Está en la página 1de 24

¿Tienes una Mentalidad

de Abundancia?
Cómo reprogramar tu mundo interior
para tener abundancia en tu mundo exterior

Oscar Velasco
¿Quién es Oscar Velasco?
Tuve que vivir algunos fracasos para entender que
obtener el “éxito” en la vida, requiere de apren-
der cómo lograrlo. Lo intenté con tres negocios y
los resultados fueron cada vez peor. Después cur-
sé la licenciatura de Químico Farmacéutico Biólo-
go y paralelamente estudié la mente y el espíritu
humano.

Titulado con honores, trabajé en la iniciativa pri-


vada en varios puestos gerenciales, con ingresos
muy limitados, por lo que decidí entrenarme en
administración y desarrollo humano. Estos estu-
dios permitieron que a los 39 años de edad, lo-
grara un estilo de vida realmente maravilloso.

Desde hace más de 25 años mi misión ha sido:


“Educar e inspirar personas para que busquen y
encuentren su libertad y realización”.

En este cuadernillo, te adelanto algunos concep-


tos que me ayudaron a cambiar mi vida para vivir-
la con más plenitud, esperando que a ti también
te beneficien.
¿Tienes una Mentalidad
de Abundancia?
Cómo reprogramar tu mundo interior
para tener éxito en tu mundo exterior

Oscar Velasco
PROGRÁMATE PARA LA
ABUNDANCIA

No se puede llegar a tener abundancia, con


mentalidad de escasez.

Para tener abundancia, se necesita una


mentalidad de “abundancia”.

No se puede llegar al éxito,


con mentalidad de fracasado.

Para llegar al éxito se necesita una


mentalidad de “éxito”.

No se puede llegar a ser rico,


con una mentalidad de pobre.

Para llegar a ser rico, se necesita


desarrollar una mentalidad de “rico”.

4
Ahora bien, definamos qué es abundancia:
Los hombres somos seres holísticos, es decir, no
nos caracterizamos por una sola función o activi-
dad de vida, sino por varias, por tanto, debemos
estar en balance y para poder definir “abundan-
cia”,“éxito” o “riqueza” habrá que incluir las dife-
rentes áreas que atañen a los seres humanos.

La abundancia no solamente implica dinero y


posesiones como muchos suponen, ya que, ade-
más del dinero, existe la abundancia de tiem-
po, abundancia en relaciones humanas óptimas,
abundancia en el plano del desarrollo espiritual
e intelectual y abundancia de salud, así como en
otras áreas.

¿De qué le sirve a alguien tener dinero y tiempo


si no tiene salud?

¿Cómo puede alguien que tiene dinero y tiempo


ser feliz si sus relaciones interpersonales están
deterioradas?

5
¿Cómo puede alguien considerarse realizado si
tiene tiempo y dinero, pero su desarrollo
espiritual está estancado y no tiene paz interior?

La abundancia entonces, debería tenerse en las


diferentes áreas antes mencionadas. Hay una fra-
se de la filosofía Zen que dice:

“Lo mejor de ti mismo te ha llevado


a donde estás ahora”.

Y te puedes encontrar en este momento en un


buen estado de balance, en uno regular o en un
mal estado en tu vida. Ahí donde estás, es resulta-
do de lo mejor de ti mismo.

Digamos que sientes que puedes mejorar varias


áreas de tu vida, entonces todo dependerá de
que tú seas un mejor TÚ.

Un análisis muy objetivo del estado en que se


encuentran la mayoría de las personas, es que si-
guen siendo las mismas personas, ya que no se

6
preparan, no estudian y tampoco se capacitan;
se quedaron con lo que estudiaron en la etapa
de educación primaria, secundaria, preparatoria o
universitaria y desde entonces, no han continua-
do su desarrollo, por tanto, no pueden ser más y
siempre pensarán y actuarán de la misma manera.
Y esa combinación de pensar y actuar las tiene
estancadas en los mismos resultados.

En resumen, los conocimientos adquiridos en el


pasado, nos tienen en el momento histórico en el
que estamos, siendo lo que somos, teniendo lo
que tenemos y haciendo lo que hacemos.

Hay un principio de “abundancia” que dice:

“En términos tanto de felicidad como de éxito,


la habilidad más importante que se puede
obtener es entrenar y controlar
adecuadamente nuestra propia mente”.

7
Pero vayamos más profundo y entendamos que
los conocimientos adquiridos y probablemente
los más arraigados, son aquellos con los que fui-
mos programados desde niños y que en ese en-
tonces no teníamos la capacidad de evaluarlos,
pasaron a ser parte de nuestro subconsciente y
hoy, sin nuestro conocimiento, rigen en buena
parte lo que somos en la actualidad, lo que hace-
mos, cómo pensamos y cómo actuamos.

Si no ganas el dinero que desearías; si no contro-


las tu tiempo a voluntad y tampoco optimizas tus
horarios y movimientos; si tus relaciones humanas
no funcionan adecuadamente con tus amigos, pa-
rientes, familia, hijos, pareja o con tus clientes y
proveedores; si tu paz interior no está en buenas
condiciones e incluso, si tu salud está de una ma-
nera u otra afectada, es muy posible que buena
parte de la explicación que causa esos resultados
inadecuados deba ser una combinación de tu pro-
gramación, tus pensamientos, tus sentimientos y
tus acciones.

8
Algunos autores explican lo anterior de la siguien-
te manera, permíteme presentarte el proceso de
manifestación, que va de la siguiente manera:

P-P-S-A=R

PRINCIPIO DE ABUNDANCIA

Tu programación te lleva a
tus pensamientos.

Tus pensamientos te llevan a


tus sentimientos.

Tus sentimientos te llevan a tus


acciones.

Tus acciones te llevan a tus resultados.

9
Es decir, tu programación te lleva a los pensa-
mientos que tienes y por tanto, te generan deter-
minados sentimientos, mismos que influyen en tus
acciones y por ende, determinan tus resultados.

Ahora pregúntate ¿Cuáles son tus pensamientos,


creencias, hábitos y paradigmas? Entonces enten-
derás por qué te sientes como te sientes; enten-
derás la autoconfianza que tienes, ya sea alta, baja
o media. ¿Cuál es tu disposición de tomar acción
a pesar de los inconvenientes, las incomodidades
o incluso, del miedo?

Así que, tu manera de pensar, carácter, creencias


y paradigmas son críticos y determinantes en tu
nivel de éxito, riqueza y abundancia.

Entonces, vayamos más profundamente, ¿de dón-


de vienen esos pensamientos, creencias y hábi-
tos? Vienen de tu programación, aunque sea di-
fícil de aceptar.

10
La programación de tu infancia en los primeros
años ha sido determinante en los resultados que
tienes ahora.

Pudiste haber sido programado con creencias,


maneras de pensar y de actuar de otros, tam-
bién como consecuencia de observar los hábitos
y comportamientos de otras personas, de lo que
escuchaste y creíste sin duda porque te lo decía
alguien en quien confiabas.

¿Quiénes han estado involucrados


en nuestra programación?

La respuesta inmediata pueden ser los padres,


abuelos, hermanos, parientes, amigos, costum-
bres, cultura, tu medio ambiente y los medios de
comunicación.

Hay culturas de mucha abundancia y hay cultu-


ras que padecen escasez. Ahí donde tú naciste,
hubo diversas influencias que hoy explican tu
manera de ser, actuar y pensar que explican los

11
resultados que tienes actualmente y que pueden
ser de abundancia o de escasez, de éxito cons-
tante o fracaso, riqueza o pobreza, felicidad o
insatisfacción.

¿Quieres ganar más dinero?

¿Quieres ser más feliz?

¿Quieres tener tus relaciones interpersonales en


óptimas condiciones?

¿Quieres tener una excelente salud física, mental


y espiritual?

Entonces, solamente recurre a la observación de


la ley de causa y efecto. Tu salud no es una casua-
lidad, es resultado de tus acciones y sentimientos,
de tu manera de pensar y de la programación que
tienes desde tus orígenes.
Si en tu familia o en ti, predomina el sobrepeso y
tu genética no lo justifica, pues investiga si en tu
programación familiar siempre ha habido exceso

12
de carbohidratos y grasas. Por decir algo, en mu-
chas ocasiones la obesidad es un problema fami-
liar basado en la programación y hábitos que a
veces se heredan de generación en generación.

La reflexión anterior también aplica para tus resul-


tados económicos o el éxito que estás logrando.

La falta de dinero no es un problema, es un


síntoma de tu programación.

Si la mayoría de los proyectos que inicias los ter-


minas con buenos resultados, son producto de tu
programación y del proceso de manifestación. Si
tienes buenos resultados económicos, paz espiri-
tual y buenas relaciones interpersonales, es por-
que has desarrollado hábitos o paradigmas orien-
tados a tener éxito en todo lo que emprendes y
podrás observar abundancia en esas áreas de tu
vida.

Un mal mundial que subyace al fracaso constante


de la mayoría de las personas y que se encuentra

13
dentro de su programación, es el hecho de sen-
tirse víctima, porque tal vez sus padres o alguien
muy cercano siempre manifestaban dichas carac-
terísticas, es decir, se quejaban prácticamente de
todo, criticaban a todo o a todos y culpan de su
situación a casi todo mundo.

La gente exitosa y con abundancia tiende a no


quejarse y a tomar responsabilidad de sus actos,
resultados, relaciones y no se queja; se sabe causa
de su situación actual, debido a sus actos u omi-
siones, pero no se la pasa quejándose de lo que
le sucede, sino que toma acción y corrige lo que
se necesite, pero si tu programación está tan en-
terrada que no puedes observar lo anterior, en-
tonces tu vida será de queja y fracaso constante.

Tristemente, vivir con gente que se queja de todo


es un verdadero infierno, así que ¿cómo es que
tus relaciones personales pueden estar bien?, ¿no
te desespera alguien que todo el tiempo te está
“tirando basura”?

14
Otra manifestación de las víctimas es culpar a
otros; no son responsables de la condición en que
se encuentran, por tanto, se la pasan culpando al
gobierno, al clima, a su jefe, a sus empleados, a
sus socios, a Dios o a sus padres que los trajeron
a este mundo y son los culpables de su triste vida.

Otra característica de las víctimas es que se justi-


fican de todo: “Llegué tarde, había mucho trán-
sito”, “no llegué porque estaba lloviendo”, “no
tengo dinero porque no estudié”, “no he tenido
éxito porque uno de mis padres era alcohólico y
eso me afectó”. Una y otra justificación y así se
les va la vida siendo víctimas de otros y de las cir-
cunstancias y esto, tristemente, es un hábito que
está basado en antiguas experiencias y relaciones
con otros que a su vez quizá también heredaron.
Así que, ¿para qué estás programado?

¿Para un éxito continuo o


un fracaso constante?

¿Para tener siempre dinero e incrementarlo


constantemente o para una escasez crónica?
15
¿Para a veces tener y a veces no tener?

¿Para lograr lo que te propones en la mayoría de


los casos o para fracaso tras fracaso?

¿Para tener relaciones personales


estables o vivir un infierno
con tus socios, tu pareja o tus hijos?

Recapacita y percátate que tú eres el único res-


ponsable de la condición en que te encuentras y
nadie más, así que en este preciso momento, si te
asumes como el responsable, entonces comienza
tu ruta hacia el éxito, la felicidad y la abundan-
cia, de otra manera, es prácticamente imposible
lograrlo.

16
TU PROGRAMACIÓN FINANCIERA

Por observación directa haz el siguiente análisis:


Es verdad que alguien que empieza a ganar el
sueldo mínimo en un empleo, tiene la tendencia
de ganar el sueldo mínimo el resto de su vida,
aún cuando desee ganar más, no podrá lograrlo
porque sus paradigmas, hábitos y programación
están diseñados para ganar el sueldo mínimo. Así
una persona que es secretaria, tiende a serlo toda
su vida, con algunas excepciones y aunque está
consciente de que no le alcanza el ingreso y tiene
que estarse ajustando constantemente, su pro-
gramación financiera está diseñada para el rango
de ingresos de una secretaria.

Así que, ¿para qué estás programado?, ¿cómo


puedes contestar a esta pregunta? Muy simple,
observa tus resultados, mira tu ingreso:

¿Ganas dos mil pesos mensuales, o cinco mil o


diez mil o veinte mil o cincuenta mil o cien mil o
doscientos cincuenta mil o quinientos mil o un
millón como promedio de ingresos anuales?
17
Cualquiera que sea la cantidad, es el resultado de
tu programación.

¿Trabajas muchas horas y muy duro todos los


días de tu vida; no puedes convivir con tu familia,
divertirte, desarrollarte personalmente y
tampoco puedes hacer ejercicio y mantener una
salud óptima?

Si es así, no tienes un buen balance en tu vida. Es


el resultado de tu programación.

¿Tu ingreso es constante o inconstante?

¿Tu ingreso se incrementa con


frecuencia o se mantiene fijo?

¿Eres un ahorrador o un gastador?

¿Eres un buen administrador


del dinero o uno muy malo?

18
¿Haces inversiones
ganadoras o perdedoras?

¿Tu negocio está expandiéndose


o con dificultades se sostiene?

¿Te preocupa el tema del dinero


constantemente o es fácil vivir
la vida para ti?

Si la respuesta es la misma, es el resultado de tu


programación.

Tu programación es como un termostato; si la


temperatura está programada a 25 grados y una
ventana está abierta, el frío se mete y la tempera-
tura baja a 20 grados, entonces sucederá que el
termostato echa a andar la calefacción para regre-
sar a la temperatura a la que está programado el
termostato. De la misma manera, si el clima exte-
rior es más caliente y por la ventana entra calor y
sube la temperatura a 30 grados, entonces entra-
rá en función el aire acondicionado para regresar

19
la temperatura a 25 grados, que es la temperatura
programada.

Lo anterior significa que la única manera de cam-


biar la temperatura del cuarto de ahí en adelante
es “reprogramar el termostato”.

De la misma forma aplica para ti, la única manera


de cambiar permanentemente tu programación fi-
nanciera es reprogramar tu termostato financiero.
Por desgracia, tu programación financiera o de di-
nero, así como de abundancia en general y otras
áreas que la conforman, se mantendrán así el RES-
TO DE TU VIDA a menos que las identifiques y las
cambies.

Eso es exactamente lo que haremos en el Diplo-


mado de Mentalidad de Abundancia, el cual ha
cambiado la vida de cientos de personas y tam-
bién cambiará la tuya, debido a que, usando técni-
cas y procesos muy poderosos y a la vez divertidos,
cambiamos tu programación del dinero.

20
Tú entras al Diplomado con una programación del
dinero establecida para tu nivel actual de éxito y
sales de ahí con una programación para niveles
altos y extremos de éxito. Lo mejor es que el cam-
bio se da a nivel celular y por tanto, es ¡perma-
nente!

Ya diste un primer paso hacia el éxito porque


leíste este reporte, pero para cambiar tu progra-
mación en forma permanente, es absolutamente
imperativo que asistas a este Diplomado.

Te prometo que quedarás impactado de lo rápi-


do y dramático que cambiarás tu vida. Así que,
empieza a entusiasmarte porque finalmente vas a
llegar a la raíz de tu éxito.

El éxito es una habilidad que se aprende.

Tu ingreso puede crecer solamente en la medi


21
Este Diplomado de tres días puede literalmente
ser, la diferencia entre batallar económicamente
por el resto de tu vida o crear el futuro próspero
que te gustaría tener.

Por tu libertad,
Oscar Velasco

22
Con frecuencia tenemos conferencias llamadas
“Claves para la Libertad Financiera” y “Noches
de Mentalidad de Abundancia”, así como confe-
rencias en línea.

Revisa las fechas y ciudades de las próximas con-


ferencias.

(55)45994838 / (55)20987782 / (55)10402134


www.DuplicayDuplica.com
info@duplicayduplica.com
Entrenamientos Duplica
@DuplicayDuplica
“Una persona educada, no es necesariamente
una que tiene abundancia de conocimientos ge-
nerales o especializados. Una persona educada
es aquella que ha desarrollado las facultades de
su mente para lograr cualquier cosa que desee
o su equivalente, sin violar los derechos de los
demás”.

- Napoleon Hill

Es muy importante que aprendas y desarrolles


esas facultades, que normalmente no se le ense-
ñan a los estudiantes en las escuelas y que noso-
tros enseñamos en Duplica. Regístrate al próxi-
mo Diplomado de Mentalidad de Abundancia.

24