Está en la página 1de 4

ETIOLOGÍA DE LA DIARREAS

Se ha mostrado que mientras más bajos son los niveles de saneamiento e higiene personal de
una población, mayor es la importancia relativa de las bacterias en la etiología de las diarreas,
en comparación con los virus. Aún más, los agentes bacterianos tienden a mostrar un notable
aumento durante los meses cálidos del año en las zonas donde los cambios estacionales son
marcados. En contraste, los rotavirus y otros virus generalmente manifiestan su incidencia
mayor en la estación más fría del año. Históricamente se ha observado que, conforme mejora el
desarrollo socioeconómico de los países, con la consiguiente disponibilidad de agua potable, de
refrigeración doméstica y de medios adecuados para la disposición de los deshechos humanos
y basuras, disminuye considerablemente la incidencia de la diarrea de origen bacteriano que es
más característica de la estación cálida y finalmente deja de ser importante, quedando
únicamente la mayor incidencia de diarrea durante la época fría, que es causada principalmente
por rotavirus. A pesar de las mejoras que han experimentado los países de América del Norte y
Europa, más avanzados desde el punto de vista tecnológico y económico, en ellos continúa
registrándose una alta incidencia de diarrea por rotavirus en la época del invierno.

En los países industrializados los casos de diarrea por rotavirus se presentan casi exclusivamente
durante la estación más fría del año, mientras que en los países en vías de desarrollo las
infecciones por rotavirus ocurren durante todo el año, aunque se observa una frecuencia mayor
durante los meses fríos. Aún no se han identificado totalmente las formas de transmisión de
rotavirus. Se considera que la vía fecal-oral es probablemente la más importante, pero también
se transmite por medio del agua y los alimentos contaminados y no se ha comprobado que se
transmita por vía aérea. También se ha comprobado que existe la transmisión en servicios
hospitalarios, en especial en las salas de recién nacidos (64). Cuando se estudian niños menores
de un año hospitalizados por diarrea, el rotavirus es el agente etiológico que se identifica con
mayor frecuencia (18, 64) y es también importante a nivel de comunidad (18). Infecciones por
rotavirus diferentes del grupo A: Se ha identificado en cerdos, terneras, ovejas, aves, ratas y
humanos, partículas de rotavirus que son indistinguibles morfológicamente de los rotavirus del
grupo A. A estos rotavirus "atípicos" se les denominó inicialmente "pararotavirus" y poseen
también, un genoma que contiene los 11 segmentos de dsRNA. Por gel electroforesis se ha
identificado en los segmentos RNA características que pueden correlacionarse con la posesión
de distintos antígenos de grupo. Se ha sugerido que los rotavirus con segmentos que emigran
en un patrón 4-2-2-3 se designen como grupo B y los que tienen un patrón 4-3- 2-2 como grupo
C. Hasta ahora se ha comprobado que rotavirus del Grupo C y un rotavirus atípico no clasificado
identificado en China son capaces de producir infección en los humanos. Se ha encontrado
rotavirus del grupo C en niños con diarrea de Australia, Europa, Norte y Suramé- rica (64). 2.2.2
Adenovirus entéricos

Giardia lamblia es un protozoo que causa diarrea endémica y epidémica en el hombre. Existe
en dos estados, trofozoíto y quiste. El quiste es el estado infeccioso, el cual después de su
ingestión, se exquista y da origen a un trofozoíto. En el estado de trofozoíto G. lamblia habita el
intestino delgado proximal donde se adhiere al borde en cepillo de los enterocitos por medio de
un disco de adhesión. La infección se establece si los agentes sobreviven y se multiplican en el
intestino delgado. Giardia lamblia se transmite principalmente a través del agua contaminada y
por la vía ano-mano-boca. Se ha encontrado en el intestino de una variedad de mamíferos,
pájaros, reptiles, anfibios y peces vertebrados. Las infecciones en los humanos tienen una
distribución mundial, pero su predominio es mayor en los trópicos y subtrópicos, posiblemente
a causa de los bajos estándares de saneamiento e higiene en esas regiones (75). La presencia es
mayor en niños menores de 5 años. Es común en niños de instituciones donde predominan
condiciones de hacinamiento y mala higiene personal. Este parásito puede causar enfermedad
diarreica aguda, diarrea persistente, síndrome de mala absorción intestinal y vómitos
persistentes. La giardiasis sintomática puede presentarse con una variedad de signos y síntomas
incluyendo dolor epigástrico, diarrea líquida o heces blandas, cólicos, malestar general, pérdida
de peso y esteatorrea. En los casos más graves puede causar mala absorción intestinal, un
síndrome parecido a la enfermedad celíaca y retardo del crecimiento (75-76). La giardasis
asintomática es más común y más importante desde el punto de vista epidemiológico, pues los
sujetos infectados sirven de portadores, ya que por la falta de síntomas no buscan tratamiento.
El portador de Giardia lamblia puede excretar quistes por meses o años.

Recientemente se estableció que un protozoo coccidio, el Crytosporidium sp, es una causa


importante de diarrea endémica en niños menores de tres aflos, tanto en las naciones
industrializadas como en los países en vía de desarrollo (82). Estas infecciones son más comunes
durante los meses cálidos. En general, el Cryptosporidium sp causa un síndrome relativamente
leve de deposiciones líquidas y vómitos y con fiebre baja; no se encuentra en las heces, sangre
ni moco. Por el contrario, en pacientes inmuno deficientes, la enteritis por este coccidio puede
ser grave, prolongada e incluso intratable, y puede causar la muerte. Este tipo de
Referencia:

MANUAL DE TRATAMIENTO DE LA DIARREA Sene PALTEX para ejecutores de programas de


salud. ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD Oficina Sanitaria Panamericana, Oficina
Regional de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD 1987

También podría gustarte