Está en la página 1de 26

El Modelo Mexicano de Formación Dual: motor de crecimiento para México

Aurelio Nuño Mayer

Publicado en EL FINANCIERO, 22 de febrero de 2017.

Carolina es una joven de 17 años originaria de Monterrey. Como muchas de sus amigas, creció en
un hogar de clase media de gente trabajadora. Sus padres estudiaron hasta la secundaria y su madre
es ama de casa, pero ella siempre tuvo el deseo de prepararse para salir adelante por sus propios
medios. Hoy estudia mecatrónica en el Conalep 295, en Guadalupe, Nuevo León, y trabaja para una
de las principales empresas automotrices de la región. Carolina es una de las muchas historias de
éxito del Modelo Mexicano de Formación Dual.

Hoy en día, una de las principales contradicciones que vivimos es que muchos empresarios no
encuentran mano de obra calificada, mientras que los jóvenes no siempre obtienen empleos bien
remunerados en sus campos de preparación. Para cerrar la brecha entre lo que los estudiantes
aprenden en las escuelas y las competencias que exige el mercado laboral, en 2013 México puso en
marcha el Modelo Mexicano de Formación Dual.

Este esquema combina la formación académica tradicional en la escuela con la práctica en la


empresa bajo el principio de “aprender haciendo” y pueden participar los alumnos de todos los
subsistemas de la educación media superior. El modelo está inspirado en las experiencias alemana
y suiza, donde ha probado ser altamente efectivo. En Alemania el 60% de los jóvenes cursa una
formación dual, lo cual explica no sólo la alta productividad laboral y potencia industrial del país,
sino también por qué tiene una de las tasas de desempleo juvenil más bajas entre los países
desarrollados.

En México, la educación dual inició hace cuatro años con el apoyo de la Coparmex. A la fecha han
participado más de 4,000 estudiantes en 400 empresas, con resultados muy alentadores. Ahora, el
reto es lograr que este programa tenga un alcance nacional y que se sumen más empresas en todos
los sectores productivos de nuestro país.

Por esta razón, el convenio que hoy firmamos con el Consejo Coordinador Empresarial es de la
mayor trascendencia. El CCE asume el compromiso de articular a sus cámaras y afiliados para que
más jóvenes tengan una educación que combine el conocimiento con la experiencia práctica y más
empresarios cuenten con el personal calificado que necesitan. La meta es que para 2018 tengamos
10,000 estudiantes que se formen en este modelo.

El Modelo Mexicano de Formación Dual tiene un enorme potencial. Por un lado, permite a los
alumnos desarrollar las competencias que al terminar su formación les facilitan incorporarse de
lleno al mercado laboral con mejores trabajos y salarios. En ese sentido, el modelo es una
herramienta clave para igualar oportunidades y promover la movilidad social.

Por otra parte, este esquema ayuda a los empresarios a contar con mano de obra calificada de
acuerdo a sus necesidades específicas. Un alto porcentaje de los jóvenes que estudian en este
modelo obtienen empleos en las empresas donde fueron formados, generando lealtad, orgullo de
pertenencia y mayor productividad. A su vez, esta vinculación es un potente motor para el desarrollo
industrial de nuestro país. Por ello, los recursos que destinemos a la preparación de nuestros
jóvenes no representan un gasto sino que son la mejor inversión posible.

El mundo en el que creció Carolina es más complejo e interconectado que nunca. El conocimiento
se genera a una velocidad inédita y la tecnología determina la manera en que vivimos y trabajamos.
Si antes los recursos naturales determinaban la prosperidad de las naciones, hoy el capital humano
y la innovación son la clave para ser competitivos. Trabajando juntos, autoridades, instituciones
educativas y empresarios, tenemos la oportunidad de ofrecer a nuestros niños, niñas y jóvenes un
mejor futuro para que sigan siendo el motor del desarrollo nacional.

*Secretario de Educación Pública


Primero los niños: una educación para el siglo XXI

Nuestro principal objetivo es que todos los niños, niñas y jóvenes, sin importar su condición, origen
o contexto, se formen integralmente y puedan ser exitosos. Nuestra visión es educar para la libertad
y la creatividad.

Aurelio Nuño Mayer

Publicado en MILENIO, 13 de marzo de 2017.

Vivimos en un momento muy complejo y desafiante. El conocimiento se genera a una velocidad


inédita y la tecnología ha transformado la manera en que vivimos y trabajamos. En muchos sentidos,
más que una era de cambios, estamos viviendo un cambio de era. Nuestros niños y niñas vivirán en
un mundo que aún no conocemos y tendrán trabajos que todavía no se inventan.

Ante cualquier amenaza, una educación de calidad es nuestra mejor defensa. Si queremos que las
nuevas generaciones de mexicanos enfrenten con éxito los retos que les tocará vivir, no pueden
aprendiendo de la misma manera en que lo hicieron sus padres y sus abuelos. Necesitamos una
verdadera revolución educativa.

Por ello, en 2014 iniciamos un proceso de revisión del modelo educativo, incluyendo los planes y
programas de estudio, que nos permitió construir una propuesta que presentamos en julio de 2016.
Los documentos fueron analizados durante varios meses por maestros, directivos, padres y madres
de familia, académicos, organizaciones de la sociedad civil, empresarios, legisladores, niños, niñas y
jóvenes, así como las entidades federativas. En total, el CIDE —encargado de recopilar y ordenar las
opiniones— capturó más de 300 mil comentarios.

Tomando en cuenta todas estas aportaciones, el día de hoy damos a conocer el nuevo modelo
educativo, que parte de una premisa fundamental: primero son los niños. Nuestro principal objetivo
es que todos los niños, niñas y jóvenes, sin importar su condición, origen o contexto, se formen
integralmente y puedan ser exitosos en el siglo XXI. Nuestra visión es educar para la libertad y la
creatividad.

La nueva propuesta pedagógica consiste en tres documentos. El primero es la “Carta de los fines de
la educación en el siglo XXI”, que explica qué mexicanas y mexicanos queremos formar. Esta carta
debe servir como guía para orientar los esfuerzos de maestros, directivos, padres y madres de
familia, y alumnos, así como de las propias autoridades educativas.

El segundo documento es el “Modelo educativo”, que detalla, en cinco ejes, cómo se debe
reorganizar el sistema educativo y sus políticas públicas para lograr que todos los niños, niñas y
jóvenes desarrollen su máximo potencial y sean felices. Por último, el tercer documento se refiere
a los pasos que seguiremos para implementar este nuevo modelo educativo y hacerlo realidad en
cada escuela y en cada aula del país.

Muchos pensarán que lograr esta transformación es imposible. Sin embargo, en mis recorridos por
las escuelas del país me he encontrado con muchas historias que ya son parte esta nueva visión de
la educación y que ilustran cada uno de los cinco ejes que componen al nuevo modelo educativo.
El primer eje es el planteamiento curricular y constituye el corazón del modelo. El objetivo es dejar
atrás la memorización para que los niños aprendan a aprender y a convivir. Para lograrlo,
necesitamos una nueva pedagogía, que los motive y los inspire a romper paradigmas.

Un gran ejemplo de ello es el maestro Erick Rivera de Guanajuato a quien conocí la semana pasada.
A fin de aprovechar la diversidad de los alumnos que tiene en su escuela multigrado, se le ocurrió
diseñar un manual de tutoría para que los estudiantes mayores ayuden a los más pequeños a
investigar, analizar información, sintetizarla y a presentarla, lo que representa un aprendizaje
importante para todos los involucrados.

El segundo eje consiste en fortalecer nuestras escuelas porque ahí se encuentran los alumnos.
Debemos dejar atrás el antiguo sistema vertical, rígido y burocrático que las agobiaba, para
otorgarles más autonomía, al mismo tiempo que les brindamos más acompañamiento y apoyo.

Queremos que las comunidades escolares puedan tomar sus propias decisiones y en cada caso
encontrar la mejor manera de enfrentar sus retos para desarrollar el máximo potencial de sus
alumnos. Esto es algo que ya sucede en la escuela primaria Siete de Enero, de la Ciudad de México.
Con gran liderazgo, la directora Guillermina Salas ha consolidado una comunidad educativa unida y
participativa en la que los padres de familia se involucran en la vida de la escuela y supervisan las
obras de mejora del programa Escuelas al CIEN.

El tercer eje del modelo consiste en apoyar la formación y el desarrollo profesional de los maestros.
Los docentes son quienes están en las aulas todos los días, guían a nuestros hijos en su desarrollo y
los inspiran a cumplir sus sueños. Los maestros del nuevo modelo educativo están orgullosos de
ganarse su lugar por su propio mérito y no debérselo a nadie.

Por ejemplo, está el maestro Javier Rodríguez, quien tras 22 años de dar clases en una secundaria
no había podido obtener una plaza. Finalmente, gracias al nuevo modelo pudo presentar su
concurso de ingreso y obtener su plaza, con una de las calificaciones más altas de todo el país.

También está el caso de David Flores, egresado de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa y
Francisco Salmerón de la Normal de Iguala. Si bien al principio tenían dudas sobre el proceso de
ingreso al Servicio Profesional Docente, ambos me platicaron lo satisfechos que estaban de haberse
ganado un lugar por su propio esfuerzo.

El cuarto eje del modelo es la equidad y la inclusión. Se trata de que todos los niños, niñas y jóvenes,
sin distinción de género, origen o contexto, tengan acceso efectivo a una educación de calidad que
les permita desarrollarse plenamente y ser felices.

Un gran ejemplo es la primaria Agustín Rivera, que visité por primer vez en 2015. Su directora, la
maestra Bernarda Vital, ha logrado construir un ambiente incluyente en donde se valora la
diversidad. En esa escuela conocí a niños indígenas, inmigrantes chinos y alumnos con discapacidad
que se respetan, conviven y aprenden juntos.

Finalmente, en su quinto eje, el modelo establece los principios y mecanismos que permitirán una
mejor colaboración de todos los actores que participan en la educación de los niños y jóvenes.
Los documentos que hoy presentamos se construyeron a partir de la visión de muchos mexicanos.
Si bien los que participaron en este proceso podemos tener visiones distintas en muchas cosas, nos
une la convicción de que la educación es lo más importante.

Llevar a la práctica esta nueva visión será un proceso largo y complejo, en el que todos tenemos un
papel crucial que jugar. Ante los retos de nuestro tiempo y por una causa tan importante, tenemos
que cerrar filas y trabajar juntos por nuestros niños y por México.

*Secretario de Educación Pública


Modelo Educativo para la Educación Obligatoria
Aurelio Nuño Mayer

Hoy, vivimos en un mundo complejo e interconectado, cada vez más desafiante, que se transforma
a una velocidad inédita. En muchos sentidos, más que una era de cambios, nos encontramos frente
a un cambio de era.

Por esta razón, emprendimos una Reforma Educativa, la cual elevó a rango constitucional la
obligación del Estado mexicano brindar una educación pública con calidad y equidad. El objetivo de
esta transformación es que todos los estudiantes se formen integralmente y alcancen su máximo
logro de aprendizaje, a fin de que puedan desarrollar con éxito sus proyectos de vida en un contexto
complejo y globalizado, como lo exige la sociedad del siglo XXI.

Como parte de los mandatos de la Reforma Educativa, tal como lo establece el artículo 12º
transitorio de la Ley General de Educación, fue preciso realizar una revisión del modelo educativo
en su conjunto, incluyendo los planes y programas, los materiales y los métodos educativos. Por
ello, en 2014, se realizaron foros de consulta nacional para la revisión del modelo educativo sobre
la educación básica, media superior y normal. Derivado de este ejercicio, la SEP realizó un
replanteamiento del modelo educativo. Un esfuerzo de esta magnitud no partiría de cero. Se
tomarían en cuenta aquellas aportaciones, además de las experiencias educativas y de colaboración
exitosas tanto nacionales internacionales, así como los hallazgos de la investigación educativa.

A partir de estos elementos, la SEP presentó en julio de 2016 una propuesta para la actualización
del modelo educativo que se conformó por tres documentos: la Carta sobre los Fines de la Educación
en el Siglo XXI, El Modelo Educativo 2016 y la Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria
2016.

Con objeto de robustecer, adecuar y contextualizar dicha propuesta, la SEP sometió los documentos
al análisis y discusión de todos los actores involucrados en la educación, a través de foros en todo
el país. Los documentos fueron revisados también en los Consejos Técnicos Escolares de la
educación básica, en las Academias de la educación media superior, en los Consejos Escolares de
Participación Social y en una consulta en línea. Al término de este ejercicio, el Centro de
Investigación y Docencia Económicas (CIDE) sistematizó en un informe los más de 298,200
comentarios, además de 28 documentos externos.

Con aquellas aportaciones en mano y tras un periodo de compilación y reflexión, el pasado 13 de


marzo presentamos el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria, el cual se compone de: La
carta de Los Fines de la Educación en el Siglo XXI, que presenta las características de los mexicanos
que queremos formar y los traduce en un perfil de egreso por nivel educativo; El Modelo Educativo,
que articula los componentes del sistema en 5 ejes para lograr el máximo logro de aprendizaje de
los estudiantes y; la Ruta para la implementación del Modelo Educativo, es decir la normatividad,
las líneas de acción y los tiempos que habrán de seguirse para que esta transformación educativa
llegue de manera efectiva a cada aula de nuestro país.

En suma, el Modelo Educativo se sustenta en el principio de educar para la libertad y la creatividad


y alinea los esfuerzos del sistema educativo con el objetivo de que todos los niños, niñas y jóvenes,
sin importar su condición o contexto, cuenten con una educación que les proporcione aprendizajes
y conocimientos significativos, relevantes y útiles para la vida.
I. El planteamiento curricular.

Como expresan los Fines de la Educación, el egresado de la educación obligatoria debe expresarse
correctamente, oralmente y por escrito, con confianza, eficacia y asertividad, tanto en español como
en una lengua indígena, en caso de hablarla, y en inglés. Debe emplear el pensamiento hipotético,
lógico y matemático para formular y resolver problemas, además de ser competente y responsable
en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Debe también cuidar su salud física
y mental, orientarse a partir de valores y ser empático al relacionarse con otras personas y culturas,
entre otros rasgos.

Esta visión implica un cambio de paradigma en el currículo, en las prácticas educativas, y una mejor
articulación entre niveles educativos. Hasta hoy, la escuela tradicional había privilegiado la
memorización y la transmisión de conocimiento. Ahora se busca facilitar y guiar al alumno para que
desarrolle aprendizajes significativos, aprenda a pensar, a resolver problemas y tener la capacidad
y el deseo de seguir aprendiendo de forma autónoma durante el transcurso de su vida.

A partir de un enfoque humanista y con base en hallazgos de la investigación educativa, el currículo


se concentra en el desarrollo de aprendizajes clave, es decir aquellos que contribuyen al desarrollo
integral de los estudiantes. Nuestro objetivo es que el currículo no esté centrado únicamente en el
desarrollo cognitivo, sino en que los alumnos tengan un desarrollo personal y social pleno, de ahí la
importancia de innovar a través del desarrollo habilidades socioemocionales y de dar lugar a la que
las escuelas puedan adecuar una parte del currículo acorde a las necesidades de sus estudiantes.

II. La Escuela al Centro del Sistema Educativo.

Una de las principales preocupaciones de las escuelas de todo el país es que la carga, tanto
burocrática y administrativa, les ha impedido enfocarse en el trabajo pedagógico y generar
ambientes propicios para el aprendizaje. Además, la falta de conocimiento de la realidad a la que se
enfrentan los planteles había dado como resultado que las decisiones de política pública se tomaran
en desconexión con lo que sucede en su entorno cotidiano.

Por esta razón, se plantea un sistema que concentra sus recursos en fortalecer a las comunidades
educativas para conocerlas mejor y facilitar que atiendan sus necesidades particulares con mayor
autonomía de gestión. Un aspecto importante para ello es la consolidación de espacios de
comunicación y de deliberación, como los Consejos Técnicos y los Consejos Escolares de
Participación Social, además del planteamiento y seguimiento de una ruta de mejora continua. El
Modelo también considera el acompañamiento técnico y pedagógico a los maestros para que
puedan transformar su práctica. Y establece también mecanismos para la descarga burocrática a fin
de que la comunicación entre los directores de las escuelas y las autoridades educativas sea más
directa, al concentrar en una sola plataforma los datos necesarios para la planeación, administración
y evaluación del sistema educativo.

III. Formación y desarrollo profesional docente.

Para lograr el cambio de paradigma que propone el Modelo Educativo es preciso fortalecer la labor
docente. Son los maestros quienes guían e inspiran a los alumnos. Bajo el Modelo, los docentes son
profesionales que generan ambientes de aprendizaje incluyentes, comprometidos con la mejora
constante de su práctica y capaces de adaptar el currículo a las necesidades y contextos de sus
alumnos.

Para lograrlo, se plantea una formación continua que les permita el cambio en su práctica
pedagógica, un Servicio Profesional Docente concebido como un sistema basado en el mérito, que
considera a la evaluación como un elemento para la mejora continua, además de fortalecer y alinear
la formación inicial.

IV. Inclusión y equidad.

El Modelo Educativo tiene el objetivo de que todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente
de su género, origen, lengua, contexto o discapacidad, tengan la misma oportunidad de ejercer su
derecho a una educación de calidad, como lo establece la Constitución.

Por ello, el Modelo plantea que, primero, se brinde una mejor infraestructura y recursos para los
planteles que más lo necesitan, que las becas beneficien a los alumnos con mayores carencias,
primordialmente a aquellos cuyas familias se encuentran en los deciles de ingreso más bajos, que
los niños y jóvenes con discapacidad tengan la misma posibilidad de acudir, permanecer y concluir
su educación y que las niñas tengan las mismas oportunidades que los niños. Plantea una educación
intercultural, que implica formar en el aprecio y el valor de la diversidad étnica y cultural de nuestro
país y que todas las escuelas sean inclusivas.

V. La gobernanza del sistema educativo.

Por último, el Modelo reconoce que cada uno de los actores involucrados en la educación tiene una
importante responsabilidad como son el gobierno federal, el Poder Legislativo, las autoridades
educativas locales, el INEE, el magisterio, los padres de familia y la sociedad civil.

El Modelo presenta no sólo un plan que incorpora un cambio de paradigma, sino que también
considera un diseño coherente que lo articula y permite ponerlo en marcha. Cuenta con la
flexibilidad necesaria para tomar en cuenta las diversas necesidades de los distintos contextos de
nuestro país y reconoce que su implementación requiere de un proceso gradual.

Porque el Modelo Educativo contó con la participación de todos, el reto consiste en hacer que
trascienda el horizonte temporal de un gobierno. Si nos unimos en torno a este proyecto, podremos
transformar algo mucho más grande: a México.
Cultura en tu Escuela: Educar para la libertad y la creatividad

La imaginación y la creatividad son cualidades que deben desarrollarse desde temprana edad. Por
eso, el Nuevo Modelo Educativo reconoce la apreciación y expresión artísticas como parte de los
fines de la educación.

Aurelio Nuño y María Cristina García Cepeda

Publicado en EL UNIVERSAL, 28 de marzo de 2017.

Para que nuestros niños y jóvenes sean exitosos en el siglo XXI necesitan una educación que les
permita ser críticos y reflexivos, pero también curiosos y creativos. Hoy, más que nunca,
necesitamos que las nuevas generaciones tengan la capacidad de idear soluciones innovadoras a los
retos que se les presenten, además de convertirse en seres humanos plenos y felices.

Por eso, el programa Cultura en tu Escuela se desprende del Nuevo Modelo Educativo, bajo la
premisa de que todos los estudiantes aprecien y experimenten el arte y la cultura.

La imaginación y la creatividad son cualidades que están presentes en todos los individuos y que
deben desarrollarse desde temprana edad. Por eso, el Nuevo Modelo Educativo reconoce la
apreciación y expresión artísticas como parte de los fines de la educación y las incorpora a los
aprendizajes clave del currículo para contribuir al desarrollo personal y social de todos los
estudiantes, desde la educación básica hasta la media superior.

Todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente de su origen o condicional social, tienen
potencial artístico. Ya sea a través de la música, la pintura, la danza, la literatura o el teatro, todos
disfrutan crear, transformar y expresar lo que piensan y lo que sienten.

Una verdadera educación de calidad es aquella que les ofrece la posibilidad de explorar y desarrollar
todos sus talentos. La cultura y el arte son puentes de diálogo entre las personas, son herramientas
para la libertad y la imaginación. Por estas razones, las secretarías de Cultura y de Educación Pública
hemos trabajado juntas para presentar Cultura en tu Escuela.

Este esfuerzo busca, por un lado, fortalecer la educación artística con mejores contenidos. El
objetivo es que los estudiantes sean capaces de hacer sus propios descubrimientos, que valoren la
cultura y la experiencia artística, mejorando su autoestima y su confianza en sí mismos.

Por el otro, abre nuevos espacios para que los niños, niñas y jóvenes disfruten de estas actividades
más allá de la escuela, como parte de su vida cotidiana. Se trata de ver al arte y la cultura no
únicamente como productos o actividades, sino como una manera de mirar, de sentir y de entender
al mundo.

Cultura en tu Escuela tiene cinco líneas de acción:

1. Artes en la escuela. La asignatura de arte se fortalece con cursos, talleres y actividades


relacionadas con la música, danza, teatro y artes visuales. Además, alumnos y maestros tendrán a
su disposición contenidos culturales de alta calidad a través de @prende 2.0, estrategia integral de
la SEP para el desarrollo de habilidades digitales, que incluye mejores contenidos, así como
equipamiento, conectividad y capacitación para maestros.

2. Exploradores de las artes. Se ampliarán los alcances de las visitas de los niños, niñas y
adolescentes a museos y crecerán las opciones de teatro escolar, tanto en las salas teatrales como
en los planteles. Por otra parte, se intensificarán las actividades artísticas en las escuelas de verano
y se otorgarán más de 5 mil becas para que los jóvenes hagan su servicio social en recintos
culturales.

Finalmente, fortaleceremos el programa “Alas y raíces en tu escuela”, que introduce a los alumnos
al arte y la cultura bajo un enfoque exploratorio, lúdico y recreativo. En una primera etapa piloto
beneficiará a 70 mil alumnos de 300 escuelas en cinco entidades.

3. Libros y lectura. Incluye la ampliación de la capacitación para docentes, además de acercar libros
a las escuelas y normales, así como intensificar la promoción de la lectura en ferias de libros. En este
sentido, el Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en Escuelas Normales beneficiará a 27
mil alumnos de más de 200 planteles en 30 entidades.

Además, el Fondo de Cultura Económica fortalecerá el programa “El Fondo visita tu escuela”, que
lleva autores e ilustradores de literatura infantil y juvenil, narraciones orales así como colecciones
de obras a distintos planteles.

4. Capacitación docente. No puede haber aprendizaje creativo sin enseñanza creativa. Por ese
motivo, los maestros y directivos tendrán a su alcance diplomados, cursos y talleres especializados
para transmitir a los niños y jóvenes el interés por el arte y la cultura. A través de los diversos
programas, beneficiaremos a maestros tanto en cursos presenciales como en línea.

5. Convocatoria para integrar la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil de la SEP que combinará la
educación musical de los jóvenes con el bachillerato. Creación del Coro Nacional Infantil de la SEP
que reunirá las mejores voces entre los alumnos del Sistema Educativo Nacional.

La educación artística abre la puerta para el aprendizaje de todo tipo de conocimientos, habilidades
y valores, permitiendo que nuestras niñas, los niños y los jóvenes se desarrollen plenamente. Eso es
lo que busca Cultura en tu Escuela en el marco del Nuevo Modelo Educativo: educar para la libertad
y para la creatividad.

Secretarios de Educación Pública y de Cultura


Somos, orgullosamente, Tecnológico Nacional de México
Aurelio Nuño Mayer

Publicado en EL FINANCIERO, 9 de mayo de 2017.

La nueva imagen del TecNM representa el ánimo y el empuje que caracteriza a sus estudiantes.

Desde que soy secretario de Educación Pública he tenido la oportunidad de conocer a muchos
alumnos del Tecnológico Nacional de México. En febrero del año pasado, tuve la oportunidad de
asistir, junto con el presidente Enrique Peña Nieto, al Instituto Tecnológico Superior de Poza Rica.
Ahí conocí a Erik, un joven alumno que, junto con su equipo, ha participado en diversos concursos
de robótica, poniendo el nombre de México muy en alto. Otro gran ejemplo es el de Mario, a quien
conocí cuando visité el Instituto Tecnológico Mario Molina, en Tequila, Jalisco. Gracias a sus méritos
académicos, Mario fue seleccionado para realizar una pasantía en la NASA.

Ellos son parte de una generación de mexicanos sin complejos, dispuestos a romper barreras, listos
para competir en el mundo. Forman parte de una generación que sabe que su mérito y su esfuerzo
son la mejor apuesta para salir adelante. Además, están orgullosos de pertenecer a una institución
educativa que tiene una gran tradición, que inició hace casi 70 años, cuando se crearon los primeros
institutos tecnológicos en Durango y Chihuahua.

2014 fue un año clave, ya que el Presidente de la República creó al Tecnológico Nacional de México,
con la visión de dar una personalidad propia a la mayor institución de educación superior
tecnológica del país. Hoy ya son más de 580,000 alumnos en 254 planteles de toda la República.

Por ello, una institución de esta magnitud e importancia necesitaba tener una identidad propia, una
que los diferenciara, pero, sobre todo, que los unificara y los hiciera sentir parte de la gran
comunidad a la que pertenecen.

En septiembre del año pasado tuve la oportunidad de reunirme con líderes estudiantiles del
Tecnológico Nacional, quienes me visitaron en la Ciudad de México. En aquella ocasión, platicamos
de varios proyectos, pero, sin duda, una de las principales preocupaciones de los alumnos era
construir su propia imagen, una acorde al ánimo y al empuje que los caracteriza.

Ese mismo mes lanzamos una convocatoria de carácter democrático e incluyente. Se recibieron más
de 1,000 propuestas de todo el país. Y un jurado calificador, integrado por estudiantes, profesores
y funcionarios de la comunidad del Tecnológico hizo una selección de diez propuestas finalistas, las
cuales se sometieron a votación por parte de la misma comunidad.

Se trató de un proceso abierto y transparente. Fue la propia comunidad educativa la que promovió,
mandó las propuestas, seleccionó a los finalistas y votó por los ganadores.

Karina Salazar Galindo, estudiante de Ingeniería en Mecatrónica en el Instituto Tecnológico Superior


de Uruapan, Michoacán, fue la ganadora del concurso. Su propuesta, que suma las características
aztecas, mayas y olmecas, define la procedencia, identificación y unicidad de nuestras raíces como
una sociedad tecnológica, enmarcando de manera precisa el espíritu de nuestra nación. Estoy
seguro de que el logo que ahora los representa estará siempre asociado con la excelencia académica
y la vanguardia educativa de México.

La educación tecnológica está dedicada a generar profesionistas integrales, que estén involucrados
con los avances tecnológicos y la innovación, pero que también busquen cómo aplicarlos para
mejorar la calidad de vida de las personas.
Son los estudiantes del Tecnológico Nacional, quienes tendrán la oportunidad de aportar su talento
y creatividad para esta nueva era de cambios que vive la humanidad y aprovecharla para triunfar y
llevar a México a alcanzar el gran potencial que tiene como país.

Al ver esta nueva imagen, todos, en México y en el mundo, reconocerán la grandeza del Tecnológico
Nacional de México. La identidad genera unión y la unión hace la fuerza. Somos, orgullosamente,
Tecnológico Nacional de México.
Nuevos planes y programas para aprender a aprender
Aurelio Nuño Mayer

Publicado en EL UNIVERSAL, 29 de junio de 2017.

La historia de la educación mexicana en el siglo XX es una hazaña que a todos nos llena de orgullo.
Sin embargo, en muchos aspectos nuestro antiguo modelo se había agotado, pues no brindaba a
nuestros niños y jóvenes las herramientas para cumplir sus metas en el desafiante mundo que les
ha tocado vivir.

Por ello, el Presidente de la República inició el cambio educativo más importante en décadas. Como
parte de ese proceso, el pasado 13 de marzo presentamos el nuevo Modelo Educativo. A partir de
una visión clara del tipo de mexicano que queremos formar, el Modelo delinea la manera en la que
estamos reorganizando el sistema educativo para que nuestras nuevas generaciones aprendan a
aprender y sean exitosos en la vida.

En ese sentido, el corazón de este replanteamiento es el currículo, porque los nuevos planes y
programas de estudio —tanto para la educación básica como la media superior— explican no sólo
cuáles son los aprendizajes esperados, sino cómo se tiene que transformar la pedagogía en las aulas
para lograrlos.

El día de hoy presentamos el resultado de meses de trabajo intenso, realizado conjuntamente entre
la SEP, maestros y cien de los especialistas más destacados en diversas disciplinas, incluyendo la
lengua española, las matemáticas, las ciencias naturales y sociales, la formación cívica y ética, la
educación artística y física, y las habilidades socioemocionales, entre otras.

Siguiendo las mejores prácticas internacionales y tomando en cuenta las últimas investigaciones
sobre el aprendizaje, este nuevo currículo tiene cinco grandes innovaciones. En primer lugar, se
busca reducir la extensión de los contenidos para evitar la saturación y en cambio aumentar la
profundidad en los aprendizajes, conservando aquellos que siguen siendo relevantes.

Por otra parte, se incorpora la educación socioemocional como parte del currículo en la educación
básica para potenciar, junto con la educación artística y la física, el desarrollo personal y social de
los alumnos. De esta manera, aprenderán desde temprana edad a identificar y expresar sus
sentimientos, a resolver conflictos y a trabajar en equipo, y podrán crecer seguros de sí mismos,
libres y felices.

Además, el nuevo plan de estudios introduce la autonomía curricular para las escuelas. De manera
inédita, cada comunidad educativa podrá decidir cómo utilizar una parte determinada de su jornada
escolar para complementar los contenidos obligatorios. Así como podrán enfocarse en reforzar los
aprendizajes clave con talleres de lectura o matemáticas, también tendrán la oportunidad de
explorar otras actividades con valor pedagógico, estudiar contenidos regionales o desarrollar
proyectos de impacto social.

Asimismo, se mejora la articulación entre niveles educativos y disciplinas. Por un lado, se revisó el
Marco Curricular Común de la educación media superior para que, respetando la diversidad de los
subsistemas, se enfoque igualmente en los aprendizajes clave y de esa manera guarde continuidad
con el nuevo plan y los programas de estudios de la secundaria. Por otro lado, se aseguró la
congruencia entre los enfoques y contenidos de distintas disciplinas, para facilitar el aprendizaje de
los alumnos.

Finalmente, junto con la profundidad de los contenidos, cambia la manera en la que se enseña. En
el lenguaje y la comunicación, que son la llave de todos los aprendizajes, se adopta un nuevo
enfoque en la alfabetización inicial, es decir la manera en que aprenderán a leer y escribir los niños
para que se apropien del lenguaje. Esto permitirá garantizar que sean capaces de entender a
profundidad lo que leen y expresarse con fluidez, oralmente y por escrito. Por su parte, los hablantes
de una lengua indígena aprenderán a comunicarse en su lengua materna, además del español, y en
todos los casos, se reforzará el aprendizaje del inglés.

Por otra parte, el nuevo currículo busca desarrollar el pensamiento matemático. Nuestros niños y
jóvenes deben perder el miedo a las matemáticas y aprender no sólo a disfrutarlas, sino a
comprenderlas y saber aplicarlas en la vida diaria. Mucho más que datos y fórmulas, las matemáticas
son un modo de pensar que permite analizar y resolver problemas prácticos. Esto es
particularmente cierto para las niñas, a quienes con frecuencia y de manera equivocada se inculca
que las matemáticas son para los niños. Por eso, con el apoyo de destacadas científicas estamos
promoviendo que más niñas se interesen por las matemáticas y el estudio de carreras científicas.

En cuanto a las ciencias naturales y sociales, el objetivo del nuevo planteamiento es despertar en
nuestros niños y jóvenes su curiosidad, el gusto por investigar y el pensamiento crítico. En el estudio
de la historia por ejemplo, el objetivo es que los estudiantes no se limiten a memorizar fechas y
nombres, sino que desarrollen un pensamiento histórico, es decir, que entiendan los procesos
históricos. El objetivo es que tengan la capacidad de analizar, formular hipótesis e indagar.

La instrumentación de estos cambios será paulatina. En una primera etapa, a partir del ciclo 2018-
2019, entrarán en vigor los nuevos planes y programas de los tres grados de preescolar, de primero
y segundo de primaria, primero de secundaria y de toda la educación media superior.
Posteriormente, en el ciclo 2019-2020, iniciará el nuevo currículo para el resto de los grados de la
educación básica.

Para hacer realidad esta transformación educativa en las aulas, tiene que cambiar la cultura
pedagógica en nuestras escuelas. En ese sentido, los maestros son los actores más importantes,
pues ellos son quienes día con día están frente a grupo y tienen la posibilidad de guiar e inspirar a
nuestros niños y jóvenes. Por ese motivo se actualizarán la formación inicial y la capacitación
docente y se desarrollarán nuevos materiales educativos, incluyendo un Libro para el Maestro con
orientaciones didácticas para cada asignatura.

México tiene el potencial para ser uno de los países más exitosos del siglo XXI. Para lograrlo, no hay
atajos, ni soluciones fáciles. Al igual que otras naciones en el pasado, nuestra apuesta tiene que ser
la educación. Como país, debemos ponernos metas muy altas y confiar en que nuestros niños y
jóvenes tienen la capacidad de sacar a nuestro país adelante. Hoy tenemos la oportunidad de
cambiar la educación para hacer realidad la enorme promesa de nuestra juventud y de esa manera,
transformar algo mucho más grande: México.
Salud en tu escuela: niños sanos y listos para el siglo XXI

Enfrentar estos retos de salud pública y proteger el bienestar de nuestras nuevas generaciones
requiere de un trabajo coordinado

Por José Narro Robles y Aurelio Nuño Mayer*

Para que nuestros niños, niñas y jóvenes se desarrollen plenamente y tengan una mejor calidad de
vida, la salud y la educación deben ir de la mano. Los estudiantes aprenden mejor si están sanos y
está comprobado que, a mayor nivel educativo, existen mayores posibilidades de que una persona
cuide su salud y evite conductas de riesgo.

Actualmente, el sobrepeso y la obesidad afectan a siete de cada diez mexicanos y a uno de cada tres
niños y adolescentes. Esta situación aumenta la probabilidad de padecer diabetes, hipertensión,
enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Muchos niños, niñas y jóvenes también
enfrentan desafíos como las adicciones, el embarazo adolescente, la depresión y el acoso escolar,
los cuales afectan su rendimiento escolar e impiden que tengan una vida sana.

Enfrentar estos retos de salud pública y proteger el bienestar de nuestras nuevas generaciones
requiere de un trabajo coordinado. Por ello, atendiendo la instrucción del Presidente de la
República, la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación Pública presentan “Salud en tu
Escuela”, una estrategia conjunta que busca que los estudiantes de educación básica y media
superior adquieran hábitos saludables, mantengan un cuerpo sano y eviten conductas de riesgo.
Cuenta con cinco líneas de acción:

1. Educar para la salud. El planteamiento curricular del nuevo modelo educativo considera el
Desarrollo Personal y Social de los estudiantes como parte del currículo obligatorio. Este
componente incluye el fortalecimiento de la asignatura de educación física y el desarrollo de
habilidades socioemocionales como el trabajo en equipo, la empatía y el manejo adecuado de las
emociones, entre otras.

2. Autonomía curricular. Con el nuevo modelo educativo, las escuelas tendrán la posibilidad de
adaptar las actividades de una parte de su jornada en función de las necesidades de sus estudiantes.
Este espacio representa una oportunidad inédita para incorporar temas de salud al currículo, así
como actividades deportivas, talleres y cursos relacionados con estilos de vida saludables.

3. Profesionales y estudiantes de la salud en tu escuela. Las visitas tendrán por objeto hacer
consultas, monitoreo y registro de sobrepeso y obesidad, salud visual, bucal y mental, así como
promoción de hábitos saludables y cambios de comportamiento. Los alumnos que así lo requieran
serán referidos a su centro de salud para recibir atención y seguimiento personalizados.

4. Capacitación y orientación a maestros y padres de familia. Se acercará información a padres y


madres de familia a través del programa Padres Educadores, con el apoyo de Prospera y el
Conapase. Y en el caso de los maestros de educación física, la Femexfut ofrecerá capacitación para
promover, de manera innovadora y divertida, la activación física en las escuelas.

5. Escuelas saludables. Mejoraremos la coordinación entre las instituciones del sector educativo y
el sector salud para promover el aprendizaje en ambientes más sanos. Se fomentará el uso de los
40 mil bebederos que se están instalando en todo el país y se mantendrá una supervisión
permanente para garantizar su correcto funcionamiento. Además, se supervisará el diseño de los
menús en los comedores escolares de las Escuelas de tiempo completo y se fomentará la venta de
alimentos saludables en las cooperativas.

La estrategia se construyó y será implementada siguiendo cuatro principios rectores: 1) Tomar en


cuenta la opinión de los expertos y la evidencia de las mejores prácticas internacionales. 2) Articular
la solidaridad, el apoyo y la experiencia de la sociedad civil organizada, organismos internacionales,
instituciones de educación superior y la academia con un espíritu incluyente. 3) Seguir una
metodología clara, transparente y rigurosa, que será evaluada por el Banco Interamericano de
Desarrollo. 4) Sistematizar los aprendizajes en campo, adaptar las intervenciones a las necesidades
de cada escuela y ampliar gradualmente su alcance a más grados y niveles escolares, otros
componentes de salud y nuevas intervenciones.

Para garantizar el éxito de todos sus componentes e identificar las acciones más efectivas, “Salud
en tu escuela” iniciará en el próximo ciclo escolar con una selección de escuelas en once entidades
federativas: Durango, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora,
Tlaxcala, Yucatán y la Ciudad de México. Tomando en cuenta los resultados obtenidos se definirá la
ruta para avanzar en la cobertura de todo el país a partir del ciclo escolar 2018-2019.

La niñez y la juventud de México son lo más valioso que tenemos. Con “Salud en tu Escuela”, la
Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Salud unimos esfuerzos para que nuestras niñas,
niños y jóvenes estén sanos y listos para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

*Secretarios de Salud y Educación Pública


Educación: motor para el crecimiento de las naciones

México está abierto al mundo y sustenta su futuro en la ciencia y la tecnología, porque son la clave
para tener ciudadanos felices y productivos; esta es la ruta en la que debe perseverar a fin de ser
uno de los países más exitosos del siglo XXI.

Aurelio Nuño Mayer*

Publicado en MILENIO, 28 de junio de 2017.

Esta semana tuve la oportunidad de visitar Alemania y Francia, dos países con los que México
mantiene una importante relación económica y cultural. En todos los foros en los que participé
encontré un consenso firme en torno a una premisa fundamental: el futuro de las naciones depende
de la importancia que concedan a la educación de sus nuevas generaciones.

El lunes tuve el honor de asistir al 67 Encuentro de Premios Nobel en Lindau, Alemania. Este foro se
celebra anualmente y es considerado uno de los más importantes para el intercambio científico en
el mundo.

Este año México fue el invitado de honor y participaron más de 30 ganadores del premio Nobel,
incluido el mexicano Mario Molina, y más de 400 investigadores de 76 países. Ante este distinguido
auditorio, tuve oportunidad de exponer algunos de los motivos que tenemos los mexicanos para
sentirnos muy orgullosos.

El primero se encontraba en la audiencia, representado por los 10 jóvenes investigadores mexicanos


que participaron en el foro y que son ejemplo del talento que abunda en nuestro país. Como ellos,
la mitad de nuestra población tiene menos de 30 años (la edad promedio es 27), lo que nos convierte
en una nación joven con un gran potencia

El segundo es nuestro dinamismo económico. México tiene una economía vibrante con un valor
superior a 1.1 billones de dólares, fundada en la estabilidad y la apertura al mundo. Según algunas
estimaciones, México será la séptima economía más importante del mundo en 2050. El reto es
mantener este dinamismo y consolidar nuestra posición en la economía global a partir de una
apuesta decidida por el capital humano.

Una tercera fuente de fortaleza es la riqueza natural de nuestro territorio. Con alrededor de 10 por
ciento de las especies que se encuentran en la Tierra, México es uno de los pocos países
megadiversos del mundo.

Por eso asumimos nuestra responsabilidad para preservar el ambiente y combatir el cambio
climático, con medidas para reducir nuestra dependencia del petróleo y aumentar la producción de
energía limpia.

Para lograr aprovechar al máximo nuestras ventajas competitivas como país joven, dinámico y
megadiverso, es fundamental sustentar nuestro proyecto de nación en una educación de calidad y
una inversión creciente en ciencia y tecnología.
Esta ha sido la visión del presidente Enrique Peña Nieto desde el inicio de su gobierno y es la
encomienda con la que trabajamos todos los días desde la Secretaría de Educación Pública.

Tras la llegada de Emmanuel Macron a la presidencia, Francia está por emprender una renovación
de su sistema educativo con importantes coincidencias con la que impulsamos en México. Por eso
agradecí mucho que el recién nombrado ministro de Educación Nacional de Francia, Jean Michel
Blanquer, nos recibiera el martes en París.

El ministro Blanquer compartió conmigo los rasgos principales de la transformación educativa que
está por emprender y conversamos sobre la experiencia de México en esta materia. Hablamos sobre
la formación que requieren nuestros niños y jóvenes para ser exitosos en el siglo XXI y coincidimos
en la importancia de contar con una educación básica sólida, centrada en aprendizajes clave, que
permita a las nuevas generaciones aprender a lo largo de toda su vida.

Tanto para Francia como para México es fundamental que los estudiantes adquieran confianza en
sí mismos y aprendan a trabajar en equipo, para que puedan crecer libres y felices.

En este sentido, nuestros proyectos educativos convergen en que debe otorgarse un lugar
primordial al desarrollo de habilidades socioemocionales, pero más aún, en que todos los niños y
jóvenes, sin distingo alguno, tengan las mismas oportunidades de una educación que les permita
desarrollar todos sus talentos y capacidades.

Acordamos seguir fortaleciendo nuestra cooperación en materia de movilidad e intercambio


académico, ya que Francia es el tercer país receptor de estudiantes y maestros mexicanos, después
de Estados Unidos y Canadá.

Finalmente coincidimos en que la puesta en marcha del nuevo modelo educativo representa una
oportunidad única para emprender nuevos proyectos, por ejemplo programas pilotos conjuntos
orientados a desarrollar la innovación y el pensamiento científico.

No hay caminos fáciles ni soluciones inmediatas para llegar al desarrollo. Las transformaciones
sociales toman tiempo y requieren compromiso, responsabilidad y continuidad.

Los mexicanos tenemos claro que la educación, la ciencia y la tecnología son la clave para tener una
nación más próspera, con ciudadanos felices y productivos. Esa es la ruta en la que debemos
perseverar para lograr que México sea una de las naciones más exitosas del siglo XXI.

*Secretario de Educación Pública


Educación para todos
Aurelio Nuño Mayer

Publicado en REFORMA, 6 de julio de 2017.

México es un país de contrastes. Hemos logrado grandes avances en educación pero persisten
rezagos y desigualdades que impiden que todos los niños, niñas y jóvenes alcancen su máximo
potencial. Por eso, hoy presentamos la estrategia de Equidad e Inclusión del nuevo Modelo
Educativo.

Las comunidades educativas tienen cada vez más autonomía. Los Consejos Técnicos Escolares y los
Consejos de Participación Social son espacios en los que maestros y padres de familia toman
decisiones sobre su calendario escolar o el destino de sus propios recursos. Además, los nuevos
planes y programas de estudio permitirán a las escuelas definir aproximadamente 20% de su jornada
escolar de acuerdo a su contexto específico.

Esta flexibilidad permite dar cabida a la gran diversidad de nuestro país pero no es suficiente para
acabar con la inequidad y la exclusión. Por ello, el nuevo Modelo plantea como meta explícita la
generación de condiciones más equitativas en todas las escuelas.

Esto significa lograr progresivamente que todos los planteles cuenten con infraestructura y
mobiliario en buenas condiciones, organización completa, presupuesto propio, maestros
capacitados y jornada ampliada.

Hoy, programas como Escuelas de Tiempo Completo o Escuelas al CIEN ya concentran la mitad de
su inversión en comunidades marginadas. El planteamiento es introducir este criterio de manera
explícita en las reglas de operación de los principales programas para asegurar que la mitad de sus
recursos se destinen a las escuelas de las regiones más pobres.

De manera complementaria, para romper los nudos de desigualdad que persisten en el sistema
educativo desarrollaremos acciones concretas, enfocadas en los grupos que enfrentan mayores
desventajas.

En primer lugar, brindaremos atención prioritaria a hablantes de lenguas indígenas. Buscaremos


ofrecer a todos los alumnos indígenas una educación bicultural y promoveremos una educación
multicultural en todo el sistema educativo. Esto implica materiales educativos adecuados y
suficientes, además de formación para los docentes.

Segundo: iniciaremos la transición hacia una educación inclusiva, en la que los estudiantes con
alguna discapacidad o capacidades sobresalientes asistan a escuelas regulares. Por ello, seguiremos
adaptando los espacios físicos y ofreciendo materiales educativos adecuados, así como orientación
a padres de familia y capacitación docente.

En tercer lugar, vamos a impulsar el desarrollo infantil temprano, que es clave para el logro
educativo a lo largo de la vida. En coordinación con la Secretaría de Desarrollo Social llevaremos
talleres comunitarios, programas de capacitación y materiales educativos a los padres y madres de
familia que participan en el programa Prospera para apoyar el desarrollo de sus hijos.
Cuarto, replantearemos los programas de becas para asegurarnos de que las casi 8 millones de becas
que entrega el Estado mexicano lleguen a quienes más las necesitan y que los acompañen en su
trayecto escolar, desde el preescolar hasta la educación superior.

En quinto lugar, buscaremos disminuir las brechas de género combatiendo estereotipos que se
reflejan en el desempeño de asignaturas como las ciencias y las matemáticas. Por eso, adoptaremos
prácticas de enseñanza que den las mismas oportunidades a hombres y mujeres desde la infancia y
un programa de mentorías para niñas y jóvenes.

Finalmente, seguiremos combatiendo el rezago educativo. Quienes hayan tenido que dejar la
escuela tendrán más oportunidades para completar su educación a través de esfuerzos como el
Programa Especial de Certificación del INEA, y modalidades flexibles como Prepa en Línea.

El nuevo Modelo Educativo busca una educación de calidad para todos los niños, niñas y jóvenes,
sin distingo de su origen o condición. La estrategia de equidad e inclusión traza una ruta clara para
romper los nudos de desigualdad y hacer de la educación un auténtico motor de movilidad social.
Inglés para todos

Aurelio Nuño Mayer

Publicado en EL FINANCIERO, 11 de julio de 2017.

Hace dos semanas estuve en Lindau, Alemania, en la conferencia de premios Nobel que cada año
reúne a científicos destacados de todo el mundo. En esta edición, México fue el país invitado y tuve
el honor de acompañar a una docena de jóvenes mexicanos que acudieron al encuentro. Más allá
de su indudable talento y mérito académico, nuestros investigadores pudieron participar en este
diálogo internacional del más alto nivel gracias a que hablan inglés.

No cabe duda de que el inglés es la lengua del siglo XXI. Es la lengua franca de la ciencia y de la
investigación, pero también de la diplomacia y de los negocios. Se calcula que para 2020, 2 mil
millones de personas estarán usando o aprendiendo este idioma, es decir el 25% de la población
mundial. Por todas estas razones, como lo demostraron nuestros jóvenes científicos en Lindau,
hablar inglés significa formar parte de una comunidad global cada vez más interconectada.

En este sentido, además de reforzar el aprendizaje del español y las lenguas indígenas, el Nuevo
Modelo Educativo fortalece el inglés en los nuevos planes y programas de estudio. Nuestra visión
es que, dentro de 20 años, todos los mexicanos puedan terminar su educación obligatoria hablando
inglés con una certificación de reconocimiento internacional. En otras palabras, queremos que
tengan la capacidad de comprender y redactar textos complejos, y puedan darse a entender en
cualquier parte del mundo.

Para lograrlo, hemos puesto en marcha la Estrategia Nacional de Inglés que se enfocará, en primer
lugar, en la formación docente. La meta es que, desde las escuelas Normales, todos los maestros
tengan un manejo adecuado del inglés y aquellos que se especialicen en su enseñanza también
cuenten con la pedagogía necesaria.

Para ello, lanzaremos una convocatoria nacional en agosto próximo, con el fin de contratar a más
de 1,000 profesores de inglés en las Normales, bajo condiciones laborales competitivas. Por un lado,
quienes quieran acceder a estas plazas deberán acreditar un dominio absoluto del idioma de
acuerdo a estándares internacionales.

Por otro lado, tendrán que demostrar su capacidad pedagógica para enseñar el idioma y, en su caso,
recibir la capacitación necesaria para perfeccionar su didáctica. Por su parte, los maestros de inglés
en la educación básica tendrán acceso a formación continua y, con objeto de garantizarles mejores
condiciones laborales, promoveremos su basificación gradual.

De esta manera, las escuelas Normales –y a su vez las escuelas– se convertirán progresivamente en
espacios bilingües, o incluso trilingües en el caso de los hablantes de lenguas indígenas.

Parte de este cambio es la transformación de la propia enseñanza del inglés, acorde con la visión de
los nuevos planes y programas de estudio. Se promoverá la apropiación del lenguaje por parte de
los estudiantes para desarrollar una comprensión profunda, con un enfoque más práctico y mayor
vinculación con otras asignaturas.
Finalmente, se apoyará el uso de materiales de estudio diversos, incluyendo herramientas digitales.
La Universidad de Cambridge, autoridad a nivel internacional en la enseñanza del inglés, participó
en la elaboración de los programas de estudio en la educación obligatoria y también lo está haciendo
en el rediseño curricular de la educación normal.

A diferencia del pasado, en este planteamiento nadie queda excluido del aprendizaje del inglés y los
programas de estudio se adaptarán de manera específica a las necesidades de los alumnos. Los
estudiantes de educación indígena aprenderán inglés como tercera lengua, mientras que los
alumnos con alguna discapacidad tendrán acceso a materiales en sistema Braille y en audio. Al
mismo tiempo, se introducirá la enseñanza del inglés, por primera vez, para los alumnos de
telesecundaria y telebachillerato con materiales multimedia.

En el mundo de hoy, hablar inglés significa mucho más que hablar un idioma: implica la posibilidad
de formar parte de la comunidad global. Por ello, estamos convencidos de que contribuirá de
manera importante a que nuestros niños, niñas y jóvenes tengan las herramientas para ser felices y
competir exitosamente en el siglo XXI.
Fortalecimiento y transformación de las escuelas normales
Aurelio Nuño Mayer

Publicado en MILENIO, 13 de julio de 2017.

En la actualidad, el principal desafío en materia educativa es garantizar que todos los niños, niñas y
jóvenes tengan acceso a una educación de calidad que les permita ser felices, convivir en libertad y
competir en un mundo globalizado.

Los maestros han ocupado un lugar central en la historia de nuestro país. En los últimos 100 años,
pasamos de ser un país predominantemente analfabeta a tener uno de los sistemas educativos más
grandes del mundo, en el que cada día más de 30 millones de niños y jóvenes van a más de 260 mil
escuelas. En gran medida, esta hazaña se logró gracias a las profesoras y los profesores de México
quienes, con enorme vocación, recorrieron nuestra geografía para dar a nuestros niños la
oportunidad de tener un mejor futuro.

En este proceso de construcción nacional, las escuelas normales han desempeñado un papel
fundamental. Creadas en el México del siglo XIX, éstas surgieron con la idea de formar maestros en
todas las regiones del territorio nacional, que conocieran de primera mano la realidad de su entorno
y las necesidades de sus alumnos. En la actualidad hay 263 escuelas normales públicas, incluyendo
las 16 normales rurales, que atienden a una matrícula total de 80 mil 500 estudiantes.

Si en el siglo XX el gran reto fue crear un sistema de educación nacional que llevara un maestro y
una escuela a cada rincón del país, hoy el principal desafío es garantizar que todos los niños, niñas
y jóvenes tengan acceso a una educación de calidad que les permita ser felices, convivir en libertad
y competir exitosamente en un mundo globalizado.

Por ello, es necesario y urgente fortalecer y transformar las escuelas normales para que sigan siendo
el pilar de la formación de los maestros de México y que éstos estén a la altura de los retos del siglo
XXI. Bajo la visión del nuevo modelo educativo, el maestro debe ser un profesional de la educación,
con la vocación y la capacidad necesarias para orientar e impulsar la formación integral de los
estudiantes.

En ese sentido, el día de hoy presentamos la Estrategia de Fortalecimiento y Transformación de las


Escuelas Normales, que se construyó de la mano con la comunidad normalista, a través de foros y
consultas en todo el país.

En primer lugar, esta estrategia plantea una profunda transformación pedagógica de la educación
normal. A diferencia de reformas pasadas, el cambio de fondo que plantea el nuevo currículo de la
educación obligatoria estará acompañado de una renovación equivalente en las escuelas normales.
Si queremos que los niños aprendan a aprender, los maestros también necesitan desarrollar esa
capacidad.

Esto implica desde luego un rediseño curricular en las normales, pero sobre una transformación en
la enseñanza y el aprendizaje. Entre otros aspectos, los futuros docentes deberán profundizar su
dominio de las disciplinas académicas, al mismo tiempo que desarrollen sus habilidades
socioemocionales y la didáctica de las mismas. Además, iniciarán las prácticas frente a grupo desde
el primer año de su formación y aprenderán a incorporar las tecnologías de la información y
comunicación a la enseñanza.

Por otra parte, todos los profesores se formarán en la interculturalidad para que promuevan en sus
alumnos el aprecio por la diversidad de nuestro país. De manera más específica, la estrategia plantea
formar a suficientes maestros para garantizar el derecho de los hablantes de lenguas indígenas a
una educación bicultural, tanto en escuelas de modalidad indígena como en planteles regulares.

Asimismo, todos los normalistas aprenderán el inglés con al menos seis horas de clases a la semana
y la posibilidad de recibir hasta seis horas adicionales de tutoría. Aquellos que estudien la nueva
licenciatura en enseñanza del inglés, que será impartida en ese idioma, también desarrollarán las
capacidades didácticas necesarias para enseñarlo.

Al mismo tiempo, la estrategia plantea la profesionalización de la planta docente en las escuelas


normales. Con el apoyo de una comisión asesora integrada por autoridades, maestros de las
normales, especialistas y el sindicato, se revisará el reglamento de ingreso y promoción de los
profesores para asegurar que estos procesos estén basados exclusivamente en el mérito. De manera
complementaria, se fortalecerá la formación continua y profesionalización de los maestros en
funciones, y se apoyará el desarrollo de investigación aplicada y prácticas pedagógicas innovadoras
en las normales.

Esto implica generar sinergias con otras instituciones de educación superior y centros de
investigación. Las escuelas normales profundizarán sus relaciones con universidades y otras
instancias, tanto nacionales como internacionales. De esta manera, podrán construir redes
académicas, promover intercambios de estudiantes, docentes y directivos en el país y con
instituciones extranjeras, así como desarrollar y compartir recursos digitales.

Por último, la estrategia reconoce la importancia de destinar más apoyos materiales a las normales.
Continuaremos mejorando la infraestructura, las bibliotecas y el equipamiento de todas las escuelas
normales: tan solo entre 2016 y 2018 se invertirán cerca de 2 mil millones de pesos. Al mismo
tiempo, para reconocer el mérito, aquellas normales que adopten mejores prácticas y actividades
de excelencia académica recibirán recursos extraordinarios.

De la mano de la comunidad normalista y con el apoyo los especialistas que han acompañado el
desarrollo del currículo para la educación obligatoria, rediseñaremos los planes y programas de
estudio de la enseñanza normal para que entren en vigor a partir del ciclo 2018-2019.

De igual forma, en este proceso de cambio se han tomado como punto de referencia las directrices
que publicó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, con el fin de mejorar la calidad
de las normales.

Las escuelas normales han desempeñado un papel clave en la construcción de nuestro sistema
educativo y el desarrollo de México. A lo largo del siglo XX, formaron a maestros que alfabetizaron
a los mexicanos y llevaron educación a todos los rincones del país. Hoy, estamos iniciado su
transformación para que estén a la altura de los retos del siglo XXI.
Gasto transparente
Aurelio Nuño Mayer

Publicado en REFORMA. 18 de julio de 2017.

El día de ayer participé en la tercera CONAGO educativa desde que fui nombrado Secretario de
Educación Pública hace 23 meses y, con esta sesión, sumamos 23 reuniones de trabajo con los
gobernadores. Con ello, han demostrado su compromiso por trabajar de manera coordinada a favor
de la educación. En esta ocasión, dimos a conocer los resultados de una profunda auditoría a la
nómina magisterial, en la que identificamos 44,076 plazas en situación irregular, con un valor
monetario de 5,034 millones de pesos, suficientes para dotar a casi 4 mil escuelas con una plantilla
completa de maestros.

Este ejercicio es el resultado de un largo proceso que inició hace cuatro años con la Reforma
Educativa. El rezago histórico era de tal magnitud que el Estado mexicano no sabía cuántas escuelas
existían, ni cuántos maestros empleaba. Por eso, en 2013 el INEGI realizó un censo inédito para
conocer la realidad del Sistema Educativo Nacional.

A partir de esa información, en 2014 se creó el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y
el Gasto Operativo (FONE), que nos permitió dejar atrás la doble negociación salarial, y hacer más
transparente y eficiente el gasto educativo.

Posteriormente, en la operación diaria del FONE y derivado de las reuniones de coordinación


regional entre la SEP y las autoridades estatales que iniciamos hace dos años, se detectaron
inconsistencias e irregularidades. Por eso, el Gobierno Federal y las entidades federativas
emprendimos una profunda auditoría, en aras de la transparencia, la rendición de cuentas y el uso
eficiente de los recursos.

A través del Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED), que también fue creado a partir
de la Reforma Educativa, se contrastó la estadística conocida como "911", que reportan los
directores de las escuelas al inicio de cada ciclo escolar, contra la base de datos del FONE.

En el ejercicio encontramos cuatro tipos de irregularidades. Había 14,900 plazas de docentes que
realizaban funciones administrativas, que ya regresaron a las escuelas y están frente a grupo. Por
otra parte, hallamos 17,262 plazas de maestros que gozaban de diversas licencias o comisiones que
no tenían por qué recibir un pago, así como 1,361 plazas de docentes que fueron dados de baja en
la estadística escolar, pero seguían recibiendo una remuneración. En ambos casos los pagos fueron
cesados.

Finalmente, identificamos 10,553 plazas de personal que no pudo ser localizado. En este caso, el
viernes pasado se suspendió la transferencia electrónica de los pagos y generamos los cheques
correspondientes. Esta medida asegura que no se violen derechos laborales y permite que las
personas tengan la oportunidad de presentarse ante las autoridades educativas locales durante los
próximos 90 días para aclarar su situación.

Pasado este tiempo, las plazas que correspondan a personal que siga sin ser localizado serán puestas
a concurso para el ingreso de nuevos maestros al Servicio Profesional Docente. El compromiso del
Gobierno Federal y de las entidades federativas es concluir la regularización de la nómina antes del
inicio del próximo ciclo escolar.

Por otra parte, el día de ayer acordamos que las asignaciones de plazas docentes se harán de
acuerdo a un modelo único, transparente y meritocrático, en estricto apego a la Ley y a los
resultados que obtienen los aspirantes en los concursos de ingreso. Esto ya sucede en la Ciudad de
México y en varias entidades federativas, y el compromiso es llevar este modelo a todo el país.

Estas acciones nos permiten fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas en el ejercicio del
gasto educativo y pone fin a décadas de uso opaco y discrecional de recursos públicos. Se trata de
un paso importante para que cada vez más escuelas tengan una plantilla completa de maestros, y
nuestros niños y jóvenes cuenten con una educación que les permita ser felices y competir
exitosamente en el siglo XX.