Está en la página 1de 14

Curso 2012- 2013:

Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.


Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

Módulo II: La Justicia Constitucional.

Tema 11: EL Tribunal Constitucional: Composición, organización y


funcionamiento

1.- El sistema español como modelo mixto de justicia constitucional


2.- Composición y organización.
3.- Sentencias, Autos y Providencias.

Corregido y actualizado en noviembre de 2012

1.- El Sistema español como modelo mixto de justicia


constitucional.

La función más característica e importante de todos los Tribunales


Constitucionales del mundo es el control de constitucionalidad de las
leyes y normas con rango de ley, asegurando así que incluso el
órgano que representa la soberanía popular, el Parlamento, y en su
acto más solemne, la aprobación de una ley, está sometido a la
Constitución. Todos los tribunales constitucionales nacen a partir de
esa idea, tiene que existir un órgano que sea capaz de imponer la
voluntad del constituyente, expresada en el texto constitucional, a la
de cualquier otro poder constituido, el Parlamento, el Gobierno e
incluso el propio Poder Judicial. Esta idea central, sobre la que nace la
justicia constitucional, ha sido objeto de varios modelos
organizativos:

El primero de ellos es el denominado Sistema difuso de justicia


constitucional.

La idea de justicia constitucional aparece por primera vez en Estados


Unidos en una sentencia del Tribunal Supremo Americano; Marbury
Vs Madison (1803) y lo hace en la forma de atribuir al conjunto del
poder judicial la facultad para analizar la compatibilidad de la ley con
la norma suprema que representa la Constitución.

Se habla por ello de jurisdicción difusa, en el sentido de que cualquier


juez de Estados Unidos tiene esa facultad por vía incidental, es decir
en el marco de un pleito concreto que ha sido sometido a su
jurisdicción.

Sólo las partes y el propio Juez tienen la posibilidad de hacer surgir la


cuestión, y la decisión que adoptara el juez si considera que la ley es
contraria a la Constitución es su inaplicación al caso concreto, pero
esa declaración no tiene consecuencias sobre la propia norma que
puede ser aplicada en otros casos, no hay por tanto declaración de

1
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

nulidad sino inaplicación en un caso concreto.... conflicto entre dos


normas que se resuelve con la inaplicación de la inferior, pero sin
nulidad ni derogación alguna.

Este carácter difuso se encuentra sin embargo fuertemente corregido


por el denominado stare decisis característico del sistema judicial
anglosajón en virtud el cual las decisiones de los órganos judiciales
superiores sobre la misma materia (precedentes) y en especial las del
Tribunal Supremo obligan a los órganos judiciales inferiores.

El segundo modelo es el denominado Sistema concentrado. Se


formula por primera vez por Sieyes en los trabajos de preparación de
la Constitución revolucionaria francesa del año III.

Se trata de crear un denominado jurado constitucional con la facultad


de anular las leyes o los actos contrarios a la constitución.
Inicialmente este órgano se configura como un órgano político,
recogiendo la idea del veto monárquico de las leyes pero utilizable
ahora exclusivamente cuando la Ley es inconstitucional desde el
punto de vista de la Constitucionalidad de la ley. Una característica
muy importante de este modelo es que el control se hace antes de
que la ley comience a ser aplicada es una especie de veto.

Precisamente porque es una especie de veto se enlaza con el veto del


Rey a las leyes, de manera que por ejemplo en la concepción de Carl
Schmitt elaborada en la Alemania de la Constitución de Weimar, en
los años 20 y 30 del siglo pasado, es una competencia que se debe
otorgar al Jefe del Estado, al Presidente de la República, que poder de
impedir que se aprueben leyes contrarias a la Constitución,
configurándose como el Defensor de la Constitución.

Pero en paralelo a Schmitt, Hans Kelsen introduce una nueva forma


de concebir estos órganos que va a tener mucho más éxito y que se
aplica por primera vez con la creación del Tribunal Constitucional
Austriaco

Se trataría de crear un órgano jurisdiccional ad hoc y no político, no


sometido a mecanismos de elección democrática pero al mismo
tiempo separado absolutamente del poder judicial y de los demás
poderes del Estado, formado por juristas de reconocida competencia
y nombrado por el conjunto de órganos a los que debe controlar.

Éste órgano tendría como misión fundamental es la declaración de la


inconstitucionalidad de las leyes, pero también alguna otra como la
resolución de los conflictos territoriales, en especial en los Estados
federales.

En este modelo el control se lleva a cabo únicamente por la vía de


acción, es decir por la interposición directa y como objeto único del

2
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

conocimiento del Tribunal de un recurso sobre la inconstitucionalidad


en abstracto de una ley.

Sólo determinados sujetos - normalmente los propios órganos objeto


de control o fracciones de estos - están legitimados para iniciar el
pleito constitucional.

Nunca el Tribunal puede hacerlo de oficio. La Sentencia de


inconstitucional es erga omnes y con carácter general y significa la
expulsión del ordenamiento jurídico de la norma declarada
inconstitucional que ya no podrá ser aplicada en lo sucesivo.

Su función es por tanto controlar la compatibilidad entre dos normas


abstractas, la Constitución y la Ley, eliminando la norma incompatible
con la Constitución mediante la Sentencia, por ello, concluye, en
realidad no es un tribunal, sino un legislador negativo.

Por último hay que referirse a los Sistemas mixtos, entre ellos el
alemán, el italiano y el español. Se crea un sistema de jurisdicción
constitucional concentrada en un único órgano, pero al mismo tiempo
configurándolo no como un órgano político ni como un legislador
negativo, sino por su composición y funcionalidad como un tribunal,
pero que constituye una jurisdicción separada y especial no
perteneciente al poder judicial. En concreto el sistema español tiene
dos características que le alejan del modelo Kelseniano.

La primera de ellas la existencia de un recurso de amparo, al que nos


referiremos en la lección trece, en el que se analizan lesiones
concretas de derechos fundamentales a ciudadanos concretos, y que,
además, en el supuesto más ordinario, han sido ya objeto de
decisiones judiciales. En este aspecto el Tribunal Constitucional no
actúa en absoluto como legislador negativo, sino como una última
instancia nacional en materia de derechos fundamentales.

La segunda es la existencia del mecanismo de la cuestión de


constitucionalidad, que hace que todos los jueces del país tengan la
posibilidad de cuestionar la constitucionalidad de la ley que tienen
que aplicar, elevando una cuestión motivada al Tribunal
Constitucional. Es evidente que, aunque concentrada en su solución,
el planteamiento es difuso, en la medida en que es una competencia
de todos los jueces del país.

2.- Composición y organización

La primera idea que conviene dejar clara es que en el sistema


español de justicia constitucional Tribunal Constitucional y Poder
Judicial son dos instituciones distintas; es decir que el Tribunal
Constitucional no forma parte, en el sistema español, del Poder
Judicial. Vamos a ver una serie de notas que distinguen uno y otro.

3
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

En primer lugar ambos tienen un tratamiento formalmente separado


en el texto constitucional. Nuestra Constitución dedica el Título VI el
Poder judicial artículos 117 y SS y el Título IX (159- 165) el Tribunal
constitucional.

En segundo lugar el texto constitucional remite a leyes distintas para


la regulación de uno y otro, de manera que de acuerdo al artículo 122
“la Ley Orgánica del Poder Judicial determinará la Constitución,
funcionamiento y gobierno de los juzgados y tribunales, así como el
estatuto jurídico de sus miembros...” y el 165 que una Ley orgánica
regulará el funcionamiento del Tribunal constitucional, el estatuto de
sus miembros, el procedimiento ante el mismo y las condiciones para
el ejercicio de sus acciones”, de manera que tenemos por una parte
la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional y por otra la Ley Orgánica
del Poder Judicial como textos básicos para regular el funcionamiento
de una y otra institución.

En tercer lugar el status de los componentes del poder judicial es


radicalmente distinto al de los Magistrados del Tribunal Constitucional
y ello en varios aspectos.

Los jueces y Magistrados (el juez actúa en un órgano unipersonal, el


Magistrado en un tribunal) son un colectivo relativamente numeroso,
en torno a 4000 desde las categorías inferiores al Tribunal Supremo,
que acceden a la carrera judicial siguiendo los criterios de mérito y
capacidad, normalmente por oposición y excepcionalmente por
concurso oposición entre juristas de reconocida competencia, y que
forman parte del poder judicial hasta su jubilación, de manera que
117.2 no pueden ser suspendidos, separados suspendidos
trasladados o jubilados sino por alguna de las causas y con las
garantía previstas en la ley.

Existe por tanto una carrera judicial en la que normalmente una vez
ingresado se permanece hasta su jubilación, ascendiendo por
antigüedad y especialización....

Por el contrario los Magistrados del Tribunal Constitucional son 12


elegidos por un periodo de nueve años y no reelegibles, al menos
inmediatamente- por los demás poderes del Estado

Algunos de ellos son previamente jueces, normalmente del Tribunal


Supremo pero otros no lo son, así por ejemplo en la actualidad, tras
la renovación parcial de julio de 2012 hay 7 catedráticos, 2 de
constitucional, 2 de laboral, 1 de administrativo 1 de penal y 1 de
filosofía y solo 5 Magistrados del Tribunal supremo, de los que 1 es,
además, catedrático de derecho Civil. No es ni ha sido en ningún

4
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

momento un órgano mayoritariamente judicial. Mientras ocupan el


cargo de Magistrado del TC están de baja en sus respectivos puestos
y vuelven a ellos al acabar el mandato de nueve años. No son
inmediatamente reelegibles.

Son también muy diferentes las funciones que realiza el Poder judicial
de las correspondientes al Tribunal Constitucional.

Al Poder judicial les corresponde 117.3 CE el ejercicio de la potestad


jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar
lo juzgado, es decir la resolución de los conflictos entre particulares –
derecho civil y laboral- del llamado ius puniendi del estado como
consecuencia de la comisión de un delito, derecho penal, los
conflictos entre los ciudadanos y el ejercicio de potestades públicas –
derecho administrativo, y , al menos en su cúpula de la jurisdicción
militar.... resolución de los conflictos jurídicamente y garantía del
cumplimiento de lo resuelto – ejecución- según las normas de
competencia y procedimiento establecidas en las leyes.

Es importante recalcar que el límite de la actuación de los jueces es la


ley, “están sometidos únicamente al imperio de la ley” nos dice el
artículo 117.1 debe por tanto aplicar la ley para resolver los conflictos
que se le someten, incluso en el supuesto de que considere que es
inconstitucional, no pudiendo en ese supuesto entender que es
inaplicable, sino solo elevar una cuestión de inconstitucionalidad.

El tribunal Constitucional tiene funciones muy distintas. A tenor de los


artículos 161 y 163 de la Constitución a las que vamos a dedicar las
siguientes lecciones:

Elección y renovación de los Magistrados:

Señala Pérez Royo que la composición del Tribunal Constitucional es


una de las tareas más difíciles en su definición como órgano del
Estado, porque nace para controlar y eventualmente anular los actos
del órgano del Estado más legitimado democráticamente; la ley
aprobada por el Parlamento.

En efecto, se trata de un órgano menos legitimado democráticamente


el que va a imponer su criterio sobre un órgano más legitimado, lo
que supone una excepción al principio democrático de organización
del poder que sólo es admisible en un Estado democrático en la
medida en que la composición de ese Tribunal aleje la sospecha de
que se trata de otro órgano político aunque menos legitimado, y que
su actuación se basa en el derecho en el que tiene su única fuerza y
legitimación como gusta subrayar a la jurisprudencia de nuestro
Tribunal.

5
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

Para ello es imprescindible una correcta regulación de la composición


de ese Tribunal, que evite su politización. Este problema fue ya
planteado por Kelsen nada menos que en 1928 cuando afirmó que la
composición de un Tribunal Constitucional debía responder a los
siguientes criterios:

* El órgano no debe ser muy numeroso.

* La extracción de sus miembros debe ser lo más homogénea posible.


Es decir que no es aconsejable formar un colegio de miembros que
provengan de ámbitos muy distintos, con formaciones y culturas muy
diferentes.

* La designación debe ser el resultado de un compromiso político


muy amplio, de tal manera que sea necesaria la participación tanto
de la mayoría como de la minoría parlamentaria.

* Los magistrados deben tener una notable preparación técnica.

* Su designación debe hacerse por un periodo de tiempo amplio, de


tal manera que esté desvinculado su nombramiento de la duración de
las legislaturas.

La Constitución española ha buscado conscientemente que la


composición de nuestro TC respondiera a esas características:

- Está formado por 12 Magistrados, lo que le convierte en uno de los


menos numerosos del mundo. Inicialmente era 11 pero se aumento
uno para que se produzca una absoluta paridad entre los órganos que
a los que corresponde su nombramiento, haciendo a su vez surgir el
problema del número par de sus componentes, lo que se ha resuelto
dando el voto de calidad a su Presidente.

- Participan en su nombramiento todos los restantes órganos que van


a ser objeto de control por parte del TC: así:

Dos son elegidos por el Gobierno mediante acuerdo del Consejo de


Ministros, no sometido a ningún procedimiento especial.

Dos son elegidos por el Consejo General del Poder Judicial por
mayoría de 3/5 de sus miembros.

Cuatro son elegidos por el Congreso de los Diputados por 3/5 de sus
miembros.

Cuatro por el Senado igualmente por 3/5, lo que en la medida en que


acabe convirtiéndose en una auténtica Cámara de representación
territorial significará también una participación de las CCAA en su
designación.

6
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

En este sentido la reforma de la LOTC aprobada por la LO 6/2007


establece un segundo párrafo en el 16.1 de la Ley “los magistrados
propuestos por el Senado serán elegidos entre los candidatos
presentados por las Asambleas legislativas de las Comunidades
Autónomas en los términos que determine el Reglamento de la
Cámara”, procedimiento que ha sido regulado por el artículo 184.7
del Reglamento del Senado.

Hay que señalar que tanto la reforma de la Ley como la del


Reglamento de la Cámara fueron impugnadas por el Partido Popular,
entonces en la oposición y fueron declarados constitucionales,
respectivamente, por las SSTC 49/2008 de 9 de abril y 101/2008, de
24 de julio. La alegación central era que se vulneraba el artículo
159.1 de la CE al condicionar el nombramiento que corresponde al
senado mediante los candidatos que tienen que ser presentados por
los Parlamentos autonómicos. Las sentencias contienen votos
particulares, tres la primera y cuatro la segunda.

En este punto hay sin embargo que señalar que el nuestro es un


procedimiento absolutamente equiparable al de los países de nuestro
entorno. En efecto, dejando al margen el supuesto del Tribunal
Supremo Americano cuyos nueve miembros son designados con
carácter vitalicio por el Presidente del Gobierno sin ninguna
cualificación previa específica salvo la de ser jurista (caso Warren que
pasa directamente de Gobernador de California a Presidente del TC)
tras un earing del Senado, lo cierto es que los países de nuestro
entorno tienen sistemas muy similares (por Ej. Alemania 8 por el
Bundestag y 8 por el Bundesrat, Italia 5 por el Presidente de la
República, 5 por el Parlamento 5 por el Consejo Superior de la
Magistratura), es decir sistemas en los que los Magistrados son
elegidos por órganos políticos.

Nuestro sistema estaba teóricamente diseñado para que el Tribunal


no actuase como un órgano político - no que sus miembros tengan
opiniones políticas lo que no sólo es inevitable sino positivo- sino que
actué como un órgano político que en definitiva decida políticamente
los asuntos que se les somete, la Constitución española pretende en
definitiva que el Tribunal decida jurídicamente y no políticamente, y
para ello toma una serie de precauciones – que parecen no haber
funcionado todo lo correctamente que cabía esperar.

Con relación a su elección:

* En primer lugar la exigencia de altos consensos en los órganos


constitucionales para su nombramiento 3/5 partes de sus miembros,
que incluso en su actual funcionamiento de sistema de cuotas

7
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

prefijadas impide en la práctica los nombramientos más


inequívocamente político. En la práctica venía funcionado como una
facultad de exclusión de candidatos entre los grupos políticos más
significativos, evitando el nombramiento de juristas excesivamente
significados a derechas e izquierdas. Sin embargo este procedimiento
“de exclusión” se sustituyó por uno “de cuotas”, sin que cada partido
discuta la validez del nombramiento que proponía el otro. Sí hay que
poner una fecha al cambio, en forma alguna positivo, son los
nombramientos por el Congreso de los Diputados de noviembre de
2001 los que marcan la nueva forma de actuación.

* Cualificación especial. Han de ser necesariamente juristas


(categoría en la que se incluyen jueces y fiscales, profesores de
universidad, funcionarios públicos y abogados), de reconocida
competencia - lo que es de difícil apreciación y subjetivo, aunque
hasta la actualidad se ha consagrado por ejemplo no nombrando
nunca un titular de universidad lo que es posible sino catedráticos ni
un juez que no sea previamente del Tribunal Supremo- con quince
años de ejercicio profesional que teóricamente pueden ser
computados desde el momento de la licenciatura en derecho, aunque
en la práctica suelen tener bastantes más. Por ejemplo en la
composición surgida en julio de 2012 la edad media de los
Magistrados es de algo más de 76 años, oscilando entre los 50 del
más joven y los 78 del de mayor edad. Obviamente no se jubilan
durante su mandato.

* Larga duración del mandato, 9 años, el más largo de los que se


prevén para los cargos institucionales, que equivale al menos a dos
legislaturas y en la práctica probablemente a tres, unida a un sistema
de renovación parcial del órgano; por terceras partes cada tres años
(teniendo en cuenta la Disposición transitoria novena de la
Constitución que organizó el sistema en su inicio). Los tres bloques
son Congreso, Senado y Gobierno- Consejo General del Poder
Judicial, con lo que se trata de evitar que una mayoría muy elevada
coyuntural condiciones absolutamente la configuración del órgano. La
última renovación se produjo (con dos años de retraso) en julio de
2012 y correspondió al Congreso de los Diputados. La siguiente será
del Gobierno y al C.G.P.J y debería hacerse en junio de 2013

* No reeligibilidad de los Magistrados: inmediata a agotarse su cargo


salvo que hubiera estado en el mismo menos de tres años (lo que
puede ocurrir en un supuesto de renovación parcial como
consecuencia por ejemplo del fallecimiento de un Magistrado). Esta es
una cláusula fundamental, que asegura que el Magistrado nombrado
no pueda procurar su reelección.

8
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

Con relación a la renovación han surgido problemas en España por la


inactividad de los órganos que deben hacerlo ante la imposibilidad de
lograr el grado de acuerdo previsto. Se trata de un problema sin
solución alguna, ya que nadie puede cubrir la inactividad de esos
órganos. A nivel de funcionamiento sin embargo el problema no
existe en cuanto está expresamente prevista la prorrogatio de
funciones, los Magistrados continúan en sus cargos hasta que se
produzca la toma de posesión de sus sucesores.

Y también con relación a su status, para tratar de asegurar un


ejercicio independiente del cargo:

* Independencia: El TC está sometido únicamente a la Constitución y


a su propia Ley Orgánica (incluso para su reforma en la práctica).
Ejerce su propio poder reglamentario, no está por tanto sometido al
gobierno en este aspecto. Cada uno de los Magistrados es además
independiente externa e internamente; externamente en cuanto no
puede recibir ninguno tipo de instrucciones para el ejercicio de su
función, internamente porque puede expresar su opinión discrepante
mediante los votos particulares

* Inamovilidad: Una vez nombrados los Magistrados continúan


desempeñando sus cargos durante todo su mandato produciéndose el
cese, además de por muerte, expiración del mandato o renuncia en
dos tipos de supuestos:

* Cuando se produzca algún tipo de incapacidad o incompatibilidad


sobrevenida apreciada por el Pleno del Tribunal por mayoría.

* Cuando las tres cuartas partes de los miembros consideren que un


magistrado ha dejado de atender con diligencia los deberes de su
cargo, ha violado la reserva propia de su función o ha sido declarado
responsable civil por dolo o condenado por delito doloso o culpa
grave.

* Inviolabilidad: El art. 22 de la LOTC establece que los Magistrados


no pueden ser perseguidos por las opiniones expresadas en el
ejercicio de sus funciones. Es una prerrogativa similar a la que tienen
los miembros de las Cortes generales, no tiene sin embargo
inmunidad (o prohibición de ser detenidos salvo en caso de flagrante
delito) que sin embargo sí tienen por ejemplo los miembros del CGPJ
o incluso el Defensor del Pueblo y sus Adjuntos. Si tienen sin
embargo fuero; su responsabilidad penal se debe exigir ante la Sala
de lo Penal del Tribunal Supremo.

Incompatibilidades: Son prácticamente totales tanto desde el punto


de vista económico como de pura realización de la actividad. Tienen a
cambio uno de los mayores sueldos públicos existentes en las

9
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

administraciones públicas, por ejemplo notablemente más alto que el


del Presidente del Gobierno.

En resumen, el constituyente y el legislador han tomado todas las


precauciones posibles para que el modelo funcionase, pero no ha sido
así. Se hace preciso un acuerdo institucional entre los grandes
partidos para una renovación no partidista. No es en mi opinión tanto
un problema de configuración legal, sino, sobre todo, de práctica
política.

Estructura interna y organización, Presidente, Vicepresidente,


Plenos, Salas, Secciones.

Presidente y Vicepresidente:

El presidente y el vicepresidente del TC son elegidos por los propios


Magistrados entre sus miembros por un periodo de tres años siendo
reelegibles una única vez. En una primera votación se exige mayoría
absoluta y en segunda mayoría simple. En caso de empate se
repetirá la votación y si persiste se elegirá presidente al más antiguo
y a igualdad de antigüedad el que tenga más edad. Esto es
precisamente lo que sucedió en la elección de su tercer presidente,
en la que fue necesario llegar al criterio de la edad para elegir
Presidente y Vicepresidente.

Existe una práctica no escrita, pero que hasta el momento se ha


respetado, consistente en que Presidente y Vicepresidente son
elegidos entre los 4 magistrados que entran en sus últimos tres años
de estancia en el Tribunal, es decir que han sido ya magistrados por
seis años. El sistema presenta ventajas indiscutibles, como es la
elección de magistrados ya experimentados, y hace mucho más difícil
cualquier influencia externa en el nombramiento del Presidente.
Presenta sin embargo el inconveniente de que se trata de
Presidencias relativamente cortas, sin tiempo suficiente para
desarrollar sus ideas de cómo mejorar el funcionamiento del tribunal.

Hasta el momento ha habido diez elecciones de Presidente del TC,


cargo que ha recaído en ocho magistrados, todos ellos catedráticos y
sólo el actual de origen judicial. El primero de ellos, Manuel García
Pelayo, catedrático de derecho constitucional lo fue entre 1980 – 86
el segundo Francisco Tomás y Valiente, catedrático de historia del
derecho 86-92 (posteriormente asesinado por ETA), desde entonces
han tenido una presidencia de solo tres años, sin embargo, Maria
Emilia Casas, primera mujer al frente de la Institución y catedrática
de derecho del trabajo, fue nombrada en junio de 2004 y su mandato
debería haber finalizado en junio de 2007, pero se prorrogó por la

10
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

reforma de la LOTC de la Ley 6/2007, hasta la renovación del


Tribunal, en enero de 2011, siendo entonces elegido el actual
Presidente, Pascual Sala.

Realiza funciones externas, como la relación con los otros órganos del
Estado y las funciones de representación e internas como Presidir el
Pleno y la Sala 1ª, convocar los Plenos y la Sala 1 fijando sus órdenes
del día, nombrar funcionarios, ejercer las facultades disciplinarias.
Hay que recordar que el Presidente tiene voto de calidad en caso de
empate en las deliberaciones, lo que en un contexto de división del
TC es una competencia clave.

El Pleno:

Integrado por los doce Magistrados se reúne a iniciativa de su


Presidente o a petición de al menos tres magistrados. Sus
competencias son las siguientes:

- Jurisprudenciales; se encarga de los recursos y cuestiones de


inconstitucionalidad, de los conflictos entre CCAA y el Estado entre
órganos estatales, y en defensa de la autonomía local del control
previo de constitucionalidad de los tratados y de los recursos de
amparo que por su importancia recabe el pleno para su conocimiento,
a propuesta del Presidente o de tres de los Magistrados.

La Ley 6/2007 ha modificado parcialmente el esquema de


competencias estableciendo que los conflictos territoriales entre
Estado y CCAA (incluidos los del 161.2) y los de defensa de la
autonomía local pueden ser atribuidos – se entiende que por el Pleno-
a las Salas, con lo que se trata de que el Pleno se encargue solo de
los que considere más importantes, descongestionando su trabajo

- De las funciones ejecutivas del Tribunal, aprobar reglamentos,


verificar el cumplimiento de las condiciones para ser nombrados
Magistrados, recusaciones y ceses...así como de aprobar su
presupuesto, que integrará como una sección independiente en los
Presupuestos Generales del Estado.

Las Salas.

El Tribunal Constitucional está dividido en dos Salas, presididas


respectivamente por el Presidente y el Vicepresidente y formada cada
una de ellas por seis Magistrados que se encargan fundamentalmente
de las Sentencias de amparo que constituyen la inmensa mayoría de
los asuntos que ingresan en el TC, situación que puede cambiar en el
inmediato futuro como veremos a continuación.

Las Secciones.

11
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

El Tribunal está divido en cuatro secciones, formadas cada una de


ellas por 3 magistrados. Hasta la reforma del 2007 se encargaban
exclusivamente de la admisión o inadmisión de los recursos. La Ley
6/2007 ha introducido, sin embargo, la posibilidad de que las salas
atribuyan a las secciones la resolución de fondo de recursos de
amparo, cuando exista ya doctrina consolidada sobre la materia del
Tribunal Constitucional, por lo que en el futuro las sentencias de
amparo de los recursos menos importantes serán de Sección y no de
Sala.

5 Actos del Tribunal Constitucional: Sentencias, Autos y


Providencias

a) Sentencias:

La Sentencia es la forma que adopta la resolución definitiva del


Tribunal constitucional que pone fin a un proceso constitucional. Tiene
siempre carácter motivado y es el instrumento principal que sirve al
mismo tiempo para resolver el pleito concreto que es sometido a la
jurisdicción del Tribunal, con carácter estimatorio o desestimatorio y
para sentar la doctrina del Tribunal Constitucional y en definitiva la
interpretación del ordenamiento constitucional. Sus efectos pueden
ser parcialmente distintos en los diferentes procesos constitucionales
- Inconstitucionalidad, conflicto, amparo. Por lo que los veremos al
hablar de cada uno de esos tipos

Una variable particular de las Sentencias son las denominadas


declaraciones, que son la forma que adoptan las decisiones del TC
con relación a las consultas del art. 95 de la CE, cuando se consulta
al Tribunal de un Tratado internacional.

Se ha querido conscientemente evitar el término sentencias ya que


aquí en realidad no existe pleito constitucional sino una especie de
consulta, pero al mismo tiempo no es un simple dictamen ni siquiera
en su forma de dictamen vinculante que a veces tienen los del
Consejo de Estado, en cuanto que además de ser vinculantes poseen
efectos erga omnes y tienen la estructura de las Sentencias.

Hasta el momento en toda la historia del Tribunal se han dictado


únicamente dos Declaraciones, la primera el 1 de julio de 1992 con
ocasión de la reforma del tratado de Maastricht y la segunda el 13 de
diciembre de 2004 sobre la Constitución europea.

Autos

Hay que distinguir dos tipos de Autos:

12
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

Por una parte los de inadmisión, desistimiento, renuncia o caducidad


de la acción, es decir todas las formas de terminación de un proceso
constitucional distinta la Sentencia.

Hasta la reforma de la LOTC de 1988 era la única alternativa a la


Sentencia. En la actualidad son muy escasos los procesos de amparo
que terminan por Auto de inadmisión se suele utilizar o la providencia
o la Sentencia, estando los Autos reservados a una especie de
situación intermedia en la que la pretensión del recurrente no carece
manifiestamente de contenido constitucional que justifique su
inadmisión no motivada pero tampoco merece el largo trámite de la
Sentencia.

Existen también Autos de suspensión en todos los procesos


constitucionales, salvo en los recursos y cuestiones referidas a leyes
estatales. Analizaremos este tipo de Autos al hablar de los distintos
procesos.

Providencias de inadmisión

Uno de los problemas fundamentales que ha tenido el Tribunal


Constitucional desde el inicio mismo de su trabajo es el muy elevado
número de recursos de amparo presentados, que hacen que deba
dedicar una parte muy importante de su actividad a la resolución de
conflictos individuales, algunos de ellos de importancia objetiva
mínima, retrasando muy considerablemente la respuesta de aquellos
asuntos de mayor trascendencia, sobre todo de los recursos de
inconstitucionalidad. Muy pronto el Tribunal se vio desbordado por el
alto número de recursos de amparo y, inevitablemente, por los
elevados tiempos de resolución para dictar sentencia.

El problema no es, en forma alguna, exclusivo del TC español, al


revés, es común en todos los tribunales constitucionales que
permiten un acceso individual de los ciudadanos, lo que hace que se
conviertan en una instancia más en la que los recurrentes pueden
obtener sus pretensiones.

Hay un único tribunal en el mundo que no tiene ese problema. El


Tribunal Supremo americano, que tiene la plena capacidad para elegir
sus propios casos, de manera que no existe un derecho al recurso
ante la Corte suprema que esta tenga que contestar en derecho, sino
la posibilidad de presentar casos ante ella, y que ella elija los que
considere más importantes, respondiendo a los demás con una simple
nota en la que se informa que el asunto no ha sido elegido por la
Corte, no que no tenga razón jurídica, en lo que no se entra, sino que
no ha sido considerado del suficiente interés para ocupar el trabajo
del TS. Esta facultad de la Corte Suprema americana se llama writ of
certiorari La Corte elige cada año un número muy limitado de asuntos

13
Curso 2012- 2013:
Tema 11: El Tribunal Constitucional: Composición organización y funcionamiento.
Apuntes de Clase. Profesor Pablo Santolaya.

(los que puede ver en vista pública) y rechaza los demás de forma
discrecional y no motivada. La ventaja del sistema es la inexistencia
de retrasos.

Desde el inicio del funcionamiento de la justicia constitucional en


España se ha defendido las ventajas del sistema americano, pero
también su dudoso ajuste en nuestra Constitución en cuanto que el
amparo parece configurarse como un recurso, es decir algo fundado
en derecho que ha de ser contestado jurídicamente, de manera que
sería un derecho de los ciudadanos interponerlo y su rechazo por el
tribunal debería estar basado en una causa jurídicamente motivada…

En 1988 se reformó la LOTC para posibilitar la inadmisión de recursos


de amparo por providencia “sucintamente motivada” pero el paso
definitivo en esta materia se ha producido con la Ley 6/2007 que
establece (art. 50.1.b.) los recursos de amparo solamente se
admitirán cuando su contenido “justifique una decisión sobre el
fondo por parte del Tribunal Constitucional en razón de su
especial trascendencia constitucional”, de manera que quien
recurre ha de razonar en qué consiste esa trascendencia, no para su
caso, sino para el conjunto del sistema de derechos y libertades
constitucionales.

Trataremos con detalle este asunto en la lección 13 dedicada al


recurso de amparo.

14

También podría gustarte