Está en la página 1de 67

1

MADISON FAYE
2 La traducción de este libro es un
proyecto de Mi Mundo De Fantasia y
no pretende sustituir al original .
Todo proyecto realizado es a fin de
complacer al lector y así dar a
conocer al autor.
Les pido que no cambien ni modifiquen
cualquier dato presente en esta
traducción.

MADISON FAYE
3 CONTENIDO
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capitulo 12
Capitulo 13
Epílogo

MADISON FAYE
4 Sinopsis
Somos un equipo de dos hombres, ella es la meta y nunca
perdemos un juego...

Kerri:
Puede que esté asistiendo a la universidad de fútbol más grande de Texas,
pero no me gustan los deportes. Estoy aquí para aprender y leer libros,
no para ver a hombres adultos golpearse unos a otros por una pelota
estúpida.
Por supuesto, eso es antes de mi encuentro casual con los dos jugadores
más grandes del equipo.
Son duros, derretidores de bragas y hermosamente equivocados para
mí...
Y los quiero a los dos.

Tucker / Russ
La vida es buena y está en la cima. Fama, fortuna, mujeres, lo tenemos
todo, o al menos, todos nos dicen que sí. Pero incluso si no podemos
ubicarlo, algo falta.
Y luego nos encontramos con Kerri Larson.
Ella está mal para nosotros: inteligente, atrevida, no le gustan los
deportes y no está remotamente interesada en los tipos que los juegan.
Y eso podría ser exactamente lo que es tan jodidamente caliente acerca
de ella.
Tal vez sea porque amamos un buen desafío, o tal vez porque nos
encantaría mostrarle que todo es más grande en Texas.
La cosa es que somos un equipo de dos hombres dentro y fuera del
campo...
Que empiece el juego.

MADISON FAYE
5 CAPÍTULO 1
KERRI

—Oh mi Dios, sólo toma un trago —.


Hice una mueca y rápidamente sacudí la cabeza cuando Jen trató de
empujar la botella de ron de piña en mis manos. —En serio, estoy bien—
.
Jen resopló y se volvió hacia mi compañera de cuarto Ashley. —En serio,
tu compañera de cuarto necesita aprender a colgar si vas a seguir
trayéndola—.
Podía sentir el calor de mis mejillas cuando fruncí el ceño ante la burlona
morena y la mirada maliciosa en su rostro. Por encima del hombro de
Jen, pude ver a Ash sacudiendo la cabeza hacia mí, rodando los ojos y
dándome una mirada de 'simplemente ignorala'.
—Tengo una prueba mañana —dije acaloradamente, preguntándome
por décima vez por qué me había molestado en ir con Ash a su “reunión”
del equipo universitario de porristas. Debería haber ido a la pista para
correr por la noche como lo había planeado.
—Reunirse— en este caso significaba un grupo de chicas malhumoradas
y malvadas que bebían en las gradas del estadio
vacío. Bueno, algunas de las chicas estaban bien, como mi compañera
de cuarto Ashley. Pero luego estaban los otros - los que tomaron toda la
jerarquía de porristas del todo demasiado en serio.
—Quiero decir, honestamente, es por eso que solo decimos animar al
escuadrón, Ash—, dijo Jen con ligereza, apartando su cabello y trayendo
la botella de alcohol de vuelta a sus labios.
En serio, ¿por qué estoy aquí? Gruñí para mis adentros antes de que la
voz interior se asomara.
Porque Ash tiene razón, necesitas salir más.
Fruncí el ceño, porque sabía que era verdad. Ahí estaba yo, una
estudiante de segundo año de la universidad que había ido exactamente
a cero fiestas, se había hecho exactamente con cero chicos y se había
emborrachado exactamente, lo has adivinado. cero veces. Por
supuesto, el hecho de que obtuve un promedio de calificaciones de 4.1,
un brillante comentario de los profesores y tres ofertas de pasantías
incluso después de solo un año y el cambio en mi carrera universitaria
no parecía importar. No cuando eres joven, y estás en la universidad, y
al parecer se supone que debes usar tu tiempo para emborracharte y
tomar malas decisiones.

MADISON FAYE
Pero no entendí el punto de las malas decisiones. Me refiero a que la idea
6 de cometer un error es que aprendes de ello. Pero yo ? Miré incluso
la opción de hacer una mala elección, lo pensé bien, analicé los posibles
resultados y luego evitamos cuidadosamente el desorden de hacerlo en
primer lugar. Cálculo, científico, racional: razonamiento perfecto para un
estudiante de bioquímica honrado por vía rápida.
Por supuesto, la otra forma de verlo era que yo solo era una
gran nerd Podía decirme que era porque estaba “por encima” de todas
estas tonterías absurdas en las fiestas universitarias, pero la verdad era
que los años de libros, estudios y memorización de los fundamentos de
la química no habían hechos exactamente hechos para mi vida social.
Sorprendente, lo sé.
Y fue con eso en mente que yo de vez en cuando deje que Ash me agote y
me convenza para que salga de vez en cuando. Habíamos sido
compañeras de cuarto desde el primer año, de alguna manera amigas a
pesar de ser el tipo de animadora deportiva. Pero a ella no le importaba
que yo fuera la nerd con el libro y anteojos y tal vez uno de los muchos
carteles de Doctor Who en mi pared que una chica universitaria debería
tener.
Nos igualamos la una a la otra. Hice que se centrara en las calificaciones,
y ella me sacó, bueno, fuera. Aún así, no significaba que iba a beber en
una noche de escuela. Y en cualquier caso, estaba en camino de salir a
correr de todos modos.
Eso es otra cosa que Ash había hecho por mí, me hizo darme cuenta de
que no todos los deportes eran tan tontos e inútiles como siempre había
pensado en ellos. Sí, cosas como el fútbol todavía estaban muy en la
categoría de "estúpido y sin sentido" en mi cabeza, pero había decidido
que correr era algo que me gustaba. Tal vez no lo suficiente como para
salir y unirme al equipo de atletismo, como si hubiera tenido tiempo para
eso, pero lo suficiente para salir a correr me sentí bien. Me levanté de mi
escritorio, me puse en marcha y ...
Mis pensamientos fueron interrumpidos repentinamente por el silencio
de las chicas alegres que me rodeaban.
—¡Oooh, hora del espectáculo!— Una chica llamada Heather se rió.
Me di la vuelta para ver lo que ella estaba señalando hacia abajo en el
campo, y rápidamente me puse roja mientras giraba mis ojos.

Saliendo a los lados, había dos tipos con zapatillas, pantalones cortos de
compresión y camisetas sin mangas. Y aunque quería poder decir que no
tenía ni idea de quiénes eran estos dos deportistas neandertales, que eran
solo un tipo de atleta universitario tonto que mostraba sus músculos, eso
no era del todo cierto.

MADISON FAYE
Porque sabía quiénes eran. Sabía exactamente quiénes eran.
7
Para ser justos, todo el mundo Sabía quiénes eran Tucker Morgan y
Russ Whitley. Tendrías que estar sordo y ciego, y tal vez
incluso muerto para no saber quiénes eran los dos “reyes de la escuela”
en este campus. Claro, elegí Alamo State por sus increíbles programas de
ciencia, pero el noventa por ciento del resto de la escuela lo eligió para
una cosa: el fútbol de Longhorns.
¿A mí? No podría importarme menos el fútbol y la devoción de la deidad
idiota que los jugadores parecían tener por todo el lugar. Excepto…
Me sonrojé de nuevo mientras observaba a los dos chicos comenzar a
lanzar un balón de fútbol entre ellos. Tucker tenía esa apariencia
americana de “corazón del país”: el cabello rubio, los brillantes ojos azul
grisáceo y esa sonrisa que salía de un cartel. Russ era su contraparte
ligeramente más áspero y meditabundo, meditabundo y oscuro.
Dios. Me gustaría poder decir que era diferente al resto de las chicas de
esta escuela. Deseé poder reclamar inmunidad a los dos hombres que
retrocedían para lanzar la pelota por el campo. Quiero decir que era mi
"cosa", ¿verdad?. La friki de ciencia que no se divirtió ni se dejó engañar
por dos presumidos simpáticos deportistas de fútbol que dejaban bragas
caídas donde quiera que iban. Excepto que era una mentira, una maldita
sucia mentira.

Porque no era inmune a ellos, en absoluto.

Me dije a mí misma que solo era química humana, biología de millones


de años de evolución lo que me atrajo a los dos hombres de mandíbula
fuerte y musculosos que estaba observando en ese preciso momento. Eso
es todo lo que era, me dije a mí misma. Fue una evolución estúpida, y mi
biología interior gritaba que cualquiera de estos machos sería un buen
"compañero".

Era ridículo, y lo sabía. Pero saber eso seguro no me impidió calentarme


todo el tiempo cuando alguno de ellos estaba cerca. Conocí a Tucker de
una de las clases de química de los estudiantes de último año que estaba
tomando. Me sorprendió verlo el primer día, y me puse increíblemente
roja cuando me sonrió esa vez. Me dije que era una
tontería. Probablemente estaba allí en algún programa especial de
deportista, una especie de clase relleno para hacer que parezca que él
estaba allí para algo más que fútbol.

¿Y esa sonrisa?

Nada especial. Tucker Morgan sonrió a todas las chicas así.

MADISON FAYE
Russ y yo teníamos una clase de matemáticas juntos y era lo mismo: el
8 chico de cabello oscuro, distraído y atractivo, se encorvaba en la espalda.
Estaba completamente seguro de que él estaba allí solo para apaciguar
algún tipo de reglas de la pelota universitaria
... Hasta que comenzó a responder preguntas correctamente sin ser
llamado.
Pero nada de eso importó. Mi estúpida y ridícula pequeña colegiala
enamorada de ellos era solo eso, estúpida y ridícula. Estos dos eran
miembros de la realeza – la personificación de las cosas en las que puse
los ojos en blanco.
Lo cual ... no explicó por qué los estaba mirando en ese momento,
sintiendo que mis mejillas se enrojecían aún más cuando me di cuenta
de lo caliente que me estaba poniendo en los lugares en los que no debería
haber estado caliente.
Dios, Eran hermosos. Por supuesto, siendo yo, nunca
había hablado. a cualquiera de ellos Por supuesto que no, ese era el
punto central de un enamoramiento estúpido, de poner tus ojos en
blanco mientras pensabas de manera nauseabundamente estúpida
acerca de una persona en la que no tenías nada que pensar.
O personas
—Sí. Por favor . Puse los ojos en blanco mientras Jen maullaba detrás
de mí. Los muchachos en el campo comenzaron a correr, lanzando una
pelota de un lado a otro, manteniendo cautiva a su audiencia.
Tucker corrió hacia atrás y le lanzó un largo pase a Russ, antes de
volverse hacia nosotros se acurrucó en las gradas, dando una sonrisa
rápida a toda la pandilla de porristas. Siguieron riéndose borrachas.
Dios, y aquí estaba justo en medio de ellos, como una niña estúpida y
aduladora, que se había enamorado de las dos “estrellas del deporte”
—Oye—, tiré de la manga de Ashley y sacudí la cabeza. —Voy a correr
antes de que tenga que terminar de prepararme para la prueba de
mañana—.
Ella asintió. —Gracias por venir esta noche—.
Le di una mirada cuando Jen dijo algo estridente que se convirtió en una
risa enloquecida mientras ella me devolvió la sonrisa.

—Oye, no fue una pérdida total, ¿verdad?— guiñó un ojo mientras


asentía con la cabeza a los dos jugadores de fútbol.

Aparté la vista antes de que ella pudiera ver mis mejillas sonrojarse de
nuevo.

MADISON FAYE
—¡Nos vemos en la habitación!—
9
Tomé un tramo breve y superficial al final de las escaleras antes de
despegar alrededor de la pista de 3200 metros que corría alrededor del
perímetro del campo de fútbol.
Mientras corría, me obligué a contar respiraciones, a controlar mi pulso
y mis pasos, a pensar en la química que tenía que revisar más tarde para
la prueba de mañana.
… Todo para evitar girarme y mirar a Tucker y Russ, que ahora se
habían desnudado y estaban sin camisa mientras corrían por maniobras
de aspecto complejo. Y yo sabía todo esto, porque mi intento
de no verlos estaba fallando.
Tristemente.
Sólo son unos tontos deportistas cabezas de chorlito.
Me repetía a mí misma que, como si fuera a curar el calor pulsante que
corría por mi cuerpo cada vez que atrapaba un destello de sudoroso
pecho desnudo, o brazos musculosos ondeando bajo las luces del
estadio. Sólo los deportistas tontos. Penalmente, atractivo, deportistas
estúpidamente guapo calientes, con sonrisas que hicieron que mi ropa
interior se mojara y sus cuerpos musculosos hagan su camino en mis
sueños.
Pero aún así, deportistas tontos, no obstante.
Nada en lo que debería tener ningún interés en absoluto.

Seguí diciéndomelo hasta que mis pulmones empezaron a arder y me


detuve para regresar al vestuario del gimnasio.

MADISON FAYE
10 CAPITULO 2
TUCKER

Se suponía que debíamos estar corriendo a través de pasadas jugadas.


La razón principal de estos simulacros a altas horas de la noche con Russ
y yo fue para asegurarnos de que nuestras jugadas y conexiones
estuvieran muy bien en esta temporada. Demonios, con tres títulos de
división y un campeonato nacional desde que nos unimos como
estudiantes de primer año, buscábamos que nuestra temporada de
último año fuera para los malditos libros de récords.
Excepto que la mierda no estaba yendo como se suponía que debía.
Tuvimos nuestros roles y nuestras reglas, Russ y yo. Habíamos sido un
jodido escuadrón de asesinos de dos hombres desde que salimos de la
escuela secundaria. Yo, el mariscal de campo con el brazo dorado, y Russ
la casa de ladrillos que podía atrapar una bomba encendida. Yo lanzaba,
él los derriba. Llamo al trueno, él recoge tempestades.
¿Excepto esta noche? Esta noche estábamos jodiendo mierda a
lo grande.
No era solo yo tampoco. Claro, me estaba lanzando como un ciego, pero
Russ estaba ahí afuera jugando jugadas a medias y fallando las jugadas
que mi abuela podría hacerlas.
Y sabía muy bien por qué.
“¿Por qué?”, Era de 1.63cm era rubia, con tetas llenas y jugosas y un culo
para follar. Embutidos en esos pequeños pantalones calientes. “Por
qué” se había tomado la responsabilidad de comenzar a correr a la
distancia Dando vueltas al campo de fútbol en esa pista mientras
intentábamos practicar. “Por qué” fue capturar nuestra atención de
maneras peligrosas, haciéndonos perder jugadas, fallar pases, extrañar
el maldito mundo que nos rodea.
Y no podía hablar por Russ, pero “por qué” tenía mi polla follando duro
como una piedra en mis pantalones cortos.
La conocía, pero ni siquiera estaba seguro de dónde.
Y no, no es así.
La Deseaba.
Russ y yo éramos jodidos dioses del campus. Podríamos y tuvimos
nuestra elección de cualquier chica que queríamos. Y el infierno si
hubiéramos pasado por ellos. Era casi tonto.¿ Dos chicos como nosotros?
¿En esta universidad obsesionada con el fútbol?

MADISON FAYE
**“Disparar peces en un barril”. no le hizo justicia.
11
Se sentía como si fuéramos malditos reyes. Ser co-capitanes de los
Longhorns hizo maravillas. Todos esos trofeos brillantes que trajimos a
casa seguramente no dolieron. ¿Pero la NFL está llamando a nuestras
puertas para que nos comprometamos con lo que haríamos el año que
viene?

Sí, chicas por docena.


Y, por supuesto, bueno, Russ y yo éramos los mejores amigos. Éramos
como el hermano que el otro nunca tuvo. Demonios, estábamos más
cerca que hermanos. ¿Y estar tan cerca? Bueno, compartimos muchas
cosas. Títulos de MVP, el elegante apartamento fuera del campus ...
Y mujeres.
Éramos un equipo de dos hombres en y fuera del campo Y seguro que
no escuché ninguna queja de las chicas que tuvieron la suerte de llenarse
con los dos. Las chicas que usualmente estaban demasiado ocupadas
gimiendo alrededor de mi gruesa polla mientras Russ las follaba más
fuerte y más profundamente de lo que nunca antes habían follado esos
pequeños cabrones.
O al infierno, cuando te sugiero uno me dejas Explorar nuevo territorio ,
si ya sabes lo que quiero decir.
Nada mejor que ser el primer hombre en tomar el culo de una chica.

Pero nada de esa mierda importaba allí en ese campo esa noche.
Demonios, todo subió como humo en mi cabeza al segundo que mis ojos
se fijaron en esa chica. ¿Cómo diablos conocí a esta chica? Demonios,
¿cómo hizo Russ? Seguramente no la había follado, demonios, sé que lo
habría recordado.

Pero aquí estábamos, dos muchachos que vivían, respiraban y sangraban


fútbol, soltando jugadas básicas y torpeando torpecillos mientras corría
por nuestras malditas cabezas.

Mierda, eso era lo que ella era, ahí es donde la había visto. Ella era una
estudiante de segundo año, creo, pero un pantalón inteligente
aparentemente por tomar una clase de nivel superior así.

Oh sí, demonios la conocía ahora.

Ella usualmente usaba lentes negros gruesos, y maldita sea, nunca antes
había visto esas curvas asesinas sobre ella. Ella los mantuvo cubiertos,
y el Señor fue un pecado del más alto grado. Esas tetas perfectas que

**Expresión que se refiere a algo que es fácil e indiferente, que se usa a menudo cuando se describe una caza o se destruye a
un enemigo

MADISON FAYE
rebotan en esa camiseta sin mangas, y ese trasero en el que solo quería
12 hundir mis dientes, abrazados por esos ajustados shorts.

Esa coleta alta que solo quería agarrar y agarrarme.

El balón de fútbol me golpeó en la espinilla, haciéndome sisear mientras


levantaba la cabeza. Russ me estaba sonriendo mientras trotaba hacia
mi.
—Jesús , joder hombre ¿ te quedaste ciego?—
Gruñí mientras me inclinaba para coger la pelota, frotándome la
espinilla. —Lo sé lo sé. Pero mira quién habla, amigo. —
La mandíbula de Russ se apretó mientras empujaba sus dedos a través
de su espeso cabello oscuro. —Sí, culpable—. Sus ojos
eran sólidamente en la chica de la química, ahora en el otro lado del
campo.
—Quién Mierda ¿es ella?—
Sacudí la cabeza, sintiendo el latido de mi pulso en mis venas. —No estoy
seguro hombre. Ella está en mi clase de química, creo.
El asintió. —Creo que tengo con ella mi clase de cálculo ... Kerri, creo—.
Él silbó bajo. —Joder, ¿cómo nos hemos perdido esto?—
—No tengo idea,— gruñí.
Habíamos terminado con la práctica, y lo sabíamos muy bien. Ambos nos
quedamos parados allí, con los músculos apretados. Un hombre de las
cavernas dentro de mí golpeó su pecho mientras observábamos a esta
chica. Y no era solo que ella estuviera caliente. Quiero decir, ella
era Preciosa , pero era más que eso. Se podría decir que era tan hermosa
donde ella ni siquiera lo sabía, y eso era algo raro. Además de eso, era
como si hubiera algo en ella tirando de nosotros
Como si estuviera a punto de ser arrancada y arrastrada tras ella.
Yo tenía que tenerla.
Era este pensamiento primitivo, crudo, pero estaba allí sentado como un
carbón caliente en mi cabeza.

Jodidamente necesitaba a esta chica, como nunca antes había necesitado


a una mujer.

Demonios, la necesitábamos.

Teníamos que tenerla.

MADISON FAYE
13

MADISON FAYE
14 CAPÍTULO 3
KERRI

Correr se sintió bien, como siempre lo hizo. Con la cabeza llena de los
pesados cursos del curso superior que tomé en este semestre, salir y
despejar mi cabeza se sintió bien. Demonios, tenía más estudios y tareas
para hacer más tarde esa noche.

Dicho esto, mi cabeza no era tan clara como lo había pretendido después
de una carrera como esa. De hecho, estaba abarrotada allí.

Pero no estaba pensando en los cursos, o en las revistas científicas que


tenía que leer más tarde ...

Estaba pensando en los dos locos y atractivos hombres que lanzaban el


balón. Había hecho todo lo posible para ignorarlos mientras corría.
Había fallado, miserablemente. Sentía que cada cinco segundos, cada
diez pasos me encontraba girando la cabeza o lanzando una mirada hacia
un lado para mirarlos. Fue suficiente para hacerme rodar los ojos ante
mí misma, por lo tonta que era y lo ridículo que era para una chica como
yo estar interesada en los deportistas tontos como esos.
Sin embargo, no me había detenido, ni un poco.
Todavía estaba pensando en esos brazos estúpidamente musculosos,
esos torsos duros y miradas de acero mientras caminaba de regreso a los
vestuarios del gimnasio. Una vez más, los tipos como Tucker y Russ no
estaban en absoluto en el tipo de gente que me gustaba. Eran toscos,
Deportivos, ruidosos, y todo en lo que estaba en contra. Salieron a las
fraternidades, y tuvieron un legendario historial con el equipo de
porristas. Hombres así deberían haber sido la encarnación de no
es interesante para mi.
...Entonces, ¿por qué en el infierno ¿Estaba tan excitada solo corriendo
junto a ellos?

Metí mi ropa de correr en el casillero, agarrando la toalla tonta que mi


abuela me había enviado en la escuela cuando descubrió que era "un
corredor ahora", el que tenía mi nombre grabado como si todavía tuviera
diez años. Aun así, tan tonto como era, nunca podría negar la sonrisa
que me brindó, un pequeño recordatorio de mi hogar. Abracé la toalla
alrededor de mi cuerpo mientras caminaba descalza hacia las duchas en
la parte trasera del vestuario de mujeres.

MADISON FAYE
Guau. El agua caliente se sentía increíble. Suspiré bajo el chorro,
15 cerrando los ojos cuando el vapor caliente y el agua derritieron
lentamente el estrés y los dolores de mis músculos. De hecho, fue muy
divertido estar totalmente sola en las duchas así, con el gimnasio.
Sonreí, avergonzándome, imaginando a Tucker Morgan y Russ Whitley
nuevamente en el campo con esos grandes hombros, torsos fuertes y
deliciosos bíceps. Podía sentir un calor que irradiaba entre mis piernas,
y mis pezones rosados que me tapaban los pechos redondos y llenos
empezaron a arrugarse y ponerse rígidos bajo el rocío de la ducha. Por
un momento yo Deseaba profundamente que la escuela hubiera
invertido en duchas divididas, o que hubiera esperado hasta que llegara
a casa para estar desnuda y sola con mis pensamientos deliciosamente
sucios de los dos deportistas de fútbol.
Era tentador, tan mortificante como era. Pero cuando sentí que mi cuerpo
respondía lentamente a mis lujuriosos pensamientos mentales sobre el
fuerte mariscal de campo y el defensa de ensueño, pude sentir mis dedos
deteniéndose en mi cuerpo, burlándome de mi suave vientre bajo el
chorro de agua caliente.
Para.
Negué con la cabeza, refunfuñándome por ser tan rara y pervertida
cuando cerré el grifo del agua, tomé mi toalla y me dirigí a mi casillero.
Hice una pausa cuando doblé la esquina, congelándome cuando
escuché voces masculinas.
¿Qué?
Miré a mi alrededor salvajemente, confundida al ver con mis propios ojos
que estaba sola. Me puse de puntillas hasta el final del tramo de armarios
y miré por la esquina.
La pared más alejada del vestuario, detrás de la última fila de casilleros,
tenía una lona encima, junto con un letrero de papel pegado que decía
“precaución, reconstrucción de tubería en progreso”. Mientras avanzaba
con curiosidad hacia él, las voces creció más fuerte, hasta que justo en
frente de la lona, casi sonaba como si la voz del tipo estuviera justo allí
en la habitación conmigo.
Sabía que debería dejar atrás toda esta estupidez, así como pensamientos
inapropiados sobre tipos que ni siquiera me interesaban. Ahí es
donde debería haber vuelto a mi dormitorio y comenzar a estudiar.
Excepto que la curiosidad me venció.
Levanté un borde de la lona y miré a través.

MADISON FAYE
La pared faltaba detrás de ella; literalmente, solo había una abertura
16 donde el equipo de construcción había quitado una pared entera de
ladrillos, probablemente para llegar a los viejos tubos allí. Pero lo que era
aún más loco era que más allá del agujero en la pared de mi lado, solo
había otra lona.

De repente, me di cuenta de lo que eran las voces; eran tipos del vestuario
de los hombres, justo al otro lado de la lona. Sentí que una emoción
eléctrica e ilícita corría a través de mí cuando me di cuenta de que estaba
prácticamente desnudo, y que la única cosa entre yo y lo que claramente
sonaba como los tipos que cambian en su vestuario es una simple lona.
Podía escuchar que el agua se encendía repentinamente, el sonido de un
rocío de la ducha golpeaba las baldosas y luego las voces otra vez.
—En serio, sin embargo, va a ser un problema—.
Una segunda voz, ligeramente más profunda, respondió. —Sí,
absolutamente hombre. necesitamos estos simulacros de madrugada, y
no voy a hacer nada si ella está saltando por esa pista —.
Me detuve espera, ¿conocía esas voces?
—Joder Me encantaría arrancar esos pequeños shorts de ella —.
La segunda voz se rió entre dientes. —Jesús, hombre. Me encantaría
verla rebotar arriba y abajo de mi polla. Pero mierda, ella no es esa clase
de chica. No es una niña alegre o algún tipo de groupie. Dudo que le guste
el fútbol incluso. No parece ser el tipo —.
—No, en absoluto. Pero no lo sé, creo que es tímida.
Mis ojos se agrandaron y me sonreí.
Whoa.
Era seguro que Tucker y Russ estaban ahí, hablando crudamente de
una chica. Podía escuchar el chapoteo del agua y me sonrojé al darme
cuenta de que ambos estaban seguro desnudos y probablemente
quitándose el sudor de su práctica, no a quince pies de mí. Y conmigo en
mi toalla, también significaba que yo Estaba bastante desnuda allí con
ellos, pero por la lona entre nosotros.
Miré la cubierta de plástico azul con una emocionante sensación
arrastrándose por mi cuerpo. Podía sentir mi pulso acelerado, mi piel
hormigueaba con los pensamientos sucios y totalmente fuera de
personaje corriendo por mi cabeza. Puse los ojos en blanco y sentí el calor
en mi pecho. Pero aún así, la tentación era tan real. Todo lo que tomaría
sería una pequeña, pequeña ojeada a través del borde de la lona, y
echaría un vistazo a lo que sé que volvería loca a cualquiera de las otras
chicas con el equipo de porristas - podría ver Tucker y Russ desnudos.

MADISON FAYE
Dios , me sentia como una niña. Pensando así, ¡pero no pude
17 evitarlo! Miré nerviosamente alrededor del vestuario de mujeres todavía
totalmente desierto, sintiendo mi pulso saltar en mi pecho.
Al diablo. Un pequeño vistazo.
Sintiendo el rugido de la sangre en mis oídos, retiré la lona de costado,
pasando con cuidado por entre los escombros de ladrillo y el espacio
oscuro entre las paredes. Mi aliento quedó atrapado en mi garganta y mis
manos temblaron cuando dejé que la lona se cerrara detrás de mí. Volví
a la lona que cubría el costado de los hombres. Podía sentir un latido
caliente y excitado entre mis piernas cuando mi mano tocó el borde de la
lona y mis pezones empezaron a ponerse rígidos en puntos debajo de mi
toalla. Lentamente, curvé mis dedos alrededor del borde, y tan
silenciosamente como pude, lo retiré una pulgada.
Me incliné hacia delante, respirando pesadamente, y eché un vistazo.

MADISON FAYE
18 CAPÍTULO 4
KERRI

Lo primero que hice fue jadear, y casi caer hacia atrás por la pura
sorpresa.

Allí, a menos de quince pies de distancia de mi pequeña mirilla, Tucker


y Russ estaban absolutamente desnudos, enjabonando cuerpos duros y
cincelados mientras la ducha salpicaba agua sobre ellos.

La temperatura de todo mi cuerpo saltó cuando me mordí el labio para


sofocar otro grito ahogado, mis ojos se agrandaron, bebiéndolos. Por
Dios, eran hermosos mientras estaban vestidos; Se estaban volviendo
locos los dioses griegos.

El agua y el jabón jabonoso corrieron sobre los músculos del pecho


endurecidos y forrados y los abdominales con estrías de tabla de lavar.
Casi gemí cuando vi que el agua jabonosa blanca se deslizaba sobre las
acanaladas líneas de las caderas del cinturón de adonis de Tucker y el
rastro de cabello que corría desde su ombligo hacia abajo, hasta donde
sus manos cubrían lo que había entre sus piernas.
De repente, levantó las manos y estuve a punto de gemir.
Su polla era enorme. Y obviamente no estaba duro o cualquier
cosa mientras se toma una ducha. Pero aún así, colgaba allí entre sus
muslos musculosos, gruesos y pesados, mientras el jabón pasaba sobre
su eje. Russ se volvió repentinamente bajo su propio cabezal de ducha, y
me mordí el labio cuando lo ví. El cuerpo apareció a la vista. Duro,
robusto y varonil, y cuando sus manos se movieron para enjabonarse los
hombros, me llene los ojos de una segunda absolutamente enorme polla.
Solo había tenido un novio en la escuela secundaria, y un verano de
encuentros sexuales muy torpes y poco inspiradores antes de irme a la
universidad. Y podría decir sin lugar a dudas que Mike, el chico de casa,
fue nada como los dos hombres De pie duro y grueso y
deliciosamente tentadores frente a mí.
Mis ojos estaban muy abiertos como platos mientras los miraba,
escondida detrás de mi pequeña lona, solo boquiabierta en sus dos
cuerpos increíbles y aquellas hermosas pollas
Tucker se agachó y levantó el agua caliente, gimiendo cuando el vaporoso
rocío cayó en cascada sobre su forma musculosa. Podía sentir mi propio
cuerpo dolorido por él, buscando atención en general mientras lo
observaba. Mis pezones ansiaban ser tocados, y mi vagina goteaba

MADISON FAYE
positivamente mientras lo veía correr sus manos jabonosas por todo su
19 torso musculoso.
—Mierda, hombre, ese cuerpo. —
La voz de Tucker me sacó de mi estupor medio babeando.
—Jesús, amigo, las cosas que haríamos con ella—.
Me sonrojé ante sus palabras.
¿Las cosas que hariamos con ella?
Era un pensamiento perverso y sucio, imaginando a los dos hombres
haciendo ... bueno, podría no haber tenido mucha experiencia, pero tenía
una bonita buena idea lo que querían decir con eso. Estaban hablando
de ambos estar con una chica al mismo tiempo - ambos haciendole
“cosas” a ella. Sentí que el calor florecía entre mis muslos al pensarlo,
por lo malvado y "malo" que era imaginar un escenario como ese. Una
parte de mí se sintió escandalizada ante la idea de una chica compartida
entre dos hombres increíblemente atractivos como ese. Quiero decir que
estaba tan mal. Y todavía….
—Maldición, esos labios se envolverian alrededor de mi polla mientras
¿llenaras ese apretado coño por detrás?—
Tuve que reprimir un gemido ante las palabras de Tucker. Por un
segundo, la imagen de ellos haciendo exactamente lo que acababa de
decir pasó por mi mente: visceral, cruda y sucia.
Me imaginé a una chica, con el culo en alto mientras las manos
musculosas de Russ sostenían sus caderas. Gruñiría mientras empujaba
hacia adelante, meciéndola hacia adelante mientras la llenaba con su
eje. Ella gemiría, pero sería amortiguada, Con sus labios sellados
alrededor de Tucker. Sus abdominales se ondularían cuando gemía, sus
manos agarraban su cabello mientras él ...
Contuve el aliento, temblando ante la imagen y sintiendo mi
vagina palpitar con el calor. Esa imagen estaba tan mal y
tan lascivo pero no pude negar como de caliente me tenía.
Y luego, de repente, me di cuenta de lo que era la otra emoción confusa
que brotaba dentro.

Envidia.

Simplemente sentía envidia de la chica de la que hablaban. Con envidia


de que la quisieran así, y con dos hombres como Russ y Tucker, esa
fantasía tenía una probabilidad muy real de hacerse realidad.

MADISON FAYE
—Me gustaría enterrar mi lengua en ese coño primero. Apuesto a que es
20 dulce como la puta tarta —.
Russ gruñó cuando sus manos se hundieron en sus ondulantes
abdominales. De repente, mis ojos casi se salieron de sus cuencas
cuando lo vi mover esas grandes manos jabonosas hacia abajo hacia su
polla. Sus grandes dedos rodearon el eje grueso y colgante, frotando el
jabón a lo largo y ancho de él. Gimió, en voz baja, mientras su mano
acariciaba su eje jabonoso, y mi mandíbula comenzó a caer cuando me
di cuenta de que lentamente se estaba endureciendo.
—Me pregunto si es virgen, hombre—, gruñó Tucker, y de repente mis
ojos se dirigieron hacia él haciendo el lo mismo.
Dios bendito.
Los dos hombres más populares, más atractivos, más arrogantes y más
buscados en el campus no estaban a veinte pies de mí, completamente
desnudos, hablando sobre compartir una chica al mismo tiempo,
y acariciando sus enormes pollas .
Gemí, mordiéndome rápidamente el labio para silenciarme mientras los
veía cerrar los ojos y gemir audiblemente en el vestuario. El agarre de
Russ se apretó, y comenzó a acariciar su mano sensualmente arriba y
abajo del enorme eje de su polla. Tenía que ser tan grueso como mi
muñeca, y parecía que incluso dos de sus manos podían sentarse
cómodamente una encima de la otra a lo largo de su increíble longitud. Y
Tucker era el gemelo idéntico, ambas manos subían y bajaban de su
grueso eje mientras seguían murmurando sobre lo que le harían a esta
chica con suerte.
—Oh, Mierda. Sí Kerri —.
Me congelé absolutamente.
Tucker acababa de decir ¿mi nombre?
El calor recorrió mi cuerpo mientras mis ojos volaban hacia la cara de
Tucker, sus ojos seguían cerrados mientras acariciaba su gruesa y
palpitante polla.
—Mmm ... solo así cariño, solo inclínate por mí—.
Oh Dios mío.
—Sí bebé, chupa esa polla gorda, Kerri—.
La retumbante voz de Russ hizo que mi cuerpo temblara cuando la
realización me golpeó,

MADISON FAYE
La chica de la que hablaban, quién los había vuelto locos en el campo de
21 prácticas, quién los había conseguido tan fuerte y quién quería compartir
entre ellos.
Esa chica era yo.

Hay más de un Kerri ahí fuera, tonta, pensé rápidamente. De hecho, ahora
que lo pienso, había otro Kerry, con una "y", en el equipo de varsity cheer.
Era alta y hermosa y pertenecía a la "popular" hermandad, y sentí una
puñalada por dentro, sabiendo que probablemente estaban pensando en
ella.

De todos modos, la escena en frente de mí era caliente, y todavía podía


sentir mi cuerpo deseando liberarse, deseando ser tocada.
—Mmm. Sí Kerri, toma esa gran polla nena —.
Mis mejillas se sonrojaron de un rojo brillante, lentamente dejé que mi
mano se deslizara debajo del dobladillo de la toalla envuelta al azar
alrededor de mi cuerpo. Gemí en voz baja cuando mis dedos se deslizaron
a través de mi raja mojada y goteando, bromeando a lo largo de mis
labios.
Dios eso se sintió bien.
Mis ojos estaban pegados a los dos, apretando lentamente sus grandes
pollas, los músculos ondeando bajo el rocío de la ducha caliente mientras
deslizaba lentamente uno de mis dedos en mis pliegues y lo empujé
profundamente dentro de mí. Gemí y me mordí el labio aún más fuerte
mientras deslizaba un segundo para rizarme dentro de mí.
Comencé a tratar de unir ambos golpes, colgando de cada grito y cada
gemido gruñendo de sus labios mientras pasaba mi coño a tiempo a las
manos de Tucker y Russ subiendo por sus pollas. Podía sentir cómo la
toalla empezaba a deslizarse fuera de mi cuerpo, pero ni siquiera me
importaba, ya que dejé caer la otra mano de su agarre en la pared de
ladrillo a mi lado para meterme dentro de la toalla y jugar con uno de mis
doloridos pezones.
Podía sentirme cada vez más cerca, el arrebato de malicia al espiarlos se
sacudía en las duchas mientras jugaba conmigo misma, empujándome
hacia el borde. La toalla cayó, pero no le presté atención cuando jadeé,
sintiendo que el calor florecía y mi cuerpo comenzó a aferrarse.
Las duchas de repente se apagaron.
—Joder, hombre, ¿qué estamos haciendo?—
Mi corazón se atascó en mi garganta, mi clímax que se acercaba se
descarriló en un instante.

MADISON FAYE
Tucker juró por lo bajo. —Tienes razón, estamos siendo jodidamente
22 ridículos—.
—No se puede evitar, amigo—, murmuró Russ, apoyándose contra la
pared de la ducha con esta polla aún sobresaliendo.
—Lo sé, hombre, lo sé.— Tucker de repente alcanzó una toalla. —Vamos
a largarnos de aquí—.
Los dos de repente comenzaron a caminar. Correcto hacia la lona
Parte de mi sabía que solo iban por sus casilleros, pero el miedo se
apoderó de mí cuando de repente me encontré girando y corriendo de mi
escondite al vestuario de mujeres. Corrí de vuelta a mi casillero,
cambiándome rápidamente a mi ropa antes de agarrar mi bolsa y correr
todo el camino de regreso a mi dormitorio.
Mi corazón aún latía a mil por hora cuando me estrellé dentro, jadeando
en el silencio de mi habitación. Ash estaba fuera, lo cual era algo bueno,
porque sabía que en ese momento no podía controlarme. Prácticamente
me arranqué los vaqueros, dejándolos enredados alrededor de mis
tobillos cuando me derrumbé en mi cama. Mis dedos encontraron que mi
hendidura aún estaba húmeda, y gemí con fuerza cuando comencé a
provocar mi clítoris nuevamente.
Todo lo que podía imaginar eran esos cuerpos calientes y cincelados, esas
gruesas y duras pollas y las palabras más sucias y atrevidas que jamás
había escuchado.
Todo sobre mi.

Y en mi cabeza, estaba haciendo todas las cosas malvadas de las que


habían estado hablando. En mi cabeza, me estaba sometiendo a ellos, y
de buena gana dejé que me tomaran y me llevaran a lugares que nunca
antes había sentido.

Vine gritando en mi almohada, mis dedos enterrados en mi raja mientras


me imaginaba a Tucker Morgan y Russ Whitley reclamándome como
propios.

Pero era solo una fantasía....


¿cierto?

MADISON FAYE
23 CAPÍTULO 5
RUSS

Mierda eso se sintió bien.

De vuelta en mi habitación en el condominio fuera del campus que


compartía con Tuck, gemí mientras exprimía las últimas gotas de semen
de mi polla palpitante. Lo que había comenzado en las duchas era casi
como algo que ni siquiera pude controlar, algo así como una droga que
se apoderó del momento en que pensé en ella.

Estaba profundamente enganchado como nada que nunca antes hubiera


sentido. Ella era, literalmente, todo lo que podía pensar, todo lo que podía
codiciar y desear. Y sabía que Tuck se sentía de la misma maldita
manera. Nos golpearía a los dos en las duchas antes de que siquiera
supiéramos cómo procesarlo.

Y no, no éramos así. Quiero decir, me gustaba compartir chicas con mi


mejor amigo, pero no es como si hubiéramos girado de esa manera. Me
refiero a la mierda, con la cantidad de veces que mi polla había estado a
¿un agujero de Tuck? No, solo estábamos más cerca que hermanos, nada
de eso.

Y en cualquier caso, las duchas no ayudaron, y maldición, si pudiéramos


sacarla de la cabeza.

Después de eso, nos fuimos a casa, erizados por la necesidad reprimida


de ella y por su liberación. De vuelta en la casa, nos dirigimos a nuestras
propias habitaciones para terminar solos lo que habíamos empezado en
las duchas.

La práctica había apestado esta noche. Bueno, no, específicamente. Estar


allí no había apestado, no por una maldita milla.

Y ambos sabíamos por qué.

Kerri Larson.
Nerd, demasiado-genial-para-el-fútbol, sabelotodo, Kerri jodida Larson.
Muy, muy caliente, tremendamente inaccesible, increíblemente
atractiva.
La linda y pequeña nerd de mi clase de cálculo que nunca me había dado
la hora del día. A mi. Quiero decir diablos, cada chica me dio la hora del

MADISON FAYE
día. Mierda, solían dar mucho más que eso. Tucker y yo habíamos sido
24 el equipo de ensueño en el baile de la escuela secundaria, pero fue
cuando ambos vinimos a Alamo State U. cuando las cosas se
pusieron real. Fue aquí donde pudimos poner en marcha los motores y
mostrar todo nuestro potencial, lo que nos convirtió en los dos “muy
buenos jugadores de fútbol” a los putos prospectos profesionales que
éramos hoy.
El “equipo de ensueño”, porque vinimos en pareja.

Sonreí ante la idea: había muchas chicas en este mismo campus que lo
sabían en un nivel muy íntimo.

El agua se vaporizó a mi alrededor cuando intenté sacudir la cabeza de


la terrible época que acabábamos de pasar por el campo tratando de
hacer algunos ejercicios básicos de paso. Había sido una locura, tener a
esa pequeña y caliente estudiante literalmente dando vueltas alrededor
de mi cabeza toda la noche, haciendo que fuera imposible aclarar una
sola cosa. Tetas maduras llenas rebotando ligeramente en esa camiseta
sin mangas, un culo que solo quería comer como un maldito melocotón
envuelto en esos pequeños y ajustados shorts.

Piernas que quería sentir envueltas alrededor de mi cintura mientras


hundía cada centímetro de mi polla dentro de ella.

Una hora de su baile alrededor de nosotros así, una hora de tomas


perdidas y torpeza de la pelota y tropezar con mis propios pies, todo
mientras mi polla amenazaba con rasgar un agujero en la parte delantera
de mis pantalones cortos.

Y luego ella se fue. Hice una maldita captura y levanté la vista para verla
a medio camino de regreso al edificio deportivo. Estuvimos después de
eso, sudorosos, adoloridos, con los egos magullados por ese espectáculo
de mierda en la práctica.
Como era de esperar, obtuvimos toda la fanaticada de groupies en el
momento en que salimos del campo. Demonios, la mitad del maldito
equipo de animadores estaba allí al margen, a pesar de que ni siquiera
era una noche de práctica para ellos. Y estaban todas sobre nosotros,
también previsiblemente. Acabando con nosotros, tocando nuestros
brazos, arrullando nuestros oídos ante lo buenos que éramos.
—Entonces, ¿qué pasa si tú y Tucker vienen esta noche?—
Me giré ante el sonido de esa voz en mi oído.
Tanya

MADISON FAYE
Ella me sonrió maliciosamente. —Mis compañeras y yo esperábamos la
25 segunda ronda—.
Oh , sí, esa había sido una noche divertida. El semestre anterior, las dos
compañeras de cuarto de Tanya habían caminado sobre ella a cuatro
patas con mi polla en la garganta y las bolas de Tuck en su culo. Habría
esperado completamente a todos, excepto a él y a mí, para enloquecer en
ese momento. Pero en cambio, se habían desvestido.
Sí, bienvenidos a nuestro mundo.
No tenía sentido, por supuesto. E incluso ahora, no estaba
prestando atención a Tanya. No pude, no con la jodida Kerri Larson
todavía corriendo por mi mente.
Tuck tenía razón, esto iba a ser un problema.
Y fue confuso, con Tanya y su oferta justo allí en la mesa. Normalmente,
los dos habríamos tenido toda la oportunidad de hacer un doble equipo
de tres bombones del equipo de porristas. Pero mi polla simplemente no
se movía ante el pensamiento de la forma en que normalmente podría
haberlo hecho.
¿Que Mierda estaba mal conmigo?
Bueno, como dije KERRI.
Kerri era lo que estaba mal conmigo, con los dos. Todo lo que tomó fue
una mirada a la cara de Tuck y supe que era lo mismo con él. Demonios,
él era mi mejor amigo, y no habría sido la primera vez que perseguíamos
a la misma chica, si me entiendes. Mierda, nos habíamos hecho leyendas
de nosotros mismos en este campus con ese tipo de cosas: “obtener al
equipo de ensueño”. Y como cualquier chica que tuvo la suerte de
ponerse entre nosotros pudo atestiguarlo, era un sueño.
Pero Kerri era diferente a todo eso, y lo sabía. Ella no era una actriz, ni
una niña de hermandad de mujeres valiente que bateaba sus ojos e iba
a ir por mi polla.
No, ella era un juego completamente nuevo.
Allí, en mi habitación, podía sentir mi polla engrosarse de nuevo en mi
mano, a pesar de haber volado una. Gruñí mientras envolvía mis dedos
alrededor de ella, acariciando la piel y imaginando ese pequeño y caliente
atuendo para correr. Me imaginé quitándole la parte superior de sus tetas
llenas, chupándole los pezones, mordiéndole la piel y abrazándola. La
imaginé gimiendo cuando la doblara y rasgara esos pequeños shorts
antes de enterrar mi cara entre sus piernas. Quería probar cada
centímetro de su piel, y hacer que ella apareciera en mi cara.

MADISON FAYE
Me la imaginé de rodillas, con los ojos bien abiertos, los labios haciendo
26 pucheros mientras los envolvía lentamente alrededor de la cabeza de mi
polla. Sabía que la boca sería como el maldito cielo, también. Y me
imaginé a Tuck moviéndose detrás de ella, pasando sus manos sobre su
piel mientras él la tomaba por el culo y lentamente empujaba hacia
adentro. Gemí al pensar en sus gemidos, resonando en mi polla mientras
Tuck la follaba desde el otro extremo.
Y antes de darme cuenta, un segundo orgasmo estaba rugiendo a través
de mí, y gruñí en voz alta allí en mi habitación mientras volaba cuerda
tras cuerda de esperma caliente por el suelo, imaginando que era la boca
dulce de Kerri en la que estaba vaciando mis bolas.
Maldita sea, esto era malo. Ella estaba realmente en lo profundo, y
teníamos una puta temporada de fútbol para enfrentar.
Excepto que sabía que la única cosa que cualquiera de nosotros quería
abordar en ese momento era Kerri Larson.

MADISON FAYE
27 CAPÍTULO 6
KERRI

Fue al día siguiente, mientras caminaba por el campus que volví a verlos.
Dios .
Mi cara se puso de un rojo brillante al verlos, los dos sentados
causalmente en una mesa fuera del centro de estudiantes con los pies
levantados y las sonrisas que derriten bragas.
Me congelé, todo mi cuerpo ardía con el mismo calor que había sentido
la noche anterior. Y aunque sabía obviamente que no sabían lo que había
oído y visto la noche anterior, me sentí desnuda en ese mismo
momento. De pie allí, a menos de treinta pies de distancia de ellos, con
un café en la mano y mi bolsa de libros colgada sobre un hombro, sentí
que todos podían ver que los había espiado, como esa estúpida historia
de un corazón.
Estás siendo tonta, me dije. Me di vuelta rápidamente cuando vi que
ambos miraban hacia arriba, a pesar de que sabía que obviamente no me
estaban mirando, probablemente una chica detrás de mí. Pero aparté la
vista de todos modos, tratando de ocultar mi cara de color rojo brillante
y lo que estoy segura era una lujuria cruda en mi cara al pensar en lo
que había visto.
—Sí bebé, chupa esa polla gorda, Kerri—.
Sentí la misma oleada de calor entre mis piernas al pensarlo. Esa
embriagadora carrera, la necesitad de ellos como una especie de
atracción magnética. Y antes de que pudiera detenerme, mis fantasías de
antes volvieron, justo allí, en el patio del campus. Me imaginé sintiendo a
Russ deslizarse en mi boca, arremolinando mi lengua alrededor de la
cabeza y sintiendo cómo reaccionaba. Fantaseaba con alejarme de él y
moverme hacia su amigo para sorber su preciosa polla en mi boca
también.
Y lo mismo que la noche anterior, me imaginé a los dos tomándome,
tocándome, probándome, provocándome. Follándome como si nunca
antes me hubieran follado.
Rápidamente sacudí la cabeza para despejar
los pensamientos horriblemente vergonzosos y sucios cuando me di la
vuelta para caminar a mi próxima clase lo más rápido posible.
—¡Kerri!—

MADISON FAYE
Me giré, mi cara aún estaba roja y mi mente aún firmemente en la
28 cuneta, y vi a Ashley parada allí.
—¡Uh, hey!—, Dije rápidamente, tratando de respirar y fingir que mi cara
no era del color de una señal de alto.
Ashley levantó una ceja hacia mí. —¿Estás bien? Pareces sonrojada.
Tragué rápidamente, sacudiendo la cabeza. —¡No! Nada, quiero decir,
sólo estaba ...
Ella rió. —Whoa, fácil con el café de hoy, veloz—. Me sacó la lengua. —
¿Qué haces esta noche?—
Tomé otra respiración profunda, calmándome. —¿Nada?—
— Kerri ,— ella puso los ojos en blanco. —Es viernes por la noche, en
la universidad , y necesitas ir a hacer algo—.
Le di una mirada. —Oye, tengo planes—.
—¿Implica la palabra 'Netflix' ? —
Mi boca se cerró fuertemente y Ash se rió. —Vamos, Ker,
tu necesitas salir a veces. Hay una fiesta esta noche, ¡deberías venir! —
Rodé mis ojos. —Una fiesta de ¿animadoras?—
—Una fiesta fiesta tonta. Ya sabes, ¿gente divertida, música, bebidas? Te
prometo que no lo pasarás mal.
—No lo sé-—
—Me refiero a sí, algunas del equipo de porristas estará allí, pero solo
porque la mitad del equipo de fútbol viene —.
Me quedé helada. —Oh,— dije con voz ronca, sintiéndome ridícula y
esperando que mi voz no se quebrara.
Ash no se dio cuenta. —Oh, sí, creo que algunos del equipo ofensivo se
están moviendo—.
—¿Como Russ Whitley y Tucker Morgan?—
Las palabras se derramaron antes de que lo supiera, y Ash de repente
levantó una ceja hacia mí, sonriendo. —¿Desde
cuándo? tú sabes cualquier cosa ¿Sobre fútbol o te importan los
chicos que lo juegan?
—Yo no—, dije apresuradamente. —Sigo escuchando sus nombres tontos
y pensé que eran jugadores importantes o algo así—.
Ash puso los ojos en blanco. —Uh, sí, 'o algo así—. Ella suspiró,
sacudiendo la cabeza hacia mí mientras sonreía. —Kerri, van a

MADISON FAYE
ser profesionales el próximo año. No solo son importantes, son como los
29 nombres más importantes en el fútbol universitario en este momento—
.
Eso no es lo único MÁS GRANDE acerca de ellos , pensé para mí mismo
cuando mi cara se puso roja.
—De todos modos, si solo quieres ver la tele toda la noche, lo que sea ...—
—Bien, voy a ir—.
Los ojos de Ash se fijaron en los míos. —¿De Verdad?—
Me encogí de hombros. —¿Si, Por qué no?—
Ella sonrió. —¿Segura que no tienes alguna estudio que hacer? —
Le saqué la lengua de nuevo. —No, ya voy. Ojalá sólo para demostrarte
que estás equivocada.
Ash se echó a reír mientras miraba su reloj. —Está bien, está bien
sabelotodo. ¿Nos vemos esta noche entonces?
—Estaré allí.—
Lo deseaba.

MADISON FAYE
30 CAPÍTULO 7
TUCKER

No lo estaba sintiendo.
La fiesta estuvo bien , supongo. Tenía todos los elementos de una noche
en la que solía estar: música fuerte, mucho alcohol y, por supuesto,
mujeres. Las mujeres envueltas en Russ y yo. Las chicas susurrando
todo, desde un velo fino sugerido hasta una mierda sucia y directa en
nuestros oídos. Demonios, una de las compañeras de cuarto de Tanya,
Lisa, fue rotunda y me dijo que quería que Russ y yo la lleváramos al
baño y nos turnáramos su culo.
Que mierda.
Pero la cosa era, yo quería no ser parte de eso. Estaba aburrido, sentado
allí en ese sofá rodeada de fans y chicas y bebiendo alcohol. La música
ruidosa resonaba en la habitación, la gente gritaba, los chicos de
fraternidad que jugaban a la cerveza pong, las invitaciones sucias de
chicas moralmente cuestionables.
Sí, todo de eso me debería haber puesto en marcha. Todo eso debería
haberme hecho difícil y tener que irme.
Pero no fue así.
Miré a Russ y vi la misma mirada aburrida y enojada en su rostro
mientras sorbía sombríamente lo que todavía era su primera cerveza de
la noche. Casi sonrío. Hace un año, él y yo habríamos estado a medio
barril de profundidad. Hace un año, estaríamos gritando y actuando
como tontos como todos los demás. Demonios, hace un año, podríamos
estar en el baño con Lisa pasando un gran momento.
Pero no esta noche. Esta noche simplemente no estábamos interesados
en nada de esta mierda, porque teníamos una maldita cosa plantada
firmemente en nuestras cabezas.
Kerri.
Joder, incluso se veía increíble esa tarde cuando la vimos en el patio y
casi nos caímos mirándola. Sin camiseta ni pantalones cortos esta vez
tampoco. Llevaba en los vaqueros una maldita camiseta, el pelo en una
coleta desordenada y una bolsa abultada con libros de texto en su
hombro. La nerd del libro T.
Por supuesto, eso no afectó de ninguna manera lo difícil que la había
mirado, o lo mucho que la deseaba más que nada. Porque sea lo que sea

MADISON FAYE
sobre ella, esa chica tenía ganchos en mí - en ambos, y no sabía cómo
31 sacar esos ganchos.
... no estaba seguro de si los quería afuera.
Russ finalmente tuvo la gran idea de pedirles a las chicas de nuestro
regazo que nos trajeran cervezas frescas, lo que claramente vi como la
táctica que era alejarlas de nosotros.
—No tiene sentido ¿eh?—
Gruñó mientras se daba la vuelta. —No, en absoluto, hombre.— Gimió y
echó la cabeza hacia atrás. —¿Qué mierda está mal con nosotros?—
—Tú sabes lo que está mal con nosotros —.
Él juró. —Ella es solo una chica, no lo entiendo —.
—Yo tampoco, hermano—.
—No puedo dejar de pensar en ella—.
—Igual.—
—Como, cada maldito segundo. yo solo La quiero , Tuck.
Asentí mientras le daba una palmada en el hombro. —Lo sé,
hombre. Mira, vamos a joder nuestra temporada si no podemos sacarla
de nuestras cabezas. Lo que necesitamos hacer es ponerla a un lado,
dejar de pensar en ella, y Evitarla.-—
Y justo entonces, mis palabras me fallaron. En ese momento, todo mi
cerebro se entumeció cuando miré a Russ y me olvidé de todo lo que
había estado diciendo o pensando.
Porque en ese momento, la propia Kerri entró por la puerta principal de
la fiesta.
Kerri Larson, con el pelo peinado hacia atrás, las gafas colocadas en la
nariz y el vestido de verano más caluroso que jamás hubiera imaginado.
—Santa mierda ...— Russ murmuró entre dientes, girándose para verla.
Ella se veía caliente .
Se veía mejor que caliente, en realidad. Quería devorarla y consumirla,
y Reclamarla.
Esto iba a ser un problema.
—Bueno, tanto para ese plan—, murmuró Russ con una sonrisa.
—Mierda, ahora qué hacemos ...—

MADISON FAYE
—¡Conseguí sus cervezas, chicos!— Lisa y alguna otra chica pelirroja se
32 dejaron caer de nuevo en nuestras piernas. Gruñí por la distracción,
apretando mis dientes mientras trataba de maniobrarlos para que
retrocedieran. Finalmente logré empujar a Lisa a su propio asiento, para
ver a Kerri de nuevo.
Ella se fue.
—Tuck.—
Russ me dio un codazo en el costado, y me volví para verlo asintiendo
con la cabeza en la puerta de nuevo con una expresión sombría en su
rostro.
—Que Mierda están haciendo esos pendejos aqui—.
Esos imbéciles eran los U. Gators del este de Texas, un equipo de mierda
que de alguna manera había pasado de ser horrible a aplastarlo la
temporada pasada. Posteriormente, eso significaba que este año ellos
iban a ser nuestro mayor rival.
Entonces, ¿qué infierno estaban haciendo en una maldita fiesta de la
fraternidad de Alamo State?
—No—, me puse de pie, empujando a la pelirroja fuera de mi regazo
mientras apretaba mis puños. —No estamos haciendo esto. Russ, toma
algunos de los chicos. Estamos lanzando a estos imbéciles ahora
mismo —.
—¡Tucker!—
De repente, tenía una mano en mi hombro, y me giré para ver a Josh, el
presidente de fraternidad sacudiendo la cabeza.
Russ gruñó. —Josh, qué demonios es esto—.
Josh no estaba en el equipo, pero siempre había sido un amigo. Además,
era un gran partidario del equipo, con la gestión de la mayor institución
griega en el campus. El hizo una mueca mientras gemía. —Amigo, lo sé,
lo sé. Esto se ve mal —.
—Uh, sí , hombre—, murmuré con los dientes apretados. —Vamos a
jugarlos la próxima semana, ya sabes—.
—Lo sé, chicos, lo sé—. Josh se pasó los dedos por el pelo, claramente
dividido casi tanto como nosotros. —Así que, resulta que, ellos están
jodiendo los hermanos Delta, sin embargo. Recibí una llamada hace
media hora del maldito liderazgo estatal que algunos hermanos de la
Universidad de East Texas estaban en la ciudad y querían pasar. Mierda,
me refiero a que Adam Hill, su maldito capitán, es el presidente menor
del capítulo allá en el este de Texas —.

MADISON FAYE
Juré por lo bajo cuando Russ puso los ojos en blanco. —Amigo, sabes
33 que en realidad no nos importa la mierda griega, ¿verdad?—
—Lo sé—, murmuró Josh, sacudiendo la cabeza. —Y me gustaría poder
decirles que se jodan, pero tengo las manos atadas, muchachos—,
suspiró. —Miren, simplemente jueguen bien, intentaremos mantenerlos
alejados de cualquiera en el equipo, y con un poco de suerte, se aburrirán
y se retirarán—.
—Tú sabes que ellos solo están aquí para joder con nosotros, ¿verdad?
Me volví hacia Russ después de que Josh se alejó. —Sí, no, mierda. La
pregunta es, ¿qué demonios van a intentar y tirar?
—Tucker.—
Levanté la vista para ver que la cara de Russ se tensaba y su mandíbula
se apretaba.
—¿Sí?—
Se volvió, sus hombros agitados. —¿Donde Mierda está Kerri? —

Oh, mierda

MADISON FAYE
34 CAPÍTULO 8
KERRI

—¿Qué tal si me dejas conseguirte una bebida?— Me estremecí ante la


voz en mi oído y me giré rápidamente para ver al alto y rubio chico que
me miraba con furia. Me guiñó un ojo mientras me lanzaba un beso de
aire, haciendo que un escalofrío me recorriera la espalda.

—Oh, gracias, estoy bien—. Sonreí cortésmente mientras levantaba la


copa solitaria roja en mi mano que apenas había bebido.

—¿Estás segura, hermosa? — Jadeé cuando me giré ante el sonido de un


segundo tipo, este sonriendo con la misma sonrisa depredadora que el
primer hombre rubio mientras sacaba un frasco del bolsillo de sus
pantalones cortos.

Asentí rápidamente. —Sí, estoy bien, gracias—.

Fruncí el ceño cuando mis ojos captaron el logo de cocodrilo en sus


sudaderas. No, no seguí los deportes, pero tuve que haber estado ciego
para no notar los carteles de "Vencer a los Gators" en todo el campus la
semana pasada, junto con las referencias para convertirlos en botas o
algo así. Entonces, estos eran los Gators, los rivales, supongo que lo eran.

Realmente no entendía los deportes, pero sentí que había algo extraño
acerca de un equipo rival que estaba en el campus.

—Entonces, ¿con quién estás, cariño? —

El primer chico dio un paso hacia mí mientras yo involuntariamente daba


un paso atrás a través de una puerta en un porche lateral de la casa
principal.

—¿Con? —
—¿Qué jugador?— Un tercer hombre en una sudadera con capucha de
Gator salió de detrás del segundo hombre, con la misma sonrisa
hambrienta en su rostro como los dos primeros.
Tragué rápidamente. —Oh, ninguno. no estoy con cualquier jugador,
acabo de venir a la fiesta con mi compañera de cuarto. Ella es una
animadora ...
—Entonces, ¿ soltera ? —

MADISON FAYE
Había algo perverso en la forma en que el primer chico me sonrió que me
35 provocó un escalofrío. Los tres salieron al porche, la puerta se cerró
detrás de ellos. La música silenciada de la fiesta en la casa me golpeó
mientras aspiraba una profunda bocanada de aire, de repente me
di cuenta de lo sola que estaba allí en el porche con tres desconocidos.
—¿Te gustan los futbolistas, nena?—
El segundo chico de repente se me acercó, y antes de que pudiera decir
o hacer algo, sentí que su mano se deslizaba y me agarraba el culo.
—¡Quita tus manos de mí ! —Traté de alejarme de él, pero de repente los
otros dos chicos estaban allí, apiñados a mi alrededor.
De repente, la puerta de la casa principal explota.
Los tres jugadores de Gator giraron, pero fueron empujados hacia un lado
y derribados por ...
Guau.
Por Tucker Morgan y Russ Whitley.
Los dos rugieron como animales salvajes de algún tipo cuando se
abalanzaron sobre mis posibles atacantes: los puños chocando contra las
caras y la ira salvaje en sus ojos cuando se enfrentaron a los tres. El
primer chico se levantó, la sangre goteaba de lo que parecía una nariz
rota mientras se tambaleaba hacia Tucker. Pero Russ estaba de repente
entre ellos, su mano se cerró alrededor de la garganta del jugador Gator
antes de lanzarlo hacia atrás, enviándolo a través de una mesa de centro
de madera contrachapada.
Russ y Tucker se volvieron hacia mí, sus hombros agitados y ese
intenso fuego en sus ojos mientras me miraban con preocupación.
—¿Estás bien?—
La cara de Tucker estaba tensa, su mandíbula apretada mientras daba
un paso vacilante hacia mí. Debió haber visto la confusión en mis ojos,
porque se detuvo, sacudiendo rápidamente la cabeza.
—No vamos a hacerte daño, Kerri—.
Parpadeé, y estaba a punto de decir algo tonto como —¿Sabes mi
nombre?— Antes de que recordara la otra noche.
—Sí bebé, chupa esa polla gorda, Kerri—.
Sí, sabían mi nombre bien.
Russ me miró. —¿Estás bien?—

MADISON FAYE
Asentí, aún sonrojándome por el recuerdo de lo que había visto en el
36 vestuario con estos dos tipos. —Estoy ... sí, estoy bien—.
Sacudió la cabeza a los tres chicos que gemían en el suelo. —No puedo
creer que estos pendejos intentaron ...—
De repente, un tipo de la fiesta que vestía una camiseta de Longhorns lo
atravesó a través de la puerta destrozada del porche solar.
—Tuck, Russ, está a punto de ser un problema ...— miró a los tres
jugadores en el suelo y sonrió. —Bueno, mierda, sí, supongo que eso es
lo que—.
Tucker frunció el ceño. —¿Qué pasa, Sean ? —
—Gators, hombre. Están buscando comenzar algo de mierda, y creo que
ustedes dos golpeando a estos tontos pueden ser el empujón que están
buscando —.
Russ juró. —No podemos ir a pelear con otro equipo una semana antes
de jugar contra ellos—.
Tucker asintió. —Sí, Sean, asegúrate de que nadie de nuestro equipo
haga nada. Haz que se larguen de aquí. Se volvió hacia mí, todavía de
pie, aturdida por lo que acababa de ver. —También deberíamos sacarte
de aquí, en realidad. Vives en el campus, ¿no? —Asenti.
—Te acompañaremos—.
Y luego, de alguna manera, tres minutos después, le dije a una Ashley
que miraba con incredulidad a dónde iba, y con quién Iba alli, me
encontré caminando por el campus con los dos hombres más famosos e
infames del campus, a quienes había visto masturbarse en las duchas
mientras fantaseaba conmigo.
Decir que estaba lleno de emoción nerviosa no le haría justicia.
—¿Estás segura de que estás bien?—
Sonreí mientras Tucker hacía la pregunta por quinta vez.
—De Verdad estoy bien gracias Solo estaban siendo escalofriantes, eso
es todo —.
Por encima de nosotros, el trueno retumbó siniestramente, y el viento
comenzó a subir cuando doblamos la esquina de la fila griega hacia el
campus principal.
De repente, las palabras se cayeron antes de que pudiera detenerlas.
—Mira, cómo ... quiero decir, ¿cómo supiste que estaba en problemas?—
Russ se encogió de hombros. —Desapareciste. Nos preocupamos —.

MADISON FAYE
—Tú sabías que ¿Estaba en la fiesta? —
37
—Por supuesto que sí—. Tucker asintió, caminando hacia el otro lado de
mí. Se volvió y me sonrió. —Hubiera sido imposible extrañarte
caminando—.
Me sonrojé a pesar de mí misma, mirando mis pies cuando el viento
comenzó a levantarse a nuestro alrededor. —No soy exactamente El
tipo de grupo de fútbol, ya sabes.
Russ se rió entre dientes. —Sí, nos dimos cuenta—. Se volvió para
mirarme. — Créeme , nos dimos cuenta—.
De repente, el trueno retumbó en el cielo, y en otro segundo, la lluvia
comenzó a ceder y verter sobre nosotros
Grité por el repentino apagón, pero inmediatamente comencé a reírme
por lo cómico que era que los tres estuviéramos tan
repentinamente empapados .
— ¡Mierda! —Tucker cantó, girando su cabeza hacia el cielo y riendo.
—¡Gimnasio!— Gritó Russ, agarrando mi mano y tirándome de él
mientras corría hacia el centro de atletismo que se avecinaba en la
repentina y tormentosa oscuridad. Sentí que la mano de Tucker se
deslizaba en la otra, y de repente sentí este arrebato de vértigo floreciente
a través de mí al sentir que ambas manos se aferraban a las mías
mientras todos corríamos de cabeza hacia el gimnasio.
Sí, la nerd de ciencia, no me interesan los jugadores de fútbol, los
vertiginosos, bueno, los jugadores de fútbol.
Tucker buscó en su bolsillo y sacó una tarjeta de acceso, la deslizó en la
entrada de la puerta lateral, pateó la puerta y luego me empujó hacia
adentro.
—Los dos somos capitanes, por lo que tenemos tarjetas de acceso de todo
el día para el entrenamiento o lo que sea—, explicó Russ encogiéndose de
hombros, asintiendo con la cabeza en la tarjeta en la mano de Tucker.
Nos quedamos allí en el pasillo lateral, jadeando y goteando, el agua de
lluvia se acumulaba en el suelo a nuestro alrededor.
— Wow , eso fue una locura—, dije con una risa. —Muchas gracias por
hacernos entrar ...—
Levanté la vista y de repente me detuve cuando me di cuenta de que los
dos hombres me estaban mirando con este tipo de hambre en sus
ojos Me mordí el labio y comencé a levantar una ceja inquisitivamente
antes de que de repente me golpeara.
Mi vestido.

MADISON FAYE
Mi muy ventoso, muy veraniego, muy blanco vestido que ahora estaba
38 empapado, completamente transparente y aferrado a cada centímetro
de mi cuerpo como una segunda piel.
Mi cara se puso roja brillante al mismo tiempo que esta
prohibido. prisa fue chisporroteando a través de mi cuerpo. Quiero
decir que el vestido era casi transparente, y sabía que ellos podían ver
básicamente todo de mí desde que me fui sin sostén en una tanga
blanca por debajo. Mis pezones rosados estaban arrugados e hinchados
por la lluvia fría, presionando como puntos duros y totalmente visibles a
través del material delgado. Y yo sabia que debería estar mortificada, o
horrorizada, o al menos hecho un intento de cubrirme. Pero no sentí
hacer cualquiera de esas cosas.
Porque me gustó como me miraban.
Russ se aclaró la garganta primero, y luego ambos hombres miraron
hacia otro lado, como si de repente se dieran cuenta de que habían estado
mirando.
—Nosotros, uh, quiero decir, hay algunas toallas en el vestuario si
quieres secarte. Podríamos quedarnos aquí hasta que la lluvia pare un
poco —.
Asentí, el hechizo también se fue rompiendo lentamente, a pesar de que
el calor persistente de sus miradas todavía se arrastraba por mi piel.
—Sí, eso sería genial—.
Tucker sonrió y sacudió la cabeza. —Síguenos.—

MADISON FAYE
39 CAPÍTULO 9
KERRI

—Te daremos un poco de espacio—.


Tragué rápidamente, mordiéndome el labio mientras le sonreía a Tucker,
esa ridículamente cincelada mandíbula de él se convirtió en una sonrisa.
—Ahora es cuando le das el espacio, amigo—, Russ se rió detrás de él, y
me sonrojé aún más cuando me di cuenta de que había estado mirando
los labios de Tucker.
Él sonrió y negó con la cabeza. —Bien, bien, estaremos a la vuelta de la
esquina secándonos si necesitas algo. Intentaré encontrarte algo de ropa
limpia y seca de gimnasio o algo para cambiarte —.
—Gracias—, le dije en voz baja. Miré más allá de él, a Russ, a la oscuridad
de su rostro y esos ojos penetrantes que le provocaron un escalofrío. —Y
gracias de nuevo por, ya sabes, por lo de allá atrás—.
Russ asintió solemnemente. —En cualquier momento, cariño.—
Me dieron una sonrisa final antes de dirigirse a la esquina, dejándome
sola en la última fila del vestuario de hombres. Rápidamente me quité el
vestido totalmente empapado de mi cuerpo, sintiendo un escalofrío en los
pezones cuando el algodón húmedo y frío los arrastró. Llevé una toalla a
mi cabello, secándola lo mejor que pude antes de que finalmente
decidiera que mis bragas mojadas empapadas también tenían que
desaparecer. Los eché, ruborizándome cuando pensé en estar
completamente desnuda con Russ y Tucker a unos pocos pies de
distancia, al otro lado de la fila de casilleros. yo podría oírlos,
presumiblemente quitándose sus ropas a menos de tres pies de mí, y esa
idea hizo que un hormigueo atravesara mi cuerpo.
—¿Estás bien, Kerri?—
Parpadeé y sacudí la cabeza ante el sonido de la voz de Russ, rápidamente
envolviendo una toalla alrededor de mi cuerpo desnudo mientras me
aclaraba la garganta. —¡Sí, estoy decente!—
Hubo un silbido bajo detrás de mí, y me volví para verlo allí de pie, con
el ceño fruncido, la mandíbula apretada y los ojos. pegado a
mi. Llevaba solo una toalla, envuelta apretadamente alrededor de sus
caderas increíblemente cinceladas, un rastro de cabello tentador bajando
sobre sus abdominales que desaparecían debajo de la toalla. —Más que
decente, diría yo.—

MADISON FAYE
Podía sentir mis mejillas enrojecidas mientras miraba mis pies, sintiendo
40 el mismo hormigueo ilícito arrastrándose a través de mí.
—¿Guao, ustedes ven esto?—
La voz de Tucker rompió el hechizo, y Russ rápidamente sonrió mientras
apartaba sus ojos de mí. —¿Que pasa?—
—Hay un puto enorme agujero en la pared de atrás aquí.
Mi corazón saltó a mi garganta. Oh, cierto, el agujero en la pared, el que
había visto con mi coño completamente mojado y mi sangre caliente,
mientras veía a estos dos hombres hermosos acariciar sus pollas.
Ese Agujero en la pared.
Sentí que mis mejillas se ponían rosadas mientras seguía a Russ por la
esquina hasta donde estaba Tucker, vestido con una toalla similar, junto
a la lona, levantándolo con una mano.
—Parece que están haciendo la construcción aquí.— Él se rió entre
dientes. —Mierda, podrías caminar hasta la habitación de las mujeres—
.
De repente, sus ojos cayeron.
Y mi tripa acaba de caer .
Porque allí mismo, en el suelo del espacio entre ambas lonas, había una
toalla blanca. mi toalla blanca
... el de mi nombre en él.
Era como una horrible cámara lenta cuando observé a Tucker agacharse,
levantar la toalla y fruncir el ceño con curiosidad mientras lo levantaba.
—Eh, parece que alguien ha vuelto ...—
Su voz se detuvo, y parpadeó cuando de repente abrió la toalla con —
Kerri Lawson— impresa con letras rojas brillantes a través de ella.
—... Aquí,— terminó, una sonrisa comenzando a burlarse de las
comisuras de su boca. Levantó la vista, sus ojos azules brillaron cuando
sonrió directamente hacia mí.
— Bien , bien —, dijo con una risita, sonriéndome mientras me paraba
allí como una estatua con la sangre rugiendo en mis oídos. —¿Tú estabas
aquí? —
No dije nada, pero Russ se rió entre dientes mientras se giraba hacia
mí. —Mierda, no te tenía por el tipo de Tom que mira furtivamente,
querida—. Él me sonrió. —Viendo a todos los chicos en las duchas,
¿eh?—

MADISON FAYE
—No a todos los chicos—
41
Intenté evitar que mi estúpida boca dijera algo más, pero ya era
demasiado tarde. Ambos de repente se quedaron quietos, sus cejas se
alzaron cuando toda la habitación se quedó en silencio.
Me encogí y miré mis pies descalzos. —Está bien, eso salió mal—.
—¿Qué viste, Kerri?—
La voz de Russ era oscura y afilada, y cercana. Levanté la vista para ver
a los dos de pie justo frente a mí, mirándome atentamente con miradas
ardientes.
Tragué rápidamente. —Nada—, dije en voz baja, mi voz pequeña y mi
cuerpo prácticamente en llamas con lo cerca que estaban. Estábamos
parados allí solo en toallas, y prácticamente podía sentir el calor de sus
cuerpos irradiando contra el mío, el olor de sus aromas varoniles se
apoderan de mí e hicieron que mis sentidos se tambaleen.
Tucker sonrió. —Mentirosa.—
Levanté la vista, mordiéndome el labio, el rubor que se extendía por mis
mejillas y el calor que florecía entre mis piernas. Dios , ¿qué estaba
haciendo aquí? ¿Por qué había venido aquí con estos dos hombres
estúpidamente atractivos y básicamente me había quitado la ropa con
ellos?
Debido a que quería .
La voz surgió de la nada dentro de mí, pero sabía que estaba bien. estuve
aqui porque yo queria estar aquí con los dos hombres hermosos que
había visto masturbarse mientras gemían mi nombre.
—Los vi a ustedes dos—, dije en voz baja, esta vez sin apartar la vista, ya
que dejé que mis ojos se encontraran con los de Tucker y luego con los
de Russ.
— ¿Escuchaste Algo? —Tucker gruñó, acercándose a mí.
Volví a su cara y asentí. —Tal vez.—
Dios, mi cabeza estaba nadando. Ambos hombres
fueron derechos delante de mí, tan cerca que casi nos tocábamos. Y
todo lo que quería hacer era acercarme y hacer esa
conexión. yo quería tocarlos, pasar las yemas de mis dedos sobre los
músculos duros de sus pechos, sentir sus bíceps ondular bajo mis
palmas.
—¿Te gusta lo que viste?— Tucker soltó, levantando su mano para rozar
ligeramente mi toalla.

MADISON FAYE
Asentí, incapaz de decir una palabra mientras miraba su cara y me sentía
42 caer en esos ojos.
—¿Y que oíste?—
La voz de Russ hizo que mis ojos se acercaran a él y cayeran de nuevo
cuando asentí por segunda vez.
—Bien, entonces—, Tucker agarró completamente mi toalla en sus
manos, sus labios contra mi oído haciéndome temblar. —¿Qué
deberíamos hacer ¿sobre eso?—

MADISON FAYE
43 CAPÍTULO 10
KERRI

Jadeé cuando sentí que la mano de Russ se deslizaba por mi brazo, y


antes de darme cuenta, pude sentir sus labios rozar mi otra oreja. Gemí
cuando sentí que ambos hombres se movían contra mí, ambos labios
estaban tibios y húmedos otra vez en el hueco de mi cuello, ambos
respiraciones calientes en mi piel. Podía sentir mi corazón latiendo con
fuerza en mi pecho, todo mi cuerpo ardiendo por este momento ardiente
e ilícito.
Aquí estaba, la nerd de ciencia con experiencia prácticamente nula, y
supe que estaba a un segundo de la experiencia sexual más caliente que
pudiera imaginar, no con uno sino dos de los últimos hombres con
los que esperé estar haciendo algo así.
Y Dios lo quería
—Si no quieres esto, di la palabra y nos iremos, Kerri—, gruñó Russ en
mi oído, su mano se deslizó sobre mi toalla y tiró de ella suavemente. —
Di la maldita palabra y nos vamos. Pero si quieres esto…— Se detuvo y
me chupó el lóbulo de la oreja entre los dientes, haciéndome gemir en voz
alta mientras me fundía con ellos.
—Si lo haces, bueno, mierda, no estoy seguro de cuánto tiempo más
podremos controlarnos nosotros mismos—.
Gemí cuando sentí que ambos se movían directamente contra mí, y
sentí dos enormes protuberancias empujando contra mí desde ambos
lados. Los labios de Tucker se deslizaron por mi otra oreja, su mano tiró
del otro lado de mi toalla.
Esto era, este era mi momento para alejarme de esta locura. Este fue mi
momento para darme la vuelta y volver a ser Kerri, tímida y tranquila,
que leía libros de biología y no quería tener nada que ver con el fútbol o
sus jugadores.
Excepto en ese momento, supe que quería hacer todo con sus
jugadores. Dos de ellos, para ser exactos.
Así que no me alejé. No me di la vuelta y huí.
En cambio, levanté la mano, desaté mi toalla y la dejé caer.
Y fue como encender un interruptor.
Los dos atacandome como si estuvieran muriendo de hambre, y me
encontré jadeando cuando Tucker me besó ferozmente. Sus labios eran
suaves pero exigentes, su lengua empujaba más allá de la mía para

MADISON FAYE
enredarse con la mía. Gemí en su boca cuando sentí que la boca de Russ
44 se cerraba en mi cuello. Gruñí en el beso cuando sentí que dos juegos de
manos se movían sobre mi cuerpo, haciendo que mi cuerpo se tambaleara
mientras los dos se deslizaban sobre la piel, se burlaban de los pezones
y se adentraban entre mis piernas.
Me sentí alejada de Tucker, y me volví justo a tiempo para que Russ me
metiera en sus propios labios. Gemí en su boca cuando sentí los dedos ,
de los que ni siquiera sé, deslizándome fácilmente a través del calor
húmedo entre mis piernas. Los dedos encontraron mi abertura y se
deslizaron dentro de mi vagina, curvándose dentro y acariciando ese
maravilloso lugar. Me moví de Russ de nuevo a Tucker, sintiendo los
dedos jugando con mis pezones en sintonía con los de entre mis piernas.
Lentamente, los dos musculosos y magníficos deportistas me empujaron
hacia el banco de cambios, sentándome y uniéndome a cada lado. Mis
manos cayeron solas a sus regazos, y gemí en los labios de Tucker
mientras tiraba de sus dos toallas. Se cambiaron de nuevo, Russ me besó
y Tucker dejó caer su boca a mis pezones mientras yo apartaba sus
toallas y jadeaba cuando dos pollas duras como piedras saltaban
ardientemente en mis manos. Me estremecí, dejando que mis dedos
pequeños e inexpertos se envolvieran suavemente alrededor de los ejes
aterciopelados. Los dos gruñeron cuando comencé a acariciarlos
tentativamente, Russ gruñendo en mi boca y Tucker chupando más mis
pezones.
Dios eran tan grandes Verlo había sido una cosa, pero la
sensación de esas dos pollas enormes en mis manos tenían mi vagina
goteando aún más humedad alrededor de los dedos de Russ mientras
gemía en él. Acariciarlos a ambos de esa manera fue la cosa más caliente
y salvaje que jamás había hecho, y sacudir a dos hombres como ese tenía
mi cuerpo en llamas.
Me di la vuelta para besar a Tucker, pero lo encontré tirándome hacia
arriba y sobre el banco en mi espalda. Russ se movió entre mis piernas y
jadeé cuando sentí que sus manos se deslizaron por mis muslos y los
separaron suavemente. Me miró y sonrió perversamente mientras se
inclinaba hacia adelante y dejaba que sus labios rozaran mis muslos
internos.
— Por favor —, susurré, en shock por mi propia voz cuando vi sus ojos
brillar. Mi cabeza estaba apoyada contra el regazo de Tucker, su polla
palpitaba contra mi mejilla. Volví la cabeza, envolviendo mi mano
alrededor de ella, acariciando cuando Russ me besó por los muslos.
No pude soportarlo más. De repente, me levanté y me volteé, sin creer
siquiera en mi propia audacia cuando me puse de rodillas allí mismo, en
el banco del vestuario. Comencé a acariciar a Tucker, mirándolo a la cara,
y pude escuchar a Russ gemir detrás de mí, sus manos se deslizaron

MADISON FAYE
hacia arriba para agarrarme del culo mientras su aliento se calentaba
45 contra mi coño desnudo. Grité de repente cuando sentí su lengua pasar
por mis labios. Lo empujó profundamente, lamiendo mis jugos y gemí,
empujando contra él.
Jadeé cuando su lengua se enroscó alrededor de mi clítoris, provocando
la protuberancia dolorosa allí mientras mis jugos fluían por su
barbilla. Podía sentirlo embistiendo mi apertura con sus dedos gruesos y
fuertes, y él hundió dos de ellos fácilmente en mí mientras chupaba mi
clítoris. Russ gruñó hambriento mientras me lamía, su lengua bailando
alrededor de mi abertura se extendía alrededor de sus dedos
hundidos. Las acurrucó dentro de mí, las acarició y golpeó ese punto
dulce cuando apretó sus labios alrededor de mi capullo y comenzó a
chupar.
Los fuegos artificiales se apagaron en mi cabeza y jadeé y me retorcí,
empujándome contra su increíble lengua y dedos mientras me empujaba
de cabeza hacia el borde.
Gemí y me centré en la polla delante de mí. Antes de que pudiera pensar
en ello, me incliné hacia delante, abrí mis labios y los deslicé sobre la
cabeza gruesa de Tucker. Gimió cuando lo absorbí, chupando y sorbiendo
húmeda su cabeza mientras sus manos se deslizaban en mi cabello.
Sabía dulce y varonil, y gemí cuando sentí su palpitante cabeza
empujando mis labios. Giré mi lengua alrededor de la cabeza, provocando
la hendidura al final de ella mientras su enorme circunferencia estiraba
mis labios obscenamente.
La lengua de Russ comenzó a girar perezosamente alrededor de mi
palpitante clítoris que sostenía entre sus labios, empujándome cada vez
más alto. Moví mi boca arriba y abajo de la palpitante polla de Tucker
mientras su compañero de equipo lamía mi coño cada vez más rápido,
enviando escalofríos eléctricos a través de todo mi cuerpo. Su lengua
bailaba sobre mi clítoris mientras sus dedos se curvaban dentro una y
otra vez, y con un grito, comencé a venirme. Gemí salvajemente, y todo
lo que me importaba en ese momento era lo increíble que sentía su boca
sobre mí, y lo mucho que quería de él cuando me estrellé gritando por el
borde.
Apenas podía comenzar a recuperar el aliento cuando lo sentí arrodillarse
repentinamente, y jadeé cuando sentí la palpitante cabeza de su polla
empujando contra mis labios.
—Voy a follarte ahora, nena, como si nunca te hubieran follado antes—.
Él gimió mientras deslizaba su cabeza arriba y abajo de mi raja. —La
última oportunidad de alejarme de esto, querida—.

MADISON FAYE
Gemí, al escuchar la tensión en su voz mientras se burlaba de mis labios
46 vaginales con la cabeza gorda de su polla. Su mano en mi culo estaba
apretada y fuerte, tensada y preparada para la acción.
Me levanté mojadamente del eje de Tucker. —YO-—
—Hay algo acerca de ti, Kerri,— murmuró Tucker. Se agachó y me
acarició la mejilla antes de ahuecar mi mandíbula para inclinarme hacia
un beso. —Tienes que saber, esto no es solo 'algo' con Russ y yo. Esto
suena loco, pero es mucho más profundo que eso. No podemos dejar de
pensar en ti, no podemos sacarte de nuestras malditas cabezas —.
Asentí, sintiendo la emoción cruda corriendo a través de mí, y sabiendo
que me sentía de la misma manera, tan loco como eso era.
—Lo ... lo sé—, dije en voz baja mientras mis mejillas se sonrojaban. —Y
tampoco puedo sacarte de mi cabeza—. Me volví hacia Russ. —
Cualquiera de ustedes.—
—Es una locura, lo sé—, gruñó Russ, haciéndome gemir mientras se
burlaba de mi clítoris con la cabeza de su polla. —Pero te queremos para
nosotros, siempre. Kerri, eres todo lo que no estábamos buscando, y
ahora no puedo imaginar cómo nos las arreglamos sin ti —.
—Sabemos que puede ser extraño que haya dos de nosotros, nena—,
murmuró Tucker. —Pero somos un equipo, dentro y fuera del campo. Y
tú eres el objetivo —.
Gemí cuando él me besó de nuevo, y allí mismo, sabía que tenía razón.
Y sabía que esto era todo lo que quería.
Me aparté de sus labios y asentí. —Lo quiero,— solté. —Lo quiero todo,
con ustedes dos.— Me di vuelta, acariciando la polla de Tucker con mi
mano y mirando a Russ mientras se arrodillaba detrás de mí, pasando
su mano sobre mi piel.
—Hazlo por favor. Hazme tuya. Háganme ambos suya. —Susurré
febrilmente las palabras mientras se burlaba de mi cuerpo con su
polla. Sus ojos se fijaron en los míos y brillaron, y asintió.
Con un gruñido, Russ avanzó, y las primeras pulgadas de su gruesa polla
se deslizaron en mi coño mojado. Gemí en voz alta mientras me estiraba,
mis labios vaginales se aferraban con fuerza a su gruesa
circunferencia. Gruñó y empujó de nuevo hacia adelante, deslizando el
resto de su enorme polla profundamente dentro de mí, llenándome hasta
el borde.
Oh Mierda ¿Se sentía bien? Mis ojos se abrieron de par en par y mi
boca se abrió en un grito silencioso de placer cuando me llenó con más
polla de lo que jamás hubiera creído posible. Sus manos se aferraron a

MADISON FAYE
mi culo, apretándome con fuerza. Él comenzó a deslizar su polla
47 lentamente dentro y fuera de mi canal de agarre. Su circunferencia
recorrió mi clítoris en cada empuje, haciéndome jadear y apretar de
placer mientras me follaba. Todavía presionada contra el banco con mi
culo tan alto en el aire para él, mis pezones rozaron contra la madera
fresca, enviando pequeñas descargas eléctricas a través de mi cuerpo.
Dejé caer mi boca con avidez hacia Tucker, ahuecando mis mejillas
mientras lo chupaba lo más profundo que podía. Comenzamos los tres
moviéndonos con ese ritmo, con la boca cayendo sobre la polla de Tucker
con el movimiento de Russ, que me jalaba profundamente por
detrás. Golpeó en mí cada vez más fuerte, más rápido cuando sus
caderas se estrellaron contra las mías, haciéndome gemir y gemir en la
gran polla de su compañero de equipo. Sus golpes se volvieron más
rápidos aún, profundos y poderosos, cuando los dos deportistas
musculosos me sacaron de ambos extremos justo allí en el banco del
vestuario.
Detrás de mí, Russ entró y salió, gimiendo mi nombre mientras enterraba
su polla gruesa hasta la empuñadura en cada empuje. Mi cuerpo se
retorció y se retorció aún más cuando los dos grandes jugadores de fútbol
me follaron el coño y la boca, sintiéndome tan sucia y tan encendida al
ser tomada así , poseída así.
—Joder, voy a correrme nena—, se quejó Russ, su voz tensa, sus manos
aferradas a mis caderas. —Me Voy a correr y llenar este dulce coño hasta
el borde con mi semen—.
Gemí con mis labios alrededor de la polla de Tucker, no deseando más
que sentirla. Dios lo quería No quería nada más en el mundo que sentir
que me llena con cada gota de su semen. Me aparté de Tucker, jadeando
cuando me volví para mirar al hombre detrás de mí: su cara era una
máscara de lujuria, sus músculos se agrupaban cuando sus caderas se
hundieron en las mías.
—¡Llename! ¡Hazlo!—
Russ rugió mientras se conducía profundamente, y de repente su enorme
eje se contrajo y palpitó dentro de mí mientras su semen salía de su polla
para llenar mi coño. Entre sentirlo explotar así y la polla de Tucker
palpitando contra mis labios, caí por el borde. Grité cuando llegué, mis
gemidos goteaban de mis labios cuando apreté y rodee la enorme y
increíble polla de Russ. Él palpitó profundamente dentro de mí cuando
su semen brotó con fuerza para llenar mi coño hasta el borde mientras
gruñía y me apretaba fuertemente contra él.
Lentamente, jadeando por aliento, lo sentí salir de mí mientras se
levantaba. Jadeé, mi cabeza se tambaleaba de mi clímax y de la
sensación de su semen caliente goteando de mi raja.

MADISON FAYE
De repente, Tucker gimió. —Maldición, Kerri, necesito follarte—.
48
Se puso de pie, su gruesa polla se balanceó frente a él mientras se movía
detrás de mí, todavía arrodillada en el banco. Me hizo girar y me dio la
espalda, extendiendo las piernas y colocándose entre ellas.
Russ tomó su lugar junto a mi boca, su polla mojada todavía palpitaba
con fuerza como siempre cuando se arrodilló junto a mi cabeza. Ni
siquiera pensé en eso, solo lo hice, y con un gemido, abrí mis labios y lo
absorbí. La salinidad de su semen mezclada con mi propia dulzura solo
me estimuló. Gemí cuando su cabeza palpitante empujó mis labios y giré
mi lengua alrededor de él.
Todo lo que pude lograr fue un gemido ahogado cuando la polla de Tucker
tocó mi tierna ranura, deslizándose hacia arriba y hacia abajo por los
pliegues pegajosos. Con un gruñido, empujó todo el camino hacia la raíz
de un solo golpe mientras su gruesa polla se deslizaba profundamente en
mi coño lleno de leche. Se echó hacia atrás y luego empujó hacia
adelante, metiendo su gran polla en mi pequeño coñito apretado con un
gruñido. La fuerza de él me empujó hacia Russ, su polla golpeando la
parte de atrás de mi garganta mientras trataba de tragarlo entero.
Comenzaron a follarme de esa manera, uno en cada extremo mientras
veían mi cuerpo de un lado a otro en sus grandes y gruesas pollas. Las
fuertes manos de Tucker se agarraron a mis caderas, sosteniéndome con
fuerza mientras me bombeaba con golpes profundos y parejos. Por mi
cara, Russ gimió y deslizó sus manos dentro de mi cabello mientras lo
chupaba profundamente y tocaba la parte inferior de su palpitante eje.
Mi mente se tambaleó cuando el placer me recorrió, haciéndome
fundirme con ellos mientras los dos hombres empujaban una y otra
vez; Necesitándome, llevándome.
—Dios te ves tan jodidamente hermosa, Kerri; Tan jodidamente caliente
—, murmuró Tucker, con los ojos ardiendo mientras los cerraba con los
míos.
Russ salió de mi boca, gruñendo mientras acariciaba su polla contra mis
labios. —Joder, Kerri, quiero esto siempre. quiero de ti siempre. —
Gimió cuando comenzó a acariciarse contra mi cara. Asentí con
entusiasmo, gimiendo un — sí — mientras movía mi boca hacia abajo
para chupar con avidez las bolas de Russ en mi boca, arremolinándome
con la lengua antes de regresar a su cabeza y chupar su polla dentro.
Entre mis piernas, Tucker comenzó a gruñir más profundo mientras
empujaba hacia adelante, enterrando cada centímetro de su enorme polla
dentro de mí. Sus fuertes manos se aferraron a mis caderas, dejando
marcas rojas mientras se aferraba a mí. Tucker comenzó a frotar su
pulgar en círculos alrededor de mi clítoris, enviándome a la órbita. Podía

MADISON FAYE
sentirme caer, y sabía que era cuestión de segundos antes de que me
49 viniera por estos dos hombres de nuevo.
De repente, empujó hasta la empuñadura y con un rugido, pude sentir
su semen pulsando fuera de su gran polla en chorros poderosos. Me
levanté de la polla de Russ y grité cuando sentí una segunda carga
caliente de semen llenar mi coño. La sensación de él palpitando tan
profundamente dentro de mí me empujó hacia el borde, y gemí con fuerza
cuando el orgasmo me recorrió.
Las manos de Russ se deslizaron nuevamente dentro de mi cabello, y él
me agarró con fuerza mientras movía mi boca con avidez hacia su polla
mientras comenzaba a follar mi boca con su polla. Él gimió, y de repente
probé su leche salada llenando mi boca. Tragué con avidez mientras los
restos de mi orgasmo revoloteaban a través de mí mientras Tucker se
deslizaba lentamente dentro y fuera de mí.
Me sentí como si estuviera flotando, medio en un sueño de dulce placer
cuando los dos me levantaron lentamente. Me encontré esparcida entre
los dos, dos juegos de manos moviéndose sobre mi cuerpo mientras me
acunaban contra ellos.
—Maldición, eso fue increíble—, gimió Russ, acariciando mi muslo.
Asentí con la cabeza, sonriendo débilmente, sintiendo la oleada de todo
esto todavía a fuego lento a pesar de mí.
—Puedes decir eso otra vez—, dije con una risita, Tucker acariciando mi
mejilla.
—Créeme, lo haremos—.

MADISON FAYE
50 CAPÍTULO 11
RUSS

Después de esa primera noche en el gimnasio, nos fuimos a las malditas


carreras. Claro, Tuck y yo teníamos un montón de práctica que hacer
para prepararnos para el primer gran juego, pero era casi como si
estuviéramos enfocados con láser ahora. Con Kerri en nuestras vidas, las
cosas simplemente tenían sentido. Las jugadas fueron diseñadas para
que corriéramos. Los pases largos que Tucker tiró en mi camino parecían
detener el tiempo y dejarme atraparlos a voluntad.
Estábamos lúcidos, nivelados, en un punto de mierda, y todo fue por ella.
Y demonios, si no estuviéramos en el campo, estábamos con
Kerri. Probándola, estando con ella. ansiandola como una maldita
droga de la que no nos cansábamos. Prácticamente nos acercábamos a
la biblioteca después de la práctica, apartándola de sus libros para
arrastrarla a una sala de estudio. La tendríamos tendida en una de las
mesas allí, mi lengua en su clítoris mientras Tuck chupaba sus pezones.
Sí, eso la envió a la maldita órbita.
La habíamos hecho gemir nuestros nombres hasta que tuve que dejarla
envolver sus labios alrededor de mi polla para mantenerla tranquila.
Quiero decir, no hay que hablar en una biblioteca, ¿verdad? Ciertamente
no hay gritos.
Cogimos algunas cervezas y le mostramos el campo una noche, después
de que todas las luces estaban apagadas y era solo la luna en el
cielo. Música country tocando en un altavoz bluetooth, solo teniendo el
maldito momento de nuestras vidas con ella. Y eso era lo loco, con Kerri
no era solo “follar”. Claro, estábamos jodidamente obsesionados con ella,
pero era mucho mejor que eso. Hacíamos chistes, ella nos hacía pensar ,
y nos hacía querer ser mejores que solo dos deportistas.
Dicho esto, todavía terminamos llevándola al mismo tiempo allí mismo
en las gradas. Ella montó mi polla como una mujer poseída mientras
gemía con sus labios alrededor de Tuck. Luego cambiamos, ella me
inhaló mientras mi mejor amigo la tomaba profunda y lentamente por
detrás hasta que estaba arañando las malditas gradas.
Nunca lo había dicho de nadie en mi vida. Demonios, nunca antes lo
había pensado con nadie. Pero maldita sea si no estuviera cayendo por
esta chica Los dos lo estábamos, en realidad. Podía verlo todo en la cara
de Tuck, y lo conocía lo suficiente como para saber qué significaba esa

MADISON FAYE
mirada cuando él solo la veía hablar, solo colgando de sus palabras. Era
51 lo mismo que estaba sintiendo, esa sensación de que nunca quise dejarla
ir, y que nunca quise vivir sin ella.
Menos de una semana en conocerla, maldita sea si no me estaba
enamorando de Kerri Larson.
¿Sabes que? tacha eso.
Me enamoré de ella en el momento en que la vi, y también Tucker.
Solo teníamos que encontrar una manera de decirle.
Pero en ese momento, y justo allí esa noche en las gradas, todo en el
mundo fue perfecto.
Absolutamente perfecto.

MADISON FAYE
52 CAPITULO 12
KERRI

La noche antes del gran primer juego, salí a correr. Sabía que Russ y
Tucker tenían cosas que hacer, y me importaba centrarme en el comienzo
de su última temporada con los Longhorns, por lo que les estaba dando
un poco de espacio. Me refiero a que ellos lo hicieron De vez en cuando
tengo que jugar al fútbol, todo lo que quería decir en la cama con ellos
todo el tiempo.
Bueno, no solo en el dormitorio, en el vestuario, en la biblioteca, en el
aula o en mi dormitorio cuando Ashley estaba fuera.
Y mientras una carrera solía despejarme la mente, esta vez no podía
evitar que girara.
Pero fue de buena manera.
Porque no podía dejar de pensar en ellos. Quiero decir,
eran perfectos . Físicamente hermoso y ridículamente derretidores de
bragas, obviamente. Hicieron que mi cuerpo sintiera cosas que nunca
hubiera creído posibles.
Pero había otra parte de mí que tocaban de una manera que nunca había
sentido, y esa parte mantuvo mi mente a todo vapor, incluso cuando
despejé mi cuarta milla alrededor del sendero del campus.
Mi corazón .
Debido a que era una locura como para pensar, sabía que me estaba
enamorando de ellos. Me estaba enamorando de dos totalmente
equivocados para mí, hombres que nunca los había visto. Dos hombres
tallados en mármol que me codiciaban, y me ansiaban, y me adoraban
como una especie de diosa.
Dos hombres de los que me estaba enamorando.
Nunca antes había sentido ese sentimiento por nadie, y una parte de mí
ni siquiera sabía qué hacer con eso. Quiero decir, era grande. Era más
grande que grande, era un cambio de vida .
Pero no podía negarlo, y no ignorar el sentimiento radiante que recibí
cuando estaba con ellos. Claro, el sexo fue alucinante, e increíble, y como
nada que hubiera podido imaginar. Pero me sacaron algo. Me hicieron
querer sonreír, y decir cosas tontas, y escuchar su tonta música de
country de Texas y mirar a las estrellas con ellos.

MADISON FAYE
Me estaba enamorando de dos hombres, e incluso si no sabía qué hacer
53 con eso, sabía que se sentía mejor que cualquier otra cosa que haya
sentido antes.

Era Oscuro cuando terminé mi carrera. Jadeando, me tambaleé por el


oscuro estacionamiento del centro de atletismo de vuelta al gimnasio para
ducharme antes de dirigirme a encontrarme con Tucker y Russ en su
casa. Miré hacia el gran estadio, sonriendo para mí mismo, ya que sabía
que mis dos muchachos estaban en ese campo al otro lado de las gradas,
realizando ejercicios de práctica de último minuto antes del gran partido
contra los Gators.
Sonreí y me sonrojé, esperando algunos otros —ejercicios— más tarde,
una vez que los obtuve a solas.
Pasé por delante de la furgoneta sin siquiera verla, y no fue hasta que
escuché esa voz espeluznante que recordé vagamente que el frío se
deslizaba por mi espalda.
—Bueno, hola, cariño.—
Giré, mi corazón saltó a mi garganta cuando me encontré mirando a los
tres tipos de la fiesta, de la que Tucker y Russ me habían salvado.
Tragué rápidamente, retrocediendo un paso. —¿Qué quieres?— Mi voz
tembló ligeramente, a pesar de que intenté forzar una cara valiente.
El cabecilla se encogió de hombros. —Oh, ya sabes, pensando en el gran
juego de mañana—. Me guiñó un ojo. —¿Estás emocionada por eso?—
—Uh, claro.— Me mordí el labio. —Voy a ir ahora-—
—Tenemos mucho dinero en ese juego, ya sabes—.
Yo fruncí el ceño. —¿Estás apostando en tu propio juego?—
Él sonrió. —Claro que lo hago—.
—Bueno, buena suerte con eso.—
Giré sobre mis talones y solo hice dos pasos antes de que una mano en
mi brazo me sacudiera de nuevo.
—Sí, mira, ese es el problema—.
Sentí que mi aliento se atoraba en mi garganta mientras él me miraba.
—Los Longhorns podrían hacernos vencer. Sobre todo porque los
imbéciles de la otra noche me torcieron la mano de mis amigos aquí. Él
asintió con la cabeza a uno de los chicos de esa fiesta esa noche, su mano
envuelta en una venda.

MADISON FAYE
—Sí, bueno, eso es lo que sucede cuando intentas agarrar a Chicas, —
54 me burlé, tirando de mi brazo de su mano. —Y muy mal por perder
mañana—.
Sus ojos me brillaron. —Sí, muy mal—.
Comencé a girarme de nuevo, pero su mano me agarró otra vez, más
fuerte esta vez. —Excepto—, me guiñó un ojo. —Excepto que sabemos
que todo se debe a tus dos novios—.
Me quedé helada. — Que? —
Ni siquiera le había contado a Ashley todavía sobre Tucker y Russ,
aunque sabía que ella tenía la corazonada de que me quedaría fuera toda
la noche cuando estaba en su casa.
Dudo seriamente que ella pensara que yo estaba con dos hombres, sin
embargo.
Entonces, ¿cómo diablos sabías eso esta porquería?
Él sonrió, como si leyera mi mente. —Oh, los hemos estado vigilando, lo
que significa que conozco sus debilidades. Sé lo que los mantiene fuertes
y en su juego —.
Me miró de reojo. —Es por eso que vienes con nosotros hasta después
del partido —.
Yo fruncí el ceño. — ¿Perdón? —
—Entra en la puta camioneta, cariño—, se burló uno de los otros chicos.
—Estás fuera de tu mente Si crees que puedes solo ...
—Como he dicho , cariño—. El líder del grupo me miró ceñudo. —
Una gran cantidad de dinero está en juego—.
Y de repente estaban sobre mí. El grito se congeló en mi garganta cuando
los tres jugadores de Gator me agarraron de las muñecas y los tobillos y
comenzaron a arrastrarme a la camioneta.
—Lo siento, cariño, entiendes cómo es—, dijo el cabecilla con una risa
malvada. —Te traeremos de vuelta después del juego, por supuesto, pero
te mantendré alejada de esos dos jugadores tuyos solo para joder en el
juego con ellos.
Y ahí fue cuando grité. Comencé a pelear, agitándome y pateando
mientras abrían la puerta lateral de la camioneta. Quiero decir que esto
podría no estar pasando Estaban hablando de un maldito partido
de fútbol universitario , ¿y querían secuestrarme para que Tucker y Russ
se retiraran de su juego?

MADISON FAYE
Grité de nuevo, sacudiéndome con todos mis brazos y piernas cuando los
55 tres jugadores de Gator comenzaron a meterme en la camioneta. La
puerta se cerró de golpe, yo todavía gritaba cuando uno de ellos se puso
al volante y ...
La ventanilla del lado del conductor explotó en una ducha de cristales
rotos cuando algo se vino abajo. El tipo detrás del volante gritó mientras
iba golpeando de lado en su asiento, goteando sangre de su nariz.
Qué mie…
Fútbol. Allí, acostado en el asiento del pasajero después de pasar por la
ventana, había un balón de fútbol.
Apenas tuve tiempo de registrar lo que significaba antes de que la puerta
lateral de la camioneta se abriera repentinamente.
Tucker y Russ.
Mis hombres, allí para salvarme.
Los dos parecían estar poseídos mientras rugían como animales,
agarrando a los otros dos aspirantes a secuestradores y lanzándolos
fuera de la camioneta. Se giraron hacia ellos y se abalanzaron, los puños,
los codos y las rodillas chocaron contra los jugadores rivales,
enfrentándose a máscaras de furia mientras golpeaban a los hombres
que habían tratado de sacarme de ellos. El hombre que estaba en el
asiento del conductor, sosteniendo su nariz, gimió y buscó un neumático
en el piso, y lo tiré, mi pie se conectó con su nariz ya hinchada y
sangrienta y lo envió a golpear contra el tablero con un gemido.
Sí, ni siquiera lo pienses.
Y luego se acabó.
Russ dio la vuelta y sacó al conductor aturdido de la furgoneta y lo arrojó
al suelo junto a sus gemidos y compañeros de equipo prácticamente fuera
de combate.
—Kerri…Jesús—. Los dos me envolvieron en sus brazos, abrazándome
con fuerza y dejando que el calor y la familiaridad de sus cuerpos se
calmaran y me calmaran.
—Escuchamos el grito—, dijo Russ suavemente, la ternura de un hombre
tan grande y tan brusco como él, de alguna manera aún más
conmovedor.
—No puedo creer que intentaran algo como esto—, Tucker murmuró
sombríamente mientras se inclinaba para besar mi mejilla. —Te tenemos,
nena. Nadie te va a lastimar, nunca.

MADISON FAYE
Se alejaron, con las manos todavía detenidas en mí mientras miraban a
56 los chicos en el suelo.
Tucker sacó un teléfono celular. —Deberíamos llamar a la policía,
conseguir estas bolsas de mierda bajo llave—.
Pero de repente, mi mano estaba sobre la suya. —No, no lo hagas—.
Los dos me fruncieron el ceño, Russ sacudiendo la cabeza. —Kerri—
—¿Qué pasa si te involucras en un gran cargo de asalto?—
Tucker se rió. —¿Asalto? Te estábamos salvando —.
Sonreí mientras me inclinaba para besarlo. —Sí, yo se eso, pero ¿qué
pasa cuando estos tres hacen un gran hedor y de repente la noticia es
que dos estrellas de Longhorn golpean a tres jugadores rivales?
Russ juró por lo bajo.
—No puedes involucrarte en esto antes del juego—, dije en voz baja,
apretando ambas manos.
—Es solo un maldito partido de fútbol, cariño—, dijo Tucker, sacudiendo
su cabeza hacia mí, sus ojos buscando los míos.
—Es tu futuro—, dije, arqueando una ceja. —Mira, estoy bien, de
verdad—.
—Kerri—, Russ sacudió la cabeza mientras su mano acariciaba mi
espalda. —No podemos dejar que se alejen de esto—.
—Realmente estoy bien, —dije con una sonrisa, besándolos suavemente
a su vez. —Gracias a ustedes.—
—Siempre—, dijo Tucker con firmeza, sus ojos ardiendo en los míos.
—Bien siempre estar allí para ti —, agregó Russ.
Asenti. —Lo sé—. Me volví para mirar a los tres tipos en el suelo y sacudí
la cabeza. —Sólo llévame lejos de aquí—.
—Hecho—. Tucker entrecerró los ojos en los tres jugadores de Gator.
—En realidad, tengo una idea—. Miró a Russ y le guiñó un ojo. Llama a
Josh a la casa de Delta. Dile que traiga algunos amigos y un poco de cinta
adhesiva —.

MADISON FAYE
57 CAPITULO 13
TUCKER

Kerri tuvo que agarrar sus cosas en el vestuario, por no hablar de limpiar
la suciedad y los rasguños después de su terrible experiencia. Y fue como
si estuviéramos en algún tipo de piloto automático de protección cuando
la acompañamos al oscuro edificio de atletismo y nos dirigimos
directamente a los vestuarios.
—Estaremos aquí afuera esperando—, murmuró Russ en su oído. —
Tome todo el tiempo que sea necesario.—
Kerri nos miró a los dos con una sonrisa tímida. —¿No vas a entrar?—
Maldición si esa chica no podía endurecer mi polla en medio segundo.
—Kerri, podemos hacer eso más tarde—, dije suavemente, acariciándole
el costado mientras besaba su cuello.
—Oh, quiero eso más tarde—, soltó, deslizando sus manos hacia arriba
para ahuecar ambas caras. —Pero el problema es que te
quiero ahora también.—
Y luego ella me besó, larga y lentamente, y lo suficientemente profundo
como para casi derribarme. Todavía estaba parado allí como un idiota
cuando ella se apartó, mordiéndose el labio antes de volverse hacia Russ
y besarlo con la misma pasión.
Y si crees que todos estábamos listos para “esperar afuera” después de
eso, demonios, estás completamente equivocado.
Era como una droga, algo de lo que no nos cansábamos, algo de lo que
nunca hubiera querido tener suficiente.
La arrastramos a las duchas, con sonrisas en nuestras caras mientras
ella soltaba una risita.
Dejé que Russ la levantara, riendo, en sus brazos mientras nos metíamos
en el vestuario. Russ y yo nos quitamos la ropa fácilmente, nos quitamos
los suéteres y los pantalones de compresión antes de quitarnos los
pantalones cortos y la camiseta de Kerri como si estuviéramos abriendo
un maldito regalo.
El vapor se elevó cuando encendí un par de cabezas de ducha en la gran
ducha de área abierta.
—Oh, eso se ve increíble —, murmuró Kerri, pareciendo una puta diosa
parada allí desnuda para nosotros, con un brillo en sus mejillas.

MADISON FAYE
Russ se rió entre dientes. —¿Tienes flashbacks de otras cosas que has
58 visto en estas duchas?—
Ella se echó a reír cuando puso los ojos en blanco, y me quedé allí,
sacudiendo la cabeza, solo curioso de ella. Maldita sea era
perfecta. Sexy e inteligente, capaz de sacudir nuestros malditos mundos
en un minuto y luego sonreír y lucir tímidamente adorable al siguiente.
¿De dónde diablos vino una chica como esta?
La jalé contra mí mientras se movía bajo la ducha, besándola antes de
que pudiera decir algo. Se hundió en mí, su cuerpo se derritió contra el
mío cuando la besé. Russ se movió debajo del agua con nosotros,
subiendo detrás de ella y pasándose las manos por los costados mientras
le pellizcaba el cuello.
El agua corría sobre nosotros mientras yo devoraba con avidez sus labios,
bajando hasta su cuello y haciéndola gritar mientras besaba sus
tetas. Kerri gimió, sus manos se metieron en mi cabello mientras
chupaba uno de esos pezones rosados en mi boca y giré mi lengua a
través de él. Me moví más abajo, arrastrando mi lengua hacia abajo sobre
su vientre suave y más abajo. Ella jadeó cuando arrastré mi lengua a
través de sus labios. Gruñí mientras la saboreaba, sosteniendo sus
caderas mientras empujaba mi lengua profundamente para darle la
vuelta a su dulzura.
Kerri gimió tranquilamente bajo el agua, su cabeza se hundió de nuevo
en Russ cuando él besó su cuello y llevó sus manos alrededor de sus
pechos. Lentamente, él también se hundió en su cuerpo.
—Maldición, Tuck, necesito probar un poco de ese dulce coño—.
Gruñí mientras me alejaba, permitiéndole que la girara para que
estuviera frente a él de rodillas. Ella jadeó cuando él llevó su boca a su
raja, su cuerpo se hundió contra él cuando estoy seguro de que estaba
tocando ese clítoris sensible de ella con su lengua.
Dejé que mis labios dejaran besos por ese culo absolutamente perfecto
de ella, chupando y mordiendo la suave piel. Me moví hacia adentro, mis
manos apretando y acariciando su piel, separando sus piernas mientras
mis labios y mi lengua se hundían más entre ellos, buscando lo que
quería.
Kerri se puso rígida por un segundo mientras dejaba que mi lengua se
arremolinara en su trasero, pero luego comenzó a hacer pedazos . Con
Russ lamiendo su coño y mi lengua en su culo, sabía que ella iba a entrar
en una maldita órbita.
—Oh, santa mierda —, gimió ella. —Nunca ... quiero decir, he ...—
—Shhh, relájate, cariño—, gemí en su piel. —No voy a herirte.—

MADISON FAYE
Dejé que mi lengua bailara sobre su apretado anillo, extendiéndome la
59 mano para acariciar mi polla mientras la lamía. Empujé mi lengua contra
ella, bromeando con su puerta trasera mientras Russ empujaba su
lengua profundamente en su coño. Ella comenzó a pelearse contra
nosotros, sus manos en nuestro cabello y gimiendo como loca cuando
sus piernas comenzaron a temblar. Gemí, acariciando mi polla incluso
más rápido cuando comencé a lamerle el culo a tiempo para que Russ le
tocara el clítoris.
Finalmete gritó, gritando un orgasmo cuando casi se derrumbó allí
mismo en las duchas.
Los dos nos reímos mientras avanzábamos por su cuerpo, acariciando su
piel y dejando que nos cubriera a ambos mientras ella contuvo el aliento.
—Ustedes dos van a matarme, — jadeó, sonriendo mientras dejaba caer
su frente contra el pecho de Russ.
—Sólo de la mejor manera, lo juro—, dijo con una risa.
—Si, bueno, es mi turno voltea ahora.—
Kerri de repente se arrodilló entre nosotros, sus manos instantáneamente
se dirigieron a nuestras dos pollas duras como una roca y envolvieron
sus dedos alrededor de ellas. Se giró para mirarnos a cada uno de
nosotros con ojos lujuriosos, una lengua rosada que se lanzaba para
lamer sus labios mientras acariciaba nuestras pollas.
Gemí cuando sentí sus labios envolver mi polla, esa perfecta y
aterciopelada lengua girando alrededor de la cabeza y haciendo que mis
malditos dedos se doblaran. Ella me sacó bromeando, dándome un largo
lamido por la parte inferior antes de volverse hacia Russ. Gruñó,
agarrando la pared de azulejos a nuestro lado cuando ella inhaló su
gruesa polla, sus mejillas hinchadas, un gemido bajo en su garganta
mientras lo chupaba profundamente.
Comenzó a alternar así, acercándonos y girando la cabeza para tomar
una y luego la otra en su dulce boca. Sus manos se movieron hacia
nuestras pelotas, acariciando allí y haciendo rugir la sangre en nuestros
oídos mientras su lengua y sus labios nos llevaban directamente al
maldito borde.
Parecía una mujer poseída, como si estuviera bajo el hechizo de nuestras
dos pollas.
Mierda que estaba caliente.
Con sus ojos vidriosos así, y esos labios acolchados envueltos alrededor
de mi polla, solo quería soltarme. Quiero llenar esa boca caliente con mi
semen. Quería sentir sus labios bombeando mi eje mientras bajaba por
su garganta.

MADISON FAYE
Pero joder, primero la quería, y mientras la observaba absorber
60 profundamente a Russ, supe que él quería lo mismo.
La levantamos, la besamos con fiereza, haciéndola gemir y jadear cuando
nuestras manos se movieron sobre su cuerpo.
Poco a poco, me hundí en el suelo con ella bajo el chorro de la ducha. La
puse en mi regazo, dándome la espalda mientras el agua caliente caía a
nuestro alrededor. Mis manos extendieron sus piernas, los dedos se
deslizaron en su coño resbaladizo y rodaron sobre su clítoris mientras
gemía. Russ se paró frente a ella, y ella envolvió con avidez su boca
alrededor de él, dándole una última y profunda succión antes de que él
gimiera y se alejara. Se movió entre sus piernas mientras las extendía,
frotando la gruesa cabeza de su polla contra su abertura.
Kerri gimió, mientras se deslizaba. La sostuve por las caderas, dejándola
caer de nuevo en mi cuerpo mientras Russ lentamente alimentaba cada
centímetro de su gran polla en su apretado coño. Mi mano se deslizó
hasta sus pechos, burlándose de sus pezones cuando mi amigo comenzó
a follarla, meciéndose contra ella y moliendo profundamente.
Nos habíamos burlado de lo que estaba a punto de hacer, aunque todavía
no habíamos ido allí. Pero sabía que estaba lista. Sabía que
estábamos todos listos para esto.
Puse una mano debajo de ella, mi dedo buscaba lentamente su agujero
prohibido mientras mi amigo entraba y salía lentamente de su vagina.
—Oh, Dios ... —Ella gimió cuando mi dedo encontró su culo y comenzó
a burlarse de él. Estaba resbaladiza, los jugos dulces de su coño se
habían goteado y lo usé para empujar lentamente mi dedo hacia
adentro. Kerri se tensó por un segundo pero luego suspiró, arrullando
cuando comencé a abrirla lentamente mientras Russ jugaba con su
clítoris.
—Yo…—
Se giró para mirarme, su mano se acercó a mi cara. —Quiero sentirlos a
ambos—, susurró ella.
Asentí, sintiendo la sangre rugir a través de mi cuerpo. —¿Estás
segura?—
Ella asintió. —Por favor—, jadeó ella. —Por favor, fóllame el culo—.
Podría haberme venido justo allí.
Gruñí mientras la alumbraba, sintiendo que las manos de Russ tomaban
el control de sus muslos mientras buscaba entre mi polla entre
nosotros. Estaba palpitando con fuerza como hierro, y Kerri gimió
mientras relajaba la cabeza gorda contra su apretado culo.

MADISON FAYE
—Con cuidado, nena, tómate tu tiempo—.
61
Kerri gaseó mientras lentamente comenzaba a recostarse sobre mí. Al
principio hubo resistencia, hasta que lentamente, pude sentir cómo la
cabeza de mi polla pasaba por su abertura.
—Oh , mierda —, siseó ella, su pecho subiendo y bajando mientras
aspiraba.
Despacio, asi poco a poco, se hundió más en mí, volviendo locamente
milímetro a milímetro de mi polla en su culo mientras luchaba por no
venirme allí. Estaba tan jodidamente apretada, tan caliente, y tan
malditamente sexy como eso.
Finalmente, sentí que su dulce culo descansaba contra mis caderas, cada
centímetro grueso de mi polla enterrada hasta la empuñadura en su
apretado culo.
— Dios se siente tan lleno—, gimió ella, sus manos aferrándose a los dos.
—No tenemos que ...—
—No te atrevas a retirarte—, le gruñó a Russ en respuesta, sonriéndole
con avidez. —Esto se siente increíble —.
Estaba tan apretada, tan estirada y llena de nuestras dos pollas que la
llenaban. Lentamente, ella se alzó, deslizándose por mi eje una vez antes
de volver a caer con un gemido bajo. Me agarré a sus caderas, moviéndola
a un ritmo lento cuando Russ comenzó a moverse también.
Comenzamos a bombearla de un lado a otro así, hundiéndonos en mi
polla en su culo cuando Russ se retiró, y luego retrocediendo, subiéndola
por mi polla mientras Russ se deslizaba profundamente.
Ella se sentía como follando el cielo - este maldito ángel que de alguna
manera había aterrizado con dos tipos como Russ y yo. De alguna
manera, dos tipos sin rumbo como nosotros habían encontrado a la
mujer más increíble del mundo, y sabía que Nunca íbamos a dejarla ir.
Ella gimió entre nosotros, inclinándose para besar a Russ ferozmente
mientras le mordía el hombro. Se aplastó contra mí, haciéndome gruñir
en su piel mientras metía bolas en ese dulce y apretado culo. Ella estaba
tan caliente, tan apretada como si me estuviera ordeñando. La mano de
Russ se interpuso entre ellos, su dedo rozó su clítoris cuando alcancé un
pezón entre los míos. Comenzamos a follarla cada vez más fuerte, ambos
entramos y salimos al mismo tiempo que los gemidos de Kerri
comenzaron a llenar las duchas. Ella comenzó a temblar, su aliento se
llenaba de jadeo cuando todos los músculos de su cuerpo empezaron a
tensarse.
—Oh, Dios, voy a ...

MADISON FAYE
—Vente por nosotros, nena—, murmuró Russ, gruñendo mientras follaba
62 su apretado coño. —Vamos en nuestras pollas grandes—.
Kerri estalló, gritando nuestros nombres una y otra vez mientras
explotaba entre nosotros. Y eso lo hizo por los dos. Podía sentir a Russ
palpitar mientras él empujaba profundamente, rugiendo mientras la
llenaba de explosión tras explosión de semen.
Lo dejé ir, viendo jodidas estrellas cuando mi polla estalló dentro de ella,
bombeando su dulce culo lleno de mi esperma caliente.
Kerri se aflojó entre nosotros, cubrió mi pecho con Russ y yo acariciando
y besando su piel. Lentamente, salimos de ella, y me incliné para
levantarla suavemente en mis brazos. La secamos juntos, salpicando su
piel con besos, acariciando cada centímetro de ella mientras la
envolvíamos en toallas.
Ella se rió mientras la sacábamos de los casilleros así, pero demonios, de
todos modos no había nadie alrededor. Salimos del gimnasio por la
puerta lateral, y fue entonces cuando vimos a la pequeña multitud de
familiares hermanos Delta vitoreando por el gran —Longhorns Football—
señalizado por el estadio al otro lado del estacionamiento.
Kerri se rió mientras Russ y yo nos reíamos.
Allí, pegados al cartel con lo que debían ser 200 rollos de cinta adhesiva,
estaban los tres gilipollas de Gator.
Ah, y la cinta tenía la forma de grandes botas de vaquero plateadas.
Tomé una nota mental para asegurarme de que la casa Delta tuviera
dinero para barriles por el resto del tiempo.
Kerri se sentó entre nosotros en la camioneta pickup de Russ, todavía
envuelta en toallas y apoyada en mi hombro mientras regresábamos a
nuestro lugar. Y fue allí que sacamos esas toallas, la metimos en nuestra
cama y la apretamos entre nosotros.
—¿Qué pasa el año que viene?— Preguntó tentativamente más tarde,
ambas manos acariciando su piel después de que habíamos usado
nuestra boca para enviarla a estrellarse contra otro orgasmo.
—Tendré dos años más y ustedes dos estarán fuera en las ventajas—.
Su cara cayó un poco.
—Habrá muchas otras chicas-—
—No—. Lo dije con firmeza, sacudiendo la cabeza. —Ni siquiera una
consideración—.

MADISON FAYE
—Tú eres, Kerri—, murmuró Russ en su piel al otro lado de ella. —Lo
63 eres para nosotros, y maldita sea si cambiamos eso por el mundo—.
—Pero, volveré aquí, y ustedes dos ...—
—Somos grandes estrellas de fútbol con grandes cheques y la influencia
para hacer lo que queremos—, terminé por ella, sonriendo. —Lo que
significa volar hasta la mujer que amamos para que nos vea cuando
quiera. Lo que significa volar hasta aquí para ver-—
—¿Qué acabas de decir?— Su voz era tranquila, sus ojos se agrandaron
cuando me miró con casi una mirada de miedo en su rostro, como si no
creyera lo que acabo de decir.
La besé entonces, lentamente, profunda y tiernamente. —Te amo, Kerri
Larson—, murmuré.
Cuando me aparté, la mano de Russ acercó su cara a la de él, besándola
con la misma fuerza. —Y yo también te amo, y nunca vamos a dejar de
amarte.—
Y no lo haríamos.
—Yo también los amo—, susurró ella, con lágrimas en los ojos antes de
que ella sonriera y se las secara. —Bueno, con ustedes dos siendo
famosos y con la visita de su novia, supongo que esta pequeña cosa
nuestra podría hacerse pública—.
—Bien—, le sonreí a ella. —Dales a todos algo de qué hablar—.
Kerri se mordió el labio mientras nos saludaba con la cabeza, con los ojos
brillantes. —Estás seguro de esto. No te aburrirás cuando no esté cerca
e iré a buscar alguna porrista para ...
—Cariño—, Russ la atrajo hacia sí, sus labios rozaron los de ella. —Tal
vez te perdiste esa parte en la que dijimos que te amamos—.
—Nunca hemos dicho eso a nadie—, murmuré en su oído. —Y esa
palabra significa mucho para nosotros—.
—No vamos a ninguna parte, amor—, dijo Russ. —Y todo lo que
queremos es a ti—.
Finalmente, ella asintió. —Está bien—, susurró, esos ojos de ella
brillando. —No me importa si todo el mundo sabe de nosotros, porque lo
único que sé es que amo a dos hombres increíbles, y eso es todo lo que
importa—.
Y fue, porque a veces, el amor es todo lo que necesitas.

MADISON FAYE
64 EPÍLOGO
KERRI

Es una locura pensar cómo pueden cambiar las cosas. Ahí estaba la nerd
de ciencia sin ningún interés en los deportes, y de repente estaba en el
centro de atención: la novia de dos de los nombres más importantes del
fútbol profesional. Claro, en las noticias se habló de escándalo y salaz,
pero no nos importó. Déjalos hablar. Nos teníamos y algo más profundo
que cualquiera de ellos.

Después de esa noche con el ataque, los Longhorns ganaron el primer


juego de la temporada.
Cómodamente .
Los jugadores Gator que cortaron del cartel a través de cinco capas de
cinta nunca confesaron lo que sucedió o cómo llegaron hasta allí,
probablemente porque sabían a qué se enfrentaban si se sabía la razón
de porque ellos se encontraban en el estadio Longhorns en primer
lugar. Josh y el resto de los chicos de Delta los vigilaron, y más tarde
descubrimos que efectivamente tenían mucho dinero montando en ese
juego. Dinero, se decía, que habían tomado prestado de las personas
equivocadas.
Ellos desaparecieron después de eso.
Los Longhorns pasaron a una temporada invicta, liderada por mis dos
jugadores, y al año siguiente se convirtieron en profesionales. Eso fue
hace cinco años.
¿Ahora? Ahora somos una gran familia feliz.
Literalmente.
Tucker y Russ juegan para Dallas ahora, los dos muchachos de Texas
casi se niegan a jugar en otro lugar, en realidad. También se negaron a
dividirse, y sus contratos en realidad dictan que solo juegan con el otro
en el equipo. Puede parecer una cláusula tonta para un contrato,
pero definitivamente se adapta bien a Dallas, especialmente porque están
teniendo su tercera temporada invicta con Tucker Morgan y Russ Whitley
en su equipo.
Me quedé en Alamo State hasta graduarme, antes de pasar a la medicina
deportiva.
Es difícil, pero en realidad estoy haciendo mi residencia aquí en el
Hospital General de Dallas. Claro, es un puñado, con mis
dos chicos insaciables y nuestros dos hijos, pero ...

MADISON FAYE
Oh, ¿no mencioné eso?
65
Sí, tenemos dos ahora, un niño y una niña, y ninguno de ellos parecen
ser capaces de mantener sus manos fuera del fútbol.
La gente habla a veces, pero no les hago caso. Infiernos, que hablen todo
lo que quieran. Porque lo único que importa es que encontré el amor en
el lugar más improbable, donde menos lo esperaba.
Y eso es todo lo que necesito.

Fin

MADISON FAYE
66

Sobre la Autora:
Madison Faye es una alter ego sucio de una muy normal y sana ama de
casa suburbana detrás de estas historias. Quizás pueda ser una esposa,
mama y organizadora de la Asociación de padres por fuera, pero bajo la
superficie. ¡no hay más que creadora de fantasías obscenas, fluidas y
atrevidas!

Cansada de tenerlas ocultas o solo dejarlas salir en el dormitorio, aquí


están todas en forma de excitantes y malvadas historias. Héroes alfa
exclusivamente, relaciones pecaminosamente tabúes y escenarios
salvajemente exagerados. Si te gusta lo extra sucio, lo extra caliente y
extra-travieso, ¡este es el lugar para ti! (Sólo no le digas a los otros
miembros de la Asociación de padres que la viste aquí…)

MADISON FAYE
VISITA PARA MAS TRADUCCIONES
67

MADISON FAYE