Está en la página 1de 2

Efectos de la Terapia Floral

Este 2015 como terapeuta me toco acompañar, apoyar y retroalimentar situaciones de quiebre,
termino de relaciones, matrimonios pololeos que desde un tiempo a esta parte ya venían muy
desgastados pero como en todo, nos es difícil tomar una decisión y dar un corte final a algo que
ya sabemos que no nos hace bien, 2015 para muchas de mis paciente fue un año de dignificarse.
Junto con la terapia fueron capaces de asignarse el justo valor que merecían, tomaron decisiones
y se empoderaron de ellas mismas, fueron capaces de ver cuan valiosas son, su autoestima
mejoró muchísimo y estaban dandole la cara a la vida desde una nueva situación: “solteras”.
Me llamo la atención como sus pieles y rostros habían cambiado, incluso aseguraban sentirse
mas plenas, se cuestionaban el hecho de como no lo hice antes?, pero todo llega en su justo
tiempo, hoy tenían mas herramientas para llevar a cabo esa decisión.
Una de mis pacientes en particular, se sorprendió de que no pasaba nada con haberse separado y
quedar con dos niños, era mas gasto sí, pero vio que podía, todos sus cuestionamientos… ¿que
pasará con los niños?, ¿seré capaz? y vio que sí pudo y que era capaz de muchas cosas más…
eso la tenía muy contenta… se había sacado un peso de encima.
Hace un tiempo me comenta que conoció a alguien… me sorprendí porque sabía que ella no
buscaba emparejarse de nuevo y le pregunto como fue? donde? cuando?
“Me subí al bus como de costumbre con mi cara sin lavar, con sueño aún porque tu sabes que lo
tomo antes de las 7.00 am, y de pronto lo vi, mientras esperábamos subir. Me llamo la atención su
forma de vestir, aunque si lo pienso, jamás me gusto la gente que se viste así hasta tengo
prejuicio con eso, pero no se porque me fije en él, debe ser porque también me miraba… Nos toco
subir y mi asiento estaba casi al final, trate de hacerme la loca y como que aquí no pasaba nada…
pero había un nerviosismo en mi que no te sabría explicar, de vez en vez miraba hacia el pasillo y
lo veía como se daba vuelta a mirarme, yo en un estado de no me lo creo porque ni arreglada la
gente me mira… menos ese día como te dije casi con el pijama pegado a mi, y así fue todo el
viaje… miradas van y miradas vienen. LLego la hora de bajarse porque habíamos llegado a
destino como estaba al final espere que bajaran todos para yo también descender del bus y me
fije que el se quedo parado en los primeros asientos esperando que todos bajaran. Pensé esta es
mi única oportunidad y en un papel anote mi numero, toda nerviosa no sabiendo si lo haría o no
me levanto y avanzo hacia donde esta él, siempre nerviosa, siempre dudando con el papel en la
mano, paso por su lado y me despido, adiós le dije y deje caer el papel en su gorra… roja como
tomate me di a la fuga y me fui! no creyendo lo que acaba de hacer… nunca había hecho algo así
tan osado, ni cuando joven! y cuando me pasan estas cosas es que me acuerdo de tí y todas las
sesiones de terapia que hemos tenido y digo mmm esto es gracias a las florecitas, pero me
gusta… me gusta las cosas que hoy vivo, me gusta atreverme y la gente me dice que estoy
cambiada y me gusta”
Como terapeuta me gusta ver los cambios que van surgiendo en los pacientes y que ellos sean
participantes activo de eso… ser conscientes del antes y el después, que se atrevan a vivir cosas
nuevas confiados, con certeza y para muchos ha sido un camino de la mano de las florales el que
les ha permitido vivir el día a día, su propio presente con otros ojos… una mirada nueva y una
mente de principiante, como los niños cuando se acercan a las experiencias y cosas con una
genuina curiosidad, aceptando lo que estas les muestran aprendiendo, gozando y viviendo… la
cárcel del miedo y las inseguridades es muy oscura para vivir tanto tiempo en ella.

Si cambios como estos son los que buscan, no duden en consultarme en Fundación Pindal cada
martes de 9.00 a 13.00 hrs reservas al 22 706 5180 www.pamelarivera.cl y https://
www.facebook.com/pamelaterapiafloral/?ref=aymt_homepage_panel