Está en la página 1de 40

Tensión postraumática relacionada con el

cáncer (PDQ®)–Versión para profesionales


de salud
Vaya a la versión para pacientes

EN ESTA PÁGINA

 Descripción
 Prevalencia
 Factores de riesgo, factores protectores y mecanismos hipotéticos
 Evaluación de la tensión postraumática y el trastorno de tensión postraumática en el
entorno del cáncer
 Tratamiento
 Ensayos clínicos en curso
 Modificaciones a este sumario (03/09/2017)
 Información sobre este sumario del PDQ

Descripción
Durante varios años, los investigadores han observado estrés o síntomas relacionados con el
trauma en los sobrevivientes de cáncer: comportamientos de evasión, pensamientos
compulsivos y aumento del estado de excitabilidad.[1-4] Estos síntomas se asemejan a
aquellos vistos en las personas que han vividos sucesos traumáticos, como combate militar,
agresión personal violenta (por ejemplo, violación sexual), desastres naturales, y otros
peligros mortales, y se denominan de forma colectiva "trastorno de tensión postraumática"
(TPT).[5-10] En el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), el
trastorno de estrés agudo (TEA) es una afección con un perfil similar al del TTPT, pero con
un tiempo más corto de aparición, dentro de las cuatro semanas de un acontecimiento
traumático. Por eso, la presentación de la tensión postraumática (TPT) con los síntomas
relacionados con el trauma en los pacientes con cáncer se ha estado estudiando cada vez más,
bajo la influencia de las modificaciones de los criterios diagnósticos del TTPT establecidos en
el DSM, cuarta edición (DSM-IV).[5] En la tercera edición revisada (DSM-III-R),[11], se
excluyó específicamente de los TTPT a los pacientes con enfermedades como el cáncer. Sin
embargo, los criterios diagnósticos del TTPT en la revisión del texto, DSM-IV (DSM-IV-TR),
incluyen específicamente "ser diagnosticado con una enfermedad potencialmente mortal"
como ejemplo de episodio traumático.[12] Así, las personas con antecedentes de cáncer ahora
se pueden evaluar y considerar en riesgo de TPT y síntomas relacionados.
En las revisiones se indica que la TPT se ha estudiado en una variedad de cánceres como el
melanoma, el linfoma de Hodgkin, el cáncer de mama y cánceres mixtos. Sin embargo, los
estudios han variado en la evaluación de pacientes con el síndrome completo de TTPT (es
decir, se cumplían todos los criterios de DSM-IV) o solamente algunos síntomas relacionados
con el TTPT (por ejemplo, pensamiento compulsivos según los mide la Impact of Event
Scale. De tal manera, las tasas de incidencia han variado como corresponde. La incidencia del
síndrome completo de TTPT (que cumple completamente el criterio diagnóstico del DSM-IV
oscila de 3 a 4 % en los pacientes en estadio temprano sido recién diagnosticados hasta 35 %
en pacientes evaluados después del tratamiento. Cuando se mide la incidencia de síntomas
similares al TTPT (que no cumple con todo los criterios diagnósticos), las tasas son más altas
y fluctúan entre 20 % en los pacientes de cáncer en estadio temprano y 80 % en aquellos de
cáncer recidivante.

No se han estudiado detalladamente los factores que indican cuáles pacientes pueden tener un
aumento de riesgo de presentar TPT y TTPT; sin embargo, en un estudio de mujeres con
cáncer de mama en estadio temprano,[13] se observó una relación con síntomas similares al
TTPT con las siguientes características:
 Edad más temprana.
 Ingreso más bajo.
 Menos años de educación formal.

En otro estudio de hombres y mujeres tratados por trasplante de medula,[14] se observó que
los grados más bajos de apoyo social y el uso de la evasión como mecanismo de defensa se
correlacionaron significativamente con un número más alto de síntomas parecidos al TTPT.
En un estudio alemán,[15] en el que se evaluó a pacientes de cáncer de mama por TTPT y
TEA se concluyó que era más probable que los pacientes con TTPT de por vida (8,7 %)
experimentaran TEA o TTPT relacionados con el cáncer (oportunidad relativa, 14,1).

Aunque no se han establecido tratamientos específicos para los síntomas de TTPT en el


entorno oncológico, las modalidades de tratamiento que se utilizan con otras personas con
TTPT pueden ser útiles para aliviar el sufrimiento de los pacientes y los sobrevivientes de
cáncer.

En este sumario, a menos que se indique lo contrario, se tratan temas relacionados con datos
probatorios y prácticas referidas a los adultos. Los datos probatorios y la aplicación a la
práctica referida a los niños pueden diferir significativamente de la información pertinente a
los adultos. Cuando la información específica sobre la atención de los niños esté disponible,
se resumirá bajo su propio encabezado.

Bibliografía
1. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Quality of life assessment of Hodgkin's
disease survivors: a model for cooperative clinical trials. Oncology (Huntingt) 4 (5): 93-
101; discussion 104, 1990. [PUBMED Abstract]
2. Alter CL, Pelcovitz D, Axelrod A, et al.: Identification of PTSD in cancer survivors.
Psychosomatics 37 (2): 137-43, 1996 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
3. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Hodgkin disease survivors at increased risk
for problems in psychosocial adaptation. The Cancer and Leukemia Group B. Cancer 70
(8): 2214-24, 1992. [PUBMED Abstract]
4. Koocher G, O'Malley J: The Damocles Syndrome: Psychosocial Consequences of
Surviving Childhood Cancer. New York: McGraw-Hill, 1981.
5. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders: DSM-IV. 4th ed. Washington, DC: American Psychiatric Association, 1994.
6. Solomon Z, Garb R, Bleich A, et al.: Reactivation of combat-related posttraumatic
stress disorder. Am J Psychiatry 144 (1): 51-5, 1987. [PUBMED Abstract]
7. Baider L, Sarell M: Coping with cancer among holocaust survivors in Israel: an
exploratory study. J Human Stress 10 (3): 121-7, 1984 Fall. [PUBMED Abstract]
8. Perry S, Difede J, Musngi G, et al.: Predictors of posttraumatic stress disorder after burn
injury. Am J Psychiatry 149 (7): 931-5, 1992. [PUBMED Abstract]
9. Green BL, Lindy JD, Grace MC, et al.: Chronic posttraumatic stress disorder and
diagnostic comorbidity in a disaster sample. J Nerv Ment Dis 180 (12): 760-6,
1992. [PUBMED Abstract]
10. Rundell JR, Ursano RJ, Holloway HC, et al.: Psychiatric responses to trauma. Hosp
Community Psychiatry 40 (1): 68-74, 1989. [PUBMED Abstract]
11. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders: DSM-III-R. 3rd rev. ed. Washington, DC: American Psychiatric Association,
1987.
12. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders: DSM-IV-TR. 4th rev. ed. Washington, DC: American Psychiatric
Association, 2000.
13. Cordova MJ, Andrykowski MA, Kenady DE, et al.: Frequency and correlates of
posttraumatic-stress-disorder-like symptoms after treatment for breast cancer. J Consult
Clin Psychol 63 (6): 981-6, 1995. [PUBMED Abstract]
14. Jacobsen PB, Sadler IJ, Booth-Jones M, et al.: Predictors of posttraumatic stress
disorder symptomatology following bone marrow transplantation for cancer. J Consult
Clin Psychol 70 (1): 235-40, 2002. [PUBMED Abstract]
15. Mehnert A, Koch U: Prevalence of acute and post-traumatic stress disorder and
comorbid mental disorders in breast cancer patients during primary cancer care: a
prospective study. Psychooncology 16 (3): 181-8, 2007. [PUBMED Abstract]

Prevalencia
Una revisión de la literatura médica [1] hace notar que la tensión postraumática (TPT) se
estudió en una variedad de cánceres como en el melanoma, el linfoma de Hodgkin, el cáncer
de seno (mama) y cánceres mixtos. La incidencia del síndrome completo de trastorno de
tensión postraumática (TTPT) (que cumple con el criterio diagnóstico completo del
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, cuarta edición [DSM-IV]), fluctúa
entre 3 y 4 % en los pacientes en estadio temprano recién diagnosticados, a 35 % en pacientes
evaluados después del tratamiento. Cuando se mide la incidencia de síntomas similares al
TTPT (que no cumplen con el criterio diagnóstico completo), las tasas de incidencia son más
altas y fluctúan entre 20 % en los pacientes de cáncer en estadio temprano y 80 % en aquellos
pacientes de cáncer recidivante.
La investigación más temprana (previa al DSM-IV) sobre TPT entre los sobrevivientes de
cáncer se concentró en la prevalencia y las características del trastorno en pacientes que
estuvieron o estaban en tratamiento, adultos y niños sobrevivientes de cáncer y sus familiares.
Se estudió una amplia variedad de tipos de cáncer como la leucemia,[2] el cáncer de mama y
los cánceres de la cabeza y el cuello.[3] Gran parte de las investigaciones anteriores trataron
sobre sobrevivientes de la enfermedad de Hodgkin, probablemente porque los diagnósticos a
una edad temprana y las tasas más elevadas de supervivencia por esta enfermedad dieron
como resultado una población más grande para ser estudiada.[4] Se observó que estos
sobrevivientes tenían una prevalencia particularmente alta de pensamientos compulsivos y
comportamientos de evasión, aunque hiciera muchos años que hubieran sido tratados.[5-7] En
la mayoría de estos estudios se investigaron síntomas similares a los del TTPT, en lugar de
examinar el trastorno mental completo con todos sus criterios diagnósticos.
En el primer estudio de pacientes de cáncer en el que se utilizaron los criterios diagnósticos
actuales del DSM-IV, se examinó a 27 pacientes (la mayoría de cáncer de mama), que hacía
por lo menos tres años que se habían diagnosticado y que ya no recibían tratamientos para el
cáncer. En este estudio, se observó una tasa de prevalencia de 4 % para el TTPT actual y de
22 % para la prevalencia de por vida.[8] Se indicó que, aquellos que cumplían con los
criterios de prevalencia de por vida tenían grados más altos de sufrimiento psicológico
general, lo que indica que aquellos con antecedentes de TTPT tienen un riesgo considerable
de seguir teniendo dificultades emocionales.
En los estudios en los que se utilizó la Structured Clinical Interview for DSM (SCID) [9], se
encontraron tasas de prevalencia de TTPT de 3 y 10 % en pacientes adultos de cáncer. En la
mayoría de estos estudios, se examinó a mujeres con cáncer de la mama en estadio temprano,
a quienes se evaluó desde unos pocos meses hasta unos pocos años después de sus
tratamientos de cáncer. De manera similar, en un estudio prospectivo de 115 pacientes de
cáncer de mama en todos los estadios tratadas en un centro de oncológico integral, 4 %
cumplieron con el criterio diagnóstico completo de TTPT; 41 % cumplieron con el criterio de
subsíndrome de TTPT (tener miedo intenso, desvalimiento u horror después de ser
diagnosticadas con cáncer). Este conjunto de criterios de subsíndromes fue un factor
pronóstico débil de TTPT (12 %), pero igualmente un factor pronóstico útil de trastorno
depresivo grave, ansiedad generalizada y trastorno depresivo grave en el pasado, y puede
servir mejor como indicador de sufrimiento alto.[10] En pocos estudios de pacientes con
trasplantes de médula ósea, se observaron tasas de prevalencia ligeramente más altas que
oscilaban de 5 [11] a 12 y 19 %,[12] y llegaron hasta 35 %.[13] El intervalo de prevalencia
parece responder a la influencia del momento de la evaluación (las tasas más altas se
presentaron cuando había transcurrido más tiempo desde el trasplante) y el método utilizado
para la evaluación. En los estudios en los que se notificaron tasas inferiores, por lo general se
utilizó un cuestionario autoadministrado [14] mientras que los que observaron tasas más
elevadas [13] mientras que, se utilizó el SCID y se evaluaron los síntomas en varios
momentos desde el diagnóstico (es decir, prevalencia de por vida).
Para ilustrar la diferencia entre estos instrumentos, en un estudio alemán se evaluó a pacientes
de cáncer de mama (n = 127) por TTPT inmediatamente después de la cirugía y seis meses
después de la primera evaluación.[15] Las evaluaciones incluyeron instrumentos de detección
de trastornos por estrés agudos (TEA) y TTPT, tales como la Impact Event Scale Revised
(IES-R) y el PTDS Checklist-Civilian (PCL-C). La primera evaluación también incluyó una
entrevista semiestructurada en la que se usó el SCID. Sobre la base del SCID, 2,4 % de las
participantes reunieron los criterios para TTPT leve a moderado relacionado con el cáncer y
2,4 % se diagnosticaron con TEA. Sin embargo, los instrumentos de detección IES-R y PCL-
C identificaron TTPT en 18,5 % de las participantes en la primera evaluación, y entre 11,2 y
16,3 % de las participantes en la segunda evaluación. Los autores del estudio indican que, a
diferencia del SCID, los instrumentos de detección IES-R y PCL-C miden sufrimiento
emocional difuso y problemas de adaptación, pero no los síntomas precisos de TTPT. Una de
las diferencias más importantes entre las mediciones con base en los síntomas, tales como
PCL-C y un diagnóstico real basado en la SCID es la disfunción causada por los síntomas.
Los síntomas son bastante comunes, pero solo un porcentaje muy pequeño de personas que
presentan estos síntomas sufren discapacidades debidas a ellos.

Bibliografía
1. Gurevich M, Devins GM, Rodin GM: Stress response syndromes and cancer:
conceptual and assessment issues. Psychosomatics 43 (4): 259-81, 2002 Jul-
Aug. [PUBMED Abstract]
2. Lesko LM, Ostroff JS, Mumma GH, et al.: Long-term psychological adjustment of
acute leukemia survivors: impact of bone marrow transplantation versus conventional
chemotherapy. Psychosom Med 54 (1): 30-47, 1992 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
3. Manuel GM, Roth S, Keefe FJ, et al.: Coping with cancer. J Human Stress 13 (4): 149-
58, 1987 Winter. [PUBMED Abstract]
4. Cella DF, Pratt A, Holland JC: Persistent anticipatory nausea, vomiting, and anxiety in
cured Hodgkin's disease patients after completion of chemotherapy. Am J Psychiatry
143 (5): 641-3, 1986. [PUBMED Abstract]
5. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Comparison of psychosocial adaptation and
sexual function of survivors of advanced Hodgkin disease treated by MOPP, ABVD, or
MOPP alternating with ABVD. Cancer 70 (10): 2508-16, 1992. [PUBMED Abstract]
6. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Quality of life assessment of Hodgkin's
disease survivors: a model for cooperative clinical trials. Oncology (Huntingt) 4 (5): 93-
101; discussion 104, 1990. [PUBMED Abstract]
7. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Hodgkin disease survivors at increased risk
for problems in psychosocial adaptation. The Cancer and Leukemia Group B. Cancer 70
(8): 2214-24, 1992. [PUBMED Abstract]
8. Alter CL, Pelcovitz D, Axelrod A, et al.: Identification of PTSD in cancer survivors.
Psychosomatics 37 (2): 137-43, 1996 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
9. Spitzer RL, Williams JB, Gibbon M, et al.: The Structured Clinical Interview for DSM-
III-R (SCID). I: History, rationale, and description. Arch Gen Psychiatry 49 (8): 624-9,
1992. [PUBMED Abstract]
10. Palmer SC, Kagee A, Coyne JC, et al.: Experience of trauma, distress, and
posttraumatic stress disorder among breast cancer patients. Psychosom Med 66 (2):
258-64, 2004 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
11. Widows MR, Jacobsen PB, Fields KK: Relation of psychological vulnerability factors
to posttraumatic stress disorder symptomatology in bone marrow transplant recipients.
Psychosom Med 62 (6): 873-82, 2000 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
12. Jacobsen PB, Widows MR, Hann DM, et al.: Posttraumatic stress disorder symptoms
after bone marrow transplantation for breast cancer. Psychosom Med 60 (3): 366-71,
1998 May-Jun. [PUBMED Abstract]
13. Mundy EA, Blanchard EB, Cirenza E, et al.: Posttraumatic stress disorder in breast
cancer patients following autologous bone marrow transplantation or conventional
cancer treatments. Behav Res Ther 38 (10): 1015-27, 2000. [PUBMED Abstract]
14. Weathers FW, Litz BT, Herman DS, et al.: The PTSD Checklist (PCL): Reliability,
Validity, and Diagnostic Utility: Paper Presented at the Annual Meeting of the
International Society for Traumatic Stress Studies, San Antonio, TX, October 1993.
Deerfield, Ill: ISTSS, 1993.
15. Mehnert A, Koch U: Prevalence of acute and post-traumatic stress disorder and
comorbid mental disorders in breast cancer patients during primary cancer care: a
prospective study. Psychooncology 16 (3): 181-8, 2007. [PUBMED Abstract]

Factores de riesgo, factores protectores y


mecanismos hipotéticos
En esta sección
 Variables sociodemográficas
 Variables relacionadas con la enfermedad
 Variables psicosociales y psicológicas
 Factores de protección
 Mecanismos hipotéticos

Se ha investigado una diversidad de variables sociodemográficas, relacionadas con la


enfermedad y variables psicológicas para determinar su vinculación con la tensión
postraumática (TPT) relacionada con el cáncer. En estos momentos, no aparece una imagen
clara sobre quién tiene un aumento de riesgo de TPT después del diagnóstico o el tratamiento
del cáncer.

Variables sociodemográficas
Se ha observado que solo un número reducido de características de los pacientes pronostican
la aparición del TPT. Los grados altos de sufrimiento psicológico se han correlacionado tanto
con los síntomas de tensión [1-3] como con el diagnóstico del síndrome completo de TTPT en
sobrevivientes adultos.[1] Además, se observó un rasgo de ansiedad pronostica síntomas
postraumáticos en los padres de los sobrevivientes de cáncer infantil.[4] Las mujeres que son
sobrevivientes de cáncer y tienen un diagnóstico de TTPT de por vida tienden a tener
antecedentes de exposición a traumas.[1,5] Las características demográficas, como la edad, el
sexo y el grado de escolaridad en el momento del diagnóstico no han sido factores pronósticos
confiables de síntomas de tensión.[1,6,7]

Variables relacionadas con la enfermedad


Las variables relacionadas con la enfermedad que se han vinculado con una incidencia más
elevada de TTPT en pacientes sometidos a trasplante de médula ósea son enfermedad en
estadio más avanzado y una hospitalización más prolongada.[8] No obstante, en otros estudios
no se observó relación entre el tiempo transcurrido desde el diagnóstico y el tratamiento, la
gravedad de la enfermedad o el tipo de tratamiento anticanceroso recibido.[1,9,10] La relación
entre el estadio de la enfermedad y los síntomas postraumáticos no se han estudiado de
manera adecuada. En la mayoría de los estudios no se ha encontrado una relación; sin
embargo, estos normalmente incluyen una gama limitada de estadios de la enfermedad o
estudian el cáncer en estadio temprano.[11]
Se ha observado que el tiempo transcurrido desde el diagnóstico y el tratamiento se
correlaciona con síntomas postraumáticos en los sobrevivientes de sarcoma osteogénico [2] y
linfoma de Hodgkin, y los pronostican.[7,12] Específicamente, las personas que estaban más
lejos del diagnóstico y el tratamiento tendían a presentar menos síntomas. Sin embargo, este
efecto no se ha encontrado en estudios de pacientes con recidivas recientes [13] ni en
sobrevivientes de cáncer de mama [1] o en sobrevivientes de cánceres infantiles.[14] Se ha
probado que la duración del tratamiento más que el tiempo transcurrido desde el tratamiento,
lo que pronostica los síntomas de estrés en sobrevivientes de cánceres infantiles.[14] (Para
obtener más información, consultar el sumario del PDQ Cuidados médicos de apoyo en niños.
Se ha observado que la presencia de dolor y otros síntomas físicos se correlacionan con los
grados de pensamientos compulsivos.[2] También se ha observado que la recidiva del cáncer
también aumenta la probabilidad de síntomas de tensión en los pacientes.[13]

Variables psicosociales y psicológicas


Haber vivido episodios traumáticos en el pasado parece ser un factor psicosocial importante
de riesgo relacionado con síntomas de TTP,[5,15,16] como se observó tanto en el cáncer de
mama en estadio temprano [17] como metastásico.[18] Los traumas previos en combinación
con episodios traumáticos recientes se relacionaron de manera significativa con síntomas de
TPT.[19]
Otros factores de riesgo psicosocial como las características psicopatológicas premórbidas,
[20,21] los grados altos de sufrimiento psicológico general,[22] y los estilos disfuncionales
para enfrentar problemas y atribuirlos [15,23,24] se han relacionado con un riesgo de TPTP
en los veteranos de guerra, sobrevivientes del Holocausto y otras víctimas de desastres.
Además varios investigadores han relacionado factores genéticos predisponentes [25] y otros
factores biológicos (por ejemplo, sistema hormonal muy reactivo y volumen reducido del
hipocampo) con el riesgo de TTPT.[26,27] Se ha observado que factores sociales como la
calidad del ambiente de recuperación, que con frecuencia se mide en términos de apoyo
social, afectan el riesgo de TTPT luego de participar en combate[20] y sufrir de lesiones por
quemaduras.[28] Los efectos potencialmente mortales y los que ponen en riesgo la integridad
se documentaron en muestras de adultos y familias,[1,4,12] pero no en niños.[14]
Las variables psicológicas que se han relacionado con una incidencia más alta de TTPT
incluye antecedentes de TPTP anteriores al diagnóstico de cáncer,[5,29] aumento de la
conducta de evasión y grados más bajos de apoyo social.[30]

Factores de protección
Una mayor percepción de disponibilidad de apoyo social se relaciona con menos síntomas de
respuesta a la tensión en las pacientes de cáncer de mama en estadio temprano[17,19] y en
pacientes sometidos a trasplante de médula ósea.[30]
La disponibilidad de información sanitaria precisa en el momento oportuno también puede
ofrecer protección contra los síntomas de respuesta a la tensión. La mujeres que cumplen con
el criterio diagnóstico de trastorno de tensión grave notificaron significativamente menos
satisfacción cuando se les comunicó el diagnóstico de cáncer;[31] de forma similar, las
mujeres que no conocían el estadio de su cáncer notificaron síntomas más altos de respuesta a
la tensión más altos que aquellas que tenían más conocimientos sobre el estadio de su
enfermedad.[32] Hasta el punto en que la adecuación de la información refleja la calidad de la
relación entre paciente y el personal médico, otro factor de protección puede ser la calidad de
esas relaciones. Se ha informado que una relación difícil entre pacientes y personal pronostica
la aparición de síntomas de respuesta a la tensión en las mujeres con cáncer.[33]

Mecanismos hipotéticos
El TTPT se precipita por un acontecimiento intensamente angustioso; sin embargo, este factor
solo no es suficiente para explicar el trastorno. No todos aquellos expuestos a un episodio
traumático presentan el síndrome completo (o subconjuntos de síntomas), o califican para el
diagnóstico. Los intentos de explicar estas diferencias y pronosticar quién es vulnerable se
enfocaron en factores psicológicos (es decir, teoría del aprendizaje), biológicos
(especialmente hormonales) y sociales (es decir, apoyo social). En los primeros estudios de
los veteranos de la guerra de Vietnam, se propuso una teoría de aprendizaje de dos factores
para representar las características patológicas relacionada con un trauma.[34,35] La misma
teoría también se ha aplicado más recientemente a la presentación de TTPT en pacientes de
cáncer.[36-38]

Los síntomas del TTPT aparecen como una función tanto del condicionamiento clásico como
del aprendizaje instrumental. El condicionamiento clásico representa las respuestas de miedo
producidas por los diversos estímulos que se relacionaron con el episodio traumático original.
Los estímulos neutros (por ejemplo, olores, sonidos e imágenes visuales) que antes se
vinculaban con estímulos negativos (por ejemplo, quimioterapia o procedimientos dolorosos)
con el tiempo evocan ansiedad, excitación y miedo cuando se presentan solos, incluso después
de que el trauma haya pasado. El condicionamiento de orden más alto y la generalización de
los estímulos explican la exacerbación y extensión de los síntomas a estímulos adicionales.
Una vez establecidos, los síntomas del TTPT se mantienen mediante el aprendizaje
instrumental; es decir, las respuestas de evasión se refuerzan porque evitar los estímulos
obstaculiza los sentimientos y pensamientos desagradables.

Los cálculos de estudios epidemiológicos indican que, en promedio, 25 a 33 % de aquellos


expuestos a episodios traumáticos como el cáncer, presentan TTPT o subsíndrome de
TTPT.[26,39] Aunque el trastorno parece ser un resultado de procesos de aprendizaje, se han
indicado muchos factores para explicar por qué algunas personas presentan TTPT y otras no.

Bibliografía
1. Alter CL, Pelcovitz D, Axelrod A, et al.: Identification of PTSD in cancer survivors.
Psychosomatics 37 (2): 137-43, 1996 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
2. Kornblith AB, Herr HW, Ofman US, et al.: Quality of life of patients with prostate
cancer and their spouses. The value of a data base in clinical care. Cancer 73 (11):
2791-802, 1994. [PUBMED Abstract]
3. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Quality of life assessment of Hodgkin's
disease survivors: a model for cooperative clinical trials. Oncology (Huntingt) 4 (5): 93-
101; discussion 104, 1990. [PUBMED Abstract]
4. Stuber ML, Gonzalez S, Meeske K, et al.: Post-traumatic stress after childhood cancer
II: a family model. Psychooncology 3 (4): 313-19, 1994.
5. Shelby RA, Golden-Kreutz DM, Andersen BL: PTSD diagnoses, subsyndromal
symptoms, and comorbidities contribute to impairments for breast cancer survivors. J
Trauma Stress 21 (2): 165-72, 2008. [PUBMED Abstract]
6. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Comparison of psychosocial adaptation and
sexual function of survivors of advanced Hodgkin disease treated by MOPP, ABVD, or
MOPP alternating with ABVD. Cancer 70 (10): 2508-16, 1992. [PUBMED Abstract]
7. Kornblith AB, Anderson J, Cella DF, et al.: Hodgkin disease survivors at increased risk
for problems in psychosocial adaptation. The Cancer and Leukemia Group B. Cancer 70
(8): 2214-24, 1992. [PUBMED Abstract]
8. Jacobsen PB, Widows MR, Hann DM, et al.: Posttraumatic stress disorder symptoms
after bone marrow transplantation for breast cancer. Psychosom Med 60 (3): 366-71,
1998 May-Jun. [PUBMED Abstract]
9. Cordova MJ, Andrykowski MA, Kenady DE, et al.: Frequency and correlates of
posttraumatic-stress-disorder-like symptoms after treatment for breast cancer. J Consult
Clin Psychol 63 (6): 981-6, 1995. [PUBMED Abstract]
10. Green BL, Rowland JH, Krupnick JL, et al.: Prevalence of posttraumatic stress disorder
in women with breast cancer. Psychosomatics 39 (2): 102-11, 1998. [PUBMED
Abstract]
11. Gurevich M, Devins GM, Rodin GM: Stress response syndromes and cancer:
conceptual and assessment issues. Psychosomatics 43 (4): 259-81, 2002 Jul-
Aug. [PUBMED Abstract]
12. Cella DF, Tross S: Psychological adjustment to survival from Hodgkin's disease. J
Consult Clin Psychol 54 (5): 616-22, 1986. [PUBMED Abstract]
13. Cella DF, Mahon SM, Donovan MI: Cancer recurrence as a traumatic event. Behav
Med 16 (1): 15-22, 1990 Spring. [PUBMED Abstract]
14. Stuber ML, Meeske K, Gonzalez S, et al.: Post-traumatic stress after childhood cancer I:
the role of appraisal. Psychooncology 3 (4): 305-12, 1994.
15. Davidson JR, Foa EB: Diagnostic issues in posttraumatic stress disorder: considerations
for the DSM-IV. J Abnorm Psychol 100 (3): 346-55, 1991. [PUBMED Abstract]
16. Baider L, Sarell M: Coping with cancer among holocaust survivors in Israel: an
exploratory study. J Human Stress 10 (3): 121-7, 1984 Fall. [PUBMED Abstract]
17. Andrykowski MA, Cordova MJ: Factors associated with PTSD symptoms following
treatment for breast cancer: test of the Andersen model. J Trauma Stress 11 (2): 189-
203, 1998. [PUBMED Abstract]
18. Butler LD, Koopman C, Classen C, et al.: Traumatic stress, life events, and emotional
support in women with metastatic breast cancer: cancer-related traumatic stress
symptoms associated with past and current stressors. Health Psychol 18 (6): 555-60,
1999. [PUBMED Abstract]
19. Green BL, Krupnick JL, Rowland JH, et al.: Trauma history as a predictor of
psychologic symptoms in women with breast cancer. J Clin Oncol 18 (5): 1084-93,
2000. [PUBMED Abstract]
20. Green BL, Grace MC, Lindy JD, et al.: Risk factors for PTSD and other diagnoses in a
general sample of Vietnam veterans. Am J Psychiatry 147 (6): 729-33,
1990. [PUBMED Abstract]
21. Smith EM, North CS, McCool RE, et al.: Acute postdisaster psychiatric disorders:
identification of persons at risk. Am J Psychiatry 147 (2): 202-6, 1990. [PUBMED
Abstract]
22. Jacobsen PB, Sadler IJ, Booth-Jones M, et al.: Predictors of posttraumatic stress
disorder symptomatology following bone marrow transplantation for cancer. J Consult
Clin Psychol 70 (1): 235-40, 2002. [PUBMED Abstract]
23. Green BL, Lindy JD, Grace MC: Posttraumatic stress disorder. Toward DSM-IV. J
Nerv Ment Dis 173 (7): 406-11, 1985. [PUBMED Abstract]
24. Mikulincer M, Solomon Z: Attributional style and combat-related posttraumatic stress
disorder. J Abnorm Psychol 97 (3): 308-13, 1988. [PUBMED Abstract]
25. True WR, Rice J, Eisen SA, et al.: A twin study of genetic and environmental
contributions to liability for posttraumatic stress symptoms. Arch Gen Psychiatry 50
(4): 257-64, 1993. [PUBMED Abstract]
26. Yehuda R, Resnick H, Kahana B, et al.: Long-lasting hormonal alterations to extreme
stress in humans: normative or maladaptive? Psychosom Med 55 (3): 287-97, 1993
May-Jun. [PUBMED Abstract]
27. Yehuda R, Boisoneau D, Lowy MT, et al.: Dose-response changes in plasma cortisol
and lymphocyte glucocorticoid receptors following dexamethasone administration in
combat veterans with and without posttraumatic stress disorder. Arch Gen Psychiatry 52
(7): 583-93, 1995. [PUBMED Abstract]
28. Perry S, Difede J, Musngi G, et al.: Predictors of posttraumatic stress disorder after burn
injury. Am J Psychiatry 149 (7): 931-5, 1992. [PUBMED Abstract]
29. Mundy EA, Blanchard EB, Cirenza E, et al.: Posttraumatic stress disorder in breast
cancer patients following autologous bone marrow transplantation or conventional
cancer treatments. Behav Res Ther 38 (10): 1015-27, 2000. [PUBMED Abstract]
30. Widows MR, Jacobsen PB, Fields KK: Relation of psychological vulnerability factors
to posttraumatic stress disorder symptomatology in bone marrow transplant recipients.
Psychosom Med 62 (6): 873-82, 2000 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
31. McGarvey EL, Canterbury RJ, Koopman C, et al.: Acute stress disorder following
diagnosis of cancer. International Journal of Rehabilitation and Health 4 (1): 1-15, 1998.
32. Naidich JB, Motta RW: PTSD-related symptoms in women with breast cancer. Journal
of Psychotherapy in Independent Practice 1 (1): 35-54, 2000.
33. Carlier IV, Gersons BP: Partial posttraumatic stress disorder (PTSD): the issue of
psychological scars and the occurrence of PTSD symptoms. J Nerv Ment Dis 183 (2):
107-9, 1995. [PUBMED Abstract]
34. Keane TM, Zimering RT, Caddell JM, et al.: A behavioral formulation of posttraumatic
stress disorder in Vietnam veterans. Behavior Therapist 8(1): 9-12, 1985.
35. Charney DS, Deutch AY, Krystal JH, et al.: Psychobiologic mechanisms of
posttraumatic stress disorder. Arch Gen Psychiatry 50 (4): 294-305, 1993.
36. Cella DF, Pratt A, Holland JC: Persistent anticipatory nausea, vomiting, and anxiety in
cured Hodgkin's disease patients after completion of chemotherapy. Am J Psychiatry
143 (5): 641-3, 1986. [PUBMED Abstract]
37. Redd WH, Dadds MR, Futterman AD, et al.: Nausea induced by mental images of
chemotherapy. Cancer 72 (2): 629-36, 1993. [PUBMED Abstract]
38. Jacobsen PB, Bovbjerg DH, Redd WH: Anticipatory anxiety in women receiving
chemotherapy for breast cancer. Health Psychol 12 (6): 469-75, 1993. [PUBMED
Abstract]
39. Greenberg DB, Goorin A, Gebhardt MC, et al.: Quality of life in osteosarcoma
survivors. Oncology (Huntingt) 8 (11): 19-25; discussion 25-6, 32, 35,
1994. [PUBMED Abstract]

Evaluación de la tensión postraumática y el trastorno


de tensión postraumática en el entorno del cáncer
En esta sección
 Criterios diagnósticos para el trastorno de tensión postraumática
 Tensión postraumática y trastorno de tensión postraumática en el entorno oncológico
 Comorbilidad
 Ajuste conceptual de la tensión postraumática con el cáncer
Criterios diagnósticos para el trastorno de tensión
postraumática
El trastorno de tensión postraumática TTPT se caracterizó inicialmente como un trastorno de
ansiedad que se presentaba como respuesta a un trauma grave en el que una persona vivió,
presenció o enfrentó su propia muerte o el riesgo de morir, la lesión o la pérdida de integridad
física propia, u otros. En la cuarta edición del Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders (DSM-IV),se estipuló por primera vez que ser diagnosticado con una enfermedad
potencialmente mortal o saber que un hijo tiene dicha enfermedad llena los requisitos de
episodio que produce tensión.[1]
En 1994, la aplicación de TTPT a pacientes de cáncer comenzó con la redefinición de los
criterios de trauma en el DSM-IV para incluir enfermedades potencialmente mortales.[1] La
característica esencial de este trastorno es la presentación de síntomas característicos después
de la exposición a un fenómeno que produce extrema tensión.[2] Estos episodios provocan
respuestas de miedo intenso, impotencia y horror, y desencadenan tres conglomerado de
síntomas de TTPT. Una persona tiene que presentar síntomas de cada uno de los siguientes
tres conglomerados de síntomas que cumplen con los requisitos completos de un diagnóstico
de TTPT:
 Revivir el acontecimiento traumático (pesadillas, analepsia y pensamientos compulsivos.
 Evitar de modo persistente todo lo que evoque el trauma (evitar situaciones, embotar la
capacidad general para reaccionar y restringir la amplitud de los afectos).
 Aumento persistente de la excitación (dificultades al dormir, hipervigilancia e
irritabilidad).

Estos síntomas deben durar al menos un mes y causar angustia de importancia clínica o
deterioro del funcionamiento social u ocupacional o deficiencias en otras áreas funcionales
importantes.

Los síntomas que duran por lo menos un día pero menos de un mes y ocasionan un
sufrimiento importante o alteraciones sociales, ocupacionales o en otras áreas importantes del
funcionamiento podrían satisfacer los criterios diagnósticos del trastorno de estrés agudo
(TEA). El TEA es, con frecuencia, un pródromo del TTPT.

Tensión postraumática y trastorno de tensión postraumática


en el entorno oncológico
Una evaluación oportuna y cuidadosa de los pacientes de cáncer es fundamental para
identificar los síntomas de tensión postraumática (TPT) relacionados con el cáncer, considerar
el efecto nocivo de los síntomas en el funcionamiento y para planificar intervenciones
dirigidas a los síntomas que producen más sufrimiento. También es fundamental que en la
evaluación se distinga el síndrome de tensión postraumática (TTPT) completo según el DSM-
IV (cumple con todos los criterios diagnósticos exigidos) y los síntomas relacionados con la
TPT solamente.

El aspecto más difícil de la evaluación de la TPT en el entorno oncológico es determinar


precisamente el momento de evaluar al paciente. El diagnóstico es complicado porque el
cáncer no es un episodio agudo o discreto, sino una vivencia caracterizada por traumas
repetidos y duración indeterminada. Por lo tanto, una persona puede presentar los síntomas de
TPT en cualquier momento desde el diagnóstico hasta el tratamiento, hasta la finalización del
tratamiento y, posiblemente, hasta la recidiva.[3] Pacientes como los sobrevivientes del
Holocausto, cuya historia de victimización provoca el TTPT o sus síntomas, pueden tener los
síntomas activados por cualquier número de estímulos presentes durante el tratamiento (por
ejemplo, procedimientos clínicos tales como estar en el interior de un escáner de resonancia
magnética o de tomografía computarizada). Si bien estos pacientes pueden tener más
dificultades para adaptarse al cáncer y su tratamiento, es probable que su sintomatología
tienda a variar mucho de acuerdo con sus circunstancias. El predominio relativo de los
síntomas específicos TPT puede aparecer y desaparecer durante la vivencia del cáncer y
también después.[1]
La definición del DSM-IV indica que aunque habitualmente los síntomas de TTPT empiezan
dentro de los tres primeros meses del trauma, puede haber una demora de meses y hasta años
antes de que aparezcan los síntomas.[1,4] Estos datos sustentan la necesidad un seguimiento a
largo plazo de los sobrevivientes de cáncer y sus familiares.
En por lo menos un estudio se observó que quienes vivieron un acontecimiento traumático
pueden exhibir síntomas tempranos sin cumplir con todos los criterios de un diagnóstico de
TTPT.[5] Sin embargo, se observó que la aparición de estos síntomas tempranos pronostican
la presentación del síndrome del TTPT completo. Estos resultados dan mayor credibilidad a la
necesidad de que se realice un seguimiento repetido y a largo plazo de las personas expuestas
al trauma del cáncer. (Para obtener más información, consultar el sumario del
PDQ Adaptación al cáncer: ansiedad y sufrimiento).

La dificultad de diagnosticar adecuadamente la TPT se puede agravar por la superposición de


síntomas de TPT con los de otros trastornos psiquiátricos y por los aspectos relacionados con
el tiempo de adaptación normal. Por ejemplo, la irritabilidad, la falta de concentración, la
hipervigilancia, el miedo excesivo y los trastornos del sueño también son síntomas del
trastorno de ansiedad generalizada. Otros síntomas de excitación y evasión son comunes en el
TTPT, las fobias y el trastorno de angustia, pero la pérdida de interés, el sentido de un futuro
reducido, el evitar a otras personas y el deterioro del sueño podrían indicar tanto TTPT como
trastornos depresivos. Incluso las reacciones normales ante el diagnóstico y el tratamiento de
una enfermedad que amenaza la vida pueden consistir en respuestas como:
 Pensamientos compulsivos.
 Disociación y despersonalización.
 Perturbaciones del sueño.
 Hiperexcitabilidad.

Por lo tanto, los clínicos y los investigadores deben estar particularmente bien familiarizados
con las causas, la duración y la gravedad de los síntomas parecidos al TTPT cuando se
considera el TTPT entre varios diagnósticos. Por ejemplo, en un estudio de mujeres con
cáncer de mama, 41 % informaron haber experimentado "miedo intenso, impotencia u horror"
(criterio de diagnóstico A2 de TTPT del DSM-IV); sin embargo, en la entrevista diagnóstica
más amplia, solo 4 % cumplió con los criterios de TEPT completo. La evaluación debe
permitir de distinguir entre el sufrimiento psicológico general y los síntomas de TTPT.[6]
Para el diagnóstico preciso del TTPT también es necesario el uso de información confiable e
instrumentos válidos. En muchos estudios se utilizó el módulo de TTPT de la Structured
Clinical Interview for DSM-III-R–Nonpatient Edition (SCID-NP).[7] Se trata de una
entrevista clínica estructurada administrada por el médico que requiere mucho tiempo y puede
no ser factible en entornos sin profesionales de la salud mental con formación adecuada. Sin
embargo, en un estudio [8] se investigó la utilidad de un instrumento de detección eficaz en
función del costo, la PTSD Checklist-Civilian Version (PCL-C).[9] En este estudio, en el que
se evaluó a 82 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama entre 6 y 72 meses después del
tratamiento del cáncer, la aplicación de la PCL-C resultó en una sensibilidad de 0,60 y una
especificidad de 0,99. Se trataron otras puntuaciones límite del PCL-C que se podían usar
según los recursos clínicos disponibles en entornos específicos de tratamiento del cáncer. En
la mayoría de los estudios se utilizó la Event Scale, una escala autonotificada de pensamientos
compulsivos;[10] sin embargo, es importante señalar que este instrumento puede ayudar a
evaluar los síntomas de TPT pero no está diseñado para usar como procedimiento diagnóstico
de un TTPT.

Comorbilidad
Cuando se intenta diagnosticar un TTPT, es importante estar consciente de que este desorden
a menudo se presenta con características psicopatológicas comórbidas. El abuso de sustancias,
los trastornos afectivos y otros trastornos de ansiedad se encuentran de modo sistemático en
muestras de personas con TTPT.[1,11-13] Se ha notificado que los veteranos de guerra con
TTPT exhibían importantes características patológicas comórbidas que incluían depresión
grave (32 a 72 %), dependencia del alcohol (65 %), dependencia de las drogas (40 %), fobia
social (50 %) y trastorno obsesivo compulsivo (10 %).[14] También se documentaron tasas
altas de trastornos simultáneos en otras víctimas de traumas. Por ejemplo, 40 a 42 % de los
sobrevivientes de desastres con TTPT también eran aptos para un diagnóstico de depresión
mayor, y 20 a 42 % cumplían con los criterios de trastorno de ansiedad generalizada
simultánea.[14,15] Si bien todavía no se ha estudiado en pacientes de cáncer o sobrevivientes,
la presencia de trastornos psiquiátricos que aparecen juntos en veteranos de la guerra de
Vietnam y otras víctimas de trauma indicaría que los oncólogos clínicos deberán estar alerta
para identificar y tratar tales síndromes relacionados en sus pacientes.

Ajuste conceptual de la tensión postraumática con el cáncer


En la aplicación del diagnóstico de la tensión postraumática (TPT) en los pacientes y
sobrevivientes de cáncer pueden surgir problemas conceptuales y prácticos. El concepto
básico de un estresante traumático extremo se ha descrito de varias maneras como una
situación que comporta una vivencia personal directa que implica la muerte actual o posible, o
una lesión grave.[2] Esta situación puede ser prolongada y continua pero, con mayor
frecuencia se trata de un episodio único de duración limitada (por ejemplo, una violación o un
desastre natural). En este contexto, no se conoce claramente cuál es la naturaleza exacta del
trauma para la persona que recibió un diagnóstico de cáncer. ¿Es el diagnóstico mismo, los
aspectos del proceso de tratamiento, la información sobre la recidiva, los resultados negativos
de las pruebas o cualquier otro aspecto de la vivencia del cáncer? Identificar un estresante
discreto dentro de las múltiples crisis que constituyen la vivencia del cáncer es mucho más
difícil que cuando se trata de otros traumas. En un estudio de pacientes de cáncer de mama
[16] sometidos a trasplante autógeno de médula ósea, se observaron más síntomas similares a
los del TTPT en el momento del diagnóstico inicial.[16]
Otro asunto de interés con respecto al ajuste conceptual se relaciona está relacionado con el
hecho de revivir el trauma. El criterio diagnóstico B del TTPT en el DSM-IV requiere la
persistente rexperimentación de la situación traumática; ello significa que el paciente tendría
primero que sufrir un trauma, y después, más adelante, revivirlo en distintas formas. Sin
embargo, los investigadores de un estudio de mujeres con cáncer de mama en estadio
temprano [17] que los aspectos traumáticos de la vivencia del cáncer eran recibir el
diagnóstico y esperar los resultados de los análisis de la disección nodular.[17] Con el
argumento de que estos "traumas de información" se orientan al futuro y tienden a causar una
preocupación compulsiva (sin recuerdos egodistónico), los autores se preguntaron si el cáncer
se ajusta a un modelo conceptual de un TTPT debido a un trauma. El acto de revivir el trauma
generalmente se mide en términos de pensamientos compulsivos no deseados, relacionados
con el episodio traumático. El procesamiento cognitivo de una amenaza a la salud actual y en
curso con un desenlace incierto podría diferir de manera significativa de los pensamientos
compulsivos no deseados sobre un episodio único pasado. Algunos investigadores han
argumentado que no todos los pensamientos compulsivos son negativos o indican revivir el
trauma, sino que ellos podrían representar un estado de vigilancia y atención apropiado a los
síntomas posibles que puede conducir a una búsqueda apropiada de ayuda.[6,18]
Por el contrario, en un estudio único en el que se evaluó la reactividad fisiológica de las
pacientes de cáncer de mama en un guion de imaginería personalizada de sus recuerdos más
estresantes con el cáncer de la mama, se encontraron respuestas fisiológicas elevadas
comparables a las de los pacientes de TTPT que habían sufrido otros traumas (no relacionados
con el cáncer). Estos datos indican que los pacientes de cáncer se correlacionan positivamente
con el modelo de trauma del TTPT, ya que muestra síntomas comparables como el aumento
de excitación en los pacientes de cáncer. Además, en un estudio factorial analítico [19]
diseñado para confirmar la presencia de tres conglomerados amplios de síntomas de TTPT
(revivir la situación traumática, evitar recordatorios e hiperexcitación), los investigadores
encontraron algún respaldo tentativo a los conglomerados de síntomas del DSM-IV en una
muestra de sobrevivientes de cáncer de mama.[19]
En un estudio de 74 mujeres sobrevivientes de cáncer de mama entrevistadas 18 meses
después del diagnóstico con la SCID, se identificaron tres grupos: uno que cumplía con el
criterio completo de un TTPT (n = 12), otro que cumplía de forma parcial con dicho criterio
de TTPT (es decir, subsíndrome, n = 5), y un grupo que no presentaba TTPT (n = 47). En
análisis adicionales se investigaron las diferencias de los grupos. Algunas de las diferencias
más notables entre el grupo que cumplía con el criterio completo de TTPT y los
conglomerados subsíndrome y de ausencia de TTPT incluyeron los siguientes:[20]
 Aumento significativo del número de traumas violentos (es decir, abuso físico, violación).
 Número más alto de trastornos por ansiedad antes del diagnóstico de cáncer.
 Enfermedad más avanzada (75 % en estadio lll vs. 7 % en el conglomerado de
subsíndrome y 6 % en el conglomerado sin TTPT).
 Cirugías más extensas (83 % mastectomía radical modificada vs. 47 % en el
conglomerado de subsíndrome y 38 % en el conglomerado sin TTPT).
 Prevalencia más alta de por vida de PTSD (42 % vs. 7 % en el conglomerado de
subsíndrome y 9 % en el conglomerado sin TTPT).

Es necesario realizar más investigaciones para continuar examinando la importante pregunta


de cuán bien se ajusta el modelo conceptual del TTPT como una respuesta de ansiedad a un
trauma vital importante con las vivencias de los pacientes de cáncer. En las revisiones sobre el
uso continuo de modelos de trauma para conceptualizar la vivencia del cáncer, se argumentó
tanto en favor [21] como en contra [18]. Otros han propuesto modelos conceptuales
alternativos.[6,22]

Bibliografía
1. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders: DSM-IV. 4th ed. Washington, DC: American Psychiatric Association, 1994.
2. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders: DSM-IV-TR. 4th rev. ed. Washington, DC: American Psychiatric
Association, 2000.
3. Greenberg DB, Goorin A, Gebhardt MC, et al.: Quality of life in osteosarcoma
survivors. Oncology (Huntingt) 8 (11): 19-25; discussion 25-6, 32, 35,
1994. [PUBMED Abstract]
4. Solomon Z, Garb R, Bleich A, et al.: Reactivation of combat-related posttraumatic
stress disorder. Am J Psychiatry 144 (1): 51-5, 1987. [PUBMED Abstract]
5. Perry S, Difede J, Musngi G, et al.: Predictors of posttraumatic stress disorder after burn
injury. Am J Psychiatry 149 (7): 931-5, 1992. [PUBMED Abstract]
6. Deimling GT, Kahana B, Bowman KF, et al.: Cancer survivorship and psychological
distress in later life. Psychooncology 11 (6): 479-94, 2002 Nov-Dec. [PUBMED
Abstract]
7. Spitzer RL, Williams JB, Gibbon M, et al.: The Structured Clinical Interview for DSM-
III-R (SCID). I: History, rationale, and description. Arch Gen Psychiatry 49 (8): 624-9,
1992. [PUBMED Abstract]
8. Andrykowski MA, Cordova MJ, Studts JL, et al.: Posttraumatic stress disorder after
treatment for breast cancer: prevalence of diagnosis and use of the PTSD Checklist-
Civilian Version (PCL-C) as a screening instrument. J Consult Clin Psychol 66 (3):
586-90, 1998. [PUBMED Abstract]
9. Weathers FW, Huska JA, Keane TM: PCL-C for DSM-IV. Boston, Mass: National
Center for PTSD-Behavioral Science Division, 1991.
10. Sundin EC, Horowitz MJ: Impact of Event Scale: psychometric properties. Br J
Psychiatry 180: 205-9, 2002. [PUBMED Abstract]
11. Rundell JR, Ursano RJ, Holloway HC, et al.: Psychiatric responses to trauma. Hosp
Community Psychiatry 40 (1): 68-74, 1989. [PUBMED Abstract]
12. Davidson JR, Foa EB: Diagnostic issues in posttraumatic stress disorder: considerations
for the DSM-IV. J Abnorm Psychol 100 (3): 346-55, 1991. [PUBMED Abstract]
13. Green BL, Lindy JD, Grace MC: Posttraumatic stress disorder. Toward DSM-IV. J
Nerv Ment Dis 173 (7): 406-11, 1985. [PUBMED Abstract]
14. Keane TM, Wolfe J: Comorbidity in post-traumatic stress disorder: an analysis of
community and clinical studies. J Appl Soc Psychol 20 (21): 1776-88, 1990.
15. Smith EM, North CS, McCool RE, et al.: Acute postdisaster psychiatric disorders:
identification of persons at risk. Am J Psychiatry 147 (2): 202-6, 1990. [PUBMED
Abstract]
16. Mundy EA, Blanchard EB, Cirenza E, et al.: Posttraumatic stress disorder in breast
cancer patients following autologous bone marrow transplantation or conventional
cancer treatments. Behav Res Ther 38 (10): 1015-27, 2000. [PUBMED Abstract]
17. Green BL, Rowland JH, Krupnick JL, et al.: Prevalence of posttraumatic stress disorder
in women with breast cancer. Psychosomatics 39 (2): 102-11, 1998. [PUBMED
Abstract]
18. Palmer SC, Kagee A, Coyne JC, et al.: Experience of trauma, distress, and
posttraumatic stress disorder among breast cancer patients. Psychosom Med 66 (2):
258-64, 2004 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
19. Cordova MJ, Studts JL, Hann DM, et al.: Symptom structure of PTSD following breast
cancer. J Trauma Stress 13 (2): 301-19, 2000. [PUBMED Abstract]
20. Shelby RA, Golden-Kreutz DM, Andersen BL: PTSD diagnoses, subsyndromal
symptoms, and comorbidities contribute to impairments for breast cancer survivors. J
Trauma Stress 21 (2): 165-72, 2008. [PUBMED Abstract]
21. Gurevich M, Devins GM, Rodin GM: Stress response syndromes and cancer:
conceptual and assessment issues. Psychosomatics 43 (4): 259-81, 2002 Jul-
Aug. [PUBMED Abstract]
22. Cordova MJ, Andrykowski MA: Responses to cancer diagnosis and treatment:
posttraumatic stress and posttraumatic growth. Semin Clin Neuropsychiatry 8 (4): 286-
96, 2003. [PUBMED Abstract]

Tratamiento
Las secuelas crónicas, y a veces devastadoras, psicológicas e interpersonales del trastorno de
tensión postraumática (TTPT) requieren el tratamiento sincronizado y eficaz de las personas
con este síndrome.[1,2] Las respuestas de evasión relacionadas con el TTPT a menudo hacen
que estas personas demoren o prevengan la búsqueda de ayuda profesional. A pesar de que no
se ha establecido un tratamiento específico para las personas con TTPT en el entorno del
cáncer, las modalidades de tratamiento empleadas con otras víctimas de este trastorno pueden
aliviar el sufrimiento de los pacientes y sobrevivientes de cáncer.[3,4]

La mayoría de los médicos recomiendan emplear un enfoque múltiple, eligiendo componentes


para satisfacer las necesidades específicas de cada paciente y teniendo en cuenta cualquier
trastorno psiquiátrico simultáneo, como la depresión o el abuso de sustancias. Para facilitar la
adaptación de los pacientes de cáncer con un enfoque de intervención en una crisis, se suelen
considerar modalidades múltiples.

El modelo de intervención en situaciones de crisis incluye una amplia gama de terapias que
pueden ser útiles en el tratamiento de los síntomas por tensión postraumática. Los objetivos de
este modelo son reducir los síntomas y devolver a los pacientes a sus formas habituales de
funcionamiento. En este modelo el terapeuta suele tomar una postura activa y directiva ante el
paciente, se concentra en resolver problemas concretos, enseña técnicas específicas para
enfrentar situaciones y proporciona al paciente un ambiente seguro y propicio.[5][Grado de
comprobación: II]

Las técnicas cognitivas-conductuales han demostrado ser especialmente útiles dentro del
entorno de intervención en una crisis. Algunos de estos métodos incluyen lo siguiente:

 Ayudar al paciente a entender los síntomas.


 Enseñar estrategias eficaces para enfrentar situaciones difíciles y técnicas para manejar la
tensión (como entrenamiento para relajarse).
 Reestructurar el funcionamiento intelectual.
 Proporcionar la exposición a oportunidades de desensibilización sistemática de síntomas.

En un solo estudio de caso, se observó que fue efectiva una intervención cognitiva conductual
de 10 sesiones para un paciente varón de cáncer sometido a un trasplante de médula ósea tres
años antes y que también presentaba TTPT. En este estudio se empleó una combinación de
estrategias cognitivas para enfrentar problemas, procedimientos de relajación, prevención de
recaídas y técnicas de generalización; a los seis meses de seguimiento se observó que se
mantenían los beneficios.[6][Grado de comprobación: III] Los abordajes de orientación
conductual en la terapia sexual también podrían ser útiles cuando la evasión que manifiestan
los pacientes incluye una disminución de la actividad sexual y la evasión de situaciones
íntimas.
Para los pacientes con síntomas particularmente perturbadores o graves, la psicofarmacología
puede proporcionar un medio adicional de tratamiento. Se han empleado varias clases de
fármacos en el tratamiento de individuos con TTPT.[7,8] (Ver el Cuadro a continuación con
tratamientos farmacológicos para TTPT.) Por ejemplo:
 Con frecuencia se emplean antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoamina
oxidasa, sobre todo cuando los síntomas del TTPT van acompañados de depresión.
 Los inhibidores selectivos de la reabsorción de la serotonina, como la fluoxetina, son
eficaces para reducir los síntomas de hiperexcitación y los síntomas compulsivos del
TTPT.[1]
 Los medicamentos ansiolíticos pueden ayudar a reducir los síntomas generales de
excitación y ansiedad. Muy pocas veces, los fármacos antipsicóticos pueden reducir los
episodios graves de escenas retrospectivas compulsivas.
Fundamentos científicos del tratamiento farmacológico para el TTPT en
pacientes sin cáncera,b

Medicamento Dosis Síntomas a tratarc Fundamentos


(mg/día) científicos

EAC = ensayo aleatorizado controlado; ISRS = inhibidor selectivo de la reabsorción de la


serotonina.

aAdaptado de Berger et al.[9] y Asnis et al.[10]

bTodos los estudios se realizaron solo en pacientes sin cáncer. No se notificaron estudios de
tratamientos farmacológicos para el TTPT con pacientes de cáncer.

cLos conglomerados de síntomas de los TTPT son los siguientes: conglomerado B,


rexperimentación; conglomerado C, evasión/adormecimiento; conglomerado D, hipexcitabilidad.

dSe considera tratamiento de primera línea para el TTPT.

eAprobado por la FDA para el tratamiento del TTPT.

fUtilizado principalmente para aumentar los ISRS o como potenciadores de la serotonina no-ISRS

ISRSd
Medicamento Dosis Síntomas a tratarc Fundamentos
(mg/día) científicos

Sertralinae 50–200 Todos los conglomerados de Varios EAC


síntomas

Paroxetinae 20–50 Todos los conglomerados de Varios EAC


síntomas

Fluoxetina 20–60 Todos los conglomerados de Varios EAC


síntomas

Fluvoxamina 50–300 Todos los conglomerados de Ensayo sin


síntomas anonimato

Citalopram 20–60 Todos los conglomerados de Ensayo sin


síntomas anonimato

Escitalopram 10–20 Todos los conglomerados de Ensayo sin


síntomas anonimato

Potenciadores de la serotonina no son ISRS

Venlafaxina 37,5–225 Todos los conglomerados de Ensayo sin


síntomas anonimato

Duloxetina 30–120 Todos los conglomerados de Ensayo sin


síntomas anonimato

Trazodona 50–300 Insomnio y, posiblemente, otros Ensayo sin


conglomerados anonimato

Mirtazapina 15–45 Insomnio y, posiblemente, otros Ensayo sin


conglomerados anonimato

Otros antidepresivos
Medicamento Dosis Síntomas a tratarc Fundamentos
(mg/día) científicos

Imipramina 50–225 Posiblemente todos los Un EAC


conglomerados

Otros sustancias utilizadas solo como terapia de aumentof

Antisicóticos atípicos

Risperidona 1–6 Conglomerado B y D, Varios EAC


posiblemente el conglomerado C

Olanzapina 5–20 Posiblemente todos los Un solo EAC


conglomerados

Quetiapina 25–300 Posiblemente todos los Ensayo sin


conglomerados anonimato

Anticonvulsivos

Lamotrigina 50–400 Conglomerado B y C Un solo EAC

Inhibidores adrenérgicos

Prazosina 2–6 Conglomerados con todos los Varios EAC


síntomas (síntoma primario a
tratar: pesadillas)

Bibliografía
1. Davidson JR, Foa EB: Diagnostic issues in posttraumatic stress disorder: considerations
for the DSM-IV. J Abnorm Psychol 100 (3): 346-55, 1991. [PUBMED Abstract]
2. Alter CL, Pelcovitz D, Axelrod A, et al.: Identification of PTSD in cancer survivors.
Psychosomatics 37 (2): 137-43, 1996 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
3. Foa EB: Psychosocial treatment of posttraumatic stress disorder. J Clin Psychiatry 61
(Suppl 5): 43-8; discussion 49-51, 2000. [PUBMED Abstract]
4. Adshead G: Psychological therapies for post-traumatic stress disorder. Br J Psychiatry
177: 144-8, 2000. [PUBMED Abstract]
5. Perry S, Difede J, Musngi G, et al.: Predictors of posttraumatic stress disorder after burn
injury. Am J Psychiatry 149 (7): 931-5, 1992. [PUBMED Abstract]
6. DuHamel KN, Ostroff JS, Bovbjerg DH, et al.: Trauma-focused intervention after bone
marrow transplantation: A case study. Behav Ther 31 (1): 175-86, 2000.
7. Marmar CR, Neylan TC, Schoenfeld FB: New directions in the pharmacotherapy of
posttraumatic stress disorder. Psychiatr Q 73 (4): 259-70, 2002 Winter. [PUBMED
Abstract]
8. Davidson JR: Pharmacotherapy of posttraumatic stress disorder: treatment options,
long-term follow-up, and predictors of outcome. J Clin Psychiatry 61 (Suppl 5): 52-6;
discussion 57-9, 2000. [PUBMED Abstract]
9. Berger W, Mendlowicz MV, Marques-Portella C, et al.: Pharmacologic alternatives to
antidepressants in posttraumatic stress disorder: a systematic review. Prog
Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry 33 (2): 169-80, 2009. [PUBMED Abstract]
10. Asnis GM, Kohn SR, Henderson M, et al.: SSRIs versus non-SSRIs in post-traumatic
stress disorder: an update with recommendations. Drugs 64 (4): 383-404,
2004. [PUBMED Abstract]

Ensayos clínicos en curso


Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados
por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del
ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone
de información general sobre los ensayos clínicos.

Modificaciones a este sumario (03/09/2017)


Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se
actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más
recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ sobre los cuidados
médicos de apoyo y los cuidados paliativos, que es editorialmente independiente del NCI. El
sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración
de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios
y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ,
consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de
información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ


Propósito de este sumario
Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud
proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos
probatorios sobre los criterios diagnósticos para la tensión postraumática relacionada con el
cáncer, su tratamiento y síntomas relacionados. El propósito es servir como fuente de
información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni
recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones
El Consejo editorial del PDQ sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos,
cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con
regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión
bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto
Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para
determinar si se deben:

 tratar en una reunión,


 citar textualmente, o
 sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del
Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan
la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Tensión postraumática relacionada con el cáncer
son:

 Jayesh Kamath, MD, PhD (University of Connecticut Health Center)


 Jason A. Webb, MD, FAPA (Duke University Medical Center)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante
el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los
miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros
del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica


En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación
científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los
datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo
editorial del PDQ sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos emplea
un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de
comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario


PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los
documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información
sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con
regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario
del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en
breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos. PDQ Tensión
postraumática relacionada con el cáncer. Bethesda, MD: National Cancer Institute.
Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible
en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/supervivencia/nueva-normalidad/ptsd-
pro-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.
Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial
para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ
requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar.
Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras
imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000
imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad


La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos
por parte de las aseguradoras. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros,
consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información


En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda
en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico
mediante este formulario.
 Actualización: 9 de marzo de 2017
Adaptación al cáncer: Ansiedad y
sufrimiento (PDQ®)–Versión para pacientes
Vaya a la versión para profesionales de salud






EN ESTA PÁGINA

 Aspectos generales
 Adaptación normal
 Sufrimiento psicológico y social
 Trastornos de adaptación
 Trastornos de ansiedad
 Ensayos clínicos en curso
 Información sobre este sumario del PDQ

Aspectos generales
PUNTOS IMPORTANTES

 La ansiedad y el sufrimiento pueden afectar la calidad de vida de los pacientes con cáncer y sus
familias.

 Los pacientes de cáncer presentan distintos grados de sufrimiento.

 Hay ciertos factores de riesgo por grados altos de sufrimiento en las personas con cáncer.

 Se realizan exámenes de detección para determinar si el paciente necesita ayuda para adaptarse al
cáncer.

La ansiedad y el sufrimiento pueden afectar la calidad de vida


de los pacientes con cáncer y sus familias.
Los pacientes que viven con cáncer sienten muchas emociones diferentes,
incluso ansiedad y sufrimiento.
 La ansiedad es la incomodidad, el miedo y la aprensión que causa la tensión.
 El sufrimiento es el padecimiento emocional, mental, social o espiritual. Es posible que los
pacientes que sufren tengan una variedad de sentimientos que van desde la tristeza y la pérdida de
control hasta la depresión, la ansiedad, el pánico y el aislamiento.

Los pacientes quizás sientan ansiedad y sufrimiento cuando:


 Se realizan los exámenes de detección del cáncer.
 Esperan los resultados de las pruebas.
 Reciben un diagnóstico de cáncer.
 Reciben el tratamiento para el cáncer.
 Se preocupan porque el cáncer va a recidivar (volver).
La ansiedad y el sufrimiento a veces provocan náuseas y vómitos antes de cada tratamiento,
más dolor de lo habitual e insomnio. Es posible que los pacientes decidan retrasar el
tratamiento del cáncer o saltearse una visita de control cuando sientan ansiedad y sufrimiento.
La ansiedad, aunque sea moderada, afecta la calidad de vida de los pacientes con cáncer y sus
familias, y tal vez sea necesario tratarla.

Los pacientes de cáncer presentan distintos grados de


sufrimiento.
Algunos pacientes de cáncer tienen un grado bajo de sufrimiento y otros tienen grados más
altos. El grado de sufrimiento varía desde la capacidad de adaptarse a vivir con cáncer hasta
tener un problema de salud mental importante; por ejemplo, una una depresión grave.

En este sumario se describen los grados menos graves de sufrimiento de los adultos con
cáncer, que incluyen los siguientes aspectos:

 Adaptación normal: conducta por la que la persona realiza cambios en su vida para manejar una
situación que causa tensión como, por ejemplo, un diagnóstico de cáncer. Cuando la persona tiene
una adaptación normal, aprende a hacer frente al sufrimiento emocional y resuelve los problemas
relacionados con el cáncer.
 Sufrimiento psicológico y social: afección por la que una persona tiene algunas dificultades para
hacer cambios en su vida a fin de poder manejar una situación difícil como, por ejemplo, un
diagnóstico de cáncer. El sufrimiento puede variar desde sentimientos normales de vulnerabilidad
y tristeza hasta sentimientos que afectan la calidad de vida, como la depresión, el pánico y la
crisis espiritual. Quizás sea necesaria la ayuda de un profesional para aprender nuevas habilidades
para hacer frente a una dificultad.
 Trastorno de adaptación: afección por la que una persona tiene muchos problemas para hacer
cambios en su vida para manejar una situación difícil como, por ejemplo, un diagnóstico de
cáncer. Se presentan síntomas tales como depresión, ansiedad u otros problemas emocionales,
sociales o de comportamiento que empeoran la calidad de vida de la persona. Es posible que sean
necesarios medicamentos y la ayuda de un profesional para controlar esos síntomas.
 Trastorno de ansiedad: afección por la que una persona presenta ansiedad grave. Esto puede
obedecer a una situación que causa tensión como, por ejemplo, un diagnóstico de cáncer o
presentarse sin ninguna causa conocida. Los síntomas de un trastorno de ansiedad incluyen
preocupación en exceso, miedo y aprensión. Cuando los síntomas son graves, afectan la
capacidad de una persona de tener una vida normal. Hay muchos tipos de trastornos de ansiedad;
entre ellos los siguientes:
o Trastorno de ansiedad generalizada.
o Trastorno de pánico (afección que causa sentimientos súbitos de pánico).
o Agorafobia (miedo a los espacios abiertos o a las situaciones en las que podría ser difícil
recibir ayuda en caso de ser necesario).
o Trastorno de ansiedad social: (miedo a situaciones sociales).
o Fobia específica (aversión a un objeto o situación específica).
o Trastorno obsesivo compulsivo.
o Trastorno por tensión postraumática.

Hay ciertos factores de riesgo por grados altos de sufrimiento


en las personas con cáncer.
Casi la mitad de los pacientes con cáncer informan sentir mucho sufrimiento. Es más probable
que los pacientes con cáncer de pulmón, páncreas y cerebro manifiesten sufrimiento pero, en
general, el tipo de cáncer no determina una diferencia. Los factores que aumentan el riesgo de
ansiedad y sufrimiento no siempre se relacionan con el cáncer.
Los siguientes son factores de riesgo por grados altos de sufrimiento en los pacientes con
cáncer:
 Dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.
 Problemas físicos y efectos secundarios del tratamiento (como fatiga, náuseas o dolor).
 Problemas en el hogar.
 Necesidades sociales y espirituales insatisfechas.
 Depresión, tensión postraumática relacionada con el cáncer u otros problemas emocionales.
 Ser joven, mujer o no ser de raza blanca.
 Tener un nivel de educación más bajo.

Es más probable que los pacientes con un grado alto de sufrimiento en el momento del
diagnóstico de cáncer continúen teniendo grados altos de sufrimiento después del diagnóstico.

Se realizan exámenes de detección para determinar si el


paciente necesita ayuda para adaptarse al cáncer.
Los exámenes de detección por lo general se realizan mediante preguntas al paciente sobre
cómo se siente, su nivel de energía, sus relaciones, el trabajo y las finanzas. Los pacientes con
un grado de sufrimiento medio a alto se pueden derivar a un trabajador social, un profesional
de la salud mental, un especialista en cuidados paliativos o un consejero pastoral para una
evaluación y tratamiento adicionales.

Este sumario trata sobre la adaptación al cáncer, la ansiedad y el sufrimiento de los adultos
con cáncer.

Para obtener más información sobre la depresión y la tensión postraumática relacionadas con
el cáncer, consultar los siguientes sumarios del PDQ:
 Depresión
 Tensión postraumática relacionada con el cáncer

Adaptación normal
PUNTOS IMPORTANTES

 Cada paciente hará frente a la situación de diferentes maneras.

 Los pacientes que se están adaptando a los cambios que causa el cáncer quizás experimenten
sufrimiento.

 Los pacientes de cáncer necesitan distintas habilidades para hacer frente a situaciones difíciles en
diferentes momentos.

o Escuchar el diagnóstico

o Durante el tratamiento del cáncer

o Remisión después del tratamiento

o Enterarse de que el cáncer volvió

o Interrumpir el tratamiento del cáncer

o Pasar a ser un sobreviviente a largo plazo

Cada paciente hará frente a la situación de diferentes maneras.


La manera en que los pacientes hacen frente a esas situaciones habitualmente se relaciona con
las características de su personalidad (por ejemplo, si generalmente son optimistas o
pesimistas, o si son tímidos o sociables).
Los pacientes encuentran que es más fácil adaptarse si pueden continuar con sus rutinas y
trabajos habituales, seguir realizando las actividades que les importan y hacer frente a
la tensión en sus vidas. Los pacientes que se adaptan bien al cáncer siguen encontrando
importancia y sentido a sus vidas. Los pacientes que no se adaptan bien se pueden distanciar
de relaciones o situaciones, y se sienten sin esperanza.
Los pacientes que tienen problemas para hacer frente al cáncer pueden encontrar útil
conversar con un profesional sobre sus inquietudes y preocupaciones. Estos especialistasson,
entre otros, los siguientes:
 Profesionales de la salud mental, como psicólogos y psiquiatras.
 Trabajadores sociales.
 Especialistas en cuidados paliativos.
 Consejeros religiosos.

Los pacientes que se están adaptando a los cambios que


causa el cáncer quizás experimenten sufrimiento.
El sufrimiento se puede presentar cuando los pacientes se sienten incapaces de manejar o
controlar los cambios que causa el cáncer. Los pacientes con el mismo diagnóstico o
tratamiento pueden tener grados diferentes de sufrimiento. Los pacientes sufren menos
cuando sienten que las exigencias del diagnóstico y el tratamiento no son muchas o la
cantidad de apoyo que reciben es alta. Por ejemplo, un profesional de la atención de la
salud puede ayudar al paciente a adaptarse a los efectos secundarios de la quimioterapiasi le
da medicamentos para las náuseas.

Los pacientes de cáncer necesitan distintas habilidades para


hacer frente a situaciones difíciles en diferentes momentos.
Vivir con un diagnóstico de cáncer provoca muchos cambios. La adaptación normal incluye
aprender a hacer frente al sufrimiento emocional y resolver los problemas que trae consigo el
cáncer.

Las habilidades para hacer frente necesarias cambiarán en diferentes momentos del recorrido
del cáncer de un paciente. Estas son las siguientes:
 Al escuchar el diagnóstico.
 Durante el tratamiento del cáncer.
 Al terminar el tratamiento del cáncer.
 Al enterarse de que el cáncer está en remisión.
 Al enterarse de que el cáncer volvió.
 Al decidir no continuar con el tratamiento.
 Cuando se convierte en un sobreviviente de cáncer.

Escuchar el diagnóstico
El proceso de adaptarse al cáncer empieza antes de que los pacientes escuchen el diagnóstico.
Los pacientes se pueden sentir preocupados y temerosos cuando tienen síntomas que no se
explican o se someten a pruebas para determinar si tienen cáncer.
Un diagnóstico de cáncer puede causar más sufrimiento cuando los miedos del paciente se
vuelven realidad. Para los pacientes quizás sea difícil entender lo que les están diciendo los
médicos en estos momentos. Para obtener más información, consultar la sección sobre Hablar
con el equipo de atención de la salud en el sumario del PDQ Comunicación en la atención del
cáncer.
Es posible que durante este tiempo necesite ayuda adicional de profesionales de la salud para
resolver problemas tales como fatiga, dificultades para dormir y depresión.

Durante el tratamiento del cáncer


A medida que los pacientes reciben el tratamiento para el cáncer, utilizan habilidades para
hacer frente a las dificultades (también llamadas estrategias para hacer frente) con el fin de
adaptarse a la tensión del tratamiento.

Es posible que las habilidades para hacer frente ayuden a los pacientes con determinados
problemas, sufrimiento emocional y cáncer mediante el uso de pensamientos y
comportamientos para adaptarse a situaciones de la vida. Una habilidad para hacer frente es,
por ejemplo, cambiar una rutina diaria o un horario de trabajo para manejar los efectos
secundarios del tratamiento del cáncer.

Remisión después del tratamiento


Es posible que los pacientes se alegren porque el tratamiento terminó, pero sientan un
aumento de la ansiedad al ver al equipo de tratamiento menos a menudo. Otras
preocupaciones incluyen volver al trabajo y a la vida familiar, y sentirse inquietos cuando
tienen cualquier cambio en su salud.

Muchos pacientes sentirán un aumento de la angustia al terminar el tratamiento, pero por lo


general no dura mucho y desaparece en algunas semanas.

Durante la remisión, los pacientes se pueden angustiar antes de las visitas médicas
de seguimiento porque temen que el cáncer haya vuelto. Esperar los resultados de las pruebas
puede causar mucha tensión.

Enterarse de que el cáncer volvió


Es probable que el cáncer que vuelve luego del tratamiento cause mayor sufrimiento por los
siguientes motivos:

 Retorno de los síntomas.


 Sensación de desesperanza.
 Visión negativa del cáncer.

La calidad de vida del paciente mejora si es capaz de controlar el cáncer y si, además, tiene el
apoyo de amigos y familiares.

Interrumpir el tratamiento del cáncer


A veces, el cáncer vuelve y no mejora con un tratamiento. El plan de tratamiento entonces
cambia de uno dirigido a la cura del cáncer a otro que proporciona cuidados paliativos y alivia
los síntomas. Esto puede provocar un aumento de la ansiedad y la depresión en los pacientes.
Para obtener más información, consultar los sumarios del PDQ Depresión y Tensión
postraumática relacionada con el cáncer.
Los pacientes que se adaptan al retorno del cáncer muchas veces conservan la esperanza con
actividades que dan sentido a su vida. Algunos pacientes buscan en la espiritualidad o en las
creencias religiosas la ayuda necesaria para mantener su calidad de vida. Para obtener más
información, consultar el sumario del PDQ La espiritualidad en el tratamiento del cáncer.
Pasar a ser un sobreviviente a largo plazo
Los pacientes se adaptan a la terminación del tratamiento del cáncer y pasan a ser
sobrevivientes a largo plazo con el pasar de los años. Algunos de los problemas que informan
los sobrevivientes de cáncer cuando enfrentan el futuro son los siguientes:

 Sentir ansiedad de que el cáncer vuelva.


 Sentir que pierden el control.
 Tener ansiedad y náuseas en respuesta a recuerdos de la quimioterapia (como olores o imágenes).
 Presentar síntomas de tensión postraumática, como no poder dejar de pensar en el cáncer o su
tratamiento, o sentirse solos o aislados de los demás.
 Sentirse cansado todo el tiempo.
 Estar preocupados por la imagen corporal y la sexualidad.
Es posible que hacer ejercicio de forma regular y recibir orientación individual o grupal
ayuden a mejorar estos problemas y la calidad de vida del paciente.

La mayoría de los pacientes se adaptan bien y algunos hasta afirman que la experiencia de
sobrevivir al cáncer les hizo sentir mayor aprecio por la vida, entender mejor lo que es más
importante en su vida, y tener creencias espirituales o religiosas más fuertes.

Algunos pacientes tienen más dificultad para adaptarse debido a problemas médicos, menos
amigos y familiares que les den apoyo, problemas económicos o problemas de salud mental
que no se relacionan con el cáncer.

Sufrimiento psicológico y social


PUNTOS IMPORTANTES

 Los sentimientos de sufrimiento físico, emocional, social o espiritual pueden hacer que enfrentar
el tratamiento del cáncer sea más difícil.

 Se puede ayudar a los pacientes que sufren con diferentes tipos de apoyo emocional y social.

Los sentimientos de sufrimiento físico, emocional, social o


espiritual pueden hacer que enfrentar el tratamiento del cáncer
sea más difícil.
Casi todos los pacientes de cáncer experimentan sufrimiento. Los sentimientos de sufrimiento
van desde la tristeza y los temores hasta problemas más serios,
como depresión, ansiedad, pánico, sentirse inseguros sobre sus creencias espirituales, o
sentirse solos o aislados de los amigos y la familia.
Los pacientes que sufren necesitan tratamiento y apoyo durante cualquier fase del cáncer. Es
más probable que los pacientes necesiten recibir control y tratamiento durante los siguientes
períodos:

 Inmediatamente después del diagnóstico.


 Al comenzar el tratamiento.
 Al terminar el tratamiento.
 Durante la remisión.
 Si el cáncer vuelve.
 Cuando la meta del tratamiento cambia de la curación o el control del cáncer al tratamiento
paliativo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Se puede ayudar a los pacientes que sufren con diferentes


tipos de apoyo emocional y social.
Los estudios mostraron que es posible ayudar a los pacientes que tienen problemas para
adaptarse al cáncer con tratamientos que les proporcionan apoyo social y emocional como los
siguientes:
 Entrenamiento en técnicas de relajación.
 Orientación o terapia de conversación.
 Sesiones de educación sobre el cáncer.
 Terapia existencial (se enfoca en la condición humana, incluso sus capacidades y sus
limitaciones).
 Apoyo social en grupos.

Entre los beneficios de estos tratamientos, se cuentan la disminución del grado de depresión,
la ansiedad y los síntomas relacionados con el cáncer o su tratamiento, así como un aumento
del sentimiento de esperanza. Pareciera que los pacientes que más sufren obtienen la mayor
ayuda de estos tratamientos.

Trastornos de adaptación
PUNTOS IMPORTANTES

 Los trastornos de adaptación pueden causar serios problemas en la vida diaria.

 La orientación y otras actividades pueden ayudar a los pacientes con trastorno de adaptación.

 La orientación en ocasiones se combina con medicamentos contra la ansiedad o antidepresivos.

Los trastornos de adaptación pueden causar serios problemas


en la vida diaria.
Un trastorno de adaptación se presenta cuando la reacción del paciente a una situación que
causa tensión tiene las siguientes características:
 La cantidad de sufrimiento es mayor que la esperada.
 Afecta sus relaciones o causa problemas en el hogar o el trabajo.
 Incluye síntomas de depresión y ansiedad, u otros problemas emocionales, sociales o de
comportamiento.
Los momentos de tensión para un enfermo de cáncer incluyen el diagnóstico, el tratamiento,
la recidiva y cuando se presentan efectos secundarios. Los pacientes que tienen problemas
para hacer frente a estas situaciones quizás presenten un trastorno de adaptación. Un trastorno
de adaptación por lo general comienza dentro de los tres meses posteriores a una situación de
tensión.

La orientación y otras actividades pueden ayudar a los


pacientes con trastorno de adaptación.
Se observó que la orientación individual y en grupo ayuda a los pacientes de cáncer con
trastornos de adaptación. La orientación suele incluir un tratamiento centrado en los
pensamientos, sentimientos y comportamientos del paciente.

Lo siguiente ayuda a los pacientes a hacer frente a la situación:

 Entrenamiento en técnicas de relajación.


 Terapia cognitivo-conductual.
 Resolución de problemas.
 Apoyo de amigos y familiares.
 Meditación.
 Yoga.
 Ejercicios de imágenes guiadas.
 Hipnosis.
 Pensamientos positivos sobre cómo enfrentar la situación.
 Ejercicios de respiración.

La orientación en ocasiones se combina con medicamentos


contra la ansiedad o antidepresivos.
Se debería probar con la orientación antes de recurrir a los medicamentos. A algunos
pacientes no les ayuda la orientación o presentan un problema de salud mental, como ansiedad
o depresión graves. A estos pacientes se les puede ayudar con medicamentos contra la
ansiedad o antidepresivos mientras reciben orientación. Para obtener más información,
consultar el sumario del PDQ Depresión.

Trastornos de ansiedad
PUNTOS IMPORTANTES

 Los trastornos de ansiedad son temores fuertes que a veces obedecen a tensión física o emocional.
 Los trastornos de ansiedad afectan la calidad de vida del paciente.

 Hay diferentes causas para los trastornos de ansiedad en los pacientes con cáncer.

 Un diagnóstico de cáncer a veces provoca que los trastornos por ansiedad aparezcan de nuevo en
pacientes con antecedentes de estos trastornos.

 Hay diferentes tipos de trastornos de ansiedad.

 Hay diferentes clases de tratamiento para los trastornos de ansiedad.

 Para los trastornos de ansiedad los medicamentos se pueden usar solos o junto con otros tipos de
tratamiento.

Los trastornos de ansiedad son temores fuertes que a veces


obedecen a tensión física o emocional.
En los estudios se observó que casi la mitad de los pacientes de cáncer dicen sentir algo
de ansiedad y alrededor de un cuarto de todos esos pacientes dicen sentir mucha ansiedad. Es
posible que un paciente se sienta más ansioso cuando el cáncer se disemina o el tratamiento se
vuelve más intensivo. Esto es más común en pacientes que tuvieron un trastorno de ansiedad
antes del diagnóstico de cáncer y quizá provoque que el trastorno de ansiedad vuelva.

Para algunos pacientes, es posible que el sentimiento de ansiedad parezca más de lo que ellos
pueden tolerar y que afecte el tratamiento del cáncer.

Los pacientes con más probabilidades de presentar trastornos de ansiedad durante el


tratamiento de cáncer son los que tienen cualquiera de las siguientes características:

 Antecedentes de un trastorno de ansiedad.


 Antecedentes de trauma físico o emocional.
 Ansiedad en el momento del diagnóstico.
 Hay pocos familiares o amigos que le puedan brindar apoyo emocional.
 Dolor intenso que no está bien controlado.
 Cáncer que no mejora con el tratamiento.
 Dificultad para atender sus necesidades personales, como bañarse o alimentarse.

Los trastornos de ansiedad afectan la calidad de vida del


paciente.
El diagnóstico se basa en la manera en que los síntomas de ansiedad afectan la calidad de
vida del paciente, los tipos de síntomas que se presentaron desde el diagnóstico o el
tratamiento del cáncer, el momento en que se presentaron los síntomas y su duración.
Los trastornos de ansiedad causan síntomas serios que afectan la vida diaria; entre ellos, los
siguientes:

 Sentirse preocupado todo el tiempo.


 No ser capaz de aprender información nueva.
 No poder "desconectar los pensamientos" la mayor parte del tiempo.
 Tener dificultad para dormir la mayoría de las noches.
 Tener crisis frecuentes de llanto.
 Sentir miedo casi todo el tiempo.
 Sufrir síntomas como latidos cardíacos rápidos, boca seca, temblor en las manos, agitación o
sentirse al límite.
 Ansiedad que no se alivia de la forma habitual, como mantenerse ocupado para distraerse.

Hay diferentes causas para los trastornos de ansiedad en los


pacientes con cáncer.
Además de la ansiedad que causa el diagnóstico de cáncer, los siguientes factores pueden
provocar trastorno de ansiedad en los pacientes de cáncer:

 Dolor: los pacientes cuyo dolor no se controla con medicamentos se sienten ansiosos y esto puede
aumentar el dolor.
 Otros problemas médicos: una sepsis, concentraciones bajas de oxígeno en la sangre,
insuficiencia cardíaca y desequilibrio electrolítico también pueden causar ansiedad. La ansiedad
puede ser un signo de un cambio en el metabolismo (como una concentración baja de azúcar en la
sangre), un ataque cardíaco, una infección grave, neumonía o un coágulo de sangre en el pulmón.
 Cierto tipo de tumores: ciertos tumores de la glándula suprarrenal, la glándula pituitaria, el
páncreas o la tiroides pueden provocar síntomas de ansiedad y ataques de pánico. Los tumores
que se diseminaron hasta el cerebro y la médula espinal, y los tumores en los pulmones también
pueden causar síntomas de ansiedad.
 Tomar ciertos medicamentos: ciertos tipos de medicamentos,
incluso corticoesteroides, tiroxina, broncodilatadores y antihistamínicos, pueden causar
inquietud, agitación o ansiedad.
 Abstenerse de medicamentos y drogas que generan hábito: la abstinencia de sustancias como
el alcohol, la nicotina, los opioides o los antidepresivos puede provocar agitación y ansiedad.

La ansiedad por estas causas por lo general se controla tratando la causa misma.

Un diagnóstico de cáncer a veces provoca que los trastornos


por ansiedad aparezcan de nuevo en pacientes con
antecedentes de estos trastornos.
Cuando los pacientes que tuvieron un trastorno de ansiedad en el pasado reciben un
diagnóstico de cáncer, el trastorno de ansiedad quizás se vuelva a presentar. En ocasiones,
estos pacientes sienten un gran temor, son incapaces de recordar información nueva o de
someterse a pruebas y procedimientos médicos.
Entre los síntomas de un ataque de pánico se encuentran los siguientes:

 Falta de aliento.
 Ritmo cardíaco acelerado.
 Sudores.
 Agitación.
 Tensión muscular.
 Sensación de desmayo o mareos.
 Náuseas.
 Irritabilidad.
 Miedo de sufrir un ataque cardíaco.
 Miedo a "enloquecer".

Hay diferentes tipos de trastornos de ansiedad.


Los pacientes que sienten mucho miedo, tienen problemas para entender la información sobre
el cáncer o son incapaces de cooperar con las pruebas médicas se deben evaluarpara descartar
los siguientes tipos de trastornos de ansiedad:
 Fobias . Las fobias son temores relacionados con una situación o un objeto que no desaparecen
con el paso del tiempo. Las personas con fobias habitualmente sienten una ansiedad intensa, o
evitan la situación o el objeto que temen. Las fobias dificultan que los pacientes puedan cumplir
con las pruebas y procedimientos, o con el tratamiento. Por ejemplo, los pacientes con fobia a las
agujas quizás eviten sacarse sangre para las pruebas de laboratorio.
 Trastorno de pánico. Los pacientes con un trastorno de pánico sienten una ansiedad súbita e
intensa que se conoce como ataque de pánico. Un ataque de pánico por lo general dura entre 10 y
20 minutos pero el miedo de tener otro ataque de pánico puede hacer que la sensación de malestar
continúe durante más tiempo.
 Trastorno de ansiedad generalizada . Los pacientes que sufren un trastorno de ansiedad
generalizada sienten ansiedad o preocupación intensa y constante. Una persona con ansiedad
generalizada se puede sentir irritable, inquieta o mareada, tener los músculos tensos, falta de
aliento, ritmo cardíaco acelerado, sudores o cansarse rápidamente.
 Trastorno obsesivo compulsivo . El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se diagnostica cuando
una persona recurre a pensamientos, ideas o imágenes repetidas (obsesivas),
y compulsiones (comportamientos que se repiten) para controlar los sentimientos de sufrimiento.
Las obsesiones y compulsiones afectan la capacidad de la persona para trabajar, ir a la escuela o
participar en situaciones sociales. Los ejemplos de compulsiones incluyen lavarse las manos con
frecuencia o controlar constantemente que una puerta esté cerrada.

Los pacientes de cáncer con TOC a veces son incapaces de cumplir con el tratamiento del
cáncer debido a pensamientos y comportamientos repetidos. Los pacientes con TOC
pueden tener también pensamientos obsesivos acerca del retorno de su cáncer. El TOC es
poco frecuente en pacientes de cáncer que no tuvieron un trastorno de ansiedad antes de
recibir el diagnóstico de cáncer.

 Trastorno de ansiedad generalizada. Es posible que los sobrevivientes de cáncer presenten un


trastorno de ansiedad generalizada relacionado con el miedo de que el cáncer vuelva. Esto
incluye, entre otras cosas, estar muy alerta a cualquier síntoma físico, muy pendiente del estado
de su cáncer y pedir que se le realicen pruebas y visitas a su médico con más frecuencia o antes de
lo necesario.
 Trastorno por tensión postraumática . La tensión postraumática se puede deber a sentimientos
de conmoción, miedo, impotencia y consternación en el momento del diagnóstico de cáncer. Para
obtener más información sobre esta afección, consultar el sumario del PDQ Tensión
postraumática relacionada con el cáncer.

Hay diferentes clases de tratamiento para los trastornos de


ansiedad.
Los pacientes con trastornos de ansiedad necesitan información y apoyo para entender su
cáncer y las opciones de tratamiento. El tratamiento psicológico también puede ser
beneficioso. Entre ellos, los siguientes:
 Orientación individual.
 Orientación para la pareja y la familia.
 Orientación para situaciones de crisis.
 Terapia de grupo.
 Grupos de autoayuda.
 Terapia cognitivo-conductual.
 Técnicas de relajación, como la hipnosis, la meditación, las imágenes guiadas o
la biorretroalimentación.
Para algunos pacientes, puede ser útil combinar los distintos métodos. Para obtener más
información, consultar la sección de este sumario sobre Sufrimiento psicológico y social.

Para los trastornos de ansiedad los medicamentos se pueden


usar solos o junto con otros tipos de tratamiento.
Los medicamentos contra la ansiedad se usan solos o combinados con otras terapias
psicológicas. Estos medicamentos alivian los síntomas de ansiedad, como los sentimientos de
miedo, pavor, incomodidad y tensión muscular. Alivian el sufrimiento durante el día y
disminuyen los problemas para dormir.
Hay estudios que muestran que los antidepresivos son útiles para tratar los trastornos por
ansiedad. Los niños y adolescentes tratados con antidepresivos tienen un riesgo mayor de
presentar pensamientos y comportamientos suicidas y se deben vigilar muy de cerca. Para
obtener más información, consultar la sección sobre Tratamiento del sumario del
PDQ Depresión.

Ensayos clínicos en curso


Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que
aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del
ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.
Información sobre este sumario del PDQ
Información sobre el PDQ
El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer
(NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre
prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina
complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se
redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece
información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un
lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información
sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También es posible consultar estos sumarios
en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la
Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los
sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No
constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario


Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre los aspectos de
la adaptación normal, y la fisiopatología y tratamiento del sufrimiento y los trastornos de
adaptación. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas
encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas ni recomendaciones formales para
tomar decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones
Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los
actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras
especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y
se modifican si surge información nueva. La fecha de actualización al pie de cada sumario
indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la


salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados
paliativos revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos


Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un
tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se
aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a
encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos
clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su
eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento
estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes podrían
considerar la participación en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a
pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos está disponible en el portal de Internet del NCI. Para
obtener más información, llamar al Servicio de Información de Cáncer (CIS), centro de
contacto del NCI, al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario


PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los
documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información
sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con
regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario
del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en
breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre los cuidados médicos de apoyo y los cuidados paliativos. PDQ Adaptación al
cáncer. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>.
Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/sentimientos/ansiedad-
sufrimiento-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.
Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial
para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ
requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar.
Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras
imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 3000
imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad


La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de
seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la
página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.
Para obtener más información
En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda
en ¿En qué podemos ayudarle?. También puede enviar un mensaje de correo electrónico
mediante el formulario de comunicación.
 Actualización: 17 de abril de 2019