Está en la página 1de 3

Unidades de frío

Antonio
Sarmiento Sera
Doctor en Ciencias Técnicas.
Profesor Titular del Centro
de Estudio de Tecnologías
Energéticas Renovables
(CETER).
Miembro de CUBASOLAR.
Tel.: (537) 2605060
E-mail:
sarmiento@ceter.cujae.edu.cu

En general, el calor se transmite mediante procesos de conducción, convección o


radiación. En el caso de la conducción, el fenómeno básico se desarrolla cuando dos
cuerpos se encuentran en contacto y uno posee una temperatura mayor que el otro,
produciéndose una transmisión del calor desde el que tiene mayor temperatura hacia el
más frío (Fig. 1).

Si ambos cuerpos están aislados térmicamente de otros cuerpos, mientras a un cuerpo


(B) se le introduce una cantidad de calor, al otro (A) se le extrae la misma cantidad de
calor. Mientras el cuerpo (B) se calienta o aumenta su temperatura, el cuerpo (A) se
enfría o disminuye su temperatura.

El concepto de frío se establece a partir del calor extraído a un cuerpo, por lo que al
cuerpo (A) se le ha extraído una cantidad de calor o, similarmente, que se le ha
introducido una cantidad de frío.

Fig. 1. Conducción del calor.

Por ejemplo, cuando un secador doméstico de pelo calienta el aire al introducirle una
potencia calorífica de 2 kW, entonces en 3 h se le introduce una cantidad de calor
de 6 kWh.

Un equipo acondicionador de aire que posea una potencia de 2 kW, le extrae al aire una
cantidad de calor de 6 kWh en 3 h, por lo que puede afirmarse que la cantidad de frío
entregada al aire fue de 6 kWh.

De aquí puede concluirse que para el frío son válidas todas las unidades de energía que
se utilizan para el calor, sean cal, BTU, kWh, etc., así como todas las de potencia, como
cal/h, BTU/min o kW.

A pesar de esto, se emplean algunas unidades específicas para el frío:


La frigoría es concebida similarmente a la caloría. Si la caloría se establece,
aproximadamente, como la cantidad de calor que debe entregarse a 1 kg de agua para
incrementar su temperatura en 10C, la frigoría será la cantidad de calor que debe
extraerse (o la cantidad de frío que debe entregarse) a 1 kg de agua para disminuir su
temperatura en 10C. De hecho son idénticas en magnitud ambas unidades, sólo que una
se refiere al calor entregado y la otra al calor extraído (o frío entregado), aunque se debe
aclarar que cuando se le entrega 1 cal a 1 kg de agua, de algún cuerpo fue extraída, al
igual que cuando se entrega una frigoría a 1 kg de agua, en algún otro cuerpo se entrega
la caloría
extraída (Fig. 2).
Fig. 2. El proceso puede considerarse de una forma u otra,
pero no ambas a la vez.

La otra unidad con uso especifico para el frío es la tonelada de refrigeración.


Es importante señalar que aunque su nombre lo aparenta, esta unidad no es de peso ni
de masa, sino de potencia calórica (o potencia de refrigeración).

Su nombre deriva de considerar la cantidad de calor que se debe extraer (o la cantidad


de frío que se debe introducir) a una tonelada corta de agua (en estado líquido) a 00C,
para convertirla en hielo a 00C en un plazo de 24 h. La potencia de refrigeración
necesaria para desarrollar el proceso señalado recibe el nombre de tonelada de
refrigeración (TR). La tonelada corta mencionada, como unidad de masa, equivale a 907
kg.

La tonelada de refrigeración, como unidad de potencia, tiene conversiones con otras


unidades de potencia:
1 TR = 3,52 kW.
También:
1 TR = 4,79 CV.
1 TR = 200,2 BTU/min.
1 TR = 4,72 hp.

Veamos un ejemplo: si un equipo de aire acondicionado tiene una capacidad de


refrigeración de ¾ TR, tendrá también una potencia de refrigeración de:
(¾ TR) (3,52 kW/TR) = 2,64 kW.

Es decir, que la cantidad de frío que se introduce al aire (o la cantidad de calor que se le
extrae) es de 2,64 kJ/s, porque 1 kW = 1 kJ/s.

Con esta potencia, la cantidad de calor extraído (o el frío entregado) durante 8 h de


trabajo continuo en un día, será de:
(2,64 kW) (8 h) = 21,12 kWh.

Debe señalarse, como algo adicional, que el consumo diario del equipo mencionado no
será de 21,12 kWh de energía eléctrica, pues existe una relación entre la potencia
frigorífica y la potencia eléctrica, dada por:

COP = Potencia frigorífica / Potencia eléctrica.


Siendo el coeficiente COP una medida del rendimiento energético o de eficiencia del
sistema de refrigeración.

Considerando COP = 2,5 y la potencia frigorífica = 2,64 kW, puede obtenerse que la
potencia eléctrica = 1,06 kW, por lo que en las 8 h de trabajo continuo, el equipo
consumirá una energía eléctrica diaria de:
(1,06 kW) (8 h) = 8,48 kWh.

Si consideramos el costo de 1 kWh de energía eléctrica a $ 0,10, tendremos que las 8 h


de trabajo continuo del aire acondicionado pueden consumir energía eléctrica por un
costo de $ 0,85 al día o de $ 25,50 al mes.

En el caso de los equipos domésticos comunes de refrigeración, debe tenerse en cuenta


que existen tres flujos básicos de energía (Fig. 3), por lo que, al mencionarlos, debe
cuidarse precisar a cuál de ellos se refiere; al igual que al mencionar valores de potencia
o de energía no deben confundirse estas magnitudes.
Fig. 3. Flujos básicos de energía en los equipos domésticos comunes.