Está en la página 1de 14

La Política

REVISTA DE ESTUDIOS
SOBRE EL ESTADO
y LA SOCIEDAD
Número 4
Octubre
de 1998

Política y derecho.
¿Se oponen la democracia
y el constitucionalismo
MeSO . Biblioteca

~II~ E~! Qe2 §es. México


DIRECTOR REDACCIÓN EN ESPAÑA
Sebast idn MazZ/lca Y ADMINISTRACIÓN

JEFE DE REDACCiÓN
Ignacio Miri
Ed;ú""" P"id';J liJ¡'·¡c". S.A ..
,11m-iaIl" C/lM. \12
OSIil ¡ B",·«I'lI1a
T 5·í 3 200 01 22
La Política
COORDINA DORES F 3 j ,; 202 29 54 Revista de estudios sobre el Estado y la sociedad
P(1/;/'1 Ja Srin·h·.'1 e-rn.u l: paidos0paidos.com
Roberlo Ca,.g",..lla l nterncr: http://www.paidos.com/ NÚMERO 4
h'án l.lama zares Va!,lm·'Ítco
SUSCRJ PUONES
CONSEJO ASESOR
Rafa,1 jel Ágllila
l niciatn-as Jt:: Afm-kding
Apar/ad" 12(, r.o.
Política y derecho.
/vlbert C"iJall/;gl;" ; Blal/(aI"·1
l'Iall"~¡ Cf/IZ
()8(JS() B",...,/.",., ¿Se oponen la democracia y el constitucionalismo?
Sa/r1aJ",- G iner REDACCIÓN EN AMÉRICA LATINA
JOdl1 Aran'a Esteban IHm-q,,¡//aJ Sebast ián Mazzuca
!(¡jt:' "'Iana ,\Lu',21'al/
c-rnail: smazzuca0cpoli.fsoc.uba.ar
SUMARIO FlAcso . Bibliorcc1i
"J'J); Ral11l;n ,\{'mtt'I'IJ
-LIIJo/jo Par'1f!Jitl
Fernando Reinares Nt::Jl(Jr~f
¿IMPERA EL DERECHO SOBRE LA POLÍTICA?
¡ul;:!11Santamaná
-¡lIa" Subiran j¡¿rgerl Haóenll(1J, Ronatd Dicorlein, K/aUJ Günther
-C",.fUJ Tbiebai« 5
Fe,."",,,I,, Val/<Jp(1/ O""
REGLA DE MAYORÍA y DERECHOS INDIVIDUALES
Jon Elster .
23
FORMAS DE DISENO CONSTITUCIONAL Y TEORÍAS DE LA DEMOCRACIA
© And'·eU' Arato . . . . . . . . . . . .
de toda, las ediciones en castellano, 59
Ediciones Paidós lbér ica, S.A.,
Mariano Cubí, 92 - 08021 Barcelona SOBRE LA CONSTITUCIÓN DE LA COMUNIDAD POLÍTICA Y SU REPRESENTACIÓN
y Edirorial Paidds, SAICF, Angel Riuero Rodríguez
Defensa, 599 - Buenos Aires 99
ISSN: 1136-2251 NEUTRALIDAD DEl ESTAOO y RESPETO DEL PLURALISMO. UNA DEFENSA DEL
Depósito Legal: 13-35.147/1996 PERFECCIONISMO MODESTO

Impreso en Grafiques 92, S.A., Pablo da Sdveira .


Avda. Can Sucarrats, 91 117
08191 Rubí (l3arce!ona)
DEMOCRACIA CON ADJETIVOS. INNOVACIÓN CONCEPTUAL EN LA INVESTIGACiÓN
Impreso en España - Printed in Spain COMPARATIVA

David Co/liel; Steuen Lel/itsky .


Cubierta de Mario Eskcnazi 137
Quedan rigurosamenre prohibidas, ACCOUNTABIUTl' HORIZONTAL
sin la autorización escrita de los titulares Guillermo O 'Donnell
del "Copyright .., bajo las sanciones 161
establecidas en las leyes, la reproducción
total o parcial de esta obra por cualquier
medio o procedimiento, comprendidos
1.1 reprografía y el rrur arnienro informático,
y la distr ibución de ejernpi<tres de ella
mediante alquiler o préstamo públicos.
Democracia con adjetivos.
Innovación conceptual en
la investigación comparativa*

DAVID COLLIER
U niuersiry of California, Berkeley

SnVEN LEVITSKY
U nivenity of California, Berlseley
fLACSO· Biblioteca

L
a reciente ola de democratización ha planteado a los estudiosos
el desafío de tratar conceptualmente con una gran variedad de
regímenes posrauroritarios. Aunque los nuevos regímenes polí-
ticos nacionales de América latina, África, Asia y el mundo ex co-
munista comparten importantes atributos de la democracia, varios
de ellos difieren profundamente tanto entre sí como con las demo-
cracias de los países industrializados. En realidad, muchos no pueden
considerarse completamente democráticos.
En este trabajo se sostiene que los estudiosos responden a este
desafío por dos vías potencialmente contradictorias. Por un lado, in-
tentan incrementar la diferenciación analítica para captar las distintas
formas de democracia que han aparecido. Por el otro, se preocupan
por la validez conceptual. Específicamente, pretenden evitar el proble-
ma del estiramiento conceptual que surge cuando el concepto de de-
mocracia se aplica a casos para los cuales, según los criterios de la li-
teratura especializada, no es apropiado.' La consecuencia ha sido la
proliferación de fórmulas conceptuales alternativas, incluida una sor-
prendente cantidad de subtipos de democracia «con adjetivos».'

• Este artículo apareció or iginalrnenre como ..Democracy wirh Adjecrives: Concep-


tual Innovar ion in Cornpararive Research», en WurlJ Poli/in, vol. 49, n" 3, abril de 1997.
Publicado con permiso de Johns Hopkins University Press. Los autores desean agradecer
las valiosas sugerencias de Rur h Berins Collier, Larr y Diamond, Andrew Gould, Perer
Houtzager, Marcus Kurrz , Terry Kar l, David Lairi n , George Lakoff, Arend Lijpharr , Ja-
mes Mahoney, Scorr Mainwaring, Carol Medlin, Gerardo Munck, Guillermo O'Donnell,
Michael Preres, Philippe Schmirrer, Laura Sroker, Mark Turner , Sarnuel Valen zuela y los
participantes del Grupo de Trabajo sobre el Método Comparativo de Berkeley.
1. Giovanni Sarrori, «Concepr Misformation in Cornpararive Polines», A,JJJtrican Po-
[it ica! Science Rerieu , vol. 64, diciembre de 1970 y David Collier y James Mahon Jr.,
« Conceptual 'Srrerching Revisired: Adapting Caregories in Cornpararive Analys is »,
Ameriran Poluica] Science Rnieu, vol. 87, diciembre de 1993.
2. Una expresión paralela, «democracia sin adjetivos», surgió en América lar ina en
los debates enrre observadores preocupados por la persistencia de formas de democracia
incompletas y disminuidas. Véase, por ejemplo, Enrique Krauze, Por una democracia sin
adjet iro), México, Joaquín Mort iz/Planeta, 1986. 137
""c-. Como ejemplos de los cientos de subtipos que aparecieron, se pue- Más ampliamente, el an.í lisis pretende estimular a los investiga- '"
v-v
c-,
den citar la «democracia autoritaria», la «democracia ncopatr i mo- dores para que sean más cuidadosos en la definición y el uso de los
~ conceptos. Los subtipos y otras formas conceptuales aquí examinadas
~
nial »; la «democracia militarizada» y la «protodernocracia».
son, después de todo, componentes generalmente críticos de los ar- '~'
~ Esta proliferación se produjo a pesar de los esfuerzos de los prin- <,
..¡
. .,. cipales analistas por estandarizar el uso del término democracia en gumentos más importantes presentados por estos investigadores y
con frecuencia adelantan la caracterización general del autor sobre el ~~
base a definiciones procedirnenrales como las de Joseph Schurnperer s-
y Robert Dahl .' En algunos aspectos importantes, esta estandariza- caso o los casos en cuestión. Son «contenedores de datos» que trans- S
-:
. .::: ción ha sido exitosa. Sin embargo, debido a que el proceso de demo- miten los aspectos más salientes de los regímenes en discusión." Si el '.~
-::;
~ cratización siguió su curso y que la atención recayó sobre una serie objetivo es describir los nuevos regímenes de forma adecuada, estos .~
~
j de casos cada vez más diversos, la proliferación de subtipos y de otras contenedores de datos deben emplearse clara y apropiadamente.
.~

innovaciones conceptuales continuó su marcha. En consecuencia, Mejorar la descripción, a su vez, es esencial para descubrir las ~

causas y consecuencias de la democracia, una meta central de esa litera- ¡;


dado el riesgo de la creciente confusión conceptual, los anteriores es-
tura. Varios estudios consideraron que la democracia era un resulta- ~
fuerzos por estandarizar e1 uso deben com plernen tarse en este mo-
do que debía ser explicado, incluidos trabajos muy importantes de ~
mento con la evaluación de la estructura del significado que subyace "
.~

a estas diversas formas del concepto. análisis histórico-comparativo y viejos y nuevos estudios sobre los ,~

«requisitos socialesv.? Otros análisis observaron el impacto de la de- §


En este artículo comenzamos esta tarea centrándonos en las cate-
gorías cualirarivas ' empleadas en el estudio de los casos recientes de mocracia y de ciertos tipos de democracia sobre e! crecimiento eco- ..::"
"
nómico, la distribución de! ingreso, la liberalización económica y el ~
democratización a nivel de los regímenes políticos nacionales, con
especial atención en los países de América lar ina.' Nuestro objetivo ajuste y los conflictos inrernacionales.! En esos estudios, los resulta- ~ ~

es doble: hacer más comprensible la compleja estructura de las estra- dos de la indagación causal pueden verse fuertemente influidos por §
~
'i
tegias alternativas de innovación conceptual que han aparecido y
~ ,:j'
examinar las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Comenza- .~
I
6. Sarrori, op. cir., p.íg. 1039
mos con las bien conocidas estrategias de ascender y descender en la 7· l3arrington Mcore J r., Sotúd 01'lginl 01 Ditlalonhíp anJ Dr'llIoo'aq: Lor.l .7',..1 Pr'.:J'{d"l ~
escala de generalidad -dirigidas a evitar el estiramiento conceprual in lb, lIIakil/g "f ¡J" lIJ"d,,.,, W",./J, Bosron, Ileacon Press , 1966; Grcgory Luebbert, Libera- ~
.~
y aumentar la diferenciación, respectivamente- enunciadas por Sar- iism. Fasds»r. nr Su(idllJm/ll(rdcy: S(lcial Classrs a"J Ihr' Polftica! Origins (JI Rt<~II11d in [ntrru nr
j
torio Debido a c¡ue esta estrategia no puede emplearse para alcanzar Europe, Nueva York. Oxford Univcrsit y Press, 1991; Dietrich Rueschcmeyer , Evclync Hu-
~
ber Srephens nnd John D. Sr cphen s, Capil,'¡1Sf ()'Idop///OII al/J O",,,,,rar;. Chicago, Uni-
'"?
las dos metas simultáneamente, encontramos que los especialistas 11
vers ity of Chicago Press, 1992; Scyrnour Martin Lipser, «Sorne Social Requisitos of Derno- 11
con frecuencia optaron por otros caminos: crearon subtipos de demo- CfílCY: Economic Dcvcloprnenr :lnd Polit ical Leg ir imacy», Amr'riú111 Polit ica] Sciella Ra ieu-, ~ ,IJ
cracia «disminuidos», hicieron más «precisa» la definición de democra- vol. 53. marzo de 1959 y -The Social Requisites of Dcrnocrucy Revis ite d» AmericaN Socjo- '0 I1
1

cia agregando atributos definitorios y redefinieron el concepto abar- /'¡gica/ 1~,I'''II', vol. 59, febrero de 1994 (la versión en castellano de este artículo se incluye ~ :11
"
en AgorA. n'' 5, Invierno de 1996, págs. 29-(5); John B. Londregan )' Ke ir h T. Poolc, ¿ :¡
cante con el cual se asocia a la democracia (por ejemplo, elel dgimen Ij
«Docs Hígh Incomc Prornor e Oemocr.lcy?,), \\,/IJ,-fJ P(j!lIi~1, "al. 49. octubre de 1996 y ;11
de mocrático al Estado democrático). Adarn Przcworski )' Fernando Limongi, «Modernizar ion Theorics and Faces», \l;/o"¡J Poli- 11
ttcs , vol. 49, enero de 1997. :1
'il
8. AJam Prz eworsk i y Fernando Limongi, «Pol it ical Regimes and Econornic
3. Sc humpcre r, e.¡pita/um. Sociolism and Dt!1JlIJ(Tt1'J) Nueva York, Harper , 1947 y
Growth » .}'J/r,.,/al (~/ Economic Perspectn-es, vol. 7, verano de 1993; Kcnncrh A. Bollen y Ro-
D.lhi, Pd)m"¡by: Ptlrtiri/'d/!(J!] ¡7n" UppOSllil/!l, New Havcn , Yalc Uriivc rsitv Press , 1971.
bcrr W. Jac kman, « Pol irrca l Dcmorrncy and rhc Siz e Drst nbur ron of 1nnJ01<::". A mertv.tn
..J. Adcrn.is de las caregorías cuahrar ivas que son el ce nt ro de csta discusión, se han
desarrollado valiosos indicadores cuantitativos para comparar los recientes casos de demo-
Socio/agi(a/ R'I,IetI", vol. 50, agosto de 1985; Larry Sirowy y Alcx Inkelcs, «Thc Effccrs of 1
Dcmocrncy on Economic Growrh anJ Inequalir y: A Revicw » , S/uJies in Crl111P,::¡,..11Il'e l nt cr-
cratización. En última instancia, sería productivo reunir los enfoques sobre las estrategias
na t ional f)ez'e!nplllcnl, \'01. 25. primavera de 1990; Kareu L. Rernrncr , ..The Polir ics of Eco-
de innovación conceptual empleadas en estas posiciones alre r nar rvas. Sin embargo, un
norru« Stabilizatioll: ll\lF S[¡1ndhy Pro~ram,; in Latín Amenca 1954-TY~4", COlllp,7rcllil'e
paso pre\,lo y primorJi.d -que por otra parte es nueStra principal preocupaci6n en este
arríc..:ulo- es aprenJer m.is sobre las Innovaciones conceptuales introducidas por los auto-
P,,/Ílio, vol. [9, oelllbre Je 1986; Barbara Sta!!ings y Roben Kallflm,ln (comps.). l),bl ,,"i
De1fl()(Ttli)' in Laln} Amr'ricd, BOlllder, \\!es(víew Press, 1989; Hruce Russcrr. c;rasping Ibe
res gue emplean categorías cualitativas.
DeJllo{1'alí( Pe¿]ce: PrinClp!es 101' tl Posl-C'J!J \Var \fIO"¡C!, Princeron, Princeton Uniyersit)'
5. No ("stamos preocupados principalmente por la literatura sobre las democracias
Press, 1993; Michacl E. Brown, Sean M. Lynn-Jones y Steven E. Mlller (comp5.), OdJdlig
industriales desarrollaJas, aunque es[OS trabajos son un punto de referencia in1portante en
Ihe De1J1(J(ralic Pean': aJl 1"le,.".-¡lí",I.:1! Sec//I'/I) l~ea.lt'1", Ci.lmhfldgc, l\lIT Prt'ss, 1996; Alfrcd
los estlldlo,; que eSLImos eXamlll¡lIH.l-o. En algunos pasajes lncluin10s estudios recientes de
Slep¡ln y Cindy SkaclJ, «Consritlltional Fr¡lnlc\\,orks and Dernocratlc Cons(llid;¡rÍon: rar-
p.lí.<;,es que ya no forman parte de la corrientl' de dernocratización, pero cuyas relativamen-
JanlClltarianism vs. Presidentiallsln .. , W'orld PO!III(s. vol. 46) octubre dc 1993. .1. Linz}' A.
tc nuevas dcn1CH:raci.ls constituyen un punto de comparación con los estudios gue nos Ín-
Valenzuela (comps.), Tbe F,71!lfl'e 'l Prdic!enlía! [)f1tl(jO"t/(), Baltlnlorc, Johns HopklllS Uni-
tereS.lII, por ejemplo, Colon1bla. También inc1uimos algunas pnCIS referencias a otros ca-
verslt)' Press, 1994 y Gudlcrmo O·Donnell. "Delegatlvc Demacrar)''', .10111"11.71 al
sos jHst()ricos citados en los estudios recientes cumo pUlltoS import,wt<.:s de conLraste
DOI/(Joi.uJ·) vol. 5, cncro de 1994. 139
13~ .lnalú¡(lJ.
co
el sentido que le otorga el autor a la palabra democracia en cada cedimientos democráticos y no a las medidas políticas sustantivas u
e,
'"
o,
caso." Esperamos que este trabajo contribuya a una mayor consisten- '"
.;
~ otros resultados que puedan considerarse democráticos. Estas defini-
..t cia y claridad semántica, y de esa manera propicie una base más ade- ciones también son «mínimas», ya que deliberadamente buscan la
~
.,;:
cuada para evaluar relaciones causales.
Vale la pena destacar que esas estrategias de innovación concep-
menor cantidad posible de atributos suficiente para producir un cri- -r
":

e terio viable de democracia; no ha de sorprender, entonces, que no .E


,~ tual no son de ninguna manera exclusivas de la investigación cuali- haya acuerdo acerca de los atributos necesarios para que la definición ~
" tativa sobre la democratización reciente. Es posible encontrarlas en sea viable. Por ejemplo, la mayor parte de los académicos diferencian ~.::,
.~
~ varias áreas conceptuales, dentro y fuera de las ciencias srx iales.'? lo que consideran los aspectos más específicamente políticos del ré- ,§
.~
o:: Otro objetivo de este artículo es ampliar el conocimiento de la ma-
J
gi men de las características de la sociedad y la economía, sobre la .g-
nera como los investigadores cualitativos manejan las cuestiones bá- base de que estas últimas se pueden analizar más apropiadamente E
sicas de la diferenciación analítica y la validez conceptual. .::
como potenciales causas o consecuencias de la democracia y no como -~
características de la democracia en sí misma.') ~

DEfINICIONES DE DEMOCRACIA
En este contexto, nos centramos en una definición «procedimental
mínima» que supone elecciones completamente competitivas con sufra-
~~
.~
EN lA INVESTIGACIÓN SOBRE lA DEMOCRATIZACIÓN RECIENTE
gio universal y sin fraude masivo, combinadas con la existencia de ga- ,~
.;:.
rantías efectivas para las libertades civiles, incluidas las libertades de ex- ~
En su famoso análisis de los «conceptos esencialmente controver- presión, reunión y asociación." No obstante, estamos lejos de consensuar
~

..::
tidos», el filósofo W. B. Gallie afirma que la democracia es «el con- una definición única. Algunos autores, por ejemplo, crearon una defini- '"
~'
.:;
cepto político valorarivo par excellence» ." Por ello, son interminables
las disputas sobre sus correctos significado y definición. Sin embargo,
ción «procedimental mínima expandida» incorporando el criterio de que
los gobiernos elegidos deben tener el poder efectivo de gobernar --que,
t"
~
el objetivo del trabajo de Gallie no es simplemente subrayar la im- tal como ya veremos, es una cuestión crucial en algunos países. ·3
portancia de esas discusiones, sino demostrar que el reconocimiento ~
.~

del status controvertido de un determinado concepto abre la posibili-


dad de entender cada significado dentro de su propio contexto. Con
"

Les ESTRATEGIAS DE SARTORI
-?
respecto a la democracia, afirma que «como la política es el arte de lo .~

posible, las metas democráticas serán más o menos ambiciosas según Consideremos en primer término las estrategias de Sarrori para -.l
se
cambien las circunstancias» e insiste en que esos criterios alternativos conseguir la diferenciación y evitar el estiramiento conceptual. Sarrori t
deberían tenerse en cuenta seriamente en sus propios términos." formula una consigna básica sobre la organización de los conceptos: un ~
En este sentido, nuestro trabajo se centra en las definiciones pro- :2
j
cedirnenrales que se emplearon con más frecuencia en la investiga-
ción de los procesos de democratización recientes a nivel de los 13. Para debates sobre las definiciones procedirnenrales, véanse Guillermo O'Donnell
1es
regímenes políticos nacionales. Estas definiciones se refieren a los pro- y Philippe C. Schmirrer, Transuions [nn» Alllhoritarian R"Ie: Tematire Condusion, abfl/ll Un-
certain Democracies, Baltimore, Johos Hopkins University Press, 1986, cap. 1; Sarnuel P.
Hunringron, «The Modest Meaning of Democracy .. , en Roben A. Pastor (cornp.), Demo-
cracy in tbe AmericaJ: Slopping tbe Pendslum, Nueva York, Holrnes and Meier, 1989; Schum-
9· Véanse, por ejemplo, Ke nnerh A. Bollen y Roberr W. Jackman, «Dernocracy, peter, Capitalism. Socialism and Demotracy, Nueva York, Harper, 1947 y Dahl, Poiyarcby:
Srabi lir y, and Dicboromies», American Soctologrca] Reuieu-, vol. 54, agosto de 1989, Participatiun and Oppositio», New Haven, Yale Universiry Press, 1971. Sobre definiciones mí-
págs. 613-616 y Russerr , op. cit., págs. 15-16. nimas, véanse Giuseppe Di Palma, T(¡ Craft Democracies: an Essay on Democratit Transitions,
10. Para un análisis de estas mismas estrategias en relación con otro concepto de las Berkeley, Universiry ofCalifornia Press, 1990, pág. 18 YSamuel P. Hunringron, The Tbird
ciencias sociales, véase David Collier, «Trajecrory of a Concepr: 'Corporat is rri' in the Wal'e: Democratization in tbe Late Tueutiah Ceuuoy, Norman, Universiry ofOklahoma Press,
Srudy of Latin American Politics .., en Perer H. Smith (cornp.), Lati» America in Compara- 1991, pág. 9. Sobre el tratamiento de las características de la economía y la sociedad como
uve Perspective: NeU" ApproarheJ lo Melhod and AnalpiJ, Boulder, Westview Press, 1995. una causa o consecuencia de la democracia, véanse Juan Linz, «Totalitarian and Authorita-
Para las discusiones de los lingüistas y cienríficos cognitivos sobre la estructura intuitiva rian Reg irnes», en Fred 1. Greensrein y Nelson W. Polsby (cornps.), Handbuuk uf Pulitiral
que subyace a estas estrategias, véanse D. A. Cruse, Lexical Semantics, Cambridge, Cam- Scieuce, vol. 3, Reading, Addison-Wesley, 1975, pág. 181 YTerry Lynn Karl «Dilernrnas on
bridge University Press, 1986, cap. 6; George Lakoff, Womell. Fire, and Dangerous Tbings: Democrar izarion in Latin America», Comparatit« Politics, vol. 23, octubre de 1990, pág. l.
Whal Categories Reoea! Abollllhe /'.find, Chicago, Universiry ofChicago Press, 1987, caps. 1 14. O'Donnell y Schrnirrer, "p. cit., pág. 8 (véase además la nota 33 más abajo); Larry
y 6 y John R. Taylor, Linguist it Categorization: Prototypes in Lingmsti: Tbeory; l' edición, Diamond, Juan Li nz y Seyrnour Martin Lipser, «Preface .., en Diamond, Linz y Lipser
Oxford, Oxford Universiry Press, 1989, caps. 1-3. (cornps.), Democracy in Deieloping Countries: Latin Amerita, Boulder, Lynne Rieriner , 1989,
11. W. B. Gallie , «Essenrially Conrested Conceprs .., ProceedingJ of tbe AriJlotelian So- pág. xvi; Di Palma, op. cit., pág. 16. Véase también Juan Linz, The BreakduU'n uf Demucra-
ciely, vol. 56, Londres, Harrison and Sons, 1956, pág. 184 (énfasis en el original). lit RegimeJ: CriJiJ. BreakduU'n. and Reeqllilibraliun, Baltimore, Johns Hopkins University
14° 12. Ibíd., la cita perrenece a la pág. 186; véanse también págs. 178, 189, 190, 193. Press, 1978, pág. 5. 141
3 aspecto importante de la relación entre el significado de los conceptos y El descenso en la escala de generalidad proporciona una diferen- '"
'"
v>,

-s el espectro de casos a los que esos conceptos se aplican puede emender- ciación útil y los subripos citados juegan un rol muy importante en
..t se en términos de una «escala de generalidad»." Esta escala observa una la literatura reciente. Sin embargo, los subripos construidos de esta
~
o
"-¡'
relación inversa entre el número de atributos definirorios y la cantidad manera pueden llevar al estudioso a caer en el estiramienco concep- ~
de casos. Así, los conceptos con menos atributos definitorios comúnmen- ;i
~ tual, pues hacen suponer que los casos en discusión son de hecho de-
,~ te se aplican a md.r casos y por tamo se hallan más alto en la escala de mocracias. Si el caso que se está estudiando no llega a ser plenamen- ~
~
-; generalidad, mientras que los conceptos con mcir arributos definitorios te Jemocrático, el empleo de estos subtipos como herramienta de
?
~
.~ .~

S se aplican a menos casos y, así, se ubican más abajo en la escala. diferenciación conceptual puede no ser apropiado. Los analistas bus- ,~
<o:: .~
can, así, conceptos que distingan g1',uloJ de democracia además de
.J
identificar tiPOS de democracia. Puesto que los subtipos clásicos de E
~
Diferenciación democracia contribuyen sólo al segundo de estos objetivos, no han -c
sido los medios más frecuentes de diferenciación conceptual en los s
Una de las meras de Sart ori es demostrar cómo la diferenciación esrudios de la democratización reciente, ~
~
conceptual se puede incrementar descendiendo en la escala de generali-
~
dad hacia conceptos que tengan más atributos defi ni torios y se ade- Cuadro 1
cuen a un menor número de casos. Esos conceptos proveen distincio- :1
nes más finas que para cierros propósitos Se vuelven invalorables para La escala de generalidad: ~
el investigador." Este movimiento descendiente en la escala con fre- incrementar la diferenciación rersus evitar el estiramiento '"'
cuencia se consigue a través de la creación de los que llamaremos conceptual ~
~
subtipos «clásicos» de democracia.'7 Los subtipos clásicos se enr ien-
~
den como ejemplos plenos de la definición básica" de democracia a la .~
cual se refieren, y al mismo tiempo se diferencian !/is d vis orros sub- ( RÉGIMEN ) 1:
~
ripos clásicos de este concepto. Así, la «democracia parlamentaria», a
la «democracia rnu ltipa rtidar ia. y la «democracia federal» son defi- ~
u it n-amente democráticas (cualquiera sea el criterio que use el autor), Ascenso en la escala: Régimen civil' .~
-.J
al mismo tiempo que cada una de ellas se considera un tipo particular Se evita el Régimen comper itivo'' s
de democracia (véase Cuadro 1). En el estudio de los casos recientes estiramiento conceptual Régimen electoral'
de democratización, el uso de los subtipos clásicos para lograr la di- "
'?
~
::::
ferenciación se puede encontrar, por ejemplo, en la importante dis- :5
cusión sobre las consecuencias de la democracia parlamentaria, en
oposición a la presidcncial isra.'?
Concepto básico ( DEMOCRACIA ) ~
;:;
CJ

15· S;u,ori, «Conc epr f\.-1isforn1¡ltÍon in Cornparar ive Pol it ics », ¡\meri(flll Política! Descenso en la escala: Democracia parlamentaria"
Scit'JJ(( R(t'iru.', vol. 64, diciemhre de 1970, p.íg. 1040. En real id.u], Sarrori se refiere a una Se incrementa la Democracia bipartidisra"
"escala de abstracción». Sin embar¡.;o, debido a que el r ér ruino aúJt,.,I(/1J con frecuencia Se diferenciación Democracia federal!
ent ie nd e como el an t óni mo de {(Jno'ldo, la palabra se torna confusa. Por ello, pensarnos que
«escala de generaliJacL, expresa el se nr rdo deseado rmis claramente.
16, Sartori, op. (1/., p,i~, 10 4 1.

17· Nos referimos a ellos como subt ipos clásicos pues xc adccúan él la concepci()n -j. A. Booth, «Frarnework for Analysis», en J. A. Bomh y M. A,
de la catt'gorizaci6n tratada por autores como Lakoff, op. cit., P..Íg. 9 Y sigs. y
«dil.'iICíl» Seligson (cornps.), Elections and Democrucy in Central /vmerica, Chape!
Taylor, "p. [JI., cap. 2.
Hill, Universiry ofNorth Carolina Press , 1989, pág, 26.
18. Con <definición b.isica » no querernos decir definición «correcta» del concepto
mvolucrado (en cst e caso, la democracia). Simplemente es la definición que un dete rrni.,
-n. B. Collier y D. Collier, Shaping the Politica] 1\1'eI1tI: Critic«!
nado autor roma corno pLHHO de partida para construir el subripo. Ocavionalmenr e em- jun(/lIreJ, the Labor Alo!iement, únd Regime DYlldmicJ in La¡» Amerita,
plearemos la expresión «conceprll bás ico » para referirnos al concepro (U!U vez m.is, en el Princeton, Princeton Universiry Press, 1991, pág. 354.
prt'selHe co ntcxt o , democracia) que s irve corno punro de partida para las muchas innova-
ciones conceptuales anaJizadas aquí.
'J. Perras y F. I. Leiva, Democrucy ({nd Poterty in Chile: tbe Limit, to
Electora! Polines, Boulder, Wesrview Prcss, 1994, lxíg. 89.
19· Linz y Vnlenzuela, (Jp. cii.; Srepan }' Skach, op. ClI. Y Giovanni Sarror i , COlllparatitC 1

Nueva York,
CI¡JIJ"I/fÚrJJwl EJlglJuerinj!,: (In lllq/li'J úll() SI'·//(/l/reJ. l nrent n-es. il//J Ol//(IJIJ/el,
"). Linz, «Presidencial or Parliamenrary Democracy: Does It
LP. Ncw York Uruvcrsit y Pr ess, 1994 Make a Difference?», en). Linz y A. Valenzuela (comps.), The Fail«: 143
c-,
ce
c-, re of Presidentia] Democracy; Bal tirnore , Johns Hopkins Universiry este enfoque provoca una pérdida de diferenciación conceptual. Así, '"
c-,

-¡; Press, 1994, pág. 3. tomadas en conjunto, las dos esrrareg ias de Sarrori pueden posibili-
1: <M.]. Gasiorowski, «The Polir ical Regimes Project», Srudies in rar un avance hacia uno de los objetivos, pero no hacia los dos sirnul-
"".':i! Comparatiue l nternational Deueiopment, vol. 25, primavera de 1990, ráneamenre. Por ello, varios autores se inclinaron por arras estrare- t~
'<i' pág. II3. glas.
t IR. Duncan Gasril, «The Compararive Survey of Freedom: Expe- e
-§ ~

riences and Suggesrions», Studies in Comparat ioe lnternational Deuelop- ~


" .~

:~
-c lIIe11t, 25, 1990, pág. 35. SUBTIPOS DISMINUIDOS :~
~ §:
.J Una estrategia alternativa de innovación conceptual, la creación ~
~
Evitando el estiramiento mnceptllal de subti pos «disminuidos»," puede contribuir tanto a lograr la dife- ~
~
renciación como a evitar el estiramiento conceptual. Esta estrategia se ~

La propuesta de Sartori para evitar el esr irarnienro conceptual es


ascender en la escala de generalidad hacia conceptos que posean me-
emplea ampliamente en la literatura sobre la democratización recien-
te. Para comprender los subtipos disminuidos, hay dos puntos crucia-
~~
nos atributos definitorios y en consecuencia se apliquen a un mayor les. En primer lugar, a diferencia de los subtipos clásicos menciona- ~~
número de casos."? En este contexto, serían conceptos situados mds dos más arriba, los subtipos disminuidos no son ejemplos plenos de la ~
arriba que la democracia en la escala de generalidad. Los estudiosos definición básica de «democracia» empleada por el autor que presen- ..::"
usualmente consideran a la democracia como un tipo específico en ta el subtipo. Por ejemplo, la «democracia de sufragio limitado» y la .g
relación con el concepto más general de régimen. Por lo tanto, si tie- «democracia tutelan> son consideradas ejemplos incompletos de de- ~~
nen problemas para determinar si un caso panicular es realmente un mocracia porque carecen de uno o más de sus atributos definitorios.'] §
régimen democrático, pueden ascender en la escala de generalidad y En consecuencia, al emplear esos subtipos, el estudioso formula una 'S>:
llamarlo simplemente régimen. proposición más modesta sobre el alcance de la democratización y es
Sin embargo, debido a que trasladarse a un concepto tan general
como régimen conlleva una gran pérdida en términos de diferencia-
menos vulnerable al estiramiento conceptual.
El segundo punro se refiere a la diferenciación. Debido a que los
!
-.2
ción conceptual, los autores con frecuencia ascienden hasta un nivel subtipos disminuidos representan una forma incompleta de demo- ~

intermedio (Cuadro 1) -agregando adjetivos a la palabra régimen y cracia, podría pensarse que poseen menos atributos definitorios, y en
.5
generando así subtipos clásicos para diferenciar tipos específicos de ré- consecuencia que esrarían más arriba en la escala de generalidad y ~
gimen-o Los subtipos resultantes se vuelven más generales que el que por ello proporcionarían menos, y no más, diferenciación. Sin 7
concepto de democracia, ya que incluyen no sólo democracias sino embargo, la caracrerfsr ica disrinriva de los subripos disminuidos es ~
rambién algunas no-democracias. Como ejemplos, se pueden mencio- que generalmente identifican atributos específicos de la democracia ~

nar el «régimen civil», el «régimen cornper irivo» y el «régimen elec- que están ausentes, estableciendo así el carácter disminuido del subti- 2
toral». Aunque los estudiosos consiguen así alguna diferenciación po, al mismo tiempo que identifican otros atributos de la democra-
conceptual en relación con el régimen, no se comprometen específica- cia que están presentes. Al especificar los atributos ausentes, incre-
mente con la idea de que el caso en cuestión sea una democracia. Su- meritan la diferenciación y el subtipo disminuido de hecho se refiere
cede algo parecido cuando los autores emplean un sinónimo de régi- a un conjunto de casos diferente del abarcado por la definición básica
men, como «gobierno civil» o «sistema competitivo»." de democracia.
Aunque subir en la escala de generalidad ayuda a evitar el estira- La inclusión y exclusión de casos que propicia un subtipo dismi-
miento conceptual, acarrea un irnporranre inconveniente. Debido a nuido, en oposición a los ascensos o descensos en la escala de genera-
que estos subtipos son más generales que el concepto de democracia,

11. La idea de subripos disminuidos se basa en la discusión sobre los conceptos ra-
10. Sanori, ..Concept Misiormarion in Cornparar ivc Politics ... American Political diales de Collier y Mahon, op. cit., págs. 850-851. Véase también Lakoff, 'Jp. cit., cap. 6.
Srience Reoieu, vol. 64. diciembre de 1970, pág. 1041. 13. Debido a que no son ejemplos plenos, podría objetarse que no son « subtipos »
11. Véanse, respectivamente. Richard Wilson, « Conr inued Counrerinsurgency: Ci- de democracia. Tomando un término de la lingüística cognitiva, se los podría llamar
vilian Rule in Guatemala .., en Barry Gills, )oel Rocamora y Richard Wilson (comps.), « combinaciones .. conceptuales derivadas parcialmente del concepto de democracia. Sin

Lou IlIIel/Jit) Deurocracy: Politica] Pouer i» tbe Neu \rIurld Order, Londres, Pluro Press, 1993 embargo, para evitar referirnos repetidamente a los «subtipos y combinaciones», lo más
y Terry Lynn Karl, ..Democracy by Design: The Christian Democratic Pany in El Salva- simple será llamarlos en lo sucesivo subtipos. Véase Gilles Faucounnier y Mark Turner,
dor » , en Giuseppe Di Palma y Laurence Whirehead (comps), Tbe Central AJlm'ica'l Im- ..Conceptual Projccr ion and Middle Spaces», Informe n" 9401, Deparrmenr of Cognirive
144 passe, Londres, Croom Helm, 1986. Science, San Diego, Universiry of California, 199+ 145
ce
c-,
c-:
..:;
lidad , puede ilust rarse con los ejemplos de Estados Unidos, Gran
Bretaña y Guatemala contemporáneos (véase Cuadro 2), Gran Bretaña
I Cuadro 2
'"
c-,

>:: y Estados Unidos, pero probablemente no Guatemala (al menos hasta


""
;O;
mediados de los años noventa), podrían considerarse democráticos en Inclusión y exclusión de casos:
.-;.
~
términos de la definición procedimental mínima. Si ascendemos en la la escala de generalidad versus los subtipos disminuidos
f ,¡
,~
escala de generalidad, encontrarnos que el concepto más amplio de
'"
~
«régimen electoraj,,'4 abarca los tres casos. Bajando en la escala, el ~
:s subtipo clásico "democracia parlamentaria» incluiría a sólo una de las Ascenso en la escala f
'S
:i. democracias, Gran Bretaña. En cambio, el subtipo disminuido "de- Régimen electoral
J Casos: Gran Bretaña, EE. UU., ".~
mocracia iliberal" incluiría únicamente a Guatemala, el caso que es- "
0.0
',:::
pecíficamente no se ajusta a la definición básica de democracia." Guatemala
E
.~
El Cuadro 3 presenta algunos ejemplos de los muchos subtipos
disminuidos generados en relación con las definiciones procedimen-
r ..:;
t
tal mínima y procedimental mínima expandida mencionadas más Concepto básico ~
;:
Democracia ?
arriba. En varios casos, se han creado subtipos disminuidos en los §
Casos: Gran Bretaña, EE. UU.
cuales falta más de un atributo de la democracia, pero a los propósi-
tos de la ilustración nos centramos en los ejemplos en que el autor
fue razonablemente cuidadoso al aislar un único atributo ausente.
Los subtipos del primer grupo (la) se refieren a los casos en donde el
I
Descenso en la escala
Democracia parlamentaria
<. Subtipo disminuido
~
.~
~~
~
O'

atributo falranre es el sufragio universal. Aquí encontramos térmi- Democracia iliberal ~


nos como democracia «mas .i lina» u «oligárquica», empleados para Casos: Gran Bretaña Casos: Guatemala ~
~
~
destacar el contraste entre los casos contemporáneos y los históricos .§
anteriores al advenimiento del sufragio universal. Cuando el atributo ~
ausente es el de la competencia plena (lb), así como en los casos en
Los subtipos del último grupo (2), presentados por los autores c5"
que partidos importantes son excluidos de la contienda electoral, en-
contramos términos como democracia «controlada» y «restrictiva». que crearon la definición procedimental mínima expandida, cons-
tiruyen un útil recordatorio de que el significado de los subtipos
i
.5
Allí donde las libertades civiles están incompletas (le), los autores
usaron términos como democracia «electoral» e «iliberal». depende de la definición básica de democracia en relación con la ~
cual se construyen. Partiendo de esa definición, los autores presen-
taron subtipos disminuidos en los cuales el atributo ausente es el
i
:::o
'0
24. Este subtipo conserva el significado que se le '\Slgnó en el desarrollo del Cuadro 1. poder efectivo de gobernar del gobierno electo. Por lo tamo, esos ~
25. Con respecto a la democracia iliberal, véase el Cuadro 3. Dos aspectos de los sub- ;;
subtipos no encajan en el criterio de la definición procedimental a
tipos d i smi nuidos cleherían destacarse. Primero, si los estudiosos no logran identificur \a
mínima expandida de democracia, aunque sí se ajustan a la defini-
deftnrci ón b.is ica de democracia en relación a la cual construyen los subtipo." es difícil
dct cr rn inar si un determinado subtipo es clásico o disminuido. En segundo término, el
ción procedimental mínima. Los ejemplos que se refieren a casos
hecho de que un subtipo se refiera a lo que podría entenderse cerno una caracrer isr ica en los cuales se considera que las fuerzas armadas poseen un grado
«p rob lc m.ir ica- de la democracia no nec esa r ia me nr e quiete decir que es Un subtipo dis- excesivo de poder político incluyen a las democracias «protegida»
rru nurdo. Por ejemplo, el concepto de O'Donnel l de "democracia deleguriva», que se re- y «tutelada».
fiere él los casos con una accollnla/Jility horizontal débil entre las ramas del g obier no, de
hecho encaja en su definición de democracia, ya que el autor no Incluye a la accmmtabiltty
horizontal en la dcfinic ró n. Véase O'Don ne ll, ..Delc¿.;ative Democracp.,jo/l"J1t1! /JI Demo-
iTa,), vol. 5, enero de 1994. Por lo tanto, tal como lo emplea O'Donne ll, la democracia I
delcgat iva es un subtipo clásico. Para un desarrollo sobre los subtipos que hacen referen- I
:1
cia a democracias «proble mát icas », véase una versión más larga del presente artículo en !l
David Cul l ier y Sreve n Levitsky, ('Democracy 'wi t h Adj cct ivcs': Conceptual l nnovar ion
111 Compararive Resenrr h», Working Paper n" 130, Norr e Dame, The Kellogg Insrirure,
11

I
Univcrsir y of Not re Dame, 1996, poi!;s. 10-26. La caracterización de la democracia delega-
uva corno un subr ipo c lásico es una corrección de 1:1 clasificación de este subtipo ofrecida
en David Col lier , « Trajcctory of a Concept: 'Corporut is m' in thc Swdy of Lat i n Ameri-
can Pohr ics». en Per er H. Smith (cornp.), Latin Amerita in Cfllnp,¡'-atiz'e Perspeaire: ]'jell'
14 6 ¡\N'''.''¡' ' [" Merh"á aná Il na!)sis, Boulder, \Vesrvie'" Press, 1995, p,¡gs. 147-148.
J
;1
147
..] 1
¡!
00

'"
'"
Cuadro 3 -n.Lovernan, «T'rorecred Dernocracies' and Military Guardians- '"
'"
~ hi p: Poli tical Transi tions in Latin America, 1978-1993», jOllrnal 01 ~

.s ~
Democracias parciales: ejemplos de subtipos disminuidos lnterameric.m Studies and \Vorld Allairs" vol. 36. verano de 1994, págs.
,~<
~ 108-III. Z
"<i 1. Disminuidos respecto de la definición procedimental mínima
t 'A. Przeworski, «Dernocracy as a Conringenr Ourcorne of Con- .~
,~ flicrs» , en J. Elsrer y R. Slagstad (cornps.), Comútutiontllúm and De-
(la) (lb) (re) Z~"
mocracy; Cambridge, Cambridge Un iversiry Press, 1988, págs. 60-61.
:~ Atriburo nuseure: sufragio Arriburo ausente: Atributo ausente: .~

~ pleno
Dcmocr.rcia lirnitada"
competencia plena
Democracia conrro lada''
Iiberrades civiles
Democracia electoral" En consecuencia, los subtipos disminuidos son un medio útil
;~
~

j fF
Democracia masculina" Democracia partido único" Democrudura'' para evitar el estiramienro conceptual en los casos no completamente ~

Democracia olit;;Ín-luic;.l< Democracia resrricriva' Democcacia ihberal' .~


democráricos. Proporcionan rambién diferenciación por medio de la ~

2. Disminuidos respecto de la definición procedimental mínima expandida creación de nuevas categorías analíticas. Muchos estudiosos han des- e
tacado la necesidad de ir más allá de una conceptualización dicotó- ~
~
Atributo ause nre: gobierno elegido con el poder efecrivo de gobernac mica del autoritarismo y la democracia y reconocer el carácter «hí- ~
.~
Democracia vigilada' brido» o «mixto» de varios regímenes posraurorirarios." El Cuadro
Democracia pcocegida" '~
Democracia rurelar'
3 sugiere que de hecho este reconocimienro ya se ha producido, y en ~
~
una escala bastante amplia. ~

..::
No obstante, para los países no completamente democráticos la ,,:
',::
'R. Archer, «Parry Strengrh and Weakness in Colornbia's Besie- pregunta que surge es si sería mejor evi tar identificarlos como subti- ~
~

ged Dernocracy», en S. Mainwaring and T. R. Scully (cornps.), Buil- pos de democracia, por ejemplo, en los casos en que se observan gra-
~
ding Democratic l nstitutions: Party Systems in Latin /vmeric«, Sranford, ves violaciones de las libertades civiles y/o severas restricciones a la .~

Sranford Universiry Press, 1995, pág. 166. competencia electoral. Un ejemplo de este inrerrogante es el rechazo 6
bG. Sorensen, Democracy and Democratization: Process and Prospects de Bruce Bagley de los numerosos subtipos disminuidos de demo-
cracia aplicados al período del Frenre Nacional en Colombia (1958-
~
in ti Cbanging \'V'orld, Boulder, Westview Press, 1993, pág. 20. ~
1974); estos incluían democracia «restringida», «controlada», «l irni- .~
'J. Hartlyn y A. Valenzuela, «Dernocracy in Lar in America since .5
1930», en L. Berhe ll (cornp.), The Cambridge History 01Latin Amerira, rada», «oligárquica», «e li risra» y «eli risra-plural isra». En lugar de ~

vol. 6, Cambridge, Cambridge Universiry Press, 1994, pág. 99. recurrir a alguno de ellos, Bagley caracteriza a Colombia como un ~
JB. Bagley, «Colombia: Narional Front and Econornic Develop- subripo de autoritarismo: un «régimen aurori tario inclusivo».'; '2
7:2
rnent» , en R. Wesson (cornp.), Politics, Policies, and Economic Deoelopment Otros aurores abordaron esra cuestión ascendiendo en la escala de ge- '0
neralidad hacia categorías como régimen «civil», «competitivo» o ~
in Latin AlIJerú,¡, Sranford, Hoover Insrirurion Press, 1984. pág. 125. ¿
«e lecrora l», que se pueden encontrar en el sector superior del Cua-
<A. Lefrwich, «Governance, Dernocracy, and Developrnenr in rhe
Third World», Tbird World Qllarterly, vol. 14.1993, pág. 613. dro 1. Una tercera opción es emplear subtipos disminuidos como los
fe. Waisman, «Argentina», en L. Diamond y otros (cornps.), De- ya mencionados -por ejemplo «democracia de fachada»- en los cuales
mocracy in Deueloping Countries: Latin America, Boulder, Lynne Rien- el adjetivo cancela el carácter democrático del subtipo. Los auto-
ner, 1989, pág. 69.
gA. Hadenius, «The Durarion of Democracy: Institutional vs. 26. James Mal1oy, « The Polir ics ofTcansicion in Lacin Amecica .. , enJames Malloy
Socio-economic Facrors», en D. Beerharn (cornp.), Delining and Mea- y Mitche ll Selingson (cornps.), AUlhorilarians and Democrats: R</Jillle Transit ion in Lat in
Jllrillg Democracy; Londres, Sage Publications, 1994, pág. 69. A mertca , Pirrsburg, Univers iry of Pirrsburg Press, 1987, págs. 256-257; Carher ine Conag-
han y Rosario Espinal, .. Unlikely Trans ir ions ca Uncerrain Regirnes? Democcacy Wic-
hG. O'Donnell y Ph. Schrnirrer, Transitions froiu /vutboritarian houc Compromise in che Dominican Republíc and Ecuadoc»,}ourna/ of La/ill Am<rican
Rule: Tentative Condusions about Uncertain Democraáes, Baltimore, Sludi<f, vol. 22, onubre de 1990, pág. jj5; Jonachan Harclyn, ..Ccisis-Ridden Eleccions
Johos Hopkins University Press, 1986, pág. 9. (Again) in che Dominican RepubJic: Neopaccimolianism, Pcesidencialism, and Weak
'D. Emmerson, «Region and Recalcitrance: Questioning Demo Elenoca! Oversíghc»,}wrna/ of [nleramerican Sludief alld \Vor/d A/lain, vol. 36, invierno
de 1994, págs. 93-96; Terry Lynn Kad, .. The Hybrid Regimes of Cencral Amecica»,}our-
cracy in Sourheast Asia», trabajo presentado en el Congreso de
na/ of D<III(ICracy, vol. 6, verano de 1995 y Fcancisco Wefforc, Qua/ Democracia?, San Pablo,
IPSA, Berlín, 1994, pág. 14· Companhia das Leeras , 1992, págs. 89-90.
lE. Torres Rivas, «La gobernabilidad centroamericana en los no- 27· Bag!ey, .. Colombia: Nacional Fconc and Economic Developmenc», en Roben
venta», América latina, hoy, vol. 2, junio de 1994, pág. 27. Wesson (comp.), Po/ilicf. Po/icies. alld Ecrlflomic Del'e/oplllml in La/in Alllerica, Scanfocd,
14 8 Hoover 'nscicucion Press, 1984, págs. 125-127 . 149
~ res deberían ser conscientes de las implicancias normativas y analíti- ne n escasa o ninguna auror idad ." En consecuencia, a pesar de que
e,
v;
c-:
cas que conlleva la elección de formar subtipos en relación con la de- celebran elecciones libres o relat ivament e libres, algunos analistas e,
~
~ mocracia y no de algún otro concepto. consideran que sus gobiernos civiles carecen del poder efectivo de
,~,
<s
;:
~ gobernar. A la luz de estos legados autoritarios y en respuesta a <.
'::f-
t PRECISANDO L\ DEFINICiÓN DE DEMOCRACLA
los que consideran «democráticos» a estos países por el solo hecho ~
;::
,~ de que en ellos se convoca a elecciones libres, algunos autores mo- ¿
~ ~
dificaron la definición procedimental mínima de la democracia ~
..:;:
Otra estrategia de innovación conceptual se centra en la propia haciendo explícito el criterio de que el gobierno elegido debe te- ,§
::l:. definición de democracia y se ocupa de "precisarla» agregándole ner el poder efectivo de gobernar. Siguiendo esta definición revi- "
~

'2'
J atributos definiror ios." Como el concepto se ha extendido hacia sada, algunos autores excluyeron e1el grupo de casos clasificados ~

~
nuevas situaciones, los investigadores pueden hallar un caso parti- como democracias a países como Chile, El Salvador y Parug uay, --'"
cular que pueda clasificarse como democracia sobre la base de una aunque en ellos se realicen elecciones relativamente libres.>' Así, e
definición aceptada usualmente pero que a la luz de una definición estos autores adaptaron la definición explícitamente para incluir ~
más ampl ia no se lo pueda considerar completamente democrático. ~
un atributo que se da por descontado en los estudios de las demo- ~

'S
Este desajuste entre el caso y la definición formal puede llevar a los cracias industriales avanzadas pero que está ausente en los casos
analistas a hacer explícito uno o más criterios que consideran im- latinoamericanos mencionados.
:1
plícitos en el concepto abarcanre , pero que no están incluidos en la Esta definición revisada recibió una aceptación sustancial,
~
..:;
definición. La consecuencia de ello es el surgimiento de una nueva de- aunquc con seguridad no se produjo un acuerdo pleno sobre el -~
finición dirigida a cambiar el modo en que se clasifica un caso par- tratamiento de los casos específicos. Por ejemplo, al analizar el
ticular. Aunque se puede pensar que este mecanismo de precisar la Chile posterior a I990, Rhoda Rabkin hace una excepción respec-
t~
e
definición eleva las exigencias para considerar a un país democráti- to del uso generalizado entre los autores que presentaron la .lefi- .~
co, también puede ser visto como la adaptación de la definición a nición procedimental mínima expandida. Rabkin afirma que el ~
un nuevo contexto. Esta innovación incrementa la diferenciación problema del control civil sobre las fuerzas armadas no constitu- ~
conceptual agregando un nuevo criterio para definir el corte entre ye un desafío suficiente al gobierno elegido democráticamente ..;;'
democracia y no-democracia. Por ello, la estrategia puede también como para justificar que a Chile se lo considere una democracia ~
!:
impedir el estiramiento conceptual ya que así no se aplica la eti- «fronrer iza»."
..-J
s
queta de «democracia» a los casos que, a la luz de este nuevo crite- Otras dos iniciativas de precisar la definición no recibieron la e;
rio, el autor ve como incompletamente democráticos. Aunque es misma aceptación, pero sirven para ilustrar los problemas que sur- S
posible que el uso de esta estrategia surja de la preocupación por
adaptar el concepto de democracia a un contexto particular, la defi-
gen con esta estrategia. La primera aparece en los debates en torno a 3:::
lo que podría llamarse definición tocquevi llcana de la democracia,
nición modificada no debería considerarse pertinente sólo en ese que abarca ciertos aspectos de las relaciones sociales. La gran erosión
¿
contexto. En realidad, la definición modificada puede proporcionar
nuevos puntoS de vista sobre otros casos en los cuales la importan-
cia de los nuevos atributos definitorios no se hubiera apreciado an- 29. Sarnucl Vul cnz uel a, .. Dcmocr.ir ic Consol idar ion in Pos r-Tr.ms rr ional SttrlllgS:
tcrrorrnenrc. Norion, Proccss and Faci lir ar ing Condirrons », en Scotr ~fainwaring. Guillermo O'D(lI1~
Un ejemplo de «precisión» de una definición es el surgimien- nell r Sarnue l Vnlenzue la (cornps.), l su/es ¡» DI'III(}{,.'I/i{ C:oIIJfJ//(iatiulJ: tbr Neu Sf)II,b ¡\lIIt'f/-
catt Democracia in CrJ111pa1'al/lJe Pt!upeclit'e, Narre Dame, Univers iry of Nor re Dame Pres s ,
to del concepto expandido de procedimientos mínimos menciona-
1992, pág. 70.
do anteriormente. En varios países de América central y en algu- 30. Ter ry Lynn Kur l «Dilc rnrnas on Dcmocratiz.ir ion in Lat ui Arncr ica», CO/ll/I¡lrll/¡'
nos de América del Sur como Chile y Paraguay, el gobierno oe Polines, vol. 23. octubre de 1990, p:ig_ 2; Sarnucl Vale nz uclu , «Dcmocrar ic Consolida-
autoritario ha dejado como herencia ciertos "dominios reserva- t ion in Post-Trans it ional Sctt i nus: Nor ion, Process and Faci lrt.u ing Conclir rons », en

dos» de poder militar sobre los cuales los gobiernos elegidos t ie- SCO(( Mainwar ing , Guillermo O'Don ne lI r Samucl Vo lcnzucla (co mps.), l ssues in 0"11I0-
cratic Comolrdation: tbe Neu Sr)/{lh A1//frittlJl Dnuocracie, in COWf!':1r<1til''¿ Perspearre, Norrc
Dame, Utuvcrsiry of Notre Dame Press, 1992 r Brr.in Lovern.m, ,:Pro(e((ed Dernocracres'
and Milirur y Guardianship: Polit ical Transit ions in Lar m Amcric», 197L)-1993",}o",-,w/ rl
28. Véanse Grovan ni Sarr or i , «Guide l ines for Concepr Analysis », en Sarrori 1111n(11J1nic(1J.' SI,,(/ies (1"J \F'm'/d I\.I/al/'J, vol. 3ó, verano de 1994. Véase también Hurnberro
(c ornp.),Sflria/ S(Ún(f CO}J¡-r/llJ: A S)Jlf1llati( A na/)sis l ly
Bevcr S.lge
H i l ls , Pnbl ic ar ions,
Rubin, «Une Srcp Away from Dcmocracp,,}fJílrnal '/ Dt:'lI/(¡(raIJ. vol. 1, otoño de 1990,
19H4, pág. 81 e l rvinj; Copi r Carl Cohen, l ntro.imt ion lo Logic; 9" edición, Nueva York, 31. En inglés, «bordcrlinc dcmocracy». Véase Rhod.i Rabkin, «The Aylwin Govern-
Macrni l lnn, 1994. p,ígs. 173-175. En SO{ú'¡ Sciellr,CO/leep" (p,íg. .rz), Sarrori r ambién utiliza rncnr .ind 'Tutelar)" Dcrnoc racy: A Concepr in Searth of a Case?»,.1I1"""r¡j fl l nteramrrican
I5° este verbo, en el sentido de «prccisur » una definición, S",din ",,,1 le"ir/tI ll/fain, vol. H, i nvic rrio 1992-1993, p,ig. 165. I5I
c-,
oc
ciales acerca del significado que los estudiosos pretenden asignar al '"
c-, de los derechos de ci udadanfa generada por las relaciones sociales se-
c-, término «democracia». Sin embargo, es menester ser cautos. Entre r-;

mifeudales y autori tarias que subsistían en ciertas regiones del Brasil


~ las estrategias alternativas de innovación conceptual presentadas en ..;
post aurorirario llamó la atención de algunos autores como Francisco
'"
~
~
Weffort y Guillermo O'Donnel l. A raíz de esta preocupación, preci-
este artículo, la «precisión» en cierto servido introduce el cambio 'Z
~ .§
más profundo: modifica la propia definición de democracia. La acep-
saron la definición de democracia hasta excluir a Brasil. Así, Weffort
'"E tación de una innovación basada en la precisión provoca el cambio
¡;


~ agrega el requisito definicional de que exista «algún nivel de equi-
dad social» para considerar a un país democrático, y O'Donnell pre-
del punto de partida definicional en referencia al cual se ordenan to-
das las otras estrategias, y se altera así el «campo semántico» en que
t
.~
~
senta una cláusula similar.3' Al adoptar ese significado, estos autores .~
están trabajando los aurores.'" Por el contrario, la introducción de un
c:i'. se colocan dentro del marco procedimental. No obstante, invocar la ~
..3 nuevo subtipo no afecta el campo semántico de esa manera. En una :;
cuestión de las relaciones sociales constituye una importante desvia-
li teratura en que la confusión conceptual es un problema recurrente, ..;:;
ción de las primeras definiciones procedimentales. En la siguiente :':
los beneficios analíticos de precisar la definición deben sopesarse
sección, veremos que O'Donnel l descubrió un medio alternativo ~
contra los costos de alterar e! campo semántico.
para incorporar esta serie de preocupaciones a su conceptualización ~
En consecuencia, es importante que los autores eviten la «mani-
de la democracia.
pulación definicional» en el sentido de introducir una nueva defini- ,~
"
.~

>
Otro intento de precisar la definición de democracia surgió de
la percepción de que en varias nuevas democracias latinoamerica-
ción cada vez que se topan con un caso anómalo. Sin embargo, el ~~

contraste entre el primer ejemplo (el de agregar el criterio de! poder .::
nas y en algunos países exco mun istas , los presidentes elegidos
efectivo de gobernar) y el tercero (el de agregar la accountability hori- §:
emplean con demasiada frecuencia su poder de emitir decretos,
esquivando las instituciones democráticas como las legislaturas y
zontal) demuestra que los estudiosos pueden imponer límites cons- ~ ~
tructivos cuando precisan la definición. En el primer ejemplo, se "f:
los partidos políticos, y gobiernan de un modo plebiscitario, lo
considera que la incapacidad de los gobiernos elegidos de ejercer el .~
cual evidencia un grave trasfondo autoritario. Se pueden citar ~
poder efectivo invalida su carácter democrático. Por el contrario, en s
como importantes ejemplos en el contexto latinoamericano a Car-
los Menem en Argentina, Fernando Collor de Mello en Brasil, y,
el tercer ejemplo, a pesar de las medidas impulsadas por la «mano a"
dura» del presidente, un punto crucial es que esos presidentes SO/1 lí- .1;'
como el caso más extremo, Alberto Fujimori en Perú. La preocu- .~
deres elegidos. Por tanto, podría decirse que es correcto considerar
pación por esas tendencias autoritarias llevó a algunos autores a ..:¡
que esos regímenes satisfacen un criterio mínimo de democracia y ~
incluir los controles al poder ejecutivo en su criterio procedimen-
evitar precisar la definición -en tanto 1) mantienen las elecciones
tal para la democracia y por lo tanto a excluir los casos de presi-
presidenciales y un respeto general por las libertades civiles y la le- 1
dencialismo irres rr ic co." Sin embargo, esta innovación no se ha :2
gislatura y 2) los partidos de la oposición no son proscritos o disuel- d
generalizado.
tos (como sucedió en Perú en 1992). 1
Precisar la definición puede servir entonces tanto para lograr una eS
Por último, la iniciativa de precisar puede llevar a que se vuelvan
mejor diferenciación como para evitar el estiramiento conceptual. Y
a incluir en la definición de democracia atributos que los estudiosos
los debates asociados a esta práctica hicieron surgir cuestiones esen-
explícitamente decidieron excluir con anterioridad. Un ejemplo de
ello es la preocupación por las relaciones sociales del enfoque tocque-
villeano. Puede considerarse que estos autores se mantienen dentro
32. Francisco Weffort, «New Democracíes, Which Dernocrac ies?», Working Paper
n" 198, Lar in Amerícan Program, Washíngton, Woodrow 'J<'ílson International Center
del marco procedimental, en el sentido de que sostienen que la parti-
for Scholars, 1992, pág. 18 }' Q//al Democraaa P, San Pablo, Companhia das Letras, 1992, cipación política se vuelve menos significativa en el contexto de la
p,ígs. 100-101; Guillermo O'Donnell, «Challenges ro Dernocrat izar ion ín Braz il», World desigualdad social extrema. Sin embargo, esta innovación conceptual
P,J!ityjo//rn,r/, vol. 5,1988, págs. 297-298 y «Trnnsit ions, Continuíries and Paradoxes», en reintroduce características de las relaciones sociales que provocan un
Mainwaríng, O'Donnel l y Valenzuela (comps.), l ssues in Democratic Consolidat ion: tbe Neu:
S(J/I,h American Democracies in Comparatn.e Perspective, Notre Dame, University of Norte
cambio profundo con respecto a las primeras recomendaciones sobre
Dame Press, 1992, págs. 48-49. los atributos que deberían incluirse en las definiciones de democracia.
33. Entre los autores que incluyeron la accountability horizontal en sus definícíones,
se pueden mencionar a Phi lippe Schmitter y Terry Lynn Kar l, "What Democracy Is ...
and Is Not",jo//mal of Democracy, vol. 2, verano de 1991, págs. 76, 87 y Alan Ball, Modern
Poli/in alld Goremment, 5' edición, Charharn, Charharn House, 1994, págs. 45-46. O'Don-
nell y Schmitter tTransitionsfrom AI//horitarian R//!<.· Tent atire Conclusions about Uncenain 34. Sobre el problema de alterar el campo semántico, véase Sarrori, «Guidelines for
Democracies ; Balr irnore, Johns Hopkins Uníversity Press, 1986, pág. 8) de hecho la ínclu- Concept Analysis .., en Sarrori (cornp.), Social Srience COIIC'P'S: A SYS"lIIalic Allal)sis, Be-
yen en su definición formal, pero parece no desempeñar níngún rol en su análisís poste- ver ly Hi/ls, Sage Publicarions, 1984, págs. 51-54· 153
15 2 riOr.
ce.
2', CAMBIANDO EL CONCEPTO ABARCANTE
'" mar que Brasil renía un régillltl! democrárico, O'Donncll se pregunta z-:
ro
~~

Or ra esrraregia de innovación conceptual es cambiar el concep- sobre el caráerer dc m ocrar irn del FIlado brasileño y de otros países
~
~ ro abarcanre en relación al cual la democracia es considerada un de Sudamérica. Sugiere que, a !<J. vista de las relaciones políricas «ne-
-r ejemplo específico -es decir, un subr ipo clásico-o Así, aunque ofeudalizadas» y en ocasiones «s ul tanfs t icas » que se pueden ericon- '~
t "'-
~ con frecuencia se vea a la democracia como un subtipo del concep- r rar en varias regiones del país, es posible afirmar que el Estado na- ~
-'o
'o
ro abarcanre «régimen» (y puede entenderse que el cr ireri o proce- cional no prorege los derechos básicos de ciudadanía y en especial los ~
.--: ~

:~
"""'-
dimenral de democracia mencionado más arriba usualmente se re- derechos de los ciudadanos a una prorección justa y equitativa en sus [
fiere al régimen), cierra iire rarura reciente caracrerizó a la rela.ciones sociales y económicas. Puede ser que est a deficiencia no :~
J democracia como un subt ipo de otros concepros generales, como inOuya directamente sobre el funcionamiento del régimen ya que no
.~
«gobierno dernocrát ico» y «Estado democrático». Por ello, cuando afecta directamente las elecciones y las libertades civiles asociadas, ~

se clasifica como «democ rar ico» a un país dererminado, el signifi- que son rasgos centrales de la definición proceclirncnral del régimen ::
-s:
cado puede variar según el concepto abarcanre al cual se refiera ese de mocrarico. No obsranre , dice O'Donnell, esta deficiencia de las s
rérrni no. insriruciones legales y burocráricas del sector público en la prorec- 1
Un cambio en el concepro abarcanre puede crear orro crirerio cióri y promoción de una serie rn.is completa de derechos de los ciu- ~
~
'~
para clasificar a un caso panicular como democracia, aun sin modi- dadanos es una caracrerísrica crucial del Estado brasileño. En conse-
ficar o est i rar el concepto de "régimen democrático». Como puede cuencia, aunque reconoce que los países como Brasil poseen un :1
verse en el Cuadro 4, los autores emplearon esta es rrareg ia para ele- «régimen» d~mocrárjco, los excluye del grupo de países que considera ~
~
var o bien para disminuir el crirerio para definir la democracia. Por que tienen L1n «Estado» democrático. ~

ejemplo, un a ut o r que considera que la democracia brasileña en el Cambiar el concepro abarcann- es otra manera de realizar una v
~
período inrnediararnenre posterior a 1985 esrá tan pobremente ins- descripción más d iferenc iada de lo que se considera un ejemplo in-
~
r i ruc iorial izuda que re su l ra inapropiado emplear el término general cornplcro de democracia, estableciendo un cr itcrio más alto y otro
«régimen» puede referirse a ella como una «situación de mocrát i- más bajo de democracia y afirmando que ese tipo de países cumplen
sólo el crirerio más bajo.)" ~
¡;
ca». Esra disrinción sigue el ejemplo del análisis que realizó Juan
Linz del Brasil auto r i tar i o posrer ior a 196+ i nr rodujo el corice pt o Desde la perspectiva del rnanrcnirnienro de una definición pro-
a
ele «s iruuci ón a ut or i tar i a » para describir la débil inst i tuc ional iza- cedimental de la democracia, es t a innovación puede considerarse f ~

ción de las esrrucruras políricas nacionales." Otros anal is ras preo- una mejor solución al problema que O'Oonn('II y otros m te nr aron .5
:;
cupados por el período i nrned i atarrien t e posrerior a 1985 se refieren resolver en un principio enunciando la definición rocquevilleana.
a un «gobierno dernocrát ico» para sugerir que aunque un gobierno Así, a pesar del cambio del concepto abarcarue, el «régimen» de- 6
::::
de ccr minado (es decir, el jefe de Esrado y los líderes pol ír ico s que mocrárico conserva una definición procedimenr.il y la preocupación j
lo rodean) haya sido elegido dcmoc rár ica rne nre , el funcionamienro por un mejor funcionamienro de la ciudadanía en el contexto de ~
postc rio r de los pr oced i m ie nros democráricos no esr necesaria- á parrones autoritarios de relación social se canaliza l'Ía el concepro eS
rne n re asegurado. Al cambiar de e sre modo el concepro abarca nr e ele Esrndo.
de régimen a gobierno, se baja el c r ire r i o de aplicación de la et i-
quera «democrático».
De arra manera, al cambiar el concepro abarcan re de «régimen»
a «Estado»; O'Dormell establece un criterio más exigenre para clasi-
ficar a cienos países como democracias, Escribiendo luego de la elec-
ción presidencial brasileña de 1989, que condujo a los analistas a afir-

35. Véase Juan Linz, <Th e Future of an Autbo ritnrian Sit uat ion o r (he l ns ri t ur iona-
hzar ion of an Aur ho nra r ian Regime: r he Case al' Bra7.;I», en Alfred Srepan (com p.),
/\/I'/;(I/-iUrI'l11 Bra zrl: Ori).!,iI1J, Pol,rÍt's. Fra»,», New H avcn , Ya le Un i vcrsir y Pr ess , 1973.
l\lalloy emplea el t érrni no . ruornc nro dcmoc rtirir-o-. Con un si,gnif,cldo si rni la r. Véase
Mallo)', «The Pol it ics al' Traslarioo 10 Lat i n Arner icn», en James Mallo)' y Mit chcll Se-
hnJ-ison (comps.)! /\ulh')rihJri.1JJJ and DeJlJ()[ralJ: Re;;jJllt'JJ TrtlJJJilú)}} in LalJU /\mn-¡{u, PilIS- 3 6. Guillermo O'Donmll , ··On t Irc St.u c , DCmOCf<lrJz.n;on and Some COllccpcu;d
154 hurg, Un;"ers;r)' al' Pittsburgh Press, 1987, p,íg. 2J6. Problcms: A Luin AmeflLlll View wl(h GLII1CL'S <.lt Sume Po::,t(ommunist Cou[l(ries>).
WorlJ D'I',.J,,/wlml, \'01. 7.1, o" S, /993, J"íp. '359 YSig5.
155
r-,
00 OBSERVACiONES FlNALES
c-, Cuadro 4 '"r-.'..
'"
".i
~ Cambio del concepto abarcante: Hemos examinado las estrategias de innovación conceptual se-
""'~" '::.
o caracterización del Brasil posterior a 1985 guidas por los analistas de la democratización reciente y hemos visto Z
que enfrentan un desafío doble: incrementar la diferenciación anal í- .~
"'b" tica para caracterizar adecuadamente los diversos regímenes surgidos ::
'~
~

Disminución Punto de Elevación del en los últimos años y mantener la validez conceptual evitando el es- ? .~

.~ del criterio
~
partida criterio tiramiento conceprual. Nuestra meta fue tanto hacer más compren- '~
ce
~
Autor
sible la compleja estructura de esas estrategias como evaluar sus
Siruación Ciobier no Régimen Estado
.3 democrática dernocr.ir ico democrático democr.ir ico puntoS fuertes y débiles. Aun cuando estos aurores proceden de for- .~
ma intuitiva y no consciente, tienden a moverse dentro de esa es- -:::
Duncan Barerra trucrura conceptual, la cual, ral como mencionáramos, surge en mu- e
y Markoff" sí no ~
chas esferas de investigación y no sólo en los estudios sobre la 'S
democratización reciente." No obstante, en beneficio de la claridad ~
Hagop.an y e
Mainw.inng'' sí no conceptual y analítica, es mucho mejor para ellos proceder conscien-
temente, con un conocimiento pleno de los costos y beneficios de las
:1
O'Donnell
distintas estrategias. ..::"
"
(19 88)' sí no
El Cuadro S brinda un pantal lazo de esa estructura analítica. La .~
O'Donne ll innovación conceptual se produjo en los tres niveles: el concepto bá- ~
(l993)J sí no sico de democracia, los subtipos y el concepto abarcant e. Observa- "~
mos que las estrategias de Sart ori de 1) descender en la escala de ge-
's
neralidad hacia los subri pos clásicos de democracia y 2) ascender en "~.~

"Silvio Duncan Baretra y John Markoff, «Braz ii's Abertura: Tran- la escala hacia los subtipos clásicos de régimen pueden servir tanto c::
sition ro What?», en James M. Malloy y Mitchell A. Seligson para incrementar la diferenciación como para evitar el estiramiento
(cornps.), Authoritaricm ,1IJd Deuiocrats: Regillle Transition in Latin conceptual, pero no pueden conseguir ambos objetivos simultánea- 1-!
t;

A merica, Pirrsburgh, Universiry ofPittsburg Press, 1987, pág. 62. mente. Sin embargo, es posible llegar a esas dos metas de forma si-
"Frances Hagopian y Scorr Mainwaring, «Dernocracy in Brazil: multánea 3) creando subtipos disminuidos, 4) precisando la defini-
t
Problems and Prospects» , \'(/orld Poli') }olirrwl, vol. 4, verano de ción de democracia por medio de la adición de nuevos atributos y sa) '2
1987, pág. 48S. cambiando el concepto abarcan te para bajar el criterio. En cambio, ~
'Guillermo O'Dorme ll, «Challenges to Dernocrarization in Bra- Sb) cambiar el concepto abarcanre para elevar el criterio de democra- ~
zil», World Policyjournal , vol. 5,1988, pág. 281. cia no sirve para evitar el estiramiento conceptual uis-á-uis del con-
¿
"Guil lermo O'Donnel l, «On the State, Democratizarion, and cepto de régimen democrático, pero sí introduce nuevas diferencia-
Some Conceptual Problems», World Deuelopment, vol. 21, agosto de ciones.
1993, pág. 1360. También destacamos ciertas características de algunas estrate-
gias. Los subtipos disminuidos son útiles para caracterizar a los
En resumen, la estrategia de cambiar entre distintos conceptos regímenes híbridos, pero plantean la cuestión de si esos regímenes
generales puede servir para introducir una diferenciación más rigu- deberían considerarse subtipos de democracia y no subtipos de
rosa por medio de la creación de una categoría analítica adicional. autoritarismo o algún otro concepto. La estrategia de precisar la de-
Cuando la estrategia se emplea para bajar el criterio de clasificación finición está sujeta a los problemas de las constantes disputas
de un caso como democracia, puede ser útil también para evitar el académicas sobre la definición de democracia y de poner límites a la
estiramiento del concepto de régimen democrático. Cuando la estra- manipulación definicional. Aunque la estrategia de cambiar el con-
tegia se usa para elevar el criterio, no influye en la cuestión del esti- cepto abarcanre para elevar el criterio no influye en el problema del
ramiento conceptual, ya que la preocupación no es evitar el error de estiramiento conceptual, sí permite introducir nuevas cuestiones
llamar «régimen democrático» a un caso determinado. En cambio, analíticas sin abandonar la definición procedimental de democracia
brinda información adicional sobre los casos que se considera tienen y régimen.
regímenes democráticos.
IS6 37. Véanse las referencias de la nota 10. IS7
o:
e- Cuadro 5 c-,
e- En la literatura sobre lo sucedido en los regímenes políticos naciona- v-,

~ les durante las tres últimas décadas aparecieron perióJicamente irn- h

~ Evaluación de las innovaciones conceptuales: una contribución


-" portantes innovaciones analíticas acompañadas de la creación y/o sis-
~ para incrementar la diferenciación y evitar el estiramiento
tematización de conceptos y categorías conceptuales que capturan {
.~
conceptual ~
~ vívidamente imponanres constelaciones de fenómenos: por ejemplo,
,§ «autoritarismo», «poliarquía», «autoritarismo burocrático», «corpo- ::: ~
" rativismo» y «democracia consoc iar iva»." De la misma manera, la ~I
.~ (5. Currrbio del concepto abarcan te ) .~
..::: invención de Otros conceptos que desempeñen ese mismo rol es una .~
¿
J / <, mera importante en los próximos estudios de regímenes. No obstan- ~

~~
5a, Disminución del criterio Sb, Elevación del Critcrio, te, si la investigación sobre la democratización degenera en una
.~
Se j nc rcrne nt a la diferenciación. Se Incrementa la difercnc iación,
competencia para ver quién logra formular el nuevo concepto famo- ..'2
Concepto se evita el estiramiento no se evita el estiramiento
abarcanre so, el estudio comparativo de regímenes está en serios problemas. s
De esta manera, proponemos otro importante objetivo del mane- 1~
z. Ascenso en la escala jo conceptual, que se debería conciliar con las otras dos metas de ,~
de generalidad conseguir la diferenciación y evi tar el estiramiento conceptual. Ade-
No se incrementa la diferencia- ~~
c ión, se evita el esrirarnienro
más de esas metas, los estudiosos deberían procurar la parsimonia y ~
~
evitar la excesiva proliferación de nuevos términos y conceptos. De "
¿;
otro modo, las ventajas derivadas de los refinamientos conceptuales .§
4, Precisión de la definición examinadas en este artículo serán sepulcadas por la confusión con-
Concepto de democracia ~
~

1 ceptual resultante,
básico Se incrementa la diferenciación, "
~
se evn a el rst iramic nro. .~
Tradu(ción de Ignacio Mit,;, ~
¡¡
I. Descenso en la escala 3. Subtipos disminuidos
controlada por los amores. a
de generalidad ~
Subtipos Se incrementa Ll d iferenciacrón, Se: i nc rcrncnr a Ll difercnciac ron , '"
"

--J
110 se evita el estiramiento. se evita el csr i ra mienro. ;;

~
::2
;5
Por últ i rno , estas esrrarcgias comparten dos problemas. Primero, ~
debido a su compleja estructura, tienen un considerable potencial ;;
a
para la confusión. Es imperativo que cada autor defina y explique
claramente el concepro de democracia que utiliza para situarse así
inequívocamente en relación a esa estructura.
Segundo, esta literatura enfrenta un gran dilema a partir de la
proliferación de conceptos y términos, muchos de los cuales se refie-
ren aproximadamente a lo mismo. Una vez más, la consecuencia po-
sible es una creciente confusión terminológica. Aunque los nuevos
términos se crean en parte porque los estudiosos rienen como meta
la diferenciación y la prevención del estiramiento conceptual, tam-
bién pueden surgir a consecuencia de la búsqueda de etiquetas gráfi- 39· Juan LlI1Z, «An Aur honrar ran Rcgime: SpaJlJ», en Errk Al lardr y'Yrji) Lrrrunen
cas que conduzcan la atención hacia nuevas formas de dernocracia.v (cornps.), C/I:a I 'ogo, ¡d(o/ugres afld Par/y S)ste1!ls: Cflflfr¡h,rllrJflJ lo Com/Jm'atil'l' Politiet'll SO";fJ-
/lIg) , Transac t ion s of the \X!estetmarck Socie,y, vol. 10, Hels ink i , Ac.idcrmr Booksrore,
1964; Dah l, P,,/yar(hy: Partip.llúm {lml 0pPoJ1t;,m, Ncw Havcn, Ya le Univcrsity Pr ess,
1971; Guillermo O'Donuel l, Afod¡;rllizrJ';o}/ rllh/ BlIrt"1f1lTtl!it-/\"tlJII/'it,n';arúsm: S,,,,/;t:J nt
38. Para recordar cu.in importantes pueden ser las catcgorías «gr¡í.flcls", hasta con
So,,,/} A/Jlt:Ticc111 PO/itil"S, Insrirur e of Intcr nat iounl Studics, Polines of Modcrruzar ion Scries
observar la sorprendente evo luc ión de la teoría de Jos Juegos, con su c oclifi cacrón de los
n' 9, Berkelcy, Univcr srty of California, 1973; Pb il rpp c Sr hrni rre r, "Srill t lic Ccntur y of
d isr mros p<.1([OnCS de la interacción política JesignaJos por cr iqucrus como «d i lcrna del
Corporar isrn? .., RtJI'l~l(' r/ Pnlit i,), \'01. 36. enero de 1974 r Arcnd Lijphart , Dt'JlJf)(,.ai) in
15l\ pnsJOnero", <'g;dl,na". «pendiente resbalosa .. , «caza de] ocrvo » y «b;lt,dLt de los sexos».
PI"ral Soodics: /\ CfI1/lp'lratir.'t' E.l..ploratir!11, Ncw Huvcn , Ya le Umvcrsiry Prcss, 1977. 159