Está en la página 1de 10

MARCO TEORICO

Los lineamientos del área de ética y valores las enfocamos a partir de la compresión filosófica y moral del
ser humano, desde un enfoque civil y comunicativo. La contextualización del alumno debe realizarse en
torno al marco social, económico y político de nuestras sociedades poli-étnicas. El recorrido del área se
enrumba también a la valoración de los derechos humanos, como un proceso a la exaltación del hombre,
producto histórico de las sociedades. Otro de los tipos de lineamientos del área es la evolución política de
la democracia.

La constitución colombiana establece mediante sus artículos, los derechos fundamentales del individuo y
de la sociedad, los cuales implican el desarrollo de una serie de valores, conducentes a la práctica de una
vida humana digna. En esta misma carta se enfatiza sobre la necesidad de promover, afianzar y restaurar
los diferentes valores humanos que se encuentran en deterioro.

La educación en valores se debe abordar desde la escuela, en su doble posibilidad, desde el currículo
manifiesto y desde el currículo oculto. en la primera opción se propone que la temática de valores
humanos adquiere opción la importancia de otras aéreas como lenguaje, las operaciones lógicos
matemáticas de valores humanos adquiera la importancia de otras aéreas como lenguaje, las operaciones
lógico matemáticas, la educación física y otras, y sea trabajada por lo tanto, son aéreas fundamentales
para el desarrollo integral del ser humano y por ende de la sociedad. Pero de esta manera de abordar los
valores humanos debe ser tratada principalmente desde el currículo oculto, el que se vive en la
cotidianidad a través de las interacciones de hombre, al límite interior y fuera de la escuela, en los
recreos, en los diferentes lugares en los cuales interactúan el individuo.

Los valores son aquellos que cada persona tiene sobre lo que es importante, bueno, apropiado, correcto y
útil para si mismo; por ejemplo, la libertad, la solidaridad, la igualdad, el perdón, la reconciliación, la
esperanza, la unión familiar, la tolerancia, la honradez, la honestidad, el respeto, la responsabilidad etc.

¿Que representa cada uno de estos valores?


LA LIBERTAD: es el derecho que todos tenemos de tomar nuestras propias decisiones y nacer de nuestra
propia vida la que queremos llegar a ser.
LA SOLIDARIDAD: es ayudar a los demás cuando lo necesitan
LA IGUALDAD: es el derecho que tenemos de decir lo que pensamos, lo que queremos y escoger las cosas
que deseamos sin diferencia ninguna.
EL PERDON: es un valor que busca disculpar las faltas o daños realizados a nosotros mismo y a los demás.
LA RECONCILIACION: es volver a ser amigos, perdonando al otro y pidiendo perdón por nuestras faltas.
LA ESPERANZA: nos brinda la confianza necesaria para lograr lo que queremos.
LA UNION FAMILIAR: es el valor que busca que en dicho grupo se de el amor, el apoyo, el afecto, respeto,
la colaboración y la honestidad entre los mismo miembros que la componen.
LA TOLERANCIA: Es la consideración hacia las maneras de pensar, de actuar y de sentir a los demás,
aunque sean diferentes a las nuestras. Es la virtud más útil en la vida actual
LA HONRADEZ: Es un valor que permite al hombre proceder con actitud e integridad.
EL RESPETO: se puede tomar como la manifestación de cortesía que se le hace al otro
LA LEALTAD: es uno de los valores que le permiten al hombre valorar al otro en todo sus aspectos,
buscando siempre hacerlo crecer en todos los sentidos.
LA AUTOESTIMA: hace referencia al valor que cada persona se asigna así misma en cuanto a que tanto
cree que es importante, competente y digno de ser querido y mantener una actitud amable frente a la
vida.
Los valores se consideran como los principios y fines que fundamentan y guían el comportamiento
humano, tanto a nivel social como individual.
También se puede definir el valor como un carácter de las cosas que explican el que sean más o menos
estimados o deseadas, y que pueda satisfacer para cierto fin.
Es la apreciación positiva que se hace de las cosas, ideas o personas en relación con la propia cultura.
También se considera como aquello que da sentido a la vida, por lo cual vale la pena vivir y actuar. El valor
es una cualidad propia del objeto que tiene existencia en el sentido de las situaciones concretas. Nuestra
vida conlleva un potencial de valores que es preciso redescubrir e integrar para proyectar con
autenticidad nuestro ser personal

MARCO CONCEPTUAL

“Los valores son ideales humanos que indican un deber ser, más que un ser; responden a necesidades
humanas esenciales, pero en constante dinamismo; se modifican con el tiempo, alrededor de un núcleo
básico sustancialmente constante...”

La Ética se refiere a la conducta, al comportamiento (conjunto de normas), al actuar del hombre como ser
que piensa y siente. Hace referencia además al “deber ser” y al “deber hacer” del hombre en cuanto a ser
reflexivo, capaz de dar cuenta de sus actos, de hacer juicios de valor sobre los mismos, de darles una
adecuada orientación y, en consecuencia, de proponerse objetivos, metas y fines. La Ética está divida en
Normativa y Teoría de la Moral: La primera investiga el problema del bien y del mal, establece el código
moral de la conducta, señala qué aspiraciones son dignas, qué conducta es buena y cuál es el sentido de la
vida. La segunda investiga la esencia de esta última, su origen y desarrollo, las leyes a que obedecen sus
normas, su carácter histórico. La Ética Normativa y la Teoría de la Moral son inseparables. Concepto De
Convivencia y Tolerancia. Convivencia es aprender a vivir con el otro en forma armónica y respetuosa.
Para lograr este estilo de vida es necesario cultivar actitudes como la tolerancia, el civismo, la justicia, la
solidaridad, el diálogo, entre otros. Una auténtica convivencia comienza con la autoestima y autorespeto
de cada persona. Hacen parte de ella valores como la honestidad, el respeto, la identidad, la
comunicación, la responsabilidad, la paz, la libertad. Convivencia es la capacidad de vivir juntos
respetándonos y consensuando las normas básicas. Convivencia no es tolerar la injusticia social, ni
renunciar a las convicciones personales, al reconocimiento y a la práctica de los derechos humanos.
Tolerancia es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de
entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenta contra los derechos fundamentales de la
persona. La tolerancia, entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, es la disposición a
admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de legítimo
pluralismo. La educación para la tolerancia debe de tener en cuenta el respeto a la dignidad de la persona,
desarrollar la cultura de la solidaridad y el compromiso, exponer que la diversidad es complementariedad
y no conflicto. La tolerancia es entendida desde la aceptación de que no todo es perfecto. Un
enriquecerse con lo que aporta la diversidad, una aceptación de los objetivos en proceso de consecución.
La tolerancia es la virtud más útil de la vida social. Concepto De Libertad. La Libertad hace referencia a la
realidad de cada Ser humano, basada en aspectos fundamentales como: La reflexión, la
autodeterminación, la autoposición y la capacidad de ver el entorno, de reconocerlo y comprenderlo,
todo esto enmarcado dentro del contexto de los Derechos Humanos. Con esta conciencia de su entorno,
el hombre da sentido a su vida, de las relaciones que establece con los otros y trasciende para constituirse
en un Ser individual “único e irrepetible”, pero con la capacidad de enfrentarse a nuevos paradigmas,
colocándose así en un peldaño que le indica que él es responsable de sus actos; y con una conciencia
moral señalándole que debe responder por sus acciones. Concepto De Participación. La Participación,
entendida como elemento esencial del sistema democrático, convierte a todos los individuos y a la
comunidad política en su conjunto, en protagonistas de los diversos procesos sociales. Todos deben
intervenir estrechamente en las actividades económicas, políticas y culturales de la vida del grupo
(nación). Este protagonismo marca el mayor o menor avance de la democracia en una determinada
sociedad. El concepto de participación es inherente a la democracia. Esta no sería tal sin el concurso del
pueblo (nación) que ejerce su soberanía por medio de los diferentes mecanismos de participación que la
Constitución de 1991 dictó. Además del Sufragio, que es la forma de participación política más clásica en
las democracias liberales, se puede participar por medio de: Referendos, Plebiscito, Consultas populares,
Iniciativas Populares, Legislativas, Revocatorias de mandato o cabildos abiertos. Todas estas deben estar
encaminadas a un bien común, y esto solo se reflejará en una nación equilibrada con justicia social.
Concepto De Paz y Cultura De Paz. La Paz es el objeto de un verdadero derecho, algo que se debe a cada
hombre por justicia, como se le debe a la vida, la libertad y la honra, la paz es algo más que un valor, un
ideal o un principio. La paz es una de las cosas que se atribuye al Ser humano en virtud de su propia
naturaleza.” (Jaime Córdova Triviño -Exdefensor del Pueblo) La Paz implica acabar con todo tipo de
violencia, en donde seamos capaces de transformar los conflictos en cooperación, de forma positiva y
creadora, reconociendo los oponentes y utilizando el método del diálogo. Es la capacidad de vivir en
armonía con el conflicto, es una cualidad intrínseca en el ser humano en virtud de su propia naturaleza.
Surge de una actitud interior, la cual manifiesta coherencia de vida personal y se proyecta hacia una
búsqueda de ideales comunitarios. “Es la conjunción e interacción de varias “D”: Desarrollo, Derechos
Humanos, Democracia y Desarme... la ausencia de cualquiera de estas “D” es un factor de violencia”.
(Cultura de Paz y Gestión de Conflictos). Para elaborar una Cultura de Paz se parte de tomar el aprendizaje
como la base para construir la paz, convirtiéndose así en una cultura que promueve la pacificación, una
cultura que incluya estilos de vida, patrones de creencias, valores y comportamientos que favorezcan la
construcción de la paz y acompañe los cambios institucionales que promueven el bienestar, la igualdad, la
administración equitativa de los recursos, la seguridad para los individuos, las familias, la identidad de los
grupos o de las naciones, sin necesidad de la violencia.

MARCO LEGAL

Es de suma importancia enmarcar el valor de esta área de conocimiento desde el mismo momento en que
fue suscrita como un área obligatoria desde la visión misma de la Constitución Política de Colombia,
hecho que determinó, en gran parte, que en la estructuración de la ley general de educación se pensará
en sus objetivos dentro del establecimiento educativo y su implicación en todos los procesos
institucionales. Aunque es un área que está en desarrollo en cuanto sus estándares y su misma didáctica,
es claro que es definitiva su presencia en la educación preescolar, básica y media como un gran aporte a
la formación integral de la persona desde el programa y el plan académico. La Constitución Política de
1991 colocó a los colombianos frente a un nuevo paradigma que tocó todos los espacios de la vida social,
y entre ellos de manera muy especial, el ámbito educativo. La carta sugiere la construcción de un nuevo
país fundado en los principios de la democracia participativa, en el respeto y valoración a las diferencias
de todo orden y en los valores de la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad. Políticos y educadores
se pusieron a la tarea de reglamentar las disposiciones legales que facultarían a las entidades educativas a
desarrollar esos preceptos constitucionales. De ese trabajo colectivo nace la ley 115, en la que se plasman
los fines y objetivos de la educación nacional y se crean los espacios y mecanismos para hacer viable la
construcción de la democracia. La definición de Proyecto Educativo Institucional, del currículo y el plan de
estudios de las instituciones escolares requiere enmarcarse en los horizontes de país que plantea la nueva
Constitución Política de 1991 y en los desarrollos normativos que de ella se desprenden, en especial la Ley
General de Educación (Ley 115 de 1994) y sus disposiciones reglamentarias. Todas ellas esbozan los
nuevos referentes legales de la educación colombiana y, por tanto, del currículo en Educación Ética y
Valores Humanos. Ello nos obliga a hacer una mirada sobre estas normas y sus implicaciones. La
Constitución Política sienta las bases cuando plantea: La educación es un derecho de la persona y un
servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la
técnica y a los demás bienes y valores de la cultura. La educación formará al colombiano en el respeto a
los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el
mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente.(Art. 67) También
establece que: En todas las instituciones de educación oficiales y privadas, serán obligatorios el estudio de
la Constitución y la instrucción cívica. Así mismo se fomentarán prácticas democráticas para el aprendizaje
de los principios y valores de la participación ciudadana. (Art. 41) 8 La Ley General de Educación(1994)
establece en seis de los trece fines de la educación (art.5º) el ideal cívico de persona que se debe formar:
1. El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los
demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral,
espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos; 2. La formación en el respeto a la vida y
a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo,
justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad; 3. La formación
para facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan en la vida económica, política,
administrativa y cultural de la nación; 4. La formación en el respeto a la autoridad legítima y a la ley; a la
cultura nacional, a la historia colombiana y a los símbolos patrios; 5. El estudio y la comprensión crítica de
la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país, como fundamento de la unidad nacional y
de su identidad; 6. La creación y fomento de una conciencia de la soberanía nacional y para la práctica de
la solidaridad y la integración en el mundo, en especial con Latinoamérica y el Caribe. Estos fines se
desarrollan como objetivos comunes en todos los niveles educativos con el propósito del desarrollo
integral de los educandos: a) Formar la personalidad y la capacidad de asumir con responsabilidad y
autonomía sus derechos y deberes; b) Proporcionar una sólida formación ética y moral, y fomentar la
práctica del respeto a los derechos humanos; c) Fomentar en la institución educativa, prácticas
democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación y organización ciudadana y
estimular la autonomía y la responsabilidad; d) Desarrollar una sana sexualidad que promueva el
conocimiento de sí mismo y la autoestima, la construcción de la identidad sexual dentro del respeto por la
equidad de los sexos, la afectividad, el respeto mutuo y prepararse para una vida familiar armónica y
responsable; e) Crear y fomentar una conciencia de solidaridad internacional; f) Desarrollar acciones de
orientación escolar profesional y ocupacional; g) Formar una conciencia educativa para el esfuerzo y el
trabajo, y h) fomentar el interés y el respeto por la identidad cultural de los grupos étnicos. (Art. 13)
Consecuente con lo anterior, se establecen como objetivos específicos de la educación preescolar (Art.
16), de la educación básica (Art. 29), de la educación básica en el ciclo de primaria (Art. 21), de la
educación básica en el ciclo de secundaria (Art. 22), de la educación media académica (Art. 30). Además,
determina como área obligatoria y fundamental la Educación Ética y en Valores Humanos (Art.23). 9
Sobre la Formación ética y moral señala: La formación ética y moral se promoverá en el establecimiento
educativo a través del currículo, de los contenidos académicos pertinentes, del ambiente, del
comportamiento honesto de directivos, educadores y personal administrativo, de la aplicación recta y
justa de las normas de la institución, y demás mecanismos que contemple el Proyecto Educativo
Institucional. (Art. 25). La Ley General de Educación plantea como enseñanza obligatoria, en todos los
establecimientos oficiales o privados, en todos los niveles de la educación básica y media: a) El estudio,
comprensión y la práctica de la Constitución y la instrucción cívica, de conformidad con el artículo 41 de la
Constitución Política; b) El aprovechamiento del tiempo libre, el fomento de las diversas culturas, la
práctica de la educación física, la recreación y el deporte formativo,..; c) La enseñanza de la protección del
ambiente, la ecología y la preservación de los recursos naturales...; d) La educación para la justicia, la paz,
la democracia, la solidaridad, la confraternidad, el cooperativismo y, en general, la formación en los
valores humanos, y e) La educación sexual, impartida en cada caso de acuerdo con las necesidades
psíquicas, físicas y afectivas de los educandos según su edad. Parágrafo primero. El estudio de estos temas
y la formación en tales valores, salvo los numerales a) y b), no exige asignatura específica. Esta formación
debe incorporarse al currículo y desarrollarse a través de todo el plan de estudios. (Art. 14) El decreto
1860 de 1994, en su artículo 36 reza: ... La enseñanza prevista en el artículo 14 de la Ley 115 de 1994, se
cumplirá bajo la modalidad de proyectos pedagógicos. La Ley General de educación establece otros
espacios y otras acciones para el desarrollo del currículo en Ética y valores humanos, en todos los
establecimientos educativos del Estado y privados, como son: El Gobierno Escolar, El Manual de
Convivencia, El Personero de los Estudiantes, El Servicio Social Estudiantil, El Servicio de Orientación
Estudiantil. Sin duda alguna, el marco legal referencia el papel protagónico de la Ética como área de
conocimiento, pero al mismo tiempo, deja una gran inquietud en las manos de las instituciones que
consiste en darle estructura al área en el desarrollo curricular y en el planteamiento de los estándares.
CONTEXTO SOCIAL Cuando un/a niño/a o adolescente se forman, en la familia, la escuela, el grupo de
amigos, el club, etc., van «siendo» allí, en el encuentro con las instituciones y con adultos o pares según
un modo de transitar en estos espacios y de mirarse a sí mismos. Hay rasgos, identificaciones múltiples,
miradas propias y ajenas que nos ayudan a constituirnos como mujeres o varones, en situación, y con
otros. Así, por ejemplo, una adolescente que se convierte en madre puede seguir siendo estudiante de la
escuela secundaria a la vez, según el acompañamiento que reciba de los adultos que la rodean, de
acuerdo al valor que los otros (profesores, compañeros) le den al hecho de sostener un proyecto de vida
que, puede incluir pero no se agota en la maternidad. Incluso cuando en su familia la maternidad precoz
sea una modalidad habitual y excluyente de otros proyectos. O bien -otro ejemplo- un adolescente varón
puede encontrar formas expresivas de su singularidad más allá de los estereotipos vigentes si se alientan
estas posibilidades y se valorizan positivamente, habilitando el despliegue de lenguajes artísticos
generalmente pensados como femeninos, y/o desarrollando tareas en las que el cuidado de otros sea el
centro, manifestando sus sentimientos de las más diversas maneras, etc.
6Dice Ana Fernández: «Que alguien pueda saber qué quiere en su vida y cómo lograrlo, que se sienta con
derecho a decir no, a incidir en su realidad para lograr sus proyectos, necesita un tipo de subjetividad cuya
construcción no depende exclusivamente de su psiquismo»5. Depende de un contexto que lo habilite, de
su propia posición como sujeto conocedor de sus derechos y de sus posibilidades de reconocer sus
propias aspiraciones y desplegarlas en relaciones de reconocimiento de otros. Para muchos niños, niñas y
adolescentes esto depende de los espacios que se les ofrezcan, a partir de la acción de adultos
comprometidos, de miradas habilitantes, de palabras y sostenes institucionales. Cuestiones que pueden
ser generadas desde procesos educativos que forjan subjetividad responsable. Es así que, decimos,
devenir sujetos sexuados, hacerse mujer o varón no es sólo un dato inicial biológico ni individual
psicológico, sino un proceso a lo largo de una historia personal, social, cultural y política.
Allí reside su complejidad; es por ello que decimos que no se trata sólo del efecto de una historia
individual, ni sólo de una historia cultural, social o política, sino que deviene de un entrecruzamiento
entre todas estas dimensiones que influyen sobre nuestra biografía, y contribuyen a que seamos quienes
somos. Si entendemos al cuerpo como una parte importante de nuestra identidad, debemos pensarlo no
sólo desde la biología, sino también es importante que consideremos cuanta influencia tienen el contexto
histórico, la cultura, la condición social, en la forma de cuidarlo, de valorarlo y de creerlo bello. Los
modelos de salud y de belleza cambian en cada momento histórico y en cada sociedad y producen efectos
sobre los cuerpos. Pensemos, por ejemplo, en los cuerpos fajados de los bebés hace no tantos años. Hoy
en día esa práctica ha caído en desuso y está además contraindicada desde la pediatría. Esta idea de
cuerpo como espacio de entrecruzamientos entre la biología y las prácticas sociales, cuerpo historizado,
lugar de construcción de la masculinidad y la femineidad, también lugar de placer, amor y cuidado,
reemplaza posiciones que piensan al cuerpo solo como producto de la biología. En relación con la práctica
docente, nos permite pensar mejor cómo acompañar desde la escuela, lugar de encuentro entre las
personas, esos procesos de construcción de la identidad. Para los varones, un cierto estereotipo impone
la idea de que su cuerpo masculino es la sede del ejercicio de la fuerza, el poder, el dominio de los
espacios públicos, el empleo, rasgos asociados a la masculinidad hegemónica. Y para las mujeres, el
cuerpo no sólo se relaciona con características opuestas a las anteriores – debilidad, fragilidad.
3 S. BLEICHMAR: La fundación del inconciente. Destinos de pulsión, destinos del sujeto. Buenos Aires:
Amorrortu Editores; 1993. 4 Ibíd. M1

OBJETIVOS GENERALES DE LA EDUCACIÓN ETICA Y VALORES HUMANOS.

 Propiciar el desarrollo de la autonomía de los estudiantes mediante el reconocimiento de las propias


capacidades, llevándolas a asumir valores, actitudes y normas en el contexto social que viven.
 Impulsar la construcción de proyectos de vida y comunitarios en los que se exprese la toma de
conciencia en torno a lo que significa la búsqueda de Dios; fomentando la coherencia de vida, de modo
que no se viva la doble moral, ni se reduzca el sentido amplio y objetivo de la ética
 Favorecer la práctica de la convivencia social y de una vida democrática a partir de unos criterios,
normas y actitudes que las posibiliten.
 Inducir a la asimilación y construcción de los valores fundamentales en el desarrollo de la vida individual
y colectiva.
 Formar en la integridad del ser humano, teniendo en cuenta el sentido profundo de la totalidad en
todas sus experiencias y manifestaciones.

OBJETIVOS POR NIVELES PREESCOLAR Y PRIMARIA

 Fortalecer la vivencia de los valores fundamentales para la convivencia dentro de un grupo.


 Tomar conciencia de la pertenencia a un grupo social y de los deberes y derechos que ello implica.
 Reconocer las funciones que desempeñan algunas instituciones en la sociedad (hogar, colegio, familia)
 Comprender la importancia de la libertad y la responsabilidad en la práctica de la norma en la vida
personal y comunitaria.
 Asumir los principios y valores éticos, en la vida cotidiana.
BÁSICA
 Reconocer el valor del ser persona, como unidad fundamental en relación, que contribuye a la
consolidación de una sociedad humanizada.
 Promover la práctica de relaciones humanas fraternas mediante la interiorización axiológica, para la
construcción de una sociedad de bien.
 Comprender el sentido ético de los derechos y deberes, y su importancia para la dignidad humana.
 Reconocer la dimensión social del ser humano para la conquista de una sana convivencia, basada en los
valores que aporten a la solución de conflictos.
MEDIA  Comprender la importancia del respeto por la vida en cualquiera de sus formas desde una visión
ética Cristiana.
 Construir las bases conceptuales que respaldan las opciones de libertad del ser humano

BIBLIOGRAFÍA
 BLANDÓN Rey Ernesto. Ëtica para estar con los otros. Texto guía grado 6º. Editorial U.P.B.
 BLANDÓN Rey Ernesto. Ëtica para las relaciones humanas. Texto guía grado 7º. Editorial U.P.B.
 BLANDÓN Rey Ernesto. Ëtica y Libertad. Texto guía grado 11º. Editorial U.P.B.
 BLANDÓN Rey Ernesto. Ëtica y Vida. Texto guía grado 10º. Editorial U.P.B.
 QUIRÓS Giraldo José Rodrigo. Ëtica para la dignidad humana. Texto guía grado 8º. Editorial U.P.B.
 TORRES Mantilla Juan. Vivir. Formación en valores. Editorial San Pablo
 Ministerio de Educación Nacional Republica de Colombia. Lineamientos Curriculares de educación ética
y valores humanos. Julio de 1998.
 Ministerio de Educación Nacional. Fundamentos legales de la renovación curricular. Santa fe de Bogotá
de 1991
 República de Colombia Ley General de Educación. Ley 115 de 1994.
 Conferencia Episcopal de Colombia. Bogotá Escuela y religión. Hacia la construcción de un modelo de
educación religiosa.. Santa Fe de Bogotá. 2000