Está en la página 1de 3

Introducción

El siguiente trabajo tiene como finalidad reconocer el modelo sistémico como una

de las herramientas más convencionales durante el proceso terapéutico, dado que

brinda asistencia y bienestar social a las personas, tomando como prioridad el apoyo

de la familia como cimiento para su proceso de crecimiento personal.

Este trabajo se realizó a modo de mapa conceptual, donde se explora las escuelas

más importantes del enfoque sistémico, así como los principales exponentes de cada

escuela, de quienes se aprecia los aportes más significativos dentro de la psicología.

De igual manera se aprecian los métodos de intervención psicoterapéutica de acuerdo

a cada situación presentada por los pacientes y el rol que tiene dentro de cada escuela

el psicólogo como ente regulador al momento de la intervención.

Es importante resaltar que la relación terapéutica y el eje de la psicoterapia para

algunas escuelas, no funcionan simplemente con el trabajo del terapeuta y el paciente,

sino que se hace pertinente el trabajo en equipo del terapeuta, el paciente y su familia.
Objetivos

- Identificar cuales son los modelos y escuelas más importantes dentro del
enfoque sistémico y su papel dentro de la psicología.

- Reconocer de qué manera el empleo de las técnicas patentadas por los


diferentes modelos sistémicos brindan un mejor encuadre psicoterapéutico con
el paciente.

- Analizar que postulados teóricos son más relevantes para el reconocimiento de


la disfuncionalidad en el individuo y que papel cumplen las bases teóricas dadas
para cada escuela.

- Determinar el papel que juega el sistema dentro de la conducta del individuo y


como éste puede reestructurarse con base en procesos terapéuticos acorde a su
necesidad, vinculando como prioridad a la familia dentro del proceso.

Conclusión

Con base en lo realizado anteriormente, se pudo relacionar a través del mapa

conceptual no solo los modelos más importantes del enfoque sistémico, sus más

importantes exponentes teóricos, sino sus métodos de intervención psicoterapéutico, lo

cual permite reconocer que la función del terapeuta a través de este modelo brinda un

acompañamiento más cálido y de libre reconocimiento para el paciente, su equipo de

permanencia (la familia) y el terapeuta.

Vale la pena destacar que son pocos los modelos que vinculan a la familia dentro de

los procesos terapéuticos dado que son intervenciones individuales que competen

directamente al paciente, lo que hace que estos modelos sean más viables y
proporcionen resultados positivos, dado que el proceso de interacción que se crea

brinda resultados más óptimos.