Está en la página 1de 2

México no está para regalar curules plurinominales

Por lo que tomando en consideración que México requiere recursos para la reconstrucción de
México, abatir la miseria y el desempleo, se deben de reformar los artículos 52, 53, 54 y 56 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, proponiéndose queden de la siguiente
forma:
Artículo 52. La Cámara de Diputados estará integrada por 300 diputados electos según el
principio de votación mayoritaria relativa, mediante el sistema de distritos electorales
uninominales.
Artículo 53. La demarcación territorial de los 300 distritos electorales uninominales será la
que resulte de dividir la población total del país entre los distritos señalados.
La distribución de los distritos electorales uninominales entre las entidades federativas se
hará teniendo en cuenta el último censo general de población, sin que en ningún caso la
representación de una entidad federativa pueda ser menor de dos diputados de mayoría.
Artículo 54. Derogado.
Artículo 56. La Cámara de Senadores se integrará por sesenta y cuatro senadores, de los
cuales, dos por Estado y dos en la Ciudad de México, que serán elegidos según el principio de
votación mayoritaria. La Cámara de Senadores se renovará en su totalidad cada seis años.
Estos recursos deben destinarse para la reconstrucción de México, crear fuentes de empleo y
abatir la miseria que vivimos los mexicanos.
Una democracia que no se mide en votos ni en simpatizantes o militantes, sino en acciones,
obras y servicios públicos reales, auténticos y concretos; el distribuir millones y millones de
pesos en apoyos y financiamiento de actividades de hoy en día, nueve partidos políticos
nacionales, sin contar la inmensa cantidad de estos de manera local en los estados; eso, en
opinión no es democracia, es solo consentir a grupos opositores y tenerlos sojuzgados y en
cierta forma "disciplinados", para no ver obstaculizado un mal "sistema" de gobierno. Nuestra
deuda eterna con los gobiernos del exterior, agobiada con las internas como el IPAB, el rescate
de los banqueros, el rescate carretero, etc… cuanto se podría abonar con lo que se asigna a cada
partido, partidos que en nada benefician a México y si lo empobrecen más, y que además, solo
dividen a los pueblos, porque sus pleitos individuales, sus rivalidades y revanchismos, lo
convierten en pleito de todos, los convierten en conflictos particulares de todos los ciudadanos,
así se siembra la violencia, así se siembran las inconformidades, así se siembra
tanta inseguridad, tanta provocación y tantas agresiones entre la ciudadanía.
Es por ello que la democracia, solo existe en el pensamiento de quienes la conocen e
inventaron; cuyos cómplices el IFE hoy INE y los órganos electorales de los estados, al no
obligar o hacer cumplir las leyes de sus códigos y leyes internos, pues en uno de sus tantos
apartados manda y obliga retirar de la vía pública toda propaganda de candidatos y partidos
políticos en campaña, es decir debe desaparecer toda propaganda una vez concluido el término
legal de campaña.
Leyes que como siempre en nuestro México, nunca se cumplen, pero, los barrios, colonias,
pueblos y ciudades tienen que soportar los kilómetros y toneladas de basura electoral, que cada
uno de esos partidos políticos y candidatos dejan en su diario recorrer en busca del voto.
En cambio, con ese dinero tirado a la basura deben hacerse obras y mejorarse los servicios, en
lugar de darse paliativos...
Nuestro deseo es aportar una sencilla palabra o humilde pensamiento, que coadyuve en la
búsqueda de un mejor futuro en nuestras lealtades, comportamiento moral, civismo y buena
vecindad.
Por otra parte, todas aquellas imágenes de recriminaciones, reproches y ataques mutuos que
los precandidatos se hacen es lo que más afecta no al partido al que pertenecen, sino a nuestro
México.