Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DEL PERÙ

FACULTAD DE PSICOLOGIA

DOCENTE:

Elard Sánchez Gamarra.

ALUMNA:

Thalia Quispe Llamo.

Curso:

Motivación y Emoción.

Tema:

``El hombre en busca del sentido de la vida``


El hombre en busca del sentido de la vida

Introducción:

El hombre en busca de sentido escrito por el neurólogo y psiquiatra


Victor Frankl, el tema central de este libro es como el ser humano en
condiciones tan extremas como vivir recluido en un campo de
concentración puede realmente encontrar el sentido a la vida misma.

Sin lugar a duda, uno de los eventos que más ha marcado la historia
no sólo de un país, sino del mundo entero, y no sólo de una persona
sino de una generación completa, es la Segunda Guerra Mundial.
Una de las implicaciones más grandes que tuvo esta guerra fue el
intento de exterminio de los judíos, por parte de los nazis, liderados
por Hitler, quien quería crear una raza pura. Con este fin, se crearon
diversos campos de concentración y exterminio a lo largo de todos
los territorios en los cuales había llegado el dominio alemán. El
Doctor Frankl trabajó en una clínica judía de Viena hasta que él y su
familia fueron internados en el campo de concentración de
Theresienstadt donde su hermana se escapó a Australia. La principal
intención del Autor es narrar como incidía la brutalidad de vivir en un
campo de concentración en la mente de los prisioneros.

Según el autor las reacciones mentales de los prisioneros en el


campo de concentración se distinguían en tres fases: fase del
internamiento en el campo, la fase de la auténtica vida en el campo
y la fase siguiente a su liberación. Primera Fase se caracteriza por la
impresión de los prisioneros el shock; mucha gente viajaba en tren
varios días apretados y sin nada que comer, la mayoría pensaba que
serían enviados como fuerza salarial a fábricas de municiones,
después se percataban que no era así y miraban con horror los
inmensos campos que contenían todo lo que hay de horrible en el
mundo: cámaras de gas, hornos crematorios, matanzas,
discriminación; después los prisioneros se acostumbraron al horror
inmenso y terrible. Los prisioneros eran seleccionados al momento
de llegada, los más débiles que no servían para trabajar eran
enviados a las cámaras de gas. Después de la selección venia la
desinfección donde el prisionero era despojado de absolutamente
todas sus pertenencias. El prisionero llegaba al momento en que su
única posesión era su existencia desnuda es decir un ser material
con su existencia.

El libro, relata la vida del autor Viktor Frankl en los campos de


concentración de la antigua Alemania nazi, donde relata la crueldad
con la que los soldados de las SS maltrataban a los prisioneros y
como incidía la vida en el campo de concentración en la mente del
prisionero. Cuando llegaban a Auschwitz, a estos se les quitaban sus
objetos personales y sus documentos de identidad y eran
identificados por un número.

La obra se estructura en tres partes y una introducción en la que el


autor nos lleva a tomar un primer contacto con el ámbito de un campo
de concentración, exponiéndonos en un primer lugar la clara
diferenciación entre dos tipos de prisioneros distintos: los prisioneros
ordinarios y los “Capos” quienes, a pesar de ser prisioneros judíos,
gozaban de mayor privilegio al haberles sido asignado cierto poder
sobre el resto, por las SS. En un segundo lugar también se trata en
la introducción cómo los guardias anulan y alienan la personalidad de

los prisioneros al despojarlos de todos sus bienes (ropa, joyas, etc) y


al convertir su nombre en un número de prisionero por el cual han de
ser identificados posteriormente.

Desarrollo:

Primera fase: El internamiento en el campo de concentración.

En esta primera parte lo más importante, la vida diaria de un campo


de concentración en la mente de un prisionero sería dura esta
realidad de acuerdo como lo narra el autor, es lo más recóndito que
pueda sentir el ser humano, se sabe que la personalidad de una
persona se transforma en pocos días. El ser humano en los más
profundo de su miseria, o la situación más cruel, se da cuenta hasta
del mínimo detalle, la conducta de la persona se somete a otro ya
sea por riqueza, placer, poder. Es decir que el ser humano busca
cualquier motivo para sobrevivir.

En segundo lugar, saber que la única real posesión es la propia


existencia, un claro ejemplo donde el autor narra: ``Mientras
esperábamos a ducharnos, nuestra desnudez se hizo patente: nada
teníamos ya salvo nuestros cuerpos mondos y lirondos (incluso sin
pelo); literalmente hablando, lo único que poseíamos era nuestra
existencia desnuda. ``

Es decir que las personas expuestas a tanto sufrimiento pueden


cambiar su manera de pensar y pueden quedar en shock ante dicha
situación que incluso al ser despojados de sus pertenencias e
identidad pueden perder la ilusión de ser libres y llega un momento
donde comprenden que lo único que poseían era su cuerpo y su
existencia.

Segunda fase: la auténtica vida en el campo de concentración.

Cabe mencionar que los prisioneros llegaron a tener apatía ante la


muerte, un claro ejemplo donde el autor narra: `` Asco, piedad y
horror eran emociones que nuestro espectador no podía sentir ya.
Los que sufrían, los enfermos, los agonizantes y los muertos eran
cosas tan comunes para él que tras unas pocas semanas en el
campo no le conmovían en absoluto ni el dolor, la pérdida, y la
anulación individual, los prisioneros eran arrancados de las
sensaciones a las que estaban acostumbrados, y la maldad
alrededor de ellos no los inmutaba más. Esa falta de sentimientos
construía una autodefensa para que puedan sobrevivir, para que
puedan soportar la existencia sin el mínimo de dignidad.

Es decir, las personas que son sometidas al sufrimiento, pero miran


el vaso casi lleno, tratan de imaginarse que las cosas no son tan
malas como les habían contado. Muchos tratan de ver el lado más
agradable de las cosas, por más malas que sean. Como nos relata el
autor que, los intentos para desarrollar el sentido del humor y ver las
cosas bajo una luz donde hay oscuridad es una especie de truco que
aprendió mientras dominaba el arte de vivir, pues aún en un campo
de concentración es posible practicar el arte de vivir, aunque el
sufrimiento sea omnipresente.
Nos dice que el sufrimiento del hombre actúa de modo similar a como
lo hace el gas en el vacío de una cámara; ésta se llenará por
completo y por igual cualquiera que sea su capacidad.
Análogamente, el sufrimiento ocupa toda el alma y toda la conciencia
del hombre tanto si el sufrimiento es mucho como si es poco.
Entonces el autor nos dice que el "tamaño" del sufrimiento humano
es absolutamente relativo, de lo que se deduce que la cosa más nimia
puede originar las mayores alegrías. El autor nos pone un ejemplo
cuando los cambiaban de campo, todos temían que aquel traslado
los llevara al campo de Mauthausen y su tensión aumentaba a
medida que se acercaban a un puente sobre el Danubio que el tren
tenía que cruzar para llegar a Mauthausen, según sabían por lo que
contaban los prisioneros más experimentados. Los que no hayan
visto nunca algo parecido no podrán imaginar los saltos de júbilo que
los prisioneros daban en el vagón cuando vieron que su transporte
no cruzaba aquel puente y que "sólo" se dirigían a Dachau.
También se da en esta fase el canibalismo, es algo que uno no quiere
imaginarse, pero en esta situación la necesidad de que no tenían que
comer influyo en el actuar de los prisioneros, esto fue ocasionado por
los nazis.

Como dice el autor muchos cautivos que le compadecieron se


quedaron en un campo donde el hambre se iba a ensañar en ellos
con mayor fiereza que en este nuevo campo. Habían intentado
salvarse, pero lo que hicieron fue sellar su propio destino. Meses
después, tras la liberación, encontró a un amigo de aquel campo,
quien le contó que él, como policía, había tenido que buscar un trozo
de carne humana que faltaba de un montón de cadáveres y que la
rescató de un puchero donde la encontró cociéndose. Esto
es desagradable, pero muchos nazis en ese tiempo hasta se
mofaban de esto. Como decía el líder Hermann Goering, bromeaba
acerca del canibalismo en los campos, diciéndole a un diplomático
que, en los campos de los prisioneros de guerra soviéticos, después
de haberse comido todo lo que era posible, incluyendo las suelas de
sus botas, ellos han empezado a comerse unos a otros y lo que es
aún más serio, se han comido también a un guardia alemán. Esto es
atroz. Estaba además aquella apatía que, en buena parte, contribuía
a los sentimientos del prisionero y esto influyo también en su
conducta.
Por otro lado, a pesar de que hayan sido tratados de la peor manera,
la única cosa que no se les pudo quitar era su libertad interior, su yo
más íntimo pues, aunque estaban cerrados podían ser ellos mismos
nadie podía influir en lo que pensaban.

También se habla de la logoterapia, Es decir que hay mucha


sabiduría en Nietzsche cuando dice: "Quien tiene un porque para vivir
puede soportar casi cualquier como". Los campos de concentración
nazis fueron testigos de que los más aptos para la supervivencia eran
aquellos que sabían que les esperaba una tarea por realizar. No cabe
duda de que el profundo interés por volver a escribir el libro le ayudó
a superar los rigores de aquel campo, entonces podemos concluir
diciendo que nunca conseguiremos que el paciente se sobreponga a
su condición si no complementamos el tratamiento psicoterapéutico
con la logoterapia, ya que al llenar su vacío existencial se previene al
paciente de ulteriores recaídas. Así pues, la logoterapia está indicada
no sólo en los casos neógenos como señalábamos antes, sino
también en los casos psicógenos y, sobre todo, en lo que se ha
denominado en este tema.

La Logoterapia es reconocida a nivel mundial como la Tercera


Escuela Vienesa de Psicoterapia, entendiendo como la primera al
Psicoanálisis de Sigmund Freud y como la segunda a la Psicología
Individual de Alfred Adler.
Es un tratamiento y acompañamiento para personas que sufren
problemas existenciales, ante el cambio de costumbres, la
devaluación de las tradiciones y de los valores, así como una pérdida
de sentido o crisis personal.
La Logoterapia detecta los síntomas de vacío existencial y despierta
en el ser humano, la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás
y ante la vida. La Logoterapia invita a hacernos conscientes de
nuestra libertad de elegir y asumirla responsablemente, por ello es
un camino hacía el crecimiento personal.
También se habla de la neodinàmica, es el estado de salud mental y
el equilibrio interno, esto puede deberse a la doble pérdida en un
verdadero ser humano al cual no dicen lo que tiene que hacer, por lo
que el hombre posee conformismo y totalitarismo. Éste difiere de un
hombre a otro, de una hora a otra, de un día a otro etc. lo que importa
es el significado de la vida de cada individuo en un momento
dado. Ahora el suprasentido es el sentido que excede y sobrepasa la
capacidad intelectual del hombre, en logoterapia se llama
suprasentido.
Tercera Fase: La liberación.
Los prisioneros con siguieron su libertad, pero ni así ellos pudieron
sentir esa emoción de alegría por ver salido, es asi donde el autor
muestra como los humanos no pueden vivir sin pensar que será su
futuro pues en el momento de la liberación de los reclusos muchos
se debieron haberse preguntado que es lo que realmente quieren sus
objetivos. Durante su vida en el campo de concentración se ve como
vería el ser humano, su carácter y su forma de adaptación a las
situaciones. También muestra como muchos de ellos se aferraron a
sus vidas y no le dieron importancia a la forma en como estaban en
ese momento, este libro nos enseña que todo aquel que perdía la fe
en su futuro estaba condenado; también que quien tiene algo porque
vivir puede soportar cualquier cosa y no dejarse vencer por las
circunstancias si no dar todo de uno mismo.
Conclusión:

Este libro nos da una gran reflexión, como persona me deja una gran
enseñanza me hace pensar en la gente que se da por vencida de
manera muy rápida, pienso que si todos en un instante de nuestra
vida nos plantearemos esta pregunta ¿Cuál es nuestra meta? la
respuesta nos daría alegría pero sobre todo una razón para no
darnos por vencidos en nuestra vida personal tal es el ejemplo de
Viktor Frankl que su única meta era vivir no importando el ambiente
sino cumplir lo que se había propuesto y consecutivamente
dejándonos a nosotros una enseñanza el no darnos por vencidos
aunque la situación sea demande. También no dejarse vencer por el
miedo ya que hace que uno tome decisiones no correctas o tener
pensamientos irracionales. Desde el punto de vista de la psicología
lo que les sucedía a los prisioneros era una especie de
despersonalización, lo que pasaba es que se acordaban de todas
aquellas horribles experiencias y aunque podrían haber sentido la
alegría de ser liberados ya no sentían esos sentimientos y los
tendrían que volver a aprender.