Está en la página 1de 2

CARACTERISTICIAS DE LOS SERES VIVOS

IRRITABILIDAD

La irritabilidad es la capacidad de un organismo o de una parte del mismo para identificar un


cambio negativo en el medio ambiente y poder reaccionar. Tiene un efecto patológico o
fisiológico.
Pero principalmente la irritabilidad es la capacidad homeostática que tienen los seres vivos de
responder ante estímulos que lesionan su bienestar o estado. Esta característica les permite
sobrevivir y, eventualmente, adaptarse a los cambios que se producen en el ambiente.
Existen dos tipos de estímulos o señales: externos, si es que provienen desde el exterior o el
ambiente donde se desarrolla un organismo, o internos, si se producen dentro del mismo
organismo. Ante un estímulo determinado, un organismo responde de una forma particular, que
depende tanto del estímulo como del nivel de complejidad del ser vivo.
Los seres vivos son capaces de detectar y responder a los estímulos que son los cambios físicos
y químicos del medio ambiente, ya sea interno como externo. Entre los estímulos generales se
cuentan:
 Luz: intensidad, cambio de color, dirección o duración de los ciclos luz-oscuridad.
 Presión
 Temperatura
 Composición química del suelo, agua o aire circundante.

En organismos sencillos o unicelulares, todo el individuo responde al estímulo, en tanto que en los
organismos complejos pluricelulares existen células que se encargan de detectar determinados
estímulos.
La preocupación por explicarse la existencia de seres vivos tan abundantes y diversos ha estado presente
en la mente del ser humano desde tiempos inmemorables.

Durante un tiempo la gente pensó que los seres vivos siempre habían sido así, es decir, que habían sido
creados por una fuerza divina tal y como eran y que no había posibilidad de que hubieran cambiado a lo
largo del tiempo.

A esas ideas que sugieren que los organismos no cambian en el tiempo se les llama fijismo, que se refiere a
que las características de las plantas y animales están "fijas" en ellos desde su creación.

Al paso del tiempo y como resultado del descubrimiento de muchos fósiles empezaron a surgir oponentes
al fijismo.

Los científicos no descartaban la existencia de un ser supremo, pero no podían explicarse la presencia de
fósiles y restos de organismos, como los de los dinosaurios, que no correspondían a ningún ser vivo que
ellos conocieran.

Los descubrimientos de fósiles, los múltiples viajes realizados por naturalistas (quienes se dedicaban a
estudiar la naturaleza), así como el avance de la ciencia, hicieron surgir una nueva propuesta: los seres
vivos pueden cambiar a lo largo del tiempo, en otras palabras, los organismos son capaces de evolucionar.

A partir de entonces, se considera a la evolución como el conjunto de modificaciones que sufren los
organismos en el transcurso del tiempo.

Esto propició nuevas polémicas relacionadas con la forma en que se daban los cambios y la evolución.

Las teorías más importantes de ese tiempo fueron propuestas por Lamarck y Darwin.
CONSECUENCIAS DE LA EVOLUCIÓN

La evolución es entonces un proceso gradual presentado a lo largo del tiempo, durante el cual los
organismos van cambiando. Uno de los resultados de esos cambios es el surgimiento de nuevas especies,
proceso que se conoce como especiación.

Durante su viaje, Darwin visitó las islas Galápagos, situadas en el océano Pacífico frente a Ecuador, en ellas
observó a unas aves llamadas pinzones.

Él notó que aunque todos los pinzones se parecen, los de cada isla presentaban ciertas adaptaciones en el
pico relacionadas directamente con su alimentación, porque algunas lo desarrollaron para alimentarse de
insectos, otras de cactus y algunas de semillas.

Darwin sugirió que probablemente cuando la población original de pinzones llegó a las islas hace miles de
años, se separó y se fueron formando grupos en distintas regiones, por ejemplo, los que tenían un pico
apto para atrapar insectos, se quedaron en zonas donde abundaban estos animales; los que lo tenían
mejor desarrollado para abrir semillas buscaron zonas donde las hubiera, etcétera.

Al paso de muchos años, los pequeños grupos de la población original habían quedado aislados
geográficamente y además se habían especializado en un tipo de dieta muy específica.

Estos grupos dieron lugar al surgimiento de nuevas especies.

En forma semejante al surgimiento de los pinzones, se supone que se originaron muchas especies de
reptiles, que al invadir el medio terrestre se separaron y dieron lugar a nuevas especies.

Una de las principales consecuencias de la evolución es el


surgimiento de nuevas especies, que a su vez contribuye a
que exista mayor diversidad biológica o biodiversidad.

La biodiversidad es muy importante porque refleja la


evolución y permite que los ecosistemas se mantengan en
equilibrio; porque cada ser vivo, no importa si es vegetal,
animal o un microorganismo, desarrolla una función
específica necesaria para que se mantenga la vida.