Está en la página 1de 13

Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

Listas de contenidos disponibles en ScienceDirect

Conservacion biologica

Página de la revista: www.el sevier. com / localizar / biocon

La vegetación natural remanente en los hotspots de biodiversidad global.

Sean Sloan una , ⇑ , Clinton N. Jenkins segundo , Lucas N. Joppa do , David LA Gaveau re , William F. Laurance una
una Centro para el Medio Ambiente Tropical y Ciencias de la Sostenibilidad, Escuela de Biología Marina y Tropical, Universidad James Cook, Cairns, Queensland 4870, Australia
segundo Departamento de Ciencias Biológicas, Universidad Estatal de Carolina del Norte, Raleigh, NC 27695, EE. UU.

do Laboratorio de ciencias computacionales, Microsoft Research, Cambridge CB1 2FB, Reino Unido

re Centro para la Investigación Forestal Internacional, Bogor 16000, Indonesia

información del artículo resumen

Historia del artículo: Los puntos críticos de biodiversidad son 35 regiones biogeográficas que tienen un endemismo excepcional y amenazas extremas para la integridad de
Recibido el 15 de febrero de 2014 su vegetación, y como tales son prioridades globales de conservación. No obstante, las estimaciones previas de la vegetación natural intacta (NIV) en
Recibido en forma revisada 19 de mayo de 2014 Aceptado 27
los hotspots son generalmente imprecisas, indirectas, gruesas y / o fechadas. Usando imágenes satelitales de resolución moderada y alta, así como
de mayo de 2014
mapas de carreteras, asentamientos y incendios, estimamos la extensión actual de la VNI para los puntos de acceso. Nuestro análisis indica que los
hotspots retienen el 14.9% de su área total como NIV ( 3.546.975 km 2). La mayoría de los hotspots tienen mucho menos NIV que lo estimado previamente,
con la mitad ahora 6 VNI del 10% por área, un umbral por debajo del cual el área promedio del parche de VNI disminuye precipitadamente por debajo de
Palabras clave:
1000 ha. Los hotspots con las mayores estimaciones previas de la VNI sufrieron las mayores pérdidas aparentes. La escasez de VNI es más
La biodiversidad
pronunciada en los biomas dominados por bosques secos, bosques abiertos y pastizales, que reflejan sus afinidades históricas con la agricultura, de
Hotspots para la biodiversidad

Planificación de la conservación
modo que la VNI tiende a concentrarse en biomas seleccionados. Los niveles bajos y en descenso de la VNI en los puntos críticos subrayan la

Áreas naturales Desierto necesidad de un enfoque urgente de recursos limitados de conservación en estas regiones biológicamente cruciales.

2014 Elsevier Ltd. Todos los derechos reservados.

1. Introducción paradigmas Mittermeier et al., 2011 ). El concepto ha atraído más de $ 1 mil millones en inversión para
la conservación de entidades como el Critical Ecosystem Partnership Fund (es decir, el Banco
Los hotspots de biodiversidad son 35 regiones biogeográficas que cubren el 17.3% de la Mundial, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y los Gobiernos de Japón, Francia y Europa), The
superficie terrestre de la Tierra (excluyendo la Antártida) y se caracterizan por una biodiversidad MacArthur Foundation, The Global Conservation Fund (es decir, Fundación Moore), Conservation
excepcional y una perturbación aguda de la cubierta terrestre ( Mittermeier et al., 2004; Myers et al., International y su Programa TEAM afiliado y los Centros para la Conservación de la Biodiversidad,
2000 ). En resumen, son los lugares donde el asentamiento humano, la riqueza biológica y la entre muchos otros ( Dalton, 2000; Mittermeier et al., 2011,
degradación ambiental convergen ( Williams, 2013 ). Dentro de los hotspots hay más de 2 mil millones
de personas ( Landscan, 2006; Mittermeier et al., 2011, 2004 ) aumentando a tasas superiores a la
media ( Cincotta et al., 2000; Williams, 2013 ), y un estimado del 85% de los paisajes modificados por 1998, 2004; Myers, 2003; Myers y Mittermeier, 2003 ). Estas entidades han adoptado explícitamente
humanos por área ( Mittermeier et al., 2004 ). Hotspots sostienen El 77% de todas las especies de el concepto de punto de acceso como una estrategia central de conservación e inversión. Si el
mamíferos, aves, reptiles y anfibios, incluyendo el 50% de todas las especies de plantas y el 42% de concepto ha obtenido o no la '' suma más grande [monetaria] asignada a una sola estrategia de
las especies de vertebrados terrestres como endémicas ( Mittermeier et al., 2004 ), así como las tres conservación '' ( Myers, 2003 ), su tracción global y su legado son indiscutibles.
cuartas partes de todos los vertebrados terrestres en peligro de extinción ( Brooks et al., 2002;
Mittermeier et al., 1998, 2004 ). La diversidad cultural también es alta en los hotspots, con la mitad de
todas las lenguas indígenas que se encuentran en ella ( Goren Flo y otros, 2012 ). Desde la Si bien se acepta que la vegetación primaria ha sido ampliamente perturbada en los puntos de
publicación seminal de Myers et al. (2000) El concepto de hotspots como puntos focales para la acceso y en todo el mundo ( Vitousek et al., 1997 ), las estimaciones precisas de la remanente
acción de conservación global se ha convertido en uno de los principales puntos prioritarios de restante de la vegetación intacta a escalas espaciales muy grandes han demostrado ser desafiantes
conservación a nivel mundial. y difíciles de alcanzar. Los mapas de cobertura terrestre global derivados de imágenes satelitales de
resolución moderada o gruesa han existido desde principios de la década de 1990 ( Bontemps et al.,
2011; Dong et al., 2012; Friedl et al., 2010; Loveland et al., 2000 ) pero solo ofrecen clasificaciones
nominales amplias de la reflectividad, estructura y fenología de la vegetación y, por lo tanto, no
distinguen fácilmente perturbado Cubiertas de cubiertas naturales, primarias, intactas per se,

⇑ Autor correspondiente. Tel .: +61 7 4042 1835; Fax: +61 7 4042 1319.
Particularmente en ambientes que son naturalmente no probados o
Dirección de correo electrónico: sean.sloan@jcu.edu.au (S. Sloan).

http://dx.doi.org/10.1016/j.biocon.2014.05.027
0006-3207 / 2014 Elsevier Ltd. Todos los derechos reservados.
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 13

semi-forestales, como las sabanas. Como se ilustra a continuación, una interpretación no crítica de la extinción de especies madre, según el marco de conservación de vulnerabilidad e irremplacibilidad
tales clasificaciones en los esfuerzos para estimar el área de la vegetación natural intacta restante es articulado por Margules y Pressey (2000) . Myers (1988) El primer concepto resumió este concepto a
propensa a un error significativo ( Hoekstra et al., 2005 ). Los análisis de cambios en la cobertura nivel mundial al delimitar 10 regiones biogeográficas, en gran parte tropicales, de biodiversidad
terrestre global que utilizan imágenes satelitales son más prometedores en la medida en que pueden excepcional y destrucción de hábitat ( tabla 1 ) - los primeros 'hotspots', por ejemplo, Madagascar,
excluir áreas que se sabe que han sufrido ciertas conversiones de cobertura terrestre ( Hansen y Nueva Caledonia. Myers (1990) luego agregó ocho puntos de acceso semiáridos en gran parte a
DeFries, 2004; Hansen et al., 2013, 2008 ). Sin embargo, siguen siendo igualmente incapaces de esta lista, por ejemplo, el suroeste de Australia ( tabla 1 ). Conservation International adoptó el
abordar la integridad de áreas supuestamente "sin cambios", que en muchos casos serán concepto de punto de acceso como su estrategia central de conservación global en 1989 ( Conservation
perturbadas, y que en cualquier caso son observables en grandes escalas espaciales solo en International, 1990a, b; Mittermeier et al., 2004 ), y desde entonces el concepto se ha convertido en
resoluciones muy aproximadas desde la década de 1980 y solo en resoluciones finales desde ca. una importante plantilla conceptual entre los científicos de conservación ( Redford et al., 2003;
2000 con la llegada de las imágenes de resolución moderada. Si bien los avances recientes ahora Roberts et al., 2002; Sechrest et al., 2002; Turner et al., 2012; Willis et al., 2006 ). Myers,
proporcionan medidas de escala fi nal relativamente matizadas del 'porcentaje de cobertura arbórea' Conservation International y sus colaboradores revisaron posteriormente las estimaciones del hábitat
y sus cambios desde ca. 2000 ( Hansen et al., 2003, 2013; Sexton et al., 2013 ), no ha sido posible, ni primario restante y definieron los hotspots formalmente como regiones biogeográficas con> 1500
tampoco será posible, determinar umbrales confiables que identifiquen bosques perturbados y, por lo especies de plantas vasculares endémicas y 6 30% del hábitat primario original ( Mittermeier et al.,
tanto, no perturbados en regiones grandes y variadas, por no hablar de vegetación intacta en 1999; Myers et al., 2000 ). Especie endemismo, en lugar de biodiversidad. per se, se convirtió en un
entornos naturalmente semipoblados o no predecibles. criterio de fi nición clave dada la preocupación por las tasas de extinción ( Brooks et al., 2002;
Mittermeier et al., 1998 ). Esta revisión hizo que los hotspots se expandieran tanto en área como en
número, a 25. Una segunda revisión y actualización global en 2004 ( Mittermeier et al., 2004 ) amplió
este conteo a 34 y ajustó los límites de los hotspots para concordar con las ecorregiones de Olson et
al. (2001) . Recientemente, se agregó un punto de acceso número 35, los Bosques de Australia
Han surgido dos conjuntos de estimaciones relativamente derivadas de la vegetación natural Oriental ( Williams et al., 2011 ) ( Figura 1 ).
intacta restante en grandes escalas espaciales a la luz de tales problemas. Los primeros son los de Myers
(1988, 1990), Myers et al. (2000) y Mittermeier et al. (1999, 2004) , que implicó evaluaciones de
expertos de atlas de vegetación existentes, clasificaciones de imágenes de satélite y datos
secundarios similares para los puntos de acceso. Estas estimaciones ahora están fechadas, son
difíciles de reproducir y tienden a ser inconsistentes y aproximadas. El segundo conjunto de
estimaciones son las de Sanderson et al. (2002), Schmitt et al. (2009), Potapov et al. (2008) y
Mittermeier et al. (1999, 2004) , Myers et al. (2000) y Myers (1988, 1990) estimaciones actuales
de los hábitats naturales intactos restantes para los hotspots ( tabla 1 ). Su enfoque implicó la primera
Bryant et al. (1997) , entre otros, que mapearon de manera diversa áreas intactas con referencia a consulta de estimaciones de cobertura y pérdida de vegetación para esos condados y / o regiones
criterios como la clase de cobertura del suelo, el tamaño del parche forestal, la proximidad a la dentro de cada punto de acceso, incluidos los atlas de vegetación (por ejemplo, Harcourt y Sayer,
infraestructura y la accesibilidad. Estas estimaciones son problemáticas porque son específicas de 1996 ), inventarios de cobertura forestal por satélite (por ejemplo, CCT / CIEDES, 1998 ),
los biomas de bosques cerrados, parches de vegetación muy grandes, o la cobertura de árboles en descripciones ambientales nacionales (por ejemplo,
general, o bien comparan de manera optimista una ausencia de evidencia de perturbación humana
con evidencia de su ausencia. Estas son limitaciones clave en los hábitats que son estructuralmente FWI / GFW, 2002 ), y ocasionalmente la Evaluación de los recursos forestales de la FAO de 1990 ( FAO,
y de composición composición, muy fragmentados y bajo una presión humana próxima y próxima. 1993 ). También se consultaron los "datos digitalizados de la cubierta forestal" del World Conservation
Monitoring Center ( Mittermeier et al., 1998 ) (estos datos fueron unificados pero son probables

Las estimaciones actualizadas y mejoradas del área restante de vegetación natural intacta (VNI) PNUMA-WCMC (1996) o PNUMA-WCMC (1998) ). Estas estimaciones se ajustaron luego en base a
en los hotspots son cruciales para una planificación de conservación global apropiada. Las la opinión de expertos y datos no publicados para estimar el área de vegetación "primaria" o "más o
estimaciones anteriores se han utilizado para priorizar los puntos críticos para la acción de menos prístina" por hotspot ( Mittermeier et al., 2004 ). Tales ajustes a veces reducen las estimaciones
conservación ( Myers et al., 2000 ), determinar su susceptibilidad a la extinción de especies ( Brooks et iniciales hasta en un 50%. Muchos de los datos de origen se obtuvieron antes del uso generalizado
al., 2002; Malcolm et al., 2006 ), y calcular los costes de su conservación ( Pimm et al., 2001 ). A la luz de imágenes de GIS y satélites a gran escala, y no se hizo ningún intento de mapear la vegetación
de las incertidumbres que rodean las estimaciones anteriores de la VNI, tales derivaciones están primaria en los puntos de acceso.
sujetas a revisión de manera similar. Una revisión de la prioridad de conservación del hotspot y la
acción de conservación concomitante podrían tener implicaciones importantes para la pérdida futura
de la biodiversidad y, en particular, su atenuación, considerando que la pérdida de la biodiversidad se Las estimaciones finales, en lo sucesivo denominadas Estimaciones de expertos - Si bien son
vuelve cada vez más exponencial a medida que se destruyen los vestigios finales del hábitat intacto Rybicki innovadores y ampliamente adoptados, son difíciles de analizar y replicar. Los ajustes de los
y Hanski, 2013; Turner, 1996 ). Las estimaciones rigurosamente actualizadas de la VNI para los expertos de las estimaciones iniciales no estaban bien documentados y, en ausencia de una mayor
hotspots son una cuestión de medición mejorada para una mejor gestión. transparencia, las incertidumbres tienden a generalizarse. Las Estimaciones de los expertos
derivadas de fuentes que no eran necesariamente comparables y, en ocasiones, tenían poca
relación explícita con las coberturas de tierras 'primarias' versus 'perturbadas'. Además, muchas
fuentes pertenecían a países individuales y no está claro cómo se ajustaron para concordar con los
Aquí presentamos estimaciones actualizadas, transparentes, integrales y consistentes del área límites biogeográficos irregulares de los puntos de acceso ( Figura 1 ). Quizás lo más importante, las
de la VNI y la fragmentación de los puntos críticos de biodiversidad del mundo. La siguiente sección estimaciones de los expertos son cada vez más fechadas. Incluso en la actualización más reciente ( Mittermeier
resume brevemente el concepto de punto de acceso y las estimaciones previas de áreas naturales. et al., 2004 ) muchos de los datos consultados abarcan los años 80 y principios de los 90, y es seguro
Sección 3 discute nuestra metodología, y las secciones subsiguientes presentan nuestras que la pérdida de hábitat en los hotspots ha avanzado desde ( Balmford et al., 2002; Butchart et al.,
estimaciones y resaltan sus implicaciones para la planificación de la conservación global. 2010; FAO, 2010; Hassan et al., 2005 ) como, entre otros impulsores de la pérdida de hábitat, la
creciente demanda de productos agrícolas se ha cumplido en gran parte mediante la conversión
continua del hábitat Gibbs et al., 2010; Laurance et al., 2014; Rudel et al., 2009 ). Desde entonces, se
han realizado estudios globales más recientes de áreas de vegetación natural, pero, como se
2. Hotspots y vegetación natural remanente. argumenta a continuación, no ofrecen estimaciones confiables y listas para los puntos críticos.

2.1. El enfoque de punto de acceso y estimaciones de expertos

El concepto de punto de acceso prioriza la conservación de regiones biológicamente


excepcionales y altamente amenazadas con el objetivo explícito de
14 S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

tabla 1
Área de vegetación natural como porcentajes del área originalmente vegetada, por punto de acceso y estudio.

Notas: Ver Tabla A1 para estimaciones aéreas absolutas y notas interpretativas detalladas ak. Las celdas en gris indican que el estudio en cuestión delimitó el punto de acceso en cuestión de manera inconsistente con Mittermeier
et al. (2004) . Si bien las estimaciones aéreas absolutas en las celdas en gris no son directamente comparables con las de las celdas no en gris, sus estimaciones en porcentaje pueden ser ligeramente comparables,
excepto cuando se denota con un símbolo. Las delimitaciones para celdas en gris fueron típicamente más confinadas que las delimitaciones actuales. Se hicieron ajustes leves a las estimaciones de expertos publicadas y
estimaciones independientes para mejorar la comparabilidad, cuando se indique. Las cifras de las estimaciones independientes se obtuvieron utilizando los datos espaciales originales, exceptuando las estimaciones
publicadas de Hannah et al. (1995), Schmitt et al. (2009) y Wright (2010) . Como anteriormente.
Estimación considerada inexacta ( Tabla A1 ).
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 15

Figura 1. Los puntos calientes de la biodiversidad. Notas: Ver tabla 1 para nombres de puntos de acceso.

2.2. Estimaciones independientes de áreas naturales. Cobertura / Otra vegetación natural 'que a menudo incorpora coberturas de tierras perturbadas de
manera apreciable, gradaciones de bosques agrícolas, e incluso coberturas agropastorales, según
Un segundo conjunto de estimaciones mundiales de áreas naturales, aquí denominado se confirmó en el curso del presente estudio. Sin un examen adicional, el conjunto de datos
Estimaciones independientes - Delinear de manera diversa áreas naturales no perturbadas mediante GLC2000 y, por lo tanto, Hoekstra et al. y Schmitt et al. sobrestimar lo que se denomina bosque
la combinación de imágenes satelitales, mapas de vegetación y mapas de perturbaciones humanas. natural razonablemente (por ejemplo, Kalacska et al., 2008 ; Fig. A1 ). Entre esos análisis que se
Estas estimaciones, a su vez, pueden subdividirse en función de si observan la ausencia de centran en la ausencia de perturbaciones humanas como proxy de áreas naturales no perturbadas, McCloskey
perturbaciones humanas como sustituto de la presencia de áreas naturales o, más bien, observan la y Spalding (1989) Las 'áreas silvestres' delineadas están a 6 km de todas las carreteras, pistas y
vegetación natural más directamente. De las siete estimaciones que se analizan a continuación, una estructuras humanas (por ejemplo, ciudades, pozos de gas) de acuerdo con las tablas de
se realizó específicamente para los hotspots ( Schmitt et al., 2009 ), uno se presentó a nivel de punto navegación globales. Hannah et al. (1995, 1994)
de acceso ( Hannah, 2001; Hannah et al., 1995 ), y el resto se realizó a nivel mundial. Estos últimos no
fueron diseñados específicamente para los hotspots, ni tampoco se han hecho explícitamente para
tratar las cuestiones del área natural restante en los hotspots. No obstante, presentan enfoques mapearon de manera similar 'áreas no perturbadas' con un registro de vegetación primaria y <10
empíricos relevantes para su consideración, si no una idea de la extensión de las áreas naturales personas km 2 con referencia a mapas de población e infraestructura, así como mapas compilados de
dentro de los puntos críticos, a la luz del hecho de que los puntos calientes abarcan casi una quinta cobertura terrestre, mapas agrícolas y análisis de sensores remotos. Bryant et al. (1997)
parte de la superficie terrestre de la Tierra.
delinearon los "bosques fronterizos" como bosques grandes, naturales, relativamente intactos,
identificando áreas candidatas con referencia a McCloskey y Spalding (1989) y The World Forest
Map (1996), y luego revisarlos sobre la base de la opinión de expertos. Finalmente, Sanderson et al.
Entre esos análisis observando directamente la vegetación natural, (2002) hizo uso de conjuntos de datos GIS globales de densidad de población, asentamientos,
Hoekstra et al. (2005) estime el hábitat intacto como áreas exclusivas de "áreas cultivadas y carreteras principales y ríos, amplias clases de cobertura terrestre y líneas costeras para delimitar
manejadas [así como] superficies artificiales y áreas asociadas" de acuerdo con el conjunto de datos "áreas silvestres" al derivar un índice aditivo que refleja estas características, normalizando el índice
satelitales de Cobertura Global de Tierras 2000 (GLC2000) de 1 km ( ECJRC, 2003 ). Schmitt et al. a una escala de 1–100% por bioma y reino biogeográfico, y luego delimitando "áreas silvestres" como
(2009) vaya más lejos para de fi nir '' cubierta forestal relativamente natural '' eliminando áreas 'no las diez áreas más grandes con valores de índice de <10% por bioma y reino.
naturales' del Mapa Mundial de Bosques 2000 derivado del satélite ( PNUMA-WCMC, 2000 ), a saber,
agroecosistemas y coberturas similares según el conjunto de datos GLC2000 ( ECJRC, 2003 ), así
como áreas con <10% de cobertura arbórea según el conjunto de datos de satélite de campo
continuo de vegetación MODIS ( Hansen et al., 2006 ). Más precisamente aún, Potapov et al. (2008) delineados Estas estimaciones son demasiado indirectas y groseras para explicar los parches de
'paisajes forestales intactos' dentro de la 'zona de extensión forestal actual' como ecosistemas vegetación remanente fragmentados que, en los puntos críticos, a menudo ocurren cerca de las
naturales contiguos a al menos 1 km retirados de asentamientos, carreteras y otras infraestructuras, perturbaciones humanas y pueden comprender una proporción apreciable de la vegetación
agricultura y áreas quemadas, como se observa visualmente en las imágenes satelitales Landsat remanente total ( Ribeiro et al., 2009 ). No capturan vegetación imperturbable. per se,
para parches forestales> 500 km 2.
pero en lugar de un mapa conservador, se extienden aquellas extensiones más grandes y remotas
alejadas de los proxies de interés de la perturbación (las áreas mínimamente adaptables varían
desde> 500 km 2 a> 4000 km 2, con escalas de alrededor de 1: 1,000,000), ya que solo tales áreas
Si bien son directas, estas estimaciones no se aproximan necesariamente al área total y la pueden tomarse como "naturales" con cualquier grado de confianza. Sanderson et al. (2002) Es
distribución de la VNI en los puntos de acceso. Su enfoque en los biomas forestales descuenta las ilustrativo del punto. Su índice se refleja implícitamente «urbanidad», es decir, concentraciones de
formaciones de vegetación no forestal y de bosques abiertos como sabanas o matorrales montanos caminos, población, luces eléctricas y cubiertas de terrenos administrados. Si bien los altos niveles
prominentes en muchos hotspots, e incluso pasan por alto algunos hotspots del desierto por de urbanidad se corresponderían con altos niveles de perturbación, los entornos menos 'urbanos' no
completo (también es cierto en Bryant et al. (1997) , se discute más adelante). Además, los datos son necesariamente proporcionalmente menos perturbados o más naturales. De hecho, incluso una
GLC2000 utilizados por Hoekstra et al. (2005) y Schmitt et al. (2009) para distinguir la cobertura natural sola carretera y una población rural dispersa pueden diezmar un área intacta de otro modo ( Laurance
de la no natural son propensos a errores significativos en este sentido. Incluso después de tener en et al., 2009 ). Una 'ausencia de evidencia' de perturbación humana se toma como 'evidencia de
cuenta esas clases de cobertura terrestre GLC2000 claramente indicativas de perturbación, quedan ausencia', de modo que solo los valores más bajos de perturbación pueden tomarse como indicativos
numerosas clases genéricas como 'Mosaic Tree de 'natural
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

Áreas ', y sólo entonces a grandes escalas. Estas "áreas naturales" son, por definición, las más Las características biofísicas de las clases de cobertura terrestre de GlobCover ( Tabla 2 ; Bontemps
remotas, extensas y espacialmente confinadas, y su delimitación por lo tanto descuida las vastas et al. (2011) ) se consideraron en relación con las descripciones y características de las ecorregiones
franjas de los paisajes intervenidos y "desordenados" de los hotspots. para clasificar las clases que eran localmente "ecológicamente apropiadas", es decir, es probable (o
improbable) que ocurran de forma natural en un estado maduro en una ecorregión determinada. Por
ejemplo, la clase '' de arbustos cerrados (> 15%) (de hoja ancha o de hojas sueltas, de hoja perenne
o de hoja caduca, <5 m) '' se consideró poco probable que se produjera de forma natural en la
3. Métodos ecorregión de 'Bosques húmedos de araucarias' del Bosque Atlántico punto de acceso, considerando
que esta ecorregión está naturalmente dominada por bosques húmedos tropicales altos y de dosel
Teniendo en cuenta estos problemas, estimamos el área NIV en los puntos de acceso mediante cerrado, exclusivos de matorrales. Sin embargo, esta clase se considera probable que ocurra
una combinación de análisis de imágenes satelitales visuales y automatizadas de las clases y naturalmente dentro de la Costa Atlántica Restingas 'ecorregión del mismo hotspot, ya que esta
condiciones de la cobertura terrestre, así como el mapeo de las principales perturbaciones del ecorregión se caracteriza por la mezcla de arbustos costeros, pastos y poca cubierta de árboles en
paisaje. La metodología se puede resumir en dos etapas. En la primera, evaluamos la condición de la suelos pobres.
vegetación, el patrón espacial y la idoneidad ecológica local de cada clase de cobertura terrestre de
la clasificación global de imágenes por satélite de GlobCover 2009 ( Bontemps et al., 2011 ) para cada
ecorregión de Olson et al. (2001) ( Fig. A2 ) utilizando imágenes satelitales de resolución moderada y
alta, y de fi nidas áreas 'naturales' preliminares sobre esa base. En el segundo, eliminamos áreas El patrón espacial de cada combinación de clase por ecorregión se evaluó visualmente en la
perturbadas de acuerdo con varios mapas de perturbaciones. La VNI se define ampliamente como resolución espacial de 300 m de la clasificación de GlobCover utilizando tanto un SIG ( Figura 2 ) e
vegetación madura en su estado natural con signos mínimos de perturbación humana. Los siguientes imágenes de alta resolución en Google Earth ( Fig. 3 ). Este análisis identificó de manera similar las
detalles de nuestro enfoque (ver también Texto a1 en el apéndice en línea). combinaciones de clase-por región que probablemente ocurrieron naturalmente al considerar los
siguientes tres aspectos del patrón espacial: (i) Asociaciones espaciales, principalmente en forma de
adyacencia consistente o coincidencia con coberturas del suelo claramente perturbadas (por
ejemplo, tierras de cultivo) o disturbios auxiliares en asentamientos, carreteras y incendios, que se
describen a continuación. Tales asociaciones frecuentemente identi fi caron coberturas
moderadamente perturbadas que separan cubiertas altamente perturbadas de cubiertas intactas ( Figura
2 C.A); (ii) Contigüidad, forma, textura y tamaño de los parches, como por ejemplo, se observan como
3.1. Etapa Uno: clasi fi cación preliminar
bordes de parches de vegetación lisos o abruptos, gradientes de transición de la cubierta del suelo
graduales o repentinos, y fragmentación y aislamiento agudos de los parches ( Figura 2 d – f). Tales
La clasificación global de cobertura del suelo GlobCover de definición moderada que define 22
aspectos del patrón a menudo ayudaron a identificar parches remanentes no administrados pero aún
clases ( Tabla 2 ; Bontemps et al., 2011 ) se combinó con el conjunto de datos de ecorregiones de Olson
perturbados en paisajes manejados más grandes, por ejemplo, parches de mosaico de bosques /
et al. (2001) para producir 6863 combinaciones únicas de clase de cobertura terrestre por ecorregión
pastizales perturbados en paisajes pastorales dentro de una configuración de bosques tropicales
dentro de los hotspots. Cada combinación clase por ecorregión se evaluó individualmente para tener
húmedos más grandes; y (iii) Contexto biogeográfico que sugiere una cobertura particular del suelo
en cuenta la heterogeneidad biogeográfica dentro de los puntos críticos. Para cada combinación
distribuciones y gradientes, p. ej., gradientes de elevación de bosques estepanos tomontanos en
clase por ecorregión se realizó una clasificación preliminar de 'natural' u 'otro' considerando tres
terrenos montañosos, o gradientes de precipitaciones de bosques costeros a pastizales continentales
criterios: la idoneidad ecológica local, el patrón espacial integral y la condición de la vegetación con
en regiones semiáridas. Dichas distribuciones y gradientes ayudaron a volar de manera más segura
pocos signos de perturbación humana - con cada uno de ellos. criterios que arrojan una probabilidad
las coberturas de tierras no forestales como apropiadas a nivel local y, por lo tanto, es probable que
nominal de que la combinación se produzca de forma natural.
ocurran de forma natural ( Figura 2 d y f). Finalmente, la condición de la vegetación y las
perturbaciones de cada combinación clase por ecorregión se inspeccionaron visualmente con
imágenes de alta resolución en Google Earth ( Fig. 3 ). Estas imágenes mostraron la condición y el
contexto de la cobertura vegetal en detalle minucioso y sirvieron para con fi rmar el estado general de
una combinación determinada de clase por ecorregión,

Tabla 2
Clases de cobertura terrestre del conjunto de datos de GlobCover 2009.

Tierras de cultivo después de la inundación o regadas (o acuáticas) Tierras de cultivo

de secano

Tierras de cultivo de mosaico (50–70%) / vegetación (pastizales / matorrales / bosque) (20–50%) Vegetación de
mosaico (pastizales / matorrales / bosque) (50–70%) / tierras de cultivo (20–50%) Cerrado para abrir ( > 15%) bosques
por ejemplo, si un área determinada de 'Vegetación herbácea cerrada a abierta' fue en gran parte
de hoja perenne o semideciduos de hoja ancha
intacta praderas remotas o más bien cercados y pastó pastos, o si 'Mosaic Forest o Shrubland /
(> 5 m)
Bosque caducifolio de hoja ancha cerrado (> 40%) (> 5 m) Bosque caducifolio de hoja caduca abierto (>
Grassland' fue indicativo de perturbación no natural del bosque o más bien variación natural en el
5–40%) (> 5 m) Bosque siempreverde cerrado de hoja cerrada (> 5 m) Abierto (15–40) %) bosque dosel del bosque o estructura. La inspección de estas imágenes también facilitó la detección y el
caducifolio o siempreverde de hoja blanca (> 5 m) cerrado a abierto (> 15%) bosque mixto de hoja ancha tratamiento adecuado de coberturas de suelo nominales mal clasificadas o de otra manera
y hoja de hoja (> 5 m) bosque de mosaicos o matorrales (50–70%) / pastizal (20–50%) prado de
incompletas.
mosaicos (50–70%) / bosque o matorrales (20–50%)

por ejemplo, en ciertas ecorregiones mediterráneas, se observó que la clase 'Mosaic Grassland /
Cerrado para abrir (> 15%) (de hoja ancha o de hojas sueltas, de hoja perenne o de hoja caduca) Forest o Shrubland' incorporaba una agricultura dispersa de baja intensidad junto con el pastoreo
matorral (<5 m) extenso (pastizales) y arbustos, y por lo tanto fue tratada como tal al determinar si una combinación
Vegetación herbácea cerrada (> 15%) (pastizales, sabanas o líquenes /
relevante constituía "naturalmente" vegetación que se produce. Las instancias de errores de
musgos)
Vegetación escasa (<15%)
clasificación absolutos fueron raras, mientras que las clasificaciones incompletas como las descritas
El bosque de hoja ancha cerrado a abierto (> 15%) se inundó regularmente (semi- anteriormente fueron raras pero relativamente más comunes, reflejando la diversidad marcada y la
De forma permanente o temporal) - Agua dulce o salobre. heterogeneidad de las cubiertas terrestres dentro y entre los hotspots. De esta manera, la inspección
Bosques o matorrales de hoja ancha cerrados (> 40%) permanentemente inundados - Solución salina
de imágenes de alta resolución verificó no solo que una determinada clase de cobertura terrestre en
o agua salobre
un lugar determinado era natural e intacta,
Cerrado para abrir (> 15%) pastizales o vegetación leñosa en áreas inundadas regularmente o
suelo anegado - agua dulce, salobre o salina Superficies artificiales y áreas
asociadas (áreas urbanas> 50%) Áreas desnudas Cuerpos de agua

Nieve permanente y hielo 16


S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 17

Figura 2. Asociación de cobertura terrestre, contigüidad y contexto biogeográfico para el análisis visual. * El color puede no corresponder a la clase en cuestión en un panel determinado. Ver notas interpretativas. Notas interpretativas: Paneles A y B: valle de río cultivado irrigado en el hotspot del suroeste de los Himalayas. La

coincidencia de 'cerrado para abrir los matorrales' en el Panel A con hotspots en el Panel B (puntos naranjas), así como una proximidad a la agricultura, sugiere una perturbación local. Panel C: En los Mts de China Central, "cerrado para abrir el bosque mixto de hoja ancha y de hoja acolchada" (resaltado en agua) rastrea la

interfaz agricultura-bosque en bandas estrechas, incluso en valles de ríos cultivados, separando la agricultura de extensiones más sustanciales de bosques cerrados , sugiriendo así que está ocurriendo naturalmente. Panel D: En el sur montañoso de Nueva Zelanda, la contigüidad de las clases de vegetación indica la

integridad de la cubierta vegetal, así como un gradiente de elevación a lo largo del cual los matorrales y las tierras desnudas ocurren naturalmente. Panel E: En contraste, en el sudoeste Maputaland-Pondaland-Albany, fragmentos afilados y "salpicados" de "mosaico bosque-arbustos / pastizales" (resaltados en rojo) sugieren

un estado intervenido, al igual que una adyacencia consistente con pastizales (pastorales). Panel F: En el extremo norte del hotspot del suroeste de Australia hay un gradiente de bosque abierto a mosaicos de pastizales para abrir pastizales y áreas desnudas, siguiendo un gradiente de precipitación decreciente con la

distancia de la costa. Las clases no forestales en este contexto se interpretan con más seguridad como vegetación natural a pesar de su proximidad a actividades agropastorales (bien cercadas). En el extremo norte del hotspot del suroeste de Australia hay un gradiente que va desde los bosques abiertos hasta los mosaicos

de pastizales para abrir pastizales y áreas desnudas, siguiendo un gradiente de precipitación decreciente a la distancia de la costa. Las clases no forestales en este contexto se interpretan con más seguridad como vegetación natural a pesar de su proximidad a actividades agropastorales (bien cercadas). En el extremo norte

del hotspot del suroeste de Australia hay un gradiente que va desde los bosques abiertos hasta los mosaicos de pastizales para abrir pastizales y áreas desnudas, siguiendo un gradiente de precipitación decreciente a la distancia de la costa. Las clases no forestales en este contexto se interpretan con más seguridad como

vegetación natural a pesar de su proximidad a actividades agropastorales (bien cercadas).

Cuando las evaluaciones de estos tres criterios coincidieron en su determinación de 'natural' u que podría haber sido adaptado (por ejemplo, Hansen y DeFries, 2004 ). La gran diversidad y la
'otro', una combinación de clase por ecorregión se clasificó en consecuencia. En casos raros de contextualidad de las cubiertas terrestres, los paisajes, las perturbaciones, las biogeografías y los
desacuerdo o la indeterminación de un criterio dado, las evaluaciones fueron revisadas y revisadas ecosistemas en los hotspots impiden el uso de clasi fi cadores cuantitativos para este fin, que en
para obtener un consenso, generalmente estableciendo determinaciones hechas sobre la base de cualquier caso no tienen una relación explícita con el estado de las tierras "no modificadas" ( Hansen
imágenes de alta resolución en Google Earth. et al., 2013 ). En este sentido, el análisis visual proporciona una herramienta mucho más matizada
con la que discriminar la "naturalidad" en las imágenes satelitales, y se ha adoptado cada vez más
para este fin ( Rey, 2002; Margono et al., 2012; Miettinen y Liew, 2010; Potapov et al., 2008;
Los análisis visuales en la producción de esta clasificación preliminar 'natural' se favorecieron Zhuravleva et al., 2013 ). En el presente
sobre el potencial de 'umbral' cuantitativo automatizado o análisis de detección de cambios o similar
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

La mayoría de los trópicos y subtrópicos albergan regímenes de incendios antropogénicos


altamente antinaturales ( Crutzen y Goldammer, 1993; Hoekstra et al., 2010; Saarnak, 2001;
Shlisky et al., 2007 );
(ii) Vías principales según gROADS v1 ( CIESIN, 2013 ) y VMap0 ( NIMA, 2000 ) conjuntos de datos
de carreteras globales, válidos a partir de 2010 o antes según el país. Las carreteras se
representaron como franjas de 900 m (es decir, 300 m a cada lado de un píxel de la
carretera) de acuerdo con las observaciones de los efectos ecológicos próximos de las
carreteras ( Forman, 2000; Forman y Deblinger, 2000 ). Las carreteras no solo facilitan la
44 0 22.03 00 N, longitud 107 17 0 25.08 00 W). 18
conversión del hábitat ( Southworth et al., 2011 ) pero dividen y aíslan de forma perjudicial
los hábitats y su fauna a nivel local ( Forman y Alexander, 1998; Laurance et al., 2009;
Trombulak y Frissell, 2000 )

m)' en Ecorregión 'Sierra Madre Occidental Pine Pine-Oak' en Madrean Pine Pine Hotspot de los bosques (latitud 29
(iii) Asentamientos, incluyendo pequeños pueblos y comunidades dispersas
se observan como luces nocturnas eléctricas a una resolución de 500 m de píxeles a través
de los datos satelitales 2010 de DMPS-OLS ( NOAA, 2010 ). Los asentamientos son
indicativos de los impactos humanos locales, como la caza ( Abernethy et al., 2013 ),
terrestre 'Arbustos de hoja cerrada a abierta (> 15%) (de hoja ancha o de hoja blanca, siempreverde o caducifolio, <5 recogida de leña ( Leach and Mearns, 1988 ), o simplemente el desplazamiento local de
funciones ecológicas. Los asentamientos no estaban 'amortiguados' espacialmente, pero se
excluyó inmediatamente la vegetación adyacente iluminada por luces eléctricas, por lo
general a distancias que van desde < 1–2 km para las ciudades más pequeñas a 5–10 km
para las principales ciudades luminosas; y
zona activa en el suroeste de Australia (latitud 33 dieciséis 0 09.60 00 S, longitud 121 00 0 21.76 00 E), (b) Clase de cobertura

(iv) Fragmentos pequeños y bordes de parche, definidos respectivamente como


Fragmentos <100 ha y píxeles inmediatamente adyacentes a áreas no naturales. Estos
parámetros están en consonancia con las observaciones de extirpación de especies y la
terrestre 'Abierto (15–40%) Bosque caducifolio de hoja ancha / bosque (> 5 m)' en la ecorregión 'Esperance Mallee',
pérdida de la función ecológica en pequeños fragmentos ( Gibson et al., 2013; Laurance et
al., 2002; Turner, 1996 ), así como una revisión que cita 273 m como la distancia media a la
que los "efectos de borde" penetran en los parches de bosques tropicales ( Broadbent et al.,
2008 ).

Fig. 3. Inspección visual de las combinaciones de clase por ecorregión usando google earth: (a) Clase de cobertura

Los parámetros para estos diversos filtros de perturbación son conservadores para su resolución
espacial y en comparación con parámetros similares en estudios que distinguen áreas "intactas" de
"perturbadas" ( Bucki et al., 2012; Laporte et al., 2007; Margono et al., 2012; Potapov et al., 2008;
Sanderson et al., 2002; Zhuravleva et al., 2013 ). Un análisis de sensibilidad de los parámetros para
los filtros de tamaño de fragmento y de asentamiento, para los cuales era posible un rango más
amplio de parámetros más conservadores y menos, encontró que la VNI varía solo en <1.8% por
área de punto de acceso en relación con las estimaciones actuales y recomienda los valores actuales
el análisis visual del estudio fue particularmente útil para entornos de mosaico de bosques abiertos y de
de los parámetros como la más precisa y razonable ( Texto A2 ). Después de este proceso de filtrado,
mosaicos de matorrales / praderas en los que las cubiertas intactas y perturbadas pueden tener
el área restante "de origen natural" constituyó la estimación final de la VNI.
estructuras similares y clases nominales de cobertura terrestre y donde la precisión de la clasificación de
la cubierta terrestre puede ser relativamente baja.

3.2. Etapa dos: disturbios humanos Nuestro enfoque combina la observación directa de la condición de la vegetación y la
adecuación ecológica a escala fina con información contextual local de las actividades y
Esta clasificación preliminar de áreas naturales se sometió a una serie de 'filtros' de perturbación perturbaciones humanas. Como tal, adopta las fortalezas de las estimaciones anteriores al tiempo
para eliminar las áreas perturbadas principales de su extensión (Texto A1), similar a Potapov et al. que evita los aspectos problemáticos relacionados con la generalidad, la certeza, la escala, la
(2008), Sanderson et al. (2002) y Hannah et al. (1995) . Los filtros de perturbación eliminaron las transparencia y la gama de ecotipos estudiados. Las evaluaciones de la delimitación de la VNI en los
siguientes áreas: hotspots del bosque atlántico y de Sundaland confirman que la delimitación se limita en gran medida
a la vegetación natural, intacta e imperturbada (Texto A1). En Sundaland, la delineación de la VNI
excluye el 95% del área de plantaciones de madera y de cultivos arbóreos establecida entre
(i) Sitios quemados, observados diariamente o casi a diario a 900 m píxeles 1980–2010 y el 64–83% de la longitud de las carreteras de tala selectiva establecidas entre
resolución sobre 1995–2012 utilizando MODIS FIRMS ( Davies et al., 2009; NASA y 1972–2010 como digitalizadas manualmente utilizando imágenes de satélite Landsat que tienen Una
Universidad de Maryland, 2012 ) y ATSR World Fire Atlas ( Arino y Rosaz, 1999; ESA resolución espacial de 30 m ( Gaveau et al., 2009, en prensa. ). En el hotspot del Bosque Atlántico,
DEBIDO, 2012 ) datos de satélite ( Fig. A3 ), eximiendo puntos calientes áridos o de fuego / altamente fragmentado y perturbado, la delimitación de la VNI incluyó de forma conservadora la
adaptados (los puntos calientes excluidos son los números 2, 3, 5, 6, 11, 14, 16, 21, "cobertura total del bosque" (incluida la cobertura del bosque sucesional) digitalizada manualmente
utilizando imágenes Landsat para 2004/2005 ( SOSMA / INPE, 2008 ), excluyendo alrededor del 41%
26, 29 y 30 en tabla 1 ). Los sitios quemados capturan las relaciones espaciales y debido a los filtros de perturbaciones y que se aproxima al menos al 79-88% del área potencial total
temporales directas entre la perturbación agrícola activa y los incendios ( Eva y Lambin, de VNI.
2000 ), los cuales han aumentado exponencialmente en los trópicos y subtrópicos a lo largo
del siglo XX ( Mouillot y Field, 2005; Pechony y Shindell, 2010 ) hasta el punto donde el
vasto
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 19

4. Resultados La priorización entre los hotspots puede requerir un ajuste para reflejar estas tendencias.

4.1. Vegetación natural intacta en los hotspots. Los puntos calientes están generalmente más perturbados que lo observado anteriormente. De
los 20 hotspots con PAG 20% de área natural según Mittermeier et al. (2004) , solo 7 se estima que

Si bien no son directamente comparables, las estimaciones previas de área natural en los tienen

hotspots son, sin embargo, significativamente variables, y tienden a extremos altos o bajos que PAG 20%, nuevamente con muchos de estos sufrimientos de ajustes significativos a la baja ( tabla 1 , Fig.

reflejan parcialmente el enfoque metodológico ( Fig. A1 , tabla 1 ). Los inventarios anteriores que 5 ). Ahora hay 17 puntos de acceso con

abarcan todos los hotspots van desde 992,466 km. 2 a poco más de 6,375,100 km 2, 6 10% de vegetación natural intacta, en comparación con 10 en Mittermeier et al. (2004) ( tabla 1 , Fig.
5 ). Mientras que el número de puntos de acceso con

o superior si está considerando Hoekstra et al. (2005) ( Tabla A1 ). Según nuestras estimaciones, los 6 El 5% de la vegetación natural es comparable, con 5 y 4, respectivamente, 10 hotspots cruzan este

hotspots retienen 3.545.975 km. 2 de la VNI o el 14,9% de su extensión original ( tabla 1 , Fig. 4 , Fig. umbral una vez que los parches NIV <1000 ha están excluidos de consideración ( Texto A2 ),

A1 ). Nuestras estimaciones se parecen más a las de Mittermeier et al. (2004) , destacando su estado altamente fragmentado. De hecho, observamos una relación inversa entre el
tamaño medio del parche VNI y el porcentaje del área de punto caliente en la VNI, lo que indica que

en 3,379,246 (excluyendo el este de Australia) y otorgue credibilidad a la priorización de el tamaño medio del parche cae precipitadamente por debajo de 1000 ha una vez que el área VNI

conservación de hotspot global informada por los Estimados de los expertos. Sin embargo, nuestras cae por debajo del 10% ( Fig. 6 ). La tendencia aparente hacia niveles más bajos de VNI con

estimaciones también revelan una diferencia sistemática con estas estimaciones anteriores. Puntos fragmentación concomitante es un mal augurio para la biodiversidad global, considerando que la

de acceso que Mittermeier et al. (2004) Se estima que las áreas de vegetación primaria que se biodiversidad disminuye exponencialmente con pérdidas incrementales de hábitat y que cada punto

conservan en un porcentaje relativamente mayor se ajustan hacia abajo con mayor severidad según de acceso tiene una biodiversidad única ( Rybicki y Hanski, 2013; Storch et al., 2012 ).

el presente análisis ( Fig. 5 ). Por lo tanto, existe una correlación inversa significativa entre estas
estimaciones previas y sus discrepancias con las estimaciones actuales (correlación para los
hotspots que registran ajustes a la baja: r = 0.44, p < 0.05, n = 22; correlación para todos los puntos de
acceso: En contraste con estos puntos críticos, hay 10-12 puntos críticos para los cuales el área de
vegetación natural intacta es mayor que la estimada anteriormente ( Fig. 5 ). Estos tienden a ser zonas

r = 0.37, p < 0.05, n = 34). Por lo tanto, los hotspots que antes se consideraban menos amenazados montañosas, de tipo mediterráneo y / o zonas no tropicales, para las cuales las tierras no forestales y

ahora son aquellos en los que la pérdida de hábitat parece haber avanzado más agresivamente. de bosques abiertos contribuyen con proporciones relativamente grandes de área natural.

Conservación

Fig. 4. Porcentaje de área natural intacta en los hotspots, por ecorregión. Nota: Los límites de las ecorregiones no son evidentes donde las ecorregiones adyacentes tienen el mismo color. Una visión global se da como Fig. A4 .
20 S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

así como una contabilidad más fina de fragmentos no forestales y de bosques abiertos en la
proximidad de las perturbaciones. Para tres de estos puntos de acceso (Sundaland, Mts de
SWChina, Cuerno de África), el incremento es particularmente notable, tanto por su magnitud como
por el hecho de que estos puntos de acceso se estimaron altamente perturbados. Sin embargo, los
otros hotspots que experimentaron incrementos positivos fueron relativamente menos perturbados,
de modo que sus incrementos representan un impulso más limitado pero aún importante para la
retención general de la biodiversidad. De hecho, ahora hay siete puntos de acceso que tienen un
poco más del 30% del criterio de umbral de la VNI que define un punto de acceso.

4.2. La distribución de los espacios naturales.

Dentro de los hotspots, la distribución espacial de la VNI a través de biomas ( Olson et al., 2001 )
y las 200 ecorregiones globales ( Olson y Dinerstein, 1998, 2002 ) proporciona más información sobre
el precario estado mundial de la VNI ( Tabla 3 ). Las 200 ecorregiones globales son "el conjunto de
ecorregiones en las que se basa el mayor carácter biológico". . . Riqueza de especies, endemismo,
singularidad taxonómica. . ., fenómenos ecológicos o evolutivos inusuales. . ., y la rareza global del [tipo
de hábitat principal] '' ( Olson y Dinerstein, 1998 : 509). Estas son, en cierto sentido, las áreas
prioritarias dentro de las áreas prioritarias. El análisis de la distribución de la VNI entre estas dos
clasificaciones biogeográficas arroja resultados mixtos. Por un lado, el área porcentual de la VNI
dentro de las 200 ecorregiones globales es modesta, pero un poco más que para los hotspots en

Fig. 5. Estimaciones actuales de vegetación natural intacta versus estimaciones de general, en


Mittermeier et al. (2004) , como porcentaje del área de punto de acceso. Notas: Y- los ejes indican la discrepancia entre
la estimación actual de la VNI y la de Mittermeier et al. (2004) , de fi nida como la estimación actual menos la de Mittermeier
et al. (2004) , expresado en términos de porcentaje de área de punto de acceso. La línea naranja es una línea de
regresión de mejores condiciones. (Para la interpretación de las referencias al color en esta leyenda de la figura, se
18.3% contra 14.9% respectivamente ( Tablas 3 y 1 ). Por otro lado, el inventario a nivel de bioma
remite al lector a la versión web de este artículo).
revela una marcada escasez de NIV en biomas particulares.

Seis de los 12 biomas representados en los hotspots tienen un estado crítico, albergando <10%
NIV por área ( Tabla 3 ). Estos están dominados por bosques secos y bosques, pastizales y sabanas,
todos los cuales tienen fuertes afinidades históricas con actividad agropastoral ( Baldi et al., 2013;
Jones, 1989; Miles et al., 2006 ) ( Texto a3 ). La escasez de VNI dentro de estos biomas implica que su
flora y fauna están perturbadas alta y desproporcionadamente y, por lo tanto, la supervivencia de las
especies en los hotspots puede ahora estar cada vez más limitada al subconjunto de biomas
relativamente intactos. Esta escasez también se manifiesta en varios puntos de acceso individuales,
la mayoría de los cuales están relativamente perturbados. De los 25 hotspots con al menos dos
biomas y

6 95% del área total en su bioma predominante ( Tabla A2 ), nueve puntos de acceso registran
"coeficientes de concentración" apreciablemente altos ( Joseph, 1982 ) de la VNI a través de sus
biomas, en 25 a 43%

Tabla 3
Vegetación natural intacta para las 200 ecorregiones globales y por bioma, para áreas dentro de los puntos de acceso.

Región Área (km 2) % NIV


200 ecorregiones globales 15,003,805 18.3

Pastizales inundados y sabana 31,782 3.8


Pradera templada, sabana y arbusto 918,262 3.9
Desierto y matorral xerico 1,028,587 3.8
Fig. 6. Área NIV versus tamaño medio de parche NIV por punto de acceso. Notas: Sundaland es un extremo atípico en el y Eje Bosque seco tropical / subtropical de hoja ancha 1,589,574 6.5
debido al gran bosque contiguo en la zona central de Borneo, por lo que se excluye para mejorar la visibilidad de los otros datos. Mangle 181,851 8.8
Lo mejor de la línea de línea se define por una función de loess biweight de peso cuadrado de lest cuadrados ponderada Bosque Mediterraneo, Arbolado, Matorral 2,757,057 9.9
Biomas

iterativamente robusta a valores atípicos ( Jacoby, 2000 ). El tamaño medio de los parches es conservadoramente alto, dado que Bosque Conífero Tropical / Subtropical 710,834 14.1
las imágenes de resolución moderada y el proceso de filtrado definen la VNI, pero las tendencias no se ven afectadas. La Bosques húmedos tropicales / subtropicales de hoja ancha 8,768,717 14.9
agrupación de puntos de acceso por regiones del mundo es la siguiente, donde los números de puntos de acceso son según tabla Pastizales de montaña y matorral 1,848,056 17.6
1 : África: 3, 8, 10, 12, 14, 18, 20, 30; Asia – Pací fi co: 11, 17, Bosques templados de frondosas y mixtos 1,946,196 18.6
Pastizales Tropicales / Subtropicales, Sabana, Arbusto 3,191,784 24.1
27, 29, 31, 34; Asia Central: 13, 15, 16, 23, 24, 35; Europa: 5, 21; América del Norte: 2, 19; Oceanía: 9, 25, 26, 28; Bosque templado de coníferas 678,548 27.2
América del Sur: 1, 4, 6, 7, 22, 32, 33.
Notas: Las 200 ecorregiones globales están de acuerdo con Olson y Dinerstein (1998, 2002) . Se seleccionaron unas
65 ecorregiones Global 200 para su análisis donde se encontraban o estaban en concordancia con los puntos de
acceso, o casi. Estas 200 ecorregiones globales abarcan 178 ecorregiones de Olson et al. (2001) (Tabla A3). Biomas
En la gran mayoría de estos casos, las estimaciones actuales también son mayores que las de Sanderson
estan de acuerdo a
et al. (2002) y Potapov et al. (2008) . Por lo tanto, es probable que estos incrementos positivos reflejen Olson et al. (2001) y mapeado por la ecorregión. El área total de los biomas es ligeramente menor que el área total de
la contabilidad más precisa de tales coberturas de tierras según el presente análisis como los puntos de acceso en la Tabla 1 porque los biomas de "lagos" y "roca y hielo" están excluidos.
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 21

( Tabla A2 ). De estos nueve hotspots, siete están relativamente perturbados, teniendo <15% NIV por retencion. En referencia a las estimaciones de expertos, Myers et al. (2000) por ejemplo, describa la
área. En conjunto, estas observaciones indican que, aunque las ecorregiones más distintivas vasta biodiversidad endémica de los hotspots como "confinada a [el hábitat primario restante] que
biológicamente no parecen estar más perturbadas que los puntos de acceso en general, muchos comprende solo el 1.4% de la superficie terrestre de la Tierra". Sin embargo, este no es el caso del
puntos de acceso han perdido componentes biogeográficos importantes de su biodiversidad general, todo. Los análisis recientes enfatizan la riqueza de especies de bosques tropicales sucesionales y
al igual que los puntos de acceso en general. talados ( Dent y Wright, 2009; Dunn, 2004; Putz et al., 2012 ), aunque existen menos estudios de este
tipo para biomas más secos o no forestales. De manera similar, las predicciones sobre el número de
aves, plantas, reptiles y anfibios extintos o amenazados en los hotspots se basan en Myers et al.
(2000) Las cifras de 'hábitat primario' sobreestiman apreciablemente los números reales,
5. Discusión aparentemente porque se pasó por alto la vegetación secundaria, entre otros factores ( Brooks et al.,
2002 ). La vegetación secundaria es cada vez más ascendente en muchas regiones ( Aide et al.,
Los hotspots de biodiversidad son una base clave para la priorización de la conservación global, 2013; Asner et al., 2009; Gaveau et al., 2013, en prensa. ), complementando la cubierta primaria
la acción y el financiamiento, y las estimaciones aéreas de su vegetación remanente son una degradada. De hecho, hay entre 3.1 y 7.5 partes de vegetación secundaria / degradada para cada
importante medida utilizada para priorizar entre los hotspots. A pesar de esto y la relación íntima parte NIV estimada aquí si las estimaciones de Schmitt et al. (2009) y Hoekstra et al. (2005) ( tabla 1 )
entre la retención de la biodiversidad y la extensión del hábitat restante ( Brook et al., 2006; Brooks et pueden tomarse respectivamente como conservativa y liberalmente inclusiva de vegetación
al., 2002; Él y Legendre, 1996 ), en general faltaban las estimaciones previas de la vegetación natural secundaria / degradada. Aunque ni la cobertura secundaria ni la degradada pueden sustituir la
intacta restante en los hotspots. Hemos presentado estimaciones actualizadas y encontramos que el biodiversidad de la cobertura primaria intacta ( Gibson et al., 2011 ), la proporción de especies que
estado de los puntos de acceso es más crítico que el descrito anteriormente, particularmente para realmente requieren hábitats primarios maduros o que toleran hábitats perturbados sigue siendo
aquellos puntos de acceso que se consideran relativamente intactos. Nuestras estimaciones se menos segura ( Wright, 2010 ), como así lo hace su destino en 'paisajes mixtos'. Una vez establecido
derivan de observaciones directas de datos disponibles al público y, por lo tanto, pueden servir como el declive de la VNI y que las formaciones secundarias y degradadas pueden conservar una riqueza
un punto de referencia de primer orden replicable para rastrear periódicamente el estado de los apreciable de especies, al menos durante un tiempo, las no linealidades potenciales de las
puntos de acceso. De esta manera, las prioridades de conservación pueden actualizarse en tolerancias de las especies a regiones biogeográficas cada vez más secundarias y degradadas en
consecuencia, y las medidas correctivas se pueden tomar de manera relativamente rápida ( Martin et los puntos críticos deberían recibir mayor atención. Sin embargo, tales incertidumbres no deben en
al., 2012 ). modo alguno desviar al Director de Precaución que aboga por la conservación agresiva y urgente de
la VNI en los puntos críticos.

Las estimaciones actuales subrayan las decisiones difíciles que enfrenta la conservación de la
biodiversidad global. Se necesita un mayor financiamiento para detener el declive de los hotspots,
pero los déficits son desalentadores ( Balmford et al., 2003; McCarthy et al., 2012; Waldron et al.,
2013 ). Veintinueve de los 50 países con los programas de conservación de la biodiversidad con
menos fondos se concentran en los hotspots. Estos países requieren $ 620 millones adicionales por
año simplemente para aproximarse a niveles de financiamiento globalmente comparables, y mucho
más para cumplir con sus objetivos de conservación ( Waldron et al., 2013 ). Estos países abarcan
solo una fracción de la extensión total de los hotspots, pero solo sus deficiencias son significativas si
Expresiones de gratitud
se considera que el financiamiento para la conservación de la biodiversidad en los países en
desarrollo se deriva casi totalmente de $ 2 mil millones por año de la 'ayuda internacional a la
Agradecemos a Russ Mittermeier, Tom Brooks, Tim Boucher, Jon Hoekstra, Michael Jennings,
biodiversidad' y el apoyo de las ONG ( Waldron et al., 2013 ). A modo de comparación, la financiación
Christian Kull, Lee Hannah, Alex de Sherbinin, Milton Ribeiro y Oscar Venter por su asesoramiento y
para el manejo efectivo de áreas importantes de aves a nivel mundial ( BirdLife International, 2014 ) -
materiales, así como a Safe Software Co. por el acceso gratuito a su Software de escritorio FME.
un proxy para los hotspots con aproximadamente la mitad de su extensión global - es de más de $ 7
mil millones, y solo se cumple la mitad, mientras que los requisitos de financiamiento para protección
adicional son órdenes de magnitud mayores ( McCarthy et al., 2012 ). Contra esta realidad, los
hotspots generalmente no están yendo bien ( Canale et al., 2012 ). Existen historias exitosas de
conservación ( Kierulff et al., 2012 ), pero están situadas en el contexto de una batalla cuesta arriba Apéndice A. Material complementario.
cada vez más empinada. Surge la perspectiva de financiar el 'triage' entre los hotspots ( Bottrill et al.,
2008 ), aunque impensable. Sin embargo, esta perspectiva en última instancia presentaría opciones Los datos complementarios asociados con este artículo se pueden encontrar, en la versión en
particularmente difíciles en estas regiones endémicas. Los hotspots más perturbados, siendo línea, en http://dx.doi.org/10.1016/j.biocon.2014.0
presumiblemente la primera opción para la clasificación, también albergarán el mayor número de 5.027 .
endemismos más cerca de la extinción. Por lo tanto, los puntos críticos más perturbados son
aquellos en los que cualquier gasto de conservación puede tener la mayor utilidad de conservación
(prevención de la extinción), pero también las mayores ineficiencias financieras y desafíos logísticos. Referencias

Según la mayoría de los estándares, esta utilidad prevalece sobre las ineficiencias, una vez
Abernethy, KA, Coad, L., Taylor, G., Lee, ME, Maisels, F., 2013. Extensión y ecología
multiplicada por los cientos de especies endémicas vulnerables, en peligro y en peligro crítico dentro
Consecuencias de la caza en las selvas tropicales de África central en el siglo XXI. Filosofia Tramitar. Roy Soc.
de un punto de acceso determinado. Por lo tanto, renovamos las convocatorias para una financiación B: Biol. Sci. 368 .

mayor y específica, Ayudante, TM, Clark, ML, Grau, HR, López-Carr, D., Levy, MA, Rehacer, D., Bonilla-
Moheno, M., Riner, G., Andrade-Núñez, MJ, Muñiz, M., 2013. Deforestación y reforestación de América Latina y
el Caribe (2001–2010). Biotropica 45, 262–271. .

Arino, O., Rosaz, J., 1999. 1997 y 1998 Atlas mundial de incendios ATSR utilizando ERS-2 ATSR-2
datos. En: Actas de la Conferencia Conjunta de Ciencia del Fuego, Universidad de Idaho y la Asociación
Internacional de Incendios Forestales, Boise, Idaho, pp. 177–182.
Asner, GP, Rudel, TK, Aide, TM, DeFries, R., Emerson, R., 2009. Un contemporáneo
Evaluación del cambio global de los bosques tropicales húmedos. Conserva Biol. 23, 1386–1395 .

Baldi, G., Verón, SR, Jobbágy, EG, 2013. La huella de los humanos en el paisaje.
Patrones y vegetación que funcionan en los subtrópicos secos. Glob Cambiar Biol. 19, 441–458 .

Balmford, A., Aaron, B., Cooper, P., Costanza, R., Farber, S., Green, RE, Jenkins, M.,
Las estimaciones actuales también resaltan las incertidumbres de la retención de la
Jefferiss, P., Jessamy, V., Madden, J., Munro, K., Myers, N., Naeem, S., Paavola, J., Rayment, M., Rosendo, S.,
biodiversidad global en los puntos críticos. los primario El hábitat de los hotspots ha sido considerado Roughgarden, J., Trumper, K., Turner, RK, 2002. Razones económicas para conservar la naturaleza salvaje.
como esencial para la biodiversidad. Ciencia 297, 950–953 .
22 S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

Balmford, A., Gaston, KJ, Blyth, S., James, A., Kapos, V., 2003. Variación global en Eva, H., Lambin, EF, 2000. Incendios y cambios en la cubierta terrestre en los trópicos: un remoto
Costos de conservación terrestres, beneficios de conservación y necesidades de conservación insatisfechas. Proc. Análisis de sensaciones a escala del paisaje. J. Biogeogr. 27, 765–776 .
Natl Acad Sci. USA 100, 1046-1050 . FAO, 1993. Evaluación de recursos forestales 1990: Países tropicales. La comida y
BirdLife International, 2014. Inventario de IBA (Área Importante de Aves). Regional y Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura, Roma .
Inventarios nacionales de IBAs para el mundo. BirdLife International, < http: // FAO, 2010. Evaluación de los recursos forestales mundiales 2010: Informe principal. La comida y
www.birdlife.org/datazone/info/ibainventories > (acceso 10.01.14). Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO), Roma.
Bontemps, S., Defourny, P., Van Bogaert, E., Arino, O., Kalogirou, V., Ramos Pérez, J., Forman, RTT, 2000. Estimación del área afectada ecológicamente por el sistema vial en
2011. GlobCover 2009: descripción del producto e informe de validación. Universite catholoque de Louvain, los Estados Unidos. Conserva Biol. 14, 31–35 .
Agencia Espacial Europea, Datos, < dup.esrin.esa.it/ globcover / >. Forman, RTT, Alexander, LE, 1998. Las carreteras y sus principales efectos ecológicos. Annu.
Rev. Ecol. Syst. 29, 207–231 .
Bottrill, MC, Joseph, LN, Carwardine, J., Bode, M., Cook, C., Game, ET, Grantham, Forman, RTT, Deblinger, RD, 2000. La zona de efecto de carretera ecológica de un
H., Kark, S., Linke, S., McDonald-Madden, E., Pressey, RL, Walker, S., Wilson, Autopista suburbana de Massachusetts (EE. UU.). Conserva Biol. 14, 36–46 .
KA, Possingham, HP, 2008. ¿Es el triage de conservación solo una toma de decisiones inteligente? Tendencias ecol. Friedl, MA, Sulla-Menashe, D., Tan, B., Schneider, A., Ramankutty, N., Sibley, A.,
Evol. 23, 649–654 . Huang, X., 2010. Colección MODIS 5 global. cobertura terrestre: algoritmo
Broadbent, EN, Asner, GP, Keller, M., Knapp, DE, Oliveira, PJC, Silva, JN, 2008. Refinamientos y caracterización de nuevos conjuntos de datos. Sensores Remotos. Environ.
Fragmentación de bosques y efectos de borde de la deforestación y la tala selectiva en la Amazonia brasileña. 114, 168–182 .
Biol. Conserva 141, 1745–1757 . FWI / GFW, 2002. El estado del bosque: Indonesia. Forest Watch Indonesia (FWI),
Brook, BW, Bradshaw, CJA, Koh, LP, Sodhi, NS, 2006. El impulso impulsa la Bogor, Indonesia y Global Forest Watch (GFW), Washington, DC.
Accidente: extensión masiva en los trópicos. Biotropica 38, 302–305. . Gaveau, DLA, Epting, J., Lyne, O., Linkie, M., Kumara, I., Kanninen, M., Leader-
Brooks, TM, Mittermeier, RA, Mittermeier, CG, Da Fonseca, GAB, Rylands, AB, Williams, N., 2009. Evaluación de si las áreas protegidas reducen la deforestación tropical en Sumatra. J.
Konstant, WR, Flick, P., Pilgrim, J., Old field, S., Magin, G., Hilton-Taylor, C., 2002. Pérdida de hábitat y extinción Biogeogr. 36, 2165–2175 .
en los hotspots de la biodiversidad. Conserva Biol. 16, 909–923 . Gaveau, DLA, Kshatriya, M., Sheil, D., Sloan, S., Wijaya, A., Wich, S., Ancrenaz, M.,
Hansen, M., Broich, M., Molidena, E., Guariguata, M., Pacheco, P., Potapov, P., Turubanova, S., Meijaard, E.,
Bryant, D., Nielsen, D., Tangley, L., 1997. The Last Frontier Forests: Ecosystems and 2013. Reconciliando la conservación de bosques y la tala en Borneo de Indonesia . PLoS ONE 8, e69887 .
Economías en el borde. Instituto de Recursos Mundiales, Washington, DC .
Bucki, M., Cuypers, D., Mayaux, P., Achard, F., Estreguil, C., Grassi, G., 2012. Evaluación Gaveau, DLA, Sloan, S., Molidena, M., Husnayanem, Wijaya, A., Ancrenaz, M., Nasi,
El desempeño de REDD + de los países con baja capacidad de monitoreo: el enfoque de matriz. Reinar. Res. R., Wielaard, N., Meijaard, E., 2014. Cuatro décadas de pérdida y degradación de bosques en Borneo. MÁS UNO
Letón. 7, 014031 . (en prensa).
Butchart, SHM, Walpole, M., Collen, B., Strien, AV, Scharlemann, JPW, Almond, Gibbs, HK, Ruesch, AS, Achard, F., Clayton, MK, Holmgren, P., Ramankutty,
REA, Baillie, JEM, Bomhard, B., Brown, C., Bruno, J., Carpenter, KE, Carr, GM, Chanson, J., Chenery, AM, N., Foley, JA, 2010. Los bosques tropicales fueron la principal fuente de nuevas tierras agrícolas en los años 80
Csirke, J., Davidson, N., Dentener, F., Foster, M., Galli, y 90. Proc. Nat. Acad Sci. USA 107, 16732-16737 .
A., Galloway, JN, Genovesi, P., Gregory, RD, Hockings, M., Kapos, V., Lamarque,
J.-F., Leverington, F., Loh, J., McGeoch, MA, McRae, L., Minasyan, A., Morcillo, Gibson, L., Lee, TM, Koh, LP, Brook, BW, Gardner, TA, Barlow, J., Peres, CA,
MH, Old field, TEE, Pauly, D., Quader, S., Revenga, C., Sauer, JR, Skolnik, B., Spear, D., Damon, S.-S., Simon, Bradshaw, CJA, Laurance, WF, Lovejoy, TE, Sodhi, NS, 2011. Los bosques primarios son insustituibles para
NS, Symes, A ., Tierney, M., Tyrrell, TD, Vié, J.-C., Watson, R., 2010. Biodiversidad mundial: indicadores de mantener la biodiversidad tropical. Nature 478, 378–381 .
declives recientes. Science 328, 1164–1168 . Gibson, L., Lynam, AJ, Bradshaw, CJA, He, F., Bickford, DP, Woodruff, DS,
Bumrungsri, S., Laurance, WF, 2013. Extinción casi completa de la fauna de mamíferos pequeños nativos 25 años
Canale, GR, Peres, CA, Guidorizzi, CE, Gatto, CAF, Kierulff, MCM, 2012. después de la fragmentación del bosque. Ciencia 341, 1508-1510 .
Defaunación generalizada de remanentes de bosque en un hotspot de biodiversidad tropical. PLoS ONE 7, e41671 . Flujo de Goren, LJ, Romaine, S., Mittermeier, RA, Walker-Painemilla, K., 2012. Co-
ocurrencia de diversidad lingüística y biológica en puntos críticos de biodiversidad y áreas silvestres de alta
CCT / CIEDES, 1998. Estudio de cobertura forestal actual (1986/1997) y de cambio de biodiversidad. Proc. Natl Acad Sci. USA 109, 8032–8037 .
cobertura entre 1986/1987 y 1996/1997 para Costa Rica (Estudio de la cobertura forestal actual [1996/1997] y Hannah, L., 2001. Vida silvestre mundial - evaluaciones globales y perspectivas para el
del cambio en la cobertura entre [1986/1997] para Costa Rica). Centro Científico Tropical (CCT) y Centro de futuro. En: Martin, VG, Parthy Sarathy, MA (Eds.), Wilderness and Humanity: The Global Issues. Actas del VI
Investigaciones en Desarrollo Sostenible (CIEDES), Universidad de Costa Rica. Congreso Mundial de Tierras Silvestres: el llamado a un futuro sostenible, Bangalore, India, 1998. Fulcrum
Publishisher, Golden, CO, págs. 14–19.
CIESIN, 2013. Conjunto de datos de acceso abierto de Global Roads (gROADSv1) Versión 1 (beta), con
documentación. Producido: Centro para la Red Internacional de Información sobre Ciencias de la Tierra (CIESIN) Hannah, L., Lohse, D., Hutchinson, C., Carr, JL, Lankerani, A., 1994. Un preliminar
de la Universidad de Columbia y Servicios de Información sobre Tecnologías de la Información (ITOS) de la Inventario de perturbaciones humanas de los ecosistemas mundiales. Ambio 23, 246–250 .
Universidad de Georgia, Palisades, Nueva York, distribuido: El Centro de Aplicaciones y Datos Socioeconómicos Hannah, L., Carr, JL, Lankerani, A., 1995. Perturbación humana y hábitat natural: una
(SEDAC) de la Universidad de Columbia, publicado: Junio ​2013, < http://sedac.ciesin.columbia.edu/data/set/groads-globalroads-open-access-v1
Análisis del nivel de bioma para un conjunto de datos global. Biodiversos. Conserva 4, 128-155 .
>. Hansen, M., DeFries, R., 2004. Detección del cambio global de bosques a largo plazo utilizando
campos continuos de mapas de cobertura arbórea con datos del Radiómetro Avanzado de Muy Alta Resolución
Cincotta, RP, Wisnewski, J., Engelman, R., 2000. La población humana en el (AVHRR) de 8 km para los años 1982–99. Ecosistemas 7, 695–716 .
puntos calientes de biodiversidad. Naturaleza 404, 990–992. . Hansen, MC, DeFries, RS, Townshend, JRG, Carroll, M., Dimiceli, C., Sohlberg, RA,
Conservación Internacional, 1990a. Biodiversidad en riesgo. Una vista previa de la conservación 2003. Porcentaje global de cubierta arbórea a una resolución espacial de 500 metros: primeros resultados del
Atlas internacional para los años noventa. Internacional de la Conservación, Washington, algoritmo de campos de vegetación continua MODIS. Interacciones de la Tierra
corriente continua . 7, 1–15 .
Conservación Internacional, 1990b. El imperativo del bosque lluvioso. Una estrategia de diez años Hansen, MC, DeFries, R., Townshead, J., Carroll, M., Dimiceli, C., Sohlberg, R., 2006.
Para salvar los ecosistemas más amenazados de la Tierra. Conservación Internacional, Washington, DC . Vegetación Campos Continuos MOD44B. 2005 Porcentaje de cubierta arbórea, colección 4. Producido:
University of Maryland, College Park, EE. UU. .
Crutzen, PJ, Goldammer, JG, 1993. Incendios en el medio ambiente: lo ecológico, Hansen, MC, Stehman, SV, Potapov, PV, Loveland, TR, Townshend, JRG,
Importancia atmosférica y climática de los incendios de vegetación, informes de Dahlem Workshop, informe de DeFries, RS, Pittman, KW, Arunarwati, B., Stolle, F., Steininger, MK, Carroll,
investigación de ciencias ambientales 13. John Wiley & Sons, Chichester . M., DiMiceli, C., 2008. El desmonte de bosques tropicales húmedos de 2000 a 2005 se cuantificó mediante el uso
de datos multitemporales y de detección remota de múltiples resoluciones. Proc. Natl Acad Sci. USA 105,
Dalton, R., 2000. Biodiversidad en efectivo destinada a hotspots. Naturaleza 406, 818 . 9439–9444 .
Davies, DK, Ilavajhala, W., Wong, MM, Justice, CO, 2009. Información de incendios para Hansen, MC, Potapov, PV, Moore, R., Hancher, M., Turubanova, SA, Tyukavina, A.,
Sistema de gestión de recursos: archivar y distribuir datos de fuego activo MODIS. IEEE Trans. Geosci. Thau, D., Stehman, SV, Goetz, SJ, Loveland, TR, Kommareddy, A., Egorov, A., Chini, L., Justice, CO,
Sensores Remotos 47, 72–79 . Townshend, JRG, 2013. Mapas globales de alta resolución del 21 al cambio de cubierta forestal del siglo.
Dent, DH, Wright, JS, 2009. El futuro de las especies tropicales en los bosques secundarios: un Ciencia 342, 850-853 .
Revisión cuantitativa. Biol. Conserva 142, 2833–2843 . Harcourt, CS, Sayer, JA, 1996. El Atlas de Conservación de Bosques Tropicales: El
Dong, J., Xiao, X., Sheldon, S., Biradar, C., Duong, ND, Hazarika, M., 2012. A América Simon and Schuster, con el World Conservation Monitoring Center, Gland, Suiza, y la Unión
comparación de mapas de cobertura forestal en el sudeste asiático continental de múltiples fuentes: PALSAR, Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Cambridge, Reino Unido, Nueva York.
MERIS, MODIS y FRA. Sensores Remotos. Environ. 127, 60–73 .
Dunn, RR, 2004. Recuperación de comunidades faunísticas durante el bosque tropical Hassan, R., Scholes, R., Ash, N., 2005. Ecosistemas y bienestar humano: actual
regeneración. Conserva Biol. 18, 302–309 . Estado y tendencias. Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, Volumen 1. Hallazgos del Grupo de Trabajo
ECJRC, 2003. GLC 2000: Base de datos mundial de la cobertura del suelo 2000. Producido: Europeo sobre Condiciones y Tendencias de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio. Isla de prensa, Londres.
Comisión Centro de Investigación Conjunto Instituto para el Medio Ambiente y la Sostenibilidad (ECJRC),
distribuido: Comisión Europea Unidad de Gestión de Recursos de Tierras Centro de Investigación Conjunto, Él, F., Legendre, P., 1996. Sobre relaciones entre especies y áreas. A.m. Nat. 148, 719–737 .
Lanzamiento: 2002, < http://bioval.jrc.ec.europa.eu/ products / glc2000 / glc2000.php >. Hoekstra, JM, Boucher, TM, Ricketts, TH, Roberts, C., 2005. Enfrentando un bioma
Crisis: disparidades globales de pérdida y protección del hábitat. Ecol. Letón. 8, 23–29 .
ESA DEBIDA, 2012. Incendios en el mundo avanzado del radiómetro de barrido (AATSR) Hoekstra, JM, Molnar, JL, Jennings, M., Revenga, C., Spalding, MD, Boucher, TM,
Atlas (Algoritmo 2): ATSR-2 Night-Time (1995–2002) a bordo del Satélite Europeo de Teledetección 2 (ERS-2), y Robertson, JC, Hiebel, TJ, Ellison, K., 2010. El atlas de la conservación global: cambios, desafíos y
AATSR Night Time (2003–2012) a bordo del satélite EnviSat. Producido: Elemento de usuario de datos (DUE) oportunidades para hacer una diferencia. Prensa de la Universidad de California, Berkeley, CA .
de la Agencia Espacial Europea (ESA), Distribuido: Agencia Espacial Europea, < http: //
due.esrin.esa.int/terms.php >. Jacoby, WG, 2000. Loess: una herramienta gráfica no paramétrica para representar
Relaciones entre variables. Electo. Semental. 19, 577–613 .
S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24 23

Jones, JR, 1989. Asentamiento humano y colonización tropical en América Central. En: y Centro de Mapeo) de los EE. UU., Distribuido: Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (formalmente
Schumann, DA, Partridge, WL (Eds.), La ecología humana del asentamiento de tierras tropicales en América Centro Nacional de Cartografía e Imágenes) de los EE. UU., < gislab.info/qa/vmap0-eng.html >.
Latina. Westview, Boulder, CO, págs. 43–85 .
Joseph, AE, 1982. Sobre la interpretación del coeficiente de localización. Profe. NOAA, 2010. DMPS-OLS Nighttime Lights Series de tiempo, satélite F18 año
Geograp. 34, 443–446 . 2010 'resolución suave' 'estable' Producto de luces. Producido: Nacional
Kalacska, M., Sanchez-Azofeifa, GA, Rivard, B., Calvo-Alvarado, JC, Quesada, M., Centro de Datos Geofísicos de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos.
2008. Evaluación de línea de base para pagos de servicios ambientales de imágenes satelitales: un estudio de Imágenes DMSP recopiladas por la Agencia Meteorológica de la Fuerza Aérea de los EE. UU., Boulder, CO,
caso de Costa Rica y México. J. Environ. Gestionar. 88, 348–359 . Distribuidas: Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los EE. UU., < http://ngdc.noaa.gov/eog/dmsp/downloadV4
composites.html >.
Kierulff, MCM, Ruiz-Miranda, CR, de Oliveira, PP, Beck, BB, Martins, A., Dietz,
JM, Rambaldi, DM, Baker, AJ, 2012. El león de león Leontopithecus rosalia: una historia de éxito en la Olson, DM, Dinerstein, E., 1998. The Global 200: un enfoque de representación para
conservación. En t. Anuario del zoológico 46, 36–45 . Conservando las ecorregiones más valiosas biológicamente de la tierra. Conserva Biol. 12, 502–515 .
King, RB, 2002. Principios de mapeo de la cubierta terrestre: un retorno a la interpretación
fundamentos En t. J. Remote Sens. 23, 3525–3545. . Olson, DM, Dinerstein, E., 2002. The Global 200: ecorregiones prioritarias para global
Landscan, 2006. Base de datos de la población mundial (versión 2006). Producido y conservación. Ana. Mo. Bot. Gard. 89, 199–224 .
Distribuido: Laboratorio Nacional de Oak Ridge, Oak Ridge, TN, < http: // www.ornl.gov/landscan >. Olson, DM, Dinerstein, E., Wikramanayake, ED, Burgess, ND, Powell, GVN,
Underwood, EC, D'Amico, JA, Itoua, I., Strand, HE, Morrison, JC, Loucks, CJ, Allnutt, TF, Ricketts, TH, Kura, Y.,
Laporte, NT, Stabach, JA, Grosch, R., Lin, TS, Goetz, SJ, 2007. Expansión de Lamoreux, JF, Wettengel, WW, Hedao, P., Kassem, KR, 2001. Ecorregiones terrestres del mundo: un nuevo
tala industrial en África central. Ciencia 316, 1451 . mapa de la vida en la Tierra. Bioscience 51, 933–938 .
Laurance, WF, Lovejoy, TE, Vasconcelos, HL, Bruna, EM, Didhan, RK, Strouffer,
PC, Gascón, C., Bierregaard, RO, Laurance, SG, Sampaio, E., 2002. Desintegración ecoystem de fragmentos de Pechony, O., Shindell, DT, 2010. Las fuerzas motrices de los incendios forestales globales sobre el
bosque amazónico: una investigación de 22 años. Conserva Biol. 16, 605–618 . Milenio pasado y siglo venidero. Proc. Natl Acad Sci. USA 107, 19167–19170. .

Laurance, WF, Goosem, M., Laurance, SG, 2009. Impactos de carreteras y lineales Pimm, SL, Ayres, M., Balmford, A., Branch, G., Brandon, K., Brooks, T., Bustamante,
claros en los bosques tropicales. Tendencias ecol. Evol. 24, 659–669 . R., Costanza, R., Carenado, R., Curran, LM, Dobson, A., Farber, S., da Fonseca,
Laurance, WF, Sayer, J., Cassman, KG, 2014. La expansión agrícola y sus impactos GAB, Gascon, C., Kitching, R., McNeely, J., Lovejoy, T., Mittermeier, RA, Myers, N., Patz, JA, Rafe, B., Rapport,
en la naturaleza tropical. Tendencias ecol. Evolut 29, 107–116 . D., Raven, P., Roberts, C., Rodríguez,
Leach, G., Mearns, R., 1988. Más allá de la crisis de los combustibles de madera: personas, tierras y árboles en JP, Rylands, AB, Tucker, C., Sa fi na, C., Samper, C., Stiassny, MLJ, Supriatna,
África. Earthscan, Londres . J., Wall, DH, Wilcove, D., 2001. ¿Podemos desafiar el fin de la naturaleza? Science 293, 2207-2208 .
Loveland, TR, Reed, BC, Brown, JF, Ohlen, DO, Zhu, Z., Yang, L., Comerciante, JW,
2000. Desarrollo de una base de datos de características de cobertura terrestre global y IGBP DISCover a partir de Potapov, P., Yaroshenko, A., Turubanova, S., Dubinin, M., Laestadius, L., Thies, C.,
datos AVHRR de 1 km. En t. J. Remote Sens. 21, 1303–1330 . Aksenov, D., Egorov, A., Yesipova, Y., Glushkov, I., Karpachevskiy, M., Kostikova,
Malcolm, JR, Liu, C., Neilson, RP, Hansen, L., Hannah, LEE, 2006. Calentamiento global A., Manisha, A., Tsybikova, E., Zhuravleva, I., 2008. Mapeo de los paisajes forestales intactos del mundo
y extinciones de especies endémicas de puntos calientes de biodiversidad. Conserva Biol. 20, 538–548 . mediante sensores remotos. Ecología y Sociedad 13, 51. .
Putz, FE, Zuidema, PA, Synnott, T., Peña-Claros, M., Pinard, MA, Sheil, D., Vanclay,
Margono, BA, Turubanova, S., Zhuravleva, I., Potapov, P., Tyukavina, A., Baccini, A., JK, Sist, P., Gourlet-Fleury, S., Griscom, B., Palmer, J., Zagt, R., 2012. Mantener los valores de conservación en
Goetz, S., Hansen, MC, 2012. Mapeo y monitoreo de la deforestación y degradación de los bosques en Sumatra bosques tropicales selectivamente talados: los alcanzados y los alcanzables. Conserva Letón. 5, 296–303 .
(Indonesia) utilizando series de datos de series cronológicas Landsat desde 1990 hasta 2010. Environ. Res. Letón. 7,
034010 . Redford, KH, Coppolillo, P., Sanderson, EW, Da Fonseca, GAB, Dinerstein, E.,
Margules, C., Pressey, B., 2000. Planificación sistemática de la conservación. Naturaleza 405, Groves, C., Mace, G., Maginnis, S., Mittermeier, RA, Noss, R., Olson, D., Robinson,
243–253 . JG, Vedder, A., Wright, M., 2003. Mapeo del paisaje de conservación. Conserva Biol. 17, 116-131 .
Martin, TG, Nally, S., Burbidge, AA, Arnall, S., Garnett, ST, Hayward, MW,
Lumsden, LF, Menkhorst, P., McDonald-Madden, E., Possingham, HP, 2012. Actuar rápido ayuda a evitar la Ribeiro, MC, Metzger, JP, Martensen, AC, Ponzoni, FJ, Hirota, MM, 2009.
extinción. Conserva Letón. 5, 274–280 . El bosque atlántico brasileño: ¿cuánto queda y cómo se distribuye el bosque restante? Implicaciones para la
McCarthy, DP, Donald, PF, Scharlemann, JPW, Buchanan, GM, Balmford, A., conservación. Biol. Conserva 142, 1141–1153 .
Green, JMH, Bennun, LA, Burgess, ND, Fishpool, LDC, Garnett, ST, Leonard,
DL, Maloney, RF, Morling, P., Schaefer, HM, Symes, A., Wiedenfeld, DA, Butchart, SHM, 2012. Costos Roberts, CM, McClean, CJ, Veron, JEN, Hawkins, JP, Allen, GR, McAllister, DE,
financieros de cumplir con los objetivos globales de conservación de la biodiversidad: gasto actual y Mittermeier, CG, Schueler, FW, Spalding, M., Wells, F., Vynne, C., Werner, TB,
necesidades no satisfechas. Science 338, 946–949 . 2002. Puntos calientes de biodiversidad marina y prioridades de conservación para arrecifes tropicales. Ciencia 295,
McCloskey, JM, Spalding, H., 1989. Un inventario de nivel de reconocimiento de la cantidad 1280-1284 .
del desierto que queda en el mundo. Ambio 18, 221–227. . Rudel, TK, Schneider, L., Uriarte, M., Turner, BL, DeFries, R., Lawrence, D.,
Miettinen, J., Liew, SC, 2010. Estado de la degradación y desarrollo de las turberas en Geoghegan, J., Hecht, S., Ickowitz, A., Lambin, EF, Birkenholtz, T., Baptista, S., Grau, R., 2009. Intensificación
Sumatra y Kalimantan. Ambio 39, 394–401 . agrícola y cambios en las áreas cultivadas, 1970–2005. Proc. Natl Acad Sci. USA 106, 20675–20680. .
Miles, L., Newton, AC, DeFries, RS, Ravilious, C., May, I., Blyth, S., Kapos, V., Gordon,
JE, 2006. Una visión global del estado de conservación de los bosques tropicales secos. J. Biogeogr. 33, Rybicki, J., Hanski, I., 2013. Relaciones entre especies y áreas y extinciones causadas por
491–505 . Pérdida y fragmentación del hábitat. Ecol. Letón. 16, 27–38 .
Mittermeier, RA, Myers, N., Thomsen, JB, Da Fonseca, GAB, Olivieri, S., 1998. Saarnak, CF, 2001. Un cambio del régimen de fuego natural al impulsado por el hombre: implicaciones
Puntos críticos de la biodiversidad y las principales áreas silvestres tropicales: enfoques para establecer prioridades para las emisiones de gases traza. El Holoceno 11, 373–375 .
de conservación. Conserva Biol. 12, 516–520 . Sanderson, EW, Jaiteh, M., Levy, MA, Redford, KH, Wannebo, AV, Woolmer, G.,
Mittermeier, RA, Robles-Gil, P., Mittermeier, CG, 1999. Hotspots: Earth's 2002. La huella humana y lo último de lo salvaje. Biociencias 52, 891-904 .
Ecorregiones terrestres biológicamente más ricas y en peligro de extinción. CEMEX / Agrupaión Seirra Madre, Schmitt, CB, Burgess, ND, Coad, L., Belokurov, A., Besançon, C., Boisrobert, L.,
Ciudad de México . Campbell, A., Fish, L., Gliddon, D., Humphries, K., Kapos, V., Loucks, C., Lysenko,
Mittermeier, RA, Robles Gil, P., Hoffman, M., Pilgrim, J., Brooks, T., Mittermeier, I., Miles, L., Mills, C., Minnemeyer, S., Pistorius, T., Ravilious, C., Steininger, M., Winkel, G., 2009. Análisis
CG, Lamoreux, J., da Fonseca, GAB, 2004. Hotspots Revisited. CEMEX, Ciudad de México . global del estado de protección de los bosques del mundo . Biol. Conserva 142, 2122–2130 .

Mittermeier, CG, Turner, WR, Larsen, FW, Brooks, TM, Gascon, C., 2011. Global Sechrest, W., Brooks, TM, da Fonseca, GAB, Konstant, WR, Mittermeier, RA,
Conservación de la biodiversidad: el papel crítico de los hotspots. En: Zachos, FE, Habel, Purvis, A., Rylands, AB, Gittleman, JL, 2002. Puntos críticos y la conservación de la historia evolutiva. Proc. Natl
JC (Eds.), Hotspots de biodiversidad: Distribución y protección de áreas de conservación prioritarias. Acad Sci. USA 99, 2067-2071 .
Springer-Verlag, Berlín, pp. 3–22 . Sexton, JO, Song, X.-P., Feng, M., Noojipady, P., Anand, A., Huang, C., Kim, D.-H.,
Mouillot, F., Field, CB, 2005. La historia de incendios y el presupuesto global de carbono: un incendio de 1 1 Collins, KM, Channan, S., DiMiceli, C., Townshend, JR, 2013. Campos continuos globales de resolución de 30 m
Reconstrucción de la historia del siglo XX. Glob Cambiar Biol. 11, 398–420 . de cobertura arbórea: reescalado basado en Landsat de campos continuos de vegetación MODIS con
Myers, N., 1988. Biotas amenazadas: '' puntos calientes '' en bosques tropicales. Ambientalista estimaciones de error basadas en LIDID. En t. J. Digital Earth 6, 427–448 .
8, 187–208 .
Myers, N., 1990. El desafío de la biodiversidad: análisis ampliado de puntos calientes. Shlisky, A., Waugh, J., Gonzalez, P., Gonzalez, M., Manta, M., Santoso, H., Alvarado, E.,
Ambientalista 10, 243–256. . Nuruddin, AA, Rodríguez-Trejo, DA, Swaty, R., Schmidt, D., Kaufmann, M., Myers, R., Alencar, A., Kearns, F.,
Myers, N., 2003. Se revisaron los hotspots de biodiversidad. Bioscience 53, 916–917 . Johnson, D., Smith, J., Zollner, D., 2007. Condición del régimen de fuego natural por ecorregión terrestre
Myers, N., Mittermeier, RA, 2003. Impacto y aceptación de la estrategia Hotspots: (mapa). En: Incendios, ecosistemas y personas: amenazas y estrategias para la conservación de la
Respuesta a Ovadia y Brummitt y Lughadha. Conserva Biol. 17, 1449-1450 . biodiversidad mundial. Informe técnico 2007-2 de la Iniciativa Global de Incendios de The Nature Conservancy.
Myers, N., Mittermeier, RA, Mittermeier, CG, da Fonseca, GAB, Kent, J., 2000. The Nature Conservancy, Arlington, VA, datos GIS, < http://databasin.org/ datasets /
Puntos críticos de biodiversidad para las prioridades de conservación. Naturaleza 403, 853-858 . bc0f2102d5044d9aaeb3569802da3b3e >.
NASA, Universidad de Maryland, 2012. Detección de punto de acceso / incendio activo MODIS.
Distribuido: Información sobre incendios para la administración de recursos de la Universidad de Maryland SOSMA / INPE, 2008. Atlas dos Remanescentes Florestais da Mata Atlântica, Período
Sistema (EMPRESAS), Publicado: ya que 2002, < http: // de 2000 a 2005 (Atlas de los Remanentes del Bosque Atlántico, Período 2000 a
earthdata.nasa.gov/data/near-real-time-data/ fi rms / active- fi re-data >. 2005). Producido: SOS Mata Atlântica e Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais, Distribuido: SOS Mata
NIMA, 2000. Vector Map Level 0 (VMap0) (anteriormente conocido como The Digital Chart of Atlantica, Lanzamiento: ca. 2008, < http: // www.sosmatatlantica.org.br >.
el mundo). Producido: Agencia Nacional Geodésica (formalmente Imágenes Nacionales
24 S. Sloan et al. / Conservación Biológica 177 (2014) 12–24

Southworth, J., Marsik, M., Qiu, Y., Perz, S., Cumming, G., Stevens, F., Rocha, K., PNUMA-WCMC (2000) Distribución mundial de bosques actuales. Producido: United
Duchelle, A., Barnes, G., 2011. Los caminos como motores del cambio: trayectorias a través de la frontera Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente - World Conservaton Monitoring Center (UNEPWCMC),
trinacional en MAP, el suroeste de la Amazonía. Sensores Remotos 3, 1047-1066 . Cambridge, disponible en: www.unep-wcmc.org/forest/global_map.htm.
Vitousek, PM, Mooney, HA, Lubchenco, J., Melillo, JM, 1997. Dominación humana.
Storch, D., Keil, P., Jetz, W., 2012. Área de especie universal y área endémica de los ecosistemas de la tierra. Ciencia 277, 494–499 .
Relaciones a escalas continentales. Naturaleza 488, 78–83. . Waldron, A., Mooers, AO, Miller, DC, Nibbelink, N., Redding, D., Kuhn, TS, Roberts,
Trombulak, SC, Frissell, CA, 2000. Revisión de los efectos ecológicos de las carreteras en JT, Gittleman, JL, 2013. Dirigido a fondos de conservación global para limitar el declive inmediato de la
Comunidades terrestres y acuáticas. Conserva Biol. 14, 18–30. . biodiversidad. Proc. Natl Acad Sci. USA 110, 12144-12148 .
Turner, IM, 1996. Pérdida de especies en fragmentos de bosque tropical lluvioso: una revisión de la Williams, J., 2013. Los seres humanos y la biodiversidad: la población y las tendencias demográficas en
evidencia. Ecología aplicada 33, 200–209. . los puntos de acceso. Popul. Reinar. 34, 510–523 .
Turner, WR, Brandon, K., Brooks, TM, Gascon, C., Gibbs, HK, Lawrence, KS, Williams, KJ, Ford, A., Rosauer, D., De Silva, N., Mittermeier, R., Bruce, C., Larsen,
Mittermeier, RA, Selig, ER, 2012. Conservación de la biodiversidad global y el alivio de la pobreza. Biociencia FW, Margules, C., 2011. Bosques del este de Australia: el 35 punto de acceso a la biodiversidad. En: Zachos,
62, 85–92 . FE, Habel, JC (Eds.), Puntos de acceso a la biodiversidad: Distribución y protección de áreas prioritarias de
UNEP-WCMC, 1996. The World Forest Map (Compilación global a aprox. conservación. Springer-Verlag, Berlín, pp. 295–310 .
1: 1,000,000). El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente - World Conservation Monitoring Willis, KJ, Gillson, L., Knapp, S., 2006. Puntos críticos de la biodiversidad a través del tiempo: una
Center (UNEP-WCMC), con The World Wildlife Fund y The Center for International Forestry Research Introducción. Filosofia Tramitar. Roy Soc. B: Biol. Sci. 362, 169–174 .
Cambridge, Reino Unido. Wright, SJ, 2010. El futuro de los bosques tropicales. Ana. NY Acad. Sci. 1195, 1–27 .
PNUMA-WCMC (1998) Bosques globales generalizados y "actuales". Producido Zhuravleva, I., Turubanova, S., Potapov, P., Hansen, M., Tyukavina, A., Minnemeyer,
y Distrubed: Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente - World Conservaton Monitoring Center S., Laporte, N., Goetz, S., Verbelen, F., Thies, C., 2013. Evaluación satelital de la degradación de los bosques
(UNEP-WCMC), Cambridge, Reino Unido. Publicado: marzo de 1998, disponible en: primarios en la República Democrática del Congo, 2000–
www.unep-wcmc.org/generalised-original-and-current-forests1998_718.html. 2010. Environ. Res. Letón. 8, 024034 .