Está en la página 1de 8

S. Ocio León, G.

Femández García

Distimia: estudio descriptivo y rasgos de


personalidad

RESUMEN: Se exponen los resultados de una ABSTRACT: This paper shows the results of an
investigación sobre una muestra de pacientes dis­ inquiry made into a sample of dysthymic patients,
tímicos, diagnosticados siguiendo criterios diagnosed following the ICD-1O criteria, and in
CIE-l O, Ya los que se realizó la sección E (De­ which the E section (depression) of the CIDI
presión) de la CIDI Medular (primera versión Medular (first authorized version of the Compo­
autorizada de la Entrevista Diagnóstica Interna­ sed International Diagnostic Interview) was
cional Compuesta). Los datos en que se ha cen­ applied. The factors in which this study was cen­
trado el estudio son: sociodemografía, tered were: sociodemography, previous mental
antecedentes de trastorno psiquiátrico, caracte­ disease, clinical features and personality traits
rísticas clínicas y rasgos de personalidad (según (according o the 16-PF Personality Question­
el cuestionario de personalidad 16-PF). Los re­ naire). The results make an approachment to the
sultados nos acercaron al conocimiento del tras­ knowledge of dysthymic disorders, as well as to
torno distímico, así como al manejo de la CIDI the use of the CIDI and ICD-IO. Among the
y la CIE-IO. Destaca el carácter objetivamente results, we emphasize the objectively moderate
moderado de la sintomatología distímica, su fre­ character of dysthymic symptoms, the frequent
cuente asociación a lo largo de la evolución con association of dysthymia with another depressive
otro trastorno depresivo, y la existencia de unos deseases, and the existence of sorne predominant
rasgos de personalidad predominantes en este tipo personality traits in this kind of patients.
de pacientes. KEY WüRDS: Dysthymia. ICI-IO. 16PF. Per­
PALABRAS CLAVE: Distimia, CIE-IO, 16-PF, sonality.
personalidad.

Introducción

Durante la década de 1960 a 1970, se acrecentó la insatisfacción con el tér­


mino «depresión neurótica», que era el trastorno depresivo del DSM 11 más diag­
nosticado (Beigel, 1992), considerándose en la literatura varios diagnósticos
alternativos. La eliminación de «depresión neurótica» en el DSM-I1I, que la susti­
tuyó por distimia, fue debida en gran parte a la conclusión de que era una tenden­
cia crónica a la disforia. Aunque la distimia ha sido un término descriptivo desde
el pasado siglo, el término trastorno distÍlnico fue poco utilizado hasta su inclu­
sión en el DMS 111 para sustituir a las depresiones neuróticas y categorizar las
depresiones crónicas de larga duración, pero menos graves que los episodios de
depresiones mayores.
El trastorno distímico tomó la consideración de trastorno afectivo, alejándo­
se del ámbito de los trastornos de personalidad, en tanto que el concepto de de­
presión crónica se convirtió en subtipo de los trastornos depresivos. Esta estructura
básica se ha mantenido en el DSM-I1I-R y en la ICD-I0, con algunas modifica­
ciones. El perfil de personalidad sombría es una característica principal de la dis-

Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., vol. XIV, n.o 49, 1994, pp. 259-266
(52) 260 S. Ocio León, G. Femández García
ORIGINALES Y REVISIONES

timia (1) Ycontrasta con los rasgos más vitales (<<histeroides») observados en las
depresiones atípicas. Además, la melancolía habitual, el pesimismo y la baja autoes­
tima de estos pacientes son difíciles de separar de su sintomatología depresiva de
bajo grado (de aquí la designación de «depresión caracteriológica»). El Cuestio­
nario de personalidad de 16 factores es un instrumento de valoración objetiva,
elaborado mediante investigación psicológica, con el fin de ofrecer, en el menor
tiempo posible, una visión muy completa de la personalidad. Existen 6 formas
diferentes, según nivel cultural, de las que hemos utilizado la C y la D, destinadas
a sujetos con formación media-baja. Con esta prueba se analizan 16 rasgos de
personalidad de primer orden y cuatro de segundo orden.
Si tenemos en cuenta la gran polémica suscitada por la inclusión de la disti­
mia como categoría diagnóstica en las recientes clasificaciones de los trastornos
mentales, la intención que persigue este estudio es un acercamiento a esta patolo­
gía no sólo desde el punto de vista semiológico sino también desde una perspecti­
va social (dada la gran repercusión sociolaboral que supone) y de personalidad
(ya que esta patología es considerada en algunos casos y por determinados auto­
res como una disforia crónica de base caracteriológica).

Material y métodos

1. Tipo de estudio:
Es el análisis descriptivo de un corte transversal que se pretende que sirva
de base para un estudio prospectivo posterior.

2. Población:
La muestra está formada por 40 pacientes diagnosticados de distimia según
criterios de la CIE-10. Se ha obtenido, aleatoriamente, entre las consultas atendi­
das en el Centro de Salud Mental del Area VII (Mieres) durante el período que
abarca desde diciembre de 1992 hasta abril de 1993. Se incluyen los pacientes
que cumplen los criterios de la CIE-1Opara la distimia. Se excluyen aquellos con
trastornos bipolar, ciclotímico, mental orgánico o debido a drogodependencia, así
como los que presentan síntomas psicóticos.

3. Recogida de datos:
Se hizo una investigación de tipo transversal durante alguna de las consultas
y, en algunos casos, en días posteriores. Mediante un protocolo diseñado al efec­
to, se investigaron los siguientes extremos: diagnóstico del caso o comprobación
Distimia 261 (53)
ORIGINALES Y REVISIONES

del mismo, mediante la realización de la sección F (trastornos depresivos y tras­


torno distímico) de la versión 1.0 del CIDI-Medular (primera autorizada de la
Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta); datos de filiación, estudios, tra­
bajo, convivencia, etc.; antecedentes familiares; antecedentes personales; análi­
sis semiológicos; valoración de la depresión (Escala de valoración de la depresión
de Montgomery-Asberg); valoración de la ansiedad (Test de Hamilton para la an­
siedad); rasgos de personalidad (cuestionario de personalidad 16 PF de R. B.
Cattell).

4. Tratamiento estadístico:
Con los datos obtenidos, se realizó un estudio estadístico descriptivo que se
proponía resumir la información recogida. Cada serie de ellos ha sido resumida
a través de una medida de centralización y otra de dispersión. Se ha calculado
la media aritmética y la desviación típica utilizando el programa informático de
tratamiento estadístico Statistical Package for the Social Sciences (SPSS).

Resultados

El perfil del paciente distímico de nuestra muestra resultó ser el siguiente:


mujer, edad media de 53 2: 12,6 años (figura 1), casada, con 2 hijos, ama de casa
y con estudios primarios. El 47 ,5 % ha tenido previamente algún tipo de patología
psiquiátrica, siendo el diagnóstico más frecuente de la misma un trastorno neuró­
rico (en 58 % de casos). La edad media de inicio del trastorno psiquiátrico actual
es de 462: 15,4 año, con una evolución media de 81 meses. La intensidad de la
sintomatología resultó ser moderada según las escalas de valoración de depresión
de Montgomery-Asberg (media en la muestra=23,45 2: 5,7) (figura 2) y de ansie­
dad de Hamilton (media=21,85 2: 5,5) (figura 3).
. Los diagnósticos que con más frecuencia se asociaron al de distimia (siempre
según criterios de la CIE-10), fueron: episodio depresivo severo (30% de casos),
y episodio depresivo moderado sin síndrome somático (20% de casos). Respecto
a los rasgos de personalidad, los resultados obtenidos se reflejan en las tablas I
y 11 (debe tenerse en cuenta que las puntuaciones comprendidas entre 4 y 7 son
las más próximas a las de la población general).

Discusión

En la literatura se recoge una mayor tasa de trastornos distímicos en mujeres


(Weissman estima un cociente de 1,9 entre mujeres y hombres; Canino el. al.,
(54) 262 s. Ocio León, G. Fernández García
ORIGINALES Y REVISIONES

encuentran en Puerto Rico en 1987 un cociente mucho más alto, de 4,8, también
a favor de las mujeres). En nuestra muestra, el cociente resultó ser de 3. Para
explicar esta diferencia, consideramos que puede existir una mayor proclividad
en la mujer a reconocer su sintomatología, aunque sea más probable una media­
ción de factores biológicos interactuando con otros de índole psicosocial. Kivela
(7) describe una muestra de pacientes distímicos en la que encuentra una mayor
incidencia de este trastorno en personas de edad, no activas profesionalmente y
con bajo nivel de estudios, datos todos ellos a los que se aproximan los obtenidos
en nuestro trabajo. En cuanto a las puntuaciones en las escalas de depresión y
ansiedad, reflejan lo que Tyer (1989) sostiene respecto a que una vez que los pa­
cientes distímicos satisfacen el criterio de duración del trastorno depresivo, es ra­
ro que no satisfagan los criterios secundarios, que consisten en la mayoría de
síntomas concomitantes de depresión, similares a los observados en situaciones
más graves, pero con umbrales más bajos de detección.
Según los resultados obtenidos en nuestra muestra, los factores en los que
los pacientes distímicos dan puntuaciones extremas con más frecuencia que la media
son los siguientes: fuerza del ego, sumisión-dominancia, fuerza del super­
ego, trectia-parmia (cohibido-emprendedor), harria-premsia (sensibilidad dura­
blanda), adecuación imperturbable-tendencia a la culpabilidad, tensión energéti­
ca y ajuste-necesidad. Destacamos la elevada frecuencia con que aparecen en este
grupo de pacientes los siguients factores: poca fuerza del ego, mucha fuerza del
superego, trectia, tendencia a la culpabilidad, mucha tensión energética y ansie­
dad. Estos datos nos aproximan a las siguientes características de personalidad
en la muestra de distímicos estudiada: se trata de personas afectadas por senti­
mientos, poco estables emocionalmente, escrupulosas, conscientes, moralistas, tí­
midas, aprensivas, inseguras, tensas, frustradas y con gran ansiedad.
Nuestros datos son comparables a los hallados por Tyrer y Alexander, en una
investigación personal (1988) en la que identifican un subgrupo de trastorno de
personalidad en el cual los sentimientos de inutilidad, timidez, reserva, sensibili­
dad y rectitud son más destacados, y lo describen mejor como un trastorno distí­
mico de personalidad, resultándoles extremadamente difícil diferenciar este trastorno
del estado de ánimo, tal como la distimia, si la situación se ha extendido durante
muchos años y en algunos casos a lo largo de la vida adulta. En resumen, pode­
mos decir que la distimia es un trastorno depresivo que se debería definir funda­
mentalmente por el tiempo de evolución (más que por la severidad de la
sintomatología), y que aparece con mayor frecuencia en personas con los marca­
dos rasgos de personalidad mencionados.
Distimia 263 (55)
ORIGINALES Y REVISIONES

Tabla I

Distribución de las puntuaciones obtenidas en el 16-PF por la muestra de distímicos: factores de primer orden

Descripción de los factores Puntuación %


SIZOTIMIA / 1-3 22,5
4 -7 62,5
AFECTOTIMIA 8 - 10 15,0
POCA / 1- 3 42,5
4-7 45,0
MUCHA FUERZA DEL EGO 8 - 10 12,5
SUMISIÓN / 1-3 37,5
4-7 42,5
DOMINANCIA 8 -10 20,0
DESURGENCIA / 1- 3 12,5
4-7 62,5
SURGENCIA 8 -10 25,0
POCA / 1-3 7,5
4 -7 22,5
MUCHA FUERZA DEL SUPEREGO 8 - 10 70,0
TRECTIA / 1-3 45,0
4-7 32,5
PARMIA 8 - 10 22,5
HARRIA / 1-3 20,0
4-7 42,5
PREMSIA 8 -10 37,5
ALAXIA / 1-3 22,5
4 -7 52,5
PROTENSIÓN 8 - 10 25,0
PRAXERNIA / 1-3 22,5
4 -7 57,5
AUTIA 8 - 10 20,0
SENCILLEZ / 1-3 17,5
4-7 52,5
ASTUCIA 8 - 10 30,0
ADECUACIÓN IMPERTURBABLE / 1-3 5,0
4 -7 27,5
TENDENCIA A CULPABILIDAD 8 - 10 67,5
CONSERVADURISMO / 1- 3 5,0
4 -7 60,0
RADICALISMO 8 - 10 35,0
ADHESIÓN AL GRUPO / 1-3 7,5
4-7 62,5
AUTOSUFICIENCIA 8 - 10 30,0
BAJA INTEGRACIÓN / 1- 3 20,0
4-7 60,0
MUCHO CONTROL AUTOIMAGEN 8 - 10 20,0
POCA / 1- 3 10,0
4 -7 35,0
MUCHA TENSIÓN ENERGETICA 8 - 10 55,0
(56) 264 S. Ocio León, G. Fernández García
ORIGINALES Y REVISIONES

Tabla 11

Distribución de las puntuaciones obtenidas en el 16-PF por la muestra de distímicos:


factores de segundo orden

Descripción de factores Puntuacion %


AJUSTE / 1-3 10,0
4 -7 47,5
ANSIEDAD 8 -10 42,5
INTROVERSIÓN / 1-3 25,0
4- 7 67,5
EXTRAVERSIÓN 8 -10 7,5
POCA / 1-3 10,0
4 -7 67,5
MUCHA SOCIALIZACIÓN CONTROLADA 8 - 10 22,5
DEPENDENCIA / 1-3 20,0
4 -7 70,0
INDEPENDENCIA 8 -10 10,*

15-24 25-34 35-44 45-54 55-64 > 64 años

Figura 1. Datos sociodemográficos. Distribución por edades.


Distimia 265 (57)
ORIGINALES Y REVISIONES

100

80

60

40

20

o ,.,' {(
< 7 PUNTOS 7-19 20-34 > 34 PUNTOS

AUSENTE LEVE MODERADO GRAVE

Figura 2. Escalas de valoración. Depresión - Montgomery-Asberg.

50

40

30

20

10

o
< 20 PUNTOS 20-29 > 29 PUNTOS

Figura 3. Escala de valoración. Ansiedad - Hamilton.


(58) 266 S. Ocio León, G. Fernández García
ORIGINALES Y REVISIONES

BIBLIOGRAFÍA

(1) AKIsKAL, H. S., «Chronic depression. Part I. Clínical and familial characteristics in 137
probands», J. of Affective Disorders, 1984, 3, pp. 297-315.
(2) AKISKAL, H. S., «Oysthymic disorder: psicopathology of proposed chronic depressive sub­
tipes», Am. J. Psych., 1983, 140, pp. 11-20.
(3) ALNAEs, R.; TORGENSEN, S., «Personality and personlity disorders among patients with
major depression in combination with dysthymic or cyclothymic disorders», Acta Psych. Scand.,
1989, 79 (4), pp. 363-369.
(4) CATTELL, R. B., Cuestionario de personalidad para adultos (Manual) 16-PF. Adap. es­
pañola, 1984, Madrid, TEA.
(5) HIRSCHFELD, R. M. A., Personality and dysthymia. Dysthymic Disorder, Londres, Royal
College of Psychiatrists, 1990.
(6) HOWLAND, R. H.; THAsE, M. E., «Biological studies of dysthymia», Biol. Psychiatry,
1991, agosto, 1, 30 (3), pp. 283-304.
(7) KIVELA, S. L.; PAKHALA, K., «Oysthymic disorder in the aged in the cornmunity», Soco
Psychiatry Psyciatr. Epidemiol., 1989, marzo, 24 (2), pp. 77-83.
(8) MARKOWITZ, J. C. y otros, «Prevalence and comorbidity of dysthymic disorder among
psychiatric outpatients», J. Affect. Disord., 1992, febrero 24 (2), pp. 63-71.
(9) SARTORIUS, N., «Clasificación de los trastornos depresivos en la décima revisión de la Cla­
sificación Internacional de las Enfermedades (ICO-lO)>>, Perspectivas en Psiquiatría, vol. 2, Wi­
ley, 1991.
(10) VALLEJO RUILOBA, M.; GASTÓ FERRER, C., Trastornos afectivos: Ansiedad y Depresión,
Barcelona, Salvat, 1990.
(11) WEISSMAN, M., «Epidemiology ofdysthymia: retes, riskes, comorbidity», Am. J. Psych.,
1988, 145, pp. 815-819.
(12) WEISMAN, MM. y otros, «Affective disorders. Psychiatric Oisorders in America», en Ro­
BINS, L. N.; REGIER, D. A. (eds.), The Epidemiological Catchement Area Study, Nueva York, Free
Press, 1991, pp. 53-80.

* Sergio Ocio León. Psiquiatra adjunto. Centro de Salud Mental de Mieres (Asturias). Graciano
Fernández García. Médico residente psiquiatría. Centro de Salud Mental de Mieres (Asturias).
Correspondencia: Sergio Ocio León, CI Francisco Beceña, 14, 7. o K, 33006 Oviedo.
** Fecha de recepción: 17-XII-1993.