Está en la página 1de 39

Material formación Asamblea extraordinaria Conferre, Nov. 2014.

ACOMPAÑAMIENTO
DE CLERIGOS ACUSADOS
Ponencia presentada por la Larry Yévenes s.j., psicólogo,
en la IV Jornada Nacional del Consejo de prevención de
abusos y acogida de víctimas CECH
(Agosto 2014)
I. Consideraciones introductorias
 Formas de respuesta/ayuda para un
clérigo acusado (enfoque
multidisciplinar): comisión asesora del
Obispo o superior mayor, asesoría legal,
canonistas, profesionales de la salud
mental, comisión del clero o de
presbiterio, acompañamiento espiritual.
Consideraciones introductorias
 Objetivos terapéuticos al trabajar con un clérigo
culpable:
- Regular las propias emociones
- Desarrollar relaciones castas con los coetáneos
- Asumir la propia responsabilidad en casos de
abuso
- Desarrollar sentimientos de empatía para con las
víctimas
¿Los agresores pueden ser curados?

- Hace unos años los profesionales de la salud


mental eran excesivamente optimistas.

- Hoy: no hubo ni habrá una terapia psicológica


específicamente dedicada a los responsables
de abuso sexual contra menores que sea
eficaz en un cien por ciento. Siempre puede
haber una recaída.
¿Los agresores pueden ser curados?

- Estadísticas de Saint Luke Institute (339


sacerdotes tratados, después de 5 años):
21 reincidieron, un 6,2% (condición:
programa extenso y seguimiento).
- El otro extremo hoy: pesimismo sin
esperanza (“no tienen remedio”).
¿Los agresores pueden ser curados?
- “Despreciemos los hechos cometidos por
los agresores sexuales, pero tratemos de
rehabilitarlos para que sean miembros
productivos de nuestra sociedad, en cuanto
sea posible. Atrevámonos a llamarlos
“nuestros hermanos”, pecadores al igual
que nosotros” (...). Stephen Rossetti,
“Aprender de nuestros errores”.
¿Los agresores pueden ser curados?

- Forzarlos a vivir en la vergüenza perpetua y el


destierro puede reforzar dinámicas que
impulsen a los agresores a seguir abusando.

- Un dilema pastoral espinudo. ¿Conviene que


sean dimitidos del sacerdocio los abusadores
sexuales? ¿O la comunidad cristiana puede
funcionar como contención más eficaz?
¿Los agresores pueden ser curados?

- Por distintas razones, la sociedad civil no


tiene forma de supervisar a los
abusadores. Benedicto XVI, “Luz del
mundo”: “es necesario que la Iglesia
vigile a los pecadores y, sobre todo,
prevenga que entren en contacto con los
niños”.
Consideraciones introductorias
 “(…) ha de ser ayudado, por medio de un
acompañamiento espiritual lo más
intenso y especializado posible, a
arrepentirse del pecado cometido y del
daño causado; asimismo a emprender un
camino de conversión sincera, de
reparación y de renovación espiritual
(Protocolo CECh, 2011, no 21)
I. Consideraciones introductorias
 El acompañamiento espiritual “es la ayuda dada por un
creyente a otro que le permite a éste prestar atención a lo
que Dios le comunica, responder a este Dios que se
comunica personalmente, crecer en intimidad con él y
vivir las consecuencias de esta comunicación. “En centro
está en la experiencia, no en las ideas, y específicamente
en la dimensión religiosa de la experiencia, es decir, esa
dimensión de cualquier experiencia que evoca la
presencia del Otro misterioso, a quien llamamos Dios”
(William Barry SJ y William Connolly SJ, “La práctica de la
dirección espiritual” (Sal Terrae, 2011, pp.27-8)
Consideraciones introductorias
 El acompañamiento espiritual es un instrumento
para procesar la experiencia de Dios tanto de
quien abusa como de la persona abusada.
 Un punto básico: muchos sacerdotes acusados de
abuso sexual solicitan la dimisión del sacerdocio (o
son expulsados). Por tanto, tienen procesos cortos
de acompañamiento espiritual (antes o después de
que se ha hecho pública su situación). O,
derechamente, no alcanzan a tener
acompañamiento formal.
Consideraciones introductorias
 Diálogo entre acompañante espiritual y
profesionales de la salud mental. Con el
debido consentimiento de la persona
acompañada, se ve la necesidad de que
el acompañante y el psicólogo o
psiquiatra tratante puedan colaborar
activa y abiertamente en bien de la
persona.
Consideraciones introductorias
 Un problema en los casos de abuso es la
voluntariedad o no voluntariedad del
proceso de acompañamiento. Es
frecuente que lo solicite el obispo
diocesano o el (la) superior(a) mayor
como parte de las medidas cautelares.
Consideraciones introductorias
 Límites a la confidencialidad. “Si el
acompañado(a) reporta algún hecho que implica
un serio daño para él (ella), o para otro, el
acompañante está obligado en consciencia a
hacer algo para intervenir, en especial si la
persona en peligro es un menor. Esta medida
también se aplica cuando hay “informes de
terceras partes” (es decir, el acompañado da a
conocer que hay un tercero que está en
peligro)” (Código de ética para acompañantes
espirituales)
II. Modo de acompañamiento
A) ASUMIR LO HECHO Y EL PROCESO POR VENIR.
“El mejor modo de preocuparse por el autor de
la violencia sexual es hacerlo afrontar su mala
conducta. Es necesario ayudarlo a darse cuenta
de los procedimientos eclesiásticos y canónicos
relativos a su caso particular” (Mons. Luis Tagle,
Arzobispo de Manilas, “Mensaje” Marzo-Abril
2012, p.30).
Modo de acompañamiento
B) PERDÓN A SÍ MISMO Y RECONCILIACIÓN
- Es un proceso complejo y de largo aliento. Supone
hablar abiertamente de lo que ha sucedido y encontrar
gestos/actos simbólicos o concretos de reparación.
- Ayudar a distinguir la culpa persecutoria de la culpa
reparatoria.
- Lo sacramental puede ser muy sanador. Implica trabajar
la imagen de Dios que se posee (ej: un Dios vengativo o
punitivo).
Modo de acompañamiento
C) EL ABUSO DE PODER.

“Más que un abuso de sexualidad y un acto de agresión, el abuso


sexual de menores es también un maluso del poder (...) El
elemento más dañino es el abuso de la confianza humana, es
decir, el abuso de poder. El niño estaba en una posición
vulnerable, i.e., el adulto poseía un poder sobre el niño.

“La gente especula que los varones con atracción sexual hacia los
niños podrían ser atraídos hacia el sacerdocio debido al requisito
del celibato. Sospecho que probablemente algunos pedófilos sean
atraídos por el sacerdocio debido al poder que el sacerdote
posee”” (Stephen Rossetti, “A tragic grace. The Catholic Chuch
and child sexual abuse” (The Liturgical Press, 1996, pp.111-112)
Modo de acompañamiento
- En el caso de sacerdotes, como lo hemos comprobado
en forma dolorosa, más allá del componente erótico-
sexual del abuso, se han detectado, entre otros
fenómenos:
- Manipulación de conciencia (en la ádministración del
sacramento de la confesión, en el acompañamiento
espiritual de personas)
- Verticalismo en el modo de ejercer la autoridad que
el ministerio le confiere al sacerdote
- Chantajes afectivos a las víctimas y al entorno
Modo de acompañamiento
D) EL IMPACTO EN LA COMUNIDAD.

- El sacerdote acusado enfrenta diferentes reacciones


en su comunidad eclesial: apoyo incondicional,
incredulidad, tristeza de los que lo rodean, rabia
contra él mismo o contra la autoridad de la Iglesia...

- El acompañamiento es una instancia para ayudar a


comprender el circuito del daño ocasionado. Se ha
roto no sólo algo en la víctima, sino también se ha
dañado el símbolo del sacerdocio y la confianza
Modo de acompañamiento
EL IMPACTO EN LA COMUNIDAD.

- Es necesario ayudar a procesar el ostracismo


que, con diversas gradualidades, experimenta el
sacerdote de parte de sus compañeros de clero o
comunidad religiosa. Un aspecto a revisar: el
acompañamiento de sacerdotes y ex-sacerdotes
encarcelados.
- En el acompañamiento resulta esencial dialogar
sobre cómo mantener la comunicación con su
círculo cercano y las redes de apoyo que buscará.
Modo de acompañamiento
E) ENSEÑAR A PONER LÍMITES.
 Un agente pastoral prudente sabe poner
límites físicos y psicológicos a su ministerio.
Entre las barreras físicas están el respeto
por la distancia corporal y el lugar
respetuoso de la dignidad de la persona
donde realiza su servicio.
Modo de acompañamiento
E) ENSEÑAR A PONER LÍMITES.

 Entre las barreras psicológicas se encuentran el


respeto por la conciencia y la libertad de la persona
acompañada, la restricción a la curiosidad, el no
querer imponer el juicio propio y el no generar
relaciones de dependencia.
 Este tema evidentemente es algo a trabajar en la
formación de los seminarios y casa de formación
religiosa.
Modo de acompañamiento
- El abuso espiritual: “es el maltrato hacia
una persona que tiene necesidad de
ayuda, de apoyo o de mayor poder
espiritual, lo que resulta en el
debilitamiento, el menoscabo o el
decaimiento del potencial espiritual de
esa persona” (David Johnson)
III. Temas a ser trabajados

- Vida de oración (modos diferentes de


orar)
- Sacramentos (una Reconciliación
verdadera).
- Imagen de Dios (“Dios controlador y
castigador”).
III. Temas a ser trabajados

- Para sacerdotes alejados temporalmente


del ministerio: una rutina de actividades.
- Hábitos saludables: horarios, dieta
balanceada, uso/abuso del alcohol
(codependencia)
- Ejercicio físico: práctica frecuente de
deportes o caminatas.
III. Temas a ser trabajados

- Apoyo médico – conocimiento del


tratamiento farmacológico y su
cumplimiento.
- Uso del Internet (pornografía). Cuidar la
sobreestimulación erótica.
Temas a ser trabajados
 Vivencia de la soledad ministerial -
Capacidad de establecer amistades
adultas.
 Apoyo en la familia de origen:
determinar si la relación con la propia
familia es sana, distante, conflictiva o
dependiente y sus causas.
Temas a ser trabajados

- Relaciones de amistad en el clero.


- Empleo sano y maduro de la autoridad
en las relaciones con laicos(as) y
consagrados(as).
- Uso discernido del dinero (otro signo de
codependencia, junto con las pulsiones
sexuales y el poder).
IV. Consideraciones finales
1. El protocolo de prevención de la CECh está
orientado al abuso sexual contra menores. Con
todo, buena parte de las consideraciones
señaladas se aplica a otros actos sexuales (faltas
contra el Sexto Mandamiento) cometidos por
clérigos de manera consentida y no consentida
con adultos(as).
IV. Consideraciones finales

2. Un tema de largo aliento: ¿Cómo


podemos detectar y luego ayudar a los
sacerdotes que hoy ejercen el ministerio
y han sido abusados sexualmente en
algún momento de su vida eclesial?
IV. Consideraciones finales

3. En el caso de clérigos falsamente


acusados, ¿somos y hemos sido efectivos
en “restablecer su buen nombre”?
(Protocolo CECh, No 25).
IV. Consideraciones finales

4. En Chile necesitamos contar con un cuerpo


formado de acompañantes espirituales para
estas situaciones sacerdotales: que entiendan el
fenómeno del abuso; con experiencia
acompañando sacerdotes; un cuerpo conocido y
difundido entre obispos y superiores mayores.
Seis “banderas rojas” (red flags) – Stephen
Rossetti (Saint Luke Institute)

1. Intereses y conductas infantiles.

2. Carencia de relación con pares

3. Confusion acerca de la propia orientación sexual


– Personas atraídas por menores a menudo
sienten vergüenza o desagrado acerca de sus
propios sentimientos.
Seis “banderas rojas” (red flags)
4. Experiencia extremas en el desarrollo sexual –
excesiva sobreestimulación sexual o carencia de
todo tipo de contacto sexual

5. Historia personal de abuso sexual infantil

6. Una personalidad excesivamente pasiva,


dependiente o confirmista.
Dos focos erróneos
1. El conservador: expulsemos a los
homosexuales de los seminarios!! El mayor
porcentaje de los abusadores de menores
son heterosexuales... No hay relación
causal entre homosexualidad y abuso
sexual de menores.
2. El liberal: suprimamos el celibato!!
Dos focos erróneos
 Rafael Sepúlveda, jefe del servicio de
psiquiatría del Hospital Barros Luco: “es un error
apuntar al celibato como responsable de la
pedofilia, ya que las personas cometen abuso
sexual porque tienen alteraciones en su
desarrollo psicosexual y muchos fueron víctimas
de abuso en algún momento de su infancia”…
mucho antes de ingresar a un seminario o casa
de formación religiosa!
Material formación Asamblea extraordinaria Conferre, Nov. 2014.

ACOMPAÑAMIENTO
DE CLERIGOS ACUSADOS
Ponencia presentada por la Larry Yévenes s.j., psicólogo,
en la IV Jornada Nacional del Consejo de prevención de
abusos y acogida de víctimas CECH
(Agosto 2014)