Está en la página 1de 14

BOLILLA Nº 1

ANTECEDENTES Y EVOLUCIÓN DEL DERECHO COMERCIAL. LA UNIFICACIÓN EN EL CCYCN

1. ORIGEN Y EVOLUCION DEL D° COMERCIAL


El comercio, desde siempre, significa negociar, con Ánimo de lucro sobre bienes, en especial
MERCADERIAS de uso y consumo. La compraventa es la operación fundamental, pero en torno de
ella surgen el préstamo, el comodato, el depósito, la fianza, forma de representación, etc. describe
Guyot, lo que hace el comerciante es el intercambio que se realiza en el momento en que cada uno
atribuye a la cosa que adquiere más valor que a la q cede, es decir, una variada forma de trueque
cada parte compra a la otra.
El comercio reconoce una génesis rudimentaria en el trueque, después aparece la moneda y más
adelante el crédito. De la primera habilidad humana consiste en apreciar el valor de los objetos, fijar
su equivalencia, se pasa a la habilidad para el cambio, para la transmisión de bienes muebles,
obteniendo una diferencia económica a su favor. Esta tarea mercantil, será la que origine uno de los
grandes cambios sociales de la historia, el desarrollo de una nueva clase.
Fontanarrosa dice será comercio en sentí jurídico, todo supuesto de hecho al que la ley califica de
mercantil. Esta idea implica que comercio en sentido jurídico es todo lo que la ley dice que lo es.
Etcheverry dice que no interesa lograr un concepto jurídico de comercio, porque la ley mercantil
regula una temática que en ocasiones excede el concepto económico de comercio y en otras delega
en distintas ramas del derecho la regulación de diversos aspectos del fenómeno social definido por
la ciencia económica llamado comercio.

La edad media: el sistema preponderantemente subjetivo


Con la invasión de los bárbaros se opera un cambio en el centro del poder. En este periodo
medieval desciende el nivel cultural; decaen las escuelas, las leyes, la administración pública y la
justicia.
En la baja edad media el comercio llega a su mínima expresión; el tráfico mercantil por tierra en
largas distancias se hace imposible; el marítimo ve mengada su vitalidad anterior.
Los pueblos invasores traen sus leyes y costumbres jurídicas, las que ese enfrentan con el rigorismo
formal romano .El mare nostrum romano no estimula ya el tráfico mercantil marítimo y esto
empobrece al continente.
Hacia el SXI apare un paulatino reordenamiento de valores, roles y normas: feudalismo. La
inseguridad del habitante en general, lo impulsa a buscar su protección en caudillos fuertes, a
quienes se llama señores. La economía es en esta etapa eminentemente agrícola y su control y
propiedad están en manos del señor feudal.
Hasta el SXVI, son las ciudades puertos las que impulsa al comercio medieval.
En el SXI se produce un cambio: empieza una era de prosperidad en Europa central; aumenta la
riqueza agrícola y crece la población. Se produce con el advenimiento de la industrialización: la
migración del hombre al campo.
El mercader es una nueva figura que resalta entre las que viven en ciudades: acumula riquezas y
estas le dan poder.
Comienza en el SXIII el uso de libros y normas de contabilidad por partida doble; el trafico se
completa, los negocios que abarca son mayores: ello determina la creación de diversas formas de
acumulación de capital. El comerciante comienza a tener sus instituciones.
Poco a poco, cada uno en el nivel que puede, sale de la dependencia campesina como artesano,
vendedor ambulante, mercader al por menor o en mayor escala. Esta nueva clase desafía a la
señorial y quiere e impone reglas de vida y trabajo.
Los burgueses quieren el poder político y tribunales propios según las necesidades de la dinámica
de las transacciones; desean libertad de residencia, seguridad de la persona y de los traslados
personales y de las mercaderías; libertad para negociar. Todo esto se logra cuando se acepta una ​LEX
MERCATORIA basada en usos, costumbres y normas que regulan la actividad de grandes y pequeños
mercaderes. Ese conjunto de normas de contenido jurídico es el estatuto del comerciante, que tiene
un neto matiz subjetivo y profesional. Era necesario ya que los mercaderes necesitaban reglas
simples que las del d° común que facilitaran la celeridad de las operaciones.

a) Ferias y mercados: en ambos se intercambian o venden productos, se rinden cuentas y se


liquidan las deudas; la venta al menudeo se produce en los mercados, a las ferias van los mercaderes
profesionales y se celebraban 2 veces al año como mucho.

b) Las casas de comercio: la evolución del d° mercantil con la superación de la figura personal
del comerciante. Más allá de la “casa comercial”, aparecen las organizaciones: figuras asociativas,
descentralización por medio de matrices y filiales, el uso de marcas específicas para los productos,
organizaciones más complejas a las cuales se suma empleados y auxiliares.

c) El contrato de cambio: figuras jurídicas utilizadas por los comerciantes con el fin de agilizar
sus negocios, evitar el envío de moneda metálica a lugares lejanos y de simplificar pagos y enjugar
deudas.

d) Las corporaciones: nacen como centros de autorregulación, como protección contra el poder
gubernamental, y también en concepto de agrupaciones profesionales implica el d° estatuario. Las
corporaciones se forman entre comerciantes o entre artesanos.

e) La jurisdicción: el comerciante, el artesano, no se ve suficientemente atendido en sus


conflictos por los jueces, acostumbrados a resolver asuntos civiles. Aparecen primero los árbitros
mercantiles, personificados por los comerciantes de mayor prestigio; después se crea la jurisdicción
consular, especializada para aplicar la justicia frente al orden creado por las costumbres y
consentimiento informal de las partes.
Guyenot sostiene que el d° comercial fránces está basado, racionalmente, en un concepto subjetivo
lleno de buen sentido; es el d° de los comerciantes únicamente, es decir, de quienes hacen profesión
habitual de comprar para revender.

El renacimiento: La objetivación del sistema


Con la serie de fenómenos de gran cambio que lo caracterizan, impone un desarrollo e impulso
fundamental al d° comercial. Las cruzadas primero, los viajes, exploraciones y descubrimientos y los
grandes inventos después, contribuyen a consolidar este d°. En esa época Europa sale de una larga
crisis de crecimiento: se fundan monarquías poderosas.
El d° comercial pasa en esta época a formar parte del d° estatal de los Estados Monárquicos; ellos
reivindican para sí el monopolio de la función legislativa.
En este periodo y no con la codificación, se produce la objetivación del d° comercial: muchos no
comerciantes practican uno o más actos de los realizados por mercaderes, pero sin intención
profesional. La ley aplicable natural que se impone es la mercantil, porque así lo exige el
razonamiento lógico.
El pasaje del mundo subjetivo al objetivo, se funda en la generalización de técnicas y ppios propios
de los mercaderes a otros grupos sociales; así el d° comercial, sin perder su carácter esencial de d°
regulador del estatuto profesional de unos determinados protagonistas del trafico económico, paso
a aplicarse no solamente a los miembros de unos concretos gremios, sino también a todos aquellos
otros sujetos que, aun resultando ajenos o extraños a las corporaciones mercantiles, realizabas de
hecho negociaciones semejantes a las de los mercaderes.

La reunificación del derecho privado


Las opiniones sobre el tema de unificación están divididas: Halperin era partidario de la unificación
de las relaciones económicas. Farina, quien se opone a la unificación del d° privado; en virtud de los
ppios que rigen al d° comercial y que le otorgan autonomía, sostiene que frente al quietismo del d°
civil, aparece nuestro derecho: dinámico y cambiante. Señala que pretender encerrar a ambos
derechos en un solo código derivará en un perjuicio de ambos sin beneficio alguno.
Sacco justifica el método adoptado en 1942 en que han desaparecido las diferencias entre el d° civil
y el comercial que dieron lugar a la codificación separada del SXIX, en particular las que hacían que el
d° comercial fuera un d° de los comerciantes, cuyas instituciones a veces no se adaptaban a la
racionales del d° civil; asila sociedad de hecho no encajaba en la noción de acto jurídico ni la letra de
cambio a la idea de causa como elemento necesario en todo contrato; por lo demás, sus
controversias eran resueltas por los prácticos y no por los jueces doctos.
Rivera expresa su opinión a favor de la unificación con un criterio respaldado por una tradición
doctrinaria. De allí que la reforma constitucional de 1994 incorpora expresamente la posibilidad de
tal unificación. Esta es necesariamente parcial. Se incorporan algunas leyes al cuerpo del código pero
muchos microsistemas legislativos subsisten; en particular el área del d° comercial perviven la Ley de
Sociedades, de Concursos, de Seguros, la de Navegación, etc.
En 1987, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de unificación de la
legislación Civil y Comercial de la Argentina. Fue elaborado por una Comisión Especial. Aprobado por
la Cámara de Senadores, se convirtió en ley 24.037, luego vetada por el presidente Menem.
A partir de ese injustificado veto, se elaboraron varios proyectos de unificación del derecho privado.
Algunos en sede del Poder Ejecutivo. Otros en el Parlamento. El proyecto de 1987, se limita a
proyectar normas de Derecho Privado Patrimonial. Se entiende que, si bien el Derecho de Familia es
parte del Derecho Civil, no era conveniente legislar en ambos temas, pues su tratamiento requiere
tiempos, interlocutores y consultas distintas, reflexión y maduración legislativa.
El proyecto de 1987, mantiene la numeración del Código Civil. Esto era importante porque: “Lo
primero, es la originalidad del método empleado, que tiene entre otros el mérito de mantener la
estructura del Código Civil, y la enumeración de los artículos. Se disminuye de ese modo el impacto
del cambio pero, tal vez más importante, se mantiene la vigencia de un Código, que con los defectos
técnicos que se le puedan atribuir, organizó la vida civil de la República, y cuya subsistencia,
asegurada por los cambios propuestos, contribuirá al sentimiento de continuidad de la nacionalidad
y sus instrumentos fundamentales por sobre las muchas peripecias que la han lastimado en las
últimas décadas”.
En 1987, se alumbró otra gran reforma: la incorporación del divorcio vincular, entendido como la
ruptura del vínculo y la disolución de la sociedad conyugal. Se trató de otro momento en que la
sociedad argentina se dividió entre quienes respaldaban la ley y sus detractores.

La nueva Lex Mercatoria, la constitución económica y las nuevas figuras comerciales


A partir de la segunda mitad del siglo XX con el fenómeno de la globalización, el Derecho Comercial
ha visto surgir una nueva lex mercatoria supraestatal, creada, al igual que en el pasado, por los
propios comerciantes, quienes además, resuelven sus diferencias no en tribunales estatales
ordinarios sino a través de árbitros y también de cortes arbitrales internacionales. A lo interno de los
estados, el Derecho Comercial es ahora un derecho que se enmarca dentro de la llamada
constitución económica y al cual también colabora en caracterizar el derecho fiscal y aún el laboral:
La entera actividad comercial está enmarcada dentro de la tutela de la llamada “constitución
económica”, que, en nuestro caso, comprende y tutela la libertad de empresa y la propiedad, pero
también la obligación del Estado de velar por el más adecuado reparto de la riqueza y la protección
del consumidor y también del ambiente.
El Estado, por un lado, abandona su participación en el mercado como agente directo, dejando así
más espacio a la actividad privada y por otro lado incursiona regulando tal actividad en forma
externa, sobre todo en tutela de los derechos de los consumidores.
Por otra parte, las últimas décadas han visto surgir nuevas y ciertamente muy interesantes figuras
comerciales, sobre todo contractuales, como el leasing, el factoring, el engineering y otros; sin
olvidar los nuevos “títulos”, desmaterializados, que actúan como activos financieros. Muchas de
estas nuevas figuras tienen un claro antecedente del derecho anglosajón.

Perspectivas
En este momento, el Derecho Comercial está en un período de transición en el cual conviven
institutos derivados de la época de la revolución industrial (empresa, producción en masa, bienes
materiales) con los institutos de la sociedad post-industrial o sociedad de la información (donde lo
importante es el conocimiento, inmaterial por definición), sin que pueda decirse que el Derecho
Comercial que regula a los primeros puede servir para regular a los segundos, salvo que sufra
cambios sustanciales. El Derecho Comercial de este milenio debe considerar a los empresarios y sus
costumbres (lex mercatoria) tanto como al consumidor, y situaciones como la firma digital, las
acciones y valores desmaterializados, la contabilidad informática, etc.
La evolución del d° mercantil sigue produciéndose y está pasándose a lo que podríamos definir como
Derecho de mercado. Este derecho del mercado sería un derecho mixto, o sea, privado y público, y
un mercado que probablemente incluirá no solo a los consumidores y a los empresarios, quienes por
definición actúan en forma profesional o habitual, sino también a los profesionales habituales

El concepto del d° de la empresa. El empresario y la empresa en la nueva dogmática civil y


comercial
Si bien no hay más “comerciante” existen nuevos sujetos comerciales que son los obligados
contables. De ello se sigue que el Código, no obstante la unificación anunciada, admite dos
categorías de “personas humanas”, una general y otra especial, sujeta a obligaciones contables que,
su vez, necesariamente, estarán sujetas también a practicar una inscripción de antecedentes
(publicidad). Esta categoría “especial” está compuesta por dos clases de personas humanas:
● Las que realizan una actividad económica organizada, y
● Las que son “empresarios”, en el sentido de ser titulares de una empresa o de un
establecimiento comercial, industrial o de servicios.
De ambas categorías resulta que no solo los empresarios integran esta categoría especial de
personas humanas sino también quienes no siéndolo, realizan una actividad económica organizada
que no llega a configurar una empresa, a los que denominaremos “cuasi-empresarios”. Analizaremos
brevemente a continuación ambos conceptos.
Se ha definido a la “empresa” como la organización en la cual se coordinan el capital y el trabajo y
que, valiéndose del proceso administrativo, produce y comercializa bienes y servicios en un marco
de riesgo. Además, busca armonizar los intereses de sus miembros y tiene por finalidad crear,
mantener y distribuir riqueza entre ello.
A nivel jurídico la empresa no tiene un estatuto propio por lo que debe atenderse al régimen legal de
sus diversos elementos descriptos, resultando de interés los aportes del derecho tributario y del
derecho laboral. El empresario será su elemento subjetivo, sea persona individual o jurídica, como el
sujeto que es titular de todas las relaciones jurídicas y responsable de ella. Por su lado, los
trabajadores, estarán regidos por las normas laborales, previsionales y sindicales respectivas. Por
todo ello, el término “empresa” se utiliza en Derecho en forma ambigua ya que, ora designará al
establecimiento comercial o industrial, ora se referirá al empresario titular y responsable de su
acontecer, ora señalará la actividad cumplida, todo lo que exige diferenciar en cada caso los alcances
de la expresión.

2. EL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION SANCIONADO POR LEY 26994


Fundamentos de la reforma
✓ Constitucionalizar el derecho privado. La mayoría de los códigos existentes se basan en una
división tajante entre el d° público y privado. El anteproyecto, toma muy en cuenta los tratados en
general, en particular los de derechos Humanos y los reconocidos en todo el bloque de
constitucionalidad. Innova profundamente al receptar la constitucionalización del d° privado, y
establece una comunidad de principios entre la constitución, el d° público y el privado. Esta decisión
se ve casi en todos los campos: la protección de la persona humana a través de los d°’s
fundamentales, los derechos de incidencia colectiva, la tutela del niño, de las personas con
capacidades diferentes, de la mujer, de los consumidores, de los bienes ambientales y muchos otros
aspectos. Puede afirmarse que existe una reconstrucción de la coherencia del sistema de derechos
humanos con el derecho privado.
✓ Reflejar e integrar la identidad cultural latinoamericana.
✓ Código para la seguridad jurídica en las transacciones comerciales.
✓ Consagrar la igualdad real y el principio no discriminatorio.
✓ Código de los derechos individuales y colectivos.
✓ Código para una sociedad multicultural.
✓ Código que evite la litigiosidad y garantice el acceso a la justicia.

Principales caracteres
1-Sanciona y crea el CCYCN;
2-Deroga el código civil y el código de comercio (y todas las leyes que fueron subsumidas en él);
3-Crea normas de Transacción o de derecho de transacción, que principalmente está ligado al
derecho de familia. De manera q para entender estas normas de transacción, nos remitimos al art 7
del Título Preliminar;
4-Crea el TITULO PRELIMINAR, el cual contiene una serie de PRINCIPIOS de INTERPRETACIÓN de
Constitucionalidad y de Convencionalidad (de todas las relaciones jurídicas y los contratos). De
manera q esos principios se aplican a todo el ccycn, modificando su interpretación, ya que el CV
miraba hacia el pasado, acerca del ESPIRITU de la LEY; no obstante que el nuevo código mira hacia el
futuro, acerca de la FINALIDAD de la LEY.
El ccycn, sancionado por la ley 26994, deja de ser casuístico como lo era el CV y el código francés, q
buscaba tener toda una regulación de las ramas del derecho privado; hoy el nuevo código se basa en
una exposición de principios. La consecuencia es la interpretación que se realiza en él, de manera
que la interpretación más importante la realiza el juez en cada caso particular, debiendo tomar una
decisión razonablemente fundada, basándose en los principios q establece el Título Preliminar con el
principio de Razonabilidad.

3. CONCEPTO, CONTENIDO Y AUTONOMIA DEL DERECHO COMERCIAL LUEGO DE LA


REFORMA POR LA LEY 26944
El nuevo C.Civil y Comercial de la Nación, no obstante su denominación, ningún capitulo destina a
la materia comercial, ni hace referencia al acto de comercio, comerciante, obligaciones de los
comerciantes, ni a los agentes auxiliares de comercio, ni a la jurisdicción mercantil.
Se mantienen las ​NORMAS DELIMITATIVAS (d ​ isponen en qué casos se aplica la ley comercial), con
los siguientes alcances:
❖ El comerciante fue reemplazado por el “empresario” (o el cuasi empresario);
❖ Se mantienen los estatutos de los “agentes auxiliares de comercio” contenidos en leyes
especiales como son las del martillero y del corredor;
❖ El acto de comercio fue desplazado por la “actividad económica organizada”;
❖ El nuevo eje del derecho comercial es “la empresa”, tanto para el sujeto individual como
para el sujeto colectivo Incorpora contratos comerciales atípicos y a los contrarios bancarios,
introduce reglas generales en materia de títulos de crédito y regula el contrato de arbitraje y los
contratos de consumo.
❖ En materia de sociedades, no existe más la sociedad civil ni la comercial, ya que con la
reforma de la ley 26994 a la ley de Sociedades 19.550, la que se denomina ahora Ley General de
Sociedades, hay un tratamiento único y no existe más el “objeto comercial” para diferenciar entre sí
a las sociedades de hecho.
La continuación de la empresa se procura mediante los mecanismos de tolerancia de la
Unipersonalidad sobreviniente, efecto no liquidatorio de las nulidades y posibilidad de reactivación
societaria en todos los casos si existe viabilidad económica y social de la subsistencia de la actividad.
Por otra parte tenemos las ​NORMAS PRESCRIPTIVAS (​disponen cuáles son las consecuencias de
aplicar la ley comercial, las que fundamentalmente consisten:): el estatuto del “comerciante” se
reemplaza por el estatuto del empresario (o cuasi empresario) que sigue sometido un régimen de
contabilidad obligatoria y aun régimen de publicidad registral.
Y si bien las reglas contables son antiguas y la publicidad registral esta mencionada pero no
reglamentada, tales exigencias se mantiene también para los empresarios colectivos y fueron
extendidas a sujetos sin fines de lucro, como es el caso de las asociaciones civiles.
Asimismo, la desaparición de la sociedad civil al unificar a todas las sociedades bajo la exigencia de
ser titulares de una empresa implica opción legislativa por la solución comercial preexistente.
Igualmente la obligación de rendir cuentas, propia de los comerciantes se expande a sujetos no
mercantiles.
De todo ello surge que, a pesar de la supresión “normal” de lo mercantil en el nuevo Código, que
crea una apariencia derogatoria, la realidad sustantiva es que su “materia” ha permanecido, y en
muchos campos, se ha extendido, manteniéndose sus diversas “autonomías” a saber:

Constitucionalización del derecho comercial:


1. Autonomía Científica​: que resulta del mantenimiento de sujetos diferenciados sometidos a
un estatuto especial y de soluciones legales diferentes apara algunos casos sin perjuicio de la
extensión de soluciones comerciales a relaciones antes civiles (representación, rendición de cuentas,
arbitraje, etc.)
2. Autonomía Docente: como necesaria consecuencia de la autonomía científica en tanto
implica mantener un objeto de estudio diferenciado del civil, con principios, reglas y características
propias.
3. Autonomía Legislativa: si bien se pierde en cuanto a las materias incorporadas al nuevo
estudio si se conserva intacta en las leyes comerciales no codificadas cuya vigencia se mantiene
expresamente. Por último, existen óbices legales para el mantenimiento de la ​“Autonomía
Jurisdiccional​”, sea nacional y/o local, del Derecho Comercial.
Sin perjuicio de ellos, el aludido “perjuicio nominalista” exigirá al interprete, en algunos casos, investigar
sobre el régimen (comercial o civil) aplicable a un sujeto determinado o a un contrato concreto y
sobre sus consecuencias.

4. NORMAS TRANSITORIAS. LEY 26994 (CCYCN)


ARTÍCULO 8° — ​Dispónense como normas complementarias de aplicación del Código Civil y Comercial
de la Nación, las siguientes: Primera. “En los supuestos en los que al momento de entrada en vigencia
de esta ley se hubiese decretado la separación personal, cualquiera de los que fueron cónyuges
puede solicitar la conversión de la sentencia de separación personal en divorcio vincular. Si la
conversión se solicita de común acuerdo, es competente el juez que intervino en la separación o el del
domicilio de cualquiera de los que peticionan, a su opción; se resuelve, sin trámite alguno, con la
homologación de la petición. Si se solicita unilateralmente, es competente el juez que intervino en la
separación o el del domicilio del ex cónyuge que no peticiona la conversión; el juez decide previa vista
por tres (3) días. La resolución de conversión debe anotarse en el registro que tomó nota de la
separación.” Segunda. “Se consideran justos motivos y no requieren intervención judicial para el
cambio de prenombre y apellido, los casos en que existe una sentencia de adopción simple o plena y
aun si la misma no hubiera sido anulada, siempre que se acredite que la adopción tiene como
antecedente la separación del adoptado de su familia biológica por medio del terrorismo de Estado.”
(Corresponde al artículo 69 del Código Civil y Comercial de la Nación).

ARTÍCULO 9° — Dispónense como normas transitorias de aplicación del Código Civil y Comercial de
la Nación, las siguientes:​
Primera. “Los derechos de los pueblos indígenas, en particular la propiedad comunitaria de las
tierras que tradicionalmente ocupan y de aquellas otras aptas y suficientes para el desarrollo
humano, serán objeto de una ley especial.” (Corresponde al artículo 18 del Código Civil y Comercial
de la Nación).
Segunda. “La protección del embrión no implantado será objeto de una ley especial.” (Corresponde
al artículo 19 del Código Civil y Comercial de la Nación).
​Tercera. “Los nacidos antes de la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación por
técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz y del hombre o la mujer que
también ha prestado su consentimiento previo, informado y libre a la realización del
procedimiento que dio origen al nacido, debiéndose completar el acta de nacimiento por ante el
Registro Civil y Capacidad de las Personas cuando sólo constara vínculo filial con quien dio a luz y
siempre con el consentimiento de la otra madre o del padre que no figura en dicha acta.”
(Corresponde al Capítulo 2 del Título V del Libro Segundo del Código Civil y Comercial de la Nación).
Cuarta​. “La responsabilidad del Estado nacional y de sus funcionarios por los hechos y omisiones
cometidos en el ejercicio de sus funciones será objeto de una ley especial.” (Corresponde a los
artículos 1764, 1765 y 1766 del Código Civil y Comercial de la Nación).
ARTICULO 10. — ​Comuníquese al Poder Ejecutivo nacional

Los usos y las costumbres


“ARTICULO 1.-​Fuentes y aplicación. Los casos que este Código rige deben ser resueltos según las leyes
que resulten aplicables, conforme con la Constitución Nacional y los tratados de derechos humanos
en los que la República sea parte. A tal efecto, se tendrá en cuenta la finalidad de la norma. L​ os usos,
prácticas y costumbres son vinculantes cuando las leyes o los interesados se refieren a ellos o en
situaciones no regladas legalmente, siempre que no sean contrarios a derecho.”​
*Si la ley remite a la costumbre, porque es una fuente subsidiaria
*En situaciones no regladas legalmente; si la ley no regula un supuesto de hecho, existe una laguna
que puede ser integrada por la costumbre.
La costumbre puede derogar la ley por el desuso, pero ello tiene un límite, puesto que alcanza sólo a
las leyes dispositivas o supletorias y no a las imperativas

Título preliminar
Es concebido como la puerta de entra al código civil y al resto del sistema. Su utilidad es manifiesta
en el campo de la aplicación e interpretación del d’, ya que provee unas líneas de base enfocadas en
la argumentación jurídica razonable dentro de un sistema basado en ppios y reglas.
El panorama se amplía ya que no se trata solo de ley, sino de todas las demás fuentes: doctrina,
costumbres. Asimismo, el código recepta disposiciones contempladas en la constitución y en los
tratados internacionales, y contempla además de reglas determinadas, ppios y valores.
El título preliminar amplio su contenido a otras cuestiones, como se explica a continuación:
El derecho: se incorporan directivas referidas a la obligación de decidir, las fuentes y reglas de
interpretación
Las leyes: se regula la ley como fuente formal principal; obligatoriedad de la ley, leyes transitorias,
modo de contar intervalos del derecho.
El ejercicio de los derechos subjetivos: dirigidos al ciudadano; buena fe, abuso de los derechos,
fraude a la ley, renuncia a a ley, etc.
Los derechos y los bienes: se especifica el campo regulatorio del código en la materia
ARTICULO 2°.- “Interpretación.​ La ley debe ser interpretada teniendo en cuenta sus palabras, sus
finalidades, las leyes análogas, las disposiciones que surgen de los tratados sobre derechos humanos,
los principios y los valores jurídicos, de modo coherente con todo el ordenamiento.”
*A diferencia del CV, ya no se hable acerca del espíritu de la ley (donde se miraba hacia el pasado). El
nuevo código mira ahora hacia adelante y se basa en la finalidad de la ley y las consecuencias de su
aplicación es decir la finalidad que tuvo en cuenta el legislador para crear la norma.
ARTICULO 3°.- “Deber de resolver​. El juez debe resolver los asuntos que sean sometidos a su
jurisdicción mediante una decisión razonablemente fundada.” P ​ RINCIPIO DE RAZONABILIDAD
ARTICULO 4°.- “Ámbito subjetivo. Las leyes son obligatorias para todos los que habitan el territorio de
la República, sean ciudadanos o extranjeros, residentes, domiciliados o transeúntes, sin perjuicio de
lo dispuesto en leyes especiales.”
ARTICULO 5°.- “Vigencia​. Las leyes rigen después del octavo día de su publicación oficial, o desde el
día que ellas determinen”
ARTICULO 6°.- “Modo de contar los intervalos del dere​cho. El modo de contar los intervalos del
derecho es el siguiente: día es el intervalo que corre de medianoche a medianoche. En los plazos
fijados en días, a contar de uno determinado, queda éste excluido del cómputo, el cual debe empezar
al siguiente. Los plazos de meses o años se computan de fecha a fecha. Cuando en el mes del
vencimiento no hubiera día equivalente al inicial del cómputo, se entiende que el plazo expira el
último día de ese mes. Los plazos vencen a la hora veinticuatro del día del vencimiento respectivo. El
cómputo civil de los plazos es de días completos y continuos, y no se excluyen los días inhábiles o no
laborables. En los plazos fijados en horas, a contar desde una hora determinada, queda ésta excluida
del cómputo, el cual debe empezar desde la hora siguiente. Las leyes o las partes pueden disponer
que el cómputo se efectúe de otro modo. “
“A​ RTICULO 7°.-“Eficacia temporal. A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las
consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. La leyes no tienen efecto
retroactivo, sean o no de orden público, excepto disposición en contrario. La retroactividad
establecida por la ley no puede afectar derechos amparados por garantías constitucionales. Las
nuevas leyes supletorias no son aplicables a los contratos en curso de ejecución, con excepción de las
normas más favorables al consumidor en las relaciones de consumo.” PRINCIPIO DE
IRRETROACTIVIDAD
*El artículo determina cual será la legislación aplicable a una situación o relación jurídica existente
ARTICULO 8°.-“​PRINCIPIO DE INEXCUSABILIDAD​. La ignorancia de las leyes no sirve de excusa para
su cumplimiento, si la excepción no está autorizada por el ordenamiento jurídico.”
ARTICULO 9°.-“​PRINCIPIO DE BUENA FE​.​ Los derechos deben ser ejercidos de buena fe”
*Es uno de los principios fundamentales del derecho. Además tiene relación en materia contractual
para determinar la responsabilidad de los sujetos, en el caso de la responsabilidad por daños como
en el caso de las garantías. Actualmente el código se refiere a la responsabilidad por evicción o vicios
redhibitorios
ARTICULO 10.-“Abuso del derecho.​ El ejercicio regular de un derecho propio o el cumplimiento de una
obligación legal no puede constituir como ilícito ningún acto. La ley no ampara el ejercicio abusivo de
los derechos. Se considera tal el que contraría los fines del ordenamiento jurídico o el que excede los
límites impuestos por la buena fe, la moral y las buenas costumbres. El juez debe ordenar lo
necesario para evitar los efectos del ejercicio abusivo o de la situación jurídica abusiva y, si
correspondiere, procurar la reposición al estado de hecho anterior y fijar una indemnización. “
ARTICULO 11.- “Abuso de posición domi​nante. Lo dispuesto en los artículos 9° y 10 se aplica cuando
se abuse de una posición dominante en el mercado, sin perjuicio de las disposiciones específicas
contempladas en leyes especiales. “
*El código se remite a la definición de abuso de posición dominante que existe en el d° de
competencia, pero agrega efectos jurídicos. De modo que, tanto la buena fe como el abuso de d° son
criterios complementarios de interpretación de la norma y además, se puede accionar en base a la
tutela preventiva y resarcitoria prevista en el art 10
ARTICULO 12.- “Orden público. Fraude a la ley. Las convenciones particulares no pueden dejar sin
efecto las leyes en cuya observancia está interesado el orden público. El acto respecto del cual se
invoque el amparo de un texto legal, que persiga un resultado sustancialmente análogo al prohibido
por una norma imperativa, se considera otorgado en fraude a la ley. En ese caso, el acto debe
someterse a la norma imperativa que se trata de eludir.”
*En materia comercial no existe el orden público. Se hace alusión a que existen normas cuya
modificación o renuncia están prohibidas. Ej: la ley de patente, contiene sanciones para el caso de
incumplimiento las cuales no se pueden modificar, disponer, renunciar
ARTICULO 13.-“Renuncia​. Está prohibida la renuncia general de las leyes. Los efectos de la ley
pueden ser renunciados en el caso particular, excepto que el ordenamiento jurídico lo prohíba. “
ARTICULO 14.-“Derechos individuales y de incidencia colectiva. En este Código se reconocen: a)
derechos individuales; b) derechos de incidencia colectiva. La ley no ampara el ejercicio abusivo de los
derechos individuales cuando pueda afectar al ambiente y a los derechos de incidencia colectiva en
general”
*Constituye una innovación ya que no estaba regulando en el CV. Esto surge como consecuencia del
fallo Halabi, en donde la Corte genera una nueva categoría de los derechos de incidencia colectiva.
Estos derechos de incidencia colectiva, en el ámbito del derecho comercia l, se encuentra
relacionados con el derecho al consumidor

5. PROBLEMÁTICA DE FUENTES: FUENTES DEL DERECHO COMO CRITERIOS DE OBJETIVIDAD


Fuentes formales y materiales
Las fuentes del derecho son los elementos a partir de los cuales el derecho comercial es creado y su
contenido determinado. La fuente material es lo constituye la realidad analizada, es la misma
actividad económica manifestadas en negociaciones, operaciones que el legislador va a regular luego
en la norma. La fuente formal es aquella de la que surgen normas con contenido obligatorio.
Debemos analizar con relación al derecho comercial la fuente formal por excelencia es la ley
mercantil. Fontanarrosa la define como el conjunto de normas emanadas de la autoridad potestativa
del estado destinadas a regular especialmente la materia comercial, contenidas en el Código de
Comercio y sus leyes especiales.
● Las leyes: tomamos este vocablo en sentido amplio, comprensivo de normas institucionales,
códigos, leyes generales o especiales, tratados internacionales y otras normas emergentes de otros
poderes, por ejemplo: ordenanzas municipales, resoluciones de diversos organismos.
Otras leyes contienen referencias al orden mercantil, asi como a otras ramas del ordenamiento; la ley de
defensa de la competencia apunta a la organización de un mercado sano y amplio, y sus norma
spueden reconocerse como mercantiles algunas, pero otras corresponden al d° administrativo.

● Los estatutos: ​existen dos disciplinas estatuarias destinadas a reglar ciertas obligaciones,
d°´s, deberes: el comerciante individual (el empresario) y el comerciante social o colectivo.
el estatuto del comerciante, está integrado por una serie de reglas que indican en que condiciones una
persona podrá producir bienes y servicios para el mercado.
El empresario-sociedad se destaca por ser un objeto abstracto de d°, que funciona con personalidad
unificada, sobre la base de un contrato suscripto por dos o más personas; ellas serán los titulares
dominiales indirectas del fondo afectado al giro y con un alcance variable, responsables por los actos
y negocios que con motivo de su actividad, celebren.

● Aplicación de la ley: e​ stablecer que una situación se rige por el orden legal comercial, es una
tarea judicial que puede cumplirse de diferentes modos. Distinguimos:
✓ Aplicación estatuaria: corresponde a ciertos estatutos establecidos por la ley
✓ Interpretación con utilización de los ppios informantes (ppios generales del d° mercantil)
✓ Utilización de la analogía: ciertas estructuras no legisladas o legisladas deficientemente.
✓ La utilización de la costumbre o los usos, según se explica más adelante
● Las costumbres y los usos: constituyen la fuente del d° más antigua, ya que nacen antes que
las normas escritas. La costumbre va pasando a ser ley positiva. Aparece como un dato prenormativo
que el d° debe considerar: puede rechazarla, oponiéndole soluciones de ilicitud; acogerla
expresamente, regulándola e incorporándola al orden positivo.
Barasi dice que la costumbre consiste en la observación constante y uniforme de un cierto comportamiento
por los miembros de una comunidad social, con la convicción de que responde a una necesidad
jurídica. Tendrá los siguientes caracteres: a) uniformidad en el modo de realización; b) repetición
constante; c) duración; d) conocimiento social generalizado. Los hechos o actos podrán ser
positivos o negativos, pudiendo constituir un aval de la ley o en ciertos casos derogándolos.
La costumbre y el uso, en cuyos caracteres coincide en general la doctrina nacional aparecen de manera
sobresaliente en el d° comercial por medio de estas manifestaciones: a) costumbre integrativa de la
ley, b) costumbre estatutaria; c) costumbre interpretativa; d) costumbre internacional.
La costumbre interpretativa actúa en sentido de fuente autónoma del d° comercial. El juez debe utilizar la
costumbre integrando las disposiciones legales, si las hay, como regla de d° destinada a resolver un
caso en forma justa.
La costumbre estatutaria implica la aceptación legal de ciertas modalidades de actuación que conducen a un
resultado jurídico concreto. La calidad de comerciante no se adquiere mediante acto de inscripción,
sino repitiendo un uso o costumbre: la reiteración de actos de comercio.
La costumbre, para tener relevancia jurídica en nuestra disciplina, debe ser reconocida en la plaza o región
donde se la invoca; puede ser general o local, y tiene que cumplir un considerable lapso de vigencia.
Se discute si quien invoca una costumbre tiene o no que probarla. En general la solución dependerá
de la mayor o menos notoriedad que la costumbre invocada posea. Si se la presume conocida y
general, podrá planteársela ante el juez sin más; en caso de duda, probarla.

● Jurisprudencia: las decisiones judiciales cumplen la misma función en materia civil y


comercial, ya que por medio de ellas se interpreta la ley y se la completa a la luz de los hechos
expuestos y probados. El juez emite verdaderas reglas de d° en cada caso que le es sometido,
pudiendo usar diversos métodos de interpretación judicial.
El juez procederá del siguiente modo:
a) Estudio del caso y su ubicación temporal y espacial
b) Examen atento de los hechos
c) Aplicación de la ley y de la costumbre correspondiente
d) El fallo dispondrá sobre la razón que asiste a cada parte y la eventual responsabilidad, sin
perjuicio de fijar los límites correspondientes a los efectos del negocio cumplido.
Una jurisprudencia que utiliza la costumbre, llena lagunas, es pacífica y está bien fundada, tiene un
importante valor, apreciable jerárquicamente después de la ley y la costumbre

● Doctrina: los juristas que hacen ciencia del derecho, interpretando leyes, fallos y
costumbres, influyen en la formación, modificación e interpretación del orden jurídico.
Los jueces se refieren habitualmente en sus fallos a la doctrina; el valor intelectual y científico del jurista dará
mayor o menos respaldo a una opinión doctrinaria.
La doctrina contiene un valor fundamental que se revela en la conceptualización de las instituciones del d°,
tarea que no deben realizar ni la ley ni el juez. También indicara la naturaleza jurídica de las normas
o grupo de normas,

● Principios generales del derecho: ​tienen una doble función; informan al ordenamiento
jurídico de manera que son considerados tanto en la elaboración como en la aplicación de las
normas y por otro lado, también son utilizadas para hallar soluciones concretas a casos
determinados en defecto de la ley o costumbre. Se encuentran implícitos en el título preliminar.
● La equidad: ​es el derecho natural interpretado objetivamente por el juez. Ella ampara los
bienes fundamentales del hombre cuya privación trae consigo la perdida de la existencia o de la
condición humana. El juez se servirá, entonces, de la equidad para establecer el derecho cuando la
ley aparece oscura e incompleta.

● La analogía: ​a falta de una disposición especifica que regule el caso concreto, se hace
necesario ir más allá y realizar una interpretación sistemática buscando ppios y normas aplicables. Es
necesaria en derecho comercial, ya que este es un derecho evolutivo y cambiante donde a diario se
presentan nuevas situaciones sociales y económicas. La analogía no crea nuevas leyes, sino que las
interpreta para que las normas se vayan generalizando y un caso se pueda extender al otro.

6. JURISDICCION COMERCIAL: ORIGENES Y FUNDAMENTOS


Nada establece el código sobre la jurisdicción comercial, la que tiene su origen en las corporaciones
medievales, en las que los comerciantes eran juzgados por sus pares procurándose una justicia ágil y
especializada. Suprimidas las corporaciones la justicia comercial subsistió dependiente del Estado en
algunos países.
Argentina:​ hay tribunales de comercio en la Ciudad de Bs. As. Por derivación histórica del Consulado.
Atendida por jueces con rango federal, la materia comercial está ubicada con carácter general en la
Justicia Nacional en lo Comercial, además, para algunas materias específicas en la justicia en lo Civil y
Comercial Federal.
En el resto del país no hay tribunales comerciales pero algunas provincias cuentan con tribunales
especializados en determinadas materias comerciales, tales como sociedades, concursos y/o registro
público de comercio, etc.
Ventajas​: es una justicia especializada con beneficios indudables aun cuando la creación de
tribunales específicos debe estar en función del número de causas de cada jurisdicción, salvo el caso
de concursos y quiebras donde a nuestro juicio los tribunales específicos deben imponerse en todas
las jurisdicciones, sin excepciones, y con carácter federal.
Nuevo Código: han desaparecido el “acto de comercio” como tal y la sujeción de los “comerciantes”
a la jurisdicción mercantil (art. 5° C.Comercio) sin embargo corresponde mantener la actuación de
una justicia comercial separada ya que el código nada dispone en contrario y son claras las grandes
ventajas que brinda la especialización.
En el orden nacional, el Dcto. Ley 1285/58 dispone que “Los jueces nacionales de primera instancia
en lo comercial de la C. Federal, conocerán en todas las cuestiones regidas por las leyes mercantiles
cuyo conocimiento no haya sido expresamente atribuido a los jueces de otro fuero conocerán
además en los siguientes asuntos:
a) Concursos civiles
b) Acciones civiles y comerciales emergentes de la aplicación del Dcto. 15348/46 ratificado por
Ley 12.962
c) Juicios derivados de contratos de locación de obra y de servicios, y los contratos atípicos a
los que resulten aplicables las normas relativas a aquellos, cuando el locador sea un comerciante
matriculado o una sociedad mercantil. Cuando en estos juicios también se demandare a una persona
por razón de su responsabilidad profesional, el conocimiento de la cusa corresponderá a los jueces
nacionales de primera instancia en lo civil de la C. Federal.

Arbitraje. Importancia en materia comercial; clases. Su regulación como contrato en el CCYCN


Como forma de dirimir los conflictos, mediante su sometimiento a un tercero, se encuentra en los
orígenes del derecho comercial. Su fundamento radica en la disponibilidad de los derechos privados
en tanto ello no afecte el orden público ni derechos de terceros.
Puede ser:
a) LIBRE O LEGAL:​ cuando la ley lo impone.
b) DE DERECHO O DE AMIGABLES COMPONEDORES: según que el árbitro deba resolver según
su leal saber y entender.
c) INSTITUCIONAL O PRIVADO:​ según que se designe a un tribunal arbitral o a árbitros ad hoc.
En materia local: e​ l código procesal regula al juicio arbitral, existen normas que imponen el arbitraje
de la sociedad cotizante o que admiten clausulas arbitrales en los estatutos societarios.
El nuevo Código: en su art. 1649 incorpora al arbitraje como contrato, sin requerir el compromiso
arbitral, pero de un modo peculiar por el cual amplía y reduce las posibilidades de arbitraje. Dispone
la autonomía de la cláusula arbitral, el juzgamiento de la propia competencia, el dictado de medidas
previas a ejecutar por medio del tribunal judicial, las clausulas facultativas, el arbitraje institucional y
el estatuto de los árbitros. No favorecen al arbitraje la exclusión de los conflictos sobre estado civil,
capacidad, familia, usuarios y consumidores, contratos por adhesión y relaciones laborales, como así
la poca claridad sobre la revisión de los laudos.

ARTICULO 1649.- Definición. Hay contrato de arbitraje cuando las partes deciden someter a la
decisión de uno o más árbitros todas o algunas de las controversias que hayan surgido o puedan
surgir entre ellas respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual, de
derecho privado en la que no se encuentre comprometido el orden público.

ARTICULO 1650.- Forma. El acuerdo de arbitraje debe ser escrito y puede constar en una cláusula
compromisoria incluida en un contrato o en un acuerdo independiente o en un estatuto o
reglamento. La referencia hecha en un contrato a un documento que contiene una cláusula
compromisoria constituye contrato de arbitraje siempre que el contrato conste por escrito y la
referencia implique que esa cláusula forma parte del contrato.

ARTICULO 1651.- Controversias excluidas. Quedan excluidas del contrato de arbitraje las siguientes
materias: a) las que se refieren al estado civil o la capacidad de las personas; b) las cuestiones de
familia; c) las vinculadas a derechos de usuarios y consumidores; d) los contratos por adhesión
cualquiera sea su objeto; e) las derivadas de relaciones laborales. Las disposiciones de este Código
relativas al contrato de arbitraje no son aplicables a las controversias en que sean parte los Estados
nacional o local.

ARTICULO 1652.- Clases de arbitraje. Pueden someterse a la decisión de arbitradores o amigables


componedores, las cuestiones que pueden ser objeto del juicio de árbitros. Si nada se estipula en el
convenio arbitral acerca de si el arbitraje es de derecho o de amigables componedores, o si no se
autoriza expresamente a los árbitros a decidir la controversia según equidad, se debe entender que
es de derecho.

ARTICULO 1653.- Autonomía. El contrato de arbitraje es independiente del contrato con el que se
relaciona. La ineficacia de éste no obsta a la validez del contrato de arbitraje, por lo que los árbitros
conservan su competencia, aun en caso de nulidad de aquél, para determinar los respectivos
derechos de las partes y pronunciarse sobre sus pretensiones y alegaciones.

ARTICULO 1654.- Competencia. Excepto estipulación en contrario, el contrato de arbitraje otorga a


los árbitros la atribución para decidir sobre su propia competencia, incluso sobre las excepciones
relativas a la existencia o a la validez del convenio arbitral o cualesquiera otras cuya estimación
impida entrar en el fondo de la controversia.

ARTICULO 1655.- Dictado de medidas previas. Excepto estipulación en contrario, el contrato de


arbitraje atribuye a los árbitros la facultad de adoptar, a pedido de cualquiera de las partes, las
medidas cautelares que estimen necesarias respecto del objeto del litigio. Los árbitros pueden exigir
caución suficiente al solicitante. La ejecución de las medidas cautelares y en su caso de las diligencias
preliminares se debe hacer por el tribunal judicial. Las partes también pueden solicitar la adopción de
estas medidas al juez, sin que ello se considere un incumplimiento del contrato de arbitraje ni una
renuncia a la jurisdicción arbitral; tampoco excluye los poderes de los árbitros. Las medidas previas
adoptadas por los árbitros según lo establecido en el presente artículo pueden ser impugnadas
judicialmente cuando violen derechos constitucionales o sean irrazonables.

ARTICULO 1656.- Efectos. Revisión de los laudos arbitrales. El convenio arbitral obliga a las partes a
cumplir lo estipulado y excluye la competencia de los tribunales judiciales sobre las controversias
sometidas a arbitraje, excepto que el tribunal arbitral no esté aun conociendo de la controversia, y el
convenio parezca ser manifiestamente nulo o inaplicable. En caso de duda ha de estarse a la mayor
eficacia del contrato de arbitraje. Los laudos arbitrales que se dicten en el marco de las disposiciones
de este Capítulo pueden ser revisados ante la justicia competente por la materia y el territorio
cuando se invoquen causales de nulidad, total o parcial, conforme con las disposiciones del presente
Código. En el contrato de arbitraje no se puede renunciar a la impugnación judicial del laudo
definitivo que fuera contrario al ordenamiento jurídico.

ARTICULO 1657.- Arbitraje institucional. Las partes pueden encomendar la administración del
arbitraje y la designación de árbitros a asociaciones civiles u otras entidades nacionales o extranjeras
cuyos estatutos así lo prevean. Los reglamentos de arbitraje de las entidades administradoras rigen
todo el proceso arbitral e integran el contrato de arbitraje.

ARTICULO 1658.- Cláusulas facultativas. Se puede convenir: a) la sede del arbitraje; b) el idioma en
que se ha de desarrollar el procedimiento; c) el procedimiento al que se han de ajustar los árbitros en
sus actuaciones. A falta de acuerdo, el tribunal arbitral puede dirigir el arbitraje del modo que
considere apropiado; d) el plazo en que los árbitros deben pronunciar el laudo. Si no se ha pactado el
plazo, rige el que establezca el reglamento de la entidad administradora del arbitraje, y en su defecto
el que establezca el derecho de la sede; e) la confidencialidad del arbitraje; f) el modo en que se
deben distribuir o soportar los costos del arbitraje.

ARTICULO 1659.- Designación de los árbitros. El tribunal arbitral debe estar compuesto por uno o
más árbitros en número impar. Si nada se estipula, los árbitros deben ser tres. Las partes pueden
acordar libremente el procedimiento para el nombramiento del árbitro o los árbitros. A falta de tal
acuerdo: a) en el arbitraje con tres árbitros, cada parte nombra un árbitro y los dos árbitros así
designados nombran al tercero. Si una parte no nombra al árbitro dentro de los treinta días de
recibido el requerimiento de la otra parte para que lo haga, o si los dos árbitros no consiguen ponerse
de acuerdo sobre el tercer árbitro dentro de los treinta días contados desde su nombramiento, la
designación debe ser hecha, a petición de una de las partes, por la entidad ad- Miércoles 8 de
octubre de 2014 Primera Sección - Suplemento BOLETIN OFICIAL Nº 32.985 54 ministradora del
arbitraje o, en su defecto, por el tribunal judicial; b) en el arbitraje con árbitro único, si las partes no
consiguen ponerse de acuerdo sobre la designación del árbitro, éste debe ser nombrado, a petición
de cualquiera de las partes, por la entidad administradora del arbitraje o, en su defecto, por el
tribunal judicial. Cuando la controversia implica más de dos partes y éstas no pueden llegar a un
acuerdo sobre la forma de constitución del tribunal arbitral, la entidad administradora del arbitraje,
o en su defecto, el tribunal judicial debe designar al árbitro o los árbitros.

ARTICULO 1660.- Calidades de los árbitros. Puede actuar como árbitro cualquier persona con plena
capacidad civil. Las partes pueden estipular que los árbitros reúnan determinadas condiciones de
nacionalidad, profesión o experiencia. ARTICULO 1661.- Nulidad. Es nula la cláusula que confiere a
una parte una situación privilegiada en cuanto a la designación de los árbitros.
ARTICULO 1662.- Obligaciones de los árbitros. El árbitro que acepta el cargo celebra un contrato con
cada una de las partes y se obliga a: a) revelar cualquier circunstancia previa a la aceptación o que
surja con posterioridad que pueda afectar su independencia e imparcialidad; b) permanecer en el
tribunal arbitral hasta la terminación del arbitraje, excepto que justifique la existencia de un
impedimento o una causa legítima de renuncia; c) respetar la confidencialidad del procedimiento; d)
disponer de tiempo suficiente para atender diligentemente el arbitraje; e) participar personalmente
de las audiencias; f) deliberar con los demás árbitros; g) dictar el laudo motivado y en el plazo
establecido. En todos los casos los árbitros deben garantizar la igualdad de las partes y el principio
del debate contradictorio, así como que se dé a cada una de ellas suficiente oportunidad de hacer
valer sus derechos. ARTICULO 1663.- Recusación de los árbitros. Los árbitros pueden ser recusados
por las mismas razones que los jueces de acuerdo al derecho de la sede del arbitraje. La recusación es
resuelta por la entidad administradora del arbitraje o, en su defecto, por el tribunal judicial. Las
partes pueden convenir que la recusación sea resuelta por los otros árbitros.

ARTICULO 1664.- Retribución de los árbitros. Las partes y los árbitros pueden pactar los honorarios
de éstos o el modo de determinarlos. Si no lo hicieran, la regulación se hace por el tribunal judicial de
acuerdo a las reglas locales aplicables a la actividad extrajudicial de los abogados.