Está en la página 1de 20

“Año de la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TEMA:
“Enriquecimiento sin causa, Promesa unilaterlay la responsabilidad extra
contractual”

CATEDRA : Contratos Modernos

CATEDRATICO : Dr. Tito Quispe, Jesús

INTEGRANTES : Aréchaga Bardales, Alain


Herrera Torres, Humberto Antonio
Bermejo Lanares, Daniela
Huaman Izquierdo, Ivon
Rojas Gonzales, Jose
Castro Santacruz, Moises

SEMESTRE : XI

PUCALLPA – PERÚ
2019
ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA (ILÌCITO)

El Art. 1954 del Código Civil, define al enriquecimiento sin causa como aquella situación en
la que hay un sujeto que se enriquece indebidamente a expensas de otro, quedando este último
obligado a indemnizarlo.

Entonces, surge la pregunta de qué debemos entender por enriquecimiento y qué por
empobrecimiento. Y esto resulta muy importante, pues muchas veces se aprecia un
desconocimiento acerca de lo que la doctrina ha desarrollado como las formas de
enriquecimiento del sujeto beneficiado, así como el correlativo tratamiento que se brinda a las
formas.

Bien sabemos, o al menos la recta moral nos lo indica, que con un enriquecimiento sin causa
alguna, surge la imperiosa necesidad de restituir al empobrecido, también llamado
perjudicado, la pérdida sufrida, debiendo restablecerse el patrimonio afectado al momento
anterior a la ocurrencia del enriquecimiento del otro. Sin embargo, ¿es posible restituir a
alguien un menoscabo de valor injustificado que no provenga de una transferencia o
desplazamiento real de dinero o de otros bienes, que afecte el patrimonio del
empobrecido?

La respuesta acertada, sin duda alguna, tendrá que llevarnos a recorrer el concepto de
patrimonio, entendiendo a éste como el conjunto de activos (bienes y derechos) y pasivos
(deberes y obligaciones) que pertenecen a un sujeto; por lo que, en consecuencia para
verificar el empobrecimiento de un sujeto no será necesario que se haya producido un
desplazamiento patrimonial real y efectivo (de fondos dinerarios o de otros bienes, por
ejemplo), pues tal respuesta sólo abarcaría parcialmente el concepto de patrimonio, olvidando
que la imposición de obligaciones o cualquier otra situación jurídica subjetiva de desventaja
también forma parte del patrimonio del sujeto.

Decimos esto, pues en muchos casos, cuando existe un desplazamiento patrimonial real y
efectivo de dinero u otros bienes, generalmente el Derecho se encarga de brindar a los
perjudicados, otras acciones reguladas de manera positiva en nuestra legislación, en vez de la
demanda por enriquecimiento sin causa.

La dificultad responde al carácter subsidiario de la acción de enriquecimiento sin causa, el


mismo que constituye uno de sus requisitos de procedencia; ello, de conformidad con el
artículo 1955 de nuestro Código Civil.

Efectivamente, y sin ánimo de entrar a analizar el carácter subsidiario de la acción, porque no


es materia de estudio en el presente artículo, cabe señalar que la subsidiariedad responde a la
inexistencia de otra vía de derecho que permita hacer efectiva la reparación por el perjuicio
sufrido.

Por tales consideraciones sostenemos que el enriquecimiento sin causa difícilmente procede
en supuestos en los que se ha producido un desplazamiento real y efectivo del patrimonio;
pues para tales casos, el derecho ha previsto otros remedios legales como, por ejemplo, la
restitución y la repetición.

En ese sentido, resulta conveniente aclarar que el enriquecimiento sin causa sólo procede en el
Derecho peruano cuando no exista otro mecanismo para remediar el empobrecimiento
injustificado, conforme a lo establecido por el artículo 1955 del Código Civil.

Así, por ejemplo, tenemos que para los supuestos de pago indebido en los que se produce un
desplazamiento patrimonial a favor de otro sin que exista causa alguna, la norma establece
que lo que corresponde es pedir la restitución de lo indebidamente pagado (artículo 1222 del
Código Civil); de modo tal que, siendo que una de las características de la acción por
enriquecimiento sin causa es la subsidiariedad, es decir, la carencia de otra acción útil para
remediar el perjuicio, no procedería corregir tal situación a través del enriquecimiento sin
causa, pues existe otro remedio legal que el propio ordenamiento jurídico concede para ejercer
la protección del derecho.

Entonces, el tipo de enriquecimiento que a nosotros interesa es aquél que, en términos de


Rovira, resulta anormal o extraordinario, que se encuentra al margen de todo precepto legal,
que ni quebranta la norma jurídica ni está amparado por ella y que repugna a la conciencia
moral y jurídica. Diferentes formas que la doctrina autorizada ha previsto para describir los
dos primeros elementos del enriquecimiento sin causa, a saber, el enriquecimiento y el
empobrecimiento. Finalmente, concluiremos analizando si es posible o no que un sujeto se
enriquezca sin que su patrimonio aumente en dinero o en bienes.

CONCEPTOS DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA:

La doctrina considera a la teoría del enriquecimiento sin causa como uno de los aciertos más
notables de la técnica jurídica, pues sin duda alguna lo que se pretende amparar con tal figura
son, precisamente, todos los casos de enriquecimiento sin causa que pasaron inadvertidos al
legislador, motivo por el cual los afectados no encuentran remedio alguno en la norma; pero,
no obstante ello, los principios de la moral, la equidad, la justicia y la eficiencia no aceptan
que exista una persona que se beneficie a expensas de otra, sancionando así tal situación a
través de la acción de enriquecimiento sin causa que se otorga al perjudicado.

El enriquecimiento sin causa ha tenido diverso tratamiento en su evolución, tanto en la


doctrina como en la jurisprudencia, algunas definiciones propuestas por la doctrina:

 Así, Von Tuhr : señala que el enriquecimiento sin causa es otra fuente de obligaciones,
como lo son el contrato y los delitos. Agrega que esta fuente de obligaciones otorga al
empobrecido “la acción y el derecho a reclamar la restitución del enriquecimiento”.

 En ese mismo sentido, Llambías, afirma que el enriquecimiento sin causa es fuente de
la obligación de restitución, denominada acción in rem verso, que no es otra que
aquella acción que la ley confiere a toda persona que ha experimentado sin justa causa,
una disminución patrimonial contra quien se ha beneficiado injustamente por ello.

 Por su lado, Ludwig Enneccerus: señala que el fundamento del enriquecimiento sin
causa está en el derecho patrimonial, pues éste busca una regulación justa y equitativa
de las relaciones patrimoniales, siendo el enriquecimiento sin causa una pretensión que
se dirige contra el enriquecido para que entregue aquello en que injustificadamente se
enriqueció.

A esta pretensión la denomina condictio, y precisa que la misma podrá dirigirse contra
el enriquecido, no por el solo hecho de enriquecerse, sino que tendrán que verificarse
los requisitos que, por lo regular y universalmente se asignan a esta figura jurídica:

La obtención de una ventaja patrimonial que supone un enriquecimiento para quien lo


consigue y un empobrecimiento para quien lo pierde, cuando dicho fenómeno se
produce sin causa o injustificadamente, a pesar de lo que el Derecho, por razones de
seguridad o de otro orden imperioso, se ve forzado a reconocer y concederle
determinados efectos jurídicos.

 Para Planiol, el enriquecimiento sin causa es un enriquecimiento ilícito, porque no


tiene causa y no sería permisible que quien se haya enriquecido sin causa, pretenda
conservarlo, generando, de este modo, una obligación de devolver el monto del
enriquecimiento, pues la causa de tal enriquecimiento es un hecho ilícito.

Al respecto, nosotros sostenemos que para que proceda la acción de in rem verso, no es
necesario que el hecho por el cual una persona se enriquece a costa de otra tenga carácter
ilícito. Esto, debido a que “el hecho ilícito requiere siempre del dolo o culpa del obligado”
mientras que el enriquecimiento sin causa puede prescindir de esos elementos”.

CARACTERÍSTICAS DEL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA:

1) El hecho de producir el enriquecimiento de una persona


2) Debe ocasionar el empobrecimiento de otra
3) Debe haber una relación causal entre el empobrecimiento y el enriquecimiento
4) Nexo causal

Enriquecimiento de mala fe: Él que acepte un pago indebido (quien pretende obtener un
provecho injusto en disminución de un tercero)
Gestión de Negocios: El que sin mandato y sin estar obligado a ello se encarga de un asunto
del otro, debe obrar conforme a los intereses del dueño del negocio. Art 1886

Gestión ilícita: El que obra por interés propio, al que realiza operaciones arriesgadas, el que
incurre en culpa o negligencia.

ELEMENTOS DEL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA:

Oramas Gross: Advierte que los elementos principales del enriquecimiento sin causa fueron
advertidos inicialmente en dos sentencias muy importantes de la Corte de Casación Francesa
(12 de mayo de 1914 y 2 de marzo de 1915), Que señalaban que la acción por
enriquecimiento sin causa debía regirse por cinco consideraciones especiales:

 Es necesario que una persona se haya empobrecido;


 Que otra se haya enriquecido;
 Que haya un vínculo de causalidad entre el enriquecimiento de la segunda y el
empobrecimiento de la primera;
 Que el enriquecimiento no esté justificado por ninguna causa jurídica;
 Y por último, que la persona empobrecida no tenga ningún otro medio de derecho para
obtener que se le indemnice Mientras que a decir

Von Tuhr, para que un enriquecimiento genere derecho de restitución, es necesario que se
verifique de manera conjunta al mismo, que tal enriquecimiento se produjo a costa del
patrimonio de otra persona, y que además no haya razón que lo justifique.

De otro lado, Enneccerus señala como requisitos para que se configure el enriquecimiento sin
causa:

 Un enriquecimiento a expensas de otro; y


 La falta de causa que justifique un enriquecimiento. Asimismo, el referido autor Como
se podrá apreciar, los dos últimos autores citados no hacen mención alguna a la
subsidiariedad de la acción.
No obstante ello, el artículo 1955 de nuestro Código Civil la considera como un elemento de
procedencia, por lo que deberá ser tomada en cuenta.

Art. 1955 C.C.: Que dice así: Improcedencia de acción

La acción a que se refiere el artículo 1954° no es procedente cuando la persona que ha sufrido
el perjuicio puede ejercitar otra acción para obtener la respectiva indemnización.

Además, esto encuentra su razón de ser, toda vez que, como dice Llambías, el
enriquecimiento sin causa es un dispositivo excepcional que funciona cuando el daño
experimentado no encuentra remedio alguno en los resortes específicos del ordenamiento
jurídico. Ésta es la posición doctrinaria adoptada mayoritariamente y recogida por nuestro
Código Civil”.

DEFINICIÓN DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA EN NUESTRO CÓDIGO


CIVIL ACTUAL ART. 1954:

Aquel que se enriquece indebidamente a expensas de otro está obligado a indemnizarlo. C.C.
Art II 945, 1269, 1270, 1272,1321 y ss: 1810, 1950,2098.

o Lo encontramos también la Jurisprudencia Cas. N°1024-97- Libertad, El Peruano de


fecha 25-03-1999.- Pg. 2859

La doctrina prescribe que para darse la figura del enriquecimiento sin causa debe
coexistir diversos elementos, entre ellos: la ventaja patrimonial de una parte en
desmedro de otro y sin que exista justificación alguna para ello.

o Exp. 388-2001, Primera Sala Civil de Lima, de fecha 06-11-01(LEDESNA


NARVÁEZ, MARIANELLA, JURISPRUDENCIA actual – Tribunal Pag. 256.
No procede amparar la indemnización por enriquecimiento indebido en el cobro de los
alquileres, de quien ya no es propietario, si ella no es residual, esto es que pudo exigir
por otra pretensión el cobro de los arrendamientos.

Conforme establece el artículo 1954 del Código Civil “Aquel que se enriquece indebidamente
a expensas de otro, está obligado a indemnizarlo él es procedente cuando la persona que ha
sufrido el perjuicio no puede ejercitar otra acción para obtener la respectiva indemnización.

Relación causal entre enriquecimiento y empobrecimiento. Debe existir un nexo adecuado de


causa a efecto entre el enriquecimiento y el empobrecimiento, es decir, que el uno haya sido
causa del otro, que el empobrecimiento de uno es la rigurosa consecuencia del
enriquecimiento experimentado por otro. No habría lugar a la acción cuando el
empobrecimiento de la actora y el enriquecimiento del demandado fueran distintos e
independientes, sin conexión entre sí.

Ausencia de causa jurídica: Como se desprende de la propia denominación de esta figura: el


enriquecimiento debe haberse realizado "sin causa" incluso sin justa causa, porque si existiese
una causa jurídica, el enriquecimiento sería justificado.

El enriquecimiento será sin causa cuando no medie entre las partes una relación contractual,
un hecho ilícito u otra fuente de las obligaciones, que legitime el traspaso patrimonial.

Ausencia de toda otra acción: Debe carecer de otra acción dirigida a obtener la reparación
del perjuicio sufrido. Es decir, la acción es subsidiaria: sólo puede emplearse cuando el
empobrecido no tenga otra vía jurídica de recuperar aquello que ha perdido. En nuestro
código, un texto consagra expresamente el carácter subsidiario de la acción. La 1° parte del
Art. 1818; "La acción de enriquecimiento no será viable si el perjudicado puede ejercer otra
para resarcirse del daño sufrido".
EFECTO DEL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA:

El efecto del enriquecimiento sin causa es el nacimiento de la obligación de indemnización,


por parte del enriquecido a favor del empobrecido. La acción del enriquecimiento sin causa
tiene un doble tope o límite: el monto solicitado en concepto de indemnización no puede
exceder al monto del empobrecimiento del accionante. Es decir, la acción se acuerda
únicamente por el "quantum" del empobrecimiento sufrido por el demandante, aunque el
enriquecimiento provocado pudiera ser superior, pero, a la inversa, si el empobrecimiento
fuera mayor que el provecho producido, la acción sólo prosperará en la medida del
enriquecimiento.

Supongamos los dos casos siguientes:

1-) Que el patrimonio "A" se enriquece a expensas del patrimonio "B" en 5,000 mil
dólares., mientras que éste se empobrece en realidad en 10,000 dólares., solo puede
demandarse hasta 5,000 mil dólares.

2-) Que el patrimonio "A" se enriquece en 10,000 mil dólares., mientras que el
patrimonio "B" se ha disminuido tan solo 5,000 mil dólares., el actor sólo puede
demandar hasta 5,000 mil dólares.

Sobre el punto, el art. 1817 del Código dispone que el enriquecido "Está obligado, en la
medida de su enriquecimiento, a indemnizar al perjudicado la correlativa disminución
de su patrimonio ".

PROMESA UNILATERAL

El Código Civil Peruano reconoce y regula la promesa unilateral como fuente extracontractual
de obligaciones, de conformidad con el texto de los artículos 1956 a 1968.
Para describir y dar algunas referencias, sobre la Promesa Unilateral que está descrita en la
Sección Quinta de Nuestro Código Civil, Art. N° 1956, el cual define de ésta manera:
Artículo 1956º.- Define de manera concisa de la siguiente manera: "Por la promesa
unilateral el promitente queda obligado, por su sola declaración de voluntad, a cumplir una
determinada prestación en favor de otra persona.

-Por la promesa unilateral el promitente queda obligado, por su sola declaración de voluntad,
a cumplir una determinada prestación en favor de otra persona.

Para que el destinatario sea acreedor de la prestación es necesario su asentimiento expreso o


tácito, el cual opera retroactivamente al momento de la promesa. Concordancia con el Art.
1388, 1960.

Art. 1959.- Dentro de dicha categoría se puede resaltar la promesa de recompensa pública.-
Aquel que mediante anuncio público promete unilateralmente una prestación a quien se
encuentre en determinada situación o ejecute un determinado acto, queda obligado por su
promesa desde ese momento en que ésta se hace pública.

Art. 1966- la promesa como premio de concurso.- La promesa de prestación como premio
de un concurso sólo es válida cuando se fije en el anuncio un plazo para la realización del
concurso.

La decisión relativa a la admisión de los concursantes o al otorgamiento del premio a


cualquiera de ellos, corresponde exclusivamente a las personas designadas en la promesa y, a
falta de ésta designación, al promitente, siendo obligatoria en ambos casos la decisión.
Concordantes con el Art. 1967 C.C.

De ahí tenemos al artículo 1962.- Promesa a pluralidad de personas.- La promesa pública sin
plazo de validez determinado, bien sea por no haberlo fijado el promitente o por no resultar
de la naturaleza o finalidad de la promesa, obliga al promitente sólo por un plazo de un año
contando a partir del momento en que se hizo pública. Concordantes con el Art. 1388 C.C.
De lo mencionado es fuente de las obligaciones la promesa Unilateral el: Para que el
destinatario sea acreedor de la prestación es necesario su asentimiento expreso o tácito, el cual
opera retroactivamente al momento de la promesa."

La obligación por promesa unilateral es aquella que contrae un sujeto mediante su sola
manifestación de voluntad de querer obligarse, la de cumplir con una determinada prestación
de dar o hacer algo, y sin que le obligue la ley. Esta conducta es en favor a otra persona.

PROMESA PÚBLICA DE RECOMPENSA:

Aquel que mediante anuncio público promete unilateralmente una prestación a quien se
encuentre en determinada situación o ejecute un determinado acto, queda obligado por su
promesa desde el momento en que esta se hace pública.

Las promesas públicas, son de carácter vinculante para el promitente. Nuestro código civil
prescribe que la promesa publica para tener un carácter de cumplimiento obligatorio esta sea
objeto de pública divulgación y que se encuentre dirigida a los concursos con premio.

PROMESA COMO PREMIO DE CONCURSO:

La promesa de prestación como premio de un concurso solo es válida cuando se fije en el


anuncio un plazo para la realización del concurso. La decisión relativa a la admisión de los
concursantes o al otorgamiento del premio a cualquiera de ellos, corresponde exclusivamente
a las personas designadas en la promesa y, a falta de esta designación, al promitente, siendo
obligatoria en ambos casos la decisión.

Con esta tipificación se refiere a aquellas promesas de premio que van indisolublemente
unidas a la concurrencia de varias personas en la ejecución de cualquier actividad lícita
(premio en concurso de canto floral por día de la juventud).
La materialización de dicha actividad, se lograra con la concurrencia o competencia entre
varias personas por conseguir que "su" actividad o "su" resultado sean considerados idóneo
por las personas designadas en la promesa, el promitente o por el jurado designado por éste.

La participación de las personas, como se da en la realidad, está sujeta a una aceptación de las
bases donde los participantes prestan su conformidad y su sujeción a la misma.

PROMESA COMO PREMIO DE CONCURSO:

EFECTOS:
REGLA GENERAL –

Límite de la indemnización.

El efecto del enriquecimiento sin causa es el nacimiento de la obligación de indemnización,


por parte del enriquecido a favor del empobrecido. La acción del enriquecimiento sin causa
tiene un doble tope o límite: el monto solicitado en concepto de indemnización no puede
exceder al monto del empobrecimiento del accionante. Es decir, la acción se acuerda
únicamente por el "quantum" del empobrecimiento sufrido por el demandante, aunque el
enriquecimiento provocado pudiera ser superior, pero, a la inversa, si el empobrecimiento
fuera mayor que el provecho producido, la acción sólo prosperará en la medida del
enriquecimiento.
Supongamos los dos casos siguientes:
1-) Que el patrimonio "A" se enriquece a expensas del patrimonio "B" en 5,000 mil
dólares., mientras que éste se empobrece en realidad en 10,000 dólares., solo puede
demandarse hasta 5,000 mil dólares.
2-) Que el patrimonio "A" se enriquece en 10,000 mil dólares., mientras que el patrimonio
"B" se ha disminuido tan solo 5,000 mil dólres., el actor sólo puede demandar hasta 5,000
mil dólares.
Sobre el punto, el art. 1817 del Código dispone que el enriquecido "Está obligado, en la
medida de su enriquecimiento, a indemnizar al perjudicado la correlativa disminución de su
patrimonio ". Ejm.:

LA GESTION DE NEGOCIOS AJENO S. CONCEPTO.Hay gestión de negocios ajenos


cuando una persona, no estando obligada por contrato ni por representación legal, se
encarga voluntariamente de llevar adelante una gestión útil para otro, normalmente en forma
provisional, con desconocimiento del dueño del negocio y con ánimo de prestar su servicio
gratuitamente.

En un cuasi contrato por el cual el que toma por sí mismo a su cargo el cuidado y dirección
de los negocios de una persona ausente, sin haber recibido poderes de ella, y aún sin su
conocimiento, queda obligado a darle cuenta de su administración con derecho a exigir los
gastos legítimos que hubiese hecho. ELEMENTOS:

Para que exista gestión de negocios y no otra figura, es necesario que concurran los
siguientes elementos:

1)- Hacer el negocio de otro: El gestor debe tener la intención o al menos, el conocimiento
de que está realizando un negocio ajeno.

2)- Hacerlo sin su mandato: Es necesario hacer el negocio ajeno sin mandato del dueño,
pues de lo contrario, habrá contrato de mandato y no gestión de negocios.

Dos camioneros son víctimas de un accidente en la ruta. Por indicación de un médico, un


posadero los aloja y cuida realizando además los cuidados necesarios para evitar que la
carga del vehículo se pierda. El dueño del vehículo accidentado y patrón de los chóferes,
está obligado a indemnizar los gastos hechos por aplicación de la teoría de la gestión, aunque
estos sean materiales:

Un ejemplo de gestión aplicada a actos jurídicos.

Un inmueble pertenece a varios copropietarios. Uno de ellos lo administra sin haber


recibido mandato de los demás y celebra contratos, adquiriendo obligaciones con motivo de
esa gestión. Los otros copropietarios podrán resultar obligados por efectos de la gestión, en
los límites de la utilidad de la misma.
La doctrina predominante juzga que algunos efectos se desprenden del hecho de la gestión y
alcanzan o afectan al gestor. Otros en cambio emanan de la Ley y afectan al dueño del
negocio.

OBLIGACIONES DEL GESTOR.

En principio; el gestor está sometido a todas las obligaciones que la ley impone al
mandatario. Son obligaciones del gestor:

a) Continuar y acabar el negocio: Si bien el gestor es libre de ocuparse o no de un negocio


ajeno y por ello su intervención es espontánea, pero una vez que ha comenzado, está
obligado a continuarla y acabar el negocio.

b)- Responder por su culpa: El gestor es responsable de los daños que se produzcan por su
culpa en el ejercicio de la gestión.

c) Rendir cuentas de la gestión: El gestor debe rendir cuentas de su administración al final


de su intervención. y desde luego, no basta con la presentación de las cuentas, sino que es
necesaria su aprobación, sea privada o judicial.

OBLIGACIONES DEL DOMINUS.

a)- Reembolsar los gastos: El dueño tiene la obligación de reembolsar al gestor los gastos
necesarios o útiles con los intereses; siempre que la gestión haya sido útil. Debe pagar pero
no todos los gastos; sino solamente los útiles necesarios.

b)- Cumplir las obligaciones asumidas por el gestor: El dueño del negocio, no sólo
responde por los gastos, sino también debe reembolsar las obligaciones asumidas por el
gestor con los terceros.

VON TUHR, Andreas. Op. cit., p. 323.


PROMESA UNILATERAL

El Código Civil Peruano reconoce y regula la promesa unilateral como fuente extracontractual
de obligaciones, de conformidad con el texto de los artículos 1956 a 1968.

PROMESA UNILATERAL

Para describir y dar algunas referencias, sobre la Promesa Unilateral que está descrita en la
Sección Quinta de Nuestro Código Civil, Art. N° 1956, el cual define de ésta manera:

Articulo 1956º.- Define de manera concisa de la siguiente manera: "Por la promesa


unilateral el promitente queda obligado, por su sola declaración de voluntad, a cumplir una
determinada prestación en favor de otra persona.

-Por la promesa unilateral el promitente queda obligado, por su sola declaración de


voluntad, a cumplir una determinada prestación en favor de otra persona.

Para que el destinatario sea acreedor de la prestación ves necesario su asentimiento expreso
o tácito, el cual opera retroactivamente al momento de la promesa. Concordancia con el
Art. 1388, 1960.

Art. 1959.- Dentro de dicha categoría se puede resaltar la promesa de recompensa pública.-
Aquel que mediante anuncio público promete unilateralmente una prestación a quien se
encuentre en determinada situación o ejecute un determinado acto, queda obligado por su
promesa desde ese momento en que ésta se hace pública.

Art. 1966- la promesa como premio de concurso de concurso.- La promesa de prestación


como premio de un concurso sólo es válida cuando se fije en el anuncio un plazo para la
realización del concurso.

La decisión relativa a la admisión de los concursantes o al otorgamiento del premio a


cualquiera de ellos, corresponde exclusivamente a las personas designadas en la promesa y, a
falta de ésta designación , al promitente , siendo obligatoria en ambos casos la decisión.
Concordantes con el Art. 1967 C.C.
De ahí tenemos al artículo 1962.- Promesa a pluralidad de personas.- La promesa pública sin
plazo de validez determinado, bien sea por no haberlo fijado el promitente o por no resultar
de la naturaleza o finalidad de la promesa, obliga al promitente sólo por un plazo de un año
contando a partir del momento en que se hizo pública.

Concordantes con el Art. 1388 C.C.

De lo mencionado es fuente de las obligaciones la promesa Unilateral el:


Para que el destinatario sea acreedor de la prestación es necesario su asentimiento expreso o
tácito, el cual opera retroactivamente al momento de la promesa."
La obligación por promesa unilateral es aquella que contrae un sujeto mediante su sola
manifestación de voluntad de querer obligarse, la de cumplir con una determinada prestación
de dar o hacer algo, y sin que le obligue la ley. Esta conducta es en favor a otra persona.

La promesa pública de recompensa. Promesa


publica:

Aquel que mediante anuncio público promete unilateralmente una prestación a quien se
encuentre en determinada situación o ejecute un determinado acto, queda obligado por su
promesa desde el momento en que esta se hace pública.

Las promesas públicas, son de carácter vinculante para el promitente. Nuestro código civil
prescribe que la promesa publica para tener un carácter de cumplimiento obligatorio esta
sea objeto de pública divulgación y que se encuentre dirigida a los concursos con premio.

Promesa como premio de concurso: La promesa de prestación como premio de un concurso


solo es válida cuando se fije en el anuncio un plazo para la realización del concurso. La
decisión relativa a la admisión de los concursantes o al otorgamiento del premio a cualquiera
de ellos, corresponde exclusivamente a las personas designadas en la promesa y, a falta de
esta designación, al promitente, siendo obligatoria en ambos casos la decisión.

Con esta tipificación se refiere a aquellas promesas de premio que van indisolublemente
unidas a la concurrencia de varias personas en la ejecución de cualquier actividad lícita
(premio en concurso de canto floral por día de la juventud).

La materialización de dicha actividad, se lograra con la concurrencia o


competencia entre varias personas por conseguir que "su" actividad o "su" resultado sea
considerado idóneo por las personas designadas en la promesa, el promitente o por el jurado
designado por éste.
La participación de las personas, como se da en la realidad, está sujeta a una aceptación de
las bases donde los participantes prestan su conformidad y su sujeción a la misma.
PRESUPUESTOS DE LA RESPONSABILIDAD, son:

1- Daño.

2- Antijuridicidad.

3- Relación de Causalidad entre el daño y el hecho.

4- Factor de imputabilidad o de atribución de la responsabilidad.

1- EL DAÑO. CONCEPTO, ESTIMACION y LIQUIDACIONDEL DAÑO.

El daño consiste en todo perjuicio causado a la otra persona, ya sea en su vida o salud, en
sus derechos o facultades o en sus bienes; comprende tanto la lección moral como la
material.-

El daño es necesario repararlo, porque es el hecho que produce un menoscabo en el


patrimonio y la integridad de una persona.-Algunas de las características del daño son:

1-EI daño debe consistir en la destrucción o deterioro.- 2-EI

daño tiene que ser por culpa o dolo.-

3-el daño debe provenir de un hecho o acto del hombre.-

El obligado a indemnizar el daño que le sea imputable resarcirá todas las consecuencias
inmediatas, las mediatas previsibles, o las normales según el curso natural y ordinario de las
cosas; pero no las casuales, salvo que estas deriven de un delito y debieran resultar según las
miras que el agente tuvo al ejecutar el hecho
CONCLUSIONES

· Los doctrinarios han reconocido tradicionalmente como fuente de obligaciones a los


contratos, el delito, el cuasicontrato, el cuasidelito, y la ley. Empero en la actualidad la
modernización, el avance científico, hace que esta clasificación sea insuficiente, generándose
nuevas condiciones para generar obligaciones:

·Pese que aun en el Derecho Romano se instituyo los contratos, estas siguen siendo la fuente
ideal, principal, madre de las obligaciones, su celebración y ejecución tiene por finalidad
fundamental crear, regular, modificar o extinguir derechos y obligaciones.

Para la celebración de los contratos se actúa bajo el imperio de La manifestación de la libre


voluntad de las partes. Es decir, el contrato como acto jurídico bilateral o multilateral, se
forma a partir de la exteriorización del acuerdo de libre voluntad. Solo así serán de
cumplimiento obligatorio, encarna lo declarado el principio del "Pacta sunt servanda" los
contratos son ley entre las partes, esta deba siempre ser lícita, de cumplimiento obligatorio
y que no sean contrarios a la moral y al orden público.

- En la Gestión de Negocios y la Promesa Unilateral es sustancial la declaración de


voluntad, de querer libremente obligarse, de cumplir con una determinada
prestación de dar, hacer o no hacer algo. Esta conducta es en favor de otra persona.
- En el Enriquecimiento Sin Causa y la Responsabilidad Extracontractual como fuente
de las obligaciones existe la necesidad de resarcir los daños y perjuicios que se
generan.
-
BIBLIOGRAFÍA

FERRERO COSTA, Raúl : Curso de Derecho de Obligaciones


Tercera Edición Edit. Jurídica Grijley 2004
PALACIO PIMENTEL, Gustavo : Manual de Derecho Civil, Edit.
Universo 1975
ENCICLOPEDIA CONCISA SOPENA : Tomo II. Editorial Ramón Sopena,
S.A. Provenza Barcelona 1995
ESCOBAR CORDOBA, Federico : Adam Smith y el Derecho. Edit. Cali
Universidad ICESI, 2004
MICIELI, Laura Liliana : Articulo: La Definición De La
Obligación Del Jurisconsulto Paulo: Evolución Y Vigencia En El Derecho Civil Argentino.
Docente de la Universidad Nacional de La Rioja
POTHIER, Robert Joseph : Tratado De Las Obligaciones,
Publicación Aportada por El Tribunal Superior De Justicia Del Distrito Federal
México 2003
LASARTE ÁLVAREZ, Carlos : Principios de Derecho Civil Edit.
1992 España
TORRES VÁSQUEZ, Aníbal : Acto Jurídico, 2da Edic.Editorial
IDEMSA Lima 2001
SCHREIBER PEZET, Arias : Exégesis Contratos Parte General 2da.
Edic. 1987