Está en la página 1de 6

RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ

ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA


SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

En la enseñanza anterior descubríamos como el Pueblo de Dios experimentaba la alabanza: Desde esa
aclamación victoriosa frente a los muros de Jericó, pasando por las hermosas alabanzas dirigidas por los
levitas en el templo, hasta el tiempo de Jesús quien nos revelaba que el verdadero templo de alabanza se
edifica dentro de cada uno de nosotros cuando acogemos la Buena Nueva en el corazón.

Ahora, en esta oportunidad te invitamos a descubrir algunos de los más preciados tesoros que esconde la
alabanza para todos los hijos de Dios en nuestros tiempos:

Tema 02:

LA ALABANZA: UNA VENTANA PARA FIJAR LA MIRADA EN


DIOS Y RECIBIR SU LUZ
En estos últimos tiempos hay una
tendencia excesiva a mirarse a uno mismo,
estamos viviendo en la cultura del “yo”, en la
cultura del individualismo, en la que el más
importante siempre soy yo. Donde primero soy
yo, segundo soy yo y tercero… también soy yo.
Es como si en estos días los hijos de Dios
camináramos en medio de voces que nos repiten
una y otra vez como susurrándonos al oído: ¡Tú
eres el más importante! ¡No mires a tu prójimo! nuestros hermanos. Es como si decidiéramos pasar
¡No fijes tu mirada en Dios! ¡Mírate a ti mismo! nuestros días en una habitación sin luz natural
donde solo hay espejos y una luz artificial. El
Todos nosotros hemos tenido la problema de estar solos y mirándonos
experiencia de mirar nuestra imagen en un espejo: continuamente en el espejo es que empezamos a
lo hacemos para arreglarnos antes de salir al percibir imágenes distorsionadas de nosotros
trabajo, antes de ir a estudiar o antes de salir a mismos:
alguna reunión. Desde muy
niños tenemos cierta “Desde muy niños tenemos cierta Por un lado está la
atracción por contemplar tentación de fijar nuestra
atracción por contemplar nuestra propia
atención en nuestras
nuestra propia imagen, sin imagen, sin embargo esta curiosidad limitaciones físicas y
embargo, esta curiosidad natural e infantil por mirarnos espirituales, en nuestras
natural e infantil por mirarnos continuamente puede desarrollarse y debilidades y enfermedades,
continuamente puede degenerarse en nosotros hasta comparándonos de una
desarrollarse y degenerarse manera destructiva con
convertirse en una tentación muy
en nosotros, hasta convertirse “modelos de éxito del mundo”
peligrosa que nos aísla y aleja de Dios”
en una tentación muy trayendo como consecuencia
peligrosa que nos aísla y aleja la depresión, la amargura y la
de Dios. soledad. Nuestros labios se llenan de frases como: ¡que
desdichado que soy!, ¡que feo que soy!, ¡no tengo nada
Al centrar nuestra atención en nosotros bueno que dar!, ¡no sirvo para nada! Inclusive nos
quejamos contra Dios diciéndole ¿Por qué me hiciste
mismos es como si poco a poco nos encerráramos
así? y nuestra vida se convierte en un lamento continuo
en una habitación aislándonos de Dios y de

11
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ
ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA
SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

y estéril donde nuestra frase favorita es: ¡Si yo no fuera que no se tienen o se tienen en menor medida; y cuarto,
así…!. desear que los demás aparezcan como inferiores”. Esto
Otras veces es la no aceptación de nuestra podría sucedernos si fijamos la mirada solamente en
propia familia, de nuestra capacidad intelectual, de nuestra belleza exterior e interior, en nuestras virtudes,
nuestra personalidad y carácter, de la falta de en los dones recibidos, en nuestros méritos, en nuestras
oportunidades que tuvimos en la vida, de nuestro riquezas, en nuestros éxitos y victorias, creyendo que
trabajo, del estado de soltería que vivimos o del somos más importantes y superiores que los demás, es
cónyuge y los hijos que tenemos. Al cerrarnos sobre decir, dejándonos envolver por el egocentrismo y el
nuestros defectos y limitaciones, esta actitud de orgullo repitiendo la historia del ángel que estuvo tan
lamentación continua nos impide ver y desarrollar cerca de Dios y que por su soberbia se reveló contra Él
tantas posibilidades maravillosas sembradas por Dios y lo perdió todo.
en nosotros. Lo dice de una manera muy bella un
pensamiento oriental: “Si te lamentas y lloras porque
se ha puesto el sol las lágrimas te impedirán ver las
estrellas” y la Palabra de Dios advierte a aquel que
reniega de su Hacedor como avisándole de la desdicha
en la que vivirá sumergido: ¡Ay de quien litiga con el
que la ha modelado, la vasija entre las vasijas de
barro! ¿Dice la arcilla al que la modela: «¿Qué haces
tú?», y «¿Tu obra no está hecha con destreza?» ¡Ay del
que dice a su padre!: «¿Qué has engendrado?» y a su
madre: «¿Qué has dado a luz?» (Is 15, 9-10)

Por otro lado, la otra gran tentación que surge Tanto para aquel que se rechaza a sí
al mirarnos continuamente en un espejo es mismo como para el que se ensalza a si mismo, no
enamorarnos de nuestra propia imagen: el antiguo es conveniente mirarse en un espejo, tendría que
drama griego de Narciso quien quedaba extasiado al dirigir su mirada en otra dirección, dejar de ser el
admirar su propio reflejo. Esta
protagonista de la escena. Es
tentación aparece incluso
“Tanto para aquel que se rechaza a sí necesario romper ese espejo
antes de la creación del
hombre siendo el más bello de mismo como para el que se ensalza a si y en su lugar abrir una
los ángeles quien se dejó ventana que permita el
mismo, no es conveniente mirarse en un
seducir por su propia imagen: ingreso de la luz a la
espejo, tendría que dirigir su mirada en
“En Edén estabas, en el jardín habitación en la que nos
otra dirección, dejar de ser el protagonista
de Dios. Toda suerte de hemos aislado por estar
piedras preciosas formaban tu de la escena”
contemplando nuestra propia
manto: rubí, topacio, imagen. La alabanza es esa
diamante, crisólito, piedra de ónice, jaspe, zafiro,
ventana que nos permite dirigir y fijar nuestra
malaquita, esmeralda; en oro estaban labrados los
mirada en Dios en lugar de mirarnos a nosotros
aretes y pinjantes que llevabas, aderezados desde el día
de tu creación” (Ez 28,13) y de tanto mirarse fue
mismos.
anidando en su corazón el más antiguo de los pecados, Al abrir la ventana de la alabanza y mirar
la soberbia: “Tu corazón se ha pagado de tu belleza, a Dios volvemos nuestro corazón a Él para
has corrompido tu sabiduría por causa de tu dejarnos iluminar por su luz. “Mírenlo y quedarán
esplendor”(Ez 28,17a). iluminados” (Sal 34,6). Esta iluminación al volver
San Gregorio Magno señala las cuatro nuestros ojos hacia Dios se hace visible durante la
principales causas de la soberbia: “Primero, atribuirse alabanza, nuestro rostro se enciende como el de
a si mismo los bienes que se han recibido de Dios;
Moisés. “Bajó Moisés del monte Sinaí….y no
segundo, creer que hemos recibido esos bienes en
sabía que la piel de su rostro se había vuelto
atención a nuestros méritos; tercero presumir de bienes
radiante por haber hablado con Dios” (Ex 34,29).

12
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ
ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA
SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

“Los que miran hacia él, refulgirán: no habrá en la alabanza se esconde la humildad que tanto
sonrojo en su semblante” (Salmo 34,6). “Irradiar agrada a Dios y destruye el orgullo que tanto
y dar a conocer la Gloria de Dios como brilla en aborrece.
el rostro de Cristo” (2Cor 4,6) es toda una Por lo tanto es necesario identificar estas
vocación de alabanza para que nuestra vida se dos actitudes que nos alejan de Dios y que nos
convierta en testimonio y “con el rostro impiden tener una vida en el espíritu de alabanza:
descubierto reflejemos como un espejo la gloria Nos referimos al orgullo y la soberbia, manchas
del Señor” (2Cor 3,18). en nuestra ventana que nos impiden ver la luz de
la gracia de Dios; manchas que llegaron a
oscurecer en el principio a un ángel de luz
llamado Lucifer. Por el contrario, si queremos
llenarnos de Dios, de su amor, de su paz, tenemos
el antídoto para estas dos enfermedades del alma:
la humildad y la obediencia, que son como el agua
y el jabón de nuestra ventana, no solo lo deja
limpio sino también lo deja transparente, dejando
entrar la luz y la gracia de Dios, para que su obra
se realice como sucedió hace dos mil años en una
joven virgen de Nazaret que proclamaba: “Mi
La alabanza desplaza al hombre del alma glorifica al Señor, mi Dios. Y mi espíritu se
centro de la escena, del protagonismo, para poner alegra en Dios, mi Salvador. Porque ha puesto
a Dios en su lugar. Alabar a Dios es reconocer que sus ojos en la humillación de su esclava” (Lc 1,
Él es el pintor y yo sólo el pincel, que Él es el 46-48).Te invitamos en este momento hacer un
escritor y yo sólo la pluma, que Él es el músico y acto de fe:
yo sólo la guitarra, que Él es el escultor y yo sólo
el cincel. Al momento de alabar yo me desplazo a Por estos breves minutos, cierra tus ojos, abre tu
mi mismo del centro de mi vida para volverme corazón y en compañía de María, invoquemos la
hacia Dios y contemplar sus obras. Mediante la presencia del Espíritu Santo. Y al Espíritu de Dios
alabanza pasamos de mirar nuestro pequeño pidámosle con un espíritu de alabanza que nos
universo restringido e imperfecto y nos volvemos ayude a vivir en la humildad y la obediencia.
hacia Dios abriéndose nuevos horizontes de vida Amén.
en el espíritu ante nuestros ojos.
Ahora, después de esta
El padre Rainiero “¿Pero qué es lo que inmola y destruye la oración de fe que tú mismo
Cantalamesa habla del alabanza? ¡Ella inmola y destruye el has experimentado,
sacrificio de la alabanza, orgullo del hombre! El que alaba a Dios le acompáñanos a descubrir
entendiendo el sacrificio que la alabanza es también
sacrifica la víctima más agradable que el
como sinónimo de uno de los caminos más
hombre puede ofrendarle: su propia
inmolación y destrucción de eficaces de sanación
gloria”
alguna ofrenda en el fuego. interior: Al mirar a Dios y
¿Pero qué es lo que inmola y empezar a alabarle existe un impulso que nos hace
destruye la alabanza? ¡Ella inmola y destruye el salir de nosotros mismos y en ese instante se
orgullo del hombre! El que alaba a Dios le rompen las cadenas que atan las puertas de
sacrifica la víctima más agradable que el hombre nuestro interior liberando del encierro incluso a
puede ofrendarle: su propia gloria. En esto reside los corazones más bloqueados. Es ahí cuando
el extraordinario poder purificador de la alabanza:

13
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ
ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA
SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

Dios aprovecha las puertas abiertas de nuestro Y es que es paradójico pedir una y otra vez que
corazón para entrar libremente y sanar como solo Dios nos sane si continuamos con la mirada
Él lo sabe hacer, curando con gran cuidado y fija en nuestro sufrimiento, sin ser capaces de
delicadeza hasta las heridas más graves y abrirle la puerta y sonreír con alegría al médico
profundas, sin haber escuchado de nuestros labios que viene a curarnos.
una sola petición de sanación.

Hermanos, ¡Abramos las ventanas de la alabanza en nuestros corazones! Y a través de ella fijemos nuestra
mirada en nuestro Dios dejando que su presencia irrumpa en nuestra vida como la luz del día en una
habitación oscura, alejando las sombras, curando heridas, rompiendo los espejos que facilitan al orgullo y
la autocompasión, cambiando nuestra manera de vivir de tal manera que el único reflejo que importe en
ella sea la Gloria de Dios irradiada a través de nuestros rostros.

14
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ
ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA
SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

APLICACIÓN VIVENCIAL DEL TEMA 02

A continuación se propone una serie de actividades que complementarán el desarrollo del tema. El equipo de
servicio deberá estar atento a lo que el Espíritu Santo inspire para enriquecer y complementar estas
actividades propuestas.

Actividades a desarrollar

Actividad 1: A nivel personal:

1. Cada hermano (de preferencia frente a un espejo) se hará las siguientes preguntas:
a. ¿Qué sentimientos o pensamientos tengo cuando me miro frente al espejo?
b. ¿Qué es lo que más miro de mi mismo o en que he fijado mi mirada?(físico, espiritual,
situación, limitación, etc)
2. Cada hermano escribirá en una hoja de papel pequeña las respuestas a las preguntas mencionadas
anteriormente.

Actividad 2: A nivel comunitario

Los servidores tendrán preparado un cuadro grande hecho de papel plateado o platino que simule un
espejo (pueden ser dos e tres espejos dependiendo del número de participantes). En oración se invitará a
los hermanos que decidan dejar de mirarse a si mismos y fijar la mirada en Dios, que en lugar de quejarse
y criticar decidan alabar a Dios, todo en un clima de oración dejándose guiar por el Espíritu Santo.
Cuando se dé el momento apropiado se invitará a los hermanos a tomar el papel en el que escribieron sus
respuestas y se acerquen a pegar su papel en el espejo fabricado. Cuando todos hayan regresado a su
lugar se hará un compromiso con el Señor de fijar la mirada en El y vivir alabándole, al hacer este
compromiso se destruirá el espejo con todos los papeles pegados, puede ser rompiéndolo o quemándolo.
Y en su lugar se colocará al Santísimo Sacramento, o a un cirio pascual encendido o a una imagen que
represente al Señor. Y se empezará una alabanza fuerte a nuestro Dios, todo guiado por el Espíritu Santo.

Actividad 3: Tarea para la semana a nivel personal

1. En casa se realizarán las siguientes tareas:


a. Se hará una relación escrita de hechos, situaciones, personas por las que siento orgullo y
satisfacción en mi vida.
b. Por cada una de las cosas mencionadas en la relación anterior se escribirá una frase de
alabanza a Dios (de preferencia cada una distinta de la otra), reconociendo que todo ha sido
recibido de Dios. Al final con todas esas frases, se realizará una oración de alabanza al
Señor.

Ejemplo:

 Mis hijos: ¡Gloria a ti Señor por el don de la maternidad!


 La vida de mis padres: ¡Qué bueno eres Señor por los padres que me has dado!
 Mis estudios: ¡Te alabo mi Dios porque tú eres la fuente de toda sabiduría!

15
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DEL PERÚ
ESCUELA NACIONAL DE ALABANZA
SEMINARIO DE ALABANZA Y ADORACIÓN: “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR”

c. Se hará otra relación escrita de hechos, situaciones, personas por las que me he quejado o he
criticado.
d. Por cada una de las cosas mencionadas en la relación anterior se escribirá una frase de
alabanza a Dios reconociendo que todo está envuelto por el amor y la misericordia de Dios
por más terrible que sea. Al final con todas esas frases, se realizará una oración de alabanza
al Señor.

Ejemplo:

 Mi hijo cuyo vicio es el alcohol: ¡Bendita tu misericordia Señor que es más grande
que toda debilidad!
 Mi enfermedad: ¡Maravilloso eres tú Señor porque eres mi fortaleza!
 La muerte de mi madre: ¡Gloria a ti Señor porque mamá no ha muerto sino que ha
entrado en la vida!

16