Está en la página 1de 5

“El árbol de las seis raíces” como fundamento ideológico de los Círculos Bolivarianos.

8 mayo, 2015 zerseph “El árbol de las seis raíces” como fundamento ideológico de los Círculos
Bolivarianos.El árbol de las tres raíces

El proyecto de la Revolución Bolivariana tiene su sustentación filosófica en el llamado árbol de


las seis raíces, que recoge el pensamiento y acción de seis grandes revolucionarios venezolanos.

El Árbol de las Seis Raíces:

Las 6 raíces la constituyen el pensamiento de seis compatriotas Simón Bolívar, Simón Rodríguez,
Ezequiel Zamora, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre y Hugo Chavez . Las 6 líneas de
pensamiento convergen y producen una sola resultante, perfectamente compatible con el
carácter social venezolano y latinoamericano.

Hoy, tenemos que mirar el pasado para tratar de desentrañar los misterios del futuro, de
resolver las fórmulas para solucionar el gran drama

que venezolano que nos dejaron los gobiernos corruptos y vendidos al imperio yanqui. Este
árbol que lo conforman 6 grandes héroes de nuestras historia, viene a unir al pueblos con las
raíces históricas, un tanto olvidadas, es allí donde seguramente se encuentran las claves para
descifrar el terrible enigma que nos mantiene en un ir y venir por el abismo de la historia, ya a
las puertas del siglo XXI. Las ideologías son ayudas de navegación para surcar los tiempos y los
espacios, dándole rumbos precisos a las sociedades y a las naciones.

La Raíz de Simón Rodríguez

El modelo Robinsoniano se fundamenta en un sistema de ideas que puede ser perfectamente


enmarcado dentro de una profunda disyuntiva existencial, en la cual se deslinda claramente una
dicotomía en movimiento arrollador: “inventamos o erramos”

La Raíz de Simón Bolívar

Simón Bolívar, “El Líder”, escribe su doctrina en la dicotomía robinsoniana de manera reiterativa,
desde sus primeros discursos en 1811, cuando señala: “Que los grandes proyectos deben
prepararse con calma: ¿Trescientos años de calma no bastan? Pongamos sin temor la piedra
fundamental de la libertad americana, Vacilar es perdernos”.

La Raíz de Ezequiel Zamora

La inspiración del General Zamora viene de las mismas raíces: Robinsoniana y Bolivariana. Su
discurso lleva el mismo sello de la gran disyuntiva existencial. Inventó los mecanismos de la
insurrección campesina de 1846, para errar y volver a inventar la forma de conducir la
Revolución de 1858. En 1846 invitó a sus contemporáneos a: “Seguir adelante con una imperiosa
necesidad, para quitarnos el yugo de la oprobiosa oligarquía y para que opóngase quien se
opusiere, y cueste lo que costare, lleguemos por fin a conseguir las grandes conquistas que
fueron el lema de la independencia”.

La Raíz de Francisco de Miranda

El pensamiento de Miranda se plasmó en su proyecto “Colombeia”, en donde proponía una


sociedad sin distingo de calidad entre razas condición o religión.

“…Lograr el bienestar de la patria es la cúspide de la felicidad humana”

La Raíz de Antonio José de Sucre

Siendo Comandante de los Ejércitos del Sur manifestó un respeto a la dignidad humana, al crear
el tratado de la regularización de la guerra. Su lucha se centró en darles libertad a todos los
ciudadanos, unidad de todas las naciones e integración de los pueblos…

“…Si pudiera ahorrar esta batalla en que de una y otra parte morirán ochocientos o mil
americanos, lo que haría con más gusto que dar otro laurel a la República “¿Dónde iremos a
buscar modelos?

La América Española es original.

Originales han de ser sus instituciones y sus gobiernos.

Y originales, los medios de Fundar uno y otro.

O inventamos o erramos”.

La Raiz de Simón Rodríguez :


Nació en Caracas el 28 de octubre de 1769.

Murió en Amotape (Perú) el 28 de febrero de 1854.

Simón Rodríguez fue uno de los intelectuales americanos más importantes de su tiempo,
destacando por su profundo conocimiento de la sociedad hispanoamericana, el cual
posteriormente trasmitirá a Simón Bolívar al desempeñarse como su maestro y mentor. En
cuanto a su vida familiar es poco lo que se sabe. En mayo de 1791 el Cabildo de Caracas lo
admite para ejercer el cargo de maestro en la escuela de primeras letras para niños, lugar al que
llegará al año siguiente Bolívar para iniciar su educación. En junio de 1793 se casa con María de
los Santos Ronco, acto en el cual se declaró “Expósito de esta feligresía”, término que se solía y
se suele utilizar para designar a aquellas personas abandonadas por sus padres.

Dos años después, tras fugarse el niño Bolívar de la casa de su tutor, es enviado a casa de su
maestro Simón Rodríguez quien se encargará definitivamente de su formación. Durante este
tiempo Rodríguez fue ganado a la causa independentista debido a la lectura de los pensadores
de la Ilustración; por lo que en 1797 se vincula al proyecto de emancipación inspirado por el
pedagogo mallorquín Juan Bautista Picornell, en asociación con los venezolanos Manuel Gual y
José María España. Luego del descubrimiento y fracaso de esta primera tentativa revolucionaria,
Rodríguez es expulsado de Venezuela, adonde no regresará jamás. En 1797 luego de su salida del
país, se traslada a Kingston (Jamaica) donde residirá por algún tiempo y en el que cambiará su
nombre por el de Samuel Robinson. Posteriormente, viaja a Estados Unidos donde vive hasta
fines de 1800.

Exilio y vida en Europa

En abril de 1801 se halla en Bayona (Francia), de donde pasa a París y allítraduce, ese mismo
año, la Atala de Chateubriand. En esta ciudad se encuentra de nuevo con Simón Bolívar en 1804,
convirtiéndose a partir de este momento en una figura decisiva en el rumbo que tomará la vida
del futuro Libertador de América.

En tal sentido, juntos parten en abril de 1805 a un viaje que los llevará a Lyon y Chambery para
luego atravesar los Alpes y entrar a Italia. En Milán presencian la coronación de Napoleón
Bonaparte como rey de Italia. Finalmente, la gira culmina en Roma, donde el 15 de agosto del
mismo año, Bolívar, junto a Rodríguez y Fernando Toro, jura dedicarse por completo a la causa de
independencia de Hispanoamérica. Gracias a que el texto quedó grabado en la memoria de
Rodríguez, el mismo paso a la posteridad como sigue a continuación: “Juro delante de usted;
juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi patria, que no daré
descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por
voluntad del poder español”. Luego de una breve visita de Bolívar a Nápoles retornan a París
hacia fines de 1805, separándose tiempo después. En 1806 inicia un largo peregrinar por Europa,
viviendo en Italia, Alemania, Prusia, Polonia y Rusia; que culmina en 1823 cuando llega a Londres
donde se encuentra con Andrés Bello, emprendiendo ese mismo año el retorno a América
Retorno al continente Americano

Al continente americano ingresa por Cartagena de Indias, retomando además su nombre Simón
Rodríguez. El Libertador al enterarse de su regreso, le escribe el 19 de enero de 1824 desde
Pativilca (Perú), una de las más conmovedoras epístolas de toda su vida: “Ud. formó mi corazón
para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso. Yo he seguido el sendero que
Ud. me señaló […] No puede Ud. figurarse cuán hondamente se han grabado en mi corazón las
lecciones que Ud. me ha dado, no he podido jamás borrar siquiera una coma de las grandes
sentencias que Ud. me ha regalado”. Con la ayuda de Francisco Paula Santander, ordenado por
Bolívar, Rodríguez marcha a unirse con él, emprendiendo por Cartagena el viaje a Perú a través
de Panamá y Guayaquil, llegando a este último puerto a fines de 1824 o principios de 1825. A su
paso por Ecuador dejó importantes obras: en La Catunga dicta clases de agricultura y botánica
en el Colegio Nacional; en Quito presenta al Gobierno un Plan de colonización para el Oriente de
Ecuador y en Ibarra, funda una “sociedad de socorros mutuos”. En 1825 Bolívar lo recibe en Lima
y lo incorpora de inmediato a su grupo de colaboradores directos. En noviembre de este mismo
año, Bolívar lo nombra “director de Enseñanza Pública, Ciencias Físicas, Matemáticas y de Artes y
director general de Minas, Agricultura y Caminos Públicos de la República Boliviana”. El 7 de
enero de 1826 Bolívar regresa a Lima y Rodríguez permanece en Bolivia, siendo ésta la última
vez que se ven.

En 1826 renuncia a sus cargos en Bolivia, por no congeniar con el mariscal Antonio

José de Sucre presidente para ese entonces de dicha nación. Por tal motivo, se marcha a
Arequipa donde publica en 1828, el Pródromo de la obra “Sociedades Americanas”, texto en el
que igual que otros escritos suyos, insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los
problemas de Hispanoamérica, idea que sintetiza su frase: ” La América Española es Orijinal =
Orjinales han de ser sus instituciones i su gobierno = I Orijinales sus medios de fundar uno i otro.
O Inventamos o Erramos”. En 1830 aparece su libro “El Libertador del Mediodía de América y sus
compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social”, el cual era un alegato a favor
de Bolívar. En septiembre de ese año circula su ensayo científico “Observaciones sobre el terreno
de Vincocaya”, en el cual destaca aspectos sobre la conservación de la naturaleza, la economía y
la sociedad. Aunque no existen datos precisos al respecto, es probable que en 1831 hubiese
contraído nupcias por segunda vez en Perú con Manuela Gómez. De Lima se traslada en 1834 a
Concepción (Chile) y acepta la dirección de una escuela. Allí publica su libro “Luces y virtudes
sociales” ese mismo año. Seguidamente se edita en la misma ciudad el Informe sobre
Concepción después del terremoto de febrero de 1835. Tras visitar Trilaleubu y Monteblanco
(1836) y Tucapel (1837), Rodríguez se encuentra por segunda vez con Andrés Bello, en Santiago
de Chile. En Valparaíso reedita “Luces y virtudes sociales” (1838) y pública artículos en el
periódico El Mercurio.

Últimos años y muerte

En 1842 se encuentra en Lima, donde reedita su obra “Sociedades americanas” publicada en


1828. Un año después emprende un viaje con destino a Ecuador, ocurriendo a su paso por el
puerto de Paita (Perú) una entrevista entre él y Manuela Sáenz, ésta anciana y próxima a morir. A
Ecuador llega a fines del mismo año, visitando Guayaquil, Quito y residiendo luego en Latacunga
donde dio clases en el colegio San Vicente. En los años finales de su vida Rodríguez va a
Guayaquil, donde se perderá buena parte de su obra en un incendio ocurrido en dicha ciudad.
En 1853 emprende de nuevo viaje al Perú, lo acompañan su hijo José y Camilo Gómez,
compañerode éste; será Gómez quien lo asistirá en el momento de su muerte ocurrida en el
pueblecito de Amotape. Setenta años después de su deceso, sus restos fueron trasladados al
Panteón de los Próceres en Lima, y desde allí, al siglo justo de su fallecimiento, fueron devueltos
a su Caracas natal, donde reposan en el Panteón Nacional desde el 28 de febrero de 1954.

La Raiz de Hugo Rafael Chávez Frías (Sabaneta, Barinas; 28 de julio de 1954 -Caracas; 5 de marzo
de 2013) fue un político y militar venezolano,presidente de la República Bolivariana de
Venezuela desde el 2 de febrerode 1999 hasta su muerte. Ingresó al Ejército Nacional de
Venezuela en 1971 donde desarrolló su interés por la política y fue cofundador en 1982 del
Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200) en medio de la crisis económica y social
que conllevó al llamado Caracazo en 1989. En1992, Chávez, junto con otros militares del MBR-
200, intentó un golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, el que
fracasó y por el cual fue encarcelado durante dos años, hasta ser indultado más tarde por el
entonces presidente Rafael Caldera. Chávez se postuló a loscomicios presidenciales de 1998 con
el apoyo del Movimiento Quinta República (MVR), y tras obtener la victoria se convirtió en el
47.º presidente de Venezuela, con lo que buscaba consolidar la llamada Revolución bolivariana
basada en su proyecto socialismo del siglo XXI.

Chávez inicialmente abogó por derogar la Constitución de Venezuela de 1961 en 1999,


impulsando un Referéndum constituyente que fue aprobado por más del 80% de votación
popular. Luego impulsó un segundo referéndum constitucional que resultó en la ratificación de la
nuevaConstitución de Venezuela de 1999 con el 71,78% de los votos. La polarización política
desembocó en el golpe de Estado de 2002, en el que fue derrocado por dos días por el industrial
venezolano Pedro Carmona. Chávez fue restituido en el poder tras un contragolpe popular en el
que personas afectas al presidente salieron a las calles en su apoyo, produciendo la reacción del
para aquel entonces general de brigada Raúl Isaías Baduel que envió una unidad especial a
bordo de helicópteros a la prisión militar de la isla La Orchila, donde permanecia cautivo, lo que
obligó a la salida de sus opositores. La tensión política continuó con los hechos de la plaza
Altamira y el «paro petrolero» entre diciembre de 2002 y febrero de 2003.