Está en la página 1de 3

ENSAYO SEMANA 7

ENSAYO PARCIAL FINAL “ESPECULACION CAMBIARIA”

HUMBERTO RAFAEL RODELO BUSTAMANTE

PROF. JOSE VILLADA

CORPORACION UNIVERSITARIA AMERICANA


ADMINISTRACION DE EMPRESAS
BARRANQUILLA
2019
ESPECULACION CAMBIARIA TOLERADA

Todo está dicho con la frase más relevante de la lectura "Inestimables son las pérdidas de
muchos y abultadas las ganancias de pocos".
También el gobierno calla, para volver a la política de subir el dólar con beneficio de los
exportadores. Cuando se suponía: que nuestra economía y nuestra moneda se volvía
fuerte, todo se derrumbó. Si no son los bancos, son los gobernantes los que nos vuelven
pobres.
El Sector financiero ávido de más ganancias, es el gran beneficiado con la especulación
de divisas, que el gobierno no controla.
El dólar cada día más alto lo que quiere decir que estamos más endeudados con la deuda
externa. Pero con beneficio para cuatro exportadores. Pero el resto de los colombianos
más pobres. Porque esto encarece todo lo que viene de se paga en dólares que se
convierten en pesos. La respuesta a esto es que el pueblo no compre nada que provenga
de precios en dólar haber que hacen con sus productos. Hay que presionar el gobierno
para que tome medidas ante la situación financiera y no salir a comprar dólares para que
este suba de precio y por lo tanto las tazas de interés. Que hace el banco de la república
cuando el peso se revalúa inmediatamente salen a comprar dólares, ahora que el peso se
devalúa porque el banco de la réplica no reversa la operación.
El "gobierno" de la prosperidad democrática, se debe a los narcoterroristas de La Habana
por un lado y por el otro al sistema financiero.
Santos no pasa de ser un pobre lacayo de terroristas y usureros, todo en aras de una
reelección.
A propósito de reelección, con la designación de Vargas Lleras como vice, ya empezó el
carrusel. Santos renunciará en dos años y Vargas aspiraría a la reelección, para así, cada
uno gobernar 6 años.
i bien es cierto que el mercado accionario por naturaleza está supeditado a la riesgosa
especulación bursátil, que origina, entre otros, la desvinculación del precio de sus títulos
respecto a su capacidad de generar futuros dividendos y la distorsión de los factores reales
de sensibilidad de las bolsas donde opera, el mercado cambiario debe reflejar fielmente
el comportamiento del precio de sus divisas a partir de la oferta y demanda de las
operaciones de cambio que afectan la balanza de pagos, y no a la generada en operaciones
internas que en moneda extranjera hacen los agentes autorizados y que en el caso
colombiano son los intermediarios del mercado cambiario.

Mientras en su autonomía relativa el Emisor decide qué hacer frente a la perjudicial


revaluación a partir de sus repetidas y predecibles fórmulas de intervención, el factor
especulativo de nuestro mercado cambiario sigue rampante, determinando el precio de
referencia del dólar (TRM) con numerosas operaciones interbancarias que la mayoría de
las instituciones financieras realizan frenéticamente, ya que desde la Resolución 57 de
1991 hasta el nuevo régimen cambiario, del año 2000, no se han fijado las condiciones
para una sana intermediación en divisas.
A título de ejemplo, según informe de la Superintendencia Financiera, en el mes de
febrero del 2011 de 46.706 millones de USD transados en el mercado spot , 39.026
millones (83,6% en términos brutos) correspondieron a operaciones de compra y venta
de divisas que se hacen entre sí los intermediarios aún por fuera de cualquier relación
directa con las operaciones autorizadas en el Estatuto de la Ley 9ª de 1991 Diariamente
se transan divisas en operaciones de comercio exterior, inversión directa y de portafolio,
endeudamiento externo, remesas y servicios, entre otros, pero los polifacéticos traders de
las mesas de dinero se intercambian dólares en muchas operaciones sin referencia alguna
con las transacciones de sus clientes o sus propias inversiones, manteniendo al final del
día sus posiciones anteriores y trasladando por tanto el costo del desempeño especulativo
de sus mesas al precio final del dólar que deben asumir los colombianos.
Los ‘interbancarios’ sólo les debe permitir a los intermediarios asumir o liquidar
posiciones a partir de los niveles de riesgo cambiario originados en la oferta y demanda
que en moneda extranjera sus clientes les presentan en razón a sus operaciones de cambio
y no en las operaciones que sólo que persigan un margen en el tipo de cambio construido
artificialmente por estas instituciones financieras.
Dado el difícil momento que atraviesan nuestros exportadores, se requiere corregir este
mercado para que la tasa de cambio obedezca a las necesidades de sus operaciones, que
afectan la balanza de pagos y no a los actuales factores especulativos y emocionales que
son trasladados diariamente desde algunas instituciones financieras a este mercado, a
través de las conocidas ‘compra-venta de divisas interbancarias’.