Está en la página 1de 4

 RESERVA PAISAJÍSTICA SUB CUENCA DEL COTAHUASI

La Reserva
Paisajística Sub-
cuenca del Cotahuasi
(RPSCC) está
ubicada en la
provincia de La Unión
en el departamento
de Arequipa y es el
área natural protegida
más extensa de la
sierra peruana. Tiene
una extensión de 490
450,00 hectáreas.
Posee uno de los
cañones más
profundos y hermosos del planeta, el cual se extiende desde las faldas
del nevado Solimana hasta la confluencia con el río Ocoña. En el
sector de Ninacocha, el cañón supera los 3,500 m.s.n.m.
La Sub-cuenca del Cotahuasi es una muestra representativa de los
Andes Tropicales del sur del Perú que, por su localización en los
Andes Meridionales y en las partes altas del río Ocoña, dispone de
condiciones geográficas únicas que originan una diversidad biológica
de importancia global en cada una de sus doce zonas de vida, las
mismas que se distribuyen en un espacio que va desde los 950
m.s.n.m y se eleva por el cañón hasta nevados superiores a los 6,100
m.s.n.m.
La Sub-cuenca del Cotahuasi alimenta casi en su totalidad al río
Ocoña, que es el segundo río más importante de la costa peruana por
el volumen de agua en el estiaje. Asimismo, en este lugar, las áreas
de nevados y lagunas conforman una de las principales reservas de
agua dulce en los Andes Occidentales. Además, el aislamiento de la
cuenca ha permitido que no se desarrollen actividades contaminantes
del agua, suelo o aire, constituyéndose en valores esenciales del
ambiente.

En los alrededores del cañón se han identificado templos y zonas


arqueológicas con extensos y antiguos andenes que reflejan el
ingenio de los pueblos nativos en adaptarse a su entorno conservando
el ecosistema de manera armónica. Otro valor importante de la
RPSCC es que esta alberga una gran diversidad cultural.
 ZONA RESERVADA CORDILLERA HUAYHUASH

La Zona Reservada Cordillera Huayhuash (ZRCH) abarca parte de los


territorios de las provincias de Bolognesi (Ancash), Lauricocha
(Huánuco) y Cajatambo (Lima) y tiene una extensión de 67589.76
hectáreas. Esta área natural protegida protege el macizo de la
cordillera Huayhuash que es un conglomerado de 21 nevados
dominados por el Yerupajá que tiene 6,634 m de altitud. En la vertiente
occidental de la cordillera Huayhuash nacen los ríos Pativilca y
Huaura, tributarios de la cuenca del Pacífico, y ríos de la vertiente
oriental como el Marañón. Sus glaciares dan origen a 46 lagunas.

En el área predominan los


hábitats de pajonal de
puna intercalados con
matorral montano, parches
de bosque de Polylepis y
humedales. En los
humedales se practica la
pesca. El área es visitada
por aficionados a deportes
de alta montaña y
ecoturismo. Este lugar ha
sido además considerado
como un Área Importante
para las Aves por Bird Life International.

La Cordillera de Huayhuash encierra una gran belleza y es


considerada una de las más hermosas del mundo. En sus 30 Km. de
largo concentra una cantidad notable de altos picos. Si bien tiene
menos afluencia de turistas (en comparación con la Cordillera Blanca),
el interés por visitarla y escalar sus nevados aumenta día a día.
Huayhuash posee la segunda cumbre más alta del país, que es
también la más alta de la cuenca amazónica (Yerupajá) y otras cinco
sobre los 6,000 m.s.n.m.

En la ZRCH sobresale la concentración de bosques relictos de


queñual, los mismos que permiten la existencia de especies de aves
endémicas. La presencia humana en el perímetro del área, rica en
costumbres y cultura, conserva una importante representatividad de
cultivos nativos, así como conocimientos tradicionales sobre plantas
medicinales.

1. IMPACTO AMBIENTAL
La vegetación de la serranía esteparia está muy reducida en la actualidad
y desaparece paulatinamente por la tala (leña y madera), por las quemas
continuas (especialmente durante los meses de verano) y por el
sobrepastoreo, principalmente de cabras.
Como consecuencia de la reducción de la cobertura vegetal, durante la
época de lluvias se producen intensos deslizamientos de tierras, conocidos
como huaycos. Para contrarrestar esto se necesita iniciar programas de
manejo de las cuencas, con reforestación, control de quemas y control del
sobrepastoreo, con la participación activa de los pobladores locales.
Por la desaparición de la cobertura vegetal (tala y quema) la fauna de la
serranía esteparia también se reduce paulatinamente.
El venado gris, el guanaco y la taruca son ya muy escasos y se encuentran
en peligro de extinción. La misma suerte están corriendo muchas otras
especies, que forman parte del patrimonio natural del país.

La fauna de estos ríos está amenazada por la extinción debido a las


intensas actividades humanas en la región: la contaminación intensa por
los relaves mineros, que son vertidos en las aguas y producen alteraciones
físicas (sedimentos) y químicas (tóxicos), que las especies acuáticas no
logran soportar. Las vertientes occidentales, por su escasa cobertura
vegetal, se cuentan entre las áreas con procesos erosivos muy intensos.
Durante la época de lluvias las aguas cargan alta cantidad de sedimentos.
Sumado a esto, la contaminación por las aguas servidas de los centros
poblados, que son vertidas, sin tratamiento alguno.
Es urgente establecer zonas protegidas para conservar los restos de
bosques y la fauna de la región, y evitar su desaparición total. Se debe
trabajar con los pobladores locales y lograr su participación en estas
acciones.