Está en la página 1de 2

El editor incisivo: controlador del proceso

Los editores se basan en un respectivo estilo editorial y lo aplican en una publicación o manuscrito
que satisfaga sus exigencias, gustos o modelos a seguir; dirigen todas las funciones, la
planificación, diseño, impresión y distribución, y, de alguna manera, satisfacen sus necesidades y
cumplen estrategias. Actualmente, se vive en un mundo netamente globalizado, por lo que el
editor se ha convertido en un individuo capaz de desenvolver sus funciones -y hasta más- en el
medio digital, donde las redes han tomado más auge que las simples hojas de un libro, periódico o
revista. El profesor español Manuel Gil indica que “el editor del futuro, o más bien del presente,
deberá ser un gran experto en marketing, sobre todo digital, y si no es así, su supervivencia se verá
seriamente comprometida.”

Responsabilidad vital: Es una profesión de suma meticulosidad, cada proceso debe ser bien
estudiado, planificado y ejecutado según disponga el editor. No puede haber cambios de patrones,
atrasos ni variaciones en la coordinación de la futura publicación. El editor debe cerciorarse de que
el hilo conductor de la ejecución de la obra se mantenga. Para que el mensaje sea transmitido
correctamente, de forma agradable y funcional para el público, es fundamental que el editor dirija
todas las funciones a realizarse en ese proceso que se llama “edición”, y, por supuesto, siempre
acompañado de la amplia colaboración de un equipo de trabajo capaz de aportar al proyecto.

Deseos / expectativas: La aspiración máxima es la de haber concretado de manera exitosa el


proceso de edición, es decir, la publicación final. Junto a la publicación, sea digital o material
impreso, el anhelo y meta de todo editor no sólo es imprimir el libro una vez que se haya
planificado y ejecutado, sino también distribuirlo para la venta con la posibilidad de que sea un
escrito digno de reconocimiento, esparcimiento y muy solicitado por las masas.

Valores / virtudes con los que debe contar la persona: Buen líder, el editor tiene que saber cómo
realizar la estructura y patrón para editar un escrito junto a su equipo de trabajo, el mismo tiene
que saber cómo distribuir las tareas a ejecutar por los distintos miembros del proyecto, que haya
armonía entre los mismos y buena comunicación.

El editor tiene que ser creativo, crítico e innovador, debido a que cada proyecto siempre será
distinto al otro, esto implica un reto para él, pues se requiere de una gran capacidad de inventiva y
estudio para que el material original se convierta al final del proceso en una publicación original,
ingeniosa, flamante y atractiva para el público en general.

Modelos emblemáticos: Editorial Planeta en Venezuela: se encarga de ofrecer una gran variedad
de libros, desde novelas y ensayos, hasta temas de actualidad para el público. La editorial se
adapta a las exigencias del mercado y cumple a cabalidad la variedad de gustos y preferencias de
las personas.

-Austral Editorial en España: tal y como dicen ellos, Austral es una biblioteca singular con voluntad
de acercar al lector contemporáneo a todos los clásicos de la literatura y del pensamiento
universal. Distribuyen una diversidad de libros, desde autores como Charles Dickens hasta los
típicos Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas; todos acompañados de creativas propuestas
gráficas en las tapas y sobrecubiertas, las cuales hacer de la editorial una marca distintiva.

-Ediciones Letra Muerta en Venezuela es una editorial independiente especializada en


investigación de archivos y poesía. Publican ciertos poemarios de autores muy reconocidos y en su
mayoría difuntos. Asimismo, la editorial se encarga de elaborar propuestas gráficas muy originales
en los diseños de sus libros convirtiéndolos en piezas muy particulares y hermosas.