Está en la página 1de 12

EN TORNO A LOS CONCEPTOS DE ENTE EN

POTENCIA Y ENTE EN ACTO EN TOMÁS DE AQUINO Y


EN FRANCISCO SUÁREZ
Regarding the Concepts of Being in Potency and Being in Act in
Thomas Aquinas

Oscar Edmundo Yangali Núñez*

Recepción: 21-04-18
Aceptación: 07-05-18

RESUMEN

En el presente trabajo pretendo exponer los pareceres de Tomás de Aquino y de Francisco


Suárez sobre lo que distingue al ente en potencia del ente en acto, con el fin de establecer una
comparación entre ambos autores y señalar por qué y con qué fin ha cambiado esta concepción
entre los mismos. Primero, examino cuál es el principio de individuación de los entes en general,
y la diferencia inicial que hallamos entre estos dos pensadores sobre la relación forma y materia.
Segundo, evalúo en qué consiste lo que es el fundamento de nuestro conocimiento y la noción de
semejanza. Y, finalmente, desarrollo en qué ha cambiado el entendimiento de lo real e individual
en este tránsito escolástico a favor de la constitución de lo que es esencialmente un individuo.

PALABRAS CLAVE
Individuo, conocimiento, realidad, potencia, acto

ABSTRACT

In the present work I intend to expose the views of Thomas Aquinas and Francisco Suárez on
what distinguishes the potential entity from the entity in act. I establish a comparison between
the two authors and in order to indicate why and to what purpose this conception has changed
between them. First, I examine the principle of individuation of entities in general and the initial
difference that we find between both thinkers on the relationship between form and matter. Second,
I evaluate what constitutes the foundation of our knowledge and the notion of similarity. And
finally I lay out the changes in the understanding of the real and the individual in this scholastic
transit in favor of the constitution of what is essentially an individual.

KEY WORDS
Individual, knowledge, reality, potentiality, act

1 Asistente de docencia en la Pontificia Universidad Católica del Perú y docente en el Seminario Mayor
Diocesano San José de Lurín: oscar.yangali87@gmail.com

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 11


PHAINOMENON

INTRODUCCIÓN que las formas subsisten en las materias


y por tanto no son inteligibles en acto, es
Sabido es que muchas han sido menester que nuestro intelecto agente
las comparaciones que suelen hacerse abstraiga las formas de la materia de los
entre Tomás de Aquino y Francisco seres naturales (De Aquino, 2009, pp. 724-
Suárez para explicar en qué consiste el 725). Y es que es así como se entiende
pensamiento, sobre todo, de éste último que nuestro conocimiento empieza por
y sobre si puede ser considerado un lo que los sentidos nos informan sobre
seguidor del tomismo o no. En el presente los singulares, de manera que sea posible
trabajo pretendo asumir este ejercicio para nuestro intelecto abstraer la forma
comparativo con el fin de exponer las de los mismos. Sin embargo, cabe resaltar
aparentes semejanzas que existen entre que no se admite la existencia de formas
ambos pensadores con el fin de dilucidar separadas sino de formas individuales
una de las principales diferencias, la en relación con las cosas mismas. Y,
cual consiste fundamentalmente en siguiendo aquello, Suárez no se distingue
la concepción sobre el principio de de lo dicho hasta aquí por Santo Tomás, ya
individuación de las creaturas en relación que admite que “hay que decir que todas
con el conocimiento directo del singular. las cosas que son entes actuales o que
Esta diferencia fundamental entre ambos existen o pueden existir inmediatamente,
pensadores estriba en su diferente son singulares e individuales. Digo
concepción sobre los conceptos de ente inmediatamente para excluir las razones
en potencia y de ente en acto. De este comunes de entes que, como tales, no
modo, pretendo desarrollar las razones de pueden existir inmediatamente” (Suárez,
base de por qué dicha diferencia y cuál es 1960a, p. 566), de modo que queda claro
su repercusión para una nueva manera de que no se admite la existencia de formas
entender al individuo en pro de su realidad independientes de las existentes en los
particular acorde con Suárez. seres singulares.

1. Los entes singulares y su principio Ahora bien, si bien es cierto que


de individuación tanto Santo Tomás como Suárez se
muestran aristotélicos en torno a nuestro
Para comenzar, hay que decir que conocimiento a partir de las cosas
tanto Santo Tomás como Suárez aseveran singulares, hay que examinar si en verdad
la existencia de entes singulares, los no encontramos diferencias en torno
cuales constituirán el primer paso de a lo que constituye el ser de dichas
todo conocimiento posterior. Esto, pues cosas singulares. Y es que es aquí donde
se rechaza cualquier entidad separada hallamos una diferencia fundamental
al modo como, por ejemplo, entendió acerca de lo que significa ser un ente
Platón las ideas. Dice Santo Tomás: individual en cuanto tal para Santo Tomás
“Platón sostenía que las formas de los y para Suárez. Santo Tomás considera
seres naturales subsisten sin materia, y, que lo que es principio de individuación
consecuentemente, son inteligibles en de las substancias naturales es la materia
cuanto tales, puesto que una cosa es (De Aquino, 2011a, p. 273), ya que, como
inteligible en acto por el simple hecho de sabemos, la forma corresponde a lo que
ser inmaterial” (De Aquino, 2009, p. 724). A es esencial y común de todas las cosas
lo que añade luego que, como Aristóteles singulares de una misma especie, de
no considera esta posición plausible, ya modo tal que la materia individualiza

12 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018


En Torno a los conceptos de ente en potencia y ente en acto en
Tomás De Aquino y en Francisco Suárez Oscar Edmundo Yangali Núñez

dicha forma para constituir los entes la que básicamente diferencia al individuo:
individuales. Por ello, la abstracción “la forma da el ser a la materia, y por esto
de la forma substancial consiste en la es imposible que la materia sea sin alguna
abstracción de la forma de la materia forma; sin embargo, no es imposible
individual, de manera que, por ejemplo: que sea alguna forma sin la materia”
“El entendimiento abstrae la forma de (De Aquino, 2011a, p. 284). Por otro
círculo de toda materia sensible” (De lado, la opinión del segundo es distinta:
Aquino, 2009, p. 395). Así, abstraeríamos “pues la materia y la forma, tomadas
cualquier forma común en relación con los absolutamente son principios físicos de
entes singulares de una misma especie, la especie de la sustancia compuesta y
y, por lo mismo, ello significa que lo que de su especificación; luego esta materia y
constituye el principio de individuación esta forma serán los principios físicos del
o reconocimiento en cuanto tal de su individuo y de su individuación” (Suárez,
individualidad consiste en su materia, 1960a, p. 659). De modo que no es la sola
mas no en su forma. No obstante, materia la que diferencia al individuo sino
Suárez difiere de esta concepción, ya que tanto su propia forma cuanto su propia
considera que “toda sustancia singular materia, esto es, su misma diferencia
[por sí misma o por su entidad es singular] individual.
y que no necesita ningún otro principio
de individuación fuera de su entidad, Así, vemos que no es posible señalar
o fuera de los principios intrínsecos de que ambos escolásticos postulen la misma
que consta su entidad” (Suárez, 1960a, tesis en torno al principio de individuación
pp. 644-645). Y es que, para Suárez, la de los entes singulares. De hecho, no sólo
forma no puede ser una cosa aparte de será esta una diferencia superficial sobre
la materia porque ello implicaría que un postulado, ya que veremos que esta
existen dos cosas de naturaleza distinta diferencia será fundamental precisamente
en una sola cosa individual que debería porque implicará una nueva concepción
poseer una sola naturaleza. De modo del ente individual por parte de Suárez
que la forma individual sólo añade a la con relación a los planteamientos de
noción de naturaleza común algo de Santo Tomás.
razón “Porque no niega esta opinión
que en aquella entidad individual pueda 2. Fundamento del conocimiento en
distinguirse con la razón la naturaleza Santo Tomás y en Suárez
común de la entidad singular, y que de
este modo el individuo añada sobre la En esta parte cabe desarrollar cómo
especie algo conceptualmente distinto” es entendida ya no sólo la constitución
(Suárez, 1960a, p. 645), lo cual, con orden del ente en cuanto tal sino cómo es
a la tradición escolástica se denomina posible acercarnos a su conocimiento a
diferencia individual, pero no otra cosa. partir de aquella diferencia fundamental
en torno al principio de individuación
Hay, por tanto, una diferencia de los entes singulares. Ante todo, hay
fundamental acerca del principio de que resaltar el parecer de Santo Tomás
individuación para Santo Tomás y para para quien el conocimiento se realiza a
Suárez. El primero considera que la partir de los entes singulares, aunque
forma no puede serlo ya que la forma este conocimiento o abstracción se
determina a la materia en orden a la produzca conforme con el intelecto, el
especificación, de modo que es la materia cual aprehende la forma del ente singular

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 13


PHAINOMENON

bajo un proceso de desmaterialización de la o representa por medio del concepto


forma substancial. Es decir, no se abstrae formal” (Suárez, 1960a, p. 361). De manera
la forma sino porque el intelecto es capaz que a todo ente de la realidad nuestro
de representar una forma conceptual en concepto formal lo aprehende por medio
virtud de la semejanza hallada entre los de un acto de entender y, posteriormente,
entes de una misma especie. Dice Santo representamos nuestro concepto objetivo
Tomás: “le corresponde [al intelecto] de dicho ente para producir nuestra
como propio el conocimiento de la ciencia. Ésta, por supuesto, da origen a
forma presente en la materia corporal nuestra división de las cosas en géneros
individual, si bien no tal como está en y especies. Sin embargo, hay que notar
la materia” (De Aquino, 2009, p. 774), lo siguiente: “La diferencia, por lo tanto,
y es que es un menester de nuestro entre el concepto formal y objetivo está
intelecto el aprehender la forma por medio en que el formal es siempre algo [res]
de un proceso de desmaterialización verdadero y positivo, (…); por el contrario,
el cual consiste en conocer la forma el concepto objetivo no es siempre una
como inteligible a partir de las imágenes verdadera cosa [res] positiva” (Suárez,
sensibles que los entes nos muestran. Por 1960a, p. 361).
eso: “nuestro entendimiento conoce las
realidades materiales abstrayendo de las ¿Por qué subrayar esta diferencia
imágenes. Y por medio de las realidades entre los conceptos formales y conceptos
materiales así entendidas, llegamos al objetivos para Suárez? ¿Qué tiene de
conocimiento de las inmateriales” (De relevante para la diferencia fundamental
Aquino, 2009, p. 774). que buscamos con base en el conocimiento
que se esboza en comparación con la de
No parece ser esta la teoría del Santo Tomás? Respondo que el empleo
conocimiento que esboza Suárez, ya que por parte de Suárez de aquella distinción
éste asevera, de acuerdo con la distinción entre los conceptos tiene que ver con
escolástica de concepto formal y concepto una cierta inversión del orden tomista en
objetivo, que nuestro conocimiento puede que conocemos por medio de nuestro
ser dividido en estas dos etapas: “Se intelecto a los entes singulares. Es decir,
llama concepto formal al acto mismo que según Suárez nuestros conceptos
o, lo que es igual, al verbo con que el formales se condicen con la existencia
entendimiento concibe una cosa o una de los entes singulares, de manera que
razón común” (Suárez, 1960a, p. 361). hablamos de un concepto que en cuanto tal
Este concepto formal no es otra cosa se da únicamente sobre un ente singular, el
que el acto de entender que le muestra cual es verdadero y positivo, y no así sobre
a nuestro intelecto la forma aprehendida una noción universal: “el concepto formal
de la realidad, ya que justamente indica es siempre algo singular e individual, por
la intencionalidad 1 que tiene nuestro ser algo producido por el entendimiento
intelecto con relación a las cosas del e inherente a él” (Suárez, 1960a, p. 361).
mundo; así, de otro lado: “Llamamos Mientras que los conceptos objetivos sí
concepto objetivo a la cosa o razón que, pueden darse acerca de la reproducción
propia e inmediatamente, se conoce de un ente singular como también de una

1 Intentio, para la escolástica, refiere tanto a la intencionalidad o ese “apuntar hacia afuera” como a la
intensión, es decir, al significado o razón que subyace a una cosa la cual puede ser aprehendida y
objetivada en el pensamiento. De modo que la intencionalidad escolástica es un tender hacia una
intensión o razón esencial externa a nosotros y, por tanto, previa a nuestros conceptos. Por ello, Suárez
llamará intención entendida o razón objetiva al concepto objetivo (Suárez, 1960a, p. 361).

14 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018


En Torno a los conceptos de ente en potencia y ente en acto en
Tomás De Aquino y en Francisco Suárez Oscar Edmundo Yangali Núñez

noción universal: “empero, el concepto inteligible no son sino una semejanza


objetivo a veces puede ser efectivamente con relación a las cosas conocidas (De
una cosa singular e individual, (…) pero Aquino, 2007, pp. 171-172). Así, Santo
muchas veces es una cosa universal o Tomás señala que nuestro conocimiento
confusa y común” (Suárez, 1960a, p. de las cosas singulares no se realiza
361). De ahí que pueda haber conceptos en virtud de ellas mismas en cuanto
objetivos sobre entes de razón, pero singulares, sino en la medida que nuestro
nunca conceptos formales de los mismos, intelecto logra aprehender una especie
ya que carecen de ser real positivo y, por inteligible capaz de referir a estas cosas
tanto, verdaderamente inteligible. singulares. En otras palabras, no hay un
conocimiento propiamente hablando de
Esta es una diferencia fundamental los entes singulares para Santo Tomás, si
en lo que concierne al orden del no es como un conocimiento derivado y
conocimiento para nuestros autores, ya posterior al de la especie inteligible.
que aparentemente no se distinguen en
lo que refiere a un conocimiento esencial Suárez aparentemente no piensa
de las cosas. No obstante, esta diferencia diferente de lo esbozado por Santo Tomás,
en el orden de nuestra aprehensión sin embargo, si prestamos atención a
tendrá consecuencias en torno a lo que lo que señala sobre lo que constituye
se concibe como el fundamento real formalmente a un individuo nos daremos
de nuestro conocimiento: para Santo cuenta que su discrepancia es ostensible:
Tomás es la esencia tomada como la sola
forma, para Suárez será la esencia tomada (…) aunque cada individuo sea en
como el compuesto, la esencia tomada la realidad formalmente uno, sin
individualmente. intervención de la consideración
de la mente, sin embargo, muchos
¿Cómo así es que ha ocurrido este individuos de quienes afirmamos
tránsito entre las concepciones de estos ser de la misma naturaleza, no
autores? Pues bien, hay que señalar que, son algo uno con verdadera
efectivamente, la teoría del conocimiento unidad que exista en las cosas,
de Santo Tomás considera que la forma a no ser sólo fundamentalmente
debe ser aprehendida para obtener o mediante el entendimiento.
nuestro conocimiento. Esto, porque Santo (…) porque ninguna unidad que
Tomás, en el fondo, si bien considera exista en la realidad es común, según
que la forma en cuanto tal es una forma demostramos, sino que en las cosas
individualizada por la materia en un ente singulares hay cierta semejanza
singular, presupone una misma forma en sus unidades formales, en la
en ellos que pueda ser abstraída de las cual se funda la comunidad que el
cosas. En efecto, toda la abstracción que entendimiento puede atribuir a tal
comienza con la intención o término de naturaleza en cuanto concebida
nuestra operación intelectual, gracias al por él, y esta semejanza no es
sentido y la imaginación, logra convertir propiamente unidad, porque
dicha imagen abstrayendo de ella la no expresa la indivisión de las
forma de sus condiciones materiales para entidades en que se funda, sino
obtener la especie inteligible que pone sólo la conveniencia o relación, o
al intelecto en acto, de modo que tanto la coexistencia de ambas. (Suárez,
esta imagen o intención como la especie 1960a, pp. 704-705)

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 15


PHAINOMENON

De manera que, para Suárez, la forma tienen una sola e idéntica unidad
individual de un ente no es la misma con formal, una sola –decimos– no sólo
relación a la de otro ente de la misma en la mente, sino en la realidad
especie, sino que cada ente singular misma; o sea, que la naturaleza, tal
posee su propia forma individual y esta como existe realmente en muchos
forma individual sólo guarda una relación individuos, tiene una unidad formal
de semejanza con otra. De este modo, única. Otros [los tomistas] juzgan,
el fundamento real del conocimiento a su vez, que la naturaleza tiene
esencial para Suárez no consiste en en cada individuo una unidad
una esencia común que anteceda a la formal racionalmente distinta
elaborada por nuestro intelecto, a no ser de la numérica, pero que ésta se
en una cierta semejanza entre las unidades multiplica en los individuos con
formales la cual será tomada como una las unidades individuales, y que
razón formal que no es real en sí misma, no se trata, por lo tanto, de unidad
sino que tan sólo sirve de fundamento alguna que sea idéntica en muchos
real. Cierto es que para Santo Tomás individuos, según verdadera
es importante la consideración de la unidad real, sino sólo según cierta
semejanza que hay entre las cosas con el conveniencia o semejanza (Suárez,
fin de concebir nuestros conceptos, pues 1960a, pp. 698-699).
de la naturaleza entendida proviene la
noción de universal en cuanto se compara Sin embargo, queda claro por lo dicho
a las cosas que están fuera de nuestra anteriormente, que Suárez no hace la mejor
mente al ser una semejanza de todas descripción de sí mismo al considerarse
ellas (De Aquino, 2011a, p. 281). Por ello tomista, ya que el fundamento real de
Suárez, al comparar las doctrinas de Santo nuestro conocimiento para él no será
Tomás y de Escoto, se considera tomista la semejanza entendida de igual modo
en este punto: a como la entiende Santo Tomás. Para
éste, la semejanza es un vehículo para
Los autores citados se diferencian, llegar al conocimiento de la forma, la cual
empero, en el modo de explicar constituye al ente en acto y le permite
esta unidad formal; y la diferencia ser reconocible como de una misma
parece centrarse preferentemente especie con relación a otros, aunque no
en dos puntos: primero, en que como un individuo en sí, de modo que
Escoto cree que esta unidad nuestros universales constituyen para
formal, o la naturaleza misma en Santo Tomás el verdadero conocimiento
cuanto es formalmente una, es en cuanto tal. Mientras que, para Suárez,
distinta formal y realmente de la la semejanza es lo único que antecede a
unidad o diferencia individual. En nuestro intelecto, de modo que nuestros
cambio, otros [los tomistas] creen universales obtendrán su unidad de razón
que sólo se distingue por razón; y en nuestro concepto y no existirá unidad
la sentencia de éstos nos parece real anterior a los entes individuales.
más admisible, (…). Segundo,
en que Escoto no cree que esta 3. La noción de esencia real
unidad formal, (…) se multiplique
numéricamente en los mismos Ahora bien, hay que explicar cuál es el
individuos, sino que todos los fundamento real de todo nuestro conocer
individuos de la misma naturaleza de acuerdo con Santo Tomás y con Suárez,

16 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018


En Torno a los conceptos de ente en potencia y ente en acto en
Tomás De Aquino y en Francisco Suárez Oscar Edmundo Yangali Núñez

de manera que sea posible ultimar nuestro Así, esencia real para Suárez no es
análisis en torno a la diferencia de sus cualquier cosa que pudiéramos imaginar,
concepciones sobre el ente como tal. Y es sino, en primer lugar, aquello que no
que esta diferencia fundamental descansa alberga intrínsecamente contradicción
en la concepción del ente en potencia y del en el ser. De modo que la esencia real
ente en acto, ya que para Santo Tomás la es, ante todo, inteligible. Luego, también
distinción real entre esencia y existencia cabe considerar a la esencia real lo que
le impide explicar qué es ese ‘ente en hallamos en la realidad en virtud de sus
potencia’ que es anterior a lo que existe operaciones, así como todo aquello que
con excepción de una mera razón común Dios mismo puede crear. De ahí que
o causa ejemplar. Suárez, en cambio, se también nuestros conceptos objetivos no
tomará el trabajo de explicar qué es ese sean sino representaciones válidas en la
‘ente en potencia’ con relación al ‘ente en medida que sean correlativos a conceptos
acto’, desarrollando una nueva concepción formales, ya que los conceptos objetivos
de lo que significa la esencia en cuanto tal. fundados en la realidad serían aquellos
que se fundan en la no contradicción
Para ello, es necesario examinar cuál hallada entre entes bajo una semejanza
es el concepto de realidad, o de lo que o razón formal (Suárez, 1960a, p. 708).
se predica como real, en ambos autores.
Y es que a primera vista parece que no Hasta aquí, no parece que hubiera
hubiera diferencia porque Suárez hereda divergencia entre Santo Tomás y Suárez,
esta clasificación de la esencia real de la ya que esencia real es básicamente
tradición escolástica: todo aquello que es o que puede ser. De
hecho, García López señala que ya en la
En qué consiste que una esencia sea metafísica tomista “lo real” se predica con
real, podemos explicarlo mediante analogía de atribución extrínseca, porque
una negación o una afirmación. se puede predicar tanto de aquellas cosas
Según el primer modo, esencia que existen como de las que no siempre
real decimos que es la que en sí no y cuando puedan existir, de las primeras
envuelve contradicción alguna, ni con propiedad, no así empero de las
es mera ficción del entendimiento. segundas (2001, pp. 71-72). No hay, por
En cambio, de acuerdo con el tanto, distinción en cuanto al uso de lo
segundo modo, puede explicarse: que significa real para ambos autores,
primero, a posteriori, por el hecho de hasta que topamos con las siguientes
ser principio o raíz de operaciones palabras de Suárez:
o efectos reales, sea en el género
de la causa eficiente, de la formal o De donde se comprende, finalmente,
de la material; (…). Segundo, puede que el ente, considerado con precisión, en
explicarse a priori por la causa cuanto significado con valor de nombre,
extrínseca (aunque esto no sea puede dividirse con propiedad en ser en
verdad de la esencia en absoluto, acto y en ser en potencia, y que ser en
sino de la esencia creada), y en acto es lo mismo que ente significado
este sentido, decimos que es real por dicha palabra considerada como
la esencia que puede ser producida participio, y que ambas cosas significan la
realmente por Dios y constituirse razón de ser, ya precisa, ya determinada a
como ser de un ente actual (Suárez, la existencia actual, (…); el ser en potencia
1960a, p. 419). expresa también un ente real, en cuanto a

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 17


PHAINOMENON

la esencia real, contracto y determinado 21). De manera que ahora sí queda claro
no por algo positivo, sino por la privación cuál es el propósito de la sutil distinción
de existencia actual (1960a, p. 423). de Suárez con relación a Santo Tomás, a
saber: señalar que todo ente en potencia
Aquí notamos algo interesante con se constituye como real por sí mismo
relación a Suárez, a saber, la subsunción tanto antes de existir como después. Por
de lo que se considera el ente como eso dijimos arriba que todo lo que existe y
participio, o sea el ente en acto, al ente puede existir inmediatamente para Suárez es
como nombre, es decir, a la esencia real, singular. Dios no hace diferencia alguna en
la cual puede ser tomada tanto como su ser real en cuanto a la individuación del
ente en potencia cuanto como ente en ente, ora en potencia ora en acto, ya que
acto. De manera que, con estas palabras, no hay ninguna esencia real que anteceda
Suárez sí modifica el esquema tradicional a la esencia del individuo mismo. Así, no
escolástico de ente como nombre y ente como es sólo que Dios crea ex nihilo, sino que
participio porque le atribuye un ser real al todo lo que crea posee su misma esencia
ente en potencia, probablemente porque primero en potencia y luego, al ser creado,
éste cumple ya con la primera condición su misma esencia en acto. Por lo tanto, la
arriba mencionada, a saber, la de la no razón de fondo de por qué Suárez asevera
contradicción e inteligibilidad. la realidad de los entes en potencia no es
porque considere existentes a los entes
Esto no significa que Suárez considere antes de existir, cayendo en patente
que una esencia antes de ser creada contradicción, sino porque considera
por Dios exista realmente en el mismo que lo real fundamental de todo ente en
sentido que como existente extra-mental. cuanto tal es lo mismo antes y después
Suárez tiene bien en claro que el ente en de ser creado dicho ente individual. En
cuanto está en potencia, se distingue de otras palabras, no hay esencia común real
la existencia actual como el no ente del previa a las esencias individuales. Y “es en
ente (1963, p. 21). Toda esencia que no esto precisamente en lo que se distinguen
ha sido creada por Dios no posee por sí las esencias de las criaturas de las cosas
ningún verdadero ser real, y en tal sentido, ficticias e imposibles, como la quimera,
prescindiendo del ser de la existencia, y éste es el sentido en el que se dice
la esencia no es ninguna realidad, sino que las criaturas poseen esencias reales,
absolutamente nada (Suárez, 1963, p. aunque no existan” (Suárez, 1963, p. 23).
21). En definitiva, Suárez no considera real Es decir, en que toda esencia creada posee
en cuanto existente a ninguna cosa, con su propia esencia individual tanto para
excepción de Dios, que no haya sido creada Dios como para sí misma: “se dice que las
ya por Él. ¿Cuál es, entonces la importancia poseen no de modo actual, sino potencial,
de hacer explícita mención de que los entes no en virtud de su potencia intrínseca, sino
en potencia y no sólo los entes en acto de la potencia extrínseca del Creador”
son seres reales? Pues bien, Suárez mismo (Suárez, 1963, p. 23).
muestra esa respuesta: “Juzgo que esta
sentencia así explicada es absolutamente Ahora bien ¿cuál es la razón de fondo
verdadera. Su fundamento consiste que permite a Suárez desarrollar esta
brevemente en que una cosa no puede diferencia entre el ente en potencia y
estar constituida intrínseca y formalmente el ente acto concluyendo que ambos
en la razón de ente real y actual por otra sean reales? Pues bien, sigo aquí el
cosa distinta de ella misma” (1963, p. parecer de García López, quien señala

18 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018


En Torno a los conceptos de ente en potencia y ente en acto en
Tomás De Aquino y en Francisco Suárez Oscar Edmundo Yangali Núñez

que el fundamento de esta diferencia 432), y dice, además: “la materia no es


entre Santo Tomás y Suárez radica en su de tal modo pura potencia que no sea
noción de potencia (1976, pp. 113-115). algún acto entitativo relativo” (Suárez,
Y es que Suárez guarda una diferencia 1960b, p. 433). Prieto López señala por
fundamental con Santo Tomás en relación eso: “Según Suárez, que en este aspecto
con la concepción de la potencia como un se muestra fiel discípulo de Escoto, la
cierto acto. Santo Tomás no considera a la materia prima no es pura potencia, sino
potencia como un acto, pues considera algo que posee una actualidad propia,
únicamente la distinción entre potencia que, aunque inferior a la que aporta la
y acto como principios del cambio o forma, sin embargo, es suficiente para
movimiento. Así, la potencia se relaciona que el entendimiento pueda acceder a
con el acto como la materia con la ella” (2013, p. 114). Esto explica que,
forma; por ello: “por la forma, que es para Suárez, y no para Santo Tomás, la
acto de la materia, la materia se hace distinción entre esencia y existencia sea
ente en acto y esta determinada cosa” sólo de razón, ya que no se trata de dos
(De Aquino, 2011a, p. 271). Para Santo realidades sino de una misma realidad
Tomás, la potencia carece por completo que primero no existe y luego existe,
de actualidad, por eso la materia se es decir, primero es ente en potencia y
concibe como pura potencialidad. Así, la luego ente en acto (Suárez, 1963, p. 62).
definición de los entes en potencia según Copleston decía que: “(…) tomistas y
Santo Tomás es: suarecianos convienen, indudablemente,
en el carácter contingente de la criatura.
(…) el ente en potencia es algo En lo que difieren es en el análisis de
intermedio entre el puro no ente lo que quiere decir ser contingente”
y el ente en acto. Luego, las cosas (2004, pp. 350-351), faltándole explicar,
que se hacen naturalmente, no considerando que dicho ser contingente
se hacen del no-ente en sentido no deja de ser real tanto antes como
absoluto, sino del ente en potencia. después de pasar a la existencia. Y es
Por ello no es necesario que que Copleston está comparando a
preexistan en acto las cosas que ambos pensadores dando por sentada
se hacen, (…), sino solamente en su congruencia más una cuestión de fe, a
potencia (De Aquino, 2011b, p. 97). saber, que las creaturas son contingentes
y no necesarias como Dios, de modo que
Para Suárez, ese “intermedio entre el está descuidando el desarrollo metafísico
puro no ente y el ente en acto” no es que soporta la definición del ente real
sino ininteligible, puesto que no se dice como esencia individual según Suárez.
realmente qué es. Suárez reconoce que De ahí que, por ejemplo “Pedro, no sólo
lo que es posible debe gozar de alguna es uno numéricamente, sino que también
actualidad y, por tanto, realidad con es uno esencialmente; y ambas unidades
relación al poder de Dios, ya que, en las posee en la realidad misma y no en
caso contrario, sería algo simplemente virtud de la operación de nuestra mente”
imposible. A diferencia de Santo Tomás, (Suárez, 1960a, p. 703). Una explicación
señala que “la materia no se llama insuficiente y parecida a la anterior
pura potencia respecto de todo acto la advertimos en Mas Herrera, ya que
metafísico, es decir, porque no incluya menciona que: “El litigio entre tomismo
ningún acto metafísico; pues esto no y suarecismo al respecto de la distinción
puede ser verdad” (Suárez, 1960b, p. ya real o ya de razón ent[r]e la esencia

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 19


PHAINOMENON

y la existencia, descansa, como se ve, De Anima. (De Aquino, 2009, pp.


sobre posiciones metafísicas anteriores, 786-787).
referentes a la naturaleza del ser” (1999,
p. 121). Sin embargo, incluso habiendo Una epistemología inversa a la de
reconocido ahí mismo que la esencia Santo Tomás nos la muestra Suárez, ya
debe ser entendida en acto ya dentro de que para éste el conocimiento del singular
un orden real, no desarrolla qué significa es directo:
que una esencia sea considerada real ni
qué implicancias tiene esto. De donde se (…) puede abstraerse una
hace importante señalar que la distinción naturaleza común por la pura
de razón entre la esencia y la existencia precisión de esa naturaleza
o esencia posible y esencia en acto, para respecto de uno solo de sus
Suárez, se da precisamente porque la inferiores sin comparación alguna,
esencia real es aquella que se constituye, (…) por ejemplo, cuando de solo
sobre todo, individualmente como tal. Pedro prescindo simplemente las
propiedades individuales y me
En conclusión, la distinción entre detengo en la consideración de
ente en potencia y ente en acto nos hace la naturaleza humana. (Suárez,
ver la divergencia fundamental entre Santo 1960a, p. 762)
Tomás y Suárez, a saber, la consideración
en torno al principio de individuación del Y ya posteriormente:
ente. Por ello, la afirmación suareciana del
conocimiento directo del singular, algo (…) puede abstraerse una
que para Santo Tomás sería impensable, naturaleza común por comparación
ya que todo conocimiento propiamente de los singulares o inferiores entre
sería del universal: sí, como cuando al comparar a
Pedro con Pablo, conozco que
Nuestro entendimiento no puede son semejantes en la naturaleza
conocer primaria y directamente humana. Mas esta comparación
lo singular de las cosas materiales. supone la precisión anterior,
El porqué de esto radica en que porque supone que de ambos
el principio de singularización singulares se conoce que son
en las cosas materiales es la de esa naturaleza, suponiendo,
materia individual, y nuestro por lo mismo, el concepto de
entendimiento, tal como dijimos tal naturaleza en cuanto se la
(q. 85 a. 1), conoce abstrayendo prescinde de cada uno de los
la especie inteligible de la materia individuos. (Suárez, 1960a, p. 762)
individual. (…) Indirectamente, y
como por cierta reflexión, puede Así, esencia real es fundamentalmente,
conocer lo singular, porque, como para Suárez, el ente individual y no tan
se dijo (q. 84 a. 7), incluso después sólo una forma o naturaleza común
de haber abstraído las especies en cierto modo independiente de los
inteligibles, no puede entender en mismos entes singulares que existen o
acto por ellas a no ser volviendo a pueden existir, aunque es cierto que no
las representaciones imaginarias por eso Suárez no reconozca valor real a
en las que entiende las especies nuestro conocimiento de los universales.
inteligibles, como se dice en III De ahí que Iturrioz haya dicho: “Suárez,

20 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018


En Torno a los conceptos de ente en potencia y ente en acto en
Tomás De Aquino y en Francisco Suárez Oscar Edmundo Yangali Núñez

como Ockham, admite que es posible el mismo individual y no a través de


conocer directamente el singular. Pero alguna otra cosa que no sea dicho ente
(…), admite el conocimiento del universal individual, ya que su actualidad esencial
y reconoce a éste valor objetivo con la con relación a nuestro entendimiento
misma objetividad y con el mismo realismo la constituye él mismo. Me gustaría
que Santo Tomás y que todos los tomistas” nos preguntáramos: ¿qué podríamos
(I1949, p. 263). Sin embargo, hay que aprender del tratamiento de Suárez en
señalar que para Suárez el conocimiento relación con la concepción de Santo
directo es del singular e indirecto el del Tomás? Quizá habría que contestar con
universal, de modo que no puede ser que, para Suárez, se profundiza todavía
catalogado como tomista por más que sea más en una constitución subjetiva del
un realista metafísico. Por ello, Larrainzar ente en cuanto tal en cuanto a una
señala sobre la epistemología de Suárez aproximación más cercana de la realidad
que: “se comprende que su gnoseología del individuo en su dimensión integral, tal
esté orientada a justificar una intelección y como hizo en su momento Santo Tomás
directa de objetos singulares y concretos, con relación a los pensadores anteriores.
o la realidad de un conocimiento universal
que comienza siempre en esas especies REFERENCIAS
inteligibles de los singulares” (1977, pp.
107-108), puesto que nuestras razones COPLESTON, F. (2004) Historia de la
primeras las cuales podemos abstraer filosofía, Vol. III, De Ockham a Suárez,
inmediatamente son siempre esencias Editorial Ariel, S. A., Barcelona.
individuales. Esto, de acuerdo con lo
desarrollado, se debe principalmente al DE AQUINO, T. (2011a) El ente y la
principio de individuación considerado por esencia, EUNSA, Pamplona.
ambos autores, lo que es una diferencia
fundamental debido a que el conocimiento DE AQUINO, T. (2011b) Comentario a la
conceptual objetivo según Suárez es Física de Aristóteles, Pamplona.
producido en nosotros con fundamento
en la realidad, pero no es una abstracción DE AQUINO, S. T. (2009) Suma
entendida como la desmaterialización de Teología, Biblioteca de Autores
tomista de una forma común. Más bien, Cristianos, Madrid.
es un entender u objetivar en el concepto
la semejanza entre las diversas unidades DE AQUINO, S. T. (2007) Suma contra
formales de la realidad; en caso contrario, los gentiles, Biblioteca de Autores
no habría por qué Suárez postulase un Cristianos, Madrid.
conocimiento directo del singular.
GARCÍA LÓPEZ, J. (1976) Estudios de
Ya que para Santo Tomás la materia es metafísica tomista, EUNSA, Pamplona.
la que individualiza a la forma es preciso
desmaterializar al ente para obtener GARCÍA LÓPEZ, J. (2001) Metafísica
de él lo que constituye su propio acto. tomista, EUNSA, Pamplona.
Mientras que, para Suárez, ya que el
principio de individuación lo constituye ITURRIOZ, J. (1949) Estudios sobre
el mismo ente individual, es preciso la Metafísica de Francisco Suárez, S. I.,
señalar que el verdadero conocimiento Colegio Máximo de S. I. de Oña,
es constituido por la experiencia con Madrid.

Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018 21


PHAINOMENON

LARRAINZAR, C. (1977) Una introducción Zanón, 7 vol., Biblioteca Hispánica de


a Francisco Suárez, EUNSA, S. A., Filosofía, Editorial Gredos, Madrid.
Pamplona. Volumen I.

MAS HERRERA, O. (1999) “La Esencia y SUÁREZ, F. (1960b) Disputaciones


la Existencia: Santo Tomás y Francisco Metafísicas, Edición y traducción de
Suárez”, en: Revista de Filosofía de la Sergio Rábade Romeo, Salvador
Universidad de Costa Rica, N° 91, Vol. Caballero Sánchez y Antonio Puigcerver
XXXVII, San José. Zanón, 7 vol., Biblioteca Hispánica de
Filosofía, Editorial Gredos, Madrid.
PRIETO LÓPEZ, L. (2013) Suárez y Volumen II.
el destino de la metafísica, De Avicena
a Heidegger, Biblioteca de Autores SUÁREZ, F. (1963) Disputaciones
Cristianos, Madrid. Metafísicas, Edición y traducción de
Sergio Rábade Romeo, Salvador
SUÁREZ, F. (1960a) Disputaciones Caballero Sánchez y Antonio Puigcerver
Metafísicas, Edición y traducción de Zanón, 7 vol., Biblioteca Hispánica de
Sergio Rábade Romeo, Salvador Filosofía, Editorial Gredos, Madrid.
Caballero Sánchez y Antonio Puigcerver Volumen V

22 Vol 17 N°1 Ene. - Jul. 2018