Está en la página 1de 268

Genética

Espiritual
Genética Espiritual
José Félix Coronel

Edición: Margarita Chinchillas

Diseño de portada: Job y Débora González

Primera edición: Diciembre de 2010


Segunda edición: Marzo del 2011
Tercera edición: Diciembre del 2012

Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier


medio, ya sea electrónico, escrito o hablado sin el permiso
escrito del autor; salvo en el uso de citas con
reconocimiento al pie de grabado.
Citas bíblicas tomadas de la versión Reina Valera 1960, de
Sociedades Bíblicas Unidas.

© José Félix Coronel


792 Avelar St.
94303 East Palo Alto Ca
Estados Unidos de América

ISBN 978-0985475239

Print in México

-2-
Dedicatoria

Al Padre de las luces,


en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación

-3-
Agradecimientos

En primer lugar debo de agradecer a mi Amado Espíritu


Santo por su impartición gloriosa de sabiduría para poder
expresar en este libro la experiencia vivida personalmente
en la paternidad.
A mi hermosisisisima familia por enseñarme a ser padre
primeramente en casa. A mi linda esposa Magda por
ayudarme con su amor a realizar el sueño de edificar al
cuerpo de Cristo. A mis siete hijos: Iris y César; Sony y
Nancy; José y Gladys; Jonás y mis dos hermosas nietas:
Lisbeth y Vania, y mi nieto hermoso Joás, por impulsarme a
ser un mejor hombre de Dios que deje una huella profunda
en este mundo.
Al equipo de trabajo REDIME, por su especial dedicación a
seguir cumpliendo con la comisión dada por el Padre a
nuestro llamamiento. A cada uno de mis hijos espirituales
que están alrededor del mundo. Gracias por enseñarme a
valorar la paternidad con su verdadero amor de hijos.
Al equipo de Editorial Redime, gracias por el esfuerzo de
hacer el trabajo más profesional para la gloria de nuestro
amado Salvador Jesucristo, en especial a Margarita Pérez
por su esmero y tenacidad en descubrir cada detalle del
escrito original, a Elioenai Pérez, por su aportación
teológica, el análisis correspondiente ha sido un logro,
corregir términos y ampliar el sentido de cada palabra,
gracias por su diligencia, Dios siga derramando Espíritu de
Revelación y conocimiento sobre sus vidas.

-4-
Índice

PRÓLOGO 6
INTRODUCCIÓN 8
CAPÍTULO I. PRINCIPIOS DE LA PATERNIDAD BÍBLICA 13
CAPÍTULO II. IDENTIDAD PATERNAL 57
CAPÍTULO III. ESTABLECIENDO LAZOS PATERNALES 93
CAPÍTULO IV. MIL AYOS (TUTORES), UN SOLO PADRE 115
CAPÍTULO V. PATERNIDAD… UN PROCESO 141
CAPÍTULO VI. EDIFICANDO LA CASA 177
CAPÍTULO VII. LOS GENES EN LA PATERNIDAD 197
CAPÍTULO VIII. EL DOSEL Y EL PESO DE GLORIA 217
CAPÍTULO IX. RECIBIENDO HERENCIA 231
PALABRAS DE ÁNIMO 264
BIBLIOGRAFÍA 266

-5-
Prólogo

¿Genética? Proviene del griego gen (descendencia), se ha


tomado este término para referirnos a lo que es la
paternidad, por medio de este libro, el autor trata, este
tema conocido en el medio social y muy poco conocido en
el ambiente eclesiástico, esa falta del entender de la
materia ha provocado un descontento al escuchar a alguien
hablar de ella.

Dentro del arte y la ciencia de la hermenéutica especial se


nos dan métodos que podemos utilizar para interpretar
algunas partes de las Sagradas Escrituras, conocer estos
principios hermenéuticos le han dado al autor la habilidad y
autoridad de aplicarlos en esta exposición de su obra
literaria y desarrollar el concepto de la paternidad desde la
óptica veterotestamentaria, extrayendo esta verdad oculta
a los ojos naturales, pero revelada a hombres y mujeres
necesitados de una identidad como esta.

El método que el autor esgrime en este libro, es el que


Orígenes, uno de los intérpretes más prominente del año
231 de nuestra era escribió: Sabemos que la Escritura no se
ha redactado para relatarnos historias antiguas, sino para
nuestra instrucción salvífica; así comprendemos que lo que
han dicho es siempre actual.
Con esta premisa de interpretación alegórica el Apóstol José
Félix propone demostrar que para toda verdad bíblica hay

-6-
Prólogo

una verdad paralela, podemos decir lo que el Apóstol Pablo


dijo a la Iglesia de Corinto:
1Corintios 15.46
Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo
espiritual.
Lo espiritual se puede interpretar por medio de las cosas
creadas, todas las cosas creadas nos hablan y nos revelan
las cosas espirituales, esta es la razón por la que en este
libro se trata de explicar la paternidad espiritual tomando la
imagen de lo natural.
A base de su experiencia y de lo que Dios le ha revelado a su
espíritu el Apóstol nos lleva de la mano por este sendero
para acercarnos al corazón del Padre de los espíritus, al
Padre celestial.
Confió en Dios que su Espíritu Santo ilumine nuestro
entendimiento trayendo a luz esta verdad a nuestro
hombre interior y podamos comprender que ya fuimos
adoptados por medio de la sangre de nuestro Señor
Jesucristo para ser hijos, y si hijos también herederos y
coherederos de su gracia.
Bien dijo nuestro Señor: No los dejare huérfanos, he aquí yo
estaré con vosotros hasta el fin del mundo, es por eso que
de hoy en adelante recibiremos continuamente como el
roció del cielo el espíritu de adopción y nos incitara como
las águilas incitan a sus polluelos a gritar… ABBA PADRE.

Pastor-Maestro: Elioenai Pérez Pérez

-7-
Introducción

Dentro de la restauración de todas las cosas como es


declarado en el libro de Los Hechos 3.21, está la
restauración de la paternidad en el cuerpo de Cristo. La
mayoría de los ministros de Dios necesitan ser
transicionados de ser buenos líderes y elocuentes
predicadores a buenos padres. Esta restauración es toda
una realidad y los apóstoles que Dios está levantando están
impartiendo esa gracia especial sobre los pastores, quienes
a su vez la están derramando sobre los hijos de Dios.
¿Por qué la restauración de la paternidad? ¡Porque es la
forma en que podemos conocer el corazón paternal de
Dios! Todos tenemos la necesidad de conocer el amor de un
padre, de ser tratados con la ternura de Cristo (2Corintios
10.1) y recibir la dirección de una persona madura que nos
guie a una vida exitosa en esta tierra.
Esta necesidad de paternidad ha sido aprovechada por
malos líderes que han abusado manipulando vidas. Dios dio
dominio a Adán y Eva sobre toda la creación pero no sobre
el ser humano mismo. ¡El hombre no tiene la autorización
del Creador para dominar al hombre! En la verdadera
paternidad bíblica no entra el control, sino el sometimiento
mutuo, el respeto, la honra, manifestando el amor de Cristo
en todas nuestras acciones.
Es cierto que el diseño de Dios para su reino celestial es
totalmente de la estructura ideológica de los reinos

-8-
Introducción

terrenales establecidos por el ser humano. Dios le dio


autoridad al hombre en Génesis 1.26-28 de que todo
hombre tuviera dominio sobre toda la tierra, y lo puso
como gobernador en este mundo. Esta instrucción NO
incluye que gobiernen unos sobre otros, sino que ejerzan
este dominio de una manera colectiva administrando el
planeta y sus recursos de una manera conjunta. El plan
perfecto de Dios es que seamos un reino de reyes, es por
esto que Jesús es llamado Rey de reyes y Señor de señores,
además que el apóstol Juan dice que Él nos has hecho para
nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra
(Apocalipsis 5.10).
Basado en esta verdad, la paternidad verdadera no incluye
que el ser humano tenga dominio o gobierno al estilo
terrenal sobre otros seres humanos. 2Apacentad la grey de
Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por
fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta,
sino con ánimo pronto; 3no como teniendo señorío sobre los
que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la
grey. 4Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores,
vosotros recibiréis la corona incorruptible de
5
gloria. Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y
todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque:
Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los
humildes. 6Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios,
para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7echando toda
vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de
vosotros (1Pedro 5.2-7).

-9-
Introducción

La paternidad está basada en un espíritu de sometimiento


voluntario actuando con humildad para mantener una
relación de amor los unos con los otros. Esta relación
perfecta se establece cuando estamos dispuestos a respetar
para ser respetados, amar para ser amados, honrar para ser
honrados.
El plan original de Dios desde el principio fue:
1. Establecer una familia de hijos espirituales,
habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos
suyos por medio de Jesucristo. Establecer un reino, no
una organización religiosa.
2. Establecer un reino de reyes y sacerdotes, gobierno y
servicio, nuestro llamado supremo.
3. Establecer una relación estrecha con el ser humano.
4. Extender su gobierno celestial en la tierra como en el
cielo.
5. Influenciar la tierra desde el cielo a través de la
humanidad.
Cuando la paternidad sea restaurada de una manera real,
Dios tendrá un ejército de hombres y mujeres con la
esencia del amor de Dios manifestada por verdaderos
padres que saben expresarlo con pasión.
Por muchos años la Iglesia de Cristo ha sido dirigida por
sistemas de gobierno que cada organización y sus líderes
selecciona, la mayoría de estos sistemas han dejado muchas
personas heridas, dañadas, por el abuso de autoridad y nula

- 10 -
Introducción

paternidad en sus acciones. Este es el tiempo que Dios ha


escogido para sanar estos corazones y restaurar el espíritu
de paternidad en el cuerpo de Cristo.
En el libro de Génesis 17.3-8 vemos a Dios hablando del
precursor de la fe Abraham para ser padre de multitudes:
He aquí mí pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre
de gentes (Ver. 4). Además, sería multiplicado en grande
manera en todos sentidos incluyendo la prosperidad
material, lo cual sería la herencia para su descendencia.
Un día mi hijo José Félix Jr. me dijo: Papá, el hijo edifica en
el techo del padre, el hijo continúa edificando en los
cimientos del edificio del padre. Muchas personas están
bajo un espíritu de huérfano por lo que no tienen herencia,
sus logros dependen de sus propios esfuerzos y su
perseverancia en la vida. ¡El padre tiene una herencia para
sus hijos!
Espero en Dios para que al leer estos principios sobre la
paternidad, tu vida sea tocada por la Espíritu Santo y cada
verdad quede impregnada hasta lo profundo de tu ser.
Al final de la lectura, seguramente tendrás el valor de
enfrentar el desafío de iniciar o enriquecer la relación
padre-hijo de una manera sólida.
Malaquías 4.5-6
5. He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el
día de Jehová, grande y terrible.

- 11 -
Introducción

6. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y


el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo
venga y hiera la tierra con maldición.
Oremos:
Padre celestial, hoy decido creer que la restauración de la
paternidad es para mí. Estoy dispuesto(a) a aprender a
relacionarme como padre y como hijo, renuncio al espíritu
de orfandad, y declaro mi corazón dispuesto para recibir y
disfrutar esta relación que viene del cielo para mostrarme el
amor paternal de mi Dios.
En el nombre poderoso de Jesús. ¡Amén!

- 12 -
- 13 -
Y aconteció que yendo ellos y hablando, he
aquí un carro de fuego con caballos de
fuego apartó a los dos; y Elías subió al
cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo,
clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de
Israel y su gente de a caballo! Y nunca más
le vio; y tomando sus vestidos, los rompió
en dos partes.
2Reyes 2.11-12

He podido observar una y otra vez como ministros y


miembros de las Iglesias se cambian de papá como cambiar
de zapatos. ¿Hasta dónde Dios está de acuerdo con esto?
¿Es sano cambiar de paternidad? ¿Cuál es el verdadero plan
de Dios con respecto a la función de un papá y de un hijo?
Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno
es vuestro Padre, el que está en los cielos (Mateo 23.9). Hay
una fuerte controversia con respecto a esta declaración de
Jesús. El argumento es que no debería existir la paternidad
espiritual, ni darle el título de padre a ninguna persona
terrenal.

- 14 -
Principios de la paternidad bíblica

Los comentarios en la Biblia Plenitud dicen: Jesús advierte


contra la orgullosa búsqueda de alabanza pública, como
sucede cuando se aspira a posiciones prominentes, y a
títulos que confieren una cierta superioridad. A veces los
títulos se usan como emblemas de respeto, o para indicar
determinados deberes o cargos de responsabilidad. Pero es
la actitud que inspira la búsqueda de tales reconocimientos
la que Jesús condena. Como creyentes todos somos iguales y
debemos reverenciar solamente a Cristo. La versión de la
Biblia Latinoamericana dice que es otro título de reverencia
y aprecio dado a los rabinos.
En los tiempos de Jesús los rabinos o maestros recibían el
título de padre como una forma de reverenciarlos. Este
nombramiento llegaba a producirles orgullo al brindarles
una posición de reconocimiento y respeto. Esto me dice que
Jesús no trató de eliminar la imagen de un padre espiritual,
sino de ubicar a los religiosos de ese tiempo que
aprovechaban la oportunidad para ser enaltecidos.
El apóstol Pablo se atribuye la paternidad de los corintios
aludiendo que él los había engendrado en el evangelio.
Porque aunque tengáis diez mil ayos1 en Cristo, no tendréis
muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por
medio del evangelio (1Corintios 4.15). ¿Estaría Pablo en
desacuerdo con la declaración de Jesús? ¡De ninguna
manera! Lo más probable es que Pablo conocía la palabra
declarada por Cristo y no se estaba contradiciendo al

1
La Real Academia Española lo define como la persona encargada en las casas principales
de custodiar niños o jóvenes y de cuidar de su crianza y educación .

- 15 -
Principios de la paternidad bíblica

ponerse en calidad de padre ante aquellos que había


engendrado en el evangelio. Veo al apóstol con la óptica
correcta, posicionado en un lugar estratégico en el cuerpo
de Cristo para engendrar y cuidar hijos espirituales.
Dios está despertando la necesidad paternal en una gran
cantidad de hijos de Dios a fin de establecer una verdadera
plataforma de crecimiento. Muchos están diciendo: ¿Dónde
está mi papá?, si Dios tiene un papá para mí, ¿dónde está?
Desde el principio el Padre sabía de la necesidad que se
presentaría en el Cuerpo de Cristo, así que usa al profeta
Malaquías, uno de los profetas menores que representa el
fin de la actividad profética, deja en claro al pueblo que
están a punto de experimentar una separación del Espíritu
de Dios y que sentirían la soledad y la orfandad, este es el
motivo por la cual el Profeta deja un fundamento de la
restauración paternal, el vinculo entre Padre-Hijo sería
restaurada, en un tiempo escatológico.
El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el
corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y
hiera la tierra con maldición. (Malaquías 4.6)
Utilizando la declaración profética de Malaquías de manera
alegórica, sujetándola al principio de que toda verdad
bíblica nos muestra una verdad paralela, quiero transmitir
que la restauración de la paternidad, tal como es declarada,
es parte de la restauración de todas las cosas, como lo
muestra Hechos 3.21.
¿Quiénes son los padres y quiénes los hijos? Es importante
tener una visión amplia para entender la mente de Dios con

- 16 -
Principios de la paternidad bíblica

respecto a la paternidad. Creo que la restauración está


enfocada total y absolutamente hacia que los hijos de Dios
podamos conocer el corazón paternal de Él a través de
hombres y mujeres del Señor en la tierra.
Cuando conocemos a un padre espiritual representado por
un hombre o mujer de Dios en la tierra, estamos
conociendo el corazón paternal del Señor para nosotros sus
hijos. Dios desarrolla ese corazón paternal en sus siervos
para que ellos abracen en esa unción de padre a los hijos de
Dios. Tomando esta verdad como un fundamento, podemos
proyectar la unción paternal en los diferentes niveles del
Cuerpo de Cristo. Un apóstol hace las veces de un padre
para los ministros de Dios (Efesios 4.11), quienes a su vez
son padres para los hijos de Dios.
Frecuentemente vemos el nacimiento de hijos de Dios en
hogares de oración, células, oficinas de trabajo, escuelas,
estos bebés en Cristo necesitan tener la imagen paterna de
Dios al conocer a un padre espiritual. El liderazgo de la
Iglesia, predicadores itinerantes, evangelistas locales, hacen
las veces de partero(a)s para traer a los hijos a los brazos
del padre espiritual que puede ser el pastor de la
congregación.
Para estos nuevos creyentes, el pastor hará las veces de un
padre, cuidándole y proyectándole a vivir una vida de éxito
en el evangelio de Jesucristo. Si una oveja tiene un
problema, ¿a quién corre? ¡A su pastor! ¿Si el pastor tiene
un problema, a quién corre? ¡A su apóstol! Si el ministro de

- 17 -
Principios de la paternidad bíblica

Dios no tiene un padre tampoco puede mostrar esa unción


paternal a la Iglesia.
Los púlpitos son ocupados por buenos predicadores y
líderes potenciales, pero no de buenos padres. Los hijos de
Dios necesitan buenos predicadores, buenos líderes, pero
también padres amorosos que muestren el corazón
paternal de Dios para con sus hijos. El pastor debe impartir
esa unción a su liderazgo para que corra por toda la
congregación. Sus ayudantes asociados, llámense líder de
célula, pastor asociado, co-pastor, son apoyos fuertes para
que la paternidad sea impartida en todos los hijos de Dios.
Teníamos poco tiempo en el ministerio. Mi esposa y yo
teníamos problemitas que no podíamos solucionar.
Discutíamos y nos alterábamos por pequeñas diferencias. El
asunto empezó a empeorar hasta que nos dimos cuenta
que necesitábamos ayuda. Empezamos a buscar a una
persona que nos pudiera ayudar a solucionar nuestras
pequeñeces, pero definitivamente no encontramos la
persona indicada que nos diera confianza para tratar con
nuestros asuntos.
Recuerdo que estaba saliendo a un evento fuera de la
ciudad. Antes de partir, los problemas se suscitaron de
nuevo. Subí al autobús y empecé a sentirme muy mal, sabía
que las cosas no estaban bien, así que empecé a aliviar mi
conciencia pidiendo perdón a Dios. Tomé mi teléfono
celular y le llamé a mi esposa. Arreglamos las cosas
esperando que al regresar todo estuviera mejor. Durante el
viaje me sentía realmente mal, sabía que necesitábamos

- 18 -
Principios de la paternidad bíblica

ayuda pero definitivamente no teníamos a alguien de


confianza con quien pudiéramos tratar nuestros asuntos.
Durante la noche, en aquel camión, empecé a llorar y a
quejarme con Dios. No podía ser un predicador si no sanaba
mi relación familiar. Fue en ése instante que escuché la voz
de Dios que me decía: ¿Dónde están los pastores para mis
pastores? Sí -le dije- ¡enséñame uno!
Después de buscar a las personas indicadas no encontramos
una persona que fuera digna de nuestra confianza para
abrir nuestro corazón y sanar nuestras diferencias como
pareja. Ahora entiendo que Dios nos estaba preparando
para llegar un día a ser esos padres que el cuerpo de Cristo
necesita. Finalmente sanamos nuestros problemas y
seguimos adelante en el ministerio.
En el camino me he encontrado decenas de ministros que
están pasando situaciones difíciles y no tienen a quien
acudir. E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías,
para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y
de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al
Señor un pueblo bien dispuesto (Lucas 1.17).
Creo que esta verdad paralela de la Escritura se refiere a
que aparecerán hombres y mujeres con el espíritu
(carácter) de Elías para traer una transformación a la Iglesia
de hoy con respecto a la verdadera paternidad, iniciando en
el ministerio y terminando en cada hijo de Dios. La Iglesia
primitiva inició bajo un orden apostólico, con doce hombres
padres para el Cuerpo de Cristo, dando dirección y

- 19 -
Principios de la paternidad bíblica

gobernando con amor. ¡Así comenzó la Iglesia de Jesucristo


y así tendrá que terminar!
La labor de hacer volver los corazones de los padres a los
hijos es una labor de los ministros proféticos, quienes
descubrirán a los padres (apóstoles, pastores, ministros) y
los conectarán con los hijos.
Lo que por mucho tiempo ha estado relegado, el Espíritu
Santo está enviando luz por medio de la palabra profética
que esta alumbrando como una antorcha en medio de la
oscuridad del conocimiento, trayendo libertad en nuestro
hombre interior para llegar a tener una relación paternal a
un mas abundantemente de lo que pensamos e
imaginamos.
¡La gloria postrera de la casa, será mayor que la primera!
La paternidad debe ser restaurada en toda su plenitud. El
apóstol Juan menciona nueve veces, en su primera epístola,
la palabra hijitos, aludiendo a su paternidad con sus
discípulos. Si Pablo dice que el engendró hijos, fue nodriza,
Juan les dice hijitos, ¿por qué en el cuerpo de Cristo hoy no
iniciamos la impartición de la paternidad en nuestras
comunidades cristianas?
¿Por qué tenemos que aprender sobre paternidad? Porque
absolutamente todos debemos desarrollarla e
identificarnos como hijos, y tal vez algún día llegaremos a
ser padres y tendremos hijos a nuestro lado para desarrollar
la relación paternal. ¿Por qué podemos ser padres? ¡Porque

- 20 -
Principios de la paternidad bíblica

Dios podría en algún momento llamarnos a engendrar hijos


en el ministerio!
Un líder de célula opera como un partero para engendrar
hijos y es un brazo fuerte del pastor para funcionar como un
“ayo”2 comisionado por el pastor para cuidar de los hijos. El
pastor es un padre para una congregación. El apóstol es un
padre para los ministros de Dios. Aunque la paternidad
espiritual se ve más sólidamente manifestada en el apóstol
y el pastor, todos debemos tener la esencia de la
paternidad al relacionarnos en el Cuerpo de Cristo. Pueden
surgir dudas sobre la paternidad, por lo que trataré de
profundizar en el tema; verás que te sorprenderás. ¡Así que
es tiempo de aprender a ser hijos y a ser padres!

¿CUÁL ES LA PATERNIDAD GENUINA?


La identidad paternal es cuando el hijo se identifica
plenamente con su padre y el padre se identifica con el hijo
para establecer una relación de paternidad real y
verdadera.
He visto tanto ministros como hijos de Dios que cambian o
abandonan fácilmente a quien los engendró. ¿Por qué?
¡Porque no se desarrolló una paternidad genuina! Dios nos
enseña su paternidad a través de sus siervos en la tierra y
aprendemos a ser padres porque Él mismo es padre para
nosotros. Estoy convencido de la necesidad que tenemos de

2
Diccionario VINE: Del griego paidagogos, guía, guardián, o instructor de muchachos, un
conductor de niños (mozo), tutor.

- 21 -
Principios de la paternidad bíblica

visualizar y entender a Dios como padre. Todo lo físico es un


reflejo claro de lo espiritual. Podemos conocer lo espiritual
cuando conocemos lo que pasa en lo físico y viceversa.
La Biblia da el antecedente de Abraham como padre de
multitudes, dándole este título con el que hasta hoy se le
conoce. Podemos aprender algunos principios de la
paternidad directamente en la Biblia. Veremos algunas
aunque sabemos que esto puede ser enriquecido por la
experiencia personal.
La relación paternal es irrompible cuando los lazos son
sólidos y fuertes. Esta es una verdad que se puede sustentar
fácilmente: El padre natural nunca puede abandonar a su
hijo y el hijo natural nunca puede abandonar a su padre. En
la relación sana no hay divorcio. ¿Te imaginas un niño de
ocho años pidiéndole el divorcio a su papá? Esto está fuera
de las leyes naturales, así también los divorcios espirituales
están fuera de lo natural.
Cuando menciono que el hijo nunca puede abandonar al
padre, no estoy violando los otros principios bíblicos que se
mencionan en Génesis 2.24 y en el libro de los Salmos
45.16 sino más bien me refiero a los lazos de afecto, uno
nunca puede olvidar quien es su progenitor ni abandonar
las responsabilidades que Dios nos impone. El padre
siempre seguirá siendo padre aun cuando los hijos formen
sus propias familias ellos siempre seguirán siendo hijos.
La paternidad implica cuidados, atención, amor, unidad,
cercanía, confianza, compasión, respeto, honor y futuro

- 22 -
Principios de la paternidad bíblica

(herencia). Estos aspectos de la paternidad tienen que ser


practicados de una manera real y dinámica, no ficticia, para
que la relación sea sana y efectiva.
¿Dónde se desarrolla la paternidad genuina? Donde estos
aspectos se practican continuamente: ¡En la relación padre-
hijo! En la relación genuina no hay rupturas de paternidad:
El padre arropa al hijo siempre. El hijo sabe que el padre
estará con él toda su vida. La ruptura se da cuando la
paternidad no era genuina, cuando nunca se enriqueció la
relación y la fragilidad de carácter la llevó al fracaso.
Abraham alcanzó el título de padre de multitudes al
momento que vio como sus generaciones se multiplicaban
en gran manera. ¿Qué hubiera pasado si Abraham hubiera
actuado como un padre irresponsable? ¿Qué hubiera
pasado si Isaac hubiera sido un hijo ingrato y mal
agradecido? Vemos ahora el cumplimiento de las promesas
de Dios para este gran hombre y su descendencia. Los lazos
entre los padres e hijos determinan la multiplicación. Como
padre ganamos la confianza de Dios para que nos permita
multiplicar nuestra descendencia. Los padres dejan
herencia a los hijos, trabajando arduamente pensando en el
futuro de su descendencia. ¡Aprenderemos a ser padres
cuando hayamos aprendido a ser hijos!

LA RESPONSABILIDAD DEL PADRE HACIA EL HIJO


Las Escrituras dan mucha luz acerca de cómo llevar a cabo
esta relación para lograr los frutos que Dios espera. Como el

- 23 -
Principios de la paternidad bíblica

padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de


los que le temen. (Salmo 103.13).
El corazón compasivo del padre hacia el hijo es el aspecto
más importante en este pasaje. El padre nunca deja de ser
padre, y cuando así sucede, tenemos un padre
desnaturalizado que no ha entendido su rol. Se usa la
palabra hebrea rejem para compasión, y se traduce como el
amor tierno de una madre por el hijo que parió (diccionario
VINE). Este tierno amor que nos enseña la Biblia de
compasión es el amor natural que el padre despliega para el
hijo.
Regularmente el padre ama más al hijo, que lo que el hijo
ama al padre. Esto lo entendemos por el compromiso que el
padre tiene al engendrar un hijo. Esta responsabilidad debe
traducirse en el elemento clave para desarrollar un amor
tierno de cuidado. Jesús desarrolló ese corazón compasivo
cuando vio las multitudes sin pastor. Y salió Jesús y vio una
gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como
ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles
muchas cosas (Marcos 6.34). ¿Por qué Jesús tuvo
compasión de ellos? ¡Porque Jesús tomó el rol de padre
para ellos, de hecho padre eterno es uno de los títulos
mesiánicos con que Isaías le describe! Porque un niño nos es
nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y
se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte,
Padre Eterno, Príncipe de Paz (Isaías 9.6).
No estaría cometiendo un error teológico al parafrasear la
declaración de Jesús: Porque eran como ovejas que no

- 24 -
Principios de la paternidad bíblica

tenían padre. La ausencia de padre trae un espíritu de


orfandad. ¿Quién se puede compadecer de mí sino es mi
propio padre? La ausencia de un progenitor marca una vida
de soledad y falta de cuidado.
A los menesterosos era padre (Job 29.16). Se entiende la
palabra menesteroso como una persona necesitada
(Hebreo ebyon) y se requiere un corazón compasivo para
suplir su necesidad. También se usa la palabra hebrea ani y
lo define como pobre, débil, afligido, humilde. Aunque las
grandes organizaciones evangélicas o denominaciones han
hecho su trabajo de evangelización, han dejado un enorme
hueco en el Cuerpo de Cristo engendrando hijos sin hacer la
labor de verdaderos padres.
El padre tendrá un cuidado especial del hijo, incluso,
adoptará aquellos que no lo son y están desamparados. Un
ejemplo de ello en las Escrituras es el hijo pródigo. Hay
hijos de Dios, incluso ministros que nunca han
experimentado la bendición de una paternidad verdadera y
son como hijos de la calle, menesterosos (pobres) que
necesitan una mano de apoyo.
El ambiente profético que Dios está desatando para este
tiempo está restaurando la paternidad a toda su plenitud,
por lo que muchos se sienten inquietos acerca de tener un
padre espiritual. No es un asunto del hombre, viene como
un “asunto de estado del reino de Dios” provocado desde el
corazón del Padre celestial para sus hijos. Ya muchos se
sienten inquietados por establecer estos lazos paternales, el
Espíritu Santo ha puesto el queremos como el hacer.

- 25 -
Principios de la paternidad bíblica

La profecía de Malaquías se cumplirá totalmente y la unción


será derramada para que se escuchen los “click” del cielo
cuando el corazón del hijo se enlace con el corazón de un
padre.
Esta unción de padre está atrayendo a los hijos necesitados
debido a su debilidad espiritual, su pobreza y aflicción.
Mientras que los hijos están siendo inquietados a buscar un
padre, el Señor está preparando hombres y mujeres de Dios
para adoptarlos y arroparlos bajo sus alas. Esto causará una
migración de creyentes de congregaciones sin padre a
lugares donde se desarrolla una verdadera paternidad.
En Proverbios 23.24-25 el sabio Salomón escribió: Mucho se
alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se
gozará con él. Alégrense tu padre y tu madre, y gócese la
que te dio a luz. El padre se preocupará y se ocupará por
hacer de su hijo un hombre (o mujer) que practique la
justicia divina. La sabiduría que el padre engendra en el hijo
será satisfacción para él ver su descendencia en
prosperidad y victoria. ¡Es el padre quien crea carácter en el
hijo!
¡El padre del justo se alegrará! Se considera una persona
justa por su conducta intachable que camina con el carácter
de Cristo. La honradez, honestidad, respeto y honra es
parte del proceder del justo. La responsabilidad del padre
es desarrollar la justicia en sus hijos. En ese sentido vemos
al Apóstol Juan gozándose con la justicia de su hijo Gayo.
3
Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y
dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la

- 26 -
Principios de la paternidad bíblica

verdad. 4No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis
hijos andan en la verdad (3Juan 3-4).
Gayo era conocido por su honestidad (andar en la verdad).
Juan observa la conducta de su hijo y se alegra al ver el
fruto de su trabajo paternal en él. El hijo que aprecia la
labor de su padre para enseñarle justicia recibirá grande
recompensa. No es oculto que creyentes cambian de
congregación, ministros de Dios que no permiten ser
enseñados, de tal manera que cuando se sienten
confrontados con alguna falta, prefieren cambiar de papá
para no producir los cambios que Dios exige. El tiempo será
testigo de su pobre crecimiento espiritual.
En cambio el hijo que honra al padre aceptando la
formación, será como árbol plantado junto a corrientes de
aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; Y
todo lo que hace, prosperará (Salmos 1.3). ¡Vivo testimonio
e imagen del padre que le ha formado y equipado! La
verdad es que nadie enseña lo que no tiene o no práctica,
por esto es que el hijo es un retrato del padre
principalmente en la conducta que practica diariamente.
En Proverbios 23.26 Salomón exhorta: Dame, hijo mío, tu
corazón, y miren tus ojos por mis caminos. El padre toma el
corazón del hijo no para dañarlo, sino para guiarlo, dirigirlo
y llevarlo por sendas de justicia que aseguren un
crecimiento sano y lleno de prosperidad. Cuando nació mi
nieta Lisbeth y la tuve en mis brazos, agradecí a Dios por ver
mis generaciones futuras venir al mundo. Sin embargo un
peso de responsabilidad cayó sobre mis hombros. Observé

- 27 -
Principios de la paternidad bíblica

a mis hijos César e Iris buscando la imagen que había


formado en ellos con mi propio ejemplo, me sentí en paz
sabiendo que están preparados para ser buenos padres
para esta hermosa niña que Dios nos había enviado.
El sabio dice: Miren tus ojos por mis caminos. Salomón
había hecho una gran avenida para su descendencia para
facilitarles el camino en que tendrían que transitar en esta
vida. Esta es una gran responsabilidad, el padre es
responsable de hacer calzada para que hijos caminen. La
conducta del padre es duplicada en el hijo, la luz del padre
es la señal en el camino del hijo.
En Agosto del 2011 mi esposa Magda y yo, entendimos que
era el tiempo de posicionarnos al 100% en la silla del
apóstol, consultamos con nuestra autoridad apostólica, el
Dr. Hamon, si sentía que era el tiempo de entregar el
pastorado de la Iglesia central de nuestro ministerio a mi
hijo José Félix Jr. y su esposa Gladys. Después de sentir la
aprobación de Dios y de nuestra autoridad, decidimos
proceder a entregar la autoridad de la congregación a una
pareja joven con grandes sueños en el ministerio.
¿En algún momento sentimos duda al hacerlo? ¡No!
Durante estos últimos años hemos edificado una gran
avenida para que me hijo José y su esposa Gladys caminen
por ella sin mayores problemas de dirección o visión. ¡Miren
tus ojos por mis caminos! Nuestro camino de éxito o fracaso
es la herencia que entregamos a nuestros hijos; como
padres, somos la fotografía del futuro de nuestros hijos.
¡Ellos no se tienen que tropezar en la misma piedra! Y yo

- 28 -
Principios de la paternidad bíblica

con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me


gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque
amándoos más, sea amado menos (2Corintios 12.15).
El corazón del padre es dadivoso y siempre está listo para
bendecir al hijo, aunque este sea mal agradecido, él padre
seguirá dando, como se puede observar en el pasaje
anterior.
El padre se gasta por el hijo. ¿Qué no hará el padre para el
hijo? Pablo dice estar dispuesto a gastar todo, incluso, se
gastaría así mismo por amor a ellos, independientemente
que al amarlos más, su amor sea menospreciado. Sabemos
que así como existen los padres que se ocupan
sinceramente por sus hijos, hay aquellos que son padres
desnaturalizados que no atienden adecuadamente a su
heredad. Sin embargo estos últimos son excepciones
porque son más los verdaderos padres que aquellos que
usurpan el lugar para sacar un provecho personal.
El padre es el ejemplo para el hijo. El padre limpia el camino
al hijo y deja una huella para que no se pierda. El hijo no
empieza a edificar de cero, sino empieza a edificar en los
logros del padre. Cuando el camino está libre, el paso puede
ser apresurado.
Cuando mi hija Iris quedó embarazada de su segunda hija,
mi emoción fue mayor que cuando recibí la noticia de mi
primera nieta. ¿Por qué? Porque he visto el trabajo
ejemplar que César e Iris han hecho con Lisbeth como
padres. Disfruto ver su conducta duplicada en mi nieta, ella
es la viva imagen de padres ejemplares. ¿Dónde está la

- 29 -
Principios de la paternidad bíblica

clave? ¡La inversión! Pablo dice, voy a seguir invirtiendo


todo en ustedes aún yo mismo me voy a invertir en ustedes
(parafraseado).
Aposento Alto Internacional es nuestro congreso anual,
donde todos nuestros hijos vienen de todo nuestro país
México y de otros países a recibir la impartición de su
herencia espiritual. En esa reunión suceden cosas muy
especiales, así que se convierte en una gran fiesta. En uno
de esos eventos, Dios me reveló que los gastos serían más
que las entradas, es decir, quedaríamos en números rojos.
Cuando le pregunté a Dios que debía hacer, me contestó:
¡Invierte en tus hijos! Es cierto que Dios podría proveerme
el dinero de diferentes maneras, pero sé que era una gran
lección para crecer en mi unción de padre. Decidí no pedir
ayuda para pagar lo necesario del congreso, fui a mis
bolsillos y decidí invertirme a mí mismo a favor de mis hijos.
En 1Tesalonisenses 2.11-12 Pablo dice: Así como también
sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos,
exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros, y os
encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que
os llamó a su reino y gloria. El padre es sabio para dirigir al
hijo y llevarlo al éxito. Le exhortará cuando sea necesario,
animándolo y proyectándolo hacia el propósito de Dios para
él. Lo consolará cuando venga el desánimo y en las
situaciones difíciles. El padre se preocupará por que sus
hijos den un buen testimonio, pues imagen del padre son
los hijos.

- 30 -
Principios de la paternidad bíblica

La palabra exhortar se entiende como infundir ánimo,


alentar y animar. También se entiende como direccionar
adecuadamente para llegar a la meta. Recomendar como
hacer algo con un espíritu de enseñanza. Más que disciplina
rígida y violenta, el padre abraza, motiva, enseña al hijo
para tener un desarrollo exitoso. Entendemos consolar
como confortar en medio de la aflicción. Esta labor de
paternidad convertirá al hijo en un fuerte prospecto para
convertirse en una persona digna del reino. Esto es
demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos
por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis
(2Tesalonisenses 1.5).
Se considera una persona digna cuando se ha ganado la
confianza para desarrollar una tarea. Somos dignos de
operar en el reino de Dios cuando hemos ganado Su
confianza para desarrollar una labor en Su reino de acuerdo
a una posición estratégica que el Padre determina para
nosotros.
El padre es un perito arquitecto y diseñador del futuro de su
hijo, lo posiciona en la autopista de su destino y vigila que
no se pierda en el desafío de llegar a sentarse en su silla de
autoridad. Prepara lo necesario para asegurar que llegue a
desarrollar el propósito de vida que Dios pre-diseñó para él
(Efesios 1.11). Cuando David recibió la noticia que él no
edificaría la casa de Dios sino su hijo Salomón, se dedicó a
reunir el material necesario para su edificación. Como un
buen padre, David conocía el destino profético de su hijo y
se preocupó en invertir lo necesario para asegurar su éxito.

- 31 -
Principios de la paternidad bíblica

3
He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el
fruto del vientre. 4Como saetas en mano del valiente, así son
los hijos habidos en la juventud. 5Bienaventurado el hombre
que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado cuando
hablare con los enemigos en la puerta (Salmos 127.3-5). El
padre reconoce que los hijos son la herencia de Dios y los
cuidará como la niña de sus ojos, los verá como lo más
preciado que puede tener. Los formará como se fabrica una
saeta (flecha), los preparará hasta el momento de enviarlo a
la batalla. Su ejército será poderoso pues ha dedicado su
propia vida en su formación. El padre se duplica en el hijo,
imparte su ADN para que no tenga impedimento en lograr
el éxito en todo lo que emprenda. ¡Al final, los hijos
honraran al padre y le darán nombre!
Creo que la mejor herencia de un hombre y una mujer de
Dios es duplicarse formando una generación de hijos
exitosos. El éxito del padre no está en su crecimiento
personal sino en el crecimiento de sus propios hijos. El
padre crece en la medida que sus hijos crecen. La
prosperidad y el futuro están en la formación de hijos
triunfadores. He aquí, por tercera vez estoy preparado para
ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo
vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos
para los padres, sino los padres para los hijos (2Corintios
12.14). El padre tiene una herencia para sus hijos, todo lo
que recibe es pensando en lo que entregará a sus hijos, sin
pensar en lo que debe lograr para sí mismo. De aquí que los
tesoros de Dios son entregados por medio de los padres
espirituales.

- 32 -
Principios de la paternidad bíblica

El apóstol Pablo declara este principio de éxito en la


paternidad: Los hijos no deben atesorar para los padres,
sino los padres para los hijos. Este es un principio poderoso
en la paternidad verdadera, donde el padre desarrolla una
plataforma de lanzamiento para sus hijos. El hijo edifica en
el techo del padre. Tan grande es el techo del padre, tan
grande será el edificio del hijo.
Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se
apresure tu alma para destruirlo (Proverbios 19.18). El
padre sabe y entiende que es necesaria la disciplina y
deberá hacerlo mientras que el hijo esté dispuesto a
recibirla. La palabra castigo se entiende por la imposición de
una carga como un medio de aprendizaje. En la paternidad
es necesaria la disciplina como un medio de corregir el
camino. Hemos visto que tanto los hijos de Dios, miembros
de una congregación, como los ministros cambian de
cobertura como cambiar de zapatos porque no permiten la
disciplina del padre y prefieren caminar como llaneros
solitarios antes que aceptar una formación sistemática.
Bien lo menciona Salomón en Proverbios 29.17: Corrige a tu
hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma. ¡Qué
responsabilidad tan grande! El padre tendrá que ser sabio
para disciplinar al hijo, y este deberá ser manso para
aceptar la reprensión.
¡Esta es una de las mayores causas de rupturas en la
relación paternal!
La corrección no sólo trata de un jalón de orejas sino de que
el hijo pueda retomar el camino correcto cuando se ha
desviado. Padre e hijo son la luz y la imagen de la casa

- 33 -
Principios de la paternidad bíblica

apostólica y/o pastoral. Ambos manifiestan la identidad de


su casa, las señales que producen es de acuerdo al género o
identidad que imparte el padre apostólico o el pastor de la
iglesia. He aquí, yo y los hijos que me dio Jehová somos por
señales y presagios en Israel, de parte de Jehová de los
ejércitos, que mora en el monte de Sion (Isaías 8.18).
Tanto el padre como el hijo entienden que son
responsables de sus propios hechos. Aunque el padre da
una cobertura espiritual al hijo, el hijo es responsable de su
propia santidad delante de Dios. De igual manera, el hijo
entiende que el padre es responsable de su propia santidad.
¡La caída espiritual del padre o hijo, es responsabilidad de
cada uno! El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará
el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la
justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será
sobre él (Ezequiel 18.20).
Uno de los títulos que Isaías profetiza sobre Cristo es Padre
eterno (Isaías 9.6). Este fue uno de los papeles más
importantes que Cristo desarrolla sobre sus discípulos.
Aunque ellos nunca pudieron entender este título de Jesús
(de hecho no se tienen referencias bíblicas que indiquen
que los discípulos de Jesús le reconocieron como un padre),
no sólo fue un padre para ellos, también fue su maestro, y
al final de su ministerio los llamó amigos (Juan 15.14). ¡El
reto más grande que el padre tiene con el hijo es ser padre
y amigo! Ganar la confianza de las personas no es sencillo,
el esfuerzo debe ser grande, pero el padre hará lo que sea
necesario para ganar llegar a ser un amigo de su hijo.

- 34 -
Principios de la paternidad bíblica

En los tiempos bíblicos, ningún hijo podía desasociarse de


su padre, porque en los lomos de ese hombre se
encontraba su herencia y destino. 1Y llamó Jacob a sus hijos,
y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en
los días venideros. 2Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad
a vuestro padre Israel (Génesis 49.1-2). Cuando Jacob
estaba muriendo, sus hijos se acercaron al lecho y buscaron
su destino. Jacob tomó fuerza y extendió sus manos sobre
cada uno de ellos para declarar su destino profético
(Génesis 49). ¡Quiero imaginar la cara de cada uno de los
hijos de aquel anciano cuando escuchó las palabras
proféticas que salían de su boca!
Al ministro de Dios, llámese papá, pastor, apóstol,
regularmente no le cuesta mucho trabajo para tomar el
lugar de padre, sin embargo, a los miembros sí les cuesta
verse como hijos. Hay muchos miembros, pocos hijos, si
hubiera más hijos y menos miembros, el poder de la Iglesia
sería mucho mayor en todos sentidos. ¿Por qué digo esto?
Porque la unción del padre cae sobre ellos y siguen su
ejemplo para ir tras su destino profético. Acordaos de
vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios;
considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e
imitad su fe (Hebreos 13.7). La palabra “imitar” quiere decir
venir a ser igual a otro. La única forma de imitar al padre es
tener lo que el padre tiene, eso se asocia con la unción.
¡Entendemos que el propósito de vida del hijo está
encerrado en la palabra que sale de la boca de su padre!

- 35 -
Principios de la paternidad bíblica

LA RESPONSABILIDAD DEL HIJO HACIA EL PADRE


El hijo tiene sus propias responsabilidades con el padre. La
relación padre-hijo será eterna en el momento que ambos
cumplen con sus responsabilidades apegadas a la palabra
de Dios. Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, y estad
atentos, para que conozcáis cordura (Proverbios 4.1). El hijo
debe estar atento a la enseñanza del padre, reconocer que
necesita su dirección y que esta autoridad jamás buscará el
mal sino su bienestar. Es responsabilidad del hijo acudir al
llamado del padre para ser enseñado, y cuando el hijo es
entendido apreciará la enseñanza del padre. La identidad
paternal se establece cuando el hijo acepta y lleva a la
práctica la enseñanza que ha recibido del padre.
Una de las principales causas de las rupturas padre-hijo y de
la migración de creyentes de una congregación a otra, o de
una organización a otra es la falta de sabiduría en la
enseñanza. Hay dos extremos que debemos evitar. Primero,
la imposición autoritaria y en segundo lugar, la tolerancia
injustificada. ¡Ambos extremos son incorrectos! El padre no
tiene que enseñar imponiendo, sino justificando su
enseñanza con el ejemplo en sí mismo y soportada con la
palabra de Dios. ¡Es mejor conviccionar que imponer!
El otro extremo es la enseñanza donde no se ponen límites
y todo es permitido. La tolerancia en la enseñanza es
correcta. No todos aprendemos a la misma velocidad, sin
embargo, hay un punto de equilibrio que debemos
practicar. Podemos esperar con paciencia y bajo oración los

- 36 -
Principios de la paternidad bíblica

cambios que la misma enseñanza motiva, pero también


reconocemos que hay límites que no se deben cruzar.
Estad atentos es una frase muy exacta para que el hijo
conozca cordura, que significa inteligencia, prudencia y
entendimiento. Frecuentemente veremos al padre como un
profeta para el hijo haciendo declaraciones del corazón de
Dios. Estad atentos quiere decir que el corazón debe estar
presto para escuchar. Este es el desafío del hijo, mostrar un
espíritu enseñable con una profunda gratitud por la
enseñanza que recibe. Guarda, hijo mío, el mandamiento de
tu padre, y no dejes la enseñanza de tu madre. El hijo se
sujeta a las órdenes de su padre en amor, por respeto, para
darle honor a su investidura de padre, como lo menciona
Proverbios 6.20. Como vemos, aquí no se trata de un
autoritarismo sino de la obediencia para dar la honra al
padre que se sacrifica por el hijo. El término guardar
significa apreciar lo que se recibe y ponerlo en práctica.
El hijo que entiende y lleva una relación paternal genuina,
dando honor, siempre será alegría para su padre
(Proverbios 15.20-21); mientras que la necedad del hijo
puede llevar a menospreciar la investidura paterna. Esto
puede provocar una ruptura en la relación. Cuando sucede,
esperamos que se cumpla la parábola del hijo pródigo:
¡Cuando el hijo regresa al corazón del padre nuevamente!
Lo contrario a prudencia es necedad. El diccionario VINE
enseña que cuando se dice que una persona es necia casi
siempre quiere indicar su falta de sabiduría; es más, la
sabiduría está fuera de su alcance (Proverbios 24.7). Otro

- 37 -
Principios de la paternidad bíblica

matiz señala que un “necio” es una persona moralmente


indeseable que desprecia la sabiduría y la disciplina
(Proverbios 1.7; 15.5). Se “mofa de sus propias faltas”
(Proverbios 14.9) y es contencioso (Proverbios 20.3) y
licencioso (Proverbios 7.22). Es inútil tratar de instruirlo
(Proverbios 16.22).
Por ello un padre debe ser paciente para educar al hijo,
pero cuando el hijo es necio debe tomar medidas radicales
para restaurar esa área. Cuando un hijo es necio causará
muchos dolores de cabeza al padre y aunque debe tratar al
hijo con dulzura y sabiduría, es también necesario ser
radical en la disciplina del necio; inclusive, hasta el extremo
de llegar a la exhortación y la disciplina (Proverbios 17.25).
Un proverbio de mi pueblo dice: Es mejor prevenir que
remediar. Dando entender que hay que anticiparse a los
errores del hijo.
Cuando el hijo no reconoce, ni da honor a la investidura
paternal, su camino se torna difícil. El padre lleva algunos
pasos adelante del hijo y cuando él hijo no lo reconoce, se
tropezará en la misma piedra con la que su progenitor
tropezó. Cuando el hijo es sabio (Proverbios 13.1), sabe que
el padre ya caminó por el camino que él está caminando y
entiende que su padre no permitirá que se tropiece en la
piedra donde él tropezó, ni que caiga en el hoyo donde él
cayó. Pero, ¡Cuidado con los hijos burladores! Entendemos
como burlador aquel que esquiva las instrucciones, el que
hace escarnio, se ríe y mofa de la imagen de autoridad.

- 38 -
Principios de la paternidad bíblica

¿Cómo puede un hijo burlarse del padre? ¡Cuando dice que


acepta la instrucción pero no lo hace! ¡Se ríe tanto de la
imagen paterna como del modelo de trabajo que el padre
propone! Recordemos que cada apóstol tiene una identidad
con respecto a cómo desarrollar las labores que el Padre le
ha comisionado, esa identidad se impregna en los hijos y
establece su imagen paterna. De la misma manera el pastor
tiene una identidad propia y desarrolla sus proyectos de
acuerdo a las habilidades y herramientas espirituales y
humanas que ha conquistado.
Un miembro de una congregación vino a la nuestra y estuvo
en un par de reuniones. Luego pidió una cita pastoral donde
me expresó su deseo de congregarse con nosotros. Le
pregunté el motivo del cambio, a lo cual me contesto: ¡Aquí
si se mueve Dios! ¡Esta es una Iglesia santa! En verdad que
sentía que era honesto y le pregunté: ¿Cómo te sentiste con
nosotros? Su expresión era de mucha emoción: ¡Excelente!
¡Puedo sentir la presencia de Dios poderosamente! Ya con la
libertad y con el deseo de abundar continua diciendo: En la
Iglesia donde me he congregado el pastor ni sabe predicar,
se equivoca en las citas bíblicas, y no tiene unción.
Me pude dar cuenta que esta persona no apreciaba al que
Dios le había puesto como pastor y padre espiritual. Se
importaba así mismo, pero no le importaba mucho la
condición de quien vela por su alma. El hijo honra al padre,
y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi
honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de
los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis

- 39 -
Principios de la paternidad bíblica

mi nombre… (Malaquías 1.6). ¡Ésta fue la queja de Dios con


respecto a su pueblo!, y se puede apreciar que se repite en
las relaciones paternales.
Dios reprende duramente a sus hijos porque no
aprendieron a honrarle como padre. Desafortunadamente
hay muchos ministros que se olvidan de quien les engendró,
quien les envió al ministerio y quien ha cuidado de ellos. La
historia es testigo de cómo cortan el cordón umbilical
cuando los ministros crecen, y abandonan la casa que los
vio nacer, deshonrando la investidura paternal. De igual
manera sucede cuando el hijo se enfrenta al padre sin
temor alguno, no entienden el peso de la Escritura cuando
dice: Todo hombre que maldijere a su padre o a su madre,
de cierto morirá; a su padre o a su madre maldijo; su sangre
será sobre él (Levítico 20.9).
En Jueces 17 encontramos una historia muy importante
para entender las relaciones paternales. 7Y había un joven
de Belén de Judá, de la tribu de Judá, el cual era levita, y
forastero allí. 8Este hombre partió de la ciudad de Belén de
Judá para ir a vivir donde pudiera encontrar lugar; y
llegando en su camino al monte de Efraín, vino a casa de
Micaía. 9Y Micaía le dijo: ¿De dónde vienes? Y el levita le
respondió: Soy de Belén de Judá, y voy a vivir donde pueda
encontrar lugar. Hasta en este momento, vemos aquel
joven vagando en busca de estabilidad.
La historia continua: Entonces Micaía le dijo: Quédate en
mi casa, y serás para mí padre y sacerdote; y yo te daré diez
siclos de plata por año, vestidos y comida. Y el levita se

- 40 -
Principios de la paternidad bíblica

quedó. El hijo no escoge al padre, Dios mismo lo envía a su


propia casa. Vemos en este pasaje como el padre suple tres
necesidades en el hijo: 1) Quédate en mi casa. Habla de
protección, dirección y amor; 2) Y serás para mi padre.
Describe presencia, cercanía, amistad, unidad, gobierno,
conquista; 3) Y sacerdote. Se entiende la cobertura,
impartición espiritual, unción.
Cuando el hijo adopta al padre sin pedir la dirección a Dios,
la relación padre-hijo no es sólida. Esperaríamos que con el
tiempo la relación madurara; sin embargo en la mayoría de
los casos la relación sería inestable debido a que él escogió
y no Dios. El hijo sabio honrará de muchas maneras al
padre. Reconocerá que lo que es, en su mayoría depende
de quién lo creó, formó y envió. Micaía ofrece: Diez siclos
de plata por año, vestidos y comida. Estas tres cosas
representan: 1. Finanzas (diezmos, ofrendas, primicias,
pactos), que se refiere a la responsabilidad económica; 2.
Vestido, que representa seguridad; 3. Comida, representa
provisión.
Cuando la relación es establecida, Micaía reconoce: Ahora
sé que Jehová me prosperará, porque tengo un levita por
sacerdote (Ver 13). El padre es la puerta de la herencia para
el hijo, Dios premia la relación sana con prosperidad para la
descendencia del padre.
Dios se agrada y bendice a los hijos que honran a sus
padres. Los padres deben ser prudentes para no presionar a
los hijos y lleguen a desalentarse (esto ocurre a menudo
cuando los padres piden más a sus hijos de lo que pueden

- 41 -
Principios de la paternidad bíblica

dar), como lo menciona Pablo en Colosenses 3.20-21: Hijos,


obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al
Señor. Padre, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se
desalienten.
La prudencia del padre radica en comprender que todos
tenemos límites y que romperlos no se da de un día para
otro. De esta manera, el padre camina con precisión y
ejemplo para que el hijo le imite en sus pasos.
Es una responsabilidad del hijo recompensar al padre. El
hijo reconoce el esfuerzo, la dedicación del padre, sus
cuidados; de tal forma, que cuando tiene la oportunidad, lo
bendecirá voluntariamente de la manera que esté a su
alcance hacerlo. Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos,
aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia
familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo
bueno y agradable delante de Dios (1Timoteo 5.4).
Un hijo agradecido no espera que el padre le exija algo,
simplemente lo da porque está agradecido, una muestra de
ello se encuentra en 1Corintios 4.15-16: Porque aunque
tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres;
pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del
evangelio. El apóstol dice: Por tanto, os ruego que me
imitéis. Los cristianos de Corinto podrían tener muchos
tutores, maestros, pero un solo padre. El apóstol defiende
su paternidad porque él mismo los había engendrado. Por
lo tanto tenían que imitarlo. El hijo sabe que solo tiene un
padre. Podrá tener amigos, instructores, tutores, pero un
solo padre. La honra y el aprecio son diferentes de un

- 42 -
Principios de la paternidad bíblica

instructor a un padre. El tutor es admirado y reconocido,


mientras que el padre es honrado.
Sin duda, habrá otros muchos más aspectos que valorar,
éstos son discernidos espiritualmente tanto como padres,
que como hijos. En cada paso que damos, estamos
aprendiendo de la relación paternal, que, sin temor a
equivocarme, puedo decir que la relación es sencilla cuando
ambos, padre e hijo, entienden su rol.
Si estos principios los practicáramos todos los hijos de Dios,
se terminaría la migración de creyentes de un grupo a otro.
Entiendo que Dios envía al padre los hijos que debe
engendrar o adoptar, y a los hijos les envía el padre que van
a honrar. Si esto es verdad deberíamos decir como el
salmista: Y en la casa de Jehová moraré por largos días
(Salmos 23.6). Parafraseamos este versículo diciendo: Y en
la casa de “mi padre” moraré por largos días. Una oveja que
se considera hija y es atendida por la persona que
correctamente toma el rol de padre, no tiene por qué
buscar otro lugar, porque ahí donde se encuentra está
desarrollando una relación paternal sana.

ASEGURANDO LA RELACIÓN PATERNAL


Podemos anotar algunas ideas, sin descuidar el hecho de
que la relación paternal, en el ministerio, se torna tan
normal como en la relación natural entre padre e hijo. Nada
debajo del cielo está escondido y podemos entender lo
espiritual a través de lo físico. Así que vamos a ver

- 43 -
Principios de la paternidad bíblica

principios de paternidad que nos aseguren esta relación


hasta la eternidad.
AMBOS DEBEN ENTENDER Y PRACTICAR SU ROL. ¿Por qué no se
entienden los roles? La mayoría de cristianos de esta
generación han nacido en denominaciones u organizaciones
que no practican la relación paternal. Es aquí donde entra la
reforma y donde aparecen los Elías de este tiempo: Los
ministros serán inquietados a orar a Dios por un padre y los
padres serán inquietados a recibir a sus hijos.
Las congregaciones deben enseñar esta práctica de una
manera cotidiana a fin de asegurar la lealtad de sus
miembros tomando el rol de hijos y recibiendo el calor del
padre espiritual. ¡Conocer no basta! Hay que practicar el rol
que nos corresponde a cada uno. Un ejemplo claro de la
falta del rol paterno es en la sociedad que vivimos. Hoy
muchos jóvenes provienen de una familia desintegrada y
han aprendido a caminar sin una identidad paterna. Esto ha
producido una generación desordenada y vacía. Lo mismo
sucede en el Cuerpo de Cristo, donde tanto miembros de
congregaciones como ministros caminan sin una identidad
paterna.
¡La falta de paternidad crea desorden y falta de dirección!
Un hijo sin padre caminará mucho más lento que uno que
es dirigido por un padre. Sé que podemos tener
excepciones y por la gracia de Dios veamos algunos
prosperar sin la identidad paterna, ya ante esto,
reconocemos que Dios es soberano para hacer lo que Él
desee con nuestras vidas.

- 44 -
Principios de la paternidad bíblica

SE DEBE BUSCAR LA MADUREZ EN LA RELACIÓN. Alguien dijo: Nadie


nació sabiendo ser padre. La experiencia es la que nos da la
posibilidad de llevar con éxito la relación paternal. Es
posible que tenga razón; sin embargo, en lo personal creo
que ser padre es un don de Dios. Las características están
implícitas en nuestro corazón desde que venimos al mundo.
Con que dulzura el apóstol Juan dice: Hijitos míos. ¿Cómo
aprendió a amar a sus hijos de esta manera? En sus hijos
estaba injertado su corazón de padre. Aunque el ser padre,
y el ser hijo, es un don de Dios, las relaciones paternales
deben de avanzar cada día hacia la madurez. Hay
situaciones que vencer: Problemas, roces, diferencias,
malos entendidos; sin embargo, la relación paternal tiene
que perdurar y hacerse indestructible.
Madurez es la plenitud que se alcanza en la práctica de los
roles que debemos practicar. Esto no llega de un momento
a otro, viene con la práctica de los principios que hemos
descrito en páginas anteriores. En esta práctica hay dos
cosas que debemos tener en mente: Actitud y aptitud.
La actitud es la manera en que actuamos, como hacemos
las cosas. La aptitud es el conocimiento para hacerlo.
Actitud es el carácter, conducta, forma de hacerlo. Aptitud
son las habilidades, herramientas de cómo hacerlo. La
madurez viene cuando conozco los principios de
paternidad y los practico como forma de vida.
LA LEALTAD. ¡La fidelidad es un requisito en las relaciones
paternales! Tanto el padre como el hijo deben actuar con

- 45 -
Principios de la paternidad bíblica

carácter en los roles que desempeñan. La Lealtad tiene que


ver con el guardar celosamente algo que recibes de otra
persona. El pacto padre-hijo debe ser sincero, sin
hipocresías ni ventajas, buscando guardar las espaldas el
uno al otro. El verdadero valor de la relación paternal está
en la lealtad.
¿Por qué un hijo abandona al padre? ¿Por qué un padre no
vela adecuadamente por su hijo? ¡Por falta de lealtad! La
paternidad espiritual se fortalecerá cuando padre e hijo
dejen huella en el rol que les corresponde; cuando eso
sucede, el amor y la lealtad se verán reflejados de una
manera visible tanto en el padre como en el hijo. Anteponer
la necesidad del otro, primero que la nuestra, fortalece la
lealtad: Es la ley de la siembra y la cosecha.
Cuando empezamos mi esposa Magda y yo el ministerio
apostólico no teníamos muchos recursos para sostener los
proyectos de nuevas obras. Con poco hacíamos mucho, sin
embargo, muchas veces nos vimos en verdaderos apuros
financieros. En ese tiempo vino un ministerio del extranjero
y le propuso a uno de nuestros hijos que se cambiara con su
organización. A cambio le comprarían un terreno y le
construirían un lindo templo. Sentimos que habíamos
perdido un hijo. ¡Era una oferta codiciable! Para mi sorpresa
vino mi hijo y me dijo: ¡Mi relación con usted vale más,
mucho más, que un templo! ¡Esto se llama lealtad!
PRACTICAR LA TRANSPARENCIA es el valor agregado que hará
perdurar la relación paternal. Los secretos no están
permitidos, ambos, padre e hijos deben ser libros abiertos.

- 46 -
Principios de la paternidad bíblica

Cuando se presentan situaciones difíciles se conoce el


camino a donde ir. ¡Siembra honestidad y cosecharás
buenas relaciones! Ser transparente es no esconder nada ni
físico, ni espiritual. El profeta Samuel le dijo a Saúl: Te
descubriré todo lo que está en tu corazón (1Samuel 9.19),
sellando así su paternidad con el rey Saúl.
¡Entre Samuel y Saúl no habría nada oculto! Samuel como
padre tendría que saber los secretos de su hijo Saúl. Los
sueños, anhelos, metas, propósitos, debilidades,
preocupaciones, todo, absolutamente todo tenía que ser
descubierto. ¡Esto se llama transparencia!
Conocí a un lindo siervo de Dios, excelente predicador y
muy esforzado en extender el reino de Dios en la tierra.
Mientras que Dios me lanzaba al llamado apostólico, él se
desarrollaba como un predicador itinerante con muy
buenos resultados. Después de varios años recibí su visita
en mi oficina, que de paso decirlo, fue una agradable
sorpresa.
Después de una amena charla me expreso su deseo de
recibir nuestro ADN paternal. Aunque no salía de mi
asombro me motivaba tener un hijo de tan grande
proyección en el reino de mi Padre. Todo fue bién hasta el
momento en que abrió su corazón: José, si voy a ser tu hijo,
deseo hablarte de algunas cosas de mi pasado. Hace
algunos años tuve algunos problemas personales de los
cuales debes estar enterado. Su transparencia ganó mi
corazón. Hablamos de su pasado, de su presente y de sus
sueños para el futuro. Al final concretamos la relación

- 47 -
Principios de la paternidad bíblica

paternal sin nada escondido, hasta hoy ha sido una


bendición tenerlo a mi lado.
Tengo claro que cuando hay cosas ocultas saldrán a la luz. Si
el diablo las saca es para destruir, si Dios las exhibe es para
restaurar. La transparencia siempre será una columna
fuerte para lograr una paternidad indestructible.
DESARROLLA CARÁCTER. Una relación paternal donde no se
desarrolla carácter es una relación propensa al fracaso.
Cuando el padre y el hijo desarrollan carácter, existe la
oportunidad de sanar cualquier situación difícil, roces y
diferencias, que siempre se darán en el camino.
¡Carácter es más que palabras!
Cuando caminamos firmemente con un temple fuerte y
maduro, seguramente edificaremos esta relación en bases
inamovibles e indestructibles; pero cuando hay debilidad de
carácter, el futuro será incierto y peligroso. El carácter es lo
que somos como personas, nuestro comportamiento, la
actitud que tomamos ante las situaciones difíciles. John
Maxwell dice que el verdadero carácter es conocido en
tiempos de crisis.
El carácter fuerte nos permite enfrentar las situaciones
difíciles con templanza y firmeza tomando las decisiones
más acertadas. Por supuesto que las relaciones humanas no
son tan sencillas de sobre llevar. El carácter débil nos
impulsa a tomar decisiones erróneas. La fuerza del carácter
sólido nos permite estar parados en una plataforma firme
para lograr las mejores cosas en la vida.

- 48 -
Principios de la paternidad bíblica

NIVELES DE LA RELACIÓN PATERNAL


Puedo identificar cuatro niveles en las relaciones de
paternidad espiritual. 1. La relación que se da por el título.
2. Cuando los logros son la base del desarrollo de la relación
paternal. 3. La paternidad basada en la experiencia. 4. Y la
más importante, por la unción de padre que Dios imparte.
¿Cómo se desarrollan estas relaciones?
POR EL CARGO O TÍTULO (NIVEL BÁSICO). Un ministro es padre
porque le ha sido asignado el liderazgo de la congregación.
Los miembros lo reconocen y le dan ese valor, sin embargo,
ser líder no quiere decir que tiene la habilidad de ser padre.
De hecho, este nivel de paternidad es pobre y no tiene
muchos resultados en desarrollar la relación.
Frecuentemente encontramos buenos predicadores en los
púlpitos pero hay un vacío en la relación con la membrecía
de la congregación.
Este nivel de paternidad se desarrolla cuando llegamos a
tener un cargo o título dentro del cuerpo de Cristo.
Frecuentemente se da en ministros que cambian de
cobertura, Iglesias que cambian de pastor. En
organizaciones y denominaciones tradicionales se practica
este nivel. ¡Es una paternidad impuesta!
Me someto al padre que me impusieron, pero normalmente
no es alguien que reconoce la genética espiritual y ha
engendrado hijos, sino simplemente hay nuevos creyentes
en la congregación. Es aquí donde se comenten muchos y
graves problemas, ya que el hijo no recibe una verdadera

- 49 -
Principios de la paternidad bíblica

dosis del ADN paterno, sino que será cuidado con las
limitantes del líder-padre que posiblemente no entiende la
responsabilidad tan fuerte que tiene con el hijo.
Hay desventajas en este nivel de paternidad que
difícilmente se pueden subsanar. En primer lugar, el líder-
padre tiene una responsabilidad pero no tiene una
verdadera carga de paternidad. Cuando vienen situaciones
serias donde se necesita invertir tiempo, esfuerzo y
dedicación, difícilmente el líder llegará a hacer lo que un
verdadero padre haría.
POR LOS LOGROS (NIVEL INTERMEDIO). En segundo lugar, una
persona con logros puede desarrollar una buena relación
paternal porque los frutos avalan su capacidad. Creo que
este nivel de paternidad es mejor que la primera porque el
tener frutos conlleva la responsabilidad de cuidar y apoyar
para proyectar al hijo a tener buenos resultados en su vida
espiritual.
En este nivel el sometimiento del hijo al padre se hace
basado en leyes y reglas, hay un temor en la relación, y el
respeto se da debido a la permanencia del líder en el mismo
cargo. En este sentido, el hijo honra al padre desde una
perspectiva que es el líder. Existe un reconocimiento
basado en la imagen de una persona que tiene frutos, pero
no en el honor que merece un verdadero padre, por lo que
produce un distanciamiento. Normalmente la relación es
inmadura y frágil, por lo que se deshace fácilmente
En el nivel de logros no hay una imagen paterna sino
institucional, donde se ve más la imagen del nombre de la

- 50 -
Principios de la paternidad bíblica

organización o de la congregación, más que la de una


persona que pretende desarrollar la paternidad. Cuando
hay necesidad de consejería, no se tiene la confianza para
acercarse al padre porque no hay una apertura de corazón
para desarrollar intimidad en la relación.
Por supuesto que este nivel es mejor que el anterior porque
podemos ver los frutos del llamado, la madurez y carácter
que se ha conquistado. El apóstol Pablo dice con respecto a
esto. Observe cómo el apóstol define sus logros diciendo:
en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles,
aunque nada soy (2Corintios 12.11-13). Pablo está diciendo
que el trabajo que ha desarrollado es loable. Porque yo soy
el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser
llamado apóstol, porque perseguí a la Iglesia de Dios. Pero
por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido
en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos
ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo (1Corintios
15.9-10). ¡Pablo declara como había trabajado más que el
resto de los apóstoles! En este nivel se maneja la
experiencia en el llamado como paternidad aunque no se
tiene el verdadero corazón de padre.
Aunque este nivel es bueno, se tienen también deficiencias
para desarrollar la verdadera paternidad. En primer lugar,
los resultados no son una señal del llamado original y
verdadero a ser padre. Puedo tener buenos resultados y
logros en el llamado pero eso no asegura que puedo ser
buen padre. En la paternidad verdadera hay una
impartición de gracia de Dios sobre los hijos; es algo que se

- 51 -
Principios de la paternidad bíblica

siente en la relación. Los hombres y mujeres que han


logrado grandes resultados en el llamado pueden dejar una
buena dosis de “cómo” hacer las cosas pero es difícil que
dejen una huella en el corazón en una verdadera relación
paternal.
Es frecuente ver que estas personas pongan énfasis en los
logros más que en las personas. El padre pone más énfasis
en la persona que en los logros. Por lo general, la relación
afectiva es pasajera; es del momento, más que de algo
perdurable. Como personas necesitamos más amor que
conocer un buen modelo que nos deje grandes resultados.
Definitivamente también existen ventajas en esta relación
paternal, ya que de alguna manera esta relación substituye
algunas necesidades al hijo. Aunque no es lo ideal, es un
buen principio para aprender sujeción, sometimiento y
amor a los proyectos de Dios.
POR LA EXPERIENCIA LOGRADA EN EL DESARROLLO DEL LLAMADO. En
tercer lugar, y por supuesto, mejor que las dos primeras,
esta la relación paternal basada en la experiencia.
Frecuentemente vemos personas con un peso paternal por
lo que han vivido en el caminar con Cristo y en el ministerio.
Ahora bien, aunque el padre pueda tener toda la
experiencia posible, no asegura totalmente que el hijo logre
una vida exitosa. Sin duda ayudará, su experiencia es un
factor de suma importancia, y más aun cuando también
tiene una vida de frutos.
Este nivel está basado en la experiencia que se va logrando
en la trayectoria de la vida misma y en el llamado de Dios;

- 52 -
Principios de la paternidad bíblica

este es un mejor nivel que el primero, pero aun así tiene


limitantes. Como hijos de Dios, somos la imagen visible del
Dios invisible, es decir, debemos ser ejemplo de la vida de
Cristo en nosotros. Cuando esto es así, habrá personas que
son dignas de ser imitadas y por el conocimiento que han
logrado nos podemos acercar a ellas para pedir y aceptar un
buen consejo.
Puedo decir que las personas que han alcanzado un nivel de
experiencia pueden desarrollar una adecuada paternidad
porque han pasado por diversas situaciones que, aunado a
su disposición de ayudar a otros, serán candidatos dignos
para ocupar el título de padre.
Aunque es una buena opción, estas personas tienen
desventajas en desarrollar la verdadera paternidad. En
primer lugar, la experiencia no asegura el corazón de padre.
Pueden tener muchos estudios, títulos, logros, pero esto no
asegura que tenga una verdadera carga para cuidar hijos.
Desarrollar la paternidad sin tener el llamado es hacer un
esfuerzo infructuoso pues habrá momentos que el padre
necesitará dar todo, absolutamente todo, y esto sólo lo
logran los verdaderos padres.
El apóstol Pablo declaró: He aquí, por tercera vez estoy
preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque
no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar
los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo
con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me
gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque
amándoos más, sea amado menos (2Corintios 12.14-15).

- 53 -
Principios de la paternidad bíblica

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el padre? ¡Su vida


misma! ¿Qué está dispuesto a dar? ¡Todo, finanzas, tiempo,
esfuerzo, dedicación! El padre sabe sembrar de una manera
sincera sin esperar nada a cambio, depositando la semilla
en la buena tierra de sus hijos.
La experiencia puede sembrar buenos principios, consejos y
modelos de trabajo pero no puede sembrar su vida. El
corazón se siembra cuando existe el llamado para ser
padre. Cuando el siervo(a) de Dios ha sido llamado para
desarrollar la paternidad le será fácil estar horas con su
hijo(a). El hombre de experiencia te da una cita; el padre te
dice: Mi horario para el hijo está abierto. ¿Por qué? Porque
las personas que han llegado a este nivel pueden sembrar
su tiempo y esfuerzo pero el padre sembrará su vida misma.
Aquí no existe un mecanismo de adopción porque no existe
una relación paternal, sino de trabajo y proyectos. En la
relación paternal primero está la relación, luego el trabajo.
En este nivel se pregunta ¿cómo va el proyecto?, el
verdadero padre pregunta ¿cómo está tu vida, casa e hijos?
LA VIRTUD DE SER PADRE. El mejor de todos es el cuarto. Cuando
la paternidad se desarrolla por la unción de padre que Dios
deposita en nosotros para ejercer esta función. He visto
ministros jóvenes que toman el rol de padres de una
manera asombrosa. Sus frutos se pueden ver fácilmente en
el desarrollo de su llamado. Aunque los tres primeros
niveles son buenos, debemos de pedir a Dios que derrame
esa unción de paternidad sobre nuestra vida para ver los
frutos en la relación.

- 54 -
Principios de la paternidad bíblica

Todos llegaremos o deberíamos desarrollar los dos roles: El


rol de hijos en la medida que reconocemos al que Dios nos
ha dado por padre. El rol de padre con las personas que
estaremos engendrando. La relación paternal se desarrolla
desde un ministerio apostólico, hasta un ministerio pastoral
o incluso de liderazgo en la Iglesia.
En este nivel no hay título, no entra la experiencia ni los
logros obtenidos, sino la virtud que es impartida
directamente por Dios para ser padre. ¡Hijitos míos!, ¿cómo
pudo escribir el apóstol Juan estas palabras tan dulces? En
su primer epístola, el apóstol Juan declara nueve veces la
palabra hijito. No lo hacía para hacer sentir bien a sus
discípulos, sino porque realmente sentía que él era el padre
y ellos eran sus hijos. En este nivel es donde están los que
han sido llamados a ser verdaderos padres.
Los que han sido llamados a ser padres, no se esfuerzan
para desarrollar la virtud de padre: Simplemente deja fluir
su corazón de papá y la relación se da de inmediato. El hijo
se siente amado, protegido y contento de la relación
porque es genuina, de acuerdo a los principios de Dios.
¡Aquí no hay reglas, todo se entiende de corazón a corazón!
Finalizo este capítulo con Lucas 1.17, promesa de Dios para
este tiempo: E irá delante de él con el espíritu y el poder de
Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los
hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para
preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

- 55 -
Principios de la paternidad bíblica

Mi oración es que podamos tener el privilegio de ser


verdaderos hijos para que podamos tener la oportunidad de
ser verdaderos padres. En esta última reforma de la Iglesia,
Dios está restaurando la relación padre-hijo en el cuerpo de
Cristo, esto seguramente traerá un equilibrio en la función
ministerial y el fundamento de la Iglesia estará mucho más
fuerte.
No es sano buscar al papá, de hecho es un error que
comúnmente se da en el cuerpo de Cristo. Si anhelamos
tener un papá, Dios lo enviará directamente a la puerta de
nuestra casa. No adelantemos los hechos, todo se dará en
la medida que somos pacientes para esperar en Dios.
Cuando el papá llegue, no desechemos la bendición, la
relación hay que cuidarla y ésta es responsabilidad mutua
entre padre e hijo. Recordemos que esta relación es para la
eternidad, así que esperar es sano, y cuando llegue,
podremos disfrutar del rol que nos toca vivir.
Oremos:
Amado Padre celestial, dispongo mi corazón para entrar en
la una relación paternal genuina. Ahora que conozco estos
principios de Reino, decido tomar el rol que me corresponde.
Acepto tu gracia para que esta relación de paternidad sea
para la eternidad, sé que no hay divorcio y tendré que
defenderla para disfrutar de ella. Gracias por tu amor y
bondad, derrama de tu favor sobre mi vida.
En el nombre de Jesús. ¡Amén!

- 56 -
- 57 -
14
He aquí, por tercera vez estoy preparado
para ir a vosotros; y no os seré gravoso,
porque no busco lo vuestro, sino a
vosotros, pues no deben atesorar los hijos
para los padres, sino los padres para los
hijos. 15Y yo con el mayor placer gastaré lo
mío, y aun yo mismo me gastaré del todo
por amor de vuestras almas, aunque
amándoos más, sea amado menos.
2Corintios 12.14-15

La identidad paternal tiene que ver con los genes


espirituales que son impartidos por los padres sobre los
hijos. Esto lo vemos muy claro en lo físico cuando los hijos
sacan el color de ojos del papá, la forma de la nariz de la
mamá y los modales del abuelo. Estas características físicas
se transmiten en las generaciones por medio del ADN, y
pasan de generación a generación. La identidad paternal se
define como ese toque especial del padre sobre el hijo y la
responsabilidad del hijo para practicar los principios bíblicos
de la paternidad.

- 58 -
Identidad Paternal

Hay mucha confusión y malos entendidos sobre este tema,


ya que hay quienes lo aprovechan para mantener un
autoritarismo sobre aquellos que verdaderamente aman a
Dios y buscan donde sentirse protegidos y amados. La
paternidad espiritual es bíblica y necesaria. El apóstol Pablo
escribe a la Iglesia de Corinto: 14He aquí, por tercera vez
estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso,
porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben
atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los
hijos. 15Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo
mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas,
aunque amándoos más, sea amado menos (2Cor 12.14-15).
El apóstol da por sentada su paternidad apostólica en la
Iglesia de Corinto, y nos da mucha luz sobre el tema.
Analicemos algunos extractos.
He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros.
En esta frase, Pablo demuestra su preocupación por la
Iglesia. Un padre se preocupa y ocupa por el futuro de sus
hijos. No solo es firmar un documento de incorporación,
aceptar con palabras la relación, sino, buscar una intimidad
en la relación. En este tiempo las herramientas de
comunicación ayudan mucho a mantener una cercanía en la
relación, internet, teléfono, carta; lo importante es tener el
deseo de mantener este contacto continuo.
No os seré gravoso. El padre no ayuda a crecer a sus hijos
esperando obtener algo de ellos. El padre extiende la mano
para dar no para recibir. El hijo sabio sabe que el padre
debe ser recompensado por la función que realiza, no es

- 59 -
Identidad Paternal

necesario que se le presione en este sentido, el corazón


generoso del padre se ganará el derecho de la bendición del
hijo.
No busco lo vuestro, sino a vosotros. El padre espiritual
busca el corazón del hijo, no sus pertenencias. Las cosas
materiales pasan a segundo término cuando se establece
una verdadera paternidad. Ganar el corazón no es
responsabilidad de uno solo, sino de los dos. Samuel beso la
mejilla de Saúl en una clara manifestación de cariño
paternal (1Samuel 10.1). Esta relación fue tan fuerte que
cuando Saúl fue destituido de la silla de autoridad, Samuel
lloró e intercedió ante Dios por él (1Samuel 16.1).
Pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los
padres para los hijos. Pablo establece una de las virtudes
más importantes de la paternidad: El padre atesora, guarda
para sus hijos. En este sentido, la responsabilidad del padre
es más fuerte que la responsabilidad del hijo. La palabra
atesorar nos indica la labor de trabajar arduamente
pensando en el futuro de sus generaciones. Cuando Dios le
prohibió a David construir el templo, y sabiendo que su hijo
Salomón lo haría, se ocupó en poner todo lo necesario para
la construcción, facilitándole así la tarea a su hijo (1Crónicas
28.11-19).
Y yo con el mayor placer gastaré lo mío. El padre está
dispuesto a invertir lo que sea a favor de sus hijos: Lejos de
obtener un beneficio de ellos, buscará gastar lo necesario
en sus cuidados. La mejor inversión que el padre realiza es
en el futuro de sus hijos. Tiempo, esfuerzo, oración,

- 60 -
Identidad Paternal

ministración personal, comunicación, finanzas, sin


escatimar nada, puede ver el futuro del hijo, mide los costos
e invierte en ellos.
Y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras
almas. No sólo está de por medio la parte económica, sino
la vida misma, esfuerzo y la salud. Esta actitud debería
marcar la vida de los hijos, pues al ver el esfuerzo del padre,
el hijo deberá honrarle y apreciar el trabajo que realiza. La
mayor recompensa que el padre tiene es ver a su hijo
viendo un futuro exitoso. El padre ya no construye para sí
mismo sino para sus generaciones futuras.
Aunque amándoos más, sea amado menos. El corazón del
padre está dispuesto a amar hasta el fin. Aunque hay hijos
ingratos que no saben apreciar la paternidad, y actuaran sin
piedad, pero el padre estará dispuesto a seguir amando y
cuidando de ellos. El padre está dispuesto a entregar un
legado importante en las manos de sus hijos sin esperar
recompensa alguna. El hijo sabio sabrá reconocer su labor y
buscará la manera de honrarle, respetarle, suplirle. Micaías
dijo al levita: Quédate en mi casa, y serás para mí padre y
sacerdote; y yo te daré diez siclos de plata por año, vestidos
y comida. Y el levita se quedó (Jueces 17.10).
El apóstol Pablo reconoce que el amar a veces es doloroso,
porque el padre que ama a su hijo alguna vez lo tiene que
corregir. El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el
que lo ama, desde temprano lo corrige (Proverbios 13.249).
Corregir es todo un arte, cuando no se hace sabiamente se
crea un corazón resentido. En alguna ocasión la corrección

- 61 -
Identidad Paternal

debilitará el amor del hijo y se cumplirá la frase: Aunque


amándoos más, sea amado menos, en este momento el
padre sabe que tiene que soportar la debilidad del hijo y
esperará una reacción positiva de la corrección.
En estos principios podemos observar a un hombre de Dios
disponiendo su vida para mostrar el corazón del Padre
celestial a través de su labor paternal en la tierra. La
paternidad se desarrolla en el momento que los hijos son
engendrados o adoptados en nuestro liderazgo. ¿En dónde
observamos la paternidad? Un pastor es parte del nuevo
nacimiento de personas que Dios agrega al cuerpo de
Cristo. En ese momento, el pastor se convierte en un padre
para los nuevos creyentes. Los líderes de células, grupos de
alabanza y crecimiento espiritual hacen las veces de
partero(a)s para los que Dios ha puesto bajo su liderazgo.
Un apóstol es un padre para pastores y ministros de Dios.
La paternidad es muy necesaria en la Iglesia de hoy. Cuando
un liderazgo carece de un corazón paternal, habrá un vacío
difícil de llenar. Al referirnos al padre entendemos que es la
persona que da la vida espiritual a un nuevo nacido de Dios.
Aunque muchas veces las personas nacen de nuevo por
medio de un cristiano común sin un liderazgo dentro del
cuerpo de Cristo, el nuevo nacido toma como su padre al
pastor de la congregación o a su líder inmediato. Esta
relación de paternidad se da sin presiones: El líder con
corazón de padre entenderá su función y el hijo (el nacido
de nuevo) entiende quien es la persona a la que tendrá que
honrar como un padre.

- 62 -
Identidad Paternal

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL?


Dios desea mostrar su intenso amor a todos sus hijos a
través de sus ministros. El apóstol Juan le llama a sus
discípulos hijitos nueve veces en sus epístolas mostrando el
corazón de padre. Cuando hay una verdadera paternidad,
se establece un ambiente de amor y respeto mutuo. Tanto
el padre como el hijo invierten sus vidas en una
manifestación de amor. El padre trata de conquistar al hijo
y el hijo trata de conquistar al padre.
Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad
en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí
mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor
fragante (Efesios 5.1-2). Este es el consejo del apóstol. El
amor que Dios derrama sobre todos sus hijos, debe ser
practicado mayormente en las relaciones de paternidad.
Cuando la paternidad es definida, entendida y practicada
como debe ser, es difícil que los lazos se rompan. De hecho,
veremos que la relación no solo se enriquece sino que se
fortalece cada día. Recordemos la definición que hace el
apóstol acerca del amor. El amor es sufrido, es benigno; el
amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se
envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se
irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se
goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo
espera, todo lo soporta (1Corintios 13.4-7).
Esto sucede cuando hay una verdadera paternidad
espiritual. Cuando hay un roce entre padre e hijo, lo que

- 63 -
Identidad Paternal

prevalece no es la división, sino el amor. El amor cubre las


faltas (Proverbios 10.12), así que cuando el padre peca
contra el hijo, el hijo perdona, guardando intacta la
paternidad. Cuando el hijo se equivoca, el padre tiene
paciencia, perdona la equivocación, enseña y da dirección al
hijo. Esta paternidad se vuelve indestructible cuando se
establece correctamente.
Sabemos que hay hijos ingratos que no respetan al padre, le
juzgan y abandonan fácilmente; al final, están brincando de
un ministerio a otro y nunca se acomodan porque no han
adoptado la paternidad correctamente. Tanto el padre
como el hijo se deben preocupar por establecer un vínculo
de amor que les permita lograr una paternidad
indestructible. Un pastor le dijo a su grey: Espero que
ustedes estén en esta Iglesia hasta que Cristo venga. Si yo
muero, ustedes me entierran, si alguno de ustedes muere,
yo le enterraré.
Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros
con el entrañable amor de Jesucristo (Filipenses 1.8). Qué
declaración tan expresiva del apóstol, éste es el amor de
Dios mismo manifestado a sus hijos a través de su siervo.
Este amor siempre esta propenso a ser destruido; sin
embargo, la Escritura dice que el odio despierta rencillas;
Pero el amor cubrirá todas las faltas (Proverbios 10.12). Y
ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el
amor cubrirá multitud de pecados (1Pedro 4.8). La actitud
correcta en las relaciones marca historias hermosas de

- 64 -
Identidad Paternal

unidad, que desafían lo imposible recordando que uno


puede vencer a mil, pero dos pueden vencer a diez mil.
Como seres humanos, y tal como ocurre en una familia, así
sucederá en las relaciones paternales. Habrá momentos
ríspidos, desacuerdos, malos entendidos, pero cuando hay
un amor ferviente, cualquier falta será perdonada. Hace un
tiempo, en una reunión de pastores, el predicador pidió que
diéramos un abrazo a otra persona. Tomé a un pastor y le
abrace por unos instantes. Al final me comentó
entusiasmado: Sentí el abrazo de un padre. ¡Todos
necesitamos la manifestación del amor de Dios para
nuestras vidas!
Identidad paternal es la identificación que existe entre
padre-hijo. Vamos a tratar con algunos principios de
identidad paternal a fin de fortalecerlas en el cuerpo de
Cristo.
LA IDENTIDAD PATERNAL SE IDENTIFICA CON EL CUIDADO. Una de las
funciones más importantes en la identidad paternal es el
cuidado. El padre cuidará y protegerá la vida (en todos
sentidos) del hijo espiritual. Así es como el apóstol Pedro lo
enseña a la Iglesia. Ruego a los ancianos que están entre
vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los
padecimientos de Cristo, que soy también participante de la
gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está
entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con
ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que

- 65 -
Identidad Paternal

están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey


(1Pedro 5.1-3).
En este pasaje el apóstol Pedro explica la relación paternal
con la perspectiva del cuidado del padre al hijo. El anciano
hace las veces de un padre y la grey son los hijos. ¿Cómo
debe ser este cuidado? Vamos a dividir este pasaje en
partes para aprender de los consejos del apóstol Pedro.
En primer lugar, el anciano es testigo de los padecimientos
de Cristo. Esto se refiere a la lucha espiritual, a las
tribulaciones del cristiano; como padre, el anciano no está
exento de sufrir los ataques del mundo y del diablo. Pablo
establece en Hechos 14.22: Es necesario que a través de
muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Para
poseer el reino de Dios es necesario pasar por muchas
tribulaciones. El anciano sabe que esto sucederá y está
dispuesto a sembrar en dolor para cosechar en alegría. El
padre está dispuesto a dar su vida por sus hijos. Ya que vive
las tribulaciones, está dispuesto a enseñar a sus hijos como
obtener la victoria sobre las adversidades. Este es el
cuidado paternal: El padre actúa con madurez ya que
caminó por donde sus hijos caminarán, de esta manera
estará listo para quitar las piedras que puedan provocar una
caída.
¿Podemos fortalecer la relación paternal? ¡Desde luego que
sí! El hijo actúa con humildad y sometimiento, está
dispuesto aprender del padre y es dócil en la formación. El
hijo no está para juzgar, sino para aprender. Aunque el

- 66 -
Identidad Paternal

padre se equivoca, como todo maestro, el hijo es paciente y


entiende los fracasos y debilidades humanas.
El anciano actúa como un maestro, cuidando y enseñando
con el mismo ejemplo. El hijo acude al padre cuando tiene
necesidad, no espera a que el padre acuda, buscará la
ayuda en el momento oportuno. De la misma manera el
padre no espera que el hijo acuda cuando tiene necesidad,
está pendiente de su situación constantemente.
Actualmente los medios de comunicación permiten que
haya un fácil acercamiento entre las personas, facilitando al
padre la supervisión del hijo.
El hijo estará dispuesto a ser supervisado por el padre en
todos aspectos. Es buena la reparación pero es mejor la
prevención.
El peligro de que se rompa esta paternidad esta en:
1. La rebeldía del hijo para aprender.
2. El juicio del hijo sobre el padre cuando ve un mal
ejemplo o cuando no se siente bien atendido.
3. Los excesos de la autoridad del padre. Cuando el padre
cae en extremismos y crea un abismo en la confianza.
4. La negligencia del padre en los cuidados del hijo. Ya que
éste último espera que el padre actúe, pero el anciano
es un padre desnaturalizado que no le importa el
cuidado de sus hijos.
5. Los caprichos del padre al actuar con exageraciones.

- 67 -
Identidad Paternal

6. Las heridas que se causan en las inconformidades y los


desequilibrios emocionales en la relación padre-hijo.
7. Cuando no se llenan las expectativas del hijo hacia el
padre o viceversa.
LA IDENTIDAD. En segundo lugar, el anciano es participante de
la gloria de Cristo. El apóstol Pablo dice: Pues tengo por
cierto que las aflicciones del tiempo presente no son
comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de
manifestarse (Romanos 8.18). Esta gloria que el padre
experimenta será trasmitida a sus hijos. El padre ha
aprendido a vivir bajo la gloria de Dios y tiene que enseñar a
sus hijos a vivir bajo esta presencia divina.
Pero, ¿Qué sucede cuando el hijo supera al padre? En el
mejor de los casos, el hijo será un vínculo para que el padre
escale a mayores peldaños en la vida espiritual. El padre
deberá actuar con humildad para aprender de las
experiencias del hijo. En el peor de los casos, el hijo actúa
con soberbia y establece juicios contra el padre. Este es uno
de los motivos por los que se deshacen las relaciones
paternales. O puede suceder que el hijo se siente
incomprendido por que el padre se ha quedado atrás, así
que buscará otro lugar donde se sienta comprendido en sus
nuevas experiencias.

¿ENTONCES, ES CORRECTO CAMBIAR DE PAPÁ?


El proverbio dice: Cual ave que se va de su nido, tal es el
hombre que se va de su lugar (Proverbio 27.8). ¡El ave

- 68 -
Identidad Paternal

abandona su nido pero no busca otro papá! Lo más


probable es que si la relación paternal está bien establecida,
en su momento, se volverá a restablecer. Los hijos pródigos
regresarán al padre si en realidad hay humildad en su
corazón.
Si la relación paternal no fue bien establecida, el hijo
emigrará, en cuyo caso es lo mejor, ya que el hijo tiene que
refugiarse en un buen padre. Creo que tanto el padre como
el hijo deben actuar con madurez para sobre llevar una
relación de comprensión y tolerancia. Esta es la
recomendación del apóstol: soportándoos con paciencia los
unos a los otros en amor. El padre es paciente para que el
hijo aprenda a su paso. El padre está consciente que Dios le
dará hijos diferentes, y que cada uno tendrá sus propias
deficiencias y virtudes.
En tercer lugar, apacentad la grey de Dios que está entre
vosotros. La palabra apacentar se traduce como conducir al
camino, presidir, tener el gobierno. El diccionario VINE lo
define como la responsabilidad de un pastor (de boo,
alimentar, siendo la función especial la de proveer comida;
la raíz es bo, hallada en boter, pastor o manada, y botane,
hierba, pasto). El hebreo bíblico lo traduce como alimentar,
cuidar de. El término tiene relación con tener autoridad y
gobernar.
El padre tiene la responsabilidad de hacer las labores de un
pastor con su rebaño, conducir por el camino correcto a su
hijo, de estar al frente, de tener autoridad y gobierno. Jesús
le hace tres preguntas a Pedro en Juan 21.15-17. Este

- 69 -
Identidad Paternal

pasaje presenta un juego de palabras que nos describe la


labor de un padre.
¿Me amas más que éstos?.... Apacienta mis corderos. El
cordero es la cría de la oveja de no más de un año de vida.
La palabra apacentar denota un cuidado delicado. El
cordero por supuesto necesita mayores cuidados que una
oveja madura.
¿Me amas?.... Pastorea mis ovejas. El diccionario griego
define pastorear como: cuidar como pastor de ovejas,
apacentar, pastorear, guardar, gobernar. Esto especifica
otro tipo de cuidado, ya no estamos tratando con un
cordero sino como un animal más crecido. La oveja es el
animal maduro, que por supuesto necesita otro tipo de
atenciones y de comida que un cordero.
¿Me amas?.... Apacienta mis ovejas. Entendiendo la raíz de
las palabras, encontramos que hay ovejas que necesitan un
cuidado delicado, el cuidado de un cordero. Ovejas
especiales, necesitan cuidados especiales.
El padre tiene la capacidad de darle un trato especial y
diferente a cada uno de sus hijos. El hijo aprecia el trabajo
del padre, lo honra, respeta, lo sigue con humildad y le
recompensa con sujeción, demostración de amor, unidad y
compromiso.
En cuarto lugar, cuidando de ella, no por fuerza. El padre
tiene cuidado del hijo sin ser arbitrario. La autoridad es
ejercida con amor, con ternura y demostrando el amor del
Señor en cada una de sus acciones. El someterse a una

- 70 -
Identidad Paternal

autoridad superior traerá la bendición de la transparencia.


Las personas que son transparentes son libros abiertos, no
hay nada oculto, no temen que alguien escudriñe su vida,
sus planes y proyectos.
La autoridad no es ejercida con fuerza, sino con un espíritu
amable y dulce. El padre cuida al hijo de acuerdo a su
estatura. Cuando el hijo es bebé, los cuidados son
delicados, tiernos, a distancias cortas, con comprensión
para que no se dañe. Cuando el hijo crece, el cuidado se
desarrolla con más libertad, sin tanta presión y la distancia
no es un obstáculo para el cuidado. El hijo puede estar a
grandes distancias, pero el padre confía en su madurez y en
su crecimiento.
Con que determinación Pablo intercede por su hijo
Onésimo: Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en
Cristo para mandarte lo que conviene, más bien te ruego
por amor, siendo como soy, Pablo ya anciano, y ahora,
además, prisionero de Jesucristo; te ruego por mi hijo
Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, el cual en otro
tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil, el cual
vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo
(Filemón 8-12). Con mucha libertad, Pablo manda lo que
conviene, sin embargo la petición del apóstol es el ruego de
un padre intercediendo por su hijo, metiendo las manos al
fuego por él.
El ejemplo del apóstol Pablo es todo un desafío para
practicar la paternidad no con fuerza, ni manipulando o
controlando, más bien creando convicción y no imposición

- 71 -
Identidad Paternal

sobre sus hijos. Desafortunadamente muchos hijos de Dios


han sido dañados por el autoritarismo de líderes sin
compasión que manipulan a sus hijos para lograr propósitos
personales.
En quinto lugar, sino voluntariamente. El hijo se sujeta
voluntariamente, en amor, sabiendo que el padre desea lo
mejor para él. Las acciones del padre están dirigidas al
bienestar del hijo, quien con un corazón sensible agradece
el esfuerzo del padre, quien tratará de recompensar la
actitud humilde del hijo, aumentando así la relación
paternal.
Aprendamos de la labor de Dios como un Padre tierno y
amoroso. Él nos espera, es paciente, no presiona, sino
motiva, para que hagamos los cambios necesarios
voluntariamente. El padre no es impositivo, sino motiva
para que el hijo tome la dirección correcta voluntariamente
creando convicción en obedecer las instrucciones para
llevar una vida exitosa.
En sexto lugar, no por ganancia deshonesta. Hoy en día hay
una distorsión tremenda con respecto a este punto. La
Biblia nos ayuda a entender la actitud de un verdadero
padre en esta controversia. Revisemos detenidamente el
consejo del apóstol a su hijo Tito en la Escritura de Tito 1.7-
11: Porque es necesario que el obispo sea irreprensible,
como administrador de Dios. En este punto tratamos con el
hecho de que el padre debe ser un buen administrador en
todas las áreas, además de ser irreprensible.

- 72 -
Identidad Paternal

No soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero,


no codicioso de ganancias deshonestas. El padre cuida al
hijo no pensando lo que va a recibir, el apóstol Pablo dice:
Pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino lo
padres para los hijos. (2Corintios 12.14)
Esta palabra es muy delicada. El hijo necesita al padre. Pero
algunos padres buscan enriquecer sus ministerios en todos
aspectos: Economía, gobierno y crecimiento. El padre es
una persona que está fuertemente asociado a la palabra de
Dios y tiene la capacidad para guiar apropiadamente a sus
hijos, sabiendo que el enseñar es con paciencia. Retenedor
de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que
también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a
los que contradicen (Tito 1.9-10). Porque hay aún muchos
contumaces, habladores de vanidades y engañadores,
mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso
tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por
ganancia deshonesta lo que no conviene. Estos padres la
palabra los califica como engañadores. Estos trastornan
casas enteras.
Muchas personas necesitan de un padre, y en el anhelo de
cubrir su necesidad, se unen a personas sin escrúpulos que
abusan de su autoridad paternal. Hay quienes establecen
cuotas a sus hijos espirituales para pertenecer a su red, o
ser parte de su organización. En el ánimo de sentirse parte
de un ministerio poderoso, los hijos pagan lo necesario sin
darse cuenta que han caído en el abuso y un espíritu de
manipulación. Como padres debemos aprender de la

- 73 -
Identidad Paternal

conducta irreprensible de Pablo: Ni plata ni oro ni vestido


de nadie he codiciado (Hechos 20.33).
En 1Pedro 5.2 en la frase sino con ánimo pronto, es una
invitación a actuar con prontitud ante la necesidad. El padre
actúa rápidamente cuando el hijo tiene necesidad. Se
preocupa y se ocupa rápidamente en su salud y necesidades
personales. No tuve reposo en mi espíritu, por no haber
hallado a mi hermano Tito (2Corintios 2.13). En este pasaje,
el apóstol Pablo demuestra su preocupación paternal al no
haber encontrado a Tito, que aunque aquí le llama
hermano, era un hijo (Tito 1.4).
Cuando el padre crece en cantidad de hijos, también crece
su responsabilidad y su trabajo se multiplica. De ninguna
manera es una excusa para que el padre no cumpla con su
responsabilidad ante aquellos que Dios ha puesto bajo su
cuidado. ¿Qué hace el padre en estos casos? Veamos
algunos ejemplos del proceder del apóstol Pablo:
1. El apóstol tomó un lugar como su base operativa. Y
enviando a Macedonia a dos de los que le ayudaban,
Timoteo y Erasto, él se quedó por algún tiempo en Asia
(Hechos 19.22).
2. Dio continuidad a sus proyectos por medio de sus
ayudantes. Por esto mismo os he enviado a Timoteo,
que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os
recordará mi proceder en Cristo, de la manera que
enseño en todas partes y en todas las iglesias (1Corintios
4.17).

- 74 -
Identidad Paternal

3. Se apoyó en otras personas de su confianza para tratar


con asuntos especiales. Espero en el Señor Jesús
enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de
buen ánimo al saber de vuestro estado; pues a ninguno
tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se
interese por vosotros (Filipenses 2.19-20).
4. Delegó responsabilidades y compartió su carga con
personas maduras. 28Por tanto, mirad por vosotros, y
por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto
por obispos, para apacentar la Iglesia del Señor, la cual
él ganó por su propia sangre. 29Porque yo sé que
después de mi partida entrarán en medio de vosotros
lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño (Hechos
20.28-29). El apóstol sabía del peligro para el rebaño
que Dios le había dado para su cuidado, así que asigna
obispos quienes serían una extensión de su paternidad.
La forma que el apóstol usó fue la de compartir
responsabilidades con otros hombres de Dios. Pablo
preparó a Tito, Timoteo, Erasto, Silas y otros discípulos para
que le auxiliaran en la tarea de cuidar las obras que Dios
había puesto bajo su cargo. Ellos fueron entrenados para
ser una extensión de la paternidad del apóstol cumpliendo
la tarea de cuidar al rebaño.
En este tiempo se facilita mucho el trabajo, los medios de
comunicación nos permiten estar muy cerca a pesar de las
distancias, ayudando en gran manera en las relaciones
paternales.

- 75 -
Identidad Paternal

En séptimo lugar, no como teniendo señorío sobre los que


están a vuestro cuidado. La autoridad paternal no crea un
autoritarismo (señorío), ya que este siempre deja huellas de
dolor. La autoridad del padre no es cuestionable cuando
está centrada de acuerdo a los patrones bíblicos y
naturales. ¡El padre no controla la vida de sus hijos, no los
manipula! He visto la necesidad de verdaderos padres que
tengan el corazón de Dios para pastorear y dirigir a sus hijos
hacia momentos de gloria sin buscar el control o
manipulación de las personas o ser codiciosos buscando
intereses personales.

NIVELES EN LA RELACIÓN PATERNAL


Podemos identificar tres niveles en función a la paternidad:
1. Por el deber de hacerlo. El padre desarrolla las funciones
porque sabe que lo tiene que hacer, es una
responsabilidad delegada por Dios y lo hacen para
cumplir.
2. Basado en la conquista. En este nivel tanto el hijo como
el padre se preocupan por sostener la relación paternal.
Hay una conquista continúa de corazones. La relación es
buena y difícilmente se rompen las relaciones de
paternidad (2Corintios 12.16). Los padres como
personas exitosas y de gran carácter pueden seducir
positivamente para ser imágenes que los hijos
necesitan. Tienen la capacidad de llevar a cabo la
paternidad porque han aprendido en el camino la virtud
de hacerlo.

- 76 -
Identidad Paternal

3. La paternidad se disfruta. El padre y el hijo disfrutan de


la relación, hay un espíritu de gozo y de agradecimiento
mutuo. Se desarrolla la honra, la gratitud y la relación
crece de una manera abundante. Estas relaciones jamás
se rompen. El ser padre es un llamado especial de parte
de Dios, como puntualicé, anteriormente podríamos
hablar de esta paternidad en diferentes ángulos.
Un líder, cualquiera que sea su función, cargo o trabajo,
debe hacer un trabajo de paternidad como una extensión
del trabajo del padre que esta frente a la grey de Dios. Un
líder de una reunión de hogar (célula), un director de un
grupo de alabanza, líder de educación cristiana, en sí,
cualquiera que tiene gente que depende de su liderazgo,
debe tener la esencia paternal. Por ejemplo, el pastor
ejerce su rol de padre sobre sus líderes, estos trasmiten esa
esencia paternal a los que están a su alrededor o a quienes
están bajo su liderazgo.
En octavo lugar, sino siendo ejemplos de la grey. El apóstol
Pablo enseñó y practicó la importancia de dar ejemplo. En
casi todas las cartas a las Iglesias animó a los líderes a seguir
su ejemplo. A la Iglesia de Filipo le dijo: Lo que aprendisteis
y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de
paz estará con vosotros (Filipenses 4.9). Recordó a Timoteo,
cuando le animaba a ser un vencedor: Pero tú has seguido
mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor,
paciencia, persecuciones, padecimientos (2Timoteo 3.10-
11). ¡Mi conducta! Pedro ordena a los líderes espirituales:
Sed ejemplos de la grey (1Pedro 5.3). El más grande de los

- 77 -
Identidad Paternal

principios motivacionales es: La gente hace lo que ve. Nada


podrá inspirarnos más efectivamente a ser mejores cada día
que tener un hermoso ejemplo a seguir.
El verdadero padre se preocupa y ocupa de guardarse
irreprensible a fin de ser ejemplo para sus hijos. El apóstol
Pablo declara en 1Corintios 4.3-4: Yo en muy poco tengo el
ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo
me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala
conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga
es el Señor. El apóstol tiene una conciencia pura, de nada
puede ser juzgado por nadie. Su conducta es irreprensible, y
por eso nadie puede hablar mal de él, su imagen y conducta
son intachables, con justa razón puede decir: Porque
vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos;
pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre
vosotros (2Tesalonisenses 3.7). Porque aunque tengáis diez
mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en
Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. Por
tanto, os ruego que me imitéis (1Corintios 4.15-16).
Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se
conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros
(Filipenses 3.17).
¡Pablo era un padre ejemplar! En cada una de sus acciones
vemos el corazón no de un líder común sino de quién
trasmite con certeza el corazón amoroso y paternal de
nuestro Dios. La imagen paterna de Dios es impartida en
Pablo para ser manifestada y trasmitida a sus hijos, quienes
harán lo mismo con otros.

- 78 -
Identidad Paternal

EN LA IDENTIDAD PATERNAL, EL PADRE EJERCE GOBIERNO SOBRE LOS


HIJOS.

Cuando hablamos de gobierno, tratamos con sujeción,


sometimiento a una autoridad superior; sin duda este es
uno de los asuntos más delicados de la paternidad. No se
trata de un dominio jerárquico, obsesivo, manipulador,
controlador, sino con un gobierno amable, dulce, que cuida,
abraza, y da dirección basado en el amor.
Como hijos, debemos estar bajo sujeción en todo lo que
hacemos. El padre es la autoridad para gobernar nuestras
acciones. Desafortunadamente, muchas personas llegan a
los pies de Cristo heridos de sus propios padres, lo que
forma en sus corazones una paternidad distorsionada.
Cuando alguien vive estas experiencias de dolor, no las
quiere revivir de nuevo, así que se forma una actitud
rebelde ante una autoridad superior. A fin de evitar un
nuevo dolor de su papá, el hijo forma una barrera como
medio de defensa. Esto lo vuelve individualista,
independiente y se desarrolla como llanero solitario. Esta
independencia forma una barrera para no estar bajo
sujeción.
Le pregunté a un pastor si tenía una relación paternal con
alguien, o si estaba ligado a alguna organización o
denominación. Me contestó: Soy independiente. Esta
autonomía produce una ausencia de paternidad y una
fragilidad en el desarrollo del trabajo para Dios. Con esto no
me refiero a que alguien no pueda realizar un buen trabajo

- 79 -
Identidad Paternal

en la obra de Dios, desde luego que dará frutos para el


Reino, sin embargo, en su corazón existirá un vacío por la
falta de un padre con quien compartir sus victorias y los
tiempos de adversidad. Seguramente sus seguidores
sentirán el mismo vacío de su líder.
Una persona que ha tenido problemas con más de un
padre, debe analizarse a sí mismo. Es probable que este
proyectando la mala paternidad que vivió en su vida
natural. Al tener una mala paternidad, produce que sus
emociones dañadas controlen su relación paternal
espiritual. Antes de establecer una relación paternal, el líder
debe pasar por un tiempo de sanidad interior, liberación y
llenura del Espíritu Santo. El no hacerlo, pone en riesgo su
paternidad espiritual, ya que estará sometida a las heridas
del pasado.
El padre no gobierna con una actitud prepotente, tampoco
se impone, sino se gana la oportunidad con el trato
apropiado. El apóstol Pablo confiesa a sus hijos en la ciudad
de Corinto que los prendió con astucia. El padre debe ser
sabio para no gobernar con fuerza, sino con amor. El hijo
se someterá al padre que le cuida, que le aprecia y que
quiere lo mejor para él. Pablo ponía a prueba el
sometimiento a su gobierno. No hablo como quien manda,
sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de
otros, también la sinceridad del amor vuestro (2Corintios
8.8). ¡No habrá un buen gobierno si no hay amor sacrificado
por sus hijos! La madurez del padre le permite desechar una
actitud prepotente y actuar con humildad.

- 80 -
Identidad Paternal

El padre toma el lugar de un líder maduro, quien es


fácilmente detectable ya que maneja las situaciones difíciles
con solvencia, sensatez y responsabilidad. Estando cerca de
los líderes que tienen más experiencia espiritual, ayuda a
los menos maduros a capacitarse y crecer. Los padres son
líderes maduros que han aprendido a ser competentes.
Si alguien está buscando una relación paternal, debe buscar
un padre con logros importantes: Encontrar a aquellos que
han conquistado montañas les ayudarán a conquistar la
suya. Cuando llegue a la cima, la gloria será para Dios, el
agradecimiento para su líder, pero la montaña será suya.
Un líder maduro es garantía de consejo sabio, de ayuda en
momentos difíciles, de cargarnos cuando estamos a punto
de desfallecer, de arroparnos cuando estamos bajo la
tormenta, de tomarnos de la mano en el momento de
encontrar la dirección correcta.
Hace tiempo Dios me dijo: Arropa a mi siervo. Se trataba de
un ministro que estaba pasando por dificultades. Ya que
interiormente había pasado por situaciones semejantes,
entendí lo que Dios me hablaba. Hablé por teléfono con
aquel hombre de Dios y le ministré de acuerdo a su
necesidad. Aquella llamada ligó nuestros corazones y se
estableció una relación padre-hijo, lo que me ha permitido
estar cerca de él.
Cuando mi hijo José tenía 18 años me dijo: Papá, yo no me
veo solo ni a los 18 ni a los 40, te necesito, te quiero a mi
lado siempre. Me sentí halagado, pero a su vez con una

- 81 -
Identidad Paternal

tremenda responsabilidad. Lo que vivimos con nuestros


hijos naturales es un reflejo de lo que debemos vivir con
nuestros hijos espirituales. Gobernar no es cuestión de
juego, son vidas, es el futuro de personas, de familias
completas. Una mujer que Dios nos permitió restaurar me
escribió la siguiente carta:
Gracias por enseñarme a valorar las cosas que Dios me ha
dado, por enseñarme a tener el suficiente valor para pedir
perdón y perdonar a aquellos que me han lastimado
olvidándome de los rencores, a amarme y reconocer que soy
única y que valgo por lo que soy, por lo que Dios dice de mí,
y no por lo que dice la gente. Hoy les doy las gracias por
invertir en nosotros su dinero, su tiempo y su esfuerzo, hoy
puedo darles gracias por esto y mucho más, porque me
dieron alas y la oportunidad de volar, gracias. Estoy
orgullosa de ser su hija, gracias Dios por mandarme a estos
papás, les amo mucho, gracias.
¡El gobierno se gana con el trabajo, al invertir en el hijo!
El padre debe gobernar con sabiduría, y esta es una de las
columnas principales en la identidad paternal. El gobierno
debe ser de acuerdo al corazón de Dios. Es una gran
responsabilidad ejercer autoridad porque están de por
medio familias completas. Dios llamará a los padres a
cuentas. El futuro de los hijos en gran parte está definido
por el gobierno de los padres. Porque aunque me gloríe
algo más todavía de nuestra autoridad, la cual el Señor nos
dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me
avergonzaré (2Corintios 10.8). El apóstol reconoce que una

- 82 -
Identidad Paternal

autoridad o gobierno mal aplicado lleva a la destrucción,


mientras que un buen consejo traerá una gran victoria, un
mal consejo llevará al fracaso. Y en esto doy mi consejo;
porque esto os conviene a vosotros… (2Corintios 8.10). El
consejo del padre tiene que ser para que el hijo sea
prosperado en todos aspectos.
El hijo admitirá con gozo el gobierno del padre cuando vea
el resultado de su acertada relación. Cuando el hijo recibe
consejos imprudentes, sin valor y sin resultados
seguramente la relación de paternidad estará en riesgo de
romperse. No quiero dejar a un lado la actitud incorrecta de
hijos ingratos que no aprecian el trabajo del padre. ¡Ellos
recibirán la recompensa de su rebeldía!
Como dice Pablo en 2Corintios 3.1-3: ¿Comenzamos otra
vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos
necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para
vosotros, o de recomendación de vosotros? Nuestras cartas
sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y
leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois
carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta,
sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino
en tablas de carne del corazón. Pablo establece que sus
hijos son su propia recomendación. El padre es conocido
por sus hijos. El gobierno y la solvencia del padre sobre sus
hijos es conocido por el fruto que dejan y otros pueden
observar.
¿Cuál es la responsabilidad del hijo? ¡Darle el valor correcto
al gobierno del padre y honrar su esfuerzo! Pablo le dice a

- 83 -
Identidad Paternal

Tito: Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad.


Nadie te menosprecie (Tito 2.15). Y en 2Corintios 6.11-13, el
apóstol reprende duramente la actitud incorrecta de los
corintios: Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh
corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. No estáis
estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro
propio corazón. Pues, para corresponder del mismo modo
(como a hijos hablo), ensanchaos también vosotros. El
corazón del apóstol se había hecho muy grande para sus
hijos, pero los hijos habían menospreciado la autoridad de
Pablo, así que les reprende para que permitieran el
gobierno y el consejo del papá.
Hoy en día hay mucha migración de hijos, que pasan de una
autoridad a otra con tremenda facilidad y el problema
radica en que no han entendido el valor de tener un
sometimiento en amor a su autoridad. Porque Dios me es
testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable
amor de Jesucristo (Filipenses 1.8).
Cuando la paternidad está bien establecida, hay un amor
mutuo y el hijo ama al padre con la misma intensidad.
Cuando esto sucede hay fidelidad, lealtad y confianza.
Siendo así, los lazos paternales no se podrán romper de
ninguna manera, habrá una unidad perfecta como Dios lo
anhela en el cuerpo de Cristo.
Tanto el padre como el hijo pueden negar su paternidad y
dar la espalda a la relación cuando uno de los dos decide
aislarse y retirarse de la relación padre-hijo. Esto lleva a la
necesidad de buscar un nuevo papá. ¿Es sano romper con la

- 84 -
Identidad Paternal

relación paternal? Recientemente hablé con un pastor que


se quejaba tristemente de la relación con su “cobertura”.
No me apoya, no me busca, no le intereso, eran sus
argumentos. Cuando analizamos la situación, nos dimos
cuenta que la relación paternal no estaba bien establecida.
Desde el momento en que él buscó esta relación no se
pusieron los cimientos adecuados. Es necesario entender
los roles en la relación paternal a fin de asegurar su
permanencia.
Hablé con un miembro de una congregación que se quejaba
de la relación con su pastor. Le anime a tener una entrevista
donde expresara la necesidad de ser atendido de una
manera más cercana. Sus argumentos pueden asociarse con
muchos hijos de Dios. Mi pastor no tiene tiempo para mí,
no soy nadie en esa congregación, ahí no hay amor, a nadie
le importo. Cuando le expliqué algunos principios de
paternidad se quedó asombrado y decidido a enseñarle
estos principios a su pastor.
El peligro de las mega-iglesias es que la paternidad se diluya
en sus miembros o no se identifiquen como hijos. Cuando
no enseñan estos principios, la oveja camina como las
ovejas de los pastores del tiempo de Jesús: Y al ver las
multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban
desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen
pastor (Mateo 9.36). Jesús tomó el rol de pastor-padre (de
hecho uno de sus títulos en Isaías 9 es Padre Eterno) para
aquellas ovejas desamparadas.

- 85 -
Identidad Paternal

La solución es impartir tanto la enseñanza como la unción


de paternidad sobre las ovejas por medio del liderazgo.
Obviamente podemos seguir el ejemplo del apóstol Pablo.
El pastor toma el rol de padre y sus líderes hacen una labor
de nodriza para cuidar de los hijos. En lo natural
observamos cómo algunos hijos mayores toman un rol de
cuidadores de sus hermanos menores, permeando la
cultura del padre. Esto se puede desarrollar también en lo
espiritual.
LA RELACIÓN SE VOLVERÁ ETERNA CUANDO EL PADRE Y EL HIJO
PROMUEVAN LA ARMONÍA. Que desafío es guardar la unidad del
Espíritu, según lo solicita el apóstol en la carta a los efesios.
La recomendación es ampliada diciendo: Quítense de
vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia,
y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios
también os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4.31-32).
El consejo del apóstol es muy útil ya que siempre habrá
situaciones difíciles en las relaciones paternales; sin
embargo, tanto el padre como el hijo son responsables de
llevar un ambiente propicio para mantener un vínculo
duradero. Tomemos el consejo del apóstol que da a la
congregación de Colosas en Colosenses 3.12-17: Vestíos,
pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de
entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de
mansedumbre, de paciencia... Poner en práctica estas
virtudes cristianas definitivamente nos ayudará a resolver
los problemas que se presenten en la relación.

- 86 -
Identidad Paternal

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si


alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os
perdonó, así también hacedlo vosotros. Dulce ungüento es
el perdón para el corazón herido. Las relaciones paternales
se volverán eternas cuando exista un espíritu de perdón. No
buscamos culpables, nos revestimos de amor y vemos un
futuro poderoso, los malos tiempos pasan y siempre
recordamos lo bueno.
Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo
perfecto. Este es el reto más importante: Cuando el fuego
del problema amenaza con destruir, el fuego del amor será
más grande para permanecer.
Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que
asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed
agradecidos. ¿Quién podrá destruir lo que Dios construye?
Cuando la paz gobierna los corazones y se es agradecido, las
relaciones son indestructibles.
La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros,
enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda
sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al
Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Cuan
necesaria es la sabiduría en las relaciones. Personas
espirituales demuestran su madurez cuando actúan
sabiamente ante las dificultades.
Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo
todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios
Padre por medio de él. ¿Dónde conoces el verdadero

- 87 -
Identidad Paternal

carácter de una persona? ¡En su comportamiento diario,


principalmente en las tormentas de la vida!

EL PADRE PREPARA EL FUTURO DE SUS HIJOS


¿Qué padre no se preocupa por el futuro de sus hijos? ¡Solo
los padres desnaturalizados! Un verdadero padre se
preocupa por preparar un futuro exitoso para sus hijos. En
el primer libro de Crónicas, en el capítulo 28 observamos al
rey David dando instrucciones a su hijo Salomón. ¡Dios le
prohibió a David que construyera el templo, lo construiría
su hijo!
Aunque David podría haber dejado todas las cosas en
manos de Salomón, se preocupó y se ocupó para que su
hijo cumpliera la tarea. Trajo todo el material necesario
para el templo; formó el corazón de Salomón para que
buscara a Dios como una prioridad en su vida; lo instruyó en
las tareas físicas para que nada fallara: Preparar el futuro de
un hijo es la labor del padre. Puedo observar cinco
principios en la labor del padre: Engendrar, formar,
discipular, enviar y cuidar al hijo.
El primer principio es engendrar, cuando el hombre o mujer
de Dios ha sido impregnado de la palabra, está, se convierte
en la semilla incorruptible que es sembrada en el corazón y
en el espíritu de aquellos quienes lo escuchan, provocando
un efecto de atracción hacia su ministerio y su corazón, de
esta manera se engendra una relación padre-hijo. Es posible
que esto no se logre de un día para otro, pero el tiempo
ayuda a que el nacimiento sea genuino.

- 88 -
Identidad Paternal

El proceso de engendrar es cuidar esa semilla para que el


enemigo no lo contamine y aborte, entonces el padre tiene
que buscar un ambiente de paz para el nacimiento del hijo.
Su corazón lleno de amor está preparado para recibirlo,
pues hay gozo en el día de su nacimiento. Como líderes
estamos esperando el nuevo nacimiento de personas que
sigan nuestro ejemplo. Esto debe suceder en todos los
niveles. El apóstol se gozará cuando Dios levante nuevos
ministros y ministerios. El pastor se alegrará con los nuevos
convertidos. El recién nacido podrá notar el calor del
recibimiento.
Es importante hacer notar la labor de los parteros
espirituales, quienes son una mano de ayuda en la labor del
padre. Estos regularmente son los evangelistas, tanto
locales como los que hacen grandes eventos de salvación.
También hacen esta labor los líderes de células, o los
miembros de la congregación que invitan a las personas a
escuchar la palabra de Dios.
Estos parteros ayudan en el nacimiento de los nuevos
creyentes, ayudan a su consolidación, y apoyan al pastor a
darles seguimiento en su cuidado. Hacen una labor sana de
darles identidad y ponerlos bajo la sombra del papá.
El segundo principio es formar al hijo. El apóstol Pablo oraba
con intensidad para que Jesús fuera formado en la vida de
los creyentes. El padre se preocupará para que su hijo
crezca a la estatura de un varón perfecto, como la de Cristo.
Esto requiere de mucha inversión, tiempo, dedicación,

- 89 -
Identidad Paternal

finanzas y esfuerzo. Vemos a Cristo como nuestro ejemplo


formando a sus hijos en todo momento, cuidando de ellos,
educándolos en su doctrina, formando nuevos hábitos y
proyectando sus vidas a nuevos niveles espirituales. Esto
requiere de verdaderos sacrificios y mucha inversión de
tiempo, esfuerzo, finanzas.
He escuchado el lamento de muchas personas acerca de sus
líderes o padres espirituales. El hecho de que una persona
no crece espiritualmente, no es responsabilidad sólo del
hijo, sino del padre. El hijo crece a expensas del padre, cual
es el crecimiento del padre, es el crecimiento del hijo.
El tercer principio se refiere al proceso de enseñanza, de
darle al hijo las herramientas necesarias para asegurar el
éxito en su vida. Recuerdo a mi padre cuando salíamos al
campo. Siempre nos ponía el ejemplo de cómo hacer las
cosas. El vigilaba nuestro aprendizaje. En cierta ocasión mi
padre me dijo: Me siento satisfecho de mis hijos, todos
viven bien, ninguno de mis hijos es flojo, todos tienen
buenos trabajos y buenas familias. ¡Nosotros lo único que
hicimos es seguir su ejemplo!
Nada puede ser mejor que seguir el ejemplo de una
persona madura. El aprendizaje en un salón de clases es
bueno, la lectura de libros, seminarios, congresos, dejan
cierta capacitación, pero nada será mejor que seguir los
ejemplos en la práctica. Vemos este sistema en Jesús con
sus discípulos caminando en el campo, sanando los
enfermos, echando fuera demonios. El padre debe de
tomarse el tiempo para impulsar al hijo desde la práctica y
enseñarle en el caminar del día con día.

- 90 -
Identidad Paternal

Estaba con mis maletas listas para tomar el pase de abordar


el avión, al pesarlas, la empleada me dice: Sus maletas
pasan del peso permitido. Las políticas de la empresa habían
cambiado y ahora permitían menos kilogramos en las
maletas. Tuve que quitar equipaje que no era necesario
llevar. Por supuesto que ahora el viaje era más cómodo sin
cargar tanto peso. Al final fui el más beneficiado. El padre
tiene que enseñar al hijo cual es el equipaje que necesita
llevar en su recorrido de la vida. Lo que no es prioritario,
necesario o simplemente no debe estar en sus maletas.
Enviar al hijo es el cuarto principio. El padre tiene cuidado
de la proyección de su hijo, visualiza su futuro, le abre
camino, le muestra diferentes opciones, hace uso de su
experiencia para prepararle el terreno y verifica que su
futuro es seguro y de éxito. El padre es consciente que no
es solo enviar al hijo, sino que se preocupa y ocupa, que
haga lo adecuado. Verifica que es el tiempo, el momento
adecuado.
Finalmente y el último principio es cuidar a su hijo. El padre
nunca deja de ser padre, aun cuando el hijo crece, el éxito
le siga, haya logrado independencia, el padre le seguirá
vigilando. Alguien dijo: ¡El éxito no consiste en llegar a la
cima, sino permanecer ahí! El padre ayudará al hijo a
permanecer en la cima del éxito. Estoy seguro que el anhelo
del Padre es que sus hijos vivan en paz en la tierra. La Biblia
dice en Malaquías 4.6: El hará volver el corazón de los
padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los
padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.

- 91 -
Identidad Paternal

La maldición más grande en la tierra no es la violencia en las


calles, ni los vicios o la hechicería; es el que no se
establezcan correctamente las relaciones paternales. La
escritura dice que la tierra es herida con maldición cuando
el padre y el hijo no tienen buenas relaciones. Una
congregación puede ser destruida porque el pastor no es un
buen padre para su congregación. Un ministerio sin un
apóstol es un ministerio huérfano. ¿Quién le forma, le
capacita, quién le cuida? De aquí nacen las faltas
administrativas y los pecados sexuales.
El profeta advierte el desastre por no atender
adecuadamente las relaciones paternales. Nuestro desafío
como padre y como hijos es poner atención y atender
adecuadamente nuestras obligaciones en los roles de padre
y de hijo. ¡El premio más grande que recibiremos es la paz y
un futuro de éxito!
Oremos para que nuestro Dios nos permita desarrollar la
paternidad en el rol que nos corresponde con mucha
pasión, esperando experimentar la presencia de Dios de
una manera real y poderosa.
Padre amado, hoy he entendido mucho mejor la gran
responsabilidad del rol que me corresponde en la
paternidad. Decido ser responsable en desarrollar el rol que
me corresponde con excelencia. Espíritu Santo enséñame a
seguir los pasos del Maestro, aprender de mis experiencias,
madurar cada día y crecer a la estatura de Cristo, el varón
perfecto.
En el maravilloso nombre de Jesús. Amén.

- 92 -
- 93 -
Antes fuimos tiernos entre vosotros, como
la nodriza que cuida con ternura a sus
propios hijos
1Tesalonisenses 2.7

Hace varios años, estaba a punto de ir a un evento fuera de


la ciudad donde radicábamos. Antes de salir, tuve una
fuerte discusión con mi esposa, a tal grado que las palabras
subieron de tono. Decidimos que lo mejor era buscar
consejería, así que el paso siguiente fue buscar las personas
adecuadas. Hicimos una lista de varios ministros y tratamos
de buscar personas confiables, con un corazón de padre.
Revisamos uno a uno pero nadie cubría nuestras
expectativas. Unos tenían buenas virtudes pero ninguno
cubría la más indispensable ¡El corazón de padre!
Salí a cumplir con mi compromiso después de haber orado
con mi esposa y haber dejado nuestros problemas medio
arreglados. Durante el viaje, sentí un fuerte vacío en mi
corazón, había una insatisfacción muy grande. Sentado en
el asiento de un autobús lloré por varios minutos. Me sentía
sumamente triste. En aquel instante escuché la dulce voz de
mí amado Salvador: ¿Dónde están los pastores para mis

- 94 -
Estableciendo lazos paternales

pastores? Sí, le contesté ¿dónde están? Porque en este


momento ¡me urge uno!
A partir de ahí, Dios me mostró la gran necesidad que
tienen sus siervos de verdaderos padres espirituales. A cada
reunión que asistía y en cada evento Dios me mostraba los
corazones necesitados. Con el paso del tiempo me he dado
cuenta que esta necesidad está latente en muchos
ministros de Dios. Esta misma necesidad se transmite a los
miembros de las congregaciones. Si el líder no sabe ser hijo,
tampoco sabrá ser padre.
¿Quién es mi padre, dónde está, cómo lo encuentro? Son
preguntas que pueden surgir pero estoy convencido que
Dios no desea que escojamos a nuestro padre, sino que
sencillamente Él mismo lo enviará a nosotros. Para que los
lazos paternales sean establecidos correctamente es
necesario entender como estos lazos pueden ser
enriquecidos para que puedan crecer sanos y fuertes.
¿Cómo puedo asegurar que estos lazos paternales se lleven
a cabo de una manera sólida? 1Tesalonisenses 2.5-12 da la
respuesta. Por favor lea este pasaje completo.
Podríamos resumir, de una manera sencilla, que el corazón
del padre tiene virtudes como: Una imagen digna de ser
imitada, se ganan a los hijos con el ejemplo, actúa con
ternura, se entrega por completo, tiene la autoridad de un
verdadero padre, se preocupan y ocupan por el bienestar
de sus hijos. La inversión que hacen no tiene límite, avanzan
pensando no en su propia prosperidad sin en la de sus hijos.

- 95 -
Estableciendo lazos paternales

Tratemos estos puntos de una manera más detallada


tomando el ejemplo del comportamiento del apóstol como
padre de la Iglesia de Tesalónica. Las preguntas que quedan
por contestar serían ¿Cómo establecemos estos lazos
paternales?

LA HONESTIDAD FORTALECE LAS RELACIONES PATERNALES


Para entender esta gran virtud de un verdadero padre
analizaremos las palabras del apóstol Pablo en este
importante pasaje: Porque nunca usamos de palabras
lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es
testigo... (1Tesalonisenses 2.5). Honestidad es definida por
el diccionario como: Compostura, moderación, respeto a la
conducta moral y social que se considera apropiada.
Recato, decencia, rectitud de comportamiento.
Con frecuencia nos disgustamos cuando oímos que alguien
adula a otra persona, ya que suele ser una máscara para
cubrir las intenciones reales de una persona. El padre no
tiene por qué usar palabras falsas para conquistar el
corazón del hijo. Los que proclaman la verdad de Dios
tienen una responsabilidad especial de ser honestos para
poder decir como el apóstol imítame a mí. La honestidad es
clara en el comportamiento de las personas, pregúntese:
¿Es la persona honesta y sincera en sus palabras y acciones?
¿O le dice a la gente lo que quiere oír a fin de conseguir un
beneficio de ellos?
Cuando Pablo estuvo con los tesalonicenses, no los aduló, ni
buscó su propia alabanza, más bien evito ser una carga

- 96 -
Estableciendo lazos paternales

para ellos. No encubrió avaricia no les indujo para tomar sus


bienes o economía. Recordemos las palabras del apóstol:
He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros;
y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a
vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres,
sino los padres para los hijos (2Corintios 12.14).
Pablo y Silas concentraron sus esfuerzos en la presentación
del mensaje de Dios para la salvación de los tesalonicenses.
¡Esto era lo importante! No fue necesario presentar un
mensaje lisonjero; Pablo entendió que la honestidad es una
virtud del padre para ser digno de ser imitado por sus hijos.
El hombre o mujer de Dios con un corazón de papá no
impone cuotas en sus presentaciones o eventos, no habla
con palabras lisonjeras para manipular o controlar a la
persona o sus posesiones. El apóstol Juan alaba el
comportamiento de su hijo Gayo: pues mucho me regocijé
cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu
verdad, de cómo andas en la verdad. No tengo yo mayor
gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad (3Juan
3-4). Gayo, el discípulo amado del apóstol Juan, daba
testimonio de cómo caminaba en la verdad, preocupándose
por dar testimonio ante los demás de vivir honestamente,
mostrando el carácter de Cristo.
El padre siempre estará actuando con honestidad en todo
lo que hace, imprimiendo un sello de decencia y rectitud en
lo que realiza. Los lazos paternales son sólidos cuando el
padre es transparente con los hijos y la relación se hace más
fuerte en el momento que el sello de la honestidad se
impregna en el corazón de los hijos.

- 97 -
Estableciendo lazos paternales

Al igual que el padre, el hijo practica la honestidad y


trasparencia, su relación es sólida por la rectitud de
corazón, no esconde nada, hay trasparencia y disfruta de
una relación decente.

DAR DE GRACIA LO QUE DE GRACIA SE RECIBE

Una de las virtudes más importantes al establecer lazos


paternales es dar de gracia lo que de gracia ha recibido.
Aunque el apóstol Pablo podía usar su derecho de apóstol
para solicitar cualquier cosa a sus hijos, todo lo hacía de
gracia.
En el siguiente pasaje, Pablo tenía la libertad para pedir
cualquier cosa a su hijo, pero prefiere hacerlo solicitando
las cosas en amor: Por lo cual, aunque tengo mucha libertad
en Cristo para mandarte lo que conviene, más bien te ruego
por amor, siendo como soy, Pablo ya anciano, y ahora,
además, prisionero de Jesucristo; el ruego por mi hijo
Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, el cual en otro
tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil, el cual
vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo
(Filemón 8-12).
Aunque Pablo podría haber usado su derecho de apóstol,
tanto en el área financiera, como en la autoridad, prefirió
prescindir de él y presentar gratuitamente el evangelio para
ganar el corazón de sus hijos. ¿Cuál, pues, es mi galardón?
Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el
evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el
evangelio (1Corintios 9.18). ¡Para no abusar de mi derecho!

- 98 -
Estableciendo lazos paternales

El apóstol Pablo se limitó en bien de sus hijos la forma de


usar su autoridad apostólica. Pablo no decía te ordeno, más
bien decía: te ruego. Aunque tenía esa autoridad sobre sus
hijos, decidió no abusar de ella.
Pablo presentó gratuitamente el evangelio, no llegó
diciendo: ¡Tengo una palabra profética sobre tu vida, pero
pacta con Dios para que se cumpla! ¡Si tú, siembras en mi
vida Dios te lo regresará multiplicado por mil! No estoy
diciendo que no creo en sembrar semillas de fe o que Dios
nos puede bendecir cuando somos generosos, lo que estoy
diciendo es que los verdaderos padres no tienen codicia en
su corazón para “vender” la unción esperando algo cuando
desatan una bendición sobre sus hijos.

LA HUMILDAD FUNDAMENTO EN LA PATERNIDAD


El apóstol declara que no buscaba la gloria de ningún
hombre. El padre no se enaltece de ninguna manera de lo
que es o lo que ha logrado, sino actúa con humildad. Jesús
podría haber pedido que se le imitase en muchísimas áreas,
pero pidió que le imitáramos en dos virtudes: Llevad mi
yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y
humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras
almas (Mateo 11.29). ¡Manso y humilde!
Pablo aprendió bien el ejemplo de Cristo: Yo Pablo os ruego
por la mansedumbre y ternura de Cristo, yo que estando
presente ciertamente soy humilde entre vosotros, mas
ausente soy osado para con vosotros (2Corintios 10.1) El
corazón del verdadero padre sabe vivir en la escasez y en la

- 99 -
Estableciendo lazos paternales

abundancia, es sencillo y humilde, y de ninguna manera,


usará su autoridad de padre para engrandecerse o tomar
posiciones superiores a costa de sus hijos. ¡El padre se
desgastará a favor de sus hijos!
Pablo usa dos palabras que muestran el corazón humilde:
Mansedumbre y ternura. Manso no solo es el
comportamiento externo de la persona; ni tampoco en sus
relaciones con sus semejantes; tampoco se trata
meramente de su disposición natural. Más bien es una obra
efectuada en el alma; y se ejerce en primer lugar y ante
todo para con Dios. Es aquella disposición de espíritu con la
que aceptamos sus tratos con nosotros como buenos, y por
ello sin discutirlos ni resistirlos los aceptamos en un espíritu
quieto y tranquilo6. ¿Por qué Pablo pone como ejemplo la
mansedumbre de Cristo? ¡Porque estando en la condición
de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente
hasta la muerte, y muerte de cruz (Filipenses 2.8)! Jesús
demostró ser manso al momento de subir a la cruz por su
propia voluntad aceptando su destino profético en la tierra.

EL PADRE SE IDENTIFICA EN EL SERVICIO


Los verdaderos padres se preocupan y se ocupan del
bienestar de sus hijos, como lo hemos leído en 2Corintios
12.14-15, el padre gasta lo suyo y se desgasta por el
beneficio de sus hijos. Los hijos reciben el amor del padre
traducido en servicio, el padre aprovecha este corazón de
servicio para atrapar el corazón del hijo.

6
Diccionario VINE

- 100 -
Estableciendo lazos paternales

El apóstol Pablo aprendió bien de nuestro amado Señor,


pues él vino a servir y no a ser servido: Por lo cual, siendo
libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a
mayor número. (1Corintios 9.19) Y cuando estaba entre
vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga, pues lo que
me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de
Macedonia, y en todo me guardé y me guardaré de seros
gravoso (2Corintios 11.9).
Pablo no era carga en ninguna manera para sus hijos, servir
sin esperar nada a cambio es la mentalidad de las personas
que verdaderamente se dan para beneficio de otras.
Los discípulos estaban discutiendo por un cargo o puesto.
Jesús les da la regla de oro en el reino de Dios: 25Los reyes
de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas
tienen autoridad son llamados bienhechores; 26mas no así
vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más
joven, y el que dirige, como el que sirve (Lucas 22.25-26).
En la vida común los que tienen autoridad sobre otros
tienen la obligación de servir a los demás, pero no así los
que sirven en el reino de Dios, porque lo hacen no por
obligación sino por amor. Servir por amor es la regla de
Jesús y la pasión de Pablo, Jesús no vino a ser servido sino a
servir, esta es una de las columnas más fuertes de la
paternidad. Seguir el ejemplo de Jesús y la actitud del
apóstol Pablo para servir por amor, es el desafío de los que
desean de cumplir el rol que le corresponde en la
paternidad con excelencia, dejando una buena huella en las
personas que están a su alrededor.

- 101 -
Estableciendo lazos paternales

LA SANTIDAD Y JUSTICIA DIVINA SON EL SELLO EN LA PATERNIDAD


El corazón del padre, le permite al apóstol actuar con la
justicia divina. Si alguien conoce el corazón Dios, es el
apóstol y es claramente visible en la manera de actuar con
sus hijos. La justicia divina se traduce en actuar con el
corazón de Dios, con sabiduría de lo alto. La justicia divina
esta siempre asociada a una vida de santidad. Porque
nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia,
que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría
humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en
el mundo, y mucho más con vosotros (2Corintios 1.12). Este
era el ejemplo del apóstol, y este es el ejemplo de los
verdaderos padres en este tiempo.
Salmos 101.2 dice: Entenderé el camino de la perfección.
Cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré
en medio de mi casa. La raíz hebrea para justicia se define
como hacer lo recto o correcto. Se entiende también en el
sentido de carácter o conducta intachable, como práctica
de honestidad y piedad. El apóstol Pedro tuvo que ser
reprendido cuando no se comportaba con honestidad
dando mal ejemplo a los creyentes (Gálatas 2.11-21) por
actuar con hipocresía.
En Mateo 27.3-10 vemos la historia final de Judas, quien
entregó a Jesús en el huerto de Getsemaní. ¿Por qué Judas
se ahorcó? Por remordimiento a sus acciones contra su
padre (Jesús), por vergüenza de haber actuado
injustamente (la Biblia dice que a Cristo no se le conoció
pecado); y por entregarle sin tener absolutamente nada

- 102 -
Estableciendo lazos paternales

que reprocharle a su líder. Cuando el papá es una persona


que actúa en la justicia divina, los hijos no tendrán nada que
reprocharle.

LOS HIJOS SON CARTAS ABIERTAS DEL PADRE


La vida de los padres son cartas abiertas, transparentes,
verdaderos ejemplos de limpieza espiritual. Yo en muy poco
tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y
ni aun yo me juzgo a mí mismo (1Corintios 4.23). Esta fue
una declaración temeraria del apóstol ya que estaba
diciendo que su vida era irreprensible al cien por ciento. El
padre se ganará el corazón del hijo al dar ejemplo de una
vida espiritual plena.
Como vimos anteriormente, el apóstol Pedro tuvo que ser
reprendido por su comportamiento, ya que ante los judíos
se comportaba de una manera y con los gentiles de otra. El
verdadero padre no actuará de esta manera. Porque
nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia,
que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría
humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en
el mundo, y mucho más con vosotros (2Corintios 1.12).
Pablo sabía la importancia de la santidad así como la
sinceridad en palabra y acción, especialmente en una
situación como la de Corinto en la que la crítica constructiva
era necesaria. Así que no fue a ellos con un conocimiento
humano impresionante (palabras de sabiduría), sino con la
sabiduría que viene por la gracia de Dios.

- 103 -
Estableciendo lazos paternales

Como padres, los apóstoles deben ser reales y transparentes


en todas sus relaciones; si no lo son, se estará motivando a
rumores, chismes e interpretaciones erróneas. Así que
celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la
levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin
levadura, de sinceridad y de verdad (1Corintios 5.8). La
Biblia Plenitud define sinceridad de su raíz griega
(eilikrineia), como juzgado a la luz del sol. La palabra alude a
los bazares del oriente donde se exhibía la alfarería en
cuartos débilmente alumbrados. Los comerciantes
inescrupulosos remendaban las vasijas reventadas o cubrían
los defectos con cera. Los compradores inteligentes
sostenían en alto las piezas de alfarería al sol y juzgaban su
calidad por la luz solar.
La palabra griega eilikrineia es honestidad transparente,
pureza genuina e inocencia no contaminada. Describe a
quien no teme un examen completo de sus motivos e
intenciones, por cuanto no tiene nada que esconder.

EL PADRE PREDICA CON EL EJEMPLO


Cuando mis hijos estaban pequeños acostumbraban entrar
a mi recámara para vestirse con mi ropa y la ropa de mi
esposa. Se ponían nuestro calzado y jugaban a ser papá y
mamá. Ellos querían imitarnos en todo lo que hacíamos.
7
Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que
cuida con ternura a sus propios hijos. 8Tan grande es
nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido
entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también

- 104 -
Estableciendo lazos paternales

nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy


queridos (1Tesalonisenses 2.7-8). Esta fue la misma
experiencia que el apóstol esta hablando. Los hijos van a
querer imitar al papá cuando ven su buen ejemplo.
Los hijos siempre tratan de imitar a los padres, así que debe
existir un buen ejemplo en todo para que los hijos se
conduzcan por buenos caminos. ¡Qué responsabilidad tan
grande delante de Dios! Nuestro amado Salvador es
nuestro mejor ejemplo: Pues para esto fuisteis llamados;
porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos
ejemplo, para que sigáis sus pisadas (1Pedro 2.21).
El apóstol Pedro aprendió bien la lección y hace esta
recomendación: Apacentad la grey de Dios que está entre
vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con
ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que
están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey
(1Pedro 5.2-3). En tanto, Pablo da este consejo apostólico a
su hijo Tito: Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean
prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de
buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad,
seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el
adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir
de vosotros (Tito 2.6-8).
El apóstol abre su corazón para mostrar la pasión por sus
hijos, diciendo: Tan grande es nuestro afecto por vosotros,
que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de
Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis

- 105 -
Estableciendo lazos paternales

llegado a sernos muy queridos (1Tesalonicenses 2.8). El


apóstol puede dar su propia vida en bienestar de sus hijos.
La pasión y el amor por ellos le llevará a despojarse a sí
mismo, entregando todo lo que tiene por su bienestar y
crecimiento. El motivo para el apóstol es clara: ¡Porque
habéis llegado a sernos muy queridos! Los hijos habían
conquistado el corazón de Pablo y ahora se daba por
completo a ellos no por obligación sino por amor.

IDENTIDAD PATERNAL ES TERNURA


En 1Tesalonisenses 2.7-8, 10, el apóstol explica como la
nodriza cuida a los hijos adoptivos como a hijos propios. Así
el apóstol cuida a los hijos que Dios pone en sus manos con
ternura como si fueran hijos naturales. La palabra tierno se
traduce como gentileza, suavidad y amabilidad. El apóstol
da testimonio de su ternura cuando en lugar de ordenar
rogaba, aunque tenía toda la autoridad apostólica para
imponerse, prefería pedir las cosas a sus hijos suplicando:
Como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a
cada uno de vosotros, y os encargábamos que anduvieseis
como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.
Yo Pablo os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo,
yo que estando presente ciertamente soy humilde entre
vosotros, mas ausente soy osado para con vosotros
(2Corintios 10.2). También, entendemos ternura como
actuar de una manera moderada, paciente, no insistente y
considerando razonablemente cada situación que se

- 106 -
Estableciendo lazos paternales

presente, siendo mansos para juzgar las acciones de sus


hijos.
Los escritores griegos usaban el término epios para
caracterizar a una nodriza con niños difíciles, o con alumnos
pocos aplicados, o las acciones de los padres hacia los hijos
de difícil trato. Pablo recomienda a Timoteo: Porque el
siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para
con todos, apto para enseñar, sufrido, que con
mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios
les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y
escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a
voluntad de él (2Timoteo 2.24-26).
El trato del padre hacia el hijo no debe ser con rudeza ni
con golpes, sino con tierna mansedumbre. Ésta es la
conducta correcta de los verdaderos padres en el cuerpo de
Cristo. El trato amable, dulce, sin presión desmedida,
siempre traerá un ambiente de confianza en los tiempos de
tribulación. Los hijos permiten la intervención del papá
cuando se sienten protegidos, seguros y amados, dando por
sentado que las acciones del papá son para su bien.

LA IDENTIDAD PATERNAL SE TRADUCE EN UNA ENTREGA COMPLETA


Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga;
cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a
ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios
(1Tesalonisenses 2.9). La labor de padre es delicada y
extenuante, el esfuerzo y dedicación es intensa a favor de la
obra de Dios y de sus hijos. Definitivamente sólo alguien

- 107 -
Estableciendo lazos paternales

que tiene un verdadero corazón de padre puede vivir en la


presión del trabajo que el llamado implica.
¡La entrega al trabajo es total!
En el capítulo 18 del libro de los Hechos, observamos la
conducta del apóstol Pablo, donde demuestra que prefería
trabajar con sus manos a ser carga para sus discípulos
(Hechos 18.1-4). Sin embargo cuando es el tiempo, Pablo
deja su oficio y se dedica por completo a la predicación de
la palabra. Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia,
Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la
palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo
(Hechos 18.5).
En lo personal, creo que el apóstol Pablo hacía el trabajo
apostólico de esta manera, a fin de dar un buen ejemplo a
aquellos que estaban abrazando el evangelio. ¡Qué
despedida de Pablo de Mileto! Ni plata ni oro ni vestido de
nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que
me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas
manos me han servido. En todo os he enseñado que,
trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar
las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado
es dar que recibir (Hechos 20.33-35). ¡Las manos me han
servido! Para nadie pasa desapercibida la labor de un
verdadero papá cuando su entrega es sin codicia o con fines
de sacar ventaja de las relaciones paternales.
Qué diferencia con algunos líderes modernos que toman el
ministerio como medio para enriquecerse a costa de

- 108 -
Estableciendo lazos paternales

aquellos que han creído en su llamado apostólico, dando un


mal ejemplo de la conducta de un verdadero padre. En
2Corintios 12.14-15 dice: He aquí, por tercera vez estoy
preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque
no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar
los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo
con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me
gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque
amándoos más, sea amado menos. Este pasaje nos muestra
la honestidad en el trabajo de Pablo para bendecir a sus
hijos sin esperar nada a cambio.

AUTORIDAD VERDADERA IDENTIFICA LA PATERNIDAD


Así como también sabéis de qué modo, como el padre a sus
hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de
vosotros (1Tesalonisenses 2.11). La exhortación del padre a
sus hijos es con amor, pasión y sabiduría. Cada palabra que
sale de sus labios lleva consigo un plan de acción,
crecimiento, cambio y madurez.
Pablo apela que no usaba su derecho de apóstol para ser
carga, más bien buscaba usar su autoridad para acercarse a
sus hijos y asegurar su bienestar. La autoridad paternal es
tan delicada como poderosa. Muchas veces Pablo habla
asegurando que lo que declara viene de parte de Dios. 2He
dicho antes, y ahora digo otra vez como si estuviera
presente, y ahora ausente lo escribo a los que antes
pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no seré
indulgente; 3pues buscáis una prueba de que habla Cristo en

- 109 -
Estableciendo lazos paternales

mí, el cual no es débil para con vosotros, sino que es


poderoso en vosotros (2Corintios 13.2-3). En otras ocasiones
declaraba que no lo decía Dios, sino lo decía él; sin
embargo, la instrucción era llena de sabiduría como habla el
padre al hijo. He sido testigo de cómo personas usan su
autoridad de padre para dañar a aquellos que confían en
ésa autoridad, llámese disciplina o corrección.
La autoridad del apóstol es trasmitida no como una orden,
sino como una petición. Vea la orden que Pablo le da a su
hijo Filemón para que atienda a su esclavo Onésimo. 8Por lo
cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte
lo que conviene, 9más bien te ruego por amor, siendo como
soy, Pablo ya anciano, y ahora, además, prisionero de
Jesucristo; te ruego por mi hijo Onésimo (Filemón 8-9). Más
bien te ruego… qué autoridad tan hermosa; aunque tengo
mucha libertad para mandarte. ¡Pablo no ordena, ruega! El
padre no manipula, gobierna en su casa con amor y ternura,
dejando en libertad de acción a sus hijos.
Es importante aclarar que regularmente los hijos se
someten con mayor gozo a un padre que su autoridad no es
con manipulación y su deseo de servir es honesto. La
recompensa es tener un hijo obediente y agradecido.

EL PADRE BUSCA EL BIENESTAR DEL HIJO


Y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios,
que os llamó a su reino y gloria (1Tesalonisenses 2.11). La
preocupación de Pablo estaba dirigida a que sus hijos

- 110 -
Estableciendo lazos paternales

caminaran con dignidad, de acuerdo al llamado de santidad


que Dios les había hecho desde el día de su salvación.
Esta es una tarea extenuante: El padre estará cerca del hijo
cuantas veces sea necesario. Los hijos maduros le exigirán
menos atención pero los que inician les pedirán más
cercanía y cuidados especiales. En Juan 21.15-17 vemos una
conversación entre Jesús y Pedro. Jesús le pidió al apóstol
que necesitaba amar más que los otros discípulos para
poder desarrollar una labor de padre. Jesús le pide tres
acciones:
Apacienta mis corderos. Los corderos son los hijos de las
ovejas hasta un año de edad. La palabra apacentar en la raíz
griega se traduce como dar de comer o alimentar. Ésta es
una labor delicada del apóstol, pues tiene que guiar con
sabiduría los pasos de los pequeños que inician en el
ministerio.
Pastorea mis ovejas. Las ovejas son animales de mayor edad
y tamaño. Ellos requieren un alimento diferente al cordero.
Estos animales se alimentan en campo abierto, así que los
términos apacentar y pastorear, son diferentes. Apacentar
se usa para alimentar con cuidado; pastorear, para
alimentar en el campo.
Apacienta mis ovejas. Ahora el Señor se refiere a aquellos
hijos que son lentos en el aprendizaje o difíciles en la
enseñanza. Este tipo de ovejas, tal vez enfermizas, lentas o
rebeldes, necesitan una atención especial. De la misma
manera actuará el padre con algunos hijos, aunque están en

- 111 -
Estableciendo lazos paternales

la categoría de hijos maduros, tendrán que ser tratados


como hijos que inician.
¡Qué preocupación demostraba Pablo por sus hijos!
19
Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto,
hasta que Cristo sea formado en vosotros, 20 quisiera estar
con vosotros ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy
perplejo en cuanto a vosotros (Gálatas 4.19-20). El líder
como padre, no solo se preocupa, sino se ocupa en el
bienestar de sus hijos. Toma acciones para cuidar de ellos y
mantener una cercanía, sin descuidar la necesidad de
actuar con determinación cuando sea necesario.
Creo que podemos tomar este orden en su cuidado: a) En lo
personal, la salud física y espiritual; b) La salud física y
espiritual de la familia; c) La salud financiera y espiritual de
su ministerio; d) En la familia ministerial, el crecimiento
espiritual y ministerial; y e) El crecimiento espiritual y la
multiplicación de su ministerio.
¡Gran trabajo de los líderes que desarrollan paternidad!
Animémonos con las palabras del apóstol pablo a sus hijos
de Corinto: Por tanto, no desmayamos; antes aunque este
nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no
obstante se renueva de día en día (2Corintios 4.16). ¡La
recompensa llegará en su momento!
Hoy en día son muy necesarios los padres en el cuerpo de
Cristo; sin embargo, es una responsabilidad muy grande
que Dios no deposita en cualquier persona, la deposita en
aquellos que conquistan carácter. ¿Te está levantando Dios

- 112 -
Estableciendo lazos paternales

como un padre? ¡Actúa como tal! ¿Debes de ponerte en


calidad de hijo? ¡Actúa como tal! Estrechemos lazos
paternales, luchemos por establecer la paternidad en
nuestras vidas tanto como padres, así como hijos.
El crecimiento espiritual y como seres humanos es una
responsabilidad individual, los resultados vienen cuando la
inversión es hecha con determinación, y más que estar
preocupados, nos ocupamos en asignar el tiempo
necesario, esfuerzo, dedicación y finanzas, para ver en
nuestras vidas la estatura de Cristo. El apóstol Pablo
testifica de esta manera: Hijitos míos, por quienes vuelvo a
sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en
vosotros (Gálatas 4.19).
El apóstol peleó una batalla para que sus hijos crecieran a la
estatura del varón perfecto. La madurez es esencial para
que la relación paternal sea llevada a cabo con éxito.
Dios tiene dos grandes sueños para sus hijos: Unidad y
amor. Jesús ordenó que fuésemos uno en una unidad
perfecta. Pero también dijo que el que no ama a su
hermano es homicida. Estos dos sueños están en nuestras
manos para llevarlos a cabo, no tenemos excusa alguna
para que esto no se cumpla en nosotros. Un hijo maduro
sabe llevar las relaciones de la manera correcta, dando
testimonio de su propio crecimiento.
El padre espiritual debe establecer una cultura de amor,
respeto, honra, tolerancia, entre sus hijos, a fin de
apuntalar una plataforma de unidad y amor en el cuerpo de

- 113 -
Estableciendo lazos paternales

Cristo. Aunque todos somos responsables de cumplir estos


dos sueños de Dios, el padre tiene mayores recursos para
impartir en sus hijos un camino sólido a una cultura de
honor.
Oremos:
Padre celestial, al ver la relación de paternidad que la Biblia
nos enseña, veo que es una bendición establecerla con
firmeza en mi vida. Sé que es una bendición grande vivir
bajo la cultura de Reino, anhelo hacerlo y decido invertir lo
necesario para conquistarla.
Espíritu Santo imparte sobre mi vida sabiduría, revelación,
conocimiento, para que esta relación de paternidad sea
sólida y hasta la eternidad.
En el dulce nombre de Jesús. ¡Amén!

- 114 -
- 115 -
Porque aunque tengáis diez mil ayos en
Cristo, no tendréis muchos padres; pues en
Cristo Jesús yo os engendré por medio del
evangelio.
1Corintios 4.15

Como hemos visto en los capítulos anteriores, el padre es


fundamental en el desarrollo de los hijos de Dios, su trabajo
es determinante para la edificación del cuerpo de Cristo
principalmente en la formación de carácter. Sin embargo,
también reconocemos que los padres no son suficientes
para su capacitación y equipamiento. De hecho, el Padre
dejó el don de la enseñanza, el Hijo dejó el ministerio del
maestro y el Espíritu Santo dejó el don de sabiduría, a fin de
perfeccionar a los santos, de tal manera que la edificación
puede participar más de una persona.
Pablo reconoce los dos aspectos: No cabía duda que él era
el padre, les había engendrado en el evangelio, pero
también reconoce la necesidad de maestros (ayos). En el
caminar cristiano, muchos ayos dejarán huella en nuestros
corazones.

- 116 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

Algunos de ellos harán un papel más importante que otros y


por supuesto el agradecimiento hacia ellos será mayor.
¡Desafortunadamente en la actualidad los padres
verdaderos escasean! Pero si hay personas dignas de
confianza a las cuales podemos recurrir y aprender de ellas.
El apóstol dice aunque tengáis diez mil ayos, lo que denota
que los corintios tenían más que lo deseable. Llamaban
ayos, o tutores, a los que cuidaban de la crianza pero no
tenían los derechos ni el afecto peculiar del padre, quien
sólo los había engendrado espiritualmente.
El apóstol admite que estos tutores no eran meros
legalistas, sino enseñadores evangélicos. Pero en seguida
usa una frase más fuerte acerca de sí mismo: Él los
engendró espiritualmente en Cristo Jesús.
Un ayo se reconocía como un guía, guardián o instructor de
muchachos: Un conductor de niños, un tutor. En esta
palabra, y las que se relacionan con ella, la idea que se
comunica es la de instrucción y disciplina, no la
comunicación de conocimiento. Este personaje no era el
instructor del niño, ejercitaba una supervisión general sobre
él, además de ser responsable de su bienestar moral y
físico.
Aunque el apóstol no alaba la labor del tutor directamente,
si entendemos que aprecia el trabajo de formación y
entrenamiento que desarrolla; de hecho normalmente los
ayos eran esclavos que habían aprendido algunas

- 117 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

enseñanzas en la casa del amo, así que no había punto de


comparación con la labor del padre.
Aunque Pablo no da lugar de preeminencia al tutor, si
reconoce la existencia y porque no decirlo, la necesidad de
ellos. En el campo a donde Dios nos ha llamado,
necesitamos cuidados, enseñanzas, capacitación que
enriquezca nuestras capacidades para ser de mayor utilidad
a los propósitos de Dios.
¿Cuál es la visión al tener un tutor cerca de nosotros?
1) Ayuda a diseñar y comprometernos con una visión
desafiante y retadora. 2) Motiva a contemplar alternativas y
sobre todo posibilidades diferentes para conseguir nuestras
metas. 3) Apoya a identificar lo que tenemos que soltar y lo
que tenemos que aprender para lograr nuestros objetivos.
4) Ayuda a trabajar las resistencias que surgen y avanzar
con fluidez hacia la conquista de nuestros sueños. 5)
Empuja ha convertir los obstáculos en oportunidades o
retos. 6) Abre los ojos para identificar los logros. 7) Esta
cerca para ayudarnos a crear nuestro futuro.
¡Un buen padre debe tomar en cuenta la necesidad de
tutores en su equipo de trabajo!
El padre presentará a sus hijos una lista de posibles tutores
en quienes pueden tener confianza como ayuda a su
trabajo paternal. El equipamiento se hace por medio de un
buen equipo de trabajo que coadyuvan en su edificación.
Debe de existir plena confianza entre el padre y el tutor en
el trabajo que desarrollan como equipo. Es una bendición

- 118 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

muy grande cuando padre y tutor toman su rol con


responsabilidad para edificar al cuerpo de Cristo.
Cuando las personas comparten una visión, crean una
identidad que permite alinear el compromiso hacia la
consecución de los sueños de Dios para sus hijos. El tutor,
regularmente, se convierte en la fuente de inspiración que
vincula y da sentido a las diferentes actividades que se
desarrollan en la búsqueda de lo que se anhela.
Por esto, Dios mismo promueve las escuelas que entrenan
las habilidades espirituales que permiten a sus hijos a
desarrollarse en su campo de acción y asegurar el
cumplimiento de la comisión que Él les ha entregado.
En definitiva, el buen tutor ofrece un espacio donde se
puede obtener un proceso de crecimiento, de aprendizaje y
desarrollo de habilidades para ponerlas al servicio de Dios,
promoviendo el anhelo y la obediencia total a la comisión
que Él nos ha entregado, por ello aprenderemos algunos
buenos puntos acerca de los tutores.

PRINCIPIOS DE LA TUTORÍA
La tutoría es un sistema que incluye conceptos, estructuras,
procesos, herramientas de trabajo, instrumentos de
medición y grupos de personas que participan para
asegurar que se logren sus proyectos de trabajo.
Comprende también un estilo de liderazgo ejemplar al
estilo de Jesús. Estamos hablando de un equipo de personas
que han alcanzado madurez, carácter, visión, destreza,

- 119 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

pasión y responsabilidad para guiar ministros de Dios en la


conquista de la comisión que Dios les ha impuesto. ¡A
través de la tutoría el alumno mejora el desempeño en
forma permanente!
Específicamente, la tutoría es una relación que involucra al
menos dos personas: Un tutor (mentor, maestro,
supervisor) y un alumno. La tutoría se puede medir e
incluso ponerle una calificación cuando el alumno ha
alcanzado frutos en el desarrollo de su proyecto de trabajo.
El desarrollo del sistema de tutoría está dirigido hacia iniciar
proyectos de trabajo y mejorar proyectos existentes.
¡La tutoría efectiva es la que ha logrado frutos que glorifican
el nombre de Dios! No hay logros pequeños, pero si
podemos encontrar diferencias en el momento de la calidad
y cantidad de logros. El mejor tutor-maestro fue nuestro
Señor Jesucristo quien ayudó a 12 hombres a lograr su
máximo potencial. Jesús los desafío a salir de su zona de
comodidad para que pudieran ver el propósito de Dios para
sus vidas. El resultado fue un equipo de personas anormales
para este mundo, llenos de expectativas y con una
mentalidad diferente.
Algunos tutores que menciona la Biblia son: Jetro con
Moisés, Moisés con Josué, Noemí con Rut, Elías con Eliseo y
Pablo con Timoteo. La Biblia nos enseña que las personas
que crecen con la ayuda de otras tienen mayores
oportunidades de desarrollo, sus capacidades son mejor

- 120 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

aprovechadas y su eficiencia en la vida deja muchos y


abundantes frutos.
Cuando Cristo ascendió al cielo nos dejó el más grande de
los regalos, el maravilloso Espíritu Santo. Cuando estamos
dispuestos a dejar que el Espíritu Santo nos ministre a
través de otros, Dios nos puede dar el crecimiento que
tanto anhelamos en nuestra vida espiritual, física y
emocional. En Proverbios 27.17 dice: El hierro se afila con el
hierro, y el hombre en el trato con el hombre. Dios usa las
relaciones para bendecir, guiar y motivar a sus hijos. La
tutoría es una manera eficaz de lograr ese objetivo.

ACUERDOS EN LA TUTORÍA
Antes de iniciar cualquier acuerdo de tutoría es necesario
establecer buenos cimientos, estándares de trabajo,
compromisos, visión y metas. La idea es poder establecer
una relación sana en la tutela. Esto traerá confianza para
ambos.
¡Crear una relación saludable de tutoría no es sencillo! No
se logra con un sólo ayúdame sino con la edificación de una
buena relación entre las dos partes. Recuerda que la tutoría
requiere intimidad y presencia. El tutor estará íntimamente
relacionado con el alumno, tan cerca que prácticamente
vive con él.
Hacer acuerdos durante la tutoría es una comunicación
efectiva, así como escuchar activamente, hacer preguntas y
tener las respuestas en el momento oportuno. La cercanía

- 121 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

es sumamente importante; ya que no puede haber una


tutela cuando hay un abismo en la relación.
La cuestión es que debemos de llegar a un punto donde se
facilite el aprendizaje y se aseguren los resultados. Esto nos
motiva a crear conciencia de la importancia así como
diseñar acciones, planificar, establecer metas, promover el
progreso del proceso y actuar con responsabilidad.
En todo esto es necesario invertir tiempo, esfuerzo,
dedicación, sometimiento y finanzas. El pupilo debe
entender que la inversión es más que importante: Es la
clave para ver los resultados. Los acuerdos son las reglas del
juego: Que espero de ti, qué esperas de mí; tiempos de
intimidad, horarios, honorarios (si es que los hay), logística
de trabajo, programas del proceso, bibliografías y acciones.
Como se puede ver en una tutoría correcta observamos
compromisos mutuos, tanto del tutor como del alumno.

COMPROMISO DEL TUTOR


Da la seguridad de su capacidad de tutoría debido a sus
conocimientos, formación, honestidad, trabajo y dedicación
a la tarea de tutoría. El maestro enseña con el ejemplo. El
apóstol Pablo pidió a sus discípulos que le imitaran
entendiendo que su estándar en carácter, conducta y forma
de vida era más alto y digno de ser imitado.
El anhelo de ver al alumno crecer y lograr resultados más
grandes de los que él mismo pudiera haber logrado. El tutor
encara cada reto del alumno como suyo propio. No busca

- 122 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

alcanzar un éxito personal, sino ayudar al alumno a alcanzar


su propio desafío. La capacidad para trabajar con las
deficiencias de su alumno, encontrar las virtudes y hacerlo
crecer en carácter, conocimientos, habilidades y uso de las
herramientas necesarias para asegurar el éxito en cada
tarea emprendida.
Establece las reglas en la relación. La disciplina es necesaria,
el aprendizaje en el camino se desarrolla basado en
estrategias claras. Define tiempos, mecanismos de
medición, uso de tecnología, habilidades y todo lo necesario
para que la relación de tutela sea a largo plazo. Las reglas
establecidas ayudan al proceso, así como la estrategia del
entrenador para meter un gol.
¿Cómo sería una obra de teatro sin un director? ¿Cuáles
serían los resultados de un equipo de fútbol sin un
entrenador? Así podemos imaginarnos los resultados
pobres de un ministro sin tutoría.
El tutor ayuda al alumno a contestar preguntas como: ¿Qué
deseas lograr en la vida? ¿Cuáles son tus sueños y anhelos
más profundos? ¿Cuáles son tus dones más marcados?
¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? ¿Cuáles son tus
calificaciones en tu carácter? El proceso definirá de una
manera clara hacia donde desea llegar la persona haciendo
una declaración de su misión en la vida y de la comisión que
le ha sido entregada.
El tutor se preocupa y se ocupa en el proceso de su alumno.
¿Que sientes que Dios está haciendo en tu vida? ¿Entiendes
cuál es tu llamado? Si tan sólo pudieras hacer una sola cosa

- 123 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

en la vida ¿qué sería? ¡El siguiente paso sería desarrollar


una estrategia de vida! El tutor motiva a su alumno a
mantenerse en el camino que escogió de ahí en adelante. El
cambio es algo difícil y crea inseguridad en las personas, el
tutor tiene que alentarle a seguir hacia delante aunque
vengan tiempos de tormentas.
El tutor es responsable de establecer un ambiente de
confianza e intimidad. Es necesario crear un entorno seguro
que contribuya al desarrollo de respeto y confianza mutuos.
Da muestras de interés genuino por el bienestar y el futuro
de su alumno, demuestra continuamente integridad
personal, honestidad y sinceridad, establece acuerdos
claros y cumple las promesas, expresa respeto por las
percepciones del alumno, su estilo de aprendizaje y manera
de ser; apoya constantemente y anima nuevos
comportamientos y acciones, incluyendo aquellos que
suponen asumir riesgos y miedo al fracaso, y pide permiso
al alumno para adentrarse en temas delicados o que sean
nuevos para él.
El tutor facilita el aprendizaje y asegura resultados. Integra
y evalúa con precisión la información que ve en el alumno,
interpreta correctamente sus necesidades, analiza las
deficiencias y las fortalece. Va más allá de las deficiencias
del alumno busca sus virtudes y fortalezas. Ayuda a su
alumno a reforzar sus capacidades y alcanzar metas con el
menor esfuerzo posible. Además, ayuda al alumno a diseñar
acciones para lograr los imposibles.

- 124 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

El tutor muestra su habilidad para planificar y establecer


metas ayudando a su alumno a desarrollar un plan de
trabajo que asegure el cumplimiento de sus metas. El plan
de trabajo será con metas alcanzables, medibles, específicas
y con fechas determinadas. Promueve la autodisciplina del
alumno, le anima a dar prioridades y tomar decisiones
acertadas.

COMPROMISOS DEL ALUMNO


El alumno está dispuesto a ser dirigido, enseñado, corregido
y formado, disponiendo su corazón para seguir los pasos
que el maestro le muestra, tomando el tiempo suficiente
para construir en buenos cimientos. La disposición va en el
sentido del tiempo y de la actitud.
El saber que no es sano caminar solos, debe ser un impulso
para tomar una actitud humilde para abrir el corazón al
consejo sabio del tutor. Esto conlleva tomar el tiempo
necesario para invertir en la tutoría. Las relaciones se
construyen con el tiempo. Seguir las reglas trazadas y
cumplir con las promesas ayuda a que la relación sea sana y
duradera. Una buena relación con el tutor, brinda al alumno
confianza. La honestidad en el trato es indispensable, ya
que una relación transparente ayuda a prevenir errores en
el proceso.
El anhelo del alumno a crecer y lograr resultados más
grandes motivará al tutor a apoyar en el logro de las metas.
Los sueños son el desafío del mañana; el pasado es historia,
nos enfocamos a ver el mañana como la conquista. No hay

- 125 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

espacio para la ociosidad, la apatía pues el enfoque es el


trabajo duro, dedicado a la tarea.
El alumno entiende que es necesario establecer las reglas
del juego. La disciplina es necesaria, el aprendizaje en el
camino se desarrolla basado en estrategias claras. Junto con
el tutor define tiempos, mecanismos de medición, uso de
tecnología, habilidades, todo lo necesario para que la
relación de tutoría sea a largo plazo. Las reglas establecidas
ayudan al proceso y aseguran el logro de excelentes
resultados.
Establecer un ambiente de confianza e intimidad es
indispensable, así que el alumno se preocupa, y ocupa, en
el asunto. Es necesario crear un entorno seguro que
contribuya al desarrollo de respeto y confianza mutuos.
Da muestras de interés genuino por el proceso de tutoría y
demuestra su interés en la labor del tutor; demuestra
continuamente integridad personal, honestidad y
sinceridad, establece acuerdos claros y cumple las
promesas; y manifiesta respeto por las recomendaciones
del tutor conviccionándose para incorporarlas a su vida
cotidiana y a los planes de trabajo. Permite al tutor entrar a
lo íntimo de su corazón, abre las expectativas, pide consejo,
abre la oportunidad a una relación profunda.
El alumno acepta la ayuda para planificar, establecer metas
y desarrollar un plan de trabajo que asegure el
cumplimiento de sus sueños. El plan de trabajo será con
metas alcanzables, medibles, específicas y con fechas

- 126 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

determinadas. Promueve la autodisciplina, da prioridades y


toma decisiones acertadas.

ESCOGIENDO EL MEJOR AYO (TUTOR)


Es sano escoger el mejor tutor con el que podemos trabajar.
Las virtudes y capacidades normalmente no vienen con
nosotros desde que venimos al mundo, normalmente Dios
las activa con sus dones y nosotros las enriquecemos y
desarrollamos para beneficio de otros. De esta manera
podemos orar para que Dios nos envíe la tutela adecuada
para los fines de una relación fructífera.
El tutor ha conquistado madurez y carácter. ¡Carácter es
más que hablar! Carácter muestra nuestra conducta diaria.
Es lo que somos. El buen tutor es una persona digna de ser
imitada. Ha logrado un estándar en su caminar y hace las
cosas de acuerdo a la perfecta voluntad de Dios. No busque
una persona totalmente perfecta, pero sí que haya
alcanzado los niveles a los cuales nosotros aspiramos llegar.
La madurez lograda es una buena plataforma para llevarnos
al nivel que deseamos llegar. El tutor nos alienta y motiva
sin buscar provecho de la relación. La responsabilidad es
parte de la relación, la prontitud en la atención, el deseo de
ayudar, de estar en el momento de la necesidad es
sumamente importante.
Es digno de confianza. El tutor es una persona a la cual se le
puede acercar con la confianza necesaria para abrir nuestro
corazón. Sabemos que el tutor es seguro para guardar
nuestras conversaciones. Podemos plantear nuestras

- 127 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

necesidades sabiendo que el tutor es digno de confianza


para apoyarnos a lograr nuestros éxitos sin sacar provecho
propio de la relación de mentoría.
Es un especialista en su área. La tutoría se convierte en un
arte. El éxito del alumno será el éxito del tutor. El tutor es
un especialista en el área, sabe llevar a su alumno alcanzar
sus planes de una manera segura. El tutor desarrolla un
sistema integral acerca de como se hace en la dirección y
movilización hacia el éxito de ministros ganadores en el
desarrollo de proyectos para Dios. El tutor trabaja en tres
áreas para asegurar que el alumno alcance un éxito total: 1)
El marco teórico, 2) La práctica y 3) El aseguramiento de
éxitos.
En el marco teórico ayudará a que el alumno aprenda las
herramientas y elementos necesarios para realizar el inicio
de proyectos en su camino de servicio a Dios. Además,
ayudan al alumno a desarrollar las destrezas y habilidades
espirituales y seculares que les permitan cultivar un espíritu
emprendedor buscando cumplir con la comisión que Dios
ha impuesto al alumno.
La práctica es el ejercicio de la teoría aprendida, el uso de
metodologías y dinámicas que facilitan llevar a la realidad la
teoría aprendida. El tutor acompaña al alumno a desarrollar
lo aprendido y ver los resultados del aprendizaje de una
manera real.
En tercer lugar asistirá al alumno a profundizar en aquello
que él no esté viendo o considerando, al tiempo que le

- 128 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

estimulará para finalizar su proyecto para Dios con éxito. No


todos los alumnos tienen un mismo punto de partida, ni las
mismas capacidades, así que el tutor debe actuar con
cautela y sabiduría para guiar al alumno de una manera
prudente a su destino final y asegurar el resultado deseado.
Esta dispuesto y disponible. Cuando el tutor acepta la
relación, tiene el tiempo necesario para llevar a cabo la
labor. Disposición es un deseo de hacer las cosas y disponer
la actitud correcta para envolverse en una relación de
tutoría a largo plazo. Ser una persona disponible es tomar el
tiempo para hacer las cosas. Cuando el tutor accede a llevar
a cabo una relación de tutoría, está aceptando que tiene el
tiempo para llevar a cabo las actividades propias y
necesarias.

TIPO DE TUTORES
Entendiendo que el tutor es una persona que faculta a otra
compartiendo los recursos que Dios le ha dado y que el
poder fluye para impartir aquello que es necesario para
guiarlo al éxito, identificamos tres tipos de tutores.
El mentor personal es el que está cerca, la relación es
personalizada, hay un contacto de persona a persona, tanto
física como por medio de comunicación. Este tipo de tutor
tiene el ciento por ciento de autoridad para ejercer la
relación de tutoría. El tutor puede mantener una relación
cercana con el padre de su alumno previendo compartir
información valiosa que asegure el éxito del discípulo.

- 129 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

El tutor secundario es el que tiene una tutoría limitada y se


le define como una consejería en momentos claves.
Normalmente no existe un contacto personal constante, ni
físicamente ni por medio de comunicación. Estos tutores
son personas a las que podemos acudir por un segundo
consejo. El tutor no mantiene un contacto directo con el
papá del discípulo, pero respeta su manto de autoridad.
Y tercero, son los tutores lejanos de los cuales aprendemos
sin que se den cuenta. Autores de libros y conferencistas,
de los cuales aprendemos a través de medios de
comunicación.

CUIDADOS AL SELECCIONAR NUESTROS AYOS


Es necesario tener cuidado al seleccionar nuestro tutor.
Todos necesitamos un Pablo (padre), a Silas (el amigo) y a
Timoteo (el discípulo). Pero además de ellos, es necesario
tener a nuestro lado al tutor, mentor, maestro y supervisor.
Debe de existir verdadero interés en la relación de tutoría.
Recuerda que ésta es una relación a largo plazo y de mucha
responsabilidad. ¿Por qué? Porque debemos estar
comprometidos con una persona, ya que tanto la persona
que recibe la tutoría como el mismo tutor debe sentirse
importante, no como si fueran simples proyectos.
Debe haber amor de por medio y tener el mejor interés sin
pensar en sacar provecho de la relación. Recordemos que
los líderes no se pueden desarrollar de una forma masiva

- 130 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

sino individualmente a través de recibir apoyo todos los


días.
Debemos estar comprometidos a un proceso. Va haber altas
y bajas en el periodo en que la tutoría está vigente. Esto es
regularmente a largo plazo. Tenemos que tener
discernimiento y paciencia para llegar a lograr el éxito en lo
que emprendemos.
Debemos estar comprometidos con un propósito. Hay una
meta y un fin, no estamos tirando golpes al aire (hacia
dónde queremos llevar la tutoría, de qué tema estamos
tratando, en qué campo deseamos avanzar). Debemos estar
comprometidos con la actitud correcta. Dar y recibir aliento
es sencillo, animar no es nada difícil cuando se tiene la
actitud correcta.
¡Corregir es más difícil, se necesita tener la actitud correcta!
Cuando le hemos dado autoridad al tutor es porque
estamos confiando en que vendrán días de ser corregidos y
se tendrá la actitud correcta para aceptar la corrección.
Es igual cuando hay que direccionar, el tutor marca una
dirección porque tiene la experiencia y la capacidad
demostrada en el campo, por eso ha sido aceptada la
tutoría. Se necesita la actitud correcta y humildad para
aceptar los consejos del tutor.

LO QUE ESPERAMOS EN LA TUTORÍA


Al iniciar un proceso esperamos hechos y eventos ¡algo
tiene que suceder! En la tutoría esperamos una dirección

- 131 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

clara para encontrar el camino al éxito. Estamos viendo a


futuro logros importantes que marquen nuestro destino.
Una visión clara. La mente siempre tiene cuadros e
imágenes y nos guiamos por lo que vemos interiormente.
Somos personas visuales, historias, analogías, metáforas y
todo esto nos ayuda a establecer con claridad la
información que necesitamos en la vida.
El tutor pinta una imagen, eso ayuda a establecer la visión
de lo que desea. Ayudan a los que están entrenando, a
comprender los conceptos, las ideas, hacia donde se dirigen
en el campo que han determinado. Aquí están implícitos los
talentos y habilidades del tutor para llevar a feliz término y
a la conquista de la meta del entrenado.
¿De dónde me puedo tomar? El tutor proveerá elementos
de los cuales se pueden echar mano para apoyarse en la
conquista de los sueños. Estos elementos son verdades
claras y precisas, habilidades, procesos, mecanismos y
herramientas necesarias que son utilizadas en el proceso.
¿Hacia dónde me dirijo? ¿Cuál es el mejor camino, por
donde llego más rápido y seguro, como puedo asegurar el
éxito con el menor esfuerzo? El mentor proyectará un mapa
claro del camino. ¡Lo puede hacer porque ya pasó por ahí!
Los mapas del camino nos dan dirección y una vista
completa del plan de acción. El mapa es la brújula para
lograr la meta. El tutor invierte el tiempo para lograr llevar
al alumno a tomar las acciones que le faciliten la tarea.

- 132 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

Laboratorio de Prácticas. El tutor establece lugares seguros


para que el entrenado experimente de una manera segura.
El tutor ayuda a que el alumno experimente sin peligro.
¡Jesús estableció un laboratorio para sus discípulos (Marcos
6.7-12)!
Ayudan a consolidar. Una de las funciones más importantes
es que ayudan a consolidar los planes. Así como las águilas
ayudan a que las aguilitas aprendan a volar, así el tutor
ayuda al alumno a levantar el vuelo y conquistar las alturas.
Entrenar la mente y dar las habilidades para pensar en
grande es una labor especial del tutor. El alumno espera
confiado tomado de la mano del tutor, avanza con
determinación en la conquista sabiendo que alguien está
atento para asegurar la victoria.

APRENDEMOS DEL EJEMPLO DE JESÚS COMO TUTOR


Dentro del idioma del Nuevo Testamento existen varios
términos que se utilizan para referirnos a un Maestro, en
este punto, cuando nos referimos a Jesús como tutor, no
estoy reduciéndolo y en cuadrándolo a una categoría
inferior, tampoco estoy negando la divinidad de Nuestro
Señor Jesucristo, Él es y siempre será Dios. Uno con el Padre
desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura. Yo y el
Padre uno somos (Juan 10. 30).
En el Nuevo Testamento están presentes 10 términos
griegos que se usan para describir el concepto de
Educación:

- 133 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

Didasko: Esta es la más común para describir enseñanza. Se


usa en los evangelios y en la primera parte de los Hechos.
Didaskalos: Esta palabra que describe maestro es usada
para hablar de Jesús y otros maestros cristianos como
Pablo. Una categoría de cristianos talentosos llevaban este
título.
Paideuo: Uno de los términos griegos de más riqueza. Esta
palabra significa dirección y entrenamiento. Describe la
actividad dirigida al enriquecimiento y entrenamiento moral
y espiritual de un niño. Influir la voluntad y la acción.
Katecheo: Esta palabra es poco usada, sólo Lucas y Pablo la
usaron. De ésta tenemos la palabra catequismo y
catecúmenes (aprendiz). Esta palabra significa estar
informado, reportar, enseñar o instruir a alguien.
Noutheteno: Literalmente esta palabra significa darle forma
a la mente y se traduce como amonestar.
Matheteuo: Esta es la palabra importante del Nuevo
Testamento que significa discipular. Sólo aparece en los
evangelios y en Hechos.
Oikodomeo: Usada en el contexto de crecimiento y madurez
espiritual. Esta palabra significa edificar o literalmente
construir.
Paratithemi: Esta palabra significa establecer o entregar. Un
maestro dando, entregando, sirviendo, conocimiento o
doctrina.

- 134 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

Ektithemi: Usada solamente en Hechos, esta palabra


significa explicar hechos en orden lógico o como se traduce
profundizar.
Hodegeo: Da el sentido de dirigir, guiar o mostrar el camino.
Los términos que se utilizan preponderantemente nos dan
la idea de guiar, dirigir, enseñar, pero en el contexto que se
utiliza podemos afirmar que se refieren al discipulado, que
se requiere hacer para enseñar a un discípulo o seguidor. El
término discípulo por extensión, habla de hacer que el
discípulo llegue a ser como su maestro.
Ayo, tutor, se derivan de la palabra griega paidagogos que
se refiere a la persona que estaba encargada de custodiar a
los niños, hasta que estos llegaran a una edad donde
pudieran ser puestos en manos de los didaskalos, estos
tenían la libertad de transmitir una buena educación
haciéndolos personas de bien y exitosas, de esto podemos
aprender del supremo maestro de la tutoría: Jesús. ¿Qué
hizo para desarrollar la tutoría con sus discípulos? Jesús
enfrentó el desafío de cambiar las vidas de las personas con
gran éxito dejando un gran legado: Su huella fue profunda y
determinante. Veamos algunos aspectos.
Los enseñó y los instruyó verbalmente. Jesús discutió
cientos de asuntos con sus discípulos. Cuando ellos tenían
preguntas, Jesús estaba atento para disipar sus dudas, les
reveló verdades profundas, más que palabras, acciones y
hechos. Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose,
vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba

- 135 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

(Mateo 5.1-2). Jesús se dio el tiempo para enseñar, instruir,


formar, capacitar por palabras, contó historias de vida,
parábolas, sus palabras quedaron impregnadas en su
corazón.
Jesús fue el modelo a seguir para sus discípulos que lo
observaban. Si nuestro amado Salvador hubiera enseñado
solamente con palabras sin hacer nada mas, nunca
hubieran llevado SU legado, pero Jesús compartió SU vida
con ellos. Jesús dio su vida completamente para dejar una
huella profunda por sus discípulos como un ejemplo vivo
para imitar. Él sabía que así aprenderían más rápido,
cuando demostraba con hechos lo que enseñaba con
palabras. ¡Él enseñó con SU vida!
Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho,
vosotros también hagáis. Jesús permitió a los discípulos
participar en la tarea (Juan 13.15). Después de que Jesús
fue modelo y enseño verdades espirituales, no dio ejemplo
y luego se fue. Se quedó para ver a sus alumnos
desarrollarse en el campo de acción. Jesús trabajó
duramente con ellos y tomándoles de la mano los llevó a
una posición de éxito y de un liderazgo poderoso por medio
de la experiencia adquirida al participar activamente en la
tarea. Los discípulos pusieron en práctica lo que escucharon
y vieron en Jesús, les dio posesión de su ministerio a través
de delegar funciones y otorgar autoridad para hacerlo.
Jesús vigiló de una manera cercana la labor que los
discípulos desarrollaron de acuerdo al aprendizaje, dando
seguimiento al fruto que se espera después de lo que se

- 136 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

aprende. Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos


de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus
inmundos. Jesús evaluó el crecimiento de sus discípulos
(Marcos 6.7).
Jesús evaluó el trabajo de sus discípulos. Frecuentemente
Jesús evaluó el trabajo de sus discípulos donde era
necesario. Cuando regresaron de su encomienda, Jesús
preguntó cómo les había ido en el trabajo y se regocijó de lo
que habían logrado (Lucas 10.17-24). Los discípulos
entendieron que deberían dar cuentas del trabajo que les
había sido asignado.

UNA MANERA PRÁCTICA PARA TOMAR UN TUTOR


Después de entender el concepto correcto de tutoría la
pregunta es, ¿Cómo comienzo? Enumeraré algunos pasos
que le ayudarán a iniciar el proceso de tutela:
1. Ore para que Dios le ayude a entender la necesidad de
tener un tutor (mentor).
2. Defina el campo de trabajo donde se desarrollará
(campo de acción).
3. Ore para que Dios le muestre el tutor idóneo para
usted. No elija el primero que venga a su mente, espere
a escuchar a Dios al respecto.
4. Solicite al tutor la posibilidad de tener una relación de
tutoría. Hágalo de una manera formal, de preferencia en
forma personal y por escrito. Indique con exactitud el
campo de trabajo donde necesita tutoría.

- 137 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

5. El primer paso de la relación es definir las reglas:


Tiempo, espacios, compromiso, frecuencia, citas, metas
y formas de medir el avance.
6. Inicie el proceso con determinación y deseo de
mantener una relación a largo plazo.
7. Ore constantemente por la unción del Espíritu Santo
para que la relación de tutoría sea fuerte.
Recuerde que todo principio es lento, al principio pareciera
ser que no todo camina en la velocidad que deseamos.
Generalmente, los procesos tienden a detenerse y las
relaciones a enfriarse. Jesús escogió a doce hombres e
invirtió su vida en ellos; el resultado fue extraordinario
cuando ellos crecieron y dieron el fruto que, tanto ellos
como Jesús estaban esperando.

UNA MANERA PRÁCTICA DE INICIAR COMO TUTOR


¿Cómo puedo iniciar a desarrollar un proceso de tutoría con
un alumno? ¿Puedo ser un tutor para otros? Siempre
estaremos en la mitad delante de otros. Siempre habrá
alguien que va adelante y otros que van detrás.
¿Qué pasos puedo seguir para ser un tutor?
1. Ore para que Dios le unja como un tutor y le dé el
deseo de tener relaciones de tutoría.
2. Disponga su corazón para aceptar la relación.
3. Busque la persona adecuada para iniciar la relación de
tutoría.

- 138 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

4. Determine con su pupilo el campo de acción hacia


donde se desarrollará la tutoría. En nuestro caso es el
campo profético, aunque puede haber otras
posibilidades.
5. Definas las reglas. Tiempos, horarios, tareas,
supervisión.
6. Establezca metas claras y formas de medición.
7. Evalúe el proceso constantemente y aplique
correcciones en él y en la persona.
8. Ore por la unción del Espíritu Santo en la relación.
9. Practique constantemente estos principios: Ayúdele a
mantener los compromisos, impregne ánimo de seguir
adelante, ayúdele a tener la perspectiva correcta, que se
enfoquen en ganar, provéale de amor y gracia
incondicional constantemente, permita las
equivocaciones que generen experiencia, equivóquese
con ellos; hable palabras de bendición, use la Biblia en el
consejo, dé palabras de exhortación, de consuelo y
advertencia constantemente.
Ayúdele a evitar trampas, provéale de recursos,
herramientas, abra perspectivas nuevas. Diríjale al camino
correcto, no deje que se desvíen en las pequeñeces.
Ayúdele apreciar lo pequeño para que esperen lo grande.
De algo estoy seguro en esta vida: ¡Alguien ya pasó por
donde pasaré mañana! Éste es un principio real y serio. Me
puedo evitar muchos tropiezos en la vida cuando decido

- 139 -
Mil ayos (tutores), un solo padre

tener personas que me ayuden a llegar a la cima de lo que


deseo conquistar.
Una persona sin tutoría caminara mucho más despacio que
las personas que tienen ayuda. Seamos humildes para
aceptar que lo necesitamos y caminemos tomados de la
mano de personas que van delante de nosotros. Dios
premiara nuestra humildad y aseguraremos muchas
victorias. Los principios de tutoría son muy valiosos cuando
tenemos una relación paternal. Nos ubicamos
perfectamente en el rol de padre-hijo y en el de tutor-
discípulo. Ambos roles son necesarios en el camino
cristiano.
Por ejemplo, el apóstol es un padre para un pastor, pero el
pastor tiene diferentes conferencistas como tutores. El
pastor es un padre para sus congregantes, pero uno de sus
líderes puede ser un tutor para las personas recién nacidas
en el evangelio. Lo más importante es que cada uno de
nosotros nos ubiquemos en el rol que nos corresponde y
seamos respetuosos y diligentes con los compromisos que
adquirimos.
Oremos:
Espíritu Santo, gracias por impartir sobre mi vida sabiduría,
revelación y conocimiento, para seleccionar adecuadamente
los tutores que necesito. Gracias por darme el padre que
requiero y ayudarme a desarrollar el rol que me
corresponde. La gloria siempre es para mí amado Padre
celestial. Amén.

- 140 -
- 141 -
Partiendo él de allí, halló a Eliseo hijo de
Safat, que araba con doce yuntas delante
de sí, y él tenía la última. Y pasando Elías
por delante de él, echó sobre él su manto.
Entonces dejando él los bueyes, vino
corriendo en pos de Elías, y dijo: Te ruego
que me dejes besar a mi padre y a mi
madre, y luego te seguiré. Y él le dijo: Ve,
vuelve; ¿qué te he hecho yo? Y se volvió, y
tomó un par de bueyes y los mató, y con el
arado de los bueyes coció la carne, y la dio
al pueblo para que comiesen. Después se
levantó y fue tras Elías, y le servía.
1Reyes 19.19-21

La paternidad es un proceso de enamoramiento hasta que


se escucha un click del cielo aprobando la relación paternal
entre padre e hijo. En la historia del profeta Elías con Eliseo
encontramos con claridad el proceso que puede concretar
una relación paternal.

- 142 -
Paternidad… Un proceso

Existe una diferencia grande entre la labor de tutoría con la


labor paternal. Mientras que el tutor ayuda en el
crecimiento, el padre es responsable de los cuidados. El
tutor regularmente se convierte en la fuente de inspiración
que vincula y da sentido a las diferentes actividades donde
se desarrollen los dones y aseguremos el éxito que Dios
espera de nosotros. Por otro lado, el padre es un verdadero
ejemplo de carácter y se erige como la imagen visible del
Dios invisible, una persona digna de ser imitada.
En definitiva, mientras que el buen tutor ofrece un espacio
donde podemos obtener un proceso de crecimiento, de
aprendizaje y desarrollo de habilidades para ponerlas al
servicio de Dios, promoviendo el anhelo y la obediencia
total a la comisión que Dios nos ha entregado; el padre
provee el consejo sabio y cubre la vida de su hijo
asegurando una vida de éxito en cada momento.
¿Dónde inicia el proceso de paternidad? Y le dijo Jehová: Ve,
vuélvete por tu camino, por el desierto de Damasco; y
llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria. A Jehú hijo de
Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat,
de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar
(1Reyes 19.15-16). ¿Te das cuenta? ¡Está relación la inicia
directamente Dios! Así es como se inician las verdaderas
relaciones: En el Espíritu de Dios, haciendo una conexión
celestial entre un ministro profético maduro y uno que está
en el proceso de formación.
¿Qué sucedió enseguida? En 1Reyes 19.19-21 Vemos la
continuación de la historia. Elías cumplió la orden de Dios.

- 143 -
Paternidad… Un proceso

Ahora era el momento de esperar la reacción y la actitud de


Eliseo ante la gran posibilidad de ponerse en la posición de
alumno ante un maestro. ¿Qué significa que Elías puso su
manto sobre Eliseo? Era un llamado claro y preciso al
servicio a Dios en especial en el campo profético.
¿Qué hizo Eliseo? Primero dejó los bueyes. Esto significa
que Eliseo entendía lo que estaba sucediendo. Al valorar el
llamado, Eliseo decidió tomar la oportunidad con
determinación. Algo que debemos apreciar en esta actitud,
es que Eliseo no era un desempleado, la historia nos
permite comprender que este hombre era un empresario y
hombre de trabajo. Llevaba la doceava yunta de bueyes
porque supervisaba el trabajo de todos los empleados, lo
que nos dice que la inversión no solo era una entrega
común sino tendría que dejar todo para cumplir con su
llamado.
En segundo lugar, salió corriendo en pos de Elías. Es la
actitud ante la oportunidad que Dios nos da cuando nos
hace un llamado a su servicio. ¡Corrió! No esperó ni puso
excusas; decidió tomar la iniciativa pues era el momento del
kairos de Dios para someterse bajo el manto y autoridad de
su maestro. No tuvo resistencia alguna, inmediatamente
venció todo lo necesario para dar el paso correcto.
En tercer lugar vemos la actitud de Elías. Eliseo le pide
regresar para poner algunas cosas en orden. Elías
demuestra su paciencia, madurez y le permite tomarse el
tiempo para dejar todo listo para ir enseguida en pos de su
maestro.

- 144 -
Paternidad… Un proceso

El siguiente paso fue que Eliseo decide dar muerte a todo


aquello que pudiere regresarlo cuando estuviere en el
entrenamiento. Así que mata los bueyes, quema el arado y
da de comer la carne a toda la gente.
Eliseo toma la decisión más importante. Seguir a su maestro
y servirle. Vea lo que dice la palabra. Después se levantó y
fue tras Elías, y le servía. Se fue tras Elías, no dice delante de
Elías, sino tras, es decir; se puso en la posición de alumno.
Finalmente el pasaje dice: Y le servía. Eliseo fue a servir a
Elías. Servir es la parte más importante del discipulado. Esto
se ha diluido en este tiempo. Ahora se espera que las
cosas, sucedan demasiado fácil y rápido, pero no es así, el
alumno viene a servir a su maestro. Esta es la relación más
importante para que el alumno aprenda del maestro.

CINCO TIPOS DE RELACIONES


En esta historia aprendemos de cinco tipo de relaciones que
podemos practicar como hijos de Dios: 1) Compañeros; 2)
Amigos; 3) Íntimos; 4) Tutores; 5) Padre.
LA ETAPA DEL COMPAÑERISMO. Esta etapa consiste en un
conocimiento primario donde no hay una profundidad en la
relación. Lo más probable es que Eliseo tenía conocimiento
del ministerio de Elías. Eliseo entendió perfectamente que
al recibir el manto de Elías estaba recibiendo un llamado de
parte de Dios. Muy posiblemente este era un protocolo
profético cuando alguien era llamado al ministerio.

- 145 -
Paternidad… Un proceso

La relación paternal inicia desde lo básico. No se puede dar


un click en una relación paternal mientras que no existe una
profundidad en la relación. Un buen amigo me comentó de
su frustración para encontrar su padre. Con mucho anhelo
viajó cientos de kilómetros para ver a un apóstol con un
fuerte ministerio. Eran tres días de actividades para
pastores y líderes. Durante uno de los intervalos dieron
aviso que las personas que estaban buscando cobertura o
paternidad serían atendidas en una reunión especial.
Durante la reunión, aquellos que deseaban vincularse con el
ministerio de este apóstol escucharon con atención el
mecanismo para concretar la relación. Al final repartieron
un formulario que deberían llenar y escucharon un breve
discurso del apóstol. Les dio la bienvenida a la red y la
relación fue sellada.
En mi opinión personal, esta forma de sellar una relación
paternal deja muchos vacíos. Creo que la relación paternal
debería ser una relación mucho más cercana e íntima. No
puedo ver un padre atendiendo a su hijo sin una relación
profunda. Gracias a Dios por la tecnología de hoy. Las
distancias se acortan al usar el teléfono y el internet.
Además que llegar de un lugar a otro es mucho más fácil
por los medios de transporte que facilitan el traslado.
El apóstol Pablo describe esta relación de compañerismo
con otros apóstoles. Y reconociendo la gracia que me había
sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados
como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en
señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los

- 146 -
Paternidad… Un proceso

gentiles, y ellos a la circuncisión (Gálatas 2.9). Pablo


reconoce que no había una relación más profunda entre él y
los otros apóstoles. Eran compañeros en el campo
ministerial y podrían compartir como fieles hombres de
Dios, sin embargo no tendrían una relación más íntima y
profunda.
El compañerismo es una relación primaria donde no existe
una profundidad en la relación. Aunque no existe una
intimidad, si puede existir una alianza en el caminar con
Cristo y por supuesto, en el trabajo de la obra de Dios. Elías
y Eliseo iniciaron una relación sería y profunda siendo solo
compañeros. Caminaron juntos, se conocieron,
seguramente hubo una profundidad día con día para lograr
pasar a una etapa de amistad.
Cuando llegamos a la cima de la montaña, el compañero se
puede gozar con nosotros pero seguirá estando lejos. Su
gozo no se compara con el nuestro porque no ha llevado un
seguimiento en el proceso. Esa relación suele ser lejana y
con poco compromiso mutuo, así que no se valoran
adecuadamente los triunfos del uno con el otro.
LA ETAPA DE LA AMISTAD. Mientras que el compañero solo
puede entrar a nuestra sala, el amigo puede entrar hasta la
cocina. El amigo tiene una intimidad más profunda. Se ha
ganado terreno en la relación y se ha ganado una confianza
mutua. El amigo se considera una persona cercana con
facultades de conocer más información personal que el
compañero, mientras que el compañero solo conoce

- 147 -
Paternidad… Un proceso

nuestro nombre, el amigo puede conocer a toda nuestra


familia.
Vemos como la relación entre Elías y Eliseo estaba
creciendo día a día. En cuatro ocasiones vemos a Elías
diciendo a Eliseo que tenía que atender algunos asuntos y le
daba libertad de no acompañarlo. La respuesta de Eliseo fue
contundente: ¡Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré!
Las cuatro ocasiones caminaron juntos. La relación estaba
creciendo.
El sabio Salomón describe la relación de amistad. En todo
tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de
angustia (Proverbios 17.17). Se considera amigo a una
persona que expresa amor y cuidado. Mientras que el
compañero solo conoce nuestro nombre, el amigo conoce
el nombre de la esposa y de los hijos.
¡La amistad se busca, conquista, defiende y enriquece! La
amistad es un precioso tesoro que tenemos que anhelar. Un
dicho dice: Prefiero amigos que riquezas. Los bienes
materiales regularmente llegan y se van, pero la amistad
siempre estará ahí. Un ejemplo claro de esta relación de
amistad es la historia de David y Jonatán. 1Aconteció que
cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de
Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán
como a sí mismo. 2Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó
volver a casa de su padre (1Samuel 18.1-2).
En la amistad hay una ligadura de alma, un acercamiento
profundo y honesto. Vemos aquí un proceso hermoso para

- 148 -
Paternidad… Un proceso

apuntalar la verdadera amistad. Estoy convencido que la


amistad no se espera a que llegue, se busca. Mi esposa y yo
hemos mantenido una relación profunda con Ernie y Sandra
Peacock. Cuando les conocimos iniciamos un proceso de
enlazamiento de almas donde ambos cedimos nuestros
derechos para dar entrada a sentimientos hermosos que
producen la amistad. Aunque regularmente estamos
separados por la distancia, mantenemos una cercanía por
medio del amor.
¡Jonatán tomó a David y no lo soltó! La amistad se busca y
cuando se encuentra no se debe soltar. Este es el principio
de una gran conquista. Lograr amigos es tener el tesoro más
hermoso en nuestras manos. E hicieron pacto Jonatán y
David, porque él le amaba como a sí mismo (1Samuel 18.3).
¡La amistad es un pacto a la eternidad! David y Jonatán
enlazaron sus corazones en pacto eterno. Aunque este es el
primer paso para tener buenos amigos, no lo es todo.
Jonatán decidió conquistar el corazón de David. Y Jonatán
se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras
ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte
(1Samuel 18.4). En la amistad nos despojamos y sembramos
en la vida de nuestro amigo. Jonatán sembró en su amigo
David su manto, ropa, espada, arco y talabarte. Cada uno
de estos objetos tiene un simbolismo muy hermoso en lo
espiritual.
El manto significa cobertura, al momento que Jonatán puso
su manto en David estaba haciendo un pacto de cobertura.

- 149 -
Paternidad… Un proceso

En los siguientes pasajes vemos a Jonatán defendiendo a su


amigo de la ira de su propio padre Saúl.
¡Qué diferencia entre un compañero y un amigo!
La ropa simboliza protección. Jonatán no lo pensó dos
veces, estaba conquistando la amistad de David. Visité a un
buen amigo hace un buen tiempo. Cuando entré a su casa
rápidamente pasó a la cocina y trajo tres o cuatro tipos de
bebidas, fue a su cuarto y sacó un saco nuevo y lo puso
sobre mí. ¡Está nuevo! Y además te queda muy bien. En
realidad aquella ropa me quedaba un poco grande y no era
mi gusto preferido, pero la actitud de mi amigo Pablo me
sorprendió hasta el punto de sentirme muy alagado. Pablo
regresó a otro cuarto y tomó un artículo del hogar y lo
entregó a mi esposa, tomó un juguete y lo envió a nuestro
hijo.
¡Pablo estaba conquistando nuestra amistad!
La espada simboliza defensa. Jonatán se estaba
comprometiendo con David a defenderlo hasta con su
propia vida. El amigo defiende la causa del amigo. Jesús
dijo: Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su
vida por sus amigos (Juan 15.13). El amigo guarda la espalda
del amigo.
El arco era usado para la guerra y para la cacería. Quiero
verlo como un simbolismo de la provisión. El pacto del
amigo es un compromiso para proveer en tiempos de
necesidad. No es sencillo despojarse de aquello que nos

- 150 -
Paternidad… Un proceso

pertenece para darlo a otra persona, pero cuando se trata


del amigo, lo haremos con gozo.
Finalmente hablamos del talabarte, el cinto que ataba las
ropas para estar listo para el servicio. Jonatán estaba
dispuesto a servir a su amigo dejando a un lado sus propios
intereses. Servir al amigo es uno de los más grandes
privilegios que podemos tener. Prestarnos hacerlo dejará
grandes satisfacciones.
LA ETAPA DE LA INTIMIDAD. Tener amigos deja grandes
satisfacciones, tener íntimos amigos dejará alegrías
mayores. Podemos tener muchos compañeros, algunos
amigos, pero pocos íntimos. La intimidad es el aspecto
interior o profundo de una persona, que comprende
sentimientos, vida familiar o relaciones profundas de
amistad con otras personas.
La intimidad es la parte privada, esos sentimientos,
emociones, necesidades, a las cuales nadie puede acceder.
Todos debemos de contar con íntimos cerca de nuestras
vidas, a las cuales les permitimos entrar a esas áreas
privadas. Frecuentemente nos encontramos en la necesidad
de compartir situaciones especiales con personas de suma
confianza donde tenemos la seguridad que nuestra
privacidad estará segura.
En esta intimidad se encuentra el consejo sabio, una cultura
de transparencia, donde no existe nada oculto. Solo las
personas que se han ganado nuestra confianza pueden

- 151 -
Paternidad… Un proceso

entrar en esta etapa de intimidad. Ganar este privilegio no


es nada sencillo y seguramente llevará tiempo lograrlo.
Los hijos de los profetas le decían un secreto profético a
Eliseo. ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre
ti? El respondió: Sí, yo lo sé; callad (2Reyes 2.5). Los hijos de
los profetas tenían la revelación de lo que sucedería con
Elías, sin embargo Eliseo se había convertido en íntimo de
Elías y conocía los detalles a los que otros no tenían acceso:
¡Sí, yo lo sé; callad!
En la conquista de la paternidad, se tiene que tener una
intimidad verdadera donde el padre conozca al hijo y el hijo
pueda conocer al padre. En esta relación no puede haber
nada oculto, el hijo tendrá la confianza plena que su padre
no hará mal uso de la privacidad que le comparte.
¡Elías y Eliseo fueron compañeros, amigos e íntimos!
LA ETAPA DE LA TUTORÍA. En esta etapa, se acerca cada día a una
paternidad más formal, se empieza a escuchar el click del
cielo aprobando la relación. La tutoría no solo es una
llamada telefónica para ver como se encuentra el hijo, sino
la preocupación verdadera del bienestar y el éxito del hijo
en todos aspectos.
Como hemos visto en el capítulo anterior, la tutoría es un
sistema que incluye conceptos, estructuras, procesos,
herramientas de trabajo, instrumentos de medición y
grupos de personas que participan para asegurar que se
logren sus proyectos de trabajo.

- 152 -
Paternidad… Un proceso

¡El primer tutor que una persona debe tener es el mismo


padre! Aunque podamos tener muchos tutores el primero
en la lista es el padre. El hijo le dará este gran privilegio al
padre para ser educado y asegurar que logre sus propósitos.
LA ETAPA DE LA PATERNIDAD. ¡Esta etapa es el sello final del
proceso! Podemos escuchar el click del cielo donde Dios
está aprobando la relación paternal. Tanto el hijo como el
padre han entrado en una relación profunda y eterna. El
ADN del padre es transmitido al hijo y se inicia una aventura
donde se practican los principios paternales que hemos
estado presentando.
La transferencia del ADN lo podemos observar en dos
tiempos:
Fecundación: Es cuando en la casa apostólica o pastoral, un
nuevo convertido recibe la simiente del evangelio y esa
buena semilla se une a su espíritu e inicia el cuidado
regando con la visión, la doctrina, el padre se va a ocupar de
llevar al hijo en un proceso de formación haciendo las veces
de un compañero, un amigo, un íntimo, dando tutoría
cuando sea necesario y estando presente como padre en
los momentos necesarios.
Adopción: Este proceso requiere de un doble esfuerzo tanto
del padre como del hijo, del padre porque necesitara un
esfuerzo mayor de inversión de tiempo, esfuerzo y muchas
veces de finanzas, el hijo pasara un tiempo de transición de
aprendizaje suele ser difícil, ya que el desaprender lo que
por mucho tiempo fue el molde de sus pensamientos y

- 153 -
Paternidad… Un proceso

estructuras traerá dolor y la renuncia es como la mutilación,


el desprendimiento de sus paradigmas traerá llanto, pero
cada vacío que sufra será suplido por el ADN que su nuevo
padre injertara en él por la imposición de sus manos.

EL PROCESO DE APRENDIZAJE
Elías llevó en un proceso a Eliseo para graduarlo como un
profeta verdadero. Este proceso de aprendizaje es un
modelo de trabajo que podemos seguir tanto como padres
como hijos.
ELISEO PASÓ POR GILGAL. Aconteció que cuando quiso Jehová
alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo
de Gilgal (2Reyes 2.1). El aprendizaje es todo un proceso.
Vemos que Elías venía con Eliseo de Gilgal. Esto tiene un
gran significado.
En primer lugar, tanto como Elías como Eliseo habían
logrado una relación sumamente cercana. Estaban juntos.
Hoy en día esto se facilita por los medios de comunicación.
La cercanía se puede dar a través del teléfono e internet,
aunque siempre será esencial el trato personal.
Gilgal significa círculo de piedras. Esto nos dice que Elías
estaba cubriendo a su alumno. Aquí se aprecia la
protección, el cuidado, la cercanía y el consejo. El maestro
había puesto un cerco seguro alrededor de su alumno.
Gilgal era una ciudad cananea donde los israelitas al mando
de Josué derrotaron al rey de Goim (Josué 12.23). Goim

- 154 -
Paternidad… Un proceso

quiere decir naciones. En aquel círculo de piedra, Eliseo fue


entrenado para gobernar sobre naciones.
Esta ciudad estaba situada al lado oriental de Jericó donde
por primera vez los israelitas acamparon dentro de Canaán
tras pasar el Jordán (Josué 4.19). Josué erigió en Gilgal las
doce piedras que habían traído del Jordán (Josué 4.20). Allí
fueron circuncidados los varones que habían nacido en el
desierto, fue quitado el oprobio de Egipto de sobre los
israelitas, celebraron la pascua y comieron del fruto de la
tierra, y cesó el maná (Josué 5.9–12).
Esto me dice que Gilgal significa el inicio de todas las cosas.
En Gilgal, Elías ayudó a Eliseo a valorar la santidad y fue
circuncidado quitando todo oprobio. Fue aquí donde el
alumno pasa por un proceso de santificación, sanidad
interior y liberación.
Todo ministerio grande inicia en algo pequeño cuando los
pactos se hacen con responsabilidad. ¡Fue lo que hizo
Eliseo! Gilgal significa el lugar donde hacemos verdaderos
compromisos con Dios.
A partir de ese momento se convirtió en un lugar de gran
significación en la historia del pueblo de Israel: Josué usó
Gilgal como su base de operaciones para varias conquistas,
comenzando con Jericó. El reparto de la tierra comenzó a
hacerse en Gilgal donde los gabaonitas engañaron a los
israelitas (Josué 9.6). Hay una mención de que el ángel de
Jehová subió de Gilgal a Boquim para anunciar a Israel que

- 155 -
Paternidad… Un proceso

por su desobediencia los pueblos que ellos no habían


exterminado serían azotes para sus costados (Jueces 2.1–5).
¿Qué significa todo esto? Que Gilgal es el cimiento de todo
lo que viene en camino. Aquí inicia el ministerio profético
más grande de Eliseo. Cuando las cosas inician bien, bien
terminan. Todos debemos pasar por un Gilgal donde
seamos entrenados para cumplir el propósito de Dios en
nuestras vidas. Aquí seremos sanados, liberados de toda
atadura, llenos del poder de Dios y listos para emprender la
ruta de los grandes éxitos.
ELÍAS LLEVÓ A ELISEO A BET-EL. Y dijo Elías a Eliseo: Quédate
ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo
dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.
Descendieron, pues, a Bet-el. Y saliendo a Eliseo los hijos de
los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que
Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo
lo sé; callad (2Reyes 2.2-3).
Estudiemos las lecciones aprendidas en Bet-el. Elías probó
el compromiso de Eliseo. Quédate ahora aquí, esta era una
buena oportunidad para Eliseo para realizar proyectos
personales. Era el momento de visitar a la familia o
simplemente ir al cine o ir a una plaza. Eliseo tenía toda la
libertad de tomar un poco de independencia. Pero esto
significaba que estaría lejos de su maestro; además, se
perdería la oportunidad de aprender las lecciones que Dios
tenía preparadas en Bet-el. Eliseo pasó la prueba. Vive
Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.

- 156 -
Paternidad… Un proceso

Bet-el significa casa de Dios. Es la ciudad que los cananeos


llamaban Luz, luego fue israelita. Estaba situada a unos 17
km al norte de Jerusalén. Quedaba cerca de la ciudad de
Hai. Entre ambas ciudades plantó Abraham su tienda y
edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido
(Génesis 12.7–8).
Elías enseñó a su alumno a estar en la casa de Dios, buscar y
valorar SU presencia. Es aquí donde el proceso de la
formación empieza a tomar más forma. Si no hay presencia
de Dios en nuestra vida, simplemente los dones no son
manifestados. ¡En esta etapa aprendemos a edificar altares
a Dios! El nombre le fue puesto por Jacob, que tuvo allí su
famoso sueño y revelación cuando huía de Esaú (Génesis
28.10–22). Este es el lugar de las revelaciones proféticas. Es
donde los dones toman forma. ¡Elías enseño a Eliseo a
buscar la revelación del Espíritu! Aquí no entra la carne para
nada, todo viene por el Espíritu Santo para el propósito de
la comisión que Dios nos ha entregado.
Aquí se llevó a cabo la invasión a Canaán, los israelitas al
mando de Josué pelearon contra Hai y Bet-el (Josué 8.17),
pero fue en tiempos de los Jueces que se logró la conquista
final de Bet-el, cuando la casa de José subió contra Bet-el y
tomó la ciudad (Jueces 1.22–25). ¡Bet-el es el lugar de
nuestra conquista! Aquí aprendemos a luchar en el Espíritu
para lograr entrar al corazón de Dios y ver y oír lo que nos
quiere entregar.
Cuando la división del reino quedó en manos de Jeroboam I,
la convirtió en un lugar de culto, erigiendo un becerro y

- 157 -
Paternidad… Un proceso

poniendo sacerdotes suyos, con el fin de evitar que el


pueblo fuera a adorar a Jerusalén. Esto, como es natural,
encontró la oposición de los profetas. Un varón de Dios
predijo que el altar de Bet-el se quebraría y se derramarían
sus cenizas, lo cual sucedió (1Reyes 13.1–5).
Bet-el representa la posibilidad de la soberbia y el orgullo.
Aquí se edifican altares falsos. Así que en este paso del
proceso Eliseo aprendió los cuidados de un verdadero hijo y
ministro de Dios.
Bet-el es el desafío de permanecer en la formación. Los
hijos de los profetas probaron el carácter del alumno al
anunciarle que Dios le quitaría a su maestro. Y saliendo a
Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le
dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de
sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad (1Reyes 2.3).
En lugar de ser un obstáculo, Eliseo lo tomó como una gran
oportunidad de permanecer cerca de su maestro. En el
proceso de tutoría siempre el enemigo tratará de destruir la
relación y dejar inconclusa la formación total.
ELÍAS LLEVÓ A ELISEO A JERICÓ. Nuevamente el carácter del
alumno es probado. El individualismo es una de las
maldiciones más terribles en el proceso de formación. El
alumno siempre será tentado para que adelante los
tiempos y piense que está listo para caminar por su propia
cuenta.
Los hijos de los profetas anuncian de nuevo la separación y
la próxima titulación del alumno. Al serle quitado su

- 158 -
Paternidad… Un proceso

maestro, ahora estaría caminando solo en la comisión


profética que le sería encomendada.
4
Y Elías, le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque
Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive
tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues a Jericó. 5Y se
acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en
Jericó, y dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor
de sobre ti? El respondió: Si, yo lo sé; callad (2Reyes 2.4-5).
Elías probó de nuevo el compromiso de Eliseo: Quédate
ahora aquí. El maestro es muy responsable de formar
carácter en la vida del discípulo. Probar no es pecado, de
hecho Jesús, probó el corazón de los discípulos muchas
veces y es así como podemos ver el avance que hemos
tenido.
Eliseo estaba determinado a iniciar y terminar el proyecto
de tutoría. Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. La
actitud humilde y sumisa del alumno es una buena columna
de crecimiento. Esta dispuesto a ser tomado por la mano
del maestro para llevarlo por el camino de la formación y
del aprendizaje hasta ser aprobado.
El apóstol Pablo le pide a su hijo y alumno Timoteo: Procura
con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero
que no tiene de qué avergonzarse, que use bien la palabra
de verdad (2Timoteo 2.15). El apóstol usa varias palabras
muy significativas para el desarrollo de un alumno que está
determinado a ser útil en las manos de aquel que lo llamo a
ser un obrero en la viña del Señor:

- 159 -
Paternidad… Un proceso

PROCURA. Ejercitar mediante instrucción o disciplina. Luchar


para conseguir que algo suceda. Poner solicitud. Esforzarse
por lograr terminar con éxito una tarea.
DILIGENCIA. Celo por hacer las cosas de una manera rápida y
precisa. Apresurarse por hacer algo. Procurar hacer las
cosas con mucho deseo y pasión. Hacer las cosas con
cuidado, precisión y exactitud.
PRESENTARTE. Estar de pie frente o delante de una persona.
Tomar la actitud correcta ante las circunstancias y
proyectos.
APROBADO. Se usa el término en el sentido de ser aprobado
por demostración de los hechos. Resistió la prueba. Se usa
en los metales pasados por el fuego que han resistido las
altas temperaturas.
OBRERO. Trabajador de campo. Dedicado a una labor
específica. Una persona enviada a desarrollar una tarea
determinada.
AVERGONZARSE. Del griego entrepo, significa girar adentro.
Esto es, volverse a uno mismo y producir un sentimiento
adverso que produce pena (vergüenza). Este es un
sentimiento de conocer que algo no salió como se
esperaba.
USA BIEN. Este término expresa estar dentro de la verdad
absoluta. Ser diestro. Habilidad para hacer las cosas
correctamente.

- 160 -
Paternidad… Un proceso

PALABRA DE VERDAD. Está hablando de cumplir con exactitud la


orden que le fue dada de acuerdo a la verdad que le fue
establecida.
¡Este es el desafío del alumno! Ahora veamos cual es el
proceso que se desarrolla en Jericó. Se dan varias
interpretaciones para el nombre de Jericó. Algunos eruditos
coinciden en decir que significa ciudad de la luna. Es la más
antigua ciudad de Israel, situada en una amplia llanura del
valle del Jordán, al pie de la subida donde comienzan los
montes de Judá, teniendo del otro lado el sistema
montañoso de Moab (Deuteronomio 34.1).
En este sentido, Jericó representa el lugar donde se
conquistan los sueños (ciudad de la luna). Donde nos
enfrentamos con el desafío de soltar nuestro sueño y
adoptar el sueño de Dios.
Para los hijos de Dios sólo debe existir un sueño y un
anhelo: ¡El hacer solo la voluntad de Dios! Cumplir la
instrucción del que nos tomó por soldado, morir
completamente y en todos sentidos al YO, a nosotros
mismos, y permitir que Cristo viva su vida en la nuestra.
En Jericó aprendemos el valor de la obediencia y actuamos
con determinación en la conquista de los valores más altos
de la verdad de Dios en nuestra vida. Los israelitas, al
terminar la peregrinación por el desierto, acamparon en los
campos de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó (Números
22.1). La lección en Jericó se aprende con paciencia con el
ingrediente de la actitud positiva.

- 161 -
Paternidad… Un proceso

Los espías enviados por Josué recibieron la protección de


Rahab, que vivía sobre la muralla. Siguiendo instrucciones
divinas, Josué dirigió al pueblo a dar vueltas a la ciudad. En
un momento dado, el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron
las bocinas... y el muro se derrumbó. Rahab y su familia, sin
embargo, fueron librados. La ciudad fue totalmente
destruida, y se lanzó una maldición sobre quien intentara
reedificarla (Josué 2.1–24; 6.1–27).
Jericó es el lugar donde ponemos en práctica lo aprendido.
Aquí descargamos el poder y la unción que hemos recibido
para ver los resultados esperados. ¡Este es lugar de la
guerra de la obediencia! Es aquí donde recibimos la
revelación profética y la ponemos en práctica. Es donde los
dones fluyen en paralelo con el nivel de obediencia que
hemos logrado. En este lugar del proceso de Elías, le
permite a Eliseo poner en práctica lo aprendido.
Jericó era una ciudad amurallada e impenetrable. Esta
ciudad era estratégica porque aquí se dividía Canaán en dos
partes. Josué era un experto en la guerra y sabía que si
tomaba Jericó, los reyes del norte no se podrían unir con los
del sur para hacer fuerza en su contra.
Aunque tenía doble muralla y la poseían los mejores
ejércitos de Canaán, Josué decidió entrar por ahí como
estrategia de guerra. Josué podría haber decidido empezar
la conquista de la tierra prometida por ciudades más
pequeñas y fáciles de tomar, pero decidió entrar por lo más
difícil. Esto desataría el temor del resto de las ciudades.

- 162 -
Paternidad… Un proceso

En la formación, Elías llevó a Eliseo a empezar por lo difícil.


Aquí aprendemos a que lo invisible se hace visible, lo
imposible se vuelve posible. Nuestra vida normal es una
vida sobrenatural a cada minuto de nuestro caminar en
Cristo. ¡Jericó representa el lugar de los desafíos y de las
grandes victorias!
ELÍAS LLEVÓ A ELISEO AL JORDÁN. Este es el lugar de la
graduación, es el momento en que el tutor deja al alumno
listo para iniciar el oficio y la comisión que se le ha
entregado.
Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová
me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová y vive tu
alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos. Y vinieron
cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon
junto al Jordán. Tomando entonces Elías su manto, lo dobló,
y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro
lado, y pasaron ambos por lo seco (2Reyes 2.6-8).
¿Qué aprendemos en esta fase del proceso? Durante su
desarrollo, el carácter del alumno ha sido pasado por fuego.
Hay que vencer la independencia y el individualismo. La
tentación de hacer las cosas por si mismos siempre estará
latente, el sentir que somos autosuficientes y podemos
hacerlo solos. El enemigo siempre estará tocando la puerta
para meternos a una cueva y decir como Elías, solo yo he
quedado.
Eliseo fue probado en carácter. El sometimiento fue pasado
por fuego. El maestro estaba a punto de graduar al alumno

- 163 -
Paternidad… Un proceso

y era necesario vencer la tentación del individualismo una


vez más. Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.
Fueron, pues, ambos.
Observamos que aún los hijos de los profetas estaban listos
para ser testigos de la graduación oficial del alumno. Ya no
le dijeron que Dios se llevaría a Elías, sabían que estaban
frente al final de todo un largo proceso. No sólo sería la
graduación, sino la activación definitiva y la llave de entrada
al oficio al que había sido llamado. ¡Se pararon junto al
Jordán! Elías y Eliseo ahora estaban juntos (unidos,
unánimes), habían logrado tener una intimidad profunda
caminando al lado uno del otro.
¿Qué representa el Jordán como la parte final del proceso
de formación? Veamos algunos puntos importantes. Jordán
quiere decir el que desciende. Este río fluye hacia el sur
desde las montañas del Antilíbano, entra en el mar de
Galilea en su extremo norte y sale por el extremo sur, hasta
desembocar en el Mar Muerto. Las fuentes del Jordán se
alimentan de nieve derretida del monte Hermón, así como
de numerosos manantiales. Recorre una distancia de 205
km entre el mar de Galilea y el mar Muerto su longitud llega
a 300 km.
En esta parte de la formación entendemos que hemos
llegado al lugar donde la conexión con el Altísimo debe ser
permanente. Estamos conectados con El que desciende,
con el Espíritu Santo, sabemos que lo necesitamos a él más
que a cualquier cosa, sin Él nada podremos lograr, caminar
sin su presencia, no entra en los planes de un hijo de Dios.

- 164 -
Paternidad… Un proceso

Tanto la anchura como lo largo del río es la extensión y la


abundancia de la presencia del Espíritu Santo sobre
nuestras vidas. El Jordán siempre tenía agua porque se
alimenta de nieve derretida y muchos manantiales. De esta
manera nuestro río siempre llevará agua porque el Espíritu
es nuestra fuente inagotable de la gloria de nuestro Dios.
Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas,
consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia
de palabras (Hechos 15.32). Este es el destino de aquellos
que han pasado por el proceso de formación. Tendremos
abundancia de palabras porque somos llenos de la gloria de
Dios.
La parte baja del Jordán, que en un tiempo incluía el valle
de Sidim con Sodoma, Gomorra y otras ciudades (Génesis
13.10; 14.3; 19.29), es lo que se llama la llanura del Jordán,
región que llamó la atención de Lot por su fertilidad. La
llamada espesura del Jordán en Jeremías 12.5; 49.19 y 50.44
es una referencia a la abundante vegetación y bosques que
existen en ambas riberas del río.
El Jordán representa la abundancia de vida que desatan los
que han sido formados y llenos de la presencia de Dios.
Hemos llegado al punto donde no hay retorno. Damos vida
porque hemos decidido morir. Regaremos los corazones
más perdidos como Sodoma y Gomorra, y daremos vida a
las almas desérticas porque hemos llegado a ser la
abundancia del Jordán. Dios no nos diseñó para que
fuésemos un pequeño arroyo, sino un río crecido y
abundante para regar la tierra desértica de los corazones.

- 165 -
Paternidad… Un proceso

Los vados del Jordán, los lugares por donde se podía cruzar
el río no eran muchos. Por eso, en varias ocasiones era
estratégico controlarlos. Así, en tiempos de Aod, luchando
contra los moabitas, se tomaron los vados del Jordán a
Moab, y no dejaron pasar a ninguno (Jueces 3.28). Lo
mismo hizo Gedeón en la pelea contra los madianitas
(Jueces 7.24). En un pleito entre efraimitas y galaaditas
estos últimos tomaron los vados del Jordán y exigían a los
que querían cruzar que pronunciaran la palabra Shibolet.
Los que la pronunciaban mal eran muertos (Jueces 12.1–6)
porque se consideraban enemigos.
Estamos en el proceso de la profundidad. Como el Jordán,
hemos logrado profundidad en la palabra, la revelación es
tan grande como profunda. El poder del Espíritu esta sobre
nuestra vida y nuestra lucha depende de la gloria de Dios
que en nosotros permanece.
Así como los de Galaad probaron a los de Efraín para saber
si eran verdaderos al pronunciar una palabra, en esta fase
de la formación somos probados si somos genuinos hijos de
Dios y hemos aprendido a caminar en los principios del
reino.
Uno de los eventos más famosos en relación con el río
Jordán es su cruce por el pueblo de Israel para entrar en
Canaán (Josué 3.1–17). En ése glorioso día, las aguas del río
se detuvieron para que el pueblo pasara en seco a la tierra
prometida. El Jordán representa el lugar de los milagros. Lo
mismo sucedió con Elías al tomar su manto y tocar las aguas
para que se detuvieran y pasar en seco.

- 166 -
Paternidad… Un proceso

En el proceso, hemos llegado al lugar de las señales y


milagros. Hemos sido formados para llevar una vida
sobrenatural en cada paso que damos. Nos hemos
convertido en el paso de las personas que van a poseer la
tierra prometida. La unción abre el camino a las promesas
de Dios para sus hijos. Abrimos los cielos, reprendemos los
demonios, somos reparadores de portillos y calzadas.
Juan el Bautista ministraba en el Jordán (Mateo 3.5–6). Allí
bautizó al Señor Jesús (Mateo 3.13–17; Marcos 1.5–9; Juan
1.28).
En esta fase final hemos decidido ser bautizados con el
bautismo de Jesús que es el sufrimiento y padecimiento por
su causa.
Hemos decidido, por nuestra propia voluntad, decir como el
apóstol Pablo: Pero cuantas cosas eran para mi ganancia,
las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y
ciertamente, aun estimo todas las cosas como perdida por
la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por
amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura,
para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi
propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de
Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle,
y el poder de su resurrección, y la participación de sus
padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,
si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los
muertos (Filipenses 3.7-11).

- 167 -
Paternidad… Un proceso

EL DÍA DE LA GRADUACIÓN HA LLEGADO


Hemos llegado al momento en que el maestro suelta al
alumno para pasar al nivel de ejecutar su oficio. ¡El día de la
graduación ha llegado! Ha sido un largo camino, maestro y
alumno han caminado juntos, han llegado al momento
decisivo. El maestro ha dejado huella y el alumno está listo
para ejecutar lo aprendido.
Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que
quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y
dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu
sea sobre mí. Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres
cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no
(2Reyes 2.9-10).
¿Qué aprendemos en esta fase del proceso? No es como
iniciamos la carrera sino como la terminamos. Las grandes
empresas inician con algo pequeño y terminan en algo
grande cuando tenemos cuidado de aquello que es puesto
en nuestras manos.
La paternidad y la tutoría son esenciales para lograr que lo
pequeño sea grande en un futuro. Alguien ya paso por
donde nosotros vamos a pasar. Otro ya se tropezó con la
piedra que nosotros podemos tropezar. La humildad es
premiada por Dios, la semilla de fe germina cuando cae a la
tierra y muere. La humildad hace germinar la semilla del
ministerio y vence los obstáculos que impiden ver la gloria
de Dios.

- 168 -
Paternidad… Un proceso

Elías sabe que Eliseo está a punto de graduarse y por


supuesto desea darle un buen regalo de graduación como
un padre a un hijo. Pide lo que quieras que haga por ti,
antes que yo sea quitado de ti. No es una frase a la ligera, es
la última prueba para Eliseo, es la prueba del atrevimiento,
de la osadía, de la visión de águila, de los sueños y anhelos.
¡Como es tu atrevimiento será la anchura y profundidad de
tu llamado!
¿Recuerdas las palabras del salmista David? Pídeme, y te
daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los
confines de la tierra (Salmos 2.8). ¿Cuáles eran los límites?
¡Las naciones y los confines de la tierra! ¿Cuáles son
nuestros obstáculos para llegar hasta donde nuestro amado
Salvador desea llevarnos? ¡Nosotros mismos!
Necesitamos ver como Dios ve, tener la mente de Cristo
para ser como él; tener visión, vencer el temor y la duda;
creer en Dios, pero creerle a él. Es cuchamos la voz del Señor
una vez más diciendo: Te haré entender, y te enseñaré el
camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos (Salmo
32.8). Debemos de perder el temor de ser vistos por Dios
envueltos en grandes empresas. Regularmente Dios cree
más en ti de lo que tú mismo crees en ti mismo.
Eliseo quitó todo obstáculo y fijo sus ojos en lo más alto, no
midió sus posibilidades humanas, sino el poder infinito de
Dios para llevarlo hasta donde él mismo no podría llegar.
¡Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí!

- 169 -
Paternidad… Un proceso

¿Doble porción? Elías se sorprendió de la petición. Eliseo


había visto los más grandes milagros en la vida de su
maestro. No era el corazón de un hombre soberbio
pidiendo grandeza, era el corazón de un hombre poniendo
a funcionar una pequeña semilla de fe creyendo que la
pureza de su corazón y la determinación podría llevarle a
glorificar al Dios de Israel haciendo lo doble que su maestro.
Tal vez fue lo mismo que Jesús vio en sus discípulos cuando
les dijo: De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las
obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores
hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al
Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea
glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo
haré (Juan 14.12-14).
¡Obras mayores a través de la fe! Todo depende de
nosotros. Dios nos ha dado la fe para ser aplicada, lo
pequeño se convierte en algo grande cuando nos
enfrentamos al futuro con un corazón puro y determinado a
glorificar al que nos ha llamado como soldado.
Elías sabía que no era sencillo que hubiera ganado la
confianza de Dios para lograr obtener lo que pedía. Cosa
difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te
será hecho así; más si no, no. Cuando el proceso de
formación es bien desarrollado, el alumno seguramente
podrá llegar al doble del maestro y el maestro se sentirá
satisfecho de lo que ha logrado en la formación del alumno.

- 170 -
Paternidad… Un proceso

Elías hizo el último milagro frente a su alumno. Tomando


entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las
cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos
por lo seco. ¿Casualidad? ¡No! Nada que sale del corazón de
Dios es en vano, siempre tiene un gran propósito en la vida.
Esta acción despertó la fe de Eliseo. La fe es desarrollada
cuando vemos los resultados de su aplicación en las obras
realizadas a través de creer que algo sucederá. ¿Estás listo
para llegar hasta tu graduación? El proceso de la tutoría es a
largo plazo, pero el esfuerzo de llegar hasta el final tendrá
un fruto glorioso.
Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de
fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al
cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío,
padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca
más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes
(2Reyes 2.11-12). Hay dos cosas que sucederán en el
proceso de formación. En primer lugar, el alumno llegará a
ver lo que el maestro ve y llegará como mínimo a la estatura
del maestro. En segundo lugar, la relación llega a ser tan
fuerte que termina convirtiéndose en paternidad. ¡Padre
mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo!
Cuando el alumno no tiene paternidad y sólo está
recibiendo tutoría, debe tener cuidado del enamoramiento
del tutor llegando a traicionar al padre. Cuando el alumno
no tiene un padre, regularmente, el proceso de tutoría
termina en una relación de paternidad. De hecho, siempre
recomiendo que la relaciones paternales inicien con una

- 171 -
Paternidad… Un proceso

relación de tutoría. Si hay un enamoramiento, el proceso


terminará con la aprobación de Dios para que sea una
relación de paternidad.
Debemos cuidar este aspecto. Pablo dijo: Porque aunque
tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres;
pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio
(1Corintios 4.15). No debemos de perder de vista esta
situación. Debemos ubicar nuestros corazones
adecuadamente y tener cuidado en dos aspectos. En primer
lugar, si estoy actuando como un tutor, es necesario
respetar que mi alumno tiene un padre y debo enseñarle a
respetarle y a darle honor. En segundo lugar, como alumno
debo de cuidar los límites de mi relación. Mil ayos, pero un
solo padre. Suele suceder que el alumno verá muchos
atributos en el tutor, incluso, más que su mismo padre,
pero eso no le da el derecho de parte de Dios de cambiar su
paternidad.
El día de graduación marcará un antes y un después. El
proceso del aprendizaje profético ha terminado, ahora
abrimos una nueva página caminando en la ejecución del
oficio al que hemos sido llamados. 12Viéndolo Eliseo,
clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carros de Israel y su gente
de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los
rompió en dos partes. 13Alzó luego el manto de Elías que se
le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. 14Y
tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las
aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que

- 172 -
Paternidad… Un proceso

hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a


uno y a otro lado, y pasó Eliseo (2Reyes 2.12-14).
¿Qué sucede en el día de graduación? En primer lugar, se
abre una nueva página: Y nunca más le vio. El alumno enfila
su camino hacia la práctica del oficio, sabe que hay un
antes y un después. Y tomando sus vestidos, los rompió en
dos partes. Dos partes, una representa el pasado, otra
representa el futuro. Eliseo de inmediato puso en práctica
lo aprendido. Su primer milagro fue duplicar el último
milagro de su maestro, abriendo el río y pasando en seco.
Esta es la parte donde el alumno inicia un desarrollo sin el
maestro confiando en sí mismo y poniendo en práctica lo
aprendido.
El alumno estará en la mirada de las personas que le
rodean. Los hijos de los profetas estaban presentes. Era
parte de la herencia de Elías, la escuela de profetas ahora
estaba quedando en las manos del discípulo, así que Eliseo
tenía que conquistar respeto y credibilidad. Viéndole los
hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado,
dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a
recibirle, y se postraron delante de él (2Reyes 2.15).
¡Nuestra credibilidad está en nuestras propias manos! Las
personas creen y respetan lo que somos y aprecian lo que
hacemos cuando hemos ganado su confianza. Esto es lo que
aconteció con los hijos de los profetas.
En segundo lugar el profeta se gano su confianza. Vinieron a
recibirle. Ellos entendieron la posición de Eliseo. Se

- 173 -
Paternidad… Un proceso

postraron delante de él. Dando por sentado su autoridad


profética y liderazgo delante de ellos. No es sencillo lograr
la confianza de los que nos rodean y ganar una posición de
liderazgo, sin embargo, es parte del nuevo papel que
tendremos que desarrollar después de nuestra graduación.
¡El proceso terminó ligando sus corazones en una relación
paternal! Lamentablemente Eliseo logró esta relación
demasiado tarde, solo pudo disfrutar de su padre por unos
instantes. Siempre recomiendo que la relación paternal se
concluya en tiempos no demasiado cortos, pero tampoco
demasiado largos. El padre desea disfrutar de su hijo, y el
hijo desea disfrutar de su padre.
Un ejemplo claro de esto es la actitud de los discípulos de
Jesús. Uno de los títulos mesiánicos que el profeta Isaías le
da a Jesús es Padre Eterno. Esto quiere decir que los
discípulos deberían de haber disfrutado de la paternidad de
Cristo, pero no lo hicieron porque no lograron concretar esa
fase.
Jesús fue primero compañero, después les consideró
amigos, para algunos de ellos fue un íntimo revelándoles
algunas cosas muy personales. Fungió como un tutor y
maestro, pero los discípulos no supieron disfrutar de él
como un padre.
La revelación de la paternidad llega después de que Jesús
regresa al padre. Como hemos explicado anteriormente, en
los escritos apostólicos vemos con claridad la actitud de

- 174 -
Paternidad… Un proceso

padre que toman los apóstoles ante sus discípulos e hijos


espirituales.

ENSEÑA AL NIÑO EN SU CAMINO


El ministerio de hoy ha perdido cierta credibilidad debido al
mal proceder de personas que no han tenido el cuidado de
establecer una buena plataforma de carácter.
Desafortunadamente no se han tenido muchos maestros
que quieran invertir en la vida de nuevos alumnos, pero
creo que Dios está levantando verdaderos padres, como
buenos tutores, para desarrollar una generación de hijos de
Dios que escriban la nueva historia de la Iglesia. ¡Lo que
bien inicia, bien termina!
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no
se apartará de él. (Proverbios 22.6) La buena instrucción
dejará buenos resultados. La buena educación profética
dejará una generación de ministros proféticos que pondrán
una plataforma adecuada, creíble y sólida para la última
fase de la Iglesia en la tierra. ¡La responsabilidad es tanto
del padre como del hijo! Dios recompensará al padre por su
dedicación, prestancia y esfuerzo, al hijo por su
sometimiento al padre y a la formación. Al final, el cuerpo
de Cristo será bendecido y el nombre de nuestro Señor
glorificado.
¡Qué delicada es la formación! ¡Qué responsabilidad
entrega Dios a los padres y tutores! En el caminar de la

- 175 -
Paternidad… Un proceso

formación nos encontraremos en la posibilidad de


abandonar el salón de clases en más de una ocasión.
¡Ahí será probado el carácter tanto del maestro como del
alumno!
La madurez es probada en el proceso. Pablo dijo un solo
padre pero mil ayos. La paternidad debe ser irrompible,
pero no las relaciones de tutoría. Es necesario tener de
seleccionar cuidadosamente al lector que necesitamos para
no perder tiempo cuando los procesos se cortan. De la
misma manera, el tutor debe tener prudencia y cuidado en
aceptar la responsabilidad de la paternidad y de la tutoría.
Recordemos que esto es una inversión en todos sentidos:
Tiempo, esfuerzo y dedicación, algo extra en todos los
quehaceres diarios del ministerio.
¡La recompensa viene de Dios!
Oremos:
Amado Padre celestial, ahora entiendo que llegar a una
relación paternal efectiva es un proceso y debo ser paciente
para esperar que el “click” se escuche desde el cielo con la
certificación que viene desde el trono de tu gracia. Suplico
tomes mi mano y me lleves en este proceso de una manera
segura, que pueda vivir una relación paternal efectiva y
sana, que pueda disfrutar de esta impartición con gozo y
alegría, aunque sé que siempre pasaremos por tormentas,
alguien estará cerca de mí para vivir en mi destino profético.
En el maravilloso nombre de Jesús. ¡Amén!

- 176 -
- 177 -
Y se habían perdido las asnas de Cis, padre
de Saúl; por lo que dijo Cis a Saúl su hijo:
Toma ahora contigo alguno de los criados,
y levántate, y ve a buscar las asnas.
1Samuel 9.3

Una de las responsabilidades más importante del padre es


ver el futuro de los hijos. Los hijos edifican en el techo de la
casa del padre. Entre más alta sea la casa del padre, más
grande deberá ser la casa del hijo.
¡El hijo es la imagen del padre! Los logros del padre serán
reflejados en la vida del hijo. Regularmente lo vemos en las
familias físicamente. Los padres son conocidos por la vida
sus hijos.
El padre se esfuerza por limpiar el camino de sus hijos para
que sus logros sean grandes y abundantes. El éxito del
padre es ver a sus hijos prosperados en todos sentidos. Es
aquí donde la verdadera paternidad espiritual es
reconocida, cuando el padre se ocupa del bienestar y el
futuro de sus hijos.

- 178 -
Edificando la casa

LA ÓPTICA DEL PADRE


En el capítulo nueve del primer libro de Samuel, vemos a Cis
comisionando a su hijo Saúl a una tarea peculiar: ¡Buscar
asnas! Todo padre debe tener una óptica amplia en el
desarrollo de sus hijos. Mi padre vivió en el campo,
desarrolló su vida como un ranchero criando vacas,
sembrando la tierra. Cuando mis hermanos empezaron a
crecer, los sacó de las montañas y los envió a un lugar
donde había escuelas superiores. Mi padre no estaba
viendo hijos de campo sin formación profesional. Su visión
era más grande, seguramente estaba viendo futuros
ingenieros, médicos, profesionales. ¡En mi hermana y en mí
vio concretado su sueño!
¿Qué estaba viendo Cis en su hijo Saúl? ¡Un buscador de
asnas! Curiosamente ese no era un trabajo de mucha
prosperidad. El padre debe tener un sentido especial para
descubrir los dones de sus hijos. Esa intuición paternal
ayuda a definir el futuro de las personas. ¡Creo que Saúl
podría tener un mejor futuro que buscar asnas!
La ironía de esta historia es que mientras que Cis tenía la
visión de hacer de su hijo un buscador de asnas, Dios estaba
preparando otra historia. Mañana a esta misma hora yo
enviaré a ti un varón de la tierra de Benjamín, al cual
ungirás por príncipe sobre mi pueblo Israel, y salvará a mi
pueblo de mano de los filisteos; porque yo he mirado a mi
pueblo, por cuanto su clamor ha llegado hasta mí (1Samuel
9.16).

- 179 -
Edificando la casa

¡Frecuentemente Dios cree más en nosotros que lo que


nosotros creemos de nosotros mismos! Escucho la misma
palabra de Dios para el profeta: 8Porque mis pensamientos
no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis
caminos, dijo Jehová. 9Como son más altos los cielos que la
tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos,
y mis pensamientos más que vuestros pensamientos (Isaías
55.8-9).
Mientras que nosotros estamos afanados edificando
nuestro propio reino, Dios nos está preparando una corona
para hacernos reyes y que gobernemos en esta tierra. Pues
si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho
más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que
reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia
(Romanos 5.17).
¡El padre edifica la casa del hijo! Cuando el padre tiene la
mente de Cristo, podrá entender los diseños de Dios para
sus hijos. Es una gran responsabilidad tener un ojo clínico
para identificar los proyectos para los hijos que Dios desea
que el padre eduque. Si podemos ver lo que Dios ve en las
personas, no tendremos ningún problema para tener la
visión correcta al edificar la casa del hijo.
Por supuesto que Saúl tenía las características de un buen
hijo. Era buena madera para formar un ministro de Dios
poderoso. Y él pasó el monte de Efraín, y de allí a la tierra
de Salisa, y no las hallaron. Pasaron luego por la tierra de
Saalim, y tampoco. Después pasaron por la tierra de
Benjamín, y no las encontraron (1Samuel 9.4). La primer

- 180 -
Edificando la casa

virtud de Saúl es el sometimiento a su padre. Se levantó,


tomó a su ayudante y salió a cumplir con la labor que su
progenitor le había demandado.
Saúl salió a cumplir su tarea pero no tuvo el éxito que
buscaba. Frecuentemente vemos a personas fallar en sus
intentos de hacer bien su tarea cuando no están en el
centro de su llamado. Lo más probable es que Saúl no
encontró las asnas porque no era el oficio al que estaba
siendo llamado. Sin embargo aquí vemos una segunda
virtud de Saúl: Intentó en cuatro ocasiones cumplir con la
tarea encomendada.
¡Sin éxito, pero lo intentó!
Cuando el hijo se encuentra pretendiendo lograr la tarea
encomendada y no tiene éxito en el intento llegará la
frustración. Cuando vinieron a la tierra de Zuf, Saúl dijo a su
criado que tenía consigo: Ven, volvámonos; porque quizá mi
padre, abandonada la preocupación por las asnas, estará
acongojado por nosotros (1Samuel 9.5). ¡Volvámonos! Es
una expresión de insatisfacción. Cuando los diseños de Dios
no son establecidos en plenitud, vendrán momentos de
desánimo que motivarán abandonar la tarea.

EN BUSCA DE LOS DISEÑOS DE DIOS


El sueño de Dios es que cada uno de sus hijos entienda y
establezca el diseño exacto que le corresponde. Cuando no
estamos caminando hacia el diseño, Dios aprovechará las
circunstancias, provocará situaciones (muchas veces

- 181 -
Edificando la casa

adversas) que nos empujen a tomar el diseño que nos


corresponde. El apóstol Pablo se consideraba a sí mismo
como un perito arquitecto (1Corintios 3.10), y por supuesto
que tenía la habilidad de edificar las casas de sus hijos.
Esta es una advertencia para los padres desnaturalizados.
Cuando Dios mismo ve que el padre no está teniendo la
óptica correcta para su hijo, motivará que el hijo sea
inquietado para ubicarse en la paternidad correcta. He aquí
ahora hay en esta ciudad un varón de Dios, que es hombre
insigne; todo lo que él dice acontece sin falta. Vamos, pues,
allá; quizá nos dará algún indicio acerca del objeto por el
cual emprendimos nuestro camino (1Samuel 9.6). El
ayudante de Saúl le motiva a buscar ayuda para encontrar
el motivo, propósito, diseño, en cual Saúl tendría que
trabajar.
¿Puede Dios re-ubicar hijos con otro padre? Veo esto como
un verdadero peligro en la migración de hijos de un lugar a
otro. Creo que esto no está en la mente de Dios. Cuando
una persona nace de nuevo en una casa pastoral o un
ministro de Dios es enviado desde una casa apostólica, es
porque Él lo previó así. El Señor no lo hizo nacer en un lado
para luego cambiarlo de lugar. Lo hizo nacer ahí porque
Dios sabe que es el mejor lugar para ser educado y crecer.
Definitivamente no creo en la migración de creyentes de un
lugar a otro, sin embargo, sí creo que pueden haber
excepciones cuando Dios lo considera pertinente para el
bienestar de sus hijos, principalmente cuando no existe el
ambiente necesario para un buen crecimiento espiritual.

- 182 -
Edificando la casa

¡Cuán necesario es tener buenos consejeros (tutores) en el


camino! En este momento Saúl necesitaba la palabra
precisa de una persona a la cual realmente le preocupara su
bienestar y futuro. ¡No vamos a ir de regreso a casa!
¡Vamos a investigar acerca de tu diseño!
Por lo general, las denominaciones u organizaciones
tradicionales no han desarrollado una paternidad genuina.
Esto provoca dos situaciones difíciles. En primer lugar, al no
tener verdaderos padres, tampoco van a tener la ayuda
para edificar la casa de los hijos. Regularmente la identidad
que establece ese tipo de organizaciones es muy limitada,
alineada y uniforme a plataformas cerradas a los cinco
ministerios. Los hijos crecen sin paternidad, como hijos
abortivos peleando solos en el camino del ministerio.
En segundo lugar, para poder ser padre es necesario ser
hijo. Ya que no existe la paternidad, además de ser
perseguida y prohibida, se restringe la posibilidad de que
los hijos lleguen a ser padres. Esto trae una reacción en
cadena sepultando el deseo de Dios de hacer volver el
corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los
hijos hacia los padres (Malaquías 4.6).
La restauración de la paternidad genuina en el cuerpo de
Cristo será un peligro latente para las denominaciones
tradicionales porque muchos saldrán motivados, como Saúl,
a buscar a quien les guie a encontrar el diseño del Padre
celestial para ellos. Veo una desbandada de hijos sin padre

- 183 -
Edificando la casa

buscando la paternidad genuina, lo que causará situaciones


incómodas para muchos líderes.
Dijo entonces Saúl a su criado: Dices bien; anda, vamos. Y
fueron a la ciudad donde estaba el varón de Dios (1Samuel
9.10). ¡Dices bien! El anhelo de ver el motivo, de encontrar
el diseño futuro de casa motivó a Saúl a obedecer la
instrucción de su ayudante. Saúl estaba parado frente a su
historia. Ahí, frente a él, se encontraba el que sería su padre
espiritual, el que le ayudaría a establecer el diseño de Dios
para su vida.
He aprendido que el padre no busca al hijo y el hijo no
busca al padre. Esto se da de una manera natural. El padre
va a engendrar hijos porque esa es su naturaleza. Cuando es
necesario adoptar, no estará buscando los hijos de un lado
a otro, el Señor mismo los enviará cuando el padre haya
ganado la confianza de Dios para educar a los que Él les
envíe.
Un apóstol llegó a una ciudad y después de algunas
predicaciones invitó a los pastores que no tenían una
cobertura a que se afiliaran con él. Sentí como aquel
seminario era como la vitrina de presentación de su
ministerio. Inmediatamente el Espíritu no me dio
testimonio que aquello provenía de Él.
Lo natural del padre es producir hijos, hacerlos nacer,
ayudarles a crecer, edificar su futuro. No es natural que el
padre le robe el hijo al vecino para que se convierta en su
hijo.

- 184 -
Edificando la casa

LA PREPARACIÓN
Dios estaba preparando el corazón del profeta Samuel para
la llegada de su futuro hijo Saúl. Samuel no salió a buscar a
su hijo, simplemente llegó en el momento correcto. 15Y un
día antes que Saúl viniese, Jehová había revelado al oído de
Samuel, diciendo: 16Mañana a esta misma hora yo enviaré
a ti un varón de la tierra de Benjamín, al cual ungirás por
príncipe sobre mi pueblo Israel, y salvará a mi pueblo de
mano de los filisteos; porque yo he mirado a mi pueblo, por
cuanto su clamor ha llegado hasta mí (1Samuel 6.15-16).
¡Jehová había revelado al oído de Samuel! Dios prepara el
corazón del padre para engendrar hijos, y prepara el
corazón de los hijos para aceptar a su padre.
Cuando el Señor nos envió a Perú para ensanchar nuestra
tienda apostólica, estando en el avión podía sentir el poder
de Dios de una manera tan intensa, de tal modo que había
un fluir tan grande en una larga conversación con el
Espíritu. Siendo el primer viaje apostólico fuera de México,
me sentía muy inquieto de la tarea a la cual Dios me
enviaba. ¿Cuál es el propósito de mi viaje a Perú?, le
pregunté con insistencia. De repente vi como una pantalla
se abría delante de mí. Tan claro como ver una película en
la televisión, vi a un hombre, observé su complexión,
vestidos, aquella visión era tan clara y precisa. Enseguida
escuché la voz del Espíritu. ¡Cuando llegues ungirás a este
hombre y lo adoptarás como tu hijo! Hoy tengo hijos
apostólicos en Perú que están haciendo un trabajo
increíble en el país.

- 185 -
Edificando la casa

Este es un tiempo donde el Espíritu Santo está trabajando


en el corazón tanto de los padres como de los hijos para
restaurar la bendición de la paternidad. Sé que para muchos
este libro será un buen material para la crítica destructiva,
pero para muchos, será una buena guía para lograr
estrechar una relación paternal.

EL CAMINO HACIA EL DISEÑO


¿Cuál era el diseño para Saúl? ¡Príncipe del pueblo de Israel!
Ya Dios le había dado el diseño al padre para su hijo. Ahora
Samuel sería un perito arquitecto edificando la casa del hijo.
Es cierto, el verdadero responsable de su futuro es el hijo,
sin embargo, el padre pone su experiencia, sabiduría y
habilidad para facilitarle el camino.
Y Samuel respondió a Saúl, diciendo: Yo soy el vidente; sube
delante de mí al lugar alto, y come hoy conmigo, y por la
mañana te despacharé, y te descubriré todo lo que está en
tu corazón (1Samuel 9.19). Samuel entiende que para que
Saúl llegue a sentarse en la silla de Rey tenía que pasar un
proceso e ilustra a su hijo a lograrlo. Saúl tenía que subir
cuatro escalones para posesionarse de su llamado. 1) Subir
al lugar alto; 2) Comer comida de Rey; 3) Ser enviado; 4)
Descubrir su corazón.
El camino hacia el diseño no es nada sencillo. La primera
instrucción es: Sube delante de mí al lugar alto. Samuel
invita a Saúl a tener iniciativa, actitud hacia su futuro.
Samuel NO le dice a Saúl que él lo subiría al lugar alto, más
bien, es una invitación a que demuestre actitud ante el

- 186 -
Edificando la casa

futuro diseño para su vida. El padre le ayuda a escribir la


historia al hijo, NO se la escribe, pero le motiva a tener
perspectiva de su futuro, le abre los ojos para lograr ver lo
que Dios tiene para él. El lugar alto representa el lugar de
encuentro con la presencia de Dios. También es el lugar de
desafíos, donde tiene que haber un gran esfuerzo para
conquistar cada montaña. El lugar alto representa el reto de
dejar de volar bajo para empezar a volar en las alturas. Es
ahí donde las águilas habitan, desde donde se tiene una
mejor visión del mañana.
La segunda instrucción fue: Come hoy conmigo. Samuel
había preparado una comida especial para Saúl, no era la
comida convencional, ahora Saúl comería de la comida que
Samuel le estaba preparando. 23Y dijo Samuel al cocinero:
Trae acá la porción que te di, la cual te dije que guardases
aparte. 24Entonces alzó el cocinero una espaldilla, con lo que
estaba sobre ella, y la puso delante de Saúl. Y Samuel dijo:
He aquí lo que estaba reservado; ponlo delante de ti y come,
porque para esta ocasión se te guardó (1Samuel 9.23-24).
Previamente Samuel había preparado la comida para su
futuro hijo. El padre discierne el futuro del hijo y sabe la
comida que necesita para crecer fuerte y sano. Dios tiene
reservada una porción especial de la comida celestial para
cada uno de sus hijos y el padre es el responsable de
alimentarlo. La porción que Samuel había preparado para
Saúl era la comida para un Rey.
El padre sabe que la comida que los hijos necesitan es
comida de reino, no es comida normal, es comida celestial,

- 187 -
Edificando la casa

revelación pura de la palabra, que enriquece, fortalece y


permite que los diseños de Dios se cumplan. Además, el
padre sabe que cada hijo puede necesitar una comida
diferente a los demás, así que, busca darle lo que requiere
para que sea un buen hijo y ministro de Dios.
La tercera instrucción es determinante: Mañana te
despacharé. Esta instrucción habla de la relación estrecha
de padre-hijo. Creo que las dos primeras instrucciones
trajeron un enamoramiento para concretar una relación
paternal. El apóstol Pablo dijo: ¿Y cómo predicarán si no
fueren enviados? (Romanos 10.15). Muchos ministros que
ocupan un púlpito nunca fueron enviados, sino que se auto-
enviaron. La bendición mayor es cuando el padre envía al
hijo, lo que crea una responsabilidad en ambos, por un lado
los cuidados, y el otro, el sometimiento a la autoridad.
¡Samuel está tomando en serio la relación paternal! ¿Cómo
puedo asegurar esto? Ni el mismo padre de Saúl (Cis), lloró
la caída de Saúl como Samuel mismo. Tomando entonces
Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza,
y lo besó (1Samuel 10.1). ¡Aquel beso era el sello en la
relación paternal!
El padre invierte tiempo para ayudar al hijo a edificar su
casa. 25Y cuando hubieron descendido del lugar alto a la
ciudad, él habló con Saúl en el terrado. 26Al otro día
madrugaron; y al despuntar el alba, Samuel llamó a Saúl,
que estaba en el terrado, y dijo: Levántate, para que te
despida. Luego se levantó Saúl, y salieron ambos, él y
Samuel (1Samuel 9.25-26). Samuel se tomó el tiempo de

- 188 -
Edificando la casa

hablar con su hijo, note que Saúl pasó toda la noche en la


terraza de la casa. ¿A qué se quedó toda la noche en el
terrado? ¡Meditando en los diseños del Padre celestial para
él!
Seguramente en aquella noche Saúl estaba dibujando lo
que serían los mejores capítulos de su vida. Meditó en cada
instrucción, en cada forma, el perito arquitecto le había
entregado todo lo necesario para la edificación del reino al
que había sido llamado como príncipe. ¡Esta es la labor de
un padre ayudando a edificar la casa del hijo!
La cuarta instrucción era el colofón al principio de una gran
historia: Te descubriré todo lo que está en tu corazón. No
había nada que esconder, el padre puede escudriñar el
corazón del hijo, no hay secretos entre ellos, pueden
conocer lo más íntimo de sus pensamientos sin temor. En
esta relación paternal hay una profunda transparencia,
nada que esconder. El padre conoce los sueños del hijo,
sabe sus anhelos, sus deficiencias y sus virtudes. Hay una
dependencia, no existe el individualismo, el hijo entiende
que abrir el corazón es lo mejor que puede hacer. El padre
tomará cada deficiencia y la convertirá en un desafío para
ayudar al hijo a lograr sus victorias. El hijo conoce el
corazón del padre y se queda tranquilo que tiene un
hombro donde poner su pie para conquistar cada escalón
de su historia futura.
Y descendiendo ellos al extremo de la ciudad, dijo Samuel a
Saúl: Di al criado que se adelante (y se adelantó el criado),
mas espera tú un poco para que te declare la palabra de

- 189 -
Edificando la casa

Dios (1Samuel 9.27). Ahora es el momento de establecer el


diseño, Samuel decide declarar la palabra de Dios sobre su
hijo. Esta es la “cereza en el pastel”, Samuel baja los diseños
de Dios para su hijo, establece la historia futura para que
Saúl salga a escribirla.
Una de las tradiciones de mi pueblo era que cuando el
tiempo se había llegado, el padre tomaba al hijo(a) y lo
presentaba en público invitando a las personas más
cercanas para que conocieran a su heredero(a). Esto es
precisamente lo que hace Samuel con Saúl: Entonces
Samuel tomó a Saúl y a su criado, los introdujo a la sala, y
les dio lugar a la cabecera de los convidados, que eran unos
treinta hombres (1Samuel 9.22). En aquella casa se
encontraban las treinta personas más importantes de la
ciudad. Samuel introduce a su hijo y lo pone en el lugar de
privilegio, en la cabecera de la mesa. Aquel lugar era donde
se sentaba la persona que presidía, la persona de mayor
peso y autoridad.
El padre ayuda a edificar la casa del hijo, buscando que
tenga lo mejor en la vida. El hijo debe entender que el
padre le quitará las piedras donde puede tropezar,
enderezará las veredas por donde va a pasar, el propósito
es que logre tener lo mejor, que sea cabeza y no cola, que
este encima y no abajo, que preste y no pida prestado.
Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la
derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo: ¿No te ha
ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel? (1Samul
10.1). El diseño estaba claro, se había concretado la relación

- 190 -
Edificando la casa

paternal, ahora había que esperar a que se llegara el tiempo


correcto. ¡Lo que se determina en el cielo se hace en la
tierra! Samuel entiende perfectamente la relación paternal
y toma con responsabilidad su rol de padre para con Saúl.
Luego bajarás delante de mí a Gilgal; entonces descenderé
yo a ti para ofrecer holocaustos y sacrificar ofrendas de paz.
Espera siete días, hasta que yo venga a ti y te enseñe lo que
has de hacer (1Samuel 10.8). Samuel tomó la
responsabilidad correcta y se dedicó a enseñar, educar,
capacitar a Saúl para enfrentar su destino. Saúl entendió
que llegar a la silla de rey sería todo un proceso.
Regularmente posicionarnos en el lugar correcto no solo es
cuestión de tiempo, sino de esfuerzo, dedicación, carácter,
humildad para aprender y ser formado.

PONIENDO LÍMITES
¡El padre debe entender que tiene límites en la relación
paternal! Él hará lo que corresponde pero Dios se encargara
del resto. El padre se ocupa de llevar al hijo a la presencia
de Dios, el Espíritu Santo se encargará del resto. Saúl
experimentó tres cambios poderosos en el encuentro con
Dios.
Aconteció luego, que al volver él la espalda para apartarse
de Samuel, le mudó Dios su corazón; y todas estas señales
acontecieron en aquel día (1Samuel 10.9). En primer lugar,
Samuel no podía mudar el corazón de Saúl, pero el Espíritu
Santo sí. La labor del padre es limitada, la labor del Espíritu
es hacer lo que el padre no podría.

- 191 -
Edificando la casa

Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los


profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios
vino sobre él con poder (1Samuel 10.10). En segundo lugar,
Saúl fue lleno del poder de Dios, fue ungido con el Espíritu
Santo, Dios lo estaba preparando espiritualmente para
sentarlo en la silla del rey.
Y profetizó entre ellos (1Samuel 10.10). En tercer lugar, Saúl
entró en la dimensión profética, entendiendo que profetizar
es hablar por Dios, haciéndose parte de la compañía de
profetas que estaban comisionados para desarrollar el
oficio del profeta en aquel tiempo.
Entendemos con esto que el padre es responsable
limitadamente del hijo, ya que él mismo debe de buscar las
experiencias espirituales que le equipen y le den la
competencia para cumplir su destino en Dios.
Como sabemos, la historia de Saúl no termina de una
manera agradable. Dios mismo lo desecha y le quita el
trono al momento de su desobediencia. Por la historia veo
que Saúl no pudo vencer tres aspectos muy importantes.
Baja autoestima. Saúl, aun teniendo buenos atributos, no
pudo vencer la baja autoestima. Saúl respondió y dijo: ¿No
soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de
Israel? Y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las
familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué, pues, me has
dicho cosa semejante? (1Samuel 9.21). Esto es frecuente en
hombres y mujeres que han sido muy usados por Dios como

- 192 -
Edificando la casa

un Samuel, Sansón, que tuvieron que vencer la baja


autoestima.
Este síndrome del ¿por qué yo? es frecuente cuando Dios
hace un llamado específico a nuestras vidas. Somos un
milagro viviente, sabemos que hemos sido salvados por la
fe, entendemos que el poder del Señor nos ha llevado a una
vida nueva, sin embargo, cuando vemos el desafío de hacer
algo específico para Dios, el espíritu pobre heredado de
Adán, se interpone para ver nuestras capacidades.
15
Dijo el tío de Saúl: Yo te ruego me declares qué os dijo
Samuel. 16Y Saúl respondió a su tío: Nos declaró
expresamente que las asnas habían sido halladas. Mas del
asunto del reino, de que Samuel le había hablado, no le
descubrió nada (1Samuel 10.15-16). En segundo lugar, Saúl
no supo transmitir la visión de reino que Samuel le había
impartido. ¿Por qué calló algo tan importante? No tengo
una respuesta lógica para esta pregunta. Dios le dice a
Habacuc que escriba la visón y la declare (Habacuc 2.2).
Cuando recibimos una visión de nuestro llamado hay que
soltarla, declararla, porque este es un principio de fe.
Saúl se guardó la palabra recibida, la visión de reino se
comparte, se declara, se vive. Vemos en la historia de Saúl
que cometió errores muy fuertes en la administración del
reino. Hechos tan lamentables debido a la inconsistencia de
tener los valores y principios del reino presente durante su
reinado. Saúl no se preocupó por trasmitir los principios y
valores del reino, al contrario, los guardó como un secreto
de estado en lugar de dejarlos correr.

- 193 -
Edificando la casa

Entonces Saúl dijo a Samuel: Yo he pecado; pues he


quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras,
porque temí al pueblo y consentí a la voz de ellos (1Samuel
15.24). En tercer lugar, Saúl era un hombre voluble,
manejable por los demás. Sé que en la multitud de
consejeros hay seguridad (Proverbios 11.14), sin embargo
cuando Dios da una orden no se cuestiona, ni se cambia, se
obedece y se cumple tal como lo pidió.
Vemos esta misma actitud debido al temor, la inseguridad y
la falta de un padre que nos guie por el camino nuevo. Saúl
escuchó la voz equivocada, permitió la influencia de los que
le rodeaban más que su propia convicción de hacer lo
correcto. Cuando la desobediencia se hace presente es
porque no se está conviccionado para hacer lo correcto.
Como podemos ver, tanto el padre como el hijo deben de
entender cuáles son sus límites en la relación, sus
responsabilidades y sus desafíos. El alma que pecare, esa
morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre
llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y
la impiedad del impío será sobre él (Ezequiel 18.20). Al
estudiar la historia completa vemos que Samuel hizo una
buena labor de Padre, pero Saúl no pudo vencer estas
debilidades que al final le llevó a terminar su carrera de una
manera triste.

UN PROBLEMA LATENTE
Muchas congregaciones están llenas de miembros pero
vacías de hijos. Este un problema serio que debemos tratar

- 194 -
Edificando la casa

con prontitud y sabiduría. Debeos impartir una unció de


paternidad en los miembros para que se conviertan en
hijos. Esta es una responsabilidad del liderazgo de cada
congregación, el pastor debe enseñar e derramar de esta
unción bajo la dirección del Espíritu Santo.
La diferencia entre un miembro y un hijo es muy sencilla. El
hijo ayuda al padre a edificar su casa, cuando se presentan
los tiempos de tormentas, el hijo fortalece al padre y le
ayuda a salir de las situaciones difíciles. El miembro
regularmente no pone tanta atención en edificar la casa del
padre. Cuando vienen los tiempos de tormentas, no es tan
fácil que ayude en resolver los conflictos y lo más probable
es que decida permanecer al margen de las cosas.
Mientras que el hijo cubre las debilidades del padre, el
miembro las exhibe y las critica. Mientras que el miembro
actúa con un espíritu hosco y seco, el hijo responde al padre
con un espíritu noble y tierno. La respuesta a las
necesidades tanto de la congregación como del padre
espiritual, es muy diferente: El hijo invierte lo que sea
necesario, el miembro rehúye a la inversión y se abstiene a
colaborar.
Regularmente el hijo visualiza el futuro de su casa y se
alegra, tiene la óptica del padre y aplaude. El miembro ve
de lejos los planes y si participa, lo hace sin ver como el
papá ve. Es por esto que la migración de miembros de una
congregación a otra es frecuente. Pero el hijo nunca
abandonará su casa hasta que vea que la visión que Dios le
ha dado al papá se cumpla por completo.

- 195 -
Edificando la casa

Oremos:
Padre amado, gracias por darme herencia, gracias por
permitirme entrar al mundo espiritual y hacerme partícipe
de tu gracia, hoy decido por mi propia voluntad someterme
a la cultura del Reino y practicar totalmente la relación
paternal de una manera efectiva.
Te suplico me entregues una poderosa porción de tu gracia
abundante para cumplir mi propósito divino en esta tierra
tomado de la mano de mi padre espiritual.
En el maravilloso nombre de Jesús. ¡Amén!

- 196 -
- 197 -
Tomando entonces Samuel una redoma de
aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo
besó, y le dijo: ¿No te ha ungido Jehová
por príncipe sobre su pueblo Israel?
1Samuel 10.1
Porque aunque tengáis diez mil ayos en
Cristo, no tendréis muchos padres; pues
en Cristo Jesús yo os engendré por medio
del evangelio.
1Corintios 4.15

Hablar de genética espiritual suena un poco extraño, sin


embargo, hay luz en la Biblia para creer que los padres
espirituales engendran hijos que llevan sus genes
espirituales. Podemos comparar el engendrar hijos
naturales con el engendrar hijos espirituales, recordemos
que lo físico siempre es un reflejo de lo espiritual. Así que
podemos aprender mucho de la genética espiritual al
observar el proceso de la paternidad física.
El gen es una partícula de material genético que, junto con
otras, se encuentra dispuesta en un orden fijo a lo largo de

- 198 -
Los genes en la Paternidad

un cromosoma, y que determina la aparición de los


caracteres hereditarios en los seres vivos. El color del pelo y
de los ojos está determinado por los genes. De la misma
manera, entendemos que genética es la ciencia que estudia
los genes y los mecanismos que regulan la transmisión de
los caracteres hereditarios. De esta manera aplicamos la
frase genética espiritual al estudio de los genes espirituales.

IDENTIFICACIÓN PERSONAL

La genética trae una identificación personal del padre al hijo


y del hijo al padre. En mi pueblo había un dicho común: La
sangre llama. Esto lo decían porque el padre podría
identificarse con el hijo fácilmente, o viceversa.
En lo natural, cuando el niño viene al mundo, no tenemos
que decirle: Esta es tu mamá o este es tu papá. Lo normal
es que el pequeño identifica a sus padres por sus genes.
Esto era lo que pasaba en la Iglesia de Corinto: Quiero decir,
que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de
Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo (1Corintios 1.12).
Aquellos discípulos se identificaron con el que les engendró
en Cristo, por eso cada uno declaraba con quien se
identificaba como hijo. Esto finalmente causó una división
en el cuerpo de Cristo y Pablo pone orden con respecto a
esta situación. Lo interesante es ver como la genética
espiritual puede traer una identificación clara con respecto
a la persona que engendra al hijo.

- 199 -
Los genes en la Paternidad

¿Con quién me identifico? Actualmente esto no es muy


común porque en las congregaciones no se practica
abiertamente la paternidad. De hecho el pastor hace las
veces de un líder, pero rara vez la congregación lo ve como
un padre. Esto no permite que los congregantes puedan
identificarse con el que los engendró como un padre, es por
esto que las congregaciones tienen miembros pero no hijos.
El practicar la paternidad puede traer beneficios muy
valiosos para el cuerpo de Cristo y para una congregación
en particular. En el caso específico de este punto, cuando
una persona es engendrada en el evangelio y se identifica
con un padre, habrá una mayor posibilidad de honrar y ser
honrado, amar y ser amado.

LOS GENES TRAEN LA MARCA DEL PADRE


Observemos este pasaje del apóstol Pablo: Te ruego por mi
hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones (Filemón
10). Onésimo fue engendrado por Pablo cuando se
encontraba en la cárcel. La palabra engendrar se define
como dar a luz, originar, producir. Viene de la raíz griega de
la palabra gennao, de dónde se deriva la palabra GEN. ¿Qué
sucedió cuando Pablo “engendró” a Onésimo? Los genes
espirituales de Pablo fueron duplicados en su hijo. Esto es lo
que sucede en lo natural. Los genes determinan los rasgos
físicos de la persona. De la misma manera sucede en lo
espiritual, ya que los genes espirituales determinan los
rasgos espirituales de los hijos.

- 200 -
Los genes en la Paternidad

¿Has visto miembros de una congregación cómo se


diferencian de los creyentes que asisten a otras
comunidades cristianas? ¡Los hijos de mi vecino son
diferentes a los míos! Mis hijos naturales son muy parecidos
a mí en lo físico y tienen muchos rasgos en lo emocional, en
la manera de pensar y hábitos, de tal manera que
visiblemente cualquiera puede observar que yo los
engendré.
He visto organizaciones donde se observan los mismos
rasgos de sus miembros en diferentes partes. En algunas
ocasiones vemos el énfasis del rasgo musical, otros el rasgo
de la guerra espiritual, o en el evangelismo. De tal manera,
que fácilmente los identificamos como parte de una
organización. ¡Aunque somos hijos de Dios, tenemos rasgos
espirituales diferentes! Esto es producido por los genes del
padre que engendra los hijos.
¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el
Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si
para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy;
porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor
(1Corintios 9.1-2). Pablo defiende su paternidad apostólica
argumentando que sus hijos tenían su sello apostólico. Se
entiende sello como una característica marcada en la
personalidad. Podríamos entenderlo viendo un tatuaje en la
piel donde se puede visualizar un dibujo, frases distintivas,
que están grabadas en el cuerpo de una persona.

- 201 -
Los genes en la Paternidad

Había algunas características en el cuerpo de los discípulos


del apóstol en la ciudad de Corinto que reflejaban rasgos
espirituales transmitidos en los genes de Pablo a sus hijos.
El término sellar también se define como estampar con un
anillo o marca privada. Éste se interpreta como una marca
de distinción. Cualquiera que viera aquellos discípulos
sabría que eran hijos de Pablo porque tenían genes, rasgos
espirituales que los diferenciaban de los demás. Los rasgos
espirituales no hacen mejores o peores hijos de Dios, pero
sí se identifican con el padre que los engendró.
¿Podemos determinar esos rasgos espirituales?
¡Definitivamente sí! Si el padre es compasivo, el hijo será
compasivo. Si el padre se mueve fuertemente en un área
espiritual, también el hijo lo hará.

CAMINANDO EN LA REGLA DEL PADRE


¡Cada padre tiene reglas en casa! En lo natural, algunos
padres tienen reglas claras para sus hijos. No pueden llegar
más tarde que una hora determinada, analizan y aprueban
el tipo de amigos con que conviven, definen el tipo de
diversión (esto es más normal en hijos que no son adultos e
independientes). En lo espiritual sucede algo parecido: Pero
nosotros no nos gloriaremos desmedidamente, sino
conforme a la regla que Dios nos ha dado por medida, para
llegar también hasta vosotros (2Corintios 10.13).
El apóstol Pablo exhorta a sus discípulos de Corinto debido
a que se habían introducido algunas personas que estaban

- 202 -
Los genes en la Paternidad

causando problemas en la congregación. Quienes


aparentemente habían llegado después de que Pablo había
salido de la ciudad. Argumenta que Dios le había dado una
regla por medida. ¿Cuál era esta regla? Que anunciaremos
el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar
en la obra de otro (2Corintios 10.16). Esto se refiere a los
límites de la responsabilidad en el servicio del evangelio en
la medida señalada por Dios.
El diccionario VINE define regla (kanon), término que vino a
servir para denotar cualquier cosa que regulase las acciones
de los hombres, como norma o principio. Por esto, el
apóstol está defendiendo la grey de las personas que
habían entrado donde ya había evangelio.
Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y
misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios (Gálatas 6.16). De
nuevo Pablo argumenta que había reglas que había
establecido como un padre para sus hijos. ¿En este caso, de
que regla está hablando? Los versículos anteriores la
definen: Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de
nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es
crucificado a mí, y yo al mundo. Porque en Cristo Jesús ni la
circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva
creación (Gálatas 6.14-15).
Aquellos que andan conforme a esta regla (kanon) son
aquellos que hacen de lo que se afirma en estos dos
versículos. Su línea conductora en lo que respecta a la
salvación únicamente por medio de Cristo, aparte de las
obras, tanto siguiendo el principio para sí mismos como

- 203 -
Los genes en la Paternidad

enseñándolo a otros. Pero en aquello a que hemos llegado,


sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa
(Filipenses 3.16). La regla del papá Pablo debería ser
seguido por aquellos que habían aprendido a conducirse
como personas responsables y maduras.
Esta autoridad paternal le permite al apóstol marcar una
dirección apostólica para sus hijos. Tal autoridad es
reflejada fuertemente en declaraciones como estas: Esto,
pues, digo y requiero en el Señor (Efesios 4.17); Y a los
demás yo digo, no el Señor (1Corintios 7.12); Esto lo digo
para vuestro provecho (1Corintios 7.35); Considera lo que
digo (2Timoteo 2.7). Es importante entender que el padre
define una regla para sus hijos para conducirse en un solo
pensamiento, en una misma forma y conducta.
Sé que esto puede sonar controversial y se puede entender
como una forma de manipulación, sin embargo, cuando la
virtud de Dios para engendrar hijos y ser un verdadero
padre se manifiesta en el hombre de Dios, esto puede ser
de mucha bendición al cuerpo de Cristo. No se trata de un
control antinatural, sino de reflejar lo que somos en otras
personas. Los hijos son el reflejo del padre,
desafortunadamente hay muchos hijos que tienen un buen
líder y predicador, pero no tiene un buen padre.
El individualismo en los creyentes, el orgullo espiritual, la
soberbia y otros obstáculos son enemigos claros de
observar las reglas paternales. El verdadero hijo en la fe,
llevará impregnado en su corazón el respeto, honor y
obediencia al que le dio vida espiritual. Esto le permitirá

- 204 -
Los genes en la Paternidad

someterse a la regla del padre. Regularmente cuando un


hijo comete errores, se desvía de la fe o cae en pecado,
debe de ser humilde para ser restaurado por su padre.
Dentro de la regla del padre debe existir siempre la
metodología para sanar, curar las heridas de los soldados
caídos en batalla o restaurar a los hijos que han cometido
algún ilícito. El padre no envía a su hijo con el vecino para
que le atienda en casos especiales. El que engendró al hijo
tiene el privilegio y responsabilidad de tratar los asuntos
necesarios. Desafortunadamente no hay mucho respeto
entre los ministerios. De tal manera que si un hijo comete
un pecado o falta, se cambia de padre con el fin de evitar la
sanción que el padre debe impregnar para disciplinar o
restaurar al hijo.
Cuando hay respeto entre los ministerios paternales,
llámese pastoral o apostólico, y el hijo quiere cambiar de
padre, por el honor que debe existir, un padre verdadero,
no deberá recibir hijos de otro padre, sino que deberá
conducirse con respeto y honor debido a la investidura que
su compañero de milicia tiene.
La regla de Pablo era clara: Y de esta manera me esforcé a
predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido
nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno
(Romanos 15.20). El apóstol decidió no edificar sobre
fundamento ajeno, es decir, evitó sembrar en personas que
habían sido engendradas por otros padres. Esto no solo es
ética en la paternidad sino es un principio para invertir
adecuadamente en un futuro sólido que dará mucho fruto.

- 205 -
Los genes en la Paternidad

Practicar esta regla sería de mucha ayuda en el cuerpo de


Cristo. Evitaría muchas contiendas entre padres y los hijos
sabrían honrar debidamente al que le engendró en Cristo.
No solo es guardar la espalda del compañero de milicia, sino
velar por la unidad del cuerpo de Cristo dando honor a los
demás guardando así la sanidad entre los miembros de la
Iglesia. Sé que hay excepciones donde Dios mismo va a
promover que creyentes sean re-ubicados en un lugar
donde sean atendidas sus necesidades espirituales. Este es
uno de los motivos de la migración de creyentes de un lugar
a otro.

HERENCIA POR LOS GENES


En lo natural hemos visto enfermedades que se heredan a
través de los genes. Se hereda lo bueno, pero también se
hereda lo malo. Un pastor pidió a un apóstol que
considerara ser adoptado como un hijo espiritual. Antes de
contestar el Espíritu le habló a este apóstol: Espera hasta
mañana para darle una respuesta. Así lo acordó con el
pastor. Al día siguiente definirían esa posibilidad. Esa noche,
el Espíritu Santo le pidió al apóstol que hiciera tres
preguntas al pastor: ¿Por qué deseas que te adopte como
un hijo? ¿Quién y dónde está tu padre espiritual? ¿Cuál es
tu condición actual?
Al día siguiente el apóstol hizo esas tres preguntas. El pastor
contestó: Necesito un padre y creo que usted es un
verdadero padre y sería una bendición para mi vida ser su
hijo. No tengo padre espiritual. Fui engendrado

- 206 -
Los genes en la Paternidad

espiritualmente por el pastor de mi iglesia. Él cayó en


pecado y salió de la congregación, yo era la persona más
madura y decidí tomar el lugar de pastor. Me encuentro
solo y tengo problemas sexuales que no puedo vencer.
El apóstol fue a la raíz de este asunto. Aquella congregación
había nacido de una campaña de alcance que realizó un
evangelista. Cuando se terminó la campaña hubo tantas
personas salvadas que nacieron muchas nuevas
congregaciones en la región. Esta fue una de ellas. Este
evangelista fue expulsado de ese país porque en cada
ciudad donde estuvo tenía relaciones sexuales con
diferentes mujeres, algunas de ellas salieron embarazadas.
Esa congregación había tenido tres pastores más, todos
habían caído en pecado de perversión sexual. Los genes
pervertidos de aquel hombre fueron transmitidos a los hijos
engendrados en aquellas campañas de alcance.
¡David transmitió esos genes pervertidos en el área sexual a
su hijo Salomón! La historia del padre se repite en el hijo.
Así como David cayó en pecado sexual, Salomón hizo lo
mismo. Los genes espirituales son transmitidos del padre al
hijo y son claramente expresados en los hábitos y forma de
conducirse.
¡El sello de Pablo estaba sobre sus hijos! Los genes son ese
sello que los hijos llevan del padre. Llegó una familia a
nuestra Iglesia central, venía de una congregación al otro
lado de la ciudad de parte de unos pastores amigos
nuestros. Estuvo un par de ocasiones con nosotros y se

- 207 -
Los genes en la Paternidad

despidió. Le pregunté por qué no se quedaba con nosotros


y me dijo: Considero que extraño tanto a mis pastores que
voy a invertir más tiempo y esfuerzo en congregarme con
ellos. ¡Alabé a Dios por la fidelidad de ellos a sus padres
espirituales!

LOS GENES EN LOS HIJOS ADOPTADOS


¡Caminar de la mano de una persona que nos ama nos
asegura un crecimiento espiritual! Estoy seguro que Dios no
está de acuerdo en los que caminan como llaneros
solitarios, Él desea que caminemos siempre acompañados
en una unidad perfecta. ¿Qué es lo que sucede cuando el
hijo no es natural y tiene que ser adoptado por un padre
espiritual?
LOS GENES DE CRISTO SON DEPOSITADOS DEL PADRE AL HIJO. ¡Los
genes del padre se duplican o se clonan en sus hijos! El hijo
es la imagen del padre. Cuando permitimos que el padre
nos tome de la mano para crecer espiritualmente los genes
de Cristo son depositados sobre nuestra vida. Suponemos
que el padre ya ha conquistado una vida sobrenatural y
puede decir con certidumbre: Sed imitadores de mí, así
como yo de Cristo (1Corintios 11.1), porque es una persona
digna de seguir sus pasos.
Un buen amigo me presentó a su hijo. ¡En todo era idéntico
al padre, menos en el físico! Admirado de la similitud,
esperé a conocer a la mamá. Para mi sorpresa, tampoco
tenía rasgos físicos de la madre. Cuando estábamos
sentados a la mesa hacía todo lo que el padre hacía. En el

- 208 -
Los genes en la Paternidad

momento de levantarnos los movimientos fueron los


mismos. ¿Por qué todo era igual menos lo físico? Decidí
preguntar. Al momento rio y me dijo: Es adoptado. Desde
bebé lo adoptamos y lo amamos como si nosotros lo
hubiéramos engendrado.
¡Esto mismo es lo que sucede en lo espiritual!
ASEGURAMOS LA PORCIÓN. Hemos hablado de que Dios tiene
para cada uno de sus hijos una porción especial. Eliseo
atrevidamente pidió lo doble de la porción de Elías. ¿Por
qué? Porque había visto el resultado de la unción de su
papá en el tiempo que estuvieron juntos. Esa porción que
Eliseo estaba pidiendo produciría el doble de los frutos que
produjo Elías.
Cuando se desarrolla una verdadera adopción el hijo
recibirá una doble porción de lo que el padre ha logrado.
¡El hijo edifica sobre el techo del padre!
ASEGURAMOS ESTAR EN NUESTRA COMISIÓN. Hay un peligro
eminente de que el hijo se equivoque o se desvíe de la
posición estratégica a la que Dios le ha enviado. Es aquí
donde es imprescindible permitir que seamos tomados de
la mano para asegurar estar donde Dios desea que estemos,
haciendo lo que él desea que hagamos.
¡El padre edifica la casa del hijo! Cuando la adopción se
lleva a cabo apropiadamente, el padre debe de ayudar al
hijo a descubrir, atrapar y desarrollar su llamado. La
experiencia es muy importante para asegurar caminar en la
comisión que el Padre nos ha entregado. Entendemos que

- 209 -
Los genes en la Paternidad

el padre está caminando dos o más pasos adelante del hijo,


conoce y ha aprendido a vencer los obstáculos que están en
el camino y puede removerlos del camino del hijo.
ASEGURAMOS LA COMUNIÓN CON EL CUERPO DE CRISTO. El
individualismo y la independencia es un peligro latente en
los creyentes. La falta de información y capacitación en el
caminar cristiano les motiva a actuar separados del cuerpo.
¡El padre es el responsable de presentar al hijo en
público! Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los
introdujo a la sala, y les dio lugar a la cabecera de los
convidados, que eran unos treinta hombres (1Samuel 9.22).
Samuel se encargó de presentar a su hijo Saúl delante de los
ancianos de la ciudad. Porque el hijo no se auto-
promociona, sino espera que el padre le promocione.
Estamos viendo a un hijo adoptado caminando de la mano
del padre. Tal vez los rasgos no se verán de un día para
otro; pero finalmente, el hijo empezará a caminar como el
padre camina y será a su imagen. Seguramente no será de
un día para otro. Esto lleva tiempo y dedicación en la
relación, sin embargo la paternidad es tan espiritual que en
el momento que la adopción se concreta, se producen
cambios inmediatos.
ROMPEMOS GENES MALIGNOS. ¿Qué sucede cuando el hijo es
engendrado por genes malignos? Un pastor me comentó de
la necesidad de romper con genes malignos. Él había sido
engendrado por un padre que cayó en pecado y temía que
sus genes estuvieran contaminados. En la adopción se

- 210 -
Los genes en la Paternidad

restablecen o se corrigen los genes espirituales nuevos. Una


linda familia llegó después que su padre espiritual había
caído en pecado sexual. Esta persona había dejado el
ministerio, así que esta familia no tenía una cabeza
espiritual. La adopción se llevó a cabo y hasta hoy
permanecen bajo mi paternidad pastoral y apostólica.
Cuando se da una verdadera adopción se origina una
transfusión de sangre espiritual donde los genes antiguos
son renovados por una nueva genética. Lo pasado
desaparece y una nueva unción viene.
TENER UN BUEN PADRE NO GARANTIZA PRESERVAR BUENOS GENES.
Tener un buen padre no nos garantiza que sus genes sean
preservados. Ezequías y Manases son buenos ejemplos en
este sentido. Sabemos por la historia del segundo libro de
los Reyes que Ezequías fue un rey que hizo lo bueno delante
de Jehová (2Reyes 19), que aunque cometió fallas y errores,
amó a Dios con todo su corazón. Manasés, su hijo, no
preservó esos genes paternales.
La Biblia dice que hizo lo malo delante de Jehová (2Reyes
20). Cuando el padre hereda buenos genes, el hijo es
responsable de darle continuidad y preservar lo que el
padre pone en sus manos. El alma que pecare, esa morirá;
el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el
pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la
impiedad del impío será sobre él (Ezequiel 18.20). Esta
escritura es muy clara. ¡La justicia del justo será sobre él!
¡La impiedad del impío será sobre él!

- 211 -
Los genes en la Paternidad

Esto quiere decir que tanto el padre como el hijo son


responsables de su vida espiritual. ¡Hay restauración
genética! La ciencia ha encontrado la forma de manipular
los genes para restaurar genes malignos. Así en lo espiritual,
Dios es fiel para que los genes malignos sean también
restaurados. Sin embargo, sabemos que si el hijo se
pervierte, los genes del padre no podrán ser preservados.

NO HAY PLAN B
Cuando caminamos tomados de la mano del Espíritu Santo
y de las personas que Dios ha puesto a nuestro lado, nos da
seguridad y paz. Ser manso significa ser domado, permitir
ser gobernado por sus líderes y mantenerse humilde en
todos sentidos. ¡En la verdadera paternidad no hay plan B!
En este caso debe existir y practicarse la fidelidad.
¿Puede buscar otro padre? ¡NO! En los capítulos anteriores
hablamos de los motivos por lo que la paternidad se puede
romper, sin embargo, la madurez puede ayudar para lograr
que la paternidad sea hasta la eternidad. Lamentablemente
siempre ha existido y seguirá existiendo la inmadurez que
provoca la ruptura y la división entre padre e hijos
espirituales. Ya sabes esto, que me abandonaron todos los
que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes
(2Timoteo 1.15).
¿Quiénes eran a los que se refería el apóstol? ¡Hijos que él
había engendrado! Estos dos hombres contrastan con el
testimonio de Onesíforo, de quien el apóstol declara: Tenga
el Señor misericordia de la casa de Onesíforo, porque

- 212 -
Los genes en la Paternidad

muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis


cadenas, Sino que cuando estuvo en Roma, me buscó
solícitamente y me halló. Concédale el Señor que halle
misericordia cerca del Señor en aquel día. Y cuánto nos
ayudó en Éfeso, tú lo sabes mejor (2Timoteo 1.16-18).
No tenemos referencias porque aquellos hijos abandonaron
al apóstol pero podemos entender que las rupturas
paternales se han dado desde la misma Iglesia primitiva.
¡Debemos cancelar el plan B! El crecimiento en carácter nos
puede ayudar de una manera extraordinaria a preservar las
relaciones paternales. Cuando hay un verdadero amor, todo
se puede vencer, aún las cosas más difíciles pueden ser
resueltas cuando hay carácter en las personas.
Jesús oró por dos sueños: Yo en ellos, y tú en mí, para que
sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que
tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a
mí me has amado. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean
perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me
enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me
has amado (Juan 17.23). Jesús ora al Padre por dos cosas
que debemos cumplir en una relación paternal. La unidad
perfecta y el amor.
¡Debemos permanecer unidos en amor!
El plan B lleva a buscar en otros lugares cuando vemos una
inconsistencia en la relación paternal; sin embargo, cuando
existe carácter la unidad se dará sin problemas, pues el
amor cubre multitud de faltas. Pastores reciben miembros

- 213 -
Los genes en la Paternidad

de otras congregaciones sabiendo que se está perdiendo el


respeto a un compañero de milicia. Apóstoles reciben
ministros sin tener respeto y honor al manto paternal de un
hombre de Dios.
Entiendo que puede haber excepciones y que hijos de Dios
no tienen una identidad paternal porque el que lo engendró
no tiene ni una idea de lo que esto significa. En este caso, el
hijo, seguramente, buscará a un padre que le adopte. Pero
cuando la paternidad está bien definida, es necesario
mantener el respeto y honor a los compañeros de milicia,
respetando a los hijos que han engendrado. ¡Vivamos por la
regla de Pablo y no edifiquemos sobre fundamento ajeno!
¿Qué sucede cuando el padre cae en pecado? En el mejor
de los casos el hijo debe de ayudar al padre a levantarse y
restaurarse. Cuando la restauración no se lleva a cabo o no
se hace de la manera correcta, seguramente el hijo buscará
ser adoptado.
Los genes paternales son una realidad en la verdad bíblica.
Como ministros debemos estar bien definidos con nuestro
padre. Caminemos por la regla de Pablo y no edifiquemos
sobre fundamento ajeno, esto evitará muchas divisiones en
el cuerpo de Cristo y producirá que entre los siervos de Dios
haya respeto y honor. Nos toca a nosotros guardar la
palabra: Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el
vínculo de la paz (Efesios 4.3). Este es el desafío que todos
debemos tener en el cuerpo de Cristo, aceptar para ser
aceptados, amar para ser amados.

- 214 -
Los genes en la Paternidad

Genética tiene que ver con identidad, el padre es conocido


por su hijo, el padre imparte su ADN en el hijo y con ello su
identidad. La cultura del papá es la cultura del hijo, cada
acción, forma de hablar, de conducirse, es parte de la nueva
cultura que se establece en la relación de paternidad.
Durante el proceso que se vive en la impartición del ADN
paternal todo se va duplicando, y, aunque los hijos tienen
regularmente su propia forma de conducirse, regularmente
la mayoría de sus acciones son similares a las del padre
espiritual.
El hijo edifica en el techo del padre, la herencia llega en el
momento que la genética espiritual es desarrollada en
plenitud, a partir de ahí, el hijo es responsable de hacer
crecer todo lo que Dios pone en sus manos por medio de su
padre espiritual. El padre no puede dar lo que no ha
conquistado, no puede impartir lo que no tiene, dará lo que
ha conquistado espiritualmente. Recordemos que todo lo
físico es un reflejo de lo espiritual. Lo invisible se hace
visible por medio de lo que vemos, tocamos, disfrutamos
con nuestros sentidos.
Debemos disfrutar la genética que recibimos, la herencia
viene en camino cuando somos humildes para recibir la
impartición que Dios tiene para nuestras vidas por medio de
la relación de paternidad. El orgullo e individualismo no
funciona para ser bendecidos y prosperados. 6Humillaos,
pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte
cuando fuere tiempo; 7echando toda vuestra ansiedad sobre
él, porque él tiene cuidado de vosotros (1Pedro 5.6-7).

- 215 -
Los genes en la Paternidad

Oremos
Padre amado, muchas gracias por permitirme ser parte de
tu Cuerpo, anhelo vivir para ti y ser de testimonio en la
tierra. Ayúdame a guardar la unidad que el Espíritu Santo
impregna en mi vida. Quiero ser útil en tu viña y ser un
verdadero embajador del reino de Dios en este mundo.
Gracias por darme la oportunidad de vivir para ti.
¡Amén!

- 216 -
- 217 -
5
Y creará Jehová sobre toda la morada del
monte de Sion, y sobre los lugares de sus
convocaciones, nube y oscuridad de día, y
de noche resplandor de fuego que eche
llamas; porque sobre toda gloria habrá un
dosel, 6y habrá un abrigo para sombra
contra el calor del día, para refugio y
escondedero contra el turbión y contra el
aguacero.
Isaías 4.4-5
Porque esta leve tribulación momentánea
produce en nosotros un cada vez más
excelente y eterno peso de gloria.
2Corintios 4.17

UNA VISIÓN DE LA GLORIA


El profeta Isaías declara el futuro glorioso del pueblo de
Israel cuando haya sido restaurado. Para entender el pasaje
de una manera completa es necesario entender lo que
significa gloria. El diccionario bíblico dice: Gloria, valor y
esplendor de algo, especialmente de una persona. En el

- 218 -
El Dosel y el peso de gloria

hebreo se utiliza la palabra kabod, que apunta a la idea de


peso, especialmente relacionada con metales preciosos. La
gloria de una persona envuelve las ideas de su riqueza, su
esplendor, su honor, su belleza. También, por comparación
con el brillo de los metales preciosos, su brillantez. Estas
cosas quiso Moisés ver de Dios (Te ruego que me muestres
tu gloria en Éxodo 33.18), pero eso sólo era posible
parcialmente. Dios le reveló parte de su gloria pero no la
plenitud (...porque no me verá hombre y vivirá, Éxodo
33.20).
En el griego del Nuevo Testamento la palabra es doxa, que
significa reputación u opinión en el sentido de renombre, o
reputación, o fama. El término doxología se aplica a
expresiones que hablan de estos atributos divinos,
alabándolos. Los reinos del mundo tienen su propia gloria
(Mateo 4.8). Salomón tuvo mucha gloria (Mateo 6.29). Pero
cuando el término se refiere a Dios, indica su perfección y
majestad. Cuando la palabra dice: Por cuanto todos
pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos
3.23), está marcando que el ser humano no tiene acceso a
la reputación, fama, brillo, que procede de Dios.
Dios manifestó su gloria en su Hijo Jesucristo. En la
transfiguración, una nube de luz cubrió al Señor Jesús y a
dos de sus discípulos, Juan y Pedro, después que les
aparecieron Moisés y Elías, hablando con él (Mateo 17.1-8).
Más tarde Juan dio testimonio de ello diciendo: y vimos su
gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia
y de verdad (Juan 1.14). Pedro hizo lo mismo (Pues cuando

- 219 -
El Dosel y el peso de gloria

él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada una


voz desde la magnífica gloria (2Pedro 1.17). El sentido de la
palabra gloria incluye aquí, de nuevo, su riqueza, su
esplendor, su honor, su belleza, su grandeza y su santidad.
Cristo es el resplandor de la gloria de Dios, y la imagen
misma de su sustancia (Hebreos 1.3). De modo que Dios
buscó una manera de manifestarse plenamente al hombre
sin que éste muriera. La gloria de Dios manifestada en este
sentido hace énfasis en su carácter: El que me ha visto a mí,
ha visto al Padre (Juan 14.9).
Resumimos que la gloria es el brillo, resplandor, que una
persona, ciudad, país, produce por lo que ha logrado en el
desarrollo de su existencia. Este brillo es como rayos
brillantes que todos pueden ver y admirar. Una persona que
ha conquistado virtudes en su desarrollo le da un brillo que
las personas pueden admirar. Isaías dijo: 5Y creará Jehová
sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares
de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche
resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda
gloria habrá un dosel, 6y habrá un abrigo para sombra
contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el
turbión y contra el aguacero. En este pasaje vemos dos de
los cinco ministerios simbolizados. El apóstol y el profeta.
Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y
sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de
día. El apóstol esta simbolizado por la nube y oscuridad, que
protege y da seguridad. De noche resplandor de fuego que

- 220 -
El Dosel y el peso de gloria

eche llamas. Esto representa el ministerio del profeta, quien


es la luz de la revelación de Dios.
Porque sobre toda gloria habrá un dosel, después de la
declaración de la presencia del ministerio del apóstol y del
profeta, al párrafo le sigue un “porque”, lo que explica que
estos dos ministerios son necesario para que lo que sigue: Si
no hay un dosel, no hay gloria. No es muy complicado
entenderlo, para que haya una gloria sobre la vida de una
persona es necesario que haya un dosel (cobertura) que
guarda o protege la gloria o el resplandor de lo que somos.

LA NECESIDAD DEL DOSEL


Entendimos la gloria como el resplandor que refleja lo que
somos, lo que tenemos, o la virtud que Dios nos ha
permitido lograr. Para que ese resplandor permanezca es
necesario que tenga un dosel, que se entiende como el
tálamo o cubierta que esta sobre la cama para protegerla.
Viene de la raíz hebrea kjafá, que quiere decir: Cubrir, velar,
encerrar, proteger, techar. También se usa la palabra kjupá
que se define como toldo, tálamo.
Es muy significativo que el profeta Isaías está dejando claro
que si no hay un tálamo que cubre no habrá gloria. Esto es
lo que sucede con los hijos, sino hay un padre que les cubra,
no habrá gloria. Es cierto que hay personas que prosperan
en todo lo que hacen aunque no tienen un dosel, sin
embargo, si lo tuvieran, seguramente la gloria sería mayor y
permanente.

- 221 -
El Dosel y el peso de gloria

¿De dónde viene está cubierta? De la unción apostólica y


profética, que representan la unción paternal y de
cobertura en oración de intercesión. El dosel representa la
función del padre como quien ama y da seguridad, y la
unción del profeta como quien guarda, protege y guía. Esta
labor doble la desarrolla el padre de una manera cotidiana,
de tal forma que el hijo se siente cómodo con lo que recibe.
La historia de Micaía con el levita nos ayuda a entender este
asunto. Un joven partió de su ciudad Belén de Judá para ir a
vivir, donde encontrara un lugar adecuado (Jueces 17.7-8).
Llegando en su camino al monte de Efraín, vino a casa de
Micaía. Y Micaía le dijo: ¿De dónde vienes? Y el levita le
respondió: Soy de Belén de Judá, y voy a vivir donde pueda
encontrar lugar (Ver 9). Vemos con claridad la necesidad de
paternidad en el corazón de Micaía: Entonces Micaía le dijo:
Quédate en mi casa, y serás para mí padre y sacerdote; y yo
te daré diez siclos de plata por año, vestidos y comida. Y el
levita se quedó (Ver 10).
Micaía expresa la necesidad de tener un padre y un
sacerdote. Un apóstol y un profeta. El padre representa el
amor, la ternura, el abrazo y la fuerza. El sacerdote
representa la dirección, la seguridad y protección de la
intercesión. Esta labor de padre y sacerdote la desarrolla el
padre espiritual con sus hijos, es la cobertura del dosel para
que la gloria que Dios promueve pueda permanecer y
resplandecer con el brillo de la unción.
¿Cuál es la recompensa a la labor que el levita desarrollaría?
Yo te daré diez siclos de plata por año, vestidos y comida

- 222 -
El Dosel y el peso de gloria

(Ver 10b). El dinero representa riqueza; el vestido,


protección; la comida, provisión. Esta relación conlleva una
responsabilidad de dos vías, dos roles, dos labores: Padre,
hijo, operando cada uno en su función. Ambos son
bendecidos por una relación formal y madura.

EL PESO DE GLORIA
Cuando hablamos del peso de gloria tratamos con la
plenitud de la presencia de Dios en medio nuestro. La Biblia
Plenitud dice: Gloria, de la raíz hebrea chabod, que significa
algo sustancial o pesado. Honor, esplendor, poder, riqueza,
autoridad, magnificencia, fama, dignidad, riquezas y
excelencia. La raíz de chabod es chabad, que significa
pesado, glorioso, notable o reconocido. En el Antiguo
Testamento el ser pesado representaba un honor, mientras
la ligereza se igualaba a la vanidad, la inestabilidad, lo
temporario y vacío. Chabod designa la gloria de Dios, no
sólo su honor, renombre y majestad, sino también indica
esplendor visible, como el que llenó el templo salomónico, y
que en alguna ocasión llenará la tierra (Números 14.21;
1Reyes 8.11).
El apóstol Pablo dice: Porque esta leve tribulación
momentánea produce en nosotros un cada vez más
excelente y eterno peso de gloria (2Corintios 4.17). La raíz
griega para gloria es dóxa, que se traduce como honra,
también se relaciona con dokéo, tener reputación. De esta
manera, traducimos el peso de gloria como: Tener mucha
honra o una fuerte reputación.

- 223 -
El Dosel y el peso de gloria

Las tribulaciones producen que nuestra honra (dignidad) y


reputación sea mayor. Este peso de gloria está relacionado
directamente con la gloria que está bajo el dosel. El
resplandor que Dios nos permite tener debe crecer en la
medida que pasamos por los padecimientos y tribulaciones.
Todo aumento de gloria viene por medio de las situaciones
difíciles que Dios permite que experimentemos para
madurar como personas en todos sentidos.
Como herederos del Reino somos destinados a que el
resplandor de la gloria de Dios este sobre nosotros a cada
minuto de nuestra vida. Este brillo será más intenso en la
medida que somos purificados por medio de las aflicciones:
Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente
no son comparables con la gloria venidera que en nosotros
ha de manifestarse (Romanos 8.18). Este brillo de Dios debe
ser manifestado en todo momento en el lugar donde cada
hijo de Dios se manifieste.
Hemos hablado en capítulos anteriores el ADN que el hijo
recibe del padre. El dosel que el padre pone sobre el hijo
debe manifestar tanto la identidad como la gloria que ha
conquistado en su caminar con Cristo. Esto quiere decir que
el tener un padre nos ayuda a crecer en el peso de gloria. El
hijo edifica en el techo del padre, el hijo posee los montes
que el padre ha conquistado.

LA RECOMPENSA LLEGARÁ
El hijo agradecido recompensa la labor de dosel que el
padre desarrolla. Hay una historia digan de ser comentada

- 224 -
El Dosel y el peso de gloria

para entender la labor del hijo agradecido. 8Aconteció


también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí
una mujer importante, que le invitaba insistentemente a
que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de
ella a comer. Notemos que esta mujer reconoce que el
profeta era un hombre de Dios y decide ser un instrumento
del Señor para bendecirlo. Así que cada vez que pasaba por
aquel lugar, la mujer no perdía la oportunidad de atenderlo.
9
Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste
que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios.
Esta mujer sunamita representa a muchos hijos de Dios que
honran de una manera verdadera a sus padres. 10Yo te
ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y
pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que
cuando él viniere a nosotros, se quede en él (2Reyes 4.8-10).
En este pasaje tenemos cuatro símbolos proféticos para
honrar la labor que el padre hace como un dosel. 1)
Aposento (cuarto); 2) Cama; 3) Silla; 4) Candelero.
El cuarto representa seguridad, protección y cuidado. En la
vida del padre siempre habrá hijos que hagan el papel de
“cuarto” y darán protección al papá honrando su trabajo de
dosel. Un hijo será un “cuarto” en el momento que se
dispone a guardar la espalda del padre, protegerlo en las
tres áreas: Física, emocional y espiritual.
La cama representa descanso, reposo y tranquilidad. El hijo
hace las veces de “cama” cuando se disponen a velar para
que el padre disfrute de descansos y disfrute de tiempos de
reposo. En cierta ocasión uno de nuestros hijos nos envió

- 225 -
El Dosel y el peso de gloria

una generosa ofrenda para que me fuera de vacaciones con


mi familia. Fue un tiempo tan especial donde pudimos estar
unos días llenos de tranquilidad para recuperar fuerzas.
La silla representa trabajo, autoridad, posicionamiento.
Hijos toman el rol de “silla” cuando apoyan el trabajo del
papá, se sientan con autoridad para hacer fuerte al padre
en sus labores y en las comisiones que Dios les ha
encomendado. Además, le apoyan para que sea
posicionado en niveles mayores o avancen a un nivel
superior.
El candelero representa revelación y luz profética. Los hijos
toman el rol de “candelero” cuando son los ojos del futuro
del papá, alumbran su caminar, son intercesores,
intervienen en lucha espiritual y le ayudan a encontrar los
propósitos divinos y a descubrir su destino profético en esta
tierra.
La historia continua cuando el profeta decide corresponder
a las atenciones de la sunamita. ¿Qué quieres que haga por
ti? (Ver 13). Ya que aquella mujer no tenía hijos, el profeta
corresponde produciendo un milagro: 16Y él le dijo: El año
que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No,
señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. 17Mas
la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el
tiempo que Eliseo le había dicho (Ver 16-17). El papá
considerará la labor de sus hijos y al igual que el profeta
producirá un milagro para ellos.
Tiempo después vemos la labor del dosel sobre la sunamita.
Aquel niño fruto de la unción profética muere. La mujer sale

- 226 -
El Dosel y el peso de gloria

a buscar la protección de su dosel. En esta parte de la


historia vemos que el profeta envía a su criado Giezi para
producir el milagro de resurrección: Ciñe tus lomos, y toma
mi báculo en tu mano, y ve (Ver 29). Vemos que la acción de
Giezi no tuvo buenos resultados, por lo que el profeta
después de clamar a Dios le entrega a la mujer su hijo vivo.
En esta parte de la historia vemos la función del dosel,
protegiendo la gloria de la mujer (el hijo) y estando atento a
la necesidad de quien había recibido el cuarto, la cama, la
silla y el candelero. La recompensa viene de los dos lados, el
padre es bendecido por el hijo, pero el hijo es bendecido
por el padre. El punto más importante es que ambos toman
su rol con responsabilidad y dedicación dando sin esperar
recibir algo a cambio.
¡Al final la recompensa llegará!
¿Por qué Giezi no produjo el milagro? ¡Porque no era el
dosel de la sunamita! La gloria (dignidad) de la mujer era su
hijo, su reputación era dejar de ser estéril, que en aquel
tiempo se consideraba como una maldición. ¡Sobre toda
gloria habrá un dosel!

POR RAZÓN DE LA UNCIÓN


Dijo más Jehová a Aarón: He aquí yo te he dado también el
cuidado de mis ofrendas; todas las cosas consagradas de los
hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y a tus
hijos, por estatuto perpetuo (Número 18.8). Adicional a la
labor sacerdotal de Aarón, Dios le añade mas trabajo por
razón de la unción. A causa de la unción, Dios pone al

- 227 -
El Dosel y el peso de gloria

sacerdote Aarón sobre una labor de suma importancia:


Administrador de sus bienes en la tierra.
La unción siempre está relacionada con la gloria. De hecho
podemos considerar que la unción es la fuente de la gloria,
la presencia de Dios produce que haya un resplandor y
rayos brillantes visibles. La unción es Dios mismo en medio
de nosotros manifestado de diferentes maneras donde es
apercibido por el ser humano de una manera visible y
tangible. Puede ser la familia, finanzas, logros y ministerio,
es la dignidad o reputación que Dios nos permite lograr en
esta vida.
Por causa de la unción sobre Aarón, Dios dispone un
aumento en sus actividades sacerdotales, y por supuesto
que eso es un aumento en su gloria. El cronista reconoce:
Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre
todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el
hacer grande y el dar poder a todos (1Crónicas 29.11). En su
mano esta el dar gloria al ser humano, esta viene en forma
visible como la grandeza y el poder, la dignidad y la
reputación.
El peso de gloria crecerá por razón de la unción. El dosel, la
gloria y la unción caminan de la mano, mientras que la
unción produce gloria, el dosel la cubre. Lo podemos ver
desde otra óptica, ya que el dosel es fuerte, puede soportar
un peso mayor de gloria producida por la unción.
Las personas entendidas deben saber honrar la unción y al
hombre de la unción. El padre honra al hijo y el hijo honra al

- 228 -
El Dosel y el peso de gloria

padre, esta actitud agrada a Dios, quien recompensa la


relación con un aumento de gloria sobre sus vidas. La gloria
que Dios pone en los hijos debe ser guardada, protegida por
el dosel del padre. Jesús reclamó a los hebreos: ¡Cuántas
veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos
debajo de sus alas, y no quisiste! (Lucas 13.34). Jesús era el
dosel para la gloria de Israel pero no quisieron recibirla.
Esto sucede con hijos que no honran la unción de la
persona que ha puesto para cubrir la gloria que el Padre ha
depositado sobre los hijos.
Jesús funcionó como un dosel para sus discípulos, y aunque
ellos no reconocieron su paternidad de una manera directa,
ellos recibieron la porción de gloria que él mismo había
adquirido del Padre: La gloria que me diste, yo les he dado…
(Juan 17.22). El padre siempre tratará de entregar la gloria
que conquista a sus hijos, cuando el hijo es humilde y
entendido recibirá con agrado la impartición que el padre le
entrega con amor.
La bendición de Dios es entregada al hijo por medio del
papá cuando la paternidad es genuina. Esto sucede como
cuando hay una trasfusión de sangre en las personas. La
sangre antigua es cambiada por sangre nueva. Al momento
de impartir una unción genética, en ese momento los genes
antiguos son cambiados por una genética nueva con el ADN
del padre. La herencia retenida ahora es entregada, se
desata una lluvia de gloria, una nube es posicionada sobre
la cabeza del hijo para cubrir el brillo y el resplandor de la
gloria que le es depositada.

- 229 -
El Dosel y el peso de gloria

Oremos:
Amado Dios, gracias por darme entendimiento en cuanto a
la paternidad. Decido honrar la unción del dosel que has
puesto sobre mi vida y darme la oportunidad de tener una
hermosa relación de paternidad. Deseo manifestar la gloria
que has puesto sobre mí y que el mundo conozca que eres
mi Señor y mi Dios. Te suplico me ayudes a crecer
espiritualmente y ser de bendición para muchos.
En el maravilloso nombre de Jesús. ¡Amén!

- 230 -
- 231 -
19
Y ellos le respondieron: Calla, pon la
mano sobre tu boca, y vente con nosotros,
para que seas nuestro padre y sacerdote.
¿Es mejor que seas tú sacerdote en casa
de un solo hombre, que de una tribu y
familia de Israel?
20
Y se alegró el corazón del sacerdote, el
cual tomó el efod y los terafines y la
imagen, y se fue en medio del pueblo.
Jueces 18-19-20

CUIDADO CON LA CODICIA


En capítulos anteriores vimos como el levita se quedó en la
casa de Micaía para tomar el rol de padre y sacerdote.
Ahora entramos en una segunda etapa de esa historia.
Hombres armados de la tribu de Dan buscando donde
establecerse, pasan por la propiedad de Micaía y seducen al
levita para ir con ellos y convertirse en su sacerdote. ¿Es
mejor que seas tú sacerdote en casa de un solo hombre, que
de una tribu y familia de Israel?
Entendemos que algunas veces veremos al hijo separarse
del padre o el padre dejar al hijo por diferentes

- 232 -
Recibiendo herencia

circunstancias. Esto no es nuevo, el mismo apóstol Pablo


dice: Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que
están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes
(2Timoteo 1.15). Seguramente el apóstol está hablando de
hijos espirituales que le habían abandonado. No hay
evidencia de los motivos de esta separación, lo cierto es
que varios hijos que se encontraban en Asia dejaron al
apóstol.
¡Y se alegró el corazón del sacerdote! Micaía le había dado
casa, dinero, comida, le añadimos buen trato, de no tener
nada, ahora el levita tenía todo lo necesario. Ahora vemos
la seducción que engancha el corazón del levita para ser
sacerdote no solo de una persona sino de toda una tribu. La
seducción también convirtió al levita en un ladrón: el cual
tomó el efod y los terafines y la imagen, y se fue en medio
del pueblo. ¡El levita se fue!
El dolor de la separación es evidente: Cuando ya se habían
alejado de la casa de Micaía, los hombres que habitaban en
las casas cercanas a la casa de Micaía se juntaron y
siguieron a los hijos de Dan (Ver 21). Micaía dijo: ¿Qué más
me queda? Manifestando no solo la molestia, incomodidad,
sino la herida que el levita le estaba produciendo.
Esto sucede hoy cuando un hijo abandona al padre o el
padre abandona al hijo por codicia. Es cierto que algunas
veces las separaciones son necesarias. Lo vemos con el
apóstol Pablo y Bernabé, quienes se separan por un
desacuerdo. Dios permitió la separación a fin de
promocionar a Bernabé de ser un profeta a ser un apóstol.

- 233 -
Recibiendo herencia

Sin embargo, creo que debemos tener mucho cuidado con


las separaciones causadas por la codicia.
El rey David comete pecado codiciando a una mujer llamada
Betsabé (2Samuel 11). El profeta Natán enfrenta al rey
contando una historia: 1Jehová envió a Natán a David; y
viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el
uno rico, y el otro pobre. 2El rico tenía numerosas ovejas y
vacas; 3pero el pobre no tenía más que una sola corderita,
que él había comprado y criado, y que había crecido con él y
con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y
bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía
como a una hija. 4Y vino uno de camino al hombre rico; y
éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para
guisar para el caminante que había venido a él, sino que
tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para
aquel que había venido a él. Con estas palabras el profeta
estaba hablando del abuso de autoridad, de la codicia para
tomar algo que no le pertenecía.
Por supuesto que David entendió bien el mensaje sin saber
que el profeta estaba hablando acerca de su propio pecado
de codicia. 5Entonces se encendió el furor de David en gran
manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová,
que el que tal hizo es digno de muerte. 6Y debe pagar la
cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo
misericordia. David tomo algo que tenía dueño, algo que no
le pertenecía, era un abuso de poder y autoridad. La codicia
había llenado su corazón. ¿Por qué, pues, tuviste en poco la
palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos?

- 234 -
Recibiendo herencia

(Ver 9). La codicia lleva a la falta de respeto a la relación de


paternidad y deshace los lazos que el mismo Dios aprobó.
La fidelidad y lealtad al compromiso de paternidad es
sinónimo de carácter y madurez. La migración de miembros
de congregaciones siempre existirá, pero no la migración de
verdaderos hijos. El respeto y el honor también son rasgos
de carácter de quienes visualizan la paternidad como base
de la unidad en el Cuerpo de Cristo.

CRECIMIENTO PARA TENER MADUREZ


La base importante de las relaciones es la madurez y el
crecimiento en carácter. Tanto el padre como el hijo se
preocupan por ir a la estatura del varón perfecto que es
Cristo. Jesús dijo: Sed, pues, vosotros perfectos, como
vuestro Padre que está en los cielos es perfecto (Mateo
5.48). La palabra perfecto es una derivación del griego telio
que significa maduro, completo y terminado. Esto no quiere
decir que no hay debilidades o deficiencias, defectos, que
tenemos que vencer.
El crecimiento en madurez se da cuando:
Primero, cuando la imagen de Dios se desarrolla en
nosotros. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara
descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos
transformados de gloria en gloria en la misma imagen,
como por el Espíritu del Señor (2Corintios 3.18). Esta
trasformación del Espíritu depende totalmente de nuestra
disposición, anhelo y búsqueda de Dios con perseverancia.

- 235 -
Recibiendo herencia

Segundo, cuando nos esforzamos a desarrollar los frutos del


Espíritu en nuestra vida diaria: Mas el fruto del Espíritu es
amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23
mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley
(Gálatas 5.22). Si tenemos el Espíritu estos frutos son
manifestados en nuestro diario vivir, entonces, se darán
cuando permitimos al Espíritu de Dios morar en nosotros y
dirigirnos en todo momento.
Tercero, adquirir habilidades y herramientas como seres
humanos, un crecimiento constante, hablamos de las
habilidades que dejan las especialidades de las escuelas,
universidad, seminarios. Esto nos ayuda a practicar la
cultura de Reino y desarrollar las habilidades que nos hacen
mejores personas e hijos de Dios. 1Pero también digo: Entre
tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo,
aunque es señor de todo; 2sino que está bajo tutores y
curadores hasta el tiempo señalado por el padre. 3Así
también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en
esclavitud bajo los rudimentos del mundo (Gálatas 4.1-3).
No podemos tener la herencia de Dios en nosotros si no
hemos crecido. Cuando la persona no crece sigue siendo
esclavo de la cultura del mundo, de las herencias de sus
antepasados, de la mercadotecnia y las costumbres de
donde vive. Esta formación nos permite crecer a la estatura
del Señor Jesús y ser personas dirigidas por su Espíritu. En
este sentido debemos ser personas enseñables, dispuestas
a mantener la mente abierta para ser formados cada día.

- 236 -
Recibiendo herencia

Cuarto, debemos desarrollar una mentalidad ganadora,


exitosa y visualizar un futuro mejor cada día. El
conformismo no debe ser parte de nuestro equipaje de la
vida, una persona conformista se estanca y no tiene una
visión de éxito. La actitud positiva y retadora nos permite
visualizarnos en un futuro mejor pensando que lo mejor
siempre está por venir: Pero en cuanto a vosotros, oh
amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que
pertenecen a la salvación, aunque hablamos así (Hebreos
6.9).
Aunque tenemos contentamiento y sabemos vivir, en la
escasez y en la abundancia (Filipenses 4.11), sabemos que
siempre hay cosas mejores que podemos alcanzar. No
esperamos que las cosas “caigan del cielo”, sino que las
buscamos, perseguimos y arrebatamos con energía y
determinación. El nivel de insatisfacción que tenemos
determina la pasión que tenemos por tener un crecimiento
continuo en la vida.
Quinto, crecer tiene un precio, tiempo, finanzas, esfuerzo,
disciplina, padecimientos, tribulaciones, y debemos estar
dispuestos a pagarlo. La disciplina y dedicación en las tareas
de la vida siempre dejan enseñanzas valiosas que nos
convierten en mejores personas. Cuando estamos
dispuestos a convertirnos en discípulos quiere decir que
somos materia dispuesta también para aprender y ser
corregidos. 6Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota
a todo el que recibe por hijo. 7Si soportáis la disciplina, Dios
os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el

- 237 -
Recibiendo herencia

padre no disciplina? 8Pero si se os deja sin disciplina, de la


cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y
no hijos (Hebreos 12.6-8). Este pasaje es muy poderoso en
el aprendizaje.
Si somos hijos de Dios sabemos que nuestro Padre celestial
está interesado en nuestro crecimiento. Disciplina viene de
la palabra discípulo. Esto quiere decir que la corrección es
con el fin de hacernos cada día mejor. Si no tenemos
corrección quiere decir que no somos considerados hijos
sino bastardos. Regularmente Dios usa la vida de los padres
espirituales para imponer disciplina a sus hijos. Cuando
estamos dispuestos a recibirla, estamos en el camino
correcto para tener un crecimiento y madurez continua.
Nuestras debilidades y defectos son corregidos cuando
pagamos el precio necesario. Esto viene cuando somos
verdaderos hijos y discípulos, cada vez que nos
equivocamos debemos ser corregidos, a veces Dios mismo
nos llama la atención por medio de una circunstancia difícil,
pero la mayoría de las veces lo hace por medio de los
mentores, maestros y padre espiritual. Algunos dicen: ¡Por
favor corríjame! Pero cuando viene la corrección y el precio
es alto salen corriendo a otro lugar donde le den un trato
más condescendiente.
Sexto, debemos mejorar nuestras relaciones, esto nos
ayuda a tener un ambiente propicio para un crecimiento
constante. Las buenas relaciones se construyen, se
conquistan, con esfuerzo, dedicación, con inversión, no
podemos esperar que otros cambien, nosotros debemos de

- 238 -
Recibiendo herencia

hacerlo, las malas relaciones vienen cuando no hay


disposición para aprender tolerancia, respeto, honor y
reconocimiento.
Las buenas relaciones nos permiten asociarnos con
personas de éxito, con un crecimiento mayor que el
nuestro, de quienes podemos aprender y ser desafiados
constantemente. La comodidad que nos da el estacionarnos
en el mismo lugar no es sana, debemos ser desafiados a
crecer todos los días. Las buenas relaciones se desarrollan,
se conquistan, tratar con las personas es todo un arte que
debemos aprender. Desde el trato con la pareja, con los
hijos, con nuestras autoridades, hasta con los vecinos y las
personas que están cerca de nosotros.
Séptimo, debemos tener una buena óptica de lo que
deseamos. La visión correcta de lo que queremos nos trae
la motivación para lograrlo. La madurez es la habilidad de
soportar y recibir el peso de la crítica, ofensas y cualquier
cosa que afecte nuestro desarrollo y el buen actuar del
diario vivir. El carácter y la madurez son probados cuando
estamos en medio de la crisis. Es ahí cuando nuestro
crecimiento es puesto a prueba para que nuestras
debilidades sean expuestas para ser corregidas.

TIPO DE PADRES
Recibir herencia es todo un desafío, los hijos construyen en
el techo del padre. El padre le abre el camino al hijo y limpia
su camino para avanzar en su destino profético. Para
asegurar la herencia debemos entender el tipo de padres

- 239 -
Recibiendo herencia

que podemos ser o tener y los podemos clasificar de


acuerdo a: 1) Su relación con sus hijos.; 2) Según su manera
de pensar.
Podemos diferenciar los distintos tipos de padres que
pueden existir, según su actitud ante distintos aspectos de
la educación de los hijos y de la relación que tienen con
ellos.
Un primer aspecto es el grado de control que los padres
ejercen sobre sus hijos. Hay padres que quieren controlar
todo lo que éstos hacen e influir constantemente en el
comportamiento de sus hijos sin ofrecerles ninguna
autonomía. En el otro extremo estarían aquellos padres que
no ejercen control alguno y tienen una actitud negligente
en su educación. En un extremo está el padre controlador y
manipulador, por el otro, el padre condescendiente,
permisivo en todas las cosas.
Otro aspecto a tener en cuenta es la comunicación existente
entre padres e hijos. Hay padres que hablan a menudo con
sus hijos, tienen una comunicación fluida con éstos, les dan
explicaciones del porqué de los castigos, escuchan y piden
opinión a sus hijos. Por otro lado también hay padres poco
comunicativos con los niños, raramente piden su opinión y
tampoco dan explicaciones sobre su comportamiento con
ellos.
También es importante aclarar los que se miden por la
exigencia con respecto a los hijos. Mientras que algunos
padres son muy exigentes con sus hijos respecto a su grado

- 240 -
Recibiendo herencia

de madurez, consecución de objetivos, otros hacen caso


omiso a los retos para sus hijos.
Además los clasificamos por la capacidad para expresar
afecto y cariño a los hijos. Mientras algunos muestran su
cariño e interés por el hijo constantemente, otros se
muestran más fríos e indiferentes.
Según la intensidad de estos cuatro factores en la relación
padre-hijo podemos clasificar a los padres en cuatro tipos:
Padres autoritarios. Tienen un alto grado de control y de
exigencia pero hacen poca demostración de afecto y tienen
una pobre comunicación con sus hijos. La imposición
inflexible de normas y disciplina es unilateral y enérgica. Los
padres autoritarios tratan de mantener un control absoluto
y tienden a establecer un mecanismo de manipulación.
Valoran y esperan la obediencia incondicional y castigan
enérgicamente el actuar en forma contraria a las normas.
Critican por norma lo negativo y no hay aplausos en los
logros. Usan sistemas de castigo y generalmente no toman
mucho en cuenta la necesidad de los hijos.
Saúl actuó como un padre autoritario cuando ordenó que el
pueblo no comiera hasta después de la batalla, el que no
cumpliera su orden tendría como castigo la muerte. Su hijo
Jonatán no escuchó esa orden y aun siendo su hijo, Saúl
estaba dispuesto a cumplir su promesa: Porque vive Jehová
que salva a Israel, que aunque fuere en Jonatán mi hijo, de
seguro morirá (1Samuel 14.39). La actitud autoritaria del
padre puede dar a luz hijos rebeldes e inseguros.

- 241 -
Recibiendo herencia

Los efectos secundarios en los hijos son: Miedo a los


padres, que se puede generalizar a otras figuras de
autoridad; aprenden a mentir como un medio de defensa;
desarrollan inseguridad, poca creatividad, dependencia,
baja autoestima y falta de iniciativa.
Padres democráticos. Tienen una buena comunicación, son
cariñosos con sus hijos y tienen un grado de control y de
exigencia alto. Tratan de dirigir las actividades de sus hijos
de una manera racional de acuerdo a sus capacidades. Los
padres democráticos muestran confianza en sí mismos
tanto como padres y como personas; aunque son exigentes,
son tiernos, amorosos y respetuosos con sus hijos. Cuando
corrigen, dan las explicaciones acerca del motivo de la
disciplina. Favorecen el diálogo y expresión de sentimientos
porque ofrecen confianza a sus hijos. Por lo general la
disciplina es ejercida con sabiduría y usan la restauración
como una columna de crecimiento.
El apóstol Pablo es un buen ejemplo de un padre
democrático cuando vemos la forma de trato con sus hijos.
Lo vemos animando a su hijo Timoteo para que nadie
tuviera en poco su juventud (1Timoteo 4.12); Aplaude a su
hijo Filemón por operar en la fe y atender a los hermanos
en amor; Testifica que nunca ha actuado con prepotencia o
avaricia con sus hijos: Ni plata ni oro ni vestido de nadie he
codiciado (Hechos 20.33).
Los efectos secundarios en los hijos son por lo general muy
favorables. Los padres democráticos desarrollan hijos
seguros, independientes, socialmente adaptables y

- 242 -
Recibiendo herencia

competentes, buena autoestima, creativos, activos y de


buena conducta.
Padres permisivos. Padres cariñosos y con buena
comunicación con sus hijos pero poco exigentes y con poco
control sobre ellos. Los hijos se mueven en sus propios
impulsos y se auto-direccionan sin el control del papá.
Los padres permisivos casi nunca disciplinan, no exigen ni
controlan, normalmente no establecen normas, aunque son
cariñosos, generan espacios para que los hijos se muevan
con facilidad. Se adaptan fácilmente a la conducta de los
hijos y a veces dejan pasar asuntos que necesitan disciplina.
Un claro ejemplo lo tenemos en la forma en que el rey
David trató con su hijo Adonías: Y su padre nunca le había
entristecido en todos sus días con decirle: ¿Por qué haces
así? (1Reyes 1.6). Los efectos de ser un padre permisivo fue
que Adonías quiso quitarle el lugar que Salomón tenía como
el sucesor de David.
La forma en que el padre permisivo trabaja trae efectos en
los hijos. Los hijos tienen escaso control de su conducta; no
respetan las figuras de autoridad; son lentos para manejar
las situaciones emergentes; desarrollan problemas de
adaptación social; regularmente se convierten en hijos
agresivos, violentos, desobedientes, con problemas de
autoestima, frustrados e inseguros; el vínculo afectivo entre
padre e hijo es muy bajo.
Padres negligentes o indiferentes. Poseen niveles bajos de
control, exigencia, afecto y comunicación. De hecho se

- 243 -
Recibiendo herencia

consideran padres desnaturalizados y son personas que


toman ventaja de sus hijos para tener un provecho
personal.
Padres negligentes forman hijos que por lo general son
igual al padre. ¡Todo se reproduce según su género!
Un segundo aspecto es la manera de pensar y de ver el
mundo por parte de los padres, lo que influye de manera
notable en su relación con los hijos.
En este sentido podemos establecer tres grandes grupos de
padres:
Los tradicionales. Tienen una concepción muy
estereotipada sobre las funciones de padre. El padre
cumple un papel autoritario, utilizando el castigo como
principal táctica de trato y dejan la comunicación como un
factor de poca importancia.
Los modernos. Los padres son participativos y no tienen
problema en exteriorizar su afecto y se muestran más
comunicativos con los hijos.
La mayoría de los padres formarían un grupo intermedio,
que tiene elementos de las dos clasificaciones anteriores.
Hay una serie de defectos en la relación de los padres con
sus hijos que se repiten a menudo, podemos destacar los
siguientes:
Los padres que consciente o inconscientemente ridiculizan
a sus hijos infravalorando sus actitudes y capacidades.

- 244 -
Recibiendo herencia

Aquellos que quitan importancia a los problemas de los


hijos. En ocasiones lo hacen con buena voluntad, para evitar
que se preocupen, pero lo percibirán como falta de interés
de los padres y tenderán a contarles cada vez menos cosas.
También hay algunos padres con tendencia a sermonear a
sus hijos destacando el valor de su sabiduría, su experiencia
y desdeñando la experiencia que ha logrado.
El prototipo de padre ideal para la educación de los hijos
sería el padre tipo democrático, que es comunicativo y
cariñoso, pero a la vez pone límites y enseña
responsabilidad a sus hijos.
Como en todas las facetas de la vida lo mejor es saber
mantener un equilibrio. Por un lado tener autoridad y por
otro, saber ser indulgente. Por un lado exigirles que sean
responsables y cumplan con sus deberes, y por otro
demostrarles cariño ofreciéndoles todo el apoyo que
necesitan. Conseguir ese equilibrio siempre será muy
positivo en la relación con los hijos, pero será
especialmente importante cuando los hijos van camino a un
crecimiento.

LAS COLUMNAS DE AYUDA DE LOS PADRES


Para poder conducir a sus hijos el padre se apoya en cinco
columnas: 1) Parteros; 2) Nodrizas; 3) Tutores; 4). Ayos; 5)
Maestros.
Partero: Se usa el término griego gennáo para una persona
que procrea o ayuda a procrear, aquel que da a luz, que

- 245 -
Recibiendo herencia

hace nacer. Se entiende en el cuerpo de Cristo una persona


que produce nuevos creyente. El apóstol dice: yo os
engendré por medio del evangelio (1Corintios 4.15),
funcionando como un partero trayendo hijos al evangelio.
En este pasaje vemos al mismo papá engendrando hijos, sin
embargo cuando se duplica en otros, tienen la misma
capacidad de procrear nuevos creyentes. Estamos hablando
de los evangelistas que siempre están ganando almas en el
trabajo, escuela, vecinos, de tal manera que son como los
parteros del papá.
También vemos los parteros trabajando en eventos de
alcance, donde se mueven con destreza para hacer nacer a
los nuevos que Dios esta añadiendo al cuerpo de Cristo.
Estas personas son buenos arquitectos para diseñar
proyectos donde se alcanzan gran número de personas para
el reino de Dios.
Nodriza: Se usa la raíz griega trófos para definir una persona
que nutre, hace las veces de una enfermera, una nodriza
que nutre a las bebes cuando necesitan comida liviana
como leche. Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la
nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos
(1Tesalonisenses 2.7). La función de la nodriza es cuidar con
ternura, tener cuidados delicados a los bebes que apenas
han nacido en el evangelio.
En las congregaciones regularmente vemos personas
encargadas de la consolidación de los nuevos convertidos.
Estos bebés que no tienen la capacidad para sobrevivir
solos, así que necesitan quien les atienda de una manera

- 246 -
Recibiendo herencia

delicada con consejo sabio, dando ánimo, estando cerca


para reprender al devorador, practicar sanidad interior y
liberación, darle el trato que el mismo papá le daría.
La nodriza es la extensión de los brazos del padre. Cuando
el papá está haciendo otras funciones y el tiempo no
alcanza para cuidar y nutrir al niño, la nodriza se encarga de
hacer lo que él mismo haría.
Tutor: Se usa la raíz griega epítropos como un administrador
doméstico, un guardián, mayordomo. Sino que está bajo
tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre
(Gálatas 4.2). La función del tutor es tomar de la mano a un
niño y cuidarlo como un guardián, enseñándole lo básico de
la vida.
El tutor trata con niños antes de la adolescencia. Su función
es cuidar de ellos, educarlos, o buscar educadores para
ellos. Los tutores se encargan de darles las primeras
enseñanzas en todos aspectos, incluyendo la cultura y la
forma de vida, conducta y carácter.
Ayo: El término paidagogós define al líder de un muchacho,
un siervo cuyo oficio es llevar a los niños a la escuela, se
entiende como un pedagogo o maestro que participa en la
formación de los muchachos adolescentes y aquellos que
están alcanzando madurez. El apóstol dice: Porque aunque
tengáis diez mil ayos en Cristo… (1Corintios 4.15), hablando
de los formadores que participan en el crecimiento de los
“jóvenes” espirituales que tienen que llegar a la madurez y
alcanzar altos niveles de éxito.

- 247 -
Recibiendo herencia

Aunque el ayo es un formador pleno de conducta, carácter,


cultura, no descuida la enseñanza de conocimiento.
Regularmente el padre enseñaba al hijo en su mismo oficio.
José el padrastro de Jesús era carpintero, de ahí Jesús tomó
su mismo oficio.
Rabí. Se usa la raíz hebrea jrabbími que se entiende como
maestro, un título oficial de honor a los que enseñan de una
manera profunda y madura. Rabbei o rabbi se forma de la
palabra rab, denotando primariamente dueño en contraste
a un esclavo; junto con el sufijo pronominal que se le añade
significaba mi dueño y era un título de respeto utilizado
para dirigirse a los maestros. El sufijo perdió pronto su
sentido específico, y en el NT se utiliza este término como
un título de cortesía.
Este término se aplica a Cristo en Mateo 26.25, 49; Marcos
9.5; 11.21; 14.45; Juan 1.38 (donde se interpreta como
didaskalos: Maestro. Jesús fue reconocido por un maestro
de alto nivel principalmente por personas que ya eran muy
preparadas en estudios teológicos. Un ejemplo claro lo
tenemos con Nicodemo: 1Había un hombre de los fariseos
que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. 2Este
vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has
venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer
estas señales que tú haces, si no está Dios con él (Juan 3.1-
3). El término que usa Nicodemo, siendo él mismo maestro
de Israel es Rabí, un maestro de alto nivel.
Se usa Raboni solo en dos escrituras, en Juan 20.16 y
Marcos 10.51; rabbounei o rabboni es formado de una

- 248 -
Recibiendo herencia

manera similar a Rabí, era una forma aramea de un título


casi exclusivamente aplicado al presidente del sanedrín. Es
aún más respetuoso que rabí, y significaba mi gran señor.
En su utilización en el Nuevo Testamento, este título era
para personas muy reconocidas por su alto nivel de
revelación y enseñanza.
Jesús exhorta a sus discípulos a no usar el término Maestro
a la ligera. Pero vosotros no queráis que os llame Rabí;
porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros
sois hermanos (Mateo 23.8). En ese tiempo no había una
persona con el nivel de revelación del reino de Dios más
grande que Jesús, así que les recomienda a los discípulos de
abstenerse de ponerse este título. Sin embargo, en Efesios
4.11, vemos al apóstol Pablo que uno de los dones dados a
los hombres por Cristo es Maestro, dando por entendido
que el Espíritu Santo capacita a hombres y mujeres con este
don para edificar al cuerpo de Cristo.

TIPO DE HIJOS
Así como a los padres, también podemos clasificar a los
hijos usando el crecimiento natural del ser humano. 1)
Desde bebe hasta niño; 2) Desde niño hasta adolescente; 3)
De adolescente hasta joven; 4) De la juventud hasta la
madurez.
En primer lugar tenemos al hijo que va desde ser un bebe
hasta ser un niño, donde su comportamiento es infantil
porque su madurez no es suficiente, regularmente es muy
emocional y no tiene dominio propio. La misma inmadurez

- 249 -
Recibiendo herencia

permite que sea movido por las circunstancias. Jesús le dijo


a Pedro: ¡Hombre de poca fe! Cuando después que decidió
caminar sobre las olas del mar, el mismo impulso emocional
que le permitió ver el gran milagro de caminar sobre las
aguas, permitió que el viento le moviera al punto que
comenzó a hundirse. Pedro no estaba preparado para
sostenerse en una vida sobrenatural, su desequilibrio
emocional era notorio.
Este tipo de hijos pueden hacer algo grande y enseguida ser
movidos por las emociones. En un momento pueden decir:
Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me
escandalizaré. Pero cuando viene el problema salen
corriendo como lo hizo Pedro. Su inmadurez les hace
personas “sentidas” y de seguido hacen “olas en vasos de
agua”, es decir, de pequeños problemas hacen grandes
tormentas.
Sus pensamientos y acciones están condicionadas a una
mente infantil: Cuando yo era niño, hablaba como niño,
pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui
hombre, dejé lo que era de niño (1Corintios 13.11). En este
pasaje se usa la palabra griega népios que se traduce como
infante y se entiende como un creyente inmaduro, por lo
que necesita cuidados mucho muy cercanos. Es aquí donde
el padre se apoya en las nodrizas, personas que apoyan en
la consolidación del hijo bebé, le sostienen y le dan leche
espiritual para que su crecimiento sea fuerte.
Los hijos bebés necesitan los cuidados especiales y
delicados de la nodriza espiritual. Jesús le pide a Pedro:

- 250 -
Recibiendo herencia

Apacienta mis corderos, lo que implica un cuidado delicado


para las ovejas recién nacidas. Enseguida le pide que
pastoreé sus ovejas, lo que implica un cuidado para las
ovejas adultas, lo que es diferente al cuidado delicado de
los corderos. Por último le pide que apaciente sus ovejas, es
decir, que cuide delicadamente las ovejas maduras. Jesús le
está diciendo al apóstol Pedro que hay ovejas maduras que
tienen la identidad de un cordero.
Hay creyentes que deberían de ser maduros pero aún se
comportan como bebés y deben recibir un trato delicado.
Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo,
tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son
los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis
llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de
alimento sólido (Hebreos 5.12). El escritor hace referencia
de aquellas personas que ya deberían haber crecido pero
siguen estacionados en el mismo lugar.
Independientemente de eso, el padre deberá tener la
paciencia para tratar a una oveja como si fuera un cordero.
En segundo lugar encontramos al que pasa de ser niño a ser
un adolescente, que se identifica por ser influenciado
fuertemente por la naturaleza humana y como amante del
mundo, o sea que es un hijo carnal. Estos son los que dicen
como el apóstol: …mas yo soy carnal, vendido al pecado.
15
Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que
quiero, sino lo que aborrezco, eso hago (Romanos 7.14-15).
El hijo adolescente se identifica por las decisiones
impulsivas y sin control. Esta en un pleno desarrollo y

- 251 -
Recibiendo herencia

crecimiento para su incorporación al cuerpo de Cristo.


Como en la vida normal, el adolescente es imprudente y su
mente en proceso de formación invierte el tiempo en áreas
pocas productivas que no le ayudan en el crecimiento
espiritual, por lo que el padre tiene que tener paciencia en
su formación.
El apóstol Pablo recomienda a Tito: Exhorta asimismo a los
jóvenes a que sean prudentes (Tito 2.6). El término griego
que usa es néos que se define como juvenil o joven,
jovencita, mujeres jóvenes, menor. La recomendación a ser
prudentes se refiere a que este tipo de hijos regularmente
hacen cosas sin pensar en las consecuencias. En esta
formación participan activamente los tutores que
desarrollan una labor muy cercana para su formación.
Cuando el hijo adolescente descubre el mundo espiritual
tiene una lucha con la naturaleza humana y le cuesta vivir
alineado al corazón de Dios. Porque el deseo de la carne es
contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos
se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis
(Gálatas 5.17). El padre se apoya en personas “nodrizas”
que les dan seguimiento a estos hijos para cuidarlos de caer
en las manos del enemigo y ser arrebatado nuevamente por
el mundo. La nodriza espiritual mantiene una cobertura de
oración sobre el hijo adolescente y está cerca para ayudarle
a vencer las tentaciones.
En tercer lugar es el hijo en proceso de formación, este es el
que está creciendo y desarrollando carácter, herramientas
espirituales, dones, aptitudes, pasando de ser un

- 252 -
Recibiendo herencia

adolescente espiritual a un joven entusiasta por los asuntos


del reino de Dios.
Se usa el término griego paidíon para describir a un hijo en
formación y se traduce como: niño pequeño (de cualquier
sexo), muchacho o niña crecida a medias; figuradamente un
cristiano inmaduro. Jesús usó este término: De cierto os
digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no
entraréis en el reino de los cielos (Mateo 18.3). Lo que Jesús
ilustró es que si no estaban dispuestos a ser entrenados no
podrían entrar en el reino de Dios. Paidíon se usa en la
Escritura que habla del proceso de crecimiento de Jesús
cuando era un niño: Y el niño crecía y se fortalecía, y se
llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él (Lucas
2.40). Este pasaje muestra a Jesús en un proceso de
formación, crecimiento y madurez.
Este proceso de madurez va asociado con el equipamiento
en conocimiento y unción que proporcionan los ayos o
pedagogos que imparten conocimiento. El hijo entra a
estudios básicos de la palabra de Dios, se involucra en
ministerios, sirve de una manera asociada con personas
más maduras y hacen las veces de un “Timoteo” con un
Pablo sirviendo en las áreas de oportunidad para formar
carácter. Esto también ayuda a que los creyentes maduros
sirvan tanto de “nodrizas espirituales” como “ayos” o
maestros para inducir al hijo al conocimiento de Cristo.
Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto,
hasta que Cristo sea formado en vosotros (Gálatas 4.19). El
apóstol sabe que gran parte del éxito en el crecimiento y

- 253 -
Recibiendo herencia

madurez está en la oración de intercesión a favor de sus


hijos, así que dedica el tiempo necesario a orar para que
Cristo sea formado en la vida de los creyentes.
En cuarto lugar tenemos al hijo maduro, este es el que ha
pasado el proceso y está listo para manifestar el poder del
reino en donde sea que se encuentre. El apóstol Juan
describe a estos jóvenes maduros: Os escribo a vosotros,
padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os
escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al
maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis
conocido al Padre (1Juan 2.13). La raíz griega para jóvenes
es neanískos o neanías que se define como joven (menos
de cuarenta años). El apóstol está hablando de aquellos
hijos que han crecido en madurez para vencer al diablo.
El proceso lleva a estos hijos a un crecimiento y madurez, el
apóstol Juan continua diciendo: Os he escrito a vosotros,
padres, porque habéis conocido al que es desde el principio.
Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la
palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al
maligno (1Juan 2.14). Su crecimiento les ha hecho fuertes y
la palabra de Dios les permite vencer las tentaciones de
este mundo y del maligno.
El término neanískos que simboliza a un hijo maduro es
mencionado en la Escritura de Hechos 2.17: Y en los
postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre
toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos
soñarán sueños. Estos jóvenes maduros están listos para

- 254 -
Recibiendo herencia

recibir la impartición del Espíritu e iniciar comisiones para


operar en el reino de Dios.
Por supuesto que la madurez no se alcanza de un día para
otro, de hecho el proceso suele ser largo y con mucha
inversión de tiempo, esfuerzo y dedicación, pero al final, la
recompensa es alcanzar sabiduría del cielo y sus frutos
serán en gran manera grandes: Sin embargo, hablamos
sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría,
no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que
perecen. (1Corintios 2.6). Cuando el hijo ha pasado el
tiempo de formación y ha llegado a la madurez, lo recibe
para entregarle herencia, que seguramente será el
involucramiento directo en la obra de Dios. 1Pero también
digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere
del esclavo, aunque es señor de todo; 2sino que está bajo
tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre
(Gálatas 4.1-2).
Cuando la Escritura dice que está bajo tutores y curadores,
entendemos que hay personas que lo están formando,
equipando para la obra del ministerio, esto se da en las
escuelas de formación, seminarios, congresos: …a fin de
perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la
edificación del cuerpo de Cristo (Efesios 4.12). Aquí entran
los maestros (Rabí) hacen las veces de formadores de alto
nivel para equipar a los hijos en conocimiento y unción.
El crecimiento espiritual va de la mano con la madurez. El
hijo ya no necesita “leche espiritual” sino comida sólida,
alimento de reino que le permita un desarrollo más

- 255 -
Recibiendo herencia

acelerado. 13Y todo aquel que participa de la leche es


inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14pero el
alimento sólido es para los que han alcanzado madurez,
para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el
discernimiento del bien y del mal (Hebreos 5.13-14). La
comida sólida le ayuda a desarrollar los sentidos
espirituales, activar los dones y manifestar el poder del
reino de Dios. Este trabajo lo hacen los Rabí que con
eficacia enseñan a los hijos con maestría para darle la
comida necesaria para que sean personas de alto
rendimiento en el reino de Dios.
El apóstol Pablo anima a su hijo Tito a ser dueño de si
mismo (Tito 1.8), esto es dominio propio, madurez en todo
lo que hace, su crecimiento le permite ser equilibrado en
sus emociones, aunque puede airarse, no peca contra si
mismo, ni contra los demás, ha aprendido a tener buenas
relaciones y no es ofensivo porque ha alcanzado perfección:
Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende
en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de
refrenar todo el cuerpo (Santiago 3.2). Refrenar el cuerpo
significa que tiene control de sí mismo y dominio propio en
la vida diaria.
Frecuentemente vemos al padre haciendo las cinco labores
con sus hijos, desde que los engendra hasta que los lleva a
la madurez. Pero debemos entender que el papá tiene que
duplicarse en otros para que le ayuden en este trabajo. El
apóstol Pablo se duplicó en Timoteo y le dice: 14No escribo
esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a

- 256 -
Recibiendo herencia

hijos míos amados. 15Porque aunque tengáis diez mil ayos


en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús
yo os engendré por medio del evangelio. 16Por tanto, os
ruego que me imitéis. 17Por esto mismo os he enviado a
Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os
recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño
en todas partes y en todas las iglesias (1Corintios 4.14-18).
Pablo, siendo el padre de los discípulos de Corinto, se esta
duplicando en ellos, para esto necesita un discípulo que
haya formado en plenitud y les envía al joven Timoteo,
quien conocía el proceder de Pablo porque como hijo era la
figura de su papá Pablo.

RECIBIENDO HERENCIA
El hijo recibe herencia cuando ha determinado caminar
tomado de la mano de un padre que tiene mucho que dejar
en sus manos. En él asimismo tuvimos herencia, habiendo
sido predestinados conforme al propósito del que hace
todas las cosas según el designio de su voluntad (Efesios
1.11). El apóstol dice: Tuvimos. Indica tiempo pasado, es
decir, no vamos a tener, sino que YA tuvimos la herencia.
Las cosas que son visibles provienen de lo invisible, esa
herencia es invisible pero se hace visible por medio de la fe.
Dios como padre entregó herencia a Adán y Eva, el mundo
entero estaría bajo su dominio y administración (Génesis
1.28-29), ellos serían señores (dueños) de toda la tierra.
Dios les capacitó para tomar y administrar su heredad,
sopló sobre ellos aliento de vida y la naturaleza divina vino

- 257 -
Recibiendo herencia

para formarlos a SU imagen y semejanza. Esta impartición


de la vida de Dios les sería como herramienta, habilidades,
dones, para administrar la herencia que Dios les estaba
entregando.
Dios como Creador y Padre estaba entregando lo que había
diseñado para sus hijos. Toda su creación, la obra de sus
manos estaba siendo entregada a sus herederos. Este es el
primer ejemplo claro de cómo el padre entrega la herencia
a sus hijos.
Abraham, el padre de la fe peleo por un heredero: Dijo
también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí
que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa (Génesis
15.3). El verdadero papá siempre se ocupará de tener un
heredero para poner en sus manos lo que ha conquistado
en la vida. Abraham sabía que lo que tenía era mucho y
debería dejarlo en un verdadero hijo y no en el hijo de un
esclavo.
Le preguntaron a un prominente líder cristiano cual era el
mayor logro en su vida y ministerio. Con una sonrisa en su
rostro dijo: ¡Que mi nombre está escrito en el libro de la
vida, me he mantenido firme en lo que he creído! Enseguida
le hicieron una segunda pregunta: ¿Cuál ha sido la mayor
frustración en su vida y ministerio? El rostro de aquel
anciano se ensombreció profundamente y con palabras
entrecortadas dijo: ¡No tengo heredero! Aquel hombre con
tantos logros en la vida y la conquista de grandes éxitos, no
tenía un heredero donde depositar sus bienes y lo
alcanzado en su vida.

- 258 -
Recibiendo herencia

Moisés impuso las manos sobre Josué y le comisionó a


terminar la tarea profética que Dios le había encomendado.
Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría,
porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos
de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a
Moisés (Deuteronomio 34.9). ¿Cuál es la herencia que
recibió Josué? ¡Unción, espíritu de sabiduría, autoridad y
toda una nación! Dios mismo planeó entregar la herencia a
Josué. Todo lo que Moisés había conquistado, ahora estaría
en las manos de Josué.
Aunque Moisés no había logrado entrar a la tierra de
Cannán y no había poseído la herencia física que el Padre le
había prometido, dispuso su corazón para entregar la
herencia a Josué y a todas las tribus de Israel, que por
supuesto eran sus hijos. Esas son las palabras de Josué al
final de la labor de conquista: No faltó palabra de todas las
buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de
Israel; todo se cumplió (Josué 21.45). Absolutamente todas
las buenas promesas se cumplieron, no hubo nada que
dejara de cumplirse, la herencia estaba en las manos de los
hijos de Dios. Josué no solo heredó la unción de Moisés sino
toda una nación que debería conducir a poseer la porción
que les correspondía.
Elías le dejo herencia a su hijo Eliseo, no solo la doble
porción, sino una escuela y compañía de profetas. La
autoridad y reconocimiento de toda la nación hacia la
unción profética.

- 259 -
Recibiendo herencia

David heredó el reino a su hijo Salomón y le dejo preparado


todo el material para la edificación del templo para Dios.
Aunque Adonías el medio hermano mayor de Salomón
quiso usurpar el trono y robar la heredad, la intervención de
David como padre llevó a que su heredero legítimo se
sentara en la silla de autoridad y gobernara sobre la nación.
Esto quiere decir que el padre defenderá la heredad para
sus hijos hasta que éstos lleguen a poseerla de una manera
total.
El hijo recibe herencia de su padre cuando hay una
conexión espiritual y una verdadera paternidad. El ADN del
padre incluye la herencia para su hijo, tanto en asuntos
espirituales como materiales. Al momento que el hijo
reconoce la autoridad y acepta el desafío de tener un padre
a quien rendir cuentas, hay una infusión genética que es
impartida para trasmitir lo que el padre ha conquistado
para su hijo.
Esta herencia incluye una trasferencia de unción, poder y
gloria. El apóstol Pablo impuso las manos sobre su hijo
Timoteo y fue impartida una unción gloriosa. Dios transfirió
la unción de Moisés sobre los setenta. Jesús sopló sobre sus
discípulos y los envió a extender su reino. Frecuentemente
vemos esta trasferencia también en finanzas, o cuestiones
materiales.
Josué exhortó a los hijos de Israel diciendo: ¿Hasta cuándo
seréis negligentes para venir a poseer la tierra que os ha
dado Jehová el Dios de vuestros padres? (Josué 18.3). Josué
había sido el instrumento de Dios para entregar la heredad

- 260 -
Recibiendo herencia

a cada tribu de Israel. Ahora está en el punto culminante de


su tarea y anima a sus hijos a tomar las cosas con
responsabilidad para tomar la herencia que les
corresponde. La herencia tiene que ser poseída, tomada y
arrebatada, aunque el padre ha trabajado incesantemente,
el hijo se tiene que esforzar para tomar la herencia en sus
manos.
La madurez contribuye de una manera muy alta para lograr
recibir la herencia. Jesús se encuentra con sus discípulos en
la última noche que estaría con ellos. Sentado a la mesa
hace una declaración que a todos deja atónitos: 21De cierto
os digo, que uno de vosotros me va a entregar. 22Y
entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a
decirle: ¿Soy yo, Señor? 23Entonces él respondiendo, dijo: El
que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a
entregar (Mateo 26.21-23). Estos hombres habían estado
con Jesús un aproximado de tres años donde habían
aprendido las lecciones del reino de Dios directamente de
su autor, el Señor Jesucristo.
Jesús continua diciendo: 24A la verdad el Hijo del Hombre
va, según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por
quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese
hombre no haber nacido (Ver. 24). Esta era una verdadera
bomba para hombres que se suponía ahora eran maduros y
bien entrenados en los asuntos del Reino. Entre los doce
estaba Judas, el que le entregaría, quien, al igual que los
demás había recibido el equipamiento necesario para ser

- 261 -
Recibiendo herencia

parte de un proyecto divino que continuaría la obra de


Jesús.
Judas exclamó, posiblemente en una autodefensa de lo que
haría enseguida: 25Entonces respondiendo Judas, el que le
entregaba, dijo: ¿Soy yo, Maestro? Le dijo: Tú lo has dicho
(Ver. 25). Judas debería tener la madurez suficiente para no
hacer un acto tan triste como la traición, aunque tenía toda
la enseñanza, no pudo vencer este momento de debilidad
para detenerse. Lo impresionante es que Judas reconoce el
ministerio de maestro de Jesús, no se podría quejar ante
Dios de que no tuvo enseñanza, entrenamiento y
equipamiento. El hijo maduro debe de poner en práctica lo
que va aprendiendo para no ser tentado y desechado de la
comisión que el Padre que le ha entregado.
¿Dónde quedó la herencia de Judas? ¡Se perdió! Cualquiera
de los doce podría haber traicionado a Jesús, Judas no
estaba predestinado para el fracaso, pero no maduró lo
suficiente para obtener su herencia.
Aunque el plan de Dios era que todos cumplieran con su
destino profético, uno no llegó a la meta. Jesús mismo
declara al Padre: Cuando estaba con ellos en el mundo, yo
los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los
guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de
perdición, para que la Escritura se cumpliese (Juan 17.12).
Ninguno se perdió, todos llegaron a la meta de su
llamamiento, solo al que le llama hijo de perdición, de quien
las Escrituras hablaron desde antes profetizando de este
hecho: Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el

- 262 -
Recibiendo herencia

que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar (Salmos


41.9).
Como hijos debemos luchar para que nuestro destino
profético se cumpla en nuestra vida. Como padres sabemos
que debemos de poner todo el esfuerzo para lograr llevar a
los hijos al nivel que el cielo tiene preparado para ellos.
Recordemos que nuestro destino está diseñado y listo para
tomarlo (Efesios 1.11).
Oremos:
Padre, gracias por permitirme entender los principios de
paternidad y la forma en que debo comportarme en el rol
que me toca vivir en mi estancia en esta tierra. Deseo con
todo mi corazón estar en tu presencia y practicar la cultura
del Reino en todo tiempo. Gracias por impartir sobre mí la
sabiduría necesaria para vivir bajo el Dosel que has
determinado para mí, sé que el peso de gloria aumentará
cada día sobre mi vida y ministerio.
Padre amado, toma mi vida y úsala poderosamente en este
tiempo para que tu Reino sea extendido hasta los confines
de la tierra.
En el poderoso nombre de Jesús. Amén.

- 263 -
PALABRAS DE ÁNIMO

Se lo difícil que es caminar en la vida cristiana sin un padre


espiritual, más difícil es caminar en un ministerio sin una
persona que tenga una carga real y honesta para dirigirnos
por un camino de victoria.
Debemos ser humildes para reconocer que necesitamos ser
parte de una familia, ya sea apostólica o pastoral, donde
podamos reposar tranquilos y transitar seguros en el
caminar cristiano.
Es nuestra responsabilidad restaurar la paternidad en el
cuerpo de Cristo, ya sea como padre arropando a los hijos
que Dios envía, o como hijo, aceptando la relación paternal
con la persona que Dios nos ha asignado.
Recuerda que el padre no busca al hijo, y por supuesto que
el hijo no escoge la familia donde desea nacer. Esto quiere
decir que en el tiempo de Dios todo se dará; un “click” se
escuchara del cielo y la relación se dará desde el trono de
mi Padre. Aunque haya mucha necesidad de iniciar una
relación de paternidad, debemos esperar a que esa relación
venga con una certificación de autenticidad desde el trono
de Dios.
¡Muchas bendiciones y disfruta la dicha de la relación
paternal!

- 264 -
Una oración final:
Amado Padre, al terminar de leer este compendio de la
cultura del Reino con respecto a los principios de
paternidad, he entendido que debo vivir el rol que me
corresponde con mucha responsabilidad, aplicando estos
principios tan valiosos en mi diario vivir. Sé que al hacerlo
me traerá grandes recompensas al tener relaciones sanas y
efectivas, dando testimonio de que sirvo a un Dios vivo que
anhela ver a sus hijos caminando en amor.
Te suplico una impartición de gracia y favor sobre mi vida,
deseo actuar cada día con certeza y verdad en todo lo que
emprenda. Gracias por investirme no solo de autoridad sino
de amor, para guardar la unidad en el cuerpo de Cristo y ser
testimonio de que la presencia de Dios vive en medio de
nosotros.
Bendigo mi relación de paternidad, bendigo a los que se
encuentran a mí alrededor, bendigo mi familia, mi
ministerio, declaro que todo lo que desarrolle es prosperado
y multiplicado poderosamente.
En el maravilloso nombre de Jesús. Amén.

- 265 -
Bibliografía

1. Redescubra el Reino. Myles Mumroe. Editorial Peniel


2. Diccionario VINE. Editorial Caribe.
3. Diccionario de la lengua española VOX. Editorial
Larousse.
4. Futuros movimientos de Dios. Bill Hamon. Editorial Vida.
5. Solo oro. John Maxwell. Editorial Grupo Nelson.
6. Diccionario bíblico ilustrado.
7. La madurez espiritual. Guillermo Maldonado. Editorial
ERJ

- 266 -
- 267 -
Es tiempo de preparación,
entrenamiento y capacitación,
es tiempo de manifestar la
gloria de Dios, Universidad
Profética Redime te ofrece una
serie de lecciones que te
llevarán a vivir una experiencia
con el Espíritu Santo, a niveles
de unción y activación, aprenderás como escuchar la
voz de Dios, que es el don de profecía, la unción
profética y el servicio del profeta, te enseñarán
también como crear una atmosfera donde su
presencia se haga manifiesta en tu vida, ministerio y
en el cuerpo de Cristo.

Contacto e Información:
www.upre.org
info@upre.org

- 268 -

También podría gustarte