Está en la página 1de 11

TECNOLOGICO NACIONAL DE MEXICO

INSTITUTO TECNOLOGICO DE CERRO AZUL

ALUMNO(A):
CARBALLO HERNANDEZ KENYA SCARLETTE

PRESENTA:

GEOMECANICA
GEOMETRIA DE FRACTURA
MODELOS DE FRACTURA
CONDUCTIVIDAD DE FRACTURA

MATERIA:
ESTIMULACION DE POZOS

CARRERA:
INGENIERIA PETROLERA

ASESOR:
ING. GOMEZ REYNECKE CHRISTIAN SALVADOR
INGENIERÍA
PETROLERA
INTRODUCCION

La geomecánica es una ciencia relativamente joven


y mas joven en cuanto a su aplicación en la
industria del petróleo. Sin embargo, es aplicable a
casi todos los aspectos de la extracción del petróleo
desde la exploración hasta la producción y el
abandono de pozos, y atraves de todas las escalas,
desde una escala tan pequeña como la acción de
los cortadores individuales de una barrena de un
compuesto policristalino de diamante (PDC)
pasando por las operaciones de disparo y
perforación de pozos, hasta una escala tan grande
como la del modelado de cuencas y campos
petroleros. En los últimos 30 años, la geomecánica ha pasado a desempeñar un rol cada vez mas
importante en las operaciones de la perforación, terminación y producción de pozos. Y esta
tendencia continua conforme los operadores buscan producir petróleo y gas de lutitas, en las que
anisotropía mecánica, es decir, la variación de las propiedades mecánicas con la orientación
desempeña un rol vital.

A escala de pozo, la geomecánica resulta esencial para comprender como las barrenas de
perforación remueven las rocas y caracterizar la estabilidad de los pozos, predecir la estabilidad de
los túneles en los disparos y diseñar y monitorear los programas de estimulación de
fracturamiento hidráulico. A escala de yacimiento, la geomecánica ayuda a modelar el movimiento
de los fluidos y a predecir como la remoción o la inyección de fluidos produce cambios en la
permeabilidad, la presión del fluido y los esfuerzos locales de la roca, que pueden generar efectos
significativos en el rendimiento de los yacimientos. Los ingenieros utilizan el modelado
geomecánica con el fin de pronosticar y cuantificar estos efectos para las decisiones estos efectos
para las decisiones adoptadas durante toda la vida productiva de los yacimientos tales como el
posicionamiento y la terminación de pozos nuevos, el mejoramiento y la continuidad de la
producción, la minimización de los riesgos y la implementación de nuevas inversiones.

La selección del tipo y diseño correctos de la barrena para optimizar la velocidad de penetración y
la vida útil de la barrena es vital para la perforación de pozos económicamente efectivos. La
geomecánica de la destrucción de las rocas situadas por debajo de la barrena es compleja debido a
los altos índices de deformación y las elevadas temperaturas, los múltiples mecanismos de
deformación y las interacciones entre la barrena, el fluido de perforación y la formación. Diversos
enfoques especiales han sido adoptados para comprender y mejorar el rendimiento de las
barrenas, y desde la década de 1960 se utilizan métodos de interpretación, tales como el de la
energía utilizada para remover una unidad de volumen de roca, con el fin de relacionar el
rendimiento de la perforación con la resistencia de las rocas.
¿Qué es la geomecánica?

La geomecánica puede definirse en el presente estudio, como el uso de la mecánica clásica


(continuum) o leyes constitutivas para caracterizar el comportamiento del medio poroso en
diferentes condiciones de esfuerzos. La misma involucra un rango amplio de escalas, que van
desde la interacción microscópica grano-a-grano hasta la tectónica regional y los movimientos
continentales de placas. Las aplicaciones geomecánicas son relativamente recientes en la industria
petrolera y se han desarrollado por la necesidad de entender los problemas tan diversos como la
estabilidad mecánica/química/térmica de pozos, perforados en ambientes cada vez más
profundos y hostiles, con geometrías complejas (desviados y horizontales), los efectos de la
compactación y la subsidencia en la explotación de yacimientos, el control de la producción
excesiva de sólidos (arenamiento), el efecto de la presión poral, y la optimización de la producción
mediante fracturamiento hidráulico.

En este estudio, se ha tratado de comunicar conceptos claves de diversas disciplinas, los cuales, si
son utilizados adecuadamente, permiten desarrollar un modelo geomecánico de un pozo y/o un
yacimiento. Este modelo geomecánico empieza por la determinación de la magnitud y la
orientación del tensor de esfuerzos y sus componentes vectoriales a lo largo de toda la sección
perforada. Se calcula el valor escalar de la presión de poros y su influencia en la estabilidad del
pozo.

Posteriormente, se evalúan las diferentes leyes constitutivas que comúnmente se utilizan para
definir la deformación y falla de rocas sedimentarias.

La disponibilidad de datos estáticos de laboratorio, registros geofísicos de última generación y una


extensa base de datos de pruebas de minifracs permitieron demostrar cómo pueden calibrarse los
datos de campo. Se discute la correlación estática y dinámica de los datos obtenidos.

Suelos y rocas

Los materiales geológicos pueden ser divididos en rocas y suelos; sin embargo, la
diferencia entre ellos a veces no es muy clara, a pesar de que el método de análisis de cada uno es
generalmente bastante distinto. Los suelos son aglomerados relativamente sueltos compuestos de
minerales, materiales orgánicos y sedimentos que se encuentran sobre la roca madre. Las rocas
son materiales geológicos con fuerzas moleculares entre sí, que le confieren a los granos minerales
una resistencia interna considerable. La diferencia entre ellos está relacionada con la resistencia
intrínseca del material, por lo que resulta difícil diferenciar entre una roca blanda y un suelo duro.
En el sector petrolero es usual trabajar con rocas, por lo que a los suelos se los conoce como rocas
no consolidadas.

Sistemas de partículas

minerales que crean una estructura porosa donde residen fluidos tales como agua,
hidrocarburos y aire. Este sistema de partículas es lo que distingue a los materiales
geológicos de los materiales continuos como los metales y fluidos. Las partículas
representan una fase sólida conocida como esqueleto mineral; debido a esto, la
deformación del material geológico está controlado por la interacción entre partículas
individuales, deformación de partículas y más importante aún, el movimiento relativo
entre partículas. El fluido intersticial puede fluir a través de los poros interactuando con
el esqueleto mineral, alterando la magnitud de las fuerzas en el contacto entre partículas
e influenciando la resistencia y compresibilidad del material geológico.

Partículas, fluidos y esfuerzos efectivos

Los materiales geológicos son agregados de partículas; sin embargo se toman conceptos del área
de mecánica de medios continuos para comprender y modelar su comportamiento mecánico.

Tal como se puede ver en la figura 1.1, los suelos son


compuestos multifásicos donde

existen tres fases:

1. Sólidos (Partículas de minerales)

2. Gas (aire, gas, etc…)

3. Líquidos (agua, petróleo, etc…)

Debido a esto es necesario representar la cantidad de poros y granos de una manera

numérica. La geomecánica generalmente utiliza la porosidad definida como:

pero a veces utiliza la relación de vacíos definida como:


Geometría de fractura:

La geometría de la fractura creada puede ser aproximada por modelos que tomen cuenta:

 Propiedades mecánicas de la roca


 Propiedades del fluido fracturante
 Condiciones a las cuales el fluido fracturante son inyectadas (tasa de inyección y presión)
 Esfuerzos de la formación
 Distribución de los esfuerzos en el medio poroso.

En la propagación de la fractura, la cual es un fenómeno complejo, dos conjunto de leyes se


requieren

 Principios fundamentales tales como las leyes de conservación de masa, momento y


energía.
 Criterio de propagación de la fractura, esto incluye interacciones de roca, fluido y
distribución de energía.

Estos conceptos son necesarios no solamente para la construcción del modelo del proceso de la
fractura en sí, sino también importante, en la predicción del crecimiento de la fractura.

En la literatura disponible para los modelos de fracturamiento hidráulico, existen tres familias:

 Modelos en dos dimensiones (2D)


 Modelos en pseudo-tres dimensiones (p-3D)
 Modelos totalmente en tres dimensiones (3D)

Es un área del fracturamiento multietapas muy importante, donde el objetivo principal es saber las
características y dimensiones correctas de la fractura, para poder así optimizar la operación.
Cuando se tiene un buen conocimiento de estas características, se puede tener más control en la
operación, para que ésta resulte exitosa, ya que incluso se podrían disminuir los costos.

La geometría de la fractura puede aproximarse por medio de modelos que toman en cuenta las
propiedades mecánicas de la roca, del fluido fracturante, condiciones de inyección del fluido y los
esfuerzos y su distribución en el medio poroso. Para poder tener una buena propagación de la
fractura, se tienen que considerar estas dos leyes:

Entender los principios fundamentales, tales como las leyes de momento, masa y energía. Criterio
de propagación, por ejemplo, los factores que causan que la fractura avance. Esto incluye
interacciones con la roca, fluido y la distribución de energía. Los modelos de geometría de fractura
se dividen en tres categorías: Segunda Dimensión (2D), Pseudo Tercera Dimensión (p3D) y Tercera
Dimensión (3D). La fractura es discretizada, y dentro de cada bloque se hacen cálculos basándose
en las leyes fundamentales y criterios. La fractura se propagará vertical y lateralmente, y algún
cambio en la dirección planeada originalmente, dependiendo de la distribución de esfuerzos local
y de las propiedades de la roca.

En los modelos en 2D, se tienen aproximaciones analíticas suponiendo que la altura de la fractura
es constante. Hay dos modelos exclusivos que se utilizan para el modelado de fracturas. Para
fracturas con una longitud mucho más grande que la altura, xf >> hf , se utiliza el modelo de
Perkins, Kern y Nordgren o PKN, ya que da mejores aproximaciones. Cuando se tiene xf << hf , el
modelo apropiado es el presentado por Khristianovic, Zheltov, Geertsma y Klerk o KGD.3 La
mecánica de la roca es un factor muy importante para poder diseñar la fractura, y saber cómo se
va a ir desarrollando y que posibles resultados se obtendrán. La mecánica de rocas controla y
manipula los siguientes conceptos con el propósito de diseñar un modelo del comportamiento de
una fractura:

La mecánica de rocas controla el proceso de bombeo

Los tres esfuerzos principales que definen la mecánica de la fractura

El Modulo de Young y la relación de Poisson definen el esfuerzo mínimo horizontal

La presión neta controla la geometría de la fractura

Modelos de Fractura
Un Modelo de un proceso es una representación del mismo que captura sus características
principales de manera de proveer una comprensión sencilla del mismo. La construcción del
modelo depende del tipo de respuestas que necesitemos. Los tres tipos de

modelos principales son:

 Modelos Físicos
 Modelos Empíricos
 Modelos Mecánicos o Analíticos

TIPOS DE MODELOS:

1. Modelos Físicos:

Son modelos a escala de proceso actual. Su principal ventaja es que –por definición, incorporan las
consideraciones correctas acerca del comportamiento del material. Por ejemplo, en nuestro caso,
si un fluido de fractura debe moverse entre dos caras paralelas con rugosidad similar a la de una
roca, entonces no necesitamos hacer consideraciones acerca de cómo el fluido se va a comportar
reológicamente, ya que esto es simplemente observable. Infortunadamente los modelos físico
tienen la desventaja de ser usualmente costosos para construir y usar.
Además tienen problemas de escala, ya que hay varios procesos en que sus resultados dependen
de su escala real. Por ejemplo, un puente puede modelarse a escala reducida, pero sus
prestaciones y resistencia dependen de su peso real. Por lo tanto, el puente real puede romperse
aunque el modelo no lo haga. No obstante, otros procesos, como los hidráulicos y aerodinámicos
pueden ser perfectamente modelados a escala, mediante leyes de similitud, como la de Reynolds.

2. Modelos Empíricos:

Son modelos desarrollados mediante la observación. Típicamente los datos provenientes del
laboratorio y del campo son combinados para crear “Cartas de Diseño” o Ecuaciones empíricas, las
cuales pueden usarse posteriormente para predecir los resultados de procesos semejantes. Por
ejemplo, los datos de una gran cantidad de pozos fracturados con diferentes fluidos pueden ser
evaluados siguiendo la producción de los pozos y así determinar una relación entre el volumen
utilizado y la producción obtenida, la cual será aplicada a nuevos pozos a fracturar.

La ventaja es que no hay ningún efecto escalar, ni es necesario hacer consideraciones acerca del
comportamiento. Su desventaja es que la validez del mismo es limitado al campo de estudio y es
posible que no se pueda generalizar fuera del mismo.

3. Modelos Mecánicos o Analíticos:

Son representaciones matemáticas del fenómeno a modelar, en donde el mecanismo gobernante


está representado por una ecuación que gobierna su estado. La ecuación típicamente incluye
Leyes Físicas (Como la Conservación de Masa) y Leyes Constitutivas (Como la de Elasticidad). Las
Leyes Físicas son inviolables, ya que la Naturaleza dice que es así, mientras que las segundas son
hipótesis de trabajo que deben ser confirmadas por trabajos de laboratorio y observación en el
campo que confirmen que su aplicación en el proceso en estudio es correcta. Su principal ventaja
es que pueden ser extrapoladas fuera del campo de estudio. Así si la constante elástica de un
determinado material ha sido medida, es de esperar que ese comportamiento se repita cuando el
material esté aplicado a otro proceso. Su principal desventaja es que está basado en determinadas
consideraciones que nos permitieron desarrollar el modelo. Por ejemplo, se supone que las rocas
son homogéneas, aunque no lo son en absoluto. Aún así el modelo puede ser aplicado con ciertas
limitaciones.

MODELOS DE FRACTURA:

Son Modelos Mecánicos o Analíticos desarrollados para explicar como y porqué se parte la roca.
Normalmente son llamados “Simuladores” ya que son una implementación computacional de un
Modelo. Muchos modelos analíticos son solo manejables si se utiliza un ordenador numérico,
aunque se pueden desarrollar curvas que aproximan la solución. Con la popularización de la
computadoras es ahora reconocido que es más aceptable resolver numéricamente un modelo
generalizado, antes que exactamente uno simplificado. No obstante, se debe considerar que es
posible desarrollar reglas y relaciones simples entre diversas variables utilizando soluciones
analíticas que nos dan soluciones sencillas a complejos problemas. Muchas de ellas
probablemente no serían descubiertas utilizando complejos simuladores numéricos sin un gran
esfuerzo.

Hay cuatro razones importantes para desarrollar Modelos Matemáticos de Fractura Hidráulica:

 OPTIMIZACIÓN ECONÓMICA: Tamaño del tratamiento que nos da el mejor retorno de la


inversión.
 DISEÑO DE LA CÉDULA DE BOMBEO
 SIMULAR LA GEOMETRÍA DE FRACTURA OBTENIDA: Para una celda de bombeo específica y
determinar cuál es la geometría si la misma cambia.
 EVALUAR EL TRATAMIENTO: Comparación de la producción estimada con la real obtenida
luego de fracturar.

En cada uno de estos casos el objetivo es la estimación


cuantitativa del volumen de fluido y apuntalante
requeridos para crear una fractura con las
características deseadas de geometría y conductividad,
aplicando un programa específico de bombeo.

MODELO BASICO:

Sneddon (1946) y Sneddon y Elliot (1946) desarrollaron


una solución para modelar el campo de esfuerzos y
presiones asociado a una rotura estática por presión. La
fractura tiene una forma de moneda, de allí su nombre
“Penny Shape” y la presión interna es constante en
todos los puntos.
NOMENCLATURA:

E = [psi] Módulo de Young

ν = Adimensional Relación de Poisson

R = [pies] Radio alcanzado

r = [pies] Radio intermedio

γF = [pies2] Energía de fractura específica por unidad de superficie. Esta energía es la que se debe
suministrar al sistema para crear y extender la fractura.

Estas ecuaciones de Ancho y Volumen fueron desarrolladas utilizando la Teoría de la Elasticidad


Linear.

La Presión Neta –considerada como la diferencia entre la presión dentro de la fractura y la presión
de ruptura de la misma-, se calculó utilizando la Mecánica de Fractura Elástica Linear. Sacks (1946)
demostró que la energía necesaria para extender la fractura debe ser igual al trabajo realizado por
la presión dentro de la fractura para abrir un ancho adicional determinado.
Combinando las dos últimas ecuaciones anteriores, Perkins y Kern (1961) demostraron que la
Presión de Propagación de una fractura es proporcional al volumen de fluido utilizado. Así es
posible determinar el valor de R si conocemos el volumen V.

Conductividad de la fractura
La conductividad de la fractura es el producto del ancho de la fractura apuntalada y de la
permeabilidad del agente apuntalante.

La permeabilidad de todos los agentes apuntalantes usados comúnmente (arenas, RCS, y los
apuntalados cerámicos) son de 100 a 200 darcys cuando ningún esfuerzo se haya aplicado. Sin
embargo, la conductividad de la fractura disminuirá durante la vida del pozo debido al aumento
del esfuerzo sobre los agentes apuntalados, la corrosión bajo tensión afecta la fuerza del
apuntalante, aplaste del apuntalante, empotramiento del apuntalante dentro de la formación y
daño resultante del gel remanente o pérdidas de aditivos. El esfuerzo efectivo sobre el agente
apuntalante es la diferencia entre el esfuerzo in-situ y la presión fluyendo en la fractura. Cuando el
pozo está produciendo, el esfuerzo efectivo sobre el agente apuntalante, aumentará normalmente
debido a la disminución de la presión de fondo fluyendo. El esfuerzo in-situ disminuirá con el
tiempo conforme declina la presión en el yacimiento.

Para pozos someros, donde el esfuerzo efectivo es menor a 6000 psi, la arena puede usarse para
crear fracturas altamente conductivas. Conforme aumenta el esfuerzo efectivo a valores muy
grandes, se deben de utilizar apuntalantes más caros debido a que necesitan tener una alta
resistencia, para crear una fractura altamente conductiva.
En la selección del agente apuntalante se debe de escoger aquel que mantenga una conductividad
suficiente después de que se ha incrustado y empotrado; también deben de considerarse los
efectos de flujo no-Darciano, flujo multifásico y el daño que pueda causar el fluido.

Conclusión:

En la industria petrolera se tiene la necesidad de aumentar la producción de los pozos en el


mínimo tiempo posible y a bajos costos. Para poder lograr el objetivo anterior, la ingeniería de
petrolera tiene la labor de vigilar, controlar y mejorar la productividad de los pozos.

Un factor que impide a un pozo producir un buen gasto es el factor de daño; cuando se tiene un
pozo dañado se sabe que hay una reducción de la permeabilidad en la vecindad de este. El daño
en los pozos puede ser natural o inducido, cuando es inducido puede ser causado por las
diferentes operaciones que se realizan en los pozos, puede ser desde la perforación, terminación,
producción y reparación del pozo. Es por esto que es imperativo remover el daño utilizando
diferentes tecnologías que se han creado a través del tiempo.

Es por esto que en este trabajo se implementó el conocimiento sobre geometrías de fractura,
saber sus características aplicadas en la estimulación de un pozo, con el fin de desarrollar mas
conocimientos para futuras aplicaciones en el campo laboral.