Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

ESCUELA DE ARQUITECTURA Y URBANISMO

EXPERIENCIA CURRICULAR: ACONDICIONAMIENTO


AMBIENTAL II

TEMA: LA ACÚSTICA EN MONUMENTOS

ELABORADO POR:

QUISPE PINEDO, YERSON

CICLO:

VIII

DOCENTE: ARQ. TARAZONA QUIROZ ALAN

TRUJILLO SEPTIEMBRE 2018


LA ACÚSTICA EN MONUMENTOS
Los templos de varias ciudades del Perú son un ejemplo representativo de esta importación
de estilos, tratados de arquitectura y procedimientos de construcción de Europa y su obligada
fusión con algunos elementos propios de dichos centros urbanos y su población.
Las características físicas de los templos de esa época mantenían criterios religiosos
diferentes a los actuales, como la realización de la ceremonia litúrgica en latín, que no era
entendido por la mayoría de la población, y a espaldas de la feligresía, pues ésta era parte
“anexa” de la celebración, pero sin tener una real comprensión y participación del rito
religioso. Los requerimientos acústicos entonces estaban dados para proporcionar un paisaje
sonoro de grandiosidad y elevación espiritual y eran propicios para un estilo de música propio
de la época.
Las características físicas y estéticas de los templos coloniales en el Perú, no son las mismas
que se presentan para locales de audición más convencionales tales como salas de concierto,
teatros o salas para conferencias, o incluso con templos de otros países, para los cuales se
han desarrollado parámetros acústicos objetivos que permiten determinar con anticipación
las características de un recinto. Actualmente, muchos de estos templos se encuentran en
buen estado de conservación y son extensamente utilizados para el fin para el cual fueron
diseñados y edificados: el rito litúrgico. La gran mayoría de ellos, por el valor histórico y
cultural que representan han sido designados como patrimonio cultural nacional y/o
monumento histórico nacional. Sin embargo, esta designación ha considerado
exclusivamente las características físicas y arquitectónicas de la edificación, así como el
entorno en el que están dispuestos, pero no ha tomado en cuenta un valioso aporte implícito
e inmaterial en la edificación: su calidad sonora, la misma que es parte de la calidad estética
y funcional del templo y que conforma el Patrimonio Acústico.
El adobe es un material que, si bien se utiliza fundamental en países menos desarrollados
económicamente, está viviendo un auge en países ya desarrollados dada sus propiedades de
responsabilidad medioambiental y facilidad de fabricación. Es por ello, que los estudios e
investigaciones para caracterizar mecánicamente el material son cada vez más comunes,
puesto que, aunque es un material utilizado desde la Antigüedad, su comportamiento no ha
sido caracterizado al mismo nivel que otros materiales de construcción más recientemente
desarrollados en la historia, como pueden ser el hormigón o el acero. Logrado este objetivo,
se podrán mejorar las técnicas de construcción y garantizar la integridad de estructuras
fabricadas en adobe de modo que posean, por ejemplo, mejor comportamiento ante los
sismos. El objetivo fundamental de este ensayo es caracterizar el adobe como material de
construcción. La utilización de la tierra cruda como material de construcción es un hecho del
que se tiene constancia desde los mismos comienzos de la humanidad. Si bien el material
siguió siendo fundamentalmente el mismo, el paso de los siglos no fue en balde y el hombre
comenzó a mezclar la tierra cruda con fibras naturales, como la paja, obteniendo así un
material compuesto, más apto para su utilización en edificaciones. Desde aquel momento y
hasta la fecha, la tierra ha sido usada como material en las construcciones del hombre, dadas
sus numerosas características tanto en el proceso de fabricación, con la facilidad de
adquisición, puesta en obra y maleabilidad, como con posterioridad, con su gran capacidad
de aislamiento tanto acústico como térmico. Si nos referimos a los datos, podemos comprobar
que se trata de un material de actualidad, ya que el 30% de la población mundial vive en
construcciones de tierra. En algunas regiones del planeta desarrolladas, como son Francia o
Australia, esta cifra representa el 15% o 25% respectivamente de las viviendas del país en
algunas regiones, en contra de la imperante idea de que se trata de un material en completo
desuso que gobierna nuestra sociedad. El adobe es una de entre todas las diferentes técnicas
de construcción con tierra cruda, como puedan ser el tapial, la quincha, los bloques de tierra
comprimida. La construcción con adobe consiste en crear bloques macizos compuestos de
arena, arcilla, paja y barro que se dejan secar al sol y después se unirán mediante un mortero
para crear las construcciones. Es precisamente esta cualidad de ser diseñado a partir de
bloques lo que lo convierte en un material anisótropo debido a que, durante el proceso de
secado, simplemente por la acción de la fuerza de la gravedad la humedad del material tiende
a depositarse en las zonas inferiores, lo que provoca que el material pierda parte de su
capacidad resistente, tal y como demuestran diversos autores en sus estudios. Por lo tanto, no
es aconsejable construir con adobe en zonas con clima húmedo o alta densidad pluviométrica.
Junto con las propiedades de aislante térmico y acústico, las propiedades de bajo coste
económico y buen comportamiento medioambiental lo convierten en un material atractivo.

Según mencionamos anteriormente, el fácil acceso al material y su bajo coste, hacen que la
tierra cruda como material de construcción y, en concreto, el adobe como una de sus técnicas
más usadas sean muy utilizados en zonas del planeta especialmente vulnerables
económicamente. Actualmente la construcción de adobe se encuentra muy difundida en casi
toda América, África y en algunas zonas de Asia. Ésta es una de las claves de su elevada
importancia social: si no fuera por la tierra cruda o el adobe, muchas regiones del mundo,
desde los anales de la historia y hasta la actualidad, no podrían haber desarrollado
construcciones o viviendas, algunas de las cuales perduran hasta nuestros días. Es pues, el
empleo de la tierra cruda, una técnica constructiva que enlaza con las tradiciones locales
antiguas de prácticamente todos los lugares del mundo en donde se sigue empleando en la
actualidad. La expansión mundial del uso de tierra cruda en la construcción, aparte de las
áreas geográficas mencionadas anteriormente, abarca también otras zonas como Australia o
Groenlandia. A pesar de toda la importancia de la tierra cruda en la sociedad actual, su estudio
e investigación sigue siendo poco rentable para las grandes compañías constructoras del
mundo, por lo que son trabajos como el presente o investigaciones como las llevadas a cabo
por la Pontifica Universidad Católica de Perú, las cuales se han convertido en un referente
mundial, las que ayudan a poner en valor a la tierra cruda como material de construcción en
la sociedad actual y concienciar de la importancia de conocer el material para mejorar la
calidad de las construcciones que aún hoy en día se siguen haciendo en muchos lugares del
mundo y así mejorar la calidad de vida las personas que viven bajo ellas. Existen multitud de
ejemplos de construcción con adobe en muy diversas partes del mundo a lo largo de la
historia. Citaremos aquí solo algunos ejemplos. Algunas de las más antiguas ciudades del
neolítico del oriente medio ya utilizaban la tierra cruda como elemento constructivo. Entre
ellas cabe citar Çatal Huyuk, ciudad que se encontraba en la península de Anatolia y que
contaba con un tipo de urbanismo particular compuesto por casas fabricadas con adobe
apiñadas unas con otras sin dejar espacios que conformaran calles. En otras ciudades de
oriente medio donde se originaron las primeras civilizaciones con escritura conocidas,
también se utilizó el adobe como material de construcción. Ciudades como Ur, Uruk, Kish,
Lagash, asentadas junto o cerca de grandes ríos donde abundan las arcillas y la arena,
utilizaron con profusión este material. Muchos de las pirámides mesopotámicas de épocas
antiguas contaban con adobe en su estructura interna siendo el recubrimiento externo de
ladrillo. También en España y en el norte de África está documentado el uso de la tierra cruda
como elemento constructivo desde la más remota antigüedad.