Está en la página 1de 6

SEMANA 2: LOS FEMINISMOS: UNA MIRADA DESDE LA HISTORIA

Lección 2.1. Los primeros feminismos

Tengan la más cordial bienvenida a la segunda semana del curso, “Introducción a las teorías
feministas”. Es un agrado poder compartir con ustedes los contenidos de este módulo, que hemos
nombrado: “Los feminismos: una mirada desde la historia”. En esta lección, abordaremos los primeros
antecedentes históricos del feminismo.

¿Qué se entiende por feminismo?

Cuando se habla de feminismo, son muchas las ideas que se vienen a la mente. Por un lado, se piensa
en las luchas de las mujeres en distintos momentos de la historia y en distintos países, por sus derechos.
Por otro, se relaciona con distintas corrientes de pensamiento y teorías que han tenido gran influencia
desde mediados del siglo XX, en los distintos ámbitos de la investigación y creación.

También están presentes las organizaciones de mujeres, con movimientos y distintas acciones, incluso
partidos políticos, como ocurrió en algún momento de la historia, exigiendo el reconocimiento de sus
derechos políticos y sociales. Como dijo la académica Victoria Sau en su Diccionario Ideológico
Feminista;

“Atareadas en hacer feminismo, las mujeres feministas no se han preocupado demasiado en


definirlo”.

Eso es lo que intentaremos hacer en estas clases.

¿Por qué se dice que el feminismo es lo opuesto al machismo?

Un error frecuente, es que se presenta al feminismo como la oposición al machismo, como si fueran
dos caras de una misma moneda. Esto es una equivocación profunda, porque el machismo es la expresión
cotidiana de comportamientos y actitudes sexistas, que buscan establecer y/o mantener la dominación
de los hombres sobre las mujeres y lo que ellas representan.

El feminismo, en tanto, busca terminar con el orden impuesto por el patriarcado, a través de mecanismos
culturales, políticos, ideológicos, económicos y sociales. De acuerdo a la académica Gerda Lerner, el
patriarcado es;

"la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños y
niñas de la familia, y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en
general".
¿Cómo se puede definir feminismo?

Vamos a tomar la definición de feminismo de Victoria Sau, catedrática de la Universidad de Barcelona:

"El feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo
XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de
la opresión, dominación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de
varones en el seno del patriarcado, bajo sus distintas fases históricas de modelo de
producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las
transformaciones de la sociedad que aquella requiera"

Esta definición propone una perspectiva histórica, ya que sitúa a finales del siglo XVIII el origen de este
movimiento social y político de las mujeres para su liberación. Afirma que la opresión, dominación y
explotación de las mujeres es realizada por los hombres en el orden patriarcal, impuesto en los distintos
modelos de producción que se han dado en la historia.

Destaca que el feminismo es la movilización y la acción de las mujeres para su liberación lo que implica
transformar la sociedad. Podemos agregar que se busca esta transformación profunda de la sociedad,
para terminar con el orden patriarcal y la dominación masculina.

En palabras de la gran teórica feminista chilena Julieta Kirkwood;

"el feminismo tiene por objeto desentrañar las raíces de la discriminación sexual, con el fin
de promover la modificación de las pautas culturales y sociales que la sustentan"

En ese sentido, dice Kirkwood;

"las feministas se plantearon la necesidad de desentrañar el contenido de la discriminación,


sus fundamentos, con el fin de descubrir cómo había operado esta idea hasta llegar a nuestros
días"

Tenemos que decir que el feminismo es pensamiento y práctica, que se va construyendo en la medida
en que las sociedades van cambiando. Por ejemplo, a comienzos del siglo XX las feministas luchaban
por el derecho a voto y el reconocimiento de sus derechos legales como trabajadoras. A mediados de
los 70’, la lucha feminista se relacionó con el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y la violencia
sexista. Hoy día, las luchas feministas reconocen la diversidad de miradas de las mujeres, sus realidades
y el fin del orden patriarcal.
¿Quiénes serían las primeras feministas?

La historia investigada y escrita por mujeres feministas ha permitido dar cuenta de los aportes de las
mujeres, siempre olvidadas o negadas en los relatos oficiales. La experiencia de muchas niñas y jóvenes
es que en sus textos de historia no aparecen mujeres o, si salen, son excepciones. Esto no es así, como
ha quedado demostrado, por ejemplo, en La Historia de las Mujeres de Georges Duby y Michelle
Perrot, que revisa desde la antigüedad clásica hasta Europa en el siglo XX. En el caso de Chile, podemos
ver el texto de Sonia Montecino; Mujeres chilenas. Fragmentos de una historia.

Son numerosas las mujeres que en distintas culturas, países y tiempos se rebelaron contra las normas
sociales que les impedían vivir en libertad y expresaron, de distintas formas, su deseo de autonomía.
Estos textos, hoy día, son considerados como pensamientos feministas.

Por ejemplo, Christine de Pizan, quien a principios del siglo XV escribió La Cité des Dames, (La Ciudad
de las Damas) para responder a una serie de obras filosóficas claramente misóginas. Lo interesante de
este texto es el enfoque que le da la autora; instala como protagonistas a las mujeres. Para ello, Christine
entra en diálogo con un grupo de damas (Razón, Derechura y Justicia) a quienes les reconoce autoridad,
y con quienes debate cómo se organizaría esta ciudad. Por otro lado, reescribe la historia de diosas,
santas, mártires y mujeres de su tiempo, desechando los juicios que los sabios de su época hacían sobre
las mujeres.

¿Por qué se relaciona el feminismo con la Revolución Francesa?

Existe consenso de que, con las ideas de la Ilustración y la Revolución Francesa, aparecen con nitidez
las demandas de derechos de las mujeres. Olympe de Gouges en 1791 publicó Los Derechos de la
Mujer y la Ciudadana, dos años después de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano,
proclamada por la Asamblea Constituyente.

Esta declaración parte con el siguiente preámbulo:

"Las madres, las hijas, las hermanas, representantes de la Nación, solicitan ser constituidas en Asamblea
Nacional. Considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas
causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han decidido exponer en una solemne
declaración los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer, con el fin de que esta declaración,
presente continuamente en la mente de todo el cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y deberes;
con el fin de que los actos de poder de las mujeres y los actos de poder de los hombres puedan ser
comparados en cualquier momento con el objetivo de toda institución política, y sean más respetados; con
el fin de que las reclamaciones de las ciudadanas, basadas en lo sucesivo sobre principios sencillos e
incontrovertibles, tiendan siempre hacia el mantenimiento de la Constitución, de las buenas costumbres y
de la felicidad de todos. En consecuencia, el sexo superior, tanto en belleza como en valor —como
demuestran los sufrimientos maternales—, reconoce y declara, en presencia y bajo los auspicios del Ser
Supremo, los siguientes Derechos de la Mujer y de la Ciudadana."
En 1791 se publicó en Inglaterra otro texto importante para la construcción de los pensamientos
feministas; Una Vindicación de los derechos de la mujer de Mary Wollstonecraft. En él se señala que:

“Las desigualdades entre los hombres y las mujeres son tan arbitrarias como las referidas al
rango, la clase o los privilegios; todas aquellas que el racionalismo ilustrado había criticado
e identificado”.

Para esta autora, las mujeres viviríamos engañadas, y seríamos educadas para creer que nuestra
subordinación en los distintos espacios de la vida social es una prueba de amor;

"En todas partes, las mujeres están en este deplorable estado; porque con el fin de preservar
su inocencia, como es cortésmente denominada la ignorancia, se les oculta la verdad y se les
obliga a adoptar un carácter artificial antes de que sus facultades hayan adquirido fuerza.
Enseñadas desde la infancia que la belleza es el cetro de una mujer, la mente se conforma
con el cuerpo y, vagando por su jaula de oro, sólo intenta adorar su cárcel."

Wollstonecraft reclama, entonces, el derecho a la educación de las mujeres y su participación en la vida


pública asegurando, además, su independencia económica.

La idea de igualdad de derechos que promovió el pensamiento ilustrado va a transformarse en el


fundamento que movilizará a las mujeres en los años siguientes. Sin embargo, pronto quedará claro que
la igualdad de derechos no las incluye.

¿Cuál es la relación entre feminismo y socialismo?

Como sabemos, la Revolución Industrial en Europa generó profundos cambios sociales. Ante la pobreza
y la explotación, surgieron los pensadores socialistas y las organizaciones obreras, primero constituidas
en sindicatos y luego en partidos, promoviendo una sociedad más justa y un cambio del sistema
económico.

Las mujeres también participaron de este momento histórico. Una de ellas fue Flora Tristán, hija de un
peruano y una francesa, trabajadora y autodidacta, ligada a los primeros pensadores socialistas. Ella unió
las reivindicaciones de las mujeres con las demandas obreras. En 1842 publicó La Unión Obrera que,
como dice su título, llamaba a la unión de las trabajadoras y trabajadores para salir de su situación de
explotación. Para Flora Tristán;

“Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha
hecho de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer [...] la mujer es la proletaria
del proletariado [...] hasta el más oprimido de los hombres quiere oprimir a otro ser: su mujer.”
¿Qué pasó con el feminismo y los socialismos reales?

Otras mujeres seguirán esta misma lucha, cuestionando a los partidos y movimientos que hoy
llamaríamos de izquierda o progresistas, respecto de que las reivindicaciones de las mujeres son
igualmente importantes como las reivindicaciones de clase.

Por ejemplo, Alexandra Kollontai a comienzos del siglo XX, se alejó de los postulados de Engels sobre
el origen de la opresión de las mujeres en la propiedad privada. Dijo;

"Muchos piensan que la esclavitud de las mujeres, su carencia de derechos, nació con el establecimiento de
la propiedad privada. Esta actitud es errónea. La propiedad privada sólo contribuyó a esclavizar a las
mujeres en lugares en que la mujer había perdido de hecho su importancia, en la producción por la creciente
división del trabajo (…) La esclavitud de las mujeres está relacionada con el momento de la división del
trabajo según sexo, cuando el trabajo productivo cae al lote del hombre y el trabajo secundario al lote de
la mujer."

A juicio de Kollontay, el problema radica en la familia:

“Es bien conocida la importancia que tiene para la auténtica emancipación de la mujer la solución de este
problema ardiente y complejo. La aspiración de las mujeres a la igualdad de derechos no puede verse
plenamente satisfecha mediante la lucha por la emancipación política, la obtención de un doctorado u
otros títulos académicos, o un salario igual ante el mismo trabajo. Para llegar a ser verdaderamente libre,
la mujer debe desprenderse de las cadenas que le arroja encima la forma actual, trasnochada y opresiva
de la familia. Para la mujer, la solución del problema familiar no es menos importante que la conquista de
la igualdad política y el establecimiento de su plena independencia económica (…) Las formas actuales,
establecidas por la ley y la costumbre de la estructura familiar, hacen que la mujer esté oprimida no sólo
como persona sino también como esposa y como madre. En la mayor parte de los países civilizados, el
código civil coloca a la mujer en una situación de mayor o menor dependencia del hombre, y concede al
marido, además del derecho de disponer de los bienes de su mujer, el de reinar sobre ella moral y
físicamente."

Como vemos, se fue configurando a lo largo de la historia una serie de planteamientos teóricos que
parten del reconocimiento de la opresión de las mujeres, y que la causa de dicha opresión es la estructura
patriarcal de la familia.

Para citar este material educativo:


Muñoz, Carolina (2019) “Los primeros feminismos”, material del curso
“Introducción a las teorías feministas”, impartido en UAbierta, Universidad
de Chile.