Está en la página 1de 1

DISCURSO DE LA DIPUTADA CLARA CAMPOAMOR

NATURALEZA:

El fragmento propuesto para el comentario es una fuente histórica primaria de


naturaleza política. Sus destinatarios son, en primera instancia, los diputados de las
Cortes, y, por extensión, el conjunto del pueblo español. Se trata de un fragmento del
discurso pronunciado ante las Cortes constituyentes los días 30 de septiembre y 1 de
octubre de 1931 por la diputada Clara de Campoamor, militante del Partido Radical. La
finalidad con que fue pronunciado era la de reivindicar la participación de la mujer en
la vida política y la necesidad de reconocer el voto femenino en la constitución que en
ese momento se estaba elaborando.

CONTEXTO HISTÓRICO:

Proclamada la II República el 14 de abril de 1931 y habiendo marchado al exilio


el rey Alfonso XIII, se hizo cargo del Estado un gobierno provisional integrado por los
líderes de aquellos partidos políticos que habían participado en el pacto de San
Sebastián (1930). El principal cometido de este gobierno sería la convocatoria de
elecciones generales a Cortes constituyentes; estas tuvieron lugar en junio de 1931.
Una coalición entre republicanos y socialistas fue la vencedora de los comicios.
Las discusiones en torno a la redacción del texto constitucional fueron intensas
y muy especialmente en los siguientes temas: cuestión religiosa, descentralización del
Estado y voto femenino. En las Cortes, de 465 diputados, apenas había tres mujeres:
Clara de Campoamor, Victoria Kent de Izquierda Republicana y Margarita Nelken del
Partido Socialista. El artículo 34, que recogía la equiparación de derechos electorales,
fue finalmente aprobado por 161 votos a favor y con 121 votos en contra. El texto
constitucional fue finalmente aprobado por las Cortes en diciembre de 1931.
Las primeras elecciones en las que pudieron participar las mujeres españolas
fueron las que se celebraron en 1933, y a ellas precisamente se les acusó del triunfo de
los partidos políticos de derecha.

IDEA PRINCIPAL E IDEAS SECUNDARIAS:

La idea principal del texto es la de exigir el reconocimiento de los derechos


políticos a la mujer en tanto que la autora asume la completa igualdad entre hombres
y mujeres (segundo párrafo).
En torno a esta idea, la autora hace referencia, con objeto de justificarla, de
sucesos próximos de la vida pública en los que las mujeres españolas tomaron la
iniciativa política: movilizaciones contra la salida de soldados hacia la guerra de Cuba o
exigencia de responsabilidades por el desastre de Annual en plena guerra de
Marruecos (tercer párrafo); o la apuesta de la mujer por la República (primer párrafo).