Está en la página 1de 7

Cálculo correcto de la reposición: ¿cómo debemos

renovar a nuestras cerdas?


Cada año en todas las granjas se realizan entradas y salidas de cerdas que hacen variar el
censo. El porcentaje de altas o entradas de cerdas en granja (ya sean compradas o de
autorreposición) se conoce como “tasa de reposición”. A lo largo de este artículo trataremos
de explicar la mejor manera de calcularlo para mantener una estructura censal estable y
equilibrada, es decir, lo más productiva posible.
Cada año en todas las granjas se realizan entradas y salidas de cerdas que hacen variar el
censo. El porcentaje de altas o entradas de cerdas en granja (ya sean compradas o de
autorreposición) se conoce como “tasa de reposición”. A lo largo de este artículo trataremos
de explicar la mejor manera de calcularlo para mantener una estructura censal estable y
equilibrada, es decir, lo más productiva posible.

Para ello es fundamental el conocimiento de los siguientes parámetros, lo cual no resultará


difícil, si la gestión de datos de la explotación se realiza de forma correcta.
• En primer lugar, es necesario conocer la longevidad media que tienen las cerdas de la
granja, es decir, a qué número de parto medio se dan de baja (ya sea por muerte, sacrificio en
granja o en matadero).

• Como segundo punto, directamente relacionado con el anterior, es necesario conocer la


dispersión que presenta la longevidad media, es decir, si se eliminan muchas cerdas
alrededor de esa media, o hay muchas bajas en los primeros partos y como compensación se
aguantan muchas cerdas más partos de los que se debería.

• En tercer lugar, se debe hacer una estimación del número de bajas que se espera
mensualmente (o en cada banda) durante el año, con el fin de organizar la entrada de la
reposición de acuerdo a este parámetro.

A continuación se muestran dos ejemplos de cómo calcular el porcentaje de reposición


necesario en una granja ejemplo, en la que el número de cerdas en producción es de 466, la
fertilidad media del 80% y el intervalo entre partos de 152 días.

Ejemplo 1: Cálculo de la reposición para la “Granja Modelo” basado en el historial de la


granja

Una forma sencilla de calcular el porcentaje de reposición necesario, está basada en el


historial de la explotación, ya que el número de primerizas que hay que meter en la granja
cada año para mantener estable el número de cerdas productivas (primer objetivo de una
buena reposición), se puede calcular si se conoce el número medio de bajas de cerdas en la
granja durante los últimos años. El número de bajas de cerdas durante los últimos años fue
el siguiente (tabla 1)
Tabla 1: Nº de bajas durante los últimos años:
Año Nº de bajas (muertas, sacrificadas y enviadas a matadero)

2005 205

2006 217

2007 223

MEDIA 215

En la granja del ejemplo, el número medio de bajas durante los últimos tres años fue de
215, es decir, el número de cerdas de renovación que habría que cubrir cada año para
mantener el censo de cerdas productivas estable es de 215, que supone un 46% de tasa de
reposición. Sin embargo, debemos tener en cuenta el porcentaje de pérdidas que se
producen en el periodo comprendido entre la entrada en granja (o la selección, en el caso de
autorreposición) y la primera cubrición (3% en esta granja) y sumarlo al 46%. De esta
forma se obtiene el % de tasa de reposición final: 49%.

Ejemplo 2: Cálculo de la reposición para la “Granja Modelo” basado en la longevidad


de las cerdas.

En este ejemplo calcularemos la tasa de reposición teniendo en cuenta la longevidad media


de las cerdas y la dispersión de la misma.

Para calcular la longevidad media, es necesario saber la edad, expresada en nº de partos (o


de ciclos), de las bajas de nuestra explotación. En la tabla 2, y siguiendo con la misma
granja del ejemplo anterior, se muestra la distribución de bajas por número de parto.

Tabla 2: Distribución de bajas por nº de parto.


Parto de baja 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Nº cerdas 50 100 64 52 55 42 62 110 92 18

% cerdas 7.7 15.5 9.9 8.1 8.5 6.5 9.6 17.1 14.2 2.8
Si se calcula la media ponderada a partir de la tabla 2, se obtiene la longevidad media de la
granja:
[(50 x 0 + (100 x 1) +…+ (18 x 9)] / [50 + 100 +…+ 18] = 4,4

La longevidad media de esta granja es de 4,4 partos.

Teniendo en cuenta que el intervalo entre partos es de 152 días, estos 4,4 partos suponen
669 días de las cerdas desde el primer parto (4,4 partos x 152 días/parto).
El siguiente paso es sumar a estos 669 días, los días que transcurren desde la primera
cubrición hasta el primer parto (en esta granja 140 días de media). El resultado son 809 días
(669 días + 140 días).

Por tanto, la longevidad media expresada en partos, es de 2,22 años (824 días/365 días
/año), es decir, el porcentaje de reposición anual será del 45% (1 /2,22 partos/año), que se
traduce en 205 cerdas primerizas cubiertas/año. Al igual que en el ejemplo 1, para calcular
el % de reposición “real”, también debemos tener en cuenta el porcentaje de pérdidas de
cerdas entre la entrada en granja y la primera cubrición y sumarlo al 45% que hemos
obtenido. Por tanto, la reposición real del ejemplo 2 es del 48% (45% + 3%).

Hemos calculado el porcentaje de reposición para la granja ejemplo de dos formas


diferentes aunque el resultado ha sido muy similar. Sin embargo en el ejemplo 2, además de
calcular el porcentaje de reposición anual, se obtiene una valiosa información, como es la
dispersión por partos de las bajas, que puede servir de ayuda a la hora de mejorar la
productividad de la granja. Por ejemplo, en la tabla 2 se observa que se dieron de baja
muchas cerdas de parto uno (100), y para compensarlo se mantuvieron más cerdas de las
deseadas hasta el parto 8 o incluso 9 (92 + 18). Es evidente que el rendimiento de ambos
tipos de cerdas no ha sido el adecuado, ya que las jóvenes se dieron de baja mucho antes de
lo ideal o esperado, y las viejas han estado en granja uno o dos partos en los que su
productividad probablemente haya descendido. Lógicamente, la situación ideal es aquella
en que la dispersión por edades de baja de las cerdas sea la menor posible, es decir, que la
mayoría de las bajas estén alrededor del parto que se considere adecuado para la
eliminación de la reproductora. En esta granja habría que estudiar las causas de eliminación
de las cerdas de parto 1, para intentar atajar el problema.

Una vez calculado el porcentaje de reposición, el siguiente paso sería organizar la entrada
de cerdas. Para ello planteamos la siguiente pregunta: ¿tener una reposición de 205
primerizas cubiertas/año significa cubrir 17-18 primerizas al mes?

La respuesta es afirmativa siempre y cuando se cumplan dos condiciones que no siempre se


dan en una granja:
1. Cumplir el objetivo de cerdas destetadas/mes, es decir mantener el número de destetes lo
más estable y cercano al objetivo posible.
2. Mantener cierta constancia en el número de cerdas que se seleccionen para matadero en
el momento del destete, ya sea por un elevado número de partos o por baja productividad. A
este respecto, es necesario comentar que no es raro, y más en granjas que funcionan en
bandas, encontrar bandas con un elevado número de primerizas y otras sin ellas pero con
muchas cerdas viejas. En estos casos resulta bastante difícil mantener el número objetivo de
cerdas para matadero tras cada destete.

Ambas condiciones deben tenerse en cuenta para mantener, no sólo la estabilidad y la


calidad del censo, sino el ritmo reproductivo de la granja.
Algo muy útil para cumplir con los dos objetivos expuestos anteriormente, es tener
actualizada una lista de cerdas previstas a parto, con su número de parto y sus medias
productivas, para poder calcular la reposición necesaria con meses de antelación y poder
actuar en consecuencia. A continuación, en las tablas 3 y 4 se muestran las cerdas previstas
a parto las semanas 51 y 52 del año. A partir de estas tablas se puede prever la mejor
manera de introducir las cerdas de reposición al ciclo productivo.

Tabla 3: Lista de cerdas previstas a parto para la semana 51 del año


Id Ciclo Fecha prevista Nº de cubrición Media dest. Camadas/cerda y año

680 1 23-dic-07 2

780 1 18-dic-07 1

711 1 21-dic-07 1

568 2 21-dic-07 1 10

575 2 20-dic-07 1 10

577 2 21-dic-07 1 9

466 3 23-dic-07 1 10 2,52

274 5 20-dic-07 1 11,5 2,25

296 5 22-dic-07 1 9,5 2,42

66 7 23-dic-07 1 8,17 2,27


691 1 17-dic-07 1

709 1 19-dic-07 1

712 1 21-dic-07 1

570 2 23-dic-07 1 8

576 2 21-dic-07 1 7

464 3 23-dic-07 1 9,5 2,55

284 5 19-dic-07 1 8,5 2,47

291 5 20-dic-07 1 9,5 2,47

89 7 20-dic-07 1 10,83 2,4

Tabla 4: Lista de cerdas previstas a parto para la semana 52 del año


Id Ciclo Fecha prevista Nº de cubrición Media dest. Camadas/cerda y año

676 1 30-dic-07 2

718 1 28-dic-07 1

640 1 26-dic-07 2

559 2 27-dic-07 1 9

571 2 25-dic-07 1 8

579 2 30-dic-07 1 10

316 5 27-dic-07 1 9,25 2,6

307 5 27-dic-07 1 7,25 2,5


185 6 27-dic-07 1 9,8 2,38

205 6 27-dic-07 1 8,6 2,54

130 7 27-dic-07 1 8,5 2,53

31 8 27-dic-07 1 9,29 2,53

34 8 27-dic-07 1 8,71 2,55

713 1 26-dic-07 1

719 1 30-dic-07 1

552 2 26-dic-07 1 9

562 2 26-dic-07 1 10

578 2 27-dic-07 1 7

313 5 27-dic-07 1 8,75 2,56

299 5 28-dic-07 1 9,5 2,46

309 5 27-dic-07 1 9,5 2,51

192 6 27-dic-07 1 8,6 2,42

209 6 27-dic-07 1 8 2,55

115 7 27-dic-07 1 9,17 2,54

28 8 27-dic-07 1 9 2,52

Teniendo en cuenta que el objetivo de cerdas cubiertas/semana de esta granja es de 24-25, y


que habrá 3-4 cerdas repetidas por semana (ya que la fertilidad de la granja es del 80%), se
observa que:
• Semana 51 (tabla 3): Para la semana 51 hay 19 cerdas previstas a parto. De ellas habría
que eliminar a la cerda 66 que es de 7º ciclo y su historial reproductivo es deficiente. En ese
caso, quedan 18 cerdas para cubrir. Teniendo en cuenta las posibles repeticiones (3-4
cerdas), habría que tener dispuestas 4-5 cerdas de renovación para cubrir con las cerdas de
la semana 51 (tabla 3) una vez destetadas. De esta forma se podría sustituir a la cerda 66 y
completar el número de cubriciones hasta alcanzar el objetivo de 24-25 (18 cerdas de destete
+ 3-4 cerdas repetidas + 4-5 de renovación).

• Semana 52 (tabla 4): En este caso sería suficiente con tener preparadas 2-3 cerdas de
renovación para sustituir a las cerdas de 7º y 8º ciclo (5 cerdas) y poder alcanzar el objetivo
de cubriciones.

En próximos artículos veremos los desequilibrios más habituales en el censo, cuáles son sus
consecuencias y como corregirlos.

Intereses relacionados