Está en la página 1de 3

EQUIDAD O EFICIENCIA MINORITARIA

La intervención del Estado en los mercados es habitual, pero difiere en las


razones de intervención, como resultado podemos plantear cuatro motivos. El
primero claramente es la sustitución de la actividad privada por la pública, el
segundo, la contratación administrativa, la tercer, la regulación y, por último,
la defensa de la competencia en conjunto con la política fiscal. Cual sea el
motivo de la intervención, segundo los cuatro planteados, el Estado se supone
buscara la eficiencia del mercado y la equidad dentro de su pueblo, sin
embargo, la realidad supera la teoría, creándose mercados fuertes
hambrientos de más poder en las potencias y frágiles en las naciones
tercermundistas. Por ello, logro plantear la siguiente pregunta, ¿Cuál es el
motivo real de los Estados para intervenir?

La respuesta a amplios rasgos es que se necesita un pueblo ignorante de


economía para que el gobierno actúe de manera inmediata, lo que quiere decir
que menos, es más. No obstante, tenemos grandes pensadores en el área
como Joseph Stiglitz, economista estadounidense quien recibió premio nobel
en el 2001, el cual considera puntualmente que se necesita la intervención de
los gobiernos para la eficiencia de la economía.

Para avanzar con la discusión demos un breve repaso del significado de los
cuatro motivos para la intervención, primeramente, la sustitución de lo
privado por lo público es buscar la mayor agilidad en la administración se
utiliza la administración institucional. En segundo lugar, la contratación
administrativa tiene como objetivo la colaboración entre el Estado y la entidad
privada. Tercero, la regulación busca como su nombre lo indica regular a la
entidad privada para evitar la producción de fallos en el mercado y, por último,
el estado principalmente vigila que la competencia entre mercados se
desarrolle sin pactos colusorios, sin abusos de la posición dominante y sin
actos de competencia desleal.

Ahora bien, teniendo claro estos cuatro puntos, continuemos, yo considero


que la intervención del estada solo deberá existir cuando dentro del mercado
no se de la cantidad necesaria de producción para una correcta competencia
fuera de la nación, tal como se da en la segunda economía más grande del
mundo en términos de producto interior bruto y la mayor economía del
mundo de poder adquisitivo, según el Fondo Monetario Internacional, China,
el cual utiliza un sistema mixto que contribuye a puntos clave para la
organización de una sociedad, desde el pago correspondiente al trabajo hasta
la fuerza dentro y fuera del mercado mismo.

De lo contrario la intervención del estado puede tomar dos rumbos, el


primero, el estado utilice el primer motivo, la sustitución de lo privado por lo
público, donde este controle absolutamente todo y se presenten dos caminos,
donde el primero favorezca a la nación durante un largo periodo de tiempo,
suponiendo la utopía del estado según Tomas Moro, es decir; un estado ideal
y autosuficiente, capaz de autorregularse con eficiencia y equidad o
simplemente como pasa en la actual Venezuela, los malos caminos
regulatorios en la economía llevan a debilitar la fuerza y acometividad del
mercado fuera y dentro del mismo y consigo diversos problemas de ente
socioeconómico. Y el segundo camino es que se presente una intervención
regulatoria entre lo privado y lo público, dando también dos rumbos
probables, el primero, el estado obtenga fuerza y credibilidad al demostrar que
es capaz de regular y controlar la mayor cantidad de fallas de las entidades que
amenacen con la dureza de la economía de la nación tal como en el país de
Nueva Zelanda, la cual depende principalmente de la industria láctea o bien
sea como la economía Colombiana, la cual presente intervención pobre del
estado, aquí el éxito de la economía depende de la empresa privada y la
pública, sin embargo, los entes reguladores no hacen el trabajo que deberían
generando consigo la mayor concentración de poder económico vista en
nuestro país, y uno de los mas altos a nivel continental.

Para concluir, difiero de la opinión del economista Joseph Stiglitz, ya que no es


necesario la regulación total de la economía, pero, considero también, el papel
del gobierno dentro de la economía es de suma importancia, porque se
necesita el control de los que trabajan para aumentar nuestra fuerza de
mercado, de lo contrario seguiremos experimentando más crisis económicas,
más desempleo y menos competividad. Por lo que además recomiendo a
Colombia tener la necesidad de reorientar su modelo económico, ya que
actualmente el pueblo y el estado apenas logran entender y aceptar las
consecuencias de este. Y en general al pueblo latino incluir la búsqueda de la
democratización y ejecución en la regulación para así tener la capacidad de
acelerar el crecimiento de este y con ello el empleo productivo y desarrollo
humano, en otras palabras, tomar ejemplo de la economía de la republica
China e intentar establecer el camino hacia el éxito.

ANDREA MARIN ACEVEDO

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DE BOLIVAR

13/03/2019 – CARTAGENA DE INDIAS