Está en la página 1de 2

MANIOBRA DE HEIMLICH

Qué es la maniobra de Heimlich


Se trata de una técnica de primeros auxilios que deberemos emplear cuando percibamos
que una persona se ha atragantado con la comida o con algún objeto y se está asfixiando. La
asfixia se produce por la obstrucción de las vías respiratorias y puede llegar a provocar
daños cerebrales o incluso la muerte en apenas 4 minutos, por lo que es importante que
reaccionemos con rapidez si detectamos estos síntomas en alguna de las personas de
nuestro alrededor. El objetivo que buscaremos con la aplicación de la maniobra es expulsar
el objeto que está causando la asfixia para que pueda entrar aire en los pulmones.

Origen
Se trata de una técnica creada por el doctor Henry Heimlich. La promovió como
tratamiento para ahogados y ataques de asma.
Henry Heimlich vivó entre los años 1920 y 2016. Se dedicó al mundo de la medicina.
Publicó por primera vez un artículo sobre la maniobra de Heimlich en 1974. Una semana
después del artículo, el mismo diario se hizo eco de que un lector había salvado una vida
con esta técnica.
No obstante, la autoría de esta técnica no está exenta de polémica. En el año 2003, Edward
A. Patrick asegura que ha sido uno de los creadores de la maniobra de Heimlich, pero este
lo negaba.

Cómo aplicarla
Antes de comenzar la maniobra, debemos asegurarnos de que la obstrucción de las vías
respiratorias es total y no parcial. Si la víctima está tosiendo, no deberemos actuar y nos
limitaremos a animarle a que lo siga haciendo, ya que la tos le ayudará a expulsar el objeto
extraño.
En el caso de que la persona esté consciente pero no emita sonido alguno, procederemos a
efectuar la maniobra de Heimlich siguiendo estos pasos:
•Estando de pie, nos situamos detrás de la víctima y rodeamos su cintura con nuestras
manos.
•Colocamos nuestra mano derecha con el puño cerrado y el pulgar hacia dentro en la boca
del estómago de la persona. La mano izquierda la situaremos sobre la derecha para
sujetarla.
•Realizamos compresiones rápidas hacia arriba y hacia dentro (entre 6 y 10 repeticiones).
En el caso de que no dé resultado, repetiremos la operación.
Niños menores de dos años
Debe tenderse al pequeño boca arriba, encima de una superficie rígida. Apoyando las
manos una encima de la otra, entre el esternón y el ombligo, se debe empujar varias veces
en dirección al tórax y luego efectuaremos cinco compresiones torácicas en la misma zona
e igual que el masaje cardíaco, pero más fuerte y algo más lento, comprobando la
efectividad con cada compresión.

Aspectos a tener en cuenta


Realizando los 3 pasos anteriores de forma correcta deberíamos solucionar el problema en
la mayoría de los casos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta otros aspectos:
•La maniobra de Heimlich debe realizarse con cuidado para no dañar las costillas o los
órganos internos.
•En el caso de bebés menores de dos años, deberemos tender al niño boca arriba sobre una
superficie rígida. Apoyaremos una mano encima de la otra entre el esternón y el ombligo y,
con mucho cuidado, empujaremos varias veces en dirección al tórax.
•Si la víctima pierde el conocimiento, deberemos llamar inmediatamente a los servicios de
emergencia.
•Si te encuentras solo, puedes aplicarte la maniobra apoyándote en el respaldo de una silla
para que la presión dentro de tu pecho se incremente rápidamente y así el objeto salga
expulsado.