Está en la página 1de 4

ANÁLISIS QUÍMICO DE SUELO EN FINCA DEL MUNICIPIO DE

ANZOÁTEGUI, DEPARTAMENTO DEL TOLIMA.

CHEMICAL ANALYSIS OF FARM SOIL, IN THE TOWNSHIP OF


ANZOÁTEGUI, TOLIMA DEPARTMENT.

Pacheco P. A. N.¹, Sánchez P. L. A ¹


1. Estudiante de Biología, Universidad del Tolima.
Programa de Biología, Universidad del Tolima

Resumen.

Se recolectó una muestra de suelo de la finca “Villa Clara”, la cual se encuentra


ubicada en la vereda Betulia en el municipio de Anzoátegui, departamento del
Tolima; entregada para un “análisis químico de suelos”, a el laboratorio LASEREX
de la Universidad del Tolima en Ibagué-Tolima, quienes proporcionaron un reporte
del método analítico utilizado, parámetros químicos, y recomendaciones aplicables
para lograr un punto óptimo de fertilización. Se observaron los resultados sobre su
composición y cómo estos, son producto de la actividad geológica de la tierra y las
variaciones que se pueden presentar por su ubicación geográfica. Para finalizar con
la ayuda de material bibliográfico, se crean ideas hipotéticas que sustentan la
composición del suelo y como se puede intervenir para intereses productivos.

Abstract.
A sample of soil was collected from the "Villa Clara" farm, which is located in the
village of Betulia in the municipality of Anzoátegui, department of Tolima;
delivered for a "chemical analysis of soils", to the LASEREX laboratory of the
University of Tolima in Ibagué-Tolima, who provided a report of the analytical
method used, chemical parameters, and applicable recommendations to achieve an
optimum point of fertilization. The results were observed about its composition and
how these are a product of the geological activity of the land and the variations that
can occur due to its geographical location. To end with the help of bibliographic
material, hypothetical ideas are created that sustain the composition of the soil and
how it can intervene for productive interests.

Introducción.

El análisis de suelos es una herramienta fundamental para evaluar la fertilidad del


suelo, su capacidad productiva y es la base para definir la dosis de nutrientes a aplicar.
[1] Los suelos son la fuente de trece de los dieciséis nutrientes vegetales esenciales y
pueden ser vistos como proveedores de nutrientes a las plantas. Las plantas absorben
los nutrientes disponibles, que pueden ser abastecidos de nuevo mediante la adición
de fertilizantes. [3]
Para utilizar en forma razonable y más adecuadamente los suelos en intereses
prácticos, es necesario conocer ante todo su génesis, la dinámica biogeoquímica de
los procesos que ocurren en ellos, los cuales son muy complejos y variados. La
fertilidad de los suelos, su valor agropecuario y características agroproductivas, son
en la mayoría de los casos, la función directa de su génesis. [3]
Dokuchaev[1] (1883) estableció 5 factores de formación de suelos: El clima, las rocas
madres, el relieve, organismos vivos y vegetación, y la edad o tiempo de formación.
Además de estos factores William Morris Davis[2] fundamento por primera vez un
sexto factor en la actividad productiva del hombre, criterio este que se ha reforzado
después de la segunda guerra mundial, debido al aumento que ha cobrado la
intensificación de la agricultura con la revolución de los altos rendimientos, que ha
conllevado más a procesos de degradación de los suelos que a su formación.

Las rocas como factor formador del suelo. La constitución mecánica,


química y mineralógica de los suelos en sus etapas iniciales de desarrollo, por
poco se determinan por la composición de rocas formadoras y solamente en
etapas de evolución y desarrollo posteriores, cuando se forman perfiles de
suelos maduros, con horizontes bien diferenciados, sobre todo en las regiones
tropicales, los suelos adquieren propiedades muy diferentes a de la roca
inicial. No obstante, las rocas formadoras del suelo realizan una fuerte
influencia en la composición y propiedades de la masa del suelo y en la
velocidad e intensidad de los procesos que en el mismo tienen lugar.
La gran mayoría de los suelos son fundamentalmente minerales. El material original
del que proceden estos suelos puede ser una roca in situ o unos sedimentos
transportados por el viento o por el agua. Los suelos de las montañas representan un
caso típico de suelos formados a partir de rocas in situ; en las planicies y desiertos los
suelos pueden proceder de materiales transportados por el viento (caso de las
llanunuras eólicas de centroeuropa, constituídas por uno sedimentos calcáreos de
tamaño limo llamados loess); y junto a los ríos tendremos suelos formados en los
depósitos traídos por las aguas al desbordarse los cauces fluviales ocupando las
llanuras de inundación (caso típico de las tierras fértiles del valle del Nilo).[7]

Suelos según consistencia de la roca. Las rocas formadoras del suelo se


dividen en mullidas y compactas, las cuales también influyen en la velocidad
de las transformaciones que ocurren durante la formación del suelo y todos
los procesos que conlleva el mismo. Se encuentran diferencias marcadas
también en las rocas madres por el grado de permeabilidad y la absorción del
agua que poseen, lo cual es un factor influyente igualmente en los procesos
de formación y en los regímenes del suelo.

Suelos según origen de la roca. Las rocas (ígneas, como el granito;


metamórficas, como las pizarras y los esquistos; las sedimentarias, como las
calizas y las areniscas) y los sedimentos recientes (depósitos eólicos y
aluviales) representan la fuente de los materiales sólidos. Generalmente, los
minerales del suelo proceden directamente o indirectamente del material
original (frecuendemente denominado como roca madre) [7]. Las rocas
ígneas, primarias, masivo cristalinas forman suelos jóvenes ricos en minerales
primarios 1cuando se someten al intemperismo tropical forman cortezas de
intemperismo que constituyen a su vez las rocas formadoras contemporáneas
del suelo. De la misma forma las rocas metamórficas a pesar que pueden ser
duras y compactas como los esquistos o las serpentinitas, sin embargo por el
metamorfismo da lugar a la formación de láminas que son penetradas
fácilmente por el agua y el calor y de esa forma, son susceptibles a la
destrucción relativamente rápida de los minerales primarios.

VEGETACIÓN COMO FUENTE PRINCIPAL DE SUSTANCIAS


ORGÁNICAS EN LOS SUELOS.
La materia orgánica de los suelos es el producto de la descomposición química
de las excreciones de animales y microorganismos, de residuos de plantas o de
la degradación de cualquiera de ellos tras su muerte [8]. La materia orgánica es
en pequeña porción uno de los componentes del suelo.
La materia orgánica no es una fuente rápida de nutrientes, ya que el proceso en
que son agregados restos orgánicos de origen animal o vegetal, son
posteriormente transformados por los microorganismos del suelo en nutrientes
en forma de minerales, los cuales son factibles para las plantas siendo este un
proceso lento.
Se puede hablar de dos formas de descomposición de la materia orgánica, donde los
residuos de las plantas son embestidos por microorganismos:
Los compuestos que son fáciles de descomponer son aquellos
mineralizados de manera rápida y eficaz dando como resultado final
CO2, H2O, N, P, Ca y Mg, estos son usados como nutrientes para las
plantas.