesta del artículo. Sin embargo, no estaba segura de poder dársela, porque incluso
ella no había podido poner las manos sobre ello.

"No lo sé. Tal vez porque dijeron que no podía."

"Entonces, quieres demostrar que las mujeres también pueden hacerlo?"

"No. No creo que quiera llevar el peso de todo mi género sobre mis hombros. Esto es solo
sobre Marc Ryder. Solo se trata de mí y de la emoción que siento al hacerlo."

Capítulo Ocho

Ryder escaneó el área mientras estacionaba la camioneta que Skyler le había prestado. El
crepúsculo se había asentado, pero los estantes de las luces del techo iluminaban tres
campos de béisbol todavía llenos de jugadores. No mucho ha cambiado.

La nueva pintura iluminaba los dugouts de bloques y el pequeño edificio que albergaba
los baños y un puesto de comida, pero los patrocinadores se anunciaban en los uniformes
y muchos de los jugadores en los campos estaban familiarizados.

Ella hizo una mueca cuando se dejó caer al suelo desde la alta camioneta doble, tomando
la mayor parte de su peso en su pierna derecha. Había estado pagando por su jugueteo con
Bridgette, pero, maldita sea, valía cada paquete de hielo y varias sesiones de terapia
insoportables que había padecido desde entonces. Deslizó la correa de su silla de
campamento sobre su hombro y caminó lentamente, con cuidado de cambiar su peso a su
bastón hasta que los músculos que habían sido rasgados y cosidos se aflojaran.

XWPColección: Página y Facebook 65


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Encontró el lugar perfecto entre las vallas de dos campos y se acomodó para mirar los dos
juegos.

"Oh Dios mío. Mira quién está aquí."

Ryder se levantó y se volvió, sonriendo. Los últimos años habían sido amables con su
vieja amiga, cuya espesa mata de pelo oscuro y suave piel aceitunada era un testimonio de
su herencia hondureña. "Desiree, tan hermosa y sexy como siempre."

Pequeña pero fuerte, Desiree la abrazó con fuerza, luego la besó con firmeza en los
labios. Dio un paso atrás. "Sigues siendo una zalamera. Déjame mirarte." Deslizó sus
manos por los brazos de Ryder y apretó los bíceps duros. "Maldita sea, mujer, estás mejor
que bien." La mirada de Desiree se posó en la rodillera. "¿Qué te has hecho, sexy?"

Ryder le guiñó un ojo. "Se está curando muy bien, pero es posible que quieras tener
cuidado con los besos. No puedo correr lo suficientemente rápido ahora como para
alejarme de esa gran butch con la que te casaste."

Desiree la miró con reproche. "Te vimos en ESPN. No sé qué te pasa. Skyler te enseñó a
montar caballos grandes y hermosos, no toros. Montar toros es estúpido. Por eso los
hombres lo hacen."

"El dinero es bueno y las mujeres se arrastran una sobre la otra para meterse en mi cama."

Desiree chasqueó la lengua. "Tu cama nunca ha estado vacía. Debería advertirte. Hay más
que unas cuantas de tus viejas conquistas esta noche."

"Bueno, me imagino que el estatuto de limitaciones se ha acabado en todo lo que hice


hace doce años."

"La ira de una mujer no tiene limitaciones." Dobló la silla de Ryder y se la colocó debajo
de un brazo mientras enganchaba su otro brazo con el de Ryder. "Será mejor que vengas
conmigo para protegerte. Lou y todas están jugando en el campo tres."

Ella se rió hacia Desiree, que tenía la mitad de su tamaño pero era el doble de
luchadora. Extrañaba esto. Se sentía extraño pero realmente bueno ver a sus amigas otra
vez.

Bridgette negó con la cabeza ante la llamada de Lou para una bola rápida. Era la parte
superior de la novena entrada con el marcador empatado en cinco carreras cada
uno. Había dos outs y el conteo era de dos bolas, un strike. La siguiente era la bateadora

XWPColección: Página y Facebook 66


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

del otro equipo, y estaba segura de que esta bateadora tocaría la base y le daría el hit de
barrer con todo para la oportunidad de romper el empate.

Lou le dio la señal de ‘lo que sea’ y la preparó para ponerse en cuclillas para atrapar el
lanzamiento, pero Bridgette miró un segundo más a la bateadora, complacida de verla
cambiar su peso ansiosamente hacia la caja de bateo. Oh si. Ella iba por un toque.

El prepararse para lanzar era suave, y cuando la bola salió de su mano, sabía que se
quebraría perfectamente hacia adentro. Echó un vistazo al pequeño extremo del bate cerca
de la mano de la mujer para que surgiera y detrás de la base de bateo. Lou fue detrás de
ella sin éxito y regresó al plato para hacer señales para una bola curva.

Bridgette negó con la cabeza. Los hombros de Lou se desplomaron y se levantó y


murmuró algo al árbitro.

"Tiempo," gritó el árbitro.

Lou era la compañera tranquila y constante que anclaba a una Desiree muy volátil. Pero
su rostro era una imagen de sudorosa frustración mientras caminaba hacia el montículo.

"No sé qué te ha picado en el culo esta noche, pero no estás de acuerdo con cada
lanzamiento que he pedido," dijo suavemente para que el otro equipo no la oyera.
"Además de eso, el viejo Denny me ha dado un rodillazo en la espalda antes de cada
lanzamiento. Hemos pasado dos entradas extra y me duelen las rodillas,
Bridge. Acabemos con esto."

Ella giró la pelota en su guante y miró al suelo. Lou tenía razón. Había ignorado algunas
de las decisiones solo porque no estaba de humor para jugar softball esta noche. Enfadada
consigo misma por su colapso nervioso en el estudio, se sentía irritable y contraria. Sabía
que estaba mal, pero no estaba lista para bajar sus defensas. Le dirigió a Lou una mirada
dura.

"Sabía que iba a hacer un toque. Ella hubiera clavado una bola rápida en la línea de
tercera base y aventajar."

Lou se secó la cara con la manga, su expresión era la misma que cuando tenía que
manejar uno de los estados de ánimo de Desiree. "No estoy implicando que hayas tomado
malas decisiones. Eres la única en este equipo que jugó béisbol colegial con una
beca. Solo dime qué vas a lanzar así estaré lista para eso."

"Ella no intentará tocar porque será un out automático si falta. Si se amontona en la base,
te daré esa bola rápida que has estado esperando toda la noche. Pero supongo que ella
retrocederá y bateara fuerte. Así que estoy planeando lanzar una bola curva lenta."

XWPColección: Página y Facebook 67


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Lou asintió. "Buen plan."

Ella comenzó a caminar hacia la base de bateo, pero Bridgette la llamó.

"Eres la segunda en batear cuando nos toque después. Si poncho a esta chica, tienes que
prometerme clavarla a la cerca para que podamos irnos a casa."

Lou sonrió. "Cariño, la golpearé por encima de la cerca solo para no tener que correr las
bases sobre estas viejas rodillas cansadas."

"De acuerdo."

Obviamente irritada porque su consulta había paralizado el juego, la bateador se tomó su


tiempo para quitar el barro de sus tacos por décima vez, practicando su balanceo, y
reorganizando el polvo en la caja de bateo. Bridgette esperó tranquilamente a que se
acomodara de nuevo en la esquina de la caja, con el bate en alto.

Ella golpeó su guante fuertemente contra su pierna mientras soltaba la pelota para engañar
a la bateadora haciéndole creer que la había lanzado con fuerza. Casi funcionó. El bate se
hundió un poco, pero la bateadora vaciló cuando reconoció la velocidad lenta y retrocedió
para ajustarse. Lo que falló en interpretar fue el lanzamiento mientras cambiaba a la base
de bateo, y balanceó al aire.

La multitud, que había incrementado mientras los otros campos se vaciaban, vitorearon y
gruñeron ruidosamente.

Bridgette aceptó los chocar los cinco de sus compañeras de equipo, luego se dejó caer con
gratitud en el banco en la esquina trasera del dugout. Lou también se dejó caer para
quitarse las espinilleras y el protector del pecho.

"Buen trabajo, as."

"Gracias. Tu turno ahora. Por encima de la valla, dijiste."

Lou le guiñó un ojo. "Una promesa es una promesa."

"Oye, Lou. ¿Quién es la nueva acompañante de Desiree?" Kristin, la miembro más joven
y más nueva del equipo, señaló hacia las gradas donde un grupo de jugadoras se
arremolinaba alrededor de Desiree y Ryder. Lou se levantó, bloqueando la línea de visión
de Bridgette.

XWPColección: Página y Facebook 68


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno, que me pateé una mula. Me pregunto cuándo esa perra callejera llegó a la
ciudad."

"¿La conoces?" Kristin torció los dedos en su rubia cola de caballo. "Es sexy."

"Claro, esa es —"

"¡Bateadora!" La primera bateadora había salido volando dentro del campo de juego, y el
árbitro llamaba a Lou.

"En camino," Lou dijo, agarrando su bate y su casco.

Bridgette se puso de pie y dio un codazo a través de sus cansadas compañeras de equipo a
la cerca de cadena que protegía el dugout. "Vamos, chicas. Presten atención." Ella ahuecó
sus manos alrededor de su boca y gritó. "Fuera del campo de juego, Lou. Mejor agáchate,
lanzadora."

Las otras jugadoras se unieron a los gritos mientras Lou apoyaba el bate en su hombro y
observaba un lanzamiento alto y afuera.

"¡Bola! El conteo es uno y bueno," el árbitro dijo.

La lanzadora nerviosamente frotó la pelota contra la pierna de sus shorts mientras que
Lou retrocedió e hizo algunos balanceos de práctica. Ella sonrió y apuntó su bate hacia
Desiree y Ryder, luego se acercó a la base de bateo.

Bridgette oyó el fuerte crujido de la pelota golpeando el bate de aluminio y el entusiasta


aplauso a su alrededor, pero sus ojos estaban fijos en Ryder. El calor comenzó en su
vientre y ardió hasta las mejillas. La nube oscura que la había estado siguiendo todo el día
se levantó instantáneamente.

No se movió cuando las otras salieron del dogout para felicitar a Lou. Ella estaba viendo a
Ryder escanear el equipo. ¿ La estaba buscando? Sus miradas se encontraron y Ryder
sonrió.

"No puedo creer que esa perra tenga el valor de presentarse aquí." Fran, la primera base
pelirroja, tampoco había abandonado el dugout.

"¿La conoces?"

El equipo regresaba tranquilamente después de darle la mano a las perdedoras.

XWPColección: Página y Facebook 69


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Trish, la segunda base, intervino. "Esa es Marc Ryder. Ella es famosa."

"Más como infame. La perra se ha acostado con todas en la ciudad."

El veneno en la voz de Fran sorprendió a Bridgette.

"Escuché que estaba paralizada del cuello hacia abajo y atrapada en un asilo de ancianos
de Texas," Vic dijo, la jardinera central.

"Obviamente, eso no es verdad. Pero si ella no estuviera allí, lo habría creído después de
ver ese video en ESPN," Trish dijo.

"¿ESPN?" Bridgette buscó en su memoria todo lo que Ryder había dicho que podría darle
una pista.

Soy una jinete profesional.

"Ella hace rodeo. Monta toros con los chicos. Estaba clasificada entre los diez primeros,
pero se equivocó muy feo hace un par de meses. Mostraron el video alrededor de un
millón de veces. Ese toro la lanzó al aire como un juguete y la pisoteó."

Bridgette se agarró a la cerca y los ásperos eslabones de la cadena le cortaron en sus


dedos. Todo estaba girando. Monta toros. Ella no podía respirar. Se agarró fuerte y
respiró profundamente para soltar la banda de ansiedad que apretaba su pecho. Ella monta
toros. Ella tenía que irse. Tenía que irse antes de que Ryder la encontrara. Agarró su bolsa
de equipo y se dirigió hacia su auto.

"Oye, Bridgette, espera. ¡Bridgette!"

Ella fingió no haber escuchado a Ryder llamarla o verla separarse de sus amigas para
cojear detrás de ella. Miró al frente y caminó más rápido, directamente hacia un niño que
corría para unirse a su madre. Bridgette lo agarró del brazo antes de que él se cayera al
suelo. "Oh, Dios, lo siento. No te he visto Te lastimaste?"

La madre del niño se acercó. "Él está bien. Ya conoces a los chicos, simplemente salen
sin fijarse." Frunció el ceño hacia su hijo. " ¿ Y si hubiera sido un auto en lugar de una
persona? Debes ser más cuidadoso."

El chico se sacudió el regaño de su madre. "Lo siento. ¿ Puedo comprar algunos


cacahuetes antes de irnos?”

XWPColección: Página y Facebook 70


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Solo si caminas y no atropellas a nadie más." Ella puso los ojos en blanco y se giró hacia
Bridgette mientras el niño salía corriendo. "Lo siento, y lo estará, también, cuando lo
lleve a casa."

"En verdad, no seas tan duro con él. Yo tampoco estaba mirando.” Se inclinó para recoger
la bolsa de equipo que se le había caído. Cuando se enderezó, la mujer se había ido y
estaba cara a cara con Ryder.

"Hola." Las mejillas de Ryder se llenaron de hoyuelos y sus dientes brillaban blancos en
la penumbra.

"Hola." Bridgette se removió en sus pies, buscando algo que decir. Maldita sea. Ryder se
veía bien.

Mejor que bien Iba vestida con jeans ajustados lavados a la piedra, semi oxford y una
camisa blanca y fresca con las mangas enrolladas hasta la mitad de sus antebrazos.
"Acerca de esa clase de arte — "

La sonrisa de Ryder se atenuó. "Uh oh. Problemas."

Pero no se estaba refiriendo a lo que Bridgette estaba a punto de decir. Bridgette apenas
tuvo tiempo de apartarse del camino cuando Fran irrumpió furiosa.

"He estado esperando mucho tiempo para hacer esto."

Bridgette se sobresaltó cuando Fran le dio una bofetada que dejó el contorno de su mano
en la mejilla de Ryder.

Ryder no se movió. Ni siquiera se había estremecido cuando Fran retrocedió para


golpearla.

"Ahora lo tienes," dijo. "Y te debo una disculpa. Lo siento. Pero fue hace doce años y
éramos solo niñas. Déjalo ir."

Los ojos de Fran se llenaron de lágrimas. "Ojalá ese toro hubiera roto tu cuello sin valor."

Bridgette se quedó sin palabras mientras Fran se alejaba.

"Lo siento por eso. Vieja historia. Habíamos salido algunas veces cuando conseguí una
oferta de trabajo en el circuito de doma clásica. Tenía dieciocho años y estaba ansiosa por
ver el mundo y de alguna manera me fui sin decírselo."

XWPColección: Página y Facebook 71


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No es asunto mío."

"Simplemente no quería que pensaras ... bueno, no importa. ¿ Ya comiste? ¿ Podría


invitarte a cenar, o a tomar un café y postre?”

"Gracias pero no. Tengo una clase temprano mañana."

"¿Almorzamos mañana?"

"Estoy ocupada." Bridgette se dirigió hacia su auto.

Ryder parecía confundida y cojeó detrás de ella. "Recibiste mi nota, ¿verdad? Tenía una
cita que no podía perderme. Hubiera llamado, pero no me diste tu número de
teléfono. Llamé a la escuela de arte, pero tampoco me dijeron nada. No sé cuándo ni
dónde aparecer en tu clase."

Bridgette se detuvo. "Sobre eso. Hemos contratado a una modelo diferente. Te has
librado." Ella comenzó a caminar.

"Espera." Ryder la agarró del brazo. "Pensé que nos divertíamos."

Se detuvo de nuevo y se enfrentó a Ryder. Ella nunca hubiera adivinado que esta mujer
era tan estúpida como para jugar con los toros para ganarse la vida. "Fue divertido. Fue es
la palabra clave aquí."

" ¿ Así que fuimos una aventura de una sola noche?" La sorpresa, un destello de dolor,
luego el desafío brilló en la hermosa cara de Ryder. "Bien. Puedo hacer eso. Simplemente
no te había tomado como de ese tipo."

"Entonces estamos parejas. Nunca hubiera adivinado que eras tan idiota tampoco."

Capítulo Nueve

Ryder parpadeó para quitarse el sudor que goteaba en sus ojos, luego bajó la cabeza y
pedaleó fuerte y rápido sobre la bicicleta estacionaria. Los músculos de su pierna
lesionada gritaron, pero apretó la tensión de la bicicleta otro nivel y se levantó para
apoyar todo su peso en sus piernas para una última escalada.

XWPColección: Página y Facebook 72


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Sus cuádriceps se abultaron y sus pantorrillas se agarrotaron de su sesión de una hora de


duración, pero agradeció el dolor y el esfuerzo de castigo. Cuanto más dolía, menos
pensaba en el aguijonazo de la despedida de Bridgette.

Nunca hubiera adivinado que eras tan idiota tampoco.

¿ Qué diablos significa eso? ¿ Alguien en el campo de softball había dicho algo que
molestó a Bridgette?

No era como si no pudiera encontrar muchas otras mujeres con quienes dormir. Aún así,
volvió a reproducir la noche una y otra vez en su mente, buscando algo que hubiera dicho
o hecho mal.

Olvídalo. No hay respuestas cuando alguien te deja. Al igual que sus padres que viajan
por el mundo, que la abandonaron para ser criada por su abuela. Como su abuela, que la
dejó en un programa para menores para que pudiera pintar sin las necesidades de una niña
que la molestara.

Ella había aprendido pronto a golpear la puerta primero para que no quedaras con un ego
dañado. Estaba irritada porque no lo había visto venir con Bridgette.

"Trabajando esa pierna tan duro, tan pronto solo te hará retroceder."

Estaba tan absorta en sus pensamientos, que no había visto a Jessica entrar al gimnasio del
centro ecuestre. Se sentó de nuevo en la silla de montar de la bicicleta y redujo la
velocidad de sus pies a un ritmo de enfriamiento.

"Quién no arriesga no gana," dijo, aceptando la toalla que Jessica le ofreció para limpiarse
el sudor de la cara.

"Un fisioterapeuta muy sabio me dijo una vez que demasiado dolor es un buen indicador
de que estás presionando muy duro, muy pronto." La mirada de Jessica era curiosa.
"Definitivamente parecías como herida."

Se limpió la cara otra vez, como si pudiera borrar la expresión que la había traicionado.

"Nah. Solo hago caras extrañas cuando estoy concentrada." Se dio cuenta de que Jessica
no se lo estaba creyendo, por lo que ofreció su patentada sonrisa arrogante estilo Ryder
que solía cerrar la puerta a su pequeña e insegura Marci Ridenhouer muy en el
fondo. "¿Viniste a nadar?"

XWPColección: Página y Facebook 73


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

El complejo de gimnasio incluía una piscina cubierta y una bañera de hidromasaje junto a
la sala de ejercicios, y podía ver un traje de baño debajo de la bata de felpa que Jessica
llevaba atada holgadamente alrededor de su vientre bastante grande.

"Parece que mi espalda duele constantemente estos días, y la piscina me ayuda." Ella hizo
una mueca. "Pero me mareé un poco en el agua hace un par de semanas, así que Skyler
me hizo prometerle que no iba a nadar sola hasta que llegara el bebé. Esperaba poder
convencerte de que me acompañaras, así no tengo que pedírselo a ella. Tiene tanto que
hacer, tratando de administrar su trabajo y la mayor parte del mío también."

Ryder se bajó de la bicicleta. "Claro, no me importa." Estar cerca de alguien con ocho
meses de embarazo la ponía un poco nerviosa, pero también se sentía curiosamente
protectora. "La piscina probablemente será buena para mí."

Nunca pensó que las mujeres embarazadas fueran atractivas, pero Jessica era realmente
hermosa. Su espeso cabello negro se acomodaba en una capa brillante sobre los hombros
y proporcionaba el marco perfecto para sus ojos azul hielo y su rostro radiante. Estaba
feliz de que Skyler hubiera encontrado a esta increíble mujer, pero no pudo evitar estar un
poco celosa de su unión. Era algo que nunca había tenido, que nunca tendría.

"El jacuzzi primero, para relajar mi espalda," Jessica dijo.

Ryder frunció el ceño. No sabía nada sobre estar embarazada, pero había leído las
advertencias que siempre figuraban en las piscinas de los hoteles. "Pensé que las mujeres
embarazadas no debían meterse en los jacuzzis."

"Skyler bajó la temperatura así que estoy a salvo durante unos diez minutos a la vez."

Sus shorts de licra y su top sin mangas eran un traje de baño adecuado, por lo que Ryder
se deslizó con cuidado en el jacuzzi hundido y levantó la mano para ayudar a
Jessica. Cuando la bata de felpa cayó al suelo, ella se quedó mirando. Una larga cicatriz
blanca corría por el muslo de Jessica, y varias otras cruzaban su rodilla. Cuando levantó la
vista, Jessica la estaba mirando.

"Sé un poco sobre las lesiones en las piernas," dijo, aceptando la ayuda de Ryder para
entrar al agua. "Tengo una articulación artificial en mi rodilla que terminó mi carrera de
equitación."

"Lo siento. No lo sabía."

De repente se avergonzó de no haberse mantenido en contacto con sus amigas. Había


pasado los últimos doce años vagando por el mundo sin pensar en las personas que había
dejado atrás. ¿Había crecido para ser como sus padres?

XWPColección: Página y Facebook 74


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Hubo un momento en el que pensé que competir en los Juegos Olímpicos era lo único
que importaba en la vida." Jessica bajó la mirada hacia su vientre para frotarlo. "Ahora,
parece tan poco importante."

No se le había ocurrido que más que el dinero y los lazos familiares calificaron a Jessica
para dirigir el centro ecuestre de alto nivel. " ¿ Que pasó? Quiero decir, si no te importa
decirme."

"No me importa." Jessica se hundió hasta la barbilla en el agua caliente y suspiró. "Dios,
esto se siente bien."

Se movió hasta que encontró el asiento con chorros de agua que masajearon su espalda
baja. "Comenzó con un accidente en un salto a campo traviesa. Mi caballo se rompió una
pierna y yo me rompí la mía. Lo sacrificaron allí mismo en la carrera, y tuve dos cirugías
para fijar mi fémur nuevamente y luego injertar un nuevo ACL (Ligamento cruzado
anterior) en mi rodilla."

"Eso es duro." Cerró los ojos ante visiones desagradables de la carrera de obstáculos de
Aintree.

Ella había visto varios incidentes como ese. El peor fue un caballo que se rompió el
lomo. Cuando abrió los ojos, Jessica la estaba mirando. "He visto algunos de esos
accidentes. No son bonitos."

Compartieron un momento de silencio, ambas perdidas en sus propios recuerdos


desagradables.

Ryder frunció el ceño. "No me di cuenta de que un ACL podría terminar una carrera de
equitación."

"En realidad, mi injerto de ACL habría estado bien si hubiera dedicado tiempo a una
rehabilitación adecuada. Pero las pruebas para el Equipo Ecuestre de Estados Unidos
estaban a solo unos meses de distancia."

Ryder negó con la cabeza. Podía ver a dónde iba todo esto. "Me pisotearon el costado de
la pierna. Me rompió la espinilla y me dislocó la rodilla, pero solo rasgó el ligamento por
dentro. El ACL se estiró solo un poco. La peor parte es la placa en mi espinilla."

Jessica asintió y miró el reloj en la pared. "¿Me ayudas a cambiarme a la piscina?"

Comenzaron a caminar el ancho del extremo poco profundo contra la suave resistencia
del agua. Ryder tuvo cuidado de mantenerse al alcance en caso de que Jessica resbalara o
flaqueara.

XWPColección: Página y Facebook 75


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Entonces, cómo conociste a Sky?"

La sonrisa de Jessica fue brillante ante la mención de Skyler. "Sabes, es extraño que no
nos conocimos hace años. Kate Parker y mi madre eran amantes cuando yo era joven, e
incluso cuando se separaron, todavía pasé veranos aquí con Kate. Dejé de venir cuando
tenía alrededor de doce años y entrenaba seriamente en Atlanta, donde vivíamos mamá y
yo. Por aquel entonces fue que Kate tomó a Skyler bajo su tutela.”

"Pero pensé que Kate y tu madre todavía estaban juntas. Skyler dijo algo acerca de que
estaban en Grecia en ese entonces."

"La paranoia de mamá las separó. Cuando crecí lo suficiente como para comenzar la
escuela, ella temía que tener dos madres me convirtiera en un blanco para los
intimidadores. También pensó que podría influir en mí para ser gay. Estaba equivocada en
ambos aspectos. Dado que me tuvo en la imagen que las separó, me alegré de ser la
catalizadora para volver a unirlas. Sky y yo estábamos entrenando seis días a la semana,
así que mamá tenía que venir a visitarme.” Jessica se rió entre dientes. "Solo necesitaba
ponerlas en la misma habitación. Después de todos esos años separadas, todavía estaban
enamoradas."

Ryder intentó imaginar el tipo de amor que podría durar años. Solo dos personas no se
habían alejado de ella. "Sky y Tory me enseñaron a montar."

"Sky es genial con los niños. Será una madre maravillosa." Jessica distraídamente pasó su
mano sobre la niña que ella y Skyler criarían juntas.

"¿Niño o niña?" Ryder preguntó.

"Es una niña, pero estaremos felices con cualquiera."

"Oh, si. Ustedes lo mencionaron cuando llegué aquí. ¿Es grosero preguntar cómo, uh, ya
sabes, lo hiciste?" Para su consternación, sintió que le ardían las mejillas. "Quiero decir,
fuiste a un banco de esperma?"

"Quería que nuestro hijo tuviera algo de Sky en ella, así que convencimos a Douglas para
que hiciera una contribución."

"¿El gemelo de Sky?"

"Sí."

Ella rió. "Pero él es un — "

XWPColección: Página y Facebook 76


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Un genio matemático muy dulce, muy consumado." La mirada aguda de Jessica la hizo
sentir como una niña reprendida. Iba a ser una gran madre también. "Es profesor en
Princeton, sabes?"

"¿De verdad? Bien por Douglas."

Completaron su ruta y comenzaron de nuevo.

"Pero volviendo a mi historia. Mi pierna apenas se curó cuando vine aquí con un caballo
nuevo y Kate me emparejó con Skyler como entrenadora."

"Fue amor a primera vista, ¿verdad?"

Jessica se rió. "Difícilmente. Chocábamos mucho al principio. Sky sabía que yo no estaba
lista, ni física ni emocionalmente, eso poco después del accidente. Pero estaba decidida.
Así que determiné que cuando el injerto de ACL comenzó a fallar, comencé a inyectarlo
con un agente anestésico para seguir saltando."

"No puedo creer que Skyler te dejó hacer eso."

"Ella no sabía. De todos modos, seguí presionando hasta que rompí por completo el
injerto y arruiné la articulación de la rodilla. Me alegro de que pudieran repararlo lo
suficiente con una articulación artificial para que pueda caminar. Estoy aún más
agradecida de que Skyler no me odiara cuando descubrió que se lo había ocultado."

"Entonces, la moraleja de tu historia es — "

"Hay cosas — tu calidad de vida, personas que se preocupan por ti — mucho más
importantes que otro trofeo."

"No para mí. Montar lo es todo en mi vida. Ninguna novia para atarme. Ninguna familia
en el país desde la muerte de mi abuela. De acuerdo con la tarjeta de Navidad anual, mis
padres viven ahora en algún lugar de Sudáfrica. Diablos, ni siquiera tengo un perro."

"Tienes a Skyler y a Tory. Eres la hermana que sus padres no les dieron.” Jessica se
resbaló un poco en el resbaladizo fondo de la piscina y Ryder la tomó de la mano para
estabilizarla. Cuando continuaron, Jessica no la soltó. "Y eso te convierte en una familia
para mí y para Leah también."

Ella se encogió de hombros, insegura de cómo responder. No sabía si quería amigas que
fueran como una familia.

XWPColección: Página y Facebook 77


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Lo de la familia no había funcionado exactamente para ella en el pasado. Sostuvo el brazo


de Jessica con fuerza mientras salían de la piscina, luego la ayudó a ponerse nuevamente
su bata.

"Gracias. Puede que no parezca mucho, pero ese pequeño ejercicio realmente hace que mi
espalda se sienta mejor. Parece que esta pequeña niña pasa la mitad del día dándome
patadas en los riñones," dijo.

Jessica la miró largamente, sus ojos amables. "Nos encanta tenerte aquí. Relájate y date
tiempo para sanar por completo."

Ella asintió, aunque sabía que nunca tendría tiempo suficiente para que eso sucediera.
Mucho más que su pierna necesitaba curación.

Ryder miró la mansión de ladrillo de dos pisos, sin saber por qué estaba parada allí.

Quizás fue la charla de Jessica sobre la familia y otras cosas en la vida. Tal vez era su
preocupación por otro artista que parecía no poder sacudirse. Independientemente de lo
que la había llevado a la puerta de la mansión de su abuela — ahora de Ryder — ya era
hora de animarse y lidiar con eso.

Eleanor White había fallecido hace casi cinco años. Ryder era la única hija de la única
hija de Eleanor. Pero Eleanor nunca se llevó bien con su hija, y los padres de Ryder no
habían vivido en los Estados Unidos desde que la dejaron como un gato callejero para que
Eleanor la criara. Supuso que esa era la razón por la que Eleanor la había designado como
la única heredera de la multimillonaria propiedad.

Pero en los años transcurridos desde la muerte de su abuela, apenas había gastado el
dinero o puesto un pie en la casa y los establos. Había dado instrucciones a su abogado
para que siguiera contribuyendo a las obras de caridad que tenía Eleanor y para asegurarse
de que la casa y los terrenos estuvieran seguros y atendidos como si todavía viviera
alguien allí.

Las flores florecían en macizos ordenados que rodeaban la casa y el césped


inmaculado. El largo camino de ladrillos estaba bien cuidado y libre de escombros. En el
interior, los muebles estaban cubiertos con sábanas blancas, figuras fantasmales en la
tenue luz. El zumbido del aire acondicionado central y las recientes marcas de la
aspiradora en las alfombras explicaban por qué la casa olía a fresca a pesar de estar
cerrada.

XWPColección: Página y Facebook 78


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Vagó de habitación en habitación, sacando recuerdos que había guardado y olvidado:


Eleanor entreteniendo a los clientes de arte en el enorme comedor y la sala de estar
formal, Eleanor mezclando colores en su cavernoso estudio, y su dormitorio de la infancia
que era su refugio y prisión.

Parecía más pequeño de lo que era cuando tenía ocho años. Aún así, cuántos niños tenían
una suite de tres habitaciones? No fue como si hubiera llevado a amigos a casa de la
escuela para jugar con ella.

Realmente no podía culpar a Eleanor. Ella nunca había tenido la intención de ser madre, y
mucho menos una abuela. No fue cruel, solo severamente bipolar.

El arte era su salvavidas. Cuando estaba deprimida, se escondía en su dormitorio oscuro


durante semanas y pintaba torturados lienzos a la luz de las velas. Cuando estaba maníaca,
se mudaba a su estudio lleno de sol y pintaba todo el día.

Ryder vivió durante los períodos maníacos. Al menos Eleanor hablaba con ella entonces y
la animaba a pintar también. Lo intentó, pero Eleanor nunca estuvo satisfecha con su
propio trabajo, mucho menos con el de una niña. El último intento de Ryder seguía
colocado en el caballete de su sala de juegos, rodeado de carteles del Equipo Ecuestre de
los Estados Unidos. Y estantes que contenían docenas de modelos de caballos.

Montar había sido su salvavidas. Cuando comenzó a tener problemas en la escuela, una
maestra preocupada convenció a Eleanor de que su nieta recibiría la atención que ansiaba
en el Centro Ecuestre de Cherokee Falls. Ella no era una de las menores remitidas por las
trabajadoras sociales al programa de Leigh Parker. Eleanor era lo suficientemente rica
como para comprar caballos y pagar las clases. Pero Ryder estaba tan magullada
emocionalmente como esos otros niños. Encontró amigos allí todos los días después de la
escuela y los Sábados, y Eleanor encontró la soledad que necesitaba.

Volvió al estudio, el cuál le recordó el departamento de Bridgette con ventanas altas y


descubiertas que inundaban la habitación con luz natural. ¿ Le gustaría a Bridgette
también este estudio? Ella se imaginó, rizos rubios cayendo sobre sus hombros, parada en
el centro, con los pinceles preparados para transferir sus emociones al lienzo.

Cerró los ojos. Casi podía saborear a Bridgette, sentir la suavidad de su pecho contra su
mejilla y escuchar el corazón de Bridgette latir salvajemente.

Ryder se estremeció. Rara vez le había dado un segundo pensamiento a una mujer
después de que la cita hubiera terminado. ¿Porqué ahora? Tal vez no era Bridgette lo que
ella realmente quería. Tal vez fueron todas las otras personas que salieron de su vida,
salieron de esta mansión.

XWPColección: Página y Facebook 79


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Llamaría al abogado mañana y le diría que vendiera todo — la casa, los muebles y el arte
de su abuela.

Su vida era simple ahora. Alquilaba un condominio amueblado y guardaba pocos


artículos personales además de su ropa y equipo de equitación. Podría empacar en una
hora y subir a un avión a su próxima aventura cuando el estado de ánimo la golpeara.

Sin casa para vender, sin muebles para enviar, sin relación para anclarla.

Capítulo Diez

Bridgette se apresuró por el campus, apenas notando el frío de Octubre. Otro semáforo en
rojo y habría llegado tarde a la clase de la tarde. Le llevó más tiempo de lo que esperaba
encontrar un nuevo juego de sábanas de seda. Compró azul oscuro para reemplazar las
rojas que había tirado.

Con suerte, su asistente de enseñanza había llegado temprano y estaba preparando a la


modelo que Bridgette le había sugerido que alistara para la clase de esta noche. Su físico
no ofrecería la misma lección que había planeado enseñar, pero una modelo andrógina
como Ryder era un hallazgo raro.

"Bridgette, un momento, por favor."

Apretó los dientes, pero se detuvo y forzó una sonrisa antes de volverse. "Dean
Blanchard. ¿Qué puedo hacer por ti?"

"Puedo tener un buena candidato para una donación a la subasta."

"Eso es maravilloso. He sacado algunos sondeos y debería tener algunos resultados para
informar al comité en unos días."

"Excelente. Sabía que eras la persona adecuada para el trabajo."

"Entonces, quién es tu posible donante?"

Él la miró con aire de suficiencia. "Me enterado que la nieta de Eleanor White está en la
ciudad por primera vez en años. Ella es la única heredera de esa propiedad, y la vieja
mansión todavía está llena de arte."

"¡Eleanor White! Ella murió hace casi cinco años. ¿Su colección está intacta?”

XWPColección: Página y Facebook 80


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Sí. El abogado que supervisa la propiedad es un amigo, y dijo que aparentemente la nieta
no está interesada en la colección de Eleanor. Está seguro de que probablemente podamos
convencerla de que done varias piezas como deducción fiscal."

"¿No has hablado con ella todavía?"

"No. Él no pudo darme su número de celular sin su permiso, pero tengo un número de las
amigas que ella está visitando. Está en mi oficina. Si tienes un momento, puedo
conseguírtelo."

“¿Quieres que la llame?”

Él frunció el ceño y se metió las manos en los bolsillos, obviamente tratando de decidir
cómo expresar lo que quería decir. "Mi amigo dijo, eh, que ella estaría más dispuesta si
una mujer hiciera la propuesta."

"Una mujer."

"Sí." Él levantó la barbilla y la miró a los ojos, como desafiándola a objetar su


honestidad. "Parece que, como tú, ella prefiere la compañía femenina. Y entiendo que es
considerada bastante atractiva para, uh, otras mujeres que prefieren mujeres."

"Dean Blanchard, viejo perro. Estás proponiendo que—?”

"Solo estoy sugiriendo que ella esté más receptiva a escuchar a una artista hermosa y
apasionada que a un viejo y malhumorado jefe de departamento." Él resopló. "Por el amor
de Dios, no te estoy pidiendo que salgas con ella. Solo convéncela sobre algunas de las
pinturas de su abuela."

Ella se rió de su consternación. "Está bien, pero llego tarde a mi clase vespertina. Voy a
pasar mañana y tener ese número."

"Muy bien. Mañana será lo suficientemente pronto."

Bridgette cerró la puerta del aula oscurecida y esperó a que sus ojos se acostumbraran.
Solo tenía seis estudiantes en este tutorial de bosquejo avanzado, y cada uno se sentó
delante de un caballete colocado en grupos centrados en la iluminación de la pista. Las
únicas otras luces en la habitación iluminaban el pequeño escenario donde la espalda del
modelo estaba girada hacia los estudiantes.

XWPColección: Página y Facebook 81


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella asintió con la cabeza a su asistente, Karen, quien le indicó que saldría del aula por
unos minutos. Después de dejar tranquilamente su bolso en el escritorio en el fondo de la
habitación, deslizó un CD de Bach en el pequeño equipo de música en el estante detrás de
ella. La música y las luces bajas relajaban y aislaban a los estudiantes del ruido del
pasillo. Estos pequeños toques, así como su experiencia, hicieron de Bridgette una de las
favoritas entre los estudiantes de arte serios.

Su asistente lo hizo bien. El modelo estaba desnudo, a excepción de un casco de estilo


griego que cubría la cara girada hacia la izquierda. Con los pies separados al ancho de los
hombros, el modelo agarró una larga lanza paralela al cuerpo, acentuando el bíceps bien
desarrollado. La mano derecha descansaba sobre la cadera del modelo, abultando el
músculo en la parte superior del hombro.

Bridgette frunció el ceño y entrecerró los ojos. Ella había usado a este modelo antes e
insistió en que se afeitara para el trabajo, pero él nunca antes había sido tan suave.

El reloj sonó y el escenario se oscureció.

"Un respiro de cinco minutos para el modelo. Estudiantes, pueden continuar dibujando o
tomar un descanso," anunció.

Karen regresó al salón de clases. "Estupenda modelo, ¿ eh? También coloque caballetes
para nosotros si quieres hacer un boceto. No sé dónde la encontraste, pero es un cuerpo
increíble."

" ¿ Ella? Pensé que te había dicho que llamaras a Jason porque la Srta. Ryder no estaría
aquí."

"Él no pudo hacerlo. Estaba a punto de llamar a la agencia para ver si podían enviar a
alguien pero encontré un mensaje en mi buzón que decía que la Srta. Ryder había llamado
para confirmar que estaría aquí después de todo. Pensé que el mensaje era tuyo."

"No. Ella debe haber llamado al secretario del departamento."

"Por suerte para nosotros, ¿eh? Será divertido ver quién se da cuenta de su género antes
de pasar a una vista frontal la próxima semana."

"No lo creo." No quería ver a Ryder desnuda, frente a toda su clase. Claro, sus estudiantes
eran artistas y habían dibujado modelos desnudos antes. Pero no un cuerpo que ella
conociera tan personalmente.

No este cuerpo con el que ella se había acostado. Follado. Tocado. Probado. Babeado
encima.

XWPColección: Página y Facebook 82


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿No crees qué?" Karen parecía confundida.

"Uh, no creo que ella regrese la próxima semana. Debería haberle explicado mejor. Le
dije que no viniera esta noche porque no puede estar aquí la próxima semana."

"Oh. Lo siento. Entendí mal."

"No te preocupes por eso. Hablaré con ella en el receso de una hora."

El timbre volvió a sonar y las luces del escenario se encendieron. Los estudiantes
trabajaron frenéticamente.

Estaba tan claro ahora. ¿ Cómo pudo no haber reconocido esa espalda, ese culo en el
momento en que entró? Contuvo el aliento.

Eran leves y casi curadas, pero definitivamente eran rasguños en la nalga izquierda de
Ryder. El vívido recuerdo casi le quita el aliento. Sus uñas se clavaron en el culo de
Ryder, instándola a empujar más fuerte, más rápido cuando estaba a punto de
venirse. Bridgette se sentó en el escritorio y apretó sus piernas para detener el latido en su
entrepierna. El calor se alzó en su cuello y miró alrededor para ver si alguien lo había
notado.

Pero todos estaban dibujando. Karen, también. Tomó algunas respiraciones profundas y
se reenfocó en su trabajo. Pasó de estudiante a estudiante, ofreciendo sugerencias y
comentando su trabajo. Cuando sonó el timbre, jaló de la cortina para ocultar el escenario
mientras Karen encendía las luces del techo.

"Tienen veinte minutos para trabajar en sus bocetos, y luego la modelo volverá con una
pose diferente para la segunda mitad de la clase," dijo a sus alumnos antes de deslizarse
detrás de la cortina para enfrentar a Ryder.

Ella recogió la bata arrojada sobre un banco acolchado que se usaría para la siguiente
postura y la sostuvo mientras Ryder se quitaba el casco. Se llevó el dedo a los labios y
señaló la puerta de su pequeña oficina que servía de vestidor.

Ryder se puso la bata alrededor de los hombros, pero la dejó abierta mientras la
seguía. Bridgette cerró la puerta y se giró para mirarla.

"¿Qué estás haciendo aquí?" Exigió en voz baja.

"Vine a hacer lo que dije que haría."

XWPColección: Página y Facebook 83


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Mantén la voz baja. Estas paredes son delgadas."

El cabello de Ryder estaba empapado de llevar el casco metálico bajo las luces
calientes. El sudor goteaba por su cuello, entre sus pechos, y sobre las marcas de su
abdomen.

"Cierra tu bata, por favor."

"Tengo calor," Ryder dijo, exponiendo un pecho mientras levantaba el cuello de felpa
para secarse la cara. "Además, no es nada que no hayas visto antes." Ryder dio un paso
más cerca y respiró su aroma especiado. "Algo que estaría feliz de mostrarte de nuevo, si
quieres."

Dios, ella sí quería. Desesperadamente. Esta habitación era muy pequeña. Ryder estaba
demasiado cerca. Ella necesitaba salir de aquí.

"Hay agua embotellada en la pequeña nevera de allí. Te sugiero que bebas lo suficiente
como para mantenerte hidratada bajo las luces." Señaló a la derecha. "El baño está por esa
puerta." Estaba balbuceando. Ryder obviamente estaba familiarizada con el baño porque
allí era donde se había desnudado antes de que comenzara la clase.

Bridgette se presionó contra la puerta su espalda cuando Ryder dio otro paso adelante. La
bata había caído atrás sobre sus hombros, dejando al descubierto sus pechos. Sus pezones
tensos estaban tan cerca, Bridgette casi podía sentirlos tocando los suyos. Los ojos de
Ryder eran chocolate líquido, su mirada se derritió.

"No," susurró cuando los labios de Ryder rozaron los de ella.

"No puedo evitarlo," Ryder murmuró.

El beso fue lento y lánguido. Ryder tenía la lengua caliente, pero su boca era suave.
Agarró la bata de Ryder para alejarla, pero en lugar de eso la acercó más. Presionada entre
la puerta a su espalda y el duro cuerpo de Ryder, ella gimió y deslizó su mano hacia abajo
para agarrar el firme trasero de Ryder.

Cuidadosamente. Sin uñas, sin marcas.

Los dedos de Ryder rozaron su mejilla y se deslizaron para agarrar la parte posterior de su
cuello. Los callos de la mano de Ryder eran ásperos contra su piel.

Luego recordó por qué Ryder tenía callos en la mano derecha. Ella la apartó.

XWPColección: Página y Facebook 84


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Detente. Esto no va a pasar."

"Después de la clase, entonces." La voz de Ryder era ronca.

"Nunca. No va a volver a suceder. Jamás." Se alisó la camisa y se secó los labios, como si
pudiera borrar el beso. "Tienes quince minutos antes de que Karen regrese y te prepare
para la próxima sesión. Posarás durante quince minutos, tomarás un descanso de cinco
minutos y posarás por quince más. Después de eso terminaste."

"¿Cuándo es la próxima clase? Karen dijo que era un acuerdo de dos noches."

"No estarás aquí para una segunda noche." Se deslizó por la puerta antes de que Ryder
pudiera decir más.

Cuando las luces se atenuaron y la cortina se retiró para la siguiente sesión, se alegró de
que Karen hubiera seguido cuidadosamente sus instrucciones.

Ryder era una guerrera griega, recostada en el banco acolchado, apoyada en su brazo
izquierdo, con los hombros vueltos hacia los estudiantes. Su pierna izquierda en curación
yacía estirada en el banco, mientras que la derecha estaba doblada para apoyar su brazo
descansando casualmente sobre su rodilla.

Pero no estaba completamente desnuda. La armadura de cuero cubría sus hombros y


pechos. Habían quitado a propósito la placa del vientre correspondiente para exponer su
musculoso abdomen. Sujetada a la armadura, una capa carmesí cubría su espalda y se
retorcía sobre su cadera para cubrir discretamente su entrepierna.

Aún así, la identidad femenina era obvia para Bridgette. La falta de vello corporal, la
forma de la caja torácica, las muñecas elegantes y las manos finamente estilizadas eran
reveladoras. ¿Sus estudiantes los reconocerían?

A pesar de su frustración por el hecho de que Ryder estuviera aquí, en su clase, se deleitó
con la lección que esta sesión le proporcionaría a sus artistas en ciernes.

Las mirillas del casco eran insondables agujeros negros bajo la iluminación del escenario,
pero podía sentir a Ryder mirándola. Ella le devolvió la mirada, con cuidado de mantener
su expresión estoica a pesar de que su boca estaba seca y su corazón latía con fuerza.

Observó cómo los músculos abdominales tensos se contraían y se expandían con cada
respiración. Luego se aquietaron, como si Ryder estuviera conteniendo la respiración, y se
dio cuenta de que inconscientemente se estaba lamiendo los labios resecos.

XWPColección: Página y Facebook 85


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Se pasó la lengua por los labios otra vez, inexplicablemente contenta cuando los músculos
se sacudieron, confirmando que ella no era la única afectada por su proximidad.

Sintiéndose más en control, fue al caballete que Karen le había preparado y comenzó a
dibujar. Pronto, se sumergió tan profundamente, bosquejó a través de los descansos y
nunca levantó la vista cuando Karen colocó la cortina en el escenario e instruyó a Ryder
sobre cómo salir sin caminar por el aula después de vestirse.

"¿Quieres quedarte un rato más?"

Se sorprendió al mirar hacia arriba y ver el salón de clases vacío. Karen ya había
guardado los suministros y se encontraba cerca de la puerta.

"Estaba a punto de salir," Karen dijo. "¿Necesitas algo más?"

"No. Cielos. No me di cuenta de que era tan tarde. Sigue adelante. Necesito lavarme.
Cerraré el aula."

Ella cuidadosamente guardó el dibujo en su oficina y se lavó el carboncillo de sus


dedos. La bata y el disfraz que Ryder había usado yacían sobre el pequeño sofá. Miró
fijamente la capa carmesí y se dio cuenta de que el color no había desencadenado otro
ataque de ansiedad. De hecho, estaba tan concentrada en Ryder, que ni siquiera había
dudado mientras dibujaba la capa. El alivio la inundó, e hizo una nota mental para
devolver el casco y la armadura al departamento de drama mañana.

Era tarde cuando salió a la fresca noche, pero se sintió sorprendentemente bien. Algunos
estudiantes aún se estaban moviendo entre los edificios y su auto no estaba muy
lejos. Tarareaba para sí misma mientras caminaba, disfrutando de la noche clara.
Entonces se detuvo.

Una figura oscura estaba sentada en la cajuela de su auto. Aminoró la marcha y miró a su
alrededor. Una joven pareja estaba sentada a poca distancia en un banco, por lo que no
estaba sola. Cuando se acercó cautelosamente, la figura se giró y la luz de la calle reveló
la cara de Ryder.

Dejó escapar el aliento y caminó directamente hacia el automóvil.

"Si necesitas un aventón, puedo llamarte un taxi," dijo, abriendo la puerta. El dolor que
brilló en las facciones de Ryder la hizo arrepentirse instantáneamente de su cáustica
oferta.

"No necesito un aventón." Ryder se bajó de la cajuela y avanzó cojeando para mirarla.

XWPColección: Página y Facebook 86


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Se sorprendió al ver a Ryder usando el bastón de nuevo. No lo había tenido en el edificio


de arte. Estar parada mientras posaba durante treinta minutos, aparentemente había
cobrado un precio.

"Eres un verdadero grifo, sabes? Cerrado, abierto. Caliente, frío."

Ella suspiró. "Marc, no quiero hacerte daño."

La sonrisa de Ryder era amarga. "Lo bueno es que tengo una piel gruesa. Pero siempre
termino lo que empiezo. Le dije a Karen que estaría aquí la próxima semana para posar
nuevamente."

"No te necesitaré la próxima semana. Ya le prometí a alguien más el trabajo."

Era una pequeña mentira.

"No te creo."

Ella se frotó la sien. "Mira. Normalmente no conozco a los modelos personalmente, y esta
noche me di cuenta de que no quiero que estés desnuda frente a mis alumnos. Me hace
sentir incómoda." Su euforia anterior se evaporó. De repente, se sintió cansada y
desanimada. "Me haces sentir incómoda."

"Me gusta la forma en que dices Marc," Ryder dijo suavemente.

Maldición. Ella no estaba escuchando.

"No quiero salir contigo. No quiero dormir contigo otra vez. Por favor, déjame en paz."

Esta era una gran mentira.

Cruzó los brazos sobre el pecho y se miró los pies, negándose a mirar a Ryder a los
ojos. Hubo un largo silencio.

"No te molestaré de nuevo."

Permaneció apoyada contra su automóvil hasta que escuchó el ruido del motor diesel de la
camioneta estacionada cerca y no levantó la vista hasta que estuvo segura de que Ryder
ya no estaba.

XWPColección: Página y Facebook 87


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Once

"Bueno, bueno, bueno. Debes ser la jinete del gran toro malo del que todos los niños
hablan."

Ryder dejó de acariciar a Wind Walker para estudiar a la atractiva pelirroja que la estaba
evaluando, desvistiéndola con cada movimiento de su mirada. "Soy Ryder." Ella rozó sus
labios contra el dorso de la mano de la mujer. "A su servicio."

"Eso es lo que he escuchado."

"No de los niños, espero."

"No. Ellos no sabrían de tales cosas. Pero tu reputación te ha precedido."

" ¿ Lo hace?" Ella se acercó. El perfume de la mujer era caro. Sus pantalones de montar
ceñían sus curvas como un BMW en una carretera de montaña. "¿Y tú eres?"

"Alexandra."

El interés de Ryder — y otras partes — aumentaron. Una pelirroja con grandes tetas, el
control de los impulsos de un niño de dos años y el deseo sexual de un adolescente. Ella
ladeó la cabeza, dejando que su mirada se posara en los pechos llenos de Alexandra.
"¿Exactamente qué dice la fábrica de rumores sobre mí?"

Alexandra trazó sus dedos a lo largo del musculoso hombro expuesto por su camiseta
negra de espalda cruzada.

"Que eres fuerte y una jinete fantástica." Su mano se arrastró hacia abajo y jaló de la
pretina de los jeans de Ryder. "Los rumores dicen que también puedes darle un buen
paseo a una dama." La sonrisa de Alexandra era depredadora.

"Pero tal vez debería averiguarlo por mí misma."

Ella se acercó, forzando a Alexandra a retroceder. "Muchos rumores no son ciertos." Otro
paso y Alexandra estaba contra el costado del establo. "Pero puedo garantizarte que uno
lo es."

Alexandra levantó su barbilla, sus ojos desafiantes. "Yo juzgaré eso."

XWPColección: Página y Facebook 88


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder empujó sus caderas hacia adelante, fijando a Alexandra contra los paneles de
roble. Retiró el brillante cabello rojo hacia atrás y bajó la cabeza para que sus palabras, su
aliento lavaran el pulso que palpitaba en el cuello de Alexandra. "Creo que debería ser yo
quien juzgue. También he oído algunas cosas sobre ti.” El cuello de Alexandra se arqueó
hacia ella, como buscando el beso. Pero ella lo negó, manteniendo la distancia entre la
piel y los labios.

Las cosas habían cambiado entre predador y presa, y Alexandra gimió. " ¿ Qué has
escuchado?"

Deslizó un muslo entre las piernas de Alexandra y presionó contra el calor de su


entrepierna. "Que eres una chica mala." Giró sus caderas y mordió con fuerza el regordete
lóbulo de la oreja. Se decía alrededor de los graneros que a esta le gustaba un poco
rudo. "Las chicas malas a veces necesitan ser castigadas." Otro quejido, esta vez
acompañado de un profundo estremecimiento. "¿Eres una chica mala, Alex?"

"Sí," dijo entre dientes. "Soy muy mala. Engaño a mi esposo porque no me da lo que
necesito."

“Dime lo que necesitas.”

Alexandra parecía vacilante, su voz entrecortada. "Necesito ser azotada. Necesito ser
puesta en tu regazo y nalgueada. Luego follada, duro, muy duro."

Mordió la suave carne del cuello de Alexandra y alentó las sacudidas de las caderas con
las manos.

"Puedo darte lo que necesitas. Puedo enrojecer tu trasero y follarte hasta que no puedas
sentarte." Retrocedió bruscamente, dejando a Alexandra empujando contra el aire
vacío. "Pero no aquí. Necesito privacidad y un poco de equipamiento."

La cara de Alexandra se sonrojó, su expresión brevemente aturdida. Miró a Ryder.


"Conozco un lugar. Tiene todo lo que necesitamos."

"Esto es bueno, Bridgette. Me gusta."

Leah examinó la serie de bocetos que Bridgette había pegado a la pared.

"Cuando estaba viendo a Sure obtener lo mejor del potro más grande, pensé que tal vez
esta podría ser una lección sobre cómo lidiar con intimidadores o una historia sobre

XWPColección: Página y Facebook 89


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

aprender a aceptar quién eres, usar los talentos que tienes, tomar todos los tamaños y tipos
para hacer un equipo. Algo en ese sentido."

Leah asintió y frunció los labios. "El tema de los acosadores es importante pero un poco
exagerado. Me gusta la idea del equipo. Es más positivo."

"Me gusta la idea del trabajo en equipo, también. Podría lanzar un balón de fútbol." Pasó
las páginas de su bloc de dibujo a una hoja limpia.

"Un balón de fútbol. Me gusta eso.” Leah abrió su computadora portátil en el escritorio y
examinó los dibujos de Bridgette otra vez mientras arrancaba. "Podríamos comenzar con
los potros observando a un grupo de niños jugando al fútbol. Sure estaría parado junto a la
valla, mirando, cuando sus amigos se unen a él y tienen la idea de robarse una pelota y ver
si pueden patearla."

"Lo tengo." Bridgette comenzó a bosquejar mientras Leah se sentaba en el escritorio y


escribía la historia en su cabeza.

Ambas alzaron la vista al oír el portazo de una puerta y los pasos. Leah miró hacia el
techo.

"Debe ser Skyler. Hay un departamento arriba que era suyo antes de mudarse a la casa
con Jessica. Probablemente esté buscando algo que dejó allí."

Aunque Leah y Bridgette tenían espacios de trabajo en sus casas, descubrieron que la
oficina en Creek Barn, con el olor a cuero y heno a su alrededor, las estimulaba al crear
sus populares historias infantiles sobre el potro Chincoteague de Leah.

Cuando ofrecieron donar el diez por ciento de las regalías de sus libros al Programa
Ecuestre Juvenil a cambio de espacio de trabajo, Skyler estaba feliz de compartir su
antigua oficina ya que ella trabajaba en la oficina principal de la casa ahora.

Oyeron más golpes arriba, luego risitas.

Leah pausó su teclear. "No crees que sean algunos de los niños mayores, ¿verdad?, Quién
sabe lo que están haciendo allí arriba."

Un gemido bajo, luego murmullos. Los resortes de la cama chirriaron y varios golpes
sonaron, como zapatos que golpean el piso. Estaba bastante claro que quienquiera que
estuviese allí no hurgaba en un armario en busca de botas perdidas.

Leah tomó el teléfono inalámbrico y pasó el dedo por la lista de marcado rápido pegados
al escritorio. "Llamaré —"

XWPColección: Página y Facebook 90


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Eso es cierto bebé. Soy una chica mala. Debes castigarme."

Leah gruñó y colgó el teléfono. "Esos no son chicos allá arriba."

Bridgette se rió. "¿Reconoces a la 'chica mala'?"

Un fuerte manazo y chillido, luego un murmullo bajo. "Lo hago. He sido una chica muy
mala."

Bridgette contuvo una risa y negó con la cabeza ante la declaración entrecortada.

"Debería haberlo adivinado," Leah dijo, sacudiendo su cabeza, también. "Esa es


Alexandra. Juro que esa puta salta sobre cualquier cosa que esté respirando."

"Me sorprende que Skyler permita a alguien así con todos los chicos aquí por las tardes."

"Lo único bueno que puedo decir sobre ella es que tiene una regla estricta de diecinueve
años o más y que su esposo es un donante importante de la Fundación Parker. Mientras la
perra no le ponga las manos encima a los chicos, a Skyler y a Tory, lo que sea que ella
haga no es nuestro asunto.”

Una serie de nalgadas y gritos hizo que las dos se cubrieran la boca para sofocar la risa.

"Maldición, desearía tener una grabadora conmigo," Leah dijo. "Parece que está
obteniendo exactamente lo que se merece."

Las nalgadas disminuyeron cuando los chillidos se convirtieron en gemidos, y finalmente


se detuvieron, y Bridgette volvió a su boceto. Sin embargo, lo que vio cuando miró el
papel en blanco, no eran caballos. Se movió en su silla. Le costaba ver otra cosa que no
fuera una mujer estirada sobre el regazo de un amante, sus nalgas pálidas marcadas con
huellas de manos rojas.

Miró de reojo a Leah, contenta de ver que no era la única sonrojada y moviéndose en su
asiento. Respiró hondo y escaneó los dibujos que había pegado en la pared en un esfuerzo
por llenar sus pensamientos con caballos en lugar de lo que sucedía arriba. Leah comenzó
a escribir en su computadora portátil, y el sonido familiar ayudó a Bridgette a volver a
enfocarse.

Entonces comenzó el chirrido. Aleatorio al principio, luego un ritmo constante. Gemidos


espeluznantes. Definitivamente Alexandra. Murmullos profundos. No Alexandra.

XWPColección: Página y Facebook 91


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Leah hizo clic en su mouse varias veces y la música suave se alzó de su computadora
portátil para cubrir el ruido. Ella volvió a escribir, y Bridgette comenzó a dibujar.

"Más duro, fóllame más duro. Sí. Golpea mi coño con esa gran cosa. Eso es.” Un segundo
de murmullos bajos y silenciosos, luego nalgadas, pero menos agudas. El smack, smack,
smack se unió al golpe, golpe, golpe de la cama contra la pared.

Los gemidos se hicieron más fuertes, unidos por gruñidos y jadeos. La sinfonía sexual
ahogó la suave música de Leah.

"Oh, por el amor de Dios." Leah agarró una escoba que estaba apoyada en la esquina y
usó el extremo del mango para golpear ruidosamente contra el techo. "Mantenlo ahí
arriba," gritó.

"Oh, Dios, oh, Dios. Me vengo, me vengo. No te detengas.” El grito de Alexandra fue
estridente.

Bridgette reunió sus cosas. "Lo siento, Leah, pero no puedo trabajar con ese alboroto. Mi
concentración está totalmente fastidiada."

"Sí. La mía también." Leah comenzó a apagar su computadora portátil.

" ¿ Por qué no nos reunimos en mi departamento mañana por la tarde y comenzamos a
trabajar en un guión gráfico?"

"Suena bien. Trataré de tener un esquema y tal vez algún diálogo difícil listo."

Leah estaba cerrando la puerta de la oficina cuando los pasos y las voces sonaron desde la
escalera.

"Perdón por irme, pero tengo que ir de compras esta tarde antes de ser amable con
algunos de los clientes de negocios de mi esposo esta noche. Odio estas cenas, pero él
paga las cuentas, así que tengo que ser la esposa obediente."

"No hay problema. Prometí encontrarme con Jess en la piscina de nuevo para ayudarla
con sus ejercicios."

Bridgette se congeló ante el sonido de la segunda voz. Ryder? ¿Qué estaba haciendo ella
aquí? Una herida. Ella es una jinete profesional ... Le dije a Sky que la llamara e
insistiera en que viniera para rehabilitarse. Mierda. Recordó a la mujer que montaba el
semental blanco. Por supuesto. Es por eso que Ryder le parecía familiar cuando la vio en
la galería de arte. Llevaba la misma camiseta negra ajustada, tal como estaba ahora.

XWPColección: Página y Facebook 92


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Dios. Me alegra que Edward nunca quiso tener hijos. No creo que pueda soportar estar
embarazada. Es tan desagradable," Alexandra dijo.

"Jess es hermosa — " Ryder se detuvo cuando salieron de la escalera. "Bridgette." Su


rostro se sonrojó de un color rojo intenso mientras las miraba. "Alguien estaba
golpeando— "

"Esa fui yo." La voz de Leah goteaba sarcasmo. "Estábamos tratando de trabajar en la
oficina, pero la pequeña sesión de castigo de tu niña mala hizo que sea imposible
concentrarse."

"Ella no es mi ... no sabía que había alguien más aquí," Ryder dijo débilmente, sus ojos
pidiendo a Bridgette que lo entendiera. "Mierda. Fue solo una cosa de una sola vez."

Alexandra miró de Ryder a Bridgette. "Oops. ¿ He estado cazando en propiedad ajena


nuevamente?" Su dulce sonrisa melosa era insincera. "Lo siento."

Se puso de puntillas para besar la mejilla de Ryder y pasar sus dedos por el cabello de
Ryder. "Voy a tener dificultades para olvidarte, semental, especialmente cada vez que me
siente esta noche."

Lanzó a Bridgette una mirada arrogante. "Ustedes las lesbianas realmente deberían
mantener una rienda más apretada en sus butches." Ella se rió. "Pero entonces, eso
arruinaría mi diversión, ¿no? Adiós, señoras."

"Perra." El gruñido de Leah rebotó en la espalda de Alexandra mientras se iba.

Ryder dio un paso hacia Bridgette. "No lo hice — "

Leah se movió entre ellas en una postura de protección y miró a Ryder. "Obviamente lo
hiciste. Nosotras, desafortunadamente, teníamos asientos en la primera fila."

"Tengo que irme," Bridgette dijo, alejándose. Estaba lanzando su bolsa de arte en el
asiento del copiloto cuando Leah la alcanzó.

"Es solo una suposición, pero me da la impresión de que ustedes dos se conocen."

"Sí."

Leah era una amiga, pero no tenía ganas de compartir en este momento. Estaba ardiendo
de celos, pero no tenía ningún derecho, ninguna reclamación. Ella había alejado a
Ryder. Se había alejado de otras mujeres antes.

XWPColección: Página y Facebook 93


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

No había parpadeado cuando Tory eligió a Leah sobre ella. Entonces por qué se sintió tan
herida esta vez?

Ella y Tory de hecho habían salido. Ella y Ryder tuvieron una aventura de una noche. No
había nada entre ellas. Al menos eso es lo que le había dicho a Ryder. Eso es lo que se
había dicho a sí misma.

"¿Están saliendo ustedes dos?"

"No." La risa de Bridgette era un ladrido áspero, incluso para sus propios oídos. "Tuvimos
una aventura. Posó como modelo de una de mis clases de arte."

Leah pareció pensativa. "Parece que fue más que una aventura. Ambas parecen molestas."

"Nos divertimos. Eso fue todo.” Dio un portazo y se dirigió al lado del conductor. Tenía
que irse, estar sola para meter sus emociones de nuevo en la oscura prisión donde las
había guardado en los últimos años.

Pero también sabía que Tory era amiga de Ryder y no era justo dejar que Leah pensara
que Ryder había incumplido alguna promesa. "Yo fui quien le dijo que una noche era
todo lo que había entre nosotras. Estoy irritada de que no podamos hacer más cosas. Me
encanta trabajar en los libros contigo, pero también tengo muchas cosas que hacer para la
subasta."

"Tal vez pueda ayudarte con eso. Tengo algunos contactos con los medios que podrían
generar algo de publicidad para el evento."

"Eso sería maravilloso, Leah. Podemos hablar de eso mañana. ¿ Alrededor de las dos en
punto?”

"Hasta entonces."

Ryder se quedó en las sombras de la entrada del establo y observó a Bridgette


alejarse. Frunció el ceño cuando Leah la vio y se acercó tranquilamente.

"Bueno, Romeo, te las arreglaste para fastidiarlo de verdad."

" ¿ Qué dijo ella?" Aunque Bridgette se había negado a volver a estar con ella, siempre
estaba en el borde, a veces en el centro, de los pensamientos de Ryder. "Ella me odia,
¿verdad?"

Leah la estudió y Ryder se movió inquieta bajo su escrutinio.

XWPColección: Página y Facebook 94


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Está molesta porque no pudimos hacer mucho. Tiene muchas demandas de su tiempo en
este momento, y tu desliz bastante vocal con Alexandra desperdició la tarde para ella."

Ryder bajó la cabeza. "¿Qué te dijo sobre nosotras?"

"Ella dijo que tuviste una oportunidad de una noche. ¿Fue más que eso?”

Ella miró hacia el camino vacío. "No. Supongo que fue eso."

Capítulo Doce

Bridgette cerró de golpe la puerta y dejó caer su bolso a sus pies. Estaba parada en medio
del departamento, llena de incertidumbre. Nunca se había sentido tan desconcertada.

Mentalmente exhausta, quería acostarse en su cama y cerrar los ojos para aislarse del
mundo. Pero el toque de las sábanas de seda solo produciría visiones de Ryder sobre ella,
feroz pero tierna, tomando y al mismo tiempo llenándola. No. Ella no iría a la habitación.

Se sentía sin rumbo.

Había viajado por el mundo la mayor parte de su vida, siendo una niña con sus padres y,
muchas veces, sola como una adulta.

No tenía respuesta cuando la gente preguntaba, " ¿ De dónde eres?" Incluso entonces,
nunca se había sentido a la deriva.

Su lugar seguro, su base de operaciones, era el centro tranquilo que podía encontrar
dentro de sí misma cada vez que, simplemente se sentaba y meditaba en estar quieta.

Su balcón era su lugar favorito para meditar. Una copa de vino y el sonido de la corriente
que fluye abajo podrían devolverle la calma. Pero su mirada se posó en la estantería de
vino y lo único que pudo ver fue la botella faltante que había compartido con Ryder
mientras hojeaba el bloc de dibujo. No. Ella no podría estarse quieta. No mientras su
centro fuera un tornado de emociones torcidas y agitadas.

Entonces se le vino a la mente, una visión tan pura y aguda que sus dedos se crisparon
con urgencia.

Tres horas más tarde, la figura de arcilla de una mujer guerrera griega había tomado
forma, y Bridgette comenzó cuidadosamente los detalles de un casco completo, una capa

XWPColección: Página y Facebook 95


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

ondulada y un físico delgado y tonificado. Si no podía apartar los pensamientos de su


cabeza, entonces los dejaría fluir a través de sus artísticas manos.

Esas manos estaban empezando a acalambrarse ahora, después de horas de trabajo


frenético. La escultura no estaba completamente terminada, pero se reclinó y consideró lo
que había creado. Aunque la figura se mantenía con facilidad, su sutil forma de los
músculos daba la clara impresión del poder enroscado, apenas restringido. Estuvo
bien. Muy bien. Probablemente el mejor trabajo que había hecho en años.

Sus tempestuosas emociones se habían calmado, y bajó su cuchilla para esculpir para
estirar los brazos sobre su cabeza. Estaba hambrienta. Voraz, en realidad. Tenía dos horas
antes de reunirse con el comité de subastas en el campus, por lo que decidió limpiar y
tomar un sándwich y un café con leche en su cafetería favorita del centro.

Bridgette hizo su pedido y se volvió para buscar una mesa vacía en la concurrida
cafetería. Todas estaban llenas, así que echó un vistazo a la parte de atrás, donde un sofá
corto y varias sillas acolchadas se agrupaban alrededor de una mesa de café. Todos los
asientos estaban ocupados, pero una de las dos sillas laterales que flanqueaban una
pequeña mesa en la esquina de la habitación estaba desocupada. Echó un vistazo a la otra
silla, sorprendida cuando Ryder se encontró con su mirada.

Bridgette se giró para solicitar su pedido para llevar cuando un hombre en el frente de la
cafetería se levantó para irse.

Aliviada de que la mesa estuviera al otro lado de la habitación, se instaló


intencionadamente en una silla que espaldas a Ryder. Aún así, podía sentir los ojos de
Ryder sobre ella, y sus mejillas se sonrojaron cuando recordó las nalgadas y gemidos que
se habían filtrado a través del techo de la oficina del establo.

No quería pensar en eso. Ella necesitaba una distracción. Mientras esperaba su comida,
sacó sus notas para compilar la agenda de la reunión de la noche.

"¿Pavo y queso en pan de trigo con pepinillos y col y un café helado Red Eye?"

"Sí, eso es mío." Bridgette movió sus papeles a un lado y miró hacia arriba mientras
Ryder deslizaba la orden de la cena sobre la mesa.

"Intercepté a tu mesera. Te habría imaginado una chica tipo chai latte."

"Hay muchas cosas que no sabes sobre mí."

XWPColección: Página y Facebook 96


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Estoy dispuesta a aprender si me das una oportunidad. Me vendría bien otra amiga."

"No pareces tener problemas para encontrar nuevas amigas."

Ryder se sonrojó. Bajo la mirada hacia la mesa y se aclaró la garganta. "Lo entenderé si
me dices que me pierda de nuevo. Solo quería disculparme por lo de antes."

Ella tomó un sorbo de café y miró a Ryder. "No me debes una disculpa. Lo que haces no
es de mi incumbencia."

"Lamento haber interrumpido tu trabajo."

¿ Pero no lamentas que hayamos escuchado los detalles de follarte a esa mujer? ¿ No
lamentas que anoche estuviste rogándome que durmiera contigo? Estaba más enojada por
sus sorprendentes e irracionales celos que por el comportamiento de Ryder. No tenía
ningún reclamo, ningún derecho.

El sonido de su teléfono detuvo su réplica y echó un vistazo al identificador de la persona


que llamaba. "Tengo que contestar."

En lugar de irse, Ryder se sentó en la silla frente a ella.

"¿Hola?"

"William Blanchard aquí, Bridgette. Sé que tienes una reunión del comité esta noche y
quería darte ese nombre que te mencioné la semana pasada. ¿La nieta de Eleanor White?”

"Sí. Lo siento. Me olvidé de venir y obtener el número telefónico."

"Creo que puedes conocer a las personas con las que se está quedando."

"¿De verdad? Bueno, eso debería facilitar las cosas. Espera un momento mientras busco
un bolígrafo.” Apartó su comida y jaló de sus notas de la subasta frente a ella para escribir
el nombre. "Adelante. Sí. Lo siento. ¿Puedes deletreármelo? En el centro ecuestre? Estuve
allí esta mañana. Llamaré justo después de mi reunión. Sí. Gracias."

Ella terminó la llamada. Ryder la miraba con curiosidad.

"¿Hay alguien además de ti visitando a Jess y Skyler?"

"No. A quién estás esperando?”

XWPColección: Página y Facebook 97


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"William debe tener su información incorrecta. Estamos tratando de ponernos en contacto


con la nieta de Eleanor White. Alguien le dijo que se estaba quedando en el centro
ecuestre. Su nombre es Marci ... "

Ella miró hacia abajo para verificar su nota.

"Ridenhouer," Ryder dijo, su voz plana.

Su enojo anterior se evaporó y quiso reírse de la expresión amargamente cómica en la


cara de Ryder. "¿La conoces?"

"Soy yo. Al menos, lo era. Lo primero que hacen la mayoría de los chicos cuando
cumplen los dieciocho años es registrarse para votar. Fui al juzgado para cambiar mi
nombre."

"Marci no es tan malo." No pudo evitar su sonrisa.

"¿Me veo como una Marci?"

"No. Tendría que decir que Marc te queda mucho mejor."

"Gracias." La expresión de Ryder se suavizó. "He extrañado tu sonrisa," dijo en voz baja.

Bridgette miró hacia la mesa. "Esto es incómodo."

"¿Sonreír?"

"No. El favor que tengo que pedir.” Cuando levantó la vista, esperaba ver la sonrisa
petulante habitual de Ryder. En cambio, su expresión era seria.

"Bridgette, lamento mucho lo de esta tarde. Si puedo hacer algo para compensártelo,
simplemente pídemelo."

"No es para mí." Parecía importante decir eso. Ella no quería que esto fuera un favor
personal. "Es para el departamento de arte. Los administradores de la universidad planean
extraer dinero de los departamentos existentes para financiar las nuevas áreas de estudio
en un esfuerzo por inscribir a más estudiantes. Los recortes que quieren hacer en el
departamento de arte son simplemente inaceptables. Perderemos casi el cincuenta por
ciento de nuestras becas de arte y el diez por ciento de nuestros docentes, incluso mi
posición de artista residente."

XWPColección: Página y Facebook 98


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder negó con la cabeza. "Eleanor habría estado furiosa. La reputación del programa de
arte es lo que puso a esa universidad en el mapa."

"Exactamente. Me designaron para organizar una subasta para recaudar dinero para una
dotación de arte independiente de las finanzas de la universidad, dinero que los
administradores no pueden tocar."

"¿Vas a subastar el arte en la galería?"

"No. Todo en la galería pertenece técnicamente a la universidad, no al departamento de


arte. Tenemos que solicitar obras de arte donadas específicamente para la dotación. Le
dijeron a Dean Blanchard que eres la heredera de tu abuela, y él espera poder convencerte
de que dones una pintura o dos.”

Ryder asintió y se meció en su asiento pensativamente. "Esa vieja casa está llena de
arte. No solo de Eleanor."

"¿Puedo decirle al comité que harás una donación?"

"Quiero dos cosas."

"¿Qué?" Ella estaba confundida.

"Quiero que seas mi cita en la subasta."

"Será formal. Sin botas vaqueras."

"He estado en las inauguraciones de la galería. Te sorprendería lo bien que me arreglo."

"De acuerdo. Iré a la subasta contigo, pero debes saber que tendré que ocuparme de los
deberes — circular entre los invitados, adular a los grandes donantes y cosas por el
estilo.”

"Entiendo."

"¿Qué más?"

"Quiero modelar para tu clase otra vez mañana por la noche como lo acordamos
originalmente. Después, podemos ir a la mansión y puedes elegir lo que quieras para la
subasta."

Ella frunció el ceño. "Marc, te lo dije — "

XWPColección: Página y Facebook 99


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Quieres una donación?"

"Sí, por supuesto."

"Entonces te veré en clase mañana por la noche." Ryder se levantó. "Te dejaré para que
termines tu cena y puedas ir a tu reunión."

"Hasta mañana, entonces." ¿Qué más podía decir?

Capítulo Trece

La sala ya estaba oscurecida y los estudiantes estaban dibujando afanosamente en sus


grupos individuales de luz. Ryder yacía de espaldas, con la pierna izquierda doblada para
girar ligeramente su cuerpo hacia los estudiantes. Una mano yacía sobre su vientre
perfecto, sus dedos solo tocaban los rizos oscuros en su vértice. La otra formaba un puño,
agarrando la sábana que cubría el banco acolchado. Su cabeza estaba echada hacia atrás,
colgando ligeramente del extremo, sus labios separados, sus ojos cerrados.

Bridgette había llegado tarde para evitar hablar con Ryder, pero no podía boicotear su
propia clase. Se movió silenciosamente entre los estudiantes, tomando notas. A la mitad
de la clase de dos horas, sonó el timbre y ella subió al escenario para jalar la cortina. Esta
vez, se quedó en el salón de clases y encendió las luces mientras Karen se deslizaba detrás
del escenario para ayudar a Ryder.

"¿Cuántos de ustedes descubrieron la semana pasada que este modelo era mujer?"

Dos de los seis estudiantes levantaron la mano. Uno era un estudiante graduado, el artista
más experimentado y más prometedor del grupo. La otra era una mujer joven que
Bridgette sospechaba que era lesbiana.

"¿Qué te dio la idea, Julie?"

La chica arrugó la nariz. "Ella no era velluda como un hombre. Supongo que eso fue lo
más importante."

"Los nadadores masculinos a veces se afeitan para la competencia. Los bailarines


profesionales se enceran la espalda y el pecho para estar sin vello para sus
presentaciones. Así que eso es una suposición, no una evidencia concluyente. ¿Qué más?"

XWPColección: Página y Facebook 100


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Julie se encogió de hombros y luchó por expresar sus impresiones con palabras. "No
sé. Solo podría decirlo. Tiene mucho músculo, pero aún así es diferente del hombre.”
Levantó la barbilla como si desafiara a cualquiera a hacer un comentario grosero. "Mi
novia es jugadora de baloncesto en Tech. Sus músculos son duros, pero todavía hay algo
en ella que es más suave, más liso que un hombre."

"Tus instintos son buenos, pero estoy buscando algo un poco más específico. Jason?"

"Creo que fueron los pies más pequeños, las manos, las muñecas y el contorno del torso
lo que me lo reveló."

"Explícalo para la clase."

"A pesar de que la modelo tiene el cabello oscuro, no había rastros visuales de vello en
los dedos de las manos o los pies. Los hombres que se afeitan generalmente olvidan esa
parte. Además, puedes ver la estructura ósea más fina de la muñeca y las manos de la
modelo."

"No es típico, pero algunas mujeres tienen manos y pies grandes. ¿Qué hay del contorno
del torso?”

"A pesar de que tiene las caderas estrechas para una mujer, la columna vertebral se curva
más de lo que normalmente es en un hombre y acentúa la inclinación de la
pelvis. Además, el casco no ocultó su cuello. La curva en el hombro y la falta de una
prominente manzana de Adán es indicativo de una mujer. Puede descontar cada una de
estas cosas de forma individual, pero se suman al hecho de que el sujeto es mujer."

"Muy bien." Ella aplaudió. "Tomemos un descanso de diez minutos y volvamos para una
pose final."

Cuando los estudiantes salieron, resistió el impulso que la arrastraba hacia la oficina,
donde sabía que Ryder estaría descansando e hidratándose. No quería estar sola en esa
pequeña habitación con Ryder desnuda debajo de una delgada bata. En lugar de eso,
caminó alrededor de la habitación, escribiendo y adjuntando notas Post-it de sus
observaciones en el boceto de cada estudiante. Cuando todos regresaron, bajó las luces y
luego se sentó en su escritorio en la parte trasera de la habitación.

Ante su asentimiento, Karen apartó la cortina para revelar a Ryder, sentada en el banco
bajo, con los pies cruzados en los tobillos, su cuerpo inclinado hacia la izquierda, apoyada
en un brazo. Su mano derecha descansaba despreocupadamente sobre su pierna derecha, y
Bridgette instantáneamente imaginó sus propios dedos descansando sobre el suave y
cálido muslo. Se quedó sin aliento cuando la mirada ardiente de Ryder la encontró en la
oscuridad y brilló con un deseo tan palpable como un toque en su piel. Sin romper su

XWPColección: Página y Facebook 101


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

conexión, alcanzó su bloc y carboncillo. Luego, retrocedió mentalmente y comenzó a


dibujar.

Estaba tan absorta que apenas notó el sonido del timbre y las luces del techo que
parpadeaban una hora más tarde. Ella continuó, completando los detalles que estaban
grabados en su memoria.

"¿Todavía dispuesta para un viaje de compras a través de la colección de Eleanor?"

Levantó la vista del desnudo de Ryder en su dibujo a la versión en vivo vestida con jeans
y su habitual camiseta negra. Ella no pudo detener su sonrisa.

"¿Es todo tu vestuario, jeans, camisas blancas y camisetas negras?"

"Prefiero mantener mi vida lo más simple posible."

Cerró cuidadosamente su cuaderno de bocetos para que el dibujo no se manchara y lo


deslizara en su bolso. No había nada simple sobre lo que estaba pasando entre ellas.

Ryder abrió la puerta y se movió por la planta baja, encendiendo luces.

"Tiene obras de arte en casi todas las habitaciones, por lo que es posible que desees tomar
notas sobre lo que te gusta y dónde se encuentra."

Bridgette sacó una libreta y un bolígrafo de su bolso, inmediatamente mirando el gran


abstracto que colgaba en la pared opuesta. "¿Es ese uno de tu abuela?"

"Sí. Es de su etapa de Jackson Pollock. Eleanor puede ser mejor conocida por sus pinturas
impresionistas, pero sus favoritos personales siempre fueron abstractos."

Se paró frente al lienzo, evaluando las pinceladas, la mezcla de colores.

"Ella era un tipo abstracto de persona. Complicada ... como tú.” Ryder estaba detrás de
ella, demasiado cerca. La piel de gallina le bajaba por los brazos y le levantaba los finos
vellos de la nuca. Ignoró el comentario y anotó algunas cosas antes de pasar al siguiente
cuadro.

" ¿ Siempre has llamado a tu abuela por su primer nombre?" No estaba juzgando, solo
curiosidad.

"No le gustaba ser abuela. Dijo que la hacía sentir vieja."

XWPColección: Página y Facebook 102


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Te refieres a que no le gustaba que la llamaran abuela porque la hacía sentir vieja."

Ryder abrió una puerta y la condujo a una terraza acristalada llena de suaves pinturas en
colores pastel. "No. A ella no le gustaba ser abuela. Creo que mis padres me dejaron aquí
para vengarse de ella por la infancia de mi madre."

Ella dejó de escribir y miró a Ryder. " ¿ Así que creciste aquí? ¿ Dónde estaban tus
padres?”

Ryder se encogió de hombros. "Viajando alrededor del mundo. Italia, Grecia, Irlanda,
China. Viven en Sudáfrica ahora. Al menos ahí es donde la tarjeta estaba sellada la
Navidad pasada. Mi padre se gana la vida en el comercio de importación y exportación.
Cuando tuve la edad suficiente para ir a la escuela, decidieron que sería mejor si viviera
en un lugar en lugar de seguirlos."

"Mis padres también vivían en todo el mundo, pero mi hermano y yo siempre estuvimos
con ellos."

Ryder agitó su mano, descartando la conversación. "El estudio de Eleanor está


arriba. Podemos tomar la escalera de la cocina."

Al igual que el estudio de Bridgette, las ventanas del piso al techo cubrían una pared de la
enorme habitación. Un gran gabinete integrado en la pared todavía estaba lleno de
materiales de arte. En todas partes, los lienzos en blanco y terminados estaban guardados
en estantes de rejillas y contra las paredes.

"Ella fue muy prolífica." Bridgette repasó algunos lienzos terminados, sacando varios del
estante para una mejor visión.

"Eleanor era bipolar. Cuando estaba deprimida, se quedaba en su habitación por semanas,
pintando tal vez un lienzo a la luz de una vela. Pero cuando estaba en una fase maníaca,
pintaba incesantemente, apenas parando para dormir o comer.” Ryder se sentó en un
taburete alto colocado junto a un caballete con un lienzo a medio terminar. "Pintaba
rápido y furiosa, imagen tras imagen. En consecuencia, algunos no son muy buenos, y
otros son increíbles."

Ella dejó de clasificar y miró a Ryder. "¿Quién te cuidó? ¿Tenía un ama de llaves?”

"Nah. Tenía un servicio de limpieza que venía una vez a la semana. Se encerraba aquí o
en su habitación mientras estaban en la casa."

No podía imaginar lo que debió haber sido ser una niña pequeña en esa gran casa con el
único adulto encerrado en un dormitorio oscuro o pintando días y noches. Ella tuvo una

XWPColección: Página y Facebook 103


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

infancia maravillosa, viviendo en lugares fantásticos con sus padres muy cariñosos y un
hermano amoroso.

"¿Quién te daba de comer? ¿Te acostaba? ¿Te despertaba y te alistaba para ir a la escuela
todos los días?”

"No necesitaba que nadie me cuidara. Me cuidé yo misma.” La amargura en sus palabras
sorprendió a Bridgette. La grieta en la fachada segura e informal de Ryder era como una
ráfaga de aire frío. "Quiero decir, no me dejó pasar hambre. Solo tenía seis años cuando
mis padres me abandonaron, y Eleanor sabía que no podría cuidarme cuando estaba
deprimida. Lo primero que me enseñó fue cómo hacer un sándwich de mantequilla de
maní y mermelada. Cuando estaba en su fase maníaca, ella tenía abastecida la despensa y
el refrigerador con cosas que podía conseguir para mi."

"Marc." Bajó su libreta y se acercó a ella, pero Ryder se levantó y caminó hacia las
ventanas para mirar hacia la noche.

"De todos modos, tenía unos trece años cuando Eleanor me inscribió para las clases de
equitación en el centro ecuestre. Eso me salvó la vida. No pasó mucho tiempo antes de
que estuviera prácticamente viviendo allí. Kate Parker nunca hizo preguntas o me rechazó
cuando quería pasar la noche. A veces me quedaba una semana o más, y Eleanor nunca
parecía darse cuenta de que me había ido."

Le dolía el corazón por esa niña solitaria, por esa adulta que no se había dado cuenta que
estaba marcada por la vida también. Ella envolvió sus brazos alrededor de Ryder y
presionó su longitud contra la espalda rígida. Las manos de Ryder estaban frías cuando
presionaron sobre las de ella.

"Ahí es donde conocí a Tory y Skyler. Eran unos años más grandes, pero las seguí como
una pequeña hermana malcriada.” Respiró profundamente y lo dejó salir. "Son como una
familia para mí, y supongo que todavía soy un poco mocosa."

Se giró, sus ojos implorando, las callosidades en sus dedos ásperos mientras acariciaba la
mejilla de Bridgette.

"Lo siento mucho, lo siento por lo que pasó con Alex. Normalmente no me importaría.
Pero por alguna razón, quiero que tengas un mejor pensamiento de mí."

"Marc." La voz que estaba gritando que huyera no podía competir con la inexplicable
fuerza que la obligaba a tocar, a sentir a esta mujer.

Ryder se estremeció. "Quiero besarte." Su aliento susurró en el rostro de Bridgette.

XWPColección: Página y Facebook 104


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Sí."

Los labios de Ryder eran reverentes, rozando, tocando tan suavemente que quería
llorar. Ella presionó sus caderas contra el calor de Ryder. Quería más. Quería que Ryder
descongelara los lugares fríos que había guardado durante tanto tiempo. Quería sanar las
heridas de Ryder.

"Por favor, Marc."

Ella fue arrastrada a los fuertes brazos de Ryder y se estaban moviendo fuera del estudio y
por el pasillo. El pulso palpitante en el cuello de Ryder sabía a sal y sudor. Ella se
estremeció cuando recordó su salón de clases y el hermoso cuerpo extendido desnudo
bajo las luces calientes del escenario.

Estaba de pie otra vez y la boca de Ryder encontró la de ella. Lentamente, sus lenguas
bailaron. Ella jaló de la camiseta de Ryder, serpenteando sus manos por debajo. Los
músculos del abdomen de Ryder saltaron bajo las yemas de sus dedos.

"Bridgette, Bridgette. Espera." Ryder agarró sus manos y las sostuvo fuertemente en las
suyas. "Quiero ... necesito que sepas algo primero. Pero me temo que lo tomarás a mal."

"¿Qué es? ¿Qué necesito saber, cariño?” Estaban paradas junto a una cama, y parpadeó
para adaptarse a la tenue luz que provenía del pasillo.

Los ojos de Ryder se oscurecieron por la palabra cariñosa. "Podemos parar ahora y
puedes salir por la puerta principal. Pero las pinturas, cualquiera de ellas o todas si
quieres, son tuyas."

" ¿ Crees que me acostaría contigo porque quiero tus cuadros?" Se sintió como si la
hubieran abofeteado e intentado alejarse, pero Ryder no la soltó.

"No. No lo creo," dijo rápidamente, y luego su tono se suavizó. "Eso es lo que necesito
que sepas. No creo que te acuestes conmigo a cambio del arte de Eleanor.” Ryder soltó
lentamente sus manos y la atrajo hacia sí. "Es sobre, no sé, lo que sea esto que nos atrae
mutuamente."

Ella apoyó su cabeza en el hombro de Ryder. También lo sentía, pero no se atrevía a


hablar de eso. Eso lo haría muy real. En cambio, su respuesta fue un beso, largo y suave.

Se desvistieron lentamente, besándose y tocándose sin prisas.

XWPColección: Página y Facebook 105


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Cuando Ryder la bajó a la cama, Bridgette también la arrastró hacia abajo, cubriéndose
con la carne de Ryder, entrelazando sus ágiles piernas con las musculosas de
Ryder. Ryder era dura contra su cuerpo suave, caliente contra su piel fría.

Ryder la acarició y probó cada centímetro de ella hasta que pensó que estallaría con todo
lo que surgía en su interior.

"Marc. Marc." Gimió y clavó sus dedos en el cabello de Ryder mientras se deslizaba más
abajo, extendiendo besos sobre su vientre y muslos.

Ella gritó cuando Ryder la reclamó con su boca y sus dedos. Luego se deleitó con el
estremecimiento del cuerpo de Ryder cuando envolvió sus piernas alrededor de las
caderas de Ryder y la instó a deslizar su duro clítoris contra la resbaladiza evidencia de su
clímax.

Los ojos de Ryder brillaban mientras taladraban los suyos, mostrándola, alimentándola
del fuego que avivaba con cada lento y cuidadoso empuje. Cuando se corrieron juntas esta
vez, vislumbró algo diferente al hambre o la victoria en la mirada de Ryder. Algo como ...
sorpresa.

Pero cuando colapsaron juntas, Ryder apoyó su cara contra el cuello de Bridgette,
temblando a raíz de su acoplamiento. Ella acarició la larga y sudorosa espalda y deslizó
sus manos sobre el culo perfecto de Ryder. Dios, amaba ese culo.

"Dilo otra vez."

"¿Qué, cariño?"

"Mi nombre. Me encanta escuchar mi nombre en tus labios."

Las caderas de Ryder se convulsionaron cuando ella pasó las uñas por las nalgas
lisas. "Marc. Es un hermoso nombre. Te queda bien."

Los labios de Ryder estaban en su garganta, luego en su boca. Pero los ojos de Ryder
estaban cerrados esta vez, pestañas oscuras gruesas que protegían la emoción que
Bridgette no quería ver de todos modos.

Sus besos se volvieron acalorados y decididos otra vez, e hizo girar a Ryder sobre su
espalda.

"Mi turno," dijo.

XWPColección: Página y Facebook 106


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Cuando Ryder despertó, los escasos rayos del alba se filtraban a través de las cortinas
transparentes. Estaba sola con solo el aroma de sándalo de Bridgette sobre la manta que
había sacado de un armario y la almohada que había acunado su hermoso rostro.

Sus caderas se sacudieron y se humedeció ante el recuerdo de los dedos de Bridgette


llenándola, su boca succionándola, sus caricias llevándola al borde de la pasión una y otra
vez, solo para negar su orgasmo.

Ella había suplicado descaradamente, incluso lloró cuando finalmente se le permitió su


liberación. Y entonces, Bridgette comenzó de nuevo, reclamándola cuatro veces más
antes de que Ryder estuviera demasiado agotada para responder.

Su primera vez había sido sobre la lujuria, la pasión ardiente y brillante entre ellas. Esta
vez había sido sobre tocar lugares más profundos que hablaban de cuidado e insinuaban
posesión.

Ahora Bridgette se había ido.

Ella suspiró.

Nada había cambiado. Ella todavía era la niña que nadie quería en realidad. Era la amante
que nadie pensaba en conservar. Todos querían su lujuria. Nadie quería su corazón.

Por un momento, Bridgette la tocó y llenó los lugares vacíos dentro de ella. Ahora dolían
con una nueva y más aguda desolación. Había hecho lo que juró que nunca volvería a
hacer.

Maldición. Se había permitido tener esperanza.

La puerta de su departamento se cerró de golpe detrás de ella, pero esta vez Bridgette no
sintió incertidumbre. Sus pinturas, su arcilla la llamaban. Tenía hambre y necesitaba
ducharse, pero su urgencia no le permitía detenerse para ocuparse de esas necesidades
básicas. Pintaría con el aroma de su pasión aún en sus manos, en sus mejillas, en su
cuerpo.

Era su inspiración.

El arte siempre había sido una salida para ella.

XWPColección: Página y Facebook 107


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Después de que su hermano murió, los sentimientos desolados que derramó sobre el
lienzo fueron imágenes torturadas que magnificaron en lugar de purgar su agonía. Ese
trabajo le ganó reputación y llenó su cuenta bancaria. Pero también la había empujado a
una depresión tan profunda, había guardado las últimas pinturas y había pasado más de un
año en un retiro en un monasterio donde aprendió a separar y cerrar esos pensamientos
oscuros para encontrar paz en su dolor. Cuando comenzó a pintar de nuevo, la pasión
cruda que marcó su trabajo anterior había desaparecido, encerrada con el tormento de
perder a Stephan.

Encerrado en la caja que estaba en la esquina de su estudio.

Ella tembló ahora mientras abría sus pinturas y las mezclaba en la paleta. Estaba eufórica
de sentir la pasión fluyendo por sus manos otra vez. Y estaba aterrorizada de que hubiera
sido Marc Ryder quien hubiera abierto la compuerta.

Capítulo Catorce

Ryder instó a Wind Walker más rápido, dando otro salto en la carrera a campo
traviesa. Galopa, galopa, galopa, reúne, salta. El impacto de su aterrizaje dolió, pero el
dolor era manejable. Su pierna se estaba volviendo más fuerte todos los días. Galopa,
galopa, galopa, reúne, salta. Rodearon los obstáculos realmente difíciles porque el árabe
no se crió para saltar, pero habían recorrido los senderos centrales y ahora el recorrido
durante gran parte de la tarde.

Ella había comenzado a montar el día después de despertarse sola en la casa de


Eleanor. Necesitaba poner a prueba sus límites otra vez y llenar su mente con algo más
que una artista rubia.

Había encontrado el número de teléfono de Bridgette en la oficina del centro y había


dejado varios mensajes antes de que Bridgette finalmente le devolviera la llamada. La
mujer con la que habló por teléfono, sin embargo, no era con la que había hecho el amor
en la mansión vacía, la que había sorprendido a Ryder al presentar su propia declaración
una y otra vez. Aunque Ryder rara vez dejaba que sus parejas sexuales se hicieran cargo,
entregarse a los deseos de Bridgette se sentía fácil y natural.

Pero eso fue antes. Ahora, su conversación se sintió tensa y difícil. Bridgette estaba
preocupada, apenas escuchando, respondiendo distraídamente al ofrecimiento de Ryder
para la subasta y la recepción que se celebraría en la mansión de Eleanor.

XWPColección: Página y Facebook 108


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

El semental aún respiraba con facilidad, pero el sudor le había empapado el pelaje blanco
a un gris oscuro y Ryder lo freno en un trote.

¿ Qué había esperado? ¿ Un reconocimiento de que algo más íntimo que el sexo había
ocurrido en la habitación de arriba?

Dio la vuelta a Wind Walker hacia el granero. Podía sentir su agitación y bailar de
lado. Ella tuvo que trabajar duro para calmarlo y dar un paseo refrescante y calmar sus
pensamientos agitados.

Maldita sea, ella se sentía como un yoyo. Ven acá. Vete. Quiero sostenerte. Estoy
demasiado ocupada para ti. Aún así, no pudo evitar la anticipación que la llenó. Tory y
Leah iban a venir para cenar, y también habían invitado a Bridgette.

Se tomó su tiempo bañando al semental para quitar el sudor antes de devolverlo al


pastizal. Incluso estuvo parada contra la valla por un momento, mirándolo rodar por el
césped para secarse el pelaje mojado. Apenas le dio suficiente tiempo para ducharse antes
de la cena. Estaba siendo infantil, pero no quería parecer demasiado ansiosa por la llegada
de Bridgette. Si bajaba las escaleras demasiado pronto, se pasearía y se delataría. Eso no
estaría bien.

"Bridgette dijo que no podía venir esta noche," Leah dijo.

" ¿ Por qué no?" Ryder sabía que sonaba como una niña haciendo pucheros, pero la
pregunta salió de su boca antes de que pudiera detenerla.

Jessica se acercó, llevando un plato de huevos rellenos, y olió a Ryder. "Mmm. Hueles
bien."

Se había restregado, afeitado e incluso había tomado prestado un polo azul brillante de
Skyler que complementaba su bronceado. Toda arreglada y ninguna mujer para
impresionar.

"Ella está jugando a la pelota. Tenemos una fecha límite para el libro pero tiene tiempo
para el softball." Leah no se veía más feliz de lo que Ryder se sentía.

"Es por el campeonato de la temporada, bebé," Tory dijo. "El equipo depende de ella."

"Estoy dependiendo de ella, también. Tenemos un contrato y una fecha límite."

XWPColección: Página y Facebook 109


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Estoy segura de que está abrumada con los preparativos para la subasta," Jessica dijo
mientras se trasladaban al comedor. Se sentó en la silla que Ryder le tendió, ya que las
manos de Skyler estaban llenas con una gran fuente de bistecs. "Gracias, Ryder. No he
estado en una subasta de arte desde que vivía en Atlanta con mamá. Recibimos nuestras
invitaciones ayer. Me sorprendió ver que la están haciendo en la casa de tu abuela."

Leah suspiró. "Probablemente debería negociar una extensión en nuestra fecha límite."

Jessica hizo una mueca y se frotó el vientre.

"¿Estás bien, cariño?" Skyler dejó la carne y se puso inmediatamente al lado de Jessica.

Jessica jaló de Skyler hacia abajo para un rápido beso en los labios. "Bien. Mi espalda me
está molestando. El bebé ha estado pateando mis riñones toda la tarde."

"Quería hablar con Bridgette sobre algunas cosas y darle las llaves de la casa," Ryder dijo,
aún con el ceño fruncido mientras todas se sentaban y comenzaban a pasar la comida
alrededor de la mesa.

"Oh, si. Me dijo que te preguntara si podías dejar las llaves en el departamento de arte por
la mañana," Leah dijo. "Su amiga volará desde Nueva York mañana para establecer
algunos valores base para la obra de arte de tu abuela."

"Podría haberlas encontrado allí." Ryder cortó su bistec, casi crudo y sangriento justo
como le gustaba y algo así como se sentía ahora.

"¿Una amiga de Nueva York?" Skyler hizo la pregunta que estaba carcomiendo a Ryder.

"La dueña de las galerías que venden las pinturas de Bridgette," Leah dijo.

"¿Galerías?" Jessica preguntó.

"Una en Nueva York y la otra en Boston, donde vivió Bridgette por un tiempo. Ella dijo
que han sido amigas desde la universidad."

A Ryder no le gustó el sonido de eso. ¿Una ex amante? Todos sabían lo que sucedió en
esos dormitorios universitarios. "Podría llevar las llaves a su departamento."

Skyler apuntó su tenedor hacia ella. "Parece que estará ocupada entreteniendo a la
compañía. Eres una mujer que no encaja."

"Tal vez estaba esperando hablar con ellas para un trío." Tory le guiñó un ojo a Skyler.

XWPColección: Página y Facebook 110


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Ahora, ahí hay una idea," Skyler dijo, calentándose a sus burlas habituales. "¿Crees que
podría manejar a dos mujeres?"

"Probablemente ya lo ha hecho antes."

Skyler masticó su bistec e hizo un gesto de considerar la sugerencia de Tory. Ella asintió.
"Probablemente. Pero — "

Tory agitó su tenedor. "Pero, con Bridgette siendo una de las mujeres, no sé. Ella es
bastante difícil."

"Cállate," Ryder gruñó, cortando brutalmente su carne.

"Ow, ese es mi pie." Tory hizo una mueca, luego sonrió dulcemente ante el
pisotón. "Difícil, pero no tan sorprendente como tú, bebé," dijo, dándole un beso rápido a
su deslumbrante compañera.

Leah aceptó la humillación y se volvió hacia Ryder. "¿Sabes lo que pienso?"

Ryder alzó la mirada con cautela. Leah solía decir exactamente lo que pensaba, pero
aparentemente era la única con quien Bridgette había hablado la semana pasada y se
preguntaba qué sabía.

"Creo que deberías mantenerte alejada de Bridgette."

Jessica pareció sorprendida. "¿Por qué dirías eso?"

"Uh-oh." Skyler le dirigió a Ryder una mirada de desaprobación. "¿Qué has hecho ahora,
mocosa?"

"Nada." Ryder frunció el ceño.

Todas miraron a Leah por una explicación. Ella miró a Ryder.

"Bridgette no ha sido la misma desde que estábamos tratando de trabajar en la oficina del
establo mientras tu pequeña cara a cara con Alex estaba ocurriendo arriba."

Las mejillas de Ryder se sonrojaron cuando la atención pasó de Leah a ella.

"¿Cuándo?" Skyler exigió. "¿Exactamente cuándo pasó esto?"

XWPColección: Página y Facebook 111


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, apostamos por esto," Tory dijo, frunciendo el ceño hacia Leah. " ¿ Por qué no me
dijiste al respecto?"

Ryder las ignoró y miró a Leah. "Me disculpé con ella por eso cuando la llevé a ver las
pinturas de Eleanor."

"No estoy segura de lo que involucra tu disculpa, pero ella no ha salido de ese estudio
desde entonces. Apenas puedo hacer que me hable por teléfono, y mucho menos concretar
un momento en que podamos realizar un poco de trabajo."

El corazón de Ryder se levantó. Ella no era la única a la que Bridgette evitaba. "Pensé que
estábamos bien cuando la vi por última vez. Le llevaré las llaves por la mañana y hablaré
con ella. ¿Dijo a qué hora estaría allí?”

"Te lo dije, dijo que simplemente las dejaras con la secretaria del departamento. Ella
estará en Richmond, recogiendo a su amiga del aeropuerto.” Leah levantó una ceja hacia
Ryder. "No parece que quiera verte ya que te pidió que dejarás las llaves cuando ella no
estaría allí."

Ryder estaba a punto de decirle a Leah que no se entrometiera cuando Jessica palideció y
apartó su plato.

"Sky — "

Skyler saltó de su silla y se arrodilló junto a Jessica para agarrar su mano.

"¿Estás bien?"

"Un poco mareada. Creo que necesito descansar un poco."

"No estás teniendo contracciones, ¿verdad?" Ryder también se levantó de un salto, y sacó
la silla de Jessica mientras Skyler la ayudaba a ponerse de pie.

"No. Este dolor de espalda acaba de arruinar mi apetito."

"Vamos a llevarte a la cama y te frotaré la espalda." El rostro de Skyler estaba grabado


con preocupación.

"Perdón por terminar la fiesta," Jessica dijo débilmente mientras Skyler la llevaba hacia el
dormitorio principal de la planta baja.

XWPColección: Página y Facebook 112


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Ve y acuéstate." Leah hizo señas a Tory y Ryder para que comenzaran a levantar los
platos. "Limpiaremos todo y luego daremos las buenas noches antes de irnos."

Tory y Leah estaban de pie en el fregadero, lavando y secando los platos, mientras Ryder
salía a limpiar la parrilla que se había enfriado mientras comían. En su camino de regreso
al interior, se detuvo en el vestíbulo. Ella podía escuchar su conversación baja e intensa.

"Solo digo que eres un poco dura con mi amiga. Lo que sucede entre ella y Bridgette es
asunto de ellas."

"Es mi problema cuando está afectando nuestro trabajo."

"Parece que está molestando más que tu fecha límite, cariño."

"Bridgette es mi amiga también. Sé que estaba un poco celosa porque se metió en tus
pantalones antes que yo, pero retrocedió cuando vio lo que estaba pasando entre
nosotras. Ella es una buena persona."

"Ryder es una buena persona, también."

Ryder asintió para sí misma. Ella siempre podía contar con Tory para defenderla.

"Tú eres quien dijo que le gusta amarlas y dejarlas," Leah dijo.

"Sí, bueno, Bridgette es una especie de viene fácil se va fácil, también. Ella cree en tener
‘amigas con beneficios’, así que diría que son una buena pareja."

Leah se rió. "Creo que tu ego está un poco magullado porque te dejó ir tan fácilmente."

"Ella sabía que mi corazón — y mis pantalones — solo te pertenecen."

"Dulce conversadora."

Estuvieron calladas por un momento, solo el tintineo de los cubiertos filtrándose desde la
cocina.

"Algo más está pasando con Bridgette, Tory. No sé de qué se trata, pero parece que tu
amiga la está atormentando. Creo que Bridgette está tratando de quitársela suavemente,
pero Ryder sabe que necesita esas pinturas para la subasta y se está aprovechando de eso."

"Ryder no es así."

XWPColección: Página y Facebook 113


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Cómo lo sabes? Tú y Skyler no la han visto en doce años. La gente cambia."

Tory suspiró. "Lo sé, Leah. Debajo de toda esa valentía hay un alma buena y sólida. Pero
hablaré con ella."

Ryder frunció el ceño. La obra de arte no podría ser el problema. Bridgette le había creído
cuando dejó en claro que lo que estaba entre ellas no tenía nada que ver con las pinturas
de Eleanor. Pero qué había entre ellas? ¿Bridgette la veía simplemente como a otra amiga
con beneficios?

Leah dijo que Bridgette estaba tratando de quitársela. ¿La noche en la mansión había sido
una cogida de lástima porque le había contado a Bridgette sobre su infancia? ¿ Cómo
podría haberlo confundido con algo más?

Una amarga vergüenza carcomió su interior. Nadie tuvo que decirle dos veces. Había sido
rechazada antes y sabía cómo ponerse en camino. Agarró las llaves de la camioneta del
gancho que había junto a la puerta trasera.

Había muchas otras mujeres, mujeres disponibles. ¿Por qué perder el tiempo con alguien
que no la quería?

Capítulo Quince

"De verdad, chicas. Solo una cerveza, luego me voy." Bridgette había lanzado un juego
sin hits para ganar el campeonato de la temporada regular y su equipo quería
celebrar. Ella quería irse a casa y pintar. Pero la habían acogido cuando aterrizó en la
ciudad dos años atrás, y les debía al menos un trago.

El R&R era ruidoso y lleno de clientes tan diversos como la música del establecimiento.
Las dos lesbianas ex infantes de marina que poseían el lugar dejaron en claro que no
tolerarían prejuicios dentro de estos muros. La multitud venía de todos modos —
homosexuales o heterosexuales, liberales o conservadores, gavilán o paloma — debido a
la enorme pista de baile, el toro mecánico, el futbolín, los dardos, las mesas de billar, los
videojuegos clásicos y la selección gourmet de cerveza.

Bridgette se abrió paso hasta las mesas que sus compañeras de equipo habían requisado,
su cerveza local Howling Dog Ale en su mano. Estaba cansada pero al mismo tiempo con
energía. Su semana había sido un frenesí de pintura que estaba yendo tan bien, se sintió
refrescada a pesar de haber dormido poco. La noche anterior había recuperado la

XWPColección: Página y Facebook 114


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

confianza en su juego de softball y había lanzado un juego perfecto de bolas rápidas,


rompecurvas, elevados engañosos y sus favoritas las curvas rápidas.

La receptora del equipo, Lou, se dejó caer en el asiento a su lado y colocó una segunda
Howling Dog frente a ella. Ella comenzó a protestar, pero casi se había terminado la
primera y el hielo crujiente que goteaba por los lados prometía ser igual de frío en su
garganta reseca.

"Gracias, pero este es absolutamente mi ... maldita sea, Lou." Frunció el ceño ante la
bolsa plástica llena de hielo que Lou agarraba con su mano izquierda hinchada. "Lo siento
por eso."

Lou sonrió ampliamente. "No lo estés. Está un poco magullada por las bolas rápidas que
estabas lanzando. Mierda, mujer. No sé por qué no estás jugando béisbol profesional."

Bridgette negó con la cabeza. "Acabo de pasar una buena noche. Normalmente no soy tan
caliente. Además, prefiero pintar."

"Por suerte para nosotras," Desiree dijo, mientras se acomodaba en el regazo de Lou por
falta de un asiento desocupado. "El trofeo del torneo de campeonato es nuestro para
perder este año. Lo tienes en tu calendario, ¿verdad?”

"Demonios, si. Será mejor que ella reserve ese fin de semana," Lou declaró.

"Afortunadamente, es el fin de semana posterior a la subasta de arte, por lo que no debería


ser un problema. Sin embargo, probablemente tendré que perderme algunas prácticas
antes de eso. Tengo un millón de cosas que hacer para el evento." La paradora en corto
del equipo colocó una tercera Howling Dog frente a ella y se alejó, haciendo caso omiso
de la protesta de Bridgette.

Lou movió su cerveza hacia ella. "Delegar. Es por eso que eres la jefe del comité."

"¿Ya hablaste con Ryder?" Desiree preguntó.

"¿Sobre qué?" Bridgette habló antes de darse cuenta de que la pregunta era para Lou.

"Iba a ver si podíamos agregarla a la lista para el torneo, si todavía está en la ciudad," Lou
dijo. Ella y Desiree tintinearon sus cervezas juntas para celebrar lo que obviamente
pensaron que era una excelente idea.

"Pero tenemos una lista completa." Bridgette frunció el ceño. " ¿ Qué posición jugaría
ella?"

XWPColección: Página y Facebook 115


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No importa," Lou dijo con aire de suficiencia. "Ella puede jugar cualquier posición, pero
lo que queremos es su bateo. Ella tiene el récord de Cherokee Falls en la mayoría de
jonrones en una temporada. Demonios, por la mayoría en un juego."

"Sí. Ella golpeó cuatro la noche en que jugamos contra el equipo de R&R," Desiree
dijo. " ¿ Puedes creerlo? Cuatro. La idiota lanzadora estaba tan enojada que se negó
intencionalmente a andar con ella."

Lou se rió entre dientes. "Ryder pagó por eso más tarde. Sherry la echó del bar cuando el
equipo vino a celebrar después."

"Sherry la echó porque ella tenía solo diecisiete años," Desiree dijo.

Cuando la jardinera izquierda dejó caer una cuarta Howling Dog frente a Bridgette, ella la
empujó hacia Lou. "Tres es mi límite. Tengo que irme.” Se levantó y se tambaleó un
poco.

La mano de Desiree en su brazo la estabilizó. "Creo que necesitas quedarte un poco


más. Hemos ordenado un par de pizzas para el equipo, y parece que necesitas comer algo
antes de conducir a casa."

Desiree tenía razón. Había estado tan atrapada en la pintura que no había comido nada en
todo el día. "Quiero decir que tengo que irme ... literalmente. Espero que la cola del baño
no sea demasiado larga." Apretó la mano de Desiree. "La pizza suena bien. Cuídame el
asiento."

Su cabeza nadó un poco por el cansancio y la cerveza, por lo que se concentró en poner
un pie delante del otro. Es por eso que no vio a las dos mujeres hasta que tropezó con
ellas cuando salía del baño. Ryder estaba emparedada entre la pared y una de las gemelos
rubias del equipo que acababan de derrotar. La mujer tenía sus manos en los pechos de
Ryder y su lengua en la boca de Ryder.

Ryder empujó a la mujer hacia atrás e hizo a atraparla para detener la caída de Bridgette,
pero terminaron en el piso, Ryder de espaldas con Bridgette tendida sobre ella.

"Bueno, si no es Moisés bajado de la montaña. Quiero decir, fuera de su cueva de arte.”


Los ojos de Ryder estaban nublados y su habla mal pronunciado.

"Lo siento. No te vi.” Intentó levantarse del suelo, pero Ryder la abrazó.

"Déjame invitarte un trago, hermosa."

XWPColección: Página y Facebook 116


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No, gracias. Pareces estar ocupada de otra manera.” Odiaba la oleada de celos que ardía
en ella y el latido instantáneo de su sexo ante la sensación del cuerpo de Ryder bajo el
suyo.

Ryder sonrió. "No estoy ocupada. Estaba esperando en la fila del baño y Lisa se detuvo
para saludarme."

Los brazos de Ryder se relajaron y ella se liberó para ponerse de pie. La rubia había
desaparecido en el baño.

"Parecía más que un saludo, pero eso no es asunto mío."

Bajó la vista hacia Ryder que todavía estaba tendida en el suelo, pero no le ofreció una
mano para ayudarla a levantarse. Se sintió mareada. ¿ Era la cerveza todavía o el
abrumador deseo de arrastrar a Ryder a un rincón oscuro y besarla sin sentido? Pero el
recuerdo de las manos de la otra mujer en los pechos de Ryder, su cuerpo presionado
contra el de Ryder, agrió su impulso. "Mi cena se está enfriando," dijo, y se volvió para
empujar a través de la multitud.

Su alegría por el juego y su apetito habían desaparecido, pero forzó a bajar a la rebanada
de pizza que Lou le tendió. Sintió el calor de la mirada de Ryder, pero se negó a mirar
hacia la mesa cerca del toro mecánico donde se sentó con las gemelos y otros miembros
del equipo contrario.

Echó un vistazo a su reloj. Su anterior necesidad de volver a casa para pintar había huido
con su apetito, y el agotamiento se apoderó de ella como una gruesa manta. Necesitaba
dormir. Tenía que recoger a Lydia en el aeropuerto de Richmond muy temprano.
Mierda. También necesitaba las llaves de la casa de Eleanor White. No tenía más remedio
que hablar con Ryder antes de que pudiera irse. Aborrecía y disfrutaba de la anticipación
que se agitaba en ella.

Te aguantas, LeRoy. La mujer está haciendo una gran contribución a la subasta.

Ella miró hacia el otro lado de la habitación. Las amigas de Ryder estaban señalando
hacia el toro mecánico y Ryder negaba con la cabeza, resistiéndose a sus súplicas. Pero
fueron persistentes, agarrando su brazo y urgiéndola a ponerse de pie. Ryder negó con la
cabeza otra vez. Entonces, una mujer fornida dio una palmada en la mesa con un billete
de veinte dólares, y Ryder arqueó una ceja. La mujer se señaló a sí misma, luego a Ryder,
luego al toro.

Su enojo estalló. ¿Por qué la alentaban? ¿Eran demasiado estúpidas para darse cuenta de
lo suicida que era jugar con los toros? Incluso un toro mecánico era peligroso. Ella
pondría fin a esto.

XWPColección: Página y Facebook 117


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder levantó la mirada mientras ella se acercaba.

"¿Puedo hablar contigo por un minuto?"

Ryder se levantó. Sus compañeras de mesa protestaron, pero las ignoró y tomó el codo de
Bridgette para llevársela. Antes de que Bridgette se diera cuenta de adónde iban, estaba
acorralada en un rincón oscuro junto a una mesa de billar desocupada. Su espalda estaba
presionada contra la pared pintada de negro, las manos de Ryder plantadas a cada lado de
sus hombros. La cara de Ryder estaba a centímetros de la de ella, y su piel se calentó ante
el deseo desnudo en los ojos oscuros de Ryder, el mismo deseo que recordaba de su hacer
el amor — no su encuentro amoroso — en la mansión la semana anterior.

"Esperaba que lo reconsideraras." La voz de Ryder era ronca, su habla todavía mal
pronunciado. La cerveza en el aliento de Ryder se mezcló con su aroma especiado, y
Bridgette presionó el impulso de saborear esos labios carnosos que flotaban tan cerca de
los suyos. Si lo hiciera, estaría perdida. El palpitar perezoso del corazón de Ryder resonó
a través de ella mientras colocaba su mano en el pecho de Ryder para empujarla
suavemente hacia atrás.

"Mi agente de arte volará mañana por la mañana y necesito las llaves de la casa de tu
abuela para que podamos ponerle precio a las pinturas."

Ryder presionó fuertemente contra su mano, resistiendo su esfuerzo de crear más espacio
entre ellas. "Creo que las tengo en uno de mis bolsillos." Sus ojos se iluminaron como si
de repente tuviera una gran idea. "Tienes mi permiso para buscarlas."

Un rugido de vítores se levantó de una multitud que se estaba reuniendo alrededor del
toro mecánico. La mujer que había puesto los veinte en la mesa estaba colgando mientras
el operador giraba y torcía los controles para derribarla.

"No vas a subirte en esa cosa, ¿verdad? Son casi tan peligrosos como un toro vivo."

"Nah. Es como montar un triciclo en comparación con un toro de verdad. No es peligroso


si sabes lo que estás haciendo."

Ella frunció el ceño. "No seas estúpida. La semana pasada, estabas usando un bastón para
caminar. Te volverás a lastimar la pierna."

Ryder se presionó más cerca. "Puedo pensar en algo mejor que hacer con mi tiempo."

"Marc." Ella no podía hacer esto. No haría esto. Cada beso, cada toque de las manos de
Ryder la hacían querer más. Era una adicción peligrosa, más peligrosa que la absurda
inclinación de Ryder a arriesgar su cuello motando bovinos furiosos.

XWPColección: Página y Facebook 118


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No puedo dejar de pensar en la semana pasada — lo hermosa que eres desnuda." La
mirada de Ryder era suave y confusa, perdida en sus recuerdos. La punta de su lengua
serpenteó a través de sus labios. "Todo lo que tengo que hacer es pensarlo y puedo
saborearte en la boca."

Ella empujó con fuerza con ambas manos, tomando a Ryder con la guardia baja, así que
retrocedió unos pasos. "Detente. Todo lo que necesito de ti son las llaves de la casa de
Eleanor. Las tienes o no?”

La expresión de Ryder se endureció. "Están afuera." Sacó las llaves de su camioneta de su


bolsillo. "Es la camioneta azul con el logo del centro ecuestre. Mira en el asiento.” Le
arrojó las llaves a Bridgette.

"Traeré estás de vuelta en un minuto."

"Solo déjalas en el bar con Sherry." Ryder se giró, y ella la observó caminar de regreso
con sus amigas y rápidamente tomar dos chupitos de tequila de una bandeja que la mesera
acababa de entregar a su mesa.

Cristo. Ella no necesitaba este tipo de drama en su vida. Sus emociones se sentían crudas
y su estómago vacío, a pesar de la pizza que había comido. Se pasó una mano por la
cara. Estaba cansada. Eso es todo.

Consigue las llaves, duerme un poco, y ten una gran visita con Lydia mañana.

Cuando regresó del estacionamiento para dejar las llaves de la camioneta en el bar, los
gritos casi la ensordecieron. La mayoría de las mesas estaban vacías y la pista de baile
mientras todos se apiñaban alrededor del toro mecánico. Ryder estaba a horcajadas, con
un brazo levantado en lo alto para mantener el equilibrio y sus piernas apretando para
presionar los talones a lo largo de la piel de cuero mientras se sacudía y giraba locamente.

"Idiota," Bridgette murmuró.

"Ella está completamente loca," Sherry dijo, tomando las llaves. "Pero tiene más agallas
que un matadero."

El mecanismo se ralentizó y Ryder saltó para pararse sobre él y hacer una reverencia entre
gritos y silbidos. Se tambaleó, luego recuperó el equilibrio, sonrió y se inclinó de
nuevo. Estaba a punto de saltar cuando el toro se sacudió y giró, lanzando a Ryder cabeza
abajo más allá del suelo acolchado y hacia la mesa más cercana.

XWPColección: Página y Facebook 119


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Antes de que Bridgette tuviera tiempo de pensar, estaba arrodillada junto a Ryder, quien
gimió y rodó sobre su espalda. Ella se congeló. Sangre, roja y brillante, fluía de la nariz
de Ryder, cubriendo sus mejillas y goteando de su barbilla para empapar su camisa.

"Oh, hombre, lo siento mucho." La socia de Sherry y copropietaria, Jo-Jo, se arrodilló


junto a Bridgette. "Estaba buscando mi cerveza y mi codo golpeó accidentalmente los
controles. ¿Estás bien?"

"Estoy muy bien. Tengo tanto tequila en mí que realmente no duele." Ryder se sentó, su
sonrisa ensangrentada era una contradicción macabra a sus palabras. "Creo que necesito
trabajar en mi último lanzamiento, sin embargo. ¿Quieres probar eso de nuevo?”

Las palabras descuidadas ardieron a través de Bridgette como una furia, y abofeteó a
Ryder con tanta fuerza que la multitud saltó hacia atrás para evitar el chorro de sangre.

Ryder frunció el ceño. "Ay. Ahora eso dolió. ¿Por qué me pegaste?”

"Tratando de hacerte entrar en razón," dijo con los dientes apretados. "Levántate. Voy a
llevarte a la sala de emergencia."

"No necesito un médico, tal vez solo otro chupito de José."

"Tu nariz podría estar rota."

"Me he roto la nariz antes. Esto no se siente roto."

"No creo que sientas demasiado en este momento," Jo-Jo interrumpió. "Tal vez deberías
escuchar a Bridgette e ir a que te revisen. No quiero que me demandes la próxima semana
porque está rota y has comenzado a roncar tan mal que ninguna mujer dormirá contigo."

"Pasaré por la casa de Tory y haré que lo vea."

Bridgette resopló. "Tory es una veterinaria, no un médico. Pero entonces estás actuando
como una burra."

Jo-Jo se rió y Ryder la miró. "Cállate y ayúdame a levantarme."

Luchó por ponerse de pie con la ayuda de Jo-Jo y Bridgette, pero su rostro palideció. Ella
cerró los ojos y tragó saliva. "No me siento tan bien ahora," murmuró.

Bridgette guió a Ryder a una silla. "Cuídala. Vuelvo enseguida."

XWPColección: Página y Facebook 120


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Regresó con dos toallas limpias, humedecidas con agua helada. Presionó una contra la
nuca de Ryder y suavemente limpió su rostro ensangrentado con la otra. Su nariz no
estaba hinchada demasiado, pero los ojos de Ryder estaban desenfocados y nublados con
algo más que alcohol.

"Ayúdame a meterla en mi auto, Jo-Jo. Va a ver a un médico ya sea que quiera o no."

Ryder no protestó esta vez cuando Jo-Jo le puso un hombro bajo el brazo, la sostuvo con
fuerza por la cintura y se dirigió hacia el estacionamiento.

"¿Está bien?" Lou preguntó.

"Me aseguraré," dijo, entregándole las toallas ensangrentadas. " ¿ Puedes conseguir las
llaves de Marc de Sherry y que alguien lleve su camioneta de regreso a la casa de
Skyler?"

"Por supuesto. Desiree y yo nos ocuparemos de eso.” Lou envolvió su mano grande
alrededor del antebrazo de Bridgette y le dio un apretón. "No seas demasiado dura con
ella, Bridgette. Presumir y hacer cosas locas es solo Ryder. Es quien ella es."

Asintió con la cabeza, pero realmente no estaba de acuerdo. Estaba empezando a entender
que era solo quién pretendía ser Ryder.

Capítulo Dieciséis

Ryder temía que si abría los ojos, los cálidos dedos que apretaban su mano fría se
retirarían.

Tenía la rodilla rígida, pero una rápida radiografía y una examinación revelaron solo una
pequeña hinchazón del tejido blando. La placa de metal y los clavos que sujetaban su
espinilla recién reparada estaban intactos. Y mientras su nariz estaba tan hinchada que
tenía que respirar por la boca, el cartílago no estaba roto.

Las náuseas y los golpes en su cabeza, sin embargo, la mantenían en la sala de


emergencias, ahora por cuatro horas. Se estremeció ante la caricia del pulgar de Bridgette
contra el dorso de su mano.

"¿Tienes frío? Puedo pedir otra manta."

Apretó sus dedos alrededor de los de Bridgette para evitar que se liberara.

XWPColección: Página y Facebook 121


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Esta estúpida bata no cubre demasiado, pero no quiero ponerme demasiado cómoda.
Prefiero vestirme y salir de aquí. Porque está demorando tanto tiempo ese doctor?”

"Está esperando tus resultados de MRI (Tomografía por resonancia magnética)."

"No tienes que quedarte. Sé que tienes que levantarte temprano." Incluso mientras lo
decía, se aferró a la mano de Bridgette, patéticamente incapaz de soltarse.

"¿Cómo crees que te irás a casa?"

"Puedo llamar a Skyler o Tory."

"Estoy bien. No voy a dejarte aquí sola."

Ella suspiró. Siempre había estado sola. Es por eso que llenó su vida con distracciones —
mujeres hermosas, lugares emocionantes y experiencias que suben la adrenalina.

Luego conoció a Bridgette. Algo sobre ella hizo que Ryder sintiera la soledad de
nuevo. Le hizo sentir todo.

Se sintió avergonzada cuando le dio su historial médico. No pudo responder las preguntas
de rutina sobre la enfermedad cardíaca o el cáncer en su familia. Tenía que explicar que,
sí, sus padres estaban vivos, pero, no, no sabía exactamente dónde vivían en ese
momento. Probablemente todavía estaban en Sudáfrica.

Por lo general, le decía a la gente que sus padres habían muerto. Pero Bridgette ya los
conocía y no quería mentir frente a ella, sin importar cuán avergonzada estuviera, sabía
muy poco de ellos.

"Tal vez no tardará mucho más." Estaba dividida entre la culpa y la necesidad.
Necesitaba, deseaba desesperadamente que Bridgette se mantuviera cerca. Pero se sintió
culpable de que sus payasadas fueran las responsables de evitar que se fuera a casa y
durmiera un poco.

Apenas habían salido del bar cuando ella se apartó de Jo-Jo y tropezó para vaciar su
estómago en los arbustos. No fue el alcohol. Había consumido mucho más tequila antes y
nunca perdió la cena.

Ella tampoco necesitaba un médico para diagnosticarla. Los síntomas eran familiares —
visión ligeramente borrosa, sensibilidad a la luz, náuseas y dolor de cabeza. Había tenido
muchas conmociones cerebrales durante su carrera como jinete. Lo suficiente como para
saber que un par de días de descanso y un puñado de pastillas para el dolor eran la única
cura.

XWPColección: Página y Facebook 122


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Estaba a punto de pedirle a Bridgette que la ayudara a ponerse los pantalones cuando el
médico rodeó la cortina.

"Bueno, Srta. Ryder. Su resonancia magnética no muestra hinchazón o lesiones, pero sus
síntomas indican una conmoción cerebral leve." Le dirigió a Ryder una mirada de
desaprobación. "No podemos estar seguros, sin embargo, porque su nivel de alcohol en la
sangre también podría ser responsable de su dificultad para hablar cuando llegó a la sala
de emergencias y sus náuseas y su dolor de cabeza ahora."

"Bien. ¿Puedo irme ahora?"

"No he terminado. Su historial médico indica que es atleta y que ha experimentado


conmociones múltiples desde que era adolescente. ¿Sabía que los nuevos estudios indican
que el daño acumulado por múltiples conmociones cerebrales puede causar importantes
problemas neurológicos y emocionales?”

"Sí, he visto la publicidad sobre jugadores de fútbol profesional con daño cerebral."

"Entonces no debería tener que advertirte más. Conoces los riesgos."

"Sí, está bien." Las luces eran demasiado brillantes y le dolía la cabeza. Solo quería irse a
casa.

"Entiendo que te estás recuperando de una lesión ortopédica reciente. Te advierto que no
tomes ningún antiinflamatorio recetado que puedas tener durante los próximos días
debido al riesgo de hemorragia intracraneal. Sin embargo, puedes tomar acetaminofén
para el dolor."

Ella comenzó a asentir, lo que solo causó una nueva oleada de náuseas. "Sé que
hacer. Compraré algunos de camino a casa."

El médico le entregó a Bridgette una hoja con instrucciones. "No debería conducir y
alguien debería vigilarla durante las próximas veinticuatro a cuarenta y ocho horas. Hay
una farmacia al otro lado de la ciudad que permanece abierta toda la noche, o puede girar
a la izquierda en el escritorio de las enfermeras, ir al final del pasillo y girar a la derecha.
La farmacia del hospital está abierta."

"Gracias, doctor." Bridgette tomó las instrucciones.

"Puedes vestirte, pero espera aquí hasta que la enfermera regrese. Ella te pondrá una
inyección que te ayudará con las náuseas."

Bridgette lo vio irse. "¿Lista para vestirte?"

XWPColección: Página y Facebook 123


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder se movió lentamente. Hubiera dado cien dólares por un par de lentes de sol para
bloquear la luz que estaba perforando su cerebro, pero estaba decidida a no vomitar de
nuevo frente a Bridgette.

Estaba sudando y temblando para cuando se puso la ropa, y se sentó en la cama para que
Bridgette pudiera ponerse las botas con cuidado.

"Tal vez este pequeño accidente no fue tan malo después de todo."

Ryder se recostó y se cubrió los ojos para reunir su fuerza. "Puedes decir eso. Tu cerebro
no está tratando de salirse de tu cráneo," murmuró.

"Espero que lo escuches y comiences a pensar en una carrera diferente."

"No va a suceder." No quería pensar en nada mientras esta taladradora estaba estallando
en su cabeza.

"Creo que tu cerebro ya está revuelto. O tal vez solo estás esperando romperte tu cuello y
terminarlo rápidamente."

El veneno en la voz de Bridgette la sobresaltó.

"Uso equipo de seguridad, Bridgette." Ella se sentó un poco demasiado rápido y su


estómago se revolvió. Cuando miró frenéticamente alrededor de la habitación, Bridgette
le arrojó el cuenco de vomitar en su regazo.

"Iré a buscar tu medicina."

De todos los ególatras idiotas, por qué cargó con esta? Bridgette estaba furiosa.

De repente se dio cuenta de que siempre se había culpado a sí misma de alguna manera
por la muerte de su hermano.

Debería haber adivinado lo que estaba tramando e insistir en que él mirara desde el
balcón. Pero ahora sabía que ninguna cantidad de lógica lo habría disuadido. Y eso la
enfurecía.

¿Cómo podrían Stephan y Ryder ser tan descuidados con sus vidas, con los sentimientos
de las personas que se preocupaban por ellos? Se detuvo en medio del pasillo. A ella no le
importaba Ryder. Acababa de conocerla. Era una presumida arrogante, cabezota, macho.
Bridgette suspiró. Ella era sexy y encantadora, dulce y apasionada.

XWPColección: Página y Facebook 124


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Un escalofrío la recorrió. Aunque Ryder era una amante increíble, era la mujer vulnerable
que solo había vislumbrado la que la conmovía profundamente, la hacía querer sanar y
proteger. Pero cómo podría tomar la carga emocional de otra persona cuando ni siquiera
podía lidiar con sus propios problemas? Ryder era como Stephan. Su insensata
imprudencia la había emocionado y aterrorizado. Aún así, se había permitido amarlo y ver
cómo resultó eso.

Ella comenzó a caminar de nuevo, luego se dio cuenta de que debía haber tomado un giro
equivocado. ¿ Por qué los hospitales tienen que ser un laberinto de pasillos? Todos los
pasillos tenían el mismo aspecto, pero nada parecía familiar. Tenía que haber una estación
de enfermeras por aquí en alguna parte.

Estaba a punto de retroceder cuando una figura familiar la detuvo en seco.

Skyler estaba apoyada contra la pared y hablando por su teléfono celular.

"No, solo una falsa alarma, Laura. Ella esta bien. El bebé está bien. Sin embargo, me
sentiría mejor si tú y Kate regresaran pronto a los Estados Unidos. El Dr. Nichols dice que
no falta mucho.” Skyler la miró.

"Gracias. De acuerdo, le diré. Los amamos a ustedes también." Terminó la llamada y le


sonrió a Bridgette.

"¿Jess está bien?"

"Sí. Falsa alarma. La están enviando de vuelta a casa.” Skyler parecía apurado, pero
feliz. Pasó sus largos dedos por su pelo rubio y greñudo. "Maldita sea, necesito cortarme
el pelo antes de que llegue el bebé. ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Alguien salió lastimado en
el juego? ¿Ganaron?”

Ella había olvidado que todavía estaba vestida para el softball, a excepción de los tenis
que habían reemplazado por sus tacos.

"Lo único lastimado fueron los egos del otro equipo," dijo rápidamente, luego sonrió.
"Lancé mi primer juego sin hits esta noche."

"En serio? Felicidades. Entonces estás aquí para ver a un amigo?”

Ella frunció el ceño cuando su anterior irritación resurgió. "En realidad, una de tus amigas
tuvo un accidente en el R&R y la llevé a la sala de emergencias."

XWPColección: Página y Facebook 125


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La mayoría en el equipo de Bridgette eran mujeres con las que Skyler había crecido en
Cherokee Falls. "¿Cuál?"

"Marc."

"¿Ryder? Nos preguntamos a dónde se había ido. Ella está bien? ¿Se lastimó la pierna?"

“Su pierna está bien, pero su estúpidamente dura cabeza fue lastimada."

Skyler se rió. "Bueno, si se cae de cabeza, debería estar bien."

Maldición. Era ella la única que reconocía lo peligroso que podría ser esto? "¿Alguna vez
has tenido una conmoción cerebral?" Su ceño fruncido debió haberle dado la pista a
Skyler que no le hizo gracia, porque dejó de reírse.

"Sí, un par de veces cuando estaba trabajando como jinete profesional. A veces te
contratan para montar un caballo solo una o dos veces, por lo que no te dan la oportunidad
de conocerlo. Eso siempre aumenta la posibilidad de malinterpretar las señales y caerte."

"Todavía saltas a caballo." El tono de Bridgette era acusador, pero Skyler no mordió el
anzuelo.

"Sí, pero paso la mayor parte del tiempo dando lecciones y trabajando con los niños
ahora. Cuando salto a caballo, como entrenadora, he tenido muchas oportunidades de
conocer al caballo antes de llevarlo a los saltos.” Skyler echó un vistazo hacia la puerta de
la habitación del hospital junto a ellas. "Tengo que ser más cuidadosa ahora que tengo
otras personas que dependen de mí."

"Entonces, supongo que si eres soltera, está bien actuar como una joven de veintiocho
años, tontamente tomando riesgos idiotas con tu vida. ¿ Qué pasa si Marc se rompe el
cuello montando esos toros y queda paralizada? O peor, muere? ¿Ella piensa que a nadie
le importaría?”

"Uh —"

Una enfermera acercó una silla de ruedas a Skyler, ajena a la discusión que estaba
interrumpiendo. "Estoy segura de que te veremos pronto, pero puedes continuar y llevarla
a casa esta noche."

"Gracias," Skyler dijo, haciéndose cargo de la silla y luciendo aliviada. "Jess está
lista. Sin embargo está realmente decepcionada de que no esté sucediendo esta noche." Se
volvió hacia Bridgette. "¿Quieres entrar y saludar?"

XWPColección: Página y Facebook 126


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella miró su reloj. "No. Marc está esperando que la lleve a casa. Solo buscaba la farmacia
para comprarle acetaminofeno."

"Tenemos mucho en casa. Si quieres, ella puede irse con nosotros ya que estamos en
camino de irnos."

"Tengo que levantarme temprano. Eso seria genial."

"No hay problema."

"No quise enojarme contigo." Dejó escapar un suspiro de frustración. "Me exaspera
tanto."

Le dio un apretón a la mano de Skyler. "Cuida a Jess. Con suerte, las veré a las dos en la
subasta, si no antes." Ella comenzó a alejarse, pero se volvió. "Oh. Se suponía que debían
darle una inyección para las náuseas mientras iba a la farmacia. Pero ha estado vomitando
mucho, así que también querrías dejar la ventana bajada cuando la lleves a casa."

Bridgette caminó enérgicamente hacia el estacionamiento sin detenerse en la sala de


emergencias, donde Ryder yacía herida y sufriendo. Una parte de ella quería llevar a
Ryder a su departamento, cuidarla, secarle la frente y frotar su espalda mientras
vomitaba. Una parte más grande quería correr lo suficientemente lejos como para poder
olvidar esos ojos oscuros y esa sonrisa peligrosa.

Vomitar sobre la cuenca para el vómito le había empeorado el dolor de cabeza, por lo que
Ryder prestó poca atención cuando la atractiva enfermera expuso mucho más de lo
necesario, le tomó más tiempo de lo normal administrar la inyección y luego deslizó su
número telefónico en el bolsillo de Ryder antes de irse. En cambio, ella cerró los ojos y se
sumió en la maravillosa somnolencia que la medicina le indujo.

Lo último que pensó fue en Bridgette cuando los ruidos del hospital se desvanecieron.

No podía recordar realmente lo que había dicho para enloquecerla, pero cuando Bridgette
regresara, planeó rogarle que pasara la noche en el departamento, y con un poco de suerte
se sentiría lo suficientemente bien como para hablar por la mañana. No era un plan
infalible, pero era lo mejor que podía hacer su confuso cerebro y se sentía razonablemente
esperanzada, hasta el momento en que Skyler la despertó.

"Maldición, qué le pasó a tu nariz? No es de extrañar que estuvieras roncando como un


tren de carga."

XWPColección: Página y Facebook 127


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Qué? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Dónde está Bridgette?”

"Se fue a casa. Dijo que tenía que levantarse temprano."

Ryder se sentó cuidadosamente. Tenía la cabeza borrosa, pero el golpeteo era solo un
dolor sordo y su estómago se había asentado. "¿Te llamó?"

"No. Me encontré con ella por el pasillo. Le dije que podías irte con nosotras ya que
estábamos aquí."

Todo saltó a un enfoque nítido cuando recordó que Jessica se sintió mal durante la
cena. "Jess, el bebé. Pasa algo malo?"

"Estoy bien. Solo falsos dolores de parto.” Jessica estaba sentada en una silla de ruedas
ligeramente detrás de Skyler, mirándola con preocupación. "¿Qué te ha pasado?"

Ella tocó con cautela su nariz y se preguntó qué tan mal se veía. ¿ Por qué las cosas
siempre se descontrolaban cuando Bridgette estaba cerca? "Estaba parada en el toro
mecánico en R&R y Jo-Jo accidentalmente golpeó los controles con el codo."

"¿Qué diablos estabas haciendo parada en eso?"

Ryder parpadeó hacia Skyler, dándose cuenta de lo estúpida que sonaba. "No lo recuerdo
exactamente," mintió.

Skyler negó con la cabeza. " ¿ Puedes caminar o debería buscar otra silla de ruedas y
alguien que nos ayude?"

"Puedo caminar." Ryder se levantó lentamente. Todavía se sentía confusa, pero después
de una ligera oleada de mareo encontró el equilibrio.

" ¿ Por qué no me llevas afuera mientras Skyler trae el auto?" Jessica sugirió. "Podría
ayudar el agarrarte de la silla de ruedas."

Skyler observó mientras Ryder agarraba las manijas y giraba la silla hacia la
puerta. "¿Estás bien?" Preguntó.

"Sí, nos vemos afuera."

Un rápido beso en la mejilla de Jessica y Skyler desapareció.

XWPColección: Página y Facebook 128


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder sacó a Jessica cuidadosamente de la sala de emergencias hasta la acera y se puso en


cuclillas junto a la silla. "¿Estás lo suficientemente abrigada?"

"Estoy bien. Este bebé es como cargar un horno. El aire de la noche se siente bien.”
Jessica la miró con afecto. "Sin embargo, eres amable por preguntar."

Ella se sentó en la acera y levantó sus piernas para apoyar su barbilla sobre sus
rodillas. Estaba muy, muy cansada.

"Es una hermosa noche, ¿no crees?"

Ella se encogió de hombros. Le parecía sombría.

"Skyler dijo que Bridgette estaba molesta contigo. ¿Es eso lo que te preocupa?”

Durante las semanas que ejercitaron juntas todos los días, se hicieron amigas. Jessica era
una buena oyente. Caminaban de ida y vuelta en la piscina durante casi una hora antes de
que Ryder se diera cuenta de que las preguntas amables de Jessica la habían persuadido
para que revelara más de sí misma de lo que había compartido con la mayoría. Ella estaba
recelosa de eso esta noche, porque se sentía abandonada. Era una herida supurante que no
sangraba desde que cambió su nombre y se fue de la ciudad para dejar atrás a la patética
Marci Ridenhouer.

"Ella ni siquiera se detuvo para decirme que se iba." Giró la cabeza para que Jessica no
pudiera ver las lágrimas en sus ojos. Marci Ridenhouer podría llorar, pero Marc Ryder no
lo hizo. Se tragó la tensión en su garganta.

"Probablemente estabas dormida y no quería despertarte." La mano de Jessica era cálida


en su hombro. "Podemos hablar sobre eso cuando te sientas mejor, si quieres."

Ella asintió, aliviada de que Jessica no iba a curiosear. No había nada de qué hablar. No
esta noche.

Mañana no. Bridgette había dicho que no la dejaría, pero lo hizo.

"Hay sangre por toda la camisa de Skyler," dijo, para cambiar de tema.

Jessica le dio unas palmaditas en el hombro. "No te preocupes por eso. Ella tiene un cajón
lleno de esas camisas. Además, se quitará con la lavada."

Apoyó la cabeza sobre las rodillas y sintió como si lo que fuera que evitara que la gente se
preocupara por ella fuera una mancha que nunca desaparecería.

XWPColección: Página y Facebook 129


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Diecisiete

"Nunca lo terminaremos a tiempo. Necesitamos ayuda. Has desenterrado un cofre del


tesoro."

Lydia sacó pintura tras pintura de los estantes y las alineó contra la pared. "Es cierto que
algunos de ellas están inacabados o simplemente basura, pero debe haber al menos
cincuenta que bien valen la pena subastar."

Ya habían pasado tres días clasificando y evaluando las pinturas que colgaban abajo antes
de que Bridgette llevara a Lydia arriba al estudio. Era más fácil poner precios en la
colección de Eleanor de otros artistas porque podían comparar cada pintura con la historia
de ventas de ese artista.

Pero estos lienzos de Eleanor White nunca habían circulado antes.

"No tengo idea de que precio ponerles," Bridgette admitió.

"Creo que deberíamos clasificarlos en cuatro grupos, estableciendo el precio base para el
menos valioso en diez mil y el más valioso en cincuenta mil."

"¿No crees que eso es demasiado?"

"Dios, no. Obtendrás mucho más que eso. Es solo un punto de partida para el
subastador. Pero si no los vendes todos, puedo encontrar compradores después de la
subasta. Solo el hecho de que está muerta y nunca han estado en el mercado antes
aumenta su valor."

"Es una pena que los artistas tengan que morir antes de que sean realmente respetados,"
Bridgette dijo distraídamente.

"Prefiero tener varias opiniones antes de ponerles precio, pero no me has dado mucho
tiempo. Tengo un amigo que solía evaluar para Sotheby's (Casa de
subastas). Probablemente pueda traerlo aquí con poca antelación."

"No tenemos mucho presupuesto para trabajar, y estamos usando la mayor parte para
pagos iniciales en el servicio de comida y similares. ¿ Estaría dispuesto a esperar hasta
después de la subasta para recibir el pago?”

"Puedo garantizarlo." Lydia levantó un gran lienzo que representaba un campo de flores
silvestres. En la distancia, un niñ pensativo, de cabello oscuro sentado en una gran roca,

XWPColección: Página y Facebook 130


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

pequeño y solo entre el derroche de color. "No puedo creer que su nieta esté donando
todas las pinturas. Esta es asombrosa."

"Creo que planea vender la casa. Está de visita aquí durante varios meses, pero vive en
Dallas."

"Esta es una donación increíblemente generosa. Debes haberte acostado con ella o haberle
prometido a tu primogénito."

Las mejillas de Bridgette se sonrojaron cuando se giró y tomó un lienzo, fingiendo


estudiarlo. Pero no engañaba a Lydia.

"¡Zorra! Te acostaste con ella. ¿Cómo es? ¿Es tan bella y creativa como Eleanor?”

"No. Es una joven de veintiocho años con una cabeza estúpidamente dura, que se arriesga
absurdamente.”

Bridgette se giró hacia la voz ronca. Ryder estaba inclinada contra el marco de la
puerta. A pesar del moretón que le cruzaba el puente de la nariz, lucía letalmente sexy con
jeans negros y una camisa negra abotonada con los puños enrollados en las muñecas.

"¿No es así como me describiste a Skyler?"

"Estaba enojada contigo por ser descuidada contigo misma." El latido de su pulso no era
ahora de ira, pero nunca se lo admitiría a Ryder. Especialmente no delante de
Lydia. "¿Has pensado en lo que dijo el doctor?"

Ryder se encogió de hombros. "He pensado en ello. Luego lo olvidé. Al igual que me
olvidaste."

Su tono y sonrisa bordeaban las burlas, como si estuviera acusando a Bridgette de dejarla
en el centro comercial en lugar de herida en la cama de un hospital. Pero sus ojos dijeron
que era más.

"No te olvidé. Tenía que levantarme temprano y Skyler se ofreció a llevarte a casa. Como
te estás quedando con ellas, no tenía sentido que te llevara todo el camino hasta allí."

El aire entre ellas estaba cargado de tensión mientras se miraban la una a la otra. Ryder
desvió la mirada primero, apartándose del marco de la puerta y volteándose hacia Lydia,
quien las estaba observando cuidadosamente. Ella extendió su mano. "Soy Marc Ryder, la
nieta de Eleanor."

XWPColección: Página y Facebook 131


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Lydia deslizó su mano esbelta en la de Ryder. "Lydia Wells. Encantada de conocerte,"


dijo.

Ella ladeó la cabeza, luego giró la pintura que había apoyado contra su pierna hacia
Ryder. "Debes ser el niño en esta pintura."

Ryder se encogió de hombros. "Lo parece. No la había visto antes."

"Quizás quieras conservarla entonces."

"No. Puedes venderla con el resto."

"Eso es muy generoso, Srta. Ryder."

"Mis amigas solo me llaman Ryder."

"Entonces me encantaría contarme entre tus amigas ... Ryder."

Bridgette había visto a Lydia seducir antes y por lo general le divertía. Esta vez, le hizo
rechinar los dientes. Tomó una pintura y se la tiró. "¿Dónde debería poner esta?"

Lydia tomó la pintura pero mantuvo sus ojos en Ryder. "Si estás libre esta noche,
podríamos ser mejores amigas durante la cena."

Ryder besó el dorso de la mano de Lydia. "Me sentiría halagada, pero tal vez en otro
momento. Ya prometí sentarme con una amiga muy embarazada mientras su pareja asiste
a una reunión de la junta esta noche."

"¿Supongo que ya tienes una cita para la subasta también?"

"Me temo que sí." Ryder se volvió hacia Bridgette. "Sé que estás ocupada, pero necesito
hablar contigo."

Bridgette vaciló. No estaba segura de querer estar a solas con Ryder, pero ciertamente no
quería hablar de nada personal frente a Lydia. "Te acompaño," dijo.

Se sorprendió de que Ryder mantuviera su distancia cuando entraron a la sala, sacando un


papel doblado de su bolsillo y entregándolo.

"Anoté el contacto de la empresa de limpieza. Ellos se encargarán de todo lo que


necesites, incluso moviendo muebles para la subasta. También limpiarán después.” Ryder
levantó una mano para detener su protesta. "Es una deducción de impuestos."

XWPColección: Página y Facebook 132


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Gracias." Ella se había preparado para las palabras enojadas. No estaba preparada para la
conversación comercial de Ryder. "Lo siento por lo de Lydia. Ella es bastante directa."

"No hay daño." Ryder parecía querer decir más, luego desvió la mirada y continuó
explicando el contenido del papel. "El segundo contacto es mi abogado. Él preparará un
acuerdo transfiriendo la propiedad de las pinturas que selecciones y solicitando que la
donación sea a nombre de Eleanor. A ella le hubiera gustado eso."

"Por supuesto. Estoy segura de que la junta estaría feliz de cumplir con esa estipulación."

"El tercer número es el de mi agente inmobiliario. Si puedes por favor notificarle cuando
hayas sacado todo de la casa que se venderá en la subasta, ella esperará hasta entonces
para poner en venta la propiedad. Puedes entregarle las llaves de la casa.”

"¿Así que estás vendiendo la casa?"

"Sí. De hecho, no sé cuánto tiempo más estaré en la ciudad. Le prometí a Skyler que me
quedaría hasta que naciera el bebé, pero no creo que Jess aguante mucho más. Todavía
faltan dos semanas para la subasta y podría haberme ido para entonces."

Ella miró a Ryder. "Volverás a Dallas," declaró.

"Sí. Ahí es donde vivo."

"Pensé que teníamos una cita para la subasta."

"Todavía la tenemos si Jess no tiene el bebé antes de esa fecha. Si lo tiene, entonces me
temo que tendré que excusarme."

Maldita sea ella. "Tienes una conmoción cerebral. Tu cara todavía está amoratada."

"El médico de la asociación de rodeo tendrá que aprobarme físicamente antes de que
pueda ingresar a los eventos nuevamente."

Su enojo se elevó, rápido y caliente. "¿Crees que les importa si te revuelves el cerebro o
un toro te estampa en el suelo otra vez?" Su volumen aumentó con cada palabra y se dio
cuenta de que Lydia había aparecido en la parte superior de las escaleras, escuchando.

Ryder levantó una ceja despreocupada, su respuesta calmada. "Claro, les importa. Tienen
que proteger sus culos contra demandas." Ella se alejó, una clara señal de que su
conversación había terminado. Pero cuando puso su mano en la puerta, se giró.

XWPColección: Página y Facebook 133


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Lo que no entiendo es por qué te importa a ti." Ryder no esperó a que ella respondiera.

"No lo sé," Bridgette le susurró a la puerta cerrada.

Ryder estaba entrando al camino del centro ecuestre cuando sonó su teléfono celular y
revisó quién llamaba. Ross Johnston, su agente.

"¿Sí?"

"Ese artículo sobre ti en la revista ESPN ha generado mucho interés. ¿Cuándo vuelves al
trabajo?”

Todo era cuestión de negocios para Ross, pero Ryder lo apreciaba. A ella no le importaba
conversar con él. A diferencia de las representaciones de Hollywood de las estrellas y sus
agentes, Ross no era su amigo. Ni siquiera se gustaban el uno al otro. Él creía que montar
toros era un trabajo de hombres. Pero era un excelente negociador de contrato y sabía
cómo ganar dinero con la novedad de una mujer compitiendo en el deporte de hombres.

"Mi pierna está bien. He estado montando, incluso saltando un poco. Es más rápido de lo
que esperaban, pero creo que puedo obtener autorización para competir."

"Haré esa cita por ti y te devolveré la llamada."

" ¿ No crees que sentirán que es demasiado pronto?" Ella quería, necesitaba volver al
trabajo.

"Puedo ocuparme de eso. Tienes un montón de seguro personal. Haré una exención para
eliminar cualquier responsabilidad si vuelves a sufrir una lesión."

"Eres todo corazón." Su tono era sarcástico, pero ella agradeció su falta de preocupación
por su bienestar.

No quería que la gente se preocupara por ella, porque entonces comenzaría a preocuparse,
a necesitarlos. Entonces era cuando descubría que no les importaba lo suficiente.

"No me pagas para agarrarte la mano."

"Cierto. Te pago para encontrarme patrocinadores."

"Tus patrocinadores están muy contentos con el artículo de ESPN y quieren verte calificar
para los nacionales."

XWPColección: Página y Facebook 134


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Entonces necesito volver dentro del mes. Prometí quedarme hasta que mi amiga tenga a
su bebé, pero eso debería ser en cualquier momento. Adelante ve si puedes conseguir una
cita con el doctor en un par de semanas. Eso debería ser suficiente tiempo."

"Veré si tienen una vacante y te enviaré los detalles por correo electrónico. Bebé o no,
será mejor que aparezcas."

"¿No lo hago siempre?"

Ella aparentemente ya había decepcionado a todos los demás en su vida. ¿ Por qué no a
Jessica y a Skyler también?

Capítulo Dieciocho

Ryder abrió el correo electrónico de Ross, confirmando los detalles de su cita con el
médico de la asociación de rodeo. Jessica debería sacar a ese bebé pronto o Skyler
simplemente tendría que entenderlo. Después de todo, esto era un negocio, ¿verdad?

Ella había evitado ir a la ciudad la semana pasada. No quería encontrarse nuevamente con
Bridgette en la cafetería o en el R&R. Pero la casa de su abuela la había atraído como una
sirena porque sabía que Bridgette estaba allí. Se la imaginó en el estudio de Eleanor, los
reflejos rubios de su rizada melena brillando como el oro hilado bajo la luz del sol que
entraba por los ventanales. Sus largos dedos trazando las figuras en un lienzo, sus labios
carnosos apretados mientras consideraba el valor de la pintura.

Cuando el impulso se hizo demasiado fuerte para resistirse, había ensillado a Wind
Walker y tomado una ruta sinuosa a través del parque estatal para emerger detrás de los
establos de la mansión. Se dijo a sí misma que necesitaba un largo viaje para fortalecer su
pierna, pero en realidad era porque no quería pasar manejando, en caso de que Bridgette
viera la camioneta y se diera cuenta de que estaba dando vueltas como una adolescente
enamorada.

Ella había bordeado los establos, permaneciendo oculta a lo largo de los bordes del
bosque y observando cómo los automóviles y camiones iban y venían para descargar las
luces y las decoraciones en preparación para el evento.

Solo había visto a Bridgette, saliendo por la puerta de entrada para saludar a Lydia y un
hombre de cabellos grises. Lydia había tocado el hombro de Bridgette y deslizado los
dedos por el brazo de Bridgette para estrechar su mano con una familiaridad que irritó a

XWPColección: Página y Facebook 135


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ryder. Ella recordó la mano de Lydia en la suya. Era suave y elegante, pero no generaba
el calor, la electricidad que sentía cuando sostenía la de Bridgette.

Sacudiéndose de sus pensamientos, imprimió el correo electrónico de su agente para


guardarlo en su equipaje. Ya había empacado, vistiéndose todos los días de su maleta para
estar lista en el momento en que pudiera volver a dejar atrás a Cherokee Falls.

Encontró a Jessica en el estudio, sentada en el sofá con un libro a un lado y frotándose el


vientre hinchado. Skyler se había ido por el día, supervisando a sus jóvenes jinetes en un
espectáculo de un día y dejando a Ryder al cuidado del bebé. Tory y Leah se habían ido
con ella como respaldo si Jessica entraba en trabajo de parto y Skyler tenía que volver a
toda prisa.

"¿Todo bien? ¿Puedo traerte algo?"

Jessica suspiró. "Saca a este bebé de mi estómago. Está realmente inquieta hoy y es un
dolor en el vientre."

"¿Estás teniendo dolores?"

Jessica se rió entre dientes. "Tú y Skyler parece que van a desmayarse cada vez que digo
algo así. No estoy en trabajo de parto." Se inclinó hacia delante y se frotó la parte inferior
de la espalda. "Pero me gustaría dar un paseo en la piscina. Podría ayudar a mi dolor de
espalda."

Ella ayudó a Jessica a pararse. "Su salvavidas está a su servicio, señora."

Jessica le apretó la mano. "Ha sido maravilloso tenerte aquí. No puedo decirte lo mucho
que Skyler lo aprecia, incluso si hizo falta un terrible accidente para que regreses a casa."

Ella asintió con la cabeza, pero no respondió. Se movió al lado de Jessica cuando salieron
y se acomodaron en el carrito de golf para el corto viaje al gimnasio.

"Esta es tu casa," Jessica dijo suavemente. "Prométeme que volverás a menudo para
visitarnos. Nos encantaría que pasaras la Navidad con nosotros."

"Lo intentaré," dijo, pero sabía que no lo haría. Probablemente pasarían otros doce años
antes de que regresara, si es que alguna vez lo hacía. Amaba a sus amigas, pero eran un
recordatorio constante de lo que se estaba perdiendo en su vida.

El espectáculo al que Skyler asistió era un gran evento anual en el siguiente condado, por
lo que la mayoría de los clientes del centro también estaban allí. Eso significaba que ella y
Jessica tenían el gimnasio y la piscina para ellas solas.

XWPColección: Página y Facebook 136


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Jessica agarró su traje de baño del casillero y se sentó en el banco de madera


cercano. "Voy a cambiarme aquí."

Skyler, protectora y un poco posesiva con su pareja embarazada, por lo general aparecía
para llevar a Jessica a uno de los pequeños vestidores para ayudarla. Pero a Ryder no le
importaba la falta de modestia de Jessica.

Ambas eran atletas y se habían cambiado muchas veces frente a otras mujeres en
gimnasios o vestuarios improvisados en espectáculos de caballos.

"¿Necesitas ayuda?"

"Creo que puedo lograrlo," Jessica dijo, frunciendo el ceño y frotándose el vientre otra
vez.

Ryder amablemente se giró hacia su casillero y comenzó a quitarse los jeans.

"Oh. Uh oh."

Algo en la voz de Jessica hizo girar a Ryder. Ella todavía estaba vestida, sentada en el
banco. Pero sus piernas estaban abiertas de par en par para evitar poner sus pies en el
charco de líquido en el piso frente a ella.

Ella alzó la vista.

"Creo que se me acaba de romper la fuente."

Ryder se congeló por un segundo, luego saltó a la acción. "Santo cielo. El bebé viene. Iré
por la camioneta." Jaló de sus jeans y buscó a tientas en su casillero. "¿Dónde puse las
malditas llaves?"

"Vinimos en el carrito de golf, ¿recuerdas? Las llaves de la camioneta están en la casa."

"Oh, si. Correcto." Agarró el brazo de Jessica para levantarla. "Skyler. Tenemos que
llamar a Skyler. No traje mi teléfono celular."

"Espera. Ryder, espera."

"Tenemos que irnos. Tenemos que llegar al hospital."

"Necesito que agarres un par de toallas."

XWPColección: Página y Facebook 137


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Oh, no. Puedo ayudar a dar a luz a potros pero no a bebés de personas. Me
desmayaré. Sé que lo haré."

"Cálmate, Señorita No-sé-nada-sobre-partos-de-bebés. Mis pants están empapados y no


quiero estropear el asiento en el carrito de golf."

"Oh. Cierto.” Corrió hacia el armario y luego de regreso con un montón de gruesas toallas
blancas. Arrojó varias en el suelo resbaladizo y ayudó a Jessica a pararse. Caminaron
lentamente hacia el carrito de golf donde Ryder dejó las toallas para que Jessica se sentara
y luego condujeron cuidadosamente de vuelta a la casa. La primera contracción llegó
cuando Ryder la ayudó a subir los escalones.

"Dime qué hacer, Jess. ¿Debo llamar a una ambulancia?”

"Cielos, no. Ayúdame adentro y llamaré a Skyler y al doctor."

Parecía una eternidad antes de que Jessica estuviera lista para el hospital.

Su maleta estaba empacada, pero insistió en tomar una ducha antes de irse. Ryder la
ayudó a desnudarse, y luego se quedó parada mientras se duchaba, temerosa de dejarla
sola ni siquiera por un minuto.

Jessica era hermosa, su cuerpo exuberante con curvas y su piel brillando con una suavidad
que suplicaba ser tocada. Ayudarla a prepararse para el nacimiento de su bebé se sintió
íntimo pero no sexual, y la emoción aumentó en Ryder. Lamentó que Skyler no estuviera
experimentando este momento, esta euforia de expectación, con su amante.

Estaba ayudando a Jessica a salir del automóvil en el hospital cuando el descapotable de


Leah se detuvo bruscamente detrás de ellas y Skyler saltó. Ryder se sintió aliviada de
verla.

Los dolores venían más rápido de lo esperado para un parto primerizo. Todo estaba
pasando muy rápido. Al menos eso le pareció a Ryder. Luego, dos horas más tarde, todo
se había ralentizado hasta el mínimo.

Skyler y Jessica se instalaron en una sala de partos mientras Ryder se paseaba por la sala
de espera de maternidad como un padre expectante.

Ella estaba sola. Pasaría la noche antes de que Tory y Leah terminaran el espectáculo y
pudieran ir al hospital. Los padres de Jessica, Kate y Laura, estaban en un avión en algún
lugar del Océano Atlántico, regresando de su villa alquilada en Grecia. No quería estar
sola. Todas las células de su cuerpo anhelaban que Bridgette estuviera allí en la sala de
espera con ella.

XWPColección: Página y Facebook 138


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Se dejó caer en una silla y acunó su cabeza entre sus manos mientras miraba el piso. Se
imaginó a Bridgette como la mujer embarazada en la ducha y ella misma como la pareja
ansiosa que sostenía una toalla y le rogaba que se diera prisa.

Maldita sea. De dónde vino eso? Nunca había pensado en pasar el resto de su vida con
una mujer, mucho menos criando niños. Diablos, ni siquiera podía comprometerse a
compartir su vida con un perro.

Ella había criado a Wind Walker de bebé y no lo había pensado dos veces en dejarlo con
Skyler y no volver a verlo en los últimos doce años. Ella era verdaderamente una astilla
del viejo bloque Ridenhouer.

Bridgette colocó con impaciencia su lista de verificación en la encimera de la cocina


cuando sonó el timbre. Debería sentirse más feliz. La subasta estaba a una semana de
distancia, pero todo estaba cayendo en su lugar. Incluso su propia contribución a la
subasta estaba terminada y actualmente con los enmarcadores.

Aún así, se sentía ansiosa e inquieta. Culpó a la presión de que esto fuera un éxito, pero
ella lo sabía mejor. Odiaba que su corazón saltara de expectación cada vez que la puerta
de la mansión de Eleanor se abría o el timbre sonaba. Estaba irritada porque la persona
que más quería ver cruzar la puerta era Ryder. ¿Para qué? Para que pudiera recordarle que
lo único que le importaba a Ryder era la emoción que le producía arriesgar su vida?

Por décima vez ese día, apartó a Ryder de sus pensamientos. Obviamente, ella no tocaría
el timbre. Probablemente era un repartidor, pero en cambio, encontró a la esbelta y
anciana mujer a quien había visto en la galería con Ryder el día que se conocieron.

"Hola. Puedo ayudarle en algo?"

"Oh, eso espero." La mujer tendió su mano. "Soy Trudy Wasson, una de los vecinos de
Eleanor. Mi nieto es uno de sus alumnos. ¿Richard Wasson?”

Bridgette tomó su mano brevemente y dio un paso atrás. "Sí, lo es. Encantada de
conocerla. ¿Le gustaría entrar?"

"Gracias cariño. No te retendré mucho. El vecindario está zumbando sobre la subasta que
estás planeando, así que sé que debes tener mucho más que hacer que entretener a una
anciana."

"Tonterías. Me vendría bien un descanso."

XWPColección: Página y Facebook 139


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Condujo a Trudy a la sala de estar, donde se instalaron en uno de los grandes sofás. A
pesar de que se había agregado iluminación profesional para exhibir correctamente las
pinturas que colgaban en las habitaciones de la planta baja, poco se habían movido los
muebles porque allí era donde se realizaba la recepción previa a la subasta. La verdadera
subasta se llevaría a cabo en el enorme comedor formal.

Trudy miró alrededor de la habitación. "No ha cambiado mucho aquí," dijo. "Siento que
Eleanor podría irrumpir en cualquier momento. Ella nunca simplemente entraba a una
habitación. Era más bien como si encabezara un cargo para ocuparse de algún asunto
urgente."

"¿Conocías bien a Eleanor?"

"Fuimos vecinas por años. Era una mujer maravillosa y talentosa, pero sufría mucho por
su enfermedad."

"¿Te estás refiriendo a su trastorno bipolar? Su nieta me habló de eso."

Trudy estaba a punto de responder cuando Lydia bajó las escaleras corriendo.

"Oye, Bridge, mira lo que encontré." Se detuvo en la entrada. "Oh, lo siento. No me di


cuenta de que había alguien más aquí."

"No hay problema," Trudy les aseguró, parándose para ofrecerle la mano a Lydia. "Soy
Trudy Wasson."

Lydia colocó el lienzo que llevaba a sus pies y le devolvió el saludo a Trudy. "Lydia
Wells."

"Trudy es una vecina y era amiga de Eleanor," Bridgette dijo.

" ¿ De verdad? Entonces quizás puedas decirme quién pintó esto? Me encontré con otro
estudio en el piso de arriba. No se parece al trabajo de Eleanor. ¿ Tenía un amante que
fuera artista?”

"Eleanor tenía muchos amantes pero nunca mantuvo a ninguno por mucho
tiempo. Sospecho que conozco al artista, sin embargo. ¿Puedo ver la habitación de la que
estás hablando?”

"Está arriba, al final del pasillo."

XWPColección: Página y Facebook 140


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

El estudio de Eleanor ocupaba la mitad del área de arriba a la derecha de la escalera,


mientras que un largo pasillo a la izquierda conducía a una serie de dormitorios. Bridgette
sabía que había una suite de invitados a la derecha antes de llegar a las habitaciones de
Eleanor y que la habitación de la infancia de Ryder, donde habían hecho el amor, era la
primera a la izquierda. Había dado por sentado que la segunda puerta mucho más al fondo
a la izquierda, era otra habitación de invitados. En cambio, era un pequeño estudio.

Los bocetos, grabados casi desde el suelo hasta el techo, eran retratos de caballos —
corriendo, saltando, mirando por la puerta del establo o pastando en pastos
apacibles. También había varios retratos de mujeres jóvenes, todas hermosas. Los bocetos
no eran obra de un profesional, pero el artista mostró muchas promesas. Incluso un talento
más grande requería entrenamiento para alcanzar su potencial.

Trudy sonrió. "Sí, eso pensé. Este es el trabajo de Marci."

Bridgette se quedó sin aliento. "Marci? Estos son los bocetos de Marc?"

"Definitivamente tiene algo del talento de su abuela. Es una pena que nunca haya estado
interesada en desarrollarlo. Eran caballos, caballos, caballos desde la primera vez que
montó uno en la casa de Leigh Parker.”

Bridgette escaneó la pared de bocetos. Los caballos fueron dibujados hermosamente. Los
retratos de las chicas eran menos hábiles, pero uno posicionado en el centro del collage de
dibujos la hizo detenerse. Alzó las cejas. Era un dibujo de una mujer joven reclinada en
una cama, con una mano sobre su pecho y la otra entre sus piernas, con la cabeza echada
hacia atrás en éxtasis. Este tenía un claro potencial.

Trudy se rió entre dientes. "A ella le gustaban las chicas y a ellas les gustaba ella. Nuestra
pequeña Marci era algo así como una pícara en su adolescencia."

"Este es el que debes ver," Lydia dijo, llamando su atención a un caballete en la


esquina. Levantó una franja de tela de lino que cubría un oscuro y turbulento abstracto tan
lleno de pasión que Bridgette casi olvidó respirar.

Era bueno. Muy bueno. La firma del artista en la esquina inferior era simplemente MR.

Varios lienzos más se apilaron contra la pared, y ella se arrodilló para verlos. Ninguno era
tan bueno como el tormentoso abstracto, y varios parecían intentos de copiar el estilo de
maestros conocidos. Una pintura Van Goghish era un retrato de Eleanor aplicando pintura
a un lienzo. Estaba de espaldas ignorando la figura parecida a una sombra de una niña
arrodillada detrás de ella con los brazos extendidos.

"Oh, Dios mío." Trudy se secó los ojos. "Ese solo me rompe el corazón."

XWPColección: Página y Facebook 141


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

De repente, Bridgette sintió como si estuvieran exponiendo una parte muy privada de la
vida de Ryder, y la crueldad de su invasión la cortó como una navaja de afeitar.

"La mayoría de estos son solo los dibujos de un niño," Lydia dijo, ajena a su intrusión.
"Pero apuesto a que puedo obtener un buen precio por el abstracto."

"No."

Lydia pareció sorprendida. "¿Que quieres decir con no? Ella dijo que podríamos vender
cualquier pintura en la casa. Ella no las quiere."

"No esta." Bridgette la cubrió de nuevo.

"Al menos pregúntale sobre eso."

"No sé si todavía está en la ciudad." Las sacó de la habitación y cerró la puerta. "Después
de la subasta, empacaré todo esto para ella. Puede que no lo quiera ahora, pero lo hará
algún día. Estoy segura de que Skyler lo guardará para ella."

Lydia frunció el ceño. "Pero — "

"Esto está fuera de discusión, Lydia. No toques nada en esa habitación."

"Bueno. No te enojes por eso.” Lydia desapareció en el estudio de Eleanor para continuar
su inventario, y Bridgette guió a Trudy por las escaleras.

"Creo que voy a servirme una copa de vino. ¿Te gustaría un poco?”

"No, gracias. Pero no me importaría un vaso de agua."

Trudy la siguió a la cocina. "Tienes razón, sabes. Esas son las cosas privadas de Marci."
Ella negó con la cabeza, sus ojos tristes. "Esa pobre niña. Sus padres la dejaron aquí y se
fueron."

La idea hizo que el corazón de Bridgette doliera. "No me puedo imaginar cómo debe
haberse sentido eso. No veo a mis padres tanto como me gustaría, pero fueron
maravillosos mientras mi hermano y yo estábamos creciendo."

"Eleanor, bendita sea su corazón, estaba tan involucrada con su arte y tan consumida por
su enfermedad que tampoco era un padre. Me preguntaba a veces si Marci tenía miedo de
que terminaría como Eleanor si se convirtiera en artista también."

XWPColección: Página y Facebook 142


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Marc me contó un poco sobre cómo fue vivir con ella."

"Me temo que la lastimó de por vida. Vine una Nochebuena para traer algunas galletas
que había horneado, y Eleanor estaba encerrada en su habitación, teniendo una de sus
depresiones. La pequeña Marci solo tenía ocho años, así que la llevé a mi casa y envié a
mi esposo a comprar una lista de juguetes que pensé que le gustaría. La mantuvimos con
nosotros para que Santa pudiera visitarla en nuestra casa y poder disfrutar de una
verdadera cena de Navidad. La pobrecita. Después de eso, siempre la comprobaba en
Navidad para asegurarme de que no estuviera sola."

"Fue muy amable de tu parte."

"La única vez que Eleanor realmente prestó atención fue cuando Marci se metió en
problemas o se lastimó haciendo algo temerario." Se rió entre dientes. "No estoy segura
de que haya superado eso tampoco, a juzgar por el bastón en el que se apoyaba cuando me
encontré con ella recientemente en la universidad."

A pesar de la percepción de cómo había reaccionado de niña, Bridgette no podía dejar de


lado su exasperación con el comportamiento de Ryder de arriesgar su vida como
adulta. "Algunas personas nunca superan su infancia." Se sonrojó ante el juicio en su voz
y se retorció bajo la mirada pensativa de Trudy.

"Aún así, se ha convertido en una hermosa jovencita," Trudy dijo. "Eleanor habría estado
orgullosa."

"Sí. Estoy segura de que tienes razón." No quería tener esta discusión con Trudy ni con
nadie más.

Trudy pareció comprender y se levantó. "Bueno, cariño, he tomado suficiente de tu


tiempo. Solo había pasado para pedir una invitación a la subasta. Me gustaría ver si hay
una pieza pintada por mi vieja amiga que me parezca fantástica."

"Por supuesto. Las invitaciones se enviaron a coleccionistas y agentes de arte hace varias
semanas. Lamento que hayamos pasado por alto a sus amigos aquí."

"No te preocupes. No somos muchos de nosotros. Eleanor generalmente era muy


discreta."

Bridgette agarró un puñado de invitaciones del montón de papeles sobre la mesa y se las
dio. "Por favor, entregue una de estas a cualquier persona que quiera venir."

"Gracias, cariño." Trudy le dio una palmadita en la mano. "Marci es tan afortunada de
tener tan buenas amigas. Un día se dará cuenta de que no está tan sola como cree."

XWPColección: Página y Facebook 143


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Diecinueve

"¿Se desmayó? ¿Skyler se desmayó?”

Tory se rió. "Ella es humana, ¿sabes?"

Ryder y Tory estaban de pie afuera del cunero, escaneando las hileras de cunas por la que
estaba marcada como Parker-Reese. Había sido una noche larga y tensa, con el bebé
finalmente naciendo alrededor de las seis de la mañana.

"No esperaban hacer una cesárea," Tory dijo. "El Dr. Nichols dijo que Sky golpeó el piso
como una carga de ladrillos cuando abrieron a Jess. Lograron ponerla de pie para ver al
bebé antes de llevar a Jess a recuperación, pero Skyler estaba demasiado débil para
abrazarla."

"Oye, ahí está ella ahora."

Una puerta se abrió frente a las ventanas donde se encontraban, y una enfermera condujo
a Skyler a una cuna en la última fila y le mostró cómo cargar correctamente a la pequeña
Leigh Parker-Reese — llamada así por el nombre de la abuela de Jessica, la matriarca
Parker. La enfermera señaló una mecedora en la esquina y Skyler se sentó, su mirada fija
en la pequeña figura envuelta en sus brazos.

La vieron limpiarse una lágrima y una sonrisa cuando la enfermera le dijo algo.

"¿Está llorando? No puedo creer que está llorando."

"No puedo imaginar lo que debe estar sintiendo," Tory dijo en voz baja.

"Ella es diferente," Ryder dijo, luchando por ponerle palabras a sus emociones enredadas.

"Eso espero." Tory deslizó su brazo sobre los hombros de Ryder. "Cuando te enamoras,
eso te cambia. Te cambia todo."

"No va a pasarme," dijo, frunciendo el ceño hacia Skyler rozando la mejilla del bebé con
la punta de su dedo. "No puedo verme haciendo eso."

"No sabes de lo que eres capaz hasta que conoces a la persona adecuada."

Ella debería sentirse feliz por sus amigas. En cambio, sintió que las estaba viendo subir a
un tren que se dirigía a un lugar nuevo y que ella no tenía boleto. ¿Tory también iría?

XWPColección: Página y Facebook 144


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Entonces, vas a embarazar a Leah?"

Tory se rió de nuevo y la agarró por la nuca para sacudirla. "No te atrevas a decir
'embarazar' delante de Leah."

Tory la soltó y vieron a Skyler mecer al bebé.

"Leah y yo no hemos hablado de eso. Crecí con dos hermanos y disfrutamos de la paz y la
tranquilidad de solo nosotras dos. Pero si ella decide que quiere tener hijos, estoy de
acuerdo con eso."

"Yo no. No soy material de relación. Ni siquiera puedo mantener viva una planta casera."

Tory la miró. "Pensé que tú y Bridgette podrían tener algo en marcha."

"No. No lo tenemos." Su garganta trabajó alrededor de las palabras que la ahogaban. "Y
tengo que volver a Dallas. Mi agente me envió un correo electrónico. Si logro que el
rodeo me autorice para competir, todavía tengo tiempo de clasificar para los nacionales."

"Pensé que estarías aquí por otro mes más o menos."

"Ya empaque y volando esta noche. De hecho, tengo que irme si voy a tomar un avión en
Richmond en cuatro horas."

Tory frunció el ceño. "¿Ibas al menos a despedirte?"

Ella se encogió de hombros. "No soy muy buena con eso. Dile a Sky y Jess que gracias
por todo. Les enviaré un correo electrónico cuando regrese a Dallas."

Tory la miró fijamente, luego la abrazó con fuerza. "Tienes una familia aquí, hermanita,
lo creas o no," Tory le susurró al oído. "Y si no apareces aquí por Navidad, Skyler y yo
volaremos y traeremos tu trasero aquí. ¿Entiendes? No te vayas y desaparezcas por tanto
tiempo otra vez."

"Sí, te escucho."

Ella entendía, pero no las dejaba. Ya la habían dejado. Sus amigas habían crecido y se
habían establecido. Ellas habían cambiado y ella no. Era todavía y siempre sería la que
dejaban atrás.

XWPColección: Página y Facebook 145


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La copa de vino frente a ella permaneció intacta cuando Bridgette se acomodó en una
gran almohada cuadrada y se relajó en una posición de loto. Se concentró en el chorro de
la corriente debajo del balcón donde trabajó para vaciar sus pensamientos.

Su enfoque cambió gradualmente de los sonidos del agua al latido de su propio corazón, y
se desaceleró hasta el punto en que casi podía escuchar el chapoteo de su sangre entrar y
salir con cada contracción del grueso músculo. Su mente se convirtió de un pizarrón
negro en blanco mientras flotaba mentalmente.

Luego, el latido de su corazón adquirió un eco extraño y débil. No se sintió amenazante.


Se sentía reconfortante, como si no estuviera sola en su vacío. Curiosa, llegó más
profundo — lo suficientemente profundo como para tocar el lugar que había amurallado
hace mucho tiempo. El terror que usualmente la encontraba allí estaba ausente, y abrió
cautelosamente la puerta mental.

Stephan salió.

Esta vez, no tenía recuerdos de sangre y de toros, sino recuerdos felices de la infancia,
corriendo y riendo juntos. Él le hizo una seña y ella lo siguió. Un viento cálido levantó su
cabello y bailó entre los mechones como una caricia. Él levantó las manos hacia el cielo y
ella vio las nubes de tormenta, oscuras y turbulentas, llenas de relámpagos.

Ella miró la tormenta y se dio cuenta de que era familiar. El abstracto. Estaba mirando la
pintura en el pequeño estudio del piso de arriba. Esta no era su tormenta, por lo que no
tenía ninguna razón para alejarse de ella. Aún así, la asustó, solo que de una manera
diferente.

Podía oír la voz del viejo monje. Controla tu miedo y puedes mantenerte a salvo. Libera
tu miedo y, como un tigre feroz, te perseguirá y te paralizará.

Antes de que pudiera considerar esto, un golpecito en su conciencia la sacó de su


meditación. Cuando salió a la superficie, se dio cuenta de que el golpeteo provenía de las
gotas de lluvia, frías y húmedas, cayendo sobre su rostro y sus brazos. La lluvia veraniega
cobró impulso y levantó la cara para dejar que el aguacero la cubriera.

Su risa burbujeó. Se había permitido sentir a Stephan y no estaba herida. Se sentía más
ligera, casi ingrávida. Se había quedado parada en la oscura tormenta que era el tormento
de Ryder y descubrió que la suya se había calmado. Agarró su copa de vino y su
almohada para regresar al departamento.

XWPColección: Página y Facebook 146


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

No vaciló, colocó la palanca debajo de la madera y abrió la caja. Las levantó sacándolas,
una por una, hasta que las seis pinturas estuvieron apoyadas contra la pared. Eran su
tormenta — amarga y atormentada evidencia de su dolor.

Se dejó caer al suelo, las lágrimas se mezclaron ahora con las gotas de lluvia que
permanecían en su piel. Esta vez, no fueron lágrimas de pérdida sino lágrimas de
alivio. El dolor que la desgarraba se había ido. Al fin se dio cuenta de que la muerte de
Stephan no se trataba de lastimarla. Él había saltado delante de aquellos toros embistiendo
por sus propios motivos. Razones que ella nunca entendería, pero que entonces no serían
suyas.

Ella conocía las razones de Ryder. Las pinturas en el estudio de esa niña eran tan claras
como un libro de cuentos. Si tan solo pudiera hacer que Ryder viera que debe enfrentar a
su tigre también.

Lo que no entiendo es por qué te importa.

No estaba lista para responder la pregunta de Ryder, ni siquiera para ella misma. Pero
necesitaba ver a Ryder.

Un tigre a la vez.

"Pasa." Skyler hizo un gesto a Bridgette para que la siguiera. "Jess acaba de terminar de
alimentar al bebé. Estamos pasando el rato en la sala de estar."

"No quiero entrometerme. Estaba buscando a Marc. ¿Esta aquí?"

"¿Ryder? Se fue hace unos días. Voy a darle un puntapié cuando la vuelva a ver por no
despedirse apropiadamente."

"¿Ha regresado a Dallas?"

"Sí. Le dijo a Tory que su agente le envió un correo electrónico. Aparentemente, él está
ansioso por hacerla volver al trabajo antes de que el zumbido se desvanezca sobre el
artículo que Leah escribió.

Bridgette se detuvo. "¿Y la dejaste ir? Acaba de sufrir una conmoción cerebral."

Skyler entrecerró los ojos. "Nadie deja a Ryder hacer algo. Ella hace lo que quiere.
Siempre lo ha hecho." Comenzó a caminar por el pasillo otra vez. "Ven y saluda a Jess y a
tu futura estudiante de arte."

XWPColección: Página y Facebook 147


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Jessica estaba apoyada en el sofá y levantó los pies cuando Skyler regresó para poder
deslizarse debajo de sus piernas y sentarse lo suficientemente cerca como para tocar al
bebé que dormía en sus brazos.

"Jess, ella es preciosa. ¡Qué cabello!"

Jessica le sonrió. "Tiene el pelo rubio y grueso de Skyler."

"Y los ojos azules de Jess," Skyler dijo.

"Cariño, sabes que pueden cambiarle en las próximas semanas."

"No. Leigh y yo hablamos sobre esto. Ella está de acuerdo en que sus ojos se quedaran
azules."

Jessica negó con la cabeza. "Lo siento, estamos sensibleras con todo el asunto del bebé."

Bridgette se rió y se sentó en la silla junto a Jessica, distraída de pensar en Ryder por el
momento. "Me preocuparía si no lo estuvieras."

"Estoy segura de que estaremos listas para empujarla con nuestros amigas para que la
cuiden cuando llegue a los terribles dos años," Skyler dijo.

"Estoy segura."

"¿Quieres cargarla?"

"Sí, pero no quiero despertarla. Solo pasé por un minuto." Ella se echó hacia atrás, luego
hacia adelante otra vez para sacar el juguete de sonajero que la estaba golpeando en la
espalda. "Vine a ver a Marc, pero Skyler dice que volvió a Dallas."

Skyler y Jessica compartieron una mirada que no pudo descifrar. ¿Qué les había contado
Ryder sobre sus encuentros — no estaba segura de cómo llamarlos? ¿La culpaban por la
abrupta partida de Ryder?

Realmente no tenía ganas de explicar lo que había pasado entre ellas. No estaba segura de
poder hacerlo.

"Encontramos obras de arte adicionales en la casa de su abuela, y necesito hablar con ella
al respecto. Estoy segura de que querrá quedárselas." No era realmente una mentira. "Pero
creo que ya es demasiado tarde."

XWPColección: Página y Facebook 148


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Jessica pareció considerar sus palabras antes de que cambiara al bebé a los brazos de
Skyler y balanceara sus pies hacia el piso. "Tengo su información de contacto en la
oficina. Yo te la traigo."

"No te molestes. Estoy segura de que su abogado puede ponerse en contacto con ella."

"No es molestia," Jessica dijo mientras se levantaba. "Necesito ir al baño de todos


modos."

Skyler le sonrió al bebé, que había abierto los ojos y estaba enrollando su pequeña manita
alrededor del dedo de Skyler. "Hola, tú. Quieres conocer a tu tía Bridgette?” Ella levantó
la vista. "Ven y siéntate aquí si quieres cargarla. Si no lo haces, está bien. No a todos les
gustan los bebés."

"Me encantaría." Se movió hacia el sofá y Skyler gentilmente colocó al bebé en sus
brazos. "Hola, pequeña Leigh," arrulló. "Soy tu tía Bridgette y, cuando seas mayor, te
enseñaré a pintar con los dedos y a dibujar y hacer las imagenes más bonitas para tus
mamás."

Incapaz de mantener sus manos alejadas, Skyler ofreció su dedo otra vez y Leigh
inmediatamente envolvió su pequeña manita alrededor de él.

"Nunca me hubiera imaginado esto — tener una familia propia y ser quien soy hoy,"
Skyler dijo, más para ella que para cualquiera que escuchara. "Creo que encontrar a Jess
me ayudó a creer que podría ser algo más, algo mejor." Skyler la miró. "Algunos de los
niños del Programa Ecuestre Juvenil realmente han tenido problemas en el hogar, así que
estoy tomando algunas clases en línea sobre psicología infantil. Nunca hubiera pensado
en hacer eso antes."

"Eso es maravilloso, Sky." Se preguntó si Ryder podría ver su futuro de otra manera.

"Aquí tienes."

Le devolvió el bebé a Skyler y se levantó para tomar el papel que Jessica le ofreció.
"Gracias. Odio irme tan rápido, pero tengo que preparar un examen para mi clase de
historia del arte."

"Te acompaño," Jessica dijo, siguiéndola.

Se detuvieron a la luz del sol que moteaba el amplio porche. "¿Las veré a las dos en la
subasta?"

XWPColección: Página y Facebook 149


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Probablemente verás a tres de nosotras. Las abuelas están aquí, duermen la siesta en el
piso de arriba. Todavía no se han ajustado a nuestra zona horaria. Estoy segura de que
Kate y mamá querrán ver la subasta. Tengo la sensación de que Skyler insistirá en
quedarse en casa con el bebé, así que probablemente las acompañe. Es posible que desee
hacer una oferta en algo."

"Bueno. Espero con ansias conocerlas."

Ella podía decir que Jessica quería decir más, así que esperó.

"Ryder tiene mucho más de lo que deja ver a la mayoría de la gente," Jessica dijo en voz
baja. "No estaba segura de que me gustara la coqueta arrogante que apareció aquí hace
seis semanas. Pero nos hicimos muy buenas amigas mientras ella estuvo aquí, y me di
cuenta de que bajo toda esa fanfarronada es un verdadero encanto."

"Jess — " Su corazón ya lo sabía, pero la fanfarronada que hacía que Ryder tomara
riesgos estúpidos era un obstáculo que Bridgette aún no podía superar. Era un escudo que
no estaba segura de que Ryder pudiera soltar.

"Lo que sea que pasa entre ustedes dos no es de mi incumbencia, pero si hablas con ella,
dile que extraño a mi compañera de ejercicios."

Bridgette asintió. Extrañaba a Ryder, también. Ferozmente. "Lo haré."

Capítulo Veinte

Ryder dejó todos los pensamientos de Bridgette y Cherokee Falls en su condominio de


Dallas mientras conducía a la arena del rodeo. No podía tener nada más que la bestia y el
montar en su mente durante las próximas ocho horas.

A los hombres se les proporcionó un vestuario donde intercambiaban chistes e


información sobre las cabalgatas que habían hecho mientras se preparaban para su
evento. No era precisamente bienvenida allí, y después de que algunas de esas
instalaciones ofrecieran solo duchas abiertas y áreas para vestirse, ella aprovechó su
riqueza heredada y tuvo una caravana personalizada para su propio vestidor personal que
podía manejar y estacionar en cualquier evento de rodeo.

Incluso con la caravana, estaba contenta de que la Estampida de Texas fuera el último
gran evento antes de los nacionales.

XWPColección: Página y Facebook 150


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Instalada en las afueras de Dallas, significaba que podía estacionar su vestidor en los
terrenos de la arena y aún conducir su auto a casa para dormir en su propia cama cada
noche.

Estar en su mejor momento era crítico esta semana. Solo los quince mejores ganadores de
dinero de la Asociación Profesional de Rodeo de Vaqueros del año serían invitados a las
Finales Nacionales de Rodeo en Las Vegas, y los otros competidores habían acumulado
mientras ella se recuperaba. Ella había tenido un año espectacular antes de su lesión, pero
tendría que colocarse en un buen lugar esta semana para mantenerse entre los primeros
quince.

La monta de bronco a pelo era hoy, la monta de toros el Sábado. Ella competía solo en los
dos eventos.

El ritual de una hora de duración para transformarse en una gladiadora de rodeo


comenzaba con una larga ducha de agua caliente y afeitado, brazos y piernas. Luego
seguían quince minutos de estiramiento mientras evaluaba mentalmente cada músculo de
sus piernas, ingle, brazos, hombros y espalda. Ella se sentía bien.

Al final de la temporada de rodeo, los jinetes estaban adoloridos y golpeados de la intensa


competición de un fin de semana tras otro. Pero los pocos meses de descanso de Ryder le
habían dado tiempo a sus músculos de los hombros y la espalda para recuperarse,
mientras que sus entrenamientos en el gimnasio habían mantenido su fuerza.

Jaló de unos shorts de compresión hasta el muslo pero sin sostén, porque se envolvió el
torso en un amplio vendaje Ace desde la cintura hasta la axila para dar apoyo a los
músculos de su espalda.

Solía pagarle a un entrenador deportivo para que la vendara, pero una vez que aprendió el
proceso, prefería la soledad mientras también se preparaba mentalmente para la montada.
Comenzó con las rodillas, aplicando un adhesivo líquido, enrollando la delgada cinta
desde la espinilla hasta el muslo, y luego cubriéndola con cinta adhesiva fuerte y blanca.

Se cubrió la muñeca derecha y la mano que sujetaría las cuerdas, luego pegó protecciones
de plástico moldeadas a medida en su espinilla izquierda y su antebrazo izquierdo, donde
las placas metálicas se atornillaron en los huesos. Una camisa de compresión de manga
larga se la puso encima para sostener los tendones y ligamentos de los hombros.

Luego se vistió. Jeans Wrangler, una colorida camisa vaquera adornada con los logotipos
de sus patrocinadores, botas gastadas de Tony Lama y amplias chaparreras batwing. La
ropa cubría todas las pistas de sus primeros noventa minutos de preparación. Solo la cinta
en su mano asomaba de su manga, y un guante grueso cubriría eso antes de que saliera
por la puerta.

XWPColección: Página y Facebook 151


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Después de otros quince minutos de estiramiento, dejó caer su aparejo a pelo en el suelo y
lo volcó para extender el asidero. Durante los siguientes veinte minutos, en repetidas
ocasiones estiró las piernas hacia adelante y las jaló hacia atrás — con los talones en el
culo — mientras montaba el caballo en su cabeza.

Ella estaba lista. Ahora venía la odiada espera.

Se detuvo brevemente para firmar algunos autógrafos, pero habló poco mientras cruzaba
el estacionamiento hacia la arena. Su mente estaba en la cabalgada.

Recorrió el largo túnel que rodeaba el nivel inferior de las instalaciones interiores, lleno
ahora de competidores, jueces, visitantes y equipamiento que eran los símbolos del
evento. La voz del locutor se transmitió por el túnel, manteniendo informados a todos
sobre cómo estaba progresando el cronograma. Ella estaba feliz de escuchar que las
carreras de barriles ya estaban terminando.

Los primeros broncos fueron llevados al área de preparación. Estos no eran animales
salvajes. La mayoría eran tan dóciles como cachorros hasta que un jinete se dejaba caer
sobre su lomo y la correa apretando alrededor de sus vientres.

Ryder tosió el polvo de arena de sus pulmones y dejó caer su bolsa de equipo para
completar el último de sus rituales. Era la cuarta para su primera de tres atracciones, por
lo que no tendría que esperar mucho. Aun así, siempre dejaba algunas tareas para
realizarlas en el tiempo muerto antes de que pudiera subir a la rampa.

Se colocó sus espuelas de la suerte, cuidadosamente desafiladas y girando libremente para


cumplir con las regulaciones que evitaban daños a la piel del animal. Luego, enrolló
varias veces una larga correa de cuero debajo del arco y alrededor del exterior de cada eje
de la bota y la ató para evitar que las botas se resbalaran mientras ella espoleaba durante
la montada.

Estaba contenta de haber sorteado a Red River Skoal, un caballo castrado que
seguramente sería seleccionado para los nacionales. Él estaba alerta hoy, las orejas
moviéndose hacia delante y atrás mientras hablaba con él en voz baja. Le gustaba arreglar
su montura ella misma y se rió entre dientes cuando Skoal sacudió todo su cuerpo como
un perro mojado cuando ajustó las cintas de cincha de suave circunferencia de algodón. Él
se sentía bien, y eso significaba un buen dinero y un puntaje máximo.

Mientras un conductor llevaba al caballo a la rampa, ella se puso un chaleco protector con
una espuma rígida enrollada en el cuello para protegerlo del latigazo cervical y colocó su
Stetson sobre su frente. Probablemente lo perdería durante la montada, pero un verdadero
vaquero nunca salía por la puerta sin sombrero.

XWPColección: Página y Facebook 152


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La multitud rugió, pero no levantó la vista cuando se subió a la barandilla de la rampa y


se dejó caer con cuidado sobre el lomo del caballo. No le importaba cómo le estaba yendo
al tipo que tenía delante o si la clasificación había cambiado. Ella no tenía nada en mente
ahora, excepto Red River Skoal y la montada.

"Qué lástima para Kip Brown. Black Betty es difícil," el locutor dijo alegremente. "Ojalá,
él tendrá mejor suerte en su siguiente montada."

Ryder probó la atadura del pesado guante de cuero que sujetaba su mano derecha y luego
metió sus dedos enguantados a través de la ajustada agarradera del aparejo. Skoal se
movió inquieto debajo de ella.

"A continuación, damos la bienvenida a Marc Ryder. Nuestra única competidora


femenina en montar broncos y toros, este será el primer evento de la Srta. Ryder ya que
un mal encuentro con un toro la sacó de la competencia por unos meses. Ha sacado una
buena montura para la ocasión, Red River Skoal, dos veces caballo nacional del año."

Ella se inclinó hacia atrás y enderezó sus piernas para levantar sus espuelas sobre los
hombros del caballo. Los jinetes eran descalificados si fallaban en ‘delimitar’ su
recorrido, lo que significa que tenían que mantener sus espuelas en esa posición hasta que
las patas delanteras del bronco tocaran el suelo después de irrumpir por la puerta.

Miró a su montura y pronunció su amuleto de la buena suerte que completó su


ritual. "Volar no es difícil. Simplemente te tiras al suelo y fallas."

Se metió la boquilla y levantó su mano izquierda sobre su cabeza. Asintió con firmeza y
el asistente de la rampa tiró bruscamente de la correa al mismo tiempo que la puerta se
abrió.

Las piernas hacia adelante mientras las patas de Skoal se dirigieron hacia el cielo, luego
se esparcieron cuando el caballo se alzó. Encabritarse, patear, girar, encabritarse y lanzar
hacia arriba, luego hacia abajo con los talones casi verticales al suelo. Brincar en cuatro
patas, luego de vuelta a encabritarse, patear, encabritar, patear.

Fue una montada de libros de texto.

Mientras que el montar toros es el más peligroso, el montar a caballo broncos se considera
el más físico de los eventos de rodeo. El más rápido y enérgico corcovear del caballo
arroja al jinete de un lado a otro como una muñeca de trapo. Pero pocos caballos se
mueven con la torcedura del cuerpo favorecida por los toros, y Ryder encontró que su
movimiento de balanceo era mucho más fácil de seguir.

XWPColección: Página y Facebook 153


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Al sonido del timbre, ella abandonó su habitual desmontaje de estilo gimnástico que ganó
sus puntos con la multitud y esperó a que los hombres atraparan al bronco entre sus
caballos para poder deslizarse detrás de uno de ellos y ser depositada suavemente en el
sólido suelo.

No necesitaba el rugido de la multitud para saber que lo había hecho bien. Ella había
sentido el ritmo perfecto de eso.

Diablos, su sombrero aún estaba colocado firmemente sobre su cabeza. Pero ahora se lo
quitó y lo agitó a los entusiastas fanáticos cuando el marcador mostró un alto ochenta y
ocho para su cabalgata.

Ese puntaje fue lo mejor, pero sus otros dos cabalgatas fueron más o menos igual. Al final
del día, quedó en un muy cercano segundo lugar del ganador. Por lo que no se sorprendió
cuando Ashley le hizo señas hacia la cámara de ESPN para una entrevista.

Rubia y ágil, Ashley era una ex campeona de carreras de barriles quién había colgado sus
chaparreras cuando se casó y comenzó a tener bebés. Ella era del tipo de Ryder, y habían
salido una vez. Pero Ashley era más heterosexual que bisexual, y ambas lo descartaron
como un buen momento.

El cabello de Ryder había crecido lo suficiente como para que empezara a enrollarse
alrededor de su cuello, y Ashley la miró críticamente. "No es una mala
apariencia. Vendría bien un poco de estilo, pero me gusta más," dijo.

Ryder levantó su sombrero para apartarse el pelo de la cara. "No te acostumbres. Me lo


cortaré mañana."

Ashley se encogió de hombros. "¿Lista?"

"Sí. Vamos a hacerlo."

Se giraron y esperaron la señal del camarógrafo.

"Fue un regreso espectacular después de varios meses fuera del circuito. ¿Cómo te sientes
hoy?"

"Se sintió bien. Muy bien. Creo que el período de inactividad realmente ayudó. Todos los
demás están adoloridos y cansados por la larga temporada de rodeo, pero estoy
descansada y lista para seguir."

"¿Qué tan lista estarás para los toros el Sábado? Sufriste algunas lesiones bastante malas
la última vez que montaste uno. ¿No hay reservas sobre volver a salir?”

XWPColección: Página y Facebook 154


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

En realidad, era una bola fría de miedo en su vientre que nutría activamente. Ayudaba a
bloquear el dolor que apretaba su pecho tan fuerte que no podía respirar cada vez que
pensaba en Bridgette. Pero el miedo no era lo que sus admiradores pagaban por ver.

Ella inclinó su sombrero hacia atrás y sonrió hacia la cámara.

Bridgette sonrió y saludó a los dos estudiantes sentados en el césped cuando uno levantó
su libro de historia del arte en un gesto que decía ‘Estamos estudiando para su examen’, a
pesar de que habían estado estudiando las amígdalas del otro — no la historia de arte —
un momento antes de que la vieran.

Ella amaba este campus de la universidad. Su corazón floreció con sus abundantes árboles
y flores cada primavera. Se relajó con los cortos y repentinos cambios de atmósfera del
término de verano, y la artista se emocionó con la explosión de color que cada otoño traía
a las laderas donde se encontraba Cherokee Falls. Se sentía más ligera, sin restricciones,
caminando ahora entre la cima de la espectacular paleta otoñal de este año.

Todavía estaba el asunto de Marc. No quería abandonarla como otros lo habían hecho.
Ella había sobrevivido a la apertura de la temida caja, pero Marc era un nuevo riesgo. Se
sonrojó al pensar en ella.

Tal vez un riesgo mayor que Stephan.

Marc era pasión y ternura y un sexo caliente que anestesiaba la mente. Un acantilado con
un borde esperando a derrumbarse bajo sus pies. Un paracaídas que podría no abrirse.

Ella pensaría en eso más tarde. Tenía la información de contacto de Marc. Tal vez le
envíe un correo electrónico.

Tal vez esperaría para ver si aparecía en casa de Skyler y Jessica para Navidad. Faltaba
algo menos de dos meses, pero necesitaba examinar sus sentimientos.

Ella empujó a través de las puertas del centro de estudiantes en su misión para asegurar un
gran chai latte, una parte esencial de su rutina de redactar sus exámenes. Las preguntas ya
estaban tomando forma en su cabeza.

Pero mientras giraba alrededor del salón, una familiar voz ronca la detuvo. Veinte o más
estudiantes se reunieron frente al televisor de pantalla grande, donde una Marc Ryder más
grande que la vida, apartó sus ojos de la rubia comentarista deportiva de ESPN, inclinó su
Stetson hacia atrás y sonrió hacia la cámara.

XWPColección: Página y Facebook 155


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Me encanta montar toros. Si no fuera peligroso, no sería tan divertido. El Sábado no
puede llegar lo suficientemente rápido para mí."

"Además de la emoción, ¿qué hace que los toros sean especiales?"

"El reto. No son tan limpios y predecibles como los broncos. Se tuercen y giran y arrojan
sus cuernos hacia atrás. Cuando estás con ese toro, no tienes espacio para pensar en nada
más que en su lomo y lejos de esos cuernos."

"Muchos jinetes que sufrieron las lesiones que tú te hiciste considerarían retirarse de las
corridas de toros. ¿Qué te impulsa a regresar?”

Ryder se encogió de hombros. "No es realmente algo lo que me impulsa, simplemente


nada me detiene."

"Bueno, ciertamente no había nada que te detuviera hoy. Felicidades por tu éxito y buena
suerte el Sábado." La rubia se volvió hacia la cámara mientras se movía para un primer
plano. "Marc Ryder, todavía se está haciendo un nombre en un deporte casi
exclusivamente masculino, celebrando hoy un excelente regreso al circuito de rodeo y
deseando que llegue la monta de toros del Sábado. De vuelta a ti, Jim."

La imagen cambió a tres vaqueros en un estudio.

"El montar toros es sin duda un deporte peligroso y no para los débiles de corazón," Jim
le dijo a la cámara antes de dirigirse a sus co-locutores. "Y mucha gente piensa que no es
sitio para una mujer. ¿Qué piensas, Ty?”

"Creo que un atleta es un atleta," el vaquero de mediana edad dijo con la camisa con
estampado vaquero. "Hay deportes donde las mujeres no son físicamente lo
suficientemente grandes como para competir contra los hombres, como el baloncesto y el
fútbol. Pero el rodeo requiere solo fuerza y tiempo. Si una mujer es lo suficientemente
fuerte y hábil, entonces digo adelante."

" ¿ Y tú, Jimmy? Ciertamente no había ninguna mujer compitiendo con los hombres
cuando estabas en el rodeo."

El viejo vaquero que llevaba una elegante Resistol (Marca de ropa) blanca le guiñó un ojo
a la cámara. "Bueno, Jim, mi papá solía decir que tienes que ser un poco estúpido y muy
duro para montar toros. Conozco a algunas mujeres bastante duras en mi época. Si una de
ellas es tan estúpida como para subirse a 900 kilos de maldad, entonces no me interpondré
en su camino."

"900 kilos de maldad es exactamente lo que Marc Ryder encontró su última vez."

XWPColección: Página y Facebook 156


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

La imagen se recorta a un video clip de Ryder sentada en el lomo de un enorme toro


negro. Entonces la puerta se abrió y el toro se lanzó a la arena, girando y sacudiéndose.

Bridgette inconscientemente se frotó el brazo mientras veía a Ryder ser sacudida de un


lado a otro mientras el toro cambiaba constantemente de dirección. Cuando sonó el timbre
de ocho segundos, se tensó.

En lugar de reclinarse sobre el toro, Ryder estaba inclinada hacia adelante, liberando su
mano de la cuerda, cuando el toro pateó alto nuevamente. Ella fue lanzada hacia adelante
al mismo tiempo que el toro echó la cabeza hacia atrás, y su frente golpeó contra la
inflexible base de los cuernos del toro.

Los estudiantes gruñeron. "Eso tuvo que doler," un chico comentó.

Las lágrimas picaron los ojos de Bridgette como si el golpe hubiera sido en su propia
frente. No mires, no mires. Pero estaba paralizada, incapaz de darse la vuelta cuando el
cuerpo inerte de Ryder se deslizó del toro al suelo.

Los payasos del rodeo se pusieron en acción, pero el cuerpo de Ryder se sacudió varias
veces cuando los talones del toro le cayeron sobre la pierna, rebotó y volvió a bajar antes
de que un payaso pudiera llamar la atención del animal.

Él resopló y pateó el suelo, preparándose para atacar. Los payasos agitaban pañuelos y
gritaban. Un payaso se burlaba detrás de un gran barril acolchado, desafiando al toro a
cargar al otro lado de la arena. Por un minuto, pareció que lo haría. Dos encargados del
equipo se inclinaron sobre la barandilla, listos para saltar a la arena y arrastrar a Ryder a
un lugar seguro.

Luego el toro se giró y, en cambio, cargó contra la figura tendida e inmóvil. Araba sus
cuernos en la tierra para enganchar debajo de Ryder y lanzarla al aire. Ella golpeó boca
abajo y él enganchó un cuerno curvado debajo de la parte posterior de su chaleco.

El toro pisoteó nuevamente su pierna herida, luego la levantó y sacudió su gran cabeza
mientras Ryder colgaba de su cuerno. La arrojó al aire por segunda vez. Un payaso
intrépido se adelantó para agarrar la cola del toro y girarla fuerte. Cuando el toro se giró,
el payaso estaba a medio camino del barril. El animal le dio caza y el payaso saltó al
barril una fracción de segundo antes de que el toro chocara contra él.

El pesado barril rodó y el toro se detuvo, resoplando. Giró su cuerpo hacia Ryder, pero
dos hombres ya estaban allí, cada uno deslizando una mano en las mangas de su chaleco
para agarrarla. Ryder levantó su mano, luego la dejó caer otra vez mientras la arrastraban
lejos.

XWPColección: Página y Facebook 157


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Los estudiantes aplaudieron. "Muéstralo de nuevo, muéstralo de nuevo," cantaron.

Bridgette corrió al baño y vomitó su almuerzo en el primer puesto vacío. Un par de


estudiantes la miraron con curiosidad cuando salió, y se enjuagó rápidamente la boca en
el lavabo.

Marc está bien. Ella está bien. Estaba caminando alrededor de Cherokee Falls la semana
pasada. Ella no está muerta, no está paralizada ni lisiada. Está bien.

Pero el mantra en la cabeza de Bridgette no detuvo la segunda oleada de náuseas, y corrió


al edificio de arte de al lado, irrumpiendo en su oficina y cayendo de rodillas en el
pequeño baño. Sus náuseas pronto se convirtieron en débiles sollozos.

Marc. Bebé.

La idea de que la arrojaran como una muñeca no era lo que la aplastaba ahora. Estaba
pensando en Marc, adolorida, sola en el hospital. ¿Hubo alguien que le agarrara la mano,
le enjugara la frente y le metiera hielo en la boca después de la cirugía?

Era demasiado tarde para apartarla, demasiado tarde para ser amigas. En ese momento,
ella sabía con concreta certeza que estaba enamorada de Marc Ryder.

Perder a Stephan dolió porque quería que siempre estuviera allí para ella.

Esto era diferente Quería ser la que estuviera allí para Marc, abrazarla, amarla, curar sus
heridas y protegerla de nuevas.

Peor aún, sabía que Marc estaba enamorada de ella. Lo había sabido, lo había sentido la
noche en que hicieron el amor en la mansión de Eleanor.

Se cubrió la cara con las manos y gimió. ¿Qué iba a hacer?

"No es realmente algo lo que me impulsa, simplemente nada me detiene."

Se puso de pie y se inclinó sobre el lavabo para salpicar sus ojos ardientes con agua
fría. Se secó la cara y se enderezó.

Ella necesitaba ver a Marc. Metió los materiales de su examen en la bolsa de su


computadora portátil.

Las dos tenían que dejar de correr — de sus miedos y de una de la otra. Era hora de
ponerse en marcha, y no tomaría este paseo sola.

XWPColección: Página y Facebook 158


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Capítulo Veintiuno

Eran las tres de la mañana y Marc se veía adorable.

Ella había respondido a la puerta en shorts negros y una camiseta desteñida con el
logotipo de un caballo saltando y un eslogan que decía GRAN COMPETENCIA
NACIONAL DE AINTREE. Ella se había cortado el cabello oscuro, y los picos se
alzaban como un halo. Sus ojos estaban somnolientos, su boca abierta con sorpresa. Ella
parpadeó.

"Dios, espero que esto no sea solo un sueño."

"No hables," Bridgette dijo. Empujó a Marc de vuelta al condominio y la siguió


adentro. Cerró la puerta y le echo llave. "Solo tienes que escuchar."

"Bridge —
"
Ella fijo a Marc contra la pared.

"Dije que no hables."

Acercó su boca, lo más cerca posible a la de Marc sin tocarse. Deslizó sus manos debajo
de la camisa de Marc y sonrió cuando se sacudió. Sus manos no estarían frías por mucho
tiempo porque la piel de Marc era cálida y suave como el terciopelo. Sus pezones estaban
duros.

"Presta mucha atención a todo lo que te voy a decir," susurró.

Y luego la besó. Besó a Marc con ternura con cada emoción que había estado reteniendo,
luego más profundo con cada onza de pasión que florecía dentro de ella. La besó hasta
que gimió, ambas gimieron y Marc se desplomó contra la pared.

"¿Dónde está tu habitación?"

Marc comenzó a responder, luego cerró la boca y señaló. Tomó la mano de Marc y la
llevó al piso de arriba para pararse junto a la cama tamaño king donde, momentos antes,
Marc había estado durmiendo. Ella no había considerado la posibilidad, pero hizo una
pausa para agradecer mentalmente a los dioses que otra mujer no estuviera acurrucada
entre esas mantas arrugadas.

XWPColección: Página y Facebook 159


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Mira, pero no toques," dijo en voz baja mientras daba un paso atrás y comenzó a
desvestirse.

Se deslizó la blusa por los hombros y Marc se quedo mirando hacia sus pechos. Giró sus
dedos medios sobre sus propios pezones erectos, su contorno claro debajo del material
sedoso de su sujetador. Marc se lamió los labios con anticipación y su mirada se fijó en el
pecho de Bridgette mientras lentamente se acercaba para desabrochar su sujetador y
dejarlo caer al suelo. Ella se pellizcó sus propios pezones y gimió. Las manos de Marc se
crisparon.

Luego le dio la espalda a Marc y lentamente bajó sus jeans y sus bragas con un solo
movimiento. Escuchó a Marc contener el aliento cuando se inclinó para quitarse los
zapatos y sacar la ropa que ahora se acumulaba alrededor de sus tobillos. Las manos de
Marc se movieron de nuevo cuando se puso frente a ella.

"Sin tocar hasta que lo diga."

Las manos de Marc giraron el faldón de su camiseta en un esfuerzo por contenerlas. Sus
ojos ya no eran suaves y aturdidos. Eran hambrientos.

Fue hacia Marc y acarició su mejilla, luego liberó sus manos de su enredo. "Fuera," dijo,
tirando de la camisa hacia arriba hasta que Marc levantó los brazos para dejarla que se la
quitara.

Bridgette se acercó más hasta que sus pezones casi se tocaban. Casi.

"Eres una diosa guerrera," murmuró, pasando las yemas de los dedos por los costados de
Marc y soplando suavemente sobre los pezones rígidos. Se le hacía agua la boca por
chuparlos, pero se encargaría de eso más tarde. "No creo haber visto un cuerpo femenino
más fuerte y más hermoso."

Bajó lentamente, hasta que estuvo de rodillas, y bajó los shorts por los duros muslos de
Marc. Respiró el aroma de la excitación de Marc y, sin detenerse a pensar, enterró la nariz
en los oscuros y húmedos rizos. Marc tembló bajo sus manos y supo que así sería como la
reclamaría primero.

Empujó suavemente a Marc sobre la cama y le alzó las piernas al hombro. Apoyada sobre
los codos, Marc la miró, con los ojos llameantes cuando Bridgette frotó su mejilla contra
el muslo y se encontró con su mirada. ¿Marc podría ver cuánto la deseaba?

"Me encanta tu forma de oler." Alisó las manos por el vientre tenso de Marc y le pasó las
palmas por los pechos. "Me encanta cómo te sientes. Dura, pero tan suave." Tocó los

XWPColección: Página y Facebook 160


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

rígidos pezones de Marc, haciéndolos rodar entre su pulgar y los dedos hasta que Marc
cerró los ojos y gimió.

Entonces la probó, salada y dulce. El clítoris de Marc era firme bajo su lengua, y no
perdió tiempo en chuparlo en su boca y arañar con sus dientes sobre la carne hinchada.

"Bridgette. Oh, Cristo. No puedo —“

Llenó a Marc con dos dedos, acariciándola por dentro y por fuera. La respiración de Marc
se detuvo y su cuerpo se sacudió. Pero se aferró, sobrellevando el orgasmo de Marc hasta
que colapsó, jadeando y sacudiéndose con las réplicas.

Se limpió las mejillas húmedas contra el vientre de Marc, pero mantuvo los dedos dentro
mientras se movía para tumbarse a su lado. Besó la boca floja de Marc, pasando la lengua
por los labios antes de sumergirse en ella. Cuando Marc respondió, bailando sus lenguas
juntas, comenzó a acariciar con sus dedos otra vez. Marc gimió pero abrió sus piernas,
rindiéndose a ella.

Se movió sobre Marc para montar su muslo y mitigar su propia necesidad ardiente cuando
agregó un tercer dedo. Empujó, lenta y suavemente al principio, y Marc deslizó su mano
hacia abajo para meter los dedos entre su muslo y el sexo de Bridgette para
corresponder. Ella bombeó más duro y con más propósito, y Marc se movió con ella.

Los ojos de Marc se agrandaron cuando presionó su meñique más abajo, contra su
pequeño anillo de músculo fruncido, pero no protestó cuando Bridgette hundió el pequeño
dígito dentro. Apoyó su pulgar sobre el clítoris de Marc y sostuvo su mirada mientras la
tomaba por completo.

Algo frágil y fugaz brilló en los ojos de Marc. Por lo general, tranquila y contenida en sus
orgasmos, echó la cabeza hacia atrás y rugió con su clímax, empapando la mano de
Bridgette. Los dedos de Marc se convulsionaron contra su sexo, desencadenando su
orgasmo, también.

Ambas estaban resbaladizas por el esfuerzo y el deseo cuando colapsó, pasó aún
insasiada. No le preocupaba si el cuerpo fuerte bajo el suyo podía soportar su peso
físico. Pero podía el corazón que latía contra el suyo aguantar bajo lo que estaba
sintiendo, lo que aún tenía miedo de confesar?

Sintió que el pecho de Marc se enganchaba y vio unas lágrimas antes de apartar la
cara. Contuvo las palabras que habían estado en la punta de su lengua, y se alojaron en su
garganta para estrangularla.

XWPColección: Página y Facebook 161


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Suavemente retiró su mano y la secó en su camisa de ropa desechada. Marc respiró hondo
y rodó hacia el otro lado de la cama tamaño king, sosteniendo a Bridgette fuerte contra
ella.

"Quédate." La voz de Marc era baja y áspera, casi suplicante.

Se acurrucó contra el cuello de Marc y la calmó con sus manos. Sintió que Marc se
relajaba lentamente, y ella también lo hizo. La hora tardía, el largo día y la emoción de su
acoplamiento las había agotado. Su profundo suspiro coincidió con el de Marc mientras
encontraban consuelo en la íntima calidez de la piel sobre la piel y dejaban que el sueño
las reclamara.

Tendrían tiempo para hablar más tarde.

Ryder despertó con Bridgette enroscada en la curva de su cuerpo, cálida en sus


brazos. Cuando Bridgette se puso de espaldas, la sábana se apretó alrededor de su cintura
y Ryder la observó a la luz de la mañana.

Ella era hermosa.

Tocó los rizos rubios que se extendían por la almohada. Su mirada acarició los planos
finos de su frente, los huesos esculpidos de sus mejillas y las pestañas suaves y llenas que
revoloteaban mientras Bridgette soñaba. Ella ansiaba besar los suaves pechos de
Bridgette. Cuando levantó la vista otra vez, los ojos avellana adormilados la estaban
mirando.

"Hola," dijo en voz baja.

"Buenos días." Bridgette se cubrió la boca con la mano. "Probablemente tenga mal aliento
de la mañana."

Ella retiró su mano. "Déjame ver." La besó, empujando suavemente su lengua en la boca
de Bridgette y saboreándola. "Mmm." Ella se echó hacia atrás. "Sin mal aliento de la
mañana, pero hueles a sexo ... en el buen sentido."

Había dormido solo unas pocas horas, pero era el descanso más profundo y reparador que
recordaba experimentar. No se había dado cuenta de la cantidad de energía que ejercía
cada día para mantener el muro que protegía sus sentimientos. Había estado construyendo
esa pared desde que era una niña, pero Bridgette había acudido a ella y la había borrado la
noche anterior, aunque solo fuera brevemente. Su corazón se sacudió. ¿Ahora qué?

XWPColección: Página y Facebook 162


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"¿Resulta que andas por el vecindario?" Su voz sonó más informal de lo que se sentía.

La incertidumbre brilló en los ojos de Bridgette y jaló de la sábana para cubrir su


pecho. "Volé aquí para hablar contigo."

"Acerca de la subasta?"

La mano de Bridgette tembló y la cubrió con la de ella, entrelazando sus dedos.

"Sobre nosotras." Bridgette respiró hondo, evitando sus ojos. "Pero ahora que estoy aquí,
no estoy segura de por dónde empezar."

Las palabras nunca fueron fáciles para ella, tampoco. Solo habían expresado sus
sentimientos con sus cuerpos, y de repente temió que fallaran en una conversación con
palabras.

"Ven a ducharte conmigo y haré algo para desayunar. Entonces hablaremos."

Bridgette pareció aliviada con el indulto y le permitió que tirara la sábana y le besaran los
hombros y los senos. Cogió a Bridgette de la mano para llevarla al baño grande y
decadente. Bridgette sonrió mientras observaba el azulejo italiano, la ducha de triple
cabezal y la bañera de hidromasaje medio hundida en el suelo debajo de una gran ventana
unidireccional.

"¿Qué puedo decir? Soy hedonista."

Ella liberó a Bridgette para que pudieran lavarse los dientes mientras el agua se calentaba,
y luego se metieron juntas. Lavó cuidadosamente el cabello de Bridgette por ella, y luego
enjabonaron provocadoramente cada una el cuerpo de la otra.

La noche anterior, le había dado el control a Bridgette, algo que nunca había hecho con
otra mujer. Pero Bridgette parecía vacilante esta mañana, y estaba decidida a reforzar lo
que habían compartido.

Atrayendo a Bridgette hacia ella bajo el chorro caliente, la besó profundamente. Sus
caderas, sus pechos encajando perfectamente juntos. La presionó contra el azulejo
calentado y lentamente besó su camino hacia abajo. Cuando finalmente se arrodilló ante
ella, guió cuidadosamente las piernas de Bridgette sobre sus anchos hombros, abriéndola
mientras se balanceaba contra la pared de la ducha.

Miró a Bridgette por un largo momento antes de presionar su rostro en su sexo, bañándola
con amplias caricias de su lengua hasta que Bridgette se retorció.

XWPColección: Página y Facebook 163


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Marc, oh, Dios, Marc."

Ella grabó las palabras en su memoria. Nadie jamás, pronunciaría su nombre con tanta
pasión. Nadie jamás la había tocado tan profundamente. Quería llorar y cantar al mismo
tiempo.

"Por favor, cariño. Hazme venirme." La voz de Bridgette tembló con su necesidad.

Por mucho que quisiera que durara para siempre, estaba indefensa contra la súplica de
Bridgette. Movió su lengua sobre el tejido duro, luego lo chupó hasta que Bridgette llegó
al clímax. La acarició a través de su orgasmo con la parte plana de su lengua, luego
rápidamente se levantó y envolvió las piernas de Bridgette alrededor de sus caderas.

Ella bombeó su clítoris hinchado contra el calor de Bridgette rápidamente y gruñó su


propio orgasmo.

Dejó que Bridgette permaneciera de pie pero la mantuvo presionada contra la pared, su
frente apoyada en el hombro de Bridgette.

"¿Sabes lo hermosa que eres?" Murmuró. Sabía Bridgette que estaba enamorada de ella?

Bridgette suspiró y le acarició la espalda. "Necesito café, y luego tenemos que hablar,
Marc."

Ella asintió, pero no habló.

Se secaron la una a la otra sin decir palabra, luego se vistieron y bajaron a la cocina donde
preparó café, panecillos calientes y rápidamente huevos revueltos para ellas. Se sentaron a
la mesa para dos y picotearon la comida durante un rato antes de que Bridgette finalmente
encontrara las palabras para comenzar.

"Me asustas," dijo.

Estaba sorprendida y un poco irritada por esa confesión. " ¿ Asustarte? Te asusto? Cada
vez que nos acercamos, desapareces de mí. Me siento sacudida de un lado a otro, peor que
la primera vez que monté un bronco. El sexo es todo lo que quieres de mí?" Ella era tan
mala en esto. Quería decir algo diferente, algo dulce. En cambio, sonaba como una niña
petulante.

"No." Bridgette miró su plato. "Pero lo que quiero, lo que necesito puede ser más de lo
que puedes dar."

XWPColección: Página y Facebook 164


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella bajó su tenedor y tomó la mano de Bridgette. "Pregúntame. No podemos saber a


menos que preguntes."

"Deja este demente rodeo y regresa a Cherokee Falls conmigo."

Ella soltó la mano de Bridgette y se recostó. Un millón de cosas se revolvieron en sus


pensamientos. ¿ Bridgette estaba pidiéndole una relación? Su pedido no incluía ninguna
promesa a cambio. ¿Era solo una amiga sexual preocupada?

El rodeo era un amante cruel. Pero, a diferencia de las personas que la abandonaron o la
ignoraron sin explicación, las reglas de esa relación eran claras. Los reflectores, los
admiradores eran de ella mientras actuara. No parecía funcionar de esa manera con la
gente.

"¿Qué dirías si te pidiera que dejaras de ser un artista?"

"No es lo mismo."

"¿No es así?"

"No arriesgo la vida cuando pinto."

"¿Qué pasa si yo fuera un oficial de policía o un bombero?"

"No lo eres. Y eso no es lo mismo que arriesgar innecesariamente tu vida." Bridgette


levantó su mano para evitar su discusión. "Solo escucha, de acuerdo?"

Ella asintió, luego esperó en silencio mientras Bridgette tomaba su café.

"Cuando estaba creciendo, nos mudamos mucho — por todo el mundo — debido a la
carrera de mi padre. Siempre hice amigos donde quiera que viviéramos, pero es imposible
formar amistades cercanas y duraderas cuando solo te quedas en un lugar, en un país
durante algunos años. Así que mi mejor amigo era mi hermano mayor, Stephan."

Ella tomó otro sorbo.

"Mis padres eran geniales, pero Stephan era mi campeón y mi confidente. Yo dependía de
él. Estuvo a mi lado cuando les dije a mis padres que era gay, y estuvo a mi lado cuando
mi primera novia me dejó. También podría contar en que era mi crítico de arte más
honesto."

Ella levantó la vista para encontrarse con la mirada de Ryder.

XWPColección: Página y Facebook 165


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Y fue imprudente con su vida. Sabía lo importante que era para mí, pero eso no
importaba cuando necesitaba una dosis de adrenalina. Escalaba montañas, saltaba de los
aviones e incluso se sumergió una vez entre los tiburones. Parecía ... pensó que era
invencible. Pero no lo era."

Lágrimas llenaron los ojos de Bridgette.

"Habíamos alquilado una villa en la costa de España para nuestras vacaciones anuales
juntos, pero él quería ir a Pamplona para la corrida de toros. Dijo que quería mirar desde
el nivel de la calle, pero yo me quedé en la habitación de nuestro hotel en el
balcón. Cuando vinieron corriendo por la calle, un toro corneó a un hombre a través del
pecho justo debajo de mí."

Ella contuvo un sollozo, y Ryder rodeó la mesa para reunir a Bridgette en sus
brazos. "Shhh. No tienes que decirme."

Pero Bridgette negó con la cabeza y continuó.

"Fue horrible. Había tanta sangre. Algunos hombres corrieron a la calle para jalarlo detrás
de una barrera, y cuando le dieron la vuelta, era Stephan. No tenía idea de que él pudiera
ser tan tonto. Murió esa noche en un hospital español."

Ryder la abrazó con fuerza, deseando poder quitarle el dolor. Pero Bridgette se apartó.

"Me sentí traicionada porque no era lo suficientemente importante como para que tuviera
cuidado con su vida. Sabía cuánto lo necesitaba, pero me dejó de todos modos."

Ella tomó las manos de Bridgette en las suyas. "Escúchame con atención. Hay una gran
diferencia entre lo que hizo tu hermano y lo que voy a hacer mañana."

Bridgette intentó soltar sus manos, pero se mantuvo firme.

"Quédate y ya verás. Me pasaré medio día preparándome con el equipo de protección


antes de subir a esa rampa. No soy una aficionada inexperta que solo usa ropa holgada y
una faja roja."

Bridgette negó con la cabeza. "Me llevó años llegar a un acuerdo con la muerte de
Stephan. No puedo soportar ese tipo de pérdida nuevamente. Me destruiría."

¿Podría hacer lo que Bridgette le estaba pidiendo?

XWPColección: Página y Facebook 166


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"No es tan simple como decidir no viajar mañana. Mis patrocinadores, mi agente, el rodeo
dependen de mí. ESPN ha estado promocionando mi regreso al circuito tanto que la mitad
de la audiencia se sintonizará para verme montar ese toro o ser arrojada sobre mi
trasero. No puedo retroceder ahora."

Bridgette retiró las manos y cruzó los brazos sobre el pecho. "Esas son solo excusas,
Marc. Podrías retirarte si realmente quisieras. Esto se trata de ti, no de otras personas.
Debes ser honesta contigo misma acerca de por qué realmente necesitas hacer esto."

Ella se paseó por la habitación y regresó. Bridgette ni siquiera estaba tratando de


entender. No podía ver que esto era diferente? ¿Que ella no era Stephan? No necesitaba
ser psicoanalizada. Solo necesitaba montar ese toro. Su ira se elevó antes de que pudiera
templar sus amargas palabras.

"¿Quieres saber cuál es el verdadero dolor, Bridgette? Las personas que me abandonaron
no murieron. Se fueron porque simplemente no les importaba."

Pero Bridgette no se dejó influir. Ella levantó su voz para igualar la de Ryder. " ¿ Sabes
qué? Aquí está el verdadero problema. A pesar de mis mejores esfuerzos por mantenerme
alejada, me he enamorado de ti, maldita sea." Se dirigió rápidamente a la puerta y recogió
su bolso donde lo había dejado caer la noche anterior. "Pero no puedo vivir con el temor
constante de perderte. Si realmente necesitas montar ese toro mañana, hemos terminado."

Capítulo Veintidós

Aturdida, Ryder se quedó congelada. El portazo de la puerta principal resonó en sus


oídos.

Me he enamorado de ti.

Dio vueltas a la declaración en su mente. Nadie le había dicho eso. Nadie. Nunca. Oh, por
supuesto. Tory y Skyler, incluso Jessica, habían dicho, ‘Eres de la familia’. Pero, en su
experiencia, la familia no era sinónimo de amor.

Me he enamorado de ti.

La indecisión la paralizó.

Su teléfono celular sonó y lo miró. La persona que llama estaba identificada como
restringida. Tal vez era Bridgette. Quizás realmente no se había ido. Tal vez no era

XWPColección: Página y Facebook 167


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

demasiado tarde. Agarró el teléfono y corrió hacia la puerta, abriéndola mientras se ponía
el teléfono en la oreja.

"¿Hola? Bridgette?"

"No. Soy Claire. Espero que no sea muy decepcionante."

El lugar donde había estado estacionado el coche de alquiler de Bridgette la noche


anterior estaba vacío. Ella se fue.

Si realmente necesitas subirte a ese toro mañana, hemos terminado.

Pero tenía una oportunidad en la final nacional. Eso es lo que ella quería, ¿verdad?
Bridgette dijo que la amaba, pero también se había ido. De nuevo. Ella frunció el
ceño. Todo estaba revuelto. Necesitaba tiempo para pensar.

"Ryder, cariño. ¿Sigues ahí?"

"Oh, eh, sí. Hola. ¿Estás en D.C.?”

"No, he estado en Miami durante las últimas tres semanas, pero me dirijo a la costa oeste
y acabo de abordar un vuelo a Dallas, donde tengo una escala nocturna. ¿Has vuelto a
Texas?”

"Sí. El rodeo está en Mesquite, en las afueras de Dallas, esta semana. Es el último gran
evento antes de la Final Nacional de Rodeo en Las Vegas."

"¿Trabajas esta noche?"

"Monto mañana." Escaneó el estacionamiento una vez más. Diablos, ni siquiera recordaba
qué modelo de coche conducía Bridgette.

"Entonces estás libre. Reservaré una habitación en el mismo hotel que la última vez y te
enviaré un mensaje con mi número de habitación. Tengo que correr. La azafata está
teniendo un ataque conmigo para que apague mi celular. Te veo esta noche."

"Claire, espera." Pero ya había colgado. Mierda.

Tomar unos tragos y tener relaciones sexuales con una mujer hermosa era su
procedimiento estándar previo al rodeo, pero no quería pasar la noche con otra mujer. Ella
quería que Bridgette volviera. ¿No es así?

Cerró la puerta y se detuvo en medio de su sala de estar. El condominio parecía vacío

XWPColección: Página y Facebook 168


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

ahora.

Bridgette lo había llenado con su presencia, su olor, su calor. El sitio en el piso donde
había estado su bolso, la silla donde se había sentado en la cocina, todo vacío ahora.

Arriba, se dejó caer sobre la cama para mirar el techo. Eso fue un error. El perfume de
Bridgette, mezclado con el aroma inconfundible de su amor, era aún más fuerte aquí. No
podía pensar claramente con tantos recordatorios de ella.

Se puso las botas y agarró una chaqueta. Cuando subió a su camioneta, se detuvo para
mirar el árbol solitario que compartía con el condominio contiguo. Las hojas se habían
convertido casi de la noche a la mañana en un rojo brillante. Las cosas estaban cambiando
en su mundo y parecía que no podía detenerlo. Las cosas que ya habían sido suficientes
no eran suficientes ahora.

Sus pensamientos cambiaron a Cherokee Falls, rodeada de montañas y espesos bosques


de frondosas. Sería una paleta de otoño increíble en este momento. Una imagen brilló de
ella y Bridgette montando un sendero a través de esa gloriosa exhibición de color.

Se detuvo a la salida del estacionamiento. ¿Podría todavía alcanzar a Bridgette antes de


que abordara un avión? Lo que sentía por Bridgette era confuso, mucho más aterrador que
un toro de novecientos kilos. Ella suspiró y giró su camioneta hacia Mesquite.

El vuelo sin escalas que partía de inmediato hacia Richmond era costoso, pero la carrera a
través de seguridad para abordar a tiempo hizo que Bridgette no dudara de su abrupta
salida. Ahora que tenía puesto el cinturón de seguridad y el avión estaba rodando por la
pista, la duda comenzó a invadirla.

Emitir un ultimátum iba en contra de todo en ella. Creía en vivir y dejar vivir. Si otras
personas necesitaban algo, quién era ella para negarlo? Tory había necesitado a Leah, no a
ella. El decano la había necesitado para dirigir el comité de subastas. Su hermano había
necesitado correr con los toros.

Pero esto era sobre lo que ella necesitaba. Sus pensamientos volvieron a la noche anterior.
Dios, necesitaba la pasión de Marc. También necesitaba su confianza.

Marc estaba luchando su propia batalla. ¿Podría ella abrir su corazón a otra persona que
podría dejarla? ¿Marc se preocupaba lo suficiente por ella como para intentarlo?

A pesar de mis mejores esfuerzos por mantenerme alejada, me he enamorado de ti,


maldita sea.

XWPColección: Página y Facebook 169


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Cristo, eso sonaba como si ya lamentara lo que estaba sintiendo. Hubiera sido una
diferencia si hubiera dicho, "Te amaré por siempre, pero necesito que estés a salvo."

Ella no estaba segura, no estaba segura para nada. Sin embargo, estaba absolutamente
segura de que solo podía entregar su corazón a alguien que lo protegiera.

Ryder se sentó sola en la fila en la parte superior en una esquina del Resistol Arena. El
ruido de la multitud y el locutor llenaron el aire a su alrededor. El olor a piel de vaca y
sudor de caballo mezclado con el polvo del piso de la arena.

Ella bebió su escocés favorito de malta. Como miembro del Club de 8 Segundos, tenía un
asiento reservado en el piso de la arena. También podría haber encontrado mucha
compañía y alcohol en la sala del club. Pero quería estar a solas con sus pensamientos, por
lo que se sentó justo debajo de las vigas y bebió de su botella.

Observó distraídamente a un vaquero que se arrojó de su caballo para agarrar los cuernos
de un joven buey y tirarlo en el lomo en el evento de lucha de novillos.

Debe ser honesta contigo misma acerca de por qué realmente necesita hacer esto.

Era más que la emoción. Arriesgarse era todo lo que había conocido desde la primera vez
que montó imprudentemente en el semental de Kate Parker. Ella era adicta a eso.

La inquietud constante la había llevado de un trabajo a otro, de un lugar a otro. Nunca se


había detenido a reflexionar sobre lo que la impulsaba a buscar trabajos cada vez más
peligrosos, pero se dio cuenta ahora de que su vida había sido una carrera precipitada por
un camino peligroso sin pensar en dónde o cómo podría terminar.

Cuando había trabajado como jinete de polo en Florida, uno de los viejos mozos de
cuadra había perdido a su nieto en una pelea de pandillas. ¿Por qué, ella le preguntó, los
jóvenes se unen a las pandillas y tiran su futuro?"

“Porque no ven ningún valor en sus vidas’," él dijo. "No tienen sueños, no tienen planes a
largo plazo, y a nadie le importa."

¿Tenía ella un plan para su vida?

Observó a los vaqueros que se arremolinaban alrededor de las ásperas jaulas debajo de
ella. Ellos amaban esto, verdad? ¿Se aburriría ella como se había cansado de tantas otras
aventuras pasadas? Si sobrevivía a esta, cuál sería su próxima prueba? ¿Nadar con
tiburones?

XWPColección: Página y Facebook 170


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Ella no tenía ningún sueño que perseguir.

Tory había logrado su sueño de convertirse en veterinaria. Skyler tuvo muchos sueños y
logros — una medalla de oro, un trabajo que amaba y ahora una familia que cuidar.

Ryder no tenía a nadie a quien le importara.

Realmente no. A las mujeres con las que se acostaba no les importaba. A su agente solo le
importaba el dinero que ganaba para él. Sus admiradores la olvidarían tan pronto como
dejara el rodeo.

Bebió otro sorbo y cerró los ojos mientras el licor ardía en su garganta. Su mente se llenó
con la visión de Bridgette, tan hermosa que te deja sin aliento, durmiendo en su cama. El
recuerdo era tan vivido que casi podía sentir la suave y cálida piel de Bridgette en sus
labios, bajo las yemas de sus dedos. Su corazón se agitó y su vientre se apretó.

A Bridgette le importaba lo suficiente como para pedirle que se detuviera, que pensara en
su futuro. ¿Qué pasaría si hiciera un plan a largo plazo, uno que incluyera a Bridgette?

Ella suspiró. Arriesgar su corazón era cien veces más aterrador que cualquier cosa que
hubiera hecho antes.

Se bebió lo último del whisky escocés y gimió cuando se puso de pie para deslizar la
botella en su bolsillo trasero. Su hombro derecho y su pierna llenas de metal aún estaban
adoloridos por montar el bronco de esa semana. Ella bajó cojeando lentamente los
escalones.

Nadar con tiburones sonaba cada vez mejor.

El teléfono celular de Bridgette sonó y vibró cuando lo encendió mientras caminaba por el
aeropuerto de Richmond hasta donde había estacionado su auto. Echó un vistazo a la
pantalla. Doce mensajes de texto, quince llamadas perdidas y cinco correos de voz. La
mayoría eran de Lydia. Un par era de Dean Blanchard. Los otros eran de una variedad de
personas, todas relacionadas con la subasta.

Volar a Texas había sido una locura. La subasta era mañana por la noche y tenía un
millón de detalles para verificar. Aún así, no se arrepentía ni un minuto del tiempo que
había pasado con Marc. Ni siquiera se arrepintió de haber confesado que estaba
enamorada de ella. Si tuviera que cambiar algo, haría una retrospectiva sobre cómo había
dicho esa confesión. Pero no era perfecta y había hecho todo lo posible. El resto dependía

XWPColección: Página y Facebook 171


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

de Marc.

Ryder llamó a la puerta y miró el polvo de arena que aún cubría sus botas. Ella había
considerado ir a casa para cambiarse. Pero odiaba el tráfico del centro de Dallas, y era
más fácil tomar por la carretera interestatal que se extendía al norte de la ciudad para
llegar al hotel de Claire, cerca del aeropuerto de Dallas-Forth Worth.

Levantó la vista cuando la puerta se abrió de golpe.

Claire estaba preciosa con jeans desteñidos y una sencilla camiseta sin mangas blanca que
mostraba su bronceado de Miami. Su cabello rubio estaba suelto alrededor de sus
hombros y sus ojos aún más azules de lo que Ryder había recordado.

"Hola."

"Hola, sexy. Estoy segura de que temía esta escala hasta que descubrí que estarías aquí."
Claire sonrió mientras pasaba sus dedos por el pelo recién cortado de Ryder. "Me
encanta. Te hace mortalmente linda.” Sus manos se posaron en los botones de la camisa
de Ryder. "De hecho, te ves tan peligrosa, que me temo que voy a tener que desnudarte."

Capítulo Veintitrés

"No te olvides de recoger nuestros vestidos de la tintorería antes del mediodía," Lydia
dijo, ajustando el colgante de un lienzo por enésima vez. "La mujer dijo que cerrarían
temprano hoy. ¿Quién sabía que las tintorerías cerraban temprano los Sábados?"

"Esto no es la ciudad de Nueva York. Todos los que viven aquí saben a qué hora
cierran. El Sr. Early tiene que ir a la escuela secundaria para arbitrar el baloncesto
intramuros los Sábados por la tarde.” Bridgette apartó los ojos del tormentoso abstracto
que se exhibía en el estudio. "Pensé que te había dicho que las pinturas del pequeño
estudio no estaban en venta."

"Esa es la única. No depende de ti. William, eh, Dean Blanchard cree que deberíamos
incluirla. El acuerdo establece específicamente que podemos vender cualquier pintura que
encontremos en la casa."

Bridgette presionó sus labios juntos. Esta era demasiado privada para los ojos del público.
Ella se acercó a su bolso y sacó su chequera raramente usada. Garabateó una cantidad y la

XWPColección: Página y Facebook 172


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

firmó.

"Estoy ejerciendo mi privilegio como presidenta del comité y reclamando esta en pre-
subasta."

Le entregó el cheque a Lydia.

"¡Mierda! Esa pintura parece prometedora, Bridge, pero veinticinco mil dólares? Solo
vale un máximo de diez o quince."

"Solo dale el dinero a Jonathan Frank. Él es el tesorero de esta recaudación de fondos."

Evitó la mirada penetrante de Lydia, tomando la obra de arte que acababa de comprar de
la pared y sustituyendo una de las suyas en su lugar. Había estado despierta la mayor
parte de la noche pintándola. Prefería el óleo a las acuarelas, pero necesitaba algo que se
secara rápido.

"Fuiste detrás de ella, ¿verdad? Es por eso que no pude contactarte hasta ayer por la
tarde."

Era inútil negarlo. "Sí. Volé a Dallas para tratar de detenerla."

"¿Detenerla?"

"Ella monta toros en el rodeo."

"No me digas? La vi una vez, en uno de esos canales de deportes por cable. Maldita sea,
esas chaparreras que usan son criminalmente sexys.” Lydia movió las cejas, sonrió y
frunció el ceño. "Espera, no pensé que las mujeres hicieran ese tipo de cosas."

"Eso es porque la mayoría de las mujeres son demasiado inteligentes." Inmediatamente se


arrepintió del veneno de sus palabras. Reveló demasiado, y la expresión de Lydia dejó en
claro que se había dado cuenta.

"¿Regresó contigo? Ella es tu cita esta noche, verdad?”

"Parece que voy sin pareja." Quería sonar frívola pero falló miserablemente.

"Oh, cariño. Realmente te preocupas por ella, ¿verdad?”

Ella asintió. Su visión se nubló con lágrimas cuando el brazo de Lydia se deslizó
alrededor de sus hombros en un abrazo.

XWPColección: Página y Facebook 173


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Dime exactamente qué pasó."

Ella presionó las palmas de sus manos en sus ojos y respiró profundamente antes de
dejarlas caer. "Traté de razonar con ella."

Lydia resopló. "Obviamente, necesito recordarte que, como mujer, tienes mejores armas
en tu arsenal."

A pesar de su angustia, se rió entre dientes. "Bueno. Primero, me la follé con locura."

"Esa es mi chica. ¿Qué más?"

Ella cerró los ojos. Podía ver a Marc de pie en su condominio, suave y sexy con jeans
descoloridos y una camisa verde medio abotonada que complementaba sus ojos oscuros
chocolate.

"Le dije que me había enamorado de ella," susurró.

"Oh, Dios mío." Lydia soltó los hombros de Bridgette para tomar sus manos y
apretarlas. Era la única que posiblemente podría saber cuánto le había costado esto.

"Entonces le dije que si se subía a ese toro que se supone que debe montar hoy, que
habíamos terminado."

"¿Y se negó?" Lydia frunció el ceño. "He visto la forma en que te mira. No puedo creer
que escoja una vieja vaca maloliente por ti. Lydia no cuestionó el ultimátum. Ella
entendió por qué Bridgette estaba desesperada por que Ryder hiciera algo más con su
vida.

Bridgette la miró a los pies. "Tenía demasiado miedo de esperar una respuesta. Me fui."

"¿Te fuiste? ¿Le dijiste que escogiera entre ti o su trabajo y luego te fuiste?”

"Bueno, ella no me detuvo exactamente."

"Aww, cariño. Lo siento.” Lydia la abrazó con fuerza. "¿Que puedo hacer para ayudar?"

Ella le devolvió el afecto y dio un paso atrás, recomponiéndose. "Solo ayúdame a pasar
por esta maldita subasta. Luego tomaré algo de tiempo para mí cuando el semestre
termine el próximo mes. Quiero ir a una playa soleada a algún lugar para las vacaciones."

"Esa es la mejor idea que has tenido en años. Cuenta conmigo."

XWPColección: Página y Facebook 174


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Bach resonó desde los altavoces Bose en la casa rodante de Ryder, llenando sus oídos y
su mente mientras trataba de ahogar las voces que seguían discutiendo en su cabeza. No
tendría lugar para la duda cuando se dejara caer sobre el lomo del toro de 360 kilos que le
había tocado y asentir para que se abriera la rampa. Unos cientos de kilos más pequeño
que la media, sería más ágil y una cabalgata feroz. Ella tenía que encontrar su enfoque.

Entró en la ducha antes de que el agua tuviera tiempo de calentarse. Estaba cansada y
necesitaba la sacudida fría. Claire había sido genial. Realmente grandiosa.

Bridgette había cambiado todo. Ella llenó a Ryder de esperanza. Y la llenó de miedo. La
vida viene fácil y fácil se va de Ryder se había revolcado como un toro y la estaba
girando, inclinándola, succionándola en un pozo de emoción que temía que la ahogara.

Cuando llamó a la puerta de la habitación de hotel, una parte de ella quería ser arrastrada
por el baile familiar del sexo caliente y sin límites. Se sentía seguro. Se sentía fácil. Se
sentía mal. Antes de que Claire alcanzara el último botón de la camisa de Ryder, sabía
que no podía hacerlo.

Claire estaba decepcionada cuando detuvo sus manos, pero respetó su dilema. Se había
cambiado de ropa y en cambio, exigió que la llevara a un restaurante caro y le contara
todo.

Claire no juzgó. No ofreció consejos. Ella solo escuchó. Después de que hubieron comido
y ella habló abiertamente, Claire le tomó la mano y se la llevó a los labios en un breve
beso.

"Si estuviera dispuesta a establecerme con una mujer, sería alguien como tú. Pero valoro
mi libertad — una chica en cada aeropuerto, por así decirlo. Eso puede cambiar un día si
encuentro a la persona correcta, pero todavía no. Aparentemente conociste a una mujer
que lo cambió para ti."

Claire se había levantado de su silla, pero le indicó que permaneciera sentada. "Tomaré
un taxi de regreso al hotel. Gracias por la cena." Ella sonrió. "Y el mejor sexo que he
tenido." Claire se inclinó para besar su mejilla. "Eres tan dulce. Espero que consigas todo
lo que deseas, cuando finalmente admitas lo que es. Y si no funciona, tienes mi número."

Ambas sabían que ella no volvería a llamar.

El agua en la ducha comenzó a calentarse, y se flexionó para aflojar los músculos aún
adoloridos por el bronco y su noche con Bridgette.

XWPColección: Página y Facebook 175


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Cerró los ojos y visualizó la próxima montada. Respiró profundamente mientras se


reproducía en su mente, y cuando terminó la mental montada, cerró el agua y salió de la
ducha para comenzar su ritual.

Se secó, se envolvió el torso, se sujetó con cuidado el brazo y las piernas, se puso la ropa
interior de compresión y luego se vistió. Con cada capa para proteger su cuerpo, también
se puso su armadura mental para agudizar su enfoque.

Para cuando salió de la casa caravana hacia la arena con la cuerda de toro de cuero
trenzado colgada de su hombro, apenas se dio cuenta de los admiradores que la
detuvieron para pedirle autógrafos en un programa o una prenda de vestir. Casi se
sorprendió cuando el ganadero del rodeo le quitó la cuerda y el locutor la presentó como
el siguiente jinete.

El toro que le había tocado era joven e inquieto en la rampa. Hannibal era el nieto de
Dillinger, uno de los toros más famosos del rodeo.

"Él está en bastante nivel hoy. Mejor déjame ayudarte mientras te sitúas," el viejo mozo
de cuadra dijo.

Ella asintió y se puso su nuevo equipo sobre su cabeza — un casco de estilo hockey con
una máscara de cara completa. El sudor corría por su sien. Ella anhelaba su Stetson pero
no podía ignorar por completo la advertencia del médico sobre las consecuencias de otra
conmoción cerebral. Apretó la barbilla y se balanceó sobre la barandilla superior.

Ella apoyó los pies en los lados de la rampa cuando el toro sacudió la cabeza y trató de
corcovear en el pequeño espacio. Esperó a que él se calmara y luego le acarició el lomo
con la bota. Él resopló y golpeó contra los costados, así que ella esperó de nuevo.

"Lo bueno es que ella tiene dos montadas más después de esta, amigos, porque parece que
este toro está de muy mal humor hoy y no planea para este golpear el timbre." La multitud
se rió ante el comentario del locutor y luego se quedó en silencio mientras esperaban la
apertura de la puerta.

Ryder se deslizó sobre el ancho lomo e hizo una mueca de dolor cuando Hannibal se
arrojó de un lado a otro en un esfuerzo por aplastar sus piernas contra los lados de la
rampa. Maldita sea, eso duele. Ella jaló de la cuerda del toro apretada alrededor del pecho
del animal y él se quedó quieto, tenso como una serpiente de cascabel esperando para
atacar.

Deslizó sus dedos en el asidero y jaló la cola de cuero trenzado de la cuerda del toro con
fuerza sobre su mano enguantada antes de enrollarla alrededor de su palma
nuevamente. Encorvó los dedos y los golpeó con la mano libre sobre la cuerda recubierta

XWPColección: Página y Facebook 176


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

de colofonia.

Ella inhaló profundamente. El olor a sudor y toro llenó sus pulmones, y sonrió. No tenía
ninguna duda o recelo residual sobre su última experiencia con un toro, el que la había
enviado al hospital. Podía hacer esto. Ella lo sabía, y en ocho segundos este toro que lleva
el nombre de un asesino serial lo sabría.

Ella levantó su mano libre y miró hacia abajo a los cuernos del toro.

Sin miedo. Su confianza y anticipación se hincharon. Ella podía hacer esto.

El mozo de la puerta se tensó por su asentimiento.

Capítulo Veinticuatro

Hombres en esmoquin y mujeres vestidas en una deslumbrante exhibición de vestidos de


cóctel se paseaban por la casa, todavía llenando el gran estudio de arriba y todas las
habitaciones de la planta baja, a pesar de que la verdadera subasta había concluido más de
una hora antes.

"Ah, la mujer del momento." Los ojos grises de William Blanchard estaban jubilosos.
Cogió la mano de Bridgette y la apretó con una muestra de afecto sin precedentes.
"Querida, no puedo agradecerte lo suficiente por lo que has hecho hoy aquí."

"Puedo reclamar solo una pequeña parte del crédito," dijo. "El resto del comité, nuestros
estudiantes y tantos otros han trabajado muy duro para que esto fuera posible."

Fue un enorme éxito. Al final, el servicio de comida y el envío postal para mandar por
correo el catálogo de lo que se había ofrecido habían sido el único gasto real. El
subastador donó su tiempo a la causa. Lydia y varios otros dueños de galerías, que
regularmente vendían pinturas de los artistas contribuyentes, financiaron el mayor gasto
— la compilación e impresión del catálogo. Los estudiantes voluntarios del departamento
de arte trabajaron como meseros, aparcacoches y asistentes de subastas.

"Sin embargo, lo manejaste todo. Jonathan solo tiene cifras preliminares, pero está seguro
de que hemos reunido el doble de lo que esperábamos. Será un inicio más que adecuado
en la dotación, y esta subasta también ha puesto a nuestra pequeña escuela en el centro de
atención internacional. Tuve que contratar a un empleado eventual administrativo solo
para ayudar a responder todas las preguntas que recibimos de posibles estudiantes."

XWPColección: Página y Facebook 177


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Estoy tan contenta, Dean Blanchard. Realmente amo enseñar."

"Por favor, es William. Puedo ser decano de la escuela, pero tú eres su salvadora.
Realmente estoy en deuda contigo."

"Voy a estar endeudada también, cuando Laura sume lo que compró." Una mujer alta, con
el pelo corto, rizado y blanco y ojos azules risueños extendió su mano. "Hola, William.
Pensé que eras tu parado aquí, sonriendo como el gato de Cheshire."

"Kate, me alegro de verte. Dónde te has metido?”

"Grecia, principalmente. Laura y yo disfrutamos viajar ahora que estamos jubiladas y


hemos desechado nuestras responsabilidades en los hijos. Mi nueva pasión es navegar en
el Mediterráneo."

"Te hemos extrañado en el club. Ha estado bastante tranquilo sin ti alrededor."

Kate Parker se rió entre dientes y tendió su mano a una mujer menuda que se acercaba
con su brazo enlazado en el de Jessica. "Laura está ansiosa por una ronda de golf, por lo
que puedes vernos allí la próxima semana."

Jessica saludó a Bridgette con un abrazo. "Veo que Kate ha encontrado a mi artista
favorita. He estado esperando toda la noche para saludarte. Cada vez que podía verte entre
la multitud, alguien te llevaba lejos."

"Lo siento. Vi a Tory y Leah antes. ¿Skyler está contigo?”

"No, está en casa con el bebé. Ella insistió en que Leigh es demasiado joven para irse con
una niñera, pero en realidad es que odia estos eventos formales. Sin embargo, dejé que se
saliera con la suya porque quería comprar algo de arte sin que ella tuviera un ataque al
corazón por los precios. Conoces a mis madres?”

"Lo siento mucho. No he tenido la oportunidad de presentarla todavía.” William frunció


el ceño ante su error social, pero Bridgette sonrió para hacerle saber que no estaba
ofendida.

"Bridgette LeRoy, extraordinaria artista y organizadora de este evento, estas son mis
madres — Kate y Laura Parker."

"Hola," Bridgette dijo, extendiendo su mano. "He oído mucho sobre ustedes dos. Me
complace por fin conocerlas en persona."

"No creas nada de lo que dice Skyler." El apretón de manos de Kate era firme.

XWPColección: Página y Facebook 178


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Me encanta la pintura que hiciste de Skyler," Laura dijo. "Ella casi tuvo un infarto, sin
embargo, cuando Jess me la mostró."

La risa de Kate estalló. "Tuve que sentarme sobre ella, solo para que Laura pudiera ir a su
habitación a verla."

Se referían a un retrato desnudo de Skyler que Jessica le había encargado a Bridgette que
pintara de una fotografía.

"Ella no suele ser modesta," Jessica dijo. "Pero tienes que admitir que es un poco
intimidante que tu suegra vea una foto tuya desnuda."

Bridgette le guiñó un ojo. "Creo que sí." No podía decirle a Jessica que Skyler la había
llamado sobre una nueva comisión, una fotografía que había tomado de Jessica
amamantando a su hija. Era para ser un regalo de Navidad.

Laura se volvió hacia William. "A Kate y a mí nos encantaría que tú y Martha pudieran
unirse a nosotros para un partido de golf la próxima semana."

William sonrió. "Estoy seguro de que a ella también le gustaría eso. Haré que te llame
para acordar una reservación.”

Mientras William se lanzó a una explicación de los cambios recientes en el campo de


golf, Jessica se acercó a Bridgette.

"Esperaba que Ryder estuviera aquí," dijo en voz baja.

Ella sacudió su cabeza. "Ella está en Dallas. Esperaba ... " Estaba agradecida de que el
análisis del campo de golf concluyera ya que Jessica no podía presionarla por más.
Kate le dio una palmada a William en la espalda. "Bueno, necesito firmar un cheque para
que podamos irnos a rescatar a Leigh antes de que Skyler la saque del granero ensillando
a su primer pony."

"Fue un placer conocerte, Bridgette," Laura dijo.

Jessica le dio a Bridgette otro breve abrazo. "Cena en nuestra casa el Miércoles, y no hay
excusas esta vez."

"El Miércoles suena bien," dijo.

Ella amaba a sus amigas, pero la confusión emocional y la falta de sueño en los últimos
días la habían agotado. Deambuló arriba donde la multitud en el estudio finalmente se
había reducido a solo unas pocas personas. La obra de arte permanecería en exhibición

XWPColección: Página y Facebook 179


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

hasta el Lunes, cuando cada pieza se empaquetara individualmente para la entrega. Echó
un vistazo alrededor, deteniéndose ante la acuarela que había pintado por capricho la
noche anterior.

Los ojos oscuros de Marc la miraron. Su brazo izquierdo enroscado para abrazar a Wind
Walker, su mano plana contra su cuello maravillosamente arqueado mientras él frotaba su
cabeza contra su hombro y le olía su otra mano por un premio. Lo había pintado de
memoria del día en que los vio juntos en el pastizal.

La única excepción era el cabello de Marc, cortado en el estilo corto y puntiagudo que
había admirado hace solo un día en Dallas.

"Oye, te he estado buscando." Lydia habló en voz baja y pasó el brazo por la cintura de
Bridgette. "¿Estás bien?"

"Las cosas aquí se están terminando. Creo que yo también lo estoy."

"Bueno, deberías irte a casa y dormir hasta el Lunes, cuando tengamos que empezar a
empacar todo."

Lydia la soltó y la besó brevemente en la mejilla. "Tienes el departamento para ti. He sido
invitada a una fiesta de pijamas, así que no tendrás que preocuparte por entretenerme."

Ella se rió entre dientes y sacudió su cabeza, su mirada todavía en la pintura. "Debería
haber sabido que atraparías a alguien esta noche."

Lydia miró hacia la puerta. "La noche no ha terminado. Todavía hay una oportunidad para
ti también."
"Buenas noches, Lydia."

El sonido de los tacones de Lydia al cruzar el piso de madera dura apenas se había
desvanecido antes de sumergirse de nuevo en sus pensamientos.

Una voz en su cabeza le gritaba que revisara Internet para ver si Marc había sobrevivido a
la montada de hoy. Otra voz tranquilamente le dijo que lo dejara ir, que olvidara a
Marc. Ignoró a los dos y, en cambio, cerró los ojos y abrió el recuerdo de su última noche
de pasión — la cabeza de Marc echada hacia atrás, los pechos agitados y el corazón
latiendo salvajemente contra su mejilla.

Abrió los ojos y miró su pintura. Bueno, ya no era de ella. Alguien había pagado una
suma extravagante para comprarla. Era hora de decirle adiós, a la pintura y a su esperanza
de que Marc la eligiera.

XWPColección: Página y Facebook 180


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

Levantó su mano para tocar la cara que había llegado a amar.

"Estoy segura de que el comprador de esa pieza no apreciaría las huellas dactilares en
ella."

El corazón le subió a la garganta y se giró para encontrar a Marc a su lado, con una
sonrisa engreída y el esmoquin a medida más sexy que había visto en una mujer.

"De hecho, dado que soy la nueva propietaria de ese retrato, puedo garantizarlo."

Sus pensamientos se dispararon rápidamente, rebotando en su cabeza. Marc estaba a


salvo. Marc estaba aquí. ¿Por qué había venido? Maldita sea, ella era hermosa.

"Marc."

"Shhh. Tuviste tu oportunidad de hablar. Es mi turno."

Marc la tomó de la mano para llevarla fuera del estudio y por el pasillo hasta el
dormitorio. Cerró la puerta y le echó llave.

Se detuvieron junto a la cama donde habían hecho el amor antes. Parecía hace años
ahora. Marc le besó la mano, luego la giró para presionar su boca contra el interior de su
sensible muñeca. Su mirada era una suave caricia.

"Eres tan hermosa," Marc dijo. "No te muevas. Solo escucha." Dio un paso atrás y
comenzó a desnudarse lentamente mientras hablaba.

"Hay un momento perfecto para montar toros." Se desabrochó el broche dorado que
sustituía a una pajarita y se lo metió en el bolsillo antes de dejar caer la chaqueta al suelo.

"Uno pensaría que ese momento sería cuando suena el timbre y sabes que has montado
ese animal durante ocho segundos completos." Marc se quitó los botones de perlas de la
camisa y dejó al descubierto sus pechos desnudos.

"Pero eso no es todo." Su camisa se unió a la chaqueta en el suelo, y se quitó las botas y
los calcetines.

"Es ese largo segundo cuando esa cuerda de toro está apretada alrededor de una mano y la
otra está en alto sobre tu cabeza. Estás mirando fijamente los cuernos del toro y lo sientes
entre tus piernas, enroscado para descartarlo tan pronto como das el asentimiento.” Las
manos de Marc se dirigieron a la cremallera de sus pantalones.

"Ahí es cuando sucede el momento perfecto. Estás encaramado en un precipicio. Cuando

XWPColección: Página y Facebook 181


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

se abre esa puerta, no hay vuelta atrás. Pero es en ese momento que lo sabes." Ella se
quitó los pantalones y la ropa interior con un solo movimiento.

"Sabes con absoluta certeza si puedes hacerlo." Se puso de pie ante Bridgette
completamente expuesta.

"Marc."

"Solo escucha." Se arrodilló, quitó suavemente los zapatos de Bridgette y luego se levantó
nuevamente. "Estuve allí hoy."

Bridgette se estremeció cuando los labios de Marc encontraron su cuello mientras estiraba
la mano y bajaba la cremallera de su sencillo vestido negro.

"Estuve en un momento perfecto de montar un toro que lleva el nombre de un asesino


serial. Ahí fue cuando lo supe." Marc sonrió cuando el vestido de Bridgette cayó al piso y
reveló que ella también estaba sin sujetador.

Bajó las bragas y las medias de Bridgette y las arrojó al otro lado de la habitación.

Ambas estaban desnudas ahora.

"Sabía que no estaba allí para satisfacer a mi agente o a mis patrocinadores o a mis
admiradores. Estaba allí para poder estar segura de que no tenía miedo después de que el
último toro casi me mata."

La visión de Bridgette se desdibujó con lágrimas mientras su corazón se vaciaba de


esperanza. Marc había necesitado montar ese toro más de lo que necesitaba amarla.

"No. No llores.” Los labios de Marc rozaron su mejilla. Cuando levantó la cabeza, la
mirada de Marc estaba llena de afecto.

"Entonces una segunda epifanía vino a mí tan perfecta como una perla." Arqueó una ceja
y sonrió. "Y salí de esa rampa y les dije que lo sentía, pero que tenía que coger un avión."

"¿Tú ... no montaste?"

"No. No hoy o cualquier día en el futuro."

El alivio y, al mismo tiempo, el arrepentimiento inundó a través de ella. Se hundió por el


peso y Marc la atrapó y la bajó suavemente a la cama. Ella sollozó contra el hombro de
Marc.

XWPColección: Página y Facebook 182


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Lo siento. Lo siento mucho. Nunca quise que mi debilidad te costara tanto."

Las manos de Marc le acariciaron la espalda mientras la abrazaba. "No. Está bien. De
verdad. No va a costar tanto. Ya conozco a un tipo que quiere comprar la caravana que
llevo a los rodeos."

Ella se rió, a pesar de sí misma, y Marc sonrió mientras usaba la sábana para secar las
lágrimas de Bridgette.

"Nunca he estado enamorada," Marc dijo. "Nunca me lo he permitido." Ella se encogió de


hombros. "Tengo problemas de abandono. Deberías saberlo antes de involucrarte
conmigo."

"Es demasiado tarde. Ya estoy enamorada de ti."

"Ah. Pero primero me enamoré de ti. La mañana después de que hicimos el amor en esta
habitación, supe que estaba irremediablemente perdida.” Marc la besó de nuevo, su
lengua provocando los labios de Bridgette.

"Dilo." Necesitaba escucharlo, necesitaba saber que era verdad.

"Te amo, Bridgette. Quiero mostrarte cuánto."

Marc la besó suavemente, luego profundamente mientras la ponía de espaldas. Vientre


con vientre, sus caderas encajando perfectamente, y compartieron el aliento y el anhelo
mientras sus lenguas se encontraban en un vals sin prisas.

El muslo de Marc se deslizó entre los de ella y gimió. Lentamente deslizó su muslo con el
calor de Marc.

Su respiración se aceleró con cada empuje medido hasta que no pudieron besarse
más. Aún así, Marc mantuvo el ritmo constante, sus manos encontrando los pechos de
Bridgette, su mirada capturando la de Bridgette mientras su fervor aumentaba.

"Te amo," Marc susurró.

"Te necesito," jadeó.

Escuchó su orden, Marc embistió más rápido, empujando con más fuerza, como para
fundir su carne y sus almas.

Cuando llegaron juntas al precipicio, compartieron ese momento perfecto cuando la


pasión alcanza su cúspide durante unos segundos antes de explotar y disiparse en oleadas

XWPColección: Página y Facebook 183


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

de placer.

Ella yacía jadeante, su corazón bailando con el de Marc en un errático palpitar


entrecortado. Cuando su cuerpo empapado en sudor comenzó a enfriarse, Marc rodó sobre
su costado y levantó la sábana para cubrirlas. Se acostaron cara a cara, sus piernas aún
entrelazadas.

Bridgette tocó con sus dedos la mejilla de Marc. "No puedo creer que estemos desnudas
aquí, con una casa llena de clientes de arte deambulando justo afuera de nuestra puerta."

"Probablemente ya se han ido todos. Le pedí a Lydia que hiciera lo que pudiera para
sacarlos, y luego que cerrara cuando ella se fuera. La llamé tan pronto como el avión que
alquilé salió de Dallas y supe a qué hora aterrizaría. Prometió poner sábanas en esta cama
y asegurarse de que no te fueras antes de que pudiera llegar aquí.”

Bridgette frunció el ceño. "¿Tenías su número de celular?"

"Obtuvo mi número de tu teléfono y me envió un mensaje ese día que vine aquí y ella
estaba contigo."

"Esa pequeña atrevida. Espera hasta que ponga mis manos alrededor de su cuello."

"Ella nunca tuvo una oportunidad. Ya tenías mi corazón."

Bridgette estaba callada, repasando todo lo que había pasado. No podía creer que Marc
estuviera aquí y que la amaba. Estudió su hermoso rostro.

"Dijiste que tuviste una segunda epifanía."

Marc sonrió. "La tuve."

"¿Quieres compartir?"

"Todo contigo."

Marc tomó su mano y la presionó contra su pecho para mantenerla allí. Podía sentir el
latido de su corazón fuerte y constante.

"Me di cuenta de que podía hacer esto," Marc dijo. "Que podría confiar en alguien otra
vez, confiar en ti con mi corazón."

"Te amo," dijo, acariciando la mejilla bajo las yemas de sus dedos. Ella no podía dejar de
tocarla. "¿Y qué vas a hacer ahora?"

XWPColección: Página y Facebook 184


D. Jackson Leigh – Cada segundo cuenta Traducción – Martha Lo 2018

"Wind Walker tiene muchos buenos años de semental por delante, y tengo esta casa y un
establo vacío atrás. Tenía la esperanza de establecerme con una artista sexy — si me
quiere — y tal vez criar árabes."

Su corazón se elevó, pero frunció los labios como si lo estuviera pensando. "El estudio de
tu abuela tiene una iluminación perfecta." Empujó a Marc sobre su espalda y se sentó a
horcajadas sobre sus caderas. "Pero — aparte de los caballos — tengo que ser a la única
que montas."

"Sólo tu."

"Y quiero mucho más de ocho segundos."

Marc mostró la sonrisa arrogante que siempre hacía que las entrañas de Bridgette se
apretaran. "Soy una jinete profesional. Estoy pensando en que la resistencia puede ser mi
próxima aventura."

FIN

XWPColección: Página y Facebook 185