Está en la página 1de 5

15-4-2019 GOLPE DE ARIETE

OLEODUCTOS Y POLIDUCTOS

CARLOS ANDRES CORELLA MOYA


INGENIERIA EN PETROLEOS
El choque hidráulico (coloquialmente golpe de ariete) es una oleada de presión u onda
causada cuando un fluido, generalmente un líquido, pero a veces también un gas, en
movimiento se ve obligado a detenerse o cambiar de dirección repentinamente; un cambio
de impulso. Este fenómeno ocurre comúnmente cuando una válvula se cierra
repentinamente al final de un sistema de tubería y una onda de presión se propaga en la
tubería. Esta onda de presión puede causar problemas importantes, desde el ruido y la
vibración hasta el colapso de la tubería. Es posible reducir los efectos de los impulsos de
golpe de ariete con acumuladores, tanques de expansión, tanques de compensación,
válvulas de escape y otras características. Se pueden realizar cálculos aproximados
utilizando la ecuación de Zhukovsky (Joukowsky), o los más precisos utilizando el método
de las características.

En el siglo I a. C., Marco Vitruvio Pollio describió el efecto del golpe de ariete en tuberías de
plomo y tubos de piedra del suministro público de agua de Roma. El golpe de ariete fue
explotado antes de que hubiera siquiera una palabra para ello; en 1772, el inglés John
Whitehurst construyó un ariete hidráulico para una casa en Cheshire, Inglaterra. En 1796,
el inventor francés Joseph Michel Montgolfier (1740–1810) construyó un ariete hidráulico
para su fábrica de papel en Voiron. En francés e italiano, los términos para "golpe de ariete"
provienen del ariete hidráulico: coup de bélier (francés) y colpo d'ariete (italiano), ambos
significan "golpe del ariete". Como el siglo XIX fue testigo de la instalación de suministros
de agua municipales, el golpe de ariete se convirtió en una preocupación para los ingenieros
civiles. El golpe de ariete también interesó a los fisiólogos que estaban estudiando el
sistema circulatorio. Aunque fue prefigurado en el trabajo por Thomas Young, se considera
que la teoría del golpe de ariete comenzó en 1883 con el trabajo del fisiólogo alemán
Johannes von Kries (1853–1928), quien estaba investigando el pulso en los vasos
sanguíneos. Sin embargo, sus descubrimientos pasaron desapercibidos por los ingenieros
civiles. Los hallazgos de Kries se derivaron luego de manera independiente en 1898 por el
dinámico dinamista ruso Nikolay Yegorovich Zhukovsky (1847–1921), en 1898 por el
ingeniero civil estadounidense Joseph Palmer Frizell (1832–1910), y en 1902 por el
ingeniero italiano Lorenzo Allievi (1856– 1941).

Cuando una tubería se cierra repentinamente en la salida (aguas abajo), la masa de agua
antes del cierre todavía se está moviendo, lo que genera una alta presión y una onda de
choque resultante. En la plomería doméstica, esto se experimenta como un golpe fuerte
que se asemeja a un ruido de martilleo. El martillo de agua puede hacer que las tuberías se
rompan si la presión es lo suficientemente alta. Las trampas de aire o tuberías de soporte
(abiertas en la parte superior) a veces se agregan como amortiguadores a los sistemas de
agua para absorber las fuerzas potencialmente dañinas causadas por el agua en
movimiento.
En las estaciones de generación hidroeléctrica, se puede evitar que el agua que viaja a lo
largo del túnel o tubería entre en una turbina cerrando una válvula. Por ejemplo, si hay 14
km (8,7 mi) de túnel de 7,7 m (25 pies) de diámetro lleno de agua que viaja a 3,75 m / s (8,4
mph), eso representa aproximadamente 8,000 megajulios (2,200 kWh) de energía cinética
que debe ser arrestado. Este arresto se logra con frecuencia mediante una oleada abierta
en la parte superior, en la que fluye el agua. A medida que el agua sube por el pozo, su
energía cinética se convierte en energía potencial, lo que hace que el agua en el túnel se
desacelere. En algunas estaciones de energía hidroeléctrica (HEP), como la central
hidroeléctrica Saxon Falls en Michigan, lo que parece una torre de agua es en realidad uno
de estos dispositivos, conocido en estos casos como un tambor de sobretensión.

En el hogar, puede producirse un golpe de ariete cuando un lavaplatos, una lavadora o un


inodoro cierran el flujo de agua. El resultado puede escucharse como un golpe fuerte,
golpes repetitivos (a medida que la onda de choque viaja de un lado a otro en el sistema de
plomería), o como algo estremecedor. Por otro lado, cuando una válvula aguas arriba en
una tubería se cierra, el agua corriente abajo de la válvula intenta continúa fluyendo
creando un vacío que puede hacer que la tubería se colapse o implosione. Este problema
puede ser particularmente grave si la tubería está en una pendiente cuesta abajo. Para
evitar esto, se instalan válvulas de alivio de aire y vacío o salidas de aire justo aguas abajo
de la válvula para permitir que entre aire en la línea para evitar que se produzca este vacío.

Otras causas del golpe de ariete son la falla de la bomba y el cierre de la válvula de retención
(debido a la desaceleración repentina, una válvula de retención puede cerrarse
rápidamente, dependiendo de la característica dinámica de la válvula de retención y la masa
de agua entre una válvula de retención y el tanque). Para aliviar esta situación, se
recomienda instalar válvulas antirretornos no slam, ya que no dependen de la gravedad ni
del flujo de fluido para su cierre. Para tuberías verticales, otras sugerencias incluyen instalar
tuberías nuevas que puedan diseñarse para incluir cámaras de aire para aliviar la posible
onda de choque del agua debido al exceso de flujo de agua.

En flujo de fluidos de formación en el pozo durante las operaciones de perforación. El golpe


de presión es causado físicamente por el hecho de que la presión del pozo es menor que la
presión de los fluidos de formación, lo que produce el flujo. Esta condición de presión de
pozo menor que la presión de formación es causada de dos maneras. Primero, si el peso del
lodo es demasiado bajo, la presión hidrostática ejercida sobre la formación por la columna
de fluido puede ser insuficiente para contener el fluido de formación en la formación. Esto
puede suceder si la densidad del lodo se aliviana súbitamente o no se encuentra dentro de
especificación, o si una formación perforada tiene una presión más alta que la prevista. Este
tipo de golpe de presión podría denominarse golpe de presión en condiciones de bajo
balance. La segunda forma en que puede suceder un golpe de presión es si los efectos de la
presión dinámica y transitoria de los fluidos, debidos generalmente al movimiento de la
sarta de perforación o la tubería de revestimiento, reducen efectivamente la presión del
pozo por debajo de la presión de formación. Este segundo tipo de golpe de presión podría
denominarse golpe de presión inducido.

El golpe de ariete es una modificación de la presión en una conducción debida a la variación


del estado dinámico del líquido. En las paradas de las bombas, en el cierre de las válvulas,
etc., se produce esta variación de la velocidad de la circulación del líquido conducido en la
tubería.

La presión máxima que soporta la tubería, (positiva o negativa), será la suma o resta del
incremento del valor del golpe de ariete a la presión estática de dicha conducción. La fuerza
de inercia del líquido en estado dinámico en la conducción origina tras el cierre de válvulas,
unas depresiones y presiones debidas al movimiento ondulatorio de la columna líquida,
hasta que se produzca el paro de toda la masa líquida. Las depresiones o sobre presiones
empiezan en un máximo al cierre de válvulas o parada del motor, disminuyendo hasta el
final, en que desaparecerán, quedando la conducción en régimen estático.

En el valor del golpe de ariete influirán varios factores, tales como la velocidad del tiempo
de parada, que a su vez que a su vez puede ser el cierre de la válvula de compuerta o el
paro del motor. Otros factores serían: la velocidad del agua dentro de la conducción, el
diámetro de la tubería, etc. etc. Para evitar este incremento del golpe de ariete o
sobrepresión creada, se instalarán varios elementos como: Válvulas de retención,
calderines de aire, chimeneas de equilibrio, válvulas antiariete, etc.

El primer efecto de la parada o modificación de la velocidad del líquido originará una


depresión (o caída de presión en la conducción, salvándose con la instalación de una
ventosa en el tramo más cercano a la válvula de compuerta accionada, comunicándose de
esta forma el líquido de la conducción con el exterior, no llegando nunca a ser la presión de
la tubería mayor que la atmosférica. Esta depresión se debe calcular pues puede ocasionar
un golpe de ariete negativo (Nunca utilizaremos tuberías de PVC o PE de 4 atm. de timbraje,
pues la depresión interior cuando sea mayor de 0,45 atm deformará esta tubería y
ocasionará roturas). En cualquier conducción, tanto en elevación como en descenso, se
deberá calcular el golpe de ariete y evitarlo o neutralizarlo, evitándose roturas en
conducciones, daños en grupos de bombeo e incluso posibles accidentes en el personal de
servicio.

Normalmente dentro de las instalaciones de riego por aspersión o riegos localizados, no se


producen estos "golpes" al estar en comunicación el agua con el aire exterior a través de
los aspersores o goteros
BIBLIOGRAFIA

Kay, Melvyn (2008). Practical Hydraulics (2nd ed.). Taylor & Francis.

Shu, Jian-Jun (2003). "Modelling vaporous cavitation on fluid transients". International


Journal of Pressure Vessels and Piping.

PAGINAS WEB

http://lan.inea.org:8010/web/materiales/web/riego/temas/tema6/tema6.htm

https://www.glossary.oilfield.slb.com/es/Terms/k/kick.aspx