Está en la página 1de 17

la perturbación y la manzana dorada

presentan

PASIÓN PASOLINI dirigido por


JUAN RIVAS
con
Andrés López Javier Mula Mónica Adán Marina Rubiales Saúl Antón

adjunto de dirección HOMENAJE A


a partir de una dramaturgia de música original
CARLOS ROI EDI LICCIOLI PABLO L. JORDÁN
PIER PAOLO PASOLINI
vestuario
LAS CULPASS
iluminación
CARLOS ROI
espacio escénico
JUAN RIVAS
mapping y vídeo
ÁNGEL CASTILLO
audiovisuales
F. JOSÉ ZAPATA

EN EL 40 ANIVERSARIO DE SU ASESINATO
en colaboración con
TEATRO CIRCO MURCIA TEATRO ROMEA DE MURCIA
PASIÓN PASOLINI es un montaje que se pone en escena con motivo
del 40º aniversario del asesinato del polifacético artista italiano Pier
Paolo Pasolini, en colaboración con el Teatro Romea de Murcia y el
Teatro Circo de Murcia, donde fue estrenada el 17 de Febrero de 2016.
Formando parte del “Proyecto Pasolini Murcia 2015”, impulsado por la
profesora Edi Liccioli.
La estructura de la obra nace en el instante de la muerte de Pasolini,
recorriendo dieciocho cuadros en los que se cuenta la relación del
poeta con diversos personajes relevantes, tanto de su biografía como
de su obra.
Pasolini recurre en su obra a figuras arquetípicas para proyectar una vi-
sión de la sociedad de su tiempo. Una idea recurrente en su obra es la
del regreso a un mundo primigenio, donde la crueldad del ser humano
adquiere un sentido de pureza para el poeta. Personajes como los ragazzi
di vita o Medea pertenecen a esos arquetipos. Un coro de cuatro intér-
pretes representan a dichos personajes en los que también encontramos a
los arquetipos de las Madres, el Padre, su hermano Guido; el Mensajero o
Ángel, en representación de su amor Ninetto Davoli, Cristo, etc.
La construcción del mito a través de su propia muerte y el reconocimiento
de la conexión entre poeta y mártir son los ejes vertebradores de esta
crea¬ción multidisciplinar a partir de una dramaturgia performativa,
realizada a partir de textos e imágenes de su obra.
PASIÓN PASOLINI. Los recuerdos de Pier Paolo, sus vivencias, su poesía,
su cine, lo ancestral, lo perdido… son pasajes por los que Pasolini reco-
rre su propia vida y obra, como si de una ensoñación se tratase.
juan rivas
director de escena
Ficha artística

andrés lópez muñoz Figurinismo y Vestuario -las culpass


javier mula lópez Caracterización - séréna graziussi
Pasión Pasolini quiere volver a dar voz al Pasolini que grita, con toda la “fuerza mónica adán rodríguez Espacio Sonoro - pablo lópez jordán
del pasado”, con toda su “desesperada vitalidad”, contra la dictadura camufla-
da de democracia neocapitalista, la globalización genocida, la cosificación del marina rubiales martínez Creación Mapping y Vídeo - ángel
cuerpo, la mercantilización del sexo, la mutación antropológica provocada por saúl antón candela castillo
la tecnocracia mundial... La suya es una voz que sigue gritando en el desierto,
ante el avance de lo que definió como la Posthistoria, “la época más horrible Técnico Audiovisuales - francisco josé
de la historia del hombre”, la cual, con su Medioevo tecnológico y su barbarie, Dramaturgista -edi liccioli zapata sánchez
procede imparable bajo el signo oscuro del petróleo.
Adjunto Dirección - carlos roi Iluminación - carlos roi

edi liccioli Dirección - juan rivas Espacio Escénico - juan rivas


Visión del director

La memoria histórica existe en la mente de aquellos que intentan comprender los


errores del pasado para construir un futuro mejor y más justo. Pier Paolo Pasolini
forma parte de la historia contemporánea europea y por ende de nuestra propia
memoria histórica. Su muerte ejemplificó la unión de los conceptos verdad y marti-
rio entorno a la figura del poeta genuino, aquel que transmite su mensaje a sabien-
das de las extremas consecuencias a las que le pudiera conducir dicha verdad. En
esta esencia se sustentan los misterios que encierran la vida del poeta y multifacético
italiano asesinado en Ostia en la madrugada del 2 de noviembre de 1975.

Desde Teatro de la perturbación proponemos al espectador un abanico de refe-


rencias imbricadas a la figura del artista italiano, principalmente como una plata-
forma de sensaciones con el objetivo de hacer sentir y de provocar al público con
determinados planteamientos ideológicos de Pasolini. Las sensaciones con las que
el espectador abandona la sala tras recibir el espectáculo, son el percutor de los
procesos de investigación personal en tanto a la información recibida.

Pier Paolo Pasolini, una firme voz lejana en el tiempo que se hace presente en nuestros
días, una voz crítica e incansable de denuncia. Pasión Pasolini refleja sus vitales inquietu-
des artísticas, filosóficas e ideológicas siendo pasajes por donde Pasolini conduce al es-
pectador para desnudar su interior. La construcción del mito a través de la muerte es el eje
vertebrador de esta creación multidisciplinar a partir de una dramaturgia performativa.

juan rivas
director de escena
El mito das sus vertientes (poética, literaria, crítica, teatral, cinematográfica y periodís-
tica), un caso único es el haber demostrado tener, tras 40 años, las cualidades
Pasión Pasolini es un espectáculo de creación performativa y multimedial li- de la clasicidad y de la contemporaneidad. Es decir, precisamente en cuanto
bremente inspirado en la vida y en la obra del poeta, novelista, director de radicalmente contemporánea a su tiempo, se ha convertido en clásica. Y al
cine e intelectual italiano más controvertido: Pier Paolo Pasolini. revés, justo porque en su época se mantuvo provocativamente fiel a aspectos
formales y temáticos clásicos, sigue siendo hoy día, más que nunca, contem-
El eco de su trágica muerte, acaecida en situaciones aun no esclarecidas el 2 de noviem- poránea. Lo cual tampoco resulta extraño para quien conozca, aunque de
bre de 1975, saltó inmediatamente a los medios de comunicación de todo el mundo. Fue, manera superficial, algo de Pasolini, pues su experiencia vital y toda su cons-
no sólo uno de esos eventos capaces de catalizar la atmósfera de un país desgarrado tante investigación artística se fundamentan esencialmente sobre el principio de
como Italia y de un período histórico caótico como los Setenta, sino también un aconte- contradicción permanente e irresoluble.
cimiento cargado de una tensión arquetípica por sus características cruentas y casi sacri-
ficiales. Es más. Quizá, justamente el trasfondo ritual de su asesinato puede explicar las Pasión Pasolini pone en escena el “mito Pasolini”, ese mito que el mismo autor
razones del perdurar de la fascinación que el personaje Pasolini sigue ejerciendo y que contribuyó conscientemente a crear, tanto a través de su obra como mediante la
se concreta en las reiteradas representaciones que de su vida y de su muerte se siguen conformación de su propia existencia a ciertos esquemas arquetípicos. Mientras
proponiendo en espectáculos teatrales, novelas, películas y hasta cómics. recupera y reinterpreta mitologías ancestrales (Edipo, Medea, Orestes), dejando el
paradigma crístico como telón de fondo, Pasolini elabora una automitología que
Más allá de este hecho cruento que acabó con una vida vivida voluntariamente ahonda sus raíces en la concepción platónica de la poesía como acto sagrado y
de manera escandalosa y violenta, lo que hace de la obra pasoliniana, en to- de la figura del poeta como médium.
Partiendo de los núcleos poéticos y políticos, así como de las imágenes de
sus películas y de las entrevistas de los últimos años, Pasión Pasolini pone en
escena el juego de oposiciones inconciliables que constelan la vida y la obra
del autor. Cada gesto, cada acción y cada palabra de este poeta que busca
expresarse con “palabras de carne y sangre” entrañan la duplicidad caracte-
rística de todo símbolo, apelando, a la vez, tanto a la razón como a la pasión
de cada hombre.

Pasión Pasolini da vida a las principales figuras en las que el “yo disociado” del
poeta se proyecta (empezando por la Madre y el Padre), identificándose con
los personajes más emblemáticos de su obra: Accattone y los “ragazzi di vita”;
Mamma Roma y el submundo de las prostitutas romanas; Jesucristo y los otros
“cristos” anónimos que se mueren durante el rodaje de una película o en la celda
de una cárcel; Totò y el cuervo; Ninetto, Gennariello y los demás “hijos”, antes
amados y luego maldecidos; los verdugos y las víctimas de Saló o los 120 días
de Sodoma... Todos ellos no son más que escisiones de la personalidad del poe-
ta, que él mismo evoca y con las cuales intercambia constantemente los papeles.

Pasión Pasolini quiere también volver a dar voz al Pasolini que grita, con toda
la “fuerza del pasado”, con toda su “desesperada vitalidad”, contra la dicta-
dura camuflada de democracia neocapitalista, la globalización genocida, la
cosificación del cuerpo, la mercantilización del sexo, la mutación antropológica
provocada por la tecnocracia mundial... La suya es una voz que sigue gritando
en el desierto, ante el avance de lo que definió como la Poshistoria, “la época
más horrible de la historia del hombre”, la cual, con su Medioevo tecnológico
y su barbarie, procede imparable bajo el signo oscuro del petróleo. El Pasolini
profeta y mártir (es decir, “testigo”), corsario y luterano, se desdobla en el Pa-
solini que vive como un “perro sin amo”, que lanza su propio cuerpo desnudo
en la lucha política y en esas pasiones intelectuales y eróticas que lo empujan
a desafiar a la muerte cada noche, con cada vez más hambre de vida y, sin
embargo, cada vez, más próximo al último sacrificio.

edi liccioli

“La sociedad no ha resuelto, más de lo que consiguiera Edipo,


el misterio de su existencia. Yo contemplo la cara oscura
de la realidad, pues la otra aún no existe”.

pier paolo pasolini


Dirección técnica Distribución y contratación
josé carlos ruiz juan rivas

Divulgación y redes 625 306 180 - 609 967 906


mónica adán info@lamanzanadorada.eu

diseño gráfico: joseglobal@gmail.com