Está en la página 1de 3

Animal que este activo de día o animales diurnos:

El término diurnalidad hace referencia a aquel animal que está activo durante
el día y descansa durante la noche.
Muchos grupos de animales incluyen especies diurnas al igual que
nocturnas: mamíferos, insectos, aves, etc.
Pavorreal

El cuerpo del pavo real mide de 1 a 2.5 metros de longitud y pesa entre 3 y 8.8
kilogramos. Habita las zonas boscosas húmedas.
El pavo real es un ave tranquila y puede ser domesticado; no obstante, si siente
amenaza se torna irritable. Es diurna, y su día es así: duerme en las noches sobre
los árboles y en grandes bandadas, y en la mañana despierta y se divide en
pequeños grupos para ir en busca de alimento. Al mediodía busca alguna fuente de
agua para beber, se acicala las plumas y se dispone a descansar. Al caer la tarde
vuelve a conseguir comida y bebida y próxima la noche, se sube a un árbol para
“preparar” su descanso nocturno.
La dieta de esta ave omnívora consiste en anfibios, reptiles, insectos pequeños,
plantas y algunas flores, de las que consume los pétalos.
Animal que este activo de noche o animales nocturnos:
Los animales nocturnos son más activos entre el atardecer y el amanecer.
Permanecen despiertos en las horas oscuras, y duermen cuando hay luz solar. Este
comportamiento tiene una o varias explicaciones, ya que, como se dice, “la
naturaleza es sabia”.
Sus instintos son más fuertes durante la noche, así que aprovechan los recursos
disponibles cuando se oculta el sol. Se han adaptado para depredar o reproducirse
cuando está oscuro.
El búho

Es uno de los animales nocturnos por excelencia. Anida en zonas boscosas, y cerca
de pueblos y ciudades. Durante el día, duerme en cuevas para protegerse de la luz.
Es un ave rapaz que se alimenta de pequeños mamíferos, reptiles, peces o
insectos. Su gran habilidad para camuflarse entre los árboles no es lo único
destacado: también cuenta con un buen oído y una vista perfecta.
¿Por qué las flores se cierran por la noche?
La alternancia del día y la noche hace que las flores abran o cierren sus pétalos.
Estos movimientos periódicos son conocidos por los botánicos con el nombre de
nictinastias.

La mayoría de las plantas cierran sus flores para proteger sus delicadas
estructuras sexuales de las condiciones adversas que aparecen cuando el sol se
oculta. Así, por ejemplo, el relente de la noche puede humedecer los granos de
polen, lo que provoca que germinen antes de la polinización. Generalmente, los
movimientos de apertura y cierre floral están propiciados por variaciones de la
temperatura ambiental (termonastia) y de la intensidad de la luz (fotonastia).