Está en la página 1de 254

1

2
Moderadoras
Magdys83 & Mona

Traductoras Correctoras
Axcia Caronin84
Brisamar58 Clau
Carosole
Crys
Cjuli2516zc
Gerald
Gigi Kath
Kath Fatima85
Magdys83
María Clio_88
Mona
Mimi
Neera
Nelly Vanessa
Valen Drtner

Revisión final
Fatima85

Diseño
Kyda
3
Sinopsis Capítulo 22
Capítulo 1 Capítulo 11
Capítulo 23
Capítulo 2 Capítulo 12
Capítulo 24
Capítulo 3 Capítulo 13 Capítulo 25

Capítulo 4 Capítulo 14 Capítulo 26


Capítulo 27
Capítulo 5 Capítulo 15
Capítulo 28
Capítulo 6 Capítulo 16 Capítulo 29
Capítulo 30
Capítulo 7 Capítulo 17
Capítulo 18 Capítulo 31
Capítulo 8
Capítulo 19 Capítulo 32
Capítulo 9 Capítulo 33
Capítulo 20
Capítulo 21 Sobre los
Capítulo 10
autores
4
Comenzó como cualquier otra mañana en el tren.
Hasta que me quedé hipnotizada por el tipo sentado al otro lado del
pasillo.
Estaba gritándole a alguien en su teléfono como si gobernara el mundo.
¿Quién se pensaba que era ese arrogante trajeado... Dios?
En realidad, parecía un Dios. Eso fue todo.
Cuando llegó su parada, se levantó de repente y se fue. Tan rápido que
dejó caer su teléfono al salir.
Puede que lo haya levantado.
Puede que haya visto todas sus fotos y haber llamado algunos de sus
números.
Puede que me haya aferrado al teléfono del misterioso hombre durante
días... hasta que finalmente tuve el coraje para devolverlo.
Cuando llevé mi trasero a través de la ciudad a su compañía de lujo, se
negó a verme.
Así que, dejé el teléfono en el escritorio vacío fuera de la oficina del
imbécil arrogante.
Sin embargo, puede que haya dejado una imagen sucia en el celular.
No esperaba que él respondiera el texto.
No esperaba que nuestros intercambios fueran calientes como el
infierno.
No esperaba enamorarme de él… Todo antes que nos conociéramos.
No podríamos ser más diferentes.
Sin embargo, sabes lo que dicen sobre los opuestos.
Cuando finalmente nos encontramos cara a cara, descubrimos que los
opuestos a veces hacen más que atraerse, nos consumimos el uno al otro.
Nada podría haberme preparado para el paseo al que me llevó. Y,
ciertamente, no estaba preparada para el lugar en que terminaría cuando el
paseo llegara a su fin.
Todas las cosas buenas deben llegar a su fin, ¿verdad?
Excepto que nuestro final era uno que no vi venir.
5
Soraya

use mi pie derecho dentro del tren y me quedé inmóvil al verlo en el


vagón.
¡Mierda!
Estaba sentado frente mi asiento habitual. Retrocedí.
—¡Oye, mira por dónde vas! —Un hombre trajeado apartó su café,
apenas manteniéndolo derecho mientras retrocedí del tercer vagón sin mirar
y me estrellé contra él—. ¿Qué demonios?
—¡Lo siento! —ofrecí una rápida disculpa y seguí avanzando,
agachándome bajo las ventanas del tren mientras corría por la plataforma
un par de vagones más allá. Las pequeñas luces al lado de cada puerta
empezaron a destellar en rojo y un fuerte timbré sonó indicando que el tren
estaba por salir. Salté en el vagón siete justo cuando las puertas empezaron
a cerrarse.
Me tomó todo un minuto recuperar el aliento tras correr a lo largo de
cuatro vagones. Mi trasero definitivamente necesitaba regresar al gimnasio.
Encontré un sitio orientando en dirección a la marcha, sentándome al lado
de alguien en lugar de ocupar alguno de la media docena de asientos vacíos
en contramarcha. El hombre bajó su diario mientras me acomodaba a su
lado.
—Lo siento —dije—. No puedo viajar hacia atrás. —Los dos asientos
frente a él estaban vacíos. La norma apropiada para el tren habría sido
tomar uno de esos, pero supuse que él prefería un asiento cómodo para
vomitar.
Sonrió.
—Tampoco yo.
Colocándome mis audífonos, solté un suspiro de alivio y cerré mis ojos
mientras el tren empezaba a moverse. Un minuto después, hubo un ligero
golpecito en mi hombro. El pasajero a mi lado apuntó al hombre de pie en
el pasillo.
A regañadientes me saqué un audífono.
—Soraya. Pensé que eras tú.
6

Esa voz.
—Ehh… hola. —¿Cómo demonios se llamaba? Oh, espera… ¿cómo pude
olvidarlo? Mitch. El estridente Mitch. Todavía no le hablaba a mi hermana
por ese desastre. La. Peor. Cita. A. Ciegas. Del. Mundo—. ¿Cómo estás,
Mitch?
—Bien, de hecho, genial ahora que me encontré contigo. Traté de
contactarte un par de veces. Debí apuntar mal tu número, porque nunca
respondiste mis mensajes.
Sí. Eso era.
Se rascaba su entrepierna a través de los pantalones. Casi me había
olvidado de esa pequeña joya. Probablemente era un hábito nervioso, pero
cada vez que lo hacía, mis ojos seguían su mano y era lo único que podía
hacer para no estallar en carcajadas. El estridente Mitch con el picor 1.
Gracias, hermanita.
Se aclaró la garganta.
—¿Tal vez podamos tomarnos un café esta mañana?
El hombre a mi lado bajó su diario otra vez y miró de Mitch a mí.
Simplemente no podía ser mala con el pobre chico; era amable.
—Hmm. —Coloqué mi mano en el hombro del trajeado a mi lado—. No
puedo. Este es mi novio, Danny. Regresamos hace una semana. ¿Verdad,
cariño?
El rostro de Mitch cayó.
—Oh. Ya veo.
El falso Danny se unió. Colocó su mano sobre mi rodilla.
—No comparto, amiguito. Así que ve a dar una vuelta.
—No tienes que ser tan grosero, Danny. —Miré al tipo.
—Eso no fue grosero, cariño. Esto sería grosero. —Antes de que pudiera
detenerlo, sus labios estaban sobre los míos. Y no fue un rápido besito
tampoco. Su lengua no perdió tiempo en abrirse paso en mi boca. Empujé
con fuerza su pecho, apartándolo de mí.
Me limpié la boca con el dorso de la mano.
—Lo siento, Mitch.
—Está bien. Ehh… lamento haber interrumpido. Cuídate, Soraya.
—Tú también, Mitch.
Al segundo en que estuvo fuera del alcance del oído, le fruncí el ceño al
falso Danny.
—¿Por qué demonios llegaste tan lejos, imbécil?
7

1 En inglés es: High pitch Mitch with the Itch. Es un juego de palabras que rima donde
hight pitch es un ruido estridente e itch significa picor.
—¿Imbécil? Hace dos minutos era cariño. Decídete, cariño.
—Tienes pelotas.
Me ignoró, metiendo la mano en el bolsillo interior de la chaqueta de
su traje para agarrar su teléfono vibrando.
—Es mi esposa. ¿Puedes guardar silencio un minuto?
—¿Tu esposa? ¿Estás casado? —Me levanté—. Dios, de verdad eres un
imbécil.
Sus piernas estaban estiradas y no las movió para dejarme salir, así
que pasé por encima. Mientras se llevaba el teléfono a su oído, lo agarré de
su mano y hablé al micrófono sin escuchar.
—Tu esposo es un gran imbécil.
Lo volví a arrojar en su regazo y me alejé en la dirección opuesta por la
que Mitch había desaparecido.
Y apenas es el maldito lunes.
Esta clase de mierda era la historia de mi vida. Caminando entre malas
citas y hombres que resultaban estar casados.
Me abrí paso a otro vagón para no tener que ver ni a “Danny” ni a Mitch
de nuevo.
Para mi disfrute, este vagón no estaba lleno y había un asiento vacío
orientado al frente. Mi tensión arterial de inmediato disminuyó cuando me
senté. Cerré los ojos por un momento y dejé que el movimiento mecedor del
tren me calmara.
La ronca voz de un hombre interrumpió mi serenidad.
—Maldita sea, solo haz tu trabajo, Alan. Haz. Tu. Trabajo. ¿Es
demasiado pedir eso? ¿Por qué te estoy pagando si debo encargarme de
detalle de cada maldita cosa? ¡Tus preguntas no tienen sentido! Averígualo
y después llámame, cuando tengas una solución que valga la pena. No tengo
tiempo para preguntas estúpidas. Mi perro probablemente podría salir con
algo mucho más inteligente que lo acabas de proponer.
Qué Imbécil.
Cuando alcé la mirada para obtener un vistazo del rostro del que
provenía la voz, no pude evitar reírme. Por supuesto. ¡Por supuesto! No era
de extrañar que creyera que podía joder con todo el mundo. Con una
apariencia como esa, la gente probablemente caía de rodillas delante de él
todo el tiempo, tanto literal como figuradamente. Era precioso. Más allá de
precioso, apestando a poder y dinero. Puse mis ojos en blanco… pero no
pude apartar la mirada.
Este tipo estaba usando una camisa ajustada a rayas que hacía fácil
8

adivinar la escultural silueta debajo. Su chaqueta azul marino de aspecto


caro estaba colocada en su regazo. Los zapatos negros de vestir en sus
grandes pies parecían recién abrillantados. Era totalmente uno de esos tipos
que dejaba que otros limpiaran sus zapatos en el aeropuerto mientras
evitaba hacer contacto visual con ellos. Su accesorio más notable, sin
embargo, era la mirada de furia en su perfecto rostro.
Ya no estaba hablando, ahora parecía como si alguien hubiera
arruinado su mejor día. Una vena estaba sobresaliendo en su cuello. Pasó
una mano por su cabello oscuro con frustración. Síp. Cambiarse a este
vagón definitivamente fue una buena decisión solo por ver al bombón. El
hecho de que pareciera tan ajeno a lo que le rodeaba hacía más fácil mirarlo.
Era jodidamente sexy cuando estaba molesto. Algo me decía que siempre
estaba molesto. Era como un león… el tipo de especies que es mejor admirar
de lejos, ya que cualquier contacto podría llevar a un daño irreparable.
Sus mangas estaban dobladas, mostrando un gran y costoso reloj en
su muñeca derecha. Con esa expresión amargada, miraba por la ventana
mientras jugueteaba con él, girándolo. Parecía un hábito nervioso, lo cual
era irónico considerando que seguramente era él quien ponía a la gente
nerviosa.
Su teléfono sonó de nuevo.
Contestó.
—¿Qué?
Su voz era del tipo ronco barítono que siempre me golpeaba
directamente entre las piernas. Estaba atraída por las voces sexys y
profundas. En realidad, era raro que la voz, de hecho, encajara con el
hombre también.
Sosteniendo el teléfono en su mano derecha, usó la otra para continuar
jugando con el metal de su reloj.
Clic, clac, clic.
—Simplemente tendrá que esperar —espetó.
»La respuesta es, que estaré ahí cuando llegué.
»¿Qué parte de eso no está claro, Laura?
»¿Tu nombre no es Laura? ¿Cuál es entonces?
»Bien… Linda… dile que reprograme la cita si no puede esperar.
Después de colgar, murmuró algo en voz baja.
La gente como él me fascinaba. Sentían que eran los dueños del mundo
solo porque habían sido bendecidos por la genética o se les daban
oportunidades que los ponían en la cima financiera. No estaba usando una
alianza. Apuesto que su día consistía en nada más que actividades de su
propio interés. Un costoso café espresso, trabajar, comer en restaurantes
9
lujosos, sexo sin amor… repetir. Tal vez abrillantar zapatos y un partido de
raquetbol2 en medio.
Apostaba a que también era egoísta en la cama. No es que yo lo hubiera
echado de ella, pero, aun así. No podía decir que alguna vez hubiera estado
con un tipo tan poderoso como éste, así que no sabía por experiencia cómo
se trasladaba eso al dormitorio. La mayoría de los tipos con los que había
salido eran artistas muertos de hambre, hípsters o ecologistas. Mi vida
estaba lejos de ser Sexo en la Ciudad3. Era más como Sexo con Lástima. O
Sexo de Mierda. Supongo que no jugaré a ser Carrie con el Sr. Big4 de este
tipo por un día, sin embargo. O Sr. Gran Imbécil en este caso.
Absolutamente.
Un defecto en esta pequeña fantasía mía: definitivamente yo no era del
tipo de este hombre. Probablemente le gustaban las sumisas rubias,
pequeñas y de la alta sociedad, no las chicas italianas curvilíneas de
Bensonhurst con una actitud sarcástica y un cabello multicolor. Mis largos
y negros rizos caían hasta mi espalda baja. Me veía como un cruce entre
Elvira y Pocahontas con un trasero grande. Las puntas de mi cabello
estaban teñidas de un color diferente cada par de semanas dependiendo de
mi estado de ánimo. Esta semana era azul real, lo cual quería decir que las
cosas iban bastante bien. Rojo era cuando debías quedarte lejos de mi
camino.
Mis pensamientos al azar fueron interrumpidos por el chillido del tren
deteniéndose. De repente, el Sr. Gran Imbécil se levantó, una nube de
costosa colonia saturando el aire a su paso. Incluso su aroma era
ofensivamente sexy y dominante. Se apresuró a salir por la puerta, la cual
se cerró tras él.
Se fue. Eso fue todo. Se terminó el espectáculo. Bueno, fue divertido
mientras duró.
Mi parada era la siguiente, así que caminé a la misma puerta por la
que acababa de salir. Mi pie golpeó algo que se sentía como un disco de
hockey, haciéndome bajar la mirada.
Mi corazón comenzó a latir más rápido. El Sr. Gran Imbécil había
aparentemente dejado una pieza suya atrás.
Dejó caer su teléfono.
¡Su jodido teléfono!

2 El raquetbol es un deporte que se juega en una pista totalmente cerrada con cuatro
paredes y techo. Es muy parecido al squash y está reconocido por el Comité Olímpico
Internacional.
10

3 Sexo en la Ciudad, también conocido como Sexo en Nueva York (España), es una serie

estadounidense basada en el libro del mismo nombre escrito por Candace Bushnell.
4 Personaje de la serie Sexo en la Ciudad. Big significa gran o grande, de ahí el juego de

palabras con el mote de Graham.


Había salido del tren tan rápido, que debió habérsele deslizado de la
mano. Yo aparentemente había estado tan ocupada admirando su jugoso
trasero, abrazado por los pantalones, para darme cuenta. Levantando el
iPhone, se sintió caliente en mis manos. La funda olía a él. Quise olisquear
más cerca, me contuve.
Me cubrí la boca y miré alrededor. Si mi vida fuera un programa de
televisión, la pista de risas hubiera sido insertada ahora mismo. Nadie
estaba mirándome. A nadie parecía importarle que tuviera el teléfono del Sr.
Pantalones Elegantes.
¿Qué iba a hacer con esto?
Metiéndolo dentro de mi bolso con estampado de leopardo, sentí como
si estuviera albergando una bomba mientras salía de la estación hacia la
soleada acera de Manhattan. Podía sentir el teléfono vibrando con
notificaciones de mensajes y sonó al menos una vez. No estaba preparada
para tocarlo de nuevo hasta que no tuviera mi café.
Después de detenerme en mi vendedor callejero habitual, me tomé mi
taza de café mientras caminaba las dos cuadras al trabajo. En este día en
particular, iba tarde, así que decidí renunciar a descubrir la vida del Sr.
Gran Imbécil hasta después del almuerzo.
Cuando llegué a mi escritorio, saqué el teléfono y me di cuenta de que
la batería estaba en rojo, así que lo conecté a mi cargador. Mi puesto como
asistente de una legendaria columnista de consejos no era ciertamente el
trabajo de mis sueños, pero pagaba las facturas. Ida Goldman era la dueña
de Pregunta a Ida, una columna diaria que había durado años. Ida había
intentado prepararme últimamente, pidiéndome probar mi mano
escribiendo algunas de las respuestas. Las críticas elegidas eran publicadas
en el diario mientras las respuestas a las otras eran publicadas en el sitio
web de Ida. Parte de mi trabajo era publicar las preguntas que llegaban y
decidir cuáles de estas le pasaba a mi jefa.
Mientras los consejos de Ida siempre eran sensibles y políticamente
correctos, mi forma de hacer las cosas tendía a ser más directa, básicamente
cortando las tonterías. Como resultado, ella en realidad nunca publicaba
mis respuestas. Ocasionalmente, no podía resistirme a responsabilizarme
de responder a algunas de las preguntas que no pasaban el corte; las que
habrían terminado en la basura de todos modos. Algunas de estas personas
necesitaban una pista y sentía que era poco solidario ignorar sus suplicas
por ayuda.

Recientemente descubrí que mi esposo tiene una reserva de porno.


¿Qué hago?
11

—Trisha, Queens.
¡Vamos! Invierte en un buen vibrador. Asegúrate de poner todo de la
forma en que estaba después de que tengas tu gran final mientras él está en
el trabajo.

Me emborraché en una fiesta y besé al novio de mi mejor amiga.


Ahora no puedo dejar de pensar en él. Me siento horrible, pero creo que
es probable que me esté enamorando. ¿Alguna palabra de sabiduría?
—Dana, Long Island.

Sí. Eres una zorra. ¡Te veo el próximo martes, Dana!

Mi novio me pidió hace poco que me casara con él. Dije que sí. Es
el hombre más dulce y amable que he conocido. El problema es, que el
diamante que me dio era más pequeño de lo que había esperado. De
verdad no quiero lastimar sus sentimientos. Necesito saber una forma
educada de expresarle mi decepción.
—Lori, Manhattan.

Dios tiene el mismo dilema cuando se trata de ti, cariño. PD: Cuando tu
prometido deje tu trasero egoísta, dale mi número.

Responder un par de correos de una forma honesta y directa siempre


parecía darme la energía que necesitaba para empezar el día. La mañana
pasó rápidamente. Para el mediodía, el teléfono del Sr. Gran Imbécil estaba
completamente cargado, así que me lo llevé al cuarto de descanso. Había
ordenado comida thai para las dos.
Después de terminar el almuerzo, Ida salió de la habitación, dándome
unos diez minutos de privacidad para husmear el teléfono. Por suerte, no
estaba protegido con contraseña. Primera parada: fotos. No había
demasiadas, y si pensaba que iba a conseguir pistas sobre quién era este
tipo basándome en las fotos en su galería, tendría que pensar en otra cosa.
La primera foto era un pequeño y esponjoso perro blanco. Parecía una
especie de terrier. La siguiente era de las tetas desnudas de una mujer con
una botella de champán en el centro. Eran pálidas, perfectamente
redondeadas y totalmente falsas. Qué asco. Luego había más fotos de un
pequeño perro seguidas de una foto tomada de un grupo de mujeres
mayores que parecían estar en clase de jazzercise5. ¿Qué demonios? No pude
evitar reírme a carcajadas. La foto era una selfie suya y de una mujer mayor.
12

Estaba vestido más casual, su cabello un poco despeinado y, de hecho,

5 Ejercicios que mezclan aeróbicos y baile.


estaba sonriendo. Se veía increíblemente apuesto en esa foto. Era difícil
creer que fuera el mismo tipo estirado del tren, pero el hermoso rostro
confirmaba que lo era.
Cinco minutos más hasta que tuviera que volver a mi escritorio. No
había una cuenta de correo vinculada al teléfono, así que, en cambio, abrí
sus contactos y decidí llamar al primero nombre en la lista: Avery.

—Bueno, bueno. Graham Morgan. Ha pasado mucho tiempo. ¿Qué


pasó? ¿Has acabado de repasar el alfabeto y ahora estás empezando de
nuevo? Recuerdas que no era uno de tus juguetes, ¿verdad? —Escuché el
estallido de un claxon y el tráfico de fondo, seguido por la puerta de un auto
cerrándose que ahogó los sonidos de la ciudad—. Al edificio, Langston. Y no
vaya por el parque. Los cerezos están floreciendo y no necesito la piel
hinchada antes de mi reunión. —Terminó de gruñirle al conductor y recordó
que estaba al teléfono—. Así que, ¿qué pasa, Graham?
—Mmmm. Hola. No soy Graham, de hecho. Mi nombre es Soraya.
—¿Sor… qué?
—So-ra-ya. Es princesa en persa. Aunque no soy persa. Mi padre solo
pensó…
—Cualquiera que sea tu nombre, dime lo que quieres y por qué estás
robándome tiempo valioso. ¿Y por qué me llamas del teléfono de Graham
Morgan?
Graham Morgan. Incluso el jodido nombre era sexy. Me lo imaginaba.
—En realidad, encontré este teléfono en el tren. Estoy muy segura de
que pertenece a un hombre que vi esta mañana. ¿A finales de los veinte, tal
vez? Cabello negro, un poco largo para el tipo que lleva trajes, rizado en las
puntas. Estaba usando un traje azul. Tenía un gran reloj.
—¿Precioso, arrogante y enojado?
Me reí un poco.
—Sí, era ese.
—Su nombre Graham Morgan y sé justo dónde deberías llevar el
teléfono.
Tomé un bolígrafo de mi bolso.
—Bien.
—¿Estás cerca de la línea de tren 1?
—No estoy lejos.
13

—Bien. Bueno, toma el 1 y ve hasta el centro. Pasa Rector Street y


bájate en la terminal sur del Ferry.
—Bien. Puedo hacerlo.
—Una vez te bajas. Ve a la derecha por Whitehall y luego a la izquierda
en South Street.
Conocía la zona e intenté visualizar los edificios alrededor. Era un
vecindario bastante comercial.
—¿No me llevará esto por Río Este?
—Exactamente. Arroja el teléfono de ese imbécil dentro y olvida de que
alguna vez viste al hombre.
La línea de teléfono quedo muerta. Bueno, eso fue interesante.
14
Soraya
abía planeado devolver el teléfono esa mañana.
No, de verdad. Así es.
Entonces de nuevo, también planeé terminar la universidad. Y viajar
por el mundo. Por desgracia, lo más lejos que me había aventurado fuera de
la ciudad durante el último año, fue cuando mi maleducado trasero
accidentalmente se quedó dormido en el tren a Path y terminó en Hoboken.
El teléfono estaba oculto con seguridad en el compartimiento lateral de
mi bolso, me senté en el vagón siete, una hilera atrás y diagonalmente al
otro lado de Mr. Gran Imbécil, robando miradas de soslayo mientras leía The
Wall Street Journal. Necesitaba más tiempo para estudiar al león. Las
criaturas en el zoológico siempre me fascinaron, especialmente la forma en
que interactuaban con los humanos.
Una mujer abordó en la siguiente parada y se sentó directamente frente
a Graham. Era joven, y la longitud de su falda bordeada lo inapropiado. Sus
piernas bronceadas estaban torneadas, desnudas y sexys, incluso mis ojos
se demoraron un momento. Sin embargo, el león nunca se movió. Ni siquiera
pareció realmente notarla mientras alternaba entre leer y hacer clic sin
pensar en su gran reloj. Sinceramente, habría pensado que era más de putas
que eso.
Cuando llegó su parada, tomé la decisión de devolverle el teléfono. O
quizás mañana. Un día más no importaría. Por el resto de mi viaje, volví a
través de sus fotos. Solo que esta vez, las estudié, prestando mucha atención
a los detalles del fondo, más que al sujeto focal.
La foto de él y de la anciana fue tomada delante de una chimenea. No
lo había notado antes. La chimenea estaba revestida con una docena de
marcos. Enfoque el marco que estaba menos pixelado. Era de un niño y una
mujer. El chico tenía unos ocho o nueve años y llevaba un uniforme de algún
tipo. La mujer, al menos creía que era una mujer, tenía algo parecido a un
corte de cabello al rape. El chico podría haber sido Graham, pero no podía
estar segura. Casi perdí mi parada enfocando en lo que resultó ser un
cartero en la parte de atrás de otra foto. ¿Qué demonios estaba haciendo?
Me detuve en mi camión de café habitual y ordené.
15

—Tomaré un latte grande de vainilla, helado, sin azúcar y con leche de


soja.
Anil sacudió la cabeza y rió entre dientes. De vez en cuando, cuando él
tenía una fila llena de mujeres que parecía que se habían perdido tratando
de encontrar un Starbucks, pedía algo ridículo. En voz alta. Por lo general,
por lo menos conseguía que uno creyese que Anil's Halal Meat servía bebidas
elaboradas. Básicamente, tenías cuatro opciones: negro, con leche, azúcar,
o ir a algún otro lado. Él ni siquiera ofrecía edulcorante. Dejando caer mi
dinero en la taza, me entregó mi habitual café negro, y me reí mientras me
alejaba oyendo a una mujer preguntar si hacía Frappuccinos.
Cuando llegué a la oficina, Ida estaba de un humor particularmente
rancio. Jodidamente impresionante. El mundo entero pensaba que
Pregúntale a Ida era una amada institución americana, solo unos pocos
sabían la verdad. La mujer que incursionaba dando dosis de consejos
azucarados conseguía su felicidad de molestar a la gente y siendo mezquina.
—Encuentra un número del Hotel Celestine. —Fue su saludo.
Encendí la torre de la vieja computadora de escritorio en la que me
hacía trabajar. El internet en mi teléfono era mucho más rápido, pero no iba
a usar mis datos solo porque ella se negara a entrar en el siglo XXI. Cinco
minutos más tarde, le llevé el número a su oficina.
—Aquí tienes. ¿Quieres que te haga una reserva?
—Saca la carpeta de viajes del archivador.
Se la entregué y esperé, dado que nunca contestó mi pregunta. Ida
cruzó el abultado archivo hasta que encontró una pequeña tarjeta doblada
del tipo de las que te da el hotel con el nombre de la criada. Lo leyó y luego
me lo mostró.
—Llama al hotel. Diles que Margaritte no sabe cómo limpiar una
habitación. Que la última vez que me quedé en la Celestine, la alfombra no
estaba correctamente aspirada, y había pelos negros en la pared en la
ducha.
—Bien…
—Menciona a Margaritte por su nombre y que específicamente quiero
una habitación aseada por alguien más. Luego pide un descuento.
—¿Y si no dan descuento?
—Entonces, reserva la habitación de todos modos. Mi habitación
estaba perfectamente limpia la última vez.
—¿Quieres decir que la alfombra y la ducha no estaban sucias?
Dejó escapar un suspiro exasperado como si estuviera agotando su
paciencia.
—Las tarifas de las habitaciones son un atraco. No voy a pagar 400
16

dólares por noche.


—Así que, en su lugar, ¿quieres que alguien sea despedido?
Levantó una gruesa y dibujada ceja.
—¿Quieres ser tú?
Sí. Esta perra debería estar dando consejos sobre moralidad.

Afortunadamente para mí, era miércoles: el día en que Ida se reunía


con su editor cada semana. Por lo tanto, al menos, solo tuve que soportarla
durante medio día antes de que me dejara con una larga lista de tareas
pendientes:
—Ordenar nuevas tarjetas de visita. (Hazlas menos coloridas esta vez,
yo manejo un negocio, no un circo).
—Actualizar el blog. (La carpeta amarilla tiene cartas y respuestas
diarias, no improvises mientras escribes. Pregúntale a Ida NO sugiere hacerlo
al estilo perrito para animar a tu novio, que acaba de perder a su amado
terrier Jack Russell).
—Introduce las facturas en la carpeta azul de Contabilidad Rápida.
(Toma todos los descuentos, incluso si pasó la fecha).
—Envía los contratos a Lawrence para su revisión.
No había órdenes en ésta. Me di cuenta del porqué poco después. Había
escrito a través de cada página del documento con un marcador naranja
brillante. Ridículo. Inaceptable.
—Recoge la limpieza en seco. (El ticket está en mi escritorio, no le pagues
si la marca en la manga izquierda de mi chaqueta mohair no salió.)
¿Qué diablos era un mohair de todos modos?
—Entrega de Speedy Printing esta tarde. (No hay propina. Llegó diez
minutos tarde otra vez la semana pasada.)
La lista seguía sin cesar. Tuve que aguantarme para no escanearlo y
publicarlo en el blog bajo la última respuesta que dio a un empleado que
estaba teniendo problemas con su jefe. En vez de eso, empecé a subir la
música (Ida no permitía música en el lugar de trabajo), le di propina al
encargado de la entrega de la impresora, un billete de veinte dólares y tomé
un descanso de una hora con mis pies descalzos sobre el escritorio para
jugar con el teléfono de Mr. Gran Imbécil un poco más. Mirando mis dedos
en movimiento, admiré la última obra de Tig, dos plumas tatuadas en la
parte superior de mi pie derecho que colgaban de una pulsera de tobillo de
cuero. Muy Pocahontas. Necesitaba parar en la tienda para que pudiera
tomarle una foto para su pared, ahora que la hinchazón había bajado.
Estaba casi en mi límite de uso de datos del mes, por lo que metí a
17

Graham Morgan en Google en su teléfono. Me sorprendió cuando la


búsqueda devolvió más de mil resultados. El primero fue el sitio web de su
empresa: Morgan Financial Holdings. Hice clic en el enlace. Era un sitio web
corporativo típico, todo muy estéril y práctico. La lista de las tenencias era
una página larga, todo desde propiedades inmobiliarias hasta una firma de
inversión financiera. El sitio apestaba a dinero viejo. Apostaría a que papi
todavía tenía una gran oficina de esquina y la visitaba cada viernes después
del golf. El tema común del sitio también parecía resumir la ocupación de la
empresa, gestión de patrimonios. Los ricos se hacen más ricos. ¿Quién
estaba administrando mis activos? Oh espera. Está bien. No tenía ninguno.
A menos que hayas contado mi gran estante. Y en realidad tampoco tenía a
nadie manejando eso.
Hice clic en la pestaña Acerca de, y mi mandíbula se abrió. La primera
foto era del propio Adonis, Graham J. Morgan. El tipo era realmente
precioso. Una fuerte nariz, mandíbula cincelada y ojos del color del
chocolate fundido. Algo me dijo que podría tener ascendencia griega. Me
lamí los labios. Maldita sea. Debajo, leí su biografía. Veintinueve, Summa
Cum Laude en Wharton, soltero, bla, bla, bla. La única cosa que me
sorprendió fue la última frase: El Sr. Morgan fundó Morgan Financial
Holdings hace solo ocho años, sin embargo, su diversa cartera de clientes
compite con las empresas de inversión más antiguas y prestigiosas de la
ciudad de Nueva York. Supongo que estaba equivocada acerca de papi.
Después de limpiar la baba del teclado, me mudé a la pestaña Equipo.
Mostraba treinta directores y gerentes diferentes. Había un tema común allí,
también. Sobre educados y frunciendo el ceño. Excepto por un solo renegado
que se atrevió a sonreír para su foto corporativa. Ben Schilling, que
aparentemente era un gerente de marketing. Aburrida con la vida
corporativa, pero reacia para volver a mi lista de tareas pendientes, recorrí
los contactos de Graham de nuevo. Pasé por encima del nombre de Avery y
me pregunté si solo eran mujeres a las que el Sr. Gran Imbécil logró enojar.
A pocos nombres de Avery, aterricé en el primer nombre masculino: Ben.
Hmmm. Sin pensarlo demasiado, envié un texto:
Graham: ¿Qué pasa?
Me emocioné cuando vi los tres puntos empezar a rebotar, lo que indica
que estaba escribiendo una respuesta.
Ben: Trabajando en esa presentación. Lo tendré listo mañana
como estaba planeado.
Graham: Genial. Dile a Linda que te programe en mi agenda.
Al menos, había conseguido su nombre correcto. Vi los tres puntos
empezar y luego parar. Luego comenzar de nuevo.
Ben: No creí que Linda regresara. Después de lo que pasó ayer en
la reunión.
Ahora estábamos llegando a algún sitio. Me senté en mi silla.
18

Graham: Sucedieron muchas cosas en la reunión de ayer. ¿A qué


te refieres específicamente?
Ben: Ummm... Quise decir, cuando le gritaste “estás despedida, sal
de mi oficina”.
Este chico era realmente un completo Imbécil. Alguien necesitaba
patear su trasero. Inicié Safari y volví a abrir la última página que había
visitado. A mitad de camino, encontré lo que estaba buscando: Meredith
Kline, gerente de Recursos Humanos.
Graham: Tal vez fui un poco duro. Estoy en reuniones toda la
tarde. ¿Podrías detenerte y decirle a Meredith en RRHH que Linda
tiene un mes de baja?
Ben: Por supuesto. Estoy seguro de que lo apreciará.
Si era demasiado agradable, pensé que podría sospechar algo.
Graham: Aprecio no recibir una demanda. Lo que ella aprecie no
es de mi incumbencia.
Pensé que había empujado lo suficiente, así que tiré el teléfono en mi
bolso antes de que pudiera hacer más daño. Mañana lo devolvería. Y estaba
deseando conocer al Imbécil en persona.
19
Soraya
organ Financial Holdings ocupaba todo el vigésimo piso de acuerdo
a la señal en el vestíbulo. Mi estómago gruñó mientras esperaba un
ascensor. Teniendo en cuenta que acababa de desayunar, sabía que eran
los nervios, y eso me enojaba.
¿Por qué se me ocurrió enfrentarme cara a cara a este imbécil que me
ponía nerviosa?
Su apariencia.
En el fondo, sabía que era su apariencia, y eso era ridículo. Yo no era
una persona superficial, pero una parte de mí no podía dejar de derretirse
por este Imbécil. Esa parte de mí realmente necesitaba callarse ahora.
El ascensor hizo un ding y se abrió, permitiendo que un hombre de
negocios más viejo y yo entráramos. Éramos solo nosotros dos mientras las
puertas se cerraban. Cuando el hombre se rascó sus bolas, miré hacia abajo
al tatuaje de plumas en mi pie para distraerme. ¿Por qué era un imán para
los hombres que rascaban su basura? Afortunadamente, el elevador llegó a
la vigésima planta pronto. Salí del ascensor, permitiendo que el hombre
reinara libre en su espacio privado.
Una señal negra con letras doradas que decía Morgan Financial
Holdings colgaba encima de dos puertas de vidrio transparente. Tomando
una respiración profunda y ajustando mi pequeño vestido rojo, caminé a
través de la entrada. Sí, me había emperifollado para esta mierda. No
juzgues.
Una recepcionista joven y pelirroja me sonrió.
—¿Puedo ayudarla?
—Sí, estoy aquí para ver a Graham Morgan.
Parecía que estaba a punto de reírse de mí.
—¿Está esperándola?
—No.
—El Sr. Morgan no ve a nadie que no tenga una cita.
—Bueno, tengo algo muy importante suyo, así que realmente necesito
verlo.
20

—¿Cuál es su nombre?
—Soraya Venedetta.
—¿Puede deletrear su apellido para mí? ¿Vendetta? ¿Cómo una
venganza contra alguien?
—No, es Ven-E-detta. Hay una E en el medio. V-E-N-E-D-E-T-T-A. —Si
tuviera un centavo por cada vez que alguien cagó mi apellido... bueno, sería
más rica que Graham J. Morgan.
—De acuerdo. Señorita Venedetta. Bueno, si lo desea, puede tomar
asiento allí mismo. Cuando el Sr. Morgan llegue, le preguntaré si está
dispuesto a verla.
—Gracias.
Enderezando mi vestido, tomé asiento en el lujoso sofá de microfibra
diagonalmente enfrente de la recepción. No debería haberme sorprendido
que Sr. Gran Imbécil no estuviera aquí todavía, ya que no estaba en el tren
habitual esta mañana. Me pregunté cuánto tiempo exactamente tendría que
esperar; solo pedí ausentarme medio día, y debía volver a Ida después de la
hora del almuerzo.
Estaba buscando sin pensar a través de algunas revistas financieras
con la cabeza baja cuando las puertas se abrieron. Mi corazón comenzó a
palpitar cuando noté a Graham, que parecía enojado como siempre. Estaba
engalanado con pantalones negros y una nítida camisa blanca enrollada en
las mangas. Tenía ese reloj reluciente envuelto alrededor de su muñeca.
Sostenía una corbata borgoña en una mano y una laptop en la otra. Cuando
pasó, una ráfaga de su embriagante colonia inmediatamente me golpeó
como un puñetazo en la nariz. Estaba mirando hacia delante,
completamente ajeno a mí o a cualquier otra cosa a su alrededor.
La recepcionista se iluminó cuando pasó por ella.
—Buenos días, Sr. Morgan.
Graham no respondió. Simplemente soltó un gruñido apenas audible
en respuesta cuando rápidamente nos pasó y desapareció por el pasillo.
En serio.
La miré.
—¿Por qué no le dijiste que estaba aquí para verlo?
Rió.
—El Sr. Morgan necesita tiempo para relajarse en la mañana. No puedo
golpearlo con un visitante inesperado en el momento en que entre por la
puerta.
—Bueno, ¿exactamente cuánto tiempo voy a tener que esperar?
21

—Hablaré con su secretaria en unos treinta minutos.


—¿Estás bromeando?
—Absolutamente no.
—Eso es jodidamente ridículo. Me tomará dos minutos hacer lo que
tengo que hacer. No puedo esperar toda la mañana. Voy a llegar tarde al
trabajo.
—Señorita Vendetta...
—Ven-E-detta...
—Venedetta. Lo siento. Hay ciertas reglas aquí. La regla número uno
es que, a menos que el Sr. Morgan tenga una reunión importante
programada por la mañana, no debe ser molestado tan pronto como llegue.
—¿Qué hará exactamente si lo molestas?
—No quiero averiguarlo.
—Bueno, yo sí. —Levantándome de mi asiento, corrí por el pasillo
mientras la pelirroja se apresuró detrás de mí.
—Señorita Venedetta. No sabe lo que estás haciendo. ¡Vuelva aquí
ahora mismo! Lo digo en serio.
Me detuve cuando encontré una puerta oscura de madera de cerezo
con el nombre Graham J. Morgan grabado en una placa sobre él. Las
sombras de las ventanas de cristal que rodeaban la puerta estaban
completamente cerradas.
—¿Dónde está su secretaria?
Señaló un escritorio vacío frente a su oficina.
—Normalmente se sienta justo allí, pero no parece estar todavía. Así
que, eso es una razón más por la que no puedo molestarlo ahora, porque
probablemente está enojado por eso.
Miró a otra empleada que estaba trabajando en un cubículo cercano.
—¿Sabes por qué Rebecca no ha llegado todavía?
—Rebecca renunció. La agencia está buscando un reemplazo.
—Genial —bufó la recepcionista—. Y duró que... ¿dos días?
La mujer se echó a reír.
—No está mal, considerando...
¿Qué maldita clase de persona era este Graham Morgan?
¿Quién se creía que era?
La adrenalina repentinamente me recorrió. Me acerqué al escritorio
vacío de la secretaria y presioné el botón del intercomunicador que estaba
etiquetado GJM.
22

—¿Quién demonios crees que eres...? ¿El Mago de Oz? Estoy bastante
segura de que tendría un acceso más fácil a la reina Isabel II.
El miedo en los ojos de la recepcionista era palpable, pero sabía que
era demasiado tarde, así que se quedó al margen y observó.
No hubo respuesta durante un minuto completo. Luego llegó su
profunda y penetrante voz.
—¿Quién eres?
—Mi nombre es Soraya Venedetta.
—Venedetta. —Había repetido mi nombre claramente. No se me pasó
que a diferencia de todos los demás, él había pronunciado mi nombre
perfectamente bien.
Cuando no dijo nada más, volví a pulsar el botón.
—He estado esperando pacientemente para verte. Pero aparentemente,
estás masturbándote allí o algo así. Todo el mundo está muerto de miedo de
ti, así que nadie quiere decirte que estoy aquí. Tengo algo que imagino que
has estado buscando.
Su voz llegó de nuevo.
—¿Oh en serio?
—Sí. Y no te lo daré a menos que abras esa puerta.
—Déjeme preguntarle algo, Srta. Venedetta.
—Bien…
—Esta cosa que usted afirma que estoy buscando. ¿Es la cura para el
cáncer?
—No.
—¿Es un Shelby Cobra original?
¿Un qué?
—Um… no.
—Entonces, te equivocas. No hay nada que posiblemente podrías tener
que estoy buscando, eso haría que abrir esa puerta y tener que lidiar contigo
valga la pena. Ahora, por favor, deja este piso, o tendré a seguridad
escoltándote.
Maldición. No iba a seguir lidiando con esta mierda. No quería tener
nada que ver con él de aquí en adelante, así que decidí dejar su estúpido
teléfono. Agarrando mi propio teléfono, tuve una idea. Un regalo de
despedida. Tomé tres fotos de mí misma: una de mi escote con un gran dedo
medio en el medio, una de mis piernas y una de mi trasero. Entonces
programé mí número en su teléfono, nombrándome a mí misma De Nada
Imbécil. Elegí específicamente no mostrar mi cara ya que no quería que me
reconociera en el tren.
23

Envié las tres fotografías y las seguí con un texto final.


Tu madre debería avergonzarse de ti.
Le di el teléfono a la recepcionista y le dije:
—Asegúrate de que reciba su teléfono.
Salí de allí a pesar de sentirme un poco derrotada y muy furiosa.
Mi humor solo empeoró cuando volví a trabajar. Lo único bueno fue
que Ida tuvo una inesperada reunión fuera de la oficina, así que no tuve que
lidiar con ella. Acabé tomando ventaja y saliendo una hora antes.
Después del trabajo, me aventuré a ver a Tig y a su esposa, Delia, antes
de regresar a mi apartamento. Él y yo habíamos sido mejores amigos desde
que éramos pequeños, creciendo como vecinos. Tig y Del poseen Tig's Tattoo
and Piercing en la Octava Avenida.
Podía oír el sonido de la aguja de Tig zumbando en la esquina; estaba
ocupado con un cliente. Tig manejaba todas las cosas de tinta y Delia se
encargaba de los piercings. Siempre que estaba en este tipo de estado de
ánimo inestable, tendía a ser muy impulsiva. Ya había decidido que esta
noche en casa iba a teñir las puntas de mi cabello rojo, pero eso no parecía
suficiente para satisfacerme.
—Del, quiero que perfores mi lengua.
—Vete de aquí. —Agitó su mano desdeñosamente. Era muy consciente
de mis cambios de humor.
—Lo digo en serio.
—Dijiste que nunca conseguirías un piercing. No quiero que vuelvas y
me eches la culpa cuando cambie de nuevo tu humor.
—Bueno, cambié de opinión. Quiero uno.
Tig nos escuchó y apartó su atención de su cliente por un segundo.
—Te conozco. Alguna mierda debe haber caído hoy para que quieras
perforar tu lengua de repente.
Soltando un suspiro profundo, dije:
—Alguna mierda, correcto.
Procedí a contarles la historia completa, desde encontrar el teléfono de
Graham hasta su rudeza hacia mí por el intercomunicador hoy.
Tig habló a través del sonido de la aguja.
—Así que, olvídalo. Ya no tienes que lidiar con ese imbécil. Estás
dejando que llegue a ti. Solo bórralo de tu memoria.
Sabía que Tig tenía razón. Simplemente no podía entender por qué el
rechazo de Graham estaba teniendo tal efecto en mí. No iba a sobre
analizarlo esta noche o relacionarlo con mis problemas de rechazo por parte
de mi padre. Tal vez solo estaba esperando ser agradablemente sorprendida
24

hoy en lugar de totalmente decepcionada. Algo me impedía dejarlo ir. Había


más cosas que esperaba descubrir sobre Graham y nunca llegaría a hacerlo.
No entendía por qué importaba tanto, y hasta que pudiera averiguarlo, me
desquitaría conmigo misma.
—Todavía quiero que perfores mi lengua.
Rodó sus ojos.
—Soraya...
—Vamos, Del. ¡Solo hazlo!
Mi lengua punzaba en el viaje en tren a casa. Leyendo sobre la lista de
instrucciones post-tratamiento, no pude evitar reírme.
No besar o participar en otras actividades orales hasta que esté
completamente curado.
Sí... eso no iba a ser un problema, viendo que no tenía a nadie para
participar en dichas actividades. Todas las instrucciones parecían bastante
fáciles hasta que llegué a la última.
No tome bebidas ácidas o alcohólicas mientras la herida esté sanando.
Bueno, mierda. Me habían disparado en el pie con esa, decidiendo
perforar mi lengua en una noche donde realmente necesitaba ahogar mis
penas en un poco de alcohol.
Al regresar a mi apartamento, me quité mi ropa y comencé el proceso
de volver las puntas de mi cabello rojo, lo que significaba mi peor estado de
ánimo posible. Justo cuando pensaba que sabía exactamente cómo iba a ir
esta noche, lo último que esperaba ocurrió.
25
Graham
i día había sido invadido por un par de tetas sin rostro y un tatuaje
de plumas. Peor, ellos podían hablar.
De todas las cosas jodidas que podría haberme enviado a mí, junto con
todas esas tomas corporales, tuvo que elegir esas palabras. Tuvo que enviar
el mensaje que me desarmaría y jodería completamente el resto de mi día.
Tal vez de mi semana.
Tu madre debería estar avergonzada de ti.
Jódete, Soraya Venedetta. Jódete, porque tienes razón.
Esta extraña mujer se había metido bajo mi piel.
Había dicho su nombre una vez a través del intercomunicador, pero se
quedó conmigo. Normalmente, los nombres entraban por un oído y salían
por el otro.
Soraya Venedetta.
Bueno, técnicamente, su nombre completo era Soraya De Nada, Imbécil
Venedetta.
¿Cómo consiguió mi teléfono?
El texto siguió obsesionándome mientras lo leía una y otra vez.
Tu madre debería estar avergonzada de ti.
Cada vez, me puso más enojado que la anterior, porque en el fondo,
sabía que no había palabras más verdaderas. Mi madre se habría
avergonzado de mí, de la forma en que trataba a la gente a diario. Todos
tratan con la tragedia de forma diferente. Después de que murió mi madre,
había elegido sacar a la gente de mi vida, concentrando toda mi energía en
la escuela y mi carrera. Ya no quería sentir nada, no quería conectar con
nadie. La forma más fácil de lograr eso era alejar a las personas. Si ser un
Imbécil era una forma de arte, entonces yo lo había dominado. Cuanto más
exitoso me volví, más fácil se volvió.
Era increíble lo que un hombre de mi posición y apariencia podía
conseguir. Casi nadie distinguía mi mierda o me cuestionaba. Solo lo
aceptaban. En todos estos años, ninguna persona me había hablado en mi
lugar de trabajo de la forma en que Soraya Venedetta lo había hecho hoy.
26

Nadie.
Mientras su actitud valiente por el intercomunicador me impresionó,
casi había me olvidado de ella hasta que Ava, la recepcionista, golpeó mi
puerta y me entregó mi teléfono.
Y ahora, horas después, todavía estaba sentado aquí completamente
obsesionado con la profunda comprensión que provenía de las palabras de
Soraya. Y completamente obsesionado con su conjunto de tetas
derramándose de su vestido que era del color del diablo.
Adecuado.
Soraya Venedetta era un pequeño diablo.
Me había dejado incapaz de concentrarme en el trabajo, así que cancelé
la reunión que tenía en la tarde y dejé la oficina.
De regreso en casa, me senté en mi sofá y sorbí un coñac mientras
seguía rumiando. Sintiendo que algo estaba roto conmigo, mi terrier de West
Highland, Blackie, se sentó a mis pies, sin siquiera preocuparse por intentar
que jugara con él.
Mi condominio en Upper West Side tenía vista al horizonte de
Manhattan. Ahora estaba oscuro, y las luces de la ciudad iluminaban el
cielo nocturno. Mientras más bebía, las luces parecían más brillantes, y más
se escapaban mis inhibiciones. En algún lugar de la vasta ciudad, Soraya
se sentía satisfecha con su pequeño acto, ignorando que me había hecho
polvo en el proceso.
Mirando fijamente la imagen del tatuaje de pluma en su pie de nuevo,
se me ocurrió que no mostraba su cara porque probablemente era fea como
el infierno. Ante ese pensamiento, mi propia risa resonó a través de la piedra
fría, de la sala vacía. Ojalá supiera cómo se veía. Ojalá hubiera abierto la
puerta de la oficina para poder cerrarla en su cara.
Mi dedo se detuvo sobre su nombre, De Nada Imbécil. Quería hacerla
sentir como ella me había hecho, como la mierda. No estaba más allá de ir
ahí. Así que, lo hice. Respondí el mensaje de texto.
De hecho, mi madre está muerta. Pero sí, supongo que estaría
avergonzada.
Tal vez pasaron cinco minutos antes de que mi teléfono sonara.
Soraya: Lo siento.
Graham: Deberías.
Debí dejarlo estar. Se habría sentido como la mierda, y eso habría sido
el final de ello. Pero estaba borracho. Sin mencionar jodidamente caliente.
Mirar fijamente a sus tetas, piernas y trasero todo el día me había excitado.
Graham: ¿Qué llevas puesto, Soraya?
27

Soraya: ¿Lo dices en serio?


Graham: Arruinaste mi día. Me lo debes.
Soraya: No te debo nada, jodido pervertido.
Graham: Esto es de la mujer que me mandó una foto de su escote.
Lindas tetas, por cierto. Son tan grandes que, al principio, pensé que
era una imagen de un trasero.
Soraya: Tú eres el trasero.
Graham: Muéstrame tu rostro.
Soraya: ¿Por qué?
Graham: Porque quiero ver si coincide con tu personalidad.
Soraya: ¿Qué significaría eso?
Graham: Bueno, eso no sería mal agüero para ti.
Soraya: Nunca vas a ver mi rostro.
Graham: Probablemente es mejor. Así que, dame una pista de lo
que estás usando.
Soraya: Es rojo.
Graham: ¿Así que no te has cambiado de ese vestido?
Soraya: No, estoy desnuda con agua goteando por mi cuerpo y mi
lengua está palpitando gracias a ti.
Eso fue algo extraño de decir.
Graham: Esa es una imagen interesante.
Soraya: En verdad estás loco, amigo.
Graham: ESTOY un poco loco, de hecho. Probablemente necesito
que mi cabeza sea revisada porque he estado fantaseando con una
persona sin cabeza todo el día.
Soraya: Bueno, la foto desnuda no va a suceder.
Graham: ¿Y si yo voy primero?
Debió quedar traumatizada porque no volvió a responder después de
eso. Decidiendo dejar de meterme con ella, lancé mi teléfono al otro lado del
sofá y levanté a Blackie en mi pecho desnudo donde se quedó hasta que me
dormí.
***
Me las arreglé para sacar a Soraya de mi cabeza un poco al día
siguiente, pero dos mañanas después, la obsesión regresó con toda su
fuerza.
El tren de la mañana estaba particularmente abarrotado, y no conseguí
un asiento. Sosteniéndome de un poste de metal para mantener el
28

equilibrio, miré a mi alrededor. De hecho, casi nunca prestaba atención a la


gente en el tren, y ahora, estaba recordando por qué.
Jodidos fenómenos.
En un punto, mis ojos vagaron por el suelo, en los pies de una mujer
diagonalmente a través del pasillo. Mi corazón latía furiosamente mientras
mis ojos aterrizaban en un tatuaje de pluma igual al de Soraya. Los dedos
de su pie también estaban pintados del mismo tono de rojo.
Santa mierda.
Era ella.
¡Ella tomaba el mismo tren! Así es cómo debe haber encontrado mi
teléfono.
No podía levantar la vista. No quería decepcionarme. Sería mucho
mejor mantener la fantasía sin tener que enfrentar la realidad.
Pero Dios, tenía que hacerlo. Tenía que saber cómo se veía realmente.
Contando lentamente hasta diez, dejé a mis ojos viajar lentamente por
la longitud de sus piernas que estaban cruzadas. Falda negra de piel, bolsa
con estampado de leopardo a su lado, blusa corte bajo de color púrpura
brillante mostrando la piel atormentada con la que había estado
fantaseando. Luego, mis ojos aterrizaron sobre el cuello.
Joder.
Joder.
Joder.
Estaba mirando al frente. Cabello sedoso y liso de color negro, teñido
de rojo sangre en la parte inferior, atado atrás en una coleta, mostrando un
largo y delicado cuello. Brillantes labios rojos en la forma de un arco
perfecto. Nariz perforada. Grandes ojos marrones como platillos. Como
sabes, el diablo tenía cara de ángel. De hecho, Soraya Venedetta era un
bombón. Mi verga se estremeció con emoción. Si me costaba olvidarla antes,
ahora iba a ser imposible.
Cuando se giró y se dio cuenta de que la estaba mirando, nuestros ojos
se bloquearon. Inseguro de si sabía quién era yo, mi latido se aceleró. Luego,
simplemente apartó la vista inafectada hacia la ventana del tren.
¿No sabía cómo me veía?
Sacudí mi cerebro. Solo había un par de fotos mías en mi teléfono, unas
donde vestía de forma casual mientras visitaba a mi abuela. Tal vez no había
pasado por mis fotos. No, Soraya Venedetta definitivamente habría abierto
su gran boca si me reconociera.
Ella no sabía.
Dejando escapar un suspiro de alivio, seguí mirando fijamente a su
hermoso rostro, asombrado de que fuera la misma persona que había vuelto
mi vida del revés el otro día. Un asiento vacío llamó mi atención, así que me
29

senté, saqué mi teléfono, y me deslicé por su nombre.


Esto iba a ser divertido.
Graham: ¿Tu cabello es largo o corto?
Era la cosa más inofensiva que podía pensar en decir. Me di cuenta que
si hubiera empezado diciéndole lo que fantaseaba en la ducha esta mañana
(limpiando esas tetas grandes e increíbles y deslizando mi polla entre ellas)
podría no responder de nuevo.
Soraya: ¿Tienes una preferencia?
Graham: Largo. Me encanta una mujer con cabello largo.
No podía mirar en su dirección, pero me di cuenta que por la ventana
podía ver su reflejo. Su cabeza se levantó, y dio un vistazo en mi dirección
antes de bajar la vista a su teléfono.
Soraya: Corto. Tengo el cabello muy corto.
Mentirosa.
Después que envió el mensaje de texto, una sonrisa traviesa tentó sus
labios. Yo lo arreglaría.
Graham: Eso es muy malo. Tuve una fantasía recurrente todo el
día de ayer acerca de ti teniendo el cabello lo suficientemente largo
como para sujetarlo a la altura de mi cintura.
Tuve un estremecimiento al ver que su sonrisa traviesa desaparecía.
Sus labios se separaron, y estaba seguro de que si estuviera más cerca
podría haber escuchado una respiración fuerte. Se movió inquieta en su
asiento por un minuto antes de responder.
Soraya: Lo siento. No se puede hacer. Estoy bajo instrucciones
estrictas de no participar en ninguna actividad oral por un tiempo.
¿Qué mierda?
Graham: ¿Quién?
Soraya: De quién. De quién, sería la frase apropiada.
Graham: La etiqueta apropiada para textos, de una mujer que
envía pornografía a extraños.
Soraya: No envío pornografía a extraños. Tú simplemente me
enfadaste. Quería mostrarte lo que te estabas perdiendo al negarte a
bajar de tu trono y verme.
Graham: Si ese es el resultado, planeo enfadarte de nuevo. Con
frecuencia.
Se quedó mirando por la ventana por un tiempo. Me estaba acercando
a mi parada. Esta mujer tenía una forma de meterse bajo mi piel, y sabía
que no sería capaz de concentrarme en mi reunión de las ocho en punto con
su comentario de restricción en la actividad oral colgando en el aire. Así que
30

cedí.
Graham: ¿De quién?
Soraya: Delia.
Joder. ¿Era lesbiana? Ese pensamiento nunca había cruzado por mi
mente. ¿Qué clase de lesbiana envía tomas de piel a un hombre?
Graham: ¿Eres gay?
El tren desaceleró cuando llegamos a mi parada. Si no tuviera una
reunión importante, me habría quedado solo para ver con lo que salía.
Contra mi mejor juicio, dejé a mis ojos vagar hacia ella antes de que
estuviera de pie para irme. Su cabeza estaba baja mientras escribía el texto,
pero había una sonrisa en su cara. Una hermosa, sonrisa real. No una de
esas sonrisas forzadas y practicadas en el espejo que la mayoría de mis citas
parecía perfeccionar. No. Soraya Venedetta sonrió realmente. Era una poco
torcida y muy jodidamente hermosa.
Mi teléfono destelló indicando que había llegado un nuevo mensaje.
Afortunadamente, sacó mi atención de verla antes de ser atrapado.
Soraya: LOL. No, no soy gay. Delia perforó mi lengua hace dos
días. De ahí la estricta prohibición en las actividades orales hasta
que haya tenido el tiempo de sanar.
Joder.
Cerré los ojos en un intento de calmarme, pero solo empeoró las cosas.
Una imagen de su dulce carita con esa pícara lengua perforada bajando
sobre mi polla tenía a mis ojos saltando abiertos de nuevo.
Completamente distraído, apenas logré salir del tren antes de que se
cerrara la puerta. ¿Cómo diablos iba a lograr nada hoy con ese nuevo trozo
de información?
31
Soraya
ra un hermoso día, del tipo en el que no hay ni una nube en el cielo
azul. Miré por la ventana tratando de averiguar qué diablos se había
metido en mí. Había estado en torno a hombres guapos antes,
incluso había salido con algunos. Entonces, ¿por qué estar cerca de Graham
J. Morgan me envió de regreso a cuando tenía trece años y me ponía
nerviosa cuando el chico lindo se sentaba frente a mí en la cafetería de la
escuela?
Odiaba la reacción que mi cuerpo tenía hacia él. Había una química
que venía naturalmente y era casi imposible de reprimir. No podía luchar
contra lo que me invadía, de la misma forma en que no podía forzar la
química que faltaba con Jason, el último buen tipo con quien salí.
Al estar en un tren temprano esta mañana, no estaba preparada para
encontrarme cara a cara a Graham. Cuando nuestros ojos se bloquearon,
sus pupilas se dilataron y durante una fracción de segundo pensé que quizá
estaba teniendo la misma reacción física hacia mí que yo tenía por estar
cerca de él. Pero luego apartó la vista completamente, sin verse afectado. Su
apenas reconocimiento de mi existencia fue un virtual rechazo, pero mis
manos seguían temblando cuando llegó su primer mensaje. Lo único bueno
era que, al menos, el impacto de verlo no parecía haberse registrado en mi
rostro. No tenía idea de quién era yo, y yo planeaba mantenerlo así.
Ida interrumpió mi pensamiento. Dejó caer una gruesa pila de cartas
desplegadas en mi escritorio. ¿Quién realmente escribe una carta y la envía
por correo a una columna de consejos hoy en día? ¿Hola, correo electrónico?
¿Estás ahí? Soy yo, el siglo XXI.
—¿Crees que puedes trabajar en algunas respuestas para la columna
de Internet?
—Claro. Puedo hacer eso.
—Tal vez esta vez, puedas dar el consejo apropiado.
Me sentía jodidamente inapropiada esta mañana.
—Lo intentaré.
—Intentarlo no es lo suficientemente bueno. Hazlo bien esta vez. —
Cerró de golpe la puerta de su oficina, y yo estiré mi dedo medio. Lo que tú
32

digas
Pasé cerca de una hora escudriñando la pila hasta que encontré unas
cuantas cartas que pensé que sería capaz de responder al estilo Ida. Mis
primeros borradores resultaron en arrugadas bolitas de papel que se
perdieron en el bote de basura. Entonces me di cuenta que había un truco
para sacar los consejos de mierda. Primero, redactaría la respuesta como
creía que debía ser. Entonces, cambiaría cada oración exactamente a lo
opuesto del que sería mi consejo. Sorprendentemente, el proceso de dos
pasos parecía realmente generar esa vibra estilo Ida.

Querida Ida,
El año pasado atrapé a mi novio engañándome. Dijo que fue un
terrible error y prometió que fue algo de una sola vez. Después de
muchos dolores de cabeza, accedí a seguir comprometida con nuestra
relación. Pero simplemente no puedo superarlo. Hay un hombre en el
trabajo al que me siento muy atraída. Creo que, si durmiera con él,
podría ayudarme. ¿Pueden dos errores salvar una relación?
—Paula, Morningside Heights

Paso 1.
Querida Paula,
¡Sí! ¡Dos errores no hacen un acierto, pero hacen un infierno de
buena excusa! ¡Ve por ello! Claro, una relación requiere compromiso,
pero también lo hace la locura. La infidelidad no es un error; es una
opción. Sé realista. Una vez infiel, siempre infiel. Devuélvesela, monta
ese bombón, y luego vete antes de que tu novio lo haga de nuevo.

Paso 2.
Querida Paula,
No. Dos errores nunca hacen un acierto. Si realmente estás
comprometida a salvar tu relación, debes evitar la tentación a toda
costa. La gente comete errores, pero también pueden aprender de ellos
y cambiar. Errar es humano, perdonar es divino. Sé divina. Confía en
que no lo volverá a hacer. Sobrellévalo si realmente lo amas.

Después de conseguir el truco, eliminé dos días de respuestas antes de


dárselas a Ida para revisar. Cuando mi teléfono zumbó a mediodía, estaba
emocionada, esperando que fuera Graham. Tan ridículo como era,
realmente ansiaba sus mensajes enfadados, cachondos. La desilusión se
33

instaló en mí al encontrar un mensaje de Aspen. Me había olvidado de


nuestra cita de esta noche. Mi reacción inmediata fue cancelar. Pero en vez
de eso, mentí y escribí que estaba deseando salir. Era un amigo de un amigo
que conocí en una fiesta y parecía un tipo muy agradable. Además, sentarme
en casa y esperar un mensaje de un hombre que nunca tendría interés en
una mujer como yo, era simplemente triste.
Después del trabajo, hice un esfuerzo adicional para verme bien
esperando que cambiara mi estado de ánimo. Me metí en unos jeans
ajustados y una camisa púrpura brillante que mostraba mi abundancia de
escote. Añadiendo un sexy par de sandalias con tiras negras tachonadas,
me miré al espejo. Me veía malditamente bien. Jódete, Graham Morgan,
quien no creía que valiera un segundo vistazo.
Viviendo en Brooklyn, por lo general me encontraba con mis citas en
cualquiera que fuese el lugar al que íbamos. El transporte público no era
exactamente propicio para recoger a la gente, lo que funcionaba para mí, ya
que no era particularmente aficionada a dar mi dirección a extraños. Pero
Aspen planeaba llevarme a algún lugar en Long Island, así que me había
recogido.
—Espero que no te moleste. Solo necesito hacer una parada rápida.
—Claro, no hay problema.
A diferencia de cuando nos habíamos conocido en la fiesta, el viaje en
auto estuvo lleno de una conversación incómoda. Tuve que hacer preguntas
para mantener la conversación.
—¿Así que, a dónde vamos? Mencionaste un club.
—Es un club de comedia. No voy hasta las nueve.
—¿Estás actuando?
—Sí. —Se encogió de hombros—. Pensé dos pájaros, un tiro.
Algo acerca de su respuesta me molestó. Implicaba que nuestra cita era
una tarea. Pero traté de sacar lo mejor de ello. Había pasado mucho tiempo
desde que fui a un club de comedia, y tal vez estaba tratando de mostrarme.
Cuando mi teléfono zumbó en mi bolso, me asomé para ver quién era.
Odiaba admitirlo, pero parte de mí quería que fuera Graham.
Aspen entró en el estacionamiento y estacionó.
—Solo será un minuto.
¿Me estaba dejando en el auto?
—¿Dónde estamos? —Miré alrededor en la oscuridad. Había un 7
Eleven a la izquierda y White's Funeral Home a la derecha.
—Tengo que detenerme en White’s. Mi tía murió.
—¿Tu tía murió?
—Sí. Solo serán diez minutos. —Empezó a salir—. ¿A menos que
34

quieras venir conmigo?


—Umm... voy a esperar aquí.
¿Qué demonios?
Me senté allí perpleja en el estacionamiento. Esencialmente me estaba
llevando al funeral de su tía para luego actuar. Cuando volvió a sonar mi
teléfono, pensé que podía usar la distracción.
Graham: ¿Cómo está tu lengua?
Soraya: Mejor. La hinchazón ha bajado.
Graham: He estado preocupado por eso todo el día.
Soraya: Ah, ¿sí?
Sonreí. Mi conversación con el bellísimo pervertido podría ser el punto
culminante de mi cita con Aspen.
Graham: ¿Qué estás haciendo ahora mismo, Soraya?
Escuché su sexy voz raspar la pregunta en mi oído mientras leí su
texto. El vello de mis brazos se levantó. Mi cuerpo lo tenía mal por este
hombre, sin tener en cuenta lo que mi cerebro decía.
Soraya: Estoy en una cita, en realidad.
Mi teléfono se quedó en silencio durante mucho tiempo. Comencé a
pensar que era eso. Pero entonces volvió a vibrar.
Graham: ¿Es seguro asumir que no va bien ya que estás enviando
mensajes?
Soraya: Eso sería una suposición segura.
Graham: ¿Cómo se llama?
Soraya: ¿Por qué quieres saber?
Graham: Así tengo un nombre para ponerle al hombre que de
repente me desagrada.
De nuevo sonreí al maldito teléfono.
Soraya: Aspen.
Graham: Es un Imbécil.
Soraya: ¿Y sabes eso por su nombre?
Graham: No. Lo sé porque estás enviando mensajes a otro hombre
durante su cita.
Soraya: Supongo que, si estuviera contigo, no enviaría mensajes.
Graham: Si estuvieras conmigo, no te importaría dónde está tu
teléfono.
Soraya: ¿Es así?
Graham: Ciertamente lo es.
35

Curiosamente, tendí a estar de acuerdo con él. Suspiré y decidí


compartir los detalles de mi lamentable cita.
Soraya: Me llevó a un funeral.
Graham: ¿Para su cita?
Soraya: Síp.
Graham: Espero que me envíes mensajes mientras caminas hasta
el tren más cercano.
Soraya: El funeral está en Long Island. Estoy un poco atascada
con él por el resto de la cita.
Graham: ¿Hay algo más que solo un funeral?
Soraya: Sí. Me está llevando a trabajar después.
Graham: ¿Cómo dices?
Soraya: LOL
Graham: ¿Dónde estás? Iré a buscarte.
Eso era... ¿Agradable del Sr. Gran Imbécil?
Soraya: Gracias. Pero estoy bien.
Dejó de enviar mensajes después de eso. Peor aún, Aspen regresó al
auto. Las cosas se pusieron peor desde allí. Al llegar al club de comedia, mi
cita procedió a bajar dos vodkas por su garganta. Cuando le mencioné que
él nos estaba llevando a casa, me dijo que conocía su límite. Al parecer, no
conocía el mío. Tres minutos después de que subió al escenario y contó sus
primeros chistes malos, hice un viaje al baño de mujeres, y luego salí por la
puerta trasera. Once dólares en taxi más tarde, estaba esperando el primero
de lo que serían tres trenes para volver a casa. Tal vez necesitaba tomar un
paréntesis de salir por un tiempo.
36
Graham
stuve de un humor pésimo toda la mañana. Pensándolo bien, mi
ira empezó a surgir en algún momento la noche anterior. Justo en
el momento en que la mujer con cuerpo de diablo y rostro de ángel, me dijo
que preferiría estar en una cita con algún imbécil que la llevara a un funeral,
a que yo la invitara a salir.
Si no tuviera una reunión temprana esta mañana, me habría metido
en ese tren y le diría exactamente quién era yo. Mirando la imagen de sus
deliciosas tetas en mi teléfono de nuevo, me di cuenta de exactamente quién
era yo... más o menos un acosador, últimamente. Y eso me molestaba aún
más. A la mierda ella y su cita.
—¡Rebecca! —Presioné el intercomunicador y esperé que mi secretaria
respondiera.
Nada.
—¡Rebecca! —La segunda vez, gruñí tan fuerte, que el
intercomunicador no era necesario. Toda la maldita oficina tenía que
haberme escuchado.
Aún nada.
Lanzando una carpeta en mi escritorio, caminé hacia mi secretaria.
Una pelirroja estaba sentada en su escritorio.
—¿Quién eres tú?
—Soy Lynn. Su secretaria por los últimos dos días. —Frunció el ceño
como si yo supiera de qué diablos estaba hablando.
—¿Qué le pasó a Rebecca?
—No lo sé, señor Morgan. ¿Quiere que lo averigüe?
—No. Me gustaría que me trajeras un almuerzo. Pavo en trigo integral
ligeramente tostado con una rebanada de Alpine Lace Swiss. No dos. Una.
Café. Negro.
—Bueno.
—La recepcionista controla el dinero para gastos menores. Habla con
ella.
37

Me sonrió, pero no se movió.


—Bueno, ¿qué estás esperando? Ve.
—Oh. ¿Quiere que vaya ahora?
Me quejé y regresé a mi oficina.
Era temprano por la tarde cuando mi teléfono vibró y destelló una
nueva imagen de las piernas de Soraya. Nunca antes había iniciado
nuestras conversaciones.
Jódeme.
Esta mujer iba a ser mi muerte. Necesitaba que estuviera de acuerdo
en verme.
Graham: Muéstrame más.
Soraya: Eso es todo lo que vas a recibir.
Graham: Eres tan provocadora. Ábrelas para mí.
Soraya: De ninguna manera.
Graham: ¿De repente tienes moral?
Soraya: Tengo mis límites, y mostrarte entre mis piernas es
definitivamente un límite duro.
Graham: Y definitivamente no hay límite en cuán DURO me
pondría. De hecho, solo imaginarlo me está poniendo como una roca
en este momento.
Soraya: Pervertido. ¿No estás en el trabajo?
Graham: Sabes que estoy en el trabajo. ¿Por qué me enviaste una
foto de tus piernas entonces? Estás tratando de irritarme.
Soraya: No se necesita mucho.
Graham: No me mostrarás tu coño. Al menos déjame oír tu voz.
Soraya: Ya has escuchado mi voz.
Graham: Sí, pero estabas molesta. Quiero oír cómo suenas cuando
estás mojada y caliente.
Soraya: ¿Y cómo sabes que estoy mojada y caliente?
Graham: Puedo sentirlo.
Soraya: De verdad...
Graham: Sí.
Mi teléfono empezó a vibrar. Soraya.
Mi voz fue intencionalmente baja y seductora.
—Hola, nena.
—No me digas nena.
38

Solo el sonido de su voz hizo que mi cuerpo vibrara de excitación.


Mi voz sonaba tensa.
—Quiero verte. Necesito saber cómo eres.
Dios, necesito tocarte.
—No creo que sea buena idea.
—¿Por qué no?
—No creo que seamos indicados el uno para el otro. No soy tu tipo.
Levantando una ceja, le pregunté:
—¿Y cuál es exactamente mi tipo?
—No lo sé... ¿una perra pretenciosa y rica? Alguien que elogie a un
arrogante trajeado como tú.
Una profunda risa me invadió.
—Un arrogante trajeado, ¿eh?
—Sí. Eres pomposo, y crees que puedes andar sobre toda la gente.
—Bueno, solo hay una persona sobre la que quiero estar ahora, Soraya.
Completamente. Encima. De. Ti.
—¿Cómo llegaste a ser tan Imbécil de todos modos?
—¿Por qué todo el mundo es cómo es? No hemos nacido de esa manera.
Se aprende.
—Entonces, ¿ser un Imbécil es un arte que has dominado?
—Soy un Imbécil porque... —titubeé—. Porque no quiero lidiar con la
mierda que inevitablemente viene cuando dejo bajar mi guardia.
—¿Qué pasó para hacerte querer tener la guardia alta?
—¿Qué sucede con las preguntas profundas, Soraya? No me abro a las
mujeres que ni siquiera he follado.
—¿Si te dejo que me folles, me contarás todos tus secretos?
Mi polla se estremeció pensando en estar con ella.
—Te diré lo que jodidamente quieras saber si tener sexo contigo es una
posibilidad ahora.
—Exactamente. ¡Exactamente ese es mi punto!
Aunque discutimos un poco, pude sentir el humor en su tono. De
alguna manera supe que estaba sonriendo conmigo y disfrutando de nuestro
pequeño intercambio.
Me aclaré la garganta y le dije:
—Está bien... vamos a cambiar las cosas. ¿Cómo te volviste una chica
traviesa tan rara?
39

—Siempre he sido así.


Me reí entre dientes. De alguna manera, creía eso. Parecía ser
naturalmente valiente, no haciendo un drama. Así era realmente.
—¿Qué haces para vivir, Soraya?
—¿Qué crees que hago?
—Esa es una pregunta difícil. —Me rasqué la barbilla y puse mis
piernas sobre mi escritorio—. Basándome en lo poco que sé sobre ti... un
increíble par de tetas y piernas... diría que tal vez eres una bailarina de
striptease en algún club oscuro y lleno de humo.
—Bueno, acertaste en la parte oscura y llena de humo. Mi oficina es
aburrida, y a mi jefe le gusta esconder colillas6.
—Será mejor que no se esté escondiendo con tu trasero.
Jesús. Tranquilízate antes que piense que eres un lunático celoso.
—Él es un ella... y son colillas de cigarrillos las que esconde detrás de
una puerta cerrada en su oficina. Trabajo para una columna de consejos.
Es un trabajo triste, solo paga mis facturas.
—En realidad creo que suena muy intrigante. ¿Qué columna es?
—No estoy segura que deba decírtelo. Podrías intentar acecharme en el
trabajo.
—¿No sería irónico? ¿No recuerdas cómo te presentaste?
—Es Pregunta a Ida.
—Siento que conozco ese nombre.
—Ha estado alrededor por años.
Está bien. Mamá solía leerla.
—Mi madre solía leer esa columna. ¿Qué haces ahí?
—Me encargo de organizar papeles y respondo a algunas de las
consultas que llegan a través del sitio web, y asisto a Ida.
Me reí.
—¿Así que tú le das consejos a la gente?
—¿Qué es tan difícil de creer?
—Necesito un consejo.
—Bueno…
—¿Cómo puedo hacer que aceptes verme?
—Créeme. A veces, es mejor mantener las cosas en misterio. No puedo
pensar que salga algo bueno de encontrarnos.
—¿Por qué?
40

6 En el original, sneak buts, juego de palabras que literalmente significa esconder traseros.
—Solo me estarías usando por sexo.
Tuve que pensar si tenía razón. La atracción sexual estaba fuera de
cuestión. Pero en el fondo, sabía que esta conexión con ella era mucho más
profunda que eso. Simplemente no podía averiguar de dónde venía o qué
significaba. Soraya había encendido una especie de fuego en mí que no
podía extinguir. Tenerla desnuda debajo de mí era definitivamente una
meta, pero no era solo eso. Necesitaba entenderlo.
—No es por ser un imbécil, pero puedo conseguir lo que quiera cuando
quiera, de casi cualquier persona. No se trata de eso.
—¿Entonces qué es?
—No lo sé exactamente —dije, sinceramente—. Pero quiero averiguarlo.
Permaneció en silencio durante unos segundos y luego pareció
retirarse.
—Creo que debería irme.
—¿Por algo que dije?
—Solo necesito irme.
—Bien entonces. ¿Cuándo volveremos a hablar?
—No lo sé.
Entonces, simplemente colgó.
Soraya Venedetta jodidamente me cortó. Un deseo por perseguirla me
alcanzó.
Calma tu polla, Graham.
Mi estómago gruñó, recordándome que incompetente-Lynn nunca
volvió con mi sándwich y café.
Al acercarme a la recepción, pregunté:
—¿Dónde demonios está mi secretaria? Se suponía que volvería con mi
almuerzo.
—Me temo que ha notificado a la agencia que no volverá.
Jodidamente genial.
Me dolía la cabeza por la abstinencia de cafeína. Volví a mi oficina y
agarré mi chaqueta antes de dirigirme a la tienda de delicatessen en la calle.

Al abrir mi computadora portátil en la mesa, se me ocurrió una idea


brillante. Miré en la parte superior del sitio web de Pregunta a Ida y decidí
enviar una pregunta con la esperanza de que llegara a Soraya. Empecé a
41

escribir:
Querida Ida,
Hay una mujer que no puedo sacar de mi mente. Me envió fotos de
sus tetas, piernas y trasero, pero no me dejó verla en persona. La única
razón que se me ocurre es que es muy fea y tiene miedo de mostrarme
su rostro. ¿Cómo puedo lograr que acepte verme y entender que no
todos los hombres son tan superficiales como parece pensar?
—Arrogante Trajeado, Manhattan

Riéndome sólo, cerré el portátil y terminé mi Pastrami en pan de


centeno. Esta mujer incluso me hacía comer como la mierda. Hice un par
de llamadas de negocios y revisé a Meme en el hogar de ancianos antes de
abrir de nuevo mi portátil. Una respuesta de Pregunta a Ida estaba
esperando en mi bandeja de entrada.

Querido Arrogante Trajeado,


Es muy posible que estés sacando la conclusión equivocada. No
hay evidencia que sugiera que esta mujer es fea. Tal vez, simplemente
no le interesas. También puede que quieras mirarte en el espejo y
considerar el hecho de que una personalidad fea, es mayor disuasión de
lo que rostro feo alguna vez podría ser.

Inclinando mi cabeza hacia atrás por la risa, me maravillé con el ingenio


de esta mujer. Esa boca… no podía esperar a follarla. Además del hecho de
que era graciosa, sincera, hermosa, sexy, y a diferencia de cualquier persona
con la que había estado antes, había una parte de ella que parecía
vulnerable y cautelosa. Quería saber más de porqué tenía tanto miedo de
mí. Esta clase de curiosidad no era característica de mí en absoluto.
Mientras que eso era perturbador, mi necesidad de llegar a conocerla
desbancó a todo lo demás.

Sentarme frente a ella en el tren sin comerla descaradamente con los


ojos era realmente una forma de arte. Como un ventrílocuo que maneja un
maniquí sin mover los labios, tuve que mirarla de alguna manera sin que lo
supiera.
Esta mañana en particular, en verdad fue un reto mantenerlo sutil, no
solo porque se veía condenadamente sexy, sino porque no estaba sola. Un
hombre fuertemente tatuado que parecía mucho más su tipo que yo, estaba
sentado junto a ella. Estaban hablando y riendo, y básicamente quería
42

golpear su cuello de lápiz.


Mi sangre empezó a bombear cuando él se inclinó hacia ella y la besó.
No podía decir si fue en la cara o en los labios dado que solo fui capaz de
esconderme. Entonces se levantó y salió del tren, dejándola detrás.
Los celos, que antes habían estado persistiendo bajo la superficie,
ahora habían estallado. Era tan cegador, de hecho, que ni siquiera estaba
pensando cuando de repente escribí un texto.
Graham: ¿Quién demonios es él?
Pareció congelarse antes de mirarme lentamente. Su piel, ya pálida, se
volvió casi blanca. Su cabeza se había levantado y se encontró con mi
mirada al instante. Sabía que era yo.
¿Siempre había sabido que tomábamos el mismo tren?
Pensé sobre ello un poco más. Sin ninguna duda, sus ojos habían
aterrizado directamente en los míos como si supiera exactamente dónde
mirar.
Había estado fingiendo no saber quién era todo este tiempo.
Debió buscar mi foto en línea. No sabía de qué otra forma podía
reconocerme, pero eso en verdad ya no importaba. Todo lo que importaba
era que ahora estaba cara a cara con la mujer que se había infiltrado en mi
mente, cuerpo, y alma desde el momento en que abrió su gran boca en ese
intercomunicador.
Mi parada era la siguiente, pero no iba bajar. Bueno, sinceramente, iba
a bajarme en otra cosa: este altamente tenso concurso de miradas.
Comprendí que ella también estaba absorbiendo ese hecho, que también yo
conocía su identidad.
Se levantó de repente. Su parada debía venir después. Hice lo mismo,
caminando hacia la salida y parándome justo detrás de ella. Estaba mirando
mi reflejo en el vidrio de las puertas. Mi boca se curvó en una sonrisa
engreída. Era como el gato de Cheshire que finalmente había atrapado a su
pequeño ratón. Un toque de diversión brilló a través de su expresión.
Cuando las puertas se abrieron, la seguí, caminando tranquilamente a
su lado. Los dos nos movíamos muy lentamente, inseguros de dónde ir o
qué hacer. Cuando el tránsito de personas pareció desaparecer por la
escalera mecánica del segundo nivel, estábamos casi solos en la plataforma
del metro. De repente la agarré de la cintura, obligándola a girarse y
mirarme.
Su pecho estaba agitado, y pude sentir el temblor de su cuerpo. Mi
propio corazón estaba corriendo. Saber que estaba teniendo esa clase de
efecto en ella era sorprendente, excitante. Tan jodidamente excitante.
El olor de su piel prácticamente me estaba drogando. Eso, en
43

combinación con la calidez de su cuerpo tan cerca del mío, me había dado
una rabiosa erección. Era como un adolescente a punto de correrme en mis
pantalones de tres mil dólares.
Cuando me moví lentamente hacia ella retrocedió hacia un gran pilar
de concreto. La apoyé contra la columna y acuné sus mejillas entre mis
manos, plantando mis labios sobre su boca. Se abrió para mí cuando mi
lengua ansiosa fue en busca de la suya. Toda la vida a mi alrededor
desapareció. El sonido de rendición que hizo en mi boca me incitó a besarla
más profundo. Sus tetas cálidas y abundantes se sentían como una manta
eléctrica en mi pecho. El metal frío del anillo de su lengua contra el calor de
mi propia lengua envió lo que se sintió como espasmos a través de mí. Si no
estuviéramos en público, no podía imaginar ser capaz de detenerme solo
besándola. No quería nada más que tomarla aquí.
Me empujó y se aclaró la garganta:
—¿Cómo supiste que era yo?
Acaricié su labio inferior con mi pulgar.
—No voy a responder a eso hasta que me digas quién era ese chico que
estaba besándote.
—Eso no fue un beso. Fue un besito en la mejilla. Era mi amigo, Tig.
Se reunió conmigo para desayunar temprano esta mañana.
—Amigo, ¿eh?
—Está muy casado. Su esposa también es una buena amiga.
—Entonces, ¿no hay nada ahí?
—No, pero si lo hubiera, no te debo una explicación. —Se limpió la
boca, que probablemente todavía estaba adolorida por mi ataque—.
Entonces, dime cómo sabías que era yo.
—La pluma en tu pie, genio. Tus pies estaban en la fotografía de tus
piernas. Utilicé ese tatuaje para identificarte. He estado observándote
durante días. Al parecer tú hiciste lo mismo conmigo.
No negó que sabía quién era yo todo el tiempo.
Moví mi boca más cerca de la suya.
—¿Te gustó lo que viste? ¿Es por eso que sigues enviándome mensajes
de texto? Cuando me di cuenta por primera vez que eras tú, no podía creer
lo jodidamente hermosa que eras.
—Entonces, todo eso de que pensabas que podría haber sido fea fue…
—Una vasija de mierda. Estoy tan increíblemente atraído por ti, Soraya.
Y tu cuerpo ahora está diciéndome que te sientes de la misma manera.
—No importa lo guapo que seas. Eres un ser humano peligroso.
44

—No tienes idea de lo peligroso que soy cuando quiero algo. No me


detendré ante nada para conseguirlo. Y en este momento no hay nada que
quiera más que tú. Pero si puedes decirme honestamente que no tienes
ningún interés, me alejaré, y nunca volverás a escuchar de mí de nuevo. Y
si el hecho de que estés temblando es alguna indicación, te estás sintiendo
exactamente como yo.
—Yo no quiero sentirme de esta forma por un tipo como tú.
Escucharla decir eso fue un verdadero balde de agua fría. ¿Por qué
clase de jodido ser humano me tomaba? Podría haber tratado a la gente
como mierda de vez en cuando, pero no era un jodido criminal, por el amor
de Cristo.
—Déjame decirte algo, Soraya. Puede que no sea el tipo más amable en
el planeta o incluso el mejor para ti. De hecho, sé que no lo soy. Pero no
puedes negar lo que está pasando entre nosotros. Solo hay un final para
esto.
—¿Y cuál es?
—Yo enterrado profundamente en tu interior.
—Eso no puede pasar.
—Cada maldita noche, sueño con ese jodido anillo en tu lengua
arremolinándose alrededor de mi polla. Eres lo único en lo que puedo
pensar. De hecho, eres lo único en lo que podía pensar antes de siquiera ver
tu maravilloso rostro. Pero después de todo lo que pasó, fui hombre muerto.
—Acaricié su mejilla de nuevo—. Solo pasa tiempo conmigo.
—Si te dijera que no quiero dormir contigo, ¿todavía querrías verme?
Cerrando los ojos brevemente, los abrí y dije:
—Respetaría eso.
—He sido lastimada demasiadas veces en mi vida. He jurado no
entregarme a nadie de esa forma de nuevo a menos que estuviera segura de
sus intenciones. Así que, si quieres estar conmigo, entonces no hay sexo.
¿Quieres hablar conmigo? Bien. ¿Quieres llegar a conocerme? Bien. Pero se
detiene allí. ¿Es eso lo que realmente quieres?
—Lo quiero todo, pero tomaré lo que pueda obtener… por ahora.
—Entonces, ¿cuándo va a pasar esto?
—Esta noche. Te recogeré, y te llevaré a una cita real que no involucre
el cadáver en descomposición de alguien en la otra habitación.
—Eres tan romántico.
—Iré con la cosa de no sexo, pero apunta mis palabras. Cuando llegue
el momento, no voy a ser el que esté rogando por ello.
45
Por el resto de ese día, la perspectiva de verla más tarde me consumió.
Para pasar esa espera insoportable, decidí escribir a Pregunta a Ida.

Querida Ida:
Estoy viendo a una mujer que ha dejado claro que no quiere tener
sexo conmigo. La cosa es que, ella no sabe lo que se va a perder. Estoy
pensando que, ¿debe haber algo que pueda hacer para cambiar su
opinión?
—Arrogante Trajeado, Manhattan.

Alrededor de una hora después, una respuesta apareció en mi bandeja


de entrada.

Querido Arrogante Trajeado:


Tengo la sensación de que tal vez solo asumes que todas las
mujeres deben querer abrirte las piernas. Estoy suponiendo que hay un
motivo por el que esta mujer siente que tener sexo contigo sería
perjudicial para su bienestar. Tal vez trata de llegar a conocerla por un
tiempo, de darle un motivo para confiar en ti. Demuestra que estás
involucrado. Mientras tanto, TÚ deberías invertir en una buena ducha
fría. Suena como que la vas a necesitar.
46
Soraya

oraya: ¿A dónde vamos?


Había dejado el trabajo una hora antes para prepararme. Más
de la mitad de la ropa que poseía estaba en una pila apilada en mi cama.
Normalmente, cualquier estado de ánimo dictaba mi atuendo. No era
melindrosa. Para mí, el estilo era una expresión de mi propia personalidad
individual, no seguía las últimas tendencias o la de las Kardashian. Por lo
tanto, me estaba volviendo loca encontrarme en mi décima combinación.
Graham: A un restaurante, por desgracia. A menos que hayas
cambiado de opinión. Seré más que complaciente si prefieres que te
deleite en mi casa.
Si fuera alguien más, todos sus pequeños comentarios perversos me
molestarían. Pero por alguna razón... Graham me hacía sonreír. Mi
respuesta a su invitación siempre lo arruinaba.
Soraya: En realidad, tal vez cambié de opinión.
Graham: Dame tu dirección. Todavía estoy en la oficina, pero
puedo estar allí en diez minutos, donde quiera que vivas.
Me reí de su desesperación. Por mucho que creyera que estaba llena de
mí misma, había algo muy entrañable en la honestidad que mostraba
deseando estar conmigo. Normalmente, para un tipo como él, mostrar
desesperación era un signo de debilidad. Casi me hacía sentir mal por jugar
así con él. Casi.
Soraya: Quería decir sobre cenar esta noche. No estoy segura de
que sea una buena idea.
Graham: Mierda. Si no te presentas, espera un golpe en tu puerta.
Soraya: Ni siquiera sabes dónde vivo.
Graham: Soy un hombre muy ingenioso. Pruébame.
Soraya: Bien. Estaré allí. Pero solo me diste una dirección. ¿A
dónde iremos? Necesito saber qué ponerme.
Graham: Usa lo que tengas puesto ahora mismo.
47

Miré hacia abajo.


Soraya: ¿Un sostén de encaje y una tanga? ¿A dónde me llevarás,
a un club de striptease?
Pasaron unos sólidos cinco minutos antes de que respondiera.
Graham: No me digas mierda como esa.
Soraya: ¿No eres fanático del rosa caliente?
Graham: Oh, lo soy. El tono se verá tan encantador como la huella
de una mano en tu trasero si no dejas de jugar conmigo.
Las nalgadas no eran algo que me gustara. No era la palabra clave. Sin
embargo, el pensamiento de él golpeando mi trasero tuvo a mi cuerpo
tarareando. Estaba excitada por un texto. Jesús. Este hombre era peligroso.
Necesitaba descansar, tiré el teléfono en mi cama y volví a meterme en mi
armario. Un pequeño vestido negro sobre saliendo de la parte trasera me
llamó la atención. Lo había comprado para un funeral. Me arrepentí
pensando que debería haberlo usado la otra noche para mi cita con Aspen.
Cuando lo saqué de la percha, mi teléfono estaba parpadeando con un nuevo
mensaje de texto entrante.
Graham: Dejaste de responder. Voy a tomar eso como que estás
ocupada fantaseando con mi mano golpeando ese trasero fino.
Tenía una extraña habilidad para convertir una simple pregunta en
algo sucio.
Soraya: Estoy ocupada tratando de averiguar qué usar. Lo que
me lleva de nuevo a la pregunta original que te envié, ¿a dónde
iremos?
Graham: Hice una reserva en Zenkichi.
Soraya: ¿En Brooklyn?
Graham: Sí, en Brooklyn. Solo hay uno. Dijiste que vivías allí, y
como te niegas a dejar que te recoja, escogí un lugar cercano a ti.
Soraya: Vaya. Genial. He querido probar ese lugar. Es una especie
de dolor en el trasero el llegar desde tu oficina, sin embargo.
Graham: Sin problema. Ya que eres un dolor en mi trasero. Nos
vemos a las siete
La estación de metro estaba a una cuadra y media del restaurante.
Cuando doblé la esquina, había un auto negro de la ciudad estacionándose.
No tengo idea de porqué, pero me agaché en una puerta para ver a la persona
salir. Mi estómago me dijo que era Graham.
Mi intestino no estuvo mal. Un chofer uniformado salió y abrió la puerta
trasera, y Graham salió a la acera. Dios, el hombre rezumaba poder. Estaba
vestido con un traje caro diferente del que había llevado esta mañana. Por
48

la forma en que le quedaban los trajes, no había duda que los mandaba
hacer a la medida. Aunque no era el traje de fantasía que llevaba puesto lo
que le daba el aire de supremacía; era la forma en que lo usaba. De pie frente
al restaurante, se detuvo erguido y confiado. Tenía el pecho abierto y ancho,
los hombros hacia atrás, las piernas separadas y firmemente plantadas.
Miraba hacia delante, sin tocar su teléfono ni mirar sus pies para evitar el
contacto visual. Una mano estaba en el bolsillo de sus pantalones, con el
pulgar fuera. Me gustaba el pulgar enganchado en el exterior.
Esperé unos minutos, y cuando finalmente miró en otra dirección, salí
por la puerta. Cuando se volvió y me vio, me volví consciente de mi andar.
La forma en que observaba cada paso que daba, hacía que una parte de mí
quisiera correr hacia otro lado, pero a la otra parte le gustaba la intensidad
de su mirada. Mucho. Así que bajé mis nervios, agregué un poco de
movimiento a mis caderas y decidí que no sería un ratón para su gato. Sería
el perro.
—Graham. —Asentí mientras me detenía delante de él.
—Soraya. —Imitó mi tono de negocios y asintió.
Nos quedamos mirándonos uno al otro en la acera, a una distancia
segura entre nosotros, por el minuto más largo en la historia de los minutos.
Luego gruñó:
—Al diablo esto. —Caminando hacia delante en mi espacio, tomó un
puñado de mi cabello alrededor de su mano, lo usó para inclinar mi cabeza
donde la quería, y entonces su boca devoró la mía.
Por una fracción de segundo, traté de resistirme. Pero era un cubo de
hielo tratando de luchar contra el calor del sol. Fue imposible. En vez de
eso, me derretí en la cegadora luz. Si no hubiera envuelto su otra mano
alrededor de mi cintura, habría una buena posibilidad de que hubiera
quedado en el hormigón. Mi mente quería pelear contra él a cada paso, pero
mi cuerpo no pudo resistirse a ceder. Traidor.
Habló sobre mis labios cuando finalmente soltó mi boca.
—Pelea todo lo que quieras, algún día estarás rogándome. Grábate mis
palabras.
Su arrogancia me trajo a mis sentidos.
—Estás tan lleno de ti mismo.
—Preferiría estar llenándote a ti.
—Cerdo.
—¿Qué dice eso de ti? Estás mojada por un cerdo.
Traté de apartarme del puño que había envuelto alrededor de mi
cintura. Pero solo lo hizo apretarme más fuerte.
—No estoy mojada.
49

Arqueó una ceja.


—Solo hay una manera de verificar eso.
—Retrocede, Morgan.
Graham dio un paso hacia atrás y levantó ambas manos en rendición.
En sus ojos había un brillo de diversión.
Dentro, Zenkichi estaba oscuro y no era lo que esperaba. Una mujer
japonesa vestida tradicionalmente nos llevó por un largo pasillo que me hizo
sentir como si estuviéramos saliendo. La pasarela estaba llena de rocas y
piedras de pizarra, como si estuviéramos caminando por un sendero a través
de un jardín asiático al aire libre. Ambas partes estaban alineadas con
bambú alto y linternas encendidas. Pasamos una apertura a una gran zona
de asientos, pero la anfitriona siguió. Al final del pasillo, nos acomodó en
una cabina privada, rodeada con lujosas y gruesas cortinas. Después de que
tomó nuestra orden de bebidas, señaló el timbre en la mesa y nos dijo que
no molestaría a menos que la llamáramos. Luego desapareció, cerrando las
cortinas. Se sentía como si fuéramos las únicas dos personas en el mundo,
en vez de dentro de un concurrido y elegante restaurante.
—Esto es hermoso. Pero extraño —dije.
Graham se quitó la chaqueta y se acomodó en su lado de la mesa, con
un brazo en la parte superior de la cabina.
—Adecuado.
—¿Estás diciendo que soy extraña?
—¿Vamos a pelear si digo que sí?
—Probablemente.
—Entonces sí.
Mi frente se arrugó.
—¿Quieres pelear conmigo?
Graham tiró de su corbata, aflojándola.
—Me parece que me excita.
Me reí.
—Creo que necesitas terapia.
—Después de los pasados días, creo que puedes tener razón.
La camarera regresó con nuestras bebidas. Colocó un vaso alto delante
de él y un vaso de vino delante de mí.
Graham había ordenado Hendrick y tónica.
—Esa es la bebida de un viejo, ginebra y tónica —dije mientras bebía
un sorbo de vino.
Rodó el hielo en su vaso, luego lo llevó a sus labios y me miró por
50

encima del borde antes de beber.


—Recuerda lo que me hace el que discutas conmigo. Tal vez quieras
mirar debajo de la mesa.
Mis ojos se abrieron.
—No lo estás.
Sonrió y arqueó una ceja.
—Adelante. Pon tu cabeza debajo. Sé que te mueres por echar un
vistazo de todos modos.
Después de que ambos terminamos nuestras bebidas, y algunos de mis
nervios habían comenzado a calmarse, finalmente tuvimos nuestra primera
conversación verdadera. Una que no era sobre sexo o anillos en la lengua.
—¿Cuántas horas trabajas por día en esa gran oficina de lujo?
—Normalmente llego a las ocho y trato de irme a las ocho.
—¿Doce horas al día? Son sesenta horas a la semana.
—Sin contar los fines de semana.
—¿También trabajas los fines de semana?
—Los sábados.
—¿Entonces tu único día libre es el domingo?
—A veces también trabajo la noche del domingo.
—Eso es una locura. ¿Cuándo encuentras tiempo para divertirte?
—Me gusta mi trabajo.
Me burlé.
—No sonó así cuando me detuve el otro día. Todo el mundo parece
tenerte miedo, y te negaste a abrir la puerta.
—Estaba ocupado. —Cruzó los brazos sobre su pecho.
Yo hice lo mismo.
—Yo también. Tomé dos trenes para entregarte el teléfono
personalmente, ¿sabes? Y no tuviste la decencia de salir y darme las gracias.
—No sabía lo que estaba detrás de la puerta esperando por mí, o habría
salido.
—Una persona. Una persona estaba detrás de la puerta. Una que salió
de su camino por ti. Si fuera una mujer casada de sesenta años con el
cabello azul, deberías haber salido a darme las gracias.
Suspiró.
—Soy un hombre ocupado, Soraya.
51

—Sin embargo, aquí estás en una noche de semana a apenas las siete
p.m. ¿No deberías estar trabajando hasta las ocho si estás tan ocupado?
—Hago excepciones cuando es necesario.
—Qué considerado de tu parte.
Arqueó una ceja.
—Quieres mirar debajo de la mesa, ¿verdad?
No pude evitar reírme.
—Cuéntame algo más sobre ti. Aparte de que eres un adicto al trabajo
con un complejo de superioridad que toma bebidas de lujo. Todo eso, podría
haberlo adivinado de mis observaciones en el tren.
—¿Qué te gustaría saber?
—¿Tienes hermanos o hermanas?
—No. Soy hijo único.
—Rayos, nunca lo hubiera imaginado —murmuré en voz baja.
—¿Qué dijiste?
—Nada.
—¿Qué hay de ti?
—Una hermana. Pero no nos hablamos en este momento.
—¿Y por qué?
—Mala cita a ciegas.
—¿Te arregló una?
—Sí.
—¿Con el tipo que te llevó al funeral? ¿Cómo se llamaba, Dallas?
—Aspen. No, no me arregló con Aspen. Escogí ese desastre por mi
cuenta. Me arregló con un tipo con el que solía trabajar. Mitch.
—Y no te fue bien, ¿verdad?
Lo fijé con una mirada.
—Lo apodé Estridente Mitch.
Soltó una risa con eso.
—No suena muy bien.
—No lo fue.
Entrecerró los ojos.
—¿Y voy a tener un apodo mañana?
—¿Te gustaría uno?
—No si es algo como Estridente Mitch.
52

—Bueno, ¿qué tenías en mente?


Las ruedas giraron en su cabeza durante unos treinta segundos.
—¿Morgan con el órgano grande7?
Puse los ojos en blanco.
—Puedes comprobar bajo la mesa en cualquier momento. —Hizo un
guiño.
Seguí tratando de llegar a conocerlo, a pesar de que todos los caminos
llevaban a entre sus piernas.
—¿Alguna mascota?
—Tengo un perro.
Recordando al pequeño perro que vi en su celular, dije:
—¿Qué clase de perro? Pareces ser de la clase de gente que tiene uno
grande y da miedo. Como un gran danés o un mastín napolitano. Algo
representativo de lo que me sigues incitando a mirar bajo la mesa. Ya sabes,
perro grande, gran...
—El tamaño de un perro no es un símbolo fálico —me interrumpió.
Entonces, era el lindo perrito de las fotos.
—¿En serio? Creo que leí un estudio una vez que decía que los
hombres, sin saberlo, compraban perros que representaban el verdadero
tamaño de su pene.
—Mi perro era de mi madre. Falleció cuando era un cachorrito, hace
doce años.
—Lo siento.
Asintió.
—Gracias. Blackie es un terrier de West Highland.
—¿Blackie? ¿Es negro? —El perrito de la foto había sido blanco.
—En realidad, es blanco.
—¿Y por qué Blackie? ¿Por llevar la contraria? ¿O hay otra razón para
el nombre?
Su respuesta fue recortada.
—No hay otra razón.
Justo en ese momento, la camarera vino con nuestra cena. Pedí el
entrante de pescado de Bonito Shut, básicamente solo porque el menú decía
que era para comedores aventureros. Y Graham ordenó Sashimi. Ambos
platos parecían arte cuando llegaron.
—Odio comerlo, es tan hermoso.
53

7 En el origina dice “Morgan Big Organ”, al traducirlo pierde la rima.


—Tengo el problema opuesto. Es tan hermoso que no puedo esperar a
comerlo. —Su sonrisa me dijo que su comentario no tenía nada que ver con
su elegante cena.
Me moví en mi asiento.
Ambos cavamos en nuestras comidas. La mía era increíble. El pescado
literalmente se derretía en mi boca.
—Mmm... esto es tan bueno.
Graham me sorprendió al estirarse y cortar un pedazo de mi plato. No
parecía de los que compartía la cena. Lo miré tragar, y dio un pequeño gesto
de aprobación. Luego me acerqué y tomé un trozo de su comida. Sonrió.
—Entonces. Me hablaste de Mitch el Estridente y del funeral. ¿Sales
mucho en citas?
—No diría que mucho. Pero he conocido mi parte justa de Imbéciles.
—¿Todos fueron imbéciles?
—No todos. Algunos fueron buenos chicos, pero no funcionó para mí.
—¿No funcionó para ti? ¿Por qué?
Me encogí de hombros.
—Simplemente no me sentí así por ellos. Ya sabes. Como nada más que
un amigo.
—¿Y tienes más citas próximas en tu calendario?
—¿Próximas en mi calendario? —Dejé escapar un resoplido de dama—
. Vas de una charla sucia a sonar como un profesor de colegio estirado con
bastante facilidad.
—¿Eso te molesta?
Pensé en mi respuesta por un momento.
—No diría que me molesta. Es más como que me divierte.
—¿Soy divertido?
—Sí. Sí lo eres.
—Estoy bastante seguro de que nunca me han llamado divertido antes.
—Apostaría a que es porque la mayoría de la gente solo ve el Imbécil
que muestras en el exterior.
—Eso implica que soy más que un imbécil por dentro.
Nuestros ojos se encontraron cuando respondí.
—Por alguna razón, creo que lo eres. Que hay más en ti que un Imbécil
con exterior sexy.
54

—Crees que soy sexy. —Sonrió, lleno de sí mismo.


—Por supuesto que sí. Quiero decir, mírate. Tienes espejo. Supongo
que ya lo sabías. No debe ser difícil llenar las tardes de tu próximo
calendario.
—¿Siempre eres tan sabia?
—Bastante.
Sacudió la cabeza y gruñó algo.
—Hablando de los próximos calendarios. Quisiera que lo limpiaras de
otras citas. Aparte de mí, por supuesto.
—Estamos a mitad de nuestra primera cita, ¿y me estás diciendo, no
pidiéndome, que no salga con otras personas?
Se enderezó en su asiento.
—Me dijiste que no te ibas a acostar conmigo. Que íbamos a salir y a
conocernos. ¿Sigues en eso?
—Sí.
—Bueno, si no te estoy follando, tampoco debería hacerlo nadie más.
—Qué romántico.
—Es un trato para mí.
—¿Y eso iría en ambos sentidos? ¿No estarías viendo a nadie más?
—Por supuesto.
—Déjame pensar en ello.
Sus cejas saltaron con sorpresa.
—¿Necesitas pensar en ello?
—Sí. Te contestaré más tarde. —Era, sin lugar a dudas, la primera vez
que Graham J. Morgan no estaba logrando su camino con una mujer.
Horas más tarde, mi teléfono zumbó en mi bolsa. Era Delia cuidándome
debido a que sabía que estaba fuera en una primera cita. Le envié un texto
rápido para decirle que estaba a salvo y eché un vistazo a la hora en mi
teléfono. Habíamos estado sentados en el restaurante por más de tres horas.
No me perdí el hecho de que era la primera vez que había pensado en mi
teléfono.
—Bueno, tenías razón en una cosa.
—Tendrás que ser más específica. Tengo razón en la mayoría de las
cosas.
Sacudí la cabeza.
—Y aquí estaba a punto de hacerte un cumplido, y lo arruinaste con tu
55

arrogancia.
—Creo que arrogancia es cuando tienes un sentido exagerado de tus
propias habilidades. No exagero. Era realista.
—Arrogante Trajeado es realmente un nombre apropiado para ti, ¿no?
Ignorándome, preguntó:
—¿Cuál fue el cumplido?
—Cuando estuvimos enviándonos mensajes de texto durante mi cita
fúnebre la otra noche, dijiste que, si estuviera contigo, no me importaría
dónde estuviera mi teléfono. Hasta que empezó a zumbar en este momento,
ni siquiera me había dado cuenta de que nunca lo había sacado.
Eso lo complació. Un poco más tarde, Graham pagó la cuenta, e hice
una parada rápida en el cuarto de señoritas. Refrescándome, me pareció
que realmente no quería que nuestra cita terminara. El pensamiento trajo
un sentimiento casi melancólico que me sorprendió.
Fuera del restaurante, el auto negro de Graham ya estaba en la acera.
Debió llamar al chofer cuando fui al baño.
—Si no vas a venir a casa conmigo, insisto en por lo menos darte un
viaje hasta tu casa.
—El metro está a la vuelta de la esquina. Estoy bien.
Me lanzó una mirada molesta.
—Cede un poco, Soraya. Es un viaje a casa, no un paseo en mi pene. Y
creo que ya sabes que no soy un asesino en serie.
—Eres muy grosero.
Me puso la mano en la parte más baja de la espalda y me condujo hacia
la puerta abierta del auto. No peleé. Graham tenía razón, estaba siendo
testaruda mientras él había aceptado casi todo lo que exigí. Algo me dijo que
era rara la ocasión en que el hombre era tan flexible.
Cuando llegamos a mi apartamento, Graham me acompañó hasta la
puerta.
—¿Cuándo voy a verte de nuevo?
—Bueno, mañana es sábado, así que supongo que quizás el lunes en
el tren.
—¿Cenas conmigo de nuevo mañana?
—Tengo planes.
Su mandíbula se tensó.
—¿Con quién?
Nos embarcamos en una larga mirada. Su mirada era dura. Cuando
ninguno cedió por unos minutos, murmuró un Cristo en voz baja, y antes
de darme cuenta de lo que estaba sucediendo, mi espalda estaba contra la
56

puerta, y su boca estaba en la mía.


Me besó como si quisiera comerme viva. Antes de soltar mi boca, tomó
mi labio inferior entre sus dientes y tiró. Duro. Con sus labios vibrando
contra los míos, habló.
—No me empujes hasta el límite, Soraya.
—¿Por qué? ¿Qué sucederá?
—Voy a presionarte también. Y estoy tratando de no hacer eso contigo.
Estaba siendo honesto, y me di cuenta de que debía apreciarlo.
—A la casa de mi hermana. Es la fiesta de cumpleaños de mi sobrina.
Ahí es donde iré mañana por la noche.
Asintió.
—Gracias.
Tomó cada pedazo de mi fuerza de voluntad entrar y cerrar la puerta
detrás de mí. Incliné mi espalda contra la puerta, incapaz de recordar la
última vez que había estado tan excitada y molesta. Tal vez nunca. Su boca
era pecaminosa; El pensamiento de lo que podía hacer con esa malvada
lengua en otros lugares de mi cuerpo me mantenía en un estado de
excitación que bordeaba lo frenético. Pero era más que eso. La forma en que
dominaba y controlaba, y sin embargo ejercía moderación por respetar mis
deseos, era lo más sexy que había visto. El hombre estimulaba algo que
había estado dormido dentro de mí. Necesitaba una copa de vino y un
orgasmo. No necesariamente en ese orden. Si iba a ser firme en mi postura
y no tener sexo, entonces tomar las cosas por mis propias manos era
absolutamente esencial.
En mi dormitorio, me quité la ropa. No dormía desnuda cada noche,
pero esta noche era definitivamente una noche desnuda. Cuando me metí
en la cama, mi celular sonó.
—¿El sexo telefónico está sobre la mesa? —La voz de Graham era un
gruñido necesitado. Lo poco que se me enfrió el cuerpo desde que lo dejé al
otro lado de la puerta fue instantáneamente recalentado. Su voz
definitivamente podía acelerar las cosas para mí. Pero…
—El sexo está fuera de la mesa. Eso debería incluir probablemente
todos los tipos de sexo. Coita, oral, telefónico.
Gimió.
—Oral. Dios, quiero probarte. Y sentir el anillo de metal de tu lengua
en mi pene. No tienes ni idea de lo difícil que fue controlarme esta noche
cada vez que vislumbré ese metal cuando hablabas. Es como si te estuvieras
burlando con cada palabra. ¿Qué llevas puesto, Soraya?
Esa voz. Necesitaba grabarla diciendo ¿Qué llevas puesto, Soraya? Así
57

podría reproducirla una y otra vez en un bucle cuando necesitara satisfacer


mis propias necesidades.
—En realidad no estoy usando nada. Me desnudé y me metí en la cama.
—¿Duermes desnuda?
—A veces.
Él realmente gruñó.
—Tócate a ti misma.
—Eso planeo. Pero creo que voy a necesitar ambas manos esta noche.
Así que voy a colgar primero.
—¿Cuánto tiempo planeas volverme loco, Soraya?
—Buenas noches, Graham. —Colgué sin esperar a que respondiera. A
pesar de que el cuerpo me dolía físicamente por el hombre, no estaba
dispuesta a abrir esa puerta con él todavía. Aunque mientras deslizaba mi
mano por mi cuerpo sola en mi cama, en lo único que pude pensar fue Dios,
ojalá fuera su mano.
58
Graham
o escuché de ella todo el día del sábado, no es lo que esperaba.
Soraya Venedetta tenía la intención de volverme jodidamente loco.
Nunca había estado en esta posición antes. Había perseguido
incansablemente empresas comerciales que quería hasta que
inevitablemente cedían cuando endulzaba la olla y hacia una oferta que no
podían rechazar. Pero perseguir a una mujer era nuevo para mí. Claro, hubo
algunas que me hicieron correr por una primera cita. Pero al final de la
noche, siempre estaba seguro de qué era lo que las motivaba. Querían ser
agasajadas y festejar con una comida, aduladas, una conexión de negocios,
un cierto estilo de vida. No era difícil de entender. Hasta ahora.
¿Qué es lo que te motiva, Soraya Venedetta?
Cuanto más me molestaba la mujer, más la deseaba. A las diez de la
noche no pude resistir más. Me estaba convirtiendo en un coño.
Graham: ¿Cómo estuvo tu fiesta?
Respondió unos minutos más tarde. Me dio sensación de paz que no
estuviera embelesada con alguien que conoció y dejara de revisar su
teléfono.
Soraya: En el tren a casa ahora. ¿He mencionado que no me
gustan los payasos?
Graham: No lo has hecho. Pero creo que es una fobia bastante
común.
Soraya: Mi pequeño monstruo de sobrina no tenía miedo en lo más
mínimo. Imagina. ¿Qué hiciste esta noche?
Yo estaba sentado solo en mi sala de estar con pilas de documentos
esparcidos por toda mi mesa de café y un coñac en mi mano. Hoy había sido
un día de catorce horas. Cada vez que pensé en contactarla, forcé mi nariz
de nuevo a mi trabajo. Mis ojos se despejaron ante mi deseo.
Graham: Trabajé hasta tarde.
Soraya: Conoces el viejo dicho... solo trabajo y nada de
diversión...
Graham: Hace de Graham un muchacho rico.
59

Soraya: Tal vez. Pero, ¿de qué sirve la riqueza si no tienes tiempo
para disfrutarla?
Bebí el resto de mi vaso. Había escuchado esas exactas palabras
demasiadas veces para contar. De mi abuela.
Graham: ¿Has pensado en lo que te pedí?
Soraya: ¿Te refieres a mi calendario?
Sabionda. Me estaba volviendo loco saber que estaba fuera esta noche
y se había negado a comprometerse a no ver a otras personas. Ayer, le había
dicho que era un factor decisivo. En ese momento, estaba tratando de
empujarla hacia una decisión de todo o nada a mi favor. Pero después de
las últimas veinticuatro horas, estaba seguro de que no había manera de
que pudiera tener una relación abierta con esta mujer. Por lo general, soy
quien lo evita. Supongo que estaba probando mi propia medicina.
Graham: Sí.
Soraya: ¿Qué tal esto? Vendrás conmigo a un evento social de mi
elección, y yo asistiré a uno de tu elección. Si todavía quieres verme
exclusivamente después, estoy en ello.
¿Qué pensaba? ¿Qué pasar tiempo con sus amigos iba a hacerme darme
cuenta que éramos tan diferentes que nunca podría funcionar? ¿O era al
revés? No encajaría en mi estilo de vida. Claramente, sobreestimó la medida
en que me importaba una mierda lo que la gente piense en cualquier campo.
Graham: Es totalmente innecesario, pero si eso te hace feliz, lo
haré. ¿Cuándo puedo asistir a un evento social de tu elección?
Soraya: Jueves por la noche. Tig y Delia están haciendo una
fiesta en su tienda de tatuajes. Es el primer aniversario de la
inauguración.
Graham: Viernes por la noche. La gala Pick Ribbon en el Met. Es
una recaudación de fondos anual que apoyo.
Soraya: Una gala, ¿eh? Voy a tener que teñir mis puntas para que
coincida con mi vestido elegante.
Graham: ¿Es una cita?
Soraya: Dos citas. Y sí.
Esa noche, dormí mejor que la semana pasada. Como de costumbre, el
domingo por la tarde visité a mi abuela. Me hizo llevarla de compras y luego
me hizo una de mis comidas favoritas. Era generalmente mi única comida
casera cada semana.
El lunes por la mañana me levanté temprano y corrí once kilómetros
en lugar de mis usuales seis mañaneros. Mientras me dirigía a la estación
de tren, me di cuenta de lo mucho que esperaba ver a Soraya. Cuando su
parada llegó y se fue, y ella no subió, hice una mueca, luego llamé a mi
60

secretaria para darle una lista de cosas por hacer antes de llegar. Sabía que
no era posible lograr todas ellas, pero al menos me dio una excusa para
descargar mi frustración en alguien.
Ese día, estaba especialmente irritable. A las cinco, me encontré otra
vez escribiendo a Pregunta a Ida.

Querida Ida:
Hay una mujer que espero ver en el tren todos los días. Esta
mañana no estaba allí. Creo que podría estar evitándome
intencionadamente porque es incapaz de luchar contra su atracción
sexual por más tiempo y está preocupada de rendirse y dejarme hacer
lo que quiera con ella. ¿Cómo puedo estar seguro?
—Célibe en Manhattan

Veinte minutos después, apareció una respuesta en mi bandeja de


entrada.

Estimado Célibe:
Contrólate. Contrariamente a lo que parece que puedes creer, el
mundo no gira en torno a ti. Tal vez esta mujer tenía una cita matutina
temprana con el médico para reponer sus píldoras anticonceptivas.
Algo que un hombre célibe como tú podría apreciar; es decir, si alguna
vez se te da la oportunidad de romper ese voto de celibato. Tal vez
debes tomar un tren diferente por un tiempo. Mejor aún, hacer un viaje
a tu propio médico para algunas pruebas. En la posibilidad de que
tengas una oportunidad con esta mujer misteriosa del tren, desearás
estar preparado.

Mi día ya había sido monopolizado pensando en por qué no estaba en


el tren esta mañana. Jodidamente genial. Ahora sería imposible pensar en
otra cosa que no fuera entrar en ella, durante toda la noche.

Soraya no apareció en el tren los dos días siguientes. Tenía la sensación


de que había decidido evitarme intencionalmente hasta nuestra cita.
Gracias a Dios esta noche era la fiesta en la tienda de tatuajes. De lo
contrario, podría haber perdido mi maldita cabeza.
Estaba a punto de estallar en más de una forma. Mis emociones
estaban fuera de control, y ya no se sentía saludable mantener todo dentro.
Solo había una persona en la que podía confiar con detalles de mi vida
personal. Normalmente nunca llamaba a mi abuela durante la semana, pero
61

por alguna razón, sentí que necesitaba que me pusiera en orden hoy, antes
de quedar como un imbécil esta noche. Dejando a un lado el montón de
papeles en mi escritorio, cogí el teléfono. Sonó tres veces antes de responder.
—¿Graham? ¿Estás bien?
—Todo está bien, Meme.
—Normalmente no me llamas un jueves.
—Lo sé.
—¿Qué está pasando? Parecías preocupado el domingo pasado. ¿Hay
algo mal?
—Nada está mal.
—Bien, ¿Qué es?
Dejando escapar una respiración profunda, fui al grano.
—¿Soy una mala persona?
—¿Qué clase de pregunta es esa?
—Está esta... mujer que he estado viendo. Parece desconfiar de mí. Y
me pregunto si hay una razón legítima para eso. Tal vez no sea bueno para
ella. Tal vez no sea bueno para nadie.
Sin pelos en la lengua, Meme se echó a reír y dijo:
—Tienes tendencia a ser un imbécil, cariño. Pero por lo que me dices,
eso es lo normal en el proceso cuando se trata de tus negocios. Tratar con
una mujer, por otro lado, es un juego de pelota completamente diferente. Y
tienes ciertamente trabajado de campo...
—Esa es la cosa. Lo tengo... pero ésta es diferente. Se siente diferente.
Ni siquiera sé cómo explicarlo. En realidad, no tiene sentido. No somos nada
iguales. Ella es de Brooklyn... una italiana, irascible, impredecible con el
cabello multicolor. Me desafía con cosas. Incluso puede ser francamente
mala a veces. Sin embargo... no puedo tener suficiente de ella. Pero puedo
decir que no confía en mí. No sé cómo lograr comunicarme con ella.
Meme resopló.
—Estoy asumiendo que por lograr comunicarte... ¿también significa que
no te ha permitido salirte con la tuya con ella?
—No ha permitido que nada suceda en esa área, no.
—No estás acostumbrado a que las mujeres mantengan las piernas
cerradas. Hay tales cosas como una dama con respeto propio, ¿sabes? Creo
que me gusta esta chica.
Suspiré en el teléfono mientras continuaba:
—Se necesita tiempo para ver a la gente por lo que realmente son.
Necesitas ser tú mismo y tener paciencia, y eventualmente, verá el verdadero
tú.
62

—Pero ¿y si el verdadero yo no es bueno para ella? ¿Y si soy tóxico?


—¿Quién dijo eso?
—No sé si soy capaz de amar ya...
—Solo el hecho de que te importe, Graham, es una buena señal. Si es
la persona adecuada, todos somos capaces de hacerlo. Te enamoraste de
esa Genevieve, ¿verdad?
Solo la mención de su nombre hizo a mi estómago agriarse.
—Mira dónde me llevó eso.
—¿Sabes lo que pienso?
—¿Qué?
—Creo que has estado tratando de controlar todo, intencionalmente
escogiendo a la gente equivocada para que no te lastime. Y ahora empiezas
a creer que eres incapaz de nada más. Estás empezando a creer tus propias
mentiras.
—Tal vez.
—Creo que esta chica... ¿cuál es su nombre?
—Soraya...
—Soraya... eh... bonito.
Cerré los ojos y giré mi reloj alrededor de mi muñeca.
—Lo es.
—De todos modos, creo que esta chica es una llamada de atención para
ti, que no siempre tenemos el control sobre las cosas. Solo déjate llevar. Deja
que las cosas sucedan por su cuenta. Abandona el control. Pero lo más
importante, por el amor de Dios, no seas un imbécil.
No pude evitar reírme en voz alta.
—Lo tendré en cuenta, Meme.
Definitivamente, Soraya no fue la primera mujer en mi vida en decir las
cosas como son.
63
Soraya
vitar a Graham los últimos días fue realmente difícil, pero sentía
que necesitaba alejarme por mi propio bien. La verdad era que no
podía confiar en mí misma. Cualquier mínimo contacto me habría llevado al
límite. Fue bastante malo que pensase en él todo el día y me masturbase
con imágenes de él toda la noche. Que yo sepa, en el momento en que me
rindiese, se habría ido. Y no quería que esto terminase. Me encantaba la
excitación de preguntarme qué haría o diría, preguntándome qué sería lo
siguiente. No podía arriesgarme a rendirme demasiado pronto y perder esta
sensación… o perderlo a él. Odiaba esa parte de mí que aún sentía como si
fuese a desaparecer una vez nos acostásemos.
Sin embargo, estaba preparada para que eso pudiese ocurrir, porque
realmente no confiaba en mí misma a su alrededor. Incluso aunque me juré
no tener sexo con él todavía, me aseguraba de tener las piernas depiladas y
vestir la lencería con más encaje que tenía. También me aseguraba de tener
el control de natalidad al día.
Eché zumo de naranja y ron en el bol de ponche que estaba sobre la
mesa de buffet que habíamos colocado en la tienda de tatuaje. Delia colgó
unas alegres luces rojas de Navidad como decoración, aunque no eran
vacaciones. Bob Marley sonaba mientras sacaba algunos aperitivos. Tig aún
estaba trabajando en el último cliente en la parte de atrás antes de cerrar
para la fiesta. Habían colocado un bar improvisado en la esquina con
nuestro amigo Leroy, que hacía tanto de camarero como DJ.
Mariposas revolotearon en mi estómago ante el pensamiento de
Graham conociendo a mis amigos. Aunque no podía imaginarlo entrando
aquí con su carísimo traje. Esa iba a ser una visión divertida. Esperaba que
Tig y Delia no pensasen que estaba loca por traerle aquí. Ya estaban
desconfiando por mis descripciones iniciales de su brillante personalidad.
Había sido difícil dar marcha atrás y explicarles por qué, de repente, estaba
enamorada del Sr. Gran Imbécil. Aún seguían llamándolo así.
Comprobando el teléfono innecesariamente, noté que Graham llegaba
unos cinco minutos tarde. La gente estaba comenzando a llegar, pero él era
todo en lo que podía pensar. Decidí distraerme sacando algunos dulces. Fue
ahí cuando escuché la voz de Delia.
64

—Por favor, dime que el sexy Clark Kent que acaba de entrar no es el
Sr. Gran Imbécil, porque puede que tenga que pelearme por él contigo.
El corazón comenzó a latir sin control ante la visión de Graham en la
puerta.
Oh. Dios. Mío.
Su vestimenta no se parecía en nada que hubiese visto antes. No había
traje. En cambio, estaba llevando un polo blanco que le quedaba en el pecho
como un guante hecho para sus pectorales, junto con un vaquero negro. Su
cabello estaba alisado hacia atrás desde un lado de un modo que le hacía
parecer más joven. Funcionaba para mí. Un poco demasiado.
Mi cuerpo reaccionaba más con cada paso que daba hacia mí. El golpe
de su aroma casi quitándome el aire. Mientras había estado intentando
refrenarme, Graham me tomó en un relajado abrazo y hundió la boca en mi
cuello.
—Te eché jodidamente de menos, Soraya.
El sonido tenso de sus palabras contra mi piel fue suficiente para
matarme. La noche ni siquiera había comenzado y mis bragas ya estaban
húmedas. Estaba preparada para meterlo en el armario de suministros.
Jesús. Contrólate.
Graham tenía sus ojos marrones fijos en mí bajo sus lentes. Los bajó
hasta mi escote y los subió de nuevo. Me había teñido las puntas del cabello
de púrpura y llevaba un vestido de un color similar a juego. Tomó unos
cuantos mechones y tiró suavemente, susurrando seductoramente en mi
oído:
—Violeta, ¿eh?
Me aclaré la garganta.
—Sí.
—Me comentaste que el rojo significaba enfado. ¿Qué significa el
violeta?
—¿Qué sucede con los lentes?
—Respóndeme primero.
—El violeta representa confusión o dilema.
Sonrió.
—Ya veo.
—Así qué, ¿por qué los lentes?
—Honestamente, no he estado durmiendo bien. He estado preocupado
por ti, pero intentando darte algo de espacio. Cuando no consigo descansar,
mis ojos se secan. Los lentes son más cómodas que las lentillas.
65

Estuvimos allí mirándonos a los ojos el uno al otro durante casi un


minuto antes de que Delia interrumpiese nuestro momento.
—Bueno, si es el Sr. Gran Imbécil…
Maldición.
Graham abrió los ojos como platos mientras le ofrecía la mano, antes
de mirarme con una expresión molesta.
—Supongo que mi reputación me precede. Elegiré creer que Soraya creó
ese apodo basada en la traducción literal y no figurativa de prick8.
—Era lo que te llamaba antes de conocernos… en la época cuando te
estaba guardando el teléfono.
—¿Y qué te hizo salir con ese nombre específicamente?
—Me recordaste al imbécil Sr. Big de Sexo en la Ciudad. Así que, Sr.
Gran Imbécil.
Graham deslizó la mano por mi cintura.
—¿Y quién serías tú… la obscena Samantha?
Entrecerré los ojos con sorpresa.
—¿Veías ese programa?
—Mi madre solía hacerlo.
—Eso es divertido. —Sonreí.
—Ahora que ya me conoces un poco mejor, ¿aún te sigo recordando a
ese tipo?
—Bueno, tienes un conductor. Así que, supongo que hay algunas
similitudes.
Frunció el ceño.
—Aunque, no hay sexo en nuestra ciudad, ¿cierto?
Cuando lo miré, me besó juguetonamente la mejilla luego pasó su mano
por mi espalda, causando que me recorriese un escalofrío. Esta iba a ser
una noche larga.
Después de presentarle a Leroy y otros cuantos invitados, lo convencí
para presentarle a Tig. Mi amigo tenía un cigarro colgando de su boca
cuando le ofreció a Graham un apretón de manos.
—Señor Gran Imbécil… ¿Cómo cojones estás?
Graham puso los ojos en blanco.
—Estoy bien. Debes ser Tig.
—De todos modos, no sé si Soraya te lo contó, pero es como mi
hermana. Y viendo que no tiene hermanos de sangre o siquiera un padre
que valga un trozo de mierda en su vida, eso significa que, si le haces daño,
voy a tener que ser el que te pateé el trasero. Solo quería sacar eso del
camino.
66

8 Literalmente prick significa polla, figurativamente suele traducirse como imbécil.


Graham asintió lentamente con entendimiento.
—Aprecio que la cuides.
—Encantado de que aclarásemos eso —se burló Tig—. Te preguntaría
si quieres un tatuaje gratis mientras estás aquí… pero algo me dice que no
te gusta la tinta.
—Me gusta su tinta. —Graham me guiñó un ojo, luego se rascó la
barbilla, como si estuviese considerando algo—. En realidad, puede que esté
interesado. ¿También arreglas tatuajes?
—Sí. ¿Qué quieres decir concretamente?
—Tengo uno que ya no quiero. Fue un error y me gustaría cubrirlo,
convertirlo en otra cosa.
¿Tenía un tatuaje? De ninguna manera.
—Echemos un vistazo. —Tig movió la mano, indicándonos que le
siguiésemos.
Tenía la mirada pegada en el trasero de Graham, que se veía increíble
en ese pantalón. Mis manos deseaban apretarlo. Me preguntaba cómo
reaccionaría si lo hiciese.
Los sonidos apagados de los invitados desaparecieron en el fondo
cuando entramos en la silenciosa habitación trasera. Se me aceleró la
respiración cuando Graham se sacó lentamente la camiseta por la cabeza,
despeinándolo. Era la primera vez que había visto su pecho marcado en
carne y hueso. Su físico era más hermoso que en mi imaginación. Estaba
claro que ejercitaba. No podía apartar la mirada de sus abdominales
marcados. Su piel era muy suave y morena. Era todo lo que había
fantaseado y más.
Me hormigueaban las manos con una desesperada necesidad de sentir
su piel. Pasé la mirada sobre la fina estela de vello que llevaba hacia su
pantalón antes de volver a subir la mirada y que aterrizase en él: el tatuaje
en la parte izquierda del torso. Entrecerré los ojos. Era un nombre escrito
en cursiva: Genevieve. Me dio un salto el corazón. Tragando mis celos,
específicamente elegí no hacer la pregunta que me estaba muriendo por
hacer.
¿Quién demonios es Genevieve?
Sentí como si me estuviesen ardiendo las orejas. Lo único peor que
preocuparme de que Graham fuese un mujeriego, era la posibilidad de que
hubiese alguien ahí fuera que en realidad había significado algo para él,
significado lo suficiente como para marcar permanentemente su cuerpo con
su nombre.
67

Tig me miró, sintiendo mi incomodidad se giró hacia Graham.


—¿Quién es Genevieve?
Graham me miró cuando respondió:
—Es una ex novia. Como dije, el tatuaje fue un error. —Su expresión
carecía de humor y me hizo sentirme más curiosa sobre lo que podía haber
pasado entre él y esta mujer.
Tig sacó un libro que ofrecía todo tipo de diseños con detalles que
podían enmascarar las letras del nombre. Graham eligió un intrincado
diseño tribal.
Permanecí allí hipnotizada, escuchando el sonido de la aguja. La
tensión en el aire estaba cargada mientras Graham miraba hacia mí de vez
en cuando. Tig fue capaz de colorear y sombrear sobre el nombre así que al
final, parecía que nunca había estado allí. El nuevo tatuaje se veía
increíblemente sexy contra la piel olivácea de Graham. Para ser honesta,
quería pasar la lengua sobre él.
Tig puso un vendaje sobre el diseño y le dio instrucciones sobre los
cuidados posteriores antes de que Graham volviese a ponerse la camiseta.
—Gracias, hombre. ¿Cuánto te debo?
Tig extendió las manos.
—Por favor. Es a cuenta de la casa.
—Insisto.
—Simplemente cuida a mi chica. Es todo lo que necesito de ti. Nada
más.
Graham me miró.
—Puedo hacer eso.
Poniendo su mano en mi espalda, Graham me guio por la puerta y de
vuelta a la habitación principal.
—¿Puedo conseguirte una bebida? —preguntó.
—Sí. Tomaré algo de esa bebida de allí.
Graham volvió con dos vasos del zumo con alcohol y ambos lo tragamos
con rapidez. Un reguero de líquido rojo goteó por mi escote, Antes de que
pudiese limpiarlo, sentí el largo dedo de Graham deslizándose por el medio
de mi pecho.
—Niña sucia —comentó mientras lamía la bebida de su dedo índice.
Ese único golpe prácticamente me mató. Estaba tan increíblemente
atraída por él, pero nunca le había querido tan desesperadamente como esta
noche. La ropa casual, los lentes, la forma en que me estaba mirando,
viéndolo sin camiseta… todo fue demasiado. Pero más que nada, los
persistentes celos sobre “Genevieve” era lo que más me estaba volviendo
68

loca. Un extraño e incontrolable sentido de posesividad me atravesó. Mi


reacción era una llamada de atención. Ya estaba demasiado hundida,
destinada a ser herida. Darte cuenta de eso, añade un poco de ponche de
ron y tienes un desastre.
—Esta noche estás ensimismada, Soraya. Dime qué se te pasa por la
mente.
Lo que se sentía como un sofoco comenzó a impregnar mi cuerpo.
Nunca en mi vida había reaccionado así a un hombre. Nunca había sentido
tanto miedo y deseo al mismo tiempo. Ciertamente, nunca tuve al monstruo
de los celos alzando su fea cabeza. No quería que él lo notase. Necesitaba
tranquilizarme.
—Volveré ahora mismo —comenté antes de dirigirme a la parte trasera
de la tienda. Antes de poder llegar muy lejos, sentí una mano firme en la
cintura. Luego, me metió en la oficina de Tig y cerró la puerta, apoyándome
contra ella, atrapándome entre sus brazos.
—¿Crees que eres la única que está jodida por lo que está sucediendo
aquí? —masculló.
Permanecí en silencio, intentando recuperar el aliento.
No había luz y no intentó encontrar una. En la oscuridad de la oficina,
apenas podía ver nada. Solo podía sentir su pecho contra el mío y su
respiración contra mis labios mientras decía:
—Me estás volviendo loco. Necesito tocarte. Por favor, simplemente
déjame saborearte… solo una vez.
Echando la cabeza hacia atrás, presioné su cabeza contra mi pecho
mientras pasaba lentamente su lengua sobre mi escote, gimiendo sobre mi
piel. Bajó la parte de arriba de mi vestido, exponiendo mis pechos y tomando
un pezón en su boca, chupándolo tan fuerte que me hizo chillar. Los
músculos entre mis piernas estaban palpitando con necesidad. Incluso,
aunque lo quería en mi interior, estaba aterrorizada. De repente alejé el
rostro de él y comencé a cubrirme.
Jadeando, hundió la nariz en mi cuello y puso la mano sobre mi
corazón. Me acercó a él.
—Dios, escucha tus latidos. Me quieres. Puedo sentirlo. Pero estás
extraordinariamente asustada de mí. ¿Por qué?
—No lo sé —susurré.
Se echó hacia atrás y tomó mis mejillas entre sus manos.
—Habla conmigo. Por favor. ¿Qué sucedió para hacerte tan
desconfiada?
—Solo estoy asustada de resultar herida.
—¿Quién te hirió?
69

Era duro incluso para mí entender de dónde provenía esto. Ni siquiera


había tenido un novio que rompió mi confianza o me partió el corazón. No
tenía sentido. Realmente nunca antes había estado enamorada. Los
sentimientos que tenía por Graham eran nuevos para mí, pero no quería
admitírselo. Lo único que sabía con certeza era que, de algún modo, mi
padre era la raíz de mi paranoia. Así que decidí contarle una historia a
Graham que pudiese explicar mi miedo al rechazo, aunque no podía decir
que realmente lo entendiese yo misma con claridad. Aunque, cualquier cosa
era mejor que admitirle que nunca me había sentido de este modo antes.
—Cuando tenía unos diez años, mis padres se divorciaron. Mi padre
acabó casándose con una mujer del vecindario. Theresa era viuda. Tenía
tres hijas, una de las cuales tenía mi edad e iba a mi escuela… Brianna. De
todos modos, mi padre comenzó a convertirse en su padre y pasaba menos
y menos tiempo con mi hermana y conmigo como resultado. Hubo una
ceremonia de la rosa padre e hija y un baile que la escuela estaba
representando para las niñas de mi grupo de edad. Se suponía que los
padres comprasen una docena de rosas para sus hijas y luego se tomasen
fotografías juntos en el baile.
»En fin, mi madre le había preguntado a mi padre si era capaz de
llevarme. Nunca volvió. Así que acabé apareciendo en la escuela,
completamente engalanada y esperando que él apareciese. Y lo hizo… con
Brianna. Ahí estaba ella, sosteniendo un gran ramo en una mano y con la
otra la mano de mi padre. Corrí a casa llorando y cuando mi madre se
enfrentó a él, le dijo que no se dio cuenta de que yo estuviese interesada en
ir. Dijo que, ya que el padre de Brianna estaba muerto, era importante que
él estuviese ahí para ella. Dijo que pensó que yo lo entendería. De todos
modos, esto no tiene nada que ver contigo, Graham. Me preguntaste por qué
tenía problemas de confianza y mi padre es realmente la única razón en la
que puedo pensar.
Volvió a tomar mi rostro entre sus manos y me dio un beso firme y
apasionado en los labios. Relajé mi cuerpo contra él y cuando se alejó,
anhelé que simplemente siguiese besándome.
—Siento que eso sucediese. Eso es increíblemente asqueroso. Y explica
muchas cosas.
—Si… gracias.
—Fui hijo único —comentó—. Mi padre nunca estuvo en la fotografía,
lo que supongo que ha sido mejor que un rechazo posterior. No lo sé.
—Así que, ¿era simplemente tu madre y tú?
—Sí.
—¿Cómo murió?
—De cáncer de pulmón cuando era un adolescente.
70

—Lo siento mucho.


—Gracias. —Se detuvo, luego añadió—: Fue duro. Juré nunca
permitirme estar tan encariñado a alguien después de eso. No quería volver
a sufrir ese tipo de pérdida. La muerte de mi madre es una gran razón por
la que soy como soy… cerrado y frío. Al mismo tiempo, me motivó a ser lo
mejor que pudiese de otras formas, para hacer que se sintiese orgullosa. Así
que, algo bueno y malo salió de ello.
Se me revolvió el estómago mientras me preparaba para hacer una
pregunta de la que necesitaba una respuesta.
—¿Te encariñaste con Genevieve?
—Sí —contestó simplemente.
Me estaba palpitando el corazón.
—¿Cuánto tiempo estuviste con ella?
—Dos años y medio.
—Ya veo.
Cuando bajé la mirada puso una mano en mi barbilla y movió mi rostro
para encontrar sus ojos en la oscuridad.
—¿Qué quieres saber, Soraya? Pregúntamelo.
—¿Qué sucedió entre tú y ella?
—Genevieve aceptó un trabajo conmigo como bróker justo después de
la universidad. Éramos serios… o eso pensé. En fin, para resumir la historia,
en realidad comencé mi compañía con un amigo mío llamado Liam
Gainesworth. Liam, Genevieve y yo trabajábamos muy de cerca todos juntos.
Con el tiempo, averigüé que estaban teniendo una aventura a mis espaldas.
Liam se marchó para comenzar su propia compañía, que ahora es una de
mis competidoras y Genevieve se fue con él.
Vaya.
—Eso es espantoso. Ni siquiera sé qué decir. Lo siento.
—No lo estés. No estaba destinado a ser.
—Lo sé, pero puedo decir que te hirió.
—Estoy aquí contigo, ¿no?
—¿Qué tiene que ver con ello?
—Porque no quiero estar en otro lugar. Si algo fuese diferente en mi
vida, puede que no estuviese. Tampoco lo entiendo, Soraya. Esto. Lo que
está sucediendo entre nosotros. No puedo hacer ninguna promesa.
Simplemente sé que no quiero que se detenga.
Yo tampoco.
71

—Sería mejor que volviésemos allí antes de que piensen que estamos…
—¿Follando?
—Sí.
Hundió el rostro en mi cuello y rió contra mi cuello.
—¡Dios me libre!
—Gracias por ser paciente conmigo.
Masculló:
—Paciente no es la palabra correcta…
—Tal vez no.
Mientras tomaba su mano para guiarlo fuera de la habitación, me
empujó atrás un momento.
—Oye… —Cuando me giré para enfrentarlo, apoyó la frente sobre la
mía—. Esperaré tanto como quieras. No voy a ninguna parte.
—Gracias.
Ambos estábamos mucho más relajados después de nuestra charla.
Pasamos el resto de la noche escuchando tranquilamente las conversaciones
a nuestro alrededor en la fiesta. Me recliné contra Graham, quien me rodeó
la cintura con los brazos, el calor de su cuerpo manteniendo a raya mi piel
erizada por el contacto. No sabía a dónde iba esto y, por primera vez, decidí
no analizarlo.
72
Soraya
l día siguiente en la oficina, seguían llegando en masa. Docenas de
rosas. Rosadas, rojas, amarillas. Una nueva docena era entregada
cada hora. Me costó un poco entender por qué lo estaba haciendo. Fue la
historia que le conté sobre mi padre y la ceremonia de la rosa. Más tarde
encontré una carta, que había caído de la primera docena, que decía, Estas
son de hace mucho tiempo. Mi corazón se sintió pesado y lleno de algo
inidentificable al mismo tiempo.
Esta noche era la gala a la que se suponía iba a asistir con él. Iba a
estar fuera de mi zona de confort, los nervios me siguieron todo el día. Había
escogido dos diferentes vestidos formales en Bergdorf’s en mi hora del
almuerzo.
Cuando regresé a la oficina, había un plato de comida india en mi
escritorio. El olor a curry era nauseabundo.
—¿Ida? ¿Cómo llegó esta comida aquí?
—Un chico de entrega lo dejó, dijo que era para ti. Creí que lo habías
ordenado.
—Compro comida india para ti, pero sabes que la odio.
Entonces, un pensamiento cruzó mi mente. Saqué mi teléfono.
Soraya: No me compraste comida india, ¿verdad?
Graham: Lo hice.
Soraya: ¿Por qué?
Graham: ¿Pensé que te gustaba? Te vi yendo a recogerla.
Soraya: Um… ¿Cómo es eso? ¿Me estabas siguiendo?
Graham: Solo fue una tarde. Extrañaba tu rostro. Iba a
acercarme como el Sr. Big, sorprenderte y llevarte a almorzar.
Entonces te vi salir corriendo de Masala Madness y pensé que ya
tenías planes.
Soraya: LOL. Estaba comprando el almuerzo para Ida. La comida
india me da acidez.
Graham: Necesito trabajar en mis habilidades de acecho.
73

Soraya: Aunque, fue muy amable de tu parte.


Más tarde ese día, Graham me envió otro mensaje.
Graham: Oye, escuché que cambiaron el nombre de la gala en mi
honor.
Soraya: ¿En serio?
Graham: Ahora se llama Gran Bola Azul.
Soraya: LOL.
Graham: Están regalando bolsas con hielo e ibuprofeno.
Soraya: Estás loco.
Graham: Por ti, lo estoy.
Soraya: ¿A qué hora me recoges?
Graham: Santa mierda. ¿De verdad se me permite ir a tu puerta?
Soraya: Sí.
Graham: Entonces 7:30
Soraya: Necesitaré tu aprobación para mi atuendo. Tengo dos
vestidos en espera en Bergdorf’s y todavía no puedo decidir.
Graham: Sabes que voy a vetar lo que sea, solo para ver cómo te
desnudas.
Soraya: ¿Cómo está tu tatuaje?
Graham: Bien. Podemos jugar Yo te muestro el mío, tú me
muestras el tuyo más tarde si quieres.
Soraya: Tengo algunos que no has visto.
Graham: Soy dolorosamente consciente de eso.
Soraya: Tal vez si eres bueno esta noche, te dejaré ver uno.
Graham: Y si tú eres buena, te dejaré ver debajo de la mesa.
Soraya: LOL.
Graham: Eres malvada, Soraya Vendetta. Burlándote de mí con
tus tatuajes. ¿Cómo diablos se supone que voy a trabajar ahora?
Soraya: ;—)
Después del trabajo, pasé por Bergdorf’s a comprar mi vestido. Tenía
dos en espera y no había decidido cuál me gustaba más. En el probador, di
mi nombre y esperé a que la vendedora volviera con mis selecciones.
—Aquí tienes, querida.
—Gracias. Pero ese no es mío. —Señalé un precioso vestido verde. En
realidad, era el primer vestido que me había llamado la atención más
temprano, pero era un diseño que nunca me podría permitir. El precio era
casi diez veces los otros dos juntos.
74

—Ese es el que su esposo agregó está tarde.


—¿Mi esposo?
—Supuse que era su esposo. Lo siento, no pregunté su nombre. ¿Novio,
tal vez? No son muchos los hombres que lucen así, los que entran a una
tienda de vestidos para mujeres. O pagar la factura para el caso.
—¿Pagar la factura?
—El caballero que agregó este vestido a sus selecciones. También pagó
la factura por el verde. E instruyó al gerente a poner cualquier otro vestido
que le guste también a su cuenta. También nos pidió que escogiéramos los
zapatos para combinar con el verde y pagó por ellos. —Colgó los vestidos en
un probador y desapareció por un momento. Cuando volvió, abrió la caja
para mostrarme un par increíble de Louboutins que nunca podría
permitirme.
Mandé un mensaje antes de quitarme la ropa.
Soraya: ¿Haces compras en el área de mujeres a menudo?
Graham: Eso fue una primera vez. Deberías ver los artículos que
llevé conmigo.
Soraya: ¿Compraste otros artículos?
Graham: Sí. La mujer de lencería me miró como si pensara que
estaba jugando a disfrazarme.
Soraya: LOL. ¿También fuiste a lencería? ¿Qué compraste?
Graham: Esas compras no podrás verlas pronto. Ya que todavía
no voy a verlos siendo modelados. A menos que hayas cambiado de
opinión…
El pensamiento de Graham yendo de compras al departamento de
lencería me divertía y me excitaba. Me lo imaginé pasándose la mano por el
cabello con frustración, odiando completamente lo que estaba haciendo,
pero sin poder detenerse.
Soraya: El vestido verde es hermoso, pero no puedo aceptarlo. Es
demasiado.
Graham: Es la venta final. Dónalo si no te gusta.
¿En serio? El vestido costaba casi tres mil dólares.
Soraya: Estás loco, lo sabes.
Graham: ¿Te queda?
Soraya: Aún no me lo he probado.
Los rápidos mensajes que intercambiábamos se detuvieron durante
unos minutos.
75

Soraya: ¿Todavía estás ahí?


Graham: ¿Estás en el probador?
Soraya: Sí.
Graham: Acabo de tener una pequeña fantasía sobre ti de pie en
el probador, mirando a tu hermoso cuerpo desnudo en el espejo.
Soraya: Y…
Graham: ¿Quieres escuchar más de mi fantasía?
Soraya: Podría…
Graham: Me gustaría unirme a ti en ese probador. Inclinarte, con
las manos presionadas contra el espejo, los dedos extendidos, y
tomarte desde atrás mientras nos observas. Todavía estarías usando
los zapatos que elegí.
Esta vez, fui yo quien se quedó callada. Miré al espejo y vi a Graham
parado detrás de mí. Si la ilusión era así de caliente, había una buena
posibilidad que me derritiera cuando sucediera en realidad. Cuando. Ya ni
siquiera intentaba engañarme diciendo si. Finalmente, mi teléfono zumbó.
Graham: Sé lo que estás haciendo.
Soraya: Le veo esta noche, Sr. Gran Imbécil.
Cuando llegué a mi apartamento cargando una bolsa de ropa, noté una
limusina negra estacionada afuera. Cuando me acerqué, el conductor
uniformado salió. El conductor de Graham.
—Srta. Vendetta, el Sr. Morgan pidió que le entregara esto. —Me
entregó dos sobres de manila cerrados.
—¿Qué es?
—No lo sé, señorita. Recibí instrucciones de entregarlo, así que aquí
estoy. —Asintió cortésmente y abrió la puerta del auto—. Tenga una buena
tarde.
Mis manos estaban llenas, así que esperé hasta estar arriba antes de
abrir los sobres. Después de colgar mi vestido, me senté en la cama y abrí
el primero de los paquetes. Dentro había una caja La Riche Alpine Green de
tinte para el cabello. El color era la combinación exacta para el vestido.
Graham J. Morgan tenía un gran lado dulce.
Curiosa, abrí el siguiente sobre. Era una caja Betty Down There Hair
Color 9 verde con una nota pegada que decía, No estaba seguro si la alfombra
coincidía con las cortinas.
Sonriendo de oreja a oreja, pensé, lo vas a descubrir por ti mismo muy
pronto si continúas esto.
76

9 Tinte para el vello púbico.


El timbre sonó puntualmente a las siete treinta. Hablé por el
intercomunicador antes de presionar el botón para abrir la puerta principal
de abajo.
—¿Aquí es, Célibe en Manhattan?
—Por desgracia, sí.
Lo dejé entrar y desbloqueé mi puerta para esperar.
Caminando por el pasillo desde el ascensor hasta mi apartamento,
tomó pasos rápidos y seguros. Cada uno hizo que mi pulso latiera un poco
más rápido. Llevaba un esmoquin oscuro y era muy posiblemente el hombre
más hermoso que jamás había visto. No había ninguna duda en mi mente
de que podría causar un atasco en el tráfico caminando por las calles de
Manhattan vestido así. Literalmente me lamí los labios.
Mientras estaba allí, salivando, Graham tomó mi rostro en una mano y
apretó.
—Vas a ser mi muerte, mirándome así. —Luego me besó hasta que no
hubo duda de que lo que sentía era mutuo.
Parpadeé de nuevo a la realidad cuando me soltó.
—Necesito vestirme. Ven dentro.
—No he podido pensar en nada más que en venirme en ti desde que me
hablaste de la cita con tu doctor para renovar tu control de natalidad.
Puse los ojos en blanco por ser un pervertido, a pesar que en secreto
amaba cada palabra sucia.
—Solo necesito un minuto para vestirme.
—¿Quieres ayuda con eso?
Señalé una silla en la cocina.
—Siéntate. Quieto.
—¿Soy un perro? Estoy dispuesto a rogar.
Desaparecí en mi habitación y me puse el vestido verde. Era la cosa
más cara que había tenido. Graham no estaba mintiendo cuando dijo que
el vestido era la venta final. De lo contrario, no lo usaría. Pero tenía que
admitirlo, los otros vestidos que elegí no podían compararse con la belleza
del que él había comprado.
A diferencia de Graham, quien caminaba hacia mí con la seguridad de
conocer su lugar en la cima de la cadena alimenticia, estaba nerviosa de
salir de mi dormitorio. El vestido era precioso; abrazaba cada curva y
mostraba la cantidad perfecta de piel para ser atractivo sin ser vulgar, aun
así, no estaba en mi zona de confort. Mirándome en el espejo, mi reflejo era
77

hermoso, pero lo que no reflejaba era… yo.


Cualquier duda que tuviera fue casi completamente borrada cuando vi
el rostro de Graham. Estaba sentado a la mesa de mi cocina jugando con su
teléfono y se puso de pie cuando me vio.
—Te ves jodidamente increíble.
—El vestido es increíble. Todavía no puedo creer cuánto pagaste por él.
—No es el vestido, Soraya. Es la mujer que lo usa.
—Eso es dulce. Gracias.
—El verde es definitivamente tu color. —Extendió la mano y me tocó el
cabello—. No puedo ver si tus puntas coinciden con este peinado. —Había
fijado mi cabello en un giro francés, y metido las puntas coloridas por
debajo.
Sonreí.
—Combinan. Pero no quería resaltar como un pulgar hinchado. Nunca
antes he estado en una gala, pero algo me dice que sería la única con verde
en su cabello.
—¿No te gusta tu cabello recogido?
—De hecho, me gusta más suelto.
—Date la vuelta. Déjame ver. —Cuando obedecí, Graham deslizó los
pasadores que estaban sujetando mis trenzas gruesas. Mi cabello largo cayó
en ondas. Me guió para darme la vuelta—. Vas a destacar con él recogido o
suelto, y no tiene nada que ver con el color de tu cabello.
—¿No te importa?
—¿Importar? Soy un imbécil arrogante. Me gusta cuando otros
envidian lo que tengo.
—Solo dame un segundo para arreglarlo. —Fui al baño y alisé mi
cabello. En verdad me gusta mi cabello suelto. Cuando regresé, Graham
tomó mis dos manos.
—Entonces, ¿coincide?
—Sí. El color es bastante parecido, ¿no crees? —Levanté mis puntas
contra la parte superior de mi vestido. Los verdes eran casi del mismo tono.
—No estaba hablando del vestido.
—Oh. No. Gracias por el Betty Down There, pero las cortinas no
coinciden.
—Es una lástima.
Sonreí con suficiencia.
—¿De verdad? Pensé que te podría gustar mi creación allá abajo.
78

—¿Tu creación?
Besé sus labios con suavidad, luego hablé contra ellos:
—No hay nada que teñir. Estoy completamente desnuda ahí abajo.

Graham tenía razón en una cosa; definitivamente estábamos atrayendo


atención. A pesar que dudaba que cualquiera de las mujeres, follando con
los ojos al hombre que estaba a mi lado, incluso notara mi cabello. Graham
parecía ajeno a ello mientras me dirigía hacia el bar.
—Parece que tienes un club de fans.
—Es más como un club de odio. Mi negocio es muy competitivo.
Vi a una mujer que estaba observándonos descaradamente mientras
caminábamos. Llevaba un vestido rojo, y su cabeza estaba siguiendo cada
uno de nuestros pasos.
—Parece más lujuria que odio.
Graham siguió mi línea de visión. Me acercó a su lado:
—Mantente alejada de esa.
Ese comentario solo me hizo mirar por más tiempo.
—¿Por qué?
—No quiero que manche tu opinión sobre mí, más de lo que pueda
lograr por mi cuenta.
En el bar, Graham ordenó su elegante bebida y el vino que tomé en la
cena de la semana pasada. Ganó un punto por recordar lo que me gustaba.
Mientras esperábamos, miré la habitación. El Met era un lugar increíble.
Había estado dentro antes para las exposiciones, pero nunca en este salón
en particular. Los techos abovedados eran una obra de arte por sí mismos.
Era abrumador asimilarlo todo. La gente. El lugar. El hombre junto a mí,
más que nada.
Graham me entregó mi bebida:
—¿Cuánto dinero recaudará algo como esto?
—Creo que el año pasado consiguió cinco millones.
Casi me ahogué bebiendo mi vino. La mujer del vestido rojo que había
estado mirándonos se acercó al bar.
—Hola, Graham.
Él asintió. Su respuesta fue brusca, y sentí que su cuerpo se tensaba.
—Avery.
Oh, mierda. La mujer a la que llamé.
—¿No vas a presentarme a tu amiga?
79

Me acercó más a su lado:


—De hecho, no. Estábamos a punto de bailar. Discúlpanos.
Graham me apartó bruscamente del bar y de la mujer. Me sentí aliviada
de alejarme de ella, pero curiosa por la relación. Había una pista de baile,
grande y casi vacía, en un lado de la habitación. En nuestro camino, hicimos
una parada en la mesa número cuatro y Graham colocó nuestras bebidas.
En la pista de baile, Graham me acercó más. No me sorprendió
descubrir que sabía bailar. La forma que dirigió con una mano fuerte,
definitivamente se adaptaba a su personalidad dominante.
—Entonces… vestido rojo. ¿Asumo que ustedes tienen historia?
—La tenemos. Pero no es lo que piensas.
—¿Qué quieres decir? ¿Que no la has follado?
Echó la cabeza hacia atrás y arqueó su ceja.
—¿Celosa?
Aparté la vista. La idea de que estuviera con alguien más movió algo
irracional en mi interior. Graham se agachó y pasó su nariz por mi garganta.
—Me gusta que estés celosa. Significa que eres posesiva conmigo. Me
siento de la misma manera sobre ti.
Mis ojos se encontraron con los suyos. Nuestras miradas se sostuvieron
por un largo tiempo antes que volviera a hablar:
—No. No he dormido con Avery. Nunca le puse un dedo encima. Ella
no está feliz por la forma en que manejo una adquisición de empresas.
—Oh.
Se inclinó más cerca, hablando áspero en mi oído.
—Pero hablando de follar. La he tenido dura desde que me dijiste que
estabas desnuda. —Con su mano en mi espalda baja, me presionó
firmemente contra él. Podía sentir su erección enterrándose en mi cadera.
El hombre estaba atacando todos mis sentidos a la vez; el sonido de su voz
necesitada, el olor que era tan masculino y distintivo de él, el toque de sus
manos en mi piel desnuda… Dios, quería probarlo. No ayudó la forma en que
su cuerpo controlaba al mío mientras arrasábamos fluidamente por la pista
de baile, me recordaba lo dominante que probablemente sería en la cama.
Había un armario cerrado en algún lugar cercano, estaba segura de ello.
Sería tan fácil ceder a él en este momento. Pero en cambio, obligué a mi
perra interior a través de la bruma de lujuria que amenazaba con tragarme.
—Tal vez deberías ver a un doctor acerca de eso. Parece que
constantemente tienes una erección. ¿Demasiada Viagra, tal vez?
—Puedo asegurarte, que no hay ayuda artificial necesaria para hacer
que mi polla se hinche cuando estoy a tu lado, Soraya. Y he visitado a mi
doctor recientemente. De hecho, hace algunos días. Tomé algunos consejos
80

de una columnista que sigo y me preparé ante la remota posibilidad que se


me permita romper mi voto de celibato. Estoy limpio y tengo los papeles para
demostrarlo.
—Suenas ansioso. ¿Los llevas contigo en este momento? —Estaba
bromeando, pero Graham se echó hacia atrás y acarició su bolsillo de la
chaqueta donde estaría el bolsillo interior. Me atraganté—. ¿Es en serio? De
verdad no los tienes contigo, ¿verdad?
—Por supuesto, es en serio. No hay nada que quiera hacer más que
correrme en tu interior. Ni de broma iba a perder una oportunidad por no
estar preparado si se presentaba la ocasión. Los he llevado conmigo durante
tres días.
Su admisión fue extrañamente encantadora. Otra canción empezó, y
bailamos en silencio por un rato, nuestros cuerpos balanceándose al
unísono.
Apoyé mi cabeza en su pecho y suspiré.
—Me gusta esto. No lo esperaba, para ser sincera.
Me acarició con su nariz.
—Yo también. Normalmente odio esas cosas.
Mi guardia estaba deslizándose por este hombre. No tardé mucho en
recordar levantarla y protegerme.
Estábamos sentados a una gran mesa redonda preparada para
acomodar al menos una docena de otros invitados. Graham me presentó a
las parejas que nos rodeaban a ambos lados, pero algunas de las sillas
todavía estaban vacías.
—Entonces, ¿qué haces? Soraya, ¿verdad? —Braxton Harlow se sentó
a mi izquierda. Era un caballero viejo, pero guapo, con el cabello plateado
que contrastaba con su rostro bronceado. Graham estaba hablando de
negocios con el hombre a su otro lado.
—Trabajo para una columnista de consejos. Pregunta a Ida.
—Eres una escritora. Qué maravilloso.
—No exactamente. Es más como que hago recados de mierda para el
escritor y algunas veces me da la oportunidad de responder algunas de las
cartas que recibimos.
—Ya veo.
—¿Qué haces?
—Soy dueño de una compañía farmacéutica.
—¿Eres un proveedor legal de drogas?
Se rió entre dientes.
81

—Supongo que lo soy


—¿Eso significa que eres médico?
—Sí.
—Bueno, tal vez puedes hablar con Graham aquí, parece tener un
problema médico.
En ese momento, Graham se unió a nuestra conversación.
—Escuché mi nombre. ¿Están hablando sobre mí?
Braxton respondió:
—Soraya estaba a punto de contarme sobre un problema médico que
estás teniendo. ¿Hay algo en lo que pueda ayudarte, Graham?
Graham me miró de reojo y luego tomó lo último de su bebida.
—No lo sé, ¿tratas bolas azules?
Al principio, el hombre pareció confundido, pero rápidamente se
convirtió en una risa efusiva. Después de eso, los tres caímos en una
conversación fácil. La mano de Graham estaba siempre en el respaldo de mi
silla, sus dedos trazando ligeramente una figura de ocho a lo largo de mi
hombro desnudo. De hecho, estaba empezando a relajarme y disfrutar,
hasta que vi un destello de rojo a través de la mesa. Avery estaba sentada
directamente frente a nosotros. Graham y el hombre que la acompañaba
hicieron ese asentimiento silencioso que hacen los hombres.
—Parece que vamos a compartir una comida con tu amiga. —Me incliné
hacia Graham.
—Ignórala.
Eso era más fácil de decir que de hacer. Sentía su mirada fulminante,
incluso cuando no estaba mirando a escondidas. Por algún motivo, la mujer
estaba disfrutando haciéndome sentir incómoda. No hizo ningún esfuerzo
para hablarle a nadie más en la mesa.
Después de la cena, me disculpé para ir al servicio de señoras. Me
encerré en una casilla e intenté averiguar la mejor forma de ir al baño sin
zambullir mi costoso vestido en el agua del inodoro, ni tocar el asiento, o
dejar caer mi bolsa, o caer hacia adelante mientras me cernía en mis tacones
de aguja de doce centímetros. Había pensado que era una tarea mucho más
fácil.
El baño había estado vacío cuando entré. Escuché la puerta de entrada
abierta, luego cerrada, y luego el clic clac de los tacones se detuvieron en
algún lugar cerca de mi casilla. Mi intuición me dijo quién estaba al otro
lado. Tomando una respiración profunda, salí y un destello de rojo me asaltó
inmediatamente. Avery estaba revistiendo sus labios rojos en el espejo, pero
su mirada estaba fija en mí cuando salí.
—Mira si no es el último juguete de Graham Morgan.
82

—¿Es así como te diviertes? Siguiendo a las mujeres hasta el baño para
hablar mal de sus citas.
Se frotó los labios para igualar el color rojo encendido, manchó un
pañuelo, y luego tapó su lápiz labial.
—Estoy proporcionando un servicio al género femenino, al advertir a
las mujeres sobre ese hombre.
—¿Qué pasa? No te gusta la forma en que maneja sus negocios, ¿así
que necesitas advertirme?
Su boca se extendió en una sonrisa maliciosa.
—¿Eso es lo que te dijo? ¿Que simplemente no me gusta la forma en
que maneja sus negocios?
Odiando la sensación de que sabía algo que yo no, no dije nada. En
cambio, me lavé las manos y tomé mi propio lápiz labial. Cuando terminé,
ella todavía estaba parada allí. Crucé los brazos sobre mi pecho.
—Bueno, adelante. Dime lo que te estás muriendo por informarme.
Dio algunos pasos, deteniéndose detrás de mí para estudiar mi reflejo
en el espejo. Entonces habló directamente a mis ojos.
—Pensándolo bien, no vales mi tiempo. Eventualmente, lo vas a
descubrir por tu cuenta. O tal vez puedes preguntarle a Graham por qué
está decidido a destruir la compañía del esposo de mi mejor amiga.
Me tomó un minuto componerme después que Avery saliera. Era una
gran perra, no me equivoqué al llamárselo el día que encontré el teléfono de
Graham en el tren. Quería atribuir su advertencia a una fiera competencia
entre compañías rivales, pero no me sentó bien. Era personal para esa mujer
en alguna forma.
Graham me estaba esperando fuera del baño.
—¿Está todo bien? Vi a Avery seguirte.
—Bien. —Forcé una sonrisa. Después de algunos pasos, decidí que
tenía que saber más—. ¿Puedo preguntarte algo?
—Por supuesto.
—¿Quién es la mejor amiga de Avery?
Graham se pasó una mano a través de su cabello peinado hacia atrás.
—Su mejor amiga es mi ex, Genevieve.
83
Graham
lgo había cambiado después de la visita de Soraya al baño de damas
anoche. Antes de eso, estaba siendo usualmente sarcástica,
encantando los pantalones de un investigador farmacéutico de sesenta años
de edad, solo siendo nada más que quien es. Después, sin embargo, estuvo
callada y retraída. Cuando volvimos a su apartamento, no me invitó a entrar,
y a su beso le faltaba el fuego habitual que ardía entre nosotros. Asustado
de presionar, esperé a ver qué pasaría el día siguiente. Nada había pasado.
Y aquí estaba yo, sentado en mi oficina el sábado por la tarde mirando una
pila de prospectos. Mi concentración se había ido a la mierda desde que esa
mujer invadió mi vida.
Tomé mi teléfono, luego lo tiré de nuevo a mi escritorio. A las tres, había
repetido el mismo movimiento veinte putas veces. Eventualmente, me quejé
conmigo mismo por el tonto que era y digité un rápido mensaje.
Graham: Sobrevivimos a los dos eventos. ¿Todavía tenemos un
trato?
Miré fijo al maldito teléfono hasta que los puntos empezaron a saltar.
Mi nivel de ansiedad creció cuando comenzaron, luego se detuvieron, y luego
comenzaron de nuevo. Ningún pensamiento era necesario para mensajear
que nuestro contrato de exclusividad estaba sellado. ¿Qué estás pensando,
Soraya Venedetta?
Soraya: ¿Seguro que eso es lo que quieres?
No hubo pausa mientras escribía mi respuesta.
Graham: Es lo que he querido desde el primer día. Estas pequeñas
pruebas fueron tu idea.
Soraya: Estoy nerviosa.
La llamé, en lugar de jugar a adivinar lo que realmente estás pensando
por mensajes de texto. Respondió al primer tono.
—¿Qué te dijo?
—¿Avery?
—¿Quién más?
—Ya te lo dije.
84

—Dime de nuevo. Me estoy perdiendo algo.


—No recuerdo sus palabras exactas.
—Dime lo que recuerdas.
—Bueno. Básicamente me acechó mientras orinaba. Luego me dijo que
estaba haciendo un tipo de servicio de chica, advirtiéndome de ti.
—Sigue.
—No fue mucho más. Dijo que yo no valía la pena su tiempo y que me
daría cuenta eventualmente. Luego me dijo que te preguntara por qué te
empeñaste tanto en destruir la compañía del esposo de su mejor amiga.
—Ya te había hablado de Liam y Genevieve. Es un competidor.
Se quedó callada por un minuto.
—Busqué en Google sobre ti y Liam esta mañana.
Sacando una respiración profunda, me recosté en mi silla.
—Y….
—Había un montón de artículos sobre cómo estás tratando de hacer
una adquisición hostil de su compañía.
—Eso es correcto.
—Todos los artículos decían que estás pagando el valor del mercado
por casi el doble. No sé mucho sobre negocios, pero ¿por qué harías eso, si
no fuera para destruir a un hombre porque aún tenías sentimientos por la
mujer que te robó? ¿La mujer cuyo nombre está tatuado en tu cuerpo?
—¿De eso se trata todo esto?
—Estoy nerviosa, Graham. Me siento como si pudieras tragarme
entera.
—He estado tratando de hacerlo.
—Sí, eso también. Pero ya sabes a qué me refiero.
—¿Tienes miedo de que vaya a lastimarte?
Suspiró.
—Sí.
—La compañía de Liam posee una participación de veintitrés por ciento
en Industrias Pembrooke. El año pasado, compré el veintiocho por ciento de
Pembrooke bajo una corporación extraoficial de la que soy el único
accionista. Si adquiero la compañía de Liam, viene con sus acciones de
Pembrooke. Eso me daría el cincuenta y un por ciento de la propiedad y el
control de intereses. Ese interés vale más que el doble de la compañía de
Liam. Los analistas asumen que es debido a un rencor desde que él era mi
antiguo empleado.
—¿Así que ya no estás enamorado de Genevieve?
85

—No. Y si estás preocupada, podrías haber venido a mí, Soraya.


—Lo siento. Supongo que solo estoy totalmente asustada por lo que
está pasando entre nosotros.
—Como yo. Pero, ¿sabes de lo que me di cuenta?
—¿De qué?
—Asustados o no, lo que sea que está pasando, va a suceder. Ninguno
de nosotros tiene la capacidad de detenerlo. Entonces, por qué no traes tu
culo aquí abajo a mi oficina, y me dices en persona que lo sientes por saltar
a conclusiones.
—¿Es eso un código para saltar a tu escritorio y jugar al jefe y la
secretaria?
Gruñí.
—Trae tu culo aquí abajo.
Rió entre dientes. Me alegró que mi constante sufrimiento, al menos,
pudiera ser divertido para ella.
—No puedo, Morgan.
—Deja de joderme, Soraya.
—No lo hago. En realidad, no puedo ir. No estoy en casa.
—¿Dónde estás?
—Ayudando a Delia en una feria. Estamos a pocas horas al norte.
Murmuré algo inarticulado.
—¿Cuándo vas a estar de vuelta?
—En la mañana. El espectáculo no termina hasta después de la noche,
y Delia es lo suficiente peligrosa conduciendo en el día. Además, hará
cientos de perforaciones hoy en la feria, y tendrá los ojos cruzados para
cuando haya terminado. Así que nos vamos a quedar en el hotel al otro lado
de la calle del espectáculo.
—¿Qué vas a hacer todo el día?
—Ayudar. Limpio la zona antes de que ella perfore y sostengo las manos
de las gallinas.
No estaba seguro de querer saber la respuesta, pero le pregunté de
todos modos.
—¿Qué vas a limpiar?
—Lo normal. Orejas, narices, ombligos, lenguas, pezones, un pene o
dos.
—Dilo de nuevo.
86

—Es clínico.
—Sí, eso me hace sentir mejor acerca de que limpies la polla de un
hombre. Estoy seguro de que Delia tiene su Certificado en Medicina.
—Relájate. No es la gran cosa.
—Sí. Tienes razón.
—¿La tengo?
—Seguro. —Cubrí parcialmente el teléfono y grité a mi secretaria, quien
no estaba hoy—. ¿Elizabeth? ¿Puedes venir aquí un minuto?
—¿Elizabeth? ¿Es tu nueva secretaria?
—Sí. Voy a lavar sus tetas.
Soraya se rió entre dientes. La mujer se rió de mí. De nuevo.
—¿Qué es tan gracioso?
—He visto en persona cómo tratas a las secretarias. Estoy bastante
segura que no te dejaría lavar sus pies, mucho menos sus tetas.
Por desagracia, probablemente tenía razón.
—¿Cuándo te veré?
—Mañana por la noche.
—De acuerdo.
—Te recogeré a las seis.
—Funciona para mí. Tengo que irme. Un tipo grande y tatuado entró al
stand de Delia. Por lo general, son los que más necesitan agarrar las manos.
—Maravilloso. Ahora voy a imaginarte frotando la polla de un
musculoso mientras él te come con la mirada y se pone duro.
—Tienes una imaginación muy vívida.
—Mañana. Soraya.
—Hasta luego, Trajeado.
Unos minutos después de colgar, mi teléfono zumbó con un texto de
ella.
Soraya: Sí, tenemos un trato.

Necesitaba alejarme de esa mierda con Avery, mostrarle que no había


nada que temer cuando se trataba de mí. Incapaz de concentrarme en
cualquier cosa que no fuera ver a Soraya esta noche, salí de la oficina
temprano, lo que parecía ser la norma últimamente. Si no fuera el dueño de
la compañía, ya habría despedido mi culo.
De regreso a mi condominio, conseguí cortar las verduras para la pasta
primavera que estaba planeando hacer. Yo no era un cocinero gourmet de
87

ninguna forma, pero podía hacer una buena pasta al dente. Le había
enviado un mensaje a Soraya antes para hacerle saber que había un cambio
de planes; iba a cocinar para nosotros en mi casa. Se sentía como el cambio
correcto después del fiasco de la gala. Necesitaba dejarla entrar en mi
espacio y mostrarle más de mi lado casual.
Acababa de encender la televisión montada en la pared de mi cocina,
seleccionado un espectáculo de la lista de DVR cuando sonó el teléfono.
Soraya llamando. Agarré una toalla para limpiar mis manos antes de
responder.
—Hola, preciosa.
—Hola… —Hizo una pausa—. ¿Qué es esa música en el fondo?
—La televisión.
Mierda.
Tratando frenéticamente de bajarle el volumen, pronto me di cuenta de
que el control del volumen no estaba funcionando. Mi factor de genialidad
estaba a punto de caer en picado.
—¿Era esa la secuencia de apertura de Hospital General?
—No —mentí.
—Sí, lo era.
Joder. Atrapado en el acto.
Me reí culpablemente.
—Está bien, lo era. Me atrapaste.
—¿Ves telenovelas?
—Solo esta.
—Y aquí pensando que no teníamos nada en común…
Me aclaré la garganta y me rendí a la vergüenza.
—¿Tú también la ves?
—En realidad, solía… ya no tanto.
—Nunca me metí en eso hasta que mi madre se enfermó cuando estaba
en la secundaria. Ella estaba obsesionada con HG. Cuando estaba acostada
en la cama, me acurrucaba con ella a las tres de la tarde y la acompañaba
hasta que terminaba. Terminaron interesándome algunas historias y seguí
viéndolo después de que muriera. Me recuerda a ella.
Se quedó callada y luego dijo:
—Graham… eso es… vaya… yo… eso es realmente precioso.
Sintiéndome de repente emocional, cambié rápidamente el tema.
—¿A qué se debe esta llamada telefónica?
—Quería saber si podía llevar algo.
88

—Nada más que tu hermoso trasero, nena.


—En serio. Quiero llevar algo.
—Lo tengo cubierto.
—Bueno. Vino entonces.
Chica terca.
—Mi chofer te recogerá en una hora.
—De acuerdo.
Me detuve un momento y luego susurré su nombre.
—Soraya…
—¿Sí?
—No puedo jodidamente esperar a verte.

Estaba tan inmerso en organizar nuestra mesa, que había olvidado


hacerle saber al portero que solo enviara a Soraya directamente arriba.
Cuando llamó para notificarme de mi visitante, decidí meterme un poco con
ella.
—Por favor, ponga a la señorita Venedetta en el teléfono —dije.
Vino a la línea:
—¿Sí? —Mi pene se estremeció ante el sonido de su voz. Soraya ni
siquiera estaba enfrente de mí, pero solo saber que estaba abajo estaba
poniéndome duro.
—¿Cómo puedo ayudarla, señorita?
Se rió.
—¿Esto es el Hospital General?
Pequeña sabelotodo.
—Si interpretas a una enfermera traviesa, puede ser. Devuélvele el
teléfono y trae aquí tu culo.
Cuando el portero regresó a la línea, le di instrucciones de que le
mostrara los ascensores a Soraya. Su golpeteo era rítmico y alto, y Blackie
inmediatamente empezó a ladrar.
Hablé con mi perro mientras caminaba hacia la puerta:
—Sí. Sí. Solo espera a que la veas.
Mi corazón empezó a bombear más rápido al momento en que abrí y
divisé la belleza impresionante que parecía. Su cabello estaba suelto, pero
tenía un aire salvaje y ondulado. Los extremos todavía eran verdes, y usaba
89

una blusa de color esmeralda sin mangas, pero cubría todo su escote. Había
un lazo atado en la parte superior. Los impecables pantalones negros
parecían haber sido pintados en sus piernas. En general, era un conjunto
coquetamente conservador comparado con su atuendo habitual. Sus labios
normalmente rojos brillantes también estaban desnudos como si supiera
que los estaría comiendo más tarde.
Luchando duro para contenerme de acosarla, coloqué mis manos a
regañadientes en mi costado. Prometí no tocarla o besarla aún, temiendo
que no podría ser capaz de detenerme. Así que, iba a refrenarme tanto como
pudiera. Esta noche era para mostrarle que podía confiar en mí.
Abalanzarme en ella afuera de la puerta lo negaría.
—Entra. —Tomé una larga inhalación de olor floral cuando entró en la
habitación.
El perro inmediatamente empezó a saltar por encima de ella
—Déjala en paz, Blackie.
Viéndose divertida, me entregó una botella de vino que llevaba, se
agachó y lo levantó. Blackie estaba lamiéndola por toda la cara.
Maldición, quería eso.
Quitándole el perro, dije:
—Y tú pensaste que sería yo el que tendrías encima.
—Está siendo muy bueno, señor Morgan.
—Estoy tratando —dije con sinceridad.
Ella cubrió su boca:
—¡Oh, por Dios! Blackie. Acabo de caer en cuenta. ¡De Hospital General!
Se llama así por ese Blackie.
—Es correcto.
Señaló mi rostro:
—No estás avergonzado, ¿verdad?
—No.
—¡Porque tus orejas se están poniendo rojas!
Mierda.
—Creo que es dulce, Graham, especialmente que el programa te
recuerda a tu madre. Gracias por compartir eso conmigo.
—No creo haberle dicho a nadie sobre eso. Tienes una forma de
volverme papilla, Venedetta
—Bien. —Sonrió.
Rodeando mis palmas lentamente, dije:
—Ya que estamos en el tema. Vamos a ver qué tan bueno es tu
90

conocimiento de Hospital General.


Ella lanzó la sonrisa más linda de nuevo cuando aceptó mi reto:
—Adelante.
—Hay una cosa más sobre mí; un identificador importante; que tiene
una conexión con Hospital General.
—¿Qué consigo si acierto correctamente?
—Un beso especial de mí después.
—Oh, ¿sí? Uno especial, ¿eh?
—Te daré una pista.
—Está bien.
—Rima con órgano.
—Oh, esa línea de nuevo. Está bien… Morgan… tu apellido. —La
comprensión pareció golpearla—. ¡Eso es! Oh Dios mío. ¡También ese
nombre es de Hospital General!
—La conexión del apellido es pura coincidencia, por supuesto, pero la
J de mi segundo nombre es por Jason.
Ella asintió con comprensión:
—Jason Morgan… ¡como el personaje!
—Mi madre pensó que era brillante.
—Tu madre suena como que era muy inteligente.
—Ella era… inteligente, graciosa, brillante, llena de vida… muy
parecida a ti, de hecho. —Caminé hacia el mostrador de granito y abrí el
Sauvignon blanc que había traído. Entregándole su copa de cristal, dije—:
¿Puedo mostrarte alrededor?
Tomando nuestro vino, dimos un recorrido por el condominio. A Soraya
le encantaba particularmente la chimenea eléctrica en mi dormitorio. No
podía esperar para follarla justo delante de ella algún día.
Finalmente dimos la vuelta alrededor de la sala y nos detuvimos
enfrente de la ventana de piso a techo con vistas al horizonte de Manhattan.
Ella vio las espectaculares luces de la ciudad:
—Siempre soñé con tener una vista como esta.
Mientras tanto, yo no estaba viendo nada más que a ella:
—Esta vista es tuya. Te puedes venir aquí cuando quieras.
—Puedo venirme aquí, ¿eh?
—No lo quise decir así.
—Oh, lo sé. Estás extrañamente cortés y políticamente correcto esta
noche. ¿Qué se te metió, Graham Jason Morgan?
91

—¿No me quieres cortés? Estoy tratando de no joder nada esta noche.


Después de lo que pasó en la gala…
—Estás bien. Eres bueno tal como eres. Me encanta lo sincero que
siempre eres conmigo sobre tus pensamientos y sentimientos. —Se agachó
y agarró mi suéter de lana, haciendo que mi polla doliese. Me sentí
desenredarme muy rápidamente mientras ella seguía—. De hecho, prefiero
la sinceridad franca que cualquier otra cosa. Siempre quiero que me digas
la verdad, incluso si tienes miedo de que me pueda ofender. No creo que
entiendas cuánto necesito la verdad.
—No creo que entiendas cuánto te necesito. —Ahora que sus manos
estaban sobre mí, era hombre muerto—. Y te daré todo lo que necesites.
¿Quieres la verdad absoluta?
—Sí. Dime lo que quieres.
—¿De qué manera? ¿En la vida? ¿Ahora mismo? Sé específica.
—¿Qué quieres realmente en este mismo momento?
—¿No vas a criticarme por mi respuesta?
—Mientras sea realmente lo que estás pensando… no.
Mi voz era gruesa:
—Quiero tu lengua en mi polla.
Síp. Había perdido el control.
Sus pestañas parpadearon seductoramente:
—¿Qué más?
—Después de que me tomes en tu boca, quiero desnudarte y comer tu
coño justo antes de que te folle por detrás con tus manos pegadas contra la
ventana.
—¿Luego qué?
—Quiero correrme dentro de ti.
—¿Luego?
—Luego… comeremos pasta en la cama desnudos.
Ambos soltamos risas antes de que todo se volviera serio de nuevo.
Ella miró a mi sala:
—¿Cuándo se puso tan oscuro todo de repente?
—No lo sé. No me he dado cuenta de mucho más aparte de ti desde que
entraste por esa puerta. Esa es la verdad.
—Gracias por ser sincero conmigo, Graham.
Fue lo último que ella dijo antes de colocar sus dedos en el lazo de su
escote, desatándolo lentamente. Bueno, joder. Al parecer esta fue la
92

recompensa por mi sinceridad. Desabrochó los botones, y su blusa de satén


cayó al suelo. Cuando desabrochó su sostén de encaje negro desde el frente,
sus tetas surgieron. A pesar de que estaba oscuro, las luces de la ciudad
dejaron entrar la suficiente iluminación para que pudiera ver sus pezones
fruncidos por el aire frío.
Dejando escapar una respiración temblorosa, dije:
—Déjame calentarte. —Me agaché y chupé su pecho sin piedad en mi
boca. Soltó un gemido al segundo en que mis labios tocaron su piel.
Soraya enterró sus dedos en mi suéter, tirando y sacándolo sobre mi
cabeza. Presionando mi pecho desnudo en el suyo, tomé su lengua en mi
boca y chupé lentamente. Mi polla, ahora completamente dura, estaba
estallando a través de mis vaqueros contra su estómago. Entonces, la
sensación de su pequeña mano deslizándose sobre mi entrepierna borró el
último pedazo de control dentro de mí.
De repente se dejó caer de rodillas.
Estaba terminado.
Mi corazón parecía estar latiendo más rápido de lo que podía manejar
cuando desabrochó y tomó mi polla. Sentí que el tiempo se detuvo cuando
me miró y deslizó su anillo de la lengua en círculos lentos a través de mi
corona que ya estaba mojada y lista para su boca. Mi cabeza pareció caer
involuntariamente de la sensación que solo podía describirse como éxtasis
absoluto.
Esto.
Esto era el cielo.
Cuando de repente bajó su mandíbula, tomándome por completo, mis
bolas se tensaron en un intento desesperado por no correrse de inmediato
bajando por su hermosa garganta. Me di cuenta que estaba en un problema
más grande de lo que alguna vez había imaginado, porque no había forma
en que pudiera dejarla ir ahora que sabía cómo se sentía.
Todo en lo que podía pensar era que no podía esperar a estar adentro
de ella, que quería reclamar cada centímetro de ella, cada orificio. Quería
poseerla, pero la verdad era que… ella me poseía. Estaba tan jodido.
—Despacio, bebé.
Mi teléfono celular empezó a sonar. Mierda. No había forma en el
infierno en que estuviera respondiendo eso. Cuando el teléfono de la casa
empezó a sonar inmediatamente después, mi estómago cayó porque sabía
que era mi abuela. Meme era la única persona que tenía mi número de
teléfono fijo. El contestador automático lo tomó.
—¿Señor Morgan? Soy Cambria Lynch, la trabajadora social de su
abuela. Tuvo una caída muy mala hoy y está en el Hospital Westchester. Le
estoy llamando informarle. —El resto del mensaje sonaba ahogado.
93

Soraya soltó mi polla de su boca y saltó hacia atrás cuando procesó las
palabras en el contestador automático. Corrí al teléfono y lo levanté, pero
Cambria ya había colgado.
Metiéndome de nuevo en los pantalones, estaba en una niebla completa
cuando volví a mirarla:
—Tengo que dirigirme al hospital.
Soraya empezó a ponerse su ropa frenéticamente:
—Voy a ir contigo.
Prácticamente tropecé sobre Blackie, que al parecer estaba alterado,
porque estaba montando su juguete en el suelo. Recé para que una de las
mejores noches de mi vida no se convirtiera en una de las peores.
94
Soraya

uve el estómago revuelto todo el trayecto hasta el hospital.


Pobre Graham.
La preocupación en sus ojos era evidente mientras seguía con la mirada
perdida hacia delante. Su conductor había tomado el resto de la noche libre,
por lo que Graham nos llevó en su BMW al Westchester.
Puse mi mano en su pierna.
—Va a estar bien.
—Sí —dijo, sin apartar la vista de la carretera.
Una hora después, llegamos al Hospital Westchester. Graham tomó mi
mano mientras nos dirigíamos hacia la entrada.
—Mi abuela está aquí. Lil Morgan. ¿Dónde puedo encontrarla? —
preguntó Graham a la mujer en la recepción.
—Habitación 257 —contestó.
El viaje en ascensor fue extremadamente tenso. El olor a antiséptico
del hospital me hizo enfermar del estómago. Cuando llegamos a la
habitación, un médico y una enfermera estaban de pie junto a la cama de
Lil.
Inmediatamente la reconocí como la anciana con el cabello azul de las
imágenes en el teléfono de Graham. Mi corazón se abrigó por la forma en
que sus ojos se iluminaron cuando lo vio.
—Graham. ¿Quién te dijo que estaba aquí?
—Cambria llamó. ¿Estás bien?
—No quería que te preocupara.
—Hizo lo correcto. ¿Qué pasó?
—No lo recuerdo. Me resbalé y caí, pero no sé cómo sucedió. Están
diciendo que me rompí la cadera.
El doctor de sexo masculino le tendió la mano.
—Sr. Morgan, soy el Dr. Spork.
95

—Doctor, ¿podemos hablar fuera por un momento?


—Por supuesto.
Graham salió de la habitación con el médico y la enfermera los siguió.
Me habían dejado sola con Lil.
Todavía había estado mirando hacia la puerta cuando su voz me
sobresaltó.
—Tú debes ser Soraya.
Me descolocó que supiera mi nombre, que él me hubiera mencionado.
—Así es. Es un placer conocerte, Lil. —Sonreí y me senté en la silla
junto a su cama.
—Ahora puedo ver por qué está tan prendado de ti. Tienes una belleza
oscura y natural que es rara de encontrar.
—Muchas gracias.
Su voz sonaba cansada y débil.
—Graham es muy reservado. Tal vez nunca me dará la oportunidad de
estar a solas contigo de nuevo, así que perdóname si te estoy soltando una
gran cantidad de cosas a la vez...
Tragué saliva, no esperaba un interrogatorio.
—Está bien.
—Sé que, a veces, mi nieto puede ser un absoluto imbécil.
Dejé escapar el aliento que había estado sosteniendo y reí.
—Sí. Lo descubrí bastante rápido cuando nos conocimos.
—Y oí que le diste un mal rato.
—Lo hice.
—Bien. Pero sabes, él no es así realmente en el fondo.
—Estoy empezando a verlo.
—Cuando su madre murió lo interiorizó todo. Le tomó mucho tiempo
salir por ahí, y la única vez que corrió el riesgo se quemó.
—¿Genevieve?
Lil parecía sorprendida.
—Así que, te ha hablado de ella...
—Bueno, sé un poco. Sé que ahora ella está con su ex amigo, Liam.
—Sí. Esa situación fue mala. En muchos sentidos, deshizo cualquier
progreso que había hecho después que mi hija Celia murió. Sinceramente,
no estaba segura si Graham alguna vez abriría su corazón a alguien
nuevamente. Pero tengo la sensación de que podría estar sucediendo
contigo.
96

Oírla decir eso me hizo sentir como que mi corazón iba a estallar.
—No sé qué decir.
—No tienes que decir nada. Solo quería asegurarme que supieras que
hay mucho más de lo que él muestra. Parece que sabes más de lo que
pensaba que sabías, lo cual es bueno. Solo no permitas que te convenza de
que es irrompible.
—Tengo más miedo de que él me quiebre a mí, para ser honesta.
—No tengas miedo de salir herida. Es mucho mejor que no
experimentar nada trascendental. Incluso la alegría temporal es mejor que
nada en absoluto. Tienes miedo de resultar herida como yo tengo miedo de
morir. Eso no quiere decir que no voy a vivir cada día al máximo.
Puse mi mano sobre la suya.
—Gracias por ese consejo.
Graham entró en ese momento exacto.
—Oh, oh. Me huele a que se está armando lío.
El rostro de Lil se iluminó una vez más cuando entró en la habitación.
—Aunque me gustaría que no hubieras venido hasta aquí, estoy muy
feliz de haber conocido a Soraya. Espero no arruinar tu noche.
—No. Solo estábamos... comiendo pasta. —Me miró brevemente e
intercambiamos una mirada de complicidad.
—¿Qué te dijo el médico sobre mí? —preguntó Lil.
—Cree que necesitas una cirugía de cadera. Te van a mantener aquí
por un par de días, luego te pasará a un centro de rehabilitación. Voy a
trabajar con Cambria para asegurarme que te pongan en un centro de
primera calidad.
—No quiero que te estreses por mí.
—Podrías haberte golpeado la cabeza. Ni siquiera recuerdas cómo
sucedió. Por supuesto que estoy preocupado. Me alegro que no haya sido
peor, Meme.
—Yo también —dije.
Nos sentamos con Lil por otra hora antes de regresar a la ciudad.
Graham puso música clásica y permanecimos completamente callados
durante el viaje. Cuando finalmente entró en Manhattan, fui la primera en
hablar.
—¿Estás bien?
—Sí... estoy bien. Es solo que...
—¿Qué?
—Simplemente me golpeó más que nada esta noche que ella es la única
97

familia que tengo. Mi madre era hija única. Mi abuela es literalmente... eso.
Cuando ella muera, no voy a tener a nadie más. Es solo un tipo de
pensamiento sombrío.
—Algún día tendrás tu propia familia.
Me tomó por sorpresa con una pregunta que no vi venir.
—¿Quieres hijos, Soraya?
Solo podía darle la respuesta honesta.
—No estoy segura.
—¿No estás segura?
—No puedo decir que estoy cien por ciento segura. Espero estar segura
en el momento en que tenga que tomar una decisión.
—¿Las dudas que estás teniendo son debido a la situación con tu
padre?
—En parte. Aunque, en realidad no lo he analizado demasiado. Es solo
que no me siento absolutamente segura de que la maternidad sea para mí.
Lucía pensativo con mi respuesta. Tal vez no era lo que quería oír, pero
no quería mentirle. Era la forma en que siempre me había sentido.
Mirándolo, le pregunté:
—¿Me vas a llevar a casa?
—No planeaba hacerlo. —Una mirada de decepción se apoderó de su
rostro—. ¿Por qué... quieres ir a casa?
—Solo pensé que tal vez con todo lo que pasó con Lil...
—¿Pensaste que me gustaría estar solo? No. No quiero estar solo,
Soraya. Estoy cansado de estar solo. Te quiero en mi maldita cama esta
noche. No tenemos que hacer nada. Yo... solo quiero abrazarte mientras me
quedo dormido. Es lo que quiero si está bien para ti.
A pesar que me daba miedo, no quería nada más.
—Está bien. Sí.
Graham nunca tuvo la oportunidad de cocinar su plato de pasta. Ya
que era tarde, nos detuvimos por comida para llevar en Szechuan y la
llevamos arriba a su apartamento. Pasamos los contenedores de papel de
ida y vuelta el uno al otro mientras estábamos sentados con las piernas
cruzadas sobre el piso de su sala de estar viendo Hospital General.
—Podría acostumbrarme a esto —dijo, sorbiendo un fideo en su boca.
Un encanto atípicamente juvenil brilló en su rostro en ese momento.
Mi corazón se encogió. Esta noche era la primera vez que realmente me
di cuenta que las cosas entre nosotros se estaban tornando serias. Por
mucho que su pregunta acerca de si quería niños me había sacudido antes,
me di cuenta que no había vuelta atrás. Necesitaba ver a dónde nos llevaba
98

la marea. Como dijo Lil, sería mejor salir herida que nunca conocerlo.
Después de limpiar, Graham me condujo en silencio a su dormitorio.
Observé mientras se sacaba el jersey por la cabeza. Admirando el tatuaje
que Tig había grabado en el costado de Graham, me lamí los labios,
deseando desesperadamente probar su piel.
Se dirigió al baño y volvió con pantalones de pijama negros. Luego me
lanzó una camiseta azul.
—Quiero que duermas con mi camiseta.
Observó con atención mientras me desabrochaba la blusa. Su boca
parecía que estaba babeando, y sus ojos estaban pegados a mi pecho
mientras pasaba la camiseta sobre mi cabeza.
Me metí en su enorme cama, mi cuerpo de inmediato se hundió en el
mullido colchón, un colchón de espuma de memoria. Esta cama era
adecuada para un rey o para Morgan.
Se puso detrás de mí y envolvió mi cuerpo con sus brazos. Su
respiración se ralentizó, y me di cuenta que se estaba quedando dormido,
tranquilo como un bebé. Pronto lo seguí.

Eran las cuatro a.m. cuando algo me despertó. Graham estaba girado
hacia mí, con los ojos abiertos.
—Me encanta verte dormir.
Mi voz estaba atontada.
—Si hubiera sabido que me estabas mirando, no hubiera podido
hacerlo.
Se rió entre dientes.
—¿Qué te despertó?
—No lo sé. Tal vez fue solo mi intuición.
—¿Sabes lo que pienso?
—¿Qué?
—Creo que querías mirar debajo de la manta.
—Y yo que pensaba que el sucio bastardo que hay en ti había tomado
la noche libre.
—Nunca. Siempre está aquí, incluso cuando está en silencio. —Se rió,
y su sonrisa casi me derritió. Cerró sus dedos con los míos—. En serio,
aunque, creo que algo te está agobiando.
—¿Cómo lo sabes?
—Tus ojos.
—Tu abuela me dijo que no debería tener miedo de salir lastimada.
99

—Es una mujer sabia. Deberías escucharla. ¿Pero puedo decirte un


secreto?
—Sí.
—Me aterras, Soraya.
—Siento lo mismo.
—Pero esa es la razón principal por lo que lo sé.
—¿Sabes qué?
—Que esto podría ser de verdad.
De verdad.
—Tengo que aprender a dejar de preocuparme por el mañana,
simplemente disfrutar el ahora —susurré.
Graham llevó mi mano a su boca y la besó.
—Nadie sabe lo que ocurrirá de un día para el otro, pero si el mundo
se fuera a terminar mañana, no hay lugar en el que preferiría estar que aquí
contigo. Eso me dice todo lo que necesito saber.
Cuando presionó sus labios en los míos, se sintió diferente a cualquier
otra vez en que me besó, más apasionado, casi desesperado. Se sentía como
si estuviera liberando en mí toda la tensión acumulada en su cuerpo. Lo que
comenzó lento y sensual pronto se volvió salvaje y frenético. Sin poder
controlar la necesidad por él, tomé una decisión consciente para dejar de
lado todas mis inseguridades, incluso si era solo por este momento en el
tiempo. Aquí, en esta cama, me sentía segura. Eso era lo único que
importaba.
Como si pudiera leer mi mente Graham pasó por encima de mí,
fijándome con sus brazos a cada lado. Se cernió sobre mí durante mucho
tiempo, mirando fijamente mis ojos. Parecía estar conteniéndose, pidiendo
permiso. Así que, asentí en silencio, dejándole saber que me atrevería a lo
que sea que él me tenga reservado. Cerró los ojos por un momento y luego
los volvió a abrir.
Nunca apartó sus ojos de mí mientras su amplia mano empezó a
deslizar lentamente mi ropa interior. Ahuecó su mano entre mis piernas
mientras latía, tan húmeda y lista para él.
Apretó su mandíbula.
—Maldición, Soraya. Necesito estar adentro de ti. Ahora. —Con sus
bóxer todavía puestos, colocó su polla contra mí. Apreté su trasero,
empujándolo contra mi clítoris, tan increíblemente excitada.
Se quitó la ropa interior, y ahora su polla desnuda se sentía caliente
contra mi estómago. Abriendo mis piernas tanto como podía, no pude
esperar ni un segundo más. Sujetando su eje, lo llevé a mi apertura. Poco
100

preparada para su grosor, jadeé antes de meterlo suavemente en mí.


—Oh... mierda... te sientes... mierda... —murmuró contra mi boca
mientras se movía lentamente dentro y fuera. Echó su rostro hacia atrás
para mirarme. Sus pupilas estaban dilatadas mientras seguía mirándome a
los ojos casi hipnóticamente con cada empuje. Ningún hombre me había
mirado de esa manera durante el sexo. Me estaba follando, en cuerpo y
alma, y simplemente supe que esto me iba a arruinar para siempre.
La habitación estaba completamente en silencio. No podía oír nada,
excepto el sonido de nuestro húmedo golpeteo excitado, mientras me follaba
tan profundamente como podía. Sus manos estaban tirando de mi cabello
más fuerte, y cuando su respiración se volvió desigual, supe que estaba
perdiendo el control.
—Voy a venirme con tanta fuerza, Soraya. —Apretó los dientes—. Tan
malditamente... fuerte.
Esas palabras fueron lo único que hizo falta mientras sentía mis
músculos palpitar alrededor de su polla. Pudo sentir mi orgasmo y
finalmente dejarse ir. Sus caderas corcovearon mientras me follaba con más
fuerza, dejando escapar un gemido antes de correrse dentro de mí.
Colapsando, besó suavemente mi cuello una y otra vez, permaneciendo
dentro de mí durante mucho tiempo. Cuando finalmente salió, pude sentir
su esperma caliente corriendo lentamente por la cara interna de mis muslos.
Nunca había sabido lo que se sentía porque nunca antes había dejado que
un hombre se corriera dentro de mí. No era virgen, pero de alguna manera
se sentía como mi primera vez de verdad, mucho más íntimo e intenso que
todo lo que había hecho alguna vez con alguien. Se sentía como si debiera
haber querido correr a la ducha, pero era justo lo contrario. Quería que los
restos de él permanecieran dentro de mí.
Me besó suavemente hasta que poco a poco me volví a dormir,
preguntándome si algo que alguna vez pude evocar en mis sueños superaría
la realidad de lo que acababa de experimentar.

Al día siguiente en el trabajo, una niebla completa y absoluta me siguió


durante todo el día. Nada de lo que Ida decía se registró. Mi mente
continuaba reproduciendo los acontecimientos de la noche anterior. Las
pocas horas antes de poder verlo de nuevo, parecían una eternidad. Se
sentía como una adicción a las drogas, por amor de Cristo.
Supuse que había estado tranquilo todo el día hasta que comprobé la
cuenta de correo electrónico Pregunta a Ida.

Estimada Ida,
Este es el anterior Célibe en Manhattan. También puede ser
101

que me recuerdes como Arrogante Trajeado. Pensé que sería


educado ofrecerte una actualización de mi situación, en vista que
has sido de gran ayuda hasta el momento. La buena noticia: Estoy
feliz de decir que ya no soy célibe. La mala noticia: Ahora que la
he tenido, quiero estar dentro de ella cada segundo del día. No
puedo dejar de pensar en follarla en todas las maneras posibles.
Me preocupa que con el tiempo pueda cansarse de mi insaciable
apetito. Por lo tanto, mi pregunta para ti es: ¿Existe tal cosa como
demasiado sexo?
—Follado En Manhattan

Estimado Follado en Manhattan:


Felicidades por terminar su celibato. Supongo que la
respuesta a su pregunta depende de lo bueno que seas en la cama.
Suponiendo que su rendimiento sea favorable (lo cual sospecho
que es), no creo que vaya a tener un problema. También, podría
cambiar su presunción de asumir que su chica encontraría
desfavorable una sobreabundancia de sexo. No hay que
subestimar la voraz libido de una mujer.

Esa noche, se suponía que Graham llamaría para decirme a qué hora
me recogería su conductor para llevarme al apartamento. No era propio de
él estar hasta tan tarde sin llamarme. Mi lado paranoico tomó lo mejor de
mí, mientras tomaba el teléfono y marcaba su número.
Respondió.
—Soraya... —El tono de su voz sonaba hosco.
¿Qué demonios?
—He estado esperando tu llamada. ¿Está todo bien?
Dejó escapar una respiración profunda en el teléfono.
—No. Me temo que no.
Mi corazón empezó a palpitar.
—¿Qué está pasando?
—Acabo de recibir una noticia hace un rato.
—¿Noticia?
—Es Liam.
—¿Tu ex amigo? El marido de Genevieve. ¿Qué hay con él?
Hubo un largo momento de silencio.
—Está muerto.
102
Soraya
l ansioso sentimiento que había tenido después de hablar con Graham
anoche me había llevado a dormir. Me volteé y volteé toda la noche,
incapaz de acomodarme. Por la mañana, estaba francamente ansiosa.
Graham había dicho que iría a la oficina para trabajar en un negocio anoche.
Había planeado hacerse cargo de la compañía de Liam a través de maniobras
de negocios inteligentes, pero no tenía intención de aprovechar la muerte
del hombre para conseguir lo que quería. Aunque eso no detendría a otros.
Los buitres, dijo, estarían apareciendo a primera hora de la mañana cuando
la noticia saliera. Graham iba a congelar de alguna manera a otros de tomar
ventaja y a posponer su propia toma de posesión planeada.
Me decepcionó que no estuviera en nuestro tren habitual, aunque en
realidad no esperaba que lo estuviera.
Soraya: ¿Cómo estás esta mañana?
Graham: Cansado. Todavía estoy en la oficina.
Soraya: ¿Quieres decir que te quedaste allí toda la noche?
Graham: Lo hice.
Soraya: Lo siento. Debe ser difícil para ti. ¿Hay algo que pueda
hacer?
Graham: Solo quédate ahí por mí, por favor. Estaré inundado por
unos días.
Si no estaba claro qué tan afectado estaba Graham por las noticias, su
respuesta solidificó que no era él mismo. No me había sugerido que me
arrastrara bajo su escritorio o que abriera las piernas cuando le pregunté si
había algo que pudiera hacer.
Soraya: Por supuesto.
Al llegar a mi parada, salí del tren y comencé mi habitual rutina
matutina de detenerme en el camión de café Anil’s. Después de hacer mi
pedido, un pensamiento me golpeó.
—¿Puedes hacer dos cafés y también dos bagels con mantequilla y dos
jugos de naranja? —No era exactamente gourmet, pero me haría sentir
mejor hacer algo por él. El hombre me había seguido y enviado comida india
103

porque pensó que me gustaba; un bagel y café era lo menos que podía hacer.
Volviendo a la estación, llamé a Ida y le dejé un mensaje de que llegaría
tarde y luego salté al tren A. Veinte minutos más tarde, llegué a Morgan
Financial Holdings. Saliendo del ascensor en el piso veinte, las letras
doradas sobre las puertas de cristal de repente me pusieron nerviosa. Había
empezado a acostumbrarme a las mariposas que tenía alrededor de
Graham, pero estar en su campo, en la arena donde sabía que gobernaba
con puño de hierro, me hacía sentir intimidada. Y odiaba eso.
Cuadré los hombros y caminé hacia la recepcionista. Era la misma
joven pelirroja del día en que traje su teléfono.
—¿Puedo ayudarle?
—Sí, me gustaría ver a Graham.
Me miró de arriba abajo.
—¿Graham? ¿Se refiere al señor Morgan?
—Sí. A Graham J. Morgan.
—¿Tienes cita?
No esta mierda otra vez.
—No. Pero querrá verme. Si puede decirle que Soraya está aquí.
—El señor Morgan no quiere ser interrumpido.
—Mira. Sé que tienes un trabajo. Y a juzgar por nuestras interacciones,
probablemente seas incluso buena en él. Pareces hacer un gran trabajo en
despedir a la gente. Pero, confía en mí, no te meterás en problemas por
interrumpirlo para decirle que estoy aquí.
—Lo siento... él fue muy específico...
Oh por el amor de Dios.
—Estoy acostándome con él, ¿de acuerdo? Dile a Graham que estoy
aquí, o pasaré delante de ti de todos modos.
La mujer parpadeó dos veces.
—¿Disculpe?
Me incliné.
—Ya sabes, él inserta...
—¿Soraya? —La voz de Graham me impidió continuar con mi lección
de anatomía. Estaba bajando por el pasillo hacia mí, dando pasos largos.
Me volví y esperé, en lugar de caminar para encontrarme con él. Maldita sea.
Llevaba esos anteojos otra vez—. Qué linda sorpresa.
—Tu recepcionista no pareció pensar así.
Graham arqueó una ceja, su labio insinuando diversión, luego se volvió
hacia su empleada con su máscara de negocios.
104

—La Srta. Venedetta no necesita cita. —Me miró y se volvió a su


recepcionista—. Nunca.
Tomó mi codo y me condujo por el pasillo de donde acababa de salir.
La mujer sentada en el escritorio fuera de su oficina se paró cuando nos
acercamos.
—Cancela mi llamada de las nueve a.m., Rebecca.
—Es Eliza.
—Lo que sea.
Cerró la puerta detrás de nosotros y en ese mismo momento, estaba
contra él y Graham selló su boca sobre la mía. La bolsa de papel marrón
que llevaba los bagels cayó al suelo, mis dedos necesitando doblarse en su
cabello. Me besó largo y duro, su lengua haciendo esa danza agresiva con la
mía mientras su cuerpo duro me aplastaba contra la puerta. La
desesperación de su necesidad me excitó instantáneamente. Alzando la
mano, levantó una de mis piernas, permitiéndole presionarme más
profundamente en el lugar correcto. Oh Dios.
—Graham.
Él gimió.
—Graham.
Mi mano sosteniendo el café empezaba a temblar.
—Voy a dejar caer los cafés.
—Entonces déjalos —murmuró contra mis labios y luego su lengua
estaba de nuevo buscando.
—Graham. —Reí en nuestras bocas juntas.
Soltó un suspiro frustrado.
—Te necesito.
—¿Puedes dejarme desayunar los cafés y quizás echar un vistazo a tu
oficina antes de que me maten?
Apoyó su frente contra la mía.
—¿Me estás preguntando o me lo estás contando?
—Considerando que suena como si la respuesta fuera no si es una
pregunta, te lo estoy diciendo.
Gimió, pero dio un paso atrás.
—Me encantan las gafas, por cierto. No estoy segura si te lo dije la otra
noche cuando las llevaste a Tig's.
—Tiraré mis contactos.
Me acerqué a su escritorio, dando mi primera mirada alrededor de su
105

oficina mientras dejaba los cafés. Las ventanas de piso a techo daban al
horizonte de Manhattan en dos lados de su oficina de la esquina. Había un
gran escritorio de caoba colocado en un ángulo que daba a una pared de
cristal. No había una, sino dos elegantes computadoras una junto a la otra
en su escritorio. La parte superior del escritorio tenía varios archivos de
casos esparcidos alrededor, y montones de documentos estaban abiertos a
mitad de una revisión.
—Tu oficina es hermosa. Pero parece que estás ocupado. No me
quedaré mucho tiempo. Solo vine a dejarte un bagel y un café.
—Gracias. No tenías que hacer eso.
—Quise hacerlo. —Le di mi primera mirada completa. Todavía era
magnífico, pero parecía cansado y estresado—. Pareces agotado.
—Sobreviviré. —Señaló a una zona de asientos—. Ven. Siéntate.
Desayuna conmigo. De hecho, no he comido nada desde anoche.
El otro lado de la oficina tenía un largo sofá de cuero con dos sillas
frente a él y una mesa de café de cristal que separaba los asientos. Graham
se sentó, y saqué los bagels y los desempaqué.
—Te conseguí lo que me gusta ya que no estaba segura de lo que te
gustaba.
—Comeré con lo que me alimentes.
—En ese caso…
Una sonrisa sucia cruzó su rostro.
—No pienses que no te voy a tomar en este sofá y que te deleitaré hasta
que todo mi personal sepa que eres una chica religiosa.
Empujé mi bagel en mi boca para no retarlo. El minuto que tardó en
masticar y tragar también me dejó conseguir mi libido un poco bajo control.
—Entonces... ¿pudiste alejar a los malos?
—Soy uno de los malos, Soraya.
—Sabes a lo que me refiero. Evitar que la gente se aproveche.
—Sí. Y no. Es complicado. En nuestro negocio, hay muchas capas de
propiedad. Estoy trabajando a través de esas capas ahora. Pero parece que
Liam dejó una píldora venenosa para disuadir de una toma de posesión en
una fiesta no deseada. Ese veneno permite a los accionistas existentes
comprar acciones adicionales a un precio descontado, lo que diluiría el valor
de las acciones y haría la adquisición menos atractiva para las adquisiciones
potenciales.
—Entonces, tenía un plan de escape.
—Exactamente. Y habría funcionado bien si le hubiera concedido esos
derechos a una corporación que fuera digna de confianza.
106

—Supongo que no lo hizo.


Graham sacudió la cabeza.
—No.
—Suena complicado y desordenado.
—Lo es.
—¿Cómo estás manejando las cosas no relacionadas con el negocio?
—¿Las cosas que no son de negocios?
—Perdiste a un amigo.
—A un ex amigo.
Asentí.
—A un ex amigo. Pero debe haber sido alguien que te importó en un
período de tu vida desde que empezaron a trabajar juntos.
—En un punto. Sí. Pero como sabes, las cosas cambiaron.
—Vi en las noticias de esta mañana que fue un ataque al corazón.
—Sucedió en el auto. Se desvió de la carretera y golpeó un árbol. Estaba
muerto cuando llegaron los policías. Afortunadamente, nadie más estaba en
el auto. Genevieve dijo que se suponía que tendría a su hija en el auto, pero
no se sintió bien, así que se quedó en casa. De otra manera…
Vio la mirada en mi cara.
—Hablé con ella esta mañana. Me pidió ayuda con los asuntos de
negocios, pero ya estaba trabajando en ello.
—No me di cuenta de que eras amable.
—No lo soy. Fue una llamada de negocios. Ella sabía que ayudaría, y
habría un beneficio para ambos al impedir que otros devaluaran la
compañía.
Asentí. Tenía sentido. Y era ridículo que estuviera celosa de una mujer
que perdió a su marido ayer.
—¿Cómo está tu abuela?
—Le dijo a Cambria que me dijera que me sacaría de testamento si no
la sacaba del hospital.
—Oh, no.
—En realidad, eso es bueno. Significa que se sentía como ella otra vez.
Cuando es agradable y obediente, me asusta.
La relación que tenía con su abuela se estaba convirtiendo en lo que
más me gustaba de él. Se puede contar mucho sobre un hombre observando
cómo trata a la matriarca de la familia.
—¿Aún está en el hospital Westchester?
—La trasladé al Hospital de Cirugía Especial.
107

—Eso está en la 70, ¿verdad?


—Así es.
—Está a solo unas cuadras de mi oficina. ¿Por qué no me detengo en
el almuerzo y la visito? Tú estás inundado aquí, obviamente.
Graham me buscó el rostro.
—Eso sería genial. Gracias.
—No hay problema.
—¿Quieres quedarte conmigo esta noche?
—¿En tu casa?
—Sí. Mi chofer puede recogerte después del trabajo y llevarte a
Brooklyn para recoger tus cosas y luego llevarte a mi casa. Te veré allí
después de que termine aquí. El portero te dejará entrar si aún no he vuelto.
—Bien.
Charlamos un rato más mientras comíamos. Después de terminar
nuestros bagels, recogí nuestra basura.
—Necesito llegar a la oficina, o Ida hará una lista de cosas que necesito
hacer, que realmente no hice, pero me mantendrá en la oficina hasta las
nueve.
Graham me dio un beso de despedida, y lo detuve antes de que fuera
demasiado fuera de control esta vez.
—¿Eso significa que vas a tomar un tren ya que tendré a tu chofer?
—Lo hace.
—Plebeyo.
—No olvidemos cómo nos conocimos. Ahora tomo el tren todas las
mañanas.
—¿Ahora? ¿Quieres decir que no lo hacías antes?
Una sonrisa se extendió por su rostro.
—La primera vez que tomé el tren para trabajar en años fue el día que
perdí mi teléfono. Mi chofer estaba de vacaciones esa semana.
—¿Pero también lo has estado tomando desde entonces?
—Tengo una razón para hacerlo ahora.
La anticipación que había sentido desde nuestra llamada telefónica
anoche finalmente se calmó un poco después de dejar la oficina de Graham.
No quería nada más que tener confianza en lo que estaba creciendo entre
nosotros, pero una parte de mí todavía tenía miedo. Estaba tan segura y sin
miedo, y traté de usar eso para tranquilizarme. Odiaba esa parte débil y
asustada de mí. Era hora de que averiguara cómo deshacerme de él.
108
—¿Señorita Morgan? —Abrí la puerta y metí mi cabeza en su
habitación. Estaba sentada en la cama viendo la televisión.
—Entre, entra, querida. Y llámame Lil.
Le había mandado un mensaje de texto a Graham para averiguar qué
le gustaba comer y le traje un filete de pescado de McDonald's, que Graham
me había dicho era basura, pero también su comida chatarra favorita.
—Pensé que tal vez podría tener alguna compañía hoy. Graham ha
estado atrapado en la oficina desde ayer. Trabajo cerca.
—¿Es un sándwich de pescado el que huelo?
Sonreí.
—Seguro que lo es.
—Graham piensa que, si no es de algún restaurante elegante que cobra
sesenta dólares por una comida tan grande como un dedal, no es buena
comida. Quiero al chico, pero puede ser un esnob de verdad con la cabeza
pegada a su propio trasero a veces.
Me reí pensando en él trajeado. A veces tiene un lado elitista.
Había una bandeja de tentempiés en un carrito en la esquina, así que
lo tiré más cerca y dejé su almuerzo, después, dejé el mío.
—¿Es una telenovela la que está viendo?
—Days of our Lives. Mi hija me enganchó con ella.
—Consiguió enganchar a su hijo, también. —Me reí entre dientes.
—¿Sabes de eso?
—Lo hago. Es un poco de carácter para él.
—No fue en un momento. Lo creas o no, ese hombre solía ser una masa
blanda. Salió como mi Celia, de todos modos. El muchacho idolatraba a su
madre. Lo tomó duro cuando murió. Probablemente por eso es como es. No
se apega a muchas mujeres, si sabes lo que quiero decir. A los que se apegó,
no se quedaron. No fue culpa de mi Celia, por supuesto.
Sabía que también se refería a Genevieve. La primera mujer a la que se
abrió después de que su madre muriera lo había decepcionado. Nunca había
conocido a la mujer, pero la despreciaba.
—¿Cómo se siente? Graham dijo que su cirugía es el viernes.
—Me siento bien. Siguen tratando de hacerme tomar analgésicos, pero
no los necesito, y me dan sueño. Creo que solo les gusta hacer que la gente
mayor duerma todo el tiempo, así que no pido nada.
Miré alrededor del cuarto. Era la habitación de hospital más bonita en
109

la que había estado. Había espacio para media docena de pacientes, pero
solo había una cama en la habitación. En la esquina, había un hermoso
arreglo de flores. Lil me vio mirándolo.
—Son de Graham. Me envía un nuevo arreglo cada semana los martes,
como un reloj. Solía tener un jardín gigante, pero llegó a ser demasiado para
mí. Es muy detallista cuando quiere serlo.
—Hay dos lados de ese hombre. Desconsiderado y reflexivo. No estoy
segura de que tenga el gen intermedio.
—Seguro que lo clavó.
—Alguien tiene que verlo por lo que es y llamarlo por su mierda.
Me reí.
—Supongo que sí.
—Aunque algo me dice que harás lo mismo. Puedo decir... que eres
buena para él.
—¿Lo cree? Somos como opuestos en muchos sentidos.
—No importa. Es lo que está dentro de ti lo que cuenta.
—Gracias, señora M... Lil.
Me quedé por más tiempo que mi hora de almuerzo, disfrutando de Lil
diciéndome sobre los personajes de su telenovela. Los argumentos eran tan
extravagantes, que no pude evitar pensar en Graham viéndolos: era tan
severo y pragmático. Cuando me iba a marchar, Lil tomó mi mano.
—Es un buen hombre. Ferozmente leal y quiere a su familia. Muy
protector con su corazón. Pero una vez que lo da, no lo retira.
—Gracias.
—Puedes arreglar el resto. Saca el palo de su trasero y golpéalo en la
cabeza un par de veces. Es listo. Lo resolverá muy rápido.
Ahora eso puedo hacerlo.

Graham no estaba en casa cuando llegué a su apartamento. Blackie se


encontró conmigo en la puerta, saltando arriba y abajo como un pequeño
perro loco.
—Hola, amiguito. —Lo levanté, y él procedió a lamer mi cara. Todavía
no podía superar el hecho de que el Sr. Gran Imbécil tuviera un pequeño
perro blanco esponjoso—. Parece que seremos tú y yo por un tiempo.
Miré alrededor del gran espacio abierto. Aparte del jadeo de Blackie,
estaba extrañamente callado. Las dos últimas veces que estuve aquí, la gira
había sido bastante limitada al interior de los pantalones de Graham, así
que usé el tiempo para fisgonear un poco.
110

El apartamento era impresionante. Sin duda, decorado


profesionalmente; grises frescos y elegante plata le daban al lugar una
sensación de soltería. Podría haber aparecido en GQ, con el dueño parado
en medio del espacio abierto, con los brazos cruzados sobre el pecho. Pero
tan hermoso como era, le faltaba algo. Personalidad. No había ninguna
indicación de quién vivía aquí.
Curiosa, entré en la sala de estar. Había una gran sección frente a un
gran televisor de pantalla plana colgando de la pared. Debajo había un
elegante gabinete negro. Me tomó un minuto averiguar cómo abrirlo sin
ningún tipo de asas. Dentro había una colección de DVDs. Caddyshack,
Happy Gilmore, Anchorman.
Eh.
Seguí revisando, subiendo al siguiente estante. Glory, Gettysburg,
Gangs of New York.
Hmmm.
Decide, Morgan.
Me aventuré a entrar en la cocina. El refrigerador tenía un vasto surtido
de contenedores para llevar. Y... tres recipientes de leche de fresa Nesquik.
Ja.
En el dormitorio, miré la mesita de noche. Comprobar su colección de
DVDs y el contenido de su refrigerador era una cosa, pero invadir su mesita
de noche sería realmente cruzar una línea. Miré alrededor de la habitación
por algo más a la salida. Era bastante estéril, no había fotos, ni trozos de
papel doblados encima de la cómoda de vaciar sus bolsillos el día anterior.
Mis ojos se estrecharon a esa mesita de noche de nuevo.
—No —dije en voz alta para mí.
Levanté a Blackie a la altura de mi cabeza y tuvimos una charla.
—Sería incorrecto de mí revisar el cajón de Graham, ¿no es así,
pequeño amigo?
Sacó la lengua y me lamió la nariz.
—Lo tomaré como un sí.
Dentro del vestidor parecía más como Graham J. Morgan. Trajes
alineados un lado, principalmente oscuros. Una obscena cantidad de
camisas de vestir se alineaban en el otro. Todo estaba ordenado y
organizado.
Aburrido.
Volví a entrar en el dormitorio, mis ojos cayeron de inmediato sobre la
mesilla de noche. La maldita cosa me estaba atormentando.
—Tal vez solo un vistazo. —Acaricié a Blackie, que todavía estaba en
111

mis brazos. Me ronroneó. ¿Los perros ronronean? Un ronroneo sería el


equivalente humano a un sí, ¿no?
Solo una pequeña ojeada... Ni siquiera moveré nada.
Caminando hacia el cajón, lo abrí con mi dedo indicador. Dentro había
una mochila de terciopelo negro, una botella clara de algo que podía ser
lubricante, aunque la etiqueta estaba hacia abajo y una caja de
preservativos sin abrir.
De acuerdo... así que tal vez necesitaría mover una o dos cosas.
—¿Crees que hay algo bueno en esa bolsa, amigo? —Estaba hablando
con Blackie de nuevo.
Pero Blackie no respondió.
—Sé que hay algo bueno en esa bolsa. —La profunda voz de Graham
me asustó como la mierda. Salté, mis brazos se alzaron enviando a Blackie
a zambullirse en el aire. Afortunadamente, aterrizó en la cama con el lado
derecho hacia arriba.
—Me diste un susto de muerte. —Mi mano se aferró a mi pecho.
Graham estaba de pie en la puerta, inclinándose casualmente contra
un lado.
—Estabas tan absorta en tu fisgoneo que no me oíste entrar.
—No estaba husmeando.
Graham arqueó una ceja.
—No lo hacía.
—¿Entonces debo haber dejado el cajón abierto esta mañana?
Crucé mis brazos sobre mi pecho.
—Supongo que sí.
Se echó a reír y se acercó a la mesa, cerrando el cajón.
—Bueno, si lo dejé abierto esta mañana y no estabas husmeando,
entonces probablemente no quieres saber qué hay en la bolsa.
—De ninguna manera.
—Sin vergüenza.
—¿Por qué? ¿Qué hay en la bolsa?
—Bésame.
—¿Me dirás qué hay en la bolsa?
Envolvió sus brazos alrededor de mi cintura.
—Te mostraré lo que hay en la bolsa. Ahora salúdame bien.
Puse los ojos en blanco como si no fuera algo que quisiera hacer cada
vez que miraba su rostro ridículamente hermoso. Luego le di un casto beso
112

en los labios. Pero antes de que pudiera alejarme, tenía un puñado de mi


cabello en su mano y no lo soltó hasta que me besó correctamente.
—No te hubiera tomado por una espía —murmuró contra mis labios.
Tiré de mi cabeza hacia atrás y lo miré.
—No lo soy. Pero no puedo imaginarte.
—¿Qué hay que averiguar?
—¿Comedias baratas o películas de la Guerra Civil? El mismo tipo de
persona no suele tener ambos.
Graham pareció divertido.
—Me gustan ambos.
—¿Qué hay con las tres botellas de Nesquik? De fresa, también.
—Me gusta.
—Obviamente.
—Y a Blackie también.
—¿Alimentas a tu perro con Quik?
—Lo hago.
—Mira... eso es lo que pasa. Cuando el Sr. Creído tiene un lindo perrito,
y definitivamente comparte leche de fresa con él.
—Tal vez no sea el Sr. Creído como piensas. —Deslizó la mano hacia
mi entrepierna—. Tal vez solo soy un gran imbécil, pero no soy realmente el
imbécil que imaginas.
—¿Cómo se llama tu secretaria?
—Elaine.
—Eliza. Te lo dijo esta mañana. Estuve ahí.
—Estoy ocupado. Es difícil encontrar una buena secretaria que se
quede mucho tiempo.
—Solo cuando eres un gran imbécil.
—Así que tal vez soy un gran imbécil. Pero estoy contigo, ¿verdad?
Suspiré.
—¿Y qué hay en la bolsa?
—¿Y si te dijera que era cuerda porque quería amarrarte?
Lo pensé durante un segundo, luego me encogí de hombros.
—Creo que podría entrar en eso.
Soltó un aire frustrado.
—Maldita sea. Debería haber comprado una cuerda.
—Eso implicaría un viaje a la ferretería. Supongo que no eres un gran
113

tipo de bricolaje, y ni siquiera sabes dónde hay una.


—¿Qué tal una de esas pelotas de juguete sexual colgando alrededor
de tu rostro? Así no podrás hablar. ¿Y si te dijera que estaba en la bolsa,
boca grande?
—¿Una mordaza?
—Supiste de lo que estaba hablando lo suficientemente rápido.
Me incliné y susurré:
—Tengo a Caddyshack, a Happy Gilmore y también a Anchorman. Pero
en lugar de aburrirme con películas de la Guerra Civil, podrías tener algunas
películas en un género diferente.
Gimió.
—¿Me estás diciendo que tienes un escondite?
—Tal vez.
—No podrías ser más perfecta si te hubiera hecho yo mismo.
—¿Pensaste que no te gustaba mi boca?
—Tu boca me molesta, pero quiero follarla. Tienes razón, no sé dónde
está la maldita ferretería, pero soy ingenioso, y estoy seguro que puedo
encontrar algo para asegurarte los brazos y piernas mientras lo hago.
Solo estaba bromeando, pero escucharlo hablar de atarme me excitó, y
Graham lo vio en mi rostro.
—Mierda, Soraya.
—Sí. Por favor.
Eso fue todo lo que necesitó. No fue hasta horas más tarde que
finalmente supe lo que había dentro de la bolsa, la ropa interior que había
comprado en Bergdorf la tarde que fue a pagar mi vestido para la gala. No
conseguí usarla esa noche, pero conseguí una promesa de Graham de que
el cajón sería llenado de cosas más interesantes para mi siguiente sesión de
intromisión.
A la mañana siguiente, me desperté con un Graham vestido
completamente acariciando mi mejilla. Mis ojos se abrieron.
—Hola. ¿Dormí demasiado?
—No. Llegaré temprano. Tengo un día ocupado y quería empezar
temprano.
Estiré los brazos sobre mi cabeza, haciendo que la sábana se deslizara
hacia abajo y expusiera mis pechos desnudos. El frío de la mañana hizo que
mis pezones instantáneamente se endurecieran.
—No hagas eso. Jamás me iré. —Graham frotó dos dedos sobre uno de
114

los picos rígidos.


—Mmmm.
—Soraya… —me advirtió.
—¿Qué? Eso se siente bien. No los toques si no quieres mi reacción.
Sacudió la cabeza.
—¿Quieres quedarte conmigo esta noche otra vez? Voy a llegar tarde,
pero me encantaría volver a casa a esta hermosa vista en mi cama.
—¿Tienes que trabajar hasta tarde? —Miré por la ventana del
dormitorio—. Ni siquiera hay luz, y ya estás planeando trabajar hasta
después de que haya oscurecido.
—No. Tengo que salir esta noche. Hay una sesión de siete a nueve esta
noche, así que probablemente me quedaré en la oficina hasta entonces.
—Oh.
—¿Estarás aquí cuando vuelva a casa?
—¿Por qué no voy contigo esta noche? A la funeraria. No deberías tener
que hacerlo solo. No puedo imaginar que sea agradable, tu ex mejor amigo
cuya compañía estabas tratando de comprar y su afligida esposa que
también pasa a ser tu ex novia. Podrías usar alguna compañía.
—¿Harías eso por mí?
—Por supuesto. Aunque parece ser algo para mí últimamente.
Funerales y citas.
Graham se rió entre dientes y me besó suavemente.
—Te recogeré a las 6:30. Y gracias.
Después de que se fue, me acosté en la cama por un rato antes de
levantarme. No pude evitar pensar... esta noche iba a ser interesante.
115
Graham
ebería haber estado trabajando en lugar de estar jugando. Mi
escritorio estaba lleno de pilas de documentos, había, al menos, cien
correos electrónicos en mi bandeja de entrada que necesitaba
responder, y aquí estaba, escribiéndole a una columnista de sesenta años
otra vez.

Querida Ida,
La mujer que he estado viendo últimamente ha expresado un
interés por ser amarrada. Estaba preguntándome si podía darme
algunas instrucciones para un primerizo, novato del bondage. ¿La
cuerda sería una buena inversión? ¿O sugiere algo más por las líneas
de las esposas de cuero? ¿Tal vez algunas corbatas de seda que es
menos probable que dejen marcas en las muñecas? Debería anotar que
planeo enterrar mi rostro en su pequeño y apretado coño, así que habrá
una buena cantidad de jaloneo en las restricciones mientras se retuerce
en la cama por los múltiples orgasmos.
—Cincuenta Sombras de Morgan, Manhattan.

Solo tomó veinte minutos para que apareciera una respuesta en mi


bandeja de entrada. Había esperado una gran respuesta llena de su usual
sarcasmo. Debería haber sabido mejor que no podía anticipar nada de lo
que tenía que ver con Soraya Venedetta.

Querido Cincuenta,
¿Podría sugerirle que revise la mesa de noche de su compañera?
Tal vez, ya que esta mujer que está viendo expresó un interés, fue a
comprar algunas cosas después del almuerzo.

Esta mujer iba a ser mi muerte; simplemente lo sabía.


Una hora después, mi secretaria llamó por el intercomunicador.
116

—¿Señor, Morgan? Tiene una llamada en la línea tres.


—¿No te pedí que no me interrumpieran?
—Sí. Pero dijeron que era urgente.
—¿Quién es, y qué quieren?
—Mmmm. No pregunté.
—Escucha… —¿Cuál demonios era su nombre? ¿Ellen? Maldición—. La
razón de tu trabajo es pasar las llamadas, ¿estoy en lo cierto?
—Sí.
—¿Y considerarías que, interrumpirme cuando te he pedido no hacerlo
sin tener el nombre de quién llamó, es estar haciendo tu trabajo de forma
correcta?
—Yo…
Mi paciencia estaba acabándose.
—Averigua el nombre de quién llama y la razón de la llamada tan
urgente.
Un minuto después el intercomunicador volvió a sonar.
—¿Qué?
—Es una señora Moreau. Dijo que le dijera que la razón de su
emergencia es que su esposo está muerto.
Levanté el teléfono.
—Genevieve.
—Graham. Necesito tu ayuda.
—Ya estoy en eso. Te lo dije ayer.
—Necesito más que eso.
Me quité los lentes y los arrojé al escritorio. Frotándome las manos
sobre el rostro, inhalé profundamente. Habían pasado años desde que había
tenido una conversación educada con ella, pero contrario a la creencia
popular, no era un completo imbécil. Acababa de perder a su esposo por un
ataque al corazón a la edad de treinta y uno.
Inclinándome en la silla, exhalé un suspiro de veneno e inhalé una
fresca compasión.
—¿Qué puedo hacer por ti, Genevieve?
—No quiero dirigir una compañía por mi cuenta. No puedo hacerlo.
—Claro que puedes. Contratas a alguien en quien puedas confiar si es
muy abrumador.
—Confío en ti, Graham.
Solía confiar en ti también. Fue físicamente doloroso morder mi lengua.
117

—No estás en un estado para hablar de negocios ahora.


—Siempre estoy en estado de hablar de negocios. Tú también. Es la
única cosa que tenemos en común. Nuestras emociones toman un segundo
plano en un acuerdo.
—Creo que te equivocas, y simplemente no eres capaz de verlo
claramente ahora. ¿Pero en qué crees que te gustaría que te ayudara?
—Quiero fusionar con Morgan Financial Holdings.
—¿Quieres que compre Inversiones Gainesworth? ¿Como… manejarlo
completamente?
—No. Inversiones Gainesworth y Morgan Financial Holdings
combinadas serian una fuerza motriz. Quiero dirigirla contigo.
—¿Disculpa?
—Me escuchaste bien. Quiero fusionarme. Ser un equipo de nuevo.
—Genevieve, no quiero ser insensible, pero… acabas de perder a tu
esposo. ¿No crees que deberías esperar más tiempo antes de buscar un
nuevo compañero? ¿Un poco de duelo tal vez? No estás pensando con
claridad.
Suspiró.
—Liam y yo estábamos separados.
—No lo sabía.
—Lo encontré follando con mi asistente de veintitrés años.
—Lamento escucharlo.
—No, no lo lamentas. Estás pensando que se cosecha lo que se siembra.
Yo también lo haría.
Sorprendentemente, de hecho, no era así.
—Aun así, sufriste una perdida. Tu hija debe necesitarte ahora. Déjame
terminar de congelar a los accionistas de comprar demasiadas acciones, y
mantener tu ventaja a salvo. Podemos discutir de negocios después que
hayas tenido tiempo de pensarlo con claridad.
—Ese es el discurso de Graham para tendremos una conversación
después que haya decidido lo que quiero.
—Genevieve, ve con tu familia. Los negocios pueden esperar.
—Bien. Pero revisa tu calendario. Tienes una cita este viernes con una
señora More a las diez; dirá que es una referencia de Bob Baxter. No lo es.
Soy yo. More… Moreau. Hice la cita hace dos semanas. Estaba planeando
acércame a ti de esa forma.
—Te veré en el servicio esta noche, Genevieve.
118

Después de colgar, revisé mi calendario. Por supuesto, había una cita,


para el asesoramiento de una nueva cliente, con la señora More el viernes.
Y estaba anotada como una referencia de Bob Baxter. Tenía que
concedérselo. Normalmente yo llamaría a alguien que refiriera un nuevo
cliente, sacaría alguna información del referido. Pero Genevieve era lista.
Sabía que no había forma de que llamara a Bob Baxter. No había tal cosa
como una llamada de diez minutos con ese hombre. Me tendría al teléfono
durante tres horas y haría imposible que declinara una invitación a cenar
antes de colgar.
Sin poder concentrarme, decidí ir al gimnasio por un rato. Correr y
levantar pesas siempre me ayudaba a despejar la cabeza. Alrededor de los
seis kilómetros en la cinta, mi cabeza todavía daba vueltas. Destellos de mi
vida estaban parpadeando en mi mente al azar.
Los ojos de Soraya abriéndose esta mañana, acurrucada en mi cama.
Sonriéndome cuando me encontró mirándola.
Genevieve y yo abriendo una botella de champán en la oficina, la noche
que nuestro portafolio de manejo de activos alcanzó un billón de dólares por
primera vez.
Soraya, arrodillada, mirándome mientras deslizaba ese círculo de plata
alrededor de la cabeza de mi polla.
Entrando en la oficina de Genevieve después de llegar temprano de un
viaje de negocios, listo para celebrar otro trato cerrado. Encontrándola
arrodillada, tomando la polla de Liam en su garganta.
Corrí más y más rápido. Pero mientras más rápido iba, más rápido se
reproducía el recuerdo en mi cabeza.
Ver la aguja de Tig perforarme la piel y la tinta derramarse sobre el
nombre Genevieve.
Liam y yo, mano a mano, mirando mientras colgaban el primer aviso
de nuestra oficina tres semanas después de la graduación.
Mi madre. Mi madre. Frágil, yaciendo en la cama del hospital, tratando
de pretender que estaba bien.
¿Qué demonios?
Corrí más rápido.
El tatuaje de pluma de Soraya.
Genevieve sentada en la esquina de mi escritorio.
Liam corriendo a mi lado en la cinta.
Miré a mi izquierda. El jodido Liam estaba corriendo a mi lado. La visión
era tan clara, que por un segundo creí que de verdad era él.
Cuando finalmente me detuve, había estado corriendo tan rápido, que
me tomó cinco minutos en total recuperar el aire. Apoyando mis manos en
119

las rodillas mientras jadeaba, derramando sudor por todas partes, cerré mis
ojos con fuerza. Mierda. Mierda. Mierda. Justo cuando finalmente todo
empezaba a parecer sencillo, ¿por qué de repente se sentía complicado?
No tenía ni idea en el momento, pero la sensación era una premonición
de cosas por venir.

No era un gran bebedor, nunca tomé drogas. El sexo era mi único vicio.
Y cuando estaba estresado, lo necesitaba incluso más. Como un demonio.
Sabía que no debería haber estado pensando en follar a Soraya de
camino a un velorio, pero no pude evitarlo. Se veía absolutamente
impresionante en ese pequeño vestido negro. Se había recogido el cabello,
incluso aunque no le gustaba de esa forma. Probablemente sentía que debía
ocultar otra vez las puntas de colores. También parecía nerviosa. Que me
jodan, si esa extraña vulnerabilidad que estaba exhibiendo no me hacía
querer follarla hasta dejarla sin sentido aún más. La división separándonos
del conductor estaba completamente cerrada, y eso no estaba ayudando. La
tentación de levantarla sobre mi regazo estaba haciéndose más fuerte con
cada minuto.
Debió haber estado leyendo mi mente cuando dijo:
—Parece que quieres atacarme, Morgan.
—¿Me perderías el respeto si te dijera que, a pesar de a dónde nos
dirigimos esta noche, en lo único que puedo pensar es en quitarte las bragas
y dejar que te corras en mi rostro?
—Ya sé que eres un bastardo sucio. Así que, no es sorprendente. Pero
esto puede ser un poco bajo incluso para ti —bromeó.
—Algo que descubrirás sobre mí… cuando estoy estresado, me pongo
particularmente cachondo. El sexo distrae mi cabeza de lo que sea que me
está molestando. En realidad, es lo único que ayuda.
—Ya veo. ¿Está buscando mi ayuda, señor Morgan?
—No me llames señor Morgan a menos que te vayas a poner en toda la
onda de sumisa, en cuyo caso, estaría más que feliz por ponerte en mi rodilla
en este momento. Podríamos jugar ese juego si quieres. —Mis pensamientos
vagaron mientras caía hipnotizado por sus labios ligeramente separados—.
Dios, quiero follar tu boca ahora mismo.
Pareció removerse en su asiento.
—¿Ah sí?
—Sí. Y devolverte el favor. Podemos compararlo con comernos el estrés.
Estalló en risas.
—Me alegra que creas que es gracioso porque estoy a diez segundos de
120

enterrar mi rostro bajo ese vestido.


—No podemos. Vamos a estar en la sala de velación en cualquier
minuto.
Mi voz sonaba ronca y necesitada, mientras deslizaba mi mano debajo
de su vestido, acariciando su muslo.
—No si acordamos llegar tarde.
—¿Es en serio?
En lugar de responderle, levanté el teléfono para llamar a mi chofer.
—Louis, no estamos listo para ir a la sala de velación. Nos gustaría dar
una vuelta por un rato. Da la vuelta de regreso en unos treinta minutos.
—No hay problema, señor Morgan.
Ella se mordió el labio y sacudió la cabeza con incredulidad hacia mí,
y eso hizo que mi polla se pusiera más dura. No podía ir a un velorio con
una erección. Así que, éste era un asunto urgente de todos modos.
La espalda de Soraya estaba contra el asiento de cuero. Deslizando el
material del vestido sobre sus muslos, me arrodillé bajo ella y separé sus
piernas. Quitándole lentamente la tanga de encaje con mis dientes, pude
sentir la humedad de la tela contra mi lengua.
Mierda. Estaba empapada.
Su trasero se removió debajo de mí, mientras no perdía tiempo en
mover mi lengua en un lento movimiento de arriba abajo sobre su coño. No
solo estaba usando la lengua, sino toda la longitud de mi lengua para
devorarla, deteniéndome lo suficiente para chupar su clítoris. Nunca había
estado así de mojada por mí. Nunca.
Soraya pasó sus largas uñas a través de mi cabello y tiró. Mi boca
estaba cubierta por su excitación mientras seguía en ello, antes de decidir
que no podía soportar más. Metiendo mis dedos en su interior, los moví
dentro y fuera mientras alzaba la mirada a sus ojos brillantes.
—De verdad necesito follarte.
—Sí. Por favor… —murmuró.
Oh, definitivamente podía acostumbrarme a Soraya Venedetta rogando.
Bajando el cierre de mis pantalones, los dejé caer por mis piernas antes
de reposicionarla para que quedara encima. El cuero estaba frío debajo de
mí. En segundos, se enterró en mi polla, provocando que pusiera los ojos en
blanco.
Su vestido estaba subido hasta su cintura, su trasero desnudo
expuesto mientras me montaba y la miraba a los ojos. La sensación de
hundirme en ella había sido tan increíble como imaginé que sería. No pude
evitar sacar las horquillas de su cabeza, deshaciendo su moño, mirando los
rizos caer mientras me follaba. Justo como la noche de la gala, no protestó;
121

sabía que no lo quería así de todos modos.


Las otras veces que habíamos tenido sexo parecía amable en
comparación a esta experiencia en el auto. Esto era más rudo, carnal…
puro, sexo sin adulterar de la mejor forma.
Cuando dejó salir un tenso gemido, me corrí más fuerte de lo que podía
recordar correrme. Se sintió tan bien dejar salir la tensión que había estado
aumentando todo el día. Nada; ni siquiera mi extenuante entrenamiento,
había sido capaz de tranquilizarme como estar dentro de ella lo hizo. No solo
eso, sino que la muerte de Liam fue un duro y doloroso recordatorio de mi
propia mortalidad y un recordatorio de lo que era importante. La vida
simplemente era muy corta para no follar así todo el jodido tiempo.
—Somos un desastre ahora —dijo mientras se bajaba de mí.
—Te juro por Dios, que nunca te has visto más hermosa para mí,
Soraya. —Era la verdad. Su rostro estaba sonrojado, su cabello era un
desorden. Pura alegría ante la muerte. Estaba tan agradecido de no tener
que enfrentar esta noche solo. Agradecido de estar vivo.
Sacó su polvo compacto y se miró en el espejo.
—Pasé de lucir como la princesa Grace a Roseanne Rosannadanna10.
Eso me hizo reír.
—Y me encanta.
Hice que Louis se detuviera en Macy’s para que Soraya pudiera usar el
baño para arreglarse el cabello y comprar bragas nuevas. Oficialmente
íbamos tarde para el velorio.
Cuando estacionamos en la sala de velación, mi ansiedad estaba otra
vez por las nubes. Soraya ahora tenía su cabello en una coleta. Frotó mi
espalda y dijo:
—Estará bien.
Gracias a Dios estaba aquí conmigo.
No solo iba a ser difícil ver el cuerpo de Liam, sino que era la primera
vez que había tenido que estar cara a cara con Genevieve después de mucho
tiempo. Pero tal vez la parte más dolorosa era el hecho de que todo esto me
recordaba a la última vez que puse un pie en una casa de velación: cuando
mi madre murió.
La fila sobresalía por la puerta, un mar de poliéster blanco y acolchado.
Miembros viejos de la alta sociedad de Manhattan estaban discutiendo sobre
sus portafolios de acciones cuando deberían haber estado cerrando la jodida
boca. No podía ver más allá de las personas frente a mí. No es que quisiera
ver algo ahí. Quería ir a casa, a mi lugar seguro dentro de Soraya.
122

10 Personaje ficticio creado por la comediante Gila Radner. Apareció por primera vez en el
programa Saturday Night Live y se caracteriza, entre otras cosas, por su apariencia
desaliñada
Teniendo que ir con urgencia al baño, susurré al oído de Soraya:
—Mantén el lugar en la fila. Voy a ir a buscar el baño.
—Bien —dijo, luciendo un poco cautelosa porque la dejara sola.
La dejé en la fila y seguí el camino de alfombras persas hacia el baño.
Después de haber orinado como un caballo de carreras, estaba de camino a
donde Soraya cuando vi a la madre de Liam, Phyllis, reconfortando a una
niña en el pasillo. La niña estaba llorando, y me rompió el corazón.
Aunque la niña me daba la espalda, parecía que tenía cuatro años de
edad. Tenía que ser la hija de Liam y Genevieve. Nunca la había visto antes.
Solo había sabido que Liam había embarazado a Genevieve muy pronto
después que me enteré de su romance. En ese momento, esas noticias solo
lo habían empeorado. Pero en este momento, no sentí nada más que
simpatía por una niña que había perdido a su padre. Conocía bien esa clase
de dolor.
Phyllis parecía sorprendida de verme, pero no podía pasar a su lado sin
presentar mis condolencias.
Sentí nauseas mientras lo hacía.
—Hola, Phyllis. Siento mucho lo de Liam.
Luciendo consternada, simplemente asintió y sostuvo a la niña con más
fuerza antes de alejarse. Fui tras ellas cuando noté que un pompón negro
se había caído del cabello de la niña sobre la alfombra.
Aclarándome la garganta, caminé más rápido para alcanzarlas.
—Discúlpame. Se le cayó algo a ella.
Cuando la niña se dio vuelta, fue la primera vez que tuve un vistazo de
ella. Arrodillándome y tendiéndole el pompón, había olvidado lo que se
suponía que diría después. El aire me había sido arrebatado por completo.
No había palabras… solo un completo estado de incredulidad y confusión.
Porque si no lo supiera mejor, habría pensado que estaba mirando el rostro
de mi madre.
123
Soraya
ué demonios le estaba tomando tanto tiempo?
La fila se movía más rápido de lo previsto y Graham aún no
había regresado del cuarto de baño.
Ahora se podía ver el ataúd abierto. Qué molesto era ver a un muchacho
joven y guapo allí muerto. Sabía que había ofendido a Graham, pero Liam
no se lo merecía. Pude ver que tenía cabello rubio y un rostro hermoso. Se
veía tan tranquilo. Realmente esperaba que estuviera en un lugar mejor.
Montones de ramos de flores blancas rodeaban su ataúd con banners
que decían: Hijo, Amigo, Esposo. Había largas velas de color crema
encendidas. Era una configuración hermosa. Lo mejor que el dinero podía
comprar.
Miré detrás de mí. Todavía sin señales de Graham.
Entonces mis ojos se posaron en ella.
Parecía estoica, estaba sentada en el asiento más cercano al ataúd.
Genevieve.
Mi cuerpo se puso rígido, una oleada inesperada de posesividad me
atravesó. Al igual que Liam, Genevieve también tenía el cabello rubio. Mi
novio había sido jodido por Barbie y Ken. Y yo era más como el rebote de la
muñeca Bratz.
Mi novio. Supongo que lo era, ¿no?
De todos modos, Genevieve era físicamente lo opuesto a mí, pequeña,
casi con cuerpo de bailarina. Era hermosa. Aunque no había esperado nada
menos, había tenido la esperanza de que tal vez, por alguna casualidad, solo
fuera de aspecto medio. No fue el caso.
Pero no fue solo su apariencia la que me dio malestar estomacal. Era
más bien estar cara a cara con alguien a quien Graham le había dado el
corazón. La había amado. No estaba segura que alguna vez sintiera lo mismo
por mí. Tal vez nunca me di cuenta de cuánto quería o necesitaba eso, hasta
este momento.
Mientras hablaba con la gente que le daba sus condolencias, miré sus
124

ojos. Esos eran los ojos que solían mirar a Graham. Miré su boca. Esa era
la boca que besó sus labios, que chupó su pene. Entonces miré hacia abajo
a sus modestos senos, escondidos debajo de un vestido entallado y negro.
Mis senos eran mucho más grandes. Eso me hizo sentir bien durante un
milisegundo hasta que mis ojos viajaron hasta sus delgadas piernas. Esas
habían estado envueltas alrededor de su espalda.
Jesús, Soraya. Deja de torturarte. Así que ESTO era lo que sentía al
estar completamente celosa.
Cuando volví a mirar detrás de mí, la mujer que estaba detrás de mí
sonrió.
—¿Cómo conociste a Liam?
—Um... no lo hice. Estoy con Graham Morgan.
—¿El ex prometido de Genevieve?
Me tragué el nudo en mi garganta.
—¿Prometido?
—Si es Graham Morgan de Morgan Financial Holdings, sí. Estuvieron
comprometidos para casarse antes que Genevieve y Liam se conocieran.
Mi estómago se hundió. ¿Le había pedido que se casara con él?
—Claro. Por supuesto. Sí. Estoy con ese Graham Morgan. ¿Y usted es?
—Helen Frost. Soy vecina de Genevieve y de Liam. A veces cuido a
Chloe.
—¿Es su hija?
—Sí. Tiene cuatro años. Hermoso cabello oscuro, a diferencia de sus
padres.
—Bueno, a veces eso ocurre. —Me encogí de hombros.
Antes que nuestra conversación pudiera continuar, mi atención se
movió para ver a Graham caminar a través de la multitud hacia mí. Estaba
mirando fijamente hacia delante, parecía completamente aturdido. Toda
esta experiencia era aparentemente aún más dura de lo que pensaba.
—¿Estás bien?
Asintió en silencio, pero mi estómago me dijo que algo estaba
terriblemente mal.
Finalmente fue nuestro turno de arrodillarnos ante el ataúd de Liam y
ofrecer una oración. Juntando las manos, cerré los ojos y dije un padre
nuestro y un ave María. Mi corazón se cayó al oír las palabras que salieron
de la boca de Graham.
—Tú, bastardo —susurró entre dientes. Tenía los ojos vidriosos, pero
no lloraba. Su labio inferior temblaba. Simplemente continué mirándolo,
confundida por su repentina ira. Nos pusimos de pie al unísono,
dirigiéndonos lentamente hacia la no tan triste viuda. Genevieve parecía
125

extrañamente bien para alguien que acababa de perder a su marido.


Sus ojos parecieron iluminarse cuando vio a Graham. Su cuerpo estaba
rígido mientras ella envolvía sus brazos alrededor de su cuello y lo acercaba.
Perra.
—Muchas gracias por venir, Graham.
Graham se quedó allí, mirándola fijamente.
¿Se había quedado mudo por la sorpresa?
Ella continuó:
—Lo aprecio más de lo que crees. Nos vemos el viernes para nuestra
reunión.
¿Reunión?
¿Iba a verlo?
Estábamos reteniendo la fila, y ni siquiera me había presentado.
Finalmente ella apartó los ojos de él lo suficiente para notar que estaba de
pie a su derecha.
Lanzó una falsa sonrisa.
—¿Quién eres tú?
—Soy Soraya... Graham… —vacilé.
Finalmente él habló.
—Mi novia —dijo firmemente mientras colocaba su brazo alrededor de
mi cintura.
—Novia… —repitió ella.
Graham me apretó.
—Sí.
—Avery me dijo que estabas viendo a alguien nuevo, pero no me di
cuenta de que era serio.
—Es muy serio.
Bueno, está bien. Es bueno saberlo.
—Bueno, es un placer conocerte, Soraya.
—Igualmente. Siento tu pérdida.
Y con eso quise decir... Graham.
Graham le estaba dando lo que parecía una mirada de muerte.
¿Qué demonios estaba pasando? ¿Por qué estaba tan enojado de
repente?
Él se acercó bruscamente al siguiente miembro de la familia en línea.
Mecánicamente le dimos la mano a cada persona en fila antes de llegar al
126

final.
Dejando escapar un suspiro de alivio, dije:
—Bueno, eso fue doloroso. ¿Qué hacemos ahora?
Parecía que quería decir algo, pero no podía encontrar las palabras.
—Soraya...
—¿Qué? Graham, ¿qué está pasando? Háblame.
—No puedo ahora mismo. Me perderé con alguien. Y no es el lugar ni
el momento adecuado.
No pasó mucho tiempo antes que tuviera la respuesta a mi pregunta,
cuando todos los ojos de la habitación se volvieron hacia una hermosa niña
de cabello oscuro que apareció en el ataúd de Liam. Chloe. Había estado MIA
toda la noche. Había asumido que la hija de Genevieve y Liam estaba alejada
intencionalmente. No creí que estuviera aquí.
La muchedumbre pareció quedarse inmóvil con la vista desgarradora
de la muchacha llorando sobre el cuerpo de su padre. Me hizo sentir
culpable porque mi padre seguía vivo, y decidí no tener nada que ver con él.
El suyo estaba muerto, y nunca tendría la oportunidad de volver a verlo.
—Eso es muy triste —le susurré a Graham.
Respiró profundamente y lo soltó lentamente.
Casi al mismo tiempo, Chloe se dio la vuelta, dejándome ver su rostro.
Literalmente jadeé. En alto. Las ruedas de mi cabeza comenzaron a girar.
Cuando lo miré, él la veía con una mirada de incredulidad.
—¿Nunca antes la habías visto, Graham?
Sus ojos seguían plantados en ella cuando negó y simplemente dijo:
—No.
De repente, el extraño comportamiento de Graham tuvo mucho sentido.
Porque esta niña se parecía a su padre.
A su padre, Graham.
No había duda en mi mente. Graham era el padre biológico de Chloe.
Mi mente estaba corriendo. ¿Cómo pudo pasar esto? ¿Cómo pudieron no
habérselo dicho? ¿Siquiera era posible que fuera una coincidencia? ¿Que se
pareciera a Graham, aunque fuera de Liam? En mi corazón, sabía la
respuesta. De repente, no sabía si quería llorar o golpear a alguien.
Él tiró de mi brazo.
—Tenemos que irnos antes que haga algo aquí de lo que me vaya a
lamentar.
Miré hacia Genevieve, quien era inconsciente de la inminente crisis
nerviosa de Graham, mientras charlaba y mostraba sus perfectos dientes
blancos a las personas en la fila.
127

—Bueno. Bien, vamos —dije.


De regreso en el auto, Graham miró inexpresivamente por la ventana
durante los primeros diez minutos del viaje. Presumiblemente todavía
conmocionado, no parecía dispuesto a hablar de lo que acabábamos de
presenciar, y no quería presionarlo.
Finalmente se volvió hacia mí.
—Dime que fue solo mi imaginación.
—No. No fue así. Esa niña se parecía a ti.
Parpadeó repetidamente, todavía tratando de procesarlo.
—Si es mi hija, ¿cómo pudo haberlo sabido Genevieve todo este tiempo
y no habérmelo dicho?
—Me gustaría tener una respuesta, pero no la tengo. Supongo que
tendrás que preguntarle.
Se frotó las sienes y dijo:
—Tengo que pensarlo.
—Entiendo si quieres estar solo esta noche.
—¡No! —dijo enfáticamente—. Te necesito conmigo.
—Bien.
Esa noche, no hubo sexo. En cambio, Graham me abrazó, el enorme
peso de su preocupación se evidenciaba con cada respiración que tomaba
mientras permanecía despierto, incapaz de dormir la mayor parte de la
noche.
Parecía que los días divertidos y despreocupados de nuestra relación
habían llegado a un abrupto final esta noche. Las cosas iban a cambiar de
una manera muy drástica. Por mucho que quisiera estar allí para él, no
podía evitar el hecho de que parte de mí se ponía secretamente una
armadura imaginaria para protegerme.

Graham había decidido que no se enfrentaría a Genevieve hasta su


reunión del viernes. Pensó que le daría tiempo para enterrar a Liam antes
de atacar por lo de Chloe. Creo que también necesitaba tiempo para
prepararse para la inevitable verdad, así como para determinar cuáles eran
sus derechos legales. También estaba atascado con el trabajo, todavía
tratando de crear estrategias sobre la toma de la compañía de Liam.
Había decidido que un par de noches libres uno del otro sería una
buena idea bajo las circunstancias. Para su consternación,
intencionadamente hice planes con Tig y Delia dos noches seguidas y le dije
que dormiría en mi propio apartamento.
128

Sinceramente, no había planes aparte de estar en la sala de tatuajes.


Realmente necesitaba la opinión de mis amigos sobre esta situación.
No podían creer la historia.
Delia estaba organizando sus agujas desechables perforadoras
mientras hablaba.
—Eso suena como algo de Hospital General.
Tuve que morderme la lengua. No tenían ni idea de la ironía en esa
declaración. Nunca había mencionado que Graham lo veía.
Tig levantó los pies mientras apagaba el cigarrillo y se quebraba.
—Es más como All My Children, si entiendes lo que quiero decir.
—Muchas gracias. —Puse los ojos en blanco.
Continuó:
—Lo que no entiendo es cómo este tipo nunca consideró la posibilidad
de que esa chica fuera suya.
—Nunca la había visto.
—Pero oyó del embarazo, ¿verdad? ¿No pudo haber hecho las cuentas?
¿No se dio cuenta que, al menos, era posible?
Sintiendo la necesidad de defender a Graham, dije:
—Habían dejado de hablarse. No supo el momento exacto. Simplemente
supuso que era de Liam.
Tig encendió otro cigarrillo.
—Esa es una mierda loca. Te despiertas un día y bum… familia
instantánea.
Sus palabras me hicieron estremecer. Tig acababa de articular mi
absoluto peor temor.
Delia supo que estaba molesta cuando se volvió hacia su marido.
—No digas eso. No está con esa chica. No son su familia.
—Créeme, no es que no haya pensado lo mismo —dije—. No solo estuvo
enamorado de ella una vez, sino que ya no hay ningún otro hombre en la
imagen, y es probable que sea la madre de su hija. ¿Dónde encajo
exactamente en eso?
Delia hizo todo lo posible para convencerme de que saliera de la repisa.
—Estás adelantándote a los acontecimientos. No querrá estar con ella,
especialmente después de saber que le mintió durante años.
Suspiré.
—Esa mujer es hermosa y astuta. Apuesto a que ya está tratando de
averiguar cómo hacer que esta situación funcione en su beneficio. Había
programado una reunión con él para hablar de negocios incluso antes que
129

se enterara de Chloe en el funeral. Quiere fusionar la compañía de Liam con


la de Graham.
—Apuesto a que quiere fusionar mucho más que eso —terminó Tig.
Delia se acercó a Tig y lo sacudió juguetonamente.
—¿Quieres parar? —Me miró—. Graham parece realmente interesado
en ti. Me cuesta creer que vaya a enamorarse de ella.
Tig intervino:
—Me cuesta imaginar a Soraya actuando como Mary Poppins y toda
esa mierda con esa chica. Tienes que mirar todo el panorama. Incluso si el
Sr. Gran Imbécil no termina con la madre de la chica, Soraya todavía tiene
que lidiar con criar a otra niña, si se queda con este tipo. Eso por sí solo, es
algo a considerar.
Estaba en lo correcto. Había tantas capas diferentes en este problema.
—Soraya sería una buena madrastra. Podríamos teñir las puntas de la
niña y perforar sus orejas. —Delia sonrió.
Tig dejó escapar una enorme ráfaga de humo.
—¿Sabes lo que pienso? Creo que deberías ofrecerle a Daddy Warbucks
y a Little Orphan Annie un adiós. Esa es mi opinión.
Esa noche, finalmente cambié el color de mis puntas de nuevo. Habían
sido verdes desde la noche de gala. Solo había un color que parecía ajustarse
a la situación actual.
Código rojo.
130
Graham
e sentía como si Soraya estuviera escapándose de mí. La excusa que
me dio de salir con sus amigos era una completa basura. Lo peor fue
que ni siquiera podía decir que la culpaba. Imagina si la situación
fuera al revés. ¿Cómo lo habría manejado, sabiendo que había dado a luz al
bebé de otro hombre? Ese pensamiento me puso enfermo del estómago. Me
sentí tan posesivo con ella; simplemente no podía imaginarlo.
Esta semana había sido una pesadilla de la que no podía despertar.
Todo lo que quería era regresar a como estaban las cosas antes del velatorio.
Todo era tan simple entonces.
Tenía tanto trabajo por hacer, pero no podía dejar de pensar en las dos
chicas infiltrándose en mi mente: Soraya y Chloe.
Si ella realmente era mi hija, entonces le debía mucho. Nada de esto
era su culpa.
No te adelantes.
Necesitaba esa prueba de paternidad. Todavía había una parte de mí
que no lo creería hasta que tuviera pruebas. No podía permitirme
envolverme emocionalmente hasta que no hubiera duda de que ella era mía.
La voz de mi secretaria interrumpió mis pensamientos.
—La Sra. Moreau está aquí para verlo.
Haciendo clic en mi reloj, tomé una profunda respiración y dije:
—Envíala.
La puerta se abrió y Genevieve se pavoneó en mi oficina como si fuera
la dueña del lugar. Hubo un tiempo en que prácticamente lo era. Ella, Liam
y yo pasábamos horas haciendo estrategias en esta misma oficina hasta
altas horas de la mañana. Me había dado un sinfín de mamadas bajo el
mismo escritorio que ahora estaba delante de ella sentada con las piernas
cruzadas. Parece como si fuera ayer, excepto por el hecho de que mi anterior
amor por ella se había convertido en lo que parecía odio.
Colocó una caja blanca sobre mi escritorio.
—Te traje tu magdalena favorita de Magnolia. Mantequilla de maní.
131

Recuerdo cuanto…
—¡Joder! Cállate sobre la magdalena. —Escupí—. ¿Es mi hija?
Ya estuvo bien para el inicio de la conversación.
Abrió los ojos.
—¿Qué?
—Me escuchaste. Chloe. ¿Es mi hija?
Parecía absolutamente sorprendida mientras sus mejillas se pusieron
rojas. ¿Cómo no pudo haber visto venir esta confrontación?
Cuando no hablo, continúe.
—¿Por qué pareces tan sorprendida, Genevieve? ¿Realmente pensaste
que iba a verla en el velatorio y no te haría esa pregunta?
—No lo sé, Graham.
—¿Qué quieres decir con que no lo sabes?
—He estado temiendo este momento durante cinco años. No sé cómo
explicarte mi pensamiento de una manera que lo entiendas.
—Bueno… tengo todo el maldito día. Averígualo. —Cuando siguió en
silencio, le dije—: De acuerdo, empezaré entonces. Te estabas follando a
Liam y a mí al mismo tiempo, ¿verdad?
—Sí.
—¿Cuánto tiempo después de que estuviéramos juntos por última vez
descubriste que estabas embarazada?
—Un mes.
—¿Desde hace cuánto estaban?
—Dos meses.
Tire un lapicero a través de la habitación con rabia.
—¿Cómo diablos pudiste hacer esto? —Un escupitajo había volado
fuera de mi boca cuando lo dije.
Las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos.
—¿Puedes dejarme intentar explicarme?
—Estoy deseando ver como tratas de explicarte para salir de esto, de
hecho.
Cerró los ojos por un momento y luego dijo:
—Estaba enamorada de ustedes dos, Graham. Realmente lo estaba. Era
egoísta de mi parte sentirme con derecho a eso, pero lo hacía. Quería que
continuara para siempre. Estar con ambos era lo mejor de ambos mundos.
Sabía que una vez que te enteraras, eso sería todo. Le dije a Liam que tú y
yo habíamos dejado de dormir juntos. Él no sabía que había estado con los
dos al mismo tiempo. Al parecer, nunca le dijiste lo contrario.
132

—Apenas hablé con alguno de los dos después de que te atrapé.


—Lo sé. Soy muy consciente. Hasta el día de hoy todavía me rompe el
corazón. —Miró por la ventana por lo que parecieron minutos para juntar
sus pensamientos. Entonces, finalmente habló de nuevo—. Cuando Chloe
nació, su tez era más clara de lo que es ahora. No tenía mucho cabello. No
fue evidente de inmediato que no se parecía ni a Liam ni a mí. Mientras ella
se convirtió en una niñita, supe que él estaba notando lo mucho que se
parecía a ti. Eligió ignorarlo. Ambos decidimos ignorarlo. Las cosas estaban
tan mal entre nosotros tres en ese momento. Y Liam amaba a Chloe más
que a su vida. No podía haber enfrentado la posibilidad de que ella no fuera
realmente suya.
—¿Qué hay de mí? ¿Pensaste que nunca lo descubriría?
—En el fondo, siempre sentí que ella era tuya. Y, para ser honesta, eso
me hizo feliz. Las cosas entre Liam y yo se estropearon realmente rápido
después de casarnos. Me di cuenta que había cometido un enorme error.
Todavía te quería mucho y siempre me arrepentiré profundamente de
lastimarte.
—Una vez más, todavía no entiendo cómo pudiste haberme ocultado
esto.
—No tengo una excusa, excepto para decir que no quería afectar la vida
de Chloe. Y una parte de mí sentía que no podía hacerle eso a Liam.
Permanecer con él era el menor de dos males, porque sabía que no me
recibirías de nuevo. Así que dejé que las cosas fueran como eran. Solo estaba
tratando de mantener la paz. —Más lágrimas cayeron de sus ojos.
Me negué a ablandarme.
—Quiero una prueba de paternidad de inmediato.
—No voy a pelear contigo por eso, Graham. Te daré lo que quieras.
Tiempo con ella. La prueba. Todo lo que pido es que, si resulta que eres el
padre, por favor espera hasta que sea un poco mayor para contarle y que
pueda entenderlo mejor. Acaba de perder al único padre que ha conocido. Y
está devastada.
—Nunca haría nada que pudiera hacerle daño. Estoy bien si no le digo
nada durante un tiempo si eso es lo que le conviene.
—Realmente me preocupo por ti. Nunca quise hacerte daño. Por favor,
cree eso.
—Quiero esa prueba dentro de una semana, Genevieve. Haré los
arreglos para que pueda estar seguro de que los resultados son los correctos.
Una mirada de pánico cubrió repentinamente su rostro.
—No vas a tratar de alejarla de mí, ¿verdad?
—Nunca le quitaría un niño a su madre.
133

Genevieve gimió.
—Gracias.
—Si resulta que es mía, quiero que juntes cada foto que has tomado de
ella desde el día en que nació. ¿Me entiendes?
Ella no vacilo.
—Por supuesto.

Esa noche, lo único que quería era ver a Soraya. Oler a Soraya. Dormir
junto a Soraya. Mi cuerpo sentía que se estaba alejando de la droga más
fuerte. Solo había pasado unos días sin ella, pero parecía una vida entera.
No era solo la necesidad física. Echaba de menos su humor, su sarcasmo,
su risa.
Era tarde. Acababa de dejar el hospital de visitar a Meme, y no estaba
seguro si Soraya aun estaría despierta. Mi chofer, Louis, tenía el resto de la
noche libre. Sin pensarlo, agarré mi chaqueta y me dirigí al garaje.
No le había enviado un mensaje de texto ni la había llamado primero.
Por lo tanto, conducir a su casa era un riesgo. Pero no podía darle la
oportunidad a decirme que no viniera.
No había estacionamiento cerca de su apartamento, así que tuve que
caminar dos cuadras bajo la lluvia torrencial. Cuando finalmente llegue a
su puerta, presione el timbre de su apartamento.
Sonaba adormilada.
—¿Hola?
Cerré los ojos porque había extrañado su voz.
—Nena, soy yo.
—Graham… es tarde.
Apoyé mi frente contra la pared.
—Lo sé.
Sin decir nada más, me dejó entrar. El alivio me invadió mientras subía
rápidamente las escaleras de dos en dos.
Mi cabello y mi chaqueta estaban empapados. Debía parecer una rata
ahogada. Cuando abrió la puerta, no me dejó entrar. No sabía si iba a
echarme o decirme que entrara. Era su turno de hablar. No tenía derecho a
presionarla después del lío en el que acababa de meterla. La observé por un
momento. Estaba completamente deshecha en una delgada camisa de
noche blanca. Sus pezones me saludaban. Al menos ellas estaban felices de
verme. Se veía tan hermosa, incluso con su cabello en un desorden
enmarañado.
134

Las puntas eran rojas.


La estaba perdiendo.
—Oh Dios. Entra. Estás empapado.
Gracias por la jodida lluvia. No estaba por encima de obtener simpatía
en este momento.
Cerró la puerta y desapareció por un momento, luego volvió con una
toalla.
—Toma. Dame esa chaqueta mojada.
Me quité la capa superior. Mi camisa de vestir por debajo estaba todavía
seca. Debería haber estado afuera un rato más.
—¿Qué está pasando? ¿Está todo bien?
—No. Nada está bien.
—¿Me parece que tu reunión con Genevieve no ha ido bien hoy?
—Admitió que no estaba segura de que Liam fuera el padre de Chloe.
Ella estaba follando con los dos al mismo tiempo y se dio cuenta después de
que rompimos que estaba embarazada. Accedió a que hiciera la prueba de
ADN de Chloe la próxima semana.
—No sé qué decir.
La miré a los ojos.
—Dime que no me dejaras.
Apartó la mirada.
—Graham… todo es tan incierto ahora. Estoy muy confundida.
—Me siento igual. Mi mente está girando fuera de control, y solo hay
una cosa de la que estoy seguro ahora. ¿Sabes qué es, Soraya?
Estaba mirando el suelo, pero alzó los ojos, mirándome a través de sus
oscuras pestañas.
—¿Qué?
—Te quiero. Quiero estar contigo. Estoy jodidamente perdido sobre ti,
y necesito saber que tú no me vas a dejar.
Esbozó una pequeña sonrisa.
—Creo que el dicho es caer perdidamente enamorado por ti.
—Lo que sea. —Envolví mis manos alrededor de su cintura y las cerré
detrás de su espalda—. Dime que no me vas a dejar por esto.
—No sabemos qué va a pasar.
—Sé lo que quiero.
—Graham… las cosas pueden cambiar.
135

—Te necesito, Soraya. Nunca le he dicho eso a otra mujer en mi vida.


—Incliné mi frente contra ella y susurré—: Te necesito.
Asintió.
—Está bien.
Tomando su rostro entre mis manos, la levanté, así nuestros ojos se
encontraron.
—No más basura para evitarme.
—Tenía planes con Tig y Delia.
Le lancé una mirada que decía que eran tonterías.
—Bien. —Puso los ojos en blanco—. Te estaba evitando.
Me incliné y la besé en los labios. Por primera vez desde el funeral, el
mundo parecía dejar de girar por un momento.
—¿Quieres quedarte esta noche?
—Intenta hacer que me vaya.
Esa noche, con mi cuerpo envuelto alrededor de Soraya, finalmente
conseguí un sueño muy necesario. Incluso había dormido hasta tarde a la
mañana siguiente hasta que el sonido de mi teléfono me despertó.
136
Soraya
abía quién era por el tono de su voz. Afortunadamente, no le daba la
cara, así que podía escuchar toda la conversación sin tener que fingir
que no me molestaba profundamente. Era bastante malo que otra mujer
llamara a su teléfono a las siete de la mañana mientras estaba acostado en
mi cama, pero la madre de su hija era otra cosa.
¿Es así como sería? Graham no era el tipo de hombre que ignoraría una
llamada telefónica si la mujer que tenía la custodia de su hija estaba
llamando. Esta perra que le había quitado años de ver crecer a su hija podía
ahora interrumpir su vida a cualquier hora del día. No tenía ninguna duda
de que ella lo utilizaría a su mayor ventaja, también.
—Haré arreglos para que un laboratorio privado vaya a tu casa el lunes
a las diez.
Estaba en silencio mientras escuchaba. Oí el sonido de su voz, pero no
pude distinguir las palabras. Hubo algunos intercambios más cortos, y
luego justo antes de colgar, su voz se suavizó.
—¿Cómo está ella?
Me dolía el corazón por él.
Después, me quedé callada unos minutos, dándole tiempo. Cuando
finalmente hablé, aún le daba la espalda.
—¿Estás bien?
Graham me abrazó por detrás y me besó en el hombro.
—Estoy bien. Lo siento por eso. Estaba llamando para hacer arreglos
para la prueba de ADN.
Me volví y lo enfrenté.
—Todavía está enamorada de ti.
Miró hacia abajo.
—No estoy seguro de que Genevieve sea capaz de amar.
—Es hermosa.
—No te llega a los talones.
137

—Es inteligente.
—Me gustan más del tipo sabelotodo.
Eso me hizo sonreír. Hasta que pensé en otras cosas en las que
Genevieve me ganaba.
—Fue tu prometida.
—Sin compromiso, es simplemente una pieza de joyería.
No tengo ni idea de dónde salió eso, mi lado masoquista, supongo.
—¿Te pusiste de rodillas y se lo propusiste?
—Soraya...
—Necesito saber.
—¿Por qué?
—No tengo idea. Solamente lo hago.
—De hecho, no lo hice. Era más un negocio que romántico. La llevé a
Tiffany’s y ella escogió su propio anillo.
—Oh.
—Cuando nos separamos, Meme no pareció demasiado sorprendida.
Un día, durante el almuerzo, me preguntó por qué no le había dado a
Genevieve su anillo de compromiso. La idea nunca se me había ocurrido,
para ser honesto. Meme me había dado su anillo cuando cumplí veintiún
años y me dijo que pertenecía a quienquiera que finalmente le diera mi
corazón. El anillo de mi abuela era pequeño y sencillo. No fue hasta que la
relación había terminado y Meme había señalado lo obvio para mí cuando
entendí el significado. Nunca hubo una pregunta en mi mente, en la elección
entre un pequeño anillo que significaba mucho para mí y una roca llamativa,
Genevieve hubiera preferido tener esa roca. Y yo sabía lo suficiente para no
darle el anillo de mi abuela. Pero no me detuve a pensar en lo que eso decía
sobre quién era ella.
—Vaya. Parece una verdadera perra.
Graham rió. Fue bueno oírlo.
—Eso es lo que más me gusta de ti, Soraya. Lo dices como si lo vieras.
La primera vez que me lo hiciste, me enojé, pero también me puso duro como
una roca.
Envolví mis manos alrededor de su cuello y le di una sonrisa juguetona.
—Eres un estirado que ni siquiera recuerda el nombre de su secretaria.
Graham entrecerró los ojos y rápidamente se movió. Sus labios fueron
a mi cuello.
—Sigue.
—La mayoría de las veces, ni siquiera te das cuenta de las personas
138

que te rodean.
—¿Es así? —Su voz era grave y su boca mordisqueó hasta mi oreja.
—Crees que las mujeres deberían simplemente abrir las piernas por ti.
Su mano acarició mi cuerpo, aterrizando en mi muslo desnudo. Me
habló directamente en el oído mientras me empujaba las piernas.
—Ábrete para mí, Soraya.
Intenté no hacerlo. Realmente lo hice. Pero esa voz...
—Ábrete para mí, Soraya. Necesito oírte gemir mi nombre.
—Estás tan seguro de que puedes... —Bajó su cuerpo por la cama,
acomodando sus hombros entre mis piernas. Ya estaba húmeda, y su cálida
respiración allí disparó fuego a través de mi cuerpo. Rápidamente abrí mis
piernas.

Por la tarde, toda la confianza en nuestra relación que esta mañana


había instalado ya estaba comenzando a disiparse. Ida me hizo hacer
recados para ella desde la hora del almuerzo. En la fila del banco, el hombre
frente a mí estaba con su hija. Probablemente tenía la misma edad que
Chloe. Sentado en el tren siete en mi camino a la imprenta, una pareja
estaba sentada frente a mí. Su hija se aferraba al poste, dando vueltas y
vueltas. Probablemente no fue un momento profundo para ellos, pero para
mí, vi una familia feliz. Los recordatorios estaban por todas partes.
Después de mi último recado del día, estaba en la plataforma esperando
que llegara mi tren con rumbo al sur. Al otro lado de la pista, llegó el tren
siete con dirección al norte. La palabra al lado del siete llamó mi atención.
Queens. Sin pensarlo, subí, justo cuando las puertas se cerraban.
¿Qué demonios estaba haciendo? No lo había visto en ocho años. Por lo
que sabía, tal vez ni siquiera viviera en Queens. Cuando salí a la estación
de la calle sexagésimo primera, un tren hacia el norte estaba deteniéndose.
Mirando a través, consideré volver por donde acababa de venir. Lo pensé
durante tanto tiempo, que al final las personas tuvieron que caminar
alrededor de mí mientras yo estaba congelada en el lugar viendo el tren
alejarse.
Su casa estaba a solo ocho cuadras de la estación. Alrededor de la
tercera, mi teléfono zumbó, y el nombre de Graham brilló en la pantalla. Mi
dedo se detuvo sobre el botón RECHAZAR, pero luego recordé lo que le dije
anoche. Que estaría allí para él. No lo evitaría más.
—Hola.
—Hola, preciosa. ¿Qué tal tu día?
Estaba en el cruce esperando que la luz se volviera verde.
139

—Ocupado. Ida me hizo correr por toda la ciudad haciendo recados. —


Justo en ese momento, la luz cambió, y salí de la cuneta. De la nada, un
taxi se detuvo frente a mí, a menos de un centímetro de los dedos de mis
pies. Golpeé el maletero del auto amarillo—. Oye, imbécil. ¡Mira hacia dónde
vas!
—¿Soraya?
—Sí. Lo siento. Un taxista casi acaba de atropellar mi pie.
—¿Todavía estás en Manhattan?
—En realidad no.
—Oh. Bueno. Terminé una reunión en Brooklyn. ¿Dónde estás? Te
recogeré, ¿y podemos buscar algo para cenar?
Estuve callada por un minuto.
—No estoy en Brooklyn.
—¿Dónde estás?
—Queens.
—Oh. No sabía que todavía estabas haciendo recados.
—No lo estoy. —Tragué—. Voy a ver a mi padre.
Graham no me preguntó por qué iba; La razón era bastante obvia.
Hablamos durante el resto de la caminata, y le dije que le mandaría un
mensaje cuando terminara para que pudiéramos cenar. Cuando colgué, me
detuve, dándome cuenta de que la casa de mi padre estaba a solo dos
puertas. ¿Qué iba a decir?
No tenía sentido del tiempo mientras estaba allí de pie, pero debía haber
pasado por lo menos media hora mirando su casa. Mis emociones estaban
completamente fuera de control, y en serio, no tenía idea de qué demonios
iba a decir, pero estaba segura de que necesitaba hacer esto. A la mierda.
Caminé hasta su puerta, respiré hondo y golpeé. Mi corazón se aceleraba
mientras esperaba. Cuando nadie llegó a la puerta, al principio me sentí
aliviada. Estaba a punto de dar la vuelta y salir cuando la puerta se abrió.
—¿Puedo ayudarte? —Theresa entrecerró los ojos, y entonces sus ojos
se agrandaron—. Oh Dios. Soraya. Siento no haberte reconocido.
Forcé una sonrisa.
—¿Está mi padre aquí? —De repente me entró pánico y no quería nada
más que irme. Por favor, di que no. Por favor, di que no.
—Sí. Está arriba luchando con la puerta del armario que se salió de la
bisagra. Creo que está perdiendo. —Sonrió cálidamente y se apartó—. Entra.
Subiré a buscarlo. Va a estar tan emocionado de que estés aquí.
Me quedé justo en la entrada, no era diferente de como me habría
sentido entrando en la casa de un extraño por primera vez. Es lo que
140

esencialmente era. Un extraño. Las paredes estaban llenas de fotos


familiares. La nueva familia de mi padre. Estaban sonriendo y riendo en
cada foto. Ni una sola foto de mi hermana o de mí. No debería haber venido.
Una voz que no había escuchado en años interrumpió mi debate interno
para huir.
—Soraya. —Mi padre estaba a mitad de la escalera mientras hablaba—
. ¿Está todo bien?
Asentí.
—¿Tu madre está bien?
Eso me molestó.
—Ella está bien.
Frank Venedetta caminó hacia mí, quitando mi ya insegura confianza.
Por un segundo, pensé que iba a abrazarme. Pero cuando doblé mis brazos
sobre mi pecho, él pareció tomar la indirecta.
—Esta es una agradable sorpresa. Ha pasado mucho tiempo. Mírate,
ya has crecido. Te pareces a tu tía Annette. Eres hermosa.
—Me parezco a mi madre. —Sus genes no estaban recibiendo crédito
por nada bueno.
Asintió.
—Sí, tienes razón, así es.
Los ocho años que pasaron fueron amables con mi padre. Ahora tenía
más de cincuenta años. Unas pocas manchas plateadas salpicaban su
gruesa melena negra, pero su piel oliva no había envejecido mucho. Era un
hombre en forma; correr había sido su escape cuando éramos niños, y
parecía que lo había mantenido.
—Ven. Vamos a sentarnos. —Vacilantemente, lo seguí hasta la cocina—
. ¿Café?
—Sí. —Nos sirvió dos tazas y me dio un biscotti. Mi madre nunca nos
dejó tomar café cuando éramos pequeños. Pero el lado de la familia
Venedetta estaba fuera del barco de Sicilia; ellos pensaban que, si eras
bastante grande para sostener la taza, debía ser llenada de café. Lo mismo
pasaba con la copa de vino. Los mejores recuerdos de mi padre eran
nuestras mañanas juntos en la cocina después de que mamá se fuera a
trabajar. Papá y yo nos sentábamos a la mesa hablando mientras bebíamos
café y comíamos biscotti antes de irme a la escuela. Incluso me levantaba
temprano en el verano para sentarme allí con él. Después de marcharse,
evité la mesa de la cocina por las mañanas porque me preguntaba si estaba
compartiendo café con Brianna, su nueva hija.
—Entonces, ¿cómo estás?
—Bien.
141

Asintió. Había aparecido en su puerta, pero estaba cerrando cualquier


conversación que él iniciara.
Unos minutos después, volvió a intentarlo.
—¿Sigues viviendo en Brooklyn?
—Sí.
Asintió. Luego, unos minutos más tarde.
—¿A qué te dedicas?
—Trabajo para un columnista de consejos.
—Eso suena interesante.
—No lo es.
Unos minutos más pasaron.
—¿Estás saliendo con alguien?
Graham me había llamado su novia la otra noche, pero nunca lo había
dicho en voz alta.
—Tengo novio.
—¿Las cosas son serias?
Lo pensé durante un minuto. Eran serias. Puede que solo nos
conociéramos durante un mes, pero era la relación más seria en la que había
estado jamás.
—Lo son.
Mi padre sonrió.
—Se enteró de que tiene una hija de la que no sabía nada con su ex
prometida.
La sonrisa de mi padre se desvaneció. Cerró los ojos brevemente, luego
los abrió asintiendo como si todo tuviera sentido finalmente.
Respiró hondo y soltó un ruido de aire.
—He cometido muchos errores en mi vida, Soraya. Hice cosas de las
que no estoy orgulloso.
—Como engañar a mi madre.
Asintió.
—Sí. Como engañar a tu madre.
—Nos dejaste. ¿Cómo dejas a tus hijos?
—Te lo dije. Hice cosas de las que no estoy orgulloso.
—¿Te arrepientes?
—Lamento lastimarte, sí.
—Eso no es lo que pregunté. ¿Te arrepientes de la decisión que
142

tomaste? ¿Elegir a una mujer sobre tus hijas? ¿Tomar a una familia
diferente como tuya y nunca mirar atrás?
—Eso no es así, Soraya.
Mi voz se hizo más fuerte.
—Responde la pregunta. ¿Miras atrás y deseas haber tomado una
decisión diferente?
Me miró avergonzado, pero respondió honestamente.
—No.
Sentí como si alguien me hubiera golpeado el estómago.
—¿Alguna vez has amado a mi madre?
—Sí. La quería mucho.
—¿Y si Theresa no te hubiera querido?
—¿Que me estas preguntando?
—¿Te habrías quedado con mi madre si Theresa no te hubiera querido?
—No puedo responder a eso, Soraya. No fue así.
—¿Eras feliz con mi madre?
—Sí. Lo fuimos un tiempo.
—Hasta que llegó Theresa.
—No es justo. Es más complicado que eso.
Me puse de pie.
—No debería haber venido. Fue un error.
Mi padre se puso de pie.
—Los errores fueron todos míos, Soraya. —Me miró directamente a los
ojos mientras decía sus siguientes palabras—. Te amo.
Todo lo de los últimos días estaba saliendo a la superficie. Se sentía
como si hubiera un tsunami, y yo estaba a punto de ser absorbida si no
corría. Así que lo hice. Salí corriendo como alma que lleva el diablo de su
casa. No era el momento más maduro de mi vida, pero no había manera de
dejar que ese hombre me viera llorar. Pasé por los retratos de la familia, abrí
la puerta principal y bajé los peldaños de dos en dos. Mis ojos ardían, la
garganta se sentía como si se estuviera cerrando, y mi pecho se contraía.
Estaba tan decidida a escapar tan rápido como pudiera, que ni siquiera
estaba prestando atención a donde iba. Es por eso que no vi al hombre que
estaba parado en la acera hasta que me envolvió en sus brazos.
143
Graham
e grité a mi conductor que se dirigiese a Queens antes de siquiera
saber la dirección de su padre. Afortunadamente solo había un
Vendetta en el municipio, o habría estado llamando a todas las puertas. Mi
instinto me decía que su visita no iba a ir bien. Llegando a la Avenida
Catalpa, no tenía ni idea de si ella iba a estar dentro o no, así que me
acomodé en la parte trasera del auto y esperé. No pasó mucho tiempo hasta
que la puerta delantera se abrió y Soraya estaba corriendo por el camino de
entrada hacia la calle. Apenas salí del auto para sujetarla, claramente no
me había visto. Por la mirada de angustia en su rostro, no estaba seguro de
que pudiese ver algo realmente.
Al principio, luchó entre mis brazos.
—Soy yo, Soraya.
Sus ojos parecieron comenzar a enfocarse. Observé mientras se
llenaron de lágrimas y se desplomó en mis brazos. Apoyó todo su peso sobre
mí mientras apretaba mi agarre en ella.
—Te tengo, nena. Te tengo.
Hizo un sonido desgarrador y luego su cuerpo comenzó a temblar, las
lágrimas cayendo por su hermoso rostro. Hirió mi corazón físicamente.
Viéndola así, escuchando ese sonido de dolor saliendo del interior, se sitió
como si alguien me hubiese roto las costillas y tomado mi corazón palpitante
entre sus manos para casi quitarle la vida.
La sostuve tan apretadamente como pude durante unos minutos
mientras permanecíamos frente a la casa. Cuando levanté los ojos y vi a un
hombre de pie en la puerta de entrada mirándonos, un hombre que, por
como lucía, era sin lugar a dudas Frank Vendetta, decidí que era momento
de irnos.
—Vamos, entremos en el auto.
Soraya nunca volteó hacia atrás mientras la ayudaba a subir en el
asiento trasero. Pero yo lo hice. Su padre simplemente asintió mientras
observaba cómo nos marchábamos.
El viaje desde Queens fue silencioso. Cuando su llanto finalmente cesó,
mantuvo la cabeza en mi hombro y los ojos cerrados. Odiaba que esto fuese
144

culpa mía. Había jodido las cosas entre nosotros a lo grande. No solo la
situación con Genevieve había abierto una brecha en nuestra relación, sino
que había traído los viejos demonios de Soraya a la superficie. Ahora me
comparaba con el hombre que la había decepcionado en la mayor parte de
su vida.
Acariciándole el cabello, finalmente rompí el silencio:
—Lo siento. Todo esto es mi culpa.
—No sé por qué fui a verle. ¿Qué estaba esperando que dijese?
—Es natural. Estás intentando entender sus elecciones por todo lo que
está pasando.
—Supongo…
—Sé que te marchaste molesta, pero, ¿te dijo algo que ayudase?
—No. Me comentó que no podía decirme si se habría quedado con mi
madre si no hubiese conocido a Theresa.
Joder. Me moví en el asiento para enfrentarla.
—Sea que tenga una hija o no, incluso si no te hubiese conocido, no
habría manera en el infierno de que pudiese volver con Genevieve.
—Pero la amaste una vez.
Bajó la mirada al suelo.
—Soraya, mírame. —Alzó la cabeza y su mirada volvió a encontrarse
con la mía—. La mujer me engañó con mi mejor amigo y luego no me
comentó que existía la posibilidad de que tuviese una hija. Cuatro años. La
confianza y la lealtad son importantes para mí. Ni siquiera contrataría a
alguien en quien no pudiese confiar para que trabajase en mi negocio,
menos con quien construir una vida. No vamos a volver juntos, no importa
qué. —Mis siguientes palabras salieron lentamente, dándole una cuidadosa
consideración a cada una, y aun así estaba siendo cuidadoso al decirlas—:
Tu padre podría haber estado involucrado en tu vida mientras estaba casado
con otra mujer. La gente hace eso todo el tiempo. Tomó sus decisiones. Y si
me lo preguntas, hizo unas muy pobres. No soy tu padre.
Justo entonces, Louis, mi conductor, interrumpió:
—¿Señor Morgan? ¿Vamos a volver a Manhattan o a Brooklyn? La
salida a Belt Parway se está acercando.
—¿Mi casa o la tuya? —Miré hacia Soraya.
Estaba aliviado de escuchar un destello de mi chica volver.
—Estás asumiendo un montón de cosas con esa pregunta.
—Simplemente estaba siendo un caballero. Has tenido una tarde dura.
Conozco el remedio perfecto para hacerte sentir mejor.
—Por supuesto que sí.
145

—Es mi trabajo y me lo tomo muy seriamente.


—¿Sabes qué me haría sentir realmente mejor?
—Nómbralo.
—Tú, no siendo un caballero.
Las orillas de mi boca se curvaron mientras mi polla se endureció ante
el pensamiento. No aparté la mirada mientras hablaba:
—A mi casa, Louis. —Luego susurré en su oído—: Y pensar que iba a
follarte de forma muy agradable. Nunca dejas de impresionarme, Soraya.
Sería mi placer dejar al caballero en la puerta y follarte de cuatro formas
sucias diferentes.

Las cosas volvieron a la normalidad entre Soraya y yo los siguientes


días. Su ansiedad sobre la posibilidad de que tuviera una hija, parecía
disminuir. Durante el día, me lanzaba al trabajo y, por la noche, trabajaba
igual de duro para complacer a Soraya. Si ella iba a sopesar sus opciones
muy pronto, necesitaba hacer que su decisión de dejarme fuese lo más difícil
posible. Satisfacerla sexualmente era mi parte favorita del plan.
El lunes por la mañana, el laboratorio llegó a mi oficina a las siete para
tomar mi ADN. Tenían una cita con Genevieve para tomar una muestra de
Chloe unas horas después. Había pagado una fortuna por resultados
rápidos, y el miércoles, tendría la certeza de si era padre o no.
Un padre.
Realmente nunca había tenido uno propio, el pensamiento en sí mismo
era una novedad para mí. Si se confirmaba que era mía, no había duda de
que quería estar involucrado en su vida. Aunque no tenía ni idea de mierda
de cómo lucía eso. ¿Qué hacía un hombre adulto con una niña pequeña que
se convertía en su hija de la noche a la mañana?
El lunes por la noche, tuve que salir de la ciudad hacia Boston para
una rápida reunión el martes por la mañana. Mi vuelo se retrasó, y estaba
sentado en el aeropuerto leyendo el periódico. Antes de Soraya, comenzaba
primero con la sección de negocios. Esos días, miraba Pregúntale a Ida antes
de dirigirme al mercado. Entre las telenovelas y ahora leyendo la columna
diaria de consejos, me estaba convirtiendo rápidamente en un marica.

Querida Ida:
Mi madre se casó recientemente. Bill, mi nuevo padrastro, tiene
un hijo de diecinueve años al que nunca había conocido hasta hace tres
semanas. Alec estaba en la universidad y llegó a casa para vivir con
nosotros durante el verano. El problema es, estoy extremadamente
146

atraída por Alec. Estoy bastante segura de que la atracción es mutua ya


que la tensión sexual es tan espesa, que a veces es difícil respirar. ¿Es
malo que sea con mi hermanastro?
—Gretchen, Manhattan.

Querida Gretchen,
Aunque técnicamente no hay consanguineidad, aún hay una
conexión familiar y mucha gente desaprobará una relación entre
ambos. Por tu carta, sospecho que crees que no es correcto estar con
Alec y estás buscando que alguien te dé permiso para ir contra tus
creencias. Mi consejo para ti es que seas fiel a ti misma y el resto
encajará en su lugar.

Mandé un mensaje a Soraya.


Graham: Te follaría aunque fueses mi hermanastra.
Soraya: LOL. ¿Leíste la columna?
Graham: Sí. Me gusta averiguar en cuáles tuviste que ver con la
respuesta.
Soraya: ¿Cómo puedes afirmar cuáles respondí?
Graham: Simplemente puedo.
Soraya: ¿Escribí la respuesta de hoy?
Graham: ¿Obtengo un premio si respondo correctamente?
Soraya: Pensé que te di tu premio anoche.
Maldición. Lo hizo. Durante unos minutos, mientras me estaba
chupando la polla, pensé sobre conseguir un piercing en la lengua solo para
que ella pudiese sentir la fría bola de metal en su clítoris. Mi equipo
seguramente pensaría que perdí completamente la cabeza si entraba el
lunes por la mañana en la reunión, tropezando con las palabras con una
deslumbrante lengua hinchada. Esta mañana fue lo suficientemente malo
que estuviese sonriendo en medio de la reunión cuando mi mente divagaba.
Cuando no respondí al instante, Soraya supo lo que estaba haciendo.
Soraya: Estás pensando sobre anoche, ¿no?
Graham: Así es. Y me hace querer dejar el aeropuerto y saltarme
la reunión de la mañana. ¿Saltármela para una mamada?11
Soraya: Pervertido. Así que… ¿escribí hoy alguna parte de la
respuesta a la pobre Gretchen?
Graham: Ni una maldita palabra.
Soraya: Muy bien. ¿Qué hay de ayer? ¿La mujer que estaba
147

robando los tarros de dinero de su anciano tío?

11 Juego de palabras, en el original dice: blow off for a blow job.


Graham: Las prisiones están llenas de gente que comenzó con
robos “pequeños”.
Soraya: ¡Oh Dios mío! ¿Cómo lo supiste? Esa fue literalmente la
única frase que mantuvo de mi respuesta.
Graham: Te conozco.
Soraya: ¡Eso da un poco de miedo!
Dímelo a mí. Estos días estoy asustadísimo hasta la mierda.
Mi vuelo acababa de aparecer en el panel cuando, el teléfono me vibró
en la mano. Al principio, pensé que sería otro mensaje de Soraya. Mi sonrisa
cayó viendo el nombre de Genevieve destellando en la pantalla. Pensé en no
responder, pero luego me di cuenta de que podría ser sobre Chloe.
—Genevieve.
—Graham. ¿Cómo estás?
—Ocupado. ¿Está todo bien con Chloe?
—Está bien.
—¿Entonces qué quieres?
Suspiró audiblemente en el teléfono.
—Vas a tener que aprender a hablarme civilizadamente. No quiero que
nuestra hija se exponga a la forma en que me gritas.
—¿Nuestra hija? Te estás adelantando un poco, ¿no? Los resultados de
la prueba no llegan hasta el miércoles por la mañana.
—Solo es una formalidad para mí. En mi corazón sé que es tuya.
—Qué jodidamente agradable de tu parte. Quizás podrías haber
compartido ese pequeño trozo de información un poco antes. No sé…
digamos… ¿hace cuatro años?
—Deja de gritarme.
—Deja de llamarme.
Otro suspiro de frustración. Si no lo supiese, pensaría que esta mujer
tiene pelotas. Unas gigantes, más grandes que su cabeza.
—Escucha. Voy a tomar un vuelo. Necesito colgar.
—¿Adónde vas?
—Eso no es de tu maldita incumbencia. Voy a colgar, Genevieve.
—Espera. Te llamé por una razón. Quiero estar ahí cuando obtengas
los resultados el miércoles por la mañana.
148

—No.
—¿Qué quieres decir con no?
—Es lo contrario a sí. Quizás deberías haberlo dicho hace cuatro años
cuando mi mejor amigo te pidió que te abrieses de piernas.
—Graham…
—No. No somos una feliz familia esperando que el palito muestre un
signo positivo. Estoy esperando averiguar si me has robado cuatro años de
la vida de mi hija. De todos modos, no será un momento de postal y no lo
vas a compartir conmigo.
—Voy a ir a tu oficina el miércoles.
—Te estoy advirtiendo que no lo hagas.
Hubo sonidos de tráfico en el fondo y de repente se silenciaron.
—¿Genevieve?
Esa zorra me colgó.
149
Soraya

e suponía que Graham recibiría hoy los resultados de la prueba de


ADN. Aunque no me había pedido específicamente que estuviera allí,
quería sorprenderlo. Dijo que los resultados estarían listos en algún
momento antes del mediodía, así que me tomé toda la mañana libre en el
trabajo.
En otra muestra de solidaridad, era hora de deshacerse del rojo. Me
había teñido las puntas de mi cabello en azul lo que Graham sabía era una
señal que las cosas iban bien en mi vida. Si realmente creía eso o no, sabía
que ese gesto lo tranquilizaría con respecto a nosotros.
Deteniéndome en Anil's, recogí dos bagels con mantequilla y dos jugos
en mi camino a Morgan Financial Holdings. Al atravesar las puertas de
cristal, ya ni siquiera me molesté en registrarme con la recepcionista. En
vez de eso, solo pasé por delante de ella y me dirigí hacia la oficina de mi
novio como si fuera la dueña del lugar.
Podía oírla corriendo detrás de mí.
—¿Señorita Venedetta?
Me di la vuelta.
—Está bien. Pensé que Graham y yo explicamos que estábamos
involucrados. Ya no necesitas anunciarme.
—No es por eso que la he detenido —dijo la recepcionista.
—Está bien. Entonces ¿qué pasa?
—Bueno... nosotros... algunos de los empleados de aquí solo queríamos
agradecerle.
—¿Agradecerme? —mi frente se arrugó—. ¿Por qué
—Desde que empezó a verla, ha sido diferente. Más agradable. Más fácil
de tratar. No sé si tiene una vagina mágica o qué... pero sea lo que sea que
hagas, sigue haciéndolo. Ha hecho todas nuestras vidas mucho más fáciles.
Algunas de las personas sentadas en cubículos cercanos, la
escucharon. Uno empezó a aplaudir y otros siguieron. Allí de pie con mi
bolsa de papel grasosa, esta gente me aplaudía.
150

¿Se suponía que me inclinara?


Graham debió haber escuchado la conmoción porque la puerta de su
oficina se abrió.
—¿Qué demonios está...? —El ceño fruncido en su rostro se suavizó
cuando me vio—. Soraya. —Sonrió—. ¿Me perdí de algo aquí? ¿Por qué están
aplaudiendo?
Miré a los empleados y guiñé un ojo.
—Solo les contaba un chiste.
—Ya veo. Bueno, ¿por qué no mueves tu espectáculo de una sola mujer
a mi oficina entonces?
La puerta se cerró detrás de nosotros, y Graham me apoyó contra ella,
plantando un firme beso en mis labios y luego dijo:
—Todos están locos por ti... igual que yo. Esta fue una malditamente
agradable sorpresa.
—No quería que pasaras por esto solo.
Puso su frente en la mía.
—Sabes... realmente te quería aquí. Pero al mismo tiempo, no estaba
seguro si te haría sentir incómoda. No quería presionarte, pero me alegra
que hayas venido.
—Bueno, tengo la sensación de que voy a tener que practicar lidiar con
la incomodidad.
Tomó mis mejillas.
—Vayamos un día a la vez. ¿Puedes hacer eso por mí?
Asintiendo contra sus manos, dije:
—Lo intentaré.
Nos sentamos juntos a comer nuestros bagels durante la siguiente
media hora. Graham tenía sus pies sobre el escritorio y lucía más relajado
de lo que esperaba. A través de las ventanas de su oficina, el sol brillaba,
reflejándose en sus ojos que brillaban mientras me miraba comer. Parecía
estar muy bien considerándolo todo.
—Luces bien. ¿No tienes miedo de recibir la llamada?
—¿Sabes qué? Sinceramente me sentía mal de mi estómago hasta que
llegaste aquí. Sabiendo que estás aquí para mí, sin importa lo que pase,
verdaderamente hace toda la diferencia.
—Me alegro de haber podido mejorarlo todo.
—Mejoras todo en mi vida, nena. Todo.
Atravesó el escritorio y tomó mi mano, colocando suavemente un beso
en mis nudillos. El sonido de su intercomunicador interrumpió nuestro
momento.
151

—¿Señor Morgan? La señorita Moreau está aquí. No tenía una cita,


pero insiste que le deje saber que está aquí de todos modos. Dice que usted
sabrá de qué se trata.
Mi estómago se sintió inquieto mientras retiraba mi mano de la suya.
—¿Genevieve está aquí?
Cerró sus ojos y frotó sus sienes con frustración.
—Joder. Le dije que no quería que viniera para los resultados. Debería
haber sabido que no me escucharía.
—Bueno, no puedes echarla de aquí.
—Seguro que puedo.
—Créeme, me encantaría que la echaras ahora mismo, pero ¿cómo va
a hacer las cosas más fáciles si descubres que Chloe es tuya? Vas a tener
que lidiar con ella, te guste o no. Cuanto antes aprendas cómo, mejor.
Profundo en sus pensamientos, asintió después de un momento.
—Tienes razón. —Presionando el botón, dijo—: Déjala pasar.
Nuestro relajante desayuno oficialmente se había terminado.
Tiré nuestras envolturas de la comida para distraerme de los nervios
que se arrastran dentro de mí.
La puerta se abrió y Genevieve entró en la oficina, cerrando
silenciosamente la puerta tras ella. Estaba vestida de manera conservadora,
llevaba una falda lápiz gris y una blusa de color crema, sin mangas, que
mostraba sus torneados brazos. Su olor era familiar, Chanel No. 5. Me di
cuenta que estaba constituida al estilo de la anfitriona de la televisión, Kelly
Ripa, pequeña y esbelta. En realidad, se parecía un poco a ella.
Graham ni siquiera la miró. Se quedó en silencio, jugueteando con su
reloj, un hábito nervioso que hasta ahora, casi pensé que había superado
por completo.
Genevieve hizo contacto visual conmigo primero.
—Soreena, no me di cuenta que estarías aquí.
—Es Soraya. Y, sí, estoy aquí para apoyar a Graham cuando lleguen
los resultados.
Se sentó.
—Así que... lo sabes todo.
—Sí. Él y yo no guardamos nada el uno del otro.
—Bueno, es amable de tu parte estar aquí para él.
Graham finalmente habló con ella.
—Creí que habíamos discutido el hecho que prefería que no vinieras
aquí hoy.
152

—Tengo que estar aquí, Graham. Estoy segura de que le has dado a
Syreeta una idea de lo mala persona que soy, pero también estoy aquí hoy
para ayudarte.
El tono de Graham fue severo.
—Es Soraya. No Soreena. Ni Syreeta. So-RA-ya. ¿Qué tan difícil es?
—Soraya... Soraya... lo siento... estoy un poco nerviosa, ¿de acuerdo?
No he venido aquí para causar problemas. Solo trato ser de apoyo también.
Me doy cuenta de que toda esta situación es culpa mía. No estoy negando
eso, pero no puedo cambiar el pasado. Solo intento hacer bien las cosas. Si
tengo que pasar el resto de mi vida compensándolo, lo haré. —Parecía como
si estuviera a punto de llorar. O estaba realmente alterada, o merecía un
Oscar. Graham permaneció inafectado por su pequeño colapso.
Pasaron varios minutos de incómodo silencio mientras Graham pasó
de juguetear con su reloj a girar los extremos de una pluma entre sus dos
dedos índice.
Lo arrojó a través de la habitación y gruñó:
—¿Qué demonios les está llevando tanto tiempo?
Genevieve se esforzaba por aliviar el estado de ánimo y miró a mis pies.
—Me gustan tus zapatos. ¿Qué marca son?
—Michael Kors. No son Louboutins, ni nada, pero me gustan. Son
cómodos para ser plataformas.
Ella sonrió.
—También me gustan.
Graham rodó su silla hacia atrás y se levantó. Empezó a caminar y
parecía estar perdiendo su calma, así que traté de tranquilizarlo.
—Dijeron antes del mediodía, ¿cierto? Bueno, todavía hay un poco de
tiempo.
Sacó su teléfono.
—Voy a llamar al laboratorio. —Lo puso en el altavoz.
Una mujer respondió:
—¿Laboratorios Culver?
—Sí. Soy Graham Morgan. Se suponía que recibiera una llamada antes
del mediodía de hoy con los resultados de una prueba de paternidad que su
laboratorio realizó para mí esta semana. Estamos a tres minutos del límite.
Quisiera mis resultados ahora, por favor. Arnold Schwartz indicó que él
supervisaría todo personalmente para asegurarse que estos resultados
estuvieran listos esta mañana. Tengo un número de referencia especial que
me dio por si lo necesita.
—Sí, señor. Eso sería útil.
153

Mientras Graham le daba la información, dije una oración silenciosa


para que, por algún milagro, resultara que no era el padre. No estaba segura
de si eso me hacía una mala persona o qué. Hasta que llegaran esos
resultados, todavía había esperanza en lo que a mí respectaba. ¿Y si hubiera
un tercer hombre del que no supiéramos... uno que fuera más oscuro como
Graham, que tal vez se parecía a él? Cualquier cosa era posible, ¿cierto?
El chasquido de un teclado podía ser oído en el fondo mientras la mujer
recuperaba la información.
—Voy a ponerlo en espera, señor Morgan. Parece que los resultados
están listos, pero cuando le indicaron que alguien lo llamaría para
entregárselo, al parecer se basaron en la hora del Pacífico. Pero aquí en el
sistema se muestra que la prueba ha sido completada. Solo necesito ver si
tenemos personal autorizado disponible para darle esos resultados.
Él susurró en voz baja.
—Jesucristo.
Estas personas en la costa oeste no tenían idea de cuánto dependía de
esto. Si lo hicieran, seguramente se apresurarían.
Genevieve exhaló y me miró.
—Esto es muy destroza nervios.
No sabía por qué estaba haciendo un intento de hablar conmigo. En
cualquier caso, estaba demasiado histérica como para responder. Volví mi
atención hacia Graham. La actitud relajada de más temprano era como un
recuerdo lejano. Lucía tan preocupado. Creo que una parte de él quería que
Chloe fuera suya, mientras que otra parte estaba aterrorizada por el
escenario opuesto, donde una niña que había imaginado como suya se
quedaría sin padre.
Mis entrañas se sentían como si estuvieran retorciéndose, y me
pregunté si esto era lo que sucedía cuando verdaderamente amabas a
alguien, que físicamente podía sentir el miedo de esa persona. Su miedo era
mío. Su dolor era mío. Su vida ahora estaba fusionada con la mía. No le
había dicho que lo amaba, pero mientras estaba ahí sentada sintiendo que
todo mi futuro dependía de los próximos minutos, llegué a la conclusión que
esto tenía que ser real.
Amaba a Graham J. Morgan. El Sr. Gran Imbécil. Arrogante Trajeado.
Célibe en Manhattan. Cincuenta sombras de Morgan. Los amaba a todos.
Amaba que apreciaba todas mis idiosincrasias. Amaba que me protegiera.
Amaba que me hiciera sentir por primera vez en mi vida como si yo fuera la
persona más importante para alguien, para él. La cosa era, dependiendo de
estos resultados, ya no sería lo más importante. Su hija siempre sería y
debería ser lo primero. Así era como se suponía que debía ser. Eso era lo
que Frank Venedetta nunca entendió.
La voz de un hombre llegó desde el altavoz.
154

—¿Señor Morgan? Gracias por esperar, mi nombre es Brad. Soy uno de


los gerentes del laboratorio. Me disculpo por el retraso. Tengo sus
resultados.
Graham tragó saliva.
—Está bien…
—Hay, al menos, un 99.9 por ciento de probabilidad que usted sea
compatible. Estos resultados son concluyentes para demostrar la
paternidad.
Llevo su mano hacia su boca y soltó una larga y lenta exhalación en su
mano.
El hombre continuó:
—Hoy vamos a enviar por Fedex la copia impresa de sus resultados del
laboratorio. Debería recibirlos mañana. Una vez más, me disculpo por el
retraso.
Genevieve se cubrió la cara y empezó a llorar.
—Gracias —dijo Graham simplemente. Colgó el teléfono y me miró
directamente a los ojos.
Tratando de mantenerme compuesta, solo seguí asintiendo con mi
cabeza una y otra vez en un intento de convencerlo a él y a mí misma que
las cosas iban a estar bien.
—Está bien —dije vocalizando.
En el fondo, estaba lejos de estar segura de eso. Sabía que lo amaba.
Eso era todo lo que sabía. Solo esperaba que fuera suficiente.
155
Graham
a casa rojiza de tres plantas de Genevieve, estaba a solo un kilómetro y
medio de mi apartamento en el Upper West Side.
Me paré frente a la estructura de ladrillos y me detuve un momento antes
de entrar. Una vez que oficialmente conozca a Chloe, no habrá vuelta atrás.
Era padre ahora. Todavía se sentía como un concepto extraño.
Genevieve y yo habíamos acordado que esta primera reunión sería una cena
informal. Ella me presentaría como un amigo de la familia. Veríamos qué pasa,
y cuando llegara el momento, se le explicaría a Chloe que en realidad tenía dos
padres, uno en el cielo y otro en la tierra. Con el tiempo, cuando Chloe se sintiera
cómoda con la idea, desarrollaríamos un acuerdo justo de custodia. Genevieve
tuvo suerte de haber decidido hacer esto fácil para mí. De lo contrario, habría
tenido un infierno de pelea en sus manos.
Había querido mucho que Soraya estuviera aquí conmigo esta noche, pero
tenía más sentido que conociera a mi hija primero antes de introducir a más
gente nueva en su vida. Chloe acababa de perder al único padre que había
conocido. Todavía estaba extremadamente frágil.
Una corona de ramas y bayas colgaba de la puerta roja. Tocando el timbre,
tomé una respiración profunda antes de que la puerta se abriera.
Genevieve sonrió y negó.
—Entra, Graham.
Adentro todo era ya fuera blanco, plateado o gris. La decoración se parecía
mucho a mi propio apartamento, elegante y moderno. Me recordó lo mucho que
mi gusto había cambiado. Últimamente, me gustaban más las cosas de varios
colores. Colores brillantes e intensos.
El aroma de especias aromáticas llenó el aire, lo que me incitó a preguntar:
—¿Qué es lo que huele?
—¿Recuerdas ese pad thai12 casero que solía prepararte? Siempre fue tu
favorito. Eso es lo que hueles. Lo hice para cenar esta noche.
156

12 Se trata de un plato salteado en wok a base de fideos de arroz con huevos, salsa de pescado,
salsa de tamarindo, pimiento rojo, y cualquier combinación de brotes de soja, gambas, pollo, o
tofu, decorado con cacahuetes picados y cilantro.
Tuve que morderme la lengua para evitar recordarle que no recordaba
mucho de lo que pasó antes de encontrarla chupándosela a Liam. Sin embargo,
esta no era la noche para mis típicas pullas.
—Gracias. Eso fue considerado.
—Solo quiero que te sientas cómodo aquí.
La única cosa que me hacía sentir incómodo, era Genevieve tratando de
interpretar a la feliz ama de casa.
—¿Dónde está?
—Chloe está jugando en su habitación. Pensé que sería mejor simplemente
dejarla salir y naturalmente que te encuentre aquí, en lugar de presentarte
inmediatamente. No quiero que sospeche.
¿Sospechar que su madre es una infiel mentirosa que le ha ocultado a su
verdadero padre desde el día en que nació?
—Lo que sea que creas que sea mejor. La conoces mejor que yo. Eso no es
por mi elección, por supuesto.
—Lo sé. —Genevieve se aclaró la garganta y caminó hacia la cocina—. Ponte
cómodo. ¿Puedo ofrecerte algo para beber?
—El agua estará bien con la cena, nada por ahora. —Me senté en la sala de
estar, que estaba junto a la cocina.
—¿Estás seguro? Tengo coñac... Merlot...
Levantando la palma de la mano, dije:
—No voy a beber esta noche.
—De acuerdo... déjame saber si cambias de opinión.
—Te conozco —dijo una voz dulce.
Me di vuelta para encontrar a Chloe de pie allí. Su gruesa y larga melena de
cabello castaño cubría la mitad de su rostro. Llevaba un adorable pijama de pies
rosados y sostenía un osito de peluche.
Mi boca se curvó en una sonrisa mientras me levantaba de mi asiento.
—¿Me conoces?
—Encontraste mi pasador... en la fiesta de papá.
Estaba en lo correcto. Había recogido la cosa con borla que cayó de su
cabello en el velatorio de Liam.
Me arrodillé delante de ella.
—Eres una chica lista.
—¿Cuál es tu nombre?
157

—Graham.
—¿Como las galletas Graham?
—Sí. Supongo.
—¡Eres una galleta de sal inteligente!
Me reí.
—Eres muy graciosa, Chloe.
Genevieve interrumpió:
—Chloe... Graham es un amigo de papá y mamá. Va a cenar con nosotros
esta noche.
—¿Sabías que mi papá murió?
—Sí. Lo siento mucho por ti. Sé que te quería mucho.
Se acercó a la mesa auxiliar y tomó una fotografía enmarcada, trayéndola
hacia mí. En la instantánea, Liam la miraba cariñosamente mientras las hojas
de otoño caían a su alrededor. No había duda de que él la adoraba. Quería
sentirme amargado, pero ver la sonrisa en su rostro en la foto, lo hacía imposible.
—Esa es una gran foto de ustedes dos.
—Gracias.
En dificultades para encontrar qué decirle a continuación, le pregunté:
—¿Siempre llevas pijama tan temprano?
—A veces.
—Se ven muy cómodos. Ojalá hicieran de esas para mi tamaño.
Ella arrugó su pequeña nariz.
—Eso sería tonto.
—Sí. Supongo que lo sería.
Me entregó su osito de peluche y dijo:
—¡Mira! Teddy Grahams13... como las pequeñas galletas. —Luego empezó a
reírse.
Me reí porque ella se estaba riendo.
—Inteligente.
—¡La cena está lista! —gritó Genevieve desde la cocina.
Había preparado la mesa del comedor. Un gran plato blanco y rectangular
estaba lleno de fideos de arroz y verduras que había hecho. Un plato de nuggets
de pollo y verduras mixtas estaba colocado delante de lo que asumí era el asiento
de Chloe. El mantel individual de Dora La Exploradora lo delataba.
—Graham, ¿dijiste que solo querías agua? —preguntó Genevieve.
158

13Juego de palabras, la niña hace una broma al decirle Smart cracker (galleta salada inteligente),
luego de que Graham la llamó Smart cookie: chica inteligente, frase que literalmente significa
galleta inteligente.
—Está bien.
—Chloe, ¿quieres tu habitual leche de fresa?
¿Leche de fresa?
De ninguna manera.
Me volví hacia Chloe.
—¿Leche de fresa? Me encanta la leche de fresa.
—Ese es mi favorito.
—¿Qué tipo?
—Quik —dijo.
Nunca había tomado leche Nesquik delante de Genevieve. Por lo tanto, ella
no tenía ni idea de que esto era una loca coincidencia.
—Es una locura. Esa es mi bebida favorita en todo el mundo. —Me volví
hacia Genevieve—. ¿Puedo cambiar mi pedido a la leche de fresa, también?
—Por supuesto. —Genevieve lucía divertida.
En presencia de mi hija, por primera vez en mi vida adulta, bebía leche
Nesquik abierta y descaradamente. Salía del closet de leche de fresa.
Chloe se volvió hacia su madre.
—Tienes que darle un popote loco.
—Oh, no creo que él quiera una.
Para el beneficio de Chloe, miré a Genevieve como si estuviera loca por
pensar que no lo haría.
—¡Por supuesto que sí!
Genevieve sacudió la cabeza y luego puso un popote largo y rosado delante
de mí. Chloe alucinó al verme beber de ella.
—Sabes, Chloe, nunca me di cuenta de lo mucho mejor que sabe esta leche
cuando la bebes de un popote loco.
—¡Lo sé! —gritó.
La alegría en sus ojos era palpable. Me podría acostumbrar a esto. Me hizo
sentir tan bien que, la mera visión de un tontorrón como yo haciendo cosas
infantiles, podría poner una sonrisa muy necesaria en su rostro. Esta niñita
acababa de sufrir una pérdida traumática, pero era equilibrada y amada por su
madre. Tuve que, al menos, concederle a Genevieve eso. Parecía una muy buena
madre.
A lo largo de la cena, Chloe disfrutó viéndome sorber mis fideos. Haría
cruzar mis ojos solo para hacerla reír una y otra vez. Genevieve permaneció en
159

silencio, pero observando, a menudo descansando su barbilla en su mano


mientras nos miraba. Estaba dando un paso atrás, permitiendo que Chloe y yo
nos uniéramos.
Después de la cena, Genevieve hizo que Chloe se lavara las manos y se
cepillara los dientes. No estaba seguro de lo que se llevaría a cabo el resto de la
noche hasta Chloe se acercó a mí de nuevo y preguntó:
—¿Te quedas a dormir?
—No. No, no me voy a quedar. Pero me quedaré un tiempo más. ¿Qué sigue
en la agenda?
—¿La qué?
Tenía que aprender a hacer mi lenguaje más amigable para los niños.
—¿A qué te gusta jugar después de la cena?
—Vestirme.
—¿Vestirte?
—Sí.
—¿Qué conlleva eso?
—No hay que llevar nada. Vestidos.
Me reí.
—¿Vestidos?
—Sí. —Entonces huyó, presumiblemente para ir a buscar algo.
Miré a Genevieve como si tuviera que traducir todo esto para mí.
—¿Vestidos?
—Chloe tiene un cofre lleno de vestidos de princesa y otros disfraces en su
habitación. Le gusta ponérselos sobre su pijama y girar en ellos hasta que se
cansa. Es una especie de ritual al acostarse.
Chloe regresó corriendo hacia mí. Ahora estaba usando un vestido rosa
sedoso y llevaba una corona de plástico. Prácticamente, antes de que pudiera
parpadear, una boa blanca de plumas fue colocada alrededor de mi cuello.
—Chloe, Graham tal vez no quiera vestirse como una dama.
—Está bien. He estado intentando ponerme en contacto con mi lado
femenino. Ha estado en mi lista de tareas pendientes.
Chloe agarró mi teléfono y me lo dio.
—¡Toma una foto de nosotros!
Tomé un selfie de Chloe y yo, e instintivamente se lo envié a Soraya. Sin
conocer su estado de ánimo esta noche, me arrepentí de mi decisión de enviarlo,
pero ya era demasiado tarde.
—Volveré —dijo Chloe mientras retiraba la boa de mi alrededor. Regresó a
160

su habitación, dejándonos a Genevieve y a mí solos en la sala. Unas cuantas


plumas perdidas habían caído a su paso, aterrizando en la alfombra.
—Eres muy bueno con ella, Graham.
—Esto se siente más... natural... de lo que esperaba.
—Claro que sí. Porque es tu hija.
Antes de que pudiéramos continuar la conversación, Chloe llegó corriendo
hacia mí otra vez. Esta vez, llevaba un vestido rojo de aspecto navideño con
ribetes blancos, y de piel. Sostenía un sombrero de copa negro.
—¿Eres una princesa de nieve?
—Soy una princesa de Navidad. —Colocó el sombrero de copa en mi
cabeza—. Y tú eres Scrooge.
—Creo que hay muchas personas que probablemente dirían que me has
encasillado, Chloe.
—¿Qué?
—Nada. —Sonreí. Tuve que seguir recordándome que estaba hablando con
una niña de cuatro años y medio.
El juego de disfrazarse continuó durante aproximadamente una hora antes
de que Genevieve le dijera a Chloe que tenía que ir a la cama.
—Ya es media hora después de tu hora de acostarse. Di buenas noches a
Graham.
Mi hija caminó hacia mí. Mi hija. Todavía tenía que acostumbrarme. Se
detuvo frente a mi rostro. Dios, se parecía tanto a mi madre. Mamá la habría
querido tanto. Eso me recordó que necesitaba reservar un tiempo determinado
para dar esta noticia a Meme.
No pude evitar alzar las manos y acariciar las mejillas de Chloe. No quería
asustarla, pero había estado deseando hacerlo toda la noche, y esta era mi
última oportunidad.
—Buenas noches, cariño.
—¿Vas a regresar?
—Puedes contar con eso, Chloe. —Ninguna palabra más verdadera había
salido de mi boca. Le iba a costar mucho trabajo el tratar de deshacerse de mí.

Esta noche definitivamente había ido mejor de lo que podría haber previsto.
De vuelta en la limosina, la sensación de calidez dentro de mí fue
rápidamente reemplazada por la preocupación cuando revisé mi teléfono y me di
cuenta de que Soraya nunca respondió a la foto que le había enviado. Un
presentimiento se apoderó de mí. No era propio de ella no responder a uno de
mis textos.
161

Era un imbécil.
Un total y puto Imbécil.
Nunca debí enviar esa foto.
Mi corazón comenzó a golpear. ¿Debería dejarla sola esta noche o ir a
Brooklyn?
—Solo estacione enfrente del condominio, Louis. Todavía no sé a dónde me
dirijo.
Justo cuando el auto se detuvo en mi edificio, mi teléfono zumbó con una
notificación de mensaje de texto.
Soraya: Lo siento. No me llego hasta ahora. Mi teléfono se estaba
cargando en la otra habitación. Te ves adorable en una boa. Me alegro que
las cosas fueran bien. Creo que me voy a acostar temprano esta noche. Me
siento un poco indispuesta. Hablamos mañana. XO
Dejando escapar un enorme suspiro de alivio porque había respondido,
incliné la cabeza hacia atrás en el asiento antes de releer el mensaje de nuevo.
No estaba seguro si ir a Brooklyn o no. Dijo que no se sentía bien. Cogí el teléfono
y marqué su número, pero fue al buzón de voz. ¿Estaba ignorando mi llamada o
ya se había ido a la cama? Tal vez lo puso en modo silencioso. Cuando el teléfono
pitó para dejar un mensaje, empecé a caminar.
—Hola guapa. Me apena que no te sientas bien. Solo quería oír tu voz antes
de que te acostaras a dormir. Probablemente ya estás en la cama. Esta noche
fue bien. Quiero que la conozcas cuando estés lista. Pero, Soraya, necesitas saber
algo. No creo que hubiera estado listo para esto si no fuera por ti. El hombre que
era hace unos años no es el hombre que soy ahora. Era una persona miserable.
Liam fue el mejor padre para ella en ese entonces. Estoy seguro. Pero gracias a
ti, seré el tipo de padre que ahora merece. Porque me has enseñado mucho sobre
lo que es importante en la vida.
Me detuve.
Mierda.
Dile que la amas. Solo dile.
—Soraya, yo...
BIP.
La maldita cosa me colgó.
162
Soraya
o había visto el auto estacionado en la acera fuera de mi edificio, hasta
que bajó la ventanilla y su voz sexy me llamó la atención.
—¿Quieres un paseo, hermosa?
Me dirigí al auto oscuro.
—Eso depende. ¿Qué tipo de paseo ofrece, Sr. Gran Imbécil?
Tomándome por sorpresa, Graham abrió la puerta, tiró de mi brazo y
me llevó dentro, sobre su regazo, en un rápido movimiento. Lo juguetona
que fue su acción me hizo sonreír, aunque era de mañana y no había tomado
mi segunda taza de café. Eso no pasaba seguido.
Me reí, probablemente sonando como una colegiala, pero no pude
evitarlo.
—¿Qué estás haciendo aquí?
—Vine a llevar a mi mujer a trabajar.
—¿Tu mujer? Suenas como un hombre de las cavernas. —Lo que
secretamente me encantó.
Enterró su rostro en mi cuello y respiró profundamente. Cuando
exhaló, sentí la tensión salir de su cuerpo.
—Te extrañé anoche. No te sentías bien. ¿Estás mejor hoy?
—En realidad, lo estoy. Pensé que me iba a dar algo. Pero una buena
noche de sueño me hizo sentir mucho mejor.
—¿Sabes qué más puede hacerte sentir mejor? —Su brazo derecho
estaba en mi regazo, manteniéndome fija en el lugar mientras su otra mano
empezaba a deslizarse por mi muslo. Llevaba una falda que le permitía un
fácil acceso.
—Déjame adivinar, ¿tu pene? ¿Tu pene puede hacerme sentir mejor?
—Ahora que lo mencionas, estoy seguro que lo haría. Pero eso no es lo
que tenía en mente, en realidad.
—¿No?
Negó lentamente.
163

—En realidad, he estado fantaseando acerca de lo jodidamente sexy


que te ves cuando te vienes, y quería tener la oportunidad de mirarte de
cerca. Estaba pensando que me gustaría follarte con mis dedos de camino
al trabajo hoy. Cuando estoy dentro de ti, estoy demasiado distraído para
estudiar tu rostro.
—Quieres estudiar mi rostro... —giré mi dedo en círculos, señalando la
vecindad general de mi regazo—, mientras tu…
—Te follo con los dedos. Sí.
Miré a los ojos de Graham. Estaba hablando en serio. Sin apartar la
mirada, hablé con su conductor:
—71ª y York, por favor, Louis.
Las pupilas de Graham se dilataron mientras presionaba el botón del
divisor de privacidad con una sonrisa, que era una deliciosa mezcla entre
malvado y encantado. Estaba vestido para el trabajo con su traje de
costumbre a medida, luciendo cada centímetro como el hombre de negocios
de gran alcance que era. Sin embargo, en ese momento, el único negocio en
el que estaba concentrado era yo. Esa mirada en sí me despertó. Así que,
cuando me mantuvo en su regazo y abrió mis piernas, ya estaba mojada
para él. No tuvo que esforzarse mucho para conseguir lo que buscaba.
Sorprendentemente, sentir que sus ojos se fijaban en mí todo el tiempo no
me hizo sentir auto consciente. En cambio, en realidad, aumentó lo que
sentía al saber que él se estaba excitando al mirarme.
Ni siquiera estábamos en el puente de Brooklyn cuando terminé.
Sentada, suspiré contenta, apoyando mi cabeza contra su pecho.
—Esto es mucho mejor que el tren.
Se rió entre dientes.
—Espero que te refieras a mis servicios y no al medio de transporte.
—Por supuesto.
Sus brazos estaban envueltos alrededor de mí, y me apretó antes de
besar la parte superior de mi cabeza.
—Estos servicios están a tu disposición veinticuatro/siete, Soraya. Solo
di la palabra.
Disfrutando de la serenidad posterior a la liberación, y la sensación de
estar envuelta en los brazos de Graham, estuve callada por un tiempo,
ambos lo estuvimos. Después de cruzar Manhattan, supe que no nos
quedaba mucho tiempo antes que llegáramos a mi oficina, y me sentí
culpable por no haber preguntado por la noche anterior.
—Me encantó la foto de Chloe y tú con la boa que enviaste anoche.
Parecía que tuviste una buena primera visita.
—Es extraordinaria.
164

Aparté mi cabeza de su pecho para verlo hablar. Sus ojos se iluminaron


mientras hablaba de ella.
—Es inteligente y divertida. Y sarcástica. Y hermosa. —Acarició mi
mejilla—. En realidad, es como tú.
—Su madre es inteligente y hermosa.
—¿Qué tan jodido sería si digo que me fui a casa anoche pensando que
deseaba que fuera nuestra?
—Bastante jodido. —Hice una pausa—. Pero también honesto y dulce.
—No puedo esperar a que la conozcas.
Eso me aterraba.
—No estoy segura de estar lista para eso.
Graham asintió como si lo entendiera, aunque vi dolor en sus ojos.
—Pero quiero oír todo sobre ella de ti. Solo creo que tenemos que
tomarlo lento. Realmente no sé nada de niños, y seguimos averiguando
cómo llevar nuestra propia relación.
Sentí su cuerpo endurecerse.
—Ya he averiguado todo sobre nuestra relación.
—No quise decir...
—Está bien. Lo entiendo, Soraya.

Querida Ida,
Mi novio y yo hemos estado juntos por poco más de cuatro
meses. Lo amo, y me ha dicho que también me ama. Mi
preocupación es que no me hace sentir especial, querida, o
deseada. Nunca está ansioso por verme, y a menudo necesito ser
la que inicia la actividad sexual. He intentado hablar con él sobre
esto, pero no ha cambiado las cosas. ¿Estoy siendo tonta por
necesitar sentirme querida?
—Krista, Jersey City

Seguí revisando el correo diario, dejando a un lado los que creía que
tenían potencial.

Querida Ida,
Mi novio, Brad, y yo, nos mudamos juntos hace seis meses.
Una semana después de haber firmado el contrato de
165

arrendamiento, perdió su trabajo....

Querida Ida,
Mi marido parece haber perdido su deseo sexual...

Querida Ida,
Estoy saliendo con un hombre que es reflexivo y cariñoso. El
problema es que...

Querida Ida,
Me temo que dejé que el amor de mi vida se escapara de mis
manos hace unos años. Todo aquel que me encuentro, palidece…

Cuando terminé, quise golpear mi cabeza sobre el escritorio. Ya me


había sentido como una mierda por el modo en que Graham y yo nos
despedimos esta mañana. Leer sobre todos estos problemas de relación me
hizo darme cuenta de lo poco agradecida que era. Aquí, Graham viajaba
hasta Brooklyn para recogerme, dejando claro cuánto me echaba de menos
(por no mencionar un bello y espectacular orgasmo temprano en la mañana,
sin tomar placer a cambio), y ¿yo qué hice? Hice que se sienta como una
mierda. Buen trabajo, Soraya.
La cosa era que lo quería más de lo que incluso sabía que era posible
querer a otro ser humano. Y ese pensamiento me asustó como el infierno.
Más aún ahora que había una niña involucrada. Me recosté en el asiento, e
intenté imaginar mi vida sin Graham. No tardé mucho en darme cuenta que
estaba jodida. Porque ya no podía. También me hizo darme cuenta que
estaba siendo una novia de mierda.
Tomando una respiración profunda, busqué mi teléfono.
Soraya: Lo siento por esta mañana. Quiero conocer a Chloe.
Los pequeños puntos comenzaron a saltar inmediatamente. Me
preguntaba si también estaba teniendo problemas para concentrarse debido
a la forma en que dejamos las cosas.
Graham: ¿Estás segura?
Soraya: Ella es una extensión de ti, y quiero conocer todo sobre
ti.
Mi teléfono permaneció en silencio durante unos minutos, y esperé con
impaciencia una respuesta.
Graham: Gracias, Soraya.
Soraya: No. Gracias a ti.
166

Graham: ¿Por esta mañana?


Soraya: Por ser el hombre que eres.
Estaba relativamente tranquila de nuevo después de eso. Al menos dos
días más. Hasta el sábado, cuando íbamos a almorzar para conocer a
Genevieve y Chloe.

—Le dijiste a Genevieve que iba a venir, ¿verdad?


—Sí.
—Y no se opuso.
La mandíbula de Graham se flexionó y no dijo nada. Por otra parte, no
necesitaba hacerlo.
—No me quiere aquí. —Suspiré.
—No importa lo que quiera.
—Claro que sí. Es la madre de Chloe.
Estábamos en la parte trasera del auto de Graham, el tráfico era muy
ligero, y llegábamos con más de media hora de adelanto al almuerzo. Mis
nervios ya estaban al borde y, esta nueva información, saber que Genevieve
había dicho que no me quería allí, hizo que me doliera la cabeza.
—Si ella tuviera una preocupación legítima por el bienestar de Chloe,
habría aceptado dejar que te la presentara. Pero no lo hizo, y es importante
para mí. —Tomó mi mano y apretó.
—¿Cuál era entonces su preocupación?
De nuevo, ese músculo contundente en su mandíbula se flexionó.
—No es importante.
A pesar de querer saberlo, lo dejé pasar. Sobre todo, porque nos
detuvimos en la 3ª Avenida y Louis nos interrumpió.
—La 60ª está cerrada. Tienen una especie de grúa en la calle, así que
todo está bloqueado.
—Está bien. Nos bajaremos aquí —respondió Graham.
Después de salir del auto, comprobó su reloj antes de extender su mano
para ayudarme a salir de la parte trasera, y no la soltó después de cerrar la
puerta detrás de mí.
—¿Quieres ir temprano al restaurante?
—Hace buen día. ¿Por qué no damos un paseo por el vecindario? —
Pensé que sentarme y esperar sería mucho más estresante que dar un paseo
en un hermoso día.
167

A mitad de nuestro paseo, pasamos por un estudio de baile, West Side


Steps.
—¿Es aquí donde está Chloe? —Genevieve le había dicho a Graham que
Chloe acababa de comenzar una nueva sesión de clases de baile no muy
lejos de Serendipity 3.
—No lo sé. —Nos detuvimos, pero la gran ventana de cristal reflejaba
para que nadie pudiera ver dentro. Después de pasar de largo, una voz de
mujer nos llamó.
—Graham. —Volviéndonos, encontramos a Genevieve abriendo la
puerta del estudio de baile.
—Genevieve. —Graham asintió—. ¿Recuerdas a Soraya?
Dejó ver una súper sonrisa practicada.
—Por supuesto. Me alegro de verte.
Claro que sí.
—La clase no termina por otros veinte minutos. Pero puedes ver a
través de la sala de observación. Es un vidrio unidireccional para que no te
vea viéndola practicar.
Graham me miró y asentí.
Dentro, la sala de observación estaba llena de padres. La mayoría
sentados y charlando, ni siquiera mirando a través del cristal hacia la clase
en el otro lado. Graham caminó vacilante hacia la ventana. La sala estaba
llena de chicas de cuatro y cinco años que llevaban tutús de ballet. Busqué
a Chloe entre el mar de rosa. Habría destacado incluso si no fuera la niña
más adorable de la habitación. Su traje era verde neón, donde todas las
otras chicas llevaban colores pastel.
—Se niega a conformarse y vestir lo que las otras chicas llevan a clase.
Espero que crezca.
Graham seguía mirando a la niña con fascinación.
—Espero que no lo haga.
Los ojos de Genevieve se estrecharon hacia mí. Llevaba un traje de
pantalón color crema con una camiseta de seda azul marino, femenino,
costoso y elegante, pero ciertamente nada que no encontraras en una
docena de mujeres en el Upper West Side en cualquier momento.
—Esta es una clase nueva para ella. Solía venir los martes por la noche
mientras su padre... —Se dio cuenta de lo que había dicho y se corrigió—.
Mientras Liam iba al gimnasio al otro lado de la calle. La última sesión
terminó hace unas semanas, y pensé que era mejor cambiarla al fin de
semana para que no tuviera que recordar la vieja rutina.
Graham asintió.
168

Una mujer embarazada se acercó.


—Eres la mamá de Chloe, ¿cierto?
—Sí.
Las manos de la mujer habían estado dobladas encima de su enorme
vientre antes de extender una hacia Genevieve.
—Soy la mamá de Anna, Catherine. Anna no dejaba de hablar de Chloe
la semana pasada después de clase. Pensé que podríamos juntar a las
chicas algún día.
—Por supuesto. Estoy segura que a Chloe le encantaría.
Graham estaba atado al cristal, sus ojos siguiendo los movimientos de
Chloe, pero se volvió hacia Catherine.
La mujer sonrió.
—Debes ser el papá de Chloe. Es tu viva imagen, ¿no es así?
Graham se quedó inmóvil, mirando a Genevieve.
Sin compromiso, ella lo presentó.
—Catherine, éste es Graham Morgan.
La mujer extendió su mano y me miró dado que ahora yo también
estaba frente a ella.
—¿Eres la niñera?
Eso sacó a Graham de su nube. Envolvió su mano alrededor de mi
cintura posesivamente.
—Esta es Soraya. Mi novia.
Graham no se dio cuenta, pero Genevieve se encontró con mi mirada,
y la suya brilló con diversión. Perra.
Salimos antes que terminara la clase, no queriendo que Chloe nos
encontrara allí, y le dijimos a Genevieve que la encontraríamos en el
restaurante.
En la calle, el aire fresco se sintió bien. Finalmente pude respirar mejor.
—Esa mujer no me quiere.
—Está celosa de ti. Siempre ha sido insegura de su aspecto.
—¿Ella? Es preciosa.
Graham se detuvo en la calle.
—Es atractiva, por supuesto. Pero es ordinaria. A diferencia de ti. —
Extendió sus brazos y tomó mi rostro con ambas manos—. Eres
extraordinaria.
Estaba completamente serio y por la forma en que me miraba, las
dudas que se habían levantado de nuevo dentro de mí, se pusieron a
169

descansar.
Chloe literalmente saltó dentro de Serendipity 3 quince minutos más
tarde. No se había cambiado su ropa de baile, y era imposible no sonreír
mirándola. Después de una breve pausa donde Genevieve señaló hacia
nuestra mesa, saltó el resto del camino hacia donde estábamos sentados.
Graham se puso de pie.
—Chloe. —Asintió y sonrió.
—Galleta. —Puso todo su peso detrás de ella, se estiró y golpeó su mano
en el aire buscando chocar la de Graham. Lo cogió desprevenido, casi
perdiendo la conexión de manos. El intercambio fue cómico. Chocar manos
era tan... ajeno a Graham.
Cuando se sentó de nuevo, me incliné:
—¿Galleta?
Susurró de regreso:
—Como las galletas Graham. Aparentemente, tengo un apodo.
—¿Cómo te llamas? —Chloe subió a su silla y se arrodilló. Estaba
sentada directamente frente a mí.
—Mi nombre es Soraya. Es un placer conocerte, Chloe.
—¿Soraya?
—Es correcto. —Al primer intento.
—Amo tu cabello. Mamá, quiero hacer eso en mi cabello.
Genevieve levantó el menú.
—No lo creo.
—¿Eres la esposa de Graham?
—No.
—¿Eres su...?
Genevieve volvió a interrumpir a su curiosa hija.
—Soraya es amiga de Graham, cariño. Ahora, ¿por qué no te sientas
bien en la silla?
Ella se encogió de hombros.
—Pero me gusta sentarme sobre mis rodillas. Puedo alcanzar mejor las
cosas.
—Siéntate. Si necesitas algo y no puedes alcanzarlo, te lo acercaré.
Chloe hizo una mueca, pero plantó su trasero en el asiento
correctamente.
—¿Recuerdas la vez que vinimos aquí después de obtener la cuenta de
Donovan? —le preguntó Genevieve a Graham.
170

—No. —La respuesta de él fue rápida. Estaba claro que recordaba, pero
trataba de alejarla del tema.
Bajando sus ojos hacia el menú, Genevieve sonrió ampliamente.
—Eso es malo. Pero estoy segura que recuerdas lo que pasó más tarde
esa noche.
—Galleta, ¿qué vas a ordenar?
—No lo sé todavía, Chloe. ¿Tú qué vas a ordenar?
Ella arrugó todo su rostro y sostuvo su dedo índice contra su nariz en
un profundo pensamiento.
—El chocolate caliente helado.
—¿Supongo que has estado aquí antes?
—Solía venir cada semana después de bailar, con mi papá. —El rostro
de Chloe vaciló. Su siguiente pregunta la dirigió hacia mí—. ¿También
conociste a mi papá, Soraya?
—Ummm...
Graham apoyó su mano en mi rodilla debajo de la mesa y respondió
por mí.
—No conoció a tu papá, Chloe.
—¿Sabes lo que mi papá ordenaba cada semana?
—¿Qué?
Arrugó su nariz como si algo oliera mal.
—Café.
Graham bajó su menú. Ni siquiera le había echado un vistazo.
—Pediré lo mismo que tú, Chloe.
Ella sonrió tan grande, que casi podía contar todos sus pequeños
dientes blancos. Cuando el mesero vino a tomar nuestro pedido, también
pedí un chocolate caliente helado. Genevieve solo ordenó un café. Le dejó a
Chloe una lata llena de crayones y un menú de papel infantil para colorear.
Inmediatamente se puso a trabajar.
—¿Cuál es tu color favorito, Galleta?
—Azul. —Los ojos de Graham se estrecharon hasta las puntas de mi
cabello—. ¿El tuyo?
—Verde. Quería pintar mi habitación de verde, pero mami dijo que no
era acordado para la habitación de una niña.
Genevieve interrumpió:
—Dije que no era adecuado para la habitación de una niña.
Chloe se encogió de hombros y regresó a colorear.
171

—Entonces, Soraya, ¿en qué trabajas? —preguntó Genevieve.


—Trabajo para un columnista. Pregúntale a Ida.
—¿La columna de relaciones?
—Esa.
Fingió sonreír.
—Tendré que recordar eso, la próxima vez que busque consejo.
Asentí.
—¿Cómo se conocieron?
—Graham escribió en la columna de consejos para relaciones hace
algunos años.
—¿Lo hizo?
Los ojos de Genevieve se abrieron de par en par.
Aunque disfruté de su reacción, pensé que era mejor no molestarla
demasiado.
—Solo estoy bromeando contigo. Nos conocimos en el tren. Algo así.
Graham olvidó su teléfono y yo lo encontré.
—¿Graham tomó el tren?
—Lo hizo ese día.
Graham apretó mi rodilla.
—Mami no toma el tren. ¡Papi y yo solíamos tomarlo juntos! —anunció
Chloe, basándome en los hechos, hablar de Liam no parecía molestarla
como pensé que haría. Continuó coloreando y luego su dedo índice volvió a
su nariz. Estaba claro que era su posición de pensamiento, y era
malditamente adorable—. ¿Vendrás a mi fiesta de cumpleaños?
Observé languidecer el rostro de Graham. No sabía cuándo era el
cumpleaños de su hija. Había tanto con lo que necesitaba ponerse al día.
Yo respondí.
—¿Cuándo es tu cumpleaños?
—29 de mayo.
—¿Qué tipo de fiesta tendrás?
—Una fiesta de princesa. ¿Vendrás?
Mis ojos se dirigieron a Genevieve para pedir ayuda.
—Su fiesta será en nuestra casa de verano en los Hamptons.
Chloe interrumpió.
—Es grande. Puedes quedarte con nosotros.
—En realidad iba a preguntarle a Graham si quería unirse a nosotros,
Chloe.
172

Dejó claro que la invitación no era con compañía.


A Graham no pareció importarle una mierda.
—A Soraya y a mí nos encantaría asistir a tu fiesta de cumpleaños,
Chloe. Veremos si podemos lograrlo. Gracias por la invitación.
Cuando llegó la hora de irse, vi en los ojos de Graham que todavía no
estaba listo para dejar a su hija. Su hija. Todavía no parecía real. En frente
del restaurante, Chloe me dio un rápido adiós y luego se volvió hacia
Graham. Él se agachó a la altura de sus ojos en la calle y le habló:
—¿Hay algo en especial que quieras para tu cumpleaños, cariño?
Su dedo se acercó a la punta de su nariz mientras miraba hacia el cielo.
Cuando miró a Graham a los ojos y pronunció su respuesta, no podía saber
la ironía del destino.
—Quiero a mi papá de vuelta.
173
Graham
n cuestión de semanas, fui de Genevieve siendo un recuerdo lejano, a
llamarla regularmente y a que apareciera en mi oficina sin previo aviso.
Me quité las gafas y froté las manos sobre mi rostro antes de presionar el
botón del intercomunicador.
—Que entre.
Genevieve se pavoneó en mi oficina y se plantó al otro lado de mi escritorio
en la silla de invitados.
—Necesitamos hablar.
—¿Chloe está bien?
—Está bien.
—Entonces, ¿qué estás haciendo aquí, Genevieve?
—Te acabo de decir que necesitamos hablar.
Me puse las gafas y volví a meterme en el montón de papeles de mi
escritorio, sin levantar la vista cuando habló.
—Estoy ocupado. Haz una cita a tu salida.
Ella suspiró alto, pero no se movió.
—La fiesta de cumpleaños de Chloe es un evento familiar.
—Y…
—Debes estar ahí.
—Te dije la otra noche cuando hablamos que asistiríamos.
—Ella no es familia.
—Aún no, no.
Genevieve parecía asustada.
—No puedes estar hablando en serio ¿Diciendo algo así? ¿Cuánto tiempo la
conoces? Tienes una hija a considerar ahora. Como figura paterna, no deberías
estar presentándole a nuestra hija a alguien que ni siquiera conoces. Chloe
podría volverse cercana a ella.
174

—Lo sé muy bien.


—Casi ni se conocen. ¿Cuánto ha pasado? ¿Un mes? ¿Dos meses?
—La conozco mejor que a nadie.
—Nosotros pasamos casi tres años juntos.
—Y, sin embargo, nunca conocí la mujer que eras realmente. Las cosas de
las que eras capaz.
—No es justo.
—Todo lo contrario. Creo que he sido muy justo contigo. Más de lo que
mereces. Te acostaste con mi mejor amigo, me privaste de mi hija durante más
de cuatro años y ahora te presentas en mi oficina sin avisar para insultar a
alguien que me importa profundamente.
—Ella no es la correcta para ti.
—Déjame adivinar. ¿Tú sí lo eres?
—Bueno, sí. Estamos en el mismo nivel, Graham.
—No lo creo. Nunca me habría acostado con Avery.
Se estremeció, pero se recuperó rápidamente, enderezando la espalda
mientras hablaba.
—Tiene un anillo en la lengua. Lo vi el otro día.
—Sí. Y se siente increíble en mi pene.
Sus ojos se estrecharon.
—No durará.
—Vete, Genevieve. Tengo trabajo que hacer.
—Solo estoy tratando de proteger a mi hija.
—A nuestra hija.
—Eso es lo que dije.
—Fuera. —Señalé la puerta.
—Bien. —Se puso de pie—. Pero no digas que no te lo advertí.
Esa noche, llevé a Soraya a cenar. Ahora que había cuadrado con Genevieve
que Soraya estaría conmigo para la fiesta de Chloe este fin de semana, lo único
que quedaba era convencer a Soraya para que me acompañara. Ya había
expresado dudas sobre ir. No abordé el tema durante nuestra cena, pensando
que era mejor que tuviera una buena comida y vino, y hacer mi movimiento más
tarde en la noche.
La última hora la había pasado llevándola al orgasmo primero con mi boca,
y luego una segunda vez mientras hacíamos el amor, conmigo penetrándola por
detrás. Cuando soltó un suspiro relajado y cómodo, decidí que ya era hora.
Todavía detrás de ella, besé su hombro desnudo y moldeé mi cuerpo alrededor
del de ella.
175

—Significaría mucho para mí si vinieras conmigo este fin de semana.


—No lo sé, Graham.
Me acerqué más.
—Te necesito allí conmigo.
—Necesitas tiempo con tu hija. Y ambos sabemos que a Genevieve no le
gusto.
—Es importante para mí. Sé que tienes tus dudas. Quiero que veas que
todavía podemos hacer esto, aunque las cosas hayan cambiado.
—Graham…
—¿Por favor? —pregunté suavemente.
—Está bien. —Parecía derrotada, pero no me importaba. Era lo
suficientemente egoísta como para tomarlo como fuera.
—Gracias. Voy a hacer que valga la pena el próximo fin de semana. Lo
prometo.

Llevaba un tiempo pensando hacer esto. Con todos los cambios sucediendo
últimamente, no había mejor momento que el presente para morder la bala.
Cuando Louis me dejó en la sala de tatuajes de Tig’s en la octava avenida,
me sentí bombardeado. La campana sonó cuando abrí la puerta. Como de
costumbre, olía a incienso de canela y a tabaco. Bob Marley estaba tocando.
Estar aquí de alguna manera extrañamente me recordó mis días en la
universidad.
Tig sacó su cigarrillo y me saludó.
—¡Señor Gran Imbécil! Cuando vi tu nombre en la lista de citas, casi
destrocé un ladrillo. ¿Qué mierda? ¿Qué te llevó finalmente a perder la cabeza?
—No le dijiste a Soraya que iba a venir, ¿verdad?
—No —dijo Delia—. Cuando llamaste para hacer la cita, dejaste en claro
que querías que fuera una sorpresa, así que no la arruinaremos. ¿Verdad, Tig?
Tig me llevó hasta el asiento de la esquina.
—¿Tienes idea de lo que te harás?
—Sí. Sé exactamente lo que quiero. De hecho, intenté dibujarlo para ti. —
Sacando un pedazo de papel del bolsillo, dije—: Mis habilidades de dibujo no son
tan buenas como las tuyas, pero te da una idea de lo que tengo en mente.
Tig encendió un cigarrillo y entornó los ojos para examinar mi intento de
diseño de tatuaje.
—Reconozco esto. —Rió entre dientes—. Bien. Creo que podemos hacerlo
incluso mejor. ¿Por qué no te acuestas?
176

Lo miré mientras preparaba la aguja.


—¿Te ha dicho algo sobre lo que está pasando con nosotros?
Soltó humo.
—¿Te refieres al drama de tu bebé?
—Bueno. Obviamente sabes que recientemente descubrí que tengo una
hija.
—Si me hubiera hablado de eso, no te diría nada, amigo.
—Suficientemente justo.
Maldita sea. No iba a sacar información de él.
El aguijón de la aguja quemó mi pecho cuando comenzó el diseño. Hace
unos años, nunca hubiera imaginado tener un segundo tatuaje en mi vida. Pero
de alguna manera se sentía natural hacerlo. Parecía más que marcar mi cuerpo.
Era arte, que a su vez era una expresión de amor. Soraya tenía una manera de
hacer que viera muchas cosas de manera diferente ahora.
Después de varios minutos de verlo trabajar en silencio, le dije:
—La amo, Tig.
Dejó la aguja y extendió las manos.
—Woow, woow. ¿Por qué me lo estás diciendo?
—Porque eres su amigo. No tiene a muchos cerca.
—¿Le dijiste esas dos palabras a ella?
—No. No he tenido la oportunidad adecuada, pero lo haré. También tengo
la impresión de que todavía no confías en mí, y creo que es importante que
entiendas que, a pesar de los recientes acontecimientos, estoy en esto a largo
plazo.
—Mira, no voy a enloquecer. Personalmente no confío en ti. Pero Soraya
parece demasiado inmersa en esto para que yo, al menos, te tome en serio. Si le
importas, entonces voy a tener que aceptarlo y confiar en su juicio.
—De acuerdo... bueno, aprecio tu honestidad.
—Solo recuerda lo que dije. No le rompas el corazón, y no tendré que romper
tu bonito rostro.
Tragué mi ira por el amor de Soraya.
—Te escuché alto y claro la primera vez que amenazaste mi vida, Tig. —Si
este tipo fuera cualquier otro, menos el mejor amigo de Soraya, no habría tomado
su mierda, pero no necesitaba que me insultara.
Cuando Tig terminó el tatuaje, aplicó cinta adhesiva clara sobre él. No podía
esperar a mostrárselo a Soraya.
Delia llegó por la esquina.
177

—Ya que te estás aventurando, SGI, estaría feliz de perforar algo para ti
mientras estás aquí.
—¿SGI?
—Señor Gran Imbécil.
—Oh, por supuesto. —Puse los ojos en blanco y arrojé un rollo de efectivo,
el cual era el triple de la cantidad que debía en el mostrador.
Tomó el dinero y lo colocó en caja.
—Entonces... ¿anillo en el pene? ¿Qué dices?
Un escalofrío protector corrió a través de mi pene, desde la base a la punta.
Auch.
—Poco a poco, Delia.
—Está bien. —Se encogió de hombros—. No puedo decir que no lo intenté.

La siguiente noche, no podía contener mi emoción mientras me dirigía a


casa de Soraya para una visita sorpresa después del trabajo. Me quitaría la
venda, y podría finalmente mostrarle mi tatuaje.
Con la fiesta de cumpleaños de Chloe este fin de semana, revelárselo esta
noche sería un buen momento. Le recordaría lo importante que era para mí.
Había trabajado hasta tarde y tomé la decisión ir sin avisar, compré algo de
su comida mexicana favorita para llevar.
Soraya me dejó entrar sin ningún problema, pero cuando abrió la puerta,
su estado de ánimo parecía apagado.
—Graham... no te esperaba. Adelante.
La empujé hacia mí, le pasé la mano por la espalda y agarré su trasero.
—¿No estás contenta de verme?
—No, no es eso.
Coloqué la bolsa de papel en la mesa de la cocina.
—Tengo una sorpresa para ti. No podía esperar a venir aquí esta noche para
mostrártela.
—¿Qué es?
Al quitarme la chaqueta, dije:
—Comamos primero. Traje tus enchiladas favoritas de No Way Jose's.
Soraya estuvo callada durante toda la cena. Algo definitivamente estaba
mal. Me pregunté si estaba nerviosa por ir a los Hamptons este fin de semana.
Tomé su plato.
—¿Quieres hablar de lo que te molesta?
178

Esquivando mi pregunta, dijo:


—En realidad no. Dime cuál es la sorpresa primero.
Se sentía extraño presentarle el tatuaje cuando estaba en un humor tan
taciturno. No era exactamente cómo había imaginado este momento, pero no iba
a poder ocultarlo mucho más tiempo ya que tenía la intención de sacarla de ese
mal humor más tarde. Iba a ver mi pecho de un modo u otro.
—Está bien... esto es algo que he querido hacer por mucho tiempo.
Finalmente me decidí y lo hice. Espero que te guste.
Soraya se mordió el labio con anticipación mientras lentamente
desabrochaba mi camisa. Mi corazón estaba latiendo. ¿Y si pensaba que era
espeluznante? Mierda. Era demasiado tarde. Observó mientras arrancaba la
cinta.
—Todavía está un poco rojo —dije, extrañamente nervioso.
Se cubrió la boca.
—Oh Dios mío. Graham... es...
—¿Te gusta?
Sus ojos brillaron.
—Es increíble. —Miró hacia su pie—. Es exactamente igual que el mío.
—Por supuesto. Tig lo hizo para que coincidiera.
Recorrió el área alrededor de mi pecho mientras examinaba el tatuaje
colocado estratégicamente sobre mi corazón. Era el nombre de Soraya escrito en
texto. Debajo de las letras había una versión más pequeña del mismo diseño de
plumas que tenía en el pie.
—Pensé que la pluma era el acento perfecto para tu nombre. Nuestra
historia podría haber sido diferente si no hubiera podido usarlo para identificarte
cuando nos conocimos. Estoy muy agradecido por esa pluma. —Ella seguía
mirando silenciosamente con asombro cuando le dije—: Sabes, no es casualidad
que el otro tatuaje que me hice no estuviera cerca de mi corazón. Eres la única
mujer que lo ha poseído.
Dile que la amas.
¿Por qué es tan malditamente difícil dejarlo salir?
Porque tienes miedo de que no sienta lo mismo.
Su mano seguía trazando el tatuaje. Atrapé sus dedos con los míos para
detener el movimiento y llamar su atención.
—Soraya... Yo te…
—Graham, tengo un retraso.
¿Retraso?
—¿Qué?
179

—Tengo un retraso.
—¿Retraso? ¿Qué quieres decir? ¿Retraso de qué?
—De mi periodo. Tengo un retraso. Estoy asustada.
Parpadeé varias veces.
—¿Crees que estás embarazada?
—Estoy tomando la píldora. Es improbable, pero nunca tengo retrasos. Así
que, estoy preocupada. Acabo de mirar el calendario y me di cuenta hoy.
Bueno, ahora su extraño estado de ánimo tenía sentido.
—¿Podría haber otras razones para explicarlo?
—Leí que el estrés puede causar un retraso a veces. Así que espero que eso
sea. Esto es lo último que necesitas ahora mismo.
—¿Te preocupas por mí?
—Sí. ¡Por supuesto que sí! Estás teniendo problemas teniendo una hija.
Esto sería demasiado. —Enterró su cara en sus manos—. Demasiado.
Moví sus manos de su rostro y la empujé hacia mí.
—Soraya, estoy de acuerdo en que el momento no sería ideal, pero no te
equivoques, la idea de que lleves a mi bebé no me trae nada más que felicidad.
No creo que estés lista... no… pero si sucediera, lo vería como una bendición.
Me miró.
—¿De verdad?
—Sí... de verdad. —Le acaricié las mejillas, sonreí y repetí—: De verdad.
—Gracias por decir eso, porque he tenido tanto miedo de mencionarlo
siquiera.
—No tengas miedo. Nunca tendrás que pasar por algo sola otra vez.
Necesitaba saberlo.
—¿Podemos hacer una prueba? —pregunté.
—No sé si estoy lista. No quiero tomarla demasiado pronto de todos modos,
podría obtener un resultado falso. Esperaré hasta después de este fin de
semana... una vez que hayamos pasado la fiesta. Entonces, lo haremos.
—Lo que quieras.
Sabía por la expresión de su rostro que estaba rezando por no llevar a mi
bebé.
¿Estaba loco por desear lo contrario?
180
Soraya
as dos horas de viaje hasta East Hampton el sábado en la mañana
fueron sorprendentemente rápidas con poco y nada de tráfico.
Considerando que era el fin de semana del Día de los Caídos,
habíamos esperado algo peor. Todavía era muy temprano en la temporada
con el clima frío, así que tal vez la mayoría de los neoyorkinos no habían
empezado sus descansos de fin de semana fuera de la ciudad.
Graham le había dado el fin de semana libre a Louis, prefiriendo
conducir su Beemer a los Hampton. Había bajado las ventanillas, así que
mi cabello estaba moviéndose salvajemente alrededor con el viento. Ambos
estábamos usando lentes de sol. La vida era buena. Había prometido no
dejar que mi periodo retrasado o el inminente encuentro con Genevieve hoy,
arruinaran esta escapada de fin de semana.
Graham nos había reservado un cuarto en una hostería para esta
noche, cerca de la propiedad de Genevieve. Nos dirigíamos derecho a la
fiesta, ya que él no quería llegar tarde. El asiento trasero estaba lleno con
regalos envueltos en papel color pastel. Aparentemente, Graham sentía la
necesidad de compensar todos los cumpleaños de Chloe que se había
perdido. Había ordenado a su secretaria que prácticamente limpiara la
sección de niñas en Toys “R” Us.
Durante el viaje, Graham estaba siendo particularmente atento con lo
que necesitaba, preguntándome si estaba bien, si necesitaba agua, si tenía
frío. Sabía que la pequeña posibilidad de que pudiera estar embarazada
estaba constantemente en su mente. También estaba constantemente en la
mía.
En realidad, no me había sorprendido que se tomara tan bien las
noticias de que mi periodo estaba retrasado. Graham sería un padre
fabuloso; ya estaba probándolo. Estaba en un lugar de su vida en que estaba
listo para eso. Yo, por otro lado, todavía no estaba siquiera segura de que
quisiera niños, así que la idea de un embarazo, en especial dada la situación
actual con Chloe, era aterradora. Definitivamente estábamos en páginas
diferentes en cuanto a lo que eso concernía.
En un punto durante el viaje, Graham se volteó hacia mí.
181

—¿Has estado alguna vez en los Hamptons?


—Nunca. Rockaway y Coney Island han sido lo único para mí. Sin
embargo, siempre he querido ir, pero nunca tuve la oportunidad, o el dinero
para reservar un lugar.
—Creo que te encantará. Hay muchas pequeñas galerías y tiendas.
Debemos salir a explorar un poco mañana.
—Solo estoy feliz de salir de la ciudad. No importa qué hagamos.
—Bueno, me gustaría llevarte a unas vacaciones de verdad pronto. El
trabajo debe de calmarse en los próximos meses. Piensa dónde te gustaría
ir… St. Barts, Hawái, Europa. Hay tantas opciones. Alquilaré un jet.
—Muy bien, Sr. Pantalones Elegantes. Pero puedes elegir tú, porque no
he ido a ninguna parte. No importa de todos modos; solo quiero estar
contigo.
Apretó mi mano.
—Eres la primera persona que ha dicho esas palabras y que de verdad
lo creo.
Era fácil olvidar lo rico que era Graham algunas veces, porque se había
vuelto tan relajado a mi alrededor. Insistía en que prefería cosas como comer
en el suelo en envases de cartón, que ir a restaurantes lujosos la mayoría
de las noches. A menudo me preguntaba si de verdad era lo que le gustaba,
o si solo lo hacía para calmarme o para hacerlo parecer más con los pies en
la tierra de lo que en verdad era. De verdad no necesitaba un jet privado o
unas vacaciones costosas. De hecho, prefería las cosas simples.
Mientras salíamos a la autopista, mi estómago empezó a sentirse
revuelto. Estar en el auto era un pequeño y agradable oasis que pronto sería
interrumpido.
Veinte minutos después de conducir a través de los ventilados caminos,
estacionamos en los Hamptons, en la hacienda junto al mar de Genevieve.
La gran casa de madera estaba parcialmente escondida entre grandes setos
verdes.
Más allá del portón de hierro forjado negro, podía ver lo que grande que
era la casa con sus molduras de color blanco, ventanas arqueadas y un
porche que se envolvió alrededor de este. Si pudiera hablar, habría dicho,
“Estás oficialmente fuera de tu liga, perra de Brooklyn”.
Graham dejó los regalos en el auto, decidiendo buscarlos más tarde.
Una mujer en un traje de ama de llaves color gris nos recibió al frente con
mimosas. Tomé una e inmediatamente la dejé, recordando que había una
pequeña posibilidad de que pudiera estar embarazada. Maldición. De verdad
necesitaba licor hoy.
182

—Vayan derecho por la casa hacia las puertas francesas que llevan al
patio —dijo.
Sintiendo mis nervios, Graham protectoramente colocó su mano en mi
espalda mientras entrabamos juntos.
El vestíbulo prácticamente había vomitado hortensias lavandas.
Genevieve estaba en la gran cocina blanca, organizando incluso más de ellas
cuando pasamos por ahí.
—¡Graham, lo lograste! —Sonrió.
Limpiándose las manos, caminó alrededor de la isla de granito para
saludarnos. Lucía como si fuera a abrazarlo, pero se detuvo, probablemente
sintiendo su aprehensión. Por no mencionar que su agarre no había dejado
mi torso.
Sus ojos se quedaron fijos en Graham.
—Chloe está afuera jugando con algunos de sus amigos. Los adultos
estaban por ahí también. ¿Recuerdas a Bret Allandale? Está aquí con su
esposa, Laura. También están Jim y Leslie Steinhouse.
Ya que había elegido ignorarme, me aclaré la garganta y dije:
—Tienes una bonita casa.
—Gracias. De hecho, Graham eligió esta propiedad.
Confundida, lo miré buscando una aclaración, pero no la ofreció. En
cambio, simplemente apretó su agarre sobre mí.
Ella continuó:
—Esta era nuestra casa de verano… antes de que las cosas cambiaran.
Graham finalmente habló.
—La casa estuvo a nombre de ambos en algún momento… hasta que
felizmente le vendí mi parte a Liam. —Miró hacia las puertas que llevaban
al patio—. Deberíamos ir a ver a Chloe. —Graham me llevó afuera sin hacer
más conversación con Genevieve.
Una piscina estaba en medio del gran patio. A la izquierda había un
brillante campo de tenis. A la derecha había una gran área de césped donde
al menos una docena de niñas con vestidos de flores estaban corriendo
alrededor. Una gran casa hinchable con la forma de un castillo de princesa
estaba instalada junto con una estación de algodón de azúcar rosado.
También había un improvisado salón de belleza al aire libre, donde las
chicas podían hacerse el cabello como una princesa. Genevieve
definitivamente había ido con todo.
Graham estaba mirando las niñas, tratando de ver a Chloe.
—Entonces… ¿esta era tu casa, Graham?
183

—Sí… solo por poco tiempo. Puse nuestros nombres después de que
nos comprometiéramos. Entonces, cuando me enteré de lo que estaba
pasando, no tuve nada que ver con esto. Las huellas de Genevieve están
sobre todo. Era más fácil para mí simplemente vender la mitad a Liam y
terminar con esto.
—Pero elegiste esta casa. Debió ser difícil cederla.
—Sí. Me encantaba lo cerca que estaba del agua. La arquitectura
también tenía mucho encanto.
—Ciertamente lo tiene. Tienes buen gusto.
Se inclinó y acarició mi oreja.
—Eso diría.
Tenía que admitir, que saber que este había sido su nido de amor con
Genevieve en algún momento, me puso incluso más incómoda sobre estar
aquí.
Miré alrededor a lo conservadoramente vestidos que estaban todos. En
sus camisas tipo polo ajustadas, Graham se mezclaba bien. Como siempre,
destacaba con mi vestido sin mangas azul real y las puntas de mi cabello a
juego. Había tenido ganas de cambiar de color, pero juré que lo dejaría azul
para que Graham no pensara que estaba saliéndome de control.
Cuando Chloe vio a Graham, fue directamente hasta él.
—¡Galleta Graham!
Se arrodilló con sus brazos abiertos, así que ella corrió directamente
hacia él y pretendió caerse hacia atrás cuando se arrojó en sus brazos.
—Feliz cumpleaños, cariño.
Cuando se apartó, ella me miró.
—Hola, Soraya.
—Hola, Chloe. —Me agaché—. ¿Puedo tener un abrazo también? —Nos
abrazamos, y me besó ligeramente en la mejilla. Su boca estaba pegajosa
por el algodón de azúcar.
Envolvió sus brazos alrededor del cuello de Graham otra vez.
—¿Vienes a perseguirnos?
—Claro. Eres la cumpleañera. Lo que sea que quieras. ¿Por qué no
vuelves con tus amigas por un minuto? Ya voy para allá, ¿bien?
Chloe asintió entusiasmada y corrió para reunirse con las otras niñas.
Él se enderezó.
—¿Estarás bien si te dejo a solas con los lobos por un rato?
—Claro. Estamos aquí por Chloe. Puedo encargarme del resto de ellos.
Susurró en mi oído, provocando que un escalofrío recorriera mi cuello:
184

—Te lo compensaré a lo grande después. Lo prometo.


Graham corrió hacia Chloe, y observé divertida mientras recibía
instrucciones. Completamente a su disposición, corrió en círculos
persiguiendo a las niñas. Se cernía sobre ellas. Estaba jugando el papel de
algún monstruo amable. Me reí mientras se tumbaba en el suelo y dejaba
que lo aplastaran. Era como si hubiera sido atacado por una explosión de
chiffon rosado.
No pude evitar pensar que tal vez la posibilidad de estar embarazada
con el hijo de este hombre no era la peor cosa del mundo. Mientras más lo
miraba ahí, más me daba cuenta de que quería compartir mi vida con él.
Pero nunca sería sencillo; Genevieve siempre sería parte de eso.
Una conversación diagonal atrás de mí me llamó la atención lejos de
Graham y las niñas por un momento.
—Ese de ahí es Graham Morgan.
—Sí. Conoces la historia, ¿verdad? ¿Que Graham es en realidad el
padre biológico de Chloe?
—El peor secreto guardado del mundo si me lo preguntas.
—Aparentemente, todos lo sabían menos él.
—Una locura.
—Me imagino. Una mujer y dos tipos apuestos como esos.
—Suena como uno de tus libros, Elise.
—Lo sé.
—Supongo que Morgan perdió un poco la razón por un rato después de
que Genevieve lo dejó por Liam. Cortó lazos con mucha gente. De verdad
estaba enamorado de ella. Aparentemente, después de que descubrió el
romance, estaba tan desolado, que vino aquí y quebró la mitad de las
ventanas de esta casa.
—¿Estás bromeando?
—No.
—Vaya. Tendría una aventura solo para ver a Stanley la mitad de
apasionado de eso por mí.
—Gen ha pagado por su error, pobrecita. Enviudando a una edad tan
joven. Todos hacemos tonterías cuando somos jóvenes. No se merecía este
dilema.
—Bueno, es bueno verlo a él aquí por la pequeña niña.
—Me pregunto si se reunirán por el bien de su hija. Hacen niños
hermosos juntos.
185

—Ese sería un final feliz para una trágica historia, ¿verdad?


El único final feliz que él conseguirá será de mí, perra.
Unos minutos después, había estado tan preocupada pensando en lo
que esas mujeres estaban diciendo, que no había notado a Graham
escabulléndose detrás de mí para plantar un beso en mi cuello. Los
chismosos sí se habían dado cuenta, sin embargo. Sus ojos prácticamente
estaban saliéndose de sus cabezas. Su pequeña fantasía del felices para
siempre estaba rápidamente cambiando por la demostración pública de
afecto de Graham con alguien que probablemente asumieron estaba
trabajando en la fiesta.
No pude evitar sonreír hacia ellos cuando me giré.
—Giro inesperado.
Graham parecía confundido, pero no me preguntó al respecto.
Examinó mi rostro.
—¿Cómo estás?
Puse mi mejor sonrisa feliz.
—Bien.
—Chloe quiere abrir sus regalos, así que voy a ir al auto por ellos.
—Te ayudaré.
Graham y yo hicimos tres viajes por separado de ida y vuelta para
recoger los regalos. Cuando regresamos, Genevieve estaba dejando un gran
pastel que tenía forma de un vestido de volados en la mesa. Todas las niñas
se arremolinaron como moscas.
Genevieve había contratado a un fotógrafo profesional. Cuando fue el
momento de que Chloe soplara las velas, llamó a Graham para que fuera y
saliera en la foto.
El fotógrafo hizo que Genevieve y Graham posaran para varias fotos
con Chloe. La visión hizo que mi estómago se revolviera porque mi mente
seguía reproduciendo lo que esas mujeres estuvieron diciendo. No era que
no quisiera que Graham estuviera en la foto con su hija, pero verlo tan cerca
de Genevieve era inquietante. El fotógrafo probablemente asumió que
estaban casados. Viéndolos a los tres me hizo preguntarme qué habría
sucedido si ahora no estuviera en el panorama. Esta escena era como un
vistazo en una bola de cristal de lo que podría haber sido. ¿Graham
consideraría volver con ella si no fuera por mí? Me había dicho que no lo
haría, pero podría ser diferente si no existiera en su vida. Podría ser la única
cosa que está evitando que esa pequeña niña tenga a sus padres juntos. Mi
propia niñez vino a mi cabeza.
¿Era la Theresa de Chloe?
186

Mis pensamientos fueron a Graham, quien estaba caminando hacia mí


con dos platos de cerámica con pastel. Aparentemente, esta fiesta de niños
era demasiado lujosa para cosas de papel.
—Es chocolate. —Me guiñó un ojo—. Tu favorito.
No tenía el corazón para decirle por qué había perdido mi apetito; ni
siquiera el chocolate sería capaz de curar la ansiedad que vino con la
comprensión de que era una potencial destruye hogares. Así que, me tragué
el pastel mientras estábamos ahí de pie y observé mientras Chloe empezaba
a abrir sus regalos.
Una hora y pilas de papel de regalo después, de verdad necesitaba usar
el baño. No había estado tomando nada más que agua y café descafeinado,
ya que el licor estaba fuera de cuestión. Graham estaba ensamblando
algunos de los juguetes de Chloe y no se había dado cuenta de que me fui.
La ventana del baño de arriba me dio la visión perfecta de donde
Graham estaba de pie abajo, mostrándole a Chloe cómo montar un muelle
saltarín. Sintiéndome tan en conflicto, mi corazón se apretó mientras miraba
el dulce rostro de Chloe, el cual era en esencia un reflejo del rostro de
Graham. ¿Estaba alejando a esta niña del perfecto cuento de hadas de vivir
bajo el mismo techo con sus dos padres?
Entonces, lo miré a él. El hombre a quien amaba, quien probablemente
no estaba seguro de si lo hacía. Lo quería para mí. Y eso me hizo sentir
culpable. Estaba bastante segura de que, si quería hijos, él era el único
hombre que quería como el padre.
Aparté mis ojos de la ventana y me senté en el retrete. Mirando mi ropa
interior, lo vi inmediatamente. Rojo brillante. Me había bajado el periodo. Mi
estómago se hundió.
Había esperado sentirme aliviada, pero era lo opuesto: completa
decepción. Revelaba una verdad que no estaba ni siquiera del todo
consciente hasta ese momento: una parte de mí había querido un bebé con
él incluso si no estaba del todo lista. Porque lo amaba. En lugar de alivio, la
sangre simbolizaba una pérdida de algo que ni siquiera supe que quería
hasta ahora.
Afortunadamente, mi vestido era de un color oscuro, y había guardado
un par de bragas y un tampón en mi bolso, solo en caso de que esto
sucediera. Dejé el baño con un poco de menos esperanzas de las que había
entrado, sabiendo que también debería contarle las noticias a Graham esta
noche.
Mientras caminaba por el pasillo, me detuve ante la foto de boda de
Liam y Genevieve. Miré los ojos de Liam en la foto y susurré en voz baja:
Amigo, sí que dejaste un desastre detrás. Espero que estés en un mejor lugar.
Si pensé que estaba teniendo un mal día antes, se hizo
abundantemente claro que lo peor todavía estaba por venir cuando vi quien
187

me estaba esperando debajo de las escaleras.


—Genevieve.
—¿Puedo hablar algo contigo, Soraya, por favor? —Sin darme
oportunidad de responder, me hizo señas para que la siguiera, y comenzó a
caminar hacia un par de puertas francesas.
Sintiéndome emocional por lo que acababa de suceder en el baño, era
la última persona con la quería hablar en el momento. Aun así, la seguí
como un perrito. Cerró la puerta tras nosotras.
—Toma asiento. —Apuntó a un sofá de cuero marrón. A diferencia del
resto de la casa que era brillante y aireada, este cuarto era oscuro y
masculino. Estanterías construidas estaban alineadas en las paredes, y un
gran escritorio de madera de cerezo estaba posicionado en el lado opuesto.
Genevieve caminó tras el escritorio y abrió un gabinete. Sacó una botella de
cristal ornamentada con licor y dos vasos, sirviendo líquido ámbar en ambos
antes de ofrecerme uno.
—No, gracias.
—Tómalo. Puede que lo necesites. —Su tensa sonrisa estaba
enmarcada con más rencor que dulzura.
Al diablo. No hay razón para abstenerme más. Agarré el vaso y me tomé
la mitad de un trago. Quemó el camino por mi garganta hasta mi estómago.
—Pensé que era hora de que ambas tuviéramos una charla de mujer a
mujer.
—Y ya que me has acorralado en un cuarto, asumo que de lo que
quieres hablar no es algo que quieres que Graham escuche.
—Así es. Algunas cosas simplemente son mejor entre mujeres.
—Bueno, adelante, Genevieve. —Me acomodé en el sofá—. Saca
cualquier cosa horrible fuera de tu pecho para que podamos seguir.
—Muy bien. No voy a irme con rodeos entonces. —Tomo de su trago—.
Quiero que dejes de acostarte con el padre de mi hija.
—¿Disculpa?
—¿Qué parte no entendiste?
—No tienes derecho a decirme qué hacer.
—Ahí es donde te equivocas. Tus acciones tienen un impacto directo en
mi hija. Ella se merece una familia.
—Que Graham esté involucrado conmigo no tiene nada que ver con
Chloe.
—Claro que sí. Estás siendo egoísta.
—Estoy siendo egoísta. Te acostaste con el mejor amigo de Graham y
188

luego no le dijiste que era el padre de Chloe durante cuatro años para que
tu esposo no te dejara. Y yo soy la egoísta.
—No estamos hablando de mí.
—Infiernos que no. Solo quieres que Graham esté lejos de mí para poder
intentar hundir tus garras en él. Esto no tiene nada que ver con el bienestar
de tu hija.
Dejó salir un suspiro exagerado.
—No lo entenderías, Soraya. No eres una madre.
Lo sentí en ese momento. Un borboteo de emociones comenzando a
burbujear desde mi interior. El baño y ahora su no tan sutil recordatorio.
—No. No soy una madre.
—Esta es una oportunidad para Chloe, para tener su familia. Graham
y yo tenemos mucho en común. Tenemos un negocio en común, nos
movemos en los mismos círculos sociales y tenemos una hija juntos.
—No te ama.
Genevieve se rió.
—No puedes ser tan inocente, ¿verdad? Creyendo alguna noción
ideológica de que el amor lo conquista todo.
—No, pero…
—Somos compatibles, y soy la madre de su hija. Si desaparecieras,
después de unas semanas, estaría de regreso haciéndole mamadas bajo el
escritorio, y olvidaría que siquiera existes.
Me estremecí. Estando en un estado tan emocional, la visión de ella
bajo el escritorio de Graham fue como si me hubieran dado un puñetazo
físico. Sonrió como un lobo que encuentra a su pobre oveja. Luego fue por
el golpe final:
—Hemos follado en ese sofá en el que estás sentada. Esta era, después
de todo, su oficina. Es el único cuarto que no decoré después de que se
terminó. Me recordaba a él. —Se encogió de hombros y terminó lo que
quedaba en su vaso.
—Si crees que Graham volverá contigo después de lo que le hiciste,
nunca lo conociste muy bien.
—Dime, Soraya. ¿Quién es la mujer en la vida de Graham a la que
valora más que a nadie?
—Su abuela.
—Y todavía llora la muerte de su padre después de más de diez años.
¿Puedes honestamente decirme que la familia no es lo más importante para
ese hombre? —Se levantó—. Te superará. Pero no superará no despertarse
en la misma casa que su hija todos los días.
189
Graham
e sientes bien? —Me había quedado atascado con Bret Allanadle
durante tres cuartos de hora. Encontrando a Soraya en el patio
mirando la puesta de sol sobre el agua, envolví mis manos
alrededor de su cintura y me puse detrás de ella.
—Estoy bien.
Sin pensarlo, mis dedos acariciaron su vientre plano. Había gente
rodeando el patio, así que bajé la voz.
—Pensar que mi hijo podría estar creciendo dentro de ti, dentro de este
hermoso cuerpo, es absolutamente increíble.
—Graham...
—Lo sé. No crees que estés lista. Pero creo que serás una madre
asombrosa. ¿Cuán molesta estarías si admitiera que una parte de
mí espera que estés embarazada? De esa manera no tendrás más remedio
que tolerarme. —Aparté su cabello a un lado y le besé el cuello.
—¿Puedo preguntarte algo?
—Cualquier cosa.
—Si estuviera embarazada, ¿querrías criar al niño juntos?
—Por supuesto, ¿por qué lo preguntas?
—No lo sé. Estoy cansada y emotiva, supongo. Ha sido un largo día.
—Bueno, entonces, salgamos de aquí pronto. De todos modos,
probablemente deberías descansar.
Después que el sol se puso completamente, decidí que era hora de
irnos. Había visto a Chloe bostezando dos veces, y tampoco parecía que iba
a resistir mucho más. Estaba sentada ante una mesa de tamaño infantil con
otra niña, moldeando algo en plastilina de color rosa. Saqué una pequeña
silla para Soraya con un guiño, y ambos nos sentamos.
—¿Qué estás construyendo?
—Un muñeco de nieve.
—¿Un muñeco de nieve rosado?
190

Dejó de amasar y me miró como si acabara de decir algo ridículo.


—Es un muñeco de nieve niña.
—¿Disfrutaste de tu fiesta, Chloe? —preguntó Soraya.
—Sí. Pero no ha terminado. Mi cumpleaños dura todo el fin de semana.
Soraya se rió entre dientes.
—Lo hace, ¿verdad?
Chloe asintió rápidamente.
—Mañana por la mañana, cuando nos despertemos, comeremos
panqueques de chocolate y leche de fresa.
—Lamento que nos lo perdamos. Eso suena delicioso —dije.
—¿Por qué nos lo perderemos? ¿Dormirás hasta tarde?
—En realidad, no. Pero no nos quedaremos aquí esta noche, cariño.
—¿No quieres desayunar conmigo?
—Por supuesto que sí.
—¿Quién va a juntar el resto de mis juguetes por la mañana? Mamá
dijo que montarías mi auto y la casa de mis sueños.
—Lo dijo, ¿verdad?
—Por favooooooor.
Miré a Soraya, inseguro de cómo decirle no a mi hija. Tenía encuentros
limitados con niños, y la idea de decepcionarla cuando acababa de conocerla
no era algo que estuviera listo por hacer. Soraya cubrió mi mano con la suya
y la apretó.
—¿Qué tal esto, Chloe? Graham y yo podemos volver temprano mañana
y desayunar. Entonces puede preparar tus regalos.
—¿De verdad?
Soraya me dio un asentimiento reconfortante antes de volver a Chloe
con una sonrisa.
—De verdad, cariño.
Hicimos una rápida ronda de despedidas, y luego Genevieve nos
acompañó hasta la puerta.
—Chloe está muy emocionada que regreses por la mañana. Es una
pena que no te alojes por la noche. Hay mucho espacio. —Pareció dirigir su
atención a Soraya—. Sé que le encantaría despertar y tener a su padre bajo
el mismo techo, a pesar que podría no saber quién eres tú para ella todavía.
—¿A qué hora es el desayuno?
—Avery va a salir de la ciudad por la mañana para unirse a
nosotros. Estará aquí a las nueve. ¿Por qué no a las nueve y media?
—Está bien. Nos vemos por la mañana.
191

—Estoy deseando que llegue, Graham. —Genevieve me puso la mano


en el brazo y bajó la voz—. Chloe tiene suerte de tenerte. Sé que cometí
algunos grandes errores, pero espero que, por su bien, podamos
superarlos. Realmente me gustaría que Chloe conociera a su padre... que
tuviera una familia real.

Soraya estaba inusualmente tranquila durante el corto trayecto hasta


Harbor House Bed and Breakfast, incluso después de registrarse. Una vez
que subimos a la cama, la atraje hacia mí y traté de convencerla para que
hablase sobre lo que estaba pasando dentro de esa hermosa cabeza.
—Háblame. No eres tú misma esta noche. —Su cabeza descansó en mi
pecho justo sobre mi corazón, y acaricié su cabello sedoso en la oscuridad.
La lista de mierda que podría estar molestándola era interminable en
estos días. Estábamos pasando el fin de semana visitando una casa que
solía poseer y una hija que acabo de conocer... mientras que mi novia,
posiblemente embarazada, era despreciada en cada oportunidad por mi
ex. ¿Por qué me estaba jodidamente preguntando qué estaba mal? Sería
más sencillo preguntar qué estaba bien. Aunque esa respuesta era fácil para
mí. Ella tenía razón. Incluso con todo el caos alrededor, no recordaba un
momento en mi vida en que algo se sintiera tan bien para mí. Nosotros
estábamos bien.
—Solo estoy cansada.
—Así que no tiene nada que ver con pasar tiempo con mi jodida ex
perra o haber descubierto recientemente que tengo una hija de cuatro años,
o la posibilidad que podrías estar embarazada. ¿Estoy olvidando algo?
Rió en voz baja y luego suspiró.
—Olvidas el desayuno con Avery. Eso debería ser fabuloso.
—Ah. Sí. Nada como una fiesta con dos perras para el desayuno.
Soraya se calló otra vez después de eso. Odiaba ir a dormir sin el aire
despejado, pero había sido un largo día, y ella necesitaba
descansar. Después de unos diez minutos, su respiración se hizo lenta y
constante, y supe que se había quedado dormida. Mirando fijamente en la
oscuridad mientras la abrazaba estrechamente, me di cuenta que realmente
no necesitábamos rehacer el día. A veces, las palabras tácitas son las que
más se necesitan decir.
—Te amo, Soraya —le susurré a mi bella durmiente—. Joder, te amo.

—¿Qué hora es? —Estiró los brazos sobre su cabeza, y la sábana que
cubría su cuerpo se deslizó hacia abajo dejando al descubierto sus pezones
192

que sobresalían a través de su top blanco. Había estado sentado en silencio


en el escritorio del otro lado de la habitación, trabajando desde las cinco,
pero me acerqué a la cama incapaz de resistir poner mis labios en algo de
esa piel expuesta.
Bajé la sábana más y levanté su camiseta, trazando una línea de besos
en su estómago.
—Son casi las ocho y media. Estabas realmente agotada. —
Aventurándome más arriba, lamí bajo uno de sus pechos.
—Mmmm... —El sonido que hizo fue directamente a mi polla—. ¿A qué
hora es el desayuno?
—Estoy a punto de tener mi comida de la mañana ahora. —Levantando
su top completamente sobre sus pechos, chupé un pezón. Con fuerza. Pasó
sus dedos por mi cabello.
—Graham...
—Hmmm... —Me moví hacia el otro pezón y giré mi lengua, mirándola—
. ¿Qué puedo hacer por ti, preciosa? ¿Preferirías que te coma, o jugamos al
escondite con mi pene?
Sus ojos se cerraron mientras mordía su pezón. Cuando un gemido
gutural salió de sus labios, pensé que podría tener un
momento adolescente. Resiste, Graham.
Arrastrándome más arriba por su cuerpo, hablé con mis labios contra
su boca.
—¿Qué va a ser? Parte de mí necesita estar dentro de ti ahora,
Soraya. Decide si es mi lengua o mi polla. —Besé un camino de su boca a
su oreja, y de nuevo otra vez antes de concluir que, si ella no iba a responder,
me gustaría empezar por debajo de su cintura y hasta arriba, hasta quedar
satisfecho. Tomando mi decisión, levanté mi cabeza para decirle y lo que
encontré fue una patada en el estómago. Lágrimas rodaban por su rostro.
—¿Soraya? ¿Qué dem…?
—Tengo la regla.
—Oh, cariño... —Cerré los ojos, apoyé mi frente contra la suya.
—Está bien. Yo... yo... realmente no quería estar embarazada de todos
modos. —Se secó las mejillas—. Me quedé atrapada en el momento.
Observándote con tu hija, dándome cuenta de lo buen padre que vas a ser,
supongo que solo quería ser parte de eso.
—No hay nada que me gustaría más. Puede que no sea hoy o
mañana. Pero vamos a tener eso algún día.
—¿Cómo puedes estar tan seguro?
—Cuando se trata de ti, no tengo dudas.
193

—Dios, Graham. ¿Por qué duele tanto? Siento que he perdido algo,
aunque nunca lo tuve en realidad. —Lloró durante mucho tiempo mientras
la sostenía. Una vez que las compuertas se abrieron, todo salió a
borbotones. El dolor en mi pecho al verla angustiada era casi más de lo que
podía soportar. Tuve que ahogar mis propias lágrimas más de una
vez. Cuando finalmente se calmó, quise tanto decirle que la amaba, pero
tenía miedo que pensara que solo lo decía porque estaba triste.
—¿Por qué no te quedas aquí mientras voy a tomar el desayuno con
Chloe y luego regreso? Lo último que necesitas es a Genevieve en estos
momentos.
—Pero quiero despedirme de Chloe.
—Bueno, ¿qué te parece esto? Está a pocos kilómetros de la
casa. Tomaré un taxi y desayunaré, así puedes pasar unas horas en la
cama. Entonces, cuando te sientas con ánimos, puedes venir a buscarme y
despedirte de Chloe.
Ella asintió.
—Me gustaría eso. No creo que pueda tolerar a Avery y Genevieve por
mucho tiempo.
—Entonces eso es lo que haremos. —Incliné su barbilla para forzar que
me mirara a los ojos—. Vamos a superar todo esto. Lo prometo. ¿Está bien?
No tenía idea en ese momento, pero algunas promesas no podían ser
mantenidas.
194
Soraya
a habitación del hotel estaba muy tranquila después que se fue
Graham. Sola con mis pensamientos, levanté y dejé el teléfono, por
lo menos una docena de veces. ¿A quién podría llamar? No había
nadie con quien pudiera contar para una opinión imparcial. Mi situación
era demasiado parecida a casa para mi mamá o mi hermana. Siempre estaba
Delia. Pero había estado con Tig desde que tenía catorce años y creía en los
finales de cuentos de hadas. Su realidad no involucraba a una niña
pequeña, a una ex ingeniosa, o crecer con un padre que la olvidó y a una
madre que estaba demasiado triste para irse de la casa durante años.
Guiándome por la tristeza de mi situación, hice algo que nunca pensé
que haría. Encendí mi portátil.

Querida Ida,
He estado saliendo con un hombre, por casi dos meses, de quien
me he enamorado profundamente. Hace algunas semanas, se enteró
que tiene un hijo con su ex novia. Es una historia sórdida, pero en
esencia ella lo engañó, le mintió sobre quién era el padre, y le impidió
conocer a su hijo durante años.
Por supuesto, su ex es hermosa, inteligente, y comparten una
pasión por los negocios en los que ambos trabajan. En muchas áreas,
ambos son más compatibles de lo que somos juntos. Para empeorar las
cosas, ella me ha dejado claro que lo quiere de regreso.
El problema es que, él en verdad me importa, y tampoco quiero
lastimarlo. En verdad necesito una opinión imparcial aquí. ¿Debería
retirarme con gracia y dejarlo tener una oportunidad de reavivar su
relación con su ex, para que puedan tener una familia de verdad? Lo
amo lo suficiente para hacer ese sacrificio.
—Theresa, Brooklyn.

Escribir la carta tuvo un inesperado efecto catártico en mí. No esperaba


que Ida me diera las perlas de la sabiduría. La mayoría de las veces, sus
195

consejos eran absoluta mierda. Pero el acto de escribir la carta parecía


ayudarme a poner todos mis sentimientos en perspectiva. También ayudó a
darme cuenta que, hasta que llegase el día en que tomara la decisión de
retirarme realmente, Genevieve ya no iba a joder con mi cabeza.
En el viaje a la casa de la perra, puse la música a todo volumen y canté
a todo pulmón. En el momento, entendí por completo por qué los atletas
siempre parecían tener audífonos antes de cada evento. Necesitaban
animarse para evitar que sus dudas y miedos tomaran el control.
Entrando en la gran calzada, me estacioné y me quedé mirando a la
casa solariega. Los Hamptons eran hermosos, pero mi culo definitivamente
pertenecía a Brooklyn. Al salir del auto de Graham, se abrió la puerta
principal, y salió una mujer. Tomó una larga mirada de mí, y una sonrisa
malvada se extendió lentamente por su rostro inmaculado.
—Samira. Qué encantador que hayas venido.
Pegué mi mejor sonrisa falsa para emparejarla con la suya.
—Ainsley. Es tan espléndido verte.
Avery parecía divertida. Encendió un cigarrillo, lo que me sorprendió
hasta la mierda.
—Cuánto ha pasado, ¿siete, ocho semanas? Estoy sorprendida.
Generalmente Graham tira la basura todos los martes.
—Sabes lo que dicen: la basura de una persona es el tesoro de otro
hombre.
Tomó una larga calada en sus pulmones y luego procedió a soplar una
media docena perfecta de anillos de O de humo. No había visto a nadie hacer
eso desde que mi tío Guido dejó de fumar sus Lucky Strikes sin filtros en
los años noventa.
—Sabes, fumar provoca cáncer. —Incliné la cabeza y susurré—: Y
arrugas.
Después de dos bocanadas más, se deshizo del cigarrillo en una maceta
muy grande.
—Con el tiempo, se aburrirá de ti y recobrará sus sentidos. Una buena
mamada, o cualquiera que sea el servicio que le ofreces que lo está
manteniendo visitando los barrios bajos en estos días, acabará por
envejecer.
—Le preguntaría a tu marido si eso era verdad, pero supongo, por el
palo que está atascado tan profundo en tu trasero, que ese pobre hombre
no ha tenido un buen sexo oral en muchos años.
En el interior, la casa estaba tranquila excepto por el golpeteo de los
tacones de Avery:
—¿Dónde están todos?
Se sirvió una taza de café. Por supuesto, no le ofreció una a su invitada.
196

Mirándome por encima de su taza con una sonrisa maliciosa dijo:


—¿Te refieres a la familia feliz?
—Me refiero a Graham y Chloe.
—Mamá, papá y su hermosa descendencia están en la playa, llevando
a su hija para la natación inaugural de la temporada.
—Eso es lindo.
—Cuando Graham y Genevieve compraron esta casa, solían follar como
conejos en el océano. Ahora que lo pienso, su hija incluso pudo haber sido
concebida allí.
Esta perra era en verdad una pieza de trabajo. Me obligué a otro es
lindo haciendo mi mejor esfuerzo por fingir que no estaba llegando a mí.
Pero la verdad era que, no podía evitar estar celosa ante la idea de Graham
y Genevieve. Obviamente, habían tenido una relación sexual. No tenía
necesidad de visualizar cómo se veían.
Caminé hasta la pared de puertas correderas de cristal que conducen
al patio y más allá, debajo de la playa. A cien metros en la distancia estaban
Graham y Genevieve. Ambos estaban en medio de desvestirse y Chloe estaba
saltando arriba y abajo emocionada entre ellos. Dolía terriblemente ver al
hombre del que estaba enamorada retozando en la playa con otra mujer.
Cuando ambos se desnudaron quedando solo en sus bañadores y piel,
observé en lo que parecía como cámara lenta mientras Chloe tomaba la
mano de cada uno de sus padres y los tres corrían hacia el mar de la mano.
Un día moderno de Norman Rockwell14 presentando a Barbie y Ken. La visión
hizo a mi pecho tener una sensación aplastante.
Avery se acercó detrás de mí, observando por encima de mi hombro.
—Qué familia feliz podrían ser. Mira la sonrisa en el rostro de Graham.
Graham estaba sonriendo. Estaba riendo y chapoteando en el agua con
Chloe y Genevieve. En verdad se veía contento.
Avery sorbió su café.
—Rompe hogares.
Abrí la puerta de cristal y salí. Cuando me volví para cerrar la puerta,
Avery estaba sonriendo triunfalmente. No se movió cuando estrellé la puerta
frente a su cara.

De camino a casa, Graham sostuvo mi mano mientras conducía.


—¿Cómo te sientes?
—Mejor.
—Gracias por venir conmigo. Sé que no fue fácil para ti.
197

14Norman Rockwell es un pintor, ilustrador y artista estadounidense cuyos trabajos se


caracterizan por sus temas amables y tiernos, como familias reunidas, viajes familiares en
automóvil, interiores de barberías y heladerías con niños, entre muchos otros.
—Me alegra que hayas pasado tiempo con tu hija. Es una niñita
asombrosa.
Graham se iluminó.
—Lo es, ¿no es así?
—¿Genevieve y tú han hablado de tus planes de decirle que eres su
padre?
—Genevieve piensa que es mejor no decir nada tan pronto. Piensa que
deberíamos seguir pasando tiempo juntos, así que cuando finalmente le
digamos, ella ya está cómoda conmigo. Sugirió que fuera a cenar de nuevo
esta semana.
Por supuesto que lo hizo.
—Probablemente sea una buena idea.
Nuestra conversación nunca había sido tan forzada. Estaba bastante
segura de que ambos lo sentíamos, pero ninguno sabía cómo arreglarlo.
Aunque Graham seguía tratando.
—Entonces, ¿qué pensaste de los Hamptons?
—¿Quieres que sea sincera?
—Por supuesto.
—Creo que el paisaje es hermoso. El océano, las casas, todos los barcos
en el puerto deportivo. Pero no es un lugar en el que alguna vez me podría
imaginar pasando mis veranos. La gente parece tan… homogénea.
—Es una buena forma de decirlo. Nunca ha sido mi lugar favorito
tampoco. De hecho, es muy diferente en temporada baja. Siempre he
preferido salir en octubre o noviembre. Aún hay muchos granjeros y
pescadores que viven allí. La ciudad es muy diferente cuando son solo la
gente local.
—Si no es tu lugar favorito, ¿Por qué compraste esa casa?
—Genevieve la quería. Y si estamos siendo honestos, en ese momento,
el símbolo de estatus de tener una casa en los Hamptons parecía
importante.
—¿Ya no lo es?
Graham apretó mi mano.
—Mis prioridades han cambiado.
—Si fueras a comprar una casa de verano ahora, ¿dónde sería?
Respondió inmediatamente.
198

—En Brooklyn.
Me reí entre dientes.
—¿Pasarías el verano en Brooklyn?
—Pasaría el verano dentro de ti. Ya no importa dónde.
199
Soraya
l miércoles por la noche, Graham cenó con Genevieve y Chloe. Tuve
dificultades para sentarme en casa y mantener mi mente lejos de
cómo se verían los tres juntos a la mesa del comedor compartiendo una
comida. Así que, en lugar de ir directamente a casa, pasé por la tienda de
tatuajes de Tig y Delia y comimos algo de sushi y sake. A las nueve y media,
cuando ya era hora de cerrar, estaba lo suficientemente llena y borracha
como para estar lista para ir a casa.
Quitándome mi ropa de trabajo, conecté mi teléfono y me metí en la
cama. Justo cuando cerraba los ojos, la campana sonó. Ya que no me había
enviado mensajes de texto durante toda la noche, tuve la sensación de que
Graham podría pasarse. Fui a la puerta y apreté el botón para abrirle la
puerta, luego deslicé el pestillo de la cerradura de la parte superior y esperé
a escuchar pasos en la puerta.
La abrí, sonriendo, justo cuando sus nudillos llamaban suavemente a
la puerta.
Ver al hombre al otro lado hizo que mi sonrisa cayera inmediatamente.
—¿Papá? ¿Qué estás haciendo aquí?
Se quitó el sombrero y lo cruzó sobre su pecho.
—¿Puedo entrar?
—Por supuesto.
Esta mañana, le había pedido a Dios una señal sobre cómo debería
manejar mi relación con Graham. Me hizo pensar si enviar a Frank Vendetta
era algún tipo de mensaje retorcido.
Caminé hacia el armario de la cocina.
—¿Puedo darte algo de beber? —Nerviosa, accidentalmente dejé que la
puerta de madera golpease después de que cogiera una copa para mí.
Mi padre se sentó en la mesa.
—Agua está bien.
El olor de Old Spice llenando mi cocina me llevó directamente de vuelta
a mi infancia.
200

—Creo que voy a necesitar algo más fuerte —dije, abriendo una botella
de Merlot.
—Está bien, entonces en ese caso, tomaré lo mismo que tú.
—Vino, entonces. —Serví dos copas y le di una.
Sonrió.
—Esto es agradable. Nunca pensé que disfrutaría de una copa de vino
con mi hija esta noche.
Corté por lo sano.
—¿Qué te trae por aquí, papá?
Tomó un sorbo y luego dejó escapar un largo y lento suspiro. Su
expresión se tornó seria.
—He estado pensando en venir a verte por un tiempo, pero seguí
postergándolo porque no quería molestarte.
—Entonces, ¿por qué esta noche?
—Se sentía como que era el momento.
—Di lo que viniste a decir.
—El día que me visitaste, me hiciste una pregunta directa que
realmente no supe cómo responder. Querías saber si me hubiera quedado
con tu madre, si Theresa no me hubiera querido o si quizás nunca la hubiese
conocido. No estaba preparado para esa pregunta entonces.
—¿Has descubierto la respuesta?
—He pensado mucho en ello estos últimos días. La conclusión es, si
Theresa no hubiera aparecido, creo que hay una gran probabilidad de que
tu madre y yo todavía estuviéramos casados a día de hoy. Es difícil para mí
admitirlo porque no quiero culpar a Theresa de mis acciones y decisiones
personales.
—Pero ese día también me dijiste que no te arrepientes de las elecciones
que tomaste, lo que significa que no te arrepientes de hacernos daño. Eso
es muy difícil de aceptar.
—No. Eso no es lo que quise decir. Te amo y me arrepiento de hacerte
daño, pero no me arrepiento de enamorarme de Theresa.
—¿Cómo puedes afirmar que nos has querido cuando te fuiste así?
Mi padre apoyó la cabeza entre sus manos antes de decir:
—No es así de simple. Hay diferentes tipos de amor, Soraya.
—El amor por tus hijos debe ser lo primero.
Cerró los ojos como si mis palabras picasen, luego hizo una pausa
antes de seguir hablando.
201

—A veces la vida te lanza una bola curva, algo que nunca viste venir.
Tenemos que tomar decisiones sobre si queremos ser fieles a nosotros
mismos u honorable con los que amamos. Si nunca hubiera conocido a
Theresa, probablemente hubiera sido muy feliz con tu madre porque no
habría conocido la diferencia. Pero dado que la conocí y desarrollé una fuerte
conexión con ella, supe lo que me estaría perdiendo si lo dejaba ir. No había
vuelta atrás.
—¿Y qué fue exactamente lo que Theresa tenía que ma no? ¿Fue
puramente sexual?
—De ningún modo. Es difícil de explicar. Es solo un nivel de química,
Soraya, una especie de atracción magnética entre dos personas que nunca
había sentido con tu madre o con nadie. Podría haberlo ignorado. Elegí no
hacerlo. Fue egoísta. No lo niego.
—Pero no te arrepientes.
—No hay una sola respuesta afirmativa o negativa a esa pregunta.
Lamento que tú y tu hermana se vieran afectadas por mis acciones, pero no
me arrepiento de seguir a mi corazón. Me habría arrepentido de todas
maneras. Escogí la ruta egoísta, la que les hacía más daño, y por eso, lo
siento.
—No sé si podría hacer lo mismo si hubiese estado en tu situación.
—Entonces eres una persona mejor que yo, cariño.
—Me acabas de decir que, a pesar de ello, estarías con mi madre hoy
en día si no hubieras tomado la decisión egoísta. Tus hijas se habrían
evitado años de inseguridad. Por ejemplo, no tendría los problemas de
confianza que tengo con los hombres hoy en día. Mi madre no hubiera
estado casi hospitalizada por depresión. Puede que no te hubieras sentido
más satisfecho si te hubieras quedado, pero tu familia hubiera estado mejor.
—Las lágrimas empezaban a saturar mis ojos—. Así que, básicamente,
hemos sufrido las consecuencias de tus acciones.
—Y por eso, lo siento de verás, Soraya. Es lo que realmente vine aquí a
decirte, más que nada.
Continué asintiendo en silencio, tratando de procesar todo.
—No sé si estoy lista para aceptar tus disculpas, pero lo aprecio y estoy
contenta de que hayas venido. He aprendido mucho de esta conversación.
He necesitado orientación últimamente.
—¿Esto tiene que ver con ese hombre rico que estás viendo? Me miró
bastante mal el día que te recogió de mi calle. Realmente cuida de ti.
Aparentemente tenemos mucho en común. Porque lo sepas o no, te quiero
mucho.
—¿Sabes qué? Tú y Graham tienen mucho en común, más de lo que
probablemente puedas suponer. —Sollocé.
202

Él es tú, y yo soy Theresa ahora.


Chloe es quien fui una vez.
Antes de salir para volver a casa, mi padre se quedó por una segunda
copa de vino. También puse algo que había cogido durante un viaje que
Graham y yo hicimos a la Pequeña Italia.
Las cosas no estaban en absoluto arregladas entre papá y yo, pero
acordamos mantenernos en contacto. Al menos una relación con un hombre
en mi vida iba en la dirección correcta. Desafortunadamente, la visita de
papá solo me dejó más atormentada sobre Graham.

Las señales estaban por todas partes esa noche.


Graham me había llamado para decir que Chloe tenía fiebre alta e
infección de oído. Al parecer, no podía dormir y le pidió que se quedara y le
leyera para olvidarse que estaba enferma. Le dije que cuidara de su pequeña
y que nos veríamos al día siguiente.
Mientras tanto, se me ocurrió conectarme y me di cuenta que Ida había
enviado sus respuestas que iban a ser publicadas en el periódico de
mañana. Una de ellas era la respuesta a mi correo electrónico. Antes de
leerlo, saqué mi copa de vino del fregadero y vertí el resto de la botella. Tomé
una respiración profunda para prepararme.

Querida Theresa,
Por mucho que pareces estar enamorada de este hombre, creo que
ya conoces la respuesta correcta a tu dilema. Todas las apuestas
están descartadas cuando hay un niño implicado.
Aunque me indicaste que su ex es la causa del fin de su relación,
aparentemente ella ha llegado a la conclusión de que cometió un
error, uno que quiere rectificar por el bien de su hija. El hecho de que
la decisión de poner fin a su relación no fuera directamente de él (sino
solo a consecuencia de que ella se fuera) me lleva a creer que aún
podría albergar sentimientos por ella. Según indicas, son bastante
compatibles, lo cual es aún más preocupante. Me suena como que esto
podría convertirse en una situación complicada para ti a medida que
pase el tiempo.
También has mencionado que no quieres hacerle daño. Tal vez, si
él sintiera que le has hecho daño de alguna manera, podría superarte
más rápidamente. Podrías, por ejemplo, darle la impresión de que hay
alguien más en escena.
Haz lo correcto y encuentra un hombre sin equipaje. Devuélvele
éste a su familia. Cuando se trata de involucrarse con hombres que
203

tienen hijos, tengo un lema: inteligencia sobre el corazón.


Tenía el estómago hecho un nudo. A pesar que Ida acababa de
ayudarme a solidificar la conclusión que estaba empezando a pensar,
todavía era difícil de absorber la dureza de esta respuesta. Sabía que lo
correcto era alejarse, pero ¿cómo te alejas de lo mejor que te ha pasado?
Ella también tenía razón: no había manera de que Graham me dejara
ir fácilmente, a menos que pensara que lo había traicionado. El engaño era
la única cosa que nunca toleraría. La idea de engañarlo de esa manera era
tan dolorosa, que me provocó piel de gallina. Sin embargo, sinceramente, no
podía ver otra solución. Ciertamente no había manera de que pudiera
mirarlo a los ojos y decirle que no lo quería. Tenía que conseguir que
rompiera conmigo por ira, y solo había una manera de hacerlo.
¿Estaba loca por considerar pretender engañarlo solo para que me
dejara? ¿O era un movimiento honorable y desinteresado por el bien del
bienestar de una niña? Casi no podía creer lo que estaba considerando.
Después de darle vueltas toda la noche, llegué a una decisión e ideé un
reacio plan de juego. Mañana, me daría una última noche con él, disfrutaría
de él, me permitiría amarlo por última vez. Después, empezaría el proceso
de distanciamiento hasta que pudiera encontrar la manera de hacer que
pareciera que había otra persona. Me recordé que, si bien no podía volver
atrás y cambiar mi propia infancia, tenía el poder de cambiar la de Chloe.
Esto iba a doler muchísimo. No podía hacerlo sola. Solo había una
persona que sabía no trataría de convencerme de no hacerlo.
Cogí el teléfono y le envié un mensaje a Tig.
Soraya: Necesito tu ayuda.
204
Graham
sta cosa de la paternidad no era para cobardes.
A pesar de que Chloe no sabía que yo era en realidad su padre,
la traté como si lo supiera. Me aseguré de que me viera casi todos los días y
la convertí en una prioridad.
La última noche fue particularmente difícil porque nunca había tratado
con un niño enfermo antes. Genevieve pensó que sería una buena idea si
tomaba la delantera cuidando de Chloe. Si mi hija iba a pasar el tiempo en
mi casa al final, necesitaba saber cómo cuidar de ella en la enfermedad o en
salud.
Chloe principalmente solo quería que la abrazase y le leyera. La pobre
tenía pus saliendo de sus oídos y ardía. Me sentía impotente porque no
había nada que pudiera hacer realmente para que se sintiera mejor, aparte
de simplemente estar allí. Estaba cada día más unida a mí. Demostraba
que, a pesar de la distancia entre nosotros a lo largo de los años, existía una
conexión innata entre un padre y un hijo.
Gracias a Dios Soraya estaba siendo tan comprensiva con todo esto. La
echaba de menos como un loco. Estaba empezando a tener una abstinencia
grave. Por mucho que me encantaba pasar tiempo con mi hija, tenía que ver
a mi novia esta noche. Necesitaba sentir su coño envuelto alrededor de mi
pene. Necesitaba tomar su sexy cabello negro en un puño. Necesitaba
escuchar ese sonido que hacía cuando se venía conmigo dentro de ella.
Mierda... tenía que decirle de una vez por todas lo mucho que la quería.
La suerte estaba de mi lado porque Chloe se sentía un poco mejor. Los
antibióticos estaban comenzando a surtir efecto. Después de tener una cena
temprana con ella, me dirigí directamente a donde Soraya. Iba a hacer que
el auto la recogiera y la llevara a mi casa, pero dijo que preferiría que fuese
yo a la suya. Bromeé que estaría contento de llegar15 a cualquier lugar que
quisiera esta noche.
Cuando abrió la puerta, inmediatamente hundí mi cara en su cuello,
aspirando su perfume de vainilla. Ese olor casi me puso cachondo.
—Mierda. Te he echado de menos —dije contra su piel—. ¿Cómo has
conseguido ser incluso más guapa?
205

15 En original “come” lo que significa ir, llegar o correrse en un acto sexual


Era un alivio ver que las puntas de su cabello seguían azules. Un
vestido azul real ajustado a juego abrazaba sus llenos pechos. Por mucho
que quería rasgar aquel vestido y chupar sus duros pezones, en la misma
medida había echado de menos su sonrisa, su risa y su actitud sarcástica.
A pesar de que no habíamos estado separados por mucho tiempo, estar
inmerso en la paternidad se sentía como si había estado a un mundo de
distancia de la otra parte importante de mi vida. Amaba a mi hija, pero mi
hogar era con Soraya.
Bajando la mano por su espalda, le pregunté:
—¿Tienes hambre?
—No. Mencionaste que cenabas con Chloe, por lo que acabo de comer
algo.
Parecía que algo la estaba molestando.
—¿Tienes algo en mente?
Vaciló.
—No.
—¿Qué quieres hacer esta noche? Podríamos ir a tomar una copa, ver
una película, lo que quieras.
—¿Podemos simplemente quedarnos aquí?
—Sabes que nunca me quejaré por tenerte toda solo para mí.
—¿Cómo está Chloe esta noche?
—Mucho mejor. El doctor le dio penicilina y el dolor del oído ha
disminuido significativamente.
—Me alegro de escuchar eso.
Mis ojos se posaron en el fregadero. Me di cuenta de que había dos
vasos sucios de vino. Una descarga de adrenalina me golpeó.
¿Dos vasos? ¿Quién coño estuvo aquí?
—¿Tuviste compañía?
Su cara enrojeció.
—Ehh... en realidad, mi padre pasó por aquí.
Aunque aliviado por la explicación, me molestó que no me lo hubiera
dicho.
—De verdad…
—Sí. Apareció sin avisar aquí anoche.
Mi corazón se encogió, porque sabía que, en circunstancias normales,
206

habría venido a decírmelo. Verle no puede haber sido fácil para ella. Aunque
sabía la respuesta, le pregunté de todos modos.
—¿Por qué no me dijiste nada sobre esto?
—Estabas con Chloe. No quería molestarte. De todos modos, estuvo
bien. Solo hablamos. No fue tan malo como me imaginaba que sería verle
después de la forma en que salí de su casa ese día.
—¿Qué te dijo?
—¿Sabes qué? No quiero perder esta noche volviendo a pensar en todo
eso. Mi padre y yo... estamos realmente bien. Fue una buena visita.
—¿Estás segura de que no quieres hablar de ello?
—Totalmente.
—Está bien. —La atraje hacia mí y planté mi frente contra la suya—.
¿Sabes qué estaba pensando? Tal vez deberíamos ir a Italia para nuestras
vacaciones. Quiero besar el suelo de la tierra que te trajo a mí. Nunca he
estado allí. Podríamos visitar la costa de Amalfi. ¿Qué piensas?
—Estoy segura de que Italia es hermosa.
—No has respondido a mi pregunta. —Me alejé para examinar su
rostro—. No pareces tan emocionada como yo pensaba que estarías. No
tenemos que ir allí. Podemos ir a otro lugar.
Ella puso sus dos manos alrededor de mi rostro y dijo:
—Eres increíble. Tendría suerte de ir a cualquier parte contigo. —Sin
embargo, no estaba sonriendo cuando lo dijo.
¿Qué demonios?
—¿Estás bien? Pareces abatida. ¿Está segura de que tu padre no te
molestó?
—Estoy bien.
—No te creo.
Se quedó en silencio y estaba empezando a alarmarme en serio.
Pasé el dorso de la mano por su mejilla.
—Sabes que me puedes contar cualquier cosa, ¿verdad? Sé que las
cosas con Genevieve y Chloe no han sido fáciles para ti. Necesito que hables
conmigo cuando las cosas te molestan, no mantenerlas dentro. No hay nada
que no podamos arreglar mientras no guardes en secreto las cosas.
—No hay nada de qué hablar. Solo tengo un humor extraño esta noche.
¿Podemos simplemente acostarnos?
Examiné su rostro antes de responder.
—Por supuesto.
A pesar de su explicación, una nube ominosa parecía seguirnos
207

mientras nos dirigíamos a su habitación. Me quité mi corbata. Mientras me


desabrochaba la camisa, Soraya se sentó en la cama, observándome. Me
encantó el hecho de que estuviera tan cautivada conmigo desnudándome,
pero para ser honesto, era un poco extraño y poco habitual en ella estar
simplemente mirándome de esa manera. Definitivamente no estaba
actuando como ella misma esa noche.
Lanzando mi camisa en la silla, dije:
—No quieres hablar, así que tendré que encontrar otra manera de hacer
que te sientas mejor.
Se levantó y se acercó a mí y después pasó lentamente su dedo índice
alrededor del tatuaje de su nombre sobre mi corazón.
—Que hicieras esto significa mucho para mí. En realidad, no creo que
alguna vez lo haya expresado lo suficiente.
—Tú significas mucho para mí. Me trajiste de nuevo a la vida, Soraya.
Esto era lo menos que podía hacer para expresar lo que siento. Representa
la forma en que estás siempre conmigo, incluso cuando no podemos estar
físicamente juntos por el trabajo o por Chloe. En última instancia, sabiendo
que estás ahí para mí y que me respaldas es lo que me ayuda a seguir
adelante.
Continuó mirando mi tatuaje cuando preguntó:
—¿Quieres hacer el amor conmigo?
—¿Hubo alguna vez una duda sobre si eso estaría sucediendo?
—No, pero quiero tomarlo con calma esta noche. Saborearlo.
—Puedo hacerlo lento.
El sexo no podía resolver todo, pero estaba seguro de que intentaría
sacarla de ese mal estado en el que estaba. Le iba a mostrar con mi cuerpo
exactamente lo mucho que la amaba, que no había nada que no pudiéramos
atravesar mientras nos quedábamos juntos tanto en sentido literal como
figurado.
Se acercó y empezó a besarme apasionadamente de una manera que
casi se sentía desesperada. Cuando caímos en la cama, su agarre alrededor
de mi cuello era fuerte mientras me atraía hacia ella, abriendo las piernas
de par en par.
—Por favor —rogó.
Al verla desnuda y abierta de piernas así, de inmediato tuve que
recordarme a mí mismo su solicitud de tomar las cosas con calma, porque
en ese momento, solo quería devastar su coño.
Mientras entraba en ella, dejó escapar el jadeo más asombroso en mi
oído. Entrando y saliendo de ella con una intensidad lenta y fuerte, me di
cuenta que definitivamente había una diferencia entre follar pura y
desenfrenadamente y hacer el amor de manera loca y apasionada. Había
208

que estar verdaderamente enamorado de alguien para conseguir lo último.


Y estaba definitivamente enamorado de Soraya de una manera que nunca
había estado con nadie antes. Era hora de hacérselo saber.
Mientras me hundía en ella, tratando de no aplastarla con el peso de
mi cuerpo ansioso, le susurré al oído.
—Te quiero tanto, Soraya. —Retirándome y empujando hasta el fondo
en ella de nuevo, repetí—: Te amo.
Respondió simplemente agarrándose a mí más fuerte, moviendo sus
caderas y guiando mi cuerpo. Deseaba tanto que me devolviera esas tres
palabras. En cambio, permaneció en silencio hasta que sentí la humedad
en mis hombros.
Estaba llorando.
—Nena, ¿qué pasa?
Mi corazón latía más rápido. ¿Había estado delirando al pensar que lo
estaba llevando todo bien? ¿Estaba todo claro?
Cuando reduje mis movimientos, murmuró:
—No pares, Graham. Por favor, no te detengas.
Frustrado, recuperé el ritmo, follándola más duro de lo que pretendía.
Gritó de placer mientras sus músculos pulsaban alrededor de mi pene. Me
corrí tan duro, vaciándome dentro de ella.
Nuestros pechos se levantaron y cayeron a medida que jadeábamos el
uno encima del otro.
Me miró a los ojos durante más tiempo y parecía estar luchando contra
sus palabras. Lo que finalmente dijo casi me deshizo.
—Puede que tu nombre no esté tatuado sobre mi corazón, pero siempre
estará grabado en mi alma. He pasado dos décadas pensando que no era
capaz de ser amada. Gracias por demostrar que estaba equivocada. Has
cambiado mi vida.
A pesar de que no contenía las tres palabras que esperaba oír, en
muchas maneras, significaba aún más.
Hicimos el amor tres veces más esa noche, cada vez más intenso que el
anterior. Cuando Soraya finalmente se durmió en mis brazos, una sensación
de aprensión me mantuvo despierto.

Durante la semana siguiente, empezó a quedar claro que había tenido


buenas razones para estar preocupado. Soraya me daba una historia
diferente cada noche del porqué no podía verme.
Su hermana necesitaba ayuda en la mudanza.
209

Su madre quería ir de compras.


Tenía planes con Tig y Delia.
El temor se multiplicó cada día mientras pensaba de nuevo en nuestro
último encuentro, que si bien fue sensual y apasionado tuvo algún
comportamiento extraño por parte de Soraya.
Por mucho que sus palabras sobre mí cambiándole su vida me habían
tocado, no pude dejar de obsesionarme con el hecho de que ni una sola vez
había usado la palabra amor. Con cada hora que pasaba, la omisión parecía
crecer en importancia.
Tal vez no me amaba.
De todas formas, algo estaba mal y necesitaba llegar al fondo de ello.
Traté de darle el espacio que aparentemente quería. Me concentré en Chloe
para borrar de mi mente el hecho de que Soraya estaba distanciándose de
mí.
Al terminar la semana, sin embargo, no me dejó otra opción más que
esperar frente a su apartamento hasta que apareció. Supuestamente, estaba
con Tig y Delia otra vez. Pero seguro como el infierno que no era con ellos
con quien venía paseando por la calle mano a mano a las nueve de la noche.
210
Soraya
odo sucedió tan rápido.
Marco y yo acabábamos de salir de la tienda de Tig. Dado que
Graham y yo no nos habíamos visto en unos pocos días, tuve la sospecha
de que podría aparecer sin avisar una noche de esta semana. Solo que no
tenía ni idea de qué noche sería. Nuestro plan para esta noche era el mismo
que para ayer por la noche. Nos sentábamos, veíamos películas, y
esperábamos a ver si Graham me sorprendía con una visita. Si lo hacía,
dejaría que Graham viera a Marco dentro de mi apartamento y le diría que
lo sentía, que había conocido a alguien, y que no tenía la intención de
hacerle daño.
No sería difícil de creer. Sentada junto a Marco en el metro, incluso
tuve que admitir que nos veíamos más como una pareja de lo que Graham
y yo nos veíamos. Con su piel oliva, su cabello negro en punta, un cuerno
italiano alrededor de su cuello, y sus grandes bíceps, él era más como Pauly
D. de Jersey Shore que un hombre que gobernaba una sala de juntas. En
honor a la verdad, antes de Graham, él era mi tipo. Aunque no Marco,
específicamente. Nos conocíamos desde hacía demasiado para eso.
Marco era el primo de Tig; todos habíamos sido amigos desde que
éramos niños. A pesar de que no lo había visto desde hacía unos años, sabía
que me haría el favor de pretender ser mi novio. Cuando Tig le dijo que
viniera a la tienda el lunes, él había consentido hacerlo incluso antes de que
le explicase las circunstancias.
—¿Estás bien, muñeca? —Marco me apretó la rodilla.
—Solo nerviosa.
—¿Quieres que volvamos a repetir lo que quieres que diga si él se
presenta?
—No. —Forcé una sonrisa—. Ya tenemos el plan.
O eso pensé.
Pero no había planeado que Graham estuviera de pie fuera de mi
edificio antes de que yo llegara. Estaba apoyado en su auto, mirando hacia
abajo, mensajeando en su teléfono. Por suerte, lo vi antes de que él me viera.
211

Saltando en modo pánico, sabiendo lo que iba a pasar, rápidamente agarré


la mano de Marco. Cuando Graham levantó la vista y me vio, realmente vi
el momento en que rompí su corazón en su rostro. Incluso desde mitad de
la manzana, sus ojos se iluminaron durante una fracción de segundo
cuando me vio. Esa luz se extinguió rápidamente cuando vio al alto, oscuro
y tatuado hípster con el que iba de la mano.
Mi corazón se evisceró completamente al ver el dolor en sus ojos. Había
practicado las cosas que le diría una y más de mil veces, sin embargo,
cuando se acercó a nosotros en la calle, era incapaz de hablar.
—¿Soraya? ¿Qué demonios?
Me quedé mirando hacia abajo a la acera, incapaz de mirar a los ojos
de Graham. Marco se imaginó lo que estaba pasando y saltó para ayudarme.
—Debes de ser Grant. Soraya me dijo que había una posibilidad de que
aparecieras antes de que tuviera la oportunidad de hablar contigo.
—¿Hablarme de qué? ¿Soraya? ¿Qué coño está pasando? —Graham
estaba prácticamente gritando en ese momento.
—Amigo. Cálmate. Iba a decírtelo. Justo hablamos de ello anoche en la
cena.
—¿En la cena? ¿Anoche? ¡Soraya! Respóndeme. ¿Qué diablos está
pasando?
Cuando no respondí y tampoco lo miré, Graham se puso delante de mí.
Hacer el papel de novio protector era algo natural para Marco. Dio un paso
parcialmente delante de mí y se puso en la cara de Graham.
—Amigo. Solo voy a advertirte una vez. Mantén las manos para ti
mismo, y no toques a mi chica. No quiero tener que patear tu culo de niño
bonito aquí en la calle.
—¿Tu chica?
Todo sucedió tan rápidamente después de eso. Graham dio un paso
atrás, y luego comenzó a darse la vuelta, solo para volver atrás y lanzar todo
su peso en un golpe que se estrelló contra la mandíbula de Marco. Un fuerte
crujido hizo que el ácido se elevase por mi garganta, y por un segundo, pensé
que iba a vomitar allí mismo, en la calle. No estaba inmediatamente segura
si el sonido era por la mandíbula de Marco o por la mano de Graham
rompiéndose. Los latidos de mi corazón pulsaban fuerte en mis oídos; por
lo que sabía podría haber sido el sonido de mi propio corazón rompiéndose.
Marco retrocedió unos pasos, su mano en su mandíbula en un intento
de aliviar el dolor. Pero había crecido viendo a Tig y Marco pelear, y sabía
que algo tan pequeño como una fractura de mandíbula no terminaría esta
pelea. Antes de que pudiera interponerme entre ellos, Marco se lanzó contra
Graham. Los dos hombres chocaron, y Marco golpeó a Graham contra un
auto estacionado.
—¡Paren! —Por fin había conseguido hablar—. ¡Por favor, paren!
212

¡Marco, no!
Graham de alguna manera se las arregló para echar a un lado a Marco,
y entonces estuvo de pie frente a mí, su pecho subía y bajaba, sus nudillos
rotos y sangrando. Sin pensar, alargué mi mano hacia su mano lesionada.
—Graham.
Se apartó de mi toque como si fuera fuego.
—Dilo, Soraya.
Miré hacia abajo.
—¡Dilo! Dime que eres una maldita infiel y yo soy un maldito imbécil.
Dios. Porque a pesar de que lo estoy viendo justo en frente de mis ojos,
todavía no quiero creerlo.
Las lágrimas rodaban por mis mejillas. No podía mirarlo.
Cuando volvió a hablar, su voz era baja y dolorosa. Sonaba roto.
—Mírame, Soraya. Mírame.
Finalmente reuní el coraje para levantar la cabeza. Mirando fijamente
a sus ojos, las lágrimas corrían por mi rostro, le dije la verdad absoluta.
—Lo siento mucho, Graham.
Sus ojos se cerraron por un momento antes de girarse, se metió en su
auto, y se fue sin decir nada más. Le miré, llorando, hasta que ya no pude
ver ni rastro de su auto.
¿Qué acababa de hacer?

—No te comportes como un marica. —Las manos de Tig ahuecaban el


rostro de su primo. Se había presentado con Del quince minutos después
de que Marco y yo entrásemos a mi apartamento. Ni siquiera me había dado
cuenta de que Marco les había llamado.
—Realmente creo que eso debería hacerse en urgencias. —Era la
segunda vez que expresaba mi opinión de que la mandíbula, obviamente
dislocada, de Marco debía ser puesta en su lugar en el hospital.
—Está bien. Lo he hecho antes. Tres veces cuando él estaba haciendo
esa mierda estúpida del kickboxing. —Le entregó a Marco la botella de Jack
que había traído con él—. Un trago más, que sea grande.
El pobre Marco bebió de la botella y luego se paró frente a su primo con
los ojos cerrados.
—Listo.
—A la de tres. Uno…
213

—¡Mieeeeerda! —Marco dejó escapar un grito espeluznante, y yo corrí


al baño. Esta vez, realmente vomité.
Cuando regresé, Tig se rió.
—Se me olvidó cuán chica eres.
—Has dicho tres y lo hiciste en una. No me diste oportunidad de salir
corriendo de la habitación.
—Por supuesto que lo hice en uno. ¿Quién demonios de verdad cuenta
hasta tres cuando la persona está tensa y esperando?
—¿Cómo diablos iba a saberlo?
—Dale a tu amante una bolsa de guisantes, ¿quieres, nena?
Miré en el congelador, en busca de una bolsa de algo congelado. Pero
no tenía ningún tipo de verduras.
—No como guisantes.
—¿Que más tienes?
Saqué una caja de Choco-Tacos; helados en forma de tacos. Tig sacó
uno de la caja y se lo dio a su primo.
—Eso es perfecto. Un taco para el maricón al que un tipo trajeado le
disloca la mandíbula.
Marco hizo una mueca al poner el helado congelado a descansar contra
su mejilla.
—Lanza un buen golpe para ser un niño bonito.
—¿Entiendo entonces que las cosas no fueron exactamente como
planeaste? —Del me había tenido en sus brazos hasta que finalmente había
dejado de llorar. Para entonces, Tig estaba jugando al doctor con su pobre
primo.
—De ningún modo. Ni siquiera lo hicimos en mi apartamento. Nos vio
en la calle, por lo que entré en pánico y agarré la mano de Marco.
—Eso debe haberle dado una buena imagen.
Solté una respiración profunda.
—Fue horrible. Estaba tan herido, Del.
—Sabías que lo estaría. ¿Crees que se lo tragó?
Asentí con la cabeza, lágrimas silenciosas de nuevo cayendo por mi
cara.
—Sí. Sinceramente, no creo que hubiese alguna otra manera de
hacerlo. Aun viéndome de la mano de otro hombre y escuchando a Marco
llamarme su chica, todavía quería confirmación. Él creía tanto en nosotros,
que ni siquiera quería aceptarlo cuando estaba justo frente a sus ojos. Ha
214

sido así desde el día en que lo conocí. No sabía que un hombre podía ser tan
firme en su amor y apoyo. Era la parte más bonita de él.
Cuando mis hombros empezaron a temblar de nuevo, Del me envolvió
de nuevo en sus brazos.
—Él va a dar eso a su pequeña. Querías hacer esto por ella. Esa parte
de él no va a cambiar. Simplemente ya no va a estar dedicado a ti.
215
Graham
ebecca!
¿Era tan difícil encontrar gente competente en estos días?
Golpeé el botón del intercomunicador de nuevo, gritando más fuerte:
—¡Rebecca! —No había forma de que no pudiera oírme los últimos diez
minutos. Toda la condenada oficina tenía que haberme escuchado, aunque
la puerta de mi oficina estaba cerrada. Sin respuesta, fui en busca de mi
secretaria. Su escritorio estaba vacío, y parecía que no estaba hoy, aunque
estaba sentada allí cuando entré hace solo tres horas. Gruñendo con un
montón de papeles, me dirigí a recepción.
—¿Dónde está Rebecca?
—¿Quién?
—Mi secretaria. De nuevo no está en su escritorio.
—Oh. Se refiere a Eliza.
—Lo que sea. ¿Dónde está?
—Renunció esta mañana, señor Morgan.
—¿Ella qué?
—Renunció.
—Jesucristo. Ya es imposible encontrar personal fiable. —Tiré el
montón de papeles que estaba sosteniendo en el escritorio de la recepción—
. Necesito cinco juegos de estos.
Un poco después, llamaron a mi puerta:
—¿Qué?
La recepcionista sostenía las fotocopias que había pedido, junto con un
montón de periódicos.
—¿Dónde quiere las copias?
Señalé con mi dedo, sin levantar la vista de mi trabajo:
—En el aparador.
—No ha sacado sus periódicos del buzón esta semana, así que se los
216

traje.
—No los quiero.
Unos minutos después, todavía no había levantado la vista, y me di
cuenta de que la recepcionista todavía estaba en mi oficina. Suspirando, la
reconocí, no que quisiera hacerlo. Pero al ver que estaba parada en el otro
lado de mi escritorio mirándome, me dejaba poca elección:
—¿Qué?
—Ava. Mi nombre es Ava.
—Lo sé.
—¿Puedo decirle algo, señor Morgan?
Lancé mi pluma sobre el escritorio:
—Ya me has interrumpido, así que escupe lo que sea que te gustaría
decir, y acaba de una vez.
Asintió.
—He trabajado aquí durante dos años.
¿De verdad?
—Y…
—¿Sabe cuántas secretarias tuvo en ese tiempo?
—No tengo idea. Pero ya que estás desperdiciando mi tiempo, voy a
suponer que estás a punto de iluminarme.
—Cuarenta y dos.
—En una ciudad de este tamaño, es condenadamente increíble lo difícil
que es encontrar buena ayuda.
—¿Sabe por qué se van?
—No estoy seguro de que me importe.
—Se van porque usted generalmente es un jefe tirano.
Mis cejas saltaron.
—¿De verdad, Ava?
—Lo es, señor Morgan.
—Entonces, ¿por qué sigues aquí? Acabas de decir que has estado aquí
por dos años.
Se encogió de hombros.
—Mi padre solía ser como usted. Además, no tenemos tanta interacción
ya que estoy en recepción todo el día. La mayoría de los días usted pasa
zumbando a mi lado y ni siquiera reconoce mi existencia. Lo que está bien
para mí.
217

—¿Y tú punto en todo esto es…? ¿Estás tratando de terminar tu racha


de dos años soportándome? Porque en diez segundos, creo que tendrás
éxito.
—No, señor. El punto que quería hacer es que… bueno… hace algunos
meses usted empezó a cambiar. Eliza, su secretaria, estuvo aquí por casi
seis semanas, y de hecho parecía gustarle su trabajo.
Me le quedé mirando, pero no dije nada, obligándola a seguir.
—Hasta hace algunos días. Cuando el Enojado Señor Morgan regresó.
No sé lo que sucedió, pero sea lo que sea, lo siento. Y espero que consigamos
que el Amable Señor Morgan regrese muy pronto.
¿Amable Señor Morgan? Él era el imbécil al que pisotearon.
—¿Ya has terminado, Ava?
—Así es. Lo siento si lo molesté. Solo quería decir que parecía feliz. Y
ahora no lo es.
Cogí mi pluma y procedí a enterrarme de nuevo en mi trabajo. Ava se
dio por aludida esta vez. Justo cuando estaba a punto de salir, le pregunté:
—¿Qué le paso a tu padre?
—¿Perdone?
—Dijiste que tu padre solía ser como yo.
—Oh. Conoció a mi madrastra. Ahora es diferente.
—Deja los periódicos en el aparador y no dejes que la puerta te golpee
en el trasero cuando salgas.

Me serví un trago y me quedé mirando por la ventana de mi oficina. Ya


estaba oscuro. Durante los últimos tres días, salí de la casa antes de que
saliera el sol y regresé a mitad de la noche. Estaba exhausto, y no tenía nada
que ver con mi falta de sueño. La ira que estaba cargando era físicamente
agotadora. La sangre hervía en mis venas. Estaba angustiado, rechazado,
traicionado, lleno de furia. El dolor apretó el frío músculo que había
reemplazado el cálido corazón dentro de mi pecho; un corazón que había
empezado a descongelarse después de conocer a Soraya.
Me habían traicionado antes. Joder, Genevieve y Liam eran mi mejor
amigo y prometida. Cuando la mierda cayó con ellos, había perdido a dos
personas que habían formado gran parte de mi vida durante años. Sin
embargo, esa pérdida no se sentía como esta. No, no había comparación.
Esto era completamente devastador; el tipo de pérdida que sientes cuando
pierdes a alguien con la muerte. Todavía no podía superar lo que me había
hecho Soraya… lo que nos había hecho. Nunca hubiera pensado que era
capaz de ser infiel. La mujer de la que me enamoré era abierta y sincera. Me
218

hizo preguntarme si la había conocido en absoluto.


Mi teléfono vibró en mi bolsillo, y justo como lo hice durante los últimos
tres días, mis esperanzas se elevaron anhelando ver el nombre de Soraya
destellar en la pantalla. Pero, por supuesto, no lo era; se había ido. Devoré
el contenido de mi copa y respondí.
—Genevieve.
—Graham. ¿Qué pasa? ¿Dónde has estado?
—He estado ocupado.
—Chloe está empezando a hacer preguntas. Has cancelado verla dos
noches seguidas. Está muy vulnerable ahora después de perder a Liam y
necesita consistencia. Ella te necesita, Graham. De alguna manera, ya se
ha encariñado.
Cerré los ojos. Lo último que quería hacer era defraudar a Chloe. Había
cancelado porque no quería que me viera de esta forma; infeliz y enojado.
Pero ahora era un padre. Tenía que sacar la cabeza de mi culo por el bien
de mi hija.
—Lo siento. No va a suceder de nuevo.
—¿Qué te pasa?
—Nada que te preocupe.
—¿Está pasando algo con esa novia tuya?
Ignoré su pregunta.
—¿Y si voy a desayunar por la mañana y luego llevo a Chloe a la
escuela?
—Eso estaría bien. —El teléfono se quedó en silencio por un minuto—.
Chloe no es la única que te extraña, Graham. Me gusta tenerte cerca.
—Te veré mañana a las siete, Genevieve.
Después de colgar, puse mi vaso vacío en el aparador. La pila de
periódicos que Ava había dejado todavía estaba allí. The City Post, el
periódico en que Pregunta a Ida era impreso cada día. Escogí el de arriba y
me le quedé viendo. Había evitado intencionadamente acercarme al
periódico, incapaz de confiar en mí mismo para no buscar la columna
de Pregunta a Ida por señales de las palabras de Soraya. Lo último que
necesitaba era leerla dando consejo a algún pobre arrastrado sobre el tema
de amor o engaño. De ninguna jodida manera. Tiré el periódico de nuevo en
la pila y decidí dejarlo por hoy.

—Mami dijo que te gustaban las bananas en tus panqueques. —Chloe


y yo estábamos sentados en la mesa del comedor terminando nuestro
desayuno y leche de fresa. Genevieve había subido para vestirse para ir a
219

trabajar.
—Así es. Y también las chispas de chocolate. Mi abuela solía hacer
panqueques de banana con chispas de chocolate para mí todo el tiempo
cuando tenía tu edad. —Me incliné hacia mi hija y susurré—: ¿Quieres saber
un secreto?
Asintió rápido con la cabeza.
—A veces los hace para mí. Y son incluso mejores que los de tu mamá.
Chloe se carcajeó. El sonido era la mejor medicina en el mundo para
mí; nada pudo detener a mi rostro de sonreír cuando oí eso. Me había
mantenido alejado de mi hija para protegerla de lo que estaba sintiendo,
preocupado de que mi mal humor fuera contagioso. Sin embargo, la realidad
era al revés; era la disposición naturalmente despreocupada de Chloe la que
era contagiosa. Esta preciosa niñita había perdido a un hombre al que
amaba como su padre hace solo algunos meses, y aun así aquí estaba
sonriendo. Si ella podía hacerlo, yo también podría. Mi hija fue inspiradora.
Me acerqué y tomé sus mejillas.
—Te he extrañado, cariño.
—No has venido a verme por unos días.
—Lo sé. Lo siento. Estaba atrapado en algo. Pero eso no volverá a
suceder.
—¿Podemos ir a ver a tu abuela un día para desayunar?
No solo era inspiradora, sino que también estaba llena de buenas ideas.
—A ella le encantaría. Le he contado todo de ti, y no puede esperar a
conocerte.
—¿También puede venir Soraya?
Mi pecho se apretó incluso por la mención de su nombre. De hecho,
todavía podía imaginar a los cuatro juntos. Las tres mujeres más
importantes de mi vida y yo. Mi hija, Meme, y la mujer que amaba. Era crudo
hablar, pero no le mentiría a mi hija.
—Lo siento, Chloe. No podrá venir con nosotros. ¿Pero tal vez tú y yo
podamos ir juntos este fin de semana?
Genevieve escogió ese momento para regresar al comedor.
—¿Estás enojado con Soraya? —Mis ojos se encontraron brevemente
con Genevieve antes de responder a mi hija.
—Algunas veces las cosas no funcionan entre los adultos y dejan de
verse.
—¿Por qué no funcionaron las cosas contigo y con Soraya? Me gustaba.
Tomé una respiración profunda.
—También me gustaba. —Viendo mi reloj, cambié de tema—. Vas a
220

llegar tarde si no nos movemos. Pensé que te dejaría en la escuela hoy, ¿si
está bien contigo?
Chloe corrió a recoger sus cosas mientras Genevieve y yo limpiábamos
los últimos platos de la mesa del comedor.
—¿Quieres venir a cenar con nosotros esta noche? Estoy haciendo otro
de tus favoritos, pollo a la parmesana.
Había asumido que Genevieve iba a intentar discutir lo que acababa de
escuchar de mí y de Soraya. Estuve aliviado cuando pareció seguir adelante.
Tal vez Genevieve y yo pudiéramos hacer esto de la co-paternidad mejor de
lo que anticipé.
—Me gustaría. Gracias.

Genevieve estaba toda arreglada cuando llegué, usando un vestido azul


muy apropiado que mostraba su figura. Ella siempre fue una mujer
hermosa, pero la maternidad parecía haber agregado un poco a sus curvas
haciéndola más voluptuosa. Le entregué una botella de su merlot favorito
que había recogido en mi camino. Me había estado alimentando durante las
últimas semanas; era lo menos que podía hacer para no aparecer con las
manos vacías.
—¿Vas a salir esta noche?
—No. No estaba pensando en ello. ¿Por qué lo preguntas?
—Te ves… bien.
Sonrió.
—Gracias.
—De nada.
—Tengo que remover la pasta. ¿Por qué no entras en la cocina y nos
abres el vino?
Genevieve sacó dos copas de cristal del armario, y descorché la botella
mientras iba a trabajar en la estufa.
—¿Chloe está arriba?
—De hecho, todavía no está en casa. Su mejor amiga, Emily, la invitó
a una cita de juegos. La mamá de Emily llamó hace un rato para preguntar
si podía quedarse a cenar. Espero que no te importe. Últimamente, he tenido
momentos difíciles en decir que no a cualquier cosa que pide. Después de
que Liam se mudara el año pasado, ella realmente estaba pegada a mi lado.
Entonces, después de que él murió, no quería jugar con ninguna de sus
amigas. Me pareció alentador que quisiera cenar con Emily, así que le dije
que podía quedarse. Estoy segura de que regresará para el momento en que
221

hayamos terminado.
Odiaba la idea de que Chloe no quisiera jugar con sus amigos. Cuando
mi propia madre estaba enferma, había pasado por un retraimiento similar.
Viendo hacia atrás, me di cuenta de que tenía miedo de dejarla. Si me iba a
algún lugar, algo podría cambiar o pasar. Genevieve hizo buenas elecciones
por Chloe.
—Eres buena madre.
Estaba sorprendida por mi cumplido.
—Gracias, Graham. Eso significa mucho para mí, viniendo de ti.
Durante la cena, hablamos sobre todo de trabajo. Había olvidado lo
fácil que era hablar con ella. Habían pasado años desde que tuvimos una
conversación real. Después de terminar nuestra comida, nos serví una
segunda copa de vino.
—Esto es bueno —dijo Genevieve.
Asentí.
—¿Puedo preguntarte algo personal?
—¿Te detendré si digo que no?
Ella sonrió.
—Probablemente no. ¿Qué pasó entre Soraya y tú?
—Preferiría no hablar de ello.
—Lo entiendo.
Había tantas preguntas sin contestar en mi cabeza. Tal vez finalmente
era el momento de obtener algunas respuestas:
—¿Puedo hacerte una pregunta personal?
Sus cejas se elevaron.
—Cualquier cosa.
—¿Estás segura de ello?
—Déjame primero conseguir algo más fuerte que el vino. —Terminé mi
segundo vaso de vino mientras Genevieve desaparecía en la cocina. Regresó
con dos copas de coñac—. ¿Por qué no nos sentamos en la sala?
Genevieve se quitó los tacones, luego se me unió en el sofá. Los dos
estábamos en silencio, tomando nuestras bebidas por un tiempo. Me quedé
mirando el suelo cuando finalmente dije:
—¿Qué te hizo dirigirte a Liam? —Era una pregunta que había pasado
la mayor parte de un año preguntándome. Los recientes sucesos obviamente
lo habían vuelto a poner de nuevo en mis pensamientos.
Soltó un suspiro audible.
—Me hice la misma pregunta un millón de veces. La respuesta no es
222

tan sencilla. Era egoísta. Me gustó la atención que Liam me dio. Tú estabas
tan ocupado y envuelto en el crecimiento de tu negocio que creo que me
sentí un poco abandonada. Eso no quiere decir que sea culpa tuya. Porque
no lo es. Solo quería ser el centro de tu mundo; la razón por la que te gustaba
levantarte de la cama cada mañana. No me malinterpretes, éramos
compatibles en tantos niveles. Teníamos nuestro trabajo, y el sexo no era
nada más que espectacular. Pero nunca sentí como si fuera el amor de tu
vida. Liam me hizo sentir así. El problema fue que, después de que nos
separamos y yo estuve con Liam, me di cuenta que él no era la razón por la
que yo salía de la cama cada mañana. Tú lo eras.
Miré a Genevieve por primera vez. Hace cuatro años nunca podría
haber entendido de lo que estaba hablando. Pensé que ella era el amor de
mi vida. Hasta que conocí a Soraya. Tuve que obligarme a salir de la cama
estos últimos días ya que ella ya no estaba en mi vida.
Asentí.
—Gracias por ser sincera conmigo.
—Es lo menos que podía hacer.
Tragué los restos de la copa y me levanté.
—Creo que necesito otro. ¿Te gustaría rellenar?
—No, gracias.
La siguiente copa alta de alcohol me dejó sintiendo incluso más
relajado. Genevieve y yo cambiamos nuestra conversación a temas más
ligeros, y me acomodé en el sofá cómodamente esperando a mi hija.
—¿Graham? —Su tono había cambiado, y vaciló hasta que estaba
mirándola a los ojos—. Lo siento. Sé que lo he dicho antes, pero quiero que
sepas que lo digo en serio desde el fondo de mi corazón. Odio haberte
lastimado, y me gustaría poder hacer todo de nuevo y devolver todas mis
decisiones egoístas.
—Gracias.
—He madurado desde entonces. Tener una hija me enseñó mucho
sobre mí. Ya no tengo que ser el centro del universo de nadie, porque ella es
el mío.
—Puedo ver eso.
No fue hasta que me levanté para ir al baño una hora más tarde que
todo el alcohol realmente me golpeó. Había tenido una bebida en mi oficina
antes de irme, dos copas de vino en la cena, y debía ir por el cuarto coñac.
Estar borracho no era una sensación que disfrutaba. La sensación de no
estar en un claro estado de ánimo normalmente era algo que despreciaba.
Pero esta noche, se sentía bien. Mis hombros estaban relajados, y la ira que
había estado llevando alrededor parecía haberse aligerado un poco también.
223

Después de que me alivié, fui en busca de otro relleno de mi copa


perpetuamente vacía y luego tropecé de regreso a la sala. Genevieve no
estaba allí, y estaba en silencio. Apuré la mitad de mi copa y cerré los ojos,
apoyando la cabeza contra el sofá. Debí haber dormido algunos minutos
antes de que la voz de Genevieve me despertara.
—Chloe acaba de llamar mientras estaba arriba cambiándome y
preguntó si podía dormir en casa de Emily. Estaba tan emocionada. No pude
decir que no. Lo siento. Espero que no estés molesto conmigo por no
preguntarte primero.
—Mientras ella sea feliz, yo soy feliz. Es tarde. Debería irme de todas
formas. —Me levanté del sofá y me tambaleé un poco.
—Por qué no te hago un poco de café primero. Luego puedes llamar a
tu chofer o a un taxi, en lugar de tomar un tren.
—Probablemente ésa sea una buena idea. —El sofá era tan cómodo, me
dejé caer de espaldas y cerré los ojos. Eso fue lo último que recordé hacer
hasta que la voz de Genevieve me despertó horas después en medio de la
noche.
—¿Graham?
—Mmmm.
—Te quedaste dormido.
—Mierda. —Froté las manos sobre mi rostro—. Lo siento. Me pondré
en marcha.
Estaba cubierto con una manta, y el cuarto estaba oscuro, pero la luz
del pasillo iluminó la habitación lo suficiente para ver a Genevieve delante
de mí. Llevaba una larga bata de seda que estaba atada por la cintura.
—Preferiría que te quedaras. Pero… —Desató su bata y la dejó caer.
Dudando, sus manos se alzaron, y deslizó el material sedoso de sus
hombros. La bata hizo un charco a sus pies mientras se paraba frente a
mí, completamente desnuda—. Te desperté con la esperanza de que vendrías
a mi cama en lugar de quedarte en el sofá.
224
Soraya
n mal sueño me había provocado despertar en sudor. Aunque no
podía recordar claramente, implicaba a Graham y a Genevieve
desnudos. Fue tan molesto que no pude volver a dormirme.
Los ocasionales vehículos pasando proporcionaban pequeños
vislumbres de luz mientras estaba sentada en mi oscuro dormitorio con esa
misma terrible sensación de duda que me había mantenido despierta casi
todas las noches desde el fiasco con Graham y Marco.
¿Había hecho lo correcto?
¿Qué si no terminaba con Genevieve?
¿Qué si todo fuera para nada?
Esos tipos de pensamientos pasaban por mi mente. También me
preguntaba constantemente dónde estaba y qué estaba haciendo,
especialmente si se lo estaba haciendo a ella. Se había alejado de mi tan
herido que no me habría sorprendido ni un poco si Genevieve aprovechara
la situación en cuanto se enterara.
Sus últimas palabras siguieron atormentándome.
Mírame.
Mi pecho se sentía oprimido. Era la mujer más desinteresada de la
tierra o la más estúpida. A pesar de todo, el dolor de perder a Graham
simplemente no se estaba desvaneciendo. Dudaba que alguna vez dejara de
anhelarlo, pero ¿se podría poner siquiera un poco más fácil? Hasta el
momento, el paso del tiempo no había ayudado.
Si él estaba ahogando sus penas en otra persona o no, sabía que
Graham estaba en algún lugar devastado. Realmente me había amado. De
alguna manera, estaba segura de que todavía lo hacía, aunque estuvo
decepcionado. Un amor construido para durar simplemente no se deshace
tan rápido. Realmente sentí que lo nuestro habría resistido la prueba del
tiempo si yo no hubiera terminado las cosas.
Cuando el primer rayo de sol apareció en mi ventana, agarre mi
teléfono. Delia siempre estaba despierta hasta la madrugada.
Constantemente necesitaba asegurarme de que había tomado la decisión
225

correcta, la llamé en la primera oportunidad que tuve.


Contestó.
—¿Otra vez sin dormir?
—Lo sé. Algo tiene que cambiar. Soy un desastre. Ni siquiera he tenido
la energía para teñir mis puntas rojas.
—Ahora, así es como sé que estás en problemas.
—En serio, ¿verdad? Todavía estoy usando el azul como si mi mundo
entero no se hubiera dado la vuelta.
—Escucha, Rainbow Brite16, anoche hablé con Tig y está de acuerdo en
que necesitamos escapar.
—¿Tú y Tig? —Entré en pánico—. ¡No puedes dejarme sola ahora!
—No… tú y yo. Como un viaje de chicas. Necesitas salir de la ciudad.
Todo aquí es un recordatorio de Graham.
—¿Dónde exactamente iríamos?
—Bueno, viendo como que ya no tienes un novio millonario, obviamente
tenemos que pensar en los costes, pero, de todos modos, creo que tengo la
solución perfecta para eso.
—Está bien…
—¿Te dije que mi hermano Abe trabaja en animación japonesa? En
realidad, está en Japón ahora.
Atontada caminando hacia la cocina para hacer un poco de café,
bostecé.
—¿Quieres ir a Japón?
—¡No! Abe posee un condominio cerca del océano en California. Playa
Hermosa. En este momento está vacío. Nos podría alojar allí gratis. Miré los
billetes anoche y son razonables, sobre trescientos dólares. ¿Qué dices?
Cualquier cosa sería mejor que estar aquí en esta depresión. No podía
recordar la última vez que tuve cualquier tipo de vacaciones.
La decisión fue una fácil.
—¿Sabes qué? Sí. Vamos a hacerlo. Vamos a California.

Creciendo en Brooklyn, siempre había soñado con ver California, un


escenario glorificado en muchos de los programas de televisión que había
crecido viendo. A pesar de que yo era probablemente el opuesto del
estereotipo de una chica de California, había anhelado ver el Océano Pacifico
y la experiencia de la vida sin preocupaciones que había asociado con la
Costa Este. Siempre parecía el polo opuesto de Brooklyn.
La casa del hermano de Delia, Abe, estaba justo al lado del agua.
226

Mientras me sentaba en la arena, escuchando el sonido de las olas, los

16Serie de animación creada en 1984 en la que la protagonista tiene un caballo con el pelo
de colores. De ahí que lo use como broma.
pensamientos en Graham nunca quedaron atrás. Delia estaba en el
condominio durmiendo, y yo estaba aprovechando el tiempo sola para
disfrutar de la tranquila playa antes de que se llenase de gente.
Mi atención se desplazó diagonalmente a través de la arena a las únicas
otras personas en la playa. Una mujer y una niña sentadas una al lado de
la otra con las piernas cruzadas en la postura del niño, una posición que
reconocí de la clase de yoga que una vez tomé.
Sus ojos estaban cerrados mientras respiraban dentro y fuera,
absorbiendo los sonidos del océano. Desesperada por calmar mi mente, hice
algo que normalmente nunca haría. Al acercarme a ellas, les pregunte:
—¿Les importa si me uno a ustedes?
—No, para nada —dijo la mujer—. Casi hemos terminado con nuestra
meditación de calentamiento, sin embargo. Siéntate en la arena y haz lo que
estamos haciendo.
Cerré los ojos, traté de alejar los pensamientos ansiosos de Graham y
Genevieve y simplemente concentrarme en mi respiración y los sonidos a mi
alrededor. Durante la siguiente media hora, seguí adelante mientras esta
madre e hija se movían con una sincronizada precisión, enseñándome varias
posiciones, como la del perro en descenso. Trate de no pensar en el hecho
de que me recordaban un poco a Genevieve y a Chloe. Esta chica era solo
un poco mayor que la hija de Graham.
Definitivamente me sentí más tranquila para el momento en que
terminamos.
La mujer me entrego un pote con agua de su bolso.
—¿Eres de por aquí?
—No, en realidad. Estoy aquí por esta semana, visitando desde Nueva
York.
—¡Siempre he querido ir a Nueva York! —dijo la niña, volviéndose hacia
su madre.
—Tal vez tu padre y yo podamos llevarte el próximo año.
La emoción lleno los ojos de la niña.
—¿De verdad?
—¿Hacen muchos viajes familiares? —pregunté.
—En su mayoría los cortos de fin de semana, sí. Mi esposo y yo
compartimos la custodia de Chloe con su madre.
Casi me ahogo con mi agua.
227

—¿Dijiste Chloe? —Me volví hacia la niña—. ¿Tu nombre es Chloe?


—Eh… sí. —Sonrió.
—Es un hermoso nombre.
—Gracias.
Volviéndome a la mujer, le pregunte.
—Entonces… ¿eres su madrastra?
—Sí.
—Vaya. Yo solo asumí…
—¿Qué es mi hija? ¿Porque estamos juntas?
—Sí.
—Bueno, tienes razón. Es mi hija. No la considero menos que una hija
de verdad solo porque no está relacionada por sangre conmigo.
—Soy afortunada de tener dos madres —dijo Chloe.
Asentí en silencio.
—Sí, lo eres.
—Bueno, tenemos que irnos. Chloe tiene práctica de ballet. —Me tendió
la mano—. Soy Natasha, por cierto.
La tomé.
—Soraya.
—Fue maravilloso conocerte, Soraya. Espero disfrutes de tu estadía en
Playa Hermosa.
—¡Tal vez te veremos en Nueva York el próximo año! —dijo Chloe,
saltando arriba y abajo.
Sonreí.
—Tal vez. Gracias de nuevo por la clase de yoga.
Sola de nuevo en la arena, contemplé lo que significaba ese encuentro.
En los días previos a romper con Graham, había estado buscando señales
para justificar que dejarlo era lo correcto. Sin embargo, no estaba buscando
ninguna señal en absoluto hoy, además de una que me golpeó en el rostro
como una tonelada de ladrillos.
Chloe.
Eso no era una coincidencia.
Nunca había considerado que un niño podría ver tener una madrastra
como ganar un padre, en lugar de perder a una persona. Mis propias
experiencias personales habían estado guiando mis decisiones. Theresa ni
siquiera intentó llegar a conocerme, y mucho menos actuó como una
segunda madre. Nunca hizo un esfuerzo para incluirme en cualquier cosa
que mi padre y sus hijas hicieran juntos. No hubiera sido así con Chloe y
228

conmigo. ¿Por qué nunca lo había pensado de esta manera? El miedo, estrés
y la culpa me habían cegado, y ahora veía las cosas desde una perspectiva
totalmente diferente por primera vez… ahora que era demasiado tarde.
Unas horas después, Delia y yo nos relajábamos en el salón con aire
acondicionado tras una tarde en la playa.
Había agarrado impulsivamente mi teléfono y abierto los mensajes de
texto entre Graham y yo, mirando a través de todos los antiguos textos desde
el principio de nuestra relación El último mensaje que me envió fue la
mañana antes de atraparme con Marco. Simplemente decía: Te amo.
Delia no sabía qué había estado haciendo durante los últimos minutos.
Probablemente pensó que estaba navegando por internet. Cuando notó las
lágrimas que comenzaban a caer de mis ojos, se acercó y me arrebató el
teléfono de las manos repentinamente.
—¿Mirando los viejos mensajes de Graham? ¡Se acabó! Estoy
requisándote esto y apagándolo. No te traje a California para esta mierda.
—¡No puedes quitarme el teléfono!
—Mírame —dijo, manteniendo presionado el botón de encendido—. Lo
tendrás de vuelta en Nueva York.
229
Graham
i teléfono vibró justo cuando salía de la oficina.
—Hola, Genevieve.
—¿Por qué no respondiste mis textos?
—Día ocupado.
—Esperaba que pudieras venir después del trabajo. Tenemos que hablar
de lo que pasó entre nosotros.
—Ya estoy en camino para ver a Chloe.
—Bien. Nos vemos cuando llegues.
Lo último que me apetecía era hablar de la otra noche con Genevieve.
Estaba hasta el cuello en el trabajo por haber estado preocupado durante
las últimas semanas, las dos últimas noches no he ido a ver a mi hija porque
cuando salí del trabajo, su hora de acostarse ya había pasado. Eso no podría
volver a suceder. Planeé cenar con Chloe antes de regresar a la oficina fuera
de horario.
Las gotas de lluvia golpeaban las ventanas de la limusina. Casi todas las
noches en el camino a casa, instintivamente iba a enviarle un mensaje de
texto a Soraya, olvidando por una fracción de segundo que habíamos
terminado. Luego quedaba esa horrible sensación ácida de realidad que
amargaba la boca de mi estómago. Me frustraba haber confiado en ella tan
plenamente. Después de lo que sucedió con Genevieve y Liam,
probablemente era la persona más reticente de por aquí. Pero había confiado
en Soraya con mi vida. ¿Cómo no pude ver que se estaba produciendo un
cambio de sentimientos? La cosa entera no tuvo ningún maldito sentido.
—No estoy seguro de cuánto tiempo estaré aquí, Louis. Te enviaré un
mensaje cuando esté listo para volver a la oficina —dije mientras nos
acercábamos a la casa rojiza de Genevieve.
Genevieve me saludó, tomando mi chaqueta mojada y colgándola.
Se quedó allí torpemente, jugando con sus perlas.
—Acerca de la otra noche...
—¿No podríamos hablar de esto después de que haya visto a mi hija?
230

—Está bien. —Miró al piso—. Está en su habitación.


Chloe estaba jugando con su casa de muñecas.
—¡Galletas Graham! Te extrañé.
Inclinándome y acercándola en un abrazo, dije:
—También te extrañé, chica lista.
—¿Aún estás triste?
—¿Qué quieres decir?
—¿Por Soraya?
—¿Por qué lo preguntas?
—Tu sonrisa no es tan grande como suele ser.
Era tan perspicaz. Al parecer, no lo heredó de su despistado padre. Lo
último que quería era que mi hija pensara que algo estaba seriamente mal
conmigo o que podía haber sido su culpa. Tratando de devanarme los sesos
para explicarle de alguna manera, en última instancia, decidí que era mejor
ser honesto.
—Estoy un poco triste, Chloe, sí... por Soraya. Pero no es por eso que no
estuve aquí en los últimos dos días. Salí del trabajo muy tarde, pero no
dejaré pasar otros dos días sin volver a verte, ¿de acuerdo?
—Mi papá solía trabajar hasta tarde mucho.
Me pregunté cuánto de eso era realmente trabajo o Liam simplemente
estaba follando a Genevieve.
—Lo hizo, ¿verdad?
—Entonces, ¿cuándo dejarás de estar triste?
—No estoy seguro, pero ¿sabes qué? Ya me siento mejor al estar contigo.
—Así fue como me sentí cuando te conocí. Después que mi papá murió,
me hiciste sentir mejor, aunque todavía estaba triste.
Yo SOY tu papi
Y te amo mucho.
La atraje hacia mí y le besé la frente.
—Me alegro de haber podido hacer eso por ti.
Chloe y yo jugamos con su casa de muñecas por un rato hasta que
Genevieve entró y se arrodilló para unirse a nosotros. Podía sentir su mirada
fija en mí, sabiendo que estaba ansiosa por discutir las cosas. Después de
la otra noche, estaba preocupado por estar a solas con ella de nuevo.
Aunque con Chloe en casa, no había mucho que pudiera ser capaz de hacer.
—La cena estará lista en cinco minutos —dijo Genevieve antes de salir
de la habitación.
231

Genevieve había horneado un prosciutto casero, una pizza plana de higo


para nosotros y una llena de queso para Chloe. Continuó llenando mi copa
de vino con Cabernet, y yo la dejé, sabiendo que ayudaría a limar asperezas
a cualquier discusión que fuéramos a tener más tarde.
Después de meter a Chloe en la cama y leerle un cuento para la hora de
acostarse, Genevieve me esperaba en la cocina, terminándose lo que sobró
del vino.
Antes de que pudiera abrir la boca, le dije:
—Realmente no hay necesidad de discutirlo.
—Necesito disculparme otra vez. Actué con demasiada insistencia. No sé
qué me sucedió. Verte acostado tan cómodamente en mi casa, me hizo
recordar. Eso, junto con el hecho de que habíamos bebido demasiado...
—No era el alcohol, y lo sabes. Has dejado tus intenciones muy claras
por algún tiempo.
—Tienes razón. Ebria o no, te quiero de vuelta, Graham. Haré lo que sea
necesario para tener la oportunidad de hacerte feliz de nuevo.
—¿Pensaste que enseñarme tu coño iba a hacerme olvidar todo… lo que
hiciste?
Cuando Genevieve se desnudó frente a mí esa noche, yo me levanté de
un salto del sofá y le pedí que volviera a ponerse la ropa. En realidad, lucía
sorprendida por mi rechazo.
—¿Asumiste que, debido a mi ruptura con Soraya, iba a ceder? Lo que
pasó con Soraya no cambiará el hecho de que simplemente no puedo confiar
en ti otra vez, Gen. Y mientras creo que serías genial para una rápida follada
de venganza, estoy seguro como el infierno de que no voy joder con la madre
de mi hija si no tengo ninguna intención de estar con ella.
—No estás pensando con claridad, Graham. Ahora tenemos una pequeña
oportunidad de cambiar la vida de nuestra hija. No voy a poder esperar por
ti siempre.
—Déjame ahorrarte un poco de tiempo. —Me incliné—. No esperes más.
—No sabes lo que dices. ¿Cómo puedes cerrar tan fácilmente la puerta a
esa posibilidad?
—Tú cerraste la puerta, Genevieve. La cerraste y tiraste la llave.
—¡Cometí un error!
—Shh. La despertarás —le dije. Cerré los ojos para calmarme, tomé una
respiración profunda y dije—: Chloe siempre tendrá mi amor. Tú, como su
madre, siempre tendrás mi respeto. Pero perdiste tu oportunidad de un
futuro conmigo el día que decidiste traicionar mi confianza. Quiero que mi
hija tenga autoestima. Tengo que dar un buen ejemplo aferrándome a la
232

mía. —Incapaz de tolerar nada más de esta conversación, me acerqué a


donde estaba colgando mi chaqueta y me la puse—. Mi chofer está afuera.
Tengo que volver a la oficina. Gracias por la cena. Volveré mañana por la
noche.

Mi oficina estaba completamente a oscuras, excepto por una pequeña


cantidad de luz procedente de la lámpara verde de banquero de mi escritorio.
Jugando con mi reloj, todo lo que podía pensar era en esa maldita pila de
periódicos burlándose de mí desde el otro lado de la habitación.
Durante la semana pasada, repetidamente descarté la idea de pasar por
todas las respuestas de Pregunta a Ida buscando alguna pista potencial de
Soraya. Entre haber admitido mi tristeza a Chloe y la discusión con
Genevieve esta noche, me sentía más débil.
Trayendo la pila a mi escritorio, revisé la columna de cada edición como
un lunático. Después de diseccionar a fondo más de una docena de
respuestas, nada destacó como inusual. Es decir, hasta que llegué a la
respuesta número veinte.
Una mujer había escrito con un dilema acerca de si debía o no romper
con su novio de quien estaba profundamente enamorada, para que él pueda
volver con la madre de su hijo. Por el bien del niño. Miré la fecha, fue poco
antes de nuestra ruptura. Los otros detalles narraban exactamente lo que
pasó con Genevieve y conmigo.
Mi corazón comenzó a martillar contra mi pecho.
El nombre: Theresa, Brooklyn.
Theresa era el nombre de su madrastra.
Si había alguna duda de que Soraya había escrito la pregunta, la
respuesta solo la confirmó. El consejo de Ida fue romper con el novio y
sugirió que "Theresa" lo hiciera parecer como si estuviera engañándolo para
que el pobre tonto la cortara más fácilmente.
Inteligencia sobre sentimientos, le aconsejó Ida.
Lancé el periódico al otro lado de la habitación. Todo empezaba a tener
sentido.
Soraya mintió.
No estaba saliendo con ese tipo. Estaba fingiendo. La ira por la respuesta
de Ida se transformó en alegría. Nunca había sido más feliz al saber que
alguien me había mentido en toda mi vida.
Leí de nuevo el comienzo de la pregunta.
He estado saliendo con un hombre durante casi dos meses, de quien
233

me he enamorado profundamente.
Se había enamorado de mí.
Profundamente.
Me congelé, paralizado primero por la sorpresa, luego un alivio intenso,
luego un deseo abrumador de simplemente llegar a ella.
Me enamoré profundamente también, nena. Tan jodidamente profundo.
Inmediatamente cogí mi teléfono y marqué su número.
Siguió sonando y fue al buzón de voz.
Marqué de nuevo.
La misma cosa.
Escribí un texto.
Graham: ¿Dónde estás?
No hubo respuesta durante cinco minutos. Envié un mensaje de nuevo.
Graham: Necesito verte. ¿Estás en tu casa?
Incapaz de esperar más, agarré mi abrigo y pedí a Louis que me recogiera.
Cuando llegamos al apartamento de Soraya en Brooklyn, no hubo
respuesta. Mirando hacia la ventana, pude ver que las luces estaban
apagadas.
¿Dónde mierda estaba?
—¿A dónde, señor? —preguntó Louis mientras volvía al auto.
—Octava Avenida. La tienda de tatuajes de Tig.
Cuando llegamos, le dije a Louis que esperara afuera, iba a necesitar ese
auto listo para reservar el hotel una vez que lograra que Tig me dijera dónde
estaba.
Tig apagó el último cigarrillo.
—¡Trajeado! ¿Qué demonios estás haciendo aquí? Ya es tarde. Estamos
a punto de cerrar.
—¿Dónde está?
—No está aquí.
—¿Dónde está? —repetí más fuerte.
—Está en California con Del.
—¿California?
—Sí. Fueron en un viaje de chicas. Solo las dos.
—¿Dónde se están hospedando?
—No te voy a decir dónde están malditamente hospedándose. ¡Eres su
jodido ex loco!
234

—Necesito llamar al hotel. No está contestando su teléfono. De hecho,


llama a Delia. Dile que necesito hablar con Soraya.
—No.
Me acerqué a él, pegándome incómodamente a su rostro.
—Dame la información, Tig. No tienes ni idea de lo que soy capaz en este
estado.
—Oh, sé de lo que eres capaz, chico guapo. Has destrozado la mandíbula
de mi primo Marco.
Tig parecía darse cuenta de que había metido la pata. Su primo. Estaba
metido en esto.
—No es su novio en absoluto, ¿verdad?
—No he dicho eso.
—Leí la puta columna de Ida, Tig. Sé que se inventó todo el asunto. Lo
admitas o no, sé la verdad. Tienes que decirme dónde está.
—¿Qué, vas a alquilar un jet de lujo a California? Con tu dinero, te dejaré
contratar a un investigador privado. No va a salir de mi boca dónde se
encuentra.
Una bombilla se apagó en mi cerebro mientras me dirigía a una pequeña
caja escondida en la esquina de la tienda.
—¿Qué es esto? ¿Tu alijo de hierba? Apuesto que a los policías les
encantaría saber esto.
—No harías eso...
—Haré cualquier cosa para llegar a Soraya ahora mismo. ¿Parece que
estoy bromeando?
—Jesús, tus jodidos ojos son demoníacos.
—Dime dónde está, Tig.
Se desplazó por su teléfono con ira y después escribió una dirección en
un pedazo de papel antes de lanzármelo.
—Aquí. Es el condominio del hermano de Del en Playa Hermosa.
Acerqué el papel a mi pecho y caminé hacia la puerta.
—Gracias. Sin resentimientos. Nunca te hubiera delatado. Soraya jamás
volvería a hablar conmigo. Y no podía arriesgarme, porque realmente amo a
esa mujer.
—Lo que sea, SGI. —Por primera vez, sin embargo, Tig parecía realmente
creerme. Sacudió la cabeza, con la boca curvada en una leve sonrisa—. Será
mejor que no le hagas daño, Trajeado.
235

Me subí al siguiente vuelo comercial al Aeropuerto de Los Ángeles.


Cuando llegué al apartamento, no había nadie. El teléfono de Soraya
continuó mandándome al correo de voz, al igual que el de Delia. Al menos,
sabía que volvería aquí. Según Tig, habían programado estar aquí unos
pocos días.
Tomando un paseo hasta la playa, decidí que tenía que hacerle saber que
estaba aquí. Empecé a enviar una serie de textos, derramando mi corazón,
aunque no había respondido a ninguno de mis mensajes anteriores.
No había estado prestando atención y de alguna manera me choqué con
un hombre musculoso paseando a una pequeña cabra con manchas.
¿Qué mierda?
—Mire por dónde va, compañero —dijo con acento australiano.
—Lo siento. Hoy no tengo la cabeza en orden.
—¿Está bien?
—Estoy buscando a alguien.
Asintió a sabiendas.
—Una mujer.
—¿Qué me delató?
—Me recuerdas a mí hace unos años, vagando por esta playa, enamorado
de mi Aubrey, ajeno a todo el mundo que me rodeaba. Todo se resuelve si
está destinado a ser, ya sabes.
—¿Por qué estás... paseando una cabra?
—Es una larga historia. Si quieres dar un paseo con nosotros, te daré los
detalles, olvídate de la mujer un poco... hasta que la encuentres.
Su nombre era Chance Bateman. era una antigua estrella australiana de
fútbol, ahora vivía en Playa Hermosa. Me contó la historia de cómo había
conocido a su esposa, Aubrey, en una parada de descanso en Nebraska.
Fueron a un aventurero viaje juntos, pero terminaron separados por algún
tiempo después. Pero al final las cosas funcionaron.
Procedí a compartir mi propia historia con él. La gran similitud era que
cada uno de nosotros había conocido a nuestras mujeres en los lugares más
desagradables.
—Piénsalo, amigo. No son coincidencias. Un australiano y una estirada
princesa de Chicago que conectan en medio de la nada de Nebraska. Sin
embargo, era mi alma gemela. Y tú... dijiste que normalmente no tomabas
el tren. Por alguna razón, esa mañana lo hiciste. Tienes que confiar en el
destino. Todo está escrito. No importa si es hoy o en dos años, si está
destinado a ser, va a suceder de una manera u otra.
Chance miró su teléfono.
236

—Tengo que correr. Eres un buen tipo. Si todo sale bien con tu señora,
debes traerla por nuestra casa antes de marcharte de la ciudad.
Este tipo probablemente era una de las personas más carismáticas que
había conocido.
Sonreí por primera vez en lo que pareció una eternidad.
—Podría tomarte la palabra.
Me dio una palmadita en el hombro.
—Buena suerte, compañero.
Como despidiéndose también, la cabra dejó salir un largo: Beeee.
Mirándolo alejarse con el animal, sacudí la cabeza con asombro. Envíe
un mensaje adicional a Soraya, aún sin saber si había recibido alguno de
los anteriores.
Graham: Acabo de encontrarme con un hombre paseando una puta
cabra.
237
Soraya
elia estaba en la ducha. Era mi oportunidad para localizar mi
teléfono. Ella aceptó apagar el suyo también. Hemos estado viviendo
sin nuestros teléfonos por más de veinticuatro horas, y en verdad estaba
manteniendo el rumbo.
Saqueando su bolsa, no pude creer que fuera tan fácil. Simplemente lo
había puesto en el lugar más obvio. Confió en mí cuando obviamente no
debería haberlo hecho.
La manzana apareció en la pantalla cuando el teléfono encendió.
Mi corazón se hundió.
Varios mensajes y textos perdidos.
Eran todos de Graham.
¿Pasó algo?
Desplazándome hasta la parte superior de la cadena de textos, tragué
saliva con nerviosismo mientras leía desde el principio.
Graham: ¿Dónde estás?
Graham: Necesito verte. ¿Estás en casa?
Graham: Mentiste. Lo descubrí todo.
Graham: Olvidaste una cosa muy importante cuando hiciste lo
que creíste que era correcto. No puedes hacerme dejar de amarte.
Graham: Si no estoy feliz, mi hija puede sentirlo. Ya lo ha hecho.
Sé que piensas que tu vida habría sido mejor si tus padres estuvieran
juntos, pero, ¿alguna vez consideraste que tal vez habría sido peor?
¿Si tu padre estuviera físicamente presente pero deprimido y retraído
mientras anhelaba a otra mujer?
Graham: Mi hija entenderá que mi amor por ti no tiene nada que
ver con mi amor por ella. Tu padre apesta en comunicar eso.
Aprenderé de sus errores. Tú me ayudarás. Lo haremos juntos.
Mi corazón empezó a latir fuera de control cuando leí el siguiente
mensaje.
238

Graham: Acabo de aterrizar en Playa Hermosa. Estoy yendo por


ti.
Graham: Mierda. No estás en casa. Dime dónde encontrarte.
Graham: Voy a volver.
Graham: Estoy en la playa. Todo lo que puedo pensar es en
abrazarte de nuevo, besarte y golpear ese trasero tan duro por alguna
vez creer que podría estar mejor sin ti.
El siguiente texto no tenía sentido, pero me hizo reír.
Graham: Acabo de encontrarme con un hombre paseando una
puta cabra.

Pobre Delia, su cabeza estaba llena de champú cuando irrumpí en el


baño divagando sobre los mensajes de texto de Graham. Esperaba que
estuviera enojada porque había roto nuestro pacto de renunciar a los
teléfonos, pero no lo estaba. Después de enjuagarse, saltó fuera de la ducha
y me encontró registrando mi maleta por algo que no fueran los asquerosos
pantalones de chándal que no había lavado en tres días que estaba usando.
—¿Estás bien?
—Estaba equivocada. No debería haber tomado la decisión por
nosotros. Lo amo, Del. Graham tenía razón. Yo no lo alejaría de su hija. Le
daría otra persona en su vida que la ama. No soy Theresa. Quiero estar
involucrada en la vida de Chloe. Anoche me di cuenta que no estaba solo en
duelo por la pérdida de Graham. También lo estaba por la pérdida de la
niñita a la que amaba.
—¿Qué vas a hacer?
—Caer de rodillas y rogar perdón.
Del resopló riendo:
—Es un hombre. Si caes de rodillas, no serás capaz de rogar por nada.
Tu boca estará muy llena rápidamente.
Tenía razón. Quitándome la ropa, corrí de regreso en el baño en
sujetador y bragas para lavarme. Cuando usé la toalla para limpiar mi
rostro, bajo mis brazos, y todas las partes importantes, le dije a Del:
—Le debo una gran disculpa. Espero no haber arruinado las cosas para
nosotros. Parece entender por qué lo hice. Solo espero poder arreglar las
cosas de nuevo.
Del se apoyó contra la puerta del baño mientras me cepillaba los
dientes. Estaba sosteniendo algo de mi ropa y me la ofreció cuando terminé:
—Aquí. Tus tetas saltan de la parte superior de la camisa. Tardará
bastante en hacerlo bien de nuevo.
239

Sonreí mientras me deslizaba en los pantalones:


—Estas tetas son las que empezaron todo, ya sabes.
—Y esa pluma en tu pie. También tengo el crédito por algo de esto, ya
que fue mi esposo el que te tatuó con esa marca de identificación que ayudó
al Señor Gran Imbécil a resolver el rompecabezas de Soraya.
La mención del tatuaje en mi pie me hizo mirar hacia abajo. Mis pies
estaban desnudos, y me quedé mirando a la pluma. Graham había obtenido
el mismo tatuaje sobre su corazón. ¿Cómo podía haber pensado que estar
sin él era bueno para cualquiera de nosotros? Habíamos estado juntos por
poco más de un mes cuando se tatuó mi nombre en su cuerpo. Era el
hombre más romántico, arrogante, engreído trajeado que alguna vez se
había cruzado en mi vida. Y era perfecto para mí.
Lavada y vestida, revoloteé de nuevo en el dormitorio en busca de algún
perfume. Del continuó siguiéndome:
—¿Vas a enviarle un texto, o simplemente esperar a que aparezca aquí
de nuevo?
—No lo sé. ¿Qué crees que debo hacer? —Mi corazón estaba latiendo
con anticipación. Si tuviera que esperar mucho más para llegar a él, podría
explotar.
Del estaba en silencio mientras cepillaba mi cabello y me deslizaba en
mis sandalias. Luego levantó el teléfono y llamó a Tig. Medio escuchaba
mientras hablaba. Cuando colgó, me sonrió:
—Tengo un plan para que te reúnas con SGI.
—¿Un plan?
—¿Confías en mí?
—Por supuesto que sí.
—Entonces quítate la camisa de nuevo.
240
Graham
unas pocas cuadras de donde estaba Soraya, me tropecé con un
viejo vagón de tren rojo que resultó ser una cafetería. Sonriendo,
decidí entrar y tomar una taza de café. Había caminado toda la mañana y
luego de vuelta a la playa durante horas esperando oír de Soraya. Algo de
cafeína definitivamente era necesario si quería tener la resistencia para ir
tan duro como planeaba cuando finalmente tuviera a mi mujer de nuevo en
mis brazos.
—Quiero un café solo, grande —dije a la camarera mientras me
deslizaba en la cabina. Todo el interior del restaurante estaba modernizado
para funcionar como cafetería, aun así, gran parte del interior original de
vagón de ferrocarril estaba intacto. Estaba sentado en un asiento auténtico
de tren cuando mi teléfono vibró en mi bolsillo. Ver el nombre de Soraya en
la pantalla hizo que todo mi cuerpo al instante saltara a la vida. Lo rocé para
abrir y me sorprendí al descubrir que no era un mensaje en absoluto.
Era una foto. O fotos, en realidad. Unas muy inesperadas. Una foto de
sus hermosas tetas, una foto de sus sexys piernas, y una foto de su muy
follable trasero. Las tres tomas eran similares a nuestro primer intercambio
de mensajes, las fotos que había dejado en mi teléfono cuando salió de mi
oficina furiosa. Pude ver que estas fotos fueron tomadas recientemente por
las líneas de bronceado que ahora marcaban su piel. Me estaba sacando el
dedo medio entre su clavícula esa primera vez, faltaba notablemente en las
nuevas fotos. Las guardé en mi iPhone y le respondí de inmediato.
Graham: ¿Dónde estás? Esas son mis tetas, piernas y trasero. Voy
por ellos.
Mientras me sentaba en la cafetería esperando su respuesta, tuve una
sensación de Déjà vu. Ese tipo paseando una cabra de hoy tenía absoluta
razón. Aquí estaba, sentando en un vagón de tren, mirando fotos de tetas,
piernas y trasero de una mujer que me volvía loco. De nuevo. No había
coincidencias en mi vida. Este viaje que tomamos, aunque jodido por el giro
que hizo, estaba destinado a suceder.
Soraya: Estoy fuera con Delia. No volveré por unas horas.
Pasé mis dedos por mi cabello con frustración. Necesitaba verla ahora.
Si eso no era físicamente posible, al menos necesitaba saber con seguridad
241

que estábamos en la misma página.


Graham: Dime que tengo razón. No puedo esperar más. ¿No fuiste
infiel e hiciste esto por Chloe y por mí?
La espera mientras respondía fue agonizante.
Soraya: Le pedí a Marco que fingiera estar conmigo. Es el primo
de Tig. Nunca te he sido infiel realmente.
Graham: Deberías haber hablado conmigo.
Soraya: Sé eso ahora. Fue estúpido.
Graham: Lo fue, y voy a ponerte sobre mi regazo y azotar tu
trasero como castigo más tarde.
Soraya: ¿Lo prometes?
Graham: Quiero prometerte un montón de cosas, cariño. Pero
preferiría hacerlo en persona. ¿A qué hora vuelves?
Soraya: No estoy segura. Te mandaré un mensaje cuando vuelva
al apartamento. ¿Dónde estás?
Graham: A un par de cuadras, sentado en un tren.
Soraya: ¿Un tren?
Graham: No te preocupes. Está inmóvil. No voy a ninguna parte
sin ti.
Soraya: ¿Lo prometes?
Graham: Nada me apartará de ti, Soraya.
Me senté en ese tren por más de dos horas esperando. Soraya había
dicho que me mandaría un mensaje cuando llegara al apartamento y mi
paciencia estaba disminuyendo. Incapaz de sentarme por más tiempo,
caminé por la pasarela hasta que mi teléfono finalmente vibró.
Soraya: He vuelto.
Graham: De camino.
El apartamento del hermano de Delia estaba en la sexta planta, unidad
6G. Presioné el botón del ascensor y esperé pacientemente. La luz sobre las
puertas lentamente se iluminó con cada número mientras subía los pisos.
La maldita cosa iba a paso de tortuga y aún tenía que bajar. No podía
esperar tanto. Encontrando la puerta de las escaleras, empecé a subir el
primero de seis pisos. Para el tercero, debería haber empezado a desacelerar,
pero en su lugar, empecé a tomarlos de dos en dos. Mi corazón estaba
latiendo fuera de mi pecho, aun así, ni siquiera estaba un poco falto de aire.
Necesitaba llegar a ella. Al principio del sexto piso, corrí el resto del camino
arriba. Cuando alcancé su planta, abrí la puerta del pasillo y continué
corriendo. La adrenalina latía a través de mis venas cuando llegué a la
unidad 6G.
242

Intenté respirar profundamente para calmarme, pero fue imposible


relajarme. Mi pecho se levantaba y bajaba. Necesitaba verla tan
desesperadamente.
Toqué y esperé.
Cuando finalmente abrió, me congelé por un momento.
Soraya.
Dios, era jodidamente increíble.
Estaba de pie en la puerta, llevando solo un sujetador rosa y bragas y
sus puntas estaban teñidas de rosa eléctrico a juego. Nunca en mi vida
había visto tal belleza. Me quedé ahí por un minuto entero, solo
observándola. Entonces, finalmente hablé:
—¿Qué significa el rosa eléctrico?
Me miró a los ojos.
—Amor. Significa que estoy enamorada.
Mis ojos se cerraron. Por un segundo, pensé que podría desmoronarme
ahí en el umbral y llorar. Era tan jodidamente feliz, mis emociones
necesitaban una salida.
—Me asusta entrar.
—¿Por qué? —Su rostro momentáneamente cayó.
—Porque hay tanto que quiero hacerte, tanto que siento ahora mismo,
que me asusta no ser gentil.
Sus mejillas se sonrojaron un poco.
—No quiero que seas gentil. Quiero que seas tú. Un mandón imbécil
estirado con un inesperado lado dulce. Un padre que va a amar a su hija
incondicionalmente sin importar qué y nunca dejarla atrás. Y un compañero
dominante en la cama que a veces lo necesita un poco rudo. Quiero todo de
ti, Graham.
Di un paso dentro y cerré la puerta detrás de mí.
—Oh, vas a tener todo eso, definitivamente. Mi boca, mis manos, mis
dedos, mi cuerpo, mi polla. —Tomándola en mis brazos, la besé con todo lo
que tenía.
Entre besos, se disculpó una y otra vez.
—Siento lo que hice. Pensé que era lo correcto.
—Sé que lo hiciste. Solo prométeme que nunca me alejarás de nuevo,
nena.
—Lo prometo.
La sorprendí levantándola y acunándola en mis brazos.
—Ya que respondiste la puerta con ese atuendo, supongo que Delia no
243

está aquí.
—Tiene familia en Playa Hermosa. Se va a quedar con su primo esta
noche.
—Recuérdame enviarle un regalo de agradecimiento. Quizá un auto.
Empecé a caminar por el pasillo en busca de su dormitorio. Cuando la
dejé en el borde del colchón, me di cuenta de que su pie estaba vendado.
—¿Qué pasó aquí?
—Arreglé mi tatuaje.
—¿El de la pluma? —¿Cambió el que había replicado en mi pecho?
—Sí. —Se inclinó hacia el vendaje y lentamente quitó parte de atrás.
Contuve la respiración hasta que me di cuenta de que no había cambiado el
tatuaje, le había añadido algo. Justo como yo había hecho, mi nombre
estaba escrito sobre la pluma. Graham.
Sin palabras, me incliné y la besé. Cuando nos separamos por aire,
apuntó sus ojos abajo de nuevo a su pie para que siguiera.
—¿No quieres ver el resto de los cambios que hice?
Entrecerré mis ojos.
—¿Más tinta?
—Adelante, quítalo. —Se mordió su labio inferior y levantó su torneada
pierna.
Si había alguna duda en mi mente de que era la mujer perfecta para
mí, ver lo que había hecho, habría eliminado hasta la última pizca. Miré
abajo, las emociones ahogándome.
—No sé qué decir. Es hermoso. —Escrito en la misma caligrafía que mi
nombre encima de la pluma, estaba Chloe, debajo.
—Te amo, Graham. Y a tu hija también. Sé que es pronto y que tenemos
que ir despacio, pero quiero ser parte de su vida. Quiero estar involucrada.
Tenías razón. Solo por como las cosas resultaron con mi padre, no significa
que no pueda funcionar. Quiero recogerla de clases de baile y quemar
galletas con ella los fines de semana. Quiero verla crecer y aprender de su
increíble padre. No solo te amo, Graham… —Atrapé una lágrima que caía
por su mejilla—. Amo a Chloe también.
Oír esas palabras se sintió como si un gran peso fuera levantado de mis
hombros. Me ama, y a mi hija también. Fue la primera vez desde que era un
niño que sentí que tenía una familia de verdad de nuevo.
—Vine aquí con tantas emociones reprimidas, que estaba nervioso de
no ser gentil contigo. Pero, de alguna manera, me suavizaste. Te amo
también, hermosa… más que a nada. Estoy más controlado ahora, aunque
aún necesito estar dentro de ti. Dime… —Empecé a quitarme la ropa—.
¿Quieres que te haga el amor ahora y te folle duro después; o quieres que te
244

folle duro ahora y me guardo lo dulce para la próxima vez?


No respondió de inmediato. Me quité rápido mi ropa y cuando enganché
los dedos en mi bóxer, me detuve y la miré por una respuesta.
—¿Qué va a ser, Soraya? —Me bajé los bóxers, revelando que ya estaba
totalmente preparado para ella, para la opción que me diera.
Se lamió los labios.
—Follar primero. Dulce después.
—Buena elección. —Estaba sentada en el borde de la cama. Le quité
las bragas y sentí la humedad ya entre sus piernas antes de levantarla—.
Envuelve tus piernas alrededor de mi cintura.
Nos moví a la pared, sujetando su espalda contra la misma, y no
desperdicié tiempo en levantarla sobre mi polla.
—Jodeeeer. —Dejé escapar un gemido cuando la bajé sobre mí. Era
increíble que hubieran pasado menos de dos semanas desde la última vez
que estuve dentro de ella. La manera en la que lo había ansiado, hizo parecer
una eternidad el tiempo que estuvimos separados. Intenté ir despacio al
principio, asegurándome de que su cuerpo estaba listo para mí. Pero cuando
gimió y me dijo que me amaba y amaba mi polla dentro de ella, todas las
apuestas terminaron.
La embestí duro y rápido. En un punto, me preocupó estar haciéndole
daño por el sonido de su cuerpo golpeando repetidamente contra la pared.
Pero cuando intenté ir con más calma, me rogó que fuera incluso más duro.
No había nada mejor que escuchar a la mujer que amas decirte que amaba
tu polla y lo quería más duro. Nos corrimos largo y duro, gritando mientras
nos liberábamos al mismo tiempo. Estaba seguro de que los vecinos tenían
que haberlo oído. Diablos, quería que lo oyeran. Quería que todo el puto
mundo supiera lo que esta mujer me hacía.
Murmuré contra sus labios:
—Jodidamente te amo, Soraya Venedetta.
—También te amo, Trajeado. Creo que me enamoré de ti antes incluso
de conocerte.
Sonreí con suficiencia.
—Debió haber sido mi increíble encanto por mensaje.
—En realidad, eras bastante imbécil. Fueron las fotos que mantenías
en tu teléfono las que me hicieron darme cuenta que había un hombre
hermoso bajo ese corazón de acero.
—Me gustan las fotos que recibí esta mañana mucho más que las que
hubo antes de conocernos. Tal vez deberíamos hacer fotos diarias como
parte de la compensación que me debes por el dolor que me has hecho pasar.
—Puedo hacer eso. Es fácil.
245

—No dije que sería toda tu compensación.


—Déjame adivinar, ¿tomarás un pago adicional en forma de mamadas?
—Eso suena como un principio.
Sus cejas se alzaron.
—¿Un principio? ¿Cuánto tiempo voy a estar en deuda contigo para
resarcirme exactamente?
Acuné sus mejillas.
—Diría que sesenta deberían servir.
—¿Sesenta días? Creo que puedo manejar eso.
—Años, Soraya. Espero sexys fotos y mamadas durante los próximos
sesenta años.
Su rostro se volvió serio.
—En realidad, no hay nada que me gustaría más.
—Bien. Porque realmente no tenías opción en el asunto. Esta fue la
primera y última vez que me dejarás.
246
Soraya
hloe sorbió su chocolate caliente congelado mientras nos
sentábamos en Serendipity 3. Graham seguía mandándome
mensajes. Estaba enloqueciendo porque estaba atascado en el tráfico
después de llevar a Meme a su primer día de vuelta a clase de Jazzercise
esta mañana. Sabía que quería que esta noche fuera perfecta, pero le
aseguré que Chloe estaba contenta y que no había razón para que se diera
prisa.
Por supuesto, entendía por qué estaba nervioso. Para Chloe, sin
embargo, era solo otra noche cenando con nosotros.
—¿Puedo tomar un sorbo? —pregunté.
Asintió y reposicionó el popote para que estuviera en mi dirección.
—Mmm. Está muy bueno. No hay duda de porqué te gusta.
Chloe apoyó su barbilla en sus palmas y confesó:
—Mi mamá se enojó conmigo esta mañana.
—¿Por qué? —pregunté con la boca llena del brebaje.
—Quería el cabello rosa como tú.
Genevieve debe amarme.
—Oh-oh. ¿Qué hiciste?
—Estaba pintando mi cabello con acuarelas.
Intentando ocultarlo, sonreí internamente. Me tocó que quisiera ser
como yo.
—Chloe, no intentes colorearlo de nuevo. No funciona de todos modos,
como probablemente descubriste, ¿cierto? Algún día, lo haré por ti de la
manera correcta si todavía quieres el cabello rosa para entonces.
Estaba sonriendo.
—¿Lo harás? —Amaba cuando podía ver expresiones de Graham en su
rostro.
—Sí. Pero no pronto.
247

Hice una nota mental para buscar algunas extensiones rosas eléctricas
para la próxima vez que jugáramos a disfrazarnos. Chloe y yo teníamos un
montón de diversión los fines de semana cuando se quedaba con Graham y
conmigo. Amaba ponerse mis vestidos e intentar caminar en mis tacones.
Estaba segura de que Genevieve se volvería loca si supiera la mitad de las
cosas que hacíamos. Para Chloe, era más como una hermana mayor
divertida que una figura de autoridad.
Unos meses después de reunirme con Graham en Playa Hermosa, me
mudé de mi apartamento en Brooklyn a su condominio. Mientras que me
gustaba tener mi propio espacio, no tenía sentido mantener el apartamento
cuando mi insaciable hombre insistía en que pasara cada noche en su cama.
Así que cedí y, honestamente, hizo la vida más fácil ya que ahora solo tenía
que ir y venir entre dos lugares… la casa de Chloe y la nuestra.
Cuando Graham entró en el restaurante, estaba moviéndose entre las
mesas, parecía nervioso.
—¡Lo lograste! —Sonreí.
—Maldito tráfico.
—Maldito es una palabrota, Galleta Graham —reprendió Chloe.
—Dame un poco de azúcar, Galletita de Azúcar —le dijo a Chloe
mientras inclinaba su mejilla para un beso.
Graham me dio un casto beso en los labios, luego se sentó. Estaba
sudando y pasó una servilleta por todo su rostro. Me miró y coloqué mi
palma en su rodilla.
—Te amo —articuló.
Frescas gotas de sudor se formaron en su frente. Después de que la
camarera le trajera agua y un menú, empezó a hacer jirones nerviosamente
una servilleta. Cuando empezó a hacer clic en su reloj de ida y vuelta, supe
que estaba a punto de hacerlo. Entonces, empezó a hablar.
—Así que, Chloe, hay algo de lo que necesito hablarte esta noche —dijo.
Chloe continuó sorbiendo su bebida mientras lo miraba inocentemente
con sus grandes ojos de gacela.
Continuó:
—Te he estado ocultando algo.
—¿Tomaste uno de mis juguetes de casa por error?
Él rió nerviosamente.
—No. Es sobre tu padre.
—¿Qué pasa con papi?
Graham inhaló lentamente, luego exhaló.
—Tu padre, Liam… te quería muchísimo. Sé que perderlo fue duro.
Siempre será tu padre. Pero hay distintos tipos de padres. A veces, los niños
248

pueden tener más de uno. Como tu amiga Molly, por ejemplo. No tiene
madre, sino dos papás que están casados. Lo que intento decir es… en
realidad soy uno de tus padres también.
Ella estaba en silencio, entonces dijo:
—¿Estuviste casado con mi padre que murió? Mamá me dijo que tener
dos padres se llama ser gay.
—No. —Graham me miró y no pudimos evitar reír un poco. Continuó—
: Estuve con tu madre antes que él. Genevieve y yo te hicimos juntos. No lo
supe en el momento, sin embargo. Entonces, tu madre y tu padre, Liam, se
casaron. Liam se enamoró de ti y se convirtió en tu papá. Él creía que era
tu único papá. Descubrí que existías después de que Liam muriera. Cuando
vi tu rostro, supe que eras mía. Sé que es confuso, pequeña. —Puso una su
mano en la barbilla de ella—. ¿Ves lo mucho que nos parecemos? Eso es
porque eres mi hija.
Extendió su pequeña mano hacia el rostro de él y empezó a examinar
sus rasgos. Fue adorable cuando dijo:
—Siempre pensé que te conocía de alguna parte.
—Sí. Desde el momento en que nos conocimos, ¿verdad? Eso es porque
estamos conectados. —Graham sonrió.
—¿De verdad eres mi papá?
—Lo soy —susurró con voz temblorosa.
—Vaya. —Chloe se quedó quieta por un momento mientras lo
procesaba todo. Entonces, sin advertencia, saltó a sus brazos. Graham cerró
sus ojos, viéndose muy feliz y aliviado.
Simplemente me recosté y disfruté de la vista de ellos abrazándose con
fuerza. La reacción de Chloe confirmaba que habíamos tomado la decisión
correcta al decirle esta noche. Genevieve nos había dado problemas al
principio sobre ello. Quería estar aquí, pero Graham prometió sentarse con
las dos después de llevar a Chloe a casa más tarde.
Había una razón para el momento de esta conversación.
Cuando Graham me disparó una mirada inquisitiva sobre el hombro
de Chloe, asentí, dándole silenciosa aprobación para que le diera la otra
parte de las noticias.
—Entonces, Soraya y yo tenemos algo más que decirte.
Sus ojos se ampliaron con emoción.
—¿Me van a llevar a Disney World?
—No. —Se rió—. Pero iremos algún día, ¿de acuerdo?
Intervine:
—¿Sabes que siempre dijiste que querías tener un hermano o
249

hermana?
—Sí.
Graham colocó su brazo a mi alrededor.
—Bien… eso está a punto de suceder. Soraya y yo vamos a tener un
bebé. Lo que significa que vas a ser una hermana mayor.
Al principio, Chloe no dijo nada, pero cuando empezó a saltar arriba y
abajo con alegría en su asiento, Graham y yo dejamos escapar un suspiro
colectivo de alivio. Ella salió de su asiento y se acercó a mí.
—¿Dónde está?
—Está aquí. —Señalé a mi vientre mientras ella colocaba su mano
sobre él.
—¿Va a salir con cabello rosa?
Me reí.
—No. Pero averiguaremos cómo es él o ella en unos seis meses.
Empezó a hablarle a mi estómago.
—¡Hola! Soy tu hermana. —Graham y yo nos miramos y sonreímos.
Cuando Chloe me miró, casi me perdí cuando dijo—: Gracias.
—De nada. Gracias por ser tan dulce conmigo. —La verdad era que, si
la hija de Graham no me hubiera abierto su corazón, no sabía lo que
podríamos haber durado. Su innata bondad lo hizo posible.
La camarera vino y preguntó:
—¿Está todo bien por aquí?
Chloe exclamó orgullosamente:
—Sí. Voy a ser una hermana mayor y tengo dos papás. ¡Soy gay!
Claramente había malentendido lo que Genevieve le había explicado
sobre los padres de su compañera, interpretando que significaba que
cualquier persona con dos padres era automáticamente gay. Tendríamos
que explicárselo más tarde.
La camarera pensó que era adorable.
Graham intervino:
—Sabes, la palabra gay significa feliz.
Chloe sonrió con su cabeza todavía en mi estómago.
—Entonces, soy muy, muy gay.
250
Graham
Siete meses después…

Querida Ida,
Ha pasado un tiempo desde que te he escrito. Podrías recordarme
como Arrogante Trajeado, Célibe en Manhattan, Follado en Manhattan
y Cincuenta Sombras de Morgan. El mismo tipo. Bien, esta noche, estoy
feliz de decir que me he ganado un nuevo nombre: Cara de Caca en
Manhattan. Así es. Acabo de mirarme en el espejo del baño y he notado
que literalmente tengo una mierda sobre mi frente. No me preguntes
cómo llegó allí. ¿Sabes qué es lo divertido? Nunca he sido más feliz en
mi vida. Eso es verdad. ¡Este tipo con mierda en su rostro es
delirantemente feliz! Esa comprensión dio pie a este mensaje.
¿Recuerdas esa chica de boca inteligente que conocí en el tren…
sobre la que solía escribirte? Su nombre es Soraya. La embaracé.
¿Puedes creerlo? Dio a luz a mi hijo hace un mes. La he atrapado para
siempre y ahora produciendo pequeños Morgan italianos de cabello
oscuro. Tengo un hijo, Ida. ¡Un hijo! Por consiguiente, la mierda en mi
frente ahora mismo. Seguramente es de cuando cambié su pañal hace
un ratito. Sí, la caca sigue ahí. No la he limpiado todavía porque… lo he
mencionado… ¿soy delirantemente feliz? No he dormido en seis días.
¡SEIS DÍAS, Ida!
Ni siquiera sabía que los humanos podían sobrevivir sin dormir,
pero, al parecer, ¡puedes! Soy la prueba. ¿Sabes por qué es todo bueno?
Porque soy DELIRANTEMENTE FELIZ. Sin dormir. Hay una cosa, sin
embargo, que mi vida se está perdiendo. Verás, Soraya no me deja que
la convierta en una mujer honesta. Cree que tiene que perder todo su
peso del bebé, caber en un elegante vestido blanco y caminar por un
pasillo. Nuestra cita está programada para seis meses desde ahora, pero
no puedo esperar otro día. Quiero que sea mi esposa. Sé que no
necesitamos un pedazo de papel para validar lo que tenemos, pero soy
egoísta. Lo quiero todo porque la amo muchísimo. Así que, mi pregunta
para ti es… ¿qué puedo hacer para convencerla de que se case conmigo
mañana?
—Cara de Caca en Manhattan.
Presioné enviar y el teléfono de Soraya sonó. Miré mientras leía el
mensaje que acababa de mandar, no a la cuenta de correo de Ida, sino
251

directamente a ella.
Estaba sentada a mi lado en la cama con sus enormes y hermosas tetas
colgando fuera mientras alimentaba a nuestro hijo, Lorenzo.
Chico afortunado. Está haciendo lo que me gustaría hacer ahora
mismo.
Se rió para sí misma, luego tecleó en su teléfono por un rato antes de
enviar.
Mi teléfono vibró.

Querido Cara de Caca,


Tal vez un mejor nombre para ti sería Insomne en Manhattan,
porque por lo que muestra tu disperso mensaje… estás tenso. Creo que
mientras que eres “delirantemente feliz”, tu hijo manteniéndote
despierto te está convirtiendo en parte zombi, parte tonto. Por cierto,
nadie jamás ha lucido más sexy con mierda en su rostro, pero, por favor,
límpiala. Eso dice que eres oficialmente el mejor padre en el mundo
para nuestros hijos, Chloe y Lorenzo. Esa caca en tu frente ahora
mismo solo es otro ejemplo de eso. Nunca te he amado más. Estoy
empezando a darme cuenta de que, si hacerlo legal significa tanto para
ti, entonces es lo mínimo que podría hacer para agradecerte. Digo que
mañana vayamos al ayuntamiento y me hagas una Morgan.
Siempre con amor, Señora Morgan en Manhattan.
P.D. Tomaremos el tren.

FIN.
252
Vi Keeland es autora bestseller del New York Times. Con más de un
millón de libros vendidos, sus títulos han aparecido en más de cincuenta
listas de Bestseller y actualmente están traducidos en doce idiomas. Vive en
Nueva York con su esposo y sus tres hijos, donde disfruta de su propio
felices para siempre con el niño que conoció a los seis años.
Es un ratón de biblioteca y se la puede ver leyendo su Kindle en los
semáforos, mientras le cortan el pelo, pasando el aspirador, caminando,
durante los eventos deportivos, y con frecuencia mientras pretende
trabajar.
Es una aburrida abogada de día, y una emocionante autora de
bestsellers, por la noche.

Penélope Ward es una autora de superventas 'USA Today'.


Creció en Boston con cinco hermanos mayores. Pasó la mayor parte de
sus veinte años como presentadora de noticias de televisión, antes de
cambiar a una carrera más familiar.
Penélope vive para la lectura de libros (género adulto), el café y salir
con sus amigos y familiares los fines de semana.
Es la orgullosa madre de una hermosa niña de 10 años de edad con
autismo (la inspiración para el personaje de Callie en Géminis) y un niño de
8 años de edad: ambos son la luz de su vida. Residen en Rhode Island.
253
254