Está en la página 1de 282

Mario Hele

r
índice
Heler, Mario Ciencia incierta: la producción social de la
ciencia.-2a. ed. -Buenos Aires: Biblos, 2005. 135 pp.;
23x16 cm. (Filosofía)

ISBN 950-786-462-8

l. Filosofía Moderna-l. Título CDD


190

,
12 Prólogo a la segunda edición
Prologo.................................... ........................................................
.................................................. 9·

1. ¿Ciencia. . y e't"Ica:.. ...................................................................... 13


1. El problema .................................. · .... · .............. · ..·· .............. 13
2. LaLa producción
ciencia en la modernidad social del conocimiento
.............................................. 16
3. La historia oficial ................................................................ 23
4. Algunas cuestiones ............................................................ · 29

Diseño de tapa: Miguel Lezcano Barrios n. La garan Iat e, dverdad .................... 33


......................................
Realización de tapa: Luciano Tirabassi U. 1. La obviedad de una pregunta ............................................ 33
Armado: Hernán Díaz Coordinación: Mónica 2. La excelencia epistemológica .............................................. 35
Urrestarazu 3. El método científico ............................................................ 40
4. El poder de la decisión ....................................................... 45
5. La conveniencia .................................................................. 51
© Mario Heler, 2004, 2005 © Editorial Biblos, 2004, 2005 Pasaje
José M. Giuffra 318, Cl064ADD Buenos Aires III. La garantía de utilidad ...................................................... · 67
editoiialbiblos@editoiialbiblos.com 1www.editoiialbiblos.com 1. ·Aspecto secundario? .......................................................... 67
Hecho el depósito que dispone la Ley ll.723 Impreso en la
2. ta capacidad de predicción ..... : ........................................... 68 3 Una
Argentina
abstracción útil: la tecnociencia ................................. 71
fi . . 76 y e ciencia .......................................................... ..
4.. Utilidad
5. ¿Circulación de mano única? .............................................. 79
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta. puede reproducirse,
almacenarse o transmitirse en forma alguna, ni tampoco por medio alguno, sea éste
eléctrico, químico. mecánico, óptico de grabación o de fotocopia. sin la previa autorización
IV. Otra historia ............................· .... · ..... · ...... · .... · ..· ........ ·..· ...... · · 83
escrita por parte de la editorial. l. Una reinterpretación ............. : ............................................ ~!
2. La lucha contra el orden medieval ...... ...... .............. ..........
Esta segunda edición de 2.000 ejemplares fue 3. Juzgar 1a verdad .............................................. . .................. 8 6
impresa en Gráfica Laf SRL, Espinosa 2827, 4. La acreditación en las ciencias sociales ............................ 90
Buenos Aires, República Argentina, en marzo 5. Anticipar acciones .............................................................. 96
de 2005. 6. Predicciones sociales ........................................................ 102
Editorial Biblos
7. La dimensión ética ........................................................... 107
V.
Un lugar para la
ética ......................................................... 11
5
l. El camino recorrido ........................................................... 115
2. La práctica de la reflexión ................................................. 118
3. Entre la acreditación y la producción .............................. 121
4. La producción social de conocimiento .............................. 124
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Índice de nombres y temas ..................................................... 137
Prólogo

Cuando se retoma un libro que se ha escrito hace un tiempo -en este caso,
unos ocho años-con la intención de reeditarlo, primero uno se enfrenta a la
extraña experiencia de leer un texto que lleva nuestra firma y que parece
escrito por otro. Pasado el estupor inicial, uno empieza a reconocerse y a
encontrar las coincidencias -las continuidades-y los desacuerdos -las
discontinuidades-con uno mismo. El dilema se plantea entonces entre
aclarar las continuidades e indicar las discontinuidades o bien escribir otro
libro. En esta última opción recayó mi elección.

Pero con ello no se resolvieron las dificultades. La línea argumental de


Ética y ciencia. La responsabilidad del martillo (Buenos Aires, Biblos,
1996) seguía operando en mi forma de pensar, aunque hubiera detalles y
aspectos del desarrollo y de las conclusiones con los que ya no acordaba.
También había que tener en cuenta varias cosas. La discusión de la ciencia
en la Argentina en parte (lamentablemente, en una pequeña parte) se había
modificado (siguiendo por supuesto los dictámenes del norte); en ese libro
no me había referido explícitamente a las ciencias sociales, aunque sí había
elaborado mientras tanto algunas cuestiones sobre su problemática
aparecidas en otras publicaciones;1 con respecto a la ética, había fortalecido
algunos puntos, profundizado en otros y ampliado la temática y las
respuestas que había tratado de reflexionar, en especial sobre una ética para
las profesiones científicas; finalmente, había aspectos que se abrían desde
mi posición actual que debía terminar de elaborar. Decidí entonces retomar
la línea argumental del libro de 1996 con variaciones que modificaban su
planteamiento sin modificar su orientación.

l. En particular en M. Heler (coord.), Filosofía social y trabajo social. Elucidación de una


profesión, Buenos Aires, Biblos, 2000, capítulo VI.
[ 9]
1 O Mario Heler
Prólogo 1 1

tea el papelde la reflexión ética, la tensión existente entre la producción y la


Vuelvo entonces a cuestionar el viejo discurso aún predominante que da por
acreditación y se concluye con una invitación a continuar con la elucidación
SPtU:ado el valor indiscutible y las enormes posibilidades del saber científico
de la práctica científica -entendida como el trabajo necesario para pensar lo
siempre en aumento. Pero que en tanto niega un lugar para la ética en el ámbito
que se ~ace y saber lo q~~ se pi~nsa-, con algunas anotaciones sobre el
2

de la ciencia y la tecnqlogía, produce el efecto de inmunizar contra la crítica


sentido de la produccwn social de conocimiento científico.
a la actividad científica y anula así la posibilidad de responder desde el campo
de la ciencia a las demandas éticas que genera el desarrollo científico-
Este libro tiene inicialmente un destinatario directo: los estudian
tecnológico, en su vinculación, interacción e integración con las demás
tes de Introducción al Pensamiento Científico del Ciclo Básico Co
actividades sociales. La revisión crítica de este discurso, al que he llamado la
mún de la Universidad de Buenos Aires. Pero también espera poder
"historia oficial", e identificado con lo que Enrique E. Mari llamó la
contribuir a la reflexión de personas que, percibiendo el impacto de
concepción de la "ciencia martillo", continúa pretendiendo abrir un espacio a la
los desarrollos científicos y tecnológicos en nuestra vida cotidiana,
reflexión sobre la dimensión ética presente en la práctica científica.
ya no se satisfacen con versiones edulcoradas de una práctica c~e~tí
fica idealizada sino que buscan elementos para pensar la practlca
real de la cien~ia: como una actividad social específica, en interac
Después de plantear el problema que motiva el libro, en el capítulo I, de
ción con otras actividades de la sociedad, como una actividad que
contextualizar la ciencia en la modernidad y de reconstruir la "historia oficial",
genera cuestiones y problemas que atañen especialmente a quienes
esto es, la versión hegemónica de la ciencia, la pregunta ¿por qué triunfó la
la practican pero también a todos.
ciencia? es el eje para realizar su revisión. Para ello en el capítulo II se
He intentado (que lo haya logrado es una cuestión que el lector
reflexiona sobre la presunta garantía de verdad que brindan los
podrá apreciar) exponer la línea argumental de mi interpretación
conocimientos científicos según la historia oficial. Pero ahora se toma una en forma clara, explicitando el recorrido y brindando elem~ntos para
interpretación de las posiciones adoptadas en el recorrido que va desde
una comprensión que no evite la crítica. Estoy convencido de que
principios del siglo XX, con el Círculo de Viena y Karl Popper, hasta finalizar partir de explicitar la problemática y el modo de ~bordaje que de
la centuria, con las discusiones desatadas por la concepción de Thomas Kuhn,
ella se propone resulta imprescindible si se desea mteresar al lec
incluyendo también la perspectiva de la sociología de la ciencia. Pero más que tor apelando a su reflexión crítica (pues reniego de la expandida
una exposición de esas concepciones, se trata de un uso de ellas pertinente a la tendencia a la infantilización). En consecuencia, las conclusiones
interpretación de la ciencia actual que guía la exposición del libro. parciales y provisorias a las que arribo deseo .que, m~~ que p~ovo
car el asentimiento o el rechazo, impulsen la mdagaciOn, la drscu
sión y la elaboración de fructíferas conceptualizaciones sobre la pro
En el capítulo III se analiza la pretensión de garantía de utilidad que
blemática social de la ciencia.
conforme a la historia oficial sería secundaria y derivsda de la verdad
La mayoría de las largas notas al pie pretenden ofrecer informa
científica, para proponer una comprensión alternativa que sostiene que la
ción supuesta en la presentación de las cuestiones analizadas, pero
utilidad social de los conocimientos científicos es intrínseca a los productos
cuya inclusión en el texto creo que hubiera empañado la visión ?el
científicos. A su vez, la propuesta indaga acerca de laproducción social de
recorrido de la argumentación, sus implicancias y consecuencras
conocimiento propia de la tecnociencia, y acerca de cómo esa producción
(además de importunar la lectura de quienes ya cuenten con esa
puede ser estabilizada por relaciones de dominación que operan dentro del
información).
campo científico, en conexión con las coacciones provenientes del exterior. El
Finalmente, sin eludir mi responsabilidad, no puedo dejar de re
capítulo IV expone otra historia, a partir de preguntar cómo la historia oficial
conocer que de ninguna manera este libro es producto de mis solita
llegó a ser la versión oficial, para concentrarse en la situación de las ciencias
sociales. Cuestionada la historia oficial y entrevista una visión alternativa, el
lugar de la ética en la producción científica se comienza a definir.
2. Véase C. CASTORIADIS, La institución imaginaria de la sociedad. Marxismo y teoría
revolucionaria, Buenos Aires, Thsquets, 1999, vol. I, p. 11.
En el capítulo V, después de retomar el recorrido realizado, se plan-
Mario Heler
rias elucubraciones. Por el contrario, como la vida humana, inevita- l. ¿Ciencia y ética?
blemente relacional, es el resultado del vínculo con mis compañeros de
ruta. Debo por ende agradecer a todos los que contribuyen de distintos
modos a elaborar mis pensamientos y a redactar mis escritos, donde se
reflejan nuestros diálogos e interacciones, y los continúan, a la vez que
extienden el círculo de relaciones. En este momento se extiende al nuevo
grupo docente que trabajará con este libro, generándonos el desafío de
potenciarnos mutuamente.
Dedico este libro a Miguel Lezcano Barrios, él sabe por qué, y quizá
también lo sepan a su manera dos bellísimas y entrañables gatas siamesas:
Filomena -que desde hace un tiempo se ha vuelto menos insociable-e Isis
-la más jovencita-.
l. El problema
MARIO HELER Buenos Aires,
marzo de 2004 La vinculación entre la ciencia y la ética se nos presenta hoy como un
problema.
Las innovaciones científico-tecnológicas afectan profundamente nuestras
Prólogo a la segunda edición formas de vida y la organización social. Nos sumergen en una actualidad
donde lo viejo aún no se ha disipado y lo nuevo no termina de definirse,
Ha pasado muy poco tiempo entre la primera edición y esta se cuando irrumpe una nueva innovación. Inmersos en estos cambios, en
gunda. Pero ha sido un tiempo suficiente como para haber observado plena transición, buscamos pautas que nos guíen en este presente confuso
la necesidad de algunas aclaraciones, así como la conveniencia de frente a un futuro incierto y vivido como amenazante. Podemos asociar
incluir algunos agregados que reflejaran ciertas elaboraciones que esta búsqueda de pautas, de orientaciones, con las demandas éticas que
mientras tanto hemos seguido realizando sobre las ideas de este li circulan en nuestra sociedad. Nuestra actualidad necesita afrontar las
bro. Y digo "hemos" porque los miembros de la cátedra de Introduc transformaciones sociales, impulsadas hoy por las innovaciones
ción al Pensamiento Científico (Ciclo Básico Común de la Universi tecnológicas de la informática y la comunicación, la biotecnología y los
dad de Buenos Aires), los integrantes del equipo de investigación que nuevos materiales, con el trasfondo de nuestra precaria situación ecológica
dirijo sobre el tema de la producción social de conocimiento, así como (motivada por las enormes posibilidades abiertas por los resultados que la
los cursantes de algunos seminarios de posgrado donde fue discuti ciencia nos brinda desde los inicios de la modernidad).
do, han contribuido a la reflexión que pretende abrir este libro. Mi
reconocimiento a todos y a cada uno. Por un lado, una asentada tradición establece que la ciencia con
El libro conserva la misma estructura argumental. Han sido ob siste en la búsqueda del conocimiento por el conocimiento mismo, en
jeto de algunas aclaraciones los apartados 5, 6 y 7 del capítulo IV, y una búsqueda desinteresada que se rige por un único valor: la ver
el 4 del V tiene ahora un mayor desarrollo. En el resto de los capítu dad. Para la concepción predominante de la ciencia, las cuestiones
los se han hecho algunas correcciones de estilo o motivadas por el éticas surgen cuando los conocimientos científicos son aplicados en la
logro de una mayor claridad, sin que se haya alterado sustancial sociedad. Pero tales aplicaciones responderían a decisiones ajenas al
mente el texto. ámbito científico: serían tomadas por los "decididores", los detenta
MARIO HELER dores del poder (político, militar, económico), quienes determinan los
Buenos Aires, marzo de 2005 usos sociales de los conocimientos que la ciencia ha producido. Y se
rían esos usos los que provocarían los perjuicios que a su vez generan
las demandas éticas que atraviesan nuestra sociedad. Por consiguien
[ 13]
Mario Heler
¡Ciencia y ética?

te, sostiene la concepción oficial que ni la ciencia ni los científicos poseen nuestra moral por efecto del desgaste generado por la inadecuación de sus
responsabilidad alguna en tales perjuicios porque no son los encargados de mandatos y por nuestros incumplimientos.
tomar las decisiones acerca del uso social de los avances científicos. Por un lado, la declaración de la falta de incumbencia de la ética en la
actividad científica; la declaración de la neutralidad ética de la ciencia. Por el
Es que la actividad científica produce conocimientos que son instrumentos, y otro, las actuales dificultades en nuestra relación con la ética: la vivencia de la
así como el instrumento martillo puede ser utilizado para fines positivos (la crisis de nuestro ethos.
construcción de un mueble, por ejemplo) o para fines negativos (la violencia Pero aquella neutralidad puede ser cuestionada y por tanto combatida, y la
contra otro ser humano), las buenas o malas consecuencias de ese uso no crisis de nuestro ethos no obtura la posibilidad de reflexionar sobre la
califican al instrumento ni como bueno ni como malo, sea el martillo o el relación entre la ética y la tecnociencia.
conocimiento científico. La utilización de un instrumento trae consecuencias La tecnociencia3 constituye una actividad social entre otras y en interacción
benéficas o perjudiciales, y la responsabilidad por esas consecuencias les con ellas, una actividad que contribuye decididamente en la transformación de
correspondería a quienes toman la decisión de utilizarlo. El instrumento en- nuestro mundo, afectando nuestra convivencia, nuestra manera de ser y de
tonces no sería ni bueno ni malo, tampoco se le podría atribuir responsabilidad conducirnos. ¿Puede la ética no poseer incumbencia en la actividad científica?
por consecuencias indeseables, sino que las aplicaciones de los conocimientos En otras palabras, si la dimensión ética atraviesa todas las prácticas sociales
científicos serían las que resultan buenas o malas, y la responsabilidad no -pues en todas ellas hay interacciones, hay convivencia, y el problema ético
recaería en el productor del instrumento sino en quien tuviese el poder para concierne a la convivencia entre los seres humanos-, ¿puede la actividad
hacer que se aplique. 1 tecnocientífica estar exenta de este atravesamiento?, es decir, ¿puede
desentenderse de las relaciones sociales en las que está inmersa y que la
Por otro lado, hoy las demandas de ética provocan en nosotros constituyen como actividad social y excluir las cuestiones éticas de su campo
una actitud incrédula y recelosa, básicamente de desconfianza: sos de preocupaciones y ocupaciones?
pechamos hipocresía, intentos de manipulación enmascarados tras
la declaración de grandes ideales. Esta actitud no impide sin embar Y si aquella neutralidad puede ser cuestionada, la crisis de nuestro ethos hace
go nuestros reclamos por el respeto y el reconocimiento recíprocos más perentoria la exigencia de ética4 de una reflexión crítica sobre hechos y
entre los miembros de una sociedad lo más justa posible. Es que las procesos de nuestras circunstancias que se tratan de
innovaciones y los cambios de nuestra actualidad hacen tambalear
nuestras ahora "viejas" pautas de comportamiento, nuestros modos
íntimo, lo endógeno, aquello de donde se sale y adonde se vuelve, o bien aquello de donde salen
de conducirnos hasta "ayer" y también nuestra manera de ser. Ponen los propios actos, la fuente de tales actos"; R. Maliandi, Ética: conceptos y problemas, Buenos
en crisis nuestro ethos.2 Presenciamos así el desmoronamiento de Aires, Biblos, 1991, p. 14.
3. La expresión "tecnociencia" alude a la unidad e integración de la ciencia y la tecnología. Pero
esta unidad e integración no es reconocida por la historia oficial sin recelo, remitiendo a la
l. Enrique Marí llamó a esta forma de entender la neutralidad de la ciencia el modelo de la diferenciación entre ambas: "El objetivo de la ciencia es el progreso del conocimiento, mientras
"ciencia martillo". Véase E.E. Marí, "Ciencia y ética. El modelo de la ciencia martillo", en que la tecnología tiene por objetivo la transformación de la realidad dada"; J. Ladriere, El reto de
Doxa, No 10, 1991. la racionalidad, Salamanca, Sígueme-Unesco, 1977, p. 52. Veremos luego por qué es válido
hablar de "tecnociencia". De cualquier manera, esta expresión y "ciencia" serán utilizadas como
2. La palabra griegas ethos se utiliza para referirse al lugar donde estamos "en casa" (por haber sinónimos.
sido socializados allí) y al mismo tiempo refiere a la manera de ser y al modo de conducirse de
los miembros del ethos. Connota la dimensión social e individual de la existencia humana. "En el 4. El uso de los términos "moral" y "ética" suele diferenciarse, y al mismo tiempo, confundirse. Si
lenguaje filosófico general, se usa hoy «ethos» para aludir al conjunto de actitudes, convicciones, vemos las definiciones, nos encontramos con distintos significados, más o menos arbitrarios, en
creencias morales y formas de conducta, ya sea de una persona individual o de un grupo social, o vinculación con ciertas tradiciones. Por un lado, "moral" alude a hábitos y costumbres, a normas,
étnico, etc. ( ... ) El ethos es un fenómeno cultural (el fenómeno de la moralidad), que no suele valores e ideales que de hecho rigen a un grupo concreto de hombres y mujeres, que están
estar ausente en ninguna cultura. Es [ ... )la facticidad normativa que acompaña ineludiblemente vigentes en un grupo o en una sociedad. La vigencia remite a lo que de he hecho se considera
a la vida hum~n_a. [ ... ) El ethos tenía en el griego clásico una acepción más antigua, equiva- válido, correcto. En cambio, la "ética", refiere a la reflexión sobre la moral, para revisar su
lente a «VIVIenda», «morada••, «sede», «lugar donde se habita». [ ... ) Esta significación no es validez, esto es, no si de hecho en un grupo se debe hacer tal o cual cosa, sino si se la debe hacer
aun cuando no sea lo que está vigente. Por eso, se suele identificar ética con filosofía moral, en
totalmente extraña a la otra: ambas tienen en común la alusión a lo propio, lo
cuanto reflexión o conceptuali
Mario Heler
¡Ciencia y ética?

imponer como un orden de cosas aceptable, y hasta incuestionable, El surgimiento y la consolidación de la ciencia moderna están estrechamente
simplemente por haber acaecido o por estar aconteciendo (el petróleo se vinculados con el desarrollo de la sociedad moderna a partir del medioevo. Las
terminará en algunas décadas, los ríos y las napas de agua se contaminan, hay ciudades resurgieron alrededor del siglo XI. A partir de allí, podemos rastrear el origen
especies animales en extinción, los vegetales que comemos ahora son de los burgos (mercados), donde comienzan a desarrollarse formas de vida que
transgénicos, una economía sana no tiene restricciones a las importaciones, la paulatinamente acrecientan su importancia en el orden feudal, sin tener un espacio
vida debe ser prolongada artificialmente, el trabajo, precario y flexible; el legitimado y, sobre todo, yendo en contra de prescripciones medievales (el "justo
incumplimiento de la norma, lo normal; la exclusión y la marginación, precio" condena los intercambios en el mercado, pues caen bajo el pecado de la usura,
irremediable y en aumento; la deslealtad y el engaño, rasgos de las relaciones sancionable por la autoridad terrenal, el rey).
humanas; la ganancia, lo único valioso; la necesidad de consumir ... ; etcétera).

He aquí entonces el problema: la relación entre ética y ciencia, o bien ¿qué En los siglos XV y XVI, época del Renacimiento (un período intermedio y de
lugar tiene la ética en las prácticas científicas? transición entre la Edad Media y la modernidad), no pueden pasar ya
La forma de abordar nuestro problema, en un primer momento, consistirá en la desapercibidas las transformaciones provocadas por las prácticas de los
revisión crítica de esta concepción predominante de ciencia, la versión oficial, burgueses en toda la sociedad. Y éstos comenzarán a operar para lograr un
que nos permita, en un segundo momento, pensar en el lugar de la ética en la espacio social legítimo y provocarán más cambios sociales, que a su vez dan
actividad científica. Pero antes contextualicemos históricamente la ciencia y inicio a la época moderna, inicio que es habitual situar en el siglo XVII. Los
reconstruyamos la concepción hegemónica de ciencia. cambios subsiguientes hasta llegar a nuestros días han estado en consonancia
con el desarrollo de las relaciones de producción capitalista, sin ahorrar
enfrentamientos y revoluciones. Recién al finalizar el siglo pasado comienza a
hablarse de una nueva época, la posmoderna, sin que haya acuerdos al
l. La ciencia en la modernidad respecto.

Cuando hablamos de ciencia moderna nos referimos a una forma de saber que Caractericemos a la modernidad con algunos de sus rasgos dis
comienza a manifestarse durante el Renacimiento, en las postrimerías de la tintivos.
Edad Media, y que llega a ser la forma distintiva de conocimiento en la Edad En primer lugar, la secularización es un factor generalmente reco
Moderna y se consolida como tal en el siglo XVIII, con las elaboraciones de la nocido como fundamental. La sociedad medieval estaba preocupada
física newtoniana. Esa nueva forma de saber continúa desarrollándose hasta por la salvación del alma: importaba entonces la eternidad y no el
nuestros días, y se ha logrado erigir en el único modo racional de tiempo (el siglo, lo secular) en que les tocaba habitar este valle de lá
conocimiento. grimas. El rey se dedicaba a organizar la vida temporal, pero bajo las
directivas de la Iglesia, que cuidaba que el orden secular, terrenal, se
conformara a la voluntad divina, en aras de la salvación eterna. Las
zación de la moral. Por otra parte, "moral" connota la conciencia moral individual, en
nuevas prácticas sociales de mercado, las que darán lugar al capitalis
tanto que a "ética" se le atribuye carácter social. En lo que aquí importa, con la moder mo, necesitan para desarrollarse una nueva visión de la realidad, pro
nidad no sólo se trata de cumplir con nuestros deberes sino que además debemos esta poner otro orden de cosas, donde tengan cabida y legitimidad, y para
blecer por nosotros mismos cuáles son esos deberes, cuáles son las obligaciones genui ello requieren un orden basado en este mundo (seguir ocupándose de
nas, ya que en ello se juega el ideal moderno de laautonomía (de "autos" y "nomos" -ley la vida eterna reconduciría nuevamente al viejo orden).
en griego, significa darse a sí mismo -autos-la ley, autodeterminarse). Por consiguien
La modernidad inaugura entonces la preocupación por este mun
te, la reflexión ética es una obligación del ethos moderno, en tanto no se trata sólo de
acatar el mandato vigente sino de reflexionar críticamente para determinar por noso do, por el tiempo, por la actualidad,5 y deja a cada uno ocuparse de su
tros mismos, autónomamente, si esos mandatos de nuestro ethos deben ser así, si son
válidos. En tanto que las "demandas éticas" no reclaman un mero cumplimiento de
obligaciones sino que exigen poner en práctica la ética: revisar críticamente nuestro
ethos, los mandatos vigentes, para poder construir entre todos pautas sociales de com 5. Véase M. Foucault, "¿Qué es la Ilustración?", en Saber y verdad, Madrid, La Piqueta, 1985,
portamiento válidas, pautas compartidas y abiertas a la crítica. pp. 197-207.
Mario Heler
salvación, de su relación con la religión. La cuestión central pasa a ser entonces
la autoconseruación: la preservación en el ser a través del tiempo. Cada
individuo necesita ganarse la vida, encontrar el modo en que obtendrá su
sustento, su supervivencia, pero también cómo brindará un sentido a su
existencia en este mundo (una vez que ya no es obligatoria la referencia a la
salvación en el otro mundo después de la muerte). Se concibe entonces un
proceso a través del cual se instala en nuestra cotidianidad (en las instituciones
y en la cultura) la preocupación por este mundo, por este tiempo, sin refe rencia
a instancias divinas: el proceso de secularización.

En segundo lugar, los cambios que acarrea la modernidad afectan también la


manera en que se concibe la relación del hombre con el mundo. Por un lado, en
el medioevo, retomando a Aristóteles, se piensa que el hombre tiene capacidad
de conocer porque es capaz de reflejar el mundo, actúa como un espejo
(speculum, en latín, y de allí, "especular" en castellano). Pero refleja la realidad
quedándose con su imagen, con su concepto; y entonces, ha conocido. En la
relación sujetoobjeto, es el objeto el que ocupa un lugar principal, porque sin él
no habría imagen-concepto y, por tanto, tampoco conocimiento; en cambio el
sujeto es pasivo por ser receptivo. La posición fundamental del objeto es
sostenida en general por los medievalistas.

Los modemos (a partir de Descartes6 y luego con KantF sosten

6. René Descartes [Cartesius, en latín) (1596-1650): Filósofo francés, punto de partida de la


filosofía moderna, iniciador del racionaiismo y de la filosofía moderna de la conciencia. El núcleo
de la filosofía cartesiana es el estudio del fundamento en que se basa el conocimiento humano,
hasta el punto que se puede decir que con él aparece la epistemología o teoría del conocimiento
como tema central de la filosofía moderna. Descartes se inspira en las matemáticas para
desarrollar un método que aporte certeza al espíritu humano en todas las cuestiones. Tendrá por
ciertas sólo aquellas ideas que se ofrezcan claras (ciertamente presentes a la conciencia) y
distintas (bien analizadas) a la consideración de la mente. En resumen, la duda lleva a una primera
verdad: "Pienso, por tanto existo" (cogito, ergo sum), ya que si yo dudo, si pienso (cogito), no
puedo pensar que yo no exista. A partir de esta primera certeza, recupera la idea de Dios como
garantía de la verdad, para luego afirmar que sólo existe sustancia pensante (alma) y sustancia
extensa (cuerpo), y que el hombre es la vez ambas cosas.

7. Immanuel Kant (1724-1804): N a ció en Konigsberg (Prusia oriental entonces y, en la


actualidad, provincia rusa). Su sistema filosófico recibe el nombre general de criticis· nw o
filosofía crítica y se halla expuesto, sobre todo, en las tres obras fundamentales Crítica de la
razón pura, Crítica de la razón práctica y Crítica del juicio. En Kant, a priori significa
independiente de la experiencia, y por eso universal y necesario; a posteriori, dependiente de la
experiencia y, en consecuencia, particular y contingente; en tanto que trascendental es aquello
que es condición de posibilidad a priori del conocimiento. Kant determina que, para entender la
experiencia (conocimiento a posteriori),
¡Ciencia y ética?

drán que el sujeto no cumple un papel pasivo y secundario frente al objeto.


Por el contrario, es el sujeto el que constituye al objeto. Hay concepto porque
el sujeto ha organizado los datos sensoriales a partir de sus modos de pensar
(de sus categorías).8 Se habla entonces de la posición predominante del sujeto
en los modernos, de un "giro copernicano" en la concepción del conocimiento
(pues así como la visión heliocéntrica de Copérnico supone trasladar el centro
de la Tierra al Sol, en el conocimiento se pasa de la centralidad del objeto, a la
del sujeto).

Visión clásica (antigua y medieval)

.---------------------------------------------------------.,
Coincidencia: VERDAD
t•
~-----------··
CD....-------------- S ··-··t·-····--
---------------------------

Visión moderna espejo


········-------O

S _. O ·-······-·····--······--·-datos sensoriales

S: sujeto; 0: objeto; 1: imagen-concepto; -: actividad de constitución del objeto por el sujeto.

es necesario tener conocimientos que no provengan de la experiencia (conocimiento a priori):


"Aunque todo nuestro conocimiento empiece con la experiencia, no por eso procede todo él de la
experiencia". Sólo así el conocimiento empírico puede tener aquellas condiciones que exige el
verdadero conocimiento (universalidad y necesidad) y que la sola experiencia no puede otorgar.
Esto equivale a un cambio de método; al afirmar que no es el entendimiento el que se deja
gobernar por los objetos, sino que son éstos los que se someten a las leyes del conocimiento
impuestas por el entendimiento humano establece un "giro copernicano", una perspectiva
radicalmente nueva.
8. Categorías: modos generales de pensar la realidad. Están supuestos en las teorizaciones de la
realidad. Por ejemplo, para Aristóteles, toda la realidad puede pensarse con dos categorias:
sustancia y accidente; lo que existe o bien es una cosa o bien es una propiedad, atributo o
accidente de una cosa. Por ejemplo, sustancia: mesa; accidentes: de madera, circular,
perteneciente a Fulanito, cubierta por un mantel, etcétera.
Mario Heler
Claro que con este cambio se modifica la concepción de verdad. La verdad se
entiende desde la antigüedad clásica corno adecuación o coincidencia entre el
objeto conocido y la imagen-concepto. Pero con la revolución copernicana tal
coincidencia pierde sentido: la actividad de conocimiento del sujeto construye
el objeto, o lo constituye. Es un resultado del proceso de conocimiento y no es
factible entonces compararlo con la "realidad" del objeto, si "su" realidad ha
sido constituida por la razón. Sin embargo, no se trata de una construcción
arbitraria del sujeto, ni una renuncia a la universalidad y necesariedad de los
conocimientos.

En tercer lugar, este cambio en la concepción moderna del conocimiento se


vincula con la actitud del hombre frente al mundo. Para los antiguos y
medievales, el mundo era un kosmos, un todo ordenado, bello y bueno, y la
actividad más excelsa era dedicarse a contemplarlo (dejar que ese orden, esa
belleza y esa bondad se reflejaran en el alrna).9 Por tanto, valoraban la vida
contemplativa por sobre todas las cosas. En cambio, los modernos tornan para
sí -secularizándolala idea cristiana del hombre creado a imagen y semejanza de
Dios, y si la imagen se posee, la semejanza es la tarea humana: hacerse dios
en la Tierra, enseñorearse del mundo en forma similar al modo en que Dios
es el Señor del universo. Entonces, en la modernidad se privilegia la vida
activa, la vida dedicada a transformar y cambiar el mundo para adueñarse de
él y ponerlo al servicio de la humanidad.

Pero, en cuarto lugar, la importancia que adquiere el sujeto en la


modernidad, en el conocimiento y en la acción en el mundo, acarrea
la pérdida de su lugar privilegiado en el cosmos, de ese lugar que
ocupaba el ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios. El
hombre ya no puede ubicarse en el centro del universo (la Tierra ya
no se concibe corno el centro de la creación) y, en tanto vaya avanzan
do el proceso de secularización, comienza a ser problemática su pro
pia consideración bíblica corno la coronación del mundo: la evolución
desde el mono romperá el vínculo con la creación divina (Darwin)10 y

9. Theoria en griego significa visión, contemplación.


10. Charles Robert Darwin (1809-1882): Célebre naturalista inglés, autor de la teoría de la
evolución de las especies por selección natural. Darwin expone una concepción de la
naturaleza nada bucólica o armónica: la vida es lucha por la supervivencia. Se ha
considerado que, como Nicolás Copérnico, que asestó un golpe decisivo a la soberbia
humana que hacía del hombre el centro del universo, Darwin proseguía esta tendencia y
situaba al hombre entre los otros animales; las diferencias con respecto a ellos no son de
una naturaleza sobrenatural sino fruto de la misma evolución biológica operante en toda la
naturaleza.
¡Ciencia y ética?

la importancia del inconsciente en la vida humana (Freud) 11 cuestionará el


gobierno racional de la conducta.
Sin embargo, recreando esa imagen teológica, la modernidad constituye su
propio imaginario, basándose en las posibilidades que la razón brinda al
hombre de construir un mundo a su medida, convirtiéndose en artífice de
su propio destino. Se conforma así el ideal (la utopía) de la construcción de
un Paraíso Terrenal entendido como un Reino de la Libertad, sin
sometimiento a la necesidad natural ni a la tiranía social, y construido en este
mundo por el trabajo de generaciones de individuos.

En quinto lugar, si el hombre puede crearse a sí mismo, forjándose un destino,


a diferencia de las sociedades estamentales basadas en la herencia -en el lugar
de nacimiento-de la Edad Media, es porque la modernidad postula la libertad
y la igualdad de todos los hombres. No establece en los hechos esa igualdad
y libertad, sino que sólo la postula; postula un ideal que exige realización.
Pero con ello, y en consonancia con el desarrollo del capitalismo, abre la
posibilidad de la movilidad social; reconoce el derecho de cada individuo de
ocupar en la sociedad el lugar que sepa ganarse.

En sexto lugar, este postulado requiere remover la idea de que el


orden social, por ser expresión del orden divino, fuera incuestionable.
Con la modernidad, se extiende la reflexividad, 12 esto es, el derecho de

11. Sigmund Freud (1856-1939): Médico neurólogo, inventor del psicoanálisis. La im-
portancia de la sexualidad como causa material de la neurosis encamina a Freud hacia uno
de sus principales descubrimientos: el complejo de Edipo, complejo nuclear del
inconsciente que se constituye por un conflicto de sentimientos, originado por la inter-
vención del padre en la relación del niño con la madre. Iniciando, de esta manera, el
descubrimiento del inconsciente, sus orientaciones no cesarán de evolucionar en una triple
dirección: un procedimiento de investigación de los procesos psíquicos, un método
terapéutico en el tratamiento de la neurosis y una serie de conceptos que se reivindicarán
como ciencia. Freud interpreta que se han producido "tres heridas del amor propio" de la
humanidad: después de Copérnico, que puso fin a la "ilusión cosmológica", asignando al
hombre y a la tierra su posición relativa en el orden del universo; después de Darwin, que lo
reinsertó en la cadena de los seres vivos, destruyendo la "ilusión biológica", y el
psicoanálisis ha transformado al yo al insertar en el psiquismo esta idea de una "alteridad
interna", lo inconsciente. Revolución en el corazón mismo del conocimiento humano que
rompe la unidad del sujeto en relación con su saber y con su verdad.

12. La capacidad de "re-flexión", y la consecuente reflexividad, está dada por el hecho de


que el ser humano puede volver sobre sí mismo (re-) la "flexión" que podríamos llamar
"natural" hacia las cosas del mundo. La reflexión entonces supone no sólo la dirección
(flexión) de un sujeto que conoce un objeto, sino también la atención a la relación entre él,
sujeto, y el objeto, así como considerar sus vivencias y las operacio
Mario Heler
todos a criticar, a poner en cuestión y a revisar las creencias heredadas y
vigentes en la sociedad, para llegar a conclusiones propias.
Se impone así la libertad de pensamiento como un derecho y un deber, pues es
la condición necesaria para que cada uno construya su destino y dé forma a su
vida según su mejor entender. Si embargo, sólo se admite la posibilidad de
pensar críticamente todo lo que se quiera; la libertad de acción es postergada,
hasta que la razón ilumine las conductas de todos los hombres.13 Es que se teme
el accionar de esos individuos libres e iguales, liberados de toda tutoría, que
puedan decidir por sí mismos sus formas de vida.14

En séptimo lugar, la Ilustración es precisamente la primera sistematización del


proyecto moderno. Es el movimiento que defiende la idea del progreso de la
humanidad, de un progreso que se orienta hacia la recuperación, en este
mundo, del Paraíso Perdido. Para ello recomienda el uso de la razón, con el
objetivo de dominar la Naturaleza, la Necesidad (a través del desarrollo de las
ciencias de la naturaleza) y lograr la organización racional de la sociedad
(mediante los saberes de las ciencias sociales). Para la modernidad y con la
ilustración, primero hay que saber para poder luego actuar exitosamente. En la
modernidad, la razón "ilumina" las cosas y nos permite descubrir en su luz las
posibilidades de la transformación de la realidad y las formas de concretarlas.

En la modernidad, en un mundo que se seculariza, donde ocupa


una posición fundamental el sujeto, se valora la vida activa, en tanto
que la pérdida del lugar central en la creación divina se compensa
con el postulado de la libertad e igualdad de los individuos, que habi
lita la reflexividad como un derecho, y se confía en el camino del
progreso hacia el Paraíso Terrenal, empleando las luces de la razón;
el papel que deben desempeñar las ciencias requiere entonces de un
nuevo tipo de conocimiento: un conocimiento que reúna saber y po
der. Las ciencias deben generar un conocimiento capaz de prolongar
se en el poder de transformar la realidad natural y social para cons
truir progresivamente entre todos un Paraíso en este mundo.

nes que él realiza tanto como las ideas y conceptos que piensa, imagina, relaciona, etc. La
posibilidad de la reflexividad se encuentra en el lenguaje, y es en el medio (en y a través) del
lenguaje que existe el mundo simbólico de los seres humanos.
13. "Pensad todo lo que queréis, pero obedeced", es el lema de la Ilustración. Véase l. Kant,
"¿Qué es la Ilustración?", en Filosofía de la historia, México, Fondo de Cultura Económica,
1981.
14. Véase M. Heler, Individuos. Persistencias de una idea moderna, Buenos Aires, Biblos,
2000.
¡Ciencia y ética?

El éxito en el desempeño de la tarea de la ciencia y la tecnología 1" otorga el


prestigio que hoy posee la ciencia moderna. La racionalidad científica se
presenta entonces no sólo como modelo paradigmático sino también como
concreción superior de la razón humana.

J. La historia oficial

La versión predominante de la ciencia moderna puede imaginarse en términos


de una Cenicienta reivindicada y triunfante. Como ella, sufrió humillación,
maltrato y hostigamiento.16 Como ella, logró convertirse en una reina, la reina
de los saberes. Pero en su victoria no hay nada de mágico. Fue obra de una
lucha contra el saber hegemónico: la ciencia medieval. Reina después de
haber destronando a la reina vieja. Como en el cuento su éxito estaría
justificado en sus méritos, y también se espera que reine haciendo sólo el bien.

La historia oficiaP7 se enorgullece de contar el triunfo de la cien cia como un


combate contra sus enemigos: los dogmas, los prejuicios,

15. Técnica: procedimientos para controlar y dominar los fenómenos. Tecnología: pro-
cedimientos para controlar y dominar los fenómenos con bases científicas.
16. Recordemos las persecuciones de la Inquisición, sus torturas y sus hogueras, destinadas a
eliminar las disidencias, las herejías de los nuevos físicos, de los alquimistas, de las brujas, pero
también de todos aquellos que eran un mal ejemplo para la sociedad (prostitutas, homosexuales,
delincuentes, etcétera).
17. En la actualidad, la acá llamada "historia oficial" de la ciencia se presenta como el relevo
histórico de la visión whig de la historia de la ciencia en tanto cumple la función de entorpecer
y obstaculizar la producción de una comprensión contextualizada de la práctica social de la
ciencia. La "historiografía whig" es la interpretación de la historia desde el punto de vista de los
miembros protestantes del partido liberal inglés. Nacida entre los historiadores ingleses whig del
siglo XIX, se caracterizaba por: 1) estudiar el pasado con la mirada del presente; 2) elevar al
rango de principal criterio de clasificación la división entre agentes del progreso (v.g., agentes
que impulsaron el progreso científico) y agentes del oscurantismo (v.g., agentes que intentaron
impedirlo); 3) reducir la función de la historia a la indicación de las semejanzas entre el pasado
estudiado y el presente vivido, y 4) explicar la presencia de los diversos eventos históricos
mediante causación simple. Por su parte, la acá llamada "historia oficial" de la ciencia cumple la
función de: a) reforzar la concepción lineal, continuista y totalizadora de la historia de la ciencia,
y en el campo general de la reflexión sobre lo que es la ciencia; b) establecer un vínculo accesorio
entre el aspecto teórico y el aspecto práctico de la ciencia, y e) cancelar la dimensión ética de las
prácticas científicas. Sobre la concepción whig de la ciencia, véase H. Butterfield, "La
interpretación whig de la historia", en M. de Asúa, La historia de la ciencia. Fundamentos y
transformaciones, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993, vol. I, pp. 125-133.
Mario Heler
la arbitrariedad, el autoritarismo, el oscurantismo; en suma: la irra cionalidad.
En esta narración la razón queda del lado de la actividad científica.

Si en sus comienzos, entre los siglos XV y XVII, fue una herejía y un sacrilegio,
pudo con el tiempo convertirse en el saber capaz de ofre
cer una verdad racional. Logró luego extender su poder erigiéndose en el
único saber válido. Sus categorías, conceptos y procedimientos se presentan
como garantía de verdad y objetividad, sirviendo como parámetros de
evaluación para actividades teóricas y prácticas.
Hoy el calificativo de "científico" representa un preciado valor que otorga
prestigio y ganancias (piénsese en la apelación a la cientificidad de los
productos en la publicidad). Concedemos tanto crédito a la ciencia, que la
actividad científica parece haber recuperado para sí la incuestionabilidad del
saber teológico y su capacidad de decidir acerca de la validez de todo
conocimiento.
En este estado de situación, no sería necesaria la pregunta acerca
de las razones del triunfo de la ciencia. La respuesta sería demasiado
obvia. N o podría ser otra que la superioridad del saber científico frente
a los otros tipos de saber. N o sólo se trataría de una superioridad
teórica, como forma de conocimiento, sino también práctica: la cien
cia además es útil. Pero este segundo aspecto se nos dice que no es el
principal.
La concepción hegemónica identifica la actividad científica con la
búsqueda desinteresada de la verdad, y declara que sólo secundaria
mente tiene utilidad. La ciencia entonces respondería esencialmente
al afán humano por saber. Sus potencialidades prácticas estarían
supeditadas a ese afán, si bien la actualización de tales potencialida
des impacta fuertemente en la vida cotidiana, sometiéndola a cons
tantes innovaciones y cambios.
Se nos dice que la peculiaridad del saber científico reside en la
búsqueda de las leyes que regulan los fenómenos; esto es, se dedica a
enunciar las relaciones invariantes entre los mismos. Su indagación
es metódica y sistemática, ya que sigue procedimientos explícitos y
repetibles, así como organiza los conocimientos obtenidos en teorías,
donde éstos son integrados e interrelacionados, mostrando el funda
mento y las implicancias de su verdad.
La ciencia refiere a la realidad; no es una mera lucubración fanta
siosa sin correlato en los fenómenos. Por el contrario, contrasta sus
hipótesis con los hechos, con la empiria (experiencia, en latín). El
conocimiento científico se estructura sobre la base de relaciones lógi
cas con referencias empíricas precisas. En el nivel lógico asegura la
consistencia y la fundamentación del conocimiento; en el empírico,
¡Ciencia y ética?

su conexión con los hechos. Juntos y en correlación dan validez al


conocimiento científico.
La ciencia moderna es entonces un saber objetivo en dos sentidos: por un
lado, por referir a la realidad, al objeto del conocimiento; por otro, porque a
diferencia de un saber subjetivo que varía con cada uno, es posible que
cualquier sujeto racional concuerde con sus afirmaciones. Es un conocimiento
intersubjetiva, es válido en tanto sería posible el consenso sobre su verdad: el
acuerdo entre los sujetos basado en las razones que muestran su validez.

En la historia oficial se reconoce además la falibilidad humana. En


contraposición con el dogmatismo de la ciencia medieval que tomaba sus
verdades como incuestionables, asume que nuevos elementos pueden
modificar los conocimientos ya adquiridos. Es un saber provisorio, y en
consecuencia requiere que la investigación no se detenga, para seguir en la
ruta del progreso hacia el cabal conocimiento del mundo.

En su peculiaridad de ser un saber de leyes, se descubre el lado práctico de la


ciencia. Al enunciarse las relaciones invariantes entre los fenómenos, la
ciencia adquiere un poder muy particular: el poder de predicción. Si conozco
que tal relación se repite siempre entre determinados tipos de hechos, sé qué
va a ocurrir cuando se produzca esa relación: puedo decir con antelación lo
que va a suceder. Tal posibilidad permite la contrastación con los fenómenos
mediante la experimentación, esto es, provocando en los hechos la relación
que la ley conjetura y que es de este modo puesta a prueba. En la contrastación
experimental se trata de hacer visible si la relación propuesta da cuenta de los
hechos, si los explica. Para señalar su originalidad, su peculiaridad, se llamó a
la ciencia moderna "ciencia experimental".

Pero además, la capacidad de predicción hace posible actuar sobre


la realidad a voluntad. Capacita al hombre para intervenir en los he
chos, produciendo la relación que la ley especifica, o bien evitando que
suceda. En un ejemplo trivial: la construcción científica de un dique se
realiza prediciendo la relación de fuerzas necesaria para detener la
corriente de agua del río. Sabiendo que una fuerza se detiene con otra
de sentido inverso y de igual o mayor magnitud (relación invariante),
puedo diseñar la resistencia que debe tener el dique para cumplir con
su cometido, y evitar así, v.g., las inundaciones indeseables.
La ciencia moderna, por ser un conocimiento de leyes, proporcio
na el poder de predicción que habilita al hombre a enseñorearse de la
naturaleza. Asimismo, el conocimiento de las relaciones humanas que
las ciencias sociales estudian debería permitir una organización ra
cional de la sociedad.
Mario Heler
La maravilla de la ciencia se encontraría precisamente en que, preocupada
sólo por conocer el mundo, convierte ese conocimiento en un instrumento
capaz de dominar los fenómenos. La ciencia de la Antigüedad buscaba
conocer el cosmos para acomodarse a su orden. La ciencia moderna busca
también ese saber. Pero la forma en que se propone ese saber y su modalidad
de conocimiento brindan una posibilidad impensada para los griegos: hacer
del mundo un lugar que responda a los deseos de los hombres. En la
modernidad, no se trata de acomodarse al orden existente sino de
transformarlo.
Todas estas cualidades de la ciencia moderna mostrarían su superioridad, tanto
teórica como práctica. Explicarían su triunfo por la índole del saber que
produce: un saber legalista, metódico, sistemático, fundamentado
racionalmente (lógicamente) y en correspondencia con la experiencia
(empíricamente), un saber objetivo que se acepta como provisorio porque está
en progreso, siendo además un saber útil socialmente por sus aplicaciones
prácticas.
Aunque es cierto que en el desarrollo de la tecnocienciajunto a los beneficios
innegables que nos ha proporcionado se manifiestan problemas. Al "lado
luminoso" de los avances científicos (la prolongación de la vida, la seguridad y
la confortabilidad que ha brindado a la existencia humana, el alivio del dolor y
la cura de enfermedades, las posibilidades de comunicación y de traslados, las
redes de circulación de la información, etc.) se le opone el "lado oscuro" (del
que alcanza con nombrar la situación ecológica planetaria, incluida la nuclear).
Los perjuicios ocasionados por las "aplicaciones" de la ciencia en la sociedad
se presentan hoy con suma gravedad. Amenazan la supervivencia de la
humanidad. La realización de la racionalidad científica se ha materializado no
sólo trayendo seguridad y confortabilidad, sino también sufrimiento y
destrucción. En esto consiste la "tragedia del desarrollo",18 esto es, en las
consecuencias "no queridas" del progreso. Auschwitz e Hiroshima son dos
contrajemplos contundentes contra la confianza y la esperanza en el progreso
hacia el Reino de la Libertad viabilizado por la ciencia, en tanto patentizan la
"dialéctica perversa" que conduce del dominio de la naturaleza al dominio de
los hombres. 19

18. Véase M. Berman, Todo lo sólido se disuelve en el aire. La experiencia de la moder·


nidad, Buenos Aires, Siglo Veintiuno-Catálogos, 1989.
19. Véanse M. Horkheimer y Th. Adorno, Dialéctica de la Ilustración, Buenos Aires,
Sudamericana, 1987, y M. Horkheimer, La crítica de la razón instrumental, Buenos Aires, Sur,
1973.
¡Ciencia y ética?

Pero sin embargo, aunque la ciencia provea un poder de manipulación de la naturaleza


que ha generado sufrimientos y destrucción para los seres humanos, las calamidades y
la perversión no serían en realidad resultados de la ciencia, sino producto de su mal
uso. En todo caso, serían mal usados sólo ciertos desarrollos tecnológicos (con el
palmario ejemplo de las tecnologías armamentistas), y aun en estos casos su utilización
no dependería de la decisión de sus creadores. Por lo tanto, deberemos pensar que la
ciencia moderna sería inocente y carecería de responsabilidad frente a tales
calamidades y perversiones. 20

La responsabilidad de la ciencia y de los científicos concerniría únicamente al


respeto de las exigencias de la honestidad intelectual en la búsqueda de la
verdad. Las únicas objeciones aceptables serían por tanto aquellas que se
dirigen contra un desempeño en el que no se haya cumplido con las exigencias
de veracidad, de lucidez, de objetividad, del uso prudente de los recursos, de
lealtad en la competencia, etc. 21 Tales virtudes dependerían de la observancia
de las reglas de comportamiento que exige la metodología científica
(requisitos internos de la producción científica).

Por otra parte, la ciencia sería capaz de resolver los aspectos ne


gativos que acompañan al progreso como resultado de la aplicación
de los conocimientos científicos. Pero lamentablemente los avances
científicos tendrían un tiempo de gestación que no siempre coincide
con las urgencias sociales. La ciencia y la tecnología regidas sin res
tricciones por la dinámica interna a su quehacer harían posible la

20. Tal inocencia puede matizarse si se considera la división de la actividad científica en ciencia
pura, ciencia aplicada y tecnología. Esta división define tareas que avanzan en la posibilidad de
contaminarse con el juego de intereses y poderes involucrados en las decisiones acerca de las
aplicaciones científicas. Las tareas de la ciencia pura, que darían las bases del desarrollo
científico, son separadas de las de la ciencia aplicada y de las de la tecnología. Por la
proximidad con las decisiones acerca de los usos sociales de los resultados científicos, sólo la
tecnología estaría cercana a la fatalidad de aquella contaminación, y consecuentemente cabría
adjudicarle algun grado de responsabilidad por los problemas actuales. Sin embargo, las
relaciones entre las tres no son lineales, sino que se dan interacciones y procesos de
retroalimentación entre ellas. Por ejemplo, a veces existen primero las tecnologías, los
procedimientos para manipular los fenómenos, y luego se formulan la o las leyes que los
justifican en un nivel mayor de abstracción, otras nuevas tecnologías permiten investigaciones
puras antes impensables, etcétera.

21. Véase la lista de deberes del científico propuesta por K. Popper, "'lblerancia y
responsabilidad intelectual", en Sociedad abierta, universo abierto, Madrid, Tecnos, 1984, pp.
155-158.
Mario Heler
producción de los instrumentos científicos necesarios para remediar esos
males. Constituirían la herramienta racional que los seres humanos disponen
para seguir construyendo el Reino de la Libertad, impulsando necesarias
transformaciones y al mismo tiempo resolviendo los efectos adversos que se
presenten.
Por lo tanto, las críticas al desarrollo de la ciencia moderna sobre la base de
tales efectos adversos serían infundadas, para la historia oficial, ya que no se
podría atribuir a la ciencia responsabilidad por ellos. Y al obstaculizar el libre
avance de la investigación científica, tales críticas sólo retardarían las
soluciones. Los intentos actuales de crítica a la ciencia y la tecnología
continuarían conspirando contra ellas como lo hicieron los viejos enemigos de
la ciencia y, como el diablo, poseerían el don de laubicuidad y de innumerables
disfraces.22 El triunfo de la ciencia moderna habría sido posible gracias a la
conquista (si bien nunca definitiva) de un desarrollo libre del conocimiento, sin
interferencias ni obstáculos. Pese a los graves peijuicios para la humanidad y
su planeta que acarrean ciertas aplicaciones de los resultados científicos, el
saldo seguiría siendo favorable para la humanidad. En consecuencia, nada
deberla afectar su libre desarrollo.

La defensa de la versión oficial nos obliga a preguntarnos: ¿quién


podría racionalmente, al mismo tiempo que disfruta de las contri
buciones científicas, negar la libertad de investigación que la cien
cia requiere para así continuar aumentando ese saldo favorable?
Tendríamos por ende que concluir que tales objeciones y críticas
no serían más que reacciones retrógradas, irracionales, que preten
den anular la herramienta más eficaz que el hombre ha desarrolla
do. En su absurdo, tales críticas desearían que la humanidad regre
sara a la época de las cavernas, donde ya no habría que sufrir los
beneficios ni los supuestos peijuicios de la tecnociencia.
En estos términos queda encerrada la discusión acerca de la cien
cia. Se dividen entonces las aguas entre los defensores de la versión
oficial y sus detractores. En la historia oficial, los segundos son cali
ficables de románticos imprudentes en el mejor de los casos y, en el
peor, de reaccionarios irracionalistas. 23

22. Esta analogía con el diablo nos recuerda a un viejo contrincante: la ciencia medieval
regida por la teología y respaldada por el poder de la Iglesia. Recordemos que Galileo
Galilei (1569-1642) tuvo que optar entre renunciar a las primeras verdades de la ciencia
moderna y la hoguera. Y esas hogueras contra la herejía y la brujería siguieron
prendiéndose aún durante el siglo XVIII.
23. Sigue siendo una buena muestra del estado de la discusión en la Argentina el
¡Ciencia y ética?

4.Aigunas cuestiones

Una historia oficial representa la concepción hegemónica, la concepción que


impregna nuestro imaginario social, y muchas veces opera inadvertidamente.
Es generalmente una apología, una defensa y una alabanza, aquí de una forma
de entender la ciencia moderna. Cuenta una versión lineal de la historia, donde
no se atienden conflictos ni problemas graves. Sin embargo, quizá podamos
señalar al menos algunas cuestiones que plantea la historia oficial de la ciencia
moderna, sobre las cuales profundizaremos más adelante.

a) Puede llamar la atención el vínculo accesorio, y hasta casi azaroso, que se


establece en esta historia oficial entre el aspecto teórico y el práctico de la
ciencia, entre la ciencia pura y la tecnología. La desconexión de la actividad
científica con las necesidades prácticas y los intereses sociales sorprende
cuando el desarrollo científico manifiesta una extraordinaria producción de
recursos para transformar el mundo humano conforme a esas necesidades y
esos intereses. Bertrand Russell, por ejemplo, después de caracterizar a la
ciencia "en primer lugar, como conocimiento", tiene que reconocer que
"gradualmente, sin embargo, el aspecto de la ciencia como conocimiento es
desplazado a segundo término por el aspecto de la ciencia como poder
manipulador", es decir, por la consideración de la "ciencia como técnica".24

video "Sábato y los amantes regresivos de la oscuridad" (guión y dirección: G. Balbue na,
O. Cuervo, H. Fenoglio, L. Hayes; Buenos Aires, Taller de Pensamiento, CBCiuBA, 1995).

24. B. Russell, La perspectiva científu:a, Barcelona, Ariel, 1969, p. 109 (el subrayado me
corresponde). La "técnica" puede definirse como un saber hacer (know how), un saber sobre
los procedimientos para controlar y dominar los fenómenos. En tanto, la "tecnología" es una
técnica que aplica conocimiento científico. Por ejemplo, las técnicas cotidianas para cocinar
se transforman en tecnología cuando se trata de la industria alimentaria. Bertrand Russell
(1872-1970): filósofo y lógico inglés. Pueden distinguirse dos períodos muy diferenciados
en su producción intelectual. El primero, el período de estructuración de la lógica, se
caracteriza por sus investigaciones sobre la fundamentación lógica de las matemáticas, la
sistematización de la lógica moderna, la llamada "paradoja de Russell", la teoría de tipos y
la teoría de las descripciones definidas. El segundo período, con muchos vaivenes de
postura, trabaja la clásica cuestión empirista de la relación de nuestro conocimiento con la
experiencia; todo conocimiento debe fundarse en la experiencia o ser lógicamente inferido
de ella; y el análisis filosófico de tipo reduccionista que practica busca hallar los elementos
más simples directamente relacionados con la experiencia. Desarrolló actividad política y
sus dichos y actividades le causaron problemas legales y críticas morales. Luchó contra las
Mario Heler
La división en ciencia pura, aplicada y tecnología 2'' indicaría diferentes
tareas que hacen posible la transfiguración del saber teórico en saber
práctico. Pero esta división sirve para separar, para mantener la
caracterización de la actividad científica como un saber desinteresado. No da
cuenta entonces de la metamorfosis del saber "puro" en un saber acerca de
procedimientos prácticos de control, de manipulación de fenómenos. Ya
hemos someramente señalado que sin embargo tal transformación es posible
gracias precisamente al tipo de conocimiento que distingue a la ciencia
moderna: la búsqueda de leyes que regulen los fenómenos y su consecuente
poder de predicción.
No obstante, se insiste en identificar la ciencia moderna con la antigua idea de
un saber por el saber mismo; una idea que había sido generada para explicar
las prácticas teóricas de una sociedad esclavista como la griega.26 En el
contexto de una sociedad igualitaria como la moderna, para caracterizar a su
ciencia se conserva la idea de una sociedad donde los problemas prácticos no
sólo eran secundarios, sino que además la preocupación por ellos se
desvalorizaba por su vinculación con el trabajo manual de los esclavos. Este
anacronismo está en discrepancia con la génesis histórica y las prácticas
efectivas de la ciencia moderna hasta nuestros días.

armas nucleares y en 1966 denunció la intervención americana en Vietnam y fundó el Tribunal


Internacional de Crímenes de Guerra o "Tribunal Russell".
25. Esta división de la ciencia señala tareas y resultados diferentes. La ciencia pura produce
teorías, leyes, explicaciones del mundo. La ciencia aplicada elabora modos de resolver
problemas prácticos, se supone que aplicando el conocimiento producido por la ciencia pura. La
tecnología brinda procedimientos concretos para operar o intervenir en la realidad, y a su manera
aplica los desarrollos de la ciencia aplicada a situaciones particulares. De este modo, esta usual
manera de dividir la actividad científica y sus productos no sólo realiza una división del trabajo
sino que además establece una subordinación de una tarea a la otra y un orden de producción
(primero la teoría, luego la aplicación para finalmente operar o intervenir). La realidad de la
práctica científica desmiente tanto la subordinación como el supuesto orden de producción.

26. Aristóteles (siglo V antes de Cristo) sostiene que la filosofia surge en aquellas sociedades
donde existe el ocio. Gracias a los esclavos, algunos hombres no necesitan trabajar para obtener
su sustento, la cuestión es cómo justificar su privilegio: el tener tiempo libre y al mismo tiempo
jerarquizar su ocio. Al no trabajar no usan su cuerpo en tareas que realizan los esclavos. La
actividad de los esclavos sirve, está al servicio de otra cosa, tiene un fin externo a sí misma (el
ocio de otros). La actividad de los ociosos debe ser distinta de la de los esclavos. No puede
entonces más que servir a fines de la propia actividad, no tiene que estar interesada en ningún fin
externo a sí misma. Los ciudadanos que tienen ocio se dedican a la filosofia, a la búsqueda del
saber por el saber mismo, sin otra finalidad que la theoría: la contemplación del orden, la
belleza y la bondad del orden cósmico.
¡Ciencia y ética?

De esta manera, una práctica social, la científica, pretende ser entendida en


forma descontextualizada, como si su existencia, reconocimiento y evolución
respondieran únicamente a su propio dinamismo, en una especie de creación
ex nihilo (de la nada) de sí. Una vez disociada la actividad científica de las
otras prácticas sociales y concentrada en su propio dinamismo, no es de
extrañar que se pueda concebir su neutralidad frente a los problemas éticos
que suscita la interrelación e integración de las distintas prácticas en las
sociedades modernas, incluida la científica.

b) En vinculación con la dimensión ética de las prácticas científicas puede


surgimos otra cuestión. La historia oficial apela en su apología, de forma más
o menos directa, a todos los beneficios que la ciencia ha brindado, brinda y
puede seguir brindando. Entonces, la actividad científica posee méritos por los
resultados benéficos. Sin embargo, nada tendría que ver con los perjuicios que
son resultado también de sus conocimientos, ya que éstos dependerían de
decisiones ajenas. Paradójicamente, no posee responsabilidad sobre los efectos
negativos, aunque sus productos los ocasionen, y reivindica simultáneamente
para sí la responsabilidad por la seguridad y el confort obtenidos gracias a sus
aplicaciones. La paradoja es una inconsistencia que no puede sostenerse: o
bien puede atribuirse la responsabilidad por ambos tipos de
consecuencias o bien no es responsable por ninguno. Es que se es
responsable -lo que quiere decir que "se es capaz de responder"-si se es capaz
de responder dando razones que justifiquen las propias acciones así como
también si se es capaz de responder por las consecuencias que esas acciones
acarreen. Si tales consecuencias son en parte benéficas y en parte perjudiciales,
no es correcto atribuirse la responsabilidad exclusivamente por uno de los dos
aspectos. Se es responsable por ambos, o bien no pueden conside

rarse a ninguno de ellos como efectos de la actividad científica.

e) A pesar de la crisis en que estamos inmersos, nos podemos percatar de que


cualquier actividad humana plantea cuestiones éticas. La ciencia es una
actividad humana y sin embargo, si nos guiamos por la concepción oficial,
parece admisible defender su neutralidad. Pero quizá, si la cuestión ética no
pasa por endilgar culpas, establecer castigos o eludir responsabilidades, ¿se
trataría entonces de que en los procesos de decisión de la actividad
científica (procesos que son ineludibles en toda actividad humana) se integre
la reflexión sobre la dimensión ética de nuestras prácticas, con el objeto no
sólo de lograr adecuadamente los objetivos particulares de sus investigaciones
e
Mario Heler
intervenciones, sino también de respetar la igualdad y la libertad de todos los
involucrados en la decisión, reconociendo a los otros como personas con una
identidad y una historia?
Y en este sentido, la ciencia, actividad racional por excelencia, modelo de
reflexividad crítica, en su historia oficial, al declararse neutral frente a las
cuestiones éticas, está excluyendo la posibilidad de la reflexión ética. De
esta manera, quedaría inmunizada la tecnociencia contra la crítica.

En los próximos capítulos trataremos de abordar los dos aspectos ya señalados


del problema de la relación entre ética y ciencia. Primero revisaremos la
garantía de verdad que se atribuye a los productos de la tecnociencia
(capítulo U), para evaluar el papel suplementario que se otorga a su utilidad
social (capítulo III). A partir de allí podremos pensar en otra historia diferente
de la oficial (capítulo IV), y entonces sí podremos empezar a explorar el lugar
de la ética en la práctica científica (capítulo V).
11. La garantía de verdad

1. La obviedad de una pregunta

Nuestras experiencias cotidianas desmienten una vieja creencia


acerca de un nexo causal entre el castigo y la culpabilidad, entre la
gratificación y el mérito. Sabemos de la construcción de reputaciones
y prestigios. Pero confiamos todavía en el tiempo, que dejaría en pie
sólo lo válido y disolvería los simulacros.
Preguntarnos por qué triunfó la ciencia parece entonces una ob
viedad. El triunfo de la ciencia moderna tiene ya un largo recorrido y
ha dado muestras cabales de sus méritos. Disfrutamos de su "lado
luminoso". Nuestras convicciones parecen entonces confirmarse, al
menos desde la perspectiva de los beneficios. Pero el "lado oscuro" de
la ciencia afecta negativamente nuestra certidumbre. Sin embargo,
como se nos afirma que el balance entre ambos lados hasta ahora
resulta favorable, no se altera demasiado nuestra confianza. Tal vez
si el saldo fuera negativo, las cosas serían diferentes, y hasta podría
mos considerar culpable a la tecnociencia. En esta alternancia de
blanco o negro, sin matices, no parece haber otra opción, aunque la
vida humana se juegue en la zona de los grises. Pero no es esta cues
tión la que ahora interesa.
Para la versión oficial, como ya sabemos, los méritos que hacen
superior a la ciencia se atribuyen en primer lugar a sus característi
cas internas, al tipo de conocimiento que produce y a la forma en que
lo hace: a su excelencia epistemológica.1 En segundo lugar, su valor

l. "Episteme" significa en griego conocimiento, conocimiento riguroso, fundamentado, Y de


ahí, entonces, ciencia (del latín "scientia", que significa también conocimiento). Está en
oposición a la "doxa", el saber vulgar o común, el de la vida cotidiana y del "hombre
común". "Logos", también en griego, significa lenguaje, razón, y secundaria
[33]
Mario Heler
La garantía de verdad

se reconoce en los usos sociales de la tecnociencia, en las posibilidades que la validez de una ley o de una teoría científica, 2 por ejemplo, de la teoría
ofrece para una vida saludable, confortable y duradera. heliocéntrica, partiendo de la vigencia de una concepción geocéntrica, y bajo
La ciencia provee un saber especial que se caracteriza por llegar a la la amenaza de ser quemado en la hoguera para quien osara defender algo
formulación de leyes, a la enunciación de las relaciones invariantes de los diferente, hasta convertirse en el modelo de todo saber que pretenda ser
fenómenos. Las relaciones invariantes enunciadas valen universalmente y una considerado científico. La segunda pregunta, en cambio, interroga acerca
ley es reconocida entonces como tal cuando se presenta en todos los de_l~s razones que acredita.un conocimiento para ser aceptado como vahdo.
fenómenos a los que esa ley hace referencia. Desde su perspectiva importa cómo se justifica la verdad. Remite entonces al
Trataremos de indagar en este capítulo sobre la forma en que la ciencia llega a problema moderno de la fundamentación.
enunciar esas leyes válidas y objetivas, orientándonos a reflexionar sobre la
garantía de verdad de los productos tecnocientíficos pregonada por la historia
oficial.
Aunque no es lo mismo preguntar cómo se producen los conocimientos 2. La excelencia epistemológica
científicos que preguntarpor qué son aceptables, válidas, las leyes que la
ciencia formula. Cada una de las preguntas supone una perspectiva diferente. Desde el siglo XVII y en particular a partir de la Ilustración, el problema del
La primera interroga sobre las circunstancias y condiciones históricas que conocimiento consiste en encontrar una forma de salir de la dependencia de la
hicieron posible que se llegue a aceptar razón humana con respecto a la verdad revelada del medioevo, para lo cual se
haría necesario definir criterios y procedimientos que hagan factible distinguir
la verdad de la falsedad, la validez de la invalidez.
mente , estudio, tratado, teoría. "Epistemología" significa "estudio del conocimiento", o "estudio
de la ciencia", y puede entenderse como la rama de la filosofia que estudia los problemas del Ya Santo Tomás de Aquino, en la alta Edad Media, había plantea
conocimiento. Este término, que empieza a generalizarse a finales del siglo XIX, sustituyendo al do que si los hombres pueden llegar a conocer el orden de la creación,
más antiguo de teoría del conocimiento y, luego, al de gnoseología, presenta cierta ambigüedad, la razón humana, en tanto finita y, por ende, falible (proclive al error,
por lo que no siempre se usa con idéntico sentido. Cuando se le atribuye un significado tradicional a la falla), necesitaba de la tutela de la razón divina. Entonces, si
y clásico, se refiere al estudio crítico de las condiciones de posibilidad del conocimiento en
hubiese discordancias entre las verdades humanas y la verdad reve
general, que se ocupa de responder a preguntas como ¿qué podemos conocer? o ¿cómo sabemos
que lo que creemos acerca del mundo es verdadero? En este caso, su objeto de estudio coincide lada, el error estaría del lado de la verdad humana, la que debería
con el de la teoría del conocimiento. Pero asimismo se le atribuye la función de ocuparse de la rectificarse y adecuarse a la revelada.
ciencia y del conocimiento científico, como objeto propio de estudio, por lo que se identifica con Dios garantizaba el acceso a una verdad necesaria y universal.
lo que, sobre todo en países de influencia anglosajona, se llama "filosofia de la ciencia" Pero en la lucha por encontrar un lugar de legitimidad para las nue
(inicialmente entendida como "metodología de la ciencia" o "lógica de la ciencia"). La tradición
vas prácticas sociales, la referencia al orden divino se convirtió en
francesa tiende a diferenciar entre una reflexión genérica sobre la ciencia (filosofía de la ciencia) y
el estudio histórico y crítico de las ciencias, sus peligrosa, pues podría ser una forma de volver a dar exclusividad a
la verdad revelada, con el riesgo de que se revalidara la interpreta
principios, sus métodos y sus resultados (epistemología). En tanto que "epistemológico" o ción que de ella había instituido la Iglesia.
"epistemológica" es lo relativo a los problemas que se plantean en teoría del conocimiento
Sin renunciar a las verdades necesarias y universales, se procla
aplicada al conocimiento científico. En relación con la epistemología hay que tener en cuenta la
metodología: en general, la ciencia del método, o el estudio teórico de los métodos que se usan mó entonces el poder de la razón humana para dar cuenta del mun
en las diversas ciencias. Más propiamente, reflexión de segundo grado (esto es, no sobre el objeto do, y se buscó la manera en que se pudiera dar razón de sus verda
que tratamos, sino sobre el modo como tratamos a este objeto) sobre los procedimientos de la des, fundamentarlas. Surge así el problema moderno de la funda
investigación científica. Se la ha considerado parte de la lógica o de la epistemología; en realidad mentación: ¿de qué modo encontrar apoyo, soporte, fundamento, a la
se aproxima mucho a esta última, así como a la filosofia de la ciencia o a la teoría de la ciencia,
validez de los conocimientos que se obtuvieran con el uso exclusivo
pero puede distinguirse de ellas por un enfoque más centrado sobre las técnicas y los proce-
dimientos de investigación que sobre los problemas lógicos y epistemológicos. Véase J. Cortés
Morató y A. Martínez Riu, Diccionario de filosofía en CD·ROM, Barcelona, Herder, 1996.

2. Una teoría científica articula diferentes leyes. Las leyes se integran en teorías.
Mario Heler
La garantía de verdad

de la razón humana? o, en forma simplificada, ¿cómo se distingue un hacen, aunque en tanto individuos humanos todos cuenten con la facultad de la
conocimiento verdadero de uno falso?'3 razón). El error y la falsedad surgen de no recorrer el camino "recto" donde se
Había entonces que encontrar el camino que permitiera que la razón humana aplica adecuadamente nuestra sana y equitativamente distribuida razón
arribara a conocimientos justificables como válidos, que fueran necesarios humana. La garantía de que pueda dirimirse la discrepancia de opiniones a
(que no pudieran ser de otro modo) y universales (que valieran para todas las favor de una única opinión verdadera reside en recorrer, paso a paso, sin
situaciones del mismo tipo y para todos los hombres). apresuramientos, el camino adecuado, recto, del método racional.

"Método" proviene del griego y significa camino ("odos") para llegar a la El método se presenta entonces como la única garantía de la validez del
"meta". En la ciencia, esta meta u objetivo consiste en lograr conocimientos conocimiento. Por un lado, indica los pasos que deben seguirse para el logro
necesarios y universales. La cuestión del método pasa a ser la perspectiva de la verdad (contexto de descubrimiento). Asimismo, al llegar a una verdad,
desde la que la epistemología ha tratado de responder al moderno problema del cualquiera puede repetir los pasos del método y lograr los mismos resultados,
conocimiento, esto es, al problema de la fundamentación. llegando a coincidir (contexto de justificación).5 Todos los que sigan el método
adecuado llegarán a la misma meta: la verdad. Es posible el acuerdo sobre la
En el siglo XVII, Descartes (1596-1650) escribió en su Discurso del método: validez de un co

El buen sentido es la cosa mejor distribuida en el mundo, 5. La epistemología oficial divide la actividad científica en contextos llamados de justificación, de
pues cada cual piensa estar tan bien provisto de él que aun descubrimiento y de aplicación, y privilegia el primero. A su vez, complementariamente con esta
aquellos que son más difíciles de contentar en cualquier otra distinción, se distingue la historia externa de la historia interna de la ciencia, y se privilegia la
cosa, no suelen desear más del que tienen. No es verosímil que segunda. Se ha escrito en negritas en el siguiente cuadro lo considerado importante para la
todos se equivoquen en eso, antes bien, eso acredita que la po- concepción hegemónica, y que resulta importante en tanto se trata del problema moderno de la
fundamentación. En cambio, no es considerado relevante el proceso de producción del
tencia de juzgar bien y distinguir lo verdadero y lo falso -que es
conocimiento científico, y entonces el contexto de descubrimiento se considera histórico,
propiamente lo que se denomina buen sentido o razón-es por subjetivo y azaroso. Tampoco son relevantes las condiciones de aplicación, que se entiende como
naturaleza igual entre todos los hombres, y así la diversidad de un resultado casi mecánico de pasaje de la verdad a la manipulación de los fenómenos. Al
nuestras opiniones no viene de que unos sean más razonables desatender a estos dos contextos, la epistemología oficial no tematiza la creatividad que se
que los demás, sino solamente de que conducimos nuestros requiere en estos dos ámbitos que son auténticamente productivos, separándolos de lo verda-
pensamientos por caminos diferentes, y no consideramos las deramente importante: la justificación. La separación entre historia interna y externa es solidaria
mismas cosas. En efecto, no basta tener un buen entendimiento del privilegio dado al contexto de justificación, porque la existencia de una historia interna
independiente de la dimensión histórica de la sociedad (historia interna) permite suponer que los
sino que lo principal es aplicarlo bien. Las almas más grandes son
científicos están dedicados a justificar los resultados de sus investigaciones independientemente
capaces de los más grandes vicios, como también de las más de las condiciones sociales en que se realiza de hecho tal justificación.
grandes virtudes; y los que no caminan sino muy lentamente, si
siguen siempre el mismo camino recto, pueden adelantar mucho
más que los que corren y se apartan de él.4 CONTEXTO DE HISTORIA
JUSTIFICACIÓN: las INTERNA:
En la modernidad, la igualdad entre los hombres supone también cuestiones referidas a desarrollo delos
la aceptabilidad de las problemas y de las
igual capacidad de juzgar bien y distinguir lo verdadero y lo falso, con la teorias científicas. teorías en función
condición de que se haga un buen uso de la razón (que no todos de la dinámica
interna de la
ciencia, teniendo
en cuenta las
razones de su
3. Claro que, con esta manera de plantear la cuestión, se corre el riesgo de atribuir a la razón aceptación o
humana características divinas. rechazo.
DESCUBRIMIENTO: ExTERNA:
4. Descartes, Discurso del método, en Obras completas, París, Garnier, s/f, pp. 1-2 (la cursiva condiciones y desarrollo de las
me corresponde). circunstancias circunstancias
psicológicas, sociales, sociales,
culturales de la culturales y
38
Mario Heler

nacimiento, un acuerdo de todos los hombres (que hagan un uso adecuado de


su razón) cuando las discrepancias acerca de su verdad o falsedad se diriman
por referencia a la aplicación de un método. La verdad obtenida será así
objetiva, necesaria y universal, intersubjetivamente válida.6

La razón se operativiza en el método, con mayor exactitud, en el método


científico, garantizando el logro de la objetividad en la búsqueda del
conocimiento. Más aún, la racionalidad es el resultado de aplicar el método
científico y a su vez el método es lo decisivo en la búsqueda de la verdad.

Los distintos positivismos7 han defendido una unidad de la ciencia

6. En la modernidad, el término "objetivo" adquiere el significado de intersubjetividad (acuerdo


entre -inter-sujetos). Lo "subjetivo" es diferente para cada uno (cada uno de los sujetos tiene
perspectivas distintas, y también diferentes preferencias, información, etc.), en cambio lo
"objetivo" es aquello con lo que todos los sujetos, cualesquiera, pueden concordar; por lo tanto, es
universal y también necesario.
7. Positivismo: En general, es aquella actitud teórica que sostiene que el único auténtico
conocimiento o saber es el saber científico. Adopta una actitud crítica ante la filosofia tradicional,
en especial la metafisica, y afirma que también la filosofia ha de ser científica. Para ello, el
"espíritu positivo" es fiel a unos principios orientativos o reglas, que se mantienen en todas las
filosofías positivas de las diversas épocas: la regla ontológica del fenomenismo, según el cual la
realidad se manifiesta en los fenómenos (lo que aparece, lo que se manifiesta, etimológicamente),
obliga a rechazar cualquier concepción de una esencia oculta más allá de los fenómenos; la regla
del nominalismo, según la cual el saber abstracto no es saber de cosas en sí o universales, sino de
meras cosas individuales generalizadas; la regla de la neutralidad que obliga a renunciar a juicios
de valor y a enunciados normativos (por ejemplo, los éticos), en cuanto carecientes de sentido
cognoscitivo y, finalmente, la regla de la unidad del método de la ciencia, según la cual cabe
pensar en un solo ámbito del saber, reducible a la observación y a la experiencia, en definitiva a
una única ciencia, preferentemente la fisica. La principal aportación de Auguste Comte al
positivismo es la idea de que la realidad humana es social y también ella debe poder ser conocida
científicamente. A la ciencia que estudia esa realidad como síntesis de todos los conocimientos
humanos la llamó Comte "sociología". Este positivismo sociológico, junto con el positivismo
biológico de Claude Bernard, la ética positivista de John Stuart Mili y el positivismo
evolucionista de Herbert Spencer son los principales representantes del espíritu positivo europeo
del siglo XIX. En el último cuarto del siglo XIX, el empiriocriticismo de Ernest Mach y Richard
Avenarius defiende la necesidad de una filosofía científica y, en el periodo que transcurre entre
los años 20 y los 30 del siglo XX, tras la Primera Guerra Mundial, se desarrolla el denominado
positivismo lógico, empirismo lógico o neopositivismo. Este neopositivismo, que representa la
tradición positivista germánico-austríaca y que se cristaliza en tomo del llamado Círculo de Viena
(M. Schlick, R. Camap, C. Hempel y
La garantía de verdad

O. Neurath), además de inspirarse en David Hume, Comte y Mach, se distingue del positivismo
del siglo XIX por centrar su estudio, no en los hechos, objeto de las ciencias naturales, sino en el
análisis lógico del lenguaje. Su característica más positivista es,
39

sobre la base de una unidad metodológica. Pese al fracaso en los intentos de


formular un único método científico, aún hoy se continúa actuando como si lo
hubiese. En todo caso, se admite que el método adquiere formas específicas en
cada disciplina. Pero las variaciones en cada una de ellas no impiden que todas
deban cumplir con ciertos requisitos uniformes (v.g., con aquellos con los que
las instituciones académicas y de financiamiento evalúan un proyecto de
investigación, y que se supone que son los requisitos de "la" metodología
científica adecuada, aunque se extraiga de un solo tipo de ciencia tomada
como modelo, las ciencias de las naturaleza, específicamente la física).

Se establece de este modo una equivalencia:

racionalidad = método = ciencia

La ciencia se distingue por aplicar un método que da garantía de verdad, ya


que ese método es racional, y por ende el proceder científico y sus productos
también lo son. La actividad científica se constituye así en el exponente
máximo de la racionalidad. Y el desarrollo riguroso del método científico
define entonces la excelencia epistemológica de la tecnociencia.

La palabra excelencia se vincula con la idea de virtud, palabra derivada del


latín y que a su vez remite a la palabra griega areté. Precisamente, el
significado de areté es excelencia en la realización de una tarea, en el
desempeño de una actividad. Alude entonces al logro en su mayor grado de
aquello que es lo propio de una actividad (por ejemplo, entre todas las
personas que tocan el piano, sólo algunos son pianistas virtuosos, y lo son
porque saben obtener el máximo de perfección en la ejecución de la obra,
logrando lo propio del pianista: expresar en sus ejecuciones los matices y
niveles de la partitura musical haciendo rendir al máximo el instrumento). La
excelencia epistemológica refiere entonces a los méritos o virtudes de los
resultados de una actividad, méritos que suponen haber producido tales

sin embargo, el criterio empirista del significado, o principio de verificación, según el cual sólo
tienen significado, y producen conocimiento, por tanto, aquellos enunciados que son susceptibles
de verificación, esto es, aquellos para los cuales existe un método e~pírico de comprobar si son
verdaderos o falsos. El Círculo de Viena propugna, ademas, la tesis de la unidad de la ciencia, o
de la ciencia unificada y, por lo menos al~nos de sus miembros sostienen también la
afirmación, propia de Comte, de que la soc10logía ha de seguir los mismos métodos que las
ciencias de la naturaleza· esta afirmación constituye el núcleo del llamado "positivismo
sociológico". Véase J. Cortés
Morató y A. Martínez Riu, ob. cit.
Mario Heler
La garantía de verdad

resultados desplegando las virtudes científicas. La puesta en práctica de estas bles soluciones, respuestas, que funcionan sólo como conjeturas, hipótesis. Estas
virtudes otorgaría la garantía de verdad de los productos científicos. suposiciones acerca de posibles soluciones al problema deben ser coherentes o no
contradictorias con otros conocimientos ya establecidos,11 y además permitir que se
La versión hegemónica identifica la excelencia epistemológica con las infieran de ellas nuevos conocimientos.
virtudes de un método científico, sintetizado bajo la denominación de método
hipotético-deductivo, y la visión popperiana8 es una de las más difundidas.9 Inferir es obtener conocimientos a partir de otros conocimientos. Cuando una
Los requerimientos para la evaluación de resultados de las investigaciones inferencia explicita información contenida en los conocimientos ya dados,
siguen hoy defendiendo esta visión, con modificaciones producto de las entonces se la llama deducción. Y el nuevo conocimiento inferido
objeciones y reformulaciones que han generado su concepción.10 (conclusión) quedajustificado por los conocimientos previos (premisas). La
lógica determina las formas en que se pue de inferir conocimientos a partir de
otros ya dados, bajo la suposición de que lo ya conocido (premisals) sea
verdadero; o desde la perspectiva inversa pero complementaria: se justifica la
3. El método científico verdad de un enunciado por referencia a las premisas de las que se infiere.12 El
uso de estas formas válidas de inferencia deductiva es racional.
El nombre de "método hipotético-deductivo" alude a una peculiar
relación entre racionalidad y experiencia (empiria) que es distintiva De esta manera, una hipótesis, que es siempre general, permite
de la ciencia moderna. afirmar (inferencia deductiva, lo que quiere decir: explicitación) al
La racionalidad exige que frente a un problema se formulen posi gunas de sus implicancias (lo implícito),13 acerca de situaciones par

8. Karl Raimund Popper (1902-1994): Filósofo austriaco nacido en Viena y muerto en


11. Pueden formularse hipótesis que posean esta coherencia, o tener una mayor o menor
Inglaterra. Las ciencias son sistemas de teorías científicas, y éstas deben concebirse coherencia con los conocimientos ya aceptados. En tales casos pueden provocar una "ruptura
como aproximaciones a la realidad, como "redes", dice metafóricamente, que lanzamos epistemológica", esto es, un cambio cualitativo en las orientaciones que en la disciplina en
para comprender el mundo, "para racionalizarlo, explicarlo y dominarlo", y la manera de cuestión sigue la comunidad científica hasta ese momento. Según Gastón Bachelard (1884-1962),
lograr que la malla de estas redes sea cada vez más fina es procurando eliminar todas ruptura epistemológica es la discontinuidad en el proceso del conocimiento o en el desarrollo
aquellas teorias e hipótesis que no dicen nada acerca del mundo porque son falsas. histórico de las ciencias, que obliga a concebir el conocimiento mismo no sólo como la historia
Puesto que las teorias e hipótesis son enunciados universales, eliminaremos de la del progreso científico sino también como una sucesión de cortes o "saltos" (epistemológicos), en
ciencia las hipótesis falsas sometiendo sus enunciados universales a refutación. Lo los que la fase posterior supone una negación, critica o superación de los errores de la fase
propio del método científico no es sólo comparar enunciados con sus posibles refutaciones de los anterior. En el proceso del conocimiento el salto se produce en el paso del conocimiento ingenuo
hechos, sino también comparar unas teorias con otras. Ambas cosas suponen concebir las teorías y ordinario al conocimiento objetivo y científico que, según Bachelard, hay que entender como
una construcción racional del objeto. Hay "ruptura epistemológica" entre la ciencia medieval y la
científicas como una aproximación a la verdad. Véanse, por ejemplo, La lógica de la
moderna, la mecánica clásica (Isaac Newton) y la teoria de la relatividad de Albert Einstein. Con
investigación científica, Madrid, Tecnos, 1971; Conocimiento objetivo, Madrid, Tecnos, 1972; este concepto se vincula la concepción de "revolución científica" de Kuhn, que luego veremos.
Conjeturas y refutaciones. El desarrollo del conocimiento científico, Barcelona, Paidós, 1983, Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Riu, ob. cit.
y La sociedad abierta y sus enemigos, Barcelona, Paidós, 1981.

9. Véanse G. Klimovsky, Las desventuras del conocimiento científico. Una introduc· ción a
12. Por ejemplo, tomemos el conocido razonamiento deductivo (silogismo) "Todos los hombres
la epistemología, Buenos Aires, A-Z, 1994; G. Klimovsky y C. Hidalgo, La inexplicable son mortales; Sócrates es hombre; por lo tanto, Sócrates es mortal". Si se lee desde las premisas
sociedad. Cuestiones epistemológicas de las ciencias sociales, Buenos Aires, A-Z, 1998. para llegar a la conclusión, se muestra la inferencia. En cambio, si se lee primero la conclusión y
se reemplaza "por Jo tanto" por "porque" (o una expresión equivalente), y se leen después las
10. Véanse por ejemplo, l. Lakatos, Historia de la ciencia y sus reconstrucciones racionales, premisas, se justifica o argumenta la verdad de que "Sócrates es mortal" (la conclusión).
Madrid, Tecnos, 1982; Th. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, México, Siglo
Veintiuno, 1985 y Segundos pensamientos sobre paradigmas, Madrid, Tecnos, 1978; P.
13. Conviene diferenciar "implicancia" de "consecuencias". Aquello que se infiere (explicita) de
Feyerabend, Tratado contra el método, Madrid Tecnos, 1981, Adiós a la razón, Madrid,
una afirmación son sus implicancias (pero aquello que se considera implicado depende de las
Tecnos, 1984, y ¿Por qué no Platón?, Madrid, Tecnos, 1985; L. Laudan, Science and Values.
premisas que se tomen). Los efectos que produce su afirmación y que no están implícitos en su
The Aims ofScience and their Role in Scientific Debate, Berkeley, University of California
formulación constituyen sus consecuencias. Un ejemplo:
Press, 1984.
Mario Heler
ticulares, donde se presenta en concreto el problema que motiva la hipótesis y
tal como la hipótesis lo interpreta. En tanto refieren a situaciones particulares,
estas deducciones son observables (se las suele denominar "consecuencias
observacionales") y por ende hacen factible confrontar la hipótesis con los
hechos mediante la observación y la experimentación.14

Por consiguiente, la deducción de conclusiones sobre hechos observables, a


partir de la hipótesis, permitiría contrastar con la experiencia y obtener
pruebas acerca de si la hipótesis logra dar cuenta del problema (verificación o
confirmación; aunque como veremos es imposible cuando se trata de hipótesis
universales) o no lo logra (refutación o falsación).

Resulta entonces que en el conocimiento científico, la razón con


fronta sus lucubraciones con los hechos que se quieren explicar, me
diante deducciones de enunciados observacionales que son contras
tables con la experiencia. Las hipótesis se discuten en el nivel lógico
(si unas afirmaciones son justificación de otras, si se derivan o dedu
cen de otras; se prueba así su coherencia) y en el nivel empírico ape
lando a las pruebas surgidas de la confrontación con los hechos.15

la pretensión de que el conocimiento científico brinde garantía de verdad implica (se


infiere) que la ciencia pueda determinar inequívocamente la verdad de los resultados
de sus investigaciones, y que por tanto pueda "fundamentar" esa verdad. Entre sus
consecuencias posibles (no están implícitas en la pretensión) se encuentra, por ejem
plo, que la verdad se logre, o no, fundamentar en la experiencia (empiria) o en la
razón, o en una combinación de ambas. De cualquier manera, las implicancias depen
den de las premisas que se tomen para realizar la inferencia, y esas premisas muchas
veces no se ponen de manifiesto sino que son presupuestas. En el caso particular de
las llamadas "consecuencias observacionales", estas implicancias de la hipótesis se
particularizan con el agregado de premisas que refieren a "condiciones iniciales" (como
cuando en los ejercicios escolares de fisica se nos daban esas condiciones iniciales,
indicándonos la hora de salida, la velocidad de un móvil y la hora de llegada, para
calcular los kilómetros recorridos) o bien se recurre a "hipótesis auxiliares", es decir, a
conocimientos ya adquiridos (por ejemplo, en el experimento de Iván Pavlov -por el
cual reiteradamente se hacía sonar una campana al dar de comer a un perro y luego se
hacía sonar la campana sin darle comida, entonces el perro segregaba también sali
va-, la inferencia a partir de la hipótesis sobre la existencia de reflejos condicionados
requiere de la hipótesis auxiliar acerca de la conexión entre el proceso de alimentación
y la segregación de saliva en los perros).
14. La experimentación es una observación de una situación que ha sido provocada bajo
condiciones controladas (la ingesta por un grupo de voluntarios de una droga medicinal para ver
sus efectos en el organismo). En cambio, la observación atiende a un fenómeno dado -no
provocado-(por ejemplo, un eclipse o la observación de un pedagogo de una clase de una escuela
primaria).

15. El uso estándar de las nociones "verdad" y "validez" remiten a estos dos niveles. Se
La garantía de verdad 43

Puede ocurrir que las deducciones correctas sean o no capaces de


asar la prueba de la experiencia. Y sobre la base de que lo sean o no,
s la 0 no pe determina
en un la aceptación
conocimiento científicooválido.
el rechazo de la hipótesis,
La integración convirtiéndo
del nivel lógico y
el empírico define la racionalidad del método científico, 16 en tanto la conjetura
o hipótesis se pone a prueba con los hechos, mediante deducciones que
permiten la observación o la experimentación. Sin embargo, tal integración es
asimétrica. Popper estructura su epistemología sobre la base de que sólo
resultaría correcto para el proceder científico rechazar una hipótesis

(falsación).
El método hipotético-deductivo sostiene que las hipótesis deben ser
contrastadas con los hechos que se infieren de ella. Dado que las hipótesis
pretenden mostrar las relaciones invariantes de los fenómenos (ley), refieren a
todos los casos posibles. Las hipótesis más relevantes son universales: la
relación que postulan debería valer para cualquier caso posible del mismo
tipo, y entonces los casos que abarcan son innumerables o infinitos.

El problema es que los enunciados universales para ser aceptados


como válidos deben ser verdaderos en todos y en cada uno de los
casos que incluyen (para el mismo tipo de hecho en todo tiempo y
lugar; por ejemplo, la ley de caída de los cuerpos se debe cumplir, ser
verdadera, para cualquier objeto en caída libre en la superficie de la
Tierra, ayer, hoy y mañana; o bien la violencia como consecuencia de
ingerir bebidas alcohólicas en gran cantidad debería ser el resultado
en cualquier sujeto que ingiriera tales bebidas en una gran propor
ción en cualquier circunstancia). Pero basta que un solo caso no cum

habla de "verdad" con respecto a las proposiciones o enunciados que, al afirmar (o negar) un
estado de cosas, resultan verdaderas o falsas, en tanto dan cuenta (o no) de la realidad. Suponen
una idea de verdad como adecuación o coincidencia entre la proposición y los hechos. La verdad
corresponde entonces al nivel empírico. En cambio, se habla de "validez" en relación con el nivel
lógico. La validez o la invalidez refieren entonces a la corrección o incorrección de las relaciones
entre proposiciones, a las inferencias que se obtienen al establecer unas como premisas y otras
como conclusiones. Se reserva además este término para las inferencias deductivas. Véase
también la nota 27 de este mismo capítulo, con referencia al uso que se hace aquí de ambos
términos.

16. Ala matemática y la lógica (ciencias formales) corresponde sólo el nivel lógico, por no tener
referencia empírica (aunque puedan ser aplicadas a cosas y sucesos). Ambas disciplinas
desarrollan otro tipo de metodología y plantean cuestiones epistemológicas diferentes de las de
las ciencias fácticas (de hechos), que a su vez se dividen en ciencias naturales y ciencias
sociales, donde se presentan los dos niveles.
Mario Heler
pla con lo prescripto por la hipótesis para considerar que la hipótesis es falsa. 17

El hecho de que en la contrastación de la hipótesis no se haya registrado


ningún caso que la haga falsa no permite considerarla verdadera, pues no
quiere decir que no los haya o que no puedan aparecer en el futuro, en tanto no
sea factible realizar una contrastación exhaustiva (de todos los casos posibles).
En consecuencia, se puede falsar una hipótesis encontrando un contraejemplo
(esto es, un caso en que la hipótesis no se cumpla; en nuestros ejemplos, un
objeto que en caída libre no se dirija hacia el centro de la Tierra o un sujeto que
pese a ingerir una gran cantidad de alcohol no reaccione violentamente). Pero
es incorrecto afirmar su verdad, no se puede considerar que ha sido
"confirmada" o "verificada": no es suficiente que no se hayan encontrado
contraejemplos, porque siempre cabe la posibilidad de que se los encuentre.

Pero nos hallamos aquí con otro problema. No existen hechos brutos, esto es,
independientes de toda teoría, con los que contrastar nuestras elaboraciones
teóricas, las hipótesis. Llamamos "hechos" al resultado de una interpretación y,
por lo tanto, siempre suponen teoría (y Popper lo reconoce en sus críticas al
inductivismo).18

17. Un ejemplo trivial y acotado: si se afirma que en cierto momento "en el edificio X, con treinta
y seis departamentos, todos tienen encendido algún artefacto eléctrico", se trata de un enunciado
universal, cuyo universo del discurso está conformado por los treinta y seis departamentos que
forman el edificio. Basta que se pruebe que uno solo de los departamentos no tiene encendido
ningún aparato eléctrico para considerar que la afirmación es falsa. Haber probado que en veinte
departamentos tienen encendido al menos uno de esos aparatos no permite afirmar su verdad. Sólo
si constato que los treinta y seis departamentos tienen encendido aparatos eléctricos, puedo
afirmar la verdad de la afirmación universal, pero sólo una vez que se hayan controlado todos los
departamentos existentes. Claro que en el caso de las hipótesis científicas de las ciencias
naturales, sus universos del discurso suelen ser innumerables o infinitos.

18. Véase K. Popper, La lógica de la investigación científica, Madrid, Tecnos, 1971.


Inducción: En un sentido general, ya desde la antigüedad clásica, encierra la idea de dirigirse uno
mismo o dirigir a los otros hacia un concepto general o hacia una verdad universal, a partir de
casos menos generales o universales. La forma de razonamiento inductiva parte de algunas
premisas particulares sobre un tipo de cosas o sucesos, para inferir una conclusión universal
("todos") acerca de los casos posibles a los que refieren las premisas. En la práctica supone creer
que del conocimiento de los hechos, directamente conocidos, podemos pasar al conocimiento de
hipótesis, leyes o teorías que abarcan todos los hechos del mismo tipo. En un sentido estricto,
como la define la lógica, es una forma no deductiva de razonar o inferir, empleada en la ciencia y
en la misma vida cotidiana, que se caracteriza porque la conclusión contiene más información que
la que contienen las premisas, por lo que, aun siendo verdaderas sus premisas, la conclusión
puede ser falsa. El interés que ofrece este tipo de argumentación en
la garantía de verdad

Algunas veces esas teorías presupuestas tienen un bajo nivel de abstracción e incluso
pueden corresponder a la vida cotidiana y no haber sido elaboradas científicamente.
Resulta entonces que tanto en la falsación o refutación como en la presunta
confirmación de una hipótesis, su contrastación empírica no nos pone en contacto con
la realidad tal cual la realidad es, sino que supone elementos teóricos desde los
cuales se interpreta que tales fenómenos ("lo que aparece", según el significado
etimológico de la palabra "fenómeno") apoyan o socavan la hipótesis. No nos
encontramos con la realidad desnuda, sino que vamos al encuentro de "la realidad"
19
desde nuestras concepciones, desde nuestros marcos teóricos.

Surgen varias preguntas: ¿por qué se aceptan hipótesis como verdaderas o


se las rechaza?, ¿por qué se rechazan hipótesis al falsarias si dependen
de la interpretación de los hechos?, ¿por qué se las acepta cuando no hay
sustento racional para considerarlas válidas?

4. El poder de la decisión

La respuesta oficial traslada el punto crucial de la validación de


hipótesis desde la contrastación con los hechos a la decisión de la
comunidad científica.
Si afirmar la verdad de la hipótesis a partir de la verdad de las consecuencias
observacionales verdaderas constituye una falacia (esto

la ciencia y en la vida práctica es que, a diferencia del razonamiento deductivo, au


menta el conocimiento (ya que no se trata de una explicitación, como en el caso de la
deducción).
Método inductivo: El que tiene como características fundamentales del método
adecuado para la investigación científica la observación, la clasificación, la generali
zación y la predicción de hechos. Esencial al método inductivo es la afirmación de que
las hipótesis científicas son generalizaciones de la experiencia que pueden confirmar
se mediante la contrastación. El inductivismo defiende el método inductivo como mé
todo científico. Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Riu, ob. cit.
19. Cualquiera que haya observado el resultado de una ecografia o bien fotos satelitales sabe que
su lectura requiere de elementos teóricos de interpretación. Los hechos no se revelan allí por sí
mismos, sino a partir de los supuestos conceptuales que permiten que se los comprenda como
sexo del feto, estrellas fugaces, etc. Además, los enunciados científicos incluyen usualmente
términos que carecen de referencia empírica; son términos teóricos. En consecuencia, no tienen
correlato alguno con los hechos. 'lbda observación, cotidiana o científica, supone necesariamente
teorías de distintos grados de elaboración y abstracción. Sin ellas no podríamos ver más que
manchas informes e ininteligibles. Aun en los casos más elementales en que decimos, por
ejemplo, "observar el verde de las hojas de un árbol", se requiere una teoría mínima del color y
de lo que es una "hoja de árbol".
Mario Heler
es, una inferencia deductiva inválida que nada demuestra acerca de la verdad
de la hipótesis), la aceptación de una hipótesis depende de que la comunidad
científica decida que la hipótesis debe ser aceptada como verdadera, pasando
así a formar parte provisoriamente del cuerpo de conocimientos válidos
(aceptados) de una ciencia. Pero si no son los hechos derivados de la hipótesis
los que dan crédito a su validez, ¿cuáles son los parámetros o criterios de la
comunidad científica para aceptar una hipótesis?

Una comunidad científica acepta o rechaza una hipótesis en función del


paradigma que rige a la ciencia en un momento determinado. Un paradigma
incluye una teoría, aplicaciones y modelos de la teoría, procedimientos de
investigación, modos de seleccionar, plantear y resolver problemas, técnicas
instrumentales, además de ideas filosóficas y hasta cierta concepción
metafisica.20 La concepción aristotélica del movimiento, la astronomía
ptolomeica, la mecánica de Newton o la teoría de la relatividad de Einstein son
ejemplos de paradigmas; también lo son el psicoanálisis, el marxismo, el
funcionalismo, etc. El paradigma constituye el modo de ver y comprender la
realidad desde el que se investiga y fundamenta, y desde el que se perciben los
problemas.21 Dada la generalización del uso del término "paradigma" que en su
criterio no respetaba el sentido original, Kuhn lo reemplaza por "matriz
disciplinar".22

20. Una concepción es "metafisica" cuando no remite a hechos observables sino que refiere a algo
que está más allá (meta-) de la fisica, de los hechos, de la empiria, y que da sentido a los hechos.

21. Véase T. Kuhn, La tensión esencial. Estudios selectos sobre la tradición y el cambio en
el ámbito de la ciencia, México, Fondo de Cultura Económica, 1996.
22. Thomas Samuel Kuhn (1922-1996): Filósofo de la ciencia e historiador americano, nacido en
Ohio; estudió fisica en Harvard y fue profesor de filosofia e historia de la ciencia en el Instituto
Tecnológico de Massachusetts. Es conocido sobre todo por sus obras La revolución copernicana
(1957) y La estructura de las revoluciones científicas (1962), donde en oposición a Popper
sostiene que la historia de la ciencia no es una historia de un progreso acumulativo de las verdades
sino que se da por rupturas, por "revoluciones científicas". A partir de su obra, también en la
epistemología se producen cambios; comienzan a tener más importancia los estudios de historia
de la ciencia y sufren un fuerte impulso los de sociología de la ciencia. A partir de la concepción
de Kuhn los estudios epistemológicos comienzan a incluir entre otros desarrollos los de la
sociología de la ciencia. Véase, por ejemplo, P. Kreimer, De probetas, computadoras y ratones.
La construcción de una mirada sociológica de la ciencia, Buenos Aires, Universidad Nacional
de Quilmes, 1999; F. Fernández Buey, La ilusión del método. Ideas para un racionalismo bien
temperado, Barcelona, Crítica,

1991, y algunos de los artículos de L. Olivé (ed.), Racionalidad epistémica, Madrid, Trotta-
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1995.
La garantía de verdad

Las consecuencias observacionales resultan verdaderas o falsas en función de


una serie de presupuestos que la comunidad científica comparte y que
conforman el paradigma. Y estos presupuestos, que no siempre están
totalmente explícitos, ¿serán verdaderos? La pregunta no tiene sentido. Puede
hablarse de verdad o de falsedad solamente en relación con ellos, a partir de
estar inmersos en la red de significaciones de nuestro mundo simbólico, y en
el caso de la ciencia, de su paradigma.

~El concepto de paradigma es básicamente sociológico: es lo que comparten


los miembros de una comunidad científica y, a la inversa, una comunidad
científica no es sino un grupo humano que comparte un mismo paradigma.23
Por ello, el conocimiento de la especificidad y de los componentes de un
paradigma en particular exige el análisis tanto de los textos y las prácticas con
que se inician los futuros científicos como de las publicaciones, reuniones,
congresos y actividades a través de las cuales se comunican los miembros de
la comunidad.24

El telescopio de Galileo dejaba incrédulos y desconfiados a los sa


bios de la ciencia medieval, porque no veían, por ejemplo, las man
chas del Sol. Su visión estaba determinada por un paradigma dife
rente que no podía registrarlas. Cuando Gregory Mendel (1822-1884)
propuso sus leyes de la herencia, éstas fueron rechazadas por la co


23. El concepto de paradigma es básicamente sociológico porque de hecho fue en la sociología de
las ciencias donde encontró su ámbito más propicio y receptivo. En él opera una triple dimensión:
en tanto es un concepto, esto es, en tanto hace posible pensar la ciencia de una cierta manera (ante
todo, como una práctica social), actúa, en primer término, en una dimensión filosófica; en
segundo lugar, cuando entendemos por paradigma aquello que hace posible explicar la relativa
continuidad de una determinada práctica científica en el tiempo, opera en una dimensión
histórica; en último término, cuando lo utilizamos como una palabra que permite relevar las
condiciones que hacen posibles la extensión espacial de una cierta práctica científica y, por tanto,
como un término que explica la relativa plenitud de la comunicación profesional entre los
científicos y la relativa unanimidad de sus juicios profesionales funciona, ahora sí, en una
dimensión sociológica.

24. La comunidad científica está constituida por los investigadores formados a cargo de la
actividad científica. También se incluye a los que están en formación y, por ende a los encargados
de formarlos, los docentes. Constituyen una comunidad unida en la tarea de desarrollar la ciencia
y por las normas que regulan la actividad científica. Como en toda comunidad, hay jerarquías,
reconocimientos y prestigios; así como descalificaciones, marginaciones y exclusiones. Desde la
perspectiva del problema de la fundamentación son los investigadores formados, y los más
destacados entre ellos, los que tomarían las decisiones acerca de la aceptabilidad o
inaceptabilidad de una hipótesis.
Mario Heler
La garantía de verdad

munidad científica de la época. El paradigma vigente era otro, y en él no había Una "ciencia normal" se define por la vigencia de un paradigma en sus
ningún lugar para tales hipótesis. Hizo falta un cambio de paradigma (una prácticas. Pero el paradigma puede cambiar, y lo hace mediante una
"revolución científica", en la terminología de Kuhn), para que su propuesta "revolución científica" que instaura un nuevo paradigma y una nueva ciencia
fuera recuperada y sus ideas tuvieran la importancia que hoy detentan en la normal, y por tanto nuevos parámetros para decidir cuándo una hipótesis es
biología. La desconfianza de Einstein ( 1879-1955) hacia la teoría cuántica se aceptable o no. Se supone que la razón de estas revoluciones se halla en las
basaba en que para él era imposible considerar que Dios jugara a los dados en anomalías (cuestiones para las que no se encuentran respuestas o, dicho de
la creación (el azar, precisamente, recién se incorpora en un paradigma actual, otro modo, casos de fracaso del paradigma) que se van acumulando en el
al romperse con la idea determinista de un tiempo reversible). 25 desarrollo de una ciencia normal produciendo una crisis.

¿Por qué son aceptadas entonces las hipótesis científicas y admi


tidas como verdaderas, al menos provisoriamente? No existe modo
de abordar los hechos sin presuponer teoría, ni confirmación de las Historia de la ciencia
hipótesis mediante los hechos así observados. Todo depende enton
ces de la decisión de la comunidad científica en el marco del paradig
ma vigente. Ciencia normal Paradigma
"Ha resistido la prueba de la experiencia" sería la fórmula que utiliza la

t
comunidad científica cuando decide que una hipótesis es aceptable. Ello quiere
decir que, pese a los intentos de refutarla, la hipótesis en cuestión ha quedado
en pie (no se ha podido falsar).26 Pero ello significa que los hechos no
inconmensurables
suscitan oposición con los parámetros con que se interpretan, no
desentonan con los supuestos y presupuestos bajo los que se está poniendo Revolución científica
a prueba la hipótesis _27

25. Véase, por ejemplo, l. Prigogine e l. Stengers, La nueva alianza, Madrid, Alianza, 1983.
Ciencia normal Nuevo paradigma
'
26. Véase K. Popper, La lógica de la investigación científica.
27. Volvamos al significado de las nociones de verdad y validez reseñado en la nota 15 de este
capítulo. Si las consecuencias observacionales suponen teoría, aun cuando refieran al nivel

anomalías

empírico de las teorizaciones científicas, y son inferencias deductivas a partir de hipótesis, +


siempre suponen relaciones entre proposiciones (característica de la validez). Las hipótesis están a
su vez relacionadas con otras proposiciones (explícitas o implícitas) derivadas del paradigma y
~
pertenecientes a la o las teorías en las que tienen sentido las hipótesis puestas a prueba, y tales
relaciones tienen que satisfacer las exigencias lógicas de coherencia, de consistencia, lo que
quiere decir que existe algún tipo de inferencia deductiva entre esas proposiciones y la hipótesis.
Hablar entonces de la verdad o falsedad de las consecuencias observacionales y de las hipótesis
supone pensar las consecuencias e hipótesis aislándolas del conjunto de conocimientos aceptados,
supuestos y presupuestos que dan sentido a su formulación y con los que mantiene relaciones
lógicas (explicitadas o no), así como presupone la

concepción de verdad como adecuación o coincidencia. Pero esta concepción resulta cuestionada
si se toma en cuenta la "revolución copernicana" de Kant (capítulo 1, apar tado 2). Parece
entonces que sería conveniente hablar de validez más que de verdad (salvo en casos muy
específicos en que se usen ambos términos para diferenciar aspectos distintos e interrelacionados
que requieren ser distinguidos). Hecha esta aclara-
ción, se puede entender que use indistintamente ambas expresiones, según el contexto, pero que
en realidad piense más en términos de validez que de verdad.
Mario Heler
La garantía de verdad

Asimismo, para Kuhn los paradigmas que rigen las sucesivas ciencias llos: en uno de ellos irían los argumentos a favor y en el otro se pesa rían los
normales son inconmensurables, es decir, no existe un patrón de medida (de argumentos en contra, siendo el balance resultante entre los dos platillos el que
mensura) común para comparar los logros y resultados de unas y de otras, y inclinaría la decisión hacia una decisión de aceptación o de rechazo.
por tanto la decisión acerca de la verdad o falsedad de una hipótesis puede
variar de una ciencia normal a otra, e incluso no tener sentido en una y sí en Aun suponiendo que se puedan clasificar simplemente los argumentos en
otra.28 Además, señala que la caída del viejo paradigma y la instauración de razones a favor y en razones en contra 31 y que los miembros de la comunidad
uno nuevo no responde solamente a cuestiones epistemológicas, dando a científica sopesen de idéntica manera los argumentos (que todas las balanzas
entender que operan factores de distinta índole, por ejemplo, políticos y marquen la misma inclinación), ¿se puede hacer tal estimación de los
económicos. 29 argumentos con un resultado conclusivo, es decir, que la balanza de la razón
presente una inclinación definida hacia uno u otro lado en las evaluaciones
Desde esta perspectiva, no es la verdad o la falsedad de las conse de al menos la mayoría de los miembros de la comunidad científica?
cuencias observacionales lo que determina que sea aceptada o re
chazada una hipótesis (incluso hay veces en las que se consideran O bien, ¿habrá que pensar que a lo sumo la inclinación de la balanza llevaría a
válidas hipótesis que han sido falsadas en la contrastación). En el establecer la plausibilidad de la aceptación o del rechazo, esto es, que la
proceso de toma de decisión de la comunidad científica, en tiempos hipótesis puede ser aceptada o rechazada? Pero que pueda ser una de las dos
de ciencia normal, parecen converger diferentes factores en la deli cosas -esto es, que sea plausible-no es lo mismo que de hecho sea aceptada o
beración (por ejemplo, la creatividad de sus hipótesis, sus aportes a rechazada. Quedaría entonces un espacio entre que se establece la
la continuación de las investigaciones y su compatibilidad con las plausibilidad o la falta de plausibilidad por un lado y, por otro, la aceptación o
hipótesis ya aceptadas, etc.) e incluso con distinto peso relativo en el el rechazo efectivo. ¿Cómo se cubriría ese espacio?
balance de los argumentos a favor o en contra de la aceptabilidad de
una hipótesis. Pero además, ¿sería la plausibilidad el criterio de decisión de la
Se plantea entonces la siguiente cuestión: ¿es suficiente la visión común que comunidad científica? Y si lo fuera, ¿el conocimiento plausible brindaría
brinda el compartir un paradigma para llegar a ese consenso? garantía de verdad? (quizá el problema moderno de la fundamentación
conlleva una idea de verdad que -en su secularización de la divina-hace difícil
Puede imaginarse una situación ideal donde en una discusión desapasionada pensar los conocimientos científicos como verdades sólo plausibles).
e imparcial -desinteresada-los miembros de la comunidad científica superan
sus diferencias sopesando los argumentos propuestos y llegando a consenso
sobre la aceptación o el rechazo de hipótesis y sólo por el peso racional de
esos argumentos.30 Esta imagen apela implícitamente a una metáfora. La 5. La conveniencia
mente racional de los científicos (y no sólo la de ellos, sino la de los seres
racionales) operaría como una perfectamente equilibrada balanza con dos En este capítulo hemos ido paulatinamente cambiando de perspectiva de
plati análisis siguiendo hasta cierto punto una lectura del recorrido argumental en
la epistemología anglosajona durante el siglo
XX. De un lenguaje impersonal en el que la ciencia en abstracto determinaba
la verdad de las hipótesis por su peculiar amalgama entre teoría y práctica,
28. Se suele considerar que en las ciencias sociales los paradigmas no caen sino que coexisten en entre el pensamiento y los hechos, hemos pasado a
un parcelamiento de una misma ciencia con diversas orientaciones dadas por sus diferentes
paradigmas.
29. Kuhn ha matizado sus posiciones al respecto. Véase Th. Kuhn, Segundos pensa· mientas
sobre paradigmas y La tensión esencial. 31. Pe~ar.en más plat.illos e~ la balanza no es una mejor solución; no sólo complicaría el
30. Véase J. Habermas, Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Tauros, 1987, 2 t. Además eqmhbr10 en el funcwnam1ento de la balanza, sino que además la diversidad de las clases de
M. Heler, Jürgen Habermas y el proyecto moderno, Buenos Aires, Biblos, en prensa. argumentos clasificados en cada platillo no alteraría la inclinación final de la balanza, que en la
metáfora es lo importante.
Mario Heler
un lenguaje que habla de una comunidad, de un conjunto de personas unidas
por un paradigma, que tienen que consensuar la validez del conocimiento. Pero
es un lenguaje que todavía sigue confinado en el ámbito del problema moderno
de la fundamentación, y por ende preocupado por un criterio racional,
objetivo -en el sentido de intersubjetividad-y también conclusivo, para decidir
acerca de la verdad de los conocimientos científicos, aun cuando se acepte la
falibilidad humana y la provisoriedad de los conocimientos.

Cambiemos nuevamente de lenguaje, ahora no para reflexionar sobre una


situación ideal del proceso de toma de decisión en la comunidad científica,
sino sobre la práctica social real que llamamos científica, desde la
perspectiva de una sociología de la ciencia.32
La práctica social de la ciencia puede entenderse como un juego, el juego
científico. Los integrantes de la comunidad científica son sus · jugadores, por
lo tanto, saben jugarlo -tienen el sentido práctico del juego imprescindible para
ser un jugador-y, según la posición que ocupan y el estado del juego en cada
momento, establecen estrategias para ganar.

Vayamos aclarando por partes esta perspectiva de interpretación.

32. Sociología de la ciencia: Rama de la sociología que estudia la ciencia como fenómeno e
institución social. Este tipo de estudios se inició en los años 40, con los trabajos de Robert
K. Merton, sociólogo americano discípulo de Talcott Parsons, perteneciente al
funcionalismo sociológico. En su tesis doctoral, Ciencia, tecnología y sociedad en la
Inglaterra del siglo XVII (1938), sostuvo que el gran desarrollo científu;o del siglo XVII, en
Inglaterra, se debía a condicionamientos socialés, entre los cuales destacaba el puritanismo
inglés. En publicaciones posteriores trata de los factores que determinan el carácter de la
ciencia como institución social. En una primera época sostuvo que esos factores eran un
conjunto de valores y normas aceptados entre los científicos: comunismo (o colaboración),
universalismo (objetividad y verificación), desinterés (sólo satisfacción por el trabajo) y
escepticismo organizado (duda metódica ante todo), que recibieron el nombre de CUDEOS,
por sus iniciales. En una segunda fase, sostuvo que el elemento fundamental de la ciencia
como institución era el intercambio de reconocimientos y recompensas por la investigación
de primera mano, que se realiza en el ámbito científico. A partir de la obra de Kuhn, la
sociología de la ciencia se orientó no ya al estudio de la ciencia como institución social, sino
a considerar como objeto propio de estudio los intercambios que se producen entre los
factores sociales y los procesos de producción y justificación del conocimiento científico,
acercándose así a una
sociología del conocimiento, pero adoptando el nombre de "programa fuerte". Tesis
fundamental de este programa es que los factores sociales son los principales responsables
del desarrollo de la ciencia. Véanse J. Cortés Morató, oh. cit., y A. Martínez Riu;
O. Martín, Sociología de las ciencias, Buenos Aires, Nueva Visión, 2003 y C.A. Prego, Las
bases sociales del conocimiento científico. La revolución cognitiva en sociología de la
ciencia, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1992. Para una visión "oficial",
M. Bunge, Sociología de la ciencia, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1993.
La garantía de verdad

Cuando hablamos de práctica nos estamos refiriendo a cualquier secuencia


recurrente de acciones que son reconocidas socialmente como tales aun
cuando existan variaciones en su ejecución individual. Así decimos que ciertas
personas "practican" la medicina, o hablamos de prácticas de fútbol, de
prácticas consumistas, religiosas, amorosas, y también de prácticas
profesionales y científicas. Existen prácticas en todos los niveles de la vida
social humana.
Las prácticas sociales son, entonces, configuraciones estables de
actividades compartidas. En cada caso, su configuración se define por un
cierto "patrón de haz-y-no-hagas", por reglas. Pero estas reglas en su mayor
parte permanecen implícitas, y sólo parcialmente se articulan (se explicitan,
aunque nunca totalmente). Los practicantes siguen las reglas porque las han
incorporado, son reglas encarnadas (incorporadas: incorpore, en el cuerpo; se
han hecho carne a través de un proceso de socialización). 33 Las reglas no se
aplican; hay que aplicarlas. Existe un saber de las reglas implícitas que opera
de trasfondo en el accionar individual; un accionar individual que al mismo
tiempo es grupal, porque actúa en diálogo, en relación con otros practicantes:
es una acción compartida, social.

En ciencia hablamos de comunidad científica y la pertenencia de sus


miembros depende de la acreditación de una formación realizada en diálogo
(con profesores y compañeros de estudio, con autores de libros de la disciplina
y también con investigadores) dentro de instituciones (la universidad)
encargadas de dar la acreditación de la formación cumplida con mejor o peor
desempeño estudiantil; una formación en la que se incorporan las reglas de la
actividad. El egresado de la Facultad de Medicina puede entonces practicar la
medicina; el de la carrera de contador, la contabilidad, y según las otras
instituciones formadoras, practicar la antropología, la física, la pedagogía, y
así con cada profesión o especialidad.

Los practicantes no saben necesariamente formular (explicitar) las reglas que


rigen su práctica, pero sí saben cómo actuar en cada situación particular. 34
Poseen un saber práctico. En el caso del recién

33. Se trata de una socialización "secundaria"; por ejemplo, en el caso del científico, su
formación en la universidad, que actúa sobre la base de la socialización "primaria" (del
niño, primero con su familia) y de otras secundarias (escuela primaria y media).
34. Los seres humanos sólo pueden individuarse por vía de la socialización. Podemos decir
que la socialización nos otorga un saber, un saber hacer (know how), que nos permite
manejarnos socialmente, interaccionar en función de las expectativas socia
Mario Heler
La garantía de verdad

egresado, su saber es limitado y se lo evalúa más en función ~e sus


posibilidades de seguir aprendiéndolo. Es que por más excelencia que tenga conocer científicamente. Saben entonces que la reflexividad es inherente a su
una formación de grado, no existe (ni puede existir) una lista explícita y propio quehacer: reflexionar sobre la propia práctica, explicitar lo mejor
completa de reglas para el desempeño futuro que bastarí~ con tenerlas posible las reglas de su quehacer.
presentes y haber aprendido a aplicarlas para garantizar su idoneidad La práctica científica es una práctica de producción de conocimientos y son
profesional. sus practicantes los que saben hacerlo, los productores.:37 Pero además su
La práctica no consiste entonces en aplicar fórmulas invariantes de las reglas. saber puede mejorar y llegar a lograr los moldes de excelencia que le son
Su ejecución por un practicante capacitado no sólo satisface la regla, sino que apropiados a la práctica,38 incluso innovar tales moldes. Pero no todos los
le da una forma concreta en una situación particular. Las reglas existen practicantes logran en el mismo grado y con el mismo reconocimiento esas
primariamente en la práctica que guía y a través de la práctica misma las reglas excelencias, diferentes en cada disciplina y dentro de las distintas tareas que se
se transforman, se renuevan y se alteran. En cada momento, el modo en que la desarrollan en ella. El curriculum vitre en tanto reseña de la trayectoria y de
práctica se ejecuta revela sus reglas. En tanto que las reglas expresadas ("arti- los logros de un científico es una herramienta fundamental para la acreditación
culadas": explicitadas) sólo pueden funcionar en compañía de un sentido no de la excelencia que él ha logrado, ya que se formula atendiendo a criterios
formulado de la práctica, pero que está encarnado en los agentes, en sus compartidos de valoración en la comunidad científica (unidades académicas y
practicantes.35 Es este sentido de la práctica el que de?e ser incorporado (y esta de investigación en que se ha desempeñado, con quiénes realizó su formación
incorporación continúa en la carrera profesiOnal; se hace necesaria una después de graduado, becas, subsidios recibidos, resultados de las
"formación continua"). investigaciones, etcétera).

La ciencia es una práctica porque es una forma coherente y compleja de La práctica científica puede también ser asociada con unjuego, ya que en la
actividad humana cooperativa, establecida socialmente, cuyos practicantes han actividad científica, como en todo juego, "hay algo en juego y gente dispuesta
incorporado un saber que les permite conservar y a la vez renovar el sentido de a jugar", gente que sabe seguir las reglas inmanentes del juego, sus reglas, y es
la práctica científica. Es una práctica particular porque sus practicantes han capaz de percibir y valorar lo que está en juego. 39 Los juegos como el ajedrez
incorporado un saber, en su formación y en su experiencia,36 que los hace conllevan la posibilidad de ganar las partidas, pero también de destacarse,
capaces de conocer y de mostrando en la manera de ganar que se siguen las reglas habiendo adquirido
las excelencias propias del juego: agudeza analítica, imaginación estratégica,
intensidad competitiva, etc. Sus logros son percibidos y evaluados por las
demás personas interesadas en el juego, que lo practican con
les que compartimos y que dan contenido al "nosotros" desde ese saber compartido de trasfondo.
Este modo de saber remite a la internalización de los "patrones de haz-yno-hagas" de las prácticas
sociales. A su vez tales patrones son articulados, lo que quiere decir que son explicitados en
conceptos, en significaciones formuladas en un lenguaje que de alguna manera trata de dar cuenta
37. La idea más difundida identifica a los "productores de conocimiento" sólo con los que se
de la práctica, aunque no termine de explicitar los patrones implícitos Podemos reservar la
hacen cargo de la ciencia pura. Sin embargo, todo el quehacer científico produce conocimientos,
expresión "saber" para nombrar el primer tipo de saber, y denominar "conocer" a las
aunque las articulaciones que realizan y los resultados tengan características distintas. Producen
articulaciones explícitas del saber de trasfondo. En este sentido, la ciencia es un saber cuyos conocimiento tanto al teorizar y aplicar como al operar e intervenir. Otra cosa es la valoración
productos son conocimientos. que se haga de esos distintos productos y quiénes los valoran.

35. Véase Ch. Taylor, "Seguir una regla"; en Argumentos filosóficos, Barcelona, Paidós, 1997,
38. "Por prácticas entenderemos cualquier forma coherente y compleja de actividad humana
pp. 221-238; y Fuentes del yo. La construcción de la identidad moderna, Barcelona, Paidós,
cooperativa, establecida socialmente, mediante la cual se realizan los bienes inherentes a la
1996, pp. 220 y ss.
misma mientras se intenta lograr los modelos de excelencia que le son apropiados a esa forma de
36. Una formación que no es sólo la educación sistemática sino también la ocasionada por modos actividad y la definen parcialmente"; A. Maclntyre, Tras la virtud, Barcelona, Crítica, 1987, p.
informales de aprendizaje, incluyendo conocimientos, actitudes, modos de ser y de comportarse. 233. Véase además el apartado 2 de este capítulo.
Es que el llegar a ser un practicante supone incorporar una identidad, pero una identidad que no
se define solamente en términos de nuestras propiedades individuales sino también por la 39. Pierre Bourdieu caracteriza los campos sociales como "Espacios de juego históricamente
ubicación en el espacio social de la práctica. constituidos con sus instituciones específicas y sus leyes de funcionamiento propios" (Cosas
dichas, Buenos Aires, Gedisa, 1988, p. 108). En este sentido la actividad científica es una campo
social, y podemos hablar entonces del campo científico.
Mario Heler
mayores, menores o similares excelencias. Aun cuando las posibilidades de
estrategias en el ajedrez son numerosas, las cuestiones que se deben afrontar en
la práctica científica no quedan restringidas a un plano formado por sesenta y
cuatro cuadrados.
Los miembros de la comunidad científica son jugadores del juego de la
ciencia. Han incorporado el saber necesario, han hecho carne el habitus
correspondiente al juego:

El habitus como sentido del juego es juego social incorporado: [ ... ]


permite producir la infinidad de los actos de juego que están inscriptos
en el juego en estado de posibilidades y de exigencias objetivas; las
coerciones y las exigencias del juego, por más que no están encerradas
en un código de reglas, se imponen a aquellos -aquellos solamente-que,
porque tienen el sentido del juego, es decir, el sentido de la necesidad
inmanente del juego, están preparados para percibirlas y cumplirlas.40

Los jugadores están interesados en el juego, en aquello que está en juego, por
eso están dispuestos a jugar. Cada juego pone en juego algo diferente, algo
específico de ese y no de otros juegos. Para los jugadores está enjuego algo
que se presenta como raro y digno, y que merece su interés, su compromiso
con el juego. En el caso del juego científico se pone en juego la producción del
conocimiento y su legitimidad. Se juega a producir conocimientos científicos y
a su vez a obtener el reconocimiento del productor y sus productos, el
reconocimiento de la legitimidad de su producción. Pero ese reconocimiento
-como enseguida veremos-se da en forma de luchas.

El juego define un espacio de juego donde los jugadores entran en relaciones


de intercambio entre sí para obtener lo que está en juego. Ese espacio de juego
"históricamente constituido con sus instituciones específicas y sus leyes de
funcionamiento propios" constituye un campo social. Como en el juego del
ajedrez, el campo tiene una estructura formada por las distintas posiciones de
los distintos jugadores (aquí, las piezas del ajedrez), 41 cada uno de los cuales
desde su

40. P. Bourdieu, ob. cit. (el subrayado me pertenece). Esa incorporación supone el ejercicio
de una violencia simbólica. "La teoría de la violencia simbólica descansa sobre una teoría
de la creencia o, mejor, sobre una teoría de la producción de la creencia, del trabajo de
socialización necesaria para producir agentes dotados de los esquemas de percepción y
apreciación que les permitirán percibir las exhortaciones inscriptas en una situación o un
discurso y obedecerlas."
41. Obviamente, las piezas de ajedrez no "juegan" sino que son jugadas por los jugadores.
La garantía de verdad

posición juega sus posibilidades desiguales, el peón de diferente manera que el


alfil y el caballo que la torre. Pero al mismo tiempo esas posibilidades se
definen (aumentan o disminuyen, son más o menos cruciales para el juego en
su conjunto) según las relaciones con las otras posiciones, en un momento
determinado del juego.
Un campo social es un espacio pluridimensional de relaciones de fuerzas que
procuran obtener aquello que el juego brinda, material y simbólicamente, y
que conforma el capital específico42 que se trata de ganar en las jugadas
realizadas por los jugadores. Se genera así una

42. Se denomina "bienes" a las cosas valiosas. Pero las cosas que tienen valor pueden ser
materiales (terrenos, casas, automóviles) también simbólicas (honor, salvación,
conocimientos). Para Bourdieu, todos los bienes son simbólicos, en tanto son valiosos
porque son percibidos y reconocidos socialmente como legítimos. En un juego se acumula
un conjunto de bienes, que son producidos, consumidos, se invierten y se pierden en el
juego. Este conjunto de bienes constituye el capital, que en cada juego es diferente, y por
eso lo denomina "capital específico". A su vez ese capital específico estará compuesto por
diferentes tipos de capital: además del económico, diferencia el capital cultural, el social y
el simbólico. Capital cultural: está ligado a conocimientos, ciencia, arte. Existe bajo tres
formas: en estado incorporado (habitus), en estado objetivado (bienes culturales, por
ejemplo, libros) y en estado institucionalizado (por ejemplo, los títulos escolares). Capital
social: "Conjunto de los recursos actuales o potenciales que están ligados a la posesión de
una red durable de relaciones más o menos institucionalizadas de interconocimiento y de
interreconocimiento; o, en otros términos, a la pertenencia a un grupo, como conjunto de
agentes que no sólo están dotados de propiedades comunes (susceptibles de ser percibidas
por el observador, por los otros o por ellos mismos), sino que también están unidos por lazos
permanentes y útiles"; P. Bourdieu, "Le capital social", enActes de la Recherche en Sciences
sociales, No 30, París, 1979, p. 2. Capital simbólico: "Forma que revisten las diferentes
especies de capital cuando son percibidas y reconocidas como legítimas" (Bourdieu, P.,
Cosas dichas, ob. cit., 131). "El capital simbólico es una propiedad cualquiera, fuerza física,
riqueza, valor guerrero, que percibida por agentes sociales dotados de las categorías de
percepción que permiten percibirla, conocerla y reconocerla, deviene eficiente
simbólicamente, semejante a una verdadera fuerza mágica: una propiedad que, porque
responde a •expectativas colectivas• socialmente constituidas, a creencias, ejerce una suerte
de acción a distancia, sin contacto físico"; P. Bourdieu, Razones prácticas, Barcelona,
Anagrama, 1985, pp. 172-173. Con respecto al capital específico, la composición del capital
científico se desagrega en dos componentes principales: por un lado el capital científico
puro, esto es, el componente propiamente cultural del capital científico (v.g., el resultado de
los aportes reconocidos a la empresa científica) y, por otro, el capital científico institucional
o, lo que es lo mismo, el componente social de ese capital (v.g., el capital científico como
autoridad científica, esto es, como poder de imponer a otros miembros del campo científico
la definición de ciencia más conforme a los propios intereses). Entonces el capital científico
no es sólo una cierta cantidad y calidad de conocimientos producidos por científicos sino,
además, la autoridad que ese determinado científico detenta sobre otros agentes de la
producción científica. Véase P. Bourdieu, Los usos sociales de la ciencia, Buenos Aires,
Nueva Visión, 2003, pp. 18-27 y también pp. 89-96.
Mario Heler
La garantía de verdad

red de relaciones que definen, en un momento determinado, diferentes


0 en el nombramiento de personal en instituciones prestigiosas, participar
posiciones, posiciones que son relativas a la distribución entre los jugadores
directamente o a través de conocidos en las ins~a~cia.s de decisión referidas
del capital en juego.
al desarrollo del campo, tener acceso pnvilegiado a información relevante,
El jugador recién iniciado, por ejemplo, ocupa una posición de menor peso en
obstruir las posibilidades de sus competidores, etcétera.
la distribución del capital específico que quien hace tiempo que está en el
juego. Ambos pueden realizar jugadas para mejorar su posición, para
Pero el poder no es un atributo o una propiedad sino una relación, una
incrementar su capital. Pero el segundo, por ocupar una posición más
relación en la que uno intenta dirigir la conducta del otro. El intento puede
ventajosa, tiene mayores probabilidades de éxito, al menos inmediatas. Es que
tener éxito o fracasar y, si se logra, mantenerse en el tiempo o interrumpirse,
las diferentes posiciones en el campo refieren a la posesión o no del capital que
incluso puede invertirse, y el otro dirigir la conducta de uno. Por eso las
está disponible en cada campo, así como del poder de administrarlo, la mayor o
menor cantidad de la posesión y de tal poder, además de su carácter legítimo o
relaciones de poder son móviles, inestables y reversibles. La situación es,
ilegítimo, que agrega el reconocimiento social de su posesión. . en cambio, de dominación cuando alguien logra bloquear un campo de
relaciones de poder inmovilizando las relaciones e impidiendo la
reversibilidad (al menos mientras dure la dominación), tratando de
Los miembros de la comunidad científica ocupan diferentes posi
mantenerlas estables.43 Tal estado de dominación requiere orientar las
ciones porque, por ejemplo, algunos sí y otros no, se han formado en
conductas a través de estrategias, cuyo objetivo es fijar la distribución del
instituciones de gran prestigio, han podido profundizar en sus cono
capital del campo en una dirección que conserve e incremente la
cimientos en determinada área, tienen acceso a una biblioteca actua
monopolización ya lograda. Pero enfrentan la contrapartida de estrategias
lizada, pueden apelar a su relación con figuras destacadas del cam
contrarias dirigidas a cambiar esas relaciones de poder por parte de los
po, mantienen intercambio con instituciones extranjeras, los resul
competido
tados de sus investigaciones han sido publicados y son citados por
otras publicaciones de colegas, trabajan para una institución impor
tante y ocupan un lugar más o menos destacado en ella, dirigen a
43. "Cuando hablo de relaciones de poder[ ... ]me refiero a cualquier tipo de relación en la que
otros científicos formados o en formación, son invitados a participar uno intenta dirigir la conducta del otro. Estas relaciones son por lo tanto relaciones que se
de comités de expertos para evaluar proyectos, otorgar becas y subsi pueden encontrar en situaciones distintas y bajo diferentes formas; estas relaciones de poder son
dios, etc. Además, el peso relativo de este capital se incrementa por relaciones móviles, es decir, pueden modificarse, no están determinadas de una vez por todas.
el hecho de ser acompañado por el reconocimiento de los colegas. En [ ... ] Y es preciso subrayar que no pueden existir relaciones de poder más que en la medida en que
un supuesto caso de dos científicos que poseyeran un capital similar, los sujetos sean libres. [ ... ] Es necesario pues, para que se ejerza una relación de poder, que exista
al menos un ci~rto tipo de libertad por parte de las dos partes. [ ... ] Esto quiere decir que en las
las posiciones ocupadas por ambos podrían ser diferentes si algun.o relaciOnes de poder existen necesariamente posibilidades de resistencia, ya que si no existiesen
de los dos no fuera percibido y reconocido como poseedor de ese capi ~osibilidades de resistencia -de resistencia violenta, de huida, de engaño, de estrateg¡as de
tal, lo cual hace su posesión, o el poder de administrarlo, legítimos. inversión de la situación-, no existirían relaciones de poder. [ ... ] Las relaciones de poder tienen
Las jerarquías que derivan de estas posiciones desiguales aca una extensión extraordinariamente grande en las relaciones ~umanas. Ahora bien, esto no quiere
rrean relaciones de dominación en las que algunas son dominantes y decir que el poder político esté en todas partes, smo que en las relaciones humanas se imbrica todo
un haz de relaciones de poder que pueden ejercerse entre individuos, en el interior de una familia,
otras dominadas o subordinadas (y ello vale para posiciones indivi
en una relación pedagógica, en el cuerpo político, etc.". Estados de dominación: situaciones en
duales y grupales, así como para subcampos dentro del campo cientí las que "las relaciones de poder, en 1ugar de ser inestables y permitir a los diferentes
fico; v.g., la relación entre los médicos y las llamadas "profesiones participantes una estrategia que las modifique, se encuentran bloqueadas y fijadas. Cuando
paramédicas"). un individuo o
Quien logra monopolizar el capital específico enjuego ocupa una
un grupo social consigue bloquear un campo de relaciones de poder haciendo de estas relaciones
posición dominante, porque el capital específico que logra monopo algo inmóvil y fijo e impidiendo la mínima reversibilidad de movimientos -mediante
lizar es el fundamento del poder o de la autoridad que define el instrumentos que pueden ser tanto económicos como políticos o militares-nos encontramos ante
juego. Un individuo o un grupo puede llegar a monopolizar el capi lo que podemos denominar un estado de dominación"; M. Fou~ult, "La ética del cuidado de
tal de su campo o subcampo, v.g. a partir de haber logrado éxitos en uno mismo como práctica de la libertad", entrevista con Michel Foucault, realizada por Raúl
sus investigaciones, influir en el otorgamiento de becas y subsidios Fomet-Betancourt, Helmut Becker y Alfredo Gómez-Muller el 20 de enero de 1984.
Mario Heler
La garantía de verdad

res.44 Todo campo social, y el campo científico no es una excepción, es del campo científico. Pero cuanto más autónomo es un campo científico,
entonces "el lugar de una lucha más o menos declarada".45 Las posiciones que ocurre que
se ocupan definen objetivamente las estrategias posibles para él o los
ocupantes de esas posiciones.46 ...un productor particular no puede esperar el reconocimiento del
A partir de la modernidad, el campo científico en particular, y en general el valor de sus productos ("reputación", "prestigio", "autoridad",
campo intelectual, "se integra como sistema cada vez más complejo y más "competencia", etc.) sino de los otros productores, quienes, siendo
independiente de las influencias externas (en adelante mediatizadas por la también sus competidores, son lo menos proclives a darle la ra.zón
estructura del campo), como campo de relaciones dominadas por una lógica sin discusión ni examen.49
específica, la de la competencia por la legitimidad cultural", 47 en nuestro caso,
por el reconocimiento de la producción y los productos científicos. Es así Volvamos entonces a plantearnos la cuestión de la decisión acerca de la
como el distanciamiento de las demandas externas define una autonomía validez de una hipótesis. Si la actividad científica constituye un campo social,
relativa48 la aceptación de una hipótesis por parte de la comunidad científica es al
mismo tiempo un reconocimiento de la producción de uno o más de sus
miembros, otorgado por sus pares, por los otros miembros de la comunidad
científica.50 La cuestión de la aceptabilidad de una hipótesis se presenta
44. En sus distintos tipos, los capitales son bienes acumulados que pueden producirse, entonces como una lucha por el reconocimiento de los agentes productores
distribuirse y consumirse, así como también pueden invertirse para aumentarlo pero con el del conocimiento científico. Pero, además, es una lucha por la dominación
riego de disminuirlo o perderlo. Bourdieu "recupera a Marx en cuanto retoma su lógica de
análisis en términos de lógica económica, pero marca una ruptura al extender esa lógica a
del campo:
otros campos diferentes que el económico, logrando así construir instrumentos que permiten
explicar las prácticas sociales sin reducirlas exclusivamente a causas económicas"; A. En la lucha por la cual cada uno de los agentes debe com-
Gutiérrez, Pierre Bourdieu. Las prácticas sociales, Posadas, Universidad Nacional de prometerse para imponer el valor de sus productos y de su propia
Córdoba-Universidad Nacional de Misiones, 1997, autoridad como productor legítimo, está siempre presente el desafio
p. 27. En este sentido, una estrategia para revertir una situación de dominación consiste en de imponer la definición de la ciencia (i.e. la delimitación del
hacer inversiones para aumentar el capital. Por ejemplo, obteniendo un posgrado, campo de los problemas, las metodologías y las teorías que pueden
mejorando los contactos con instituciones extranjeras, participando en concursos públicos considerarse científicas) más conveniente para sus intereses
por cargos en las instituciones, etc., para así poder competir en mejores condiciones y tratar específicos, es decir, la más adecuada para permitirle ocupar con
de disminuir la dominación que imponen un colega o un grupo. En este sentido el campo
toda legitimidad la posición dominante, asegurando la posición más
social es un mercado de capitales.
alta en lajerarquía de los valores científicos, de las capacidades
45. P. Bourdieu, "Espacio social y génesis de las «clases•", en Espacios N" 2, Buenos Aires,
científicas que el agente detenta a título personal o institucional. 51
1985, p. 28.
46. "Aquellos que, dentro de un estado determinado de la relación de fuerzas, monopolizan
(de manera más o menos completa) el capital específico, que es el fundamento del poder o
de la autoridad específica característica de un campo, se inclinan hacia estrategias de
conservación -las que, [ ... ) tienden a defender la ortodoxia-, mientras que los que disponen definir la forma de responder a las demandas externas, de la sociedad. Además, la
de menos capital (que suelen ser también los recién llegados, es decir, por lo general los más autonomía en un campo no se distribuye en forma pareja en todo el campo, ni por tanto en
jóvenes) se inclinan a utilizar estrategias de subversión: las de la herejía"; P. Bourdieu, cada uno de sus subcampos.
Sociología y cultura, México, Grijalbo, 1990, p. 137. 49. P. Bourdieu, Los usos sociales ... , pp. 18-19.
47. P. Bourdieu, "Campo intelectual y proyecto creador", en Problemas del estructura- 50. Son pares, iguales, en cuanto a su pertenencia al campo científico, pero al mismo
lismo, México, Siglo Veintiuno, 1967, p. 138. tiempo la pertenencia supone ocupar distintas posiciones, en función de una división del
48. La autonomía de un campo se define por "la capacidad de refractar, retraduciéndolas en trabajo que implica jerarquías, y por lo tanto desigualdades de autoridad, que evidencian la
una forma específica, las coacciones o las demandas externas" al campo, y "a la inversa, la estructura desigual del campo científico.
heteronomía de un campo se manifiesta esencialmente en el hecho de que los problemas 51. P. Bourdieu, Los usos sociales ... , pp. 19-20, el subrayado me corresponde. Por ello
exteriores, en especial los políticos, se expresan directamente en él"; P. Bourdieu, Los usos podemos observar especialistas en determinadas áreas que tienen menos posibilidades para
sociales, pp. 75-76. La autonomía implica que la dinámica del campo se determina por su producir lo suyo que especialistas en otras áreas que ocupan posiciones más prestigiosas y
propia lógica, y por lo tanto entre sus miembros. Ello no quiere decir que se separe tienen mayores prerrogativas, porque la definición dominante de ciencia les resulta
totalmente del resto de la sociedad, sino que tiene el poder de beneficiosa.
Mario Heler
La garantía de verdad

En consecuencia, las decisiones de la comunidad científica no responden a las Desde esta perspectiva, una regla no totalmente explicitada parece operar en
conclusiones de seres desencarnados que emiten sus juicios desde "ningún la toma de decisión de la comunidad científica; podríamos llamarla la regla
punto de vista particular", que estaría "en alguna parte camino al punto de vista de conveniencia.
de Dios".52 Por el contrario, se toman como resultado de las luchas por el Las acepciones de la palabra "conveniencia" pueden ser útiles para entender el
reconocimiento, y son consecuencia del enfrentamiento de diferentes sentido de esta regla. En principio, algo conviene a otra cosa. Algo es
estrategias por dominar el campo, imponiendo una definición de ciencia. Son conveniente cuando existe conformidad acuerdo concordancia con otra cosa,
estrategias al mismo tiempo epistemológicas y políticas.53 en tanto hay ajuste, armonía', conciert~, entre las instancias que
convergen en la relación de conveniencia, ya que tales instancias de cierta
Podríamos decir entonces que la definición dominante de ciencia, manera sepertenecen, se corresponden. Pero también conviene lo que posee
en un momento determinado, proporciona las orientaciones que lle utilidad para algo, en el sentido de que lo conveniente importa, porque es "a
van a la comunidad científica a una decisión. Y si las estrategias en propósito de". La conveniencia incluye entonces la connotación de ganancia,
oposición de los jugadores explican en parte las discrepancias de po de mejora: lo conveniente supone un rédito, un interés. Por eso es importante
siciones respecto de la toma de una decisión, el consenso responde a y hay interés en lo que conviene. Pero además la conformidad, el ajuste y la
las relaciones de poder del campo (que no elimina la resistencia ni la utilidad de lo conveniente brinda también comodidad, pues evitaría
protesta, pero que en ese momento no pueden alterar la dinámica del desajustes, desacuerdos, conflictos, desavenencias.
juego). ·
A lo dicho en el apartado anterior acerca de si era suficiente la Suponiendo esta regla de conveniencia podemos comprender que los
visión común que brinda el compartir un paradigma para llegar al miembros de la comunidad científica deliberan evaluando si una hipótesis se
consenso sobre la decisión a tomar -en tanto no se identifique la de corresponde o no con los desarrollos de la ciencia normal si se ajusta con el
finición dominante de ciencia con el paradigma (identificación que paradigma, si pertenece al cuerpo de conocimient¿ ya aceptado o es una
creo errada, porque pueden cambiar esas defmiciones sin que haya intromisión que no genera utilidad, o si por el contrario brinda alguna
necesariamente una revolución científica}-, podemos agregar ahora ganancia, y por lo tanto resultan cómodos su aceptación o su rechazo para
que junto con la visión común otorgada por el paradigma hace falta que las investigaciones continúen en las direcciones consentidas hasta el
tomar en cuenta las implicancias y las consecuencias de la definición momento, despertando interés su convalidación. Pero todas estas
dominante de la ciencia en cada momento. consideraciones pueden entrar en conflicto entre sí y además pueden llevar a
distintas conclusiones. No derivan en una única conclusión. Pero además y
fundamentalmente la conveniencia es interpretada por alguien, alguien que
52. M. Walzer, Interpretación y crítica social, Buenos Aires, Nueva Visión, 1993, p. 17. precisamente en tanto integrante pleno de la comunidad científica al expresar
53. Para Bourdieu es necesario "rechazar radicalmente la oposición abstracta[...] entre un análisis su punto de vista acerca de la aceptabilidad de una hipótesis tiene un mayor o
inmanente o interno, que incumbiria propiamente a la epistemología y que restituiría la lógica menor reconocimiento del valor de su punto de vista por parte de sus pares,
según la cual la ciencia engendra sus propios problemas, y un análisis externo, que relaciona sus tiene mayor o menor autoridad.
problemas con sus condiciones sociales de aparición. Es el campo científico el que, como lugar de
una lucha política por la dominación científica, asigna a cada investigador, en función de la
posición que ocupa, sus problemas, indisociablemente políticos y científicos, y sus métodos y Aun así, "uno ve que, entre gentes que ocupan posiciones opuestas en un
estrategias científicas que, puesto que se definen expresa u objetivamente por referencia al campo y que parecen opuestas en todo, radicalmente, hay un acuerdo oculto y
sistema de posiciones políticas y científicas constitutivas del campo científico, son, al mismo tácito sobre el hecho de que vale la pena luchar a propósito de las cosas que
tiempo, estrategias políticas"; P. Bourdieu, Los usos sociales ... , pp. 17-18, el subrayado me
corresponde. Son "política" en tanto remiten a relaciones de poder dentro del campo científico, están en juego en el campo".54 Y si lo que está en juego en el caro po es la
pero también a la idea de "bien común" (polis, en griego, significa ciudad producción de conocimiento científico, aunque la definición de qué sea la
producción científica en cada mo
Estado, sociedad, y de ahí proviene "política": lo que concierne a la ciudad, a la sociedad),
refiriendo a una perspectiva social y a su vez individual, que considera lo conveniente para la
reproducción del campo social. Pero en tanto la visión del "bien común" varía según las distintas
posiciones y el capital con el que cuentan, estas diferencias se dirimen en luchas políticas por el
54. P. Bourdieu, Razones prácticas, pp. 142-143.
poder de imponer una definición al campo.
Mario Heler
La garantía de verdad

mento dependerá de los sectores que logran monopolizar el capital científico, sibilidades de la producción científica. Pero además estos mecanismos no son
todos están interesados en conservar el sentido del juego. operados desde fuera del campo científico, sino que operan desde dentro. Los
Cada campo científico establece límites a la definición de ciencia que puede dispositivos de disciplinamiento y de control de las poblaciones se graban en
llegar a dominar, pues se trata de una definición que puede estar interesada en los cuerpos, sin necesidad de ejercer violencia.56
alterar las reglas pero no en destruir el juego. Precisamente se trata de ordenar
el juego en una dirección conveniente, de posicionarse mejor en el mismo Y ello no sólo ocurre en el nivel de una ciencia en particular sino en la
juego, no de cambiar de juego. Una definición dominante de ciencia logra definición de la cientificidad, esto es, en la imposición del criterio de
entonces establecer ciertas modalidades de jugar el juego científico, en un demarcación57 de la ciencia. La institución de un único criterio de
cierto momento, durante un cierto tiempo, contribuyendo al desarrollo del demarcación, el que resulta conveniente para conservar la hegemonía y su
juego o estancándolo. Pero la existencia del juego depende de que haya algo en compromiso con el sistema de dominación de la sociedad toda, aparece
juego y gente dispuesta a jugarlo, y lo que está en juego en el campo científico entonces como un dispositivo capaz de controlar la producción científica.
es la producción de conocimiento.

Pareciera entonces que no cabría reducir el desarrollo de la ciencia a factores


sociales, aunque tampoco a una actitud cuasidivina de conocimiento
desinteresado. Pero quizá no se trate de reducir sino, por el contrario, de
ampliar y profundizar la comprensión de una realidad social compleja como la
tecnociencia.
La complejidad se manifiesta en la confluencia de distintos factores en la
práctica científica. Los factores sociales convergen con las hegemon{as del
campo científico tratando de que la producción del conocimiento sea
encauzada hacia la consolidación de un estado de cosas, donde hasta podría
llegar a sacrificarse la potencia móvil y no totalmente previsible de la
producción científica a las necesidades de la permanencia de un estado de
dominación y, por tanto, estabilizar la producción misma en una dirección 56. "Disciplina es, en el fondo, el mecanismo del poder por el cual alcanzamos a controlar
en el cuerpo social hasta los elementos más tenues por los cuales llegamos a tocar los
entre otras posibles. En este sentido puede ocurrir, por ejemplo, que la propios átomos sociales, eso es, los individuos. Técnicas de individualización del poder.
estrategia de dominación procure generar los mecanismos que silencien y Cómo vigilar a alguien, cómo controlar su conducta, su comportamiento, sus aptitudes,
obstaculicen otras posibilidades de la producción de conocimiento.55 Desde la cómo intensificar su rendimiento, como multiplicar sus capacidades, cómo colocarlo en el
determinación de líneas de investigación como prioritarias en detrimento de lugar donde será más útil, esto es lo que es, a mi modo de ver, la disciplina"; pero, además,
"el poder se debe ejercer sobre los individuos en tanto constituyen una especie de entidad
otras (por ejemplo, las que interesan a los países centrales, impuestas en países biológica que debe ser tomada en consideración si queremos precisamente utilizar esa
que por no ser centrales deberían atender a otras prioridades), pasando por la población como máquina de producir todo, de producir riquezas, de producir bienes, de
exigencia de un tipo de productos científicos (i.e., la preferencia por las producir otros individuos, etc."; M. Foucault, Las redes del poder, Buenos Aires,
investigaciones cuantitativas en las ciencias sociales, o por estudios Almagesto, 1991, p. 15. Y en el caso del campo científico, "máquina" de producir
conocimientos.
fragmentarios, parciales y descontextualizados en las ciencias naturales), hasta
la distribución de las recompensas materiales y simbólicas según el tipo de 57. El criterio de demarcación sirve para establecer qué es científico y qué no lo es. Como
tareas científicas realizadas, se contribuye a favorecer o entorpecer las po consecuencia, es un criterio de inclusión/exclusión en relación con el campo científico. Para
Popper, "el criterio de demarcación que hemos de adoptar no es el de la verificabilidad, sino
el de la falsabilidad de los sistemas. Dicho de otro modo: no exigiré que un sistema
científico pueda ser seleccionado, de una vez para siempre, en un sentido positivo; pero sí
que sea susceptible de selección en un sentido negativo por medio de contrastes o pruebas
empíricas: ha de ser posible refutar por la experiencia un •sistema científico empírico»"; K.
Popper, La lógica de la investigación ... , pp. 39-40. Claro que Popper toma el criterio
55. La distribución del financiamiento científico es uno de los mecanismos básicos para desde la perspectiva de la justificación y no incluye ninguna pauta de la práctica social de la
enrolar la producción científica en una dirección y no en otra. ciencia.
111.
La garant
ía de utilidad
l. ¿Aspecto secundario?

Preguntamos acerca del triunfo de la ciencia moderna no sólo no nos ha


dejado en la obviedad, sino que nos ha enfrentado a una serie de cuestiones
que a su vez derivaron en otras, mostrándonos una realidad mucho más
compleja que la reflejada por la historia oficial.
La pretensión de que el conocimiento científico brinde garantía de verdad
implica que la ciencia pueda determinar inequívocamente la verdad de los
resultados de sus investigaciones. O, al menos, esto era lo esperable conforme
a los términos en los que se plantea el problema moderno de la
fundamentación (capítulo 11, apartado 2).
Sin embargo, ni la apelación al testimonio de los hechos (II, 3) ni el consenso
logrado por efecto de la fuerza de los argumentos en el marco del paradigma
vigente en una comunidad científica (II, 4) lograron damos la respuesta
buscada. Tampoco lo hizo el hecho de detenemos a pensar en la ciencia como
una actividad social y considerarla como un campo social (II, 5).

Aunque también es cierto que este recorrido nos ha permitido comprender que
distintos factores intervienen en la toma de decisión acerca de la aceptación o
el rechazo de una hipótesis por parte de la comunidad científica. La
plausibilidad como criterio para dar cuenta de esos diferentes factores
responde a una imagen de la toma de decisión que la asocia con la inclinación
de una balanza (símbolo de la justicia) que sopesa argumentos a favor o en
contra, y que reclama por tanto un juez, un árbitro, que dirima el pleito:
¿verdad o falsedad? El juez es un tribunal, constituido por los integrantes de la
comunidad científica, que debe llegar a un dictamen justo. Pero el dictamen
no es conclusivo ni inequívoco. Más bien es el resultado de las jugadas que
expertos jugadores ejecutan conforme al sentido y al estado del juego,
[ 67]
Mario Heler
La garantía de utilidad 69

en un momento, siguiendo las reglas. Por su parte, la regla de conveniencia, en Es que la legalidad buscada hace posible la realización de predicciones. La
tanto regla seguida por los jugadores, no conduce a conclusiones inequívocas capacidad de predicción de una hipótesis radica en conjeturar cómo han lle
con respecto a la verdad de las hipótesis aceptadas. Más bien estas reglas comportarse los fenómenos, y al mismo tiempo cómo han de tratarse los
refieren a la concurrencia de diversos factores -incluidos los efectos de hechos para que respondan a la relación propuesta. Además, la capacidad
relaciones de dominación-que, en un momento determinado, se precipita en puede ser mayor o menor, en tanto refiera a la ocurrencia de más o menos
una decisión de la comunidad científica. Pero tales factores giran en torno de fenómenos de diferentes clases. Se predice "z" en ocasión de la relación entre
aquello que está en juego: la producción del conocimiento. Aunque la "x" e "y", así como se establece que si se manipulan los hechos para que se
producción se puede ver estancada, al imponérsele un dinamismo produzca "R", se espera obtener "z". En un ejemplo trivial, si la hipótesis
presuntamente protector de lo que está en juego, a través de una definición de sostiene que la relación (R) entre el agua (x) y el calor (y) hace que el agua
ciencia hierva (z), se predice que una cantidad de agua a tantos grados centígrados
que brinda estabilidad, permanencia, a un modo de producción: el de las hará que esa agua hierva. A su vez, indica que para que el agua hierva hace
posiciones dominantes en un momento determinado. falta manipularla de tal manera de provocar la relación, someterla a cierta
Podría entonces pensarse que al ser enfocada la producción social de temperatura (y).
conocimiento desde la cuestión de la fundamentación de los productos
científicos, de la determinación de su verdad, su comprensión se restringe sólo En la fundamentación de una hipótesis, la cuestión es encontrar testimonios de
a un aspecto de esta práctica social. que la relación entre "x" e "y" deriva en los hechos en "z", o no lo hace. Para
Nuestra tarea en este capítulo continuará con estas reflexiones. Pero ahora el ello es posible experimentar, es decir, manipular los fenómenos para provocar
hilo conductor será la cuestión de la utilidad social de la ciencia. Según la la relación entre "x" e "y", para que se produzca "z". Ya que el científico
historia oficial, la garantía de verdad del conocimiento científico derivaba obliga a los hechos a que respondan a sus preguntas, los fuerza a entrar en sus
secundariamente en una garantía de utilidad, ya que el conocimiento por el esquemas.2
conocimiento mismo, el conocimiento desinteresado, sería el auténtico motor
y el fin primordial de la ciencia.
el presente capítulo. Ambos entienden a 1~ ciencia como "disciplina creadora de fun
. ciones o functores" y a éstos como desaceleraciones de las velocidades infinitas de la
Nos preguntamos entonces: ¿es secundaria la garantía de utilidad que brinda realidad que hacen posible su conocimiento, no como una realidad estática sino como una
el conocimiento científico? y, si no lo es, ¿qué implicancias y consecuencias realidad dinámica o en movimiento. Desde su perspectiva de aproximación, el conocimiento
acarrea? científico resulta ante todo un conjunto de funciones que hacen posible esta desaceleración de
la realidad y el resultado del acto científico de conocer es enten dido como un aumento de la
capacidad de distinguir velocidades relativas en una cierta región de lo real. Dicho en
términos m u y generales, el functor o función debe ser entendido como una idea del
2. La capacidad de predicción pensamiento que hace posible -en el sentido fuerte del término-la cognición de la realidad.
Véase G. Deleuze y F. Guattari, ¿Qué es la filosofía?, Barcelona, Anagrai¡Ila, 1995, pp. 117-
Como ya sabemos, la cientificidad moderna se caracteriza por una clase muy 135. Asimismo, la expresión "de validez universal" debería reemplazarse por "de validez en
especial de saber. Se trata de un conocimiento que de todos los aspectos de los un cierto universo del discurso", esto es, válido en el ámbito para el que se formula la
relación invariante.
fenómenos estudiados considera primordialmente su legalidad, entendida
2. Como decía Kant, los físicos modernos "comprendieron que la razón no conoce más que
como regularidad, como relaciones invariantes que gobiernan los fenómenos. lo que ¡!lla mismll produce según su bosquejo; que debe adelantarse con principios de sus
El objetivo es llegar a fórmulas del tipo "x R y= z" (en la que "R" es una juicios, según leyes constantes, y obligar a la naturaleza a contestar a sus preguntas, no
relación de alcance universal).1 empero dejarse conducir como con andadores; pues de otro modo las observaciones
contingentes, los hechos sin ningún plan bosquejado, no pueden venir a conexión en una ley
necesaria, que es sin embargo lo que la razón busca y necesita. La razón debe acudir a la
naturaleza llevando en una mano principios, según los cuales tan sólo los fenómeP!os
concordantes pueden tener el valor de leyes, y en la otra el experimento, pensado según
1. La fórmula "x R y= z" constituye una simplificación que, sin embargo, no distorsiona el aquellos principios; así conseguirá ser instruida por la naturaleza, mas no en calidad de
sentido de la legalidad científica. Por lo demás, con algunas salvedades, Gilles Deleuze y discípulo que escucha lo que el maestro quiere, sino en la del juez autorizado que obliga a
Félix Guattari tienden a sostener una concepción análoga a la expuesta en los testigos a contestar a las preguntas que les
Mario Heler
La garantía de utilidad

Para reunir elementos con el fin de fundamentar una hipótesis, el científico do de las implementaciones de sus procedimientos. Los tratamientos médicos
provoca situaciones en las que los hechos deben adecuarse a la relación así como la ingeniería para la construcción de puentes son ejemplos de ello.
predicha por la hipótesis. A su vez, la relación que la hipótesis propone indica
cómo han de manipularse los fenómenos para inducir la relación. Predice cómo Resulta entonces que las tres modalidades de la división interna del t~abajo
han de comportarse los hechos bajo determinadas condiciones y científico utilizan predicciones que estipulan la forma de mam_1mlar y
simultáneamente la forma de provocar tal comportamiento, de manera de poder con~rolar lo~ fenómenos conforme a los objetivos correspondientes:
mostrar si la hipótesis da cuenta efectivamente de los fenómenos a los que teonz~r, aphcar y operar (intervenir), basándose en los tres casos en el éxito
refiere. Ya hemos estudiado las dificultades que acarrea suponer que, si lo de tales predicciones.
hace, podría afirmarse la validez de la hipótesis (falacia) y que, si no lo hace, N~ e~iste po~ ~nde un~ t~ansforma_ción por la cual se pasa del
refuta la hipótesis obligando a rechazarla (falsación). Aquí importa tener en con.~cimi~nt? teonco al practico, agregandole al primero una orientacwn
cuenta que habiéndose los hechos comportado conforme a la predicción, practica que dé lugar a las aplicaciones sociales. El conocimiento teórico es
significa que la hipótesis ha tenido éxito, y cuando la manipulación no brinda práctico, ya que requiere de la experimentación para asegurar su plausibilidad.
Ésta se manifiesta en su capacidad de operar sobre los hechos y acomodarlos
el resultado esperado, ha fracasado. 3
según sus lucubrac~o~es, de l_a misma manera como lo hace la tecnología.
Su aceptabilidad esta dada por su capacidad de ordenar y acomodar los fenó-
En el experimento se provoca un fenómeno bajo condiciones controladas, y si
menos exitosamente.
la experimentación es exitosa, también se tiene dominio sobre el fenómeno
-por ejemplo, el de la ebullición-, puesto que lo puedo provocar cuantas veces
quiera. . .El éxito en la manipulación de los fenómenos sustenta la aceptabilidad tanto
Tengamos en cuenta que se supone que en la llamada "ciencia pura" de un~hipótesis cuanto de un procedimiento tecnológico. Incluso, se
se predicen situaciones observables (de la experiencia -empiria-) que reqmeren mutuamente.4 Sin embargo, se pretende separar como dos cosas
permiten experimentar, esto es, manipular los fenómenos para mostrar diferentes la verdad y la utilidad científica cuando la verdad científica,
el éxito o el fracaso de la hipótesis en dar cuenta de los hechos; por podríamos decir, promete que será útiÍ pues asegura que los fenómenos
ejemplo, los experimentos de Galileo con el plano inclinado. En la responderán a sus exigencias.
ciencia aplicada, de hipótesis ya aceptadas (leyes) o de la formulación Nuestra pregunta comienza a obtener respuesta: la utilidad social de la
de hipótesis derivadas se predice la forma más eficiente de obtener tecnociencia no es un agregado posterior, no es secundaria frente a la
situaciones particulares, a partir de ciertas condiciones (iniciales), y el búsqueda desinteresada de la verdad. La verdad científi~ ca es una
éxito en la predicción abre posibilidades concretas de controlar los verdad útil, por hacer factible el control exitoso de los fenó
fenómenos a través de ciertas aplicaciones (los estudios de menos.
aerodinámica para el diseño de aviones). En la tecnología, las pre-
dicciones tecnológicas establecen los procedimientos para construir
paso a paso con éxito determinados resultados en ciertas situaciones 3. Una abstracción útil: la tecnociencia
(provocando la relación entre "x" e "y" o evitando que se produzca,
según los resultados perseguidos), permitiendo controlar el resulta- Pero entonces la garantía de verdad y la de utilidad que se atribuye a la
ciencia están interrelacionadas e integradas. Defmen al saber científico Y le
otorgan su peculiaridad. La "ciencia como técnica" no
hace. Y así la misma física debe tan provechosa revolución de su pensamiento a la ocurrencia de
buscar [ ... ] en la naturaleza, conformemente a lo que la razón ha puesto en ella, lo que ha de
aprender de ella y de lo cual por sí misma no sabría nada"; l. Kant, Crítica de la razón pura,
Prólogo de la 2" ed. de 1787 (el subrayado me corresponde). Véase M. Heidegger, La pregunta 4 .. Algunos estudios de "ciencia pura" requieren tecnologías especiales. Ciertos lanzamientos
por la cosa, Buenos Aires, Alfa, 1975; también capítulo I, apartado 2, en lo referido al espaciales tienen fines teóricos, pero son posibles gracias a la tecnología de la cohetería, de~
predominio del sujeto en la modernidad. ~adar y de la informática. Cuestiones de "ciencia aplicada" plantean problemas teoncos que
3. Y el fracaso sería también útil para conocer los límites de las hipótesis y permite la búsqueda llevan a nuevos avances o a reformulaciones de teorías cientí
ficas, etcétera.
de nuevas hipótesis capaces de superar esos límites.
Mario Heler
La garantía de utilidad

útil es diferente de la "ciencia como conocimiento". Ambas son una sola y PARADIGMA
única: la tecnociencia. ,..........L..............;
La verdad científica es un emergente de una construcción teórica que se
cerciora por su éxito en manipular los fenómenos que estudia. La
universalidad de la ciencia se encuentra en la posibilidad de generar un
l.....~i.~~~.i ABSTRACCIÓN
TEORIZACIÓN
SISTEMATIZACIÓN

nivel de abstracción y generalidad en sus elaboraciones que precisamente ~.~~.~~.....l Teorías y esquemas generales
de interpretación

¡
aumenta su poder de éxito en las aplicaciones particulares. Es que "el
dinero y la razón otorgaron el poder secular al hombre, no a pesar de la
abstracción, sino gracias a ella".5
c. oi
ni
Propongo interpretar que la ciencia moderna se caracteriza por t¡
extender al máximo su exploración de las posibilidades de soluciones a
í·~------------------------~

il
!..Ciencia aplicada i.
EXPLORACIONES DE
problemas prácticos. ..---------------------------· SOLUCIONI!!S PRÁCTICAS n!
ui
Una exploración que se realiza en dos direcciones, que son siem oi
pre y al mismo tiempo teóricas y prácticas: explora, por un lado, las
conceptualizaciones que suponen (o que se recrean para dar cuenta
de) ciertas formas de manipular los fenómenos, elevándose en la abs
tracción. Por otro, explora las posibilidades de aplicación a la mayor
cantidad de problemas posibles, haciéndose concreta. Construye teo
---------------..
1
Capacidad de predicción

rías y esquemas de interpretación sistemáticos que refieren a la sig Tecnología


nificación teórica, a los supuestos y las implicancias de modos de
operar con la realidad. Obtiene así una comprensión de la operación
que guía la indagación de nuevas opciones prácticas dentro del mis
mo marco de categorías y conceptos (del mismo paradigma). Se pro
1
Experimentar 11 Aplicar// Operar (intervenir)
ducen entonces avances tecnológicos, así como en la otra dirección se
formulan y perfeccionan las teorizaciones científicas. Nuevos modos
de operar o variaciones del ya articulado pueden significar abrir nue Éxito
vas sendas de indagación, con nuevos y hasta cierto punto diferentes 1
.··

desarrollos, que completan o difieren de los anteriores. Y son siem


pre y al mismo tiempo teóricas y prácticas, puesto que se trata de Hechos 11 Prácticas
una acción, de una práctica teórica, cognitiva.
En la vida cotidiana, se presentan distintas maneras de dar solución a los
problemas. Ellas conllevan diferentes formas de entender cómo opera la rricelli (1608-1647) suponen la exploración de los modos de operar en las minas; Nicolás
Maquiavelo (1483-1527) inauguró la exploración de las prácticas efectivas de la política;
realidad y cómo es manipulable (qué se puede hacer con ella). La Sigmund Freud (1856-1939) trabajó sobre las formas de operar de la psiquiatría de su época para
investigación tecnocientífica toma aquellas maneras y las explora en las formular nuevos modos de abordaje, con nuevos modos de ver los fenómenos psicológicos. A
dos direcciones señaladas, manteniendo, aun en su abstracción, su veces se suponen analogías entre un modo de operar y otro, como en el caso de los desarrollos en
conexión con la práctica. Puede encontrarlas en diferente grado de fisica de concepciones biológicas, o de la cibernética mediante las investigaciones de la
desarrollo. Puede incluso generarlas por sí misma o replantear inteligencia artificial. Además, estas analogías son múltiples: la teoría de la evolución se ha
vinculado con las etapas de maduración del individuo humano, la historia de las civilizaciones y
elaboraciones científicas.6 Las explora y saca partido de la competencia de las modernas sociedades de mercado. Por otra parte, el pasaje actual de la
consideración de un mundo de átomos a un mundo de bits significa cambiar la exploración de
uno a otro modo de operar con la realidad, y ese cambio no implica descartar el anterior por el
nuevo, ya que constituyen perspectivas diferentes y hasta cierto punto complementarias, en tanto
5. E. Sábato, Hombres y engranajes, Madrid, Alianza, 1983, p. 35.
se conectan con problemas prácticos.
6. Algunos ejemplos: los efectos de la presión atmosférica formulados por Nicolás 'lb-
Mario Heler
La garantía de utilidad

aplicada y ambas de la tecnología en las prácticas científicas reales, y de que


su capacidad de abstracción para lograr que adq.u.ieran un al~o ni:_el de no exista una secuencia que vaya linealmente de la ciencia pura a la
eficacia. Para ello, cuenta con su propia posibilidad de teonzacwn y tecnología, en todas las formas de hacer ciencia se trata de la búsqueda del
sistematización. . . éxito en la manipulación a voluntad de los fenómenos. Tal coincidencia
Pero las soluciones prácticas provistas por la tecnocwncia parten de problemas
manifiesta la unidad de una división interna del trabajo del campo científico, y
sociales y resultan útiles a ellos. Son. parte ~ntonces del contexto pone de manifiesto el continuo existente entre las elaboraciones más abstractas
sociohistórico al que pertenecen. Sus mdagacwnes se aplican a esos contextos; y los procedimientos tecnológicos más concretos y directamente aplicables a la
a veces transforman o cambian los mo~os sociales de solucionar los problemas realidad social.
en la vida cotidiana. Otras, mtraducen formas originales de operar.
La capacidad de predicción de los conocimientos constituye en la
Por consiguiente, la superioridad del saber científico radica en que, a
modernidad el criterio de demarcación de lo científico. Gracias a esta
diferencia de otros saberes alternativos, provee u_na verdad útil
capacidad los conocimientos científicos se justifican como válidos al mismo
sistemáticamente desarrollada y explorada al máxLmo de sus
tiempo que se hace factible su utilización social. La capacidad de predicción
posibilidades teórico-prácticas. Por lo tanto, podría caracterizarse la ciencia otorga capacidad -lo que quiere decir poder-para manipular los fenómenos,
como una elaboración teórico-práctica de y para la solución de problemas haciendo posible su control, y ello tanto en el nivel más abstracto como en el
prácticos. nivel más concreto del quehacer científico.
La manera similar de actuar a partir de la predicción, tanto en la
fundamentación y la aplicación como en la tecnología, señala la in
Pero entonces y pese a la versión oficial de la ciencia, el tipo de saber propio
trínseca conexión entre el saber y el poder que Francis Bacon7 preco
de la ciencia moderna remite a una conexión interna, inmanente, con el uso
nizara para la ciencia moderna. Lejos del saber por el saber mismo,
social de sus productos. Desde esta perspectiva, cae la separación entre el
de la búsqueda desinteresada de la verdad, la ciencia moderna se
desarrollo de una ciencia pura lejana a las prácticas sociales y la tecnología
caracteriza por ser una actividad dirigida a la producción de conoci
cercana a esas prácticas. Por eso puede hablarse de la ciencia moderna como
mientos instrumentalizables para el dominio de los fenómenos.
tecnociencia.
Y ello es así porque busca las leyes que regulan los hechos estu
Ahora podemos interpretar que las decisiones de las comunida
diados, las leyes que proporcionen capacidad de predecir los hechos
des científicas acerca de la aceptación de las hipótesis se vinculan en
y a la vez de manipularlos, estableciendo con ello el modo e~ que
última instancia con el éxito en el control de los fenómenos que pro
pueden controlarse y dominarse los fenómenos a voluntad, siendo
porcionan las hipótesis aceptadas. Los acuerdos en la comunidad cien
útiles para fundamentar la hipótesis tanto como para desarrollar
tífica hallan su punto de anclaje, por ende, en el éxito de las predic
tecnologías.
ciones, que a su vez puede ser reiterado, y por tanto los fenómenos
Más allá de las dificultades para deslindar la ciencia pura de la
pueden ser controlados, haciendo posible la objetividad, esto es, un
acuerdo intersubjetiva de sus miembros.
La objetividad de la tecnociencia ofrece por ende garantías de uti
lidad, lo que quiere decir que hace posible la repetición (aplicación)
7. Francis Bacon (1561-1626): Filósofo inglés del Renacimiento. El gran mérito de Bacon es
idéntica en todos los casos, con éxito, de los productos tecnocientífi
haber previsto la utilidad práctica del saber teórico y la posibilidad de transformar la sociedad
mediante las aplicaciones de la ciencia y la técnica. Se suele citar su frase "el conocimiento es cos; mientras que el cambio de paradigma, la revolución científica,
poder". Para ello, entrevió la necesidad de una reforma del saber de su época, consistente en una propone una nueva modalidad para explorar la solución de proble
reorientación de la ciencia hacia la natural~z~ Y hacia los hechos, y el recurso a una mas prácticos.
metodología adecuada, no basada en la log1ca aristotélica. Este nuevo método es el que expone Queda de este modo cuestionada también la separación entre ex
en su Novum Organum, obra que pretende ocupar el lugar otorgado hasta entonces a .la lógica
celencia epistemológica y utilidad social, ya que ambas dimensiones
aristotélica. u ~rganon. Los ídolos son los errores o prejuicios que hay que ev1tar cuando se hace
c1enc1a, Y que ema~ande la naturaleza humana (tribu), de la naturaleza del individuo se muestran internamente interrelacionadas. Esta interrelación no
(caverna), de la comunicación entre humanos (foro) y del excesivo servilismo hacia las teorías es por tanto un agregado posterior (cuando se decide el uso social
tradicionales (teatro). Véase J. Cortés Morató y J. Martínez Rui, ob. cit. concreto) sino que es intrínseca, inmanente, al tipo de producción de
Mario Heler
La garantía de utilidad

conocimiento que ha definido la cientificidad moderna. La tecnociencia es una Pero la exigencia de productividad del mundo moderno, de nuestro mundo, va
peculiar actividad humana que vincula estrechamente su excelencia acompañada de la exigencia de eficiencia, y con ésta se hace dominante la
epistemológica con su utilidad social. relación instrumental, que es una simplificación reduccionista del sentido de
utilidad al que aludimos.
La eficiencia asocia el cálculo costo-beneficio a la mera relación instrumental
4. Utilidad y eficiencia entre medios y fines. El imperativo que así se impone se expresa en el deber
de producir con el menor costo y el mayor beneficio. Pero la posibilidad
El triunfo de la tecnociencia habla de sus éxitos. Y estos éxitos se refieren a misma del cálculo supone establecer equivalencias para la cuantificación de
sus reales y efectivas contribuciones sociales. La historia oficial defiende una los costos y los beneficios. Requiere estipular precios.
idea de ciencia desinteresada, ocupada en el saber por el saber mismo, cuando
es en tanto que produce conocimientos con utilidad social que la El valor de lo útil y de los fines queda así supeditado a la mercantilización: a
tecnociencia triunfa en un mundo, el moderno, donde opera la exigencia de la su valor como mercancía en el mercado, en el juego de la oferta y la demanda.
vida activa, transformadora de las condiciones de la existencia humana, y Aquello que no puede ser cuantificado, aquello a lo que no puede ponérsele
donde se requiere de lo útil para construir el Reino de la Libertad. precio -la misma fuerza productiva, por ejemplo-, se ve reducido a lo que lo
haga operable, calculable: a su valor de cambio. 9 Asimismo, el cálculo impone
Útil es aquello que sirve para algo. En este sentido es eficaz: produce efectos. una restricción a la dimensión temporal: el largo plazo es un plazo
Pero la relación entre lo útil y sus efectos, los fines, puede entenderse como un cuantificable y por lo tanto relativamente breve, por ejemplo frente a sus
vínculo meramente instrumental (el fin justifica los medios) o bien efectos a través de generaciones (pensemos en las consecuencias en el largo
comprender los medios (instrumentos) como parte de los fines. En este caso, plazo para la ecología de nuestro planeta). 1°Cuentan los réditos en lo in-
no son los fines los que justifican los medios, puesto que los medios mediato, o a lo sumo en lo mediato.
empleados también determinan los fines: la meta lograda no es independiente
de los medios con que· SI¡) alcanza, sino que los medios concretan los fines, Pero lo útil -no reducido a lo meramente instrumental-puede no
podríamos decir, a su manera, marcando su huella; pueden incluso ser ser lo menos costoso con el mayor beneficio y con resultados más o
contradictorios con aquello a lo que se dirigen. En esta interacción entre menos inmediatos. Tampoco siempre puede ser cuantificado para ser
~edios y fines, la utilidad adquiere {¡n sentido más amplio y profundo que la calculado por equivalencias con un patrón de medida (en general, el
mera relación instrumental, engendradora de monstruos.8 dinero, pero no solamente). Así es como bajo este imperativo de la
eficiencia, la educación sería una utilidad onerosa y una inversión
poco segura. Con la eficiencia se prioriza sólo un aspecto de la utili
Lo útil es pensable entonces como un haz de relaciones de medios y fines en dad potenciadora de las actividades humanas, reduciéndola a la mera
que unos potencian a los otros. Y se potencian en tanto resultan afirmativos de relación instrumental regida por el cálculo de costo-beneficio.
la fuerza que los crea, abriendo posibilidades a su despliegue, a su En el sistema de dominación capitalista, la eficiencia queda privi
florecimiento. En el caso de la tecnociencia los medios son útiles si potencian legiada en desmedro de la utilidad. Y en el campo científico, la utili
su producción, si la preservan y abren posibilidades f~ctíferas a la producción dad social de sus productos parece también medirse -con tendencia a
del conocimiento.

9. La cuestión a la que estamos refiriéndonos encuentra un claro ejemplo en el trabajo


asalariado: siendo la potencia capaz de producir las mercancías para el mercado, no es una
8. Las bombas de Hiroshima y Nagasaki lograron la paz, pero ¿qué tipo de paz? Los mercancía sino la fuente de toda mercancía, y sin embargo es una mercancía a la que el
experimentos "científicos" con humanos en los campos de concentración nazis obtuvieron mercado le pone un precio, el salario. El trabajo tiene valor de uso, pero al convertirse en
resultados, fueron útiles, pero sólo instrumentalmente, en tanto esos resultados quedaron trabajo asalariado se le atribuye un valor de cambio.
teñidos por los medios genocidas utilizados (aunque luego fueran usados por los países 10. Es así como las denuncias de los informes sobre la situación del planeta Tierra pierden
aliados). Y los ejemplos podrían lamentablemente multiplicarse. Véanse M. Horkheimer, persuasión al referirse a riesgos a plazos verdaderamente largos: el futuro de la humanidad,
ob. cit., y M. Horkheimer y Th. Adorno, ob. cit. en veinte o treinta años, por ejemplo.
78
Mario Heler La garantía de utilidad 79

la exclusividad-por sus eficientes éxitos. Pero no sólo la eficiencia se impone conjunto. La relativa autonomía del campo científico 11 se conquista en contra
como el patrón de medida para los productos sino también para la propia de la coacción del exterior, al mismo tiempo que esas coacciones refieren a
producción científica. estrategias para imponer un curso en particular a la producción científica
En las sociedades actuales, la tecnociencia es la encargada de la producción conforme a los intereses dominantes en los otros campos socialesP Es una
social del conocimiento, de la producción de conocimientos con utilidad social. lucha entonces entre los subcampos de cada campo y, para nombrar algunos, el
Y esta utilidad radica en que sus productos brindan la capacidad (el poder) para campo económico, el político, el militar, el cultural, el religioso, y también el
solucionar problemas prácticos a través de la capacidad de predicción de los científico, cada uno para preservar y acrecentar su relativa autonomía. En sus
fenómenos. Las predicciones son necesarias para la reproducción de una interacciones entre sí, los campos ocupan también posiciones, con mayor
sociedad que dice orientarse a la construcción del Reino de la Libertad, en
tanto tal reino se imagine como un mundo en el que los seres humanos no se o menor poder. Desde esta perspectiva, el campo social todo es un campo de
ven obstaculizados en su libre florecimiento -florecimiento como metáfora de lucha que en cada momento adquiere una cierta configuración, es decir, un
su realización, del despliegue de aquello que puede, de expresión de la estado de la red de relaciones que conforman las posiciones y las relaciones
potencia-. Pero ¿no es ésta acaso la idea de producción? entre posiciones.
El movimiento de la producción científica fijado en una mano única de
circulación no sólo se logra en las relaciones dentro del campo, sino también
Así como los árboles producen frutos, los seres humanos producen la vida colabora a fijar el intercambio con el entorno, con los otros campos sociales.
humana, y la producen produciendo socialmente el mundo humano, un mundo Pero las resistencias no desaparecen, preparan su oportunidad. En última
simbólico, el mundo de la cultura. En el proceso de la producción y en los instancia, lo importante es el juego, lo que está en juego en la tecnociencia: la
productos se reproduce la vida humana, y en la sociedad existen diferentes producción social del conocimiento, y seguir jugando.
producciones y productos: el conocimiento es uno de ellos. Y esa producción
requiere algún tipo de control que potencie la producción, aunando esfuerzos.
Este control sirve a la producción humana. Pero con el primado de la
eficiencia, el control resulta útil al dominio. S. ¿Circulación de mano única?

Este enunciado no es superfluo. Por el contrario, establece diferencia. Un En este capítulo nuestra reflexión partió del cuestionamiento a la
control que sea útil a la producción y un control que es útil al dominio. Un secundariedad de la utilidad social del conocimiento científico defen
saber de las cosas y los hombres capaz de un cierto control, flexible y dida por la historia oficial, por la versión dominante.
cambiante, al servicio de la producción en tanto la potencie. O bien un control El recorrido nos condujo a una definición de la tecnociencia que
que logre retener el movimiento de la producción dentro de ciertos carriles, de
carriles que estabilicen el juego en un solo sentido, que lo inmovilicen dando
permanencia a un tipo de juego, procurando que se reitere una distribución
similar del capital específico. En este último caso, se trata primero de una re-
11. Recordemos (capítulo II, apartado 5) que la autonomía de un campo se define por "la
ducción a un aspecto del primer sentido señalado -de la utilidad, sólo la capacidad de refractar, retraduciéndolas en una forma específica, las coacciones o las demandas
eficiencia-, luego de una supeditación del primero al segundo -la eficiencia externas" al campo, y "a la inversa, la heteronomía de un campo se manifiesta esencialmente en
como medida de la utilidad-, la dominación queda así impuesta y se mantiene el hecho de que los problemas exteriores, en especial los políticos, se expresan directamente en
como tal mediante estrategias adecuadas para acumular poder y conservarlo, él"; P. Bourdieu, Los usos sociales ... , pp. 75-76.
esto es, encauzando las resistencias en beneficio de su permanencia. 12. Por ejemplo, en el área de la salud, los médicos, hacia dentro del campo: la lucha enfrenta a
los especialistas con los médicos de cabecera; y hacia fuera: se tiene interés en mantener la
subordinación y la poca legitimidad científica de las disciplinas paramédicas, en tanto que en el
intercambio con los laboratorios, éstos procuran que los médicos actúen como "recetadotes", y
En el campo científico el predominio de la eficiencia será asimis los fabricantes de instrumental y prótesis de punta, en aumentar el uso de sus productos aunque
no sean estrictamente necesarios, mientras los psicólogos siguen luchando por tener mayor
mo útil al dominio, tanto hacia dentro del campo como en el inter autonomía, etcétera.
cambio con su entorno: los otros campos sociales, la sociedad en su
Mario Heler
La garantía de utilidad

cuestiona la separación entre la garantía de verdad y la garantía de utilidad, así pondería más bien a relaciones de dominación que solventan las prerrogativas
como el papel supletorio de la segunda y su supeditación a la primera. Así se de ciertas posiciones del campo de la tecnociencia en desmedro de otras, y
confirman las sospechas que despertara la caracterización de la ciencia que tienen una larga historia. En el próximo capítulo veremos algunos
moderna mediante la apelación a la vieja fórmula del conocimiento aspectos de esa historia, una historia que difiere de la oficial.
desinteresado, de la búsqueda de verdad por la verdad misma, engendrada en y
para una sociedad muy diferente de las nuestras, la sociedad esclavista de la Pero antes de pasar al próximo capítulo, quizá convenga resaltar una cuestión.
Grecia clásica. De la misma manera como las dificultades para dar asidero a la La efectividad de la eficiencia (apartado 4) para imponer su dominio no
presunta garantía de verdad completan lo ya visto al manifestarse que la supone una coacción externa que invada el juego de la producción científica.
separación entre la verdad y la utilidad oculta que la novedad que significó la Por el contrario, la utilidad del conocimiento tecnocientífico está sujeta a ser
tecnociencia, aquello que le es distintivo, es precisamente la verdad útil que entendida sólo como eficiencia, aunque ello signifique una reducción
busca y construye, y que ha hecho posible relevantes contribuciones sociales. simplificadora, en tanto la dimensión a la vez individual y social, subjetiva y
Con ello también se modifica la respuesta a la pregunta acerca del triunfo de la objetiva, de la actividad científica comporta una lucha por la dominación del
ciencia, explicitando posibilida campo, y en tanto que esa utilidad por ser social interesa a otros campos con
los que la tecnociencia interactúa y entre los que también se establece la lucha.
des de confluencia con otros campos sociales (en especial, pero sin
exclusividad, con la economía).
La capacidad de predicción propia de los conocimientos tecnocientíficos Y entonces lo importante tal vez no sea el lamento y la queja, ni la
(apartado 2) nos permitió comprender la conexión interna entre la teoría y la comparación para determinar cuál es la forma de dominación más productiva
práctica de la tecnociencia, manifiesta en la utilidad social de sus productos o la más paralizadora, sino la búsqueda de las armas 13 más adecuadas para
científicos. Nos mostró que la práctica tecnocientífica es una acción teórica, preservar lo que está en juego: la producción del conocimiento.
que en todo caso puede referirse a la división en ciencia pura, aplicada y
tecnología, sin que tal división vaya más allá de una separación funcional de Indaguemos entonces el modo de operar de la eficiencia en el campo
las tareas científicas. Además de que esos diferentes tipos de tareas son científico, pensando particularmente en las ciencias sociales.
difíciles de deslindar en la práctica real actual, parecen más bien aludir a una
división del trabajo de la producción social de conocimientos, sujeta a deter-
minados intereses dominantes en un cierto momento de la historia del campo
tecnocientífico.

Pero la producción de conocimientos de la tecnociencia si por un lado es


presentada como la única válida, como el modo por antonomasia de
conocimiento racional, por otro constituye un modo entre otros, un modo
peculiar que consiste en explorar soluciones a problemas prácticos
(apartado 3), amalgamando la teorización con la manipulación de los
fenómenos, la aplicación y la intervención con la teoría, en un continuo en
que cada tarea retroalimenta a las demás.
Así como parece reservado casi con exclusividad al científico puro el papel de 13. "No se trata de preguntar cuál régimen es más duro, o más tolerable, ya que en cada uno de
productor de conocimiento, las variadas formas de producción que puede ellos se enfrentan las liberaciones y las servidumbres. Por ejemplo, en la crisis del hospital como
tomar la actividad tecnocientífica consisten siempre en un teorizar, un aplicar, lugar de encierro, la sectorización, los hospitales de día, la atención a domicilio, pudieron marcar
al principio nuevas libertades, pero participan también de mecanismos de control que rivalizan
un operar que no deja de construir un trabajo de objetivación, de con los más duros encierros. No se trata de temer o de esperar, sino de buscar nuevas
sistematizaciones teóricas, de procedimientos para la solución de problemas armas"; G. Deleuze, "Posdata sobre las sociedades de control", en C. Ferrer (comp.), El
prácticos. Éste es su límite y su potencialidad. En cambio aquella reserva con lenguaje literario, Montevideo, Nordan, 1991, t. 2 (el subrayado me corresponde).
casi exclusividad res-
IV.
Otra historia
l. Una reinterpretación

Hemos llegado a un punto de nuestra reflexión en el que se hace necesario


contar otra historia.
La historia oficial se ha mostrado inadecuada para dar cuenta de la forma de
producción social del conocimiento que llamamos ciencia, y que deberíamos
llamar tecnociencia, pues esta producción se caracteriza por ser una
exploración de soluciones de problemas prácticos, una exploración teórica
y al mismo tiempo práctica, que brinda productos, conocimientos, de
utilidad social. La fórmula del saber por el saber mismo, del conocimiento
desinteresado, manifiesta así su función encubridora de la peculiaridad de las
ciencias desde la modernidad hasta nuestros días.

Pero en vez de preguntarnos por la verdad o la falsedad de la historia oficial,


nos interrogaremos acerca de sugénesis, es decir, nuestra pregunta será:
¿cómo es que ha llegado esa historia a tener su autoridad, a ser la historia
oficial, apología de una definición dominante de ciencia en general?

El camino que recorreremos partirá del momento histórico en que surgió la


ciencia moderna, el Renacimiento, para llegar a la etapa en que empezó a
convertirse en el modo de conocimiento racional por excelencia (podríamos
decir que a partir del siglo XVIII, el llamado Siglo de las Luces, de la
Ilustración). Después nuestra atención se dirigirá a las ciencias sociales, a los
saberes sobre el hombre que, en el siglo XIX,1 tienen que ser reconocidos
socialmente, obtener legiti

l. Salvo la historia, cuyos orígenes se remontan a la Antigüedad, las llamadas "ciencias sociales",
"humanas" o "del espíritu" comienzan a surgir durante el siglo XIX. Véase M. Foucault, Las
palabras y las cosas, México, Siglo Veintiuno, 1968.
[ 83]
Mario Heler
Otra historia

mación como conocimientos científicos. Para ello tienen que presentarse ante Esta lucha se da en varios frentes: en el ámbito mismo de la religión, con la
el "tribunal de la cientificidad", un tribunal constituido por jueces cuyo criterio Reforma protestante (Lutero y Calvino en la primera mitad del siglo XVI), en
sigue el modelo de la ciencia más reconocida socialmente, de una ciencia de la el arte y el conocimiento, con los artistas y filósofos renacentistas (Leonardo
naturaleza, la primera en desarrollarse: la física. da Vinci, Rafael, Miguel Ángel, Brueghel, Rabelais, Garcilaso de la Vega,
Fray Luis de León, Francis Bacon, Giordano Bruno, Montaigne, Copérnico,
Partimos entonces de una etapa definida por las luchas contra el orden Galileo, Kepler, etc.), en el campo político, con las monarquías con
medieval, adoptando un punto de vista genético sobre el surgimiento y el pretensiones absolutistas (por ejemplo, Enrique VIII de Inglaterra), en alianza
desarrollo de la tecnociencia como práctica social. con la burguesía, empeñada por su parte en luchas económicas y políticas, que
Dicen que los enemigos, a través de sus luchas, terminan pareciéndose. Quizá se prolongarán en el siglo XVII contra su viejo aliado, el absolutismo.
eso explique que las liberaciones desemboquen nuevamente en formas de
dominación. Tal vez. Aunque las cosas no suelen ser tan simples. En el ámbito de las ideas, durante los siglos XV y XVI se encara la lucha
apelando al espíritu griego y encarnando un renacer de lo clásico, de la
cultura de la Grecia antigua. Se enfrenta la conciliación entre filosofia y
teología de la concepción de Tomás de Aquino para valorarse solamente la
2. La lucha contra el orden medieval referencia a la filosofia griega (y sin limitarse a la filosofía aristotélica). En la
relación entre la verdad revelada y la humana, el renacer del espíritu griego
Las luchas contra el orden medieval son luchas contra la dominación social de conlleva la afirmación de la suficiencia de la razón humana para captar el
la Iglesia, contra el orden teológico, basado en la verdad revelada. Como orden del mundo sin necesidad de referencias religiosas y se expresa en
vicaria de Dios, la Iglesia es la única que posee autoridad para determinar la posibilidades de creación, en una vida activa.
interpretación verdadera de las revelaciones divinas, y además tiene la
obligación de proteger esa interpretación auténtica de los posibles desvíos y Ya en el siglo XVII, en los comienzos de la modernidad, en las lu
disidencias. Debe entonces controlar la soberbia de la condición humana que chas contra el poder que aún persiste de la Iglesia, se seguirán utili
en su finitud pecadora pretendería saber por sí misma la verdad, sin guiarse zando argumentos basados en las ideas renacentistas de la razón
por la verdad revelada y por la interpretación legítima de esa verdad, la autosuficiente y en la defensa de una vida activa, creativa y transfor
concepción aristotélico-tomista.2 madora, de este mundo y para esta vida. Se aprovecha para la nueva
ciencia el prestigio medieval de la filosofía griega, atribuyéndose el

2. Tomás de Aquino (1225-1274): Considerado el filósofo y el teólogo de mayor relieve


dentro de la filosofía escolástica. En el Occidente cristiano, se llama escolástica a la XXII, en 1323, y proclamado doctor de la Iglesia en 1567 (Renacimiento). Tras la Con
filosofía y la teología que se enseñó durante el período de la Edad Media, a la denominada trarreforma (siglo XVI), fue considerado como el paradigma de la enseñanza católica,
filosofía medieval. El nombre refiere a la "ciencia que se enseñaba en la escuela": primero pese a que sus doctrinas no siempre habían sido aceptadas. El gran mérito que se
las artes liberales y luego la filosofía y la teología. Proviene del término latino schola, atribuye a Tomás de Aquino es haber logrado la mejor síntesis medieval entre razón y
escuela, y de aquí scholasticus, aplicado en un principio a los que frecuentaban determinado fe o entre filosofía y teología. Realiza una labor de armonización del aristotelismo con
tipo de escuela, como maestros o como alumnos, y luego a los que se caracterizaban por el cristianismo. Sus obras son eminentemente teológicas pero, a diferencia de otros
utilizar en sus enseñanzas e investigaciones el método desarrollado por la filosofía escolásticos, concede, en principio, a la razón su propia autonomía en todas aquellas
medieval. Toda la filosofía escolástica se distingue por un doble recurso problemático a la cosas que no se deban a la revelación. La autonomía que atribuye a la razón humana,
autoridad -los textos sagrados de la Biblia y la tradición de los Padres de la Iglesia-y a la aun siendo limitada, plantea en principio la posibilidad de una auténtica actividad
razón, que de manera creciente se aplica a la interpre filosófica independiente de la fe. Aunque, como ya hemos señalado (capítulo 11, 2), esa
tación de la autoridad y hasta al libre juego de la reflexión propia. Se suceden, por tanto, actividad independiente debe tener su límite y medida en la verdad revelada. Al ser
periodos en que domina la auctoritas (autoridad) y períodos en que la ratio (razón), proclamado "doctor" de la Iglesia, su lectura de la concepción aristotélica es tomada
apoyada en la dialéctica o lógica medieval, y sobre todo con las sucesivas recuperaciones de como la versión oficial durante el Renacimiento, y quienes luchan contra la Iglesia en
la obra de Aristóteles en Occidente, florece con un cierto racionalismo que resulta el campo de las ideas atacan la concepción aristotélico-tomista. Véase J. Cortés Mora
sospechoso a la teología. Tomás de Aquino fue canonizado por Juan tó y A. Martínez Riu, oh. cit.
Mario Heler
Otra historia

rasgo de la ciencia griega que la hacía valiosa diferenciándola de las otras do acerca de la validez de los productos que lo aplican (capítulo II, 2). El
actividades sociales: ser un saber por el saber mismo, un conocimiento método brindaría garantía de verdad, y serviría también para establecer el
desinteresado, sin más interés que la verdad. criterio de demarcación de la ciencia.
En la defensa de la moderna ciencia experimental se sostiene la necesidad de Frente a la Iglesia que pretende, como representante de Dios en la Tierra,
eludir toda restricción de origen teológico, incluyendo las pautas morales, juzgar qué conocimientos obtenidos por la razón humana son verdaderos, la
dependientes aún ¡;le las religiosas. La Ilustración -en el siglo XVIII-luchará modernidad sostiene que la razón humana puede corregir ella misma sus
explícitamente contra los prejuicios y contra los. dogmas, por ser errores, que ella puede juzgar por sí misma la validez o la invalidez de sus
impermeables a las críticas de la razón, y los de la religión serán el blanco conocimientos. Y si la Iglesia tiene en la verdad revelada el criterio parajuzgar,
preferido de los ataques. Después de las experiencias de la cruenta persecución la razón puede formular su propio criterio, un criterio objetivo e independiente
de los pensadores modernos y de sus ideas, y en el momento en que se va de la teología. De esta manera se logra abordar el problema no desde el que
logrando alguna consolidación y legitimación de las modernas formas de vida, juzga, el juez, sino desde el criterio con el que se juzga. 3 Resta entonces
la bandera será la libertad de investigación, motor del progreso. Se declara establecer ese criterio, el criterio racional para juzgar la verdad o la falsedad de
también la neutralidad valorativa de la ciencia, porque el único valor los conocimientos, para que pueda juzgarse la validez o la invalidez de los
involucrado en su quehacer sería la verdad. Un paso más y tendremos la productos científicos.
neutralidad ética, la falta de responsabilidad respecto de las aplicaciones de la
ciencia en la sociedad. Ese paso se dará a fines del siglo XIX, para integrarse Claro que el criterio también puede ser objeto de disputas, produ
al relato de la historia oficial de la ciencia en el XX. cir desacuerdos. Por lo tanto, se trata de encontrar un criterio que en
su racionalidad sea indiscutible y en su aplicación casi infalible, y
provoque el acuerdo de todos los sujetos racionales.
En el siglo XIX, con el positivismo, la actividad científica se concibe como ¿Dónde encontrar ese criterio?
una actividad desinteresada, en la que la búsqueda de la verdad es lo Ya en el siglo XVIII, para Kant se halla reflejado en la geometría de
prioritario, y en consecuencia también es independiente de cualquier Euclides (siglos III-IV antes de Cristo) y en la lógica de Aristóteles
consideración ética, mientras que la valoración de la vida activa hace que se (siglo v antes de Cristo) pues ambas encontraron el camino de la
reconozca la utilidad social que proveen los conocimientos científicos, pero verdad necesaria y universal, y en su época lo ha hecho la física, con
que se la reconozca como una derivación secundaria de la finalidad principal la teoría de Isaac Newton (1642-1727), que lograba resolver los pro
y constitutiva de la ciencia: la verdad. blemas que presentaba la concepción heliocéntrica, desde Copérnico,
Galileo y Kepler, explicando mecánicamente el orden natural me
En todo este proceso de continuas luchas, con sucesivas conquistas y también diante leyes universales y necesarias.
fracasos, el problema principal es el de la fundamentación, ya que toda la La física se constituye como el primer campo científico de la mo
estrategia corre el riesgo de debilitarse peligrosamente si no puede dernidad, y entonces la definición del campo se articula a partir de
atestiguarse que el conocimiento científico es verdadero. su propia actividad. Pero como todo campo social, instaura disposi
tivos de inclusión y exclusión (que establecen requisitos para perte
necer al campo y permanecer) mientras sus integrantes juegan es
trategias para consolidar y mejorar sus posiciones hacia dentro del
3. Juzgar la verdad campo y la posición de éste en la sociedad. Pero más o menos pronto
surgen competidores dedicados a temáticas derivadas (ramas) o a
En la lucha contra la subordinación de la verdad humana a la verdad revelada, temáticas diferentes. Y estos competidores tienen que enfrentar el
el punto crítico se halla en el problema moderno de la fundamentación. Ya
hemos visto que tal problema refiere a la cuestión de determinar
inequívocamente la verdad de los nuevos conocimientos. También sabemos 3. Idealmente, cualquiera debe poder ser juez de la verdad, ya que la autonomía intelectual se
que la respuesta se orienta a encontrar el método racional que asegure el declara un derecho pero también un deber, el derecho y el deber de cerciorarse por uno mismo
acceso a la verdad tanto como el acuer- de la verdad, de formar el propio juicio.
Mario Heler
Otra historia

problema moderno de la fundamentación si pretenden que sus productos sean siosa, ya que nunca podrá cumplir con el criterio de cientificidad. 4 Por un lado,
reconocidos socialmente como científicos y su quehacer como una ciencia. el fracaso lleva a que otras ramas de la filosofía tendrán que legitimarse
Pero ahora ya hay una definición oficial de ciencia (en su sentido etimológico encaminándose por la senda de la ciencia." Por otro lado, la filosofía comienza
de conocimiento riguroso, fundamentado; scientia, en latín), aunque esa a definirse como una reflexión sobre la ciencia, lo que quiere decir sobre el
definición sea la que corresponde a un modo de producción de conocimientos problema de fundamentación del conocimiento, y defiende como su tarea
sobre la naturaleza (fúsis, en griego). principal la teoría del conocimiento, para luego convertirse en
epistemología. Una tarea que se piensa exclusiva en tanto el resto de los
Dadas estas relaciones de fuerzas, la definición se impone no ya como la problemas filosóficos han sido o están siendo investigados por las ciencias
definición de la física sino como la definición de la ciencia, en general. particulares. El modelo de cientificidad será ahora explicitado por la filosofía
Cualquier otro conocimiento que procure ser reconocido como científico deberá entendida como epistemología, y será ella la encargada de prescribirlo a todas
por ende ajustarse al modo de producción de la· física y todo conocimiento que las ciencias y a ella misma (y como la gendarmería, patrullará la frontera de
haya sido obtenido a semejanza de los. conocimientos de la física será entonces las ciencias, denunciando y reprimiendo desvíos y extravíos).6
un conocimiento científico (criterio de demarcación) y podrá acreditarse como
tal.
Por consiguiente, quien juzgue la verdad o la falsedad de un conocimiento, Resulta entonces que en este proceso se habría encontrado el cri
perteneciente a cualquier temática, lo evaluará observando el cumplimiento del
criterio de cientificidad. Y elevando la apuesta, el modelo de la ciencia se
convertirá en el modelo de la racionalidad. La razón sería una y, cuando se la 4. Los objetos metafisicos (el alma, el universo y Dios) no son captables por los sentidos,
emplea, procedería siempre de la misma manera (método) y juzgaría los están más allá de la experiencia sensible, de ellos no hay empiria.
resultados con un único criterio. Una razón, un único método, una sola 5. Entre las otras ramas de la filosofia están la lógica, la gnoseología o teoría del
ciencia, cualesquiera sean los fenómenos que se estudien. conocimiento, la psicología, la cosmología, la estética, la ética, la política. La primera en
separarse de la filosofia, constituyéndose como ciencia independiente, será la fisica
(cosmología), otras se independizarán respetando o variando su ámbito de estudio original
A ello contribuye -se lo reconozca o no-que el criterio de cienti en la filosofia. Pero la tendencia supone que aun permaneciendo como ramas de la filosofia
ficidad implica la producción de un tipo de conocimiento, uno cuya deberán acomodarse a la metodología científica. Llegamos así a fines del siglo XX, cuando
garanUa de verdad es garantfa de utilidad. Y tal utilidad social no un epistemólogo argentino, radicado en Canadá, puede sostener: "Adopto una postura
es una mera declaración: tiene efectos, es eficaz, y repercute en otros filosófica y metodológica determinada a una búsqueda objetiva y pertinente de hechos, una
rigurosa conceptualización y pruebas empíricas", una postura que no diferencia más que
campos sociales (en el de la producción económica, por ejemplo). verbalmente filosofia y ciencia, al atribuir a la primera las características propias de la
Los modos "racionales" de operar en la realidad son útiles para el segunda. M. Bunge, Las ciencias sociales en discusión. Una perspectiva filosófica, Buenos
desarrollo del capitalismo: caminos, puentes y barcos para el tráfi Aires, Sudamericana, 1999, p. 9.
co de las mercaderías, mapas e instrumentos de observación, he 6. La tarea de la filosofia es definida por Bunge en los siguientes términos: "El filósofo
rramientas simples y complejas (las máquinas) y muchas más solu aguza herramientas, desentierra supuestos tácitos y critica conceptos confusos, localiza,
ciones prácticas a los obstáculos que hay que superar en la produc arregla o desecha razonamientos inválidos, examina marcos y cuestiona viejas respuestas,
ción de las mercancías. Efectos que favorecerían el progreso. Otros hace preguntas inquietantes y patrulla la frontera de la ciencia", M. Bunge, Las ciencias
sociales ... , p. 8 (el subrayado me corresponde). Mario Bunge nació en Buenos Aires y se
campos sociales hallan conveniente entonces fortalecer el nuevo doctoró en ciencias físico-matemáticas por la Universidad de La Plata. Fue profesor de
campo científico, colaborar para que su producción permanezca en Filosofia de la Ciencia en la Universidad de Buenos Aires, y de Física en diversas
la misma dirección. universidades de Europa y América; en 1982 recibió el Premio Príncipe de Asturias de
Hasta la filosofía sufre las consecuencias de la imposición del Comunicaciones y Humanidades, y desde 1966 es profesor en la McGill University, de
Montreal, Canadá. Dedicado preferentemente al estudio de la filosofía de la ciencia, posee
modelo de la ciencia que es al mismo tiempo modelo de racionalidad. una amplía producción bibliográfica conocida en muchos países. Ha expuesto su
Aunque la filosofía puede reclamar para sí que ella es ciencia (episte pensamiento filosófico de forma más sistemática en los ocho volúmenes del Tratado de
me), saber riguroso y fundamentado desde los griegos, ello no alcan filosofía básica (1974-1989), cuyas líneas fundamentales son la ontología y gnoseología de
zará cuando la metafísica, rama fundamental de la filosofía, filosofía carácter realista, y el materialismo; que él precisa como materialismo "emergentista".
primera, sea cuestionada y reducida a ilusión, a especulación fanta-
Mario Heler
Otra historia 91

terio para juzgar la validez de las hipótesis científicas, un criterio que cumpliría cimiento sobre los seres humanos, sobre la sociedad. Pero para que sus
con las funciones esperadas, y que requeriría ser incorporado en las prácticas productos sean reconocidos como científicos deberá acreditar que su
científicas a través del habitus de sus practicantes. Con su institución, seguir el producción sigue el modelo oficial de ciencia. Como consecuencia, debiera
criterio de cientificidad es necesario y conveniente: asegura que llegado el obtener conocimientos útiles sobre lo social, como lo hacen las ciencias
momento el conocimiento producido (por personas con el habitus apropiado) naturales, siendo en su caso útiles para el progreso hacia una organización
será juzgado como válido, y eso porque la producción se ha desarrollado racional de la sociedad. El control de la naturaleza y el de la sociedad son
siguiendo el criterio. Se trata de un círculo en el que la producción se los dos aspectos necesarios para la construcción del Reino de la Libertad. No
supedita a la acreditación: ajustarse al modelo de racionalidad que el obstante, si las predicciones de las ciencias naturales no sólo hacen factible
criterio prescribe asegura la producción de productos acreditables. Pero controlar los fenómenos sino también su dominio, ¿las predicciones sociales
entonces se produce para acreditar. El círculo se cierra, la dominación se deberían también permitir el dominio de los seres humanos?
impone, la eficiencia reemplaza a la utilidad, aunque también operen las
resistencias que llevan a estrategias subversivas. En este círculo, la coacción Impuesto el criterio, las ciencias sociales deberán entonces producir
externa del criterio -externa a los subcampos, pero dominante en todo el campo conocimientos que expresen relaciones invariantes que regulen los
científico-se internaliza, se incorpora, como parte del juego de cada subcampo: fenómenos humanos. Sus conocimientos obtendrán así la capacidad
opera desde adentro. predictiva necesaria para teorizar, aplicar e intervenir. Podrá entonces brindar
el poder de controlar los fenómenos sociales. Poseerá por consiguiente
Inversiones que cada campo realiza en función de las posiciones que ocupan utilidad social.
en el estado del entramado de relaciones que conforman el conjunto de la Pero las ciencias sociales no parecen llegar al nivel requerido. Las
sociedad en un momento determinado. Juego de fuerzas en el que cada campo críticas denuncian su falta de cientificidad; una falta que radicaría
lucha por conservar o mejorar su posición con costos o con beneficios para en su baja capacidad predictiva y, por ende, en su débil objetividad
otros campos, puesto que no sólo hay enemigos, también hay aliados, algunos (en el sentido de acuerdo intersubjetiva). Y entonces los conocimien
duraderos, otros momentáneos.
cientí1tecnolo
1

tos sobreficos,
la sociedad no podrían acreditarse
al no poderjustificar sus teoríasplenamente
e hipótesiscomo
ni producir
gías sociales con garantía de éxito.
En tanto el subcampo de las ciencias sociales se rige por una defi
4. La acreditación en las ciencias sociales nición dominante de ciencia que se le impone desde el exterior, o es
elegida como estrategia de legitimación, su relativa autonomía se
La idea de progreso promete la construcción de un paraíso terre reduce a un mínimo, puesto que su producción queda negativamente
nal construido por los propios hombres mediante el uso de la razón. comprometida si no puede traducir las coacciones externas a su pro
Para ello hace falta convertir un mundo de escasez en uno de abun pia dinámica. Pero las ciencias sociales tienen entonces que enfren
dancia, mediante el control de la naturaleza, que la razón encarna tar el desafío de obtener conocimiento con utilidad social acomodán
da en las ciencias naturales haría realidad. Pero también hace fal dose a los criterios dominantes, sin regirse por la mera eficiencia, al
ta llevar la "insociable sociabilidad"7 de los hombres a una convi mismo tiempo que luchan por el reconocimiento de la peculiaridad
vencia organizada racionalmente para el florecimiento de cada uno de su producción.
y de todos. Cada ciencia social juega entonces sus estrategias y los resulta
La actividad de las ciencias sociales consiste en producir el cono dos son o más o menos exitosos: cada subcampo de las ciencias socia
les conquista diferentes grados de autonom_ía. La economía y la cien
cia del derecho, en conexión directa con el campo económico y el jurí
7. Con esta expresión Kant alude a la necesidad y las dificultades de la vida en sociedad dico respectivamente, ocupan posiciones privilegiadas entre las otras
para los seres humanos; l. Kant, "Idea de una historia universal en sentido cosmopolita", en ciencias sociales, y de alguna manera quedan inmunizadas contra
Filosofía de la historia, México, Fondo de Cultura Económica, 1981, posibles objeciones epistemológicas. Si estudios sociológicos -por ejem
p. 48. plo, sobre exclusión y marginalidad-pueden ser cuestionados públi
Mario Heler
Otra historia

camente en su cientificidad, en cambio no es usual que ocurra lo mismo -por La capacidad predictiva hace posible manipular los fenómenos, provocarlos
más justificada que esté la crítica-con una teoría económica utilizada por algún reiteradamente, transformarlos. Supone por tanto que los fenómenos sociales
organismo internacional o por la política económica de un Estado (al menos pueden ser comprendidos en términos de máquinas y mecanismos: la
estos cuestionamientos no trascienden al público), mientras que las demás presencia de ciertos factores ocasiona la aparición de otros, unos son causa de
ciencias sociales tienen un mayor o menor reconocimiento en la sociedad otros, unos engranan con otros, y constituyen series, cuyos eslabones se
conforme a su vinculación con intereses dominantes y en función de las vinculan entre sí de la misma forma (relaciones invariantes). El mecanicismo,9
relaciones de fuerza dentro del campo científico. Las aportaciones sociales de por cuanto deja
cada una de ellas justificarían su autoridad y consecuentes ventajas. Claro que
la valoración social de los problemas a los que responden las distintas
disciplinas generan valoraciones acordes con sus contribuciones, y tales
definitivo sino que se va haciendo al existir a lo largo del tiempo, en el que ha nacido y en el que
valoraciones pueden también variar conforme a la medida en que afecten -a perece. Se reserva, no obstante, como una característica propia del hombre que, por un lado,
favor o en contra-los intereses dominantes. No es casual entonces que sea impide definirlo como una esencia o naturaleza inmutable, por lo que no es posible un concepto de
menos apreciado un estudio sobre la red solidaria en una villa miseria que otro hombre "supratemporal", y que por otro lado obliga a concebirlo como un ser cuya existencia en
dedicado a la influencia de los el presente mantiene una relación esencial con el pasado y el futuro. Y esa relación esencial
supone transformaciones, posibilidades de cambios, que el humano contribuye a generar y que
actúan sobre él. Véanse además las dos notas siguientes.
niños en el consumo familiar. ¿Qué supone para las ciencias sociales ajustarse
al criterio dominante de la cientificidad? 9. Mecanicismo: Término aparecido durante el siglo XVII que designa una concepción filosófica
reduccionista, según la cual toda realidad es entendida sobre la base de los modelos de la
Como ya sabemos, supondría la búsqueda de relaciones invariantes en los mecánica. Si sustenta que lo real es una inmensa máquina, entonces no solamente es una doctrina
comportamientos sociales, es decir, expresar la regularidad de esos epistemológica sino también ontológica (derivado de "ontología" que refiere al estudio de lo
comportamientos bajo la forma de leyes científicas. Pero estas relaciones existente o de lo que es -óntos, en griego-; como parte de la filosofia, elabora un catálogo de lo
existente, define las clases de entidades que encontramos en el mundo). Generalmente, y puesto
deben ser universales, válidas para todo tiempo y lugar, para el mismo tipo de que las leyes de la mecánica son deterministas, la mayoría de las formulaciones del mecanicismo
fenómenos. ¿Cuán universales pueden ser las hipótesis referidas a los también comparten esta característica. La imagen mecanicista del mundo se apoyaba fundamental-
fenómenos sociales? La clasificación de los fenómenos en tipos generales es mente en el principio de causalidad por el que se consideraban regidos todos los fenómenos que
dificil de compatibilizar con la singularidad de los fenómenos sociales (la describe la fisica clásica. Pero el problema del determinismo mecanicista se presentaba en tanto
crisis económica de la década de 1930 tuvo peculiaridades que difieren de las cuestionaba la libertad humana. Y este problema, junto con los desarrollos de la biología y de otras
ramas de la fisica no reducibles a la mecánica newtoniana, condujeron a considerar que toda
de la crisis actual en la Argentina; los movimientos sociales en la Argentina máquina pertenece inevitablemente al mundo inorgánico y no es pensable en los seres vivos. El
de fines de 2000 no tienen los mismos rasgos distintivos que los de 1968; son mecanicismo tendió a abandonar el carácter ontológico para adoptar la forma epistemológica:
distintas para cada país las posibilidades de integración en el Mercosur, explicar a partir de las leyes de la mecánica sin presuponer el carácter mecánico de lo real. Ello
etcétera). dio lugar a un mecanicismo metodológico y al ideal de poder constituir una única ciencia
basada en los principios de la mecánica. Además, en la medida en que el reloj fue el prototipo de
máquina (que liga el tiempo con el espacio que debe recorrer el péndulo o las agujas
Asimismo, suponer una relación invariante que regule lo social para todo
tiempo y lugar significa desconocer el cambio, desconocer que lo que sucede
hoy y es expresable en una ley no necesariamente se regulará por la misma ley de su esfera), apareció como el modelo de las concepciones mecanicistas de los siglos XVII hasta
mediados del siglo XIX. A partir de ese momento se irán desarrollando ramas de la fisica como la
en un tiempo futuro. Pues advertirle a una piedra de su caída, nada cambiará, termodinámica y el electromagnetismo, así como otras ciencias, i.e. la biología evolucionista, que
pero sí tienen efectos las advertencias a personas, porque para los seres no podían ser reducidas a la mecánica. La misma mecánica empezaba a experimentar notables
humanos las tres dimensiones del tiempo, presente, pasado y futuro, están cambios, que dieron lugar a la teoría de la relatividad y a la mecánica cuántica, con aspectos
presentes y mantienen relaciones entre sí. La atemporalidad de las leyes de la incompatibles con la mecánica newtoniana. Por ello, irán apareciendo otros modelos teóricos que
actuarán como modelos alternativos al mecanicismo clásico (el energetismo basado en la
física choca con la historicidad del mundo humano.8 termodinámica; concepciones filosóficas basadas en la teoría de la evolución, la de la relatividad,
la mecánica cuántica, la genética, la cibernética, etc.). Las máquinas generales (Thring), el
cuestionamiento de la noción clásica de causalidad y su sustitución por un determi

8. Historicidad: En general, carácter histórico de toda la realidad, nada existente es


Mario Heler
Otra historia

fuera de consideración el tiempo, la historicidad, explica lo actual por se reproduce cambiando, modificándose a través de las acciones sig-
referencia a la situación antecedente. Más aún, habría que dar cuenta de lo nificativas de ho)Ubres y mujeres.11 Es un mundo con historia.
nuevo, de la innovación, sólo a partir del pasado. Pero entonces el futuro se Existen en las ciencias sociales menos excusas que en las naturales para
encuentra ya en el pasado. El mecanicismo supone el determinismo y niega excluir la consideración de la dimensión ética cuando en el seguimiento ~e
la libertad, o al menos la restringe.10 la definición dominante de ciencia se p~opone experimentar, mampular,
La capacidad predictiva de las ciencias sociales no puede paranganarse con la controlar y también dominar aunque se trate de conductas humanas, de
de las ciencias naturales. En las ciencias naturales se supone la regularidad personas. Las ciencias naturales no sólo controlan los fenómenos. También los
de los fenómenos: a efectos semejantes, causas semejantes, de modo que, dominan, obviamente sin generar las resistencias a la dominación propia de los
siendo iguales las circunstancias y los objetos, los fenómenos son los mismos. seres humanos,12 ya que cuentan con el poder de la reiteración de lo mismo en
En las ciencias sociales, los objetos -esto es, los hombres y mujeres-en el ocurrir uniforme, persistente y estable (a la mirada humana) 13 de los fenó-
circunstancias semejantes, actúan de maneras diferentes. Es que los seres menos naturales.
humanos tienen lenguaje, y no sólo viven sino que significan su vivir. Se
relacionan con las cosas dentro de un mundo de significados, un mundo que La idea de unificar con un solo método, en un solo modelo, bajo un solo
criterio de cientificidad, a las ciencias naturales y sociales no parecen ser de
utilidad a la producción de las ciencias sociales, aunque sí beneficiaría la
posición de las naturales, favoreciendo relaciones de dominación.

Las ciencias sociales despliegan estrategias de consolidación de su campo y


nismo que predice sólo estadísticamente, así como la posibilidad de construir máquinas con para mejorar su posición. Entre ellas pueden utilizar "las estrategias de doble
tejidos orgánicos vivos, han provocado que surja una nueva posibilidad de seguir tomando las juego consistentes en ponerse en regla, en poner el derecho de su parte, en
máquinas como modelos. Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Riu, ob. cit. actuar conforme a intereses mientras se aparenta obedecer a la regla". 14 Sólo
se aparentaría entonces cum
10. Determinismo: Teoría que sostiene que nada sucede al azar sino que todo se debe a causas
necesarias. Ello significa que conociendo las causas o la suma de condiciones necesarias de un
suceso es posible prever la existencia y las características del efecto. Más específicamente, el
determinismo universal afirma que todo fenómeno del universo ocurre según leyes causales, está
11. Las ciencias de la naturaleza "explican" los fenómenos físicos recurriendo a leyes, sobre todo
regido por el principio de causalidad. El determinismo filosófico sostiene que también las causales, mientras que, según Wilhelm Dilthey (1833-1911), las ciencias humanísticas o morales,
acciones humanas están causalmente determinadas y son por tanto previsibles y predecibles. El o las ciencias del espíritu (actualmente, el nombre más usual es el de ciencias sociales, aunque no
concepto de determinismo, si no la palabra misma, aparece con la ciencia moderna de los siglos son equivalentes), como la historia, la psicología, la sociología, el derecho, el arte, etc., intentan
XVII y XVIII. El modelo mecanicista de la ciencia física clásica hace enunciar en 1814 a Pierre "comprender" su objeto, captar cómo son significados por los actores sociales, lo que requiere de
Simon de Laplace (1749-1827), astrónomo y discípulo de Newton, el principio determinista por una hermenéutica (interpretación). El debate explicación-comprensión opone a los defensores
excelencia: si existiera una mente poderosa que conociera en un instante dado todos los hechos de un único método de la ciencia, la explicación, con los que pretenden que haya métodos
que acaecen en el mundo y las leyes a que están sometidos, podría conocer también todos los diferentes para cada uno de los dos tipos de ciencias. El resultado del debate refleja las luchas por
acontecimientos pasados y futuros para cualquier otro instante. El determinismo expresa entonces la dominación del campo científico. Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Ruiz, ob. cit.
el supuesto de la física clásica: los fenómenos de la naturaleza podían ser conocidos según leyes
causales cada vez más exactas y precisas;

las leyes estadísticas o probabilísticas, aplicadas a determinados fenómenos naturales (los 12. En la naturaleza no se producen resistencias en el modo humano, aunque nuestra situación
cuerpos en estado gaseoso o la conducta humana) serían resultado de un conocimiento aún ecológica de alguna manera constituye una resistencia a la voluntad de dominio de los hombres
sobre los fenómenos naturales, desde la perspectiva de los seres humanos.
incompleto. Pero la aparición de la física cuántica ha restado universalidad a este principio:
debido al denominado principio de indeterminación (Werner Heisenberg) no es posible formular
predicciones definidas para el conjunto de los sucesos subatómicos. El determinismo filosófico 13. Los que denominamos "fenómenos naturales" (desde la perspectiva de la física newtoniana)
afirma que también las decisiones humanas se hallan sometidas al determinismo: como los en el nivel de la vida cotidiana, se manifiestan con uniformidad, persistencia y estabilidad. A
fenómenos naturales, la conducta humana obedece también a leyes causales. Pero se niega de este nivel subatómico y en las distancias siderales esos rasgos de permanencia parecen desaparecer
modo la existencia de la libertad humana, así como afirmar que el hombre es libre pareciera negar con la irrupción del azar.
la validez universal del determinismo. Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Ruiz, ob. cit. 14. P. Bourdieu, Cosas dichas, p. 70 (el subrayado me corresponde).
Mario Heler
Otra historia

plir, obedecer, mientras el interés podría dirigirse a lo que se pone en juego en En las sociedades modernas, la coordinación de las acciones16 estaría signada
el campo de las ciencias sociales (¿forma de resistencia?). por el presupuesto de la competencia en la realización de los intereses
La capacidad de predicción de las ciencias sociales difiere de la de las individuales,17 de intereses que serían incompatibles entre sí y cuya
ciencias naturales, pero no es una diferencia de grado -un más o un menos-, satisfacción por tanto excluye de alguna manera la de los intereses de los otros.
sino que difieren en la clase de predicciones que cada una produce. Para ver No obstante, en su extensión y complejidad, una sociedad puede interpretarse
con algún detalle la peculiaridad de las predicciones en las ciencias sociales, en como un juego configurado por el entrecruzamiento de juegos parciales,
lo que sigue primero nos dedicaremos a reconstruir los supuestos y interrelacionados y de alguna manera complementarios (el económico, el
presupuestos sobre lo social. Estos supuestos y presupuestos nos interesan
político, el cultural, para referimos sólo a algunos básicos ygenerales), y que
porque operan cuando se trata de producir predicciones científicas. Luego
es jugado por sus miembros siguiendo ciertas reglas prácticas que han in-
podremos reflexionar sobre estas últimas.
corporado en los procesos de socialización.

El saber de trasfondo sobre estas reglas, nunca del todo explicitado, da cuenta
de clases de comportamientos sociales variados y diferenciados de los
S.Anticipar acciones miembros de la sociedad. Pero "da cuenta", no explica, en el sentido de que
de tales reglas se deriven conductas específi
¿Cómo se concibe lo social, más o menos explícitamente?
En la modernidad se presupone que la sociedad está formada por
individuos que tienen el deber y el derecho de dar su libre consenti
miento a la forma de vida que adoptan y a su participación en las
que son independientemente de sus relaciones con la totalidad de los otros elementos. Las
interacciones con los otros. Estos seres libres e iguales son pensados relaciones son todas relaciones entre tales individuos. Se excluye todo tipo de relación que
como seres racionales, esto es, capaces de velar por sus auténticos cada uno de ellos pueda tener con el conjunto de los restantes elementos individuales"; R.J.
intereses. Pero cada uno de ellos se encontraría irremediablemente Gómez, Neoliberalismo y seudociencia, Buenos Aires, Lugar, 1995,
con la necesidad de contar con los otros para la realización de sus p. 137. La segunda perspectiva, contraria a la anterior, es el holismo metodológico: "La
totalidad social produce y reproduce sus elementos racionales e irracionales a través de sus
fines. La cuestión es entonces cómo hacer para que los otros colabo
momentos individuales. Es decir que cada elemento sólo puede entenderse en términos de la
ren con -o al menos, no se opongan a-la consecución de los intereses totalidad que tiene, a su vez, su base en el desarrollo de los elementos individuales"; ídem,
personales (o grupales). Y en un sentido, ello significa que se trata de p. 139. Las reflexiones que venimos realizando no pueden encuadrarse en ninguna de las
que los otros operen como medios en la consecución de los fines de dos perspectivas, pues individuo y sociedad son entendidos como dos caras de una misma
uno, que sean instrumentos para alcanzar mis objetivos, que sirvan a moneda. Véase N. Elias, La sociedad de los individuos, Barcelona, Península, 1990, y M.
Heler, Individuos...
mi proyecto .15
16. Otra forma de hablar de la cohesión social, de las formas de convivencia entre
individuos libres e iguales, que constituye el "problema moderno de la gobernabilidad", o en
otros términos y desde otros puntos de vista, el "problema moderno del lazo social" o de la
15. En esta descripción, en primer lugar, tenemos individuos que saben cuáles son sus "cohesión social". La sociedad medieval se concebía como un organismo en el que cada
auténticos intereses por ser racionales, y por serlo sabrán también satisfacerlos, y lo sabrán estamento (nobles, campesinos, clérigos, etc.) tenía una función social a cumplir como lo
independientemente de sus relaciones con los otros. Por su parte, los otros se hacen hacen los órganos del cuerpo. Pero en las sociedades modernas si ya no se es quien se es por
presentes porque los seres humanos no son autosuficientes y necesitan de los otros para el lugar donde se ha nacido sino por la forma en que cada uno se gana su vida, el problema
cumplir con los propios intereses. Además se supone un mundo de escasez donde es cómo generar lazos sociales entre estos individuos independientes de su lugar en la
sociedad y garantizar una buena convivencia, lo que quiere decir pacífica, segura.
necesariamente se entrará en competencia para el logro de los fines de cada uno; así como
las interacciones son entendidas en términos de intercambio. La sociedad es entonces un
mal necesario, y la relación entre la sociedad y el individuo es de oposición. Bajo estos 17. Si bien me refiero a individuos, también puede tratarse de intereses grupales. En ese
presupuestos se puede adoptar dos perspectivas. Una de ellas se denomina individualismo sentido, Karl-Otto Apel (nacido en 1922 en Alemania) habla de "sistemas de au-
metodológico: "Se presupone pues una ontología según la cual toda realidad, en particular toafirmación" que pueden ser individuales, grupales o sociales. Éstos tienen las mismas
todo conjunto o colectivo, es un mero agregado de elementos relacionados externamente. características que las otorgadas a los individuos modernos: son racionales, poseen intereses
Lo importante es cómo se concibe la naturaleza de los elementos individuales y sus auténticos, y su único fin es la autoconservación, en el doble sentido de preservación en el
relaciones. Tales elementos individuales son lo ser y de realización de sus potencialidades.
Mario Heler
Otra historia

y entre amigos como en una empresa, en un club 0 una nación) y entonces la


cas, como se llega a una conclusión (como sería la conducta adecuada a la
deliberación sería usualmente el mejor curso de acción (aun~ue a ve.ces las
situación) a partir de ciertas premisas (reglas de acción) de un razonamiento
urgencias prácticas exijan una decisión rápida). Las mteraccwnes que
deductivo válido. El saber práctico sobre esas reglas orienta las conductas, pero
permanecen en el tiempo presupondrían por ende que las expectativas
no las determina. Además de las reglas prácticas, Yen relación con ellas,
compartidas por los interactuantes sean más regulares (aunque no invariantes,
operan expectativas compartidas de comportamiento (que a su vez tienen
por ser sociohistóricas).
distintas expresiones en los diferentes juegos parciales que conforman la
En nuestras elecciones, la anticipación que hacemos acerca de lo que los
sociedad), que hacen factible las anticipaciones al mostrar el espectro de
otros harán y sobre el modo en que lo llevarán a cabo afectará la realización de
comportamientos esperables en la interacción. Las reglas prácticas y las
nuestros fines, contribuirá a decidirnos por un curso de acción u otro: aquel
expectativas de comportamiento pueden ser interpretadas como regularidades,
que se nos presenta como el más probablemente seguro modo de satisfacer
que establecen patrones de comportamientos en un lugar y en un momento
nuestros intereses.
particular (pero sólo patrones, tendencias, no conductas específicas). Pero tales
Resulta entonces que en la decisión acerca de mi proyecto y sobre la forma de
regularidades son socio-históricas (localizadas espacialmente y sometidas al
llevarlo a cabo en cada momento, los otros aparecerían como colaboradores o
tiempo, al cambio).
contrincantes, conforme a la anticipación que hago de sus conductas, y
además teniendo en cuenta que también ellos pueden anticipar las mías.
En la combinación de nuestra percepción de la situación, de lo que suponemos
Todavía se puede tratar de modificar las acciones de los contrincantes, o algún
o conocemos de los otros individuos involucrados, de nuestros intereses y de
aspecto de las de los posibles colaboradores que puedan dificultar la
los intercambios posibles, las expectativas terminarían de articular un curso de
realización de mis intereses. Hace falta entonces llegar a arreglos, es decir,
acción, nuestro curso de acción. Tal articulación no requeriría ser resuelta por
confirmar las expectativas o reformularlas con alguna seguridad19 de que
una deliberación voluntaria, reflexiva,18 sino que parecería surgir con relativa
serán puestas en práctica. Estos arreglos permiten la coordinación de la
espontaneidad (dado el habitus). Aunque hay situaciones, las conflictivas, en
acción, y operan implícitamente o requieren llegar a ellos, o ambas cosas a la
las que surgiría la deliberación como el curso de acción requerido por la
vez.
situación.
En la modernidad, estos arreglos que permiten coordinar la ac
Mientras en la interacción entre individuos pertenecientes a la misma sociedad
ción remiten a un contrato, explícito o implícito. La idea moderna de
(al mismo grupo, al mismo sector, al mismo subcampo) las expectativas
contrato supone la igualdad de las partes, pero sólo en cuanto al com
comunes articulen comportamientos que no dificultan ni interrumpen la
promiso de asumir las obligaciones y los derechos que el contrato
interacción, se consideraría que las acciones están coordinadas. En cambio,
estipula. Aunque diferentes para cada contratante, implican igual
cuando esos comportamientos dificultan o impiden la interacción, sería
mente a todos en el cumplimiento de lo que les corresponde a cada
precisamente el momento en que la coordinación de la acción se convierte
uno, y ello porque las partes dan su libre consentimiento. Así la igual
en un problema y entonces se hace necesario afrontar los conflictos de
dad que postula la modernidad conlleva el permiso de la desigualdad
intereses.
y somete a pactos de cumplimiento recíproco a actores desiguales. 20
Pero en tanto se parte de que las interacciones son competitivas, habiendo
necesariamente un ganador y un perdedor, las situaciones serían siempre
conflictivas (y ello en el ámbito íntimo de las parejas
19. La seguridad es el valor fundamental de las sociedades modernas, ya desde Thomas Hobbes.
La sociedad debe brindar seguridad a los intercambios y garantizar al propietario el usufructo de
sus bienes. Véase M. Heler, Filosofía social..., cap. n.
18. Se considera tradicionalmente que el acto voluntario tiene tres momentos: la deliberación, 20. 'Ibda interacción puede ser entonces entendida como un contrato entre las partes. En un
el momento del análisis de la situación para encontrar cursos de acción posi bles para llegar al contrato de trabajo, las partes son el empleador y el empleado, ambos convienen en el contrato
segundo momento de elección de un curso de acción, la decisión, que a su vez nos dispondría a libremente y se comprometen por igual a cumplir con lo estipulado en el contrato para cada
concretarla en acciones; el tercer momento es la puesta en práctica de la decisión, la actuación. parte (pueden ser más de dos personas, y el sentido no varía). Pero el contrato estipula que cada
Esta caracterización está usualmente supuesta en las teorías de la decisión y cuando se habla en parte cumpla con su parte (el empleador pagando un salario, el empleado trabajando). Y así en
general de proceso de toma de decisiones. los contratos de alquiler, o en el matrimo
lOO
Mario
Heler
Otra historia 101

Esta desigualdad en la igualdad o igualdad desiguaf21 -donde los otros son éxito es que el otro brinde su libre consentimiento sin percatarse de la
siempre potenciales obstáculos-requiere anticipaciones sobre las coacción que lo impone (por ejemplo, ganándose la confianza del otro,
conductas de los interactuantes para de este modo tomar decisiones con algo que de alguna manera hace la publicidad que hasta nos deja contentos
alguna seguridad de que los esfuerzos de cada uno por concretar sus de hacer el consumo al que nos induce y nos hace sufrir por no poder
intereses no se verán desperdiciados. hacerlo). De la razón instrumental, que opera con cosas, se puede
Desde esta perspectiva, cualquier tipo de coordinación de la acción diferenciar de este modo la razón estratégica que instrumenta a los
convertiría a los otros en medios para la realización de los fines de uno, en individuos como medios de fmes ajenos.
tanto que la interacción está pensada como intercambio (el otro interesa en Pero además, la diferenciación de las sociedades contemporáneas, y la
tanto es la fuente de la que obtengo algo: un medio o instrumento para complejidad resultante, insertaría a los individuos en redes sociales de
cumplir con mi proyecto). Para lograr la coordinación se puede manipular interdependencia,23 donde las cadenas de subordinaciones nos convierten a
al otro, con amenazas de violencia, de manera que se obtenga todos en medios, en eslabones de cadenas de sumisiones que parecen no
compulsivamente el libre consentimiento a la coordinación.22 En la guerra, remitir a nadie, desplegarse sin responsabilidades. Se pretende así
un estratega victorioso es quien logra con su accionar vencer las presentar a esas redes como redes de interde
resistencias del otro, haciendo que su enemigo consienta a la voluntad del
vencedor. Con este sentido, este tipo de acción que recurre a premios y
castigos para el logro de la coordinación de la acción se denomina 1

23. En el proceso de desarrollo de la humanidad llegó un momento en que se produjo "un 1,

entonces estratégica. Y su mayor ensanchamiento de la visión a largo plazo. El lapso entre el primer paso hacia un objetivo y
el lapso con que se llega al objetivo se hizo más largo, y los pasos intermedios, más 1

numerosos. Este tiempo todavía era breve en los pequeños grupos humanos en los que los
adultos podían y tenían que realizar ellos mismos -y generalmente juntos-todas las 1

nial (que por un lado tiene una versión explícita en las disposiciones sobre el matrimonio actividades necesarias para satisfacer necesidades en la forma habitual en su sociedad, y en
civil -con cláusula de disolución por la ley de divorcio-, puede ser o no religioso, además de los que estos adultos dominaban todos los oficios, ya se tratara de trabajar piedras y huesos, 1¡
que en cada pareja de alguna manera sus miembros convienen en un contrato implícito, en encontrar alimentos, construir algo que protegiera contra el viento o producir y conservar el
algunos aspectos explicitado, en función de sus proyectos de vida -cuántos hijos desean fuego con piedras y maderas. Poco a poco ese período se fue prolongando. El instrumental
tener, el rol de la mujer y del varón, las relaciones que mantendrán con las familias de se adecuó más a los objetivos; aumentó el número de herramientas especializadas y también
ambos cónyuges, etc.-. Se trata de una matriz de interpretación (esto es, una forma que se multiplicaron los oficios. (. ..) y en el transcurso de ese proceso, cada vez más personas
impregna nuestra forma de pensar y actuar en el mundo) más que de la aceptación de un quedaron sujetas por las invisibles cadenas de una creciente dependencia mutua. Cada uno
contrato manifiesto y concreto. actuaba como un miembro, como un especialista encargado de una tarea particular bien
delimitada; estaba implicado en una red de acciones en la cual entre el primer paso entre un
21. Véase M. Heler, Filosofía social ..., cap. II.
objetivo social y la consecución de ese objetivo estaba incluido un creciente número de
22. Cabría preguntarse si puede seguir hablándose en estos casos de libre consentimiento y funciones especiales y de personas capaces de realizarlas. Y, a partir de un determinado nivel
utilizar la palabra "coordinación". Pareciera que al menos tiene que haber un simulacro de de la división de funciones, aumentó también el número de funciones de coordinación
libre elección, lo inadmisible sería la esclavitud. Algunas veces las fuerzas policiales han especiales necesarias para mantener en funcionamiento la interacción de un creciente
intervenido en talleres o fábricas encubiertas debido a que en ellas los trabajadores (de número de actividades especializadas. A medida que las cadenas de acciones se hicieron más
origen oriental) estaban en cautiverio. No importaba el grado extremo de explotación (que numerosas, se hicieron también menos perceptibles para los individuos entretejidos en esa
se da también en muchos otros talleres y fábricas sin que se produzcan intervenciones de la red de interdependencias tanto por sus necesidades como por sus capacidades; y, finalmente,
fuerza pública) sino que las personas fueran tratadas como esclavos, esto es, no podían optar
se hizo cada vez más dificil distinguir qué era el medio y qué era el fin" (N. Elias, ob. cit.,
entre permanecer trabajando o irse (aunque sea a una mayor miseria). El término
parte II, pp. 156-157). Hoy podemos agregar que estas redes se han globalizado abarcando
coordinación alude a un orden impuesto entre todos (el prefijo "co-" connota la idea de
todo el planeta, y la automatización e informatización contribuyen a su imperceptibilidad,
"común", "compartido", "con", y en este caso ordenar en conjunto, ordenar con el otro),
pero ello supone que las partes ocupan posiciones similares, se da entre ellas una relación de aunque no a la percepción de sus efectos, además de parecer que ya no se trata de distinguir
simetría y horizontalidad. Es obvio que en las relaciones estratégicas se trata de establecer fines y medios, pues cualquiera de esas acciones entrelazadas se presenta como un medio, en
un orden determinado por una de las partes. Que una imponga sus designios a la otra parte y una red de interdependencias que se autoproduce (perspectiva que adoptan de alguna manera
ésta busque adaptarse a ellos, muestra que no se trata de ordenar en conjunto, de compartir las teorías sistémicas; véase por ejemplo N. Luhmann, Ilustración sociológica y otros ensa-
el ordenamiento, de "co-ordinar" entre todos, sino de un orden de dominación. Seguiré yos, Buenos Aires, Sur, 1973, y Sistemas sociales. Lineamentos para una teoría general,
Madrid, Universidad Iberoamericana-Alianza, 1991).

utilizando la expresión "coordinación", pero sobreentendiendo esta cuestión.


102
Mario Heler
Otra historia 103

pendencia anónimas. Pero son expresión de la organización del capitalismo y ciencias sociales consistiría en proveer el conocimiento de regularidades en
del sistema de dominación imperante, que no sólo actúa desde fuera de los los comportamientos, que expliciten las expectativas grupales o sociales,
2
cuerpos (coacciones externas), sino en los cuerpos mismos, internamente, permitiendo realizar predicciones, con la más alta probabilidad posible, ''
como dispositivos de dominación incorporados, jugando en contra de las sobre tendencias y patrones de comportamiento en cada ámbito de estudio.
resistencias a la dominación. Pero ¿son anónimos?, cuando existen personas Sobre esta base podrían a su vez elaborarse procedimientos de relativa eficacia
ocupando posiciones más o menos privilegiadas que despliegan estrategias para generar o transformar conductas conforme a determinados intereses y
contra las resistencias y las posiciones dominantes son reconocibles en la fines. Tales elaboraciones permitirían diseñar una ingeniería social (un
dinámica social (¿o será quizá una forma de desplazar la parte de la conjunto articulado de tecnologías sociales), con la que se intentaría controlar
responsabilidad individual por medio de la presentación de las propias con eficacia las acciones de los actores sociales.26 De esta manera, como las
decisiones como un eslabón de la red de interdependencias?). ciencias naturales, las ciencias sociales explorarían soluciones de problemas
prácticos.
La racionalidad estratégica se orienta a ordenar la acción entre sujetos que
persiguen intereses divergentes pero que guardan entre sí relaciones de La división interna del trabajo en las diversas disciplinas sociales, y entre
interdependencia, generando la necesidad de anticipar las conductas de los ellas, reitera a su manera el esquema de ciencia "pura", "aplicada" y
otros con el objeto de decidir cursos de acción que brinden algún grado de "tecnología" de las ciencias naturales, repitiendo la distinción en quehaceres
seguridad en la realización de los diferentes intereses. diferentes: teorizar, aplicar e intervenir; y conserva el supuesto de que en la
primera se hace teoría, en la segunda se aplica teoría para orientar la práctica,
La posibilidad misma de ordenar la acción requiere comprender en tanto que la tercera es remitida casi con exclusividad al hacer, a la
cómo significan sus prácticas los demás interactuantes y, por lo tan prácticaY
to, conocer las orientaciones que guían sus conductas, para poder Como en las naturales, los conocimientos de las ciencias sociales permiten
anticipar comportamientos que permitan concretar este ordenamiento predicciones, pero sobre comportamientos humanos; y estas predicciones
de las acciones, y mejor si lo hacen con algún grado de libre consenti hacen posible actuar sobre las expectativas sociales para orientarlas hacia
miento de las partes. En aquellas significaciones y en los modos en determinados fines. Cuáles sean esos fines no pareciera importar cuando se
que efectivamente se orientan las prácticas se expresan las expecta trata de evaluar la capacidad predictiva de las investigaciones sociales.
tivas de comportamiento que establecen regularidades en los grupos
sociales, aunque sean regularidades sociohistóricas, es decir, someti
das al cambio.
25. Si no puede lograrse la exactitud de las ciencias naturales.
26. Véase M. Heler, Filosofía social ... , cap. VI y VIII.
6. Predicciones sociales 27. Pero en las ciencias sociales las divisiones en ciencia pura o básica, aplicada y tecnología no
han logrado enraizar como en las naturales, aunque los formularios de organismos de acreditación
y financiamiento la suponen al solicitar directa o indirectamente (según cómo se enuncia el ítem
El saber que proporcionan las ciencias sociales procura cubrir esa correspondiente) que se enrole en una de las tres divisiones a los proyectos presentados (por
necesidad de anticipaciones en relación con el otro cercano y el leja ejemplo, solicitando que se califique el proyecto presentado en algunas categorías que remiten a
no, e incluso con la complejidad del nosotros. 24 esta división, preguntando cuál es la "transferencia" que se podrá realizar de los resultados). En la
sociología, por ejemplo, podría quizá aceptarse que las teorías generales de la sociedad funcionan
Si se toma como modelo a las ciencias naturales (y las diversas como ciencia básica, y que las sociologías particulares (rural, urbana, de la religión, de las
formas de positivismo lo continúan haciendo), la producción de las ciencias, del deporte, etc.), en cambio, corresponderían a la ciencia aplicada, mientras que los
proyectos y programas de investigación que atienden a problemas concretos, circunscriptos y
orientados hacia intervenciones sociales, se podrían asimilar a las tecnologías. La psicología se
organiza alrededor de la clínica Oa terapia) pero se le reconoce su desarrollo teórico, otras
disciplinas quedan ubicadas sólo con tecnologías, v.g., el trabajo social (aunque ello refiere más a
24. La antropología social es un claro ejemplo de ello. Surgida como el estudio del otro lejano la autonomía del campo que a su
(aborígenes de tierras remotas), hoy estudia también a grupos cercanos, a una parte de nosotros
que sin embargo en su dinámica se presentan como otros (minorías, grupos, instituciones,
colectividades, comunidades, etcétera). producción).
104
Mario Heler
Otra historia lOS

Al proveer de patrones y tendencias de comportamiento las ciencias . L~s prediccio~es sociales brindarían anticipaciones con las que
sociales hacen posible desarrollar, planificadamente, una intervención d~senar estrate~a~ pero que deberán enfrentar resistencias impre-
social que permite el control de las interacciones. Retomando los términos VIstas. Las predicciOnes basadas en patrones y tendencias de com-
del capítulo anterior: ¿con utilidad social (potenciando las interacciones de p~rtamiento no son leyes mecánicas de la física. No suponen uniformidad:
que se trate -sin detener su movimiento-) o con eficiencia (consolidando la no p_rovocan la reiteración idéntica de lo mismo, por basarse en
dominación -diluyendo las resistencias-)? Los estudios de las ciencias expectativas de ~onducta que sólo permiten afirmar patrones de conducta
sociales rastrean patrones y tendencias de comportamiento que operan y tendencws, pero no los comportamientos efectivos. Sólo hacen posib.le
como expectativas comunes (sea de la sociedad en su conjunto o de un una composición de lugar, donde desplegar los posibles co~portamientos
sector de ella). Las investigaciones cuantitativas utilizan las encuestas y las en la interacción; imaginar un escenario con personaJes con características
estadísticas tratando de captar las recurrencias, es decir, los más o menos definidas (jóvenes de clase media, empresarios de pequeñas y
comportamientos que se repiten con mayor proporción en una población medianas empresas, mujeres golpeadas, varones desocupados, etc.) sin que
(un ejemplo son los estudios de mercado). Las cualitativas (por ejemplo, se revele el guión 0 la trama de las interacciones, que sólo se irá definiendo
las "entrevistas en profundidad" y las etnografias de la antropología social) en la interacción misma, sin omitir lo imprevisto.
exploran los modos en que los actores sociales significan sus prácticas.
Reconstruyen entonces los significados que guían las conductas del grupo. En tanto los actores poseen algún grado de libertad, las predicciones de las
En uno y otro caso, los resultados de esas investigaciones permiten realizar ciencias sociales no pueden garantizar el éxito de sus predicciones ni que
predicciones de las conductas de esos actores, basadas en esas recurrencias se reflejen en los hechos; tampoco que las acciones consecuentes cumplan
y en esos significados (v.g. comprarán mercancías con tales características, con los objetivos propuestos. Las predicciones de las ciencias sociales
considerarán indigno o elogioso ser tratados de tal o cual manera). La están mucho más articuladas y sistematizadas pero no dif~,eren de las
utilidad social de esas predicciones anticipaciones de la vida cotidiana en cuanto a su relativa probabilidad
de éxito y a los efectos de retroalimentación en todos los involucrados. 29
radica en brindar información que opera como anticipaciones de conductas 'li
1

de los actores sociales estudiados y que pueden ser utilizadas para diseñar La variación de algún elemento de la situación altera los compor- 1,,

estrategias por parte de quienes desean o necesitan interactuar con estos tamientos, y siempre la novedad puede manifestarse. No es posible,
actores.28

una de las partes en conflicto, en casos en que la investigación parece desarrollarse


únicamente "con fines académicos", los resultados publicados en libros y revistas
28. También los estudios de mercado realizan estudios cualitativos, por ejemplo, como
e~pecializadas pueden ser utilizados por otros campos sociales, aunque no necesariamente
exploración previa al diseño de una encuesta y para chequear el sentido de las respuestas
posibles. Con respecto a los estudios antropológicos, un ejemplo -aunque simplificado-nos con fines de explotación o dominación.
puede ayudar no sólo a comprender el tipo de investigación que realizan sino también su 29. Las anticipaciones y las predicciones tienen efectos sobre las conductas así como en
"utilidad social". Una empresa petrolera contrató los servicios de un equipo de antropólogos l~s interacciones hay constantes indicios y gestos de reaseguramiento q~e pueden
con el fin de que realizaran un estudio de un grupo indígena cuyas tierras lindan con el modificar las conductas pensadas o las esperadas; este fenómeno tiene doble dirección, va
terreno de las perforaciones y destilación del petróleo, ya que los indígenas denunciaban la de un interlocutor a otro y de éste al primero, por eso se denomina "retroalimentación". Por
contaminación de sus tierras, y el conflicto iba agravándose. El equipo de antropólogos su parte, Emst Nagel considera que las predicciones de las ciencias sociales fracasan porque
entró en contacto con la tribu para estudiar los modos peculiares en que significaban sus o bien son "predicciones suicidas" (porque aun cuando tienen alta probabilidad de ser
prácticas; ello significa: ser aceptados por la tribu, convivir con ellos y compartir sus exitosas, su divulgación altera los comportamientos esperados; un ejemplo esquemático: los
actividades diarias, tratando de comprender su mundo. Al cabo de un tiempo pudieron dar economistas predicen que va a haber recesión, entonces los empresarios bajan los precios de
un informe a la empresa sobre la forma de vida de la tribu. Los directivos de la empresa sus mercaderías y los comerciantes disminuyen el porcentaje de sus ganancias, y como
utilizando esa información encontraron la forma de llegar a un acuerdo con la tribu, por el resultado suben las ventas, y la recesión no se produce), o bien son "profecías
que ésta aceptó ser compensada por los daños mediante el regalo de caballos. Entre otras autorrealizadoras" (se predice sin fundamentos valederos la quiebra de un banco, los
cosas, el informe daba a conocer el significado de los caballos para el grupo de clientes al enterarse retiran el dinero y el banco quiebra). En ambos casos las predicciones
fracasan por ser formuladas y difundidas debido a los efectos de retroalimentación que
indígenas y lo que implicaba para ellos su muerte (causada por comer pasto y beber agua modifican los comportamientos espera~ dos. Véase E. Nagel, La estructura de la
contaminados). Si bien se trata de un ejemplo de un estudio demandado por
ciencia, Barcelona, Paidós, 1981, cap. XIII.
106
Mario Heler
Otra historia 107

entonces, predeterminar totalmente las conductas humanas por los patrones y del subcampo social estudiado y también los miembros de los subcampos que
las tendencias de comportamiento reconocidos en un ámbito de estudio más son potenciales o efectivos beneficiarios de los productos científicos (entre los
que en cuanto patrones y tendencias en cambio, que en cada circunstancia son cuales se pueden encontrar los del subcampo estudiado).
actualizados por individuos reconocidos idealmente como libres e iguales pero
que ocupan posiciones y disponen de recursos desiguales. Los "tecnólogos" de Por un lado, las investigaciones y las intervenciones sociales interaccionan con
la comunicación dedicados a producir opinión "a pedido" saben de estas el campo social o algunos de sus subcampos con el que trabajan (que son su
inestabilidades y de la precariedad de sus aparentes éxitos, cuando instalan, objeto de estudio), y estas interacciones requerirían ser coordinadas. Además,
por ejemplo, determinados temas en los medios o promocionan a candidatos o los resultados de sus investigaciones e intervenciones brindan predicciones
políticas. necesarias paralas estrategias dirigidas a coordinar acciones entre las personas
que regulan sus conductas por las expectativas estudiadas y entre éstas y
Resulta entonces que procurando ajustarse al criterio de cientificidad aquéllas que podrían hacer uso de esas predicciones en sus interacciones con
dominante, aun con adaptaciones a las peculiaridades de los fenómenos las primeras. En el campo de las ciencias sociales, en el campo o el subcampo
sociales, se manifiesta la debilidad de la capacidad predictiva de las ciencias social objeto de la investigación e intervención y en los demás campos
sociales. Claro que es una debilidad relativa, ya que surge de la comparación sociales que hallan utilidad en las predicciones, en cada uno de estos tres
con las fortalezas de la capacidad de predicción de las ciencias naturales. niveles interrelacionados, es válido plantear la cuestión acerca de para quiénes
Pero tal fortaleza, como ya señalamos, no sólo supone el control de los tendrán utilidad social las predicciones elaboradas por las ciencias sociales (o
fenómenos, sino también su dominio. Por consiguiente, la adaptación al si sólo se tratará de la eficiencia para conservar la dominación). Ya al
modelo de las ciencias naturales para producir conocimiento sobre la sociedad formularse esta pregunta no puede ocultarse la presencia de la dimensión ética
con utilidad social ¿supone que las ciencias sociales para acreditar en la cuestión epistemológica acerca de la cientificidad de las ciencias
cientificidad -mejorando su capacidad predictiva-requieren producir un sociales.
conocimiento capaz de establecer una dominación exitosa (esto es, estabilizar
y preservar los modos de interacción de los actores sociales)? La dimensión
ética irrumpe así directamente en el campo científico.
7.la dimensión ética
Los detractores de la cientificidad de las ciencias sociales deberían precisar las
razones de sus críticas, no sólo limitándose a enunciar la definición dominante Dados los supuestos y presupuestos de los que hemos partido -y que fueron
de ciencia sino justificando también el reclamo de una mayor y mejor expuestos en el apartado 5 de este capítulo-, las coordinaciones de la acción
capacidad predictiva, dando cuenta de la especificidad de la producción del social se piensan conformadas mediante acciones estratégicas, en las que se
conocimiento sobre la sociedad, de su peculiar trabajo de objetivación. trata de subordinar a los otros a la realización de fines ajenos, importando el
Aunque en la demanda de una utilidad social exitosa ya no se puede omitir la éxito de la subordinación y no el libre consentimiento de la coordinación de la
ubicación de la práctica científica en la sociedad, en interacción con las otras acción.
actividades sociales. Y con tal ubicación las demandas éticas tampoco pueden No obstante, hoy se suelen diferenciar dos modalidades de interacción, que en
ser eludidas, surgen como una cuestión interna a la práctica misma: desde el principio se proponen como diferentes y hasta opuestas.. O bien las acciones
diseño del plan de trabajo, en su desarrollo y en la formulación de sus se ordenan apelando a recompensas y castigos, y por tanto al poder (entendido
resultados, las investigaciones sociales están en interacción con otros actores como atributo que se posee en una mayor o menor medida) o bien se buscan
sociales, otros grupos, otros campos o subcampos sociales. acuerdos atendiendo a la validez objetiva (intersubjetividad) de los intereses
en juego, sin tomar en cuenta la cantidad de poder detentado por los
interactuantes.30 En ambos ca
Si se adopta la visión de la ciencia como una actividad social, entonces se
perciben los diferentes actores que interaccionan con la producción de las 30. Pero ya sabemos que los intereses están asociadas con posiciones objetivas en el campo y el
ciencias sociales: los pertenecientes al campo científico y particularmente al poder de cada una de esas posiciones es relacional (véase capítulo 11, apartado 5).
subcampo de las ciencias sociales, los actores
108
Mario Heler
Otra historia 109

sos se busca una interacción que brinde beneficios o evite perjuicios a nuestras sociedades, dadas las desigualdades de todo tipo (el hambre es tan
todos los involucrados, conforme a lo convenido: en función de la dis- compulsiva como un revólver apuntándonos y casi como un jefe
tribución del poder en cada momento (negociaciones estratégicas), o bien amenazando con el despido). Las posibilidades de autonomía se dan en las
llegando a acuerdos basados con exclusividad en el peso de los argumentos distintas personas (y grupos) en diferentes grados, que van desde la casi
esgrimidos en un diálogo de todos los involucrados, generando inexistencia hasta una autonomía más o menos amplia, en algunas
solidaridades.31 interacciones y no en todas. Sin olvidar que en la balanza de la razón los
En la segunda posibilidad de coordinación, el libre consentimiento se diferentes involucrados no sopesan los mismos argumentos de manera
otorgaría sin manipulación, sin coacción ni sutiles persuasiones. Para semejante.
mostrar esta posibilidad se suele recurrir a Kant (incluso cuando no se Si las posibilidades de autodeterminación, de autonomía, son desiguales,
adopta la concepción kantiana), quien en su ética propuso varias respetar la autonomía podría consistir no sólo en aceptar la capacidad (el
formulaciones equivalentes (pero que señalaban distintos y poder) de autodeterminarse que de hecho cada uno posee, sino permitir su
complementarios aspectos) del principio moral, base de toda moralidad. ampliación hacia la que debería idealmente poseer, dado que se postula la
Una de sus formulaciones prescribe: igualdad y libertad de todos.
¿Cómo se puede generar este respeto ideal en las interacciones reales?
Obra de tal manera que siempre consideres a los demás no sólo corno Mediante la restricción de mi propio poder de autonom(a, para dar mayor
medios sino al mismo tiempo corno fines en sí mismos.32 espacio de autodeterminación al otro. La medida de esta restricción es el
problema moral del respeto, el problema de tomar al otro no sólo como
medio sino también como fin. Este problema se manifiesta en todas las
La consideración del otro ser humano como un fin -y no únicamente como interacciones, aun cuando estén definidas por una estructura jerárquica y
un medio para la realización de mis objetivos-significa respetar al otro de subordinación (un jefe puede establecer relaciones respetuosas y
tratándolo como un ser igual a mí en su capacidad de actuar libremente, democráticas con sus subordinados sin debilitar su autoridad).
esto es, capaz de determinarse a actuar independientemente de las
coacciones e incluso con derecho a hacerlo en contra de mis intereses. Se Los tipos de la coordinación de la acción se diferenciarían enton
trata de respetar la autonom(a del otro. Sin embargo, el poder de ces por las condiciones en las que los interactuantes conceden su li
autodeterminarse no es igual para todos en bre consentimiento a la interacción. Para algunas posiciones contem
poráneas, tales condiciones son las que definen la calidad ética de
las interacciones, y generan la obligación recíproca de concretar en
ellas el mayor grado de libertad de todos los involucrados. Que la
31. "Reconstruir" tiene el sentido de explicitar connotaciones medulares de nuestro coordinación de la acción se logre predominantemente mediante con
imaginario social. La reconstrucción que estoy intentando parte de la tradición individualista
sensos basados en razones o a través del intercambio de recompen
moderna y toma los planteamientos de la K.-O. Apel y J. Habermas (nacido en 1929 en
Alemania) como referentes; véanse K.-O. Apel, Una ética de la responsabi· lidad en la era sas y amenazas de castigos deslindaría lo ético de lo no ético respec
de la ciencia, Buenos Aires, Almagesto, 1990; J. Habermas, Teoría de la acción ... , 2 t.; tivamente. La racionalidad comunicativa odialógica33 cumpliría con
además M. Heler, Jürgen Habermas ... El resultado es que los individuos o los grupos deben la moderna exigencia ética de tratar al otro no sólo como medio sino
construir solidaridades, porque se parte de la suposición de un antagonismo estructural también como fin. 34
irreductible. Si se toman las prácticas del mercado como centrales, las significaciones de las
relaciones sociales quedan atravesadas por la competencia. Como resultado, la solidaridad
ocupa poco lugar. En nuestro imaginario la fuerza de esta suposición es tal que opera en
nuestras prácticas sociales de modo efectivo, y sería ingenuo no considerarla. Aunque queda 33. Se denomina así porque la coordinación de la acción se obtiene en la comunicación
la tarea de pensar la forma de o el diálogo entre los interactuantes.
provocar, consolidar, expandir y fortalecer las solidaridades que se logren construir, así 34. ParaApel y Habermas, la razón comunicativa trata al otro no sólo como medio sino
como de elaborar otras formas de pensar las relaciones sociales (pero sin ingenuidades, esto también como fin, en tanto el libre consentimiento de cada uno se obtiene sobre la base de
es, dando cuenta de las prácticas). razones, de argumentos. La exigencia ética consistiría entonces en acercarse en las prácticas
32. l. Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Madrid, Espasa-Calpe, concretas al ideal de una discusión teórica alejada de las urgencias y las pasiones de la
1980. práctica, donde todos los participantes se atuvieran a las "pretensio
110
Mario
Heler
Otra historia 111

Sin embargo, tanto en la acción estratégica como en la comunicativa se sigue re~lama re~ipr~~idad (tener el derecho a la libertad y la igualdad imphca la
partiendo del supuesto de que necesariamente somos medios o instrumentos obhgacwn, el deber, por parte de los otros de respetar mi igualdad y reconocer
unos para los otros, y en el caso de la acción comunicativa se trata de restringir mi libertad, e inversamente los otros tienen el derecho si tengo la obligación
esa instrumentación incorporando la exigencia del respeto de la igualdad y del respectiva). La autonomía también es relacional pues es una capacidad, esto es,
reconocimiento de la libertad de todos. Pero esta exigencia sólo funciona como un poder, y su medida se define en la~ interacciones, en las relaciones entre
un postulado regulativo, orientativo, que se debe imponer mientras no esté in- los interactuantes.
corporada como una limitación interna, autoimpuesta, de la acción estratégica. Resulta entonces que dados los supuestos y presupuestos operantes, la
Paradojas de la moral: la libertad como una imposición igualitaria. solución para introducir la ética en las interacciones sociales se plantea en
términos de una diferenciación y separación de tipos de acción que sólo
generan dicotomías, movimientos entre los dos polos:
Planteadas como alternativas excluyentes: o bien la acción estratégica es la o acción estratégica, amoral,37 o acción comunicativa, ética; polos muy
forma de acción básica, mientras que la comunicativa sería un injerto que no difíciles de compatibilizar cuando se los concibe primero separados y
logra prender en nuestras prácticas cotidianas, o bien la acción comunicativa opuestos, en una dualidad dicotómica.38
sería la primaria, la propiamente humana, mientras la estratégica sería sólo una Podría pensarse que así como el conocimiento debe acreditar su verdad, el
derivación secundaria de aquélla, que la simplificaría, 35 y sin embargo podría problema moral está también aquí planteado en términos de juzgar cuál es la
imponerse a la forma de acción comunicativa, distorsionarla y "colonizarla".36 acción éticamente correcta y, en consecuencia, como en los inicios de la
Pero tal vez no se trate de ninguna de estas posibilidades sino de replantear la modernidad -y en paralelo a la problemática del conocimiento-, plantea la
perspectiva de interpretación que presupone la presuntamente irremediable cuestión de encontrar el criterio o principio moral laico que sustituya el
instrumentalización de los seres humanos. teológico. En la solución propuesta con la acción comunicativa, la ética se
reduce a preguntar ¿cuándo la instrumentación del otro es ética? (v.g., ¿los
Importa destacar que la separación de estas dos formas de acción interactuantes se han tratado como medios y al mismo tiempo como fines, han
pone de un solo lado a la ética -del lado de la acción comunicativa-. estado en condiciones de dar su libre consentimiento?). Cuando el punto
De esta manera no sólo se diferencia una clase de acciones, la estra crítico es la instrumentación.
tégica, haciéndola ajena a la ética, sino que además, puesto que ésta
se presenta como una instancia externa, tiene que ser impuesta a Más que tipos de acciones que constituyan alternativas excluyentes, en última
aquélla por la acción comunicativa. Pero paradójicamente ello sólo instancia las coordinaciones de la acción estratégica y comunicativa establecen
puede realizarse por imposición. un continuo sobre un mismo plano, el de la instrumentación del otro. Entre
Asimismo, se oculta que el respeto de la igualdad y el reconocimien ambas formas de acción la diferencia es de grado, una diferencia medida en
to de la libertad no se presentan por la adopción de uno u otro tipo de función de la'libertad de
coordinación de la acción, sino por conquistar un mayor grado de liber
tad, por ganar autonomía. Y no se trata de una conquista que sea indi
vidual: se trata de la libertad en las interacciones y, en tanto tales, 37. No acatar las obligaciones morales es una inmoralidad, en tanto que cuando no concierne a
la moral, o la ética, se trata de amoralidad (el prefijo "a-" en este caso indica carencia, negación,
"sin").
38. Dicotomía (del griego dikhotomía, división en dos): Manera simple de dividir o clasificar
nes de validez" en juego, y no a las "pretensiones de poder", para dar su libre consentimiento a la conceptos que consiste en dividir una clase de ellos en otras dos con dominios excluyentes y en
coordinación de la acción resultante. Véase J. Habermas., "¿Afectan las críticas de Hegel a Kant oposición, aunque su suma abarca la totalidad de la clase anterior aún no dividida. Las dicotomías
a la ética del discurso?", en Escritos sobre moralidad y eticidad, Barcelona, Paidós, '1991, pp. generan dilemas (del griego, dís, dos, y lambano, tomar). En general, situación en que debe
100-104. tomarse una decisión desagradable entre dos alternativas igualmente desfavorables. En lógica,
razonamiento que obliga a llegar a una doble conclusión o a una misma conclusión partiendo de
35. Una simplificación necesaria para responder a una economía de esfuerzos comunicativos -la
una alternativa, cuyos extremos se llaman "cuernos del dilema". En ética, un dilema moral supone
búsqueda de entendimiento, de acuerdos basados no sólo en razones, llevaría mucho tiempo y una situación de conciencia perpleja, en la que no hay suficientes elementos de juicio para
esfuerzos-, que no harían falta en ciertas actividades sociales, por ejemplo, en la organización decidirse por un miembro de la alternativa más que por el otro.
burocrática de la administración del Estado.
36. Véase J. Habermas, Teoría de la acción ... , t. u, cap. VIII, [3].
112
Mario Heler
Otra historia 113

los involucrados para dar su consentimiento a la coordinación. No dejamos poder es resultado de la predominancia dada a un tipo de ciencia que
de ser medios para el otro ni el otro deja de ser medio para mí, sino que a la busca, a través de la capacidad predictiva, no sólo hacer efectivo el control
recíproca instrumentación se agrega el deber de conceder libertad a todos, sino también el dominio de los fenómenos, imponiendo el patrón de
en aras del intercambio pacífico, con la menor manifestación de medida de la eficiencia, que a su vez es un modo de mercantilización.
violenciaY~
La instrumentalización es a su vez solidaria de la imposición del modelo Si la ética refiere a la convivencia, a los modos de interacción de los seres
dominante de cientificidad, que exige adaptar las ciencias sociales a un humanos, la actividad científica se constituye en las interacciones; supone
modo hegemónico de producción de conocimiento sobre la naturaleza, coordinaciones de la acción hacia dentro y hacia fuera del campo. Si en las
basado en la física clásica. No obstante, ese modo de producción, cuya ciencias sociales no puede ocultarse que interactúa con los actores sociales
apología establece la historia oficial, en la actualidad muestra problemas estudiados, en las naturales el vínculo con la naturaleza si bien no puede
epistemol6gicos40 y éticos. Esos problemas éticos se hacen manifiestos, asimilarse a la interacción humana, reclama una consideración especial,
desde la perspectiva ecológica, ya que precisamente este poder de teniendo en cuenta el poder que brinda la tecnociencia de intervenir y
instrumentalización de la naturaleza muestra hoy sus límites y sus alterar el ecosistema, así como la dependencia de toda interacción humana
inconvenientes, en la necesaria convivencia entre los seres humanos y su con respecto al hábitat. Y si la ética exige la reflexión crítica sobre el
hábitat, el planeta Tierra. Y tal estado de cosas dado y que, únicamente por estar dado, insta a su resignada
aceptación (como lo único posible y entonces lo mejor), las prácticas
científicas no pueden quedar inmunizadas contra la crítica, revistiéndose
con el manto sagrado de la incuestionabilidad, aduciendo una neutralidad
39. Véase Mario Heler, "¿Por qué el otro siempre es un medio? O acerca de la instru- ética inexistente en las actividades humanas.
mentalización del otro", en G. Fernández y D. Parente (eds.), El legado de Immanuel Kant.
Actualidad y perspectivas, Mar del Plata, Suárez, 2004, pp. 201-210.
40. Tales problemas han surgido a partir de los desarrollos de las teorías de la relatividad y
de las quantas, y el desplazamiento de la atención desde la fisica a la biología. Al respecto, Nuestro recorrido comienza a llegar a destino, aunque el viaje recién
Fritjof Capra considera que estos problemas llevan en este momento a producir un cambio empiece. Hemos sólo iniciado una exploración, nada ha quedado
de paradigma: "Actualmente revivimos la crisis intelectual de los fisicos cuánticos de los definitivamente dicho, porque ha sido dicho para ser pensado, pero sobre
años 20 [1920), en forma de una crisis cultural similar pero de proporciones mucho más todo el viaje continúa: la reflexión no tiene parada final. Pero ahora
amplias. Consecuentemente, asistimos a un cambio de paradigmas, no sólo en la ciencia,
sino también en el más ámplio contexto social. Para analizar esta transformación cultural, he comenzamos a divisar un lugar para la ética en las prácticas científicas.
generalizado la definición de Kuhn del paradigma científico a la del paradigma social, que
describo como «una constelación de conceptos, valores, percepciones y prácticas
compartidos por una comunidad, que conforman una particular visión de la realidad que, a
su vez, es la base del modo en que dicha comunidad se organiza». El paradigma ahora en
recesión ha dominado nuestra cultura a lo largo de varios centenares de años, durante los que
ha conformado nuestra sociedad occidental e influenciado considerablemente el resto del
mundo. Ese pa
radigma consiste en una enquistada serie de ideas y valores, entre los que podemos citar la
visión del universo como un sistema mecánico, compuesto de piezas; la del cuerpo humano
como una máquina, la de la vida social como una lucha competitiva por la existencia, la
creencia en el progreso material ilimitado a través del crecimiento económico y tecnológico
y, no menos importante, la convicción de que una sociedad en la que la mujer está por
doquier sometida al hombre, no hace sino seguir las leyes naturales. Todas estas
presunciones se han visto seriamente cuestionadas por los acontecimientos recientes, hasta
tal punto de que su reconsideración radical está ocurriendo en nuestros días"; F. Capra, La
trama de la vida. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos, Barcelona, Anagrama, 1998,
pp. 27-28. Véase también E. Morin, El método, vol. 1: La naturaleza de la naturaleza,
Madrid, Cátedra, 1997, y El método, vol. II: La vida de la vida, Madrid, Cátedra, 1997.
V.
Un lugar para la
ética
l. El camino recorrido

Nos acercamos ya al término de nuestro viaje, aunque no al de la reflexión.

Hemos avanzado en la revisión de la historia oficial explorando no sólo su


sentido, sino también la historia de esa historia: la forma en que llegó a
convertirse en la versión oficial, pregonando que la ciencia se caracterizaría
por ser un conocimiento desinteresado que aunque posee utilidad social, sería
éticamente neutral.
Como la visión que propone esta historia oficial impregna nuestro modo usual
de comprender la actividad científica, su influencia actúa como un obstáculo a
la reflexión, y requiere ser removido si se quiere abrir la posibilidad de una
nueva mirada sobre la ciencia. Ya en el primer capítulo pudimos señalar
algunos aspectos de la historia que llamaban la atención: la aparentemente
mágica transformación del conocimiento desinteresado en conocimiento
socialmente útil; la atribución a la ciencia de los méritos por los beneficios de
sus aplicaciones sociales junto con el rechazo de la responsabilidad por los
perjuicios, así como un reconocimiento de la práctica científica como
fundamentalmente crítica y que no obstante elude un tipo de crítica, la ética.

Nuestro enfoque nos llevó primero a revisar la pretensión de que los


conocimientos científicos posean garantía de verdad, para después ocuparnos
de su supuestamente secundaria y accesoria garantía de utilidad. Procuramos
así encontrar un lugar para la ética en la práctica científica.

En este recorrido parecía que girábamos siempre alrededor del


mismo punto sin lograr avances. Quedábamos aferrados al (o bien, nos
aferraba el) problema moderno de la fundamentación, esto es, a la
necesidad de mostrar las razones que sustentan la aceptación de la
[ 115]
116
Mario Heler
Un lugar para la ética

validez de los conocimientos científicos, sin por ello encontrar el criterio Más aún, los productos de la tecnociencia brindan poder de control pero
que nos permitiese asegurar su verdad, que nos permitiesejuzgarla también de dominio. Son exitosos porque hacen factible la reiteración de
objetivamente. Pasamos de la contrastación empírica a la decisión (tomada lo mismo: ofrecen la seguridad de disponer de los fenómenos como
a partir de una visión compartida sobre las hipótesis y los hechos que medios o instrumentos (control) de idéntica manera a tra
brinda el paradigma vigente a una comunidad científica). Pero a lo sumo vés del tiempo (dominio). Además, la utilidad lleva a dos preguntas: ¡para qué es
pudimos remitirnos a la plausibilidad, un criterio que no daba cuenta de la útil el conocimiento científico? y ¡para quién es útil? Si las respuestas posibles a la
proclamada garantía de verdad. primera pregunta refieren a los fines que logran los instrumentos que la
Tratamos de concentrarnos entonces en la actividad científica, como una tecnociencia produce, la segunda remite a los interesados en esos instrumentos.
práctica en interacción con otras prácticas de la sociedad, si bien todavía Puesto que los fines son propuestos por alguien y los interesados ocupan el lugar
guiados por la búsqueda de un criterio de decisión para aceptar o rechazar de ese alguien, ambas preguntas abren la dimensión social de la producción del
las hipótesis. conocimiento científico: dentro del campo -las interacciones que lo constituyen-y
Al adoptar la visión de la ciencia como una actividad social, el en las interacciones con los otros campos sociales. Y así el campo científico no
análisis de las relaciones de fuerza que configuran el campo científi puede declararse neutral con respecto a la ética como si fuera independiente de la
co, con la definición dominante de ciencia que se impone en un deter convivencia. Junto a la social, irrumpe la
minado momento, nos sugirió la presencia de una regla práctica de
conveniencia. Pero la conveniencia parecía depender de relaciones
de dominación que monopolizaban el campo durante un tiempo, en dimensión ética.
lucha contra las disidencias y las resistencias. La posibilidad de una Asimismo, pudimos precisar una noción de utilidad, que si bien contiene a
determinación inequívoca de la verdad de los conocimientos científi la eficiencia como una de sus connotaciones, puede quedar reducida a la
cos se desvanecía. No obstante nuestras reflexiones ampliaban y pro seguridad en el éxito con el menor costo posible y la mayor ganancia, es
fundizaban nuestra visión: nos permitían comprender lo que estaba decir, a la mera eficiencia. La imagen del florecimiento nos sirvió para dar
en juego en el campo científico: la producción social de conocimiento. cuenta de una utilidad que potencia aquello para lo cual es útil, en tanto lo
El análisis de la garantía de utilidad (capítulo II) encontró en el poder de deja fluir, florecer. La eficiencia reduce esta noción de utilidad, y lo hace
manipulación de los fenómenos, dado por la capacidad predictiva de las fijando el flujo, estabilizándolo, haciéndolo circular en una única
hipótesis científicas -tanto al teorizar sobre los hechos, al aplicar como al dirección. Funciona como un dispositivo de dominación, al detener el
operar o intervenir en la realidad-, la clave para comprender la aceptación cambio, la transformación, la creatividad.
de las hipótesis. La verdad de los conocimientos científicos se nos mostró En las luchas por la dominación de la defmición del campo científico, la
entonces como una verdad útil, y el éxito como el criterio parajuzgar su eficiencia sirve a la institución de patrones de medida de los valores del
validez. La legalidad buscada, la formulación de las relaciones campo, cuantifica la producción, implanta equivalencias, con las que se
invariantes, definió la peculiaridad del modo de producción de direcciona la producción del conocimiento. El modelo de cientificidad
conocimientos de la ciencia moderna -tomando a la física como modelo-, (capítulo IV) surge de una definición dominante del campo que se impone
un modo de producción que difería sustancialmente de la contemplación en todos los subcampos, incluso en el de las ciencias sociales (por
griega. imposición o por estrategia destinada a obtener legitimación). Y las críticas
El término tecnociencia adquiría así significación: una exploración (al a su cientificidad, motivadas en las carencias de su capacidad predictiva,
mismo tiempo teórica y práctica) de soluciones a problemas prácticos. La no sólo desconocen las diferencias entre objetos de estudio humanos y no
división del trabajo en el campo científico -ciencia pura humanos. Además, se inscriben en el reclamo de instrumentos para el
o básica, ciencia aplicada y tecnología-no rompe el continuo que va desde control y el dominio pero de fenómenos sociales.
la manipulación de los hechos hasta las teorizaciones más abstractas en la
producción científica y a la inversa. Si la dimensión social de las ciencias naturales se advertía en sus
Los éxitos de la verdad útil de la tecnociencia se basan en presuponer interacciones en el campo y con los usuarios de sus productos, en la
un_haz de relaciones de medios-fines, que instrumentalizan la realidad, producción de conocimientos sociales se presenta asimismo en las
haciendo factible el control a voluntad de los fenómenos. interacciones con los actores estudiados. Y en uno y otro tipo de pro
118
Mario Heler
Un lugar para la
ética
ducción de conocimiento la ética es una presencia molesta. Incluso se convierte a los individuos en miembros del campo, se forja a personas que
manifiesta la cuestión ética de una necesaria convivencia con la naturaleza. son lo que son haciendo lo que hacen.
Es que la obtención del habitus, en un aspecto, es constitutiva: nos transforma
Sobre todo en las ciencias sociales, cuando la definición dominante de enjugadores de unjuego, nos capacita (nos da poder) en el juego, nos brinda el
cientificidad determina la instrumentalización, la producción de instrumentos saber práctico para jugar. En otro aspecto, nos obliga, nos coacciona,
para disponer a mujeres y hombres como medios para fines: hombres y internamente. Actúa en nosotros y por nosotros, podríamos decir: juega el
mujeres útiles. Pero útiles para quién. juego por nosotros. Percibe "las exhortaciones inscriptas en una situación o un
Hemos tenido que contar otra historia para tratar de comprender aquello que discurso" y las obedece. Al mismo tiempo, somos nuestro habitus, lo llevamos
estaba oculto tras la calificación del conocimiento científico como inscripto en el cuerpo (incorporado), y a su vez podemos (tenemos la potencia,
desinteresado, y para finalmente avistar un lugar para la ética. el poder de) ser más que nuestro habitus.

Todavía podríamos considerar que en tanto la historia oficial se concentra en el Quisiéramos entonces actuar por nosotros mismos, sin dejar de ser jugadores
problema de la fundamentación, la declaración de desinterés remitiría a que del juego de la ciencia (en lo que aquí nos incumbe). Gobernar nuestro
una verdad se sostiene por sí misma, que es verdadera independientemente de comportamiento, jugar a nuestro propio riesgo, poner en práctica nuestras
cualquier otro interés, y también es por tanto éticamente neutral. Pero la potencialidades.2 En la diferencia entre ser actuado y actuar radica la
separación analítica del contexto de justificación y de descubrimiento, y la posibilidad de la autonomía. Es que, al actuar, el juego se hace interesante y
jerarquización de uno de ellos, el de justificación, con la descalificación del creativo, profundiza su productividad (florece).
otro, pretende tomar la parte por el todo. Encubre que se toma únicamente un
momento de la producción social de conocimientos científicos, precisamente el Pero entonces, en principio, somos heterónomos: nos coaccionan las
momento en que todo el proceso de producción puede ser supeditado a la circunstancias, las coerciones y solicitaciones que se presentan en las
acreditación. En tanto se produce para la acreditación, la dirección de la interacciones con los otros, así como nos gobierna nuestro habitus y las
producción se impone en una circulación de mano única, estabilizándola y relaciones de dominación restringen nuestras posibilidades. Debemos ganar
reduciendo resistencias. autonomía.
La conquista de autonomía implica la cooperación (operar "co-", en conjunto,
Podemos todavía avanzar un poco más, en primer lugar, realizando en el en colaboración). En vez de ordenar las interacciones por libre
próximo apartado una breve exploración del lugar de la ética en las prácticas consentimiento (aunque sea aparente), de coordinar la acción (co-ordenada),
científicas. La cuestión de la acreditación será tratada en el siguiente. Y en el requiere el actuar, el hacer, el operar en conjunto, el contribuir juntos a la
último apartado, como despedida, anotaré algunas ideas para continuar producción.~ La autonomía es una con
reflexionando sobre la producción de conocimientos llamada "ciencia".

de los esquemas de percepción y apreciación que les permitirán percibir las exhortaciones
inscriptas en una situación o un discurso y obedecerlas", es decir, agentes que han adquirido el
2. La práctica de la reflexión habitas. Véase P. Bourdieu, Razones prácticas, p. 173.
2. Véase M. Foucault, "La ética del cuidado de uno mismo ... ".
La producción social de conocimiento es realizada por los productores, por las 3. En Imperio, Antonio Negri y Michael Hardt presentan la cooperación como uno de los cuatro
personas que han incorporado las disposiciones adecuadas, el habitus. Un rasgos distintivos -los otros tres son la comunicación, el afecto y lo inmaterial-de la concepción
habitus que es también producido en un proceso de formación, que conlleva actual del trabajo. Grosso modo, este rasgo cooperativo del trabajo se expresa en que la práctica
violencia simbólica,1 y en el que se laboral actual (automatización e informatización mediante, y con una organización "posfordista"
del trabajo) tiende a constituirse como operación conjunta o, lo que es lo mismo, como una
práctica "co-operada", una práctica comunitaria y de comunidad. En cierta forma, ésta es la razón
por la que Negri y Hardt postulan una relación tan estrecha entre las nuevas formas de trabajo y
l. Rec.ordemos que Bourdieu llama "violencia simbólica" a la que se ejerce su dimensión cooperativa y la producción de lo social y lo natural como comunidad: si el
en la "producción de la creencia", en el proceso de socialización, que produce
"agentes dotados
120
Mario Heler
Un lugar para la ética

quista, una lucha con los otros, a favor de la producción, por tanto a favor un tipo de reflexión: la reflexión ética. Pero la reflexión sobre la dimensión
de todos los jugadores. ética es al mismo tiempo política, cognitiva, técnica, epistemológica ... Se
La ética invita a ser autónomo: a conquistar la posibilidad de cooperar con los trata de perseverar en el juego, jugando, y de preservar lo que está en
otros, para potenciar la producción, en contra de la dominación. Es una juego: la producción social de conocimiento que denominamos científica.
invitación a luchar por la potencia de actuar, evitando el ser actuado, Se trata de aportar a su florecimiento, a la concreción de su impulso, al
enfrentando la heteronomía en la que ya desde siempre estamos instalados. devenir de su flujo.
Mientras se pretenda disimular la dominación bajo el manto de una
Dado que la salida de la heteronomía nunca es total ni definitiva, la ética neutralidad, que únicamente puede ser declarada, hará falta diferenciar la
nos impulsa a poner en práctica la reflexión crUica. Pues la práctica de la dimensión ética como un modo de luchar contra la institución de su
reflexión crítica no consiste en el mero intercambio de ideas que no deja "olvido" o contra las estrategias que bregan por identificarla con una moral
huellas en el cuerpo, de pensamientos que no se incorporan, que no nos que, en el fondo, siempre termina acordando con la dominación.
hacen nada porque no hacemos nada con ellos (o que, a lo sumo, generan
recuerdos volátiles). Por el contrario, se trata de llevar adelante el trabajo Entonces, en cada momento de la producción del conocimiento cien
de ''pensar lo que hacemos y saber lo que pensamos", de comprometernos tífico, en cada toma de decisión, la deliberación tendrá que consistir
-podríamos decir-con el cuerpo y el alma, en una elucidación continua.4 en una reflexión que, junto con las otras dimensiones, considere tam
Una práctica de la re bién la dimensión ética, que atienda por lo tanto a las cuestiones
flexión que gane espacio para actuar, y no ser actuado, en cooperación referidas a una convivencia que siendo en principio heterónoma obli
con los otros, donde el pensar y el hacer se concilien y complementen. ga a conquistar autonomía.

Lapráctica de la reflexión abarca todas las dimensiones de lapráctica. Es


la demanda de neutralidad ética -presuntuosa, excesiva, y sin embargo 3. Entre la acreditación y la producción
hasta cierto punto eficaz-la que conduce a especificar
En el mismo escrito al que nos referimos en el capítulo 11, Descartes
continuaba aclarándonos:
trabajo es necesariamente co-operativo entonces el trabajo como práctica, como actividad, es
inmediatamente producción de comunidad. Desde tal perspectiva, reconocer en la ciencia Mi propósito no es enseñar el método que cada uno debe adoptar,
una práctica social productiva, esto es, un trabajo, implica reconocerla como una actividad para conducir bien su razón; es más modesto; se reduce a explicar
de producción de comunidad (v.g., producción de comunidad natural en el caso de las el procedimiento que he empleado para dirigir la mía. Los que dan
ciencias naturales y social en el caso de las sociales; véase más adelante v.4.c). Asimismo, preceptos se estiman más hábiles que los que los practican, y por
esta renovada concepción de las implicancias sociales de la cooperación laboral (v.g. el eso la más pequeña falta en que aquéllos incurran, justifica las
trabajo como inmediata producción de comunidad) trae aparejada una correlativa revisión de
críticas y censuras que contra ellos se hagan.
la noción de lo público. Desde esta perspectiva, si el viejo concepto de trabajo sólo permitía
pensar una producción mediata de la co
munidad y reducía lo común a una mera cuestión de propiedad, la concepción de trabajo en
Imperio trae aparejada no sólo una producción inmediata de lo social sino también una Sin modestia alguna, la epistemolog{a posterior se estimará más
concepción activa de lo común, esto es, una concepción que piensa a lo común como hábil que los que practican las ciencias; entonces criticará y censura
aquello que es "co-operado". De esta manera, lo común que en concepciones anteriores rá para, a través de sus críticas y censuras, imponer preceptos uni
remitía al concepto de propiedad y a la práctica de partir, compartir Y repartir, remite en
formantes, mandatos que permitan separar lo que es científico de
Imperio al concepto de actividad y a la práctica de operar, cooperar y re-operar. Lo común se
presenta entonces como lo cooperativo, como operación conjunta (v.g., operación en red, en aquello que no lo es. Se identificará así con la razón misma, atribu
relación, operación acompañada, en compañía). Véase yéndose la autoridad que le corresponde a la razón, como tribunal
M. Hardt y A. Negri, Imperio, Buenos Aires, Paidós, 2002, especialmente el capítulo 13 supremo de la verdad y del bien humanos (la misma razón que para
"La posmodemización o la informatización de la producción", pp. 261-280. (Agradezco a Descartes era lo mejor distribuido, por estar en todos los hombres).
Fernando M. Gallego la sugerencia-sobre esta nota.) Como ya sabemos, en la modernidad, cuando ya no se puede recu
4. C. Castoriadis, ob. cit., p. 11. rrir a una voluntad divina que tutele la razón humana, el método se
122
Mario Heler
Un lugar para la ética

erige en el punto de apoyo seguro y eficaz en la investigación de la naturaleza dos. Y en este sentido, se estaría suponiendo que el plan de trabajo, que
y de la sociedad. La razón, tribunal supremo, termina confinada en el ámbito predice los pasos para la realización del proyecto, garantizase la producción de
profesional de una epistemología que se hace cargo de establecer, prescribir y conocimiento, y perdiera, por ende, relevancia la "vigilancia epistemológica"
aplicar los procedimientos modélicos de decisión que aseguran la calidad de (Bachelard) encargada de mantener despierta la reflexión crítica a lo largo de
los conocimientos. Deberíamos decir cierta epistemología, en general de todo el proceso de investigación e intervención, potenciando la producción al
raigambre positivista, que es la que ha hegemonizado el campo científico y se pensar "contra de", al "repensar", "re-organizar", "re-comenzar". 5
ha convertido en la epistemología oficial, la que patrulla las fronteras de la
ciencia asumiendo el papel de protectora de los criterios para controlar la Es que el diseño, el plan de trabajo de un proyecto de investigación o
calidad y eficiencia de los productos científicos. intervención científica, se constituye en un dispositivo de control, de un
control de calidad y eficiencia que funciona a su vez como un control
Para tal control se concibe un procedimiento estándar a fin de certificar la financiero. La decisión acerca de la inversión en proyectos se apoya en la
calidad del producto, como si la producción del conocimiento pudiéra ser evaluación del plan de trabajo, y esta evaluación dice atenerse a la rigurosidad
reducida a un algoritmo, es decir, a un conjunto ordenado y finito de del diseño, como modo de predecir si la inversión será rentable, a la vez que
operaciones que conduzcan a la solución mecánica del problema: decidir la establece las pautas de evaluación del desarrollo del proyecto y de sus
validez de los conocimientos. Se busca por ello ese algoritmo capaz de decidir resultados.
acerca de la validez o invalidez de todo conocimiento científico digno de El problema de la fundamentación del conocimiento, que justifi
recibir ese nombre, encorsetando la producción del conocimiento en nombre caba la necesidad de una epistemología de carácter normativo,6 se
de un control de calidad y eficiencia que, aduce, se haría ineludible dada la
falibilidad del conocimiento humano.
5. Gastón Bachelard (1884-1962): Epistemólogo francés y teórico de la ciencia. Filósofo y
Seguir las prescripciones de la epistemología y las metodolo científico a la vez, enlaza con la corriente de grandes epistemólogos que aparece en Francia a
gías oficiales resulta además funcional a la conservación de las finales del siglo XIX y comienzos del XX: C. Bernard, P. Duhem, H.G. Sorel y L. Brunschvicg.
relaciones de dominación de un campo científico en un momento Concibe el conocimiento como una relación dialéctica entre razón y experiencia. Sostiene que lo
real es una "objetivación" del pensamiento constructivo y, en el caso de la ciencia, de la teoría. La
determinado, así como encauza las posibilidades y las fuerzas de
realidad no es la experiencia, de la misma forma como no hay "conocimiento inmediato" y "no
la producción en el camino ya establecido. Y aunque se fracase en hay nada dado; todo es construido", "todo dato ha de ser entendido como un resultado". La labor
la formulación, bajo el nombre de "método científico", de un seu constructiva del pensamiento consiste, en buena medida, en la superación de los "obstáculos
doalgoritmo universal que acredite la validez de todo tipo de pro epistemológicos": aquello que en el espíritu o la razón humana impide la construcción racional del
ducción de conocimiento -como lo muestran las discusiones dentro objeto: opiniones, prejuicios, meras percepciones sensibles del objeto, el juzgar por las
apariencias, o lo inmediato y no reflexivo. Lo real no es propiamente lo que aparece, sino más
del ámbito de la epistemología-, se pretende que la diversidad, com
bien lo que siempre deberíamos haber pensado que es. Por eso, conocer supone "rupturas
plejidad e imprevisibilidad de esos procesos de producción se so epistemológicas", o discontinuidades. No hay continuidad alguna entre la mecánica clásica y la
metan a un solo modo particular de producción de conocimiento, relativista o la ondulatoria. Siempre está la ciencia, y el pensamiento en general, como actividades
instituyéndose como el patrón de medida de cualquier conocimien inacabadas que son, ambas, "proceso de objetivación" y superación de obstáculos
to que se pretenda científico. epistemológicos. Y siempre se parte de conocimientos anteriores: "Se conoce contra un
conocimiento anterior". Al conocimiento del mundo no se llega sólo por vía intelectual. Hay otra
De esta manera, la producción científica queda sujetada a una
manera de acceder a la realidad: la imaginación o la fantasía creadora que se manifiesta en el arte
serie de mecanismos únicos, que se suponen garantizan resultados y en lo que
cognitivos valederos. Por un lado, la formación de los científicos en
una matriz disciplinar, que incluye la adecuación a la normativa denomina en general la reverie (la ensoñación diurna); a ella incumbe un verdadero conocimiento
práctico de la realidad. Véase J. Cortés Morató y A. Martínez Riu, oh. cit. "Sólo hay un medio de
metodológica instituida por la epistemología oficial, instaura la hete
hacer avanzar la ciencia, y es contradiciendo la ciencia ya constituida que es como decir
ronomía en que se despliegan los campos científicos. Por otro lado, cambiando su constitución"; G. Bachelard, La filosofía del no, Buenos Aires, Amorrortu, 1978, p.
esta heteronomía se refuerza en tanto la aprobación de los proyectos 30.
de investigación e intervención dependen de que su diseño corres 6. Normativo refiere a las obligaciones, al deber, prescribiéndolos, estableciéndolos como
ponda a los requerimientos epistemológicos y metodológicos institui- obligaciones y deberes.
124
Mario Heler
Un lugar para la ética

manifiesta entonces asociado al problema de la acreditación en la acepciones de la palabra producción y de su derivado más usual:
competencia por conservar o mejorar la posición dentro del campo reproducción. Por un lado, la noción de reproducción tal cual la
científico. Esta asociación representa en la práctica una supeditación de la utilizamos en el lenguaje cotidiano, asociada a la permanencia y la
producción a la acreditación. reiteración de lo mismo. Hablamos entonces de la intención y los
El conocimiento adquiere así la forma de una mercancía, mediante efectos de la conservación idéntica a sí misma (se suele considerar así la
dispositivos de control de calidad y eficiencia que hacen factible la mayoría de las acciones político-partidarias, y también reflejan esta
medición universal de los productos científicos en función de predecir la acepción las fantasías acerca de la clonación). Se usa entonces con el
rentabilidad de las inversiones que requiere su producción. Y de este modo sentido de la producción que hace volver (re) lo mismo, que prolonga en
se termina privilegiando en la práctica la acreditación por sobre la el tiempo la permanencia de idénticas relaciones. Por otro lado, tenemos
producción. Pero de esta manera, al menos en países como el nuestro, se la noción de reproducción biológica. Aquí se combina permanencia y
obtura la posibilidad de que los conocimientos obtenidos muestren su reiteración con cambio y diferencia: la conservación de la especie y la
validez respondiendo a problemas específicos de nuestro contexto, singularidad diferente y variada de los individuos. En tanto que
consolidando la heteronomía en la mayoría de los ámbitos y no sólo en el podemos entender el prefijo "re" en relación con la presencia de
cognitivo. mecanismos dados (los sexuales) para la generación de nuevos
individuos de la misma especie. Aquí vuelven a actuar los mismos
mecanismos. En cambio, cuando hablamos de producción remitimos a
4. La producción social de conocimiento la innovación y el cambio, siempre a partir de lo dado, aunque sin
mecanismos dados, prefijados. La producción se vincula así a la
Y ahora sí la despedida, con algunas anotaciones sobre la producción, la creación de algo nuevo, que si posee una génesis a partir de lo dado, no
cooperación y, en especial, la producción científica, para continuar
reflexionando. busca la permanencia de lo mismo sino la irrupción de lo nuevo.
Remite entonces al fluir hacia nuevas y/o mayores posibilidades, hacia
a) Sabemos ya que la constitución de un campo social, en nuestro lo otro y distinto y sin embargo vinculado con lo anterior, en la
caso el científico, supone una producción específica a través de la consolidación y la generación de potencialidades. La producción en
cooperación, distinguiendo un tipo de juego particular que se des tanto creación agrega un plus que, si responde a las potencias ya
envuelve por el operar conjunto de sus diferentes miembros: la presentes, hace emerger otras nuevas, sin privilegiar la permanencia, en
producción social del conocimiento. La dominación es eficaz en un proceso cuyo impulso y dirección es inmanente a la producción.
tanto logra que esos procesos productivos de cooperación se iden Supone entonces el fluir de la producción misma a través de sus propias
tifiquen con -y por tanto se amolden a-aquellos procesos capaces posibilidades, de sus potencias y del aumento de ellas.
de acreditarse, de obtener el reconocimiento dentro del campo (y
de cierta manera también fuera del campo), para ser productos Reproducción
legítimos. Pero son legítimos en tanto y en cuanto cumplen con Producción
Uso Biológica
ciertas pautas y condiciones, y al cumplirlas vuelven a recorrer habitual
los caminos aceptados. Como consecuencia, la misma producción Continuida
Conservaci A partir
cooperativa es hoy comprendida en los términos que la estabili ón de lo
d
(especie) dado
zan en modelos que, pese a sus cambios y vicisitudes, están al Reiteració Innovaci
Variación
servicio de la permanencia de la dominación. Pensar en la pro n de lo
(individuos)
ón y
mismo cambio
ducción como fuente de la que se alimenta la dominación, diga
Permanen Permanenc Creació
mos, por debajo de la dominación, requiere romper la clausura y cia ia y cambio n
pensar de otra forma, con otras categorías. Refiere al "Re-":
b) La vida humana se produce a sí misma, en sus productos y tam poder mecanismo Invenció
como s n,
bién en el mismo proceso productivo. Podemos diferenciar tres dados de "potenci
dominio
la especie ación"
126
Mario Heler
Resulta entonces que producción y producto se retroalimentan. No están
separados, sino que el producto es útil a la producción misma (apartado 4,
capítulo III). Podríamos decir que el producto posee valor de uso en y para
la producción, ya que es la producción la que brinda el sentido y el valor
del producto. Producción y consumo están así relacionados internamente.
Salvo cuando se desdoblan el productor y el consumidor, y éste no participa
en la producción. Es entonces cuando puede imponerse que el sentido y el
valor del producto sean determinables por la satisfacción del consumidor,
predominando el valor de cambio. Así se hace factible que el producto sea
considerado como mercancía, invirtiendo la relación entre el producto y la
producción (es decir, la producción se supedita a la obtención del producto),
introduciendo en el proceso productivo pautas y condiciones externas a la
producción y alterando la relación entre los productores. Las re

glas de las producción se hacen trascendentes (se imponen, por ejemplo,


como criterios objetivos y universales a la dinámica inmanente de la
producción social del conocimiento), mientras que los productores pueden
ser evaluados predominantemente por los méritos de sus productos;
méritos medidos en función de su valor de cambio pero también de su
valor en asegurar la dirección impuesta a la producción por la dominación.

e) La producción se hace fecunda, florece, en relaciones cooperativas, en el


encuentro de cuerpos que se potencian, que aumentan supoder de producción.
La producción opera y se desenvuelve por la operación conjunta: por la co-
operación de los productores, que operan, cooperan y reoperan,
contribuyendo de distintas maneras a la producción, al aumento de la fuerza de
producción. Los productores se componen entre sí en la producción para la
producción, todos co-operan, se integran como fuerza de producción. Sin que
el logro de esta cooperación excluya las luchas y los intercambios. Pero el
proceso se orienta al florecimiento de la producción, y con tal orientación
adquieren sentido las revisiones, las correcciones y las rectificaciones del
proceso de producción, en un constante aprendizaje.

d) Pero el florecimiento de la producción puede tutelarse.7 Origina-


riamente botánica, la idea de tutela consiste en un dispositivo (por ejemplo,
una varilla) al que "se ata" el crecimiento-florecimiento

7. Véase l. Kant, "¿Qué es la Ilustración?".


Un lugar para la ética

de una planta imponiéndole así una cierta dirección. Si la dominación se


impone cuando se logra mantener la producción en la misma dirección,
cuando se la estabiliza, su logro requiere tutelar a los productores, canalizar
sus fuerzas en una dirección dada. Cuando los productos de la producción
se convierten en mercancía, se tutela la cooperación reduciéndola al
intercambio. Ya no se tratará entonces de la composición de las fuerzas
productivas que deriva de la dinámica de la producción, sino de imponer un
orden al conjunto de las fuerzas, imponiéndose en vez de la cooperación, el
partir, el compartir y el repartir de la coordinación.

La reducción de la cooperación al intercambio entre los productores


supone la (pre)comprensión8 de que los productores también en la
producción intercambian saberes, habilidades, capacidades y aptitudes. No
sólo se intercambian productos, mercancías, sino que la misma fuerza
productiva es entendida como resultado del intercambio entre esas fuerzas.
De esta manera, se hace factible establecer tareas fijas y fragmentadas
(como parte de la división social del trabajo) que requieren a su vez de un
orden común (coordinación) para así confluir en la generación del
producto.

Ello significa que, por un lado, el florecimiento de la produc


ción queda subordinado al mantenimiento del estado de domina
ción, mediante la supeditación de la producción a la acreditación.

PRODUCCIÓN
:-..._ • t CO~:.~IRACIÓN
florecimiento
)lo

·,......._ impone dirección al / !

'-,,, .___T_U_T_'E_L_A ~~ ··'___.·······/ ...


(dominación) 1

t
Intercambio
'---d_e_m_e_rc_a_n_c_ía_s_-'1...,.---------------•
COORDINACIÓN

8. Con el término "pre-comprensión" se alude a las condiciones de posibilidad de toda


comprensión, esto es, al modo de ver y entender el mundo en general, que luego se concreta en la
percepción de las cosas, los estados, las relaciones y los procesos que enfrentamos en nuestras
vidas.
128
Mario Heler
Un lugar para la ética

Pero, por otro lado, la reducción de la cooperación al intercambio debe lo común, la polis Oa sociedad-estado griega), y viceversa. Las vir
dejar necesariamente un imprescindible resto de cooperación para tudes éticas son las excelencias que corresponden a la práctica.
mantener tutelada a la producción sin extinguirla (sin secarla, para seguir La práctica y la teoría no se exteriorizan en objetos independientes. Pero la
con las imágenes botánicas), disponiéndose a enfrentar la resistencia de la historia oficial pese al cóctel explosivo de las tres que produce la ciencia
cooperación a la coordinación impuesta. moderna, mantiene la diferenciación, y también, como en Grecia clásica,
desvaloriza la poiésis, la producción (aunque se valore más el arte, y a
e) Desde el punto de vista de la producción, son los productores del veces se vincule al arte con la ciencia).
conocimiento quienes deberían ocupar un lugar privilegiado cuando se trata de
detectar, especificar y responder a las necesidades de la producción del Pero ahora estamos en condiciones de apreciar que en la ciencia moderna,
conocimiento. Son lo únicos que pueden hacerlo. Y sólo cuando logran romper la teoría, la práctica y lapoiésis quedan integradas y en un orden inverso
con la subordinación a las tutelas, son creativos. La colaboración de otras al clásico. Es en la poiésis, en la producción, donde se da la teoría (es una
disciplinas -pienso en la filosofía-es una contribución importante, siempre y actividad teorética, de conocimiento) y la práctica (el florecimiento de los
cuando se realice cooperativamente. productores y de la ciencia). La teoría y la práctica son generadas en y por
la producción, en el trabajo. Además, sus productos, los conocimientos
D Hemos reflexionado ya acerca del enlace entre razón y experiencia, científicos, se independizan del proceso productivo, y tienen utilidad
pensamiento y realidad, teoría y práctica que se lograría en el conocimiento social, convirtiéndose en mercancías (inmateriales) en el capitalismo.~
científico. Pero ahora me interesa señalar cómo la peculiaridad de la ciencia Esta forma de entender la producción social de conocimiento tiene
moderna que logramos rescatar al remover los obstáculos a su comprensión implicancias y consecuencias que es necesario atender en la elucidación de
replantea la concepción supuesta acerca de la teoría y la práctica. Para ello la práctica científica. Para empezar hay que concebir acciones de
tenemos que remontarnos a la concepción griega, y retomar un tercer elemento conocimiento.
vinculado con la distinción de la teoría y la práctica, que queda omitido en la
historia oficial acerca de la ciencia: la poiésis, que precisamente se puede g) Y las acciones de conocimiento no sólo producen entonces teorías,
traducir por producción. conceptos, formas de pensar. La peculiaridad del modo de producción
científico, desde la modernidad, se manifiesta hoy como producción de
naturaleza en las ciencias naturales, y producción de sociedad en las
La teoría es el resultado de la contemplación del orden, la belleza y la ciencias sociales. 10 En las primeras, la resolución teórico-práctica de
bondad del cosmos. Es realizada por quienes tienen ocio, y es una problemas sociales deriva en la construcción de artefactos y dispositivos que
actividad desinteresada que busca conocer por el conocimiento mismo. Es se integran a la naturaleza como parte de ella, hasta el punto en que nuestra
la más excelsa entre todas, porque desarrolla lo divino en el hombre, al relación con la naturaleza está siempre mediada por estos productos de la
vincularlo con el pensamiento, con lo racional. No es entonces una tecnociencia (hasta las "reservas naturales" son productos tecnocientíficos y el
posibilidad de los esclavos, que no tienen ocio, tampoco de los técnicos hecho de que haya necesidad de establecerlas muestra la transformación de la
(los artistas y los artesanos) porque ocupan su tiempo en producir un naturaleza donde vivimos). Pero la producción de naturaleza descompensa el
objeto independiente en el que el proceso de la producción termina (el ecosistema que nos sustenta. Por su
Partenón, la armadura de Aquiles, las ánforas); un objeto de cuya
perfección depende el valor de quien la produce, porque en él se expresan
sus excelencias, sus virtudes técnicas (tejné, en griego).
9. Véase P. Virno, Gramática de la multitud. Para un análisis de la forma de vida
No para los esclavos, pero sí para todos los ciudadanos, está la práctica contemporánea, Buenos Aires, Colihue, 2003, y M. Lazzarato y A. Negri, Trabajo in·
(praxis, en griego): la actividad poUtica (y para los griegos, de la política material. Formas de vida y producción de subjetividu.d, Río de Janeiro-Buenos Aires, DP&A,
depende la ética), la actividad que despliegan los "amigos", y que no se 2001.
concreta en ningún objeto externo, sino en el perfeccionamiento de cada 10. "Producir y reproducir autónomamente significa construir una nueva realidad ontológica", M.
uno para el perfeccionamiento de Hardt y T. Negri, ob. cit., p. 358.
130
Mario Heler
parte, las ciencias sociales producen sociedad. Producen nuevas relaciones
sociales, nuevas f(mnas de cohesión social, nuevas formas de coordinación
y cooperación social, en tanto las formas de pensar lo social afectan la
sociedad, se integran en las instituciones y sobre todo resignifican nuestro
mundo. Por ejemplo, la teoría psicoanalítica modificó las relaciones
familiares y laborales; el trabajo social genera formas diferentes de
comunidad en las familias y grupos con los que interviene; las ciencias de
la administración modifican los organigramas de las empresas, las formas
en las que se gestiona la producción, así como las relaciones entre los
empleados. Pero la construcción de una sociedad racional, donde la
igualdad y la libertad de todos no sea un mero postulado sino que concrete
una comunidad de la cooperación y no de la ordenación
instrumentalizadora y eficiente, constituye el desafío planteado a los
científicos sociales.

h) La verdad se genera en la misma producción y en correspondencia


con ella. No depende entonces de una pauta externa, trascendente a la
producción, sino del sentido del juego, del sentido práctico de la producción.
Su sentido se halla en aquello que sólo en el campo científico puede
producirse (en la producción de su capital específico: el conocimiento que
explora teórica y prácticamente soluciones a los problemas prácticos) y en
relación con el proceso productivo puede ser planteada y, llegado el caso,
puesta a prueba.

¿"A ciencia cierta"? La ciencia es incierta, porque es producción, cambio,


fluir, florecimiento posible.
Bibliografía

AA. VV., ¿Posmodernidad? Perspectivas filosóficas, Buenos Aires, Biblos, 1988.


APEL, K.-O., Estudios éticos, Buenos Aires, Alfa, 1986. -, Una ética de la
responsabilidad en la era de la ciencia Buenos Aires
Almagesto, 1.,990. ' ' ARENDT, H., La condición humana, Barcelona, Paidós, 1993.
AsúA, M. de, La historia de la ciencia. Fundamentos y transformaciones,

Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993. BACHELARD, G., El


racionalismo aplicado, Buenos Aires, Paidós, 1978. -, La filosofía del no, Buenos
Aires, Amorrortu, 1978. -, La formación del espíritu científico, México, Siglo
Veintiuno, 1978. BALANDIER, G., El desorden, la teoría del caos y las ciencias
sociales. Elogio
de la fecundidad del movimiento, Barcelona, Gedisa, 1989. BELL, D., Las
contradicciones culturales del capitalismo, Madrid, Alianza, 1987. BERMAN, M.,
Todo lo sólido se disuelve en el aire. La experiencia de la modernidad, Buenos Aires,
Siglo Veintiuno-Catálogos, 1989. BOURDIEU, P., "Campo intelectual y proyecto
creador", en Problemas del estructuralisrno, México, Siglo Veintiuno, 1967. -, "Le
capital social", en Actes de la Recherche en Sciences Sociales, N" 30,

París, 1979. -,Razones prácticas, Barcelona, Anagrama, 1985. -,"Espacio social y


génesis de las «clases,", en Espacios N" 2, Buenos Aires,

1985. -, Cosas dichas, Buenos Aires, Gedisa, 1988. -, Sociología y cultura, México,
Grijalbo, 1990. -,Los usos sociales de la ciencia, Buenos Aires, Nueva Visión, 2000.
BROWN, M.T., La ética en la empresa. Estrategias para la torna de decisiones,

Buenos Aires, Paidós, 1992. BUNGE, M., Ciencia y desarrollo, Buenos


Aires, Siglo Veinte, 1982. -, Seudociencia e ideología, Madrid, Universitas,
1985. -, Sociología de la ciencia, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1993.

[ 131 ]
132
Mario Heler
--,Las ciencia" sociales en discusirín. Una paspectiua filosófica, Buenos Aires,
Sudamericana, 1999.
BUTTEHF!ELD, H.. "La interpretación whig de la historia", en M. deAsúa, La historia
de la ciencia. Fundamentos y tram;j(Jrmaciones, Buenos Aires, Centro Editor de
América Latina, vol. l, 199:3.
CAPRA, F., La trama de la vida. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos,
Barcelona, Anagrama, 1998. CASTOR!ADIS, C., La institución imaginaria de la
sociedad. Marxismo y teoría revolucionaria, Buenos Aires, Tusquets, vol. 1, 1999.
CHALMERS, A., ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?, Madrid, Siglo Veintiuno, 1984.
CORTÉS MORATÓ, .J. y A. MARTÍNEZ RIU, Diccionario de filosofía en CD-ROM,
Barcelona, Herder, 1996. DELEUZE, G., "Posdata sobre las sociedades de control~, en
C. Ferrer (comp.),

El lenguaje literario, Montevideo, Nordan, t. 2, 1991. -y F. GUATTARI, ¿Qué es la


filosofía?, Barcelona, Anagrama, 1995. DESCARTES, R., Discurso del método, en
Obras completas, Paris, Garnier, s/f. DíAz, E. y M. HELER, El conocimiento
científico. Hacia una visión crítica de
la ciencia, Buenos Aires, Eudeba, 1988. -, Hacia una visión crítica de la ciencia,
Buenos Aires, Biblos, 1992. ELÍAS, N., La sociedad de los individuos, Barcelona,
Península, 1990. FERNÁNDEZ BUEY, F., La ilusión del método. Ideas para un
racionalismo bien
temperado, Barcelona, Crítica, 1991. FEYERABEND, P., Tratado contra el método,
Madrid, Tecnos, 1981. -,Adiós a la razón, Madrid, Tecnos, 1984. -, ¿Por qué no
Platón?, Madrid, Tecnos, 1985. FOUCAULT, M., Las palabras y las cosas, México,
Siglo Veintiuno, 1968. -, Vigilar y castigar, México, Siglo Veintiuno, 1975. -,La
verdad y las formas jurídicas, Barcelona, Gedisa, 1980. -,"La ética del cuidado de uno
mismo como práctica de la libertad", entrevis

ta con Michel Foucault realizada por Raúl Fomet-Betancourt, Helmut Becker y


Alfredo Gómez-Muller el 20 de enero de 1984. Publicada en Hermenéutica del
sujeto, Buenos Aires, Altamira, 1996.
-,"¿Qué es la Ilustración?", en Saber y verdad, Madrid, La Piqueta, 1985. -,Las redes
del poder, Buenos Aires, Almagesto, 1991. FUNTOWICZ, S. y J. RAVETZ,
Epistemología política. Ciencia con la gente,
Buenos Aires, Centro Editor de An1érica Latina, 1993. GADAlVIER, H.-G., Verdad y
método, Salamanca, Sígueme, 1977. -, La razón en la época de la ciencia, Barcelona,
Alfa, 1981. GARDNER, H., La nueva ciencia de la mente, Barcelona, Paidós, 1987.
GóMEZ, R. J., Neoliberalismo y seudociencia, Buenos Aires, Lugar, 1995.
GUTIÉRREZ, A., Pierre Bourdieu. Las prácticas sociales, Posadas, Universi

dad Nacional de Córdoba-Universidad Nacional de Misiones, 1997. HABERMAS,


J., Ciencia, tecnología como ideología, Madrid, Tecnos, 1984. -, Conocimiento e
interés, Madrid, Taurus, 1984. -, Teoría de la acción comunicativa, Madrid,
Taurus, 1987, 2 t.
1
991

Bibliografía

-, Escritos sobre nwmlidact.v eticidad, Barcelona, Paidós


HARDT, 1\I. y A. NEGHI, lmperio, Buenos Aires, Paidós, 20t)2. ·
HEl,DEc:cmR, M., La¡n~gw~ta por la c~sa, B~enos Aires, Alfa, 1975. -,
Cwncws y _tecmca, Santiago de Chile, Umversitaria, 1984. HELER, M., Etica y
ciencia. La responsabilidad
Biblos, 2000. , uenos res,del martillo B Ai
-,lndividuos. Persistencias de una idea moderna, Buenos Aires, Biblos, 2000. -, Jurgen
Habermas y el proyecto moderno, Buenos Aires, Biblos, 2004 (en
prensa). -(coord.), Filosofía social y trabajo social, Buenos Aires, Biblos 2000. -,"¿Por
qué el otro siempre es un medio? O acerca de la instrum~ntalización

del otro", en G. Fernández y D. Parente (eds.), El legado de Immanuel Kant.


Actualidad y perspectivas, Mar del Plata, Suárez, 2004, pp. 201
210. HORKHEIMER, M., La crítica de la razón instrumental, Buenos Aires, Sur,
1973. -y Th. ADORNO, Dialéctica de la Ilustración, Buenos Aires Sudamericana
1987. ' , HUSSERL, E., La crisis de las ciencias europeas y la fenomenología trascen-
dental, Buenos Aires, Facultad de Filosofia y Letras, Universidad de

Buenos Aires, 1969. KANT, 1., Crítica de la razón pura, México, Porrúa, 1977. -,
Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Madrid, Espasa-Cal

pe, 1980. -, Filosofía de la historia, México, Fondo de Cultura Económica, 1981.


KLIMOVSKY, G., Las desventuras del conocimiento científico. Una introduc

ción a la epistemología, Buenos Aires, A-Z, 1994. -y C. HIDALGO, La inexplicable


sociedad. Cuestiones epistemológicas de las ciencias sociales, Buenos Aires, A-Z,
1998. KOTTOW, M., Introducción a la bioética, Santiago de Chile, Universitaria,
1995. KOYRE, A., Estudio de historia del pensamiento científico, México, Fondo de
Cultura Económica, 1985. KREIMER, P., De probetas, computadoras y ratones. La
construcción de una mirada sociológica de la ciencia, Buenos Aires, Universidad
Nacional de

Quilmes, 1999 KUHN, T., Segundos pensamientos sobre paradigmas, Madrid, Tecnos,
1978. -La estructura de las revoluciones científicas, México, Siglo Veintiuno, 1985. -:
La tensión esencial. Estudios selectos sobre la tradició.n Yel cambio en el
ámbito de la ciencia México Fondo de Cultura Económica, 1996. LADRIERE J El
reto de' la racio~alidad, Salamanca, Unesco, 1977. LAKATOS, l.,
.Historia
de la ciencia y sus reconstrucciones raciOnales, Madrid,
Tecnos, 1982. LAUDAN, L., Science and Values. The Aims ofScience and their Role
in Scientífic Debate, Berkeley, University of California Press, 1984."
134
Mario Heler
Bibliografía 135

G. Balbuena, O. Cuervo, H. Fenoglio, L. Hayes, Buenos Aires. Taller ele Pensamiento,


LAZZAHATO, Ivi. y A. NEGRI, Trabajo inmaterial. Formas de r•ida y producción de
CBC-l!BA, 199!'í. SCHUSTER, Federico (comp.), Filosofi"a y métodos de las ciencias
subjetil"idad, Río de .Janeiro-Bueno~ Aire~. Dl'&A, 200 l. LECOURT, D., El orden de los
sociales, Bue
juegos. El positivismo lógico cuestionado Bue
nos Aires, Manantial, 2002. SCHUSTER, Félix, Explicación y predicción, Buenos Aires,
nos Aires, De la Flor, 1984. . ' LLTH11ANN, N., Ilustración sociológica y otros
CLACSO, 1982. SERRES, M., El contrato natural, Valencia, Pre-textos, 1991.
ensayos, Buenos Aires, Sur, 197:3. -,Sistemas sociales. Lineamentos para una teoría
TAYLOR, Ch., La ética de la autenticidad, Barcelona, Paidós-ICE de la Univer
general, Madrid, Alianza-
Universidad Iberoamericana, 1991. LYOTARD, J.-F., La condición posmoderna, Madrid,
sidad Autónoma de Barcelona, 1994. -,Fuentes del yo. La construcción de la identidad
Cátedra, 1986. MACINTYRE, A.,_ Tras la virtud, Barcelona, Crítica, 1987. MALIANDI,
moderna, Barcelona Pai
R., Etica: conceptos y problemas, Buenos Aires, Biblos, 1991. -,Dejar la
dós, 1996. ' -,Argumentos filosóficos, Barcelona, Paidós, 1997. TüULMIN, S., La
posmodernidad. La ética frente al irracionalismo actual, Buenos
filosofía de la ciencia, Buenos Aires, De la Flor, 1964. TOURAINE, A., Crítica de la
modernidad, Madrid, Temas de Hoy, 1993. TUGENDHAT, E., Problemas de la ética,
Aires, Almagesto, 1993. MARí, E., Elementos de epistemología comparada, Buenos
Barcelona, Crítica, 1988. VARSAVSKY, 0., Ciencia, política y cientificismo, Buenos
Aires, Puntosur,
1990. -,"Ciencia y ética. El modelo de la ciencia martillo", en Doxa, N" 10, 1991. Aires, Centro Editor
MARTIN, 0., Sociología de las ciencias, Buenos Aires, Nueva Visión, 200:3.
de América Latina, 1969. -,Hacia una política científica nacional, Buenos Aires,
MITCHAM, C., ¿Qué es la filosofía de la tecnología?, Barcelona, Anthropos,
Periferia, 1972. VIRNO, P., Gramática de la multitud. Para un análisis de la forma de
1989. MORIN, E., El paradigma perdido: la naturaleza humana, Barcelona, Kai vida
contemporánea, Buenos Aires, Colihue, 2003 WALZER, M., Interpretación y crítica
social, Buenos Aires, Nueva Visión, 1993. WEBER, M., "La ciencia como profesión", en
rós, 1974. -, Ciencia con conciencia, Barcelona, Anthropos, 1984. -,El método, 1: La
Ciencia y pode1; Buenos Aires,
naturaleza de la naturaleza, Madrid, Cátedra, 1997. -,El método, n: La vida de la vida,
Centro Editor de América Latina, 1980. -, Sobre la teoría de las ciencias
Madrid, Cátedra, 1997. MüULTNES, C.U., Exploraciones metacientíficas, Madrid,
sociales, México, Premiá, 1981. ZIMAN, J., La credibilidad de la ciencia,
Alianza, 1982. NAGEL, E., La estructura de la ciencia, Barcelona, Paidós, 1981.
Madrid, Alianza, 1981.
NIETZSCHE, F., La genealogía de la moral, Madrid, Alianza, 198:3. ÜLIVÉ, L. (ed.),
Racionalidad epistémica, Madrid, Trotta-Consejo Superior

de Investigaciones Científicas, 1995. PISCITELLI, A., Ciberculturas. En la era de las


máquinas inteligentes, Bue
nos Aires, Paidós, 1995. POPPER, K.R., La lógica de la investigación científica,
Madrid, Tecnos, 1971. -, Conocimiento objetivo, Madrid, Tecnos, 1972. -,La sociedad
abierta y sus enemigos, Barcelona, Paidós, 1981. -, Conjeturas y refutaciones. El
desarrollo del conocimiento científico, Barce

lona, Paidós, 1983. -, Sociedad abierta, universo abierto, Madrid, Tecnos, 1984.
PREGO, C.A., Las bases sociales del conocimiento científico. La revolución

cognitiva en sociología de la ciencia, Buenos Aires, Centro Editor de Amé


rica Latina, 1992. PRETA, L. (comp.), Imágenes y metáforas de la ciencia, Madrid,
Alianza, 1993. PRIGOGINE, l. e l. STENGERS, La nueva alianza, Madrid, Alianza,
1983. REGNASCO, M.J., Crítica de la razón expansiva. Radiografía de la sociedad

tecnológica, Buenos Aires, Biblos, 1995. RUSSELL, B., La perspectiva científica,


Barcelona, Ariel, 1969. SÁBATO, E., Hombres y engranaJes, Madrid, Alianza, 198:3.
"Sábato y los amantes regresivos de la oscuridad", video, guión y dirección:
Índice de nombres
y
temas
Aposteriori, 18 n7 A priori, 18 n7 Atemporalidad, 92 Autonomía, 15 n4, 60,
Absolutismo, 85 Abstracción, 72-75
79, 91, 108,
Acción comunicativa o dialógica, 109, 109, 119, 120, 121 Autoridad, 63
Bachelard, G., 41 nll, 123 n5 Bacon, F., 74
n7 Balanza de la razón, 50-51, 67, 108
110 Acción de conocimiento, 129 Acción
estratégica, 100, 107, 108,
Berman, M., 26 n18 Bernard, C., 38 n7
109, 110, 111 Aceptación, aceptabilidad, Biología, 111 n39 Bits, 72 n6 Bourdieu,
34, 48, 61, 71, 75, 116 Acreditar; P., 55 n39, 60-61 n45-n49
acreditación, 88, 90, 106,

118, 121-124 Actuar-ser actuado, 119 y n51, 62 n53, 63 n54, 79 n11, 95


Acuerdo (ver consenso) Adecuación, Brunschvicg, L., 123 n5 Buen uso de la
verdad como, 20 Adorno, Th., 26 n19, 76 razón, 36 Bunge, M., 52 n32, 89 n5 y n6
n8 Algoritmo, 122 Amoralidad, 111 n37 Burguesía, 85 Butlerfild, H., 23 n12
Anacronismo, 30 Anomalías, 49 Cálculo costo-beneficio, 77 Cambio, 92
Anónimo/a, 102 Anticipar, anticipación, Campo científico, 57-61, 107, 116,
98-102 Apel, K-0., 97 n17, 108 n31, 109
n34 Aplicación, contexto de, 37 n5
Aplicar, 71, 72, 80, 91, 103 Apología, 29
Areté, 39 Argumentos, 50-51 Aristóteles, 117, 122 Campo social, 56-57, 67, 79,
18, 87 Ario;totélico-tomista, concepción, 81, 87,
84 Arte, 85 107 Capital específico, 57, 130
Capital/es, 57 n 41 Capitalismo, 17, 88
Capra, F., 112 n40 Categorías, 19 n8
Ciencia aplicada, 27 n20, 29, 30, 70,

71 n4, 75, 80, 103 Ciencia


del derecho, 91
[ 137]
138
Mario Heler
Índice de nombres y temas

Ciencia experimental, 25. RG Ciencia Cooperar, cooperación, 100 n22, 119, 120, Edad Media, 16, 17, 18, :{5, 84 Eficaz, Florecer, florecimiento, 78, 90, 117,
martillo, 14 n 1 Ciencia normal, 49 Ciencia 124-130 Coordinación de las acciones, 97, eficacia. 7 4, 76, 88, 102 Eficiencia. 77- 121. 125, 129, 1:30 Formativo, 12:3 n6
pura o hásicu, 27, 29,:10, GG, 71 n4, 74, 99, 100 n22, 109, 119, 127, 12R 81, 90, 103, 107, U:), Foucault, M., 17 nG. 59 n4:3, 65 n56, 119
80, 102 Ciencia, triunfo de la, 67, 76 Copernicano/a, giro o revolución, 19 117 n2 Freud, S., 21, 72 n6 Fuerza, relaciones
Ciencias fácticas, 43 n16 Ciencias Copérnico, 87 Cosmos, 20 Creación, 125 Einstein, A., 48 Elias, N., 96 n15, 100 n22 de, 57 Fundamentación, problema
formales, 4:3 n16 Ciencias naturales, 22, Creación ex nihilo (de la nada), 31 y n23 Elucidación, 120 Empiria, 24, 89 n4, moderno dela,35,51, 52, 67, 86, 89,115,
91, 94, 96, 102, 106 Ciencias sociales, 22, Cuestiones éticas, 13, 31 Culpa, culpable, 128 Empírico, nivel, 42 Enseñorear/se, 20, 118, 123 Fusis, 88 Galileo, G., 47, 87
25, 83, 90, 91, 94,96, 102,113.130 33 Curso de acción, 98 Darwin, Ch., 20 25 Enunciados universales, 43-44 Ganarse la vida, 18, 34 Gendarmería, 89
Cientificidad, 84, 88, 91, 92, 95, 106, n10 De Asúa, M., 23 n17 Decisión, 14, 31, Episteme, 33, 88 Epistemología, 33 n1, General, generalidad, 92 Génesis, 83
111,117 Circulación, 79, 117, 118 Circulo 45, 48, 61, 67, 68, 116, 121 Deducción, 89, 121, 122 Epistemología anglosajona, Geometría, 87 Gobernabilidad, problema
de Viena, 38 n7 Cohesión social, 83, 97 deductivo/a, 41-42, 98 Definición de 51 Error, 35, 37 Estrategia de doble juego, moderno de, 97 n16 Gómez, R.J., 96 n15
n16 Colaborador/es, 98 Competencia, 97, ciencia, 61, 62, 64, 68, 83, 88, 91, 116 95 Estrategia/s, 59, 60, 87, 90, 91, 105 Guattari, F., 68 nl Gutiérrez,A., 60 n44
98 Comprensión-explicación, 94 nll, 102 Deleuze, G., 68 nl, 81 n13 Deliberación, Estructura, 57 Ethos, 14 y n2 Ética, 15,n4, Habermas, J., 108 n31, 109 n34 Habitus,
Comte, A., 38 n7 Comunidad científica, 4 50, 98, 121 Demandas éticas, 13, 14, 106 109,111,113,118,120, 128 Excelencia 56, 89, 90, 98, 118, 119 Hardt, M., 119 n3,
7 y n23, 67 Conceptualización, 72 Demarcación, criterio de, 65 n 56, 75, 88 epistemológica, 33, 35-40, 75 Éxito/s, 14 129 n9 Hechos brutos, 44 Hechos,
Confirmar, confirmación, 44 Conflicto, 98 Desacuerdo/s, discrepancias, 62 Desafio, n2, 23, 70, 71, 72, 75, 106, 116 testimonio de los, 67
Conocer, 53-54 n34 Conquistar, 110, 121 91 Descartes, R., 18 n6, 36-37, 121 Expectativa de comportamiento, 97, 98, Hegemonía/hegemónico, 29,64 Heler, M.,
Consecuencias observacionales, 42, 47 Descubrimiento, contexto de, 37 n5, 118 102 Experimentación, 25, 42 n14, 69, 71, 9 nl, 98 n15, 103 n26, 112 n39
Consenso,62,67, 75,87 Constituir, Desinterés/ada, 13, 24, 30, 68, 74, 80, 95 Experimento, 70 Explicación- Heteronomía, 79 nll, 119, 122, 124
constitución, 19 Consumo-producción, 83,86, 115,118,128 Determinismo, 94 nlO comprensión, 94 nll, 102 Factores sociales, Hidalgo, C., 40 n9 Hipótesis, 41 Hipótesis,
126-127 Continuo, 72-73, 111, 116 Dicotomía, dicotómica/o, 111 y n38 64 Falacia, 45-46, 70 Falibilidad, 25 aceptación o rechazo de, 43, 45, 50-51,
Contrastar, contrastación, 23, 42, 116 Dimensión ética, 15, 31, 95, 106, 107, Falsacionismo, 42-45 Falsar, falsación, 43, 116 Hipotético-deductivo, método, 40-45
Contrato, 99-100 Contrincante/s, 98 117, 121 Dimensión social, 31, 107-113, 48, 70 Falso, falsedad, 36,37 Fenómeno/s, Historia externa, 37 n5 Historia interna, 37
Control, 65, 71, 75,78-79,91,95, 102, 103, 117 Dinámica interna, 27 Disciplina, 45, 93, 95 Fernández Buey, F., 46 n22 n5 Historia oficial, 23-28, 32, 79, 83, 86,
106, 117 Control de calidad y eficiencia, disciplinamiento, 59 n42 , 65 n55 División Feyerabend, P., 40 n10 Filosofia, 85, 88, 112, 115 Historia, otra, 32, 83-90, 118
122, 123, 124 Control financiero, 123 del trabajo, 75, 80, 102, 116 Dominio, 89 n5 y n6 Filosofia de la ciencia, 33 n1 Historicidad, 92 n8, 94 Historiografia
Conveniencia, regla de, 51-75, 68, 116 dominación, 58, 59, 61, 74, 77, Filosofía griega, 85 Fin/es, 103, 108 Física, whig, 23 n17 Holismo metodológico, 96
Convivencia, 15, 113, 117 78,81,84,90,91,95,102,106, 113, 117, 121, 16, 87 n15 Honestidad intelectual, 27
127 Doxa, 33 n1 Ecología, ecológica/o, Horkheimer, M., 26 n19, 76 n8
111 Economía, 91
140
Mario Heler
Índice de nombres y temas

Iglellia. %, 84, 87 lgunldad de~ii¡,rual. 99 Lado luminoso, :l!~, ;¡;¡ Lado oscuro, 2!i, 1\'IL't.odología, 27. :n nl, 122 l\lill, .J.S., : Pn•comprensión, 127 n8 Pn•di<:ción,
Igualdad y lilwrtad,,postulado de, :ll. :12. :n Ladriere, .J.. 1!í n:3 Lakatos, L 40 n10 ¡8 n7 Modelo, 88, 90, 91, ~JG, 111, 117 capacidad de, 68-71, 75, 80, 91, 9~3, 96,
106. 108, 109, 1:io llustraciún, 22, 8:3, 86 Laplaee, S. de, 94 nlO Laudan, L., 40 n Modernidad, 17-2:l Monopolio. 10G, 105, 11:3, 116 Predicción/es, 25, :
Imperativo categórico, 108 Implicancia, 10 Lazzarato, M., 129 n9 Legalidad, 68, monopolización, 58, 116 Moral, principio 30. 69, 78, 102 Predicciones sociales,
41 n1:3, 68 Incierta, 130 116 Lenguaje, 94 Ley, 24, 34, 43, 68-71, de la, 108, 111 Moral, 15 n4, 109, 111 102-107 Predicciones suicidas, 105 n29
Inconmensurable, inconmensurabilidad,50 92 Libertad, 94, 105 Libertad de acción, Morin, E., 112 n40 Necesidad, necesario, Predicciones tecnológicas, 70 Prego, C.,
Individualismo metodológico, 96 n 15 22 Libertad de investigación, 28, 86 36, 128 Negri, A, 119 n3, 129 n9 Neutral, A 52 n32 Pretensión de poder, 109 n34
Inducción, método inductivo, 44-45 n18 Libertad de pensamiento, 22 Libertad e neutralidad, 14-15, 30, 86, 113, 115, 120 Pretensión de validez, 109 n34 Prigogine,
Inductivismo, 44 Inferir, inferencia, 41-42 igualdad, postulado de, 21,32, Newton, I., 87,94 nlO Normativo, 123 n6 l., 48 n25 Problemas prácticos, solución
Ingeniería social, 102 Inmoralidad, 111 106,108,109,130 Libre consentimiento, Objetivo, objetividad, 25,38 n6, 75, 91, a, 7276, 80, 83, 103, 130 Producción de
n37 Inmunizar, inmunización, 31, :32, 91 96 99 107 108 , ' ' 107 Objeto, 18, 80, 106, 117 conocimiento, 55, 64, 68, 78-79, 83-90,
Inocencia, 27 Inquisición, 23 n16 Observación, 42 n14 Olivé, L., 46 n22 116, 118, 121130 Producción de
Insociable sociabilidad, 90 Instrumental, Operar, 71, 72, 91 Par, pares, 61 n50 naturaleza, 129 Producción de sociedad,
77 Instrumentalizar, instrumentalización, Paradigma 46, 4 7 n23, 67, 72, 75, 116 129 Producción-consumo, 126-127
110-113, 116, 126 Instrumento, 96, 109, Paradigma social, 111 n39 Paraíso Productores, 55 n37, 128 Profecías
110 Interaccionar, interacción, 106 Terrenal, 21, 22, 90 Parsons, T., 52 n32 autorrealizadoras, 105 n29
Intercambio, 100, 112, 127 Interés/es 96, Patrones de conducta, 105, 106 Progreso,22,25,88,90 Provisoriedad, 25
98, 103, 107 n30, 117 Intereses, conflicto Plausibilidad, 51, 67, 71, 116 Poder, Prueba, puesta a, 43, 48 Racionalidad, 17,
de, 98 Intersubjetiva, intersubjetividad, Lógica, 24, 34, 87 Lógico, nivel 42 relaciones de, 59 y n42, 7 4, 78, 111 28, 38-39, 128 Racionalidad científica, 23
25, 38, 107 Intervención social, 103, 104 Lagos, 33 nl Luhmann, N., 101 n23 Poiésis, 128-129 Polis, 129 Política, 128 Racionalidad, criterio de, 52 Razón
Intervenir, intervención, 71, 80, 103, 107 Macintyre, A, 55 n38 Mal uso, 27 Popper, K., 27 n21, 40 n8, 43,48 n26, 65 estratégica, 100, 102 Razón instrumental,
Investigación, 28, 107 Investigación/es Maliandi, R., 14 n2 Manipular, n57 Posición/es, 58, 79, 90 Positivismo, 100, 102 Reciprocidad, 111 Recompensas
cualitativas, 103 Investigación/es manipulación, 70, 71, 95, lOO, 116 37, 38, 86 Posmoderna, 17 Postulado, 21, y castigos, 107 Reconocimiento, luchas
cuantitativas, 103 Irracionalidad, 24 Maquiavelo, N., 72 n5 Máquina, 93 Marí, 109 Potenciar, potenciación, 76 Práctica, por el, 61, 110 Reconstruir, 108 n31
Juego,53,55-60,67,97 Justificación, E.E., 14 nl, 22 n14 Martín, 0., 52 n32 29, 53-54, 72, 80, 103, 115, 124, 128-129 Redes sociales de interdependencia, 100 y
contexto de, 37, 118 Juzgar, juicio, 86-90, Matriz de interpretación, 99 n20 Matriz Práctica social, 30, 31, 52, 84 Práctica n23 Reflexión, 21 nl2, 113, 120
116 Kant, E., 18 n7, 22 n13, 69 n2, 87, 90 teórica, 72, 74, 83, 129 Práctica, sentido Reflexión ética, 15 n4, 31, 115, 121
disciplinar, 46, 122 Mecanicismo, 93 n9
n7, 108 n32 Kepler, J., 87 Klimovsky, G., de la 54, 130 Practicantes, 53 Praxis, 128 Reflexión, práctica de la, 118-121
Mecanismo, 93 Medios-fines, 76, 96,
40 n9 Kuhn, Th., 40 nlO, 46, 52 n32 100-102, 108, 110, 116, 117 Mendel, G., Reflexividad, 21-22, 55 Reforma
4 7 Mercancíals, 124, 125 protestante, 85 Refutación, 42 Regla/s,
Mercantilización, 77 Mérito/s, 31, 115 53, 68, 97 Regularidad, 97, 98, 102 Reino
Merton, R., 52 n32 l\Ietafísica, 88 de la Libertad, 21, 26, 28, 76, 78,90,91
Metafísicos, objetos, 89 n4 Metódico, 24
Método, 3G-:39, 86, 95, 121
142
Mario Heler
Relacional, pensamiento, 111 Tendencias y patrones de compot·ta-
Relaciones invariantes, 24, 9:3, 116 miento, 102, 104, 105 Teología,
Renacimiento, 16, 17, 83 Rentabilidad, teológico, 21, 84, 85, 86 Teoría, 20 n9,
124 Reproducción, 125 Resistencials, 29, 80, 124, 128-129 Teorizar, 71, 74,
79, 90, 95 n12, 102, 116, 118, 128 80, 91, 10:3, 116 Tiempo, 92 Tomás de
Respetar, respeto, 109, 110 Aquino, 35, 84 n2 Torricelli, N., 72 n5
Responsabilidad, 14, 27, 31, 102, 115 Trabajo asalariado, 77 n9 Tragedia del
Responsable, 31 Revolución científica, progreso, 26 Transferencias, 103 n27
48, 49, 75 Ruptura epistemológica, 41 Transformación, 22, 26 Trascendental,
n11 Russell, B., 29 n24 Sábato, E., 72 18 n7 Tribunal de la razón, 84, 122
n5 Saber, 53, 54 n34 Saber de trasfondo, Tutela/tutelaje, 121 Unidad de la
97 Saber práctico, 53-54, 119 ciencia, 38-39 Universal, universalidad,
Secularización, 17-18 Seguridad,99, 34, 36, 43, 68,72,92 Urgencias sociales,
100,102,117 Significado, significación, 27 Uso social, 13, 34, 68, 75, 83 Útil,
94, 104 Singularidad, 92 Sistema de utilidad, 24, 68, 71, 75, 76-79,
autoafirmación, 97 n7 Sistemática/o, 24, 81,86,88,91,95, 104,106,107, 115, 116,
7 4, 80 Situación ideal, 50 Social, lo, 117' 129 Utilidad, garantía de, 32, 68,
96-102 Socialización, 53 n33 y n34 71, 75, 80,88, 115,116,117,125 Validez,
Sociedad moderna, 17 Sociohistórico, válido, 24, 42 n15, 48 n26, 107 Valor de
98 Sociología, 91 Sociología de la cambio, 77 Valor de uso, 77 n9 Verdad,
ciencia, 52 n31 Solidaridad/es, 108 20, 24, 36, 37, 42 n15, 48 n26, 72, 130
Spencer, H., 38 n7 Subjetivo, 25 Verdad útil, 71, 74, 80, 116 Verdad,
Subordinación, supeditación, 107, 127 garantía de, 24, 32, 34, 39,
Sujeto, 19 Taylor, Ch., 54 n35 Técnica, 51,67,68,71,80,87,88, 116 Verificación,
23 n15 Tecnociencia, 15, 26, 34, 71, 72, 42 Vida activa, 20, 85 Vida
75, 76, 78,80,83,116 Tecnología/s, 23 contemplativa, 20 Vigilancia
n15, 27, 29, 30, 70, 75,80,103 epistemológica, 123 Violencia
Tecnólogo/s, 106, 128 Téjne, 128 simbólica, 118 Virno, P., 129 n9
Virtud/es, 39, 125, 128 Voluntad, 25,
116 Walzer, M., 62 n52